Page 1

UNA MIRADA AL INFINITO

H.C. ELIAS Allá donde las estrellas tocan El límite del infinito, donde se escuchan Los pensamientos de Dios El alma se percibe a sí misma Como espejo de luz


ORIGENES I (UNA MIRADA AL INFINITO) EL LENGUAJE CUANTICO Fundamento Oculto en el Génesis Bíblico © Ing. Hiram Castro Elías Registro INDAUTOR No. 03-2011-051611191600-01 ISBN: 9786070048746


Una mirada al infinito nos lleva al origen de todo, que irónicamente surge de la nada. Es un viaje de la conciencia deseosa por reencontrarse consigo misma bajo el principio: “como es arriba es abajo”. Entre más lejos se penetra el infinito, más profundo se llega al alma.


CONTENIDO

Prólogo………………………………………………………….………………..11 De Génesis 1:1 a Génesis 1:8 (Visión cristiana) Génesis “Cero” ELOHIM………………………………………..21 Génesis 1:1 Un Universo de Dimensión Cero en Tiempo Imaginario ……………………………………………..23 Génesis 1:2

Vacío y posibilidades en un mar de

conciencia en movimiento………………………….……..29 Génesis 1:3

Lo que no se ve da origen a lo

que se ve…………………………………………..……….…….38 Génesis 1:4

Un Universo bueno………………………42

Génesis 1:6-8

El Firmamento……………………….……..45

La semántica hebrea, un lenguaje cuántico Kabaláh y la semántica sagrada…………..………………..55 Los nombres de Hashem………………..………..………….55 Las Sephirot…………………………………………………..……..61 Semántica Sagrada……………………………………..…………67


Más allá del principio

Ein Sof (El in-finito)………………………………..……………..77 Ein Sof Or ( La Luz Infinita)…………………………………….77 Iajid – único………………………………………………………….79 Ejad- uno…………………………………………………….………..80 Kadmon- primordial……………………………….…………….83

El origen de los Mundos

Adam Kadmón – El hombre primordial…….…………101 Olam HaTohu- El mundo del caos……………………….105 Olam HaAkudim – El mundo de la unión…………….108 Olam HaNekudim- El mundo de los puntos…………108 Olam HaTikún – El mundo de la rectificación……..116 Olam HaAtzilut – El mundo de la emanación………117 Olam HaBeriáh – El mundo de la creación………….120 Olam HaIetziráh – El mundo de la formación………124 Olam HaAsiáh – El mundo de la acción……………….127


El fundamento oculto en BERESHIT Génesis “Cero” ELOHIM……………………………………..133 Génesis 1:1 Un Universo de Dimensión Cero en Tiempo Imaginario y en Tiempo Real…..….137 Génesis 1:2

Vacío y posibilidades en

un mar de conciencia en movimiento……….…………155 Génesis 1:3

Lo que no se ve da origen a lo

que se ve………………………………………………….………….185 Génesis 1:4

Un Universo bueno…………………….193

Génesis 1:5

El día uno……………………………………199

Génesis 1:6-8 El Firmamento……………………………….207

“Esto fue lo que paso …” ó la verdadera historia de nuestro universo……………………………………………..………...…….213

Epílogo………………………………………………………….……..219 Anexos

1 2 3 4 5

La teoría de cuerdas y la teoría M…….223 La teoría de la Gravedad Cuántica de Bucles (LQG)…….…………………………..227 El modelo geométrico de A.Garrett Lisi……..……………………..………235


PRÓLOGO

Lo que no existe en el Reino No existirá jamás

Una Mirada al Infinito es parte de una trilogía en la que se pretende mostrar mediante un análisis alternativo tanto del Génesis Bíblico, como del Nuevo Testamento, aspectos “ocultos” que paradójicamente revelan un contenido insospechado en cuanto al origen, estructura y funcionamiento de nuestro universo. Este análisis alternativo se fundamenta en el hecho de que los lenguajes semíticos, y en particular en el caso que nos ocupa, el hebreo y el arameo, al usar solo consonantes como raíces, abren la puerta a diferentes interpretaciones, ya que una misma raíz puede significar diversas cosas a la vez en función de las vocales que admita la misma. Es en este sentido que podemos pensar en las lenguas semíticas como un lenguaje propio de la física cuántica. O dicho de otra forma, si la física cuántica tuviera una semántica con la cual identificarse, esta sería la semítica (hebreo, arameo, árabe). En particular tanto el hebreo como el arameo tienen sólo una preposición para poder describir la relación “interna” (con nuestro yo interno) y la relación “externa” (con la naturaleza y la sociedad). De esta forma la preposición para “dentro” y “entre” es la misma y cuando esto ocurre la forma en la que se manejan las voces internas o yo´s interiores está siempre relacionada con la forma


en la que se trata al prójimo y a la naturaleza, es decir las identidades exteriores.

De esto se desprende que las lenguas semíticas no dividan la realidad en dicotomías como mente y cuerpo, conciencia del yo y la naturaleza, “adentro” y “afuera”. Por el contrario proporcionan una gama de palabras para el yo subconsciente todas unidas al ser comunitario, implicando un continuum entre la conciencia y la materia. La visión actual heredada de tiempos de Newton y de René Descartes divide la cosmología, es decir, la forma en la que percibimos nuestro lugar en el universo, de la psicología, o la forma en la que comprendemos nuestra vida interior. La percepción de las lenguas semíticas, al igual que la actual concepción que la física cuántica tiene del universo en que vivimos, reflejan la noción de que existe una sola comunidad que lo incluye todo, desde las galaxias hasta las voces del subconsciente. En términos de esta línea de pensamiento y análisis, Una Mirada al Infinito explora el fundamento oculto en el Génesis Bíblico, llegando a muy interesantes conclusiones respecto al origen de nuestro universo. En El Hombre de las Mil y un Voces siguiendo la misma línea de pensamiento, se estudian los Evangelios como originalmente fueron escritos, en arameo, lenguaje que Jesús utilizaba más frecuentemente.


Al igual que en Una Mirada al Infinito, la visión cuántica y las interpretaciones alternativas nos llevan a descubrir la manera en la que funciona el universo en que vivimos, encontrando que más allá de lo imaginable, tocamos los límites de lo imposible cuando al fin comprendemos la verdad. Por último la trilogía termina con lo que he denominado la zenda de la serpiente, que llevará por título el Relato Perdido de Adán donde se explora el origen y actuar del mal en nuestro mundo, comenzando por su aparición como desecho de la santidad, siguiendo con la rebelión de Satanás, el colapso del primer universo, el surgimiento de la antimateria y la oscuridad, y terminando con la caída de Adán y Eva y su impacto en el nuevo universo; sus alcances, límites y falso poder. Comencemos pues con Una Mirada al Infinito, antes de leer en sí los capítulos de este libro es recomendable revisar primeramente los tres anexos, ya que presentan de forma simple y resumida tres modelos actuales de lo que en física se conoce como la teoría del Todo. Esta clase de teorías pretenden unificar la Relatividad General de Einstein con la gravedad cuántica. A este tipo de teorías también se les conoce como teorías de campo unificado, y básicamente pretenden explicar cómo estaban las cosas antes de que la fuerza de gravedad se separara de las otras tres que existen en nuestro universo – fuerza electromagnética, fuerza nuclear fuerte, fuerza nuclear débilDespués de que la fuerza de gravedad se separó de las otras tres, la física ha contado con leyes y principios totalmente consistentes con la estructura observada de nuestro universo. Es en esta región donde la teoría cuántica opera con éxito, así como las leyes de Newton, las leyes de la termodinámica, el


electromagnetismo, la relatividad tanto especial como general, por mencionar algunas.

Todo el análisis desde la perspectiva de una interpretación alternativa basada en las propiedades cuánticas de la semántica hebrea, así como de los principios y leyes cuánticas aceptadas será igualmente válida sin importar cual modelo de campo unificado estemos suponiendo como acertado. Sin embargo cuando el libro del Esplendor o Zefer HaZohar nos lleve a las regiones de campo unificado en su camino de interpretación del origen de nuestro universo, seré muy claro en señalar el paralelismo que hay entre el fundamento oculto y el modelo con el cual coincida. Este viaje comienza con el análisis de los primeros 8 versículos del génesis basado en una de las traducciones más comúnmente aceptada y que en este caso está representada por la versión Reina-Valera 1960 de la Biblia Cristiana. A pesar de no contar en este punto con los comentarios del Zohar, las conclusiones a las que se llega son interesantes y lo más importante no contradicen lo que más adelante surgirá del estudio desde la perspectiva Hebrea, son algo así como la punta del Iceberg. ¿Cómo comenzó todo?, bueno, todo comenzó más allá del tiempo y del espacio, más allá de la materia, más allá de todo lo visible, e incluso de todo lo invisible, con un único Ser, el Ein Sof, el In-finito, un Ser supremo que es a la vez el Todo absoluto y la Nada absoluta. Este Ser irradia una Luz Divina llamada Ein Sof Or.


Uno de los más grandes problemas para entender la existencia de un Di-s infinito, eterno, donde solo la unicidad tiene cabida, es la manera en la que lo infinito puede limitarse a sí mismo y hacerse finito; y luego cómo de lo uno surge lo múltiple. Del no tiempo, el tiempo como lo percibimos, e incluso el espacio. La solución a este problema viene representada en la cosmología hebrea con lo que se denomina la contracción de la luz infinita o Tzimtzum. Esta primera contracción genera una atmósfera primordial Avir Kadmon y dentro de ella el jalal vacío. Aquí surge por primera vez la posibilidad de lo finito dentro de lo infinito. Este vacío es iluminado nuevamente por un rayo de luz Kav y a través de oscurecimientos sucesivos de esta luz, diferentes mundos van surgiendo. Uno de estos mundos es el mundo del caos. En un principio la luz divina emanada del Ein Sof requirió de recipientes para poder ser recibida en cada mundo, pero esta luz era muy fuerte y 7 de los 10 recipientes de este mundo se rompieron, los pedazos rotos que no pudieron absorberse en los 4 mundos de la santidad, es decir los desechos, cayeron a un mundo apartado de esta. Parte de la luz que debió ser recibida por estos recipientes retorno a su fuente, pero los pedazos se quedaron cada uno con una chispa de santidad y dieron origen a las llamadas kelipot o gemelas malvadas de las sephirot o emanaciones divinas. Este aparente intento fallido y digo aparente porque nada es por azar cuando Di-s crea, permitió la existencia en los mundos que habrían de crearse de lo que se conoce como Libre Albedrío. En el mundo de la santidad se originaron a raíz de la rectificación del mundo del caos 4 mundos, el de la emanación, el de la


creación, el de la formación y el de la acción. De este último es de donde surge nuestro universo. Conforme la luz Kav iba sufriendo continuas contracciones y oscurecimientos, la unicidad se iba transformando en multiplicidad. Lo infinito en finito. Las formas iban surgiendo y el espacio de ser un ente espiritual se volvía un ente físico. El no tiempo daba origen al presente y a la noción consciente de pasado y futuro. Terminada la formación de estos mundos comienza la creación de nuestro universo. Los primeros 8 capítulos del génesis se analizarán desde la perspectiva cristiana y luego desde la hebrea y conjuntado ambas visiones encontraremos que en génesis 1:1 se prefigura lo que habría de ser el primer universo tanto en tiempo imaginario como en tiempo real. Sin embargo sólo desde la perspectiva Hebrea se intuye que este primer universo realmente existió en tiempo real, ya que desde la perspectiva cristiana esta etapa del universo no se puede dilucidar. En génesis 1:2 Se lee entre líneas que el actual universo surge de la rectificación de un universo previo que debido a la rebelión de Satanás tuvo que ser destruido y rectificado. También en la Torá se encuentra la pista para entender que fue lo que se dañó en el primer universo a raíz de la rebelión y propició tal destrucción. Otro punto importante es que el hombre no fue creado sino hasta el actual universo como elemento necesario para la rectificación completa del universo original.


En génesis 1:3 de acuerdo con la teoría del Big-Bang ocurre el gran estallido, o en su defecto de acuerdo tanto a la teoría de cuerdas [TC] como a la teoría de la gravedad cuántica de bucles [LQT], ocurre el gran rebote. En génesis 1:4 se retoma la idea de rectificación del nuevo universo creado cuando Di-s dice que la luz es buena, pues nos está hablando entre líneas de la teshuvá. El secreto de la teshuvá radica en convertir completamente lo pasado en bien. Esta transformación en si misma requiere, paradójicamente, atraer la luz desde el futuro hacia el pasado, involucrando así el misterio del tiempo. También en este versículo se hace énfasis en la separación entre el medio de transmisión (oscuridad) y lo que será transmitido (luz) pues tanto la luz como la oscuridad enrarecen su naturaleza y se hacen más materiales que etéreas. En génesis 1:5 se devela que la oscuridad primordial es distinta en grado, más no en esencia de lo que llamamos noche, que es un medio inmutable de transmisión de Información en su forma más sutil, pero que conforme se hace más densa también se transforma en un medio de transmisión de energía. Que en la esencia de la oscuridad están contenidos los campos mórficos, las dimensiones espaciales y la dimensión temporal. Y que también es ese “vacío” que permea la oscuridad-noche de nuestro mundo que está plagado de energía y materia oscuras. Además que en cuanto a naturaleza no hay diferencia entre ella y la luz, tan solo difieren en grado, es decir en “color”. Por último en génesis 1:6-8 tiene su origen el segundo cielo [expansión- o firmamento], junto con el tercer cielo que bien


podría fungir como el hogar de los universos paralelos incluido el nuestro. Esta etapa inicia con la separación de la fuerza nuclear fuerte de las otras dos, pues la fuerza de gravedad ya se había separado, y continúa hasta que finalmente las cuatro fuerzas quedan diferenciadas y actuando independientemente. Finalmente en el capítulo “esto fue lo que pasó…”, se describe la historia detrás de nuestro universo actual, desde la creación a partir de la nada del primer universo, su casi colapso, su rebote, su parcial rectificación y el surgimiento de nuestro universo actual a raíz de todos esos eventos, así como las características que heredamos de ambas etapas del primer universo, es decir la asociada a como era antes de la rebelión de Satanás, y a lo que ocurrió posteriormente a este evento. Para finalizar no debemos perder de vista que de acuerdo a estos lenguajes [hebreo, arameo], todos somos parte del todo y el todo está en cada uno de nosotros, es así que cabe pensar en las Escrituras como un ente auto contenido, es decir que cada parte contiene al todo y el todo está contenido en cada parte. De igual forma nuestro universo tiene una naturaleza holográfica respecto a su propio plano y no solo eso sino que también todos los mundos están contenidos en cada ente y parte simultáneamente. Esto es que en donde está nuestra conciencia están actuando conjuntamente el mundo de la emanación, el de la creación, el de la formación y el de la acción. Y dentro del de la acción, el plano cuántico, el molecular, el macroscópico y el del macrocosmos.


