Page 194

PROGRAMA DE ALIANZAS DE LA SOCIEDAD CIVIL

su cronograma, etc. y aprobado, lo que sigue es salir a hacerlo. No es que uno tiene que estar discutiendo todos los días con un funcionario distinto de más arriba o de más abajo, en medio de los “inserts” que la coyuntura mete por la ventana, todos los días avanzando o retrocediendo y buscando el camino alternativo. Es como que la direccionalidad hacia donde uno va construyendo la política institucional desde el organismo no gubernamental, tiene una etapa de discusión y una etapa de ejecución, donde uno discutirá después, a la hora del a evaluación, qué fue lo correcto, lo incorrecto, qué se corrige. En el Estado no es así, en el Estado falta capacidad de planificación, no hay momentos de evaluación, ni habitualmente se trazan indicadores para la evaluación. Entonces, las cosas van transcurriendo en función de cómo se van sorteando los obstáculos y de la mayor o menor capacidad de gestión que tenga cada funcionario. Algo fundamental, introducido quizás desde el mundo académico, es poder pensar desde la idea de política pública. O sea, poder hacer el diseño de una política pública bien fundada. Ahora yo les pregunto: ¿a cuántos funcionarios conocen ustedes que hacen diseño de política pública, que han estudiado planeamiento estratégico o que saben cómo se gerencia la función pública? Es relativamente muy poco lo que hay. Además los vínculos entre funcionarios del Estado y miembros o funcionarios de los organismos no gubernamentales se van a desarrollar según sea la formación y la temática en la cual se hace la integración, que no es siempre igual. Los funcionarios que hoy somos funcionarios pero que venimos del campo de lo no gubernamental y que en cualquier momento podemos regresar al mismo, en general, tenemos alguna temática en la que somos especialistas. No hemos llegado a la función pública por ser punteros o por ser parientes de alguien. Nos unen los temas y dentro de los temas uno puede discutir, estar de acuerdo, no estarlo, o decir “sí estoy de acuerdo, pero los límites son estos”, “si yo quiero llegar a esta meta tengo que usar métodos no tan directos, o subdividirlo en partes por razones prácticas, porque si no tardo un año en licitar las computadoras que necesito para llevarlo a cabo”. Es obvio que depende mucho de los temas y de la formación y de la manera en que el funcionario llegó y ejerce el cargo que ejerce. Lo que quiero decir es que no todos los funcionarios son lo mismo, porque no hay una sola manera de llegar a la función pública. Hay quienes llegan porque han trabajado, hay quienes llegan porque han estudiado, o porque alcanzaron un lugar en el escalafón y han podido ascender al lugar de la conducción; y hay otros que entran a la conducción por la ventana y técnicamente no pueden sostener ningún debate o dependen del asesor, o directamente no les importa el debate y no van al debate sencillamente porque no lo pueden sostener. Desde el punto de vista de la función pública digamos cómo uno las mira a las ONGs, ya que también es cierto que no podemos igualar a todas las organizaciones de la sociedad civil en una categoría unívoca. Por tanto no pongo en la misma bolsa a todas las organizaciones que he ido conociendo. Las hay que realmente son serias, profesionales y que tienen mucho para aportar, y hay otras que son tan punteriles como los punteros que llegan al gobierno. Es más, hay algunos que pelean contra el gobierno porque quieren ocupar ese lugar. -¿Podría explicar qué es un puntero? • Puntero es aquel que intermedia entre las necesidades sociales y el campo de la política. Y como todo intermediario, se queda con el saldo de una cuota de poder. No es un mediador, es un intermediario. En el territorio, los punteros son aquellos que tienen su clientela, por ejemplo para la obtención de subsidios que se consiguen del poder político, y los reparten a su clientela. Representan a personas, pero es una representación que, en el fondo, es una intermediación que le da poder al intermediario y deja sumergido a su cliente. • Un puntero no es un cuadro. Para nosotros un cuadro es quien se ha formado y se continúa formando permanentemente, que le permite, en tanto que cuadro, estudiar y opinar sobre los problemas del Estado, del poder, de la geopolítica –que es el gran tablero en el que se inserta nuestra sociedad– Y que desde las convicciones busca orientar alguna 194

Tallerdeincidenciapolítica  
Tallerdeincidenciapolítica  
Advertisement