Page 1


EDITORIAL

04


E

l salmo 23 es una porción de la Biblia sumamente especial. Cuando hablamos de este hermoso pasaje, hablamos de una de las citas más leídas, más buscadas y también más apreciadas. Este poema espiritual escrito por David es con toda seguridad una de las porciones bíblicas más predicadas. Cuántas veces hemos asistido a despedir a un ser querido y quien ministra ese momento difícil ha utilizado estas confortantes palabras. Es sin duda el Salmo 23 una medicina muy pertinente en momentos de angustia, de desolación, de dolor. Es el salmo 23 un bálsamo descrito de una forma tan clara y gráfica que no podemos sino imaginar lo que David va describiendo en clara alusión al incomparable amor de Dios. Es el salmo 23 una cita con Dios que ha sido vista y escuchada en innumerables películas, representaciones teatrales, programas de radio e incluso discursos políticos. Serían muchos los ejemplos que podríamos mencionar respecto al uso tan generalizado de este salmo y siempre concluir diciendo que por alguna divina razón, es este pasaje un extraordinario refugio en tiempos de angustia. Max Lucado en su libro “Aligere su equipaje” menciona: ¿Existen palabras más amadas? Enmarcadas y colgadas en los pasillos de los hospitales, garabateadas en los pasillos de las prisiones, citadas por los jóvenes y susurradas por los moribundos. En estas líneas los marineros han encontrado un puerto, los miedosos encuentran un padre, y los que luchan han encontrado un aliado. No podemos sino acudir a Dios en oración cuando algo nos preocupa o nos lastima, no podemos pasar por alto el extraordinario refugio que Dios siempre ofrecerá a quienes le buscan y le aman. La Biblia dice: Buscad a Dios mientras pueda ser hallado” Con Dios siempre será un buen momento para doblar nuestras rodillas, de inclinar nuestra cabeza y de buscarle de una manera íntima, y esto aunque parezca una obviedad, incluye los momentos más sombríos de nuestra vida, Dios es un especialista en hacer sendas donde a menudo pensamos que no las hay, a Dios le gusta escribir historias de éxito y sólo él puede poner un punto final a esas historias. El salmo 23:4 dice: “Aunque ande en valle de sombra de muerte no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo” Universalmente el proceso de la pérdida o de la muerte es una de los acontecimientos que más nos lastiman, es un trago amargo que nadie quiere pasar, sin embargo la muerte es parte de la vida por más contradictorio que parezca.

06


El salmista refiere: “aunque ande en valle de muerte no temeré”, es decir aún en ese proceso triste y doloroso, David sabe que puede caminar confiado, ¿Por qué? La respuesta está en este mismo versículo, en una palabra compuesta por dos letras, sencilla pero contundente, así es, esa palabra poderosa insertada en este salmo que sin ella no tendría sentido lo demás que David haya expresado….TÚ…Así es, David sabe que aunque ande caminando por valle de sombra de muerte, no temerá porque EL TODO PODEROSO, él que hace que las cosas sucedan, el YO SOY, el único e incomparable Dios, estará con él. El salmo 23 puede ser visto desde muchos ángulos y puede ser leído en muchos contextos, sin embargo nunca será más pertinente que cuando lo haces tuyo, cuando lo crees, cuando lo vives, cuando lo encarnas. Así sea en nuestras vidas, Dios te bendiga!! Pastor Rafael Oropeza Iglesia Bíblica Ríos de Agua Viva Director General


VIDA CRISTIANA

Por Josué Gómez. Encargado del Ministerio Juvenil en la Iglesia Bíblica de Guadalajara A.R. Twitter @ggjosue, facebook.com/gomezpequ

E

l avance de la tecnología accesible al público en general en los últimos diez años ha crecido de manera increíble. En la década de los noventas e inicios del año 2 mil notábamos que los aparatos móviles iban mejorando al implementar una mejor luz al teclado y su pantalla, algunos comenzaron a diseñar mejores tonos para personalizar tus llamadas entrantes o bien las cosas se comenzaron a poner serias cuando nos dimos cuenta que un celular podía tener una pantalla a colores y una cámara interna. La verdad es que ya no es extraño para nosotros que salgan al mercado aparatos que realizan tareas que unos años atrás parecieran un chiste, ya que como lo dice Alejandro Piscitelli en su obra “Nativos Digitales” la sociedad va avanzando junto con la tecnología y a la inversa; la tecnología avanza junto con nosotros. Esto causa que debamos analizar nuestra manera de vivir como jóvenes cuando utilizamos la tecnología en nuestra vida diaria, ya que en ella tenemos la gran oportunidad de informarnos, divertirnos, entretenernos, culturizarnos; pero a la vez tenemos la oportunidad de pervertirnos, enajenarnos, des-culturizarnos y hacer de nuestra vida la más ociosa que exista sobre la faz de la tierra. ¿Qué recomendaciones puede darnos la Biblia frente a esta situación si en los tiempos Bíblicos los inventos más maravillosos eran la rueda y algunos armamentos sofisticados como resorteras o espadas echas con el mango de madera? Cuando Pablo, el personaje que escribió en muchas ocasiones en el nuevo testamento envía una carta a los cristianos Colosenses, en el capítulo tres da algunas recomendaciones que me parecen muy adecuadas para que los jóvenes que tenemos una vida completamente dependiente y rodeada de la tecnología podamos considerar para aprovechar al máximo los avances tecnológicos. Te invito a que leas el texto: Colosenses 3:2-10 (NTV) Piensen en las cosas del cielo, no en las de la tierra. Pues ustedes han muerto a esta vida, y su verdadera vida está escondida con Cristo en Dios. Y, cuando Cristo —quien es la vida de ustedes* —sea revelado a todo el mundo, ustedes

08

participarán de toda su gloria. Así que hagan morir las cosas pecaminosas y terrenales que acechan dentro de ustedes. No tengan nada que ver con la inmoralidad sexual, la impureza, las bajas pasiones y los malos deseos. No sean avaros, pues la persona avara es idólatra porque adora las cosas de este mundo. A causa de esos pecados, viene la furia de Dios.* Ustedes solían hacer esas cosas cuando su vida aún formaba parte de este mundo. Pero ahora es el momento de eliminar el enojo, la furia, el comportamiento malicioso, la calumnia y el lenguaje sucio. No se mientan unos a otros, porque ustedes ya se han quitado la vieja naturaleza pecaminosa y todos sus actos perversos. Vístanse con la nueva naturaleza y se renovarán a medida que aprendan a conocer a su creador y se parezcan más a él.

Algunos consejos bíblicos para vivir sabiamente a la par de la tecnología: 1. Invierte en lo eterno y no en lo pasajero. Piensen en las cosas del cielo no en las de la tierra… Una de las características de la tecnología es que aproximadamente cada tres meses caduca

Ipod, Facebook, Trending Topic, Android, Galaxy, Whats App, Itunes, MP4, Ctrl + z, jailbreak… Si todos estos conceptos te son conocidos entonces ¡eres un nativo digital!


y surgen actualizaciones o aparatos nuevos que fácilmente sustituirán al viejo que tienes en casa. ¿Cuántas veces no anhelamos ese celular magnifico que nos encanta, ahorramos para conseguirlo y justamente cuando lo tenemos sale un nuevo aparato al mercado que es mucho mejor en apariencia y funcionamiento? Las cosas materiales van y vienen, se construyen y se destruyen. Nuestra vida no se debe centrar en el anhelo de adquirir tecnología; con esto no hago referencia a que no inviertas nada de dinero, esfuerzo o ánimo en aparatos de tecnología, pero nuestras motivaciones y expectativas de vida no deben ser medidas por lo actualizados que estamos, más bien la vida debe ser definida en la cercanía que tenemos con Dios, donde está Cristo sentado a la derecha de Dios y con quien pasará toda su vida eterna aquel que ha creído en la obra de Cristo en la cruz. 2. Analiza si la tecnología te lleva a pecar Así que hagan morir las cosas pecaminosas y terrenales que acechan dentro de ustedes… Como lo mencionaba anteriormente los contenidos generados en las redes y medios pueden llevarnos tanto a darnos un crecimiento sano pero también pueden deteriorar nuestros valores. El versículo menciona algunos pecados que son parte de lo terrenal y de las cosas que no agradan a Dios y te invito a que hagas una autoevaluación en cada uno de ellos examinando si los aparatos que tienes (celular, ipod,

