Page 1

Carta a mi amigo en la Cárcel por su fe en Cristo. Recordado Amigo: Estoy pensando en ti, quisiera saber cómo estas, que piensas, quisiera darte un abrazo y un beso en tu mejilla, decirte que te amo, quisiera ayudarte en algo, quiero que sepas que pienso en ti. Yo sé que tu vida pende de un hilo, mientras ellos deciden sobre tu vida, como si ellos pudieran hacerlo, pero eso creen ellos. La verdad es que tú y yo sabemos que tu vida está escondida en Cristo, y ellos no la pueden tocar. Me siento inseguro al hablarte, yo estoy en la seguridad de mi apartamento, mientras tu estas en una cárcel húmeda, fría, oscura, quizás hambriento, solo… hermano, te amo, te amo. Has llegado a sitios a los que habíamos hablado antes, te acuerdas, pensábamos que todo era tan fácil, decíamos que daríamos nuestra vida por el Señor, pero cuando llega el momento el temor te hace enmudecer, buscas la salida, y solo te queda orar. Le pido al Señor por ti, eres un héroe para mí, y sé que serás un héroe que Dios usara para llevar su Palabra a muchos, porque has llegado a poner tu vida por tus amigos. Él te sacara de la cárcel, él te sacara en victoria, de una o de otra forma, solo tienes la victoria por delante. Solo le pido a Dios, que cuando llegue mi hora, no me falte la fe, la valentía que veo


en ti, y pueda como tú llevar la cabeza en alto y decir que amo al Señor, que él es la verdad. Te acuerdas que me gustaba escribir, bueno lo sigo haciendo, pero ahora entiendo que los verdaderos escritores están al otro lado de esta carta, donde el valor y la fe se unen, en humildad y amor. He visto tu familia, aunque solo por un momento, el Señor cuida de ellos, no les falta nada. Están creciendo en la fe, el Señor te escucha en todas tus oraciones. También pase por ese sitio donde pensábamos ayudar esa familia, te acuerdas, cuando le diste tu pan al niño… sabes… ahora son cristianos y se reúnen con el hermano Al… valió la pena, siempre vale la pena lo que se hace para el Señor. Amigo mío, tú eres esa luz que alumbra a este mundo, el Señor la puso en ti, cuanta verdad y belleza hay en tu vida. Estaré orando por ti, yo sé que tú lo haces por mí, tienes mi corazón en tus manos, la vida de Dios corre por tus venas. Te recuerdo y quiero. Tu amigo Henry.

Henry Padilla Londoño

Carta a mi amigo  

Carta a mi amigo en la Cárcel por su fe en Cristo.