Todos estos mundos son diferentes no solo en grado, sino que en lenguaje, naturaleza y esencia y todos actúan simultáneamente dentro de una cadena de puntitos de dimensión cero o cadenas de “hoy´s” en cada parte del universo. No podemos dejar de maravillarnos al darnos cuenta que en cada puntito del universo está contenido el infinito; todo lo que existirá, sino existe ahí no existirá jamás. Donde todos los mundos coexisten en un eterno ahora y representan en sí mismo el milagro de lo finito contenido en lo infinito y de lo infinito contenido en lo finito, desde donde Hashem [ El Nombre] irradia incesantemente su gracia y misericordia antepuestas al juicio para recrear continuamente los mundos y sus criaturas.


DE GÉNESIS 1:1 A GÉNESIS 1:8 (Visión cristiana)

Génesis “cero” ELOHIM

El comienzo tiene lugar cuando la conciencia pura que se ve a sí misma crea dentro de su naturaleza esencialmente unificada la estructura tripartita de Padre “observador”, Hijo “observado” y Espíritu “acto de observación”. A partir de ahí a ese nivel muy profundo de realidad, la conciencia crea creación de modo que sí, sÍ existe una relación muy íntima entre el Padre “observador” y el Hijo “lo observado”, sin duda están unidos como un todo inseparable en la base de la creación.

Evangelio de Juan 1:1

1 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. De acuerdo a la doctrina Judeo-Cristiana DIOS creó el Universo, cosa que se relata en el Génesis Bíblico, por su parte la ciencia acepta la teoría del Big Bang como una explicación bastante plausible de dicho origen. ¿Habrá algún tipo de relación entre ambos?, ¿será posible que hablen de lo mismo?


Génesis 1:1 Un Universo de Dimensión Cero en Tiempo Imaginario

1

En el principio creó Dios los cielos y la tierra

Podemos dividir el versículo en cuatro partes, primera “en el principio”, segunda “creó”, tercera DIOS y cuarta “los cielos y la tierra”. La primera parte obviamente hace alusión a un inicio, luego en la segunda utiliza la palabra hebrea para crear que es Bará, la cual significa “crear de la nada”. En la tercera parte se da el crédito de la creación a un ser supremo “DIOS”. El nombre hebreo para DIOS es (YHVH) YAVAH, de donde se forma el nombre YAHVEH que significa el que existe en Sí mismo, o el que es lo que El es, en otras palabras YO SOY. Por último el versículo habla de los cielos y la tierra. Y es muy importante notar que la palabra cielo está en plural ya que en la Biblia se mencionan tres cielos, el primero corresponde a la atmósfera terrestre, el segundo a la bóveda celeste (nuestro Universo) y el tercero un cielo más allá de nuestro Universo. Parece que YAHVEH creó no solo nuestro universo, sino también el Multiverso hogar de las Branas de la Teoría M. Veamos que tenemos hasta aquí, a un DIOS que existe en Sí mismo, el que es lo que El es, creando de la nada absolutamente todo lo que existe.


Toda creación conlleva plasmada en ella el carácter y la esencia de su creador, por lo que es de esperarse que este versículo no sea la excepción. ¿Qué sabemos del creador? que existe en Sí mismo, que es lo que El es. Es claro que en esta descripción de la esencia de DIOS no hay cabida para la noción de tiempo, al menos no como lo percibe nuestra mente. Así que YAHVEH creó un Universo que simplemente es. Un Universo YO SOY. ¿Cómo podemos entender lo que significa un universo que simplemente es? Tal vez la física pueda ayudarnos un poco a aclarar esta situación, sabemos que nuestros sentidos perciben todo lo que nos rodea dentro de un marco de espacio y tiempo. En donde el espacio es la distancia de separación entre cuerpos y su percepción nos ayuda a definir su ubicación relativa a otros cuerpos con la ayuda de la noción de alto, ancho y largo. Por su parte la idea de tiempo va ligada a la de movimiento o cambio de lugar en el espacio, así como a la idea de transformación respecto a uno mismo. Si quisiéramos representar en una hoja una figura geométrica plana por ejemplo un triángulo, bastaría con dibujarlo, pero si quisiéramos ubicarlo dentro de la hoja, tendríamos que dibujar un sistema de referencia, para lo cual habría que dibujar dos líneas perpendiculares y para mayor certeza en la referencia, a la línea horizontal le llamaríamos coordenada “x” y a la vertical coordenada “y”. Si quisiéramos referir además de su posición su


movimiento, tendríamos que agregar a este sistema de referencia un tercer eje perpendicular a los existentes, en este caso ese eje saldría de la hoja formando un ángulo de 90° con su superficie. A este eje le denominaríamos la coordenada t (tiempo real). Describir el movimiento del triángulo en este sistema de referencia equivaldría a recorrer la hoja donde esta dibujado el triángulo sobre el eje de tiempo real de esta forma podríamos referir su posición a cada momento. Como vimos en un universo que simplemente es no tiene cabida la noción de tiempo real, así que para concebir algo que nos permita acercarnos un poco más al entendimiento de un universo así debemos convertir la coordenada temporal en coordenada espacial. En secundaria nos enseñaron que además de los números reales, existían los números imaginarios que se representaban agregando al número real la letra i, donde i representa la raíz cuadrada de -1, de esta forma si en vez de utilizar un eje temporal de tiempo real, lo sustituimos por uno de tiempo imaginario es decir τi, entonces el triángulo quedará referido a un sistema de coordenadas espaciales únicamente y en este sistema un movimiento en tiempo real, se vería como una deformación geométrica del cuerpo, más no como un desplazamiento en el espacio. Como consecuencia, en este tipo de universo es decir en tiempo imaginario solo existe el HOY, todo es simultáneo. Y no sólo eso sino que también todo ocurre en un mismo lugar de dimensión cero.


Todo cuanto ha existido y cuanto podrá existir se creó así en dimensión cero y tiempo imaginario, una infinidad de posibilidades entrelazadas en un eterno HOY. Salmo 139: 2-4

2

Tu has conocido mi sentarme y mi levantarme. Has entendido desde lejos mis pensamientos.

3

Has escudriñando mi andar y mi reposo, Y todos mis caminos te son conocidos.

4

Pues aún no está la palabra en mi lengua, Y he aquí, oh Jehová, tú la sabes toda

Un universo descrito en tiempo imaginario a pesar de ser finito no tiene fronteras ni singularidades. Es como una “esfera” de dimensión cero. Esta Universo que simplemente es, en sustancia es conciencia pura y lo que no existe dentro de lo así creado no existirá jamás. Este primer movimiento del génesis donde en el principio DIOS crea de la nada un Multiverso en tiempo imaginario conteniendo una infinidad de posibilidades en una región de dimensión cero, es anterior al llamado Big-Bang. La Biblia nos da una definición muy apropiada de lo que es la noción de tiempo imaginario en Eclesiastes (El predicador)


Ecl 3:15

3:15 Aquello que fue, ya es; y lo que ha de ser, fue ya; y Dios restaura lo que pasó.

También se avala la aseveración de que en la creación DIOS incluyó una infinidad de posibilidades en Efesios 2:10 y en 1 Pedro 1:20

Efe 2:10 2:10 …para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviéramos en ellas…

1Pd 1:20 1:20 Ya destinado desde antes de la fundación del mundo…

Así como confirma que la dimensionalidad de su creación es cero en Hebreos 11:3

Heb 11:3

11:3 Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía.


Génesis 1:2 Vacío y posibilidades en un mar de conciencia en movimiento Antes de entrar de lleno a la descripción del origen de nuestro Universo, cabe mencionar otra característica importante del carácter del Creador, pues su nombre (YHVH) YAVAH no solo encierra su atributo YO SOY, sino que contiene también la idea de llegar a ser, es decir, llegar a ser conocido, indicando así una revelación continua, progresiva que DIOS hace de Sí mismo, entonces combinando estas ideas se llega al significado del nombre Jehová: El es el que existe en Sí mismo y se revela a Sí mismo. Como vimos el universo creado en tiempo imaginario se identifica con el atributo de la Deidad YO SOY, mientras que en la descripción del universo en tiempo real que se hace a partir de génesis 1:2 se nos revela a Sí mismo ELOHIM. Esta revelación es necesaria pues nuestra mente no puede comprender y mucho menos percibir un universo donde todo ocurre simultáneamente y en un lugar de dimensión cero, por esto a partir de génesis 1:2 comienza esta revelación en tiempo real, es decir en el tiempo que comprendemos y percibimos, de todo lo creado.

Gen 1:2 Y la tierra estaba desordenada y vacía y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas


Hagamos lo mismo que en el caso de génesis 1:1 y separemos el versículo en varias partes, en la primera la frase… y la tierra estaba desordenada y vacía…, en la segunda … y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo; y en la tercera … y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.

Y la tierra estaba vacía y desordenada….

Si por tierra no entendiéramos nuestro planeta sino en su lugar la interpretáramos como sustrato, o base o cimiento, podríamos equipararla a la región de dominio de la gravedad cuántica, o región de Campo Unificado donde los efectos cuánticos prevalecen. El concepto de orden podemos asociarlo a algo establecido, único y bien determinado, en contra el desorden lo podemos asociar con lo diverso, indeterminado, en pocas palabras con posibilidades. De esta forma esta frase podría indicarnos la existencia de una región de Campo Unificado donde sólo había vacío y posibilidades. ¿Por qué no menciona que los cielos estaban vacíos y desordenados?, porque en este momento de la historia en tiempo real los cielos aún no se expandían, en esencia aún no existían como tales, en cierta forma estaban fundidos con la “tierra”.

…y las tinieblas cubrían la faz del abismo…


¿Qué se nos viene a la mente cuando escuchamos la palabra “tinieblas”?, sin duda oscuridad pero también desconocimiento, algo con lo que se pretende ocultar o esconder. Por su parte la idea de abismo nos sugiere algo profundo, imponente, quizás incluso sin fondo, pero delimitado en virtud de que se utiliza la palabra faz que denota cara o superficie. Extrapolando esta idea al lenguaje usado en la teoría del Big Bang, podemos equiparar este abismo a lo que se conoce con el nombre de singularidad dentro de esta teoría, esta singularidad surge necesariamente en el modelo del Big-Bang desarrollado en tiempo real, conforme el modelo se va acercando al momento del inicio o del gran estallido. De esta forma en la segunda frase del versículo se hace referencia a la existencia de una singularidad delimitada por una frontera cubierta por una profunda oscuridad, tanto en el sentido físico de ausencia total de luz, como en el sentido de desconocimiento absoluto, pues en dicha región no son válidas las leyes físicas que rigen nuestro universo en tiempo real. Esta singularidad es consecuencia del marco de referencia que utilizamos, es decir es consecuencia de una teoría formulada en tiempo real siendo similar al caso de la retrogradación de los planetas, movimiento aparente que resultaba de suponer que la tierra era el centro del universo, pero que desaparecía cuando el modelo utilizado para la descripción del movimiento planetario suponía al Sol como el centro y consideraba a la Tierra como cualquier otro planeta en movimiento alrededor de éste.

…y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.


Siguiendo el mismo esquema de análisis separemos en dos partes la frase anterior, primera …y el Espíritu de Dios se movía …; segunda … sobre la faz de las aguas. El Espíritu de DIOS se movía, bien cuando hablé de génesis cero comenté que la conciencia unificada se partía en tres, el Padre (observador), el Hijo (lo observado) y el Espíritu (acto de observación), es claro que las dos primeras personas conllevan una idea de estaticidad, pero la tercera persona implica acción, por lo que no es raro que en tiempo real la movilidad aparezca asociada al Espíritu y no a las otras dos personas de la Deidad. Cabe notar que en génesis 1:1 DIOS no menciona la creación de las aguas, solo los cielos y la tierra, ¿entonces que son estas aguas que simplemente aparecen en escena como si existieran de siempre? En efecto las aguas son algo que han existido por siempre, son esa conciencia pura, esa sustancia de la que está hecho el universo de gen:1:1. Y para justificar esta aseveración, vayamos al Evangelio de Juan capítulo 7 versículo 38, y a Apocalipsis capítulo 21 versículo 6,

Jn 7:38 El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva.

Ap. 21:6 YO soy el alfa y el omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida.


