Page 1

f

Su

• •

..-u~. J

AJ.J.ht'IlJ'. Si. Mip.L t

mAlADO DE COmO! ~Olmo f7

e:

,

7

,

MORON de la FRONTERA .. Noviembre 1951

._ •••

Preelb del ej........ UN & ,

,

-

( \

"

Vicm .... Santo . Es de madrugada. En el aire, un. uago olor a primauera. La 1nañana, incipiente, tiern' un cielo antibar"ado y cá1'lleno. Acá, utl ,'ebJlllicio de túnica, - terciopelos y perca.linas - atnmcía f-l dolor dt la Smllanct Mayo" . Los corazones .r¡e 1'ÍRten (le 1?'lorado, y pOJllm en 108 labio. la OTf,clón del siLenrio. Es que 1ta. a Balir J~8t4!. Nuest ro Padre Jesús. Un Viertle, cualquiera. Al atal'decl'r, un rosario intermin.abLe de gentes (le toda condición 80cial, va depositando con unción a los piés dp Jems, la ofrenda de .'fU amor, el dolor de su. .s" plica feMJi{!nte. Es que este l\~tro. Padre JeRuI, está tan entrañablemente enraizado al e.spiritu del pueblo de Morón de la Frontera, que ni w\. solo instante, e, releyado al olvido. No; no puede ,e" oLvidado el titular de la más rancia cofrádia, de la hermandad de md, prosapi a de la (ivdad. La «Real 11 Antig1tQ lIe, mandad de Nuutro Padre JeRtlS Naro.reno, irá siemlwe unida, como parte integrante de BU esencia que és, al nombre de ,Morón de la Frontera. Es justificado elte ruUo excepcional que lo! moronensea tributan. a tan venerada im «!Je?l. No hay qll¡'" p"Ie.to (rente a la marat·illo." efigie (obra ck llla-

n,u

nes, donaCIón de Cm'lHf'1t Alt'Ul't>'t1' pueda /'esistu' I¡";I/o npayado (Je lrig"¡",as df bjna ellfebrecido. I

.11.

el dO/III', 1Ja&ru de bajm' cun.[uJJo la CUh~l. Ha.l,,'á dP e,

de .,'odilln.lI, y orar. Tal el el podtr .Ilob)·pnatl()'(ll dI' lfl p,oesíól1 dolol'ida 11 ~ltm¡~'Ht(!J aman',. !J tcurrida, de "oslt'o !faC)"O!UlltO.

Pel'o JesÚi ha 1'ifllO d,.rr"irfw .,,, rasa de

Cuitada. En julio, Re lu01uió '010 dp.lo, rt'1'Cet'OB de lu I pilla. Reconsl¡'lúl"O rostal'c(' dinel'o; rrlllc!io dinero {el p .upuesto eR de má s dI" ochellla 1Itil 1>esplns}, k'1 lJel'mt •

.\lnyor de la Co(r{((lia , D. Antonio Jliwón, 11 pl qllf' (11 . que él OCU1JÓ eL ca¡'(/o, 1)(" '0 llue no ha po:fido Ohliclu,D. Antonio Jose 1111gulo, trnlmjml 'tlll'tWlhlJlnnntte pl ,'enlizar lft obrr,t. /lan. C( ,w~r-!I,tirln y f" "',ICho. Pl'fO fa má! de la mitad del /"(1'111110. • NP.l"l~!itan

la f'olttboYCll'iótt di'

tOf'O.~.

TOrlPR,

,umo, la obligacióll oblif/M:i6n, oídio bip1i - dc a: dar a levanta,- ('1 templo. Pero nn ps Herno,'io l"Xho"lat pueblo a que lo hago. S osotJ'o. CrPflnOS, que sin 1wesl pulalJraR, Morón e1ltrro ha de rr"pol1der u In llauwda Jo. Hel'nmndad Creemos cJtu~ -no Itn de'pasm' mucho tit po, p<Jl'qllP. Afm'on "la lo va a COH,enti,., pU1'll q'fe Jet /\-tro. P. Jf!sli. de la Ca;iada, te'H)U rasa de 11H81-'0 •


u

: . ESTO VA POR MI? puesto en alqunas de nueslras líneas r[L L 'l . incluso en alqún borrón o una errata ~II~