videojuegos, computadora…) te llevan a cometer dichos pecados. Inmoralidad sexual, impureza, bajas pasiones, malos pensamientos, avaricia, idolatría, enojo, furia, engaño, chisme, lenguaje sucio y mentiras. 3. Busca conocer a Dios en la tecnología. Vístanse con la nueva naturaleza y se renovarán a medida que aprendan a conocer a su creador y se parezcan más a él. Conocer a Dios es la clave para que con tecnología o sin tecnología tomemos las mejores decisiones. Uno de los problemas principales de los jóvenes en la actualidad es que nos ha dejado de importar lo que Dios dice, opina o manda; la escala de valores está medida por lo que los medios de comunicación indican si es bueno o malo y entonces de allí motivamos nuestra manera de vivir, en otras palabras la rosa de Guadalupe y la señorita Laura están educando nuestras mentes. Si quieres renovarte en una nueva forma de vivir la cual se parezca a Jesús (si quieres saber cómo se comportaba Jesús lee los evangelios de la Biblia: Mateo, Marcos, Lucas y Juan) entonces debes comenzar a mirar las cosas que son para siempre y que no necesitan de actualizaciones constantes para que funcionen. Esto lo puedes lograr con dos cosas básicas: Lee una Biblia y busca un grupo juvenil en donde estudien la Biblia; verás que entonces comenzarás a invertir tu vida a las cosas que verdaderamente valen la pena y sacarás el mejor provecho de la tecnología que tienes a tu alcance.


Aprendamos a dar en un nivel económico que no solamente satisfaga las necesidades físicas de los demás, sino que, por sobre todo, satisfaga la generosidad y la integridad de nuestro corazón.

Ayuda

FINANZAS

al Necesitado Por Carmen Delgado Conceptos Financieros Crown

Se cuenta que una vez un mendigo estaba pidiendo dinero al costado del camino cuando pasó a su lado el famoso Alejandro Magno. Alejandro lo miró, y con un gesto bondadoso, le dio unas cuantas monedas de oro. Uno de los sirvientes del gran conquistador, sorprendido por la generosidad de Alejandro, le dijo: «Mi señor, algunas monedas de cobre podrían haber satisfecho adecuadamente la necesidad de este mendigo. ¿Por qué darle oro?» El conquistador miró a su paje y le contestó con sabiduría: «¡Algunas monedas de cobre podrían haber satisfecho la necesidad del mendigo; pero las monedas de oro satisfacen la generosidad de Alejandro!»

10


A

ntes de ayudar a un individuo o familia necesitada, uno se debería preguntar: ¿Por qué ha llegado a esta situación? ¿Hay algún principio eterno que se ha estado violando? ¿Qué valores tiene ese individuo o familia? ¿Qué me dice esta situación económica en particular sobre sus valores personales? Estas preguntas son importantes, porque como decía el Co-fundador de Conceptos Financieros Crown: «La forma en que manejamos nuestro dinero es una expresión externa de una condición espiritual interna». También podemos preguntarnos: Esta familia o persona ¿está dispuesta a corregir errores o sólo quiere el dinero? ¿Está viviendo con un plan económico? Si no lo está, ¿estaría dispuesta a establecer y vivir dentro de un presupuesto? Si nuestro amigo no nos puede pagar por alguna razón valedera, le decimos: «No te preocupes, tómalo como un regalo de nuestra familia para la tuya...» En las contestaciones a estas preguntas se encuentra la base de nuestra decisión de ayudar a alguien, sea un desconocido, un amigo o un familiar. Por otro lado, recomiendo que nunca preste a nadie ni le ayude con dinero a menos que se lo pueda regalar. Esto no quiere decir que se lo tenga que regalar, simplemente quiere decir que si no se lo puede regalar, no se lo debería prestar. Una universidad en un país de Sudamérica se encuentra actualmente en un aprieto económico justamente por esa razón. Un líder comunitario quería organizar un evento musical hace algún tiempo y fue a pedirle a la universidad que le prestara el dinero. El presidente universitario, amigo del que vino a pedir prestado, se opuso al préstamo porque a pesar de tener una gran cantidad de dinero en el banco, ese dinero era para pagar bonos a los trabajadores y profesores universitarios. Sin embargo, el líder comunitario tenía suficientes amigos en la Junta Directiva de la universidad como para ir por encima de la decisión del presidente. Para hacer la historia corta, diremos que los miles y miles de dólares le fueron prestados y que el evento musical que debía atraer a decenas de miles de personas solo tuvo una concurrencia de unos pocos cientos. Ahora, frente al fracaso total, ese líder está enviando a algunos de sus amigos a hablar con el presidente de esa universidad para que le perdone la deuda contraída. ¡Cuántas historias de terror como esa escucho a lo largo de nuestro continente! El asunto funciona más o menos así: el amigo o familiar de alguien le pide dinero prestado; la víctima presta dinero que, en realidad, lo necesita para otra cosa. Pero como se le promete que se le va a devolver para una determinada fecha, lo presta de todas maneras. Finalmente, el pago no llega y ahora la miseria tiene compañía… Alguien una vez me dio este consejo que nos ha dado muy buen resultado: Cuando un amigo o familiar nos pide dinero prestado, mi esposo y yo (¡tiene que ser una decisión de los dos!), vemos qué pasaría si le tuviéramos que regalar ese dinero. Si no nos afecta el presupuesto, ni los compromisos futuros, entonces se lo prestamos. Si nuestro amigo o familiar no nos puede pagar por alguna razón valedera, mi esposo y yo le decimos: «No te preocupes, tómalo como un regalo de nuestra familia para la tuya». Hemos perdido dinero, pero hemos salvado una amistad. Se cuenta que una vez un mendigo estaba pidiendo dinero al costado del camino cuando pasó a su lado el famoso Alejandro Magno. Alejandro lo miró, y con un gesto bondadoso, le dio unas cuantas monedas de oro. Uno de los sirvientes del gran conquistador, sorprendido por la generosidad de Alejandro, le dijo: «Mi señor, algunas monedas de cobre podrían haber satisfecho adecuadamente la necesidad de este mendigo. ¿Por qué darle oro?» El conquistador miró a su paje y le contestó con sabiduría: «¡Algunas monedas de cobre podrían haber satisfecho la necesidad del mendigo; pero las monedas de oro satisfacen la generosidad de Alejandro!» Aprendamos a dar en un nivel económico que no solamente satisfaga las necesidades físicas de los demás, sino que, por sobre todo, satisfaga la generosidad y la integridad de nuestro corazón.


LIBROS

La Oración Extracto del libro, “El plan del Señor para la iglesia” escrito por el Pastor John MacArthur y publicado por Editorial Portavoz.

P

uede que la oración sea el ejercicio espiritual más difícil que llevamos a cabo. Es trabajo duro porque, primero que todo, es desinteresado. La oración verdadera tiene que ver con el reino de Dios: “Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra” Mateo. 6:9-10 La verdadera oración también tiene que ver con el pueblo de Dios. “El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy, Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal” Mateo 6:11-13 No encontramos un “yo” en la Oración de los discípulos. Es trabajo duro orar a favor de Dios, de su voluntad y de su pueblo. Nos resulta más fácil orar cuando nos vemos metidos en problemas. Cuando estamos heridos, caemos enfermos, perdemos a un ser querido, somos pillados haciendo algo malo o estamos preocupados por causa de un hijo que se desvía del Señor, entonces notamos que orar para nosotros es más fácil. El que ora solo en tiempos de necesidad personal tiene una vida de oración débil. Por el contrario, la persona que es capaz de entregarse a la oración sin cesar a favor del reino eterno de Dios y de las necesidades de su pueblo redimido, glorifica a Dios. Lucas 11:5-8 Nos habla acerca de un hombre que llama a la puerta de un amigo durante la noche, rogando por pan para alimentar a una visita que le ha llegado. Si fuera yo el que tuviera hambre, no tendría dificultades en pasarme la noche tocando con fuerza a la puerta de alguien clamando por pan, ¿pero lo haría por amor de otro? En una entrevista por la radio en Chicago, dije que uno de los beneficios de irse haciendo mayor es que uno tiene una lista más larga de oraciones respondidas que los más jóvenes.