Al hablar de faz hablamos de algo similar al objeto que se contiene pero con ciertas diferencias, es decir aunque son de la misma naturaleza, sus propiedades son ligeramente distintas. Tal vez el versículo primero del Evangelio de Juan, podría ayudar un poco,

Jn 1:1 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios

Con base a este versículo podemos pensar en las aguas como El Padre, y en la faz de las aguas como El Hijo (el Logos de DIOS). Esta interpretación también puede encontrar sustento en el libro de Colosenses capítulo 1 versículos del 15 al 17 y en el Evangelio de Juan capítulo 1 versículo 3.

Col 1:15-17 15

16

Es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación

Porque en Él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de Él y para Él.

17

Y el es antes de todas las cosas y todas las cosas en el subsisten


Jn 1:3 3

Todas las cosas por él fueron hechas y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho.

Cuando el Espíritu se movía sobre la faz de las aguas, estaba por realizarse el primer acto de observación. De la teoría cuántica sabemos que el acto de observar transforma en cierto sentido a las posibilidades en partículas de experiencia. Y también que el Universo es un mar de conciencia en movimiento. El acto que estaba por realizarse por primera vez dentro del marco de tiempo real era el acto mediante el cual ese mar de conciencia en movimiento se tornaría en materia y forma. Como esta es una narración en tiempo real, este segundo versículo del génesis desde la perspectiva de la teoría del Big Bang tendría lugar en un intervalo de tiempo que inicia en 10⁻⁴⁵ segs. y termina en 10⁻⁴³segs. donde las cuatro fuerzas que operan en nuestro universo, es decir la fuerza de gravedad, la fuerza nuclear fuerte, la fuerza nuclear débil y la fuerza electromagnética estaban unidas, o mejor dicho aún no se diferenciaban y manifestaban como tales. Conjuntando ambas narraciones ocurre que en el lapso de tiempo entre 10⁻⁴⁵ segs. y 10⁻⁴³ segs., anterior a la gran explosión había posibilidades y vacío, la existencia de una singularidad delimitada por una frontera cubierta por una profunda oscuridad, y un mar de conciencia en movimiento lista para sujetarse a sí misma al proceso de creación a través del primer acto de observación.


Hay un versículo muy interesante en el libro de proverbios, en el capítulo 8 y es el versículo 27.

Prov. 8:27

27

Cuando formaba los cielos, ahí estaba yo; Cuando trazaba el círculo sobre la faz del abismo;

Es muy importante notar que la palabra abismo va ligada a la palabra cielos. Trazar el círculo sobre la faz del abismo nos sugiere la definición del Horizonte de los Eventos, concepto ligado a toda singularidad conforme a la teoría de la Relatividad General. Este horizonte define la frontera que separa la región donde las leyes de la física son válidas y la región de oscuridad de la que nada se sabe dentro de la singularidad.


Génesis 1:2 10⁻⁴⁵ segs. – tiempo real - 10⁻⁴³ segs.

Horizonte de los eventos

Fg / Fnf / Fnd / Fem Fuerzas Unificadas

Faz de las aguas

Mar de Consciencia en movimiento Faz del abismo

Tierra Región de Campo Unificado

Posibilidades Singularidad

Frontera de la singularidad

Vacío

Fg- Fuerza de gravedad

Fnf- Fuerza nuclear fuerte

Fnd- Fuerza nuclear débil

Fem- Fuerza electromagnética

Fig. 1

Es justamente en este rango de tiempo entre 10⁻⁴⁵ segs. y 10⁻⁴³ segs. que las cuatro fuerzas aún no están diferenciadas, estamos hablando de la región de campo unificado. Es en esta región, donde de acuerdo a la TC [teoría de cuerdas] habría 10 dimensiones espaciales aun no diferenciadas y una


temporal, además de hilitos de proto-energía, listos para comenzar a vibrar. Por su parte, la LQG [teoría de la gravedad cuántica de bucles] nos revela que solo existiría espacio tiempo cuantizado y listo para trenzarce. Por último, la teoría de Lisi preve una estructura geométrica correspondiente al grupo E8 de Lie, con una naturaleza del tipo holográfica, sujeta a un punto en el espacio-tiempo lista par comenzar a girar y “retorcerse”. Ya sea por vibración, trenzado o “retorcimiento”, todo estaba listo par el surgimiento progresivo de las partículas del modelo estándar y con ello de nuestro universo.


Génesis 1:3 Lo que no se ve da origen a lo que se ve El evento anterior terminó en 10⁻⁴³ segs., ¿Por qué, que fue lo que ocurrió en este tiempo? La respuesta la encontramos en el tercer versículo del génesis que dice

Gen 1:3 Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz

Nuevamente dividamos el versículo en tres partes, primera … Y dijo Dios, segunda …sea la luz; tercera … y fue la luz. Cuando leemos la primera parte del versículo la frase dijo DIOS nos sugiere la idea de que DIOS se expresa, en otras palabras es el Hijo, la segunda persona de la Deidad la que es responsable, en tanto el Verbo de DIOS es la expresión de DIOS. Sea la luz… en este importante momento participan las tres personas de la Deidad, la expresión del Padre es el Hijo y el Espíritu del Padre se mueve sobre el Hijo. En el momento en el que el Espíritu de DIOS realiza el primer acto de observación sobre lo observado que es el Hijo, ese mar de conciencia en movimiento de inmediato toma una variedad de formas que en última instancia darán origen a la ilusión que llamamos realidad. Surgirá la materia, pero ¿qué es en sí la materia?, en realidad solo es forma, pues todo está hecho en esencia de la misma sustancia, conciencia, por tanto lo único diferente es la forma.


De todas esas historias posibles del universo ¿cuál fue la elegida para la conformación del nuestro?, ¿qué nos dice la Física Cuántica?, ¿Cómo quedó estructurado? En ese instante es decir en 10⁻⁴³ segs. se conformaron al menos tres dimensiones de espacio y una de tiempo real, se formaron dos tipos de campos de información, uno estático conteniendo la información asociada a cada cosa que podría existir aún antes de existir, otro dinámico el cual tendría la capacidad de aprender, es decir guardar información, modificarla y hacerla accesible a cada ente creado. Estos campos de información operan similarmente a la información contenida en una especie de torbellino de “frecuencias” a manera de lo que ocurre en un holograma antes de ser decodificado en imágenes. O tal vez se almacenan en una especie de bits cuánticos o qubits los cuales a diferencia del bit que solo puede valer 1 ó 0, pueden valer 1 y 0 simultáneamente. (ver anexos 1 y 2).

Gen 2:5 Y toda planta del campo antes que fuese en la tierra, y toda hierba del campo antes que naciese…

Al mismo nivel de los campos de información quedan “plasmadas” todas las posibilidades de todo lo que podría ser, por eso lo que no existe en este reino, no existirá jamás. Este primer acto de observación propicia la separación de la fuerza de gravedad de las otras fuerzas, de tal forma que surge la primer partícula elemental (por ahora hipotética) que lleva por nombre gravitón.


Según la TC [tería de cuerdas] estas al vibrar de acuerdo a un “tono”, producen diferentes tipos de partículas. De esta forma el gravitón que proviene de una cuerda cerrada, sería creada por dicha cuerda. De forma similar si usamos a LQT como modelo de campo unificado, el gravitón provendría de un conjunto de giros de un cierto tipo de trenzado en el espacio tiempo. Por último de acuerdo con Lisi, esta partícula tendría su origen en un giro de la geometría E8, sin embargo, en última instancia y sin importar cuál de los 3 modelos sea el más acertado, el gravitón absorbería la información de quién es y por tanto qué se supone que debe hacer de su campo estático de información y una vez haciendo lo que debe hacer alimentaría con su experiencia al campo dinámico de información para que los siguientes gravitones no sólo supieran quiénes son y que deben hacer, sino que aprovecharan la experiencia de sus antecesores. Y fue la luz, última frase del versículo nos deja muy claro que el universo fue obra de una creación, tal como lo refiere el versículo 9 del salmo 33.

Sal 33:9 9

Porqué él dijo, y fue hecho; El mandó, y existió

En un sentido amplio luz es toda radiación electromagnética existente, pero también luz en el sentido en que se usa en este versículo puede representar la unidad del todo que habría de constituir lo que llamamos realidad. Lo opuesto a las tinieblas, lo opuesto a la nada; luz o existencia.


Metafóricamente hablando es como si ese primer acto de observación hubiera producido un destello de “luz”. Propiamente hablando, ese primer acto de observación no es otra cosa que el primer destello de existencia. Aquello que no se veía comenzaba a dar origen a lo que se ve. Ese primer acto de observación dejo su huella en lo que se denomina radiación de fondo o remanente del Big Bang. Había comenzado la historia del Universo visible. Este destello de “luz” (primer destello de existencia) tiene lugar en el horizonte de los eventos.


Génesis 1:4 Un Universo bueno Gen 1:4 Y vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas

Nuevamente analicemos el versículo separándolo en partes, primera… y vio Dios que la luz era buena, segunda, …y separó Dios la luz de las tinieblas. DIOS vio que ese universo visible era bueno, y es muy importante remarcar que no menciona que era perfecto, simplemente que era bueno. Un universo perfecto requiere de una mente perfecta para entenderlo, para sentir un Universo bueno basta un corazón humilde. Y separó DIOS la luz de las tinieblas… aquí comienza la expansión del universo, alejando lo originado a consecuencia del primer acto de observación del horizonte de los eventos de la singularidad. Esto nos sugiere que después del primer acto de observación, el cual dio origen al gravitón al separarse la fuerza de gravedad de las otras tres fuerzas, también se desencadenó un mecanismo de expansión es decir de alejamiento de la singularidad (las tinieblas), o mejor dicho, de alejamiento del horizonte de los eventos. Isaías 40:22 22

…el extiende los cielos como una cortina, los despliega como una tienda para morar.


Sal 104:2

2

El que se cubre de luz como de vestidura, que extiende los cielos como una cortina

De acuerdo a la teoría del Big-Bang, génesis 1:3 ocurrió en 10⁻⁴³ segs. mientras que génesis 1:4 entre 10⁻⁴³segs. y 10⁻³⁶segs.

Génesis 1:3-4 10⁻⁴³ segs.- tiempo real- 10⁻³⁶ segs.

Fuerza de gravedad

10⁻⁴⁵segs

Se separa de las otras 3 10⁻⁴³segs Fnf Fg

Fnd Fem

“LUZ” Inicia la Expansión

Horizonte de los eventos 10⁻³⁶segs

Fig. 2


Génesis 1:6-8 El Firmamento En este punto vale la pena recapitular, en génesis 1:1 ELOHIM CREA de la nada un universo de dimensión cero en tiempo imaginario, en génesis 1:2 EL HIJO es quien SUSTENTA el Universo invisible y visible, en génesis 1:3 y 1:4 el ESPÍRITU DE DIOS GENERA el Universo visible. Veamos que ocurre en el lapso de tiempo comprendido entre 10⁻³⁶segs. y 10⁻³²segs. En los primeros cinco capítulos del génesis termina la primera etapa del origen del universo, en los versículos 6 al 8, se describe la segunda etapa, la que se conoce como la etapa de inflación según la teoría del Big Bang.

Gen 1:6 Luego dijo Dios: Haya expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas

Gen 1:7 E hizo Dios la expansión, y separó las aguas que estaban debajo de la expansión de las aguas que estaban sobre la expansión. Y fue así.

Gen 1:8 Y llamó Dios a la expansión Cielos…


En 10⁻³⁶ segs. la fuerza nuclear fuerte se separa de las dos restantes es decir, de la nuclear débil y de la electromagnética, pues la fuerza de gravedad para entonces ya estaba separada. Este evento provoco el fenómeno llamado inflación, que significa un crecimiento muy acelerado del insipiente universo. En génesis 1:8 DIOS llama a la expansión Cielos, pero para poder comprender los dos versículos anteriores debemos recordar que Cielos comprende tanto la atmósfera terrestre, como la bóveda celeste y el hogar de los universos paralelos incluido el nuestro. Es justamente en este momento que génesis 1:6 y 1:7 nos dice que DIOS hizo el firmamento, separando la conciencia que lo sustenta en dos regiones, la que estaba debajo, es decir dentro de nuestro Universo y la que está sobre, es decir en la región externa a nuestro Universo. También es en esta parte del desarrollo de nuestro universo, y con base en la TC, donde a consecuencia de esta inflación acelerada en la región de dominio cuántico 6 de las dimensiones espaciales se contrajeron y más allá del dominio de esta región otras 3 dimensiones espaciales se expandieron. Ambas engarzadas por una dimensión de tiempo real, suceso que desencadenó la formación del firmamento. También es aquí donde la onceava dimensión se expande y se constituye en hogar de los universos paralelos incluido el nuestro o mejor conocidos como branas conforme a la Teoría M. En otras palabras, el tercer cielo. Algo similar podría inferirse si usamos como modelo la LQT, solo que en este caso el espacio tiempo cuantizado sería el promotor del firmamento.


Resumiendo, fue en este instante donde se diferenciaron las dimensiones espaciales para dar origen a tres regiones, la cuántica, la cósmica y la que se encuentra más allá del firmamento. Al final de este periodo en 10⁻³² segs. comienzan a aparecer las primeras partículas elementales, los llamados quarks, así como sus anti-partículas los antiquarks. Esto independientemente si se originan de la vibración de cuerdas, de trenzado del espacio tiempo, o de giros geométricos de un grupo de Lie (E8). Pero siguiendo con lo predicho y observado de acuerdo a la Teoría de la Relatividad General, en los Cielos (firmamento) conforme continúo la expansión también se generaron agujeros negros, hecho que igualmente es mencionado en la Biblia, en el libro de proverbios capítulo 8, versículo 28.

