Issuu on Google+

“THE DOCTOR” El número 46 que heredó de su padre; su título de ‘Doctor’, recogido de  las ‘páginas amarillas’ de Urbino; sus cortes de pelo, sus looks improvisados; su atrezo; su perpetua mueca; sus madrugadas de carrera  desvelado colocando las pegatinas de la moto; la pollería Osvaldo de su  colega; el séquito de fans que le persigue por los paddocks; sus siete  títulos mundiales, claro… Todo está ya en el desván de la leyenda. Diez  años, desde su primer título en 125 cc, acumulando cajas llenas,  anécdotas, resultados… Ahí está el Valentino Rossi de hoy,  probablemente el mejor piloto de la historia. Según quién responda. Si  son los aficionados, ni lo dudarán.

1


CAMPEÓN DEL MUNDO  DE LA MOTO GP “Todo el mundo es adicto a algo, y  para mí la velocidad y la  competición con otros pilotos es el  mayor desafío y la mayor emoción”,  asegura Rossi, que además confiesa  que es aquí “donde está mi talento.  El resto de mi vida no está mal. Es  normal. Tengo una buena novia,  buenos amigos… Mi vida está bien.  Pero mi gran pasión está en  conducir”.

2


Vive entre Londres y el mundo, entre los arrumacos de su perro Guido y los que le dedica  su chica en la caravana ambulante que es su casa buena parte del año  “Sobre todo en  su chica en la caravana ambulante que es su casa buena parte del año.  Sobre todo en  Europa, ni siquiera piso los hoteles. Me quedo en mi motorhome. Al final de un largo día,  la soledad está muy bien. Me gusta esa tranquilidad”. Mientras amenaza el récord de 90 victorias de Ángel Nieto, este Mundial es importante  para el italiano. El año pasado, entre caídas y problemas con la moto, perdió su número  uno. Así que después de cinco años ganando de calle, ahora vuelve a tener alicientes. ¿Y  algo que demostrar  también? “No algo que demostrar, también?  No, ya no corro para demostrar nada, porque yo ya he   ya no corro para demostrar nada  porque yo ya he  ganado mucho”. ¿Y algo que aprender, entonces? “Sí, siempre, porque la moto cambia  mucho, las ruedas cambian, y tienes que perfeccionar y cambiar tu estilo de pilotaje”. Valentino ha cambiado. No hay duda. Es más adulto, más serio, menos gamberro. Antes le  decían que era Peter Pan y le gustaba. Hoy lo de negarse a crecer no julio 2007 | man | 117  le va tanto. “Como cualquier otro, no creo que más”, se limita a sacudirse el tema. Ni la  rebeldía de antaño parece la misma.  No soy muy rebelde. Quiero decidir qué hago en mi  rebeldía de antaño parece la misma. “No soy muy rebelde. Quiero decidir qué hago en mi  vida, simplemente, pero no soy rebelde”, vuelve a sacudirse. Aunque, astuto, se rehace y  suelta: “Me gusta vivir con mis reglas”.

3


Ahí vuelve el Valentino de siempre, el de leyenda, ése al  que es complicado saber qué preguntarle porque ya le han  preguntado de todo. Es el Valentino del espectáculo. El  famoso que hace esto “aunque se haya convertido en mi  trabajo, siempre por divertirme”. Es el piloto que habla con  su moto la noche antes, aunque ella ya “no habla mucho,  pero da señales”. Y es el hombre creyente y católico que  reza antes de montar, y cuya fe trasciende los circuitos  porque  es algo de mi vida que no tiene que ver con las  porque “es algo de mi vida que no tiene que ver con las  carreras de motos”. Bendito Valentino. Por fin la cara más maldita. Por fin  aflora el Rossi al que nos acercábamos. Aunque esté en  otro punto ya. Aunque sea más serio, menos rebelde, más  castigado, menos fresco. Otro Valentino que viene. ¿O es  el mismo oculto? Porque durante todo este tiempo, más  de diez años, no ha dejado la risa. “La tristeza y no sonreír  es algo aburrido. Trato de hacerlo incluso cuando van mal  las cosas. Es mi actitud. No sé comportarme de otra  manera. Así que intento estar contento siempre”.

4


Valentino Rossi