Page 24

viajar, la tecnología y el acceso a la información hicieron mella. En los 80 existió un gran auge cultural con aire trasgresor. Al llegar a la actualidad nos centraremos con más detalle para comparar la juventud de nuestra época con la de posguerra.

Vamos a seguir el mismo perfil de juventud (entre 18 y 25 años) de clase media, el sustrato mayoritario de la sociedad actual. En estos jóvenes el concepto de “necesidad “se ha ampliado. Centrándonos en este punto donde se puede profundizar exponiendo que las necesidades básicas están ampliamente satisfechas (base de la pirámide de Maslow) así como sus necesidades secundarias se han ampliado y cobrado mayor importancia, algunas considerándose como primarias. El consumo de las necesidades anteriormente mencionadas, se ha transformado en algo hedonista y basado en la satisfacción momentánea del eterno presente (Carpe Diem) para luego enfocarse en un nuevo objetivo. El joven de la actualidad tiene como máximas en su día a día la diversión y la autosatisfacción, en contraposición con el joven de posguerra que tenia que preocuparse de su familia y su propia subsistencia. Este joven actual tiene total acceso a todos los recursos ya sea ociosos, educativos, sanitarios, y de cualquier ámbito que pueda precisar. Esta disponibilidad que tiene el usuario con todos los aspectos que están al alcance tanto de su imaginación como de su antojo, encuentra su explicación, entre otros motivos, en la entrada de España en las Comunidades Europeas (como es la Unión Europea), también esta situación se encuentra justificada con el inicio de la democracia y la intromisión al período de Globalización. La diferencia entre hombres jóvenes y mujeres jóvenes se han eliminado casi en su totalidad, siendo ambos mayores de edad a la misma edad, no estando mal el no casarse y alargándose la juventud hasta edades antes consideradas de edad madura (“Síndrome de Peter Pan”) Estos preceptos hacen que el consumo de los individuos anteriormente citados sea enfocado a aspectos inimaginables en la posguerra como: consumo de bienes y servicios enfocados a la estética, la salud, la diversión, el ocio, la educación, etc. Las marcas son seña de identidad para los jóvenes actuales, en contraposición a la “comprar a granel” de los jóvenes de la posguerra o los centros comerciales de las metrópolis en comparación a los comercios de barrio de los pueblos. Así en el libro “Los consumidores del s. XXI” escrito por Maria Luisa José Moro describe el tipo de consumo realizado por los jóvenes actuales como: un consumo al cual dedican poco Pág. 24

consumo y cambio social  

estudio sobre el consumo y el cambio social

consumo y cambio social  

estudio sobre el consumo y el cambio social