12

Debemos ser creyentes dedicados a la oración. Pablo no pudo haberlo dicho más claramente cuando dijo: “Orad sin cesar” 1 Tesalonicenses.


El que ora solo en tiempos de necesidad personal tiene una vida de oración débil. Por el contrario, la persona que es capaz de entregarse a la oración sin cesar a favor del reino eterno de Dios y de las necesidades de su pueblo redimido, glorifica a Dios. Usted ha tenido más oportunidades de ver a Dios demostrando su poder. Cuantas más veces ve usted que Dios responde a las oraciones, tanto más seguro se encuentra en su vida de oración. Quizá los más ancianos tienden a orar mejor que los jóvenes porque han visto muchas más oraciones respondidas. Otra razón por la que la oración es difícil es porque es privada. Cuando usted ora, generalmente lo hace para sí. Nadie sabe cuánto ora. Eso exige auto-disciplina. Tendemos a hacerlo mucho mejor cuando sabemos que los demás están observando. Dedico mucho tiempo a la preparación de mis sermones porque sé que muchas personas van a estar escuchando lo que voy a decir. Confieso que me resulta más fácil descuidar la oración porque es privada. La oración es trabajo duro. Es desinteresada y hay que hacerla sin buscar la atención o la aprobación de otros. Tenemos un pequeño grupo de hermanos mayores en la iglesia que se junta todos los lunes para orar. Llevan orando

juntos por más de diez años. Ellos oran y Dios responde a sus oraciones. La iglesia se beneficia de su fidelidad. No sé cómo funcionan juntas la soberanía de Dios y las respuestas a nuestras oraciones, pero sí sé que Dios responde a las oraciones de sus hijos. Santiago dijo: “La oración eficaz del justo puede mucho” (5:16). Quiero ser un hombre de oración porque quiero ver a Dios hacer su obra y darle toda la honra y gloria que solo Él merece. Debemos ser creyentes dedicados a la oración. Pablo no pudo haberlo dicho más claramente cuando dijo: “Orad sin cesar” 1 Tesalonicenses. 5:17 ofrezca toda su vida como una oración a Dios, sea consciente de Él cada vez que piense, actúe o hable. Diga en su corazón: “Señor, estoy pensando en hacer esto, ¿está bien que lo haga?” Orar sin cesar significa vivir la vida como si estuviéramos mirando a través de la mente y del corazón de Dios. No quiere esto decir que vayamos caminando por ahí todo tiempo hablando entre dientes y con los ojos cerrados. La oración es vivir siendo conscientes de Dios.


CINE

UN SUEÑO POSIBLE Michael Oher es un adolescente que se las ingenia solo para sobrevivir. Cuando Leigh Anne Tuohy (Sandra Bullock) lo encuentra caminando por la calle, él en realidad no tiene un lugar para vivir. Al encontrarse, él le dice a Leigh Anne que es uno de los compañeros de clase de su hija, entonces, sin dudarlo, ella insiste en que vaya a su casa a resguardarse del frío y que se quede a dormir. Lo que comienza como un gesto de bondad termina siendo algo mucho más importante para Michael, pues llega convertirse en miembro de la familia Tuohy, sin importar las diferencias existentes ni su cuna.

SALVAR UNA VIDA Jake tiene la vida que todo adolescente desearía: es el más popular de la escuela, tiene la novia más cotizada y es una estrella deportiva que vive uno de los mejores momentos. Pero cuando su mejor amigo de la infancia, un retraído joven que ha vivido al margen de todos, se suicida, Jake se siente culpable por haberle dado la espalda y comienza a cuestionar su mundo y la validez que tiene vivir bajo el cobijo de la popularidad, a costa de la verdadera amistad. Jake tendrá que decidir entre su popularidad o encontrar un camino que lo haga redescubrirse a sí mismo.

POEMA DE SALVACIÓN

ión de CINE. nuestra secc tes sitio web en s ra que disfru tro pa es ya nu lesia. Ingresa sponibles en ig di n tu tá en es r ta as ec Estas películ puedes proy sitio web las Desde nuestro ulas. de estas pelíc

14

Pablo Olivares es un niño nacido en una familia cristiana. Carmen, su madre, dedica su tiempo a educarlo conforme a los principios bíblicos y cultiva en él desde pequeño el amor por la música. Pablo se junta con amigos que lo introducen al mundo del rock y comienza a sentirse atraído hacia el ocultismo. Aunque Carmen cree en su talento, el rock es un asunto que ella no apoyará. El rechazo de su madre ante sus sueños, fermentan en el joven un odio que se torna lentamente hacia Carmen y la religión que ella profesa. Llevado por su ambición de triunfar en la música, Pablo decide pactar con el diablo. Carmen intenta todo para restablecer la relación con su hijo, ora incesantemente por él durante catorce años.


formato de suscripción

Suscríbete

a la revista por solo $90 pesos al año

y recibe 1 revista cada 2 meses, en la iglesia donde te congregas. Deposita el pago de la suscripción en BANORTE cuenta 0824758042 a nombre de Yuriana Hernández Rodríguez. Envía la ficha de deposito y este formato de suscripción con todos tus datos al correo revistahemeaqui@hotmail.com para confirmar tu suscripción. FECHA:______________________________________________ NOMBRE:___________________________________________________________ __________________________________________________________________ DOMICILIO DE LA IGLESIA DONDE TE CONGREGAS:_________________________________ __________________________________________________________________ TEL:____________________________ CEL:________________________________ E-MAIL:_____________________________________________________________ FACEBOOK:__________________________________________________________ Cada 2 meses recibirá una revista en la iglesia donde usted se congrega, también le enviaremos la revista de forma electrónica por e-mail y facebook, con opción para compartir. La revista será entregada únicamente a la persona que se ha suscrito. Por esta suscripción usted recibirá 6 revistas por año. Para más informes Tel. 31446533 Cel. 3317654885


te neces

sta i v re la itamos en

for a os m ta i v n i Te

16

ipo, u q e del 3 mar parte n Tel. 3144653 mac para m谩s infor

i贸


EN GUADALAJARA 1.- Iglesia Bautista Getsemani 2.- Iglesia Bíblica Gracia 3.- Iglesia Palabra de Vida 4.- Iglesia Presbiteriana Rey de Reyes 5.- Iglesia Bíblica Ríos de Agua Viva 6.- Iglesia Bíblica Maranatha 7.- Iglesia Bíblica Berea 8.- Iglesia Bíblica La Roca 9.- Iglesia Bíblica Federalismo 10.- Iglesia Bíblica Alcalde 11.- Iglesia Bíblica Familiar 12.- Iglesia Bíblica Cristiana 13.- Iglesia Bíblica Aztlán 14.- Iglesia Bíblica Cristiana 15.- Tercera Iglesia Bautista 16.- Primera Iglesia Bautista 17.- Iglesia Familiar Cristiana 18.- Iglesia Fuente de Vida 19.- Seminario Bautista Emanuel 20.- Iglesia Sion 21.- Casa de Oración 22.- Iglesia Amistad 23.- Campamento La Roca 24.- Colegio Lincoln 25.- Librería Didaque 26.- Librería Mundo Hispano (Progreso) 27.- Librería Dámaris 28.- Librería El Olivar 29.- Librería Sendas 30.- Librería Arcoiris 31.- Librería Pan de Vida


MISIONES

El significado de las Misiones Por el Pastor Fernando Amezcua IGLESIA BÍBLICA GRACIA

H

eme aquí, envíame a mí. Isaías 6.8bb NTV. Es la frase completa que el profeta Isaías responde a la pregunta de Dios: ¿A quién enviaré como mensajero a este pueblo? ¿Quién irá por nosotros? Isaías 6.8ª NTV Este pasaje responde en parte el significado de las misiones: 1- Acción, movimiento. 2- Representación. Es ir patrocinado por Dios mismo. Es entender que voy enviado por Dios con un mensaje. Lo singular de este pasaje, es que Isaías pide a Dios ser enviado. Es frecuente escuchar que algunas denominaciones cristianas usas la palabra misión o misiones al referirse al levantamiento de una obra en alguna colonia, o comunidad cercana a la iglesia y dicen: tenemos una misión en el Salto Jalisco, la iglesia tiene una “misioncita” en Arenales Tapatíos. Sin embargo, esto es más un ministerio de plantación de iglesias y evangelismo. Dios dice a Isaías: Harás algo más que devolverme al pueblo de Israel. Yo te haré luz a los gentiles, y llevarás mi salvación a los confines de la tierra. Isaías 49.6 NTV ¿Qué son las misiones? 3- Al hablar de misiones debemos agregarle el adjetivo TRANSCULTURALES, que significa cruzar o atravesar una cultura diferente a la propia llevando el mensaje del evangelio de Jesucristo. Este cruce de culturas implica cruzar barreras lingüísticas, culturales, de cosmovisión y otras más. Hasta encarnarte en la cultura, entender a la gente y amarles; lo cual requiere tiempo. Que inviertas una parte de tu vida.

