Page 19

En este sistema nuevo tanto de producción como de consumo, en

vez de

producir bienes genéricos, las empresas ven ahora más rentable producir diversas líneas de productos orientadas a diferentes grupos de consumidores, apelando a su sentido del gusto y de la moda. En vez de investigar con cantidades enormes de dinero la producción en masa de un solo producto, las empresas necesitan ahora construir un sistema inteligente de trabajo y máquinas que sean flexibles y puedan responder rápidamente a los caprichos del mercado. Según Roberto Oñoro en su estudio “Del Fordismo al Postfordismo y Toyotismo” la crisis el modelo fondista tuvo consecuencias nefastas para la clase que vive del trabajo. Se pasa de un sistema taylorista (medición cronométrica de los tiempos, materiales, procesos y trabajadores) a un modelo postfordista más flexible de producción mundial. La revolución tecnológica está intrínsecamente relacionada con esta visión más global de la producción y empresa. El enfoque neoliberal plantea la flexibilización de las relaciones de trabajo, es decir de la supresión de los vínculos rígidos entre el trabajador y un determinado centro o puesto de trabajo con la finalidad de facilitar los procesos de renovación tecnológica. Así la extraterritariolidad, fabricar en países distintos a dónde pertenece la empresa matriz. Otro autor, Lucena describiría el clima postfordista de la siguiente manera: “Las administraciones estatales son ineficientes; la superioridad de la gestión privada y el incentivo de lucro sobre la gestión pública; se exalta el papel de los inversores privados; necesidad de reducir regulaciones y trabas a los negocios; necesidad de reducir la presión tributaria; relaciones de trabajo mal orientadas y especialmente sindicatos muy fuertes que poco contribuyen al funcionamiento de la gerencia” Para otros autores, como Krishan Kumar en su libro “Fromb post-industrial to post – moderm society” el post-fordismo funde el taylorismo con el fordismo, si bien los inflexibles métodos del taylorismo encuentra oposición por parte de los trabajadores los cuales se sienten explotados.

Sin embargo el post-fordismo no caló de igual manera a todas las culturas. Así Roberto Oñoro nos cuenta la siguiente anécdota: “Cuando Matsushita, por ejemplo, le compró a Motorola su fábrica de televisores en Chicago procedió a dejar cesante a todo el personal jerárquico y sólo conservó a los trabajadores directamente productivos. ‘Para los norteamericanos, explicaba en esa época un gerente japonés, Pág. 19

consumo y cambio social  

estudio sobre el consumo y el cambio social

consumo y cambio social  

estudio sobre el consumo y el cambio social