Issuu on Google+


1


Índice

"Yntroducción"...................................................3 Conoce al Escvadrón.........................................5 Morelos al Desn...cvbierto..................................9 Acción en el Campo de Batalla.........................1 3 La Nación Siente...............................................1 5 Editor, Supervisor, Investigador, Publicista, Director y todo lo demás: Héctor Eduardo Parga Nájera

2


Yntroducción a Nvestr

3

Con motivo de esta serie de edición especial [que al diseñador se le olvido ponerlo en la portada (perdónenlo, estaba cansado)] de la Independencia, en el "gran" equipo de trabajo de "El Gran Curioso" ha decidido proponer una forma de escritura y creación de las notas en esta revista pretendiendo llevar al lector a la época, pero tomando recursos utilizados en la actualidad. Cabe recordar que algunos posibles errores ortográficos en los títulos o

frases presentadas no son más que una muestra de la escritura considerada correcta para aquellos tiempos (o puede que al editor si se le haya pasado alguna). En esta obra toca turno a la segunda etapa de este movimiento: la expansión del sentimiento insurgente a toda la nación. Tocaremos personajes que marcaron el rumbo de la revolución como Morelos, López Rayón, los hermanos Galeana, y otros.


ro Viaje en el Tiempo

Narraremos batallas importantes de una manera tan entusiasmada que parecerá locución de la Final del Mundial de México '86 por radio. Nos volveremos diputados y senadores (pero sin tanto dinero) para discutir con los otros miembros del Congreso de Chilpancingo para determinar si los Sentimientos de la Nación han de ser la constitución que regirá el país que tan sólo años siguientes surgirá de las cenizas de la flama de independencia,

esparcidas en cada uno de los corazones de los insurgentes. Dejemos de hablar y pongamos manos a la obra... La Máquina del Tiempo ha terminado de cargarse y ahora estamos listos para zarpar a la aventura.

¿Estás listo para unírtenos?

4


5


6


7


8


Morelos al Desn...cvbierto Un siervo más de la nación... ...un general como ningún otro...

9

José María Morelos y Pavón... Un hombre con grandes ideas y filosofía. En la persona es posible presenciar la transformación que convirtió a un sacerdote de una población de mediana importancia en uno de los más grandes caudillos militares e ideológicos de la independencia de la Nueva España. El aspecto físico del sacerdote sufrió

también una metamorfosis, su apariencia de ministro del culto católico, fue dejando paso a la del guerrero, tal como lo narran testigos de la época: “El traje del cura es pantalón de cotonia blanco o coletilla en pechos de camisa, un pañuelo colgado de la cintura, un ceñidor de hiladillo envuelto en la barriga, su par de pistolas colgadas y un sable a la mano”. La trayectoria militar de la insurgencia de Morelos se ha dividido en cinco campañas, y cada una de ellas representa un momento distinto en el que las acciones militares son acompañadas de medidas políticas y administrativas que demuestran un avance cualitativo que convirtió una rebelión en contra del mal gobierno en una auténtica revolución que aspiraba a la creación de una nueva nación asentada en los principios de un estado moderno. Su primera campaña inició en su parroquia de Carácuaro, el 25 de octubre de 1 81 0, cinco días después de recibir en Indaparapeo la orden


de Miguel Hidalgo para que se hiciera cargo de insurreccionar el sur de la Nueva España y especialmente, que ocupara el puerto de Acapulco. El primer encuentro bélico fue contra el comandante Luis Calatayud. Posteriormente, dos victorias sucesivas sobre las fuerzas de Francisco Paris, comandante realista de la Costa Chica, iniciaron su prestigio militar, la primera en el cerro del Veladero y la segunda en la ranchería de Tonaltepec. Por esos días, se sumó a su movimiento Hermenegildo Galeana, comenzando la incorporación de personajes que fueron transformándose en auténticos jefes militares en los que el cura fue depositando parte de la carga de la insurgencia y fueron inclinando la victoria a su favor. Se trató de los hermanos Bravo, quienes se unieron al caudillo en la hacienda de Chichihualco, y Vicente Guerrero, que lo hizo en Tixtla. De esta manera, en menos de un año, Morelos, junto con su gente, logró extender el área de influencia del movimiento en una enorme región que iniciaba en la tierra caliente de Michoacán y