18


Dios dijo a Abraham: todas las familias de la tierra serán bendecidas por medio de ti. Génesis 12.3b NTV Jesucristo dijo a sus discípulos: Por tanto, vayan y hagan discípulos a todas las naciones. Mateo 28.19 NTV 4- Misiones Transculturales es un ministerio que busca alcanzar con el evangelio de Jesucristo a nuestra generación. A todos aquellos en todas partes con quienes compartimos el planeta, y asegurar la siguiente generación para que hagan lo mismo. Dios dijo a Abraham: Te bendeciré y serás bendición. Salmo 67. Dios tenga misericordia de nosotros, y nos bendiga; haga resplandecer su rostro sobre nosotros; para que sea conocido en la tierra tu camino, en todas las naciones tu salvación. 5- Misiones transculturales en pensar en otros, decidir ser bendición a otros, como puedo con mis recursos, conocimiento, profesión, experiencia, oficio y dones espirituales ser de bendición a otros y que conozcan a Jesucristo como Salvador único. El propósito de ser bendecido es dar a conocer la Palabra de Dios, también a quienes no tienen acceso a ella. Jesucristo dijo: Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y en la tierra…y tengan por seguro que estoy con ustedes todos los días, hasta el fin de los tiempos. Mateo 28.18, 20b 6- Misiones Transculturales es un acto de fe. Es creer que Jesucristo tiene todo el poder, para enviarme y que él está a mi lado siempre. Jesucristo, dejo su trono, cubrió sus atributos con un cuerpo humano y conocimos a Dios. Jesucristo vivió con la gente de su tiempo, comió lo mismo que ellos, vistió de la misma forma, y los amo. Escuchó a las personas, camino con ellos, lloró y se alegró con ellos y transformo sus vidas, los perdonó y los salvó. Y dijo a sus discípulos: Así como el Padre me envió, así yo les envío. ¿Quieres hacer Misiones Transculturales? Muévete de tu cultura a otra, representa a Dios ahí, lleva el evangelio Jesucristo, y encarnándote con esa cultura y sé una bendición para ellos. Dile a Dios como Isaías: Aquí estoy, envíame a mí.


VIDA NUEVA

Definición Bíblica

Por John Piper. © Desiring God. www.deseandoadios.org

Empecemos con la definición bíblica de lujuria. La lujuria es un deseo sexual que deshonra a su objeto y desprecia a Dios. Déjame mostrarte de qué texto actual extraigo esta definición. Comparando las Traducciones

E

l Verso 4 de la RSV va dirigido a los hombres de Tesalónica y dice que cada uno de ustedes sabe cómo tomar a una esposa por sí mismo en santidad y honor, no en la pasión de la lujuria como paganos que no conocen a Dios. Pero la NVI afirma que cada uno de ustedes debería aprender a controlar su propio cuerpo de una manera sagrada y honorable, no con una lujuria pasional como paganos que no conocen a Dios. La NBEA sostiene que cada uno de vosotros sabe cómo dirigir su propio barco en santificación y honor, no en la pasión lujuriosa, como los Gentiles que no conocen a Dios. Yo creo que el RSV es el que mejor capta el significado. [Razones: 1) el paralelismo en 1 Corintios 7:2; 2) el significado de ktasthai es abrumadoramente “tomar” o “adquirir”, y no “controlar” o “poseer”; 3) “barco” en conexión con “honor” en 1 Pedro 3:7 refiere a la esposa; 4) heautou—”el suyo propio”—

20

parece ser tajante y encajaría con novia o esposa antes que con cuerpo; 5) la NVI y la NBEA no tienen sentido, porque dicen en efecto, “aprended a controlar vuestro cuerpo... no en la lujuria pasional.” Puedes tomar a una mujer en la lujuria pasional, pero no puedes controlar tu cuerpo en la lujuria pasional.] Pero en lugar de entrar en detalladas discusiones sobre esto, creo que te puedo mostrar el significado de lujuria aquí en todas estas traducciones.

persona y la santidad hacia Dios. La lujuria es en lo que se convierte el deseo sexual cuando ese honor y esa santidad están ausentes. La Lujuria Deshonra a Su Objeto Tomemos, por ejemplo, el honor. Dios estableció una relación llamada matrimonio. En él un hombre y una mujer hacen un pacto de por vida para honrarse el uno al otro con fidelidad y amor. El deseo sexual es el sirviente y la chispa de ese lazo pactado de honor mutuo.

Lo Contrario a la Santidad y el Honor Observa que los versos 4 y 5 dicen de hacer algo de una manera pero no de otra. Toma una esposa (o controla tu cuerpo/barco) “en santidad y honor, NO en la pasión de la lujuria.” ¿Ves el contraste? “en santidad y honor NO en la pasión de la lujuria.” De manera que la pasión de la lujuria es lo contrario a la santidad y el honor. De aquí es de donde obtengo la definición de lujuria.

Por tanto, decirle a otra persona, quiero que satisfagas mi deseo sexual, pero no te quiero como un compañero convenido en el matrimonio, básicamente significa: quiero usar tu cuerpo para obtener placer, pero como persona no te quiero. Y eso es deshonroso y por tanto lujurioso. La lujuria es el deseo sexual menos el compromiso de honrar a la otra persona. La Lujuria Desprecia a Dios

El deseo sexual de por sí es bueno. Dios lo creó al principio de todo. Tiene su lugar adecuado. Pero fue creado para ser gobernado, o regulado, o guiado, por dos cuestiones: el honor hacia la otra

Pero eso no es todo. El texto dice, toma a una esposa (o controla tu cuerpo/barco) “en santidad… no en la pasión de la lujuria.” La santidad tiene


que ver con Dios– pertenecer a él exclusivamente. Así que el verso 5 continúa así: “No en la pasión de la lujuria como paganos que no conocen a Dios.” Conocer a Dios y actuar en consecuencia evita que el deseo sexual se convierta en lujuria. Mira el verso 8: “Por tanto quienquiera que desprecie esto [la llamada de la santidad], no desprecia al hombre sino a Dios, que te da su Espíritu Santo.” El tema raíz de la lujuria es la consideración hacia Dios. La santidad es vivir teniendo a un Dios sagrado en alta estima. La lujuria es lo opuesto. La lujuria es un deseo sexual que no está regulado, gobernado ni guiado por una alta consideración hacia Dios. Dios creó la sexualidad. La creó para que fuera algo bueno y bello. La creó por el bien de sus criaturas. Sólo él posee la sabiduría y el derecho de mostrarnos cómo usarla para su gloria y para nuestro bien. La lujuria es en lo que se convierte el deseo sexual cuando le damos rienda suelta y despreciamos a Dios.

El deseo sexual de por sí es bueno. Dios lo creó al principio de todo. Tiene su lugar adecuado. Pero fue creado para ser gobernado, o regulado, o guiado, por dos cuestiones: el honor hacia la otra persona y la santidad hacia Dios. La lujuria es en lo que se convierte el deseo sexual cuando ese honor y esa santidad están ausentes. Dios creó la sexualidad. La creó para que fuera algo bueno y bello. La creó por el bien de sus criaturas. Sólo él posee la sabiduría y el derecho de mostrarnos cómo usarla para su gloria y para nuestro bien.