Prov. 8:28

28

Cuando afirmaba los cielos arriba, cuando afirmaba las fuentes del abismo

En este versículo se sugiere la formación de las fuentes (estrellas con masa crítica) que darán origen a singularidades (abismo) es decir, a la creación de agujeros negros como parte del proceso de la formación de los cielos (cosmos o firmamento). Además, de acuerdo con Prv. 8:27 (versículo que se mencionó en gen 1:2) no existe singularidad “desnuda” pues trazó un círculo sobre la faz del abismo, es decir cubrió las singularidades con el horizonte de los eventos.


Génesis 1:6-8 10⁻³⁶ segs. - tiempo real - 10⁻³² segs.

Universos Paralelos Onceava Dimensión

Se separa la fuerza nuclear fuerte de las 2 restantes

10⁻³⁶Segs

Expansión

10⁻³²segs

“COSMOS”

Primeras partículas y antipartículas (Quarks y anti quarks)

Fig. 3

Cada fuerza, cada partícula que va apareciendo en el relato de los orígenes del universo surge por cambio en la “forma” de un ente común preexistente, [cuerdas, trenzas o geometría] y absorbe el conocimiento de lo que es del campo de información creado previamente.


De acuerdo al génesis Bíblico, lo descrito desde génesis 1:1 a génesis 1:5 tiene lugar en un día o mejor dicho en el primer día, de acuerdo al Big-Bang esa primera etapa ocurrió entre 10⁻⁴⁵segs. Y 10⁻³⁶segs. , luego en el segundo día ocurrió lo descrito en gen 1:6 a gen 1:8 que abarca desde el proceso inflacionario del universo hasta la formación de nuestra galaxia, nuestro sistema solar y de nuestra tierra, esto es un intervalo aproximado de nueve mil doscientos millones de años iniciando en 10⁻³⁶segs. Lo más notable de los dos periodos anteriores independientemente de si duraron un día cada uno o escalas de tiempo infinitamente pequeñas o tremendamente enormes, es que ambas visiones concuerdan en cuanto a la diferenciación de las etapas, ambas describen dos etapas diferentes en el origen del universo y lo narrado en ambas etapas coincide en cuanto a los sucesos que tuvieron lugar en cada una de ellas. Además la diferencia de escalas de tiempo para cada etapa, nos indica que desde el principio la noción de intervalo de tiempo real desde la perspectiva de Dios (tiempo imaginario), ha sido muy diferente a la noción de tiempo real desde la perspectiva humana. Así que para lo que a nosotros nos parece un instante o una eternidad, para Dios es simultáneo y nos lo presenta en tiempo real a manera de intervalos de tiempo regulares (un día). Segunda de Pedro capítulo 3 versículo 8 dice,

Pe 3:8 1 8

Más, oh amados, no ignoréis eso: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día.


De igual forma en el salmo 90 versículo 4 dice,

4

Porque mil años delante de tus ojos, son como el día de ayer, que pasó. Y como una de las vigilias de la noche

A partir de génesis 1:9 nuestro amado planeta se convierte en el protagonista del relato de DIOS sobre el origen de la vida. Es por esto que en lo que a interpretación cuántica se refiere, en gen 1:8 se da por terminada pues a partir de gen 1:9 los efectos cuánticos dejan de ser los protagonistas del relato y dan paso a las leyes de la física clásica y relativista debido a que las 3 dimensiones de espacio que habrían de expandirse ya lo habrían hecho, pero no nos confundamos, pues en modo alguno los efectos cuánticos abandonan su protagonismo en nuestro universo, lo que sucede es que dejan de ser la estrella del relato, aunque no salen de escena.

Sal 19:1 1

Los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento anuncia la obra de sus manos

NOTA: Desde mi punto de vista los versículos 6-7-8 de génesis son muy importantes, pues al utilizar la palabra cielos y haber tres tipos de ellos, describe de forma superpuesta la creación de cada uno. En el nivel que analizamos describía la creación del firmamento separando así nuestro universo de sus co-moradores de la onceava dimensión. Pero si entendiésemos cielos por


atmósfera terrestre, describiría justo eso su formación, y en esto no profundizaré pues es la interpretación clásica que viene en cualquier Biblia de estudio. Es claro que por analogía también describe mediante la separación de las aguas la creación del tercer cielo. De esta forma el universo visible es decir el descrito en tiempo real, está conformado por un mar de conciencia en movimiento conteniendo una infinidad de posibilidades, campos de información estáticos y dinámicos donde está contenida la información que limita y ordena los procesos. Según la TC, 10 dimensiones de espacio y una de tiempo real, 6 de las cuales están ocultas o contraídas a nivel cuántico, 3 están expandidas y una adicional que sirve de “hábitat” a la infinidad de universos paralelos incluido desde luego el nuestro. Hay unas estructuras que no son información pero tampoco son propiamente ni materia ni energía a las que llamamos cuerdas que como dijimos bien pueden jugar el papel del “alma” del universo. Estas cuerdas al interactuar con las 6 dimensiones enrolladas o contraídas del nivel cuántico producen como quien toca una nota haciendo pasar aire a través de las claves de un instrumento de viento una partícula de tipo quark, fotón, gluón, etc. cuya interacción y agrupación da origen a la materia y energía, así como a la interacción entre ellas. De forma análoga y de acuerdo a la LQT, el universo se comportaría como un enorme ordenador cuántico (computador), embebido en un espacio tiempo discreto o cuantizado de 3 dimensiones espaciales y una temporal, donde las partículas y fuerzas tendrían su origen en giros de trenzas de espacio tiempo.


También esta teoría predice la existencia de universos paralelos y por tanto del tercer cielo. Por último y de acuerdo con Lisi, nuestro universo estaría constituido por un conjunto fractal o de naturaleza holográfica de geometrías [E8], cuyas “transformaciones”, o “giros” darían origen tanto a los bosones como a los fermiones, así como a las interacciones entre ellos. Siendo todo en última instancia conciencia en movimiento, es claro como dijimos, que las diferentes manifestaciones de la materia y la energía no son más que diferencia en forma. Pero ¿qué mecanismo es el responsable de definir la forma de las cosas?, ¿cómo es que algo tan sutil como la conciencia puede manifestarse en formas finitas? y ¿cómo es posible que estas formas pueden percibirse como materia?


LA SEMANTICA HEBREA, UN LENGUAJE CUANTICO

KABALÁH y la Semántica Sagrada

En el capítulo anterior analizamos los primeros 8 versículos del Génesis desde una perspectiva cristiana cuántica, en este capítulo veremos que nos dice la visión hebrea. Para comprender su manera de entender algunos conceptos sobre la creación del universo contenidos en la TORÁ debemos abordar, aunque de forma general, temas como los 11 nombres de Di-s, el Árbol de la Vida, la idea de los mundos asociados a los principios de la KABALÁH, su alefato (“alfabeto” hebreo), el significado divino, semántico y numérico ( Guematría) de cada letra.

Los Nombres de Hashem Once Nombres Sagrados de Hashem asociados con las Sephirot(Emanaciones Divinas) Hashem significa en sí “el NOMBRE” y se utiliza para referirse a Di-s más allá de sus NOMBRES. Hashem creó el mundo a través de la palabra. Cada objeto y criatura del universo tiene un nombre a través del cual es hecho existir. Con las 22 letras del alefato [alfabeto hebreo] se forman palabras. La combinación de letras da su energía especial a cada


palabra para que cada parte de la creación tenga sus propias cualidades. Como fuimos creados a imagen y semejanza de Hashem, también nosotros traemos a la existencia cosas materiales y espirituales a través de la palabra. De ahí la importancia de cuidarnos de las cosas que decimos, pues aunque no nos demos cuenta estamos utilizando el poder de Hashem, para traer a la existencia una de la infinidad de posibilidades preexistentes. Asociado con:

Nombre de Dios Havaiá (JHVH) Ekie Kah (YAH)

La sephirá de jojmáh y tiferet La sephirá de keter y bináh La sephirá de jojmáh

Kel (El)

La sephirá de jesed

Eloka (Elah)

La sephirá de jesed

Elokim (Elohim) Tzevakot

La sephirá de guevurá La sephirá de netzaj y hod

Shakai (Shadai)

La sephirá de iesod

Adnut (Adonai)

La sephirá de maljut

Akva

El "lado derecho" de daat, o iesod

Ehevi

El "lado izquierdo" de daat

Fig. 4


De acuerdo a la tabla, los atributos ligados con el nombre de Havaiá son sabiduría-jojmáh y misericordia-tiferet, con el de Ekie la omnipotencia, la omnipresencia y la fe perfecta-keter además de la inteligencia-bináh, Kah nuevamente con la sabiduría- jojmáh, Kel con la bondad-jesed y misericordia-tiferet al igual que Eloka. Elokim con juicio-guevurá, Tzevakot con victoria-netzaj y esplendor-hod, Shakai al fundamento de las fuerzas creativas de Di-s-iesod, Adnut con el poder de expresar los pensamientos y las emociones-maljut; Akva al conocimiento oculto- lado derecho de daat o fundamento de las fuerzas creativas de Di-s-iesod, y por último Ehevi al conocimiento que se extiende, es decir el que permite ligar lo intelectual a lo emocional- lado izquierdo de daat. Cada uno de estos nombres más que la esencia de Di-s representa uno de sus atributos. Con excepción del primero el cual también habla de su esencia [YO SOY]. -En el siguiente capítulo hablaremos ampliamente de lo que son las sephirotContinuemos con la KABALÁH, en ella se dice que en realidad hay una sola “energía” esencial llamad LUZ (Or), la cual fluye desde lo Divino por medio de determinados filtros de percepción. Estos filtros son metaforizados como espejos brillantes o masaj (en hebrero). La palabra mundo o dimensión – olám – procede del verbo lehialém que significa ocultar. Dicho de otra forma, cada mundo es un ocultamiento de su estado precedente o anterior y el mundo superior es a su vez generador y causante de su inmediato inferior. La relación entre los mundos está regida por la ley de causa y efecto, siendo que todo lo que sucede en los


mundos inferiores es el resultado de cómo éstos reciben lo superior y no cómo lo superior es en sí mismo.

Isaías 43:7 Aun aquel que es nombrado por mi nombre pues lo he creado para mi gloria, yo lo he hecho, en verdad lo he formado.

Este versículo es muy importante desde la perspectiva de la KABALÁH, por los cuatro verbos que contiene [nombrar, crear, hacer y formar]. Del primer verbo “nombrar”, se intuye la existencia del mundo o dimensión de la emanación Atzilút, a la cual corresponde una primera y noble configuración de atributos divinos. Todas las leyes de este mundo son completas, sólo que se encuentran en un estado latente, es decir, no manifiesto. Es el mundo de la emanación de la divinidad; es la voluntad pura primordial. (Conciencia pura) Del segundo verbo “crear”, se desprende el mundo de la creación Beriáh, este mundo constituye el universo de los Serafim o ángeles de fuego, entendidos como inteligencias que procuran la implementación de la voluntad divina, haciendo que los procesos de diseño entren en acción. En este nivel, nada es visible: todo es idea, intelecto puro. (Campos de información y posibilidades) El cuarto verbo “formar”, es asociado al mundo de la formación Ietziráh. Este es el reino de las formas o Querubim- ángeles denominados las vivientes sagradas -, donde se hacen los moldes de la creación concreta. (Región de campo unificado)


Por último en relación al tercer verbo “hacer”, está el mundo o dimensión Asiáh, que es el reino del hacer y de los sentidos físicos, el mundo de la experiencia y de lo concreto. Es la acción como proceso final e incluye la expresión, la comunicación y la libertad- es el mundo de los ángeles inferiores. (En este mundo están incluidas desde partículas elementales hasta las más enormes galaxias) Cada nivel o mundo contiene las cualidades y actividades del que le precede, de tal manera que cada nivel inferior se rige por más leyes, es más complejo y se encuentra más alejado de la fuente. Sin embargo de acuerdo a lo dicho por Moshé Cordovero: “allí donde tú te encuentras se hallan todas las dimensiones”. Además de estos cuatro mundos existe otro aún más sutil, que es el que lleva por nombre Adám Kadmón, entendido como el alma de todas las almas. En el Árbol de la vida, (ver figura 5) la primera sephirót es decir la que se encuentra al centro en la parte más alta lleva por nombre Kéter- corona, la segunda que está debajo de Kéter del lado derecho se denomina Jojmáh- sabiduría, la tercera que es la que se encuentra al mismo nivel del lado izquierdo es Bináhentendimiento, la cuarta es la que se ubica en el lado derecho justo debajo de Jojmáh, es Jésed- bondad; al mismo nivel pero del lado izquierdo esta Guevuráh - justicia, debajo de estas en la posición central se encuentra Tiféret – belleza; debajo de Jesed del lado derecho esta Nétzaj – victoria, luego al mismo nivel pero del lado izquierdo Hod – esplendor. Nuevamente en el centro debajo de Tiféret se encuentra Iesód – fundamento, y debajo de esta Máljut – reino.


Al último he dejado a Daat- conocimiento, que se encuentra ubicada justo debajo de Kéter en la línea del centro, esto en virtud de que a pesar de ser 11 sephirót, Kéter y Daat se asocian a diferentes dimensiones de la misma fuerza, por lo que sólo 10 se representan con esferas de línea continua, mientras que Daat, la onceava se representa con línea punteada. De Daat se dice que a veces está y otras no. Es una esfera invisible que generalmente se visualiza como un portal sutil hacia Kéter.