Precio de aceites a productores eu la campafta

y nos prequnta con las peores intenCada Dominqo corno todos sabe- ciones: mos sale a la IU2 uno de nuestros ¿ESTO VA POR MI? 51-52 ejemplares, A las pocas horas, viene • El "Boletln Ofjci~1 del Est~do" un lector q'Je poniendo el dedo ~bre * Damos las \lracias a D. C. A. V. T, publicó el dla 29, entre otras dlsposi- un punto o una frase de cualquiera clones igualmente interesantes en la de nueslras hojas, nos dice con acen- que amablemenle nos brindó esle esmaterio, la siguiente: lo cavernoso: crilo, porque en él,burla burlando, eslá Lo campana 1951-1952 comenzará ¿Esto vá por mí? Ireflejado, exaclamanle nueslro penellO de Octubre de 1951 y terminará Hoy, señores ha venido el leclor samiento , el 30 de Septiembre de 1952. El ra- que hace el 7,777 Y n0S ha he hecho 1r:==============: cfonamiento mensual se distribuirá de la susodicha prequnlila, Al coleccionarse y guaro una solo vez hobl\ir~ndo un plozo de La primera vez que eslo nos ocudarse "EL GALLO" sus 20 dllls del mes para que el p;lbllco rrió fué el primer dia que nueslro seanuncios se hacen eternos consumidor pueda relirarlo. Vencido manario <EL GALLO. salia a la luz: ~=============== ... dicho pi liZO se entenderá que renun- por la tarde vino un señor que poclll at suministro aquét que no lo ha niendo el ded o en el tílulo 'l bailando yll retirado. en sus labios una melévola so nrisa, 1 Los precios de venta de las dlslin- nos prequnló: tllS clases de IIceite par~ los produc¿Eslo vá por mí? En la mlsmfsima encrucijada de lores serán los siguientes: Cuando le juramos y perjuramos I las calles Lara, Tiro, Sanliall'O y PoAceites finos, 1.030 plas. los 100 que «EL GALLO. no era más Que un zo Loco hay una especie de bache kilos, más una prima de 50 ptas. en lítulo como otro cualquiera 'l Que que más parece ya el prin::ipi') de un 100 kilos, para 105 de acidez igualo nos habíamos basado en el famoso pozo, .. negro. El dichoso (joyito es inferior a un grado; aceites entrefinos monumento para ponerl0, se marchó la desesperación de cuanlOS ¡ransserán los de acidez enlre 1 II'radu y refunfuñando palabras ininteliqiblcs y porlistas, taxislas, ciclbla" cdrrislds, 1'5 y precio el que corresponda por recordándonos Que él no era lonlo . digo, carreros, se ven onllgados a su gradullclón, con una prima de 25 Pero eso fué hilce unos meses y lo transitar por 1111 lugdr, que no son poplas. por lOO kll's.; aceites corrientes, que entonces nos hizo qracia hoy nos cos, Y, señores, 5: escucháramos 10los de acidez Inferior 11 3 grados len- llena de Irísle pesar por ser cien los da la inocent~ ver 0'" r e~ de los a ludidrán el preclu de 1.030 pts. los 100 los desconfiados Que vienen a la rc- dos istas en el momento de senlir en 1 sus vehfculos y ~ n sus cuerpos kilos, para los de" II'rlldos de acidez dacción iI prequntarnos: y para los Inferiorlores un aumento ¿Esto Vd por mi? efeclos dz tal hoyo, de seguro sobre dicho precio de 5 ptas, por 100 Nosotros hoy cuando se ha mar- enlre todos haclamos una suscri kgs.; aceites refinables, acidez supe- chado ya el leclor 7,777 con un be- pa" su arreglo. Pero, , . si el Ayunrior a 3 grlldos su precio hasla 5 gra- rrinche de padre y muy señor suyo tllmiento se decide" hacerto por su dos Inclu,ive, será de 1.030 ptas. con qritamos a los cuatro vientos .Que cuenta, mejor para nll eSlras carteras. una reversión de 2 plas, por 100 kgs. eso no va por nadie» y Que haqan el 11 y décima en más. Los acelles com- favor de dejarnos en paz. El Gallo, prendidos entre 5 y 20 grados sufri. señores hace lo posible por no meterPues, anda, que hay un husillo rlÍn una disminución en el preci<J de 1 se con nadie, y si en alquno de nues- la calle San Francisco que es pta, por décima y 100 kilos hasta lIe- tros artículos decimos alqo sobre un drlicioso, y no precisamenre porq gar a 20 grados, en que tendrán un hombre bajito y quien dice bajito, di- el olor Que da sea a Maderas precio de 840 pese las, Los de acidez ce alto o reqordete o calvo, no Quie Oriente, Los vp.~lnos se quejan superior a 20 grados quedllrán inmo· re esto decir ~ue sea una persona de ' razón de que SI tal calle no vilizados a disposición d~ la comisll- terminada pues no nos esdado meter- ce al municipio, y de que si no rfa al precio untco de 600 ptas. los nos con los defeclos físicos de la qen- I religiosamellle 105 impuestos de uti '00 kilos, te. Y lo ma 1o es Que cuan Io m á s se IIdades, canalones, etc . (Esto Los precios que slrvdn de base pa- quiere impersonalizar, con tanlo más no lo podemos asegurar). Lo ra los Blmaeenlst~s de orlll'en serán ahinco esos leclores tan .cucos' se y verdad es que desean otro loe slll'ull'ntes por 100 kilos: aceites empeñan en encontrar sutilísimds alu- del husillo, para amortiguar en lo corrientes de hllsto 1\ II'rados de aci- siones Que se\lún ellos mismos dicen sible los vapores no subterrán dez, finos o entre finos, 1060 pesetas; "no hay Que ser muy listos para dar- que exhala, Nosutros, por lo ofrecemos un panOIiIO. , Hny quién aceites entrefinos, 1350; aceites finos se cuenla·. 1300, Lo único Que ·vá por alquien es másl La sección al respectirTe, este artículo: Va por todos aquellos Ayuntamiento tiene la palabra, en lec lores Que nos vienen con el dedo MANOLO