Resumiendo, la lujuria es un deseo sexual que deshonra a su objeto y desprecia a Dios. Es la corrupción de algo bueno debido a la ausencia de un compromiso honorable y a la ausencia de una alta consideración hacia Dios. Si tu deseo sexual no está guiado por el respeto hacia el honor de los demás y la consideración hacia la santidad de Dios, entonces es lujuria. Reflexionando Sobre el Peligro de la Lujuria Esa es la definición. Ahora el siguiente problema es ¿Y QUÉ? ¿Por qué es esto un gran problema? ¿No es el pecado sexual, en especial cuando sólo es un deseo y no un acto, un pecado en minúsculas? ¿No deberíamos proseguir con los temas grandes como armas nucleares y la justicia social? Supongo que habrás conocido personas así. Dicen, las actitudes sexuales y el comportamiento sexual son una cuestión de piedad personal relativamente insignificantes. Lo que cuenta es si boicoteas a compañías en Sudáfrica y te opones a los sistemas de defensa de la Guerra de las Galaxias. Dormir con cualquiera simplemente no tiene importancia si eres un piquete de Honeywell; y hojear el Playboy es totalmente insignificante si vas de camino hacia las negociaciones de paz en Ginebra. Esta es la manera de razonar de una mente humana religiosa cuando ha dejado de lado una alta consideración hacia Dios. Pero esto no es lo que Dios ha dicho. ¿Cuál es la opinión de Dios respecto a la importancia de tu vida sexual? ¿Es un problema considerable? El Verso 6 dice, “que ningún hombre transgreda y haga daño a su hermano en este asunto, porque el Señor es un vengador de todas estas cosas, como te hemos avisado solemnemente.”

Esto significa que las consecuencias de la lujuria serán peores que las consecuencias de una guerra nuclear. Todo lo que puede hacer una guerra nuclear es matar el cuerpo. Y Jesús dijo, “No temáis a los que matan el cuerpo, y después de esto no tienen nada más que puedan hacer. Pero yo os mostraré a quién debéis temer: temed al que, después de matar, tiene poder para arrojar al infierno” (Lucas 12:4-5). En otras palabras, la venganza de Dios es mucho más temible que la aniquilación en la tierra. Y según 1 Tesalónicos 4:6, la venganza de Dios caerá sobre aquellos que desprecien el aviso contra la lujuria. La Lujuria y Seguridad Eterna El pasado septiembre hablé a la comunidad estudiantil de Wheaton Christian High School. Como tópico escogí, “Diez Lecciones para Luchar contra la Lujuria.” La lección número 6 era, “Reflexionar sobre el peligro eterno de la lujuria.” Mi texto sobre este tema era Mateo 5:28-29 donde Jesús dice, “Pero yo os digo que todo el que mire a una mujer para codiciarla ya cometió adulterio con ella en su corazónn. Y si tu ojo derecho te es ocasión de pecar, arráncalo y échalo de ti; porque te es mejor que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea arrojado al infierno.” Yo resalté que Jesús dijo que el cielo y el infierno juegan un papel importante respecto a lo que haces con tus ojos y los pensamientos de tu imaginación. Después del mensaje, uno de los estudiantes se acercó a mí y me preguntó, “¿Entonces estás diciendo que una persona puede perder su salvación?” Ésta es exactamente la misma respuesta que obtuve yo unos años atrás cuando me enfrenté a un hombre que estaba viviendo una situación de adulterio. Intenté comprender su situación y le rogué que volviera con su mujer. Entonces dije, “Sabes, Jesús dice que si no luchas contra este pecado con el tipo de seriedad que está dispuesta a sacarte un ojo, irás al infierno y sufrirás allí para siempre.” Me miró totalmente sorprendido, como si nunca hubiera oído nada parecido en su vida, y dijo, “¿Quieres decir que piensas que una persona puede perder su salvación?” Por eso he aprendido una y otra vez por experiencias de primera mano que hay muchos cristianos practicantes que tienen una visión de la salvación que la desconecta de la vida real, y anula los avisos de la Biblia y coloca a la persona pecadora que declara ser cristiana más allá del alcance de las amenazas bíblicas. Y esta doctrina está tranquilizando a muchos que van de camino al infierno. Jesús dijo, si no luchas contra la lujuria, no irás al cielo.


Hay mucho más en juego en esto que el mundo estalle por un millar de bombas. Si no luchas contra la lujuria, no irás al cielo (1 Pedro 2:11; Colosales 3:6; Gálatas 5:21; Corintios 6:10; Hebreos 12:14).

porque es la batalla contra la incredulidad. La fe sola evita el infierno y la fe que evita el infierno evita la lujuria.

La Fe Justificadora es una Fe que lucha contra la Lujuria

Espero que veas que este es un evangelio más grande que el otro. Es el evangelio de la victoria de Dios sobre el pecado, no sólo su tolerancia del pecado. Es el evangelio de los Romanos 6:14: “Porque el pecado no tendrá dominio sobre vosotros, pues no estáis bajo la ley sino bajo la gracia.” ¡Gracia todopoderosa! ¡Gracia soberana!

¿No somos salvados por la fe–al creer en Jesucristo? ¡Sí que lo somos! Aquellos que perseveran en la fe serán salvados (Mateo 24:13; 1 Corintios 15:3; Colosales 1:23; 2 Tesalónicos 2:13). ¿Cómo puedes aspirar a la vida eterna? Pablo ofrece la respuesta en 2 Timoteo 6:12– “Lucha la buena lucha de la fe: aspira a la vida eterna.” Esto nos conduce hacia nuestra cuestión principal esta mañana–mostrar que la lucha contra la lujuria es una batalla contra la incredulidad. Y la lucha por la pureza sexual es la lucha de la fe. El Gran Error Que Debe Ser Explosionado El gran error que intento explosionar en estos mensajes es el error que dice, la fe en Dios es una cosa y la lucha por la santidad es otra. La fe te lleva al cielo y la santidad te consigue recompensas. Obtienes tu justificación a través de la fe, y obtienes tu santificación a través de tus obras. Empiezas la vida cristiana en el poder del Espíritu, y sigues adelante con los esfuerzos de la carne. Este es el gran error evangélico de nuestros días. La batalla por la obediencia es opcional, dicen, porque para la salvación sólo es necesario tener fe. Nuestra respuesta: la batalla por la obediencia es absolutamente necesaria para la salvación porque ES la batalla de la fe. La batalla contra la lujuria es absolutamente necesaria para la salvación

22

Un Evangelio Más Grande

Él tiene el poder de perdonar el pecado, Él libera al prisionero; Su sangre puede limpiar al más sucio, Su sangre me acogió. Benditos sean los puros de corazón, pues ellos verán a Dios. Esta es la petición de Dios y este es el regalo de Dios. Todo está lleno de gracia. Por eso la única lucha que peleamos es la lucha de la fe, la lucha para permanecer por completo en la gracia de Dios–para estar tan satisfechos con la Gloria de Dios, que la tentación del pecado pierde su poder sobre nosotros. La batalla contra la lujuria es la batalla contra la incredulidad. Los versos cruciales aquí son los versos 5 y 8. Sólo tenemos tiempo para mirar el verso 5. El Conocimiento de Dios En el verso 5 Pablo dice, “…no en la pasión de la lujuria como paganos [es decir: los Gentiles] que no conocen a Dios.” ¿Ves lo que implica esto en relación a la raíz de la lujuria? No conocer a Dios es la raíz de la lujuria. Toma una esposa (o: controla tu cuerpo) no en la pasión de la lujuria porque eso es lo que hacen las personas que no conocen a Dios.