Adám Kadmón

1

Atzilút

. iúd

EMANACIÓN

2

Beriáh

Héi

CREACIÓN

3

Ietziráh

vav

FORMACIÓN

4

Asiáh

héi

ACCIÓN

Fig. 5

En la tercer columna de la tabla anterior se presentan las cuatro letras hebreas que significan el nombre de Di-s o tetragramaton JHVH ( . ). De esta forma el Adám Kadmón pertenece a la parte superior de letra iúd del nombre de Di-s y representa a la esfera de Kéter del Árbol de la Vida. A este le siguen Atzilút que representa la iúd ( ) y la esfera de jojmáh. Beriáh representa la


letra héi ( ) y la esfera de bináh. Ietziráh representa la vav ( ) y lo que se conoce como el zéir anpin- seis esferas: jésed, guevuráh, tiféret, nétzaj, hod e iesód. Asiáh representa la última héi ( ) del nombre de Di-s, la esfera de máljut. Una sephirá (pl. "Sephirot ") es un canal de energía Divina o fuerza de vida. El Di-s oculto, el ser más profundo de divinidad primordial, lo absoluto, no posee cualidades ni atributo alguno. Esto se llama en la KABALÁH Eín Sof o “in-finito” y también in-definible. Sin embargo, en el proceso a través del cual deja de estar oculto para manifestarse y actuar en la Creación, posee atributos. Todos los nombres, atributos y cualidades son metafóricos para nosotros, pero no para Él. Es decir, que existe un aspecto incognoscible de Di-s que es el Ein Sof, y otro cognoscible, radicado en las sephirot. Las sephirot no son un intermedio entre el hombre y Di-s, sino que son las fases diversas de su manifestación, ya que TODO es DI-S. De esta forma las sephirot representan secuencialmente las distintas etapas del proceso creativo, por medio del cual Di-s generó desde el mismo núcleo de Su ser infinito la progresión de reinos, los cuales culminan en nuestro universo físico finito. Ahora mencionaré brevemente los conceptos asociados a cada una de las 11 sephirot del Árbol de la Vida. Comenzando por Kéter que representa la voluntad primordial. La KABALÁH habla de las tres Reshin – cabezas de Kéter, que de acuerdo a lo referido en el Zohar – Libro del Esplendor- son la Reisha d'Arij ("cabeza extendida"), correspondiente a la fuerza de ratzón-


deseo o voluntad, la Reisha d'Ain ("cabeza de la nulidad"), correspondiente a la fuerza de taanug-placer; y la Reisha d'lo Itiadá ("cabeza incognosible"), correspondiente a la fuerza de emuná- fe. El poder de voluntad, o sea "la cabeza extendida" de kéter refleja la omnipotencia de Di-s. Por su parte el estado Divino de placer, "la cabeza de nulidad" de kéter refleja la omnipresencia de Di-s, ("la radiación de la Presencia Divina"). Fe perfecta, "la cabeza incognosible" de kéter, refleja la verdad absoluta de que "Di-s es Todo y Todo es Di-s". Jojmáh, la segunda de las diez-once sephirot, es el primer poder consciente del intelecto en la Creación. Jojmáh es la fuerza primaria ("principio") en el proceso creativo, como está dicho: "Tú has hecho todo con sabiduría". Bináh es la tercera de las diez-once sephirot, y el segundo poder consciente del intelecto en la Creación. Está asociada a la inteligencia, diferenciación o distinción. La unión de jojmáh y bináh es continua, y en el Zohar se encuentra insinuada al expresar: "dos compañeros que nunca se separan". Esta unión es necesaria para la recreación continua del mundo. Daat es el tercer y último poder consciente del intelecto dentro de la Creación. Generalmente, daat es contada dentro de las sephirot sólo cuando no está kéter. Esto se debe al hecho de que daat representa la reflexión de la dimensión interior de kéter mismo dentro del reino de la conciencia. De aquí que daat aparece en la


configuración de las sephirot en el eje central directamente debajo de kéter. En general daat opera en dos niveles: El nivel superior conocido como daat elyón ("conocimiento supremo") o daat haneelam ("el conocimiento oculto"), que sirve para asegurar la continuidad del nexo entre los dos poderes superiores del intelecto -jojmáh y bináh; y el nivel inferior referido como daat tajtón ("conocimiento inferior") o daat hamitpashet ("conocimiento que se extiende"), que sirve para conectar el intelecto como un todo con el reino de la emoción. Está dicho de este nivel de daat (Proverbios 24:4): "los cuartos están llenos con daat". "Los cuartos" son las cámaras del corazón, las emociones del alma (como está insinuado en la palabra jeder, "cuarto" que es un acrónimo de jesed -bondad, din-guevuráh-juicio, rajamim-tiféret- misericordia, las tres emociones primarias del alma). La conciencia interior de daat llena estos cuartos y les da vida, como el alma al cuerpo. En el Zohar, este nivel de daat es conocido como "la llave que incluye seis". La "llave" de daat abre las seis cámaras –atributosdel corazón y los llena de fuerza vital. Cada una de las seis cámaras cuando se llenan con daat nos insinúan una deá ("actitud", de la raíz de daat) particular del alma. Jesed es la cuarta de la diez-once sephirot y el primero de los atributos emocionales inherentes a la Creación. Bondad. Jesed es el primer "día" de la Creación. En él fue creada la hermosa luz de bondad y cariño por todo. El primer día es llamado en la Torá "el día uno" (yom ejad, Génesis 1:5). La


conciencia Divina de este día es que todo en la Creación es uno, como abarcado por el amor, por la Unicidad del Creador. Está dicho acerca de este día: "Día(s) en que Di-s ordenó Su bondad". La singular forma en que está escrito "día(s), yomam, implica, de acuerdo con las palabras del Zohar: "el día que acompaña todos los días". De aquí aprendemos que el primer día, el día de bondad, "acompaña" e irradia su luz a todos los demás días de la Creación. Guevuráh es la quinta de las diez-once sephirot, y el segundo de los atributos emocionales en la Creación. Guevuráh implica el poder esencial de Di-s de contraer y concentrar Su luz infinita. Es en sí juicio, rigor o límite. A través del "esfuerzo dual" de jesed y guevuráh no sólo se forma la realidad, sino también se rectifica. Tiferet es la sexta de las diez-once sephirot, y el tercero de los atributos emocionales dentro de la Creación. Es compasión, armonía, misericordia y juega el papel de mediador entre las dos sephirot anteriores, jesed y guevuráh. Netzaj es la séptima de las diez-once sephirot y el cuarto de los atributos emocionales dentro de la Creación. Como la palabra netzaj denota tanto "victoria" como "eternidad", se puede decir que la victoria definitiva de netzaj es sobre la muerte misma, la cual es el impedimento final de la concreción de jesed. Hod es la octava de las diez-one sephirot y el quinto de los atributos emocionales dentro de la Creación. La palabra hod incluye tanto "reconocimiento" (hodaá), como "esplendor", este visto como una especie de "reverberación" en forma de aura (hed) de luz.


Las dos sephirot de netzaj y hod son llamadas "dos mitades de un solo cuerpo". A menudo en KABALÁH son consideradas como una sóla sephirá (en relación con los Nombres de Di-s, hay uno que los representa: Tzevakot). En el Zohar, se hace referencia a ellas como "los platillos de la balanza de la justicia". Netzaj reconoce mientras que hod concede ("confiesa"). Iesod es la novena de las diez-once sephirot, y el sexto de los atributos emocionales dentro de la Creación. Es la base o fundamento de todas las fuerzas activas de Di-s. El poder de procrear, es la manifestación del infinito dentro del contexto finito de la creatura llamada ser humano. En el propio cuerpo del tzadik (justo), finito y limitado en tiempo y espacio, se vuelven manifiestas la luz infinita y la fuerza vital creadora de Di-s. En particular, el iesod es el pacto entre los dos atributos Divinos de verdad y paz, como dice el profeta (Zacarías 8:19): "amad, pues, la verdad y la paz ". Entonces el sentido y poder completo de la sephirá de iesod es su habilidad de manifestar la unión del principio con el final, como está dicho en el Sefer Ietzirá (1:7): "el final está incluido en el principio, y el principio en el final". Maljut es la última de las diez-once sephirot y el atributo emocional final dentro de la Creación (o más precisamente, el poder de expresar los pensamientos y emociones). Maljut, sirve también como un instrumento para establecer una identificación con la realidad exterior. Ejercitar realeza, requiere una extrema sensibilidad hacia las necesidades del reino que uno trata de regir. Por lo tanto, maljut requiere que todo agente de influencia dentro de la Creación asuma una postura receptiva


con respecto a la fuente Divina de la autoridad, como el Ăşnico camino de asegurar el bienestar definitivo del reino mundano.


Semántica Sagrada Según la KABALÁH, las palabras son cosas y las cosas son palabras. La palabra es magia: cuando convoca, invoca; y hace presente la ausencia. Las palabras libro y contar, entendidas como relatar y enumerar tienen en hebreo la misma raíz- spr. Es por esto que contar un relato equivale a contar números. La antigua tradición del lenguaje original es la de un lenguaje sagrado en perfecta unión con la naturaleza. Hay que comprender que el lenguaje es verbo. El verbo es energía pura, que se va manifestando en la naturaleza. No es distancia de la naturaleza, sino su nombre. El verbo es creador de mundos. Lo importante es entender que cada letra es un color, una forma, un aroma, un sonido y que así como el universo está constituido por diferentes leyes, esas leyes son las letras representadas por el alefato (“alfabeto” hebreo). En la medida en que uno puede entender como están relacionadas las leyes del universo con las letras y con lo que representan, uno puede empezar a desarrollar otro tipo de comprensión acerca de la realidad. Aquí el lenguaje opera como fuente de Creación, es decir el lenguaje en su aspecto mágico; un lenguaje matemático donde existen combinaciones de letras que a veces carecen de sentido o significado, pero aún así sigue siendo mágico y creador. Una semántica sagrada. En el alefato hebreo cada letra posee un valor numérico. La Guematría es el cálculo de la equivalencia numérica de las letras, palabras o frases.


Mediante estos cálculos se logra un aumento en la comprensión de la interrelación entre diferentes conceptos y la exploración de relaciones entre palabras e ideas. Dado que el mundo fue creado a través del "habla" de Di-s, cada letra representa una fuerza creativa diferente. Por lo tanto, la equivalencia numérica de dos palabras revelan una conexión interna entre los potenciales creativos de cada una. Hay cuatro modos de calcular la equivalencia de las letras individuales:

   

Valor Absoluto Valor Ordinal Valor Reducido Valor Integral Reducido

Cuadro de Guematrías de las letras Hebreas Letra Hebrea

Nombre de la Letra

Valor Absoluto

Valor Ordinal

Valor Reducido

Alef

1 o 1000

1

1

Bet

2

2

2

Guimel

3

3

3

Dalet

4

4

4

Hei

5

5

5

Vav

6

6

6

Zain

7

7

7


Jet

8

8

8

Tet

9

9

9

Iud

10

10

1

Kaf

20-500

11-23

2

Lamed

30

12

3

Mem

40-600

13

4

Nun

50-700

14-25

5

Samej

60

15

6

Ain

70

16

7

Pei

80-800

17

8

Tzadik

90-900

18-27

9

Kuf

100

19

1

Reish

200

20

2

Shin

300

21

3

Taf

400

22

4

Fig. 6

Valor Absoluto El Valor Absoluto, (mispar hejrají) también es conocido como Valor Normativo o Normal. Se le da a cada letra el valor de su equivalente numérico aceptado: alef (la primera letra) vale 1, bet (la segunda) vale 2, y así hasta la décima letra, iud, que vale 10 y las que le siguen 20, 30, 40, hasta la letra kuf, cerca del final del alef-bet que equivale a 100, luego 200 y 300 hasta la última letra, tav que vale 400. En este tipo de cálculo las letras kaf sofit (sofit = final), mem sofit, nun sofit, pei sofit y tzadik sofit, que son las "formas


finales" de las letras respectivas, esto es cuando figuran al final de una palabra, generalmente llevan el mismo valor numérico de la forma común de la letra. Sin embargo a veces se consideran equivalentes a 500, 600, 700, 800 y 900 respectivamente (ver el cuadro de equivalencias). Siguiendo esta forma de cálculo, el alef-bet hebreo es un círculo completo; la tzadik final equivale a 900 y entonces la alef equivale a uno y a mil. Por cierto, en hebreo se usan las mismas letras para escribir el nombre de la letra alef y la palabra elef, que significa "mil".

Valor Ordinal El valor Ordinal (mispar sidurí) le asigna a cada una de las 22 letras el equivalente numérico de acuerdo al orden en que aparece en el alef-bet. Por ejemplo, alef equivale a 1, kaf a 11, taf a 22. La kaf sofit final equivale a 23 y la tzadik sofit final a 27.

Valor Reducido El Valor Reducido (mispar katán y en terminología matemática módulo 9). El valor de cada letra se reduce a un dígito. Por ejemplo, alef equivale a 1, iud a 10 y kuf a 100, pero según este sistema todas tienen un valor numérico de 1; bet equivale a 2, kaf a 20, y reish a 200 entonces todas valen 2, etc. De esta manera las letras tienen sólo 9 equivalencias en vez de veintidós. En los cálculos Ordinal y Reducido, el valor de las cinco letras cuya forma cambia cuando están al final es igual en general, al de la letra cuando aparece en el medio de la palabra. Sin embargo, hay veces en que se les da un valor independiente. Por ejemplo, el valor ordinal de la nun final es a veces 14 y a veces 25; similarmente su valor reducido es a veces 5 y otras veces 7.


Valor Integral Reducido La cuarta manera de calcular es el valor Integral Reducido (mispar katán misparí). Aquí, el valor numérico total de una palabra es reducido a un dígito. Si la suma de estos números excede a 9, las cifras del total se siguen sumando una a otra hasta producir un número de un sólo dígito. Se llegará al mismo resultado sin importar que se hayan utilizado los valores absolutos, los ordinales o los reducidos.