llegaba a lo que hoy es conocido como la Mixteca Guerrerense. Este primer momento concluyó con la toma de Chilapa tras derrotar el 1 6 de agosto de 1 811 al comandante Juan Antonio Fuentes. La segunda campaña militar comenzó en Chilapa, desde donde salió al frente de sus fuerzas a principios de noviembre de 1 811 y concluyó en Chiautla el 4 de mayo; comprende la brillante actuación de Morelos ante Calleja, logrando romper el sitio que este jefe realista le impuso en Cuautla. Esta etapa fue también muy provechosa para Morelos, pues fue cuando adquirió para la causa al sacerdote Mariano Matamoros, quien se le unió en Izúcar y dio muestras de contar con un gran talento natural para

10


organizar y comandar fuerzas armadas, sin embargo tuvo que lamentar la pérdida de Leonardo Bravo, segundo en jefe de su ejército. La tercera principia en Chiautla el 1 de junio de 1 81 2. Durante esta campaña logró recuperar Chilapa, que había caído en manos realistas, y pudo brindar auxilio a su capitán Valerio Trujano, sitiado en Huajuapan desde abril. Toma también control de Tehuacán y culmina con la toma de la ciudad de Oaxaca el 25 de noviembre. La cuarta campaña se inaugura el 9 de febrero de 1 81 3, con la marcha que desde la ciudad de Antequera emprende

11

Morelos sobre el puerto de Acapulco y concluye con la capitulación del fuerte de San Diego el 20 de agosto siguiente. Una vez conquistado su objetivo de dominar el puerto más importante de la costa del Pacífico, Morelos consideró oportuno dar un paso adelante en el movimiento emancipador y promover la formación del primer congreso insurgente, para lo cual lanzó una convocatoria llamando a los independentistas a reunirse en Chilpancingo con el objetivo de iniciar la construcción de un estado nacional, que debía transformar la antigua colonia en un nuevo país completamente independiente.


La quinta, inicia el 8 de noviembre de 1 81 3, saliendo el ejército insurgente de Chilpancingo, y termina con la desastrosa derrota de Puruarán, ocurrida el 5 de enero de 1 81 4 a manos de Agustín de Iturbide, donde cayó prisionero de los realistas el cura Matamoros, quien poco más tarde fue juzgado y ejecutado en Valladolid. Desde la perspectiva militar, esta campaña marca la decadencia de la acción insurgente, pero en cambio, política e ideológicamente, fue fértil en resultados, pues, pese a que los avatares de la guerra obligaron a los rebeldes a abandonar Chilpancingo e intentar hallar refugio y asentamiento en varias sedes, la mente y la pluma de sus ideólogos produjeron algunos de los documentos clave de la revolución: el Decreto Constitucional

promulgado en Apatzingán y la Declaración de Independencia de la América Septentrional, estos documentos junto con los Sentimientos de la Nación, cierran una trilogía en los cuales se condensa el pensamiento político de la insurgencia y dan muestra de la transformación del movimiento independentista, adquirido a lo largo de las distintas campañas de Morelos. Sin embargo, el 5 de Noviembre de 1 81 5, es sorprendido y capturado por el ejército realista en Tezmalaca, Puebla. Es excomulgado por la Inquisicióny enjuiciado a muerte por el Virrey en turno, Calleja. El 22 del mismo mes, es fusilado en Ecatepec, actual Estado de México.

12


13


14


Sentimientos de la Nación La Primera Constitución...

El equipo de "El Gran Curioso" se complace en compartirles una transcripción de la considerada la primera constitución de México: los Sentimientos de la Nación. Escritos por José Ma. Morelos en 1 81 3, sentaron la base para que el Congreso de Chilpancingo creara, un año después, la Constitución de Apatzingan, que proponía el proyecto de una nación independiente. Los puntos expuestos a continuación se encuentran tal y cómo fueron escritos, y sólo han sido tocados por su escritor original (de 1 81 3) y el historiador Ernesto Leome Villicaña, encargado de su transcripción: 1 º Que la América es libre e independiente de España y de toda otra Nación, Gobierno o Monarquía, y que así se sancione dando al mundo las razones.

1 5 2º Que la religión católica sea la única, sin tolerancia de otra.