Pablo no quiere decir que un mero conocimiento directo de Dios supere la lujuria. En Marcos 1:24 Jesús está a punto de expulsar un demonio de un hombre, cuando el espíritu impuro exclama, “Yo sé quién eres, ¡el Sagrado de Dios!” En otras palabras, Satán y sus huestes tienen un conocimiento muy preciso de Dios y Jesús, pero este no es el tipo de conocimiento que Pablo tiene en mente aquí. El conocimiento que tiene aquí en mente es el conocimiento de Dios descrito en 2 Corintios 4:6-“la luz del conocimiento de la Gloria de Dios en la cara de Cristo” (ver Gálatas 4:8; 1 Corintios 2:14; 2 Pedro 1:3-4). Es el conocimiento de la grandeza, el valor, la gloria, la gracia, y el poder de Dios. Es un conocimiento que te aturde, y te hace humilde. Es un conocimiento que te gana y te abraza. Es el tipo de conocimiento que no tienes cuando dices así, así en el Coro del Aleluya o refunfuñas al borde del Gran Cañón. Oyendo no oyen y viendo no ven. No es ese tipo de conocimiento. Viene como lo hizo para Lidia cuando el Señor abrió los ojos de su corazón. En un momento crees que estallarás con su riqueza, y de repente hay un abismo que te impulsa a querer más. Es el conocimiento al que llamamos fe-la seguridad de las cosas esperadas por la convicción de las cosas no vistas. Es un conocimiento que es tan real, tan precioso, tan satisfactorio para tu alma, que cualquier pensamiento, cualquier actitud, cualquier


emoción, cualquier adicción que amenaza con desbancar este conocimiento será atacada con toda la fuerza espiritual de una vida amenazada. Esta es la lucha de la fe que ruge en el alma devota cuando la lujuria aparta la mente de Dios. Los Puros Verán A Dios Concluyo con una ilustración de un artículo en Leadership (Otoño 1982). No estaba firmado, pero fue escrito por un pastor que durante diez años estuvo ligado a la lujuria. Cuenta la historia de lo que finalmente lo liberó. Es una confirmación tan rotunda de lo que estoy intentando decir que quiero citar el párrafo clave. Se topó con un libro de François Mauriac, Lo que Creo. En él Mauriac admitía cómo la plaga de la culpa no lo había liberado de la lujuria. Concluye que existe una razón poderosa para buscar la pureza, la que Cristo ofreció en sus Beatitudes: “Benditos sean los puros de corazón, pues ellos verán a Dios.” El pensamiento me golpeó como una campana tocada en una sala oscura y silenciosa. Hasta ahora, ninguno de los argumentos espantosos y negativos contra la lujuria había logrado mantenerme alejado de ella…Pero aquí había una descripción de lo que me estaba perdiendo al

continuar albergando la lujuria: estaba limitando mi propia intimidad con Dios. El amor que él ofrece es tan transcendental y poseedor que requiere que nuestras facultades se purifiquen y limpien antes de que podamos contenerlo. ¿Podía él, en realidad, substituir otra sed y otra hambre por la que yo nunca había calmado? ¿El Agua Viva apagaría de algún modo la lujuria? Ese era el juego de la fe (pp. 43-44). No era un juego. No puedes perder cuando te acercas a Dios. Él lo descubrió en su propia vida, y la lección que aprendió tiene toda la razón: La manera de luchar contra la lujuria es alimentar la fe con el conocimiento de un Dios irresistiblemente glorioso. ¿Conoces a Dios de esta manera? ¿Estás creciendo semana tras semanas en el conocimiento de la grandeza de Dios? ¿Meditas sobre su Palabra día y noche? ¿Examinas los cuadros de su Hijo en los evangelios? ¿Lees libros sólidos sobre su carácter y su comportamiento? ¿Miras a todas las cosas a tu alrededor como su creación? ¿Oras por un corazón sensible que pueda embellecerse por la revelación de su gloria? Te animo a realizar estos compromisos ahora por el bien de tu propia alma y por la Gloria de Dios.

La lujuria es un deseo sexual que deshonra a su objeto y desprecia a Dios. Es la corrupción de algo bueno debido a la ausencia de un compromiso honorable y a la ausencia de una alta consideración hacia Dios. Si tu deseo sexual no está guiado por el respeto hacia el honor de los demás y la consideración hacia la santidad de Dios, entonces es lujuria.


LIBROS

E

l padre que yo quiero ser es un acto de la pura voluntad. Es cierto que las personas tenemos la tendencia natural a repetir los patrones familiares, y que en algunos casos, dicha repetición parece inevitable, pero no es así. No existe en los seres humanos el determinismo concluyente. Es decir, usted decide el padre que quiere ser a pesar del padre que tuvo. Usted decide el padre que quiere ser a pesar de ser hijo de un padre distante, violento, alcohólico, impulsivo, golpeador, indiferente, delincuente, etc., pero es muy importante que no permita que su pasado determine su futuro. Claro que, en un caso así, usted arrastra un pasado doloroso, y seguramente requerirá de una reestructuración en su mente y un proceso que le permita sanar y hacer posible el cambio. Hace algunos años llegó a mis manos un libro que precisamente llevaba este título: “El padre que yo quiero ser”. Lo interesante del mismo, es que el autor fue hijo de un hombre que vivió toda su vida alcohólico activo. Y en su libro lo describe como un hombre violento con él y con su madre. El autor se llama Josh McDowell, lo cito textualmente: “Con mucha frecuencia, al llegar de la escuela, me encontraba a mi madre tirada en el corral de las vacas, golpeada. Mal herida. Y mi padre, ahogado de borracho. Yo mismo tenía que amarrar a mi padre a un poste del corral, para que cuando reaccionara, no volviera a golpear a mi madre”. ¿Se puede vivir con un pasado como este? ¿Se puede ser un hombre libre a pesar de tener esta clase de recuerdos? Es inspirador saber que sí es posible el perdón y la consecuente liberación. Es posible romper con esas cadenas generacionales y trasformar nuestro actual papel como padres. Por esto, ahora le invito a que pensemos en voz alta y formemos una imagen, la imagen del padre que yo quiero ser. Comencemos desde los cimientos. Yo me he propuesto ser: UN PADRE QUE HONRA SU PASADO Trace una línea entre su pasado y su futuro quedando usted justo en medio. Evidentemente, su pasado influye en su presente y es así como determina su futuro. Por lo mismo en un principio decía: “no permita que su pasado determine su futuro”. Haga la diferencia. Marque el cambio.

24

Por Rosalío Contreras www.mirebeldeconsentido.com Contáctanos: enfasis@telmexmail.com


Sea usted el eslabón que hace la diferencia en la cadena de su historia. Es por esto que debe honrar su pasado. Si usted hoy decide honrar su pasado, deberá aplicar el principio de responsabilidad. Este principio nos exige dos pasos a quienes deseamos aplicarlo: Primero, buscar identificar la propia responsabilidad y segundo, asumir la propia responsabilidad. La ley dice: “honra a tu padre y a tu madre”. No tiene cláusulas ni letras pequeñas. La ley no dice: “Honra a tus padres, si son dignos de honra. Hónralos, si te amaron. Hónrales, si no te golpearon”. Identifique y asuma su responsabilidad ante Dios respecto a sus padres, y en el libre ejercicio de su voluntad, hoy decida honrarles. Permítame motivarle. La clave de la motivación está en que es el primer mandamiento con promesa: “Honra a tu padre y a tu madre, para que te vaya bien”. Honramos a los padres, para que a nosotros nos vaya bien. Les honramos para que nuestra vida sea plena y de calidad. Por un momento, vaya una vez más a la línea del tiempo. Notará que ayer fue hijo y hoy es padre. Por lo mismo, la consecuencia lógica de la aplicación de este principio es: que si usted honra su pasado, será honrado en su presente. También es cierto que si usted deshonra su pasado, no sembrará vínculos de honra en sus hijos, cosechando de este modo la misma deshonra. UN PADRE QUE INSPIRA CONFIANZA En mis días de estudiante en la facultad, asistí a una conferencia, el tema fue: “La familia en la sociedad moderna”. El Dr. Silvio Botero nos habló de una encuesta realizada en Italia, nos decía que a una muestra muy representativa de jóvenes les plantearon una sola pregunta: -“Cuando tienes problemas: ¿A quién acudes?”. Había seis opciones: A tu padre, a tu madre, a un hermano, (como verá en la lista, las opciones se van alejando cada vez más del núcleo) a un amigo, a un maestro, a una institución. ¡Sorpréndase! Sólo el 3% dijo: a mi padre. Esto deja ver el fondo de la forma, que sólo 3 de cada 100 jóvenes italianos confían en su padre. Seguro los resultados serían similares si dicha encuesta se aplicara en México, pero… ¿Y si se aplicara en su casa…? ¿Cuál sería el resultado? Yo no quiero formar parte de las estadísticas. El padre que yo quiero ser, es el padre que inspira confianza porque permanece cercano a sus hijos. Es una pena que los hijos ya no confían en las figuras medulares de su vida: sus padres. Cuando se supone que deberían ser a quienes más les importan en el mundo. He atestiguado en consulta el distanciamiento evidente entre los padres y los hijos, y en algunos casos, esto llega a tomar tintes realmente preocupantes.


UN PADRE QUE INFLUYE POSITIVAMENTE A SUS HIJOS No es mi propuesta: ser un padre influyente, porque sé que ya lo soy. Porque de hecho, todos los que tenemos la fortuna de ser padres, ya somos influyentes en la vida de nuestros hijos. El punto es: ¿Qué clase de influencia soy en la vida de mi hijo? Los padres no podemos evitar transmitir nuestros valores a nuestros hijos. Nos guste o no ¡Ya somos un modelo para ellos!

Por Ulises Oyarzún

D

e qué sirvió abstenerme de encender un cigarrillo Si no encendí mi vida con pasión por hacer el bien. De qué sirvió abstenerme de estar bajo los efectos del alcohol Si no anduve bajo los efectos del Amor. De qué sirvió abstenerme de tener relaciones sexuales antes del matrimonio Si no tuve relaciones significativas con gente que necesitaba ayuda. De qué sirvió abstenerme de mover mi cuerpo al compás de alguna música sensual Si no moví mi vida para ayudar a los más frágiles de la sociedad. De qué sirvió abstenerme de drogarme para buscar paz. Si nunca trabajé para promover la Paz. De qué sirvió abstenerme de robar lo que no era mío Si no fui generoso con lo que era mío. De qué sirvió abstenerme de creer en herejías Si nunca viví lo que creía. De qué sirvió abstenerme de Mentir Si nunca busqué la Verdad. De qué sirvió abstenerme de quitarme la vida Si nunca viví realmente.

Imagine mi mesa, mi esposa y mis cinco hijos. Yo, lanzándoles un santo sermón sobre valores: “Mis hijos, la generosidad es un valor. Dios es generoso. Dios ama la generosidad… bla, bla, bla.” Posteriormente, mi esposa me dice: “Mi madre tiene una necesidad ¿podríamos darle algo de dinero? Y si mi respuesta impulsiva es: -“¡Y yo qué culpa tengo! ¡Que trabajen tus hermanos!” Mis hijos observarán mi conducta, ignorarán el sermón, y hasta entonces tomarán nota en su corazón. Generosidad: es dar, siempre y cuando no se trate de tu suegra. -“Mis hijos –retomo el sermón- la honestidad es un valor. Debemos ser honestos, bla, bla, bla.” Imagíneme ahora platicando en la sobremesa, narrándoles la manera en la que escapé de un agente de tránsito. Mis hijos tomarán nota de mis últimos actos y escribirán. Honestidad: se logrará, siempre y cuando burles al agente de tránsito. Lo mismo pasará con la fidelidad, la verdad, el honor, etc. Valores absolutos que se transmiten como relativos por nuestra incongruencia. Se trata de influir en cada una de las áreas de la vida de nuestros hijos. Yo quiero ser el padre que influye positivamente en cada una de las facultades de ellos: en su mente, en su corazón y en sus conductas. No se limite a moldear solo las conductas de sus hijos, mejor modele el valor. Porque quizá logremos controlar sus conductas por temor a las consecuencias, pero esto, no penetra el corazón y la mente de nuestros hijos. Porque el poder y el autoritarismo pueden controlar las acciones de otros, pero difícilmente controlan sus pensamientos, sus ideas y sus creencias. No nos conformemos con meter en cintura las acciones de nuestros hijos, pudiendo influir en todas sus facultades que les componen. UN PADRE QUE TRANSMITE SU IDENTIDAD La formación de la propia identidad se logra mediante la interacción cotidiana con el padre. Saber quién soy, dónde está mi lugar, cuál sea mi función y en qué consiste mi valor como persona, son aspectos que hablan de una identidad sana y bien establecida por la buena relación paterna.

26

Durante los primeros diez años de vida, los padres nos transmiten dos cosas básicas: el amor propio y el amor a las personas. Auto-estima y Respeto a los demás. Me quiero y los quiero. Me respeto y los respeto. Un justo medio entre el trato que tengo con el resto de las personas y lo complaciente que se puede llegar a ser consigo mismo. El trato con las personas y el papel de padre ponen a prueba la propia identidad.

Transmitir los elementos básicos de identidad requiere de tener resuelta la propia identidad. Un padre de familia que no recibió los elementos básicos de su propio padre, se verá en conflicto en el desempeño de su función paterna. Una vez resuelto lo propio, le toca hacer un compromiso consigo mismo de no repetir los patrones de ausencia e indiferencia en sus hijos ¡Libérese hoy! UN PADRE QUE OFRECE ESPERANZA El año pasado fui invitado a participar como ponente a la ciudad de Ensenada. Colectivo Código y la Sociedad Mexicana de Psicología coordinaban el evento. Los temas a exponer se centraron en tres ejes: la pareja, los hijos y la familia como entidad. El escritor José Álvarez Gayou expuso: “Problemas de pareja”. El reconocido investigador de Detroit, Orlando Villegas, nos habló sobre Bouling (acoso y violencia en las escuelas). Y un servidor, expuso el tema: “Los problemas existenciales en las familias”. Me tocaba describir ese lado psicológico que resulta del típico problema existencial, visible por ejemplo, en la depresión que experimenta el hombre o la mujer posterior a un divorcio, en la abulia que presenta un joven que no logra concretar sus decisiones, en el alcoholismo de un hombre en su edad madura, en la pérdida del sentido ante la muerte de un ser amado, en la visión de túnel del suicida, y en tantos otros casos. Es el problema existencial manifiesto en las diferentes crisis que, hoy por hoy, se viven en el núcleo familiar. Crisis encubiertas que terminan por encontrar salida en determinado estado clínico. En resumen, la respuesta a las preguntas existenciales está en la actitud que los padres tenemos ante los problemas de la vida. Pues el padre que yo quiero ser, es el padre que ofrezca a sus hijos esperanza y certeza ante el futuro. Una visión para la vida. Dejé esta característica para el cierre del artículo, porque logra integrar todos los elementos anteriores. El padre que ofrece esperanza: es el padre que honra su pasado, el padre que inspira confianza, el padre que influye positivamente en sus hijos y que transmite adecuadamente su propia identidad. Recientemente Dios nos ha permitido a mi familia y a mi el inicio de una nueva etapa en nuestra vida y ministerio familiar, con la publicación del libro: “Mi rebelde con-sentido”. La preocupación primordial que ha motivado esta publicación, ha sido ver cada vez más jóvenes sin sentido en sus vidas. El negativismo desafiante en los hijos, produce una barrera natural de comunicación entre estos jóvenes y sus padres, produciendo una pérdida del sentido en la vida. El trabajo de nosotros como padres no es quebrantar ese espíritu impetuoso en ellos, sino ayudarles a que recuperen el control y le den sentido a sus impulsos. Esa es la propuesta que le tengo, y es un trabajo para todos los días. Este día del padre, le invito a unirse conmigo a seguir esta visión del padre que Dios mismo es con nosotros y que nos pide ser. Imprima hoy mismo las acciones de cambio no olvidando aquel juego de palabras de Joel Arthur Barker: Una acción sin visión no tiene sentido, una visión sin acción es un sueño. Pero una visión… son nuestros sueños en acción.


la Revista

Apoyando los ministerios de Cristo

SuscrĂ­bete a la revista

Por cada revista que compres, $5 pesos serĂĄn donados a los diferentes ministerios de las Iglesias Cristianas en Guadalajara