Ejemplos de Guematría La palabra hebrea jesed ("bondad") tiene tres letras jet, samej, dalet. El valor absoluto de la jet es 8, la de la samej es 60 y la de la dalet es 4, dando un total de 72 y por lo tanto el valor integral reducido es 9. En forma similar, el valor ordinal de las tres letras anteriores es 8, 15 y 4 respectivamente, dando un total de 27, y 9 para el valor integral reducido. Finalmente, el valor reducido de dichas letras es 8, 6 y 4 respectivamente, dando un total de 18 y nuevamente 9 para el valor integral reducido. Otro ejemplo: la palabra jen, "gracia", que se deletrea jet, nun tiene un valor absoluto de 8 más 50 =58 ó 708 cuando la nun es considerada como 700. Su valor ordinal es 22, de acuerdo con el cálculo normal, ó 33 cuando a la nun se le asigna el valor de 25. Su valor reducido es 8 más 5 = 13 ó 15 cuando se le asigna a la nun un valor independiente. Su valor integral reducido es 4 ó 6.


Guematría de la Letra Completa "Relleno" A veces se le da a las palabras un valor numérico adicional, milui ("rellenar", plural miluim), dándole a la letra una equivalencia numérica, lo que permite considerarlas como una palabra completa. En tales casos, las letras usadas para deletrear la letra principal son consideradas como un "embarazo" dentro de ella. Por ejemplo, la palabra jen (gracia) está compuesta de dos letras: jet y nun. La letra jet a su vez se deletrea: jet, iud, tav que equivale a 418. Nun se deletrea: nun, vav, nun equivalente a 106. Así el valor de la palabra jen con su milui es 524. En este contexto, debemos agregar que ciertas letras poseen más de una posibilidad de milui. Por ejemplo, la letra hei se puede deletrear: hei iud, hei hei o hei alef, cuyos valores numéricos son 6, 10 y 15 respectivamente. Similarmente, la letra vav: vav iud vav, vav alef vav o vav vav, que equivalen a 12, 13 y 22 respectivamente. Se debe enfatizar que estas diferentes formas de cálculo no son meros ejercicios matemáticos, por el contrario cada equivalente numérico representa un aspecto diferente de influencia Divina. El uso más clásico de estos miluim alternativos es respecto del Nombre Divino Havaiá [deletreado: iud, hei, vav, hei YHVH]. La guematría de las letras es 26, pero con el milui se llega a diferentes cifras dependiendo de cómo se deletrean la vav y la hei. Los siguientes son los principales miluim del Nombre Havaiá


Havaiá de 72 iud

iud, vav, dalet

hei hei, iud vav

vav, iud, vav

hei hei, iud milui total

=20

Havaiá de 63 iud, vav, dalet

=15 hei, iud =22

vav, alef, vav

=15 hei, iud

Havaiá de 45

=20

iud, vav, dalet

=15 hei, alef =13

vav, alef, vav

=15 hei, alef

=20

Havaiá de 52 iud, vav, dalet

=20

=6 hei, hei

=10

=13 vav, vav

=12

=6 hei, hei

=10

=72 milui total =63 milui total =45 milui total =52

Fig. 7

Si en la tercera columna reemplazamos la equivalencia de la vav por su equivalencia de la cuarta columna, en vez de tener el valor numérico de 13 tendríamos el de 12 con lo que la milui total sería de 44 en vez de 45 y si analizamos el cuadro observamos que no existe una combinación que nos arroje una milui menor. De esto se desprende que el intervalo de las miluim posibles va de 44 a 72, y que su punto medio esta en 58 = jen [gracia]. Ahora, si sumamos el total de todos los miluim da 1521, que puede representarse por 39². Treinta y nueve es el equivalente de Hashem Ejad ("Di-s es Uno"). Los cuatro números del Nombre Havaiá citados arriba son considerados los más esenciales. Cuando dividimos la suma de ellos 232 entre 4 llegamos nuevamente al número 58 = jen


[gracia]. Similarmente 232 es el equivalente numérico de yejí or ("Que haya luz"), la primera expresión de la Creación. Como otro ejemplo tomemos la palabra con la que inicia la Torá, bereschit “En el principio”,

400 10

300 1

200 2

= 913 = 13 = 4

13 es el valor ordinal de la letra mem. Mem representa el agua, es decir la materia prima de la vida tanto material como espiritual. De igual forma el valor reducido, es decir 4 está asociado a la dalet, que significa puerta. Puerta para abrir el principio. La KABALÁH considera que desde la letra alef hasta la letra iud está representado el mundo invisible, el mundo de los arcángeles. Desde kuf hasta tzadik, se simbolizan las jerarquías angélicas que pueblan el mundo visible. A partir de tzadik y hasta tav, el mundo elemental atribuido al Espíritu de Di-s. Hay cuatro "comienzos en el alef- relativo a cuatro diferentes categorías de fenómenos. El comienzo ordinal es la letra alef. Fonéticamente, el vapor o la "materia" amorfa de la que se forma la pronunciación de cada letra, es el secreto de la letra hei. Según su escritura, cada letra comienza desde un punto, el secreto de la letra iud. En relación a su significado, o sea la inteligencia cognitiva o sabiduría, la reish significa "comienzo". Estas cuatro letras combinadas forman la palabra arié, "el león", el primero de los cuatro "animales sagrados" de la carroza Divina


de Ezequiel. Otra combinación forma la palabra irá, "temor" o "miedo". De lo que enseña la KABALÁH sabemos que tanto los cuatro mundos como las sephirot representan mapas de conciencia. Ahora ¿qué papel juegan las letras en todo esto?, bueno, ellas son las que conectan las sephirot del Árbol de la vida y los mundos entre sí. Las 10-11 sephirot más las 22 letras suman 32 senderos místicos de sabiduría con los que la KABALÁH sostiene que Di-s creo el mundo.


MÁS ALLÁ DEL PRINCIPIO

Ein Sof El In-finito Uno de los problemas teológicos básicos consiste en el aparente enigma de reconciliar a Di-s con el Universo: ¿Cómo puede haber una transición de lo Infinito a lo finito, de la Inteligencia pura a la materia, de la Unidad absoluta a la multiplicidad? Además, ¿cómo reconciliamos la creación Divina o la llamada a la existencia del Universo y sus múltiples componentes con la perfección absoluta, eterna e inviolable de Di-s, de quien el versículo asevera: "Yo, Di-s, no he cambiado”? (Malaquías 3:6). "La creación de los Mundos no es por medio de un desarrollo de causa y efecto... pues incluso miríadas de miríadas de ocultamientos y evoluciones de grado en grado en un proceso causal no lograría el desarrollo y llamado a la existencia de materia física por evolución desde el espíritu. Más bien, es el poder del bendito Hashem, el Omnipotente, para crear... a partir de la nada y esto no es por medio de un orden de desarrollo progresivo sino a modo de “salto´" kfitzá. En consecuencia, para que surja algo no-Divino y finito, debe haber en el proceso de emanación un "paso radical", un "brinco" o "salto" (dilug; kfitzá) que rompe el gradualismo y establece una distinción radical entre la causa y el efecto: un acto radical de creación. Sólo luego de ocurrido esto, podemos hablar de un proceso evolutivo que culmina en entidades materiales y finitas. Y este principio está en la raíz de las doctrinas de tzimtzúm


[contracción-ocultamiento] y sephirot introducidas por la KABALÁH para resolver el problema de la creación. Con anterioridad a la creación sólo hay Di-s únicamente. Di-s, como Él está en Sí Mismo es denominado Ein Sof el In-finito; "Aquel que Es Sin Límite (Fin)". De Di-s como Ein Sof nada puede postularse excepto que Él es Ein Sof : "Alto por encima de todas las alturas y oculto más allá de todo ocultamiento. Tú no tienes Nombre conocido alguno pues Tú llenas todos los Nombres y eres la perfección de todos ellos". Hashem [“El Nombre”]. Se dice de la Esencia Absoluta de Di-s [ Atzmut ] : "Ningún pensamiento Te puede captar". El no es "algo", así como no es "nada", porque El es al mismo tiempo el "Algo Absoluto", y también la "Nada Absoluta". La frase "ningún pensamiento" de la declaración anterior, implica que incluso el pensamiento primordial Adam Kadmón (que concibe toda la Creación en un instante), no puede conocer la esencia de Di-s, el Creador. … Luego reveló para Sí Mismo de una manera mística, más bien difícil de explicar Su Luz Infinita Or Ein Sof. Esta manifestación es llamada Or Ein Sof (la "Luz del Ein Sof"), esta Luz es igualmente omnipresente e infinita. Esta distinción entre Ein Sof y Or Ein Sof es sumamente importante y debe tenerse presente, pues al hablar del tzimtzúm y las sephirot los relacionaremos con el Or Ein Sof, la Luz y Radiación, más que con la Luminaria y el Radiador (Maór), el Ein Sof Mismo. Existen tres niveles generales de la Luz Infinita de Di-s anteriores al tzimtzúm [contracción-ocultamiento] inicial, evento que representa el comienzo de la realización del proceso creativo,


estos son: Iajid ("El Único), Ejad ("El Uno") y Kadmón ("El Primordial").

Iajid

Iajid se refiere a la esencia de la Luz Infinita de Di-s [Or Ein Sof ] como está oculta dentro de Atzmut antes de que, figurativamente, se vuelva revelada incluso a Él Mísmo. Ein Sof representa, como ya dijimos la luminaria de la que emana la Luz Infinita de Di-s [ Or Ein Sof ]antes del comienzo del proceso creativo. Ein Sof = 207 = Or ("luz"). La Luz Infinita [ Or Ein Sof ]que emana de la esencia misma de Dis [Atzmut] tiene un principio (la esencia de Di-s), pero no un fin. Ein Sof literalmente significa "sin fin". La relación entre Ein Sof y el poder de maljut [reino] se refleja en el hecho que Ein Sof = Adón Olam ("Amo del universo", donde Ein = 61 = Adón, Sof = 146 = Olam). Olam significa también oculto, mundo o dimensión. Iajid representa la omnipotencia absoluta de Di-s. El hecho de que Di-s por Sí Mismo es capaz de hacer todo. Y así como es capaz de hacer, es igualmente capaz de no hacer. Este es el origen primigenio de las dos líneas derecha e izquierda, jasadim y guevurot, como si existieran, en Atzmut. Así como la dualidad de jasadim y guevurot está presente a nivel de Iajid (aunque en forma completamente oculta), también lo están aquí las diez-once sephirot en un estado de "habilidad" o capacidad completamente abstracta (El es capaz de ser sabio, El


es capaz de ser bueno, etc.). Las diez-once sephirot son tomadas aquí como "innatas" en forma figurada en Di-s.

Ejad

En Ejad es donde Di-s y Su "capacidad innata" se vuelven revelados. En general existen dos niveles de esta revelación: "la Luz que brilla para Sí Mismo" y la "Luz que brilla para el otro". "La Luz que brilla para Sí Mismo" alude a los shaashuim atzmiim [deleites del ser]. "La Luz que brilla para otro", alude a un "despertar" dentro de la Luz infinita de Di-s [Or Ein Sof], como es revelada a Sí Mismo, para brillar y brindar bondad a otros. Así el nivel más alto consiste en los deleites que toma Di-s para Sí Mismo, es decir, en la revelación de Su propia existencia y esencia. El segundo nivel se refiere a los deleites que toma Di-s en la revelación hacia Sí Mismo de su "capacidad innata" de hacer todo (o no hacer nada). Antes del Tzimtzum [contracción], los Shaashuim Atzmiim [deleites del ser], representan el origen esencial de la Luz de Di-s que lo circunda todo (or ein sof hasovev kol almin) y que se hace manifiesta después del Tzimtzum en forma uniforme en toda la Creación. La oleada de energía y Luz Infinitas, Or Ein Sof, se describe en el Zohar como Tehiru Ilaá, el "brillo superior", en contraste con Tehiru Tataá, el "brillo inferior", que aparece después de la contracción inicial –Tzimtzum- de la Luz Infinita de Di-s.


En este nivel se habla de "infinitas Sephirot" (no sólo 10-11). Ciertamente, está en la "capacidad innata" de Di-s hacer emanar infinitos poderes y atributos, cada uno absolutamente único y diferente pero incluyente de las diez-once Sephirot conocidas en la Creación de la que formamos parte. En el párrafo anterior se lee entre líneas que si Di-s tiene una capacidad innata de emanar infinitos poderes y atributos y en nuestro universo sólo conocemos 10-11 de ellos, entonces seguramente la infinidad restante darán origen a otros universos vastos en diversidad. El significado de "la luz que brilla para el otro" es de esta manera "...en aras del otro", porque todavía no hay nadie más que exista. En esto yace el secreto de Ejad. Incluso antes del comienzo del proceso creativo, desde el momento en que Di-s decide, figurativamente, hacer brillar Su Luz Infinita para otro, hay en verdad "un otro" aunque absolutamente vacío de todo estado de "existencia" de algún tipo. Di-s y Su deseo de crear (con la presencia implícita de la Creación misma) es aquí verdaderamente Uno. En general, el nivel de Ejad es el secreto del Nombre Esencial de Di-s: Havaiá - el nombre que revela (para Sí) Su verdadera Esencia - antes del comienzo de la Creación. "Oye Israel Havaiá es nuestro Di-s Havaiá es Uno". Aquí la palabra "Uno" alude a la unidad verdadera y absoluta de Di-s dentro de Su Creación. El nivel de Ejad representa el origen primordial de su unidad previa a la Creación. Se enseña en KABALÁH que las cuatro palabras (como son dichas en hebreo) "Havaiá es nuestro Di-s Havaiá es Uno" corresponden a las cuatro letras del Nombre Esencial de Di-s Havaiá. Las primeras dos palabras, "Havaiá es nuestro Di-s",


corresponden a la unión superior de las primeras dos letras del Nombre -iud hei- "las cosas ocultas son de Havaiá nuestro Di-s". Las dos palabras siguientes "Havaiá es uno", corresponden a la unión inferior de las segundas dos letras de Havaiá -vav hei- "las cosas reveladas son para nosotros y nuestros hijos". El es el que existe en Sí mismo y se revela a Sí mismo. La esencia misma de Di-s es "la esencia del bien". De la misma forma que "la naturaleza del bien es hacer el bien (a otros)", Di-s tiene la motivación de crear a otros para concederles Su bondad Divina. Su propio shaashuim atzmiim [deleite], "le exige", en cierta forma, ser compartido con otros. La voluntad Divina de crear es la expresión de Su jesed [bondad] esencial en el nivel de ejad, antes de la contracción inicial de Su Luz Infinita [Or Ein Sof], la que empieza el proceso de creación. La Voluntad inicial de Di-s para crear mediante la expresión de Su amor y bondad esenciales "comprendió" de alguna manera, que para poder integrar el bien Divino en la creación debía establecer un "orden" Divino del "reino de los cielos en su creación". La Voluntad Divina de gobernar, de ser "Rey", es en aras de manifestar al mundo el bien de Di-s.

Kadmón

Kadmón es el tercero de los tres niveles generales de la esencia Divina [Iajid, Ejad, Kadmón], mismos que preceden al comienzo del proceso creativo propiamente dicho (el tzimtzum).


Este nivel surge como consecuencia inmediata de Ana Emloj [La voluntad primordial de Di-s de ser "Rey"], y Or Ein Sof [la Luz Infinita]. En palabras del Zohar : "En el inicio del "decreto" del Rey, El hizo un grabado en el brillo superior". "El inicio del decreto del Rey" se refiere al pensamiento y el deseo de Ana Emloj. "El brillo superior" (tehiru ilaá) es el nivel de Or Ein Sof descrito anteriormente. El "grabado" dentro del brillo superior alude al nivel de Kadmón. Este es el nivel al cual se le conoce como Olam HaMalbush ("El mundo de las Vestimentas"). Olam HaMalbush es una expresión figurativa que se usa para referirse al "súper plan" Divino para toda creación antes del tzimtzum de la Luz Infinita de Di-s Or Ein Sof. (Salmos 104:2: "El envuelve Su Luz como una vestimenta"). El deseo de Di-s de gobernar parece estar "envuelto" (como por una vestimenta) por este "súper plan" Divino (tal como el deseo más íntimo en el corazón del hombre está envuelto por su plan consciente de cómo llevar a cabo su voluntad). El significado asociado al nivel de Kadmón, se clarifica en la frase: "El concibió dentro de Sí mismo en potencia todo lo que estaba destinado a volverse real". Ahora bien, "cuando surgió en la Voluntad Divina" traer a la existencia el mundo y las criaturas, el primer acto en el proceso creativo fue producir un espacio en el que las emanaciones Divinas y finalmente el mundo finito desplegándose pudieran tener un lugar para existir. Este "espacio primordial" se produjo por medio de una contracción o "retiro" y concentración de la Divinidad en Sí Misma: la Luz infinita y omnipresente del Ein Sof [ Or Ein Sof ] fue "retirada" dentro de Sí Misma; o sea, fue reducida, disminuida, ocultada y escondida, y donde fue disminuida -donde ocurrió este ocultamiento de la Luz- se


desarrolló un lugar "vacante", un "hueco" constituyendo el espacio primordial [Avir Kadmon ]. Este es el acto del primer tzimtzúm, el acto radical de kfitzá [salto], un acto de Divina Autolimitación. De esta forma al comenzar a crear un lugar en el que todos los mundos pudieran existir, carentes del gran brillo de la Luz Infinita y Divina que no daba lugar a una existencia independiente, el Creador "plegó" Su "vestimenta" primordial (el programa detallado de la Creación) en dos, dejando en cierta forma vacía la mitad inferior del "cuadrado" primordial que la "vestimenta" ocupaba. Esta mitad inferior del "espacio" primordial es lo que anteriormente llamamos avir kadmon [atmósfera primordial]. La luz Divina que aún queda en avir kadmon es todavía demasiado potente para dar lugar a la creación como se le conoce, a pesar que el brillo de la luz ha disminuido significativamente. La palabra avir, "atmósfera" , "aire" o “vacante” se compone de tres letras que forman la palabra or [avr], "luz", unidas a una cuarta, la letra "iud". En KABALÁH se nos enseña que or dentro de avir representa la "impresión" (reshimu) de la Luz Infinita que brillaba con anterioridad al plan primordial de la Creación (esa Luz en la que Di-s "grabó" el plan). La iud representa la "impresión" del plan Divino propiamente dicho. Dentro de avir kadmon, como si flotaran, existen trece letras mem, estas son el origen fundamental de los trece principios de misericordia de Di-s. La letra mem es la decimotercera letra del alefato “alfabeto hebreo”. Mem significa "agua" (maim). Cada mem representa una fuente de aguas vivientes que hacen descender bendición Divina para que el mundo sea creado. Aquí, Di-s "prepara" la misericordia o bondad [jesed] antes de ejecutar


el juicio (guevuráh) severo del tzimtzum ("contracción") inicial por venir. El acto Divino del tzimtzum, es la manifestación del atributo Divino de guevuráh ("poder" o din, "juicio severo"), por lo que el ocultamiento de la omnipresencia absoluta de Di-s es, en definitiva, en aras de su revelación. El tzimtzúm es "algo al estilo de un oscurecimiento y ocultamiento del flujo de la Luz Infinita y Vitalidad [Or Ein Sof], de forma que no ilumine y llegue a las criaturas inferiores de manera revelada, permeándolas, actuando en ellas y animándolas de tal suerte que existan como ´algo a partir de la nada´; apenas en una medida extremadamente ínfima, a fin de que existan en un estado finito y limitado". El concepto de tzimtzum, la contracción-ocultamiento y "remoción" de la Luz Infinita de Di-s [Or Ein Sof] para permitir la creación de realidades independientes [mundos] hace referencia a la manera según la cual Di-s imprimió Su presencia sobre la conciencia de la realidad finita. Este nuevo acto de tzimtzúm, ocurrido en el Avir Kadmon consistente en el retiro de la Luz Infinita de Di-s Or Ein Sof, es un "brinco" (dilug) radical que crea la posibilidad de que tenga lugar una evolución y proceso de emanaciones que culminen con la creación de entidades corpóreas y finitas. El propósito principal del tzimtzúm es crear un jalal [vacío] en el que las criaturas Divinas puedan existir y subsistir en lugar de verse disueltas en la Divinidad. Habiéndose atenuado y ocultado la radiación infinita de la Luz Divina [Or Ein Sof], ésta ya no consumirá y anulará los contenidos del jalal [vacío]


En la misma manera en la que, por ejemplo, una chispa es totalmente consumida y anulada en la llama misma, o como la luz de una vela es absorbida y anulada totalmente en la muy intensa luz del sol. Se habla del jalal metafóricamente como de un vacío en relación con aquello que está "más allá" o "fuera" del jalal: "fuera" del jalal hay una plena manifestación del Or Ein Sof mientras que dentro del jalal la Luz está oculta. El Ein Sof, la Luminaria (Maór) de donde surge la Luz, no es afectada en absoluto por el tzimtzúm [Melequias 3:6]. El tzimtzúm se relaciona sólo con la Luz del Ein Sof [ Or Ein Sof ] no con el Ein Sof mismo. Además, incluso en la Luz Infinita [Or Ein Sof ] propiamente dicho, no hay tampoco cambio verdadero alguno: “no es reducida ni apartada, sino apenas meramente ocultada”. Incluso este ocultamiento es estrictamente relativo, es como ya se dijo, en comparación con el vacío y su subsecuente contenido, sin afectar la Luz misma de manera alguna. Desde la perspectiva de Di-s, Su omnipresencia [Ein Sof] y la de Su luz infinita [Or Ein Sof ] es permanente, sin experimentar ningún cambio antes ni después de la Creación. Desde nuestra perspectiva, sin embargo, Su Luz parece desaparecer. Por lo tanto, para Di-s, absolutamente nada ha cambiado. El cambio existe únicamente respecto de los seres creados, quienes reciben su fuerza vital... mediante un descenso gradual de un nivel a otro y una gradación descendente por medio de numerosas y variadas condensaciones (tzimtzumím) hasta que los seres creados puedan derivar su fuerza vital y existencia de ella sin perder su entidad. Estos tzimtzumím constituyen un "velar del Semblante Divino", para velar y ocultar la luz y la fuerza vital... de manera que ésta no se revele con una


intensidad excesiva que los mundos inferiores serían incapaces de recibir. Por eso les parece como si fueran algo separado de Di-s Mismo, sin embargo, con respecto a Di-s, ninguna condensación, ocultamiento o velo, oculta u oscurece cosa alguna de Él; para Él, “la oscuridad y la luz son lo mismo” (Salmos 139:12), porque los tzimtzumím y los “velos” no son cosas distintas de Él, sino como la tortuga cuya vestimenta es parte de su cuerpo. El jalal [vacio] que permaneció después del tzimtzúm era Agol [simétrico] por todos lados, completamente uniforme. Este vacío jalal se encontraba justo en el punto medio del lugar vacante Avir. No tenía forma de Merubá (cuadrado), ni un ángulo perpendicular, porque Or Ein Sof también se había restringido como un Igul [círculo], redondo en todos lados. Sin embargo, esto no significa que el jalal [vacío] está literalmente vacío y hueco de toda radiación Divina, que la Presencia Divina está literal y absolutamente retirada de allí. Semejante interpretación sugeriría una ilegítima atribución de espacialidad y en consecuencia corporeidad al Infinito y violaría el principio de omnipresencia afirmado de la manera más literal por las Escrituras. Además, en relación con el vacío no hay un alejamiento total y absoluto: en el jalal perdura cierto residuo o vestigio (reshimu) de la Luz. El reshimu es la cantidad residual que quedó de la Luz Infinita [ Or Ein Sof ] que Di-s "retiró" de la Creación por medio del proceso de tzimtzum. Al contrario del reshimu resultante de la luz Divina infinita y el plan Divino de la Creación que quedó en el avir kadmon, como ya se mencionó, en esta fase el reshimu es


suficientemente "débil" y virtualmente "invisible" ("no existente") como para permitir la existencia de una realidad independiente a la cual sirve como "trasfondo" Divino. El reshimu es comparado a la fragancia del vino que queda en la copa, después de haberla vaciado. Por lo general al reshimu se le cita como una etapa intermediaria entre la verdadera luz trascendente (previa al tzimtzum) y la luz inmanente (memale kol almin, que aparece luego del tzimtzum, en la forma de kav [línea o rayo de luz infinita]), el reshimu es denominado como "el que abarca todos los mundos" (sovev kol almin). Es el poder inherente en la unicidad Divina capaz de "albergar" ("sustentar") la pluralidad de la existencia finita. El reshimu es el origen primario de los "recipientes", la "materia" de todos los mundos. Es el primero, absolutamente abstracto "cuerpo" de la realidad. Así como Adam fue creado primero como un cuerpo sin vida, "polvo de la tierra", antes de que Dis soplara en su nariz el aliento de vida, similarmente la existencia del reshimu precede la entrada de la kav [línea o rayo de luz infinita]. Dentro de la oscuridad primordial, la "noche" del vacío creado por el tzimtzum con el "punto" del reshimu en su interior (llenando el vacío con el ser "potencial"), Di-s irradió un rayo de luz Divina, el rayo de la "mañana" [Kav]. Este rayo de la "mañana" [Kav] es la revelación de la inmanencia de Di-s en la Creación. Le otorga a cada ser creado, de acuerdo con el nivel de conciencia de cada uno, la percepción de que Di-s está con él (donde sea que esté y cualquiera que sea el estado de su ser), creándolo continuamente de nuevo y que Su providencia Divina está siempre cuidándolo. La kav posee dos dimensiones, una externa y otra interna. La dimensión exterior de la kav, denominada kav hamidá ("la línea


de la medición", "la vara de medida" o "regla") corresponde a su poder de "medir", de definir límites para cada ser creado y por lo tanto diferenciando entre ellos. [Es responsable de los límites y formas]. La dimensión interior de la kav, conocida a menudo como el jut ("el hilo" que "cose" la realidad), corresponde a su poder de "interinclusión", es decir de manifestar la presencia del "todo" en cada una de sus "partes", como un holograma. Las dos letras hebreas que forman la palabra kav son de hecho las dos letras internas de la palabra makom, "espacio". Las dos mem, la primera y la última letra de makom, forman a su vez la letra mem (escrita en forma completa) que es el secreto de la presencia Divina dentro del espacio primordial, “vacante” o "atmósfera" (avir kadmon), como ya se mencionó. Así la misma palabra hebrea para "espacio" nos enseña que el rayo de Luz Inmanente de Di-s, la kav, permeará y manifestará el potencial de la infinita misericordia de Di-s en el espacio primordial [ avir kadmon]. Kav es tanto la fuerza creativa como vitalizadora de la Creación; como ya mencionamos, es la inmanencia de Di-s en la creación mientras la Luz ocultada [ Or Ein Sof] es la trascendencia todoabarcante de Di-s sobre toda la creación. Sin embargo, la kav misma también sufre una serie de numerosas contracciones y ocultamientos consecutivos. Cada una de estas contracciones y ocultamientos hace posible que tenga lugar una etapa inferior [mundo], o creación, culminando finalmente en la más baja etapa y creación representada por este mundo finito, material y pluralista. Es por medio de esta kav que tiene lugar el proceso de sucesivas emanaciones y el desarrollo de causa-efecto. A diferencia del primer tzimtzúm -que fue a modo de dilug ("brinco")- donde se


genero lo vacante [Avir Kadmon ] y lo vacío [jalal ] se puede hablar de este desarrollo y evolución como de algo gradual y causal. El despertar del deseo de Di-s de crear para poder obsequiar bondad y bendición infinita a toda la creación corresponde al atributo Divino de jesed, "bondad". El poder Divino de contraer y ocultar esa luz infinita [Or Ein Sof] para permitir que venga a la existencia la realidad creada, denominado el poder del tzimtzum, corresponde al atributo Divino de guevurá, "poder".

El rayo de la "mañana" de inmanencia Divina, la kav, corresponde al atributo Divino de tiferet, "belleza", el atributo de rajamim, "misericordia". Después del primer tzimtzum o tzimtzum

alef se produjeron una serie de tzimtzumin, estos ocultamientos, reducciones y condensaciones progresivas de la Luz de la mañana Kav produjeron numerosos niveles, uno inferior al otro. Estos niveles se dividen en cinco categorías o “Cinco Mundos”. Cada mundo a su vez se subdivide en miríadas de graduaciones siendo cada uno un microcosmos en sí mismo. Las radiaciones variantes de la Luz Divina en estos Mundos, volviéndose cada vez más intensamente reducidas y oscurecidas de un nivel al próximo, se denominan Sephirot. Esencialmente estos Mundos son “Vestimentas” Divinas en las que el Or Ein Sof se oculta animándolos y dándoles existencia. Pero al igual que el tzimtzúm y las sephirot son conceptos alegóricos que asumen una realidad sustancial sólo en relación


con el hombre y la creación, es decir, desde la perspectiva de la criatura [mirando de abajo hacia arriba] pero son irreales en esencia, es decir, respecto a Di-s [mirando de arriba hacia abajo], lo mismo sucede con estos Mundos. Estos Mundos son cualitativamente diferentes en virtud de que:

I.

… los mundos “superiores” son aquellos que reciben una radiación infinitamente mayor que los “inferiores”,

II.

... los “superiores” reciben esta radiación sin tantas vestimentas y pantallas como los inferiores.

Ciertamente la Or Ein Sof llena todos los mundos por igual y no hay lugar vacío de ella. El núcleo y la esencia del bendito Ein Sof es idéntico en los mundos superiores e inferiores y tal como El Se encuentra en los Mundos superiores, Se encuentra en los inferiores. La diferencia entre ellos es respecto del flujo de vitalidad [Kav] desde el Ein Sof en términos de “revelación surgida del ocultamiento”. Los mundos superiores reciben de una forma más revelada que como lo hacen los inferiores y cada criatura en ellos recibe conforme su capacidad y naturaleza. Los mundos inferiores, incluso los espirituales, no reciben la luz de una forma tan revelada sino sólo por medio de numerosas “vestimentas” encubridoras que ocultan y reducen la Luz Divina para que a fin de cuentas —en el nivel más bajo, en el mundo físico— “ninguna


luz o vitalidad cualquiera sea visiblemente revelada, sino solamente cosas corpóreas y físicas que parecen inertes”. Con todo, también ellos contienen luz [Or Ein Sof] y vitalidad [Kav] del Ein Sof que les brinda existencia a partir de la nada para que no vuelvan a su estado de nada y nulidad como eran antes de su creación. En este sentido, el Santo, bendito sea, es “el Más Oculto de Todos los Ocultos” por lo que es llamado el “Di-s oculto”. Una analogía similar es la de la luz del sol penetrando en las salas de una casa, e incluso en habitaciones dentro de habitaciones. La luz lo hace conforme a la presencia o ausencia de obstáculos; por lo tanto, no hay cambio en la luz misma, sino sólo en la condición o capacidad del lugar para ser iluminado. Así cuando se habla de “superior” e “inferior”, en proximidad con, o distante de el Ein Sof, estos términos, no se refieren a dimensiones espaciales cualesquiera sino a diferencias cualitativas de grado y nivel. Los Cinco Mundos son: Adám Kadmón. Este término prestado de la forma humana significa “Hombre Primordial”. Kadmón denota “ser el primario de todos los primarios”. Este Mundo también se denomina el Plano de Kéter Elyón (Kéter Supremo), la “luz clara y lúcida” (gugeume gu xe) frecuentemente llamada Tzajtzajot — implicando las “puras y lúcidas sephirot que están ocultas y escondidas”.


Atzilut, el mundo de la Emanación Beriáh, el mundo de la Creación Ietziráh, el mundo de la Formación Asiáh, el mundo de la Acción

Adám Kadmón es la emanación más prístina. Es la etapa más alta y primera después de que tuviera lugar el tzimtzúm Alef y con todo es tan sublime que en un cierto sentido se puede hablar de él como completamente unido al Ein Sof. Atzilut es la etapa que sigue a Adám Kadmón, por lo tanto adicionalmente apartado del Ein Sof. Este Mundo recibe su vitalidad [la Emanación Divina y fuerza vital- Kav] vía Adám Kadmón, por lo tanto en medida menor y menos intensa que Adám Kadmón mismo. Pero Atzilut todavía está en tal proximidad con el Ein Sof que también él es “uno con él”, siendo, en efecto, Divinidad. Beriáh está apartado un grado más, y recibe su vitalidad [Kav] a través de Atzilut, por lo que ésta es en menor medida y menos intensa que en Atzilut. Aunque los aspectos particulares y categorías del tzimtzúm o Tzimtzumin son demasiado numerosos para ser contados, y generalmente son de muchas clases diversas, hay, sin embargo, tres niveles de poderosa contracción y condensación que dan origen a los tres Mundos inferiores. Los Mundos de Atzilut y Adám Kadmón son Divinidad Misma, no así los demás.


Cuando se habla de un Masaj o Prasá (“cortina”; “cobertura”) separando a Atzilut de Beriáh al igual que entre los mundos subsiguientes, se está implicando la inmensa distinción y separación entre estos niveles. Ietzirá está todavía más apartado y obtiene su vitalidad [Kav] a través de Beriáh, de igual forma Asiáh siendo el más apartado, recibe su vitalidad [Kav] por medio de Ietzirá. Como ya mencione, al igual que las diez-once Sephirot, estos Cinco Mundos se corresponden con las letras del Tetragrámaton [YHVH]: Atzilut se corresponde con la iud, Beriáh con la primera hei, Ietziráh con la vav, y Asiáh con la hei final. Adám Kadmón, por su estado de inmensa sublimidad, no puede representarse por ninguna letra específica sino por la “espina” de la iud. Por lo tanto, tal como Kéter está por encima de todas las sephirot, Adám Kadmón lo está sobre todos los Mundos. A ello se debe que, generalmente, sólo se hable de Cuatro Mundos. De hecho, los Mundos se corresponden con las sephirot mismas. Aunque las diez-once Sephirot emanan y “funcionan” en cada Mundo en particular (Kéter de Atzilut, Jojmá de Atzilut, Bináh de Atzilut, etc.), en cada uno de ellos predominan sephirot específicas. Adám Kadmón corresponde a Kéter; es el plano de Kéter, porque Kéter es la sephirá predominante en Adám Kadmón. Atzilut corresponde a Jojmá; es el Plano de Jojmá, porque Jojmá es la sephirá predominante en Atzilut. Beriáh corresponde a Bináh, Ietziráh a las Midot (Jésed, Guevuráh, Tiferet, Nétzaj, Hod y Iesod), y Asiáh a Maljut, porque éstas son respectivamente las sephirot predominantes en estos Planos.


No es casualidad que el número total de sephirot concuerde con la cantidad de dimensiones físicas de nuestro universo. Al menos desde la perspectiva de la TC. Sabemos que las dimensiones físicas tienen su origen en dimensiones espirituales. De esta forma las primeras tres dimensiones es decir las 3 de espacio expandidas, altura, longitud y anchura corresponderían básicamente a Kéter, Jojmá y Bináh, la cuarta dimensión espacial la cual “está y no está” hogar de nuestro universo y sus compañeros los universos paralelos estaría representada por Daat. Las seis dimensiones de espacio contraídas cuya interacción ocurre a nivel cuántico, por las Midot (Jésed, Guevuráh, Tiferet, Nétzaj, Hod y Iesod) y por último a Maljut podríamos asociarla con la dimensión temporal, inicialmente en su faceta de dimensión espacial como tiempo imaginario y más tarde como tiempo real. La “Imagen Humana” de las sephirot es conocida como el Partzuf-figura de Adám Kadmón, la emanación original de la Luz Divina. El Mundo de Adám Kadmón es considerado el Atzmut (la “Esencia”, o alma), Atzilut como el “Cuerpo” que contiene esta alma, y Beriáh, Ietziráh y Asiáh, como las “Vestimentas” exteriores en que se inviste este Cuerpo. La diferencia entre estos Mundos es una de grado, en la medida del ocultamiento de Atzmut y, por lo tanto, a menudo se los compara con cuatro modelos de percepción denominados reshimáh (marca), jakikáh (grabado), jatziváh (cincelado), y asiáh (el terminado):


Una reshimáh es no-substancial; es una mera señal marcada, denotando apenas una distinción entre lo marcado y lo que no lo fue, o sea, entre la nada absoluta y la realidad (o, más bien, el comienzo de la realidad). Su clase de realidad es tan próxima a la nada que prácticamente no hay diferencia alguna entre ellos. Atzilut es entonces, la primera salida hacia la sustancialidad entre la nada absoluta y la infinitud, y la categoría de sustancialidad y finitud. Una jakikáh, por su parte, ya se percibe en mayor medida que la reshimáh; en consonancia, Beriáh es la etapa de un ser más perceptible y finito que Atzilut, aunque todavía muy sutil. Una jatziváh es más perceptible aún, tal como un objeto cincelado se siente mucho más que uno grabando, comparable a ello es Ietziráh. La percepción plena, completa en el plano de la sustancialidad y la corporeidad distinguible, es el producto acabado de una asiáh, y correspondiéndose con ella es el Mundo llamado por este nombre. Ahora bien, como se ha dicho, todas las sephirot emanan a lo largo de todos los Mundos, en general y en particular. Todas las sephirot se manifiestan en Atzilut, así como también en Beriáh, en Ietziráh, y en Asiáh. Tal como están en Atzilut, todavía tienen una unidad explícita con su Emanador. Por medio de Maljut de Atzilut (como es la “función” de Maljut) las sephirot de Atzilut (latentemente inmanentes en Maljut de Atzilut) se proyectan más allá para manifestarse en Beriáh. Maljut de Atzilut, así, sirve de mediador entre Atzilut y Beriáh.


En esta capacidad, Maljut de Atzilut asume una característica de Kéter que sirve de intermediaria entre una etapa superior y la siguiente más baja. Por lo tanto, Maljut de Atzilut, el nivel más bajo de Atzilut, re-emerge como Kéter de Beriáh, el nivel más alto de Beriáh. Mientras que las sephirot de Beriáh son concretamente las sephirot de Atzilut, ya que están en Beriáh en un estado de gran ocultamiento y condensación. Como la “transición descendente” de Atzilut a Beriáh involucra el “paso” por el inmenso tzimtzúm de la prasá- cortina- que separa estos Mundos, en Beriáh, el Mundo de la Creación está la primera aparición de criaturas limitadas y finitas distintas de la Divinidad, aunque todavía estrictamente espirituales: las almas de los justos (tzadikím), y los Serafim -ángeles sublimes-. El mismo proceso se repite en la siguiente etapa del desarrollo creativo. Por medio de Maljut de Beriáh, las sephirot (todas latentemente presentes en Maljut) se proyectan adicionalmente hacia abajo para manifestarse en Ietziráh, emergiendo allí en una condensación y ocultamiento todavía mayor. Esto permite la aparición de criaturas menos sublimes y más numerosas que las de Beriáh como los Querubim. A medida de que este proceso continúa, culmina en las entidades y criaturas de nuestro mundo físico, incluyendo los ángels primarios en el nivel más bajo de Asiáh, es decir en Maljut. La implicación de este proceso creativo es doble, por un lado permite la posibilidad de un mundo físico finito con criaturas físicas finitas al grado de que —por causa del inmenso tzimtzúm involucrado— parecen distintas y separadas de la Divinidad.


Por otra parte implica la Inmanencia Divina o Presencia Interior (Shejiná) incluso en lo finito y físico. Pues no es nada menos que la misma luz del Ein Sof [Or Ein Sof en su manifestación de Kav] lo que emana de Maljut de Atzilut, si bien tan fuertemente oscurecida y condensada que no está própiamente manifiesta. Pues solamente el Ein Sof puede crear y mantener a todos los seres a partir de la nada; las sephirot no deben ser consideradas “agentes creadores” separados y distintos de la Divinidad.


EL ORIGEN DE LOS MUNDOS Adam Kadmón El hombre primordial

Adam Kadmón (abr. Ak) es el primer partzuf (figura) que se vuelve manifiesto en el jalal (vacío) que resulta del tzimtzum (contracción) de la Luz Infinita de Di-s (Or Ein Sof). Es emanado por el kav (rayo de Luz Divina) que impregna inicialmente el jalal (vacio). Su emanación tiene lugar en dos etapas: para crear el mundo dentro de la "esfera" (cadur, literalmente "pelota") del "brillo inferior" (tehiru tataá), el Creador usