Page 1

El anhelo de mi alma Henry Padilla Londo単o


Mi alma vierte palabras de amor, se extasía pensando en ti Señor. Eres mi esperanza, mi resguardo y mi fortaleza. Yo te amo, Padre mío, Señor Jesús, tú eres el anhelo de mi corazón. He ido y venido, en mil viajes he dejado a mi alma disfrutar, He visto la belleza que hace doler el interior al observarla, La armonía que quita el aliento, no quieres respirar para no molestar. Pero nunca he hallado un sitio para mi descanso. He visto la paz del que confía en medio de la tormenta, y la retribución que el tiempo trae a todo el que comparte el pan; La fortaleza de la madre que busca vida para sus hijos. He visto al hombre rebuscar, y dejar sin encontrar.


Pero nunca halle lo que anhela mi alma, Luche contra el viento, el mar y la locura. Luche contra la soledad, el ansia y la enfermedad. Y mi alma gritaba, ¡no está aquí, el anhelo de mi alma! Hasta que te vi, mi Señor, clamando en la cruz por mí; Te vi de lejos, y mi corazón explotó, ahí esta el anhelo de mi corazón. La cruz dio sombra a toda mi vida, y morí, ahí, junto a ti. Prefiero morir, aquí junto a ti, por fin llegue, amado de mi corazón. ¿Quién es este que rodea mi alma? ¿Quién es el me da vida? Tomaste mi alma entre tus manos, con cuidado, lentamente; La acercaste a tus labios y soplaste vida en mi interior. Susurraste a mis oídos: “Yo te doy vida, la vida de la resurrección” He aquí el anhelo de mi alma, he llegado a casa. Mi canto se escuchara por la edades de los cielos, Mi Señor Jesús es mi amado, el anhelo de mi alma. Henry Padilla Londoño

El anhelo de mi alma  

Salmo de adoracion

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you