La boleta de calificaciones

REFLEXIONES

Por el Pastor Rafael Oropeza

E

ra miércoles, 8:00 a.m., llegué puntual a la escuela de mi hijo. “no olvidé venir a la reunión, es obligatoria”, fue lo que la maestra había dicho antes. -¡Pues quién se cree la maestra! ¿Piensa que puede disponer de nuestro tiempo a la hora que ella diga? Si supiera qué importante era la reunión que tenía a las 8:30 a.m., de eso dependía un buen negocio y… ¡tuve que cancelarla! Ahí estábamos todos: papás y mamás. La maestra empezó puntual, agradeció nuestra presencia y empezó a hablar. No recuerdo qué dijo, mi mente estaba pensando cómo resolver lo de ese negocio, probablemente podríamos, comprar esa nueva televisión con el dinero que recibiría. “¡Juan Rodríguez!” Escuché a lo lejos. “¿No está el papá de Juan Rodríguez?” dijo la maestra. “Sí, aquí estoy”, contesté pasando a recibir la boleta de mi hijo. Regresé a mi silla y me dispuse a verla. “¿Para eso vine? ¿Qué es eso?” La boleta estaba llena de puros 6 y 7, la guardé inmediatamente, escondiéndola para que ninguna persona viera las porquerías de calificaciones de mi hijo. De regreso a casa aumentó más mi coraje, a la vez que pensaba: “¡Si le doy todo!, ¡Nada le falta!, ¡Ahora si le va ir mal!”. Me estacioné y salí del coche, entré a la casa, azoté la puerta y grité: “!Ven acá Juan!” “¡Papá!”, “¡Qué papá ni qué nada!”, lo retiré de mí, me quité el cinturón y no sé cuántos golpes le di, al mismo tiempo que decía lo que pensaba de él. “¡Y te me vas a tu cuarto!”, terminé. Juan se fue llorando, su cara estaba roja y su boca temblaba. Mi esposa no dijo nada, sólo movió la cabeza negativamente y se fue a la mesa a escribir. Cuando me fui a acostar, ya estaba más tranquilo, mi mujer me entregó la boleta de calificaciones de Juan, que estaba adentro de mi saco, y me dijo: -Léela despacio y después toma tu decisión. Ésta decía así: Boleta de calificaciones “¡Para el papá!” Tiempo que le dedicas a tu hijo. 1. En conversar con él a la hora de dormir: 6 2. En jugar con él: 6 3. En ayudarlo a la tarea: 6 4. En salir de paseo en familia: 7 5. En contarle un cuento antes de dormir: 6 6. En abrazarlo y besarlo: 6 7. En ver la televisión con él: 7 Él me había puesto puros 6 y 7, yo me hubiera calificado con menos de 5. Me levanté y corrí a la recámara de mi hijo, lo abracé, y lloré… Quería regresar el tiempo, pero era imposible. Juanito abrió los ojos, aún hinchado por las lágrimas, pero me sonrió, me abrazó y me dijo: “¡Te quiero papá!”. Cerró sus ojos y se durmió.

28

No sé si usted al igual que yo se sintió sumamente conmovido por este relato. Probablemente no es la primera vez que lo lee o lo escucha, sin embargo debo de reconocer dos cosas: La primera es que cada que leo o escucho este relato, toca fibras muy sensibles y me hace reflexionar sobre mi papel como padre. La segunda es pensar en la calificación que Dios me pondría como hijo, como esposo, como padre. Lo que es una realidad nos guste o no, es que seremos evaluados, de hecho hay una evaluación continua, formal, exhaustiva y justa sobre nuestro andar cristiano. Muchas veces nos olvidamos de las cosas verdaderamente importantes de la vida, seguramente por los afanes que la misma nos presenta, pero le invito a considerar algunos textos de la palabra de Dios para entender mejor este concepto de la boleta de calificaciones: Primer concepto: DIOS ESTÁ AL TANTO DE CADA DETALLE. Pareciera una obviedad, pero no resulta serlo cuando vemos que hay creyentes que viven como si esto no fuera una premisa en su vida. II Crónicas 16:9 “Los ojos del Señor recorren toda la tierra para fortalecer a los que tienen el corazón totalmente comprometido con él” Biblia NTV En el contexto de esta palabra, el profeta Hananí le explica al rey Asa, que mientras confió en Dios, éste lo bendijo y le entregó a sus enemigos, pero cuando Asa empezó a desviar su mirada, Dios lo pesó y lo halló falto, lo encontró envanecido, lo encontró como un rey soberbio y opresor de su pueblo. En pocas palabras Dios evaluó su vida y su corazón y éste no pasó la prueba divina. En contraparte es hermoso leer las palabras del hombre de Dios indicando la resultante de tener un corazón totalmente entregado a él, es fascinante pensar en el poder de Dios depositado en una persona por el sólo hecho de haber sido evaluado y aprobado, encontrado agradable a los ojos del que todo lo juzga y tolo lo ve. Segundo concepto: DIOS CALIFICA LA VIDA DE SUS HIJOS. Muchas veces pensamos que los personajes bíblicos son seres extraterrestres, seres intachables o que seguramente no sufrieron para cumplir con la voluntad de Dios, sin embargo está claro que para cada uno de ellos era igualmente difícil vivir en santidad como lo es hoy para nosotros, máxime cuando sabemos

que para algunos la información acerca de Dios era muchísimo menor que la que tenemos hoy nosotros como marco de referencia. Job 1:1-5 Hubo en tierra de Uz un varón llamado Job; y era este hombre perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal. 1:2 Y le nacieron siete hijos y tres hijas. 1:3 Su hacienda era siete mil ovejas, tres mil camellos, quinientas yuntas de bueyes, quinientas asnas, y muchísimos criados; y era aquel varón más grande que todos los orientales. 1:4 E iban sus hijos y hacían banquetes en sus casas, cada uno en su día; y enviaban a llamar a sus tres hermanas para que comiesen y bebiesen con ellos. 1:5 Y acontecía que habiendo pasado en turno los días del convite, Job enviaba y los santificaba, y se levantaba de mañana y ofrecía holocaustos conforme al número de todos ellos. Porque decía Job: Quizá habrán pecado mis hijos, y habrán blasfemado contra Dios en sus corazones. De esta manera hacía todos los días. Primeramente notemos la calificación que Dios le da a Job, lo llama tal vez como a ningún otro hombre en la biblia. Varón perfecto, recto, temeroso de Dios y apartado del mal. ¡Qué adjetivos calificativos! Sin duda Dios conocía a Job más de lo que Job conocía a Dios, sin embargo el conocimiento de Job sobre un Dios supremo y santo era suficiente para mantenerse apartado del mal, vivir una vida recta, y aún para ofrecer sacrificios por cada uno de sus hijos de manera constante. No sé que opinión tenga usted de este auténtico hombre de Dios, pero en lo personal, conocer paso a paso su vida, me invita a la reflexión, a la magnifica oportunidad de glorificarle a través del legado más hermoso que hemos recibido de Dios, nuestra familia.


la Revista

te ofrece

la mejor

calidad

Anuncia tus eventos, Tercer concepto: LA EVALUACIÓN ES DIARÍA.

servicios y productos

Así como un alumno presenta examen periódicamente para ser aprobado o reprobado, los hijos de Dios debemos presentarnos día a día delante de Dios. Eclesiastés 12:1 invita a los jóvenes a acordarse de su creador:

Nosotros te ayudamos con el diseño de tu anuncio, sin costo extra.

12:1 Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud, antes que vengan los días malos, y lleguen los años de los cuales digas: No tengo en ellos contentamiento; Biblia Reina Valera La invitación es a tener presente, a no olvidar, a recordar a Dios desde temprana edad, así mismo la invitación es a presentarnos a la evaluación pero no como el alumno que se presenta a un examen sin haberse preparado, sino como uno que estudió y que está listo para la prueba. Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que maneja con precisión la palabra de verdad. Biblia de las Américas. Si bien es cierto que seremos evaluados, Pablo le pide a Timoteo que se presente “aprobado” como quien no tiene nada de que avergonzarse. Seguramente hemos pensado más de alguna vez que la vida cristiana no es fácil, y en efecto no lo es, ninguno de los roles que nos haya tocado es fácil, sin embargo también es importante recordar que no es una carrera que se transita sola, Dios ha prometido estar con nosotros todos los días hasta el fin del mundo. Mucho ánimo en el rol en el que estás, padre, madre, hijo, hermano, pastor, líder, para todos hay una boleta de calificaciones, recuerda que en Cristo tenemos lo necesario para sacar las mejores calificaciones! Firmes y adelante, Dios te bendiga.

en nuestras paginas.

Tenemos descuentos y facilidades de pago al contratar tu anuncio por un año.

INFORMES AL

TEL. 31446533


30


Heme Aqui Mayo-Junio 2013  

El salmo 23 es una porción de la Biblia sumamente especial. Cuando hablamos de este hermoso pasaje, hablamos de una de las citas más leídas,...