Issuu on Google+

Quint a Nir vana

LA ARQUITECTURA y el sentido del lugar

A

J.

9

CAVIAR

Colmenares A. “Quinta Nirvana: La Arquitectura y el sentido del lugar” Caviar Magazine Nº 7. Publicaciones 123. 1993


L

a arquitectura es un acto consciente y racional de apropiarse de una superficie particular del territorio; es tomar posesión de una porción específi ca del espacio. Pero, más allá de los co metidos funcionales o de proveer pro tección, la arquitectura es la creación de un lugar, es la definición de un do m inio fenomenológico y existencial para el hombre. A sí pues, la arqui tectura, puede entenderse como un acto de abstracción para definir, mediante la manipulación de los elementos arqui tectónicos, un sistema de relaciones entre el mundo material de los objetos y artefactos creados por el hombre y su mundo sensible y espiritual: el lugar es la conexión entre la arquitectura y el hombre. En este orden de ideas, la filó sofo norteamericana Susanne Langer, ha señalado que “ un lugar, entonces. más allá de lo geográfico, es un algo creado, un dominio étnico hecho visi ble. tangible v sensible” . La casa es la categoría tipológica ar quitectónica en la cual se observa mejor esta relación entre edificación, espacio y sentido de lugar. La casa como expre sión de los deseos, necesidades y sueños de sus habitantes adquiere valor en la medida en que sus espacios alcanzan un sentido de lugar, gracias a la voluntaria intencionalidad que el arquitecto puede imponer durante el acto proyectual. La quinta Nirvana, diseñada por el arqui tecto venezolano Jorge Rigamonti en 1982 y construida en 1984, es una de esas pocas casas caraqueñas en las cuales, las formas y espacios arquitectó nicos han sido manipulados para alcan zar un sentido de lugar. Desde el inicio del proceso de diseño, el arquitecto Ri gamonti, por convicción y sólida posi ción frente a lo que debe ser la arqui tectura, se planteó conjuntamente con los propietarios, la creación de un lugar para ser habitado y vivido intensamente por una pareja de abogados y sus hijos: se planteó, pues, la creación de los espa cios y formas de la casa como un siste-

Un muro de piedra y la ausencia de ventanas establecen la separación entre el mundo externo y el interno de la casa

1o

CAVIAR

Colmenares A. “Quinta Nirvana: La Arquitectura y el sentido del lugar” Caviar Magazine Nº 7. Publicaciones 123. 1993


A través de la escale ra empinada y en vo ladizo se tiene el signo de la ascención desplazándonos hacia la soledad del estudio

El salón con doble altura y techo de ma dera en pendiente es el corazón de la casa 1 1

CAVIAR

Colmenares A. “Quinta Nirvana: La Arquitectura y el sentido del lugar” Caviar Magazine Nº 7. Publicaciones 123. 1993


la co n d ició n de negación de la calle y la afirm a ció n del ja rd ín . De lo cerrado se emerge hacia lo abierto. La in tim id a d de la casa queda así p ro te g id a en fo rm a rigurosa del ám b ito pú blico de la calle: pero por otra parte, la transparencia de la casa queda acentuada por la fluidez y la lum inosidad de los espacios arquitec tónicos, que v ive n hacia un ja rdín in te r no. C onsecuentem ente, la q u in ta N i r vana va develando sus espacios internos y s u tilm e n te se ap recia e l s e n tid o de lugar. Esta co n d ició n se logra por la ma n ip u la ció n in te n cio n a l de los elementos a r q u ite c tó n ic o s : e sca le ra s, te c h o s , muros, ventanas, etc.; los cuales no sólo cum plen con sus obligados requerim ien tos fu n cio n a le s y te ctó n ico s, sino que ta m b ié n se c o n v ie rte n en e lem e ntos poéticos de la arquitectura. Por ejemplo, la escalera, con su audaz estructura de muros de con creto armado, además de satisfacer la fu n c ió n de u n ir la p la n ta baja con el n iv e l superior, tiene varias lecturas: de fine el á m b ito de acceso o vestíbulo de la casa, separa el vestíbulo del salón, en fo rm a alegórica sirve de

De lo cerrado se emerge hacia lo abierto del jardín, la Intimidad se protege de la calle

p o rta l a través del cual se llega al salón,

ma de relaciones intencionales entre los elementos arquitectónicos. En este sen tido , R igam o nti, ha señalado: “ cuando me p id ie ro n que les diseñara su casaacepté el encargo, pero sólo después de convencerme del interés v la intensidad con que ellos se planteaban el tener una casa especial, "su casa". U n m uro de piedra gris azulada, una reja de h ie rro negro y la ausencia de ventanas que enfrenten la calle son las primeras señales de la separación entre el m undo exte rior a la casa y su m undo in te rio r. S in embargo, la barrera entre “ e l a fu e ra ” y e l “ a d e n tro ” se ve in terrum pida por un v itra l en form a de se m icírculo, el cual es acentuado por una lá m ina de m etal pintada de negro que lo bordea. Este “ gran oio sim b ólico de la casa” , hace rem em orar al arquitecto R igam o nti la frase de A rtu ro Rim baud “ el nácar ve...’’. La imagen de oclusión de la casa con el m undo e xte rio r con tra s ta , en fo rm a d ia m e tr a lm e n te opuesta, con la imagen de transparencia de la casa hacia el m undo ín tim o in te rio r. La casa ha sido diseñada com o una secuencia de espacios, con dife ren te s escalas y valorizaciones, que reafirm an

Colmenares A. “Quinta Nirvana: La Arquitectura y el sentido del lugar” Caviar Magazine Nº 7. Publicaciones 123. 1993


y com o señala R igam onti: “ cuando to mamos la escalera empinada v en vola dizo se tiene el signo je la ascensión v nos desplazamos hacia la soledad más tranquila del estudio-biblioteca” . La q u in ta N irv a n a fue diseñada a p a r tir de u n esquem a o rd e n a d o r en form a de “ L ” , que p e rm itió adaptarse al te rre n o , im p la n tá n d o se ha cia el área más cercana a la calle, liberando con secuentemente un generoso ja rdín in te rior, al cual abren los ambientes p rin c i pales de la casa, incluyendo el d o rm ito rio p rincip al. Este esquema pe rm itió que a pesar de ser una parcela relativamente pequeña, se tenga la sensación de estar en una gran parcela abierta. En el lado más largo de la “ L ” , el cual se ubicó pa ralelo a la calle, se localizarán las a c tiv i dades sociales y de servicio; en el lado más c o rto de la “ L ” se lo calizaro n los dorm itorio s. C o n la excepción del est udio-biblioteca, toda la casa se desarro lla en un solo n ive l, con lo que se acen túa el sentido de arraigo a la tierra. Esta u b ica ció n contrastante del estu dio -bi blioteca, la explica R igam onti como un

El gran ojo simbólico de la casa hace rememora.' a Rigamonti la frase de Rimbaud “el nácar ve”

gesto para marcar un eje de sim etría y ce le b ra r la v e rtic a lid a d de l espacio y “ establecer una lectura cósmica, como adición a la lectura fun cion al v social’’. La volum e tría de la casa se caracteriza por tener una marcada horizontalidad, gracias a la con tinu ida d de las líneas y planos de los techos, aleros, canales de recolección de agua de lluvias, ventana les y rejas. Los techos están revestidos con tejas semiplanas de arcilla y tienen pendientes moderadamente agudas. Cada á m b ito in te r io r de la q u in ta N irv a n a celebra la vid a dom éstica, la in tim id a d del hogar, los ritos familiares: de esta manera, la casa ha adquirido una identidad fuertem ente arraigada con la n o ció n del sentido de lugar. Esta co n d i c ió n se ha logrado al establecer claras vin cula cio ne s entre los elementos, los espacios y las formas arquitectónicas, es

La transparencia de a casa queda acentuada por la luminosidad de los espacios que viven hacia un jardín In terno

d e c ir, lo real y m a te ria l de la a rq u i tectura, y las aspiraciones, deseos y ne cesidades de la fa m ilia que h a b ita la casa, es decir lo sensible y espiritual de la vida cotidiana. Por ejemplo, el salón, con doble altura y techo de madera en pendiente, es el corazón de la casa, en to rn o a él se ordenan las circulaciones interiores, su ubicación es la de pivote y centro de la “ L ” . Desde el salón se do m in a n las p r in c ip a le s p e rsp e ctiva s,

Colmenares A. “Quinta Nirvana: La Arquitectura y el sentido del lugar” Caviar Magazine Nº 7. Publicaciones 123. 1993


hacia el jardín, hacia los dorm itorios, hacia la zona de servicio, hacia la gran terraza techada, hacia el comedor, pero sobre todo, hacia el estudio-biblioteca en la planta alta. Desde el salón se per cibe, con gran intensidad y presencia, el v it r a l en fo rm a de s e m ic írc u lo , ese “ gran oio sim b ó lico de la casa” ; pero desde su in terior tiene otra lectura, aquí lo que domina es la transparencia y los cambios lumínicos de los tenues tonos verdes que a rro ja la piedra de ó n ix , acentuado por las finas rayas marrones y ágatas del dibujo natural de sus vetas. El salón se puede integrar directamente al ja rd ín m ediante una generosa terraza techada, la cual es un verdadero espacio tropical, con sus hamacas, sus muebles de mimbre, sus heléchos y plantas exó ticas, y su permanente sombra. El co medor está ubicado en una esquina de la “ L ” , y se ha definido como un espacio ín tim o que celebra la a lim e n ta c ió n como actividad cotidiana y como lugar para atender a los amigos de la familia, un jardín en el retiro de la casa permite su v e n tila c ió n e ilu m in a c ió n natural. Los d o rm ito rio s ubicados en el lado corto de la “L ” , se alinean a lo largo del retiro lateral perm itiendo la ventilación cruzada. Los dormitorios de los hijos de la pareja, comparten un baño común y una terraza exterior, delimitada por una reja reticular de hierro, que permite la directa integración del área de dorm ir con los jardines exteriores. El am plio dorm itorio principal está ubicado en el otro extremo de la “ L ” , lo que pem itió abrir un gran ventanal en la esquina; un muro de piedra divide el área de dorm ir del área del vestier y el baño, además el muro se prolonga en el jardín valorando la horizontalidad de la casa. El m obilia rio de los dorm itorios, incluyendo las camas, fue diseñado por el arquitecto Rigamonti. Una característica resaltan te de la casa es la austeridad en los ele mentos decorativos: las paredes se han

dejado desnudas, sin cuadros, y el m obi liario es de sencillas líneas modernas. Desde el punto de vista tectónico, la casa está construida en un sencillo sis tema de estructura metálica, finamente detallado. Contrariam ente a la imagen de fábrica, que normalmente se asocia a este tipo de construcciones, en la quin ta N ir v a n a el uso d e l acero se ha resuelto plásticamente en términos muy sofisticados: en el in te rio r de la casa apenas se pueden percibir las columnas, las cuales están pintadas de rojo ocre; en el garaje y en el desván se puede apreciar “ la osamenta” , vigas, pares y losa-acero, de la estructura m etálica. Los detalles constructivos, de carpinte ría, albañilería, herrería, y acabados, se resolvieron a medida que avanzaba la construcción, lo que perm itió adaptar los a las condiciones del mercado, obte niéndose costos aceptables y hasta más bajos que en otras casas similares. U n ú ltim o comentario, nos p erm iti rá acentuar la valoración de la idea del sentido del lugar en la arquitectura de la quinta Nirvana. Posiblemente, pocas casas caraqueñas tie ne n una estrecha relación entre su nombre y su realidad existencial y constructiva. El N irvana en el budismo significa el estado de gra cia absoluta, el anonadamiento final del individuo en la esencia divina. Este es tado de libertad, de liberación del dolor y de supresión de los valores materiales del mundo exterior es el nivel más alto de existencia a que aspiran los creyen tes y practicantes de esta religión. En el caso de la casa que nos ocupa, el N irv a na se ha materializado en la definición de un d o m in io e x iste n cia l para esta afortunada fam ilia, gracias a su arqui tectura. Aquí, el arquitecto Jorge Riga m o n ti ha podido d e fin ir un lugar más allá de lo geográfico y material, como lo señala Susanne Langer, determinando un dom inio étnico hecho visible, tangi ble y sensible, [c]

Colmenares A. “Quinta Nirvana: La Arquitectura y el sentido del lugar” Caviar Magazine Nº 7. Publicaciones 123. 1993


Quinta Nirvana: La Arquitectura y el sentido del lugar