3º Que todos sus ministros se sustenten de todos y solos los diezmos y primicias, y el pueblo no tenga que pagar más obvenciones que las de su devoción y ofrenda. 4º Que el dogma sea sostenido por la jerarquía de la Iglesia, que son el Papa, los obispos y los curas, porque se debe arrancar toda planta que Dios no plantó. 5º Que la soberanía dimana inmediatamente del pueblo, el que sólo quiere depositarla en el Supremo Congreso Nacional Americano, compuesto de representantes de las provincias en igualdad de números. 6º Que los Poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial estén divididos en los cuerpos compatibles para ejercerlos. 7º Que funcionarán cuatro años los vocales, turnándose, saliendo los más antiguos para que ocupen el lugar los nuevos electos. 8º La dotación de los vocales será una congrua suficiente y no supérflua, y no pasará por ahora de ocho mil pesos (anuales).

9º Que los empleos sólo los americanos los obtengan. 1 0º Que no se admitan extranjeros, si no son artesanos capaces de instruir y libres de toda sospecha. 11 º Que los Estados mudan costumbres y, por consiguiente, la Patria no será del todo libre y nuestra mientras no se reforme el Gobierno, abatiendo el tiránico, substituyendo el liberal, e igualmente echando fuera de nuestro suelo al enemigo español, que tanto se ha declarado contra nuestra Patria. 1 2º Que como la buena ley es superior a todo hombre, las que dicte nuestro Congreso deben ser tales, que obliguen a constancia y patriotismo, moderen la opulencia y la indigencia, y de tal suerte se aumente el jornal del pobre, que mejore sus costumbres, alejando la ignorancia, la rapiña y el hurto. 1 3º Que las leyes generales comprendan a todos, sin excepción de cuerpos privilegiados; y que éstos sólo lo sean en cuanto al uso de su ministerio.

16


1 4º Que para dictar una ley se haga junta de sabios en el número posible, para que proceda con más acierto y exonere de algunos cargos que pudieran resultarles. 1 5º Que la esclavitud se proscriba para siempre y lo mismo la distinción de castas, quedando todos iguales, y sólo distinguirá a un americano de otro el vicio y la virtud. 1 6º Que nuestros puertos se franqueen a las naciones extranjeras amigas, pero que éstas no se internen al reino por más amigas que sean, y sólo habrá puertos señalados para el efecto, prohibiendo el desembarque en todos los demás, señalando el diez por ciento. 1 7º Que a cada uno se le guarden sus propiedades y respete en su casa como en un asilo sagrado, señalando pena a los infractores. 1 8º Que en la nueva legislación no se admita la tortura. 1 9º Que en la misma se establezca por Ley Constitucional la celebración del día 1 2 de diciembre en todos los pueblos, dedicado a la Patrona de nuestra Libertad, María Santísima de Guadalupe, encargando a todos los pueblos la devoción mensual. 20º Que las tropas extranjeras o de otro reino no pisen nuestro suelo, y si fuere en ayuda, no estarán donde la Suprema Junta.

17


21 º Que no se hagan expediciones fuera de los límites del reino, especialmente ultramarinas; pero (se autorizan las) que no son de esta clase (para) propagar la fe a nuestros hermanos de Tierradentro. 22º Que se quite la infinidad de tributos, pechos e imposiciones que nos agobian y se señale a cada individuo un cinco por ciento de semillas y demás efectos o otra carga igual, ligera, que no oprima tanto, como la Alcabala, el Estanco, el Tributo y otros; pues con esta ligera contribución y la buena administración de los bienes confiscados al enemigo, podrá llevarse el peso de la guerra y honorarios de empleados. 23º Que igualmente se solemnice el día 1 6 de septiembre todos los años, como el día aniversario en que se levantó la voz de la Independencia y nuestra santa Libertad comenzó, pues en ese día fue en el que se desplegaron los labios de la Nación para reclamar sus derechos con espada en mano para ser oída; recordando siempre el mérito del grande héroe, el señor Dn. Miguel Hidalgo y su compañero Dn. Ignacio Allende. “Chilpancingo, 1 4 de septiembre de 1 81 3. José Ma. Morelos (rúbrica)”.

18



El Gran Curioso #2