OTEAND O ...

U

Anúnciese

El Gallo


,

PROT~INOFILIA

provecho con el mínimo coste: Ley fllndament~1 d p. la e co nomra. Ya ello ha venido " atender e~: d Asamblea Reunión de .A vlcnltores concebida po r un am ig o nuestro en' tendido en ta les cu ~s ll o n eti y celebrll' El viernes, dfa 2, tuvo lugar en los da el Viern es pasado con numerosa altos de la Bodega de G r ozález 1" concurrencia y denlro del mayor orprimera reunión general de la U. U . den y conci erto. F. A. G. Y. F. H. A . T. 1). S.A . (U nJo n Se trMa de una uni ó n d. avicultode devotos } fervientes admi rado r~s res que pueda adquirir las proteinas • de la gallina y fabricDnt ~s ,h! hu, vos (recordamos qu~ se considera asr la a través de su abdomen). H arina de hueso, Harina de pescado Con motivo de ello estamos obli- etc .) en co ndiciones más ventajosas gados a aludir de nuevo a las activi- que las que podrra conse guir cualdades de nuestros amigos los protei- quiera de nosotros por separado . Pues nÓfilos. Si ya desde las páginas de ddd o el precio que los tales órtfculos este periódico, hablamos no ha mucho están alcanzdndo, de no cooperar Iotiempo, de nuestros amigos los avI - dos en fuerte y compacto grupo proncultores, en tono que a alguien pare- to tendrfamos que vo lver a echar a ció irónico y zumbón, hemos de con- las ave~ el trigo y esas otras semillas fesar que no nos movió pasión perso· Que tanto perjuicio les reporlan . nal ni fobia alguna contra Ids proteiAunque en último caso cabrra siem_ nas, sino solamenle razones del más pre el recurso de enviar cuadrillas de alto sentimentalismo y ese deber de asalariad os a la vecina Sierra de defensa y pro lección que cualquIer Mo nte Gil en busca de caracoles, que Gallo llene para sus con géneres. sabido es, co nstit uye alg o interm edio Pero de eso, a que nosotros pense- entre !a rarne y el pescado y quizá mos que el negocio de la Avicultura, reun a más pro tein as que una vaca y es cosa baladr, va tanta diferen cia co- un salmonete juntos.

,

DCIO por AL A

C

A

(l

1 2 345 6 7 8 9

1 2

3

4

5 6 7

8 9 HORIZO~TALES - I

Los que odio a las mujeres- 2 Empleo . Demostrativo - " Siglas comerciales. Entre plateros, engaMar I<ls en el oro- 4 En diminutivo Onda5 Grado de tensió n de los ó rganos del cuerpo vlvo-6 (Al revés) Peino ligeramente- 7 ( A l revés) D estruir, Reflexivo - 8 ,Demente, (Al re\'és) Igual-9 (Al r evb) An e de ad, v' nnr por medio del n o m br~ de una pe""n a

VERTICALE S I H abl",r" en tre mo la que existe entre poseer una Es un a idea. Puede que sea mala, dlentes- 2 Canción cannria. (Al re vé5 Marcha - O Pre posicIón. (Al revés) pluma Parker y escribir con ortograffi1 . pero el que dd lo que tiene . .. A pesar de todos los pesares (los ' L abrador que cultiva un a heredad por · ' 1) I ffomobono. I pesares de a gatma, caro recono- ________________-: arrendamie nt o-4 :vl edica ment o obte l cemos que por el contrario el negocio nido de los Vdpores del nitro qu emaPor difir~lIltfl tlt!~ {e('/liras n08 L'C· de la Avicultura es un buen negocio. do - 5 El que frecuentemente emplea )(10S oúlia"uo.-I a R11 l ))"inti " ('a c,.(le Buena prueba de ello es esa afición giros franc eses en distinlo i dio ma-6 númc,'o la (l(XI.911 1/Jlbmda ,¡:/'cción: desmedIda que por toda Espiina se Rey de los hunos llamado el A zo le de «[)rl -"o)'ón Antir/llo:». Dios-7 Planta que crece en dlgunos exlieode ya, y el auge y florecimiento L.1 lJII/ ECC/OS que presenta en los paises extranjeros sitios pedregosos de E spañ a. Artl cumás adelantados. Hoy por hoyes una 10-8 Constelación , Apóc op~ dz sarrto 19 (Al revés) Los que regist r~ n desd e riqueza, ésta, que debe incrementarse en nuestro pars. No importa los co· una allura. Hemos recib'do esta carta: mentarios burlescos a que se prestl'lEn Morón no hay sellos de correos no sé por qué- esta actividad Dero no hay que olvidar que tan.bién se refan de cir:co ni de di ez céntimos. Esto HORIZO'lTA L ES - t l'la ga Mles -2 los contemporáneos de Pasteur y de que ha ocurrido es la semana, o curre Acic ale-o Aún, sus- 4 SAo CM , so Edlson y los tachaban muchas veces con frecu encia. En la Admini straci ón -5 Urza rnqui - 6 E i, ore, R C-7 dicen que ellos no lienen la culpa. Tos , epi -8 Fa ríseo-9 Dec retero. de locos. 1 t-1 ansue rud -2 Nosotros hemos de haceros, ade- ¿Es que no hay en M orón nadie que VERTI CA L ES. más, l'Imigos proteinófilos, una con- se ocupe de averiguar quien tiene la Acu ario-O G ia, Cos - 4 C a, cao. er . -5 Est riaran-5 T e, ene, li - 7 Les , fesión. Nosotros hemos comprado culpa? Supongo que alguien estará encaruna gallina. La tenemos en la azotea de nuestrl'l casa y comenzamos ya los gado de remediar estas pequetías irre· experimentos. Ya no le echamos ni gularidades que en este orden y en N ada más a propósito que otros se observan .... elc. et c. trigo ni marzo Solamente le suminls· «EL GALLO" para que 10f V. G. tramos caliche. Caliche de la pared. anuncios den todo su r eOs tendremos al tanto del resultado . . C' • sultado, Pero hemos de aunar nuestros esfuerzos 1'1 fin de conseguir el mayor Apartado de Correos núm. 17

Solu[iónal

I

Suscríbase a El Gallo·

I

~ ('


,

,

4 - J1 - 1951

D pe,

M •

~ IIL.. n..~ 1Pl(E:

o

c: le: IL. 0...0 IR!]

~ aún, por insoluble, el problema de la eleccióD de esposa).

Cuando Pelegrin resolvió comprarse unos zapatos .. Pero antes de relatar su tragodia, he de decirles quién era Pele¡rl'in. Le cOllocl en l. Bibliotóca Universitaria de X. 'fe llamaba la atención aquel sujeto que invariablemente lodos los dlas pasaba y repasaba tarje tone, en el fichero. Me llamaba la atención DO sólo por lo asiduo de su tarea, ,ino por que nunca lo vi sen lado ante una mesa leyendo un libro. Siompre eslaba en la Bibliotoca, pero siempre mirando el fichero. Primero pensé que estaría tomando notas bibliogr~ficas para alguna obra monumenlal. F.sa idoa se desvaneció en mi, cuando al a.flo siguiente, al verle eoÚ'ascado en el mfsmo trabajo, mo atreví, simulando o

3car yo. alguna ficha, a curiosear por encima do su hom,'o, \líraba él, en aquel momeulo, una tarjeta, en la que 'e""ba el titulo: «Tratado de la erla de conejos». De re,nte, cerró con impetu 01 cajÓD, y dió un p"o a la de~ ... Abrib olfo cajón. Buscó r:1pidamenle, con la rapidez que sólo da la práctica, y cODtempló cojijunlo una ficba de color azul. ~;¡ libro a que hac,a la ficha refereDcia era: .Teoria cartesiana del espacio». Hizo UIl ademán do su[iciencia, cerró aquel

departamento, y pasando ('audo

por dclrús de mi, abrió otro a mi izquierda. Leí la fjcha que elíiló: ~Antologia poética de Domingo Pérez». De pronto se volvió, y sin mirarme, cual si estuvieso sumido fin hODda meditación marchó al fichero de enfrente. Le segui, Miré con disimulo la tarjeta que él leia: <Homeopatia sintomática.. 1'\0 quise seguir espiándole; Ial inaudita variedad d,> materias me bizo pensar en uua colosal enciclopedia, ~Il un diccionario ua lo Esp.'1sa fl • (,Estaría preparando una obra de esa clase~ No. Imposible hacerlo con aquel desorden y sin tomar UDa sola nota. Mo iDtrigó de tal forma su proceder que me propuse no cejar hasta a"eri¡:uar qué indole de obra preparaba. Esperé a la puerta su salída; me hice el encontradizo y lropezamos. Me fué muy fácil, gracias a su abstracción "...j dije: "Vd. perdoue".-Yo esperaba que el ~hoque daria pié para trabar una conversaciÓD, pere me equivoqué. Me dirigió una mirada indefiDible V siguió adelante, terJle en en IUS cavilaciones, sin pronunciar palabra. Creo que ni •• me VIO. . Poco después, a (uerza de vernos a dial'io, pues yo srampre que podia me pODia delante de él, llegamos a saludarnos, y al {in un dia a. COnversar. Le ofreci uu cigarrillo. A largó la mano hacia mi pitillera; recogió luego el ademán. \"01vi6 a adelantar la maDO, y tomó un cigarro. Titubeó un momento anles de llevarlo a la boca; luego lo hizo. Precip,tadamenle se lo quitó de lluevo de ella. Lo contempló un rato eD sileocio y después de mirarme a mi con .us c.1Ddidos ojos abiertos como en disculpa, lenta, muy leDtamente, le encendió Hablamos. Asi me enteré de que Pelegrin, que ese ora su nombre, no pensaba escribir ningún libro, sino que os taba eligiendo uno para leerlo. Pero no acababa de decidirse por ninguno. Naturalmente me asombró e~to Cuando má~ tarde aprendi a conocer su caracter, COtnprobé que el hecho no tenia Dada de extraordinario en él Para PelegriD, 01 elegir la película que iba a "er la tarde del Domingo, constituia un problema; un graTe problema que le preocupaba toda la semana. Fum"r o no fumar un pitillo requeria un cuarto de hora de discusión interior. Y asi en todo. (Pelegrin, no se habia planteado

En los anos que duró mi amistad COD él pude observar, cómo paulatinamente, crccia la irresoluc;ón de su carácter. Hasta que un dia sur~ió la tragedia. Fué el dia, en que, tras unos meses de pensarlo mucho, Pclegrin liecidio comprarse unos zapatos. Esto, en si, a primel'a ",isu, parece carecer de importancia. Más no es asi. Los zapatos son la base del hombre, decia Polegrin. Comenzó a recorrer escaparates. Permanecia ante uno de ellos durante todo un dia y ,'eces dos o tres, contemplando los zapatos expuestos, y pensando el pro y el contra de cada uno dp. ellos. A l cabo de un ano babia repasado ya todos los le.caparates de la ciudad. Pero ningún zapato acababa de «llenarle». Voh'í:t sobre sus pasos y observaba de nup.,·o el escaparate que babia \'isto un par de mpsp.s antes, Se indignaba contra los comercianles qlle continuamente cambiaban los zapatos de su exposiciÓrl, y le producian una conCusión enorme. ¡A si se decia PeleJZl'in- no hay manera. de acordarse¡ y entonces, para remedillr t:!Sto, empezó a hacer \10 fichero: en cada ficha :\IlObb:t con las características esenciales de cada zapato, el precio, y el lugar y fecha en que lo vitr. ena vez que cl'ey,-, haber catalogado todos los zapatos d,) la ciudad, se dedicó a la delicada labor de la elee~ue después de la clasificación hecha, creyó le re<ullaria srncilla. iSi, si . I ISencilla! Le resultó muy dificil. No porque a Pelegrin no le satisficiera niD~ún zapato: h,uia dos modelos. elegidos entre la muchedumbre de los catalogados, dos únicos modelos que l. gust"baD algo. P.~ro u no era ntlgro, y 01 otro de color. Si el de color hubiese tenirto la forma del ne¡¡ro, o el negro hubiese sido de color tal vez hubiera elegido uno de ellos pero no era .si, por desgracia. Por ello desistió Pelegrin. y volvió a revolver su catalogo. He¡litió sus visitas a las zapaterias de la ciudad. Amplió su fichero. Ahora eraD ya muchos los modelos que le gustaban, lo que aceDtuaba su temol' a elegir mal. Entre tanto los zapateros renovaban sns existenc;as, y él. él solo conlra todos luchaba sin desfallecer, para cOD.se~uir encerrar en Su fichero todos los modelos que hubiese en la ciudad, y asi pOder elegir blon. Porque si se precipitaba y elegia ya, ¿Quien sabe si al dia siguient~ de comprar él sus 7-"patos, saldria un nuevo modelo mejor y más barato'?.. Seria un peso que lIevaria toda su ,·ida. Un error que amargaría su exislencia. Por eso PelelITiD continuó su lucha cODtra el tiempo y los 7.apateros. S~ le veia vagando por las calles, lívido, ojeroso, demudado. :lrraslrando su cuerpo ."oa escuálido , llevaba en las manos uu cuaderno y uu láriz. Iba de zapaleria en "'pateria. CuaDdo terminaba su ronda por todos lo,; establecimientos de l. ciudad, ya el primer escaparate ~ue vió habia reDovado los modelos. Pero Polegrin no se destwimaba y reomprendia el camino.

cí""',

I

F.slo duró algunos alias. Pelegrin eDflaquecia, amariIIcaba Sus ojos, aDtes casi bellos por su conliDua expresión de asombro, se hundian en las órbitas y brillaban fl 'bl'i1rnente. Sus manos, sarm~Jltosas se movian sin cesar, presa rte Derviosismo, Veia ""patos en todas partes. Zapatos ... , zapatos Una tarde del lIles de Octubre al volver a su casa, empapado por la lluvia, rendido del trajinar de tienda en e!1 tic.mda, se aco::)tó sin desnudarse, siquiera y se murió .

t o

o

,


El gallo nº 10 4 noviembre 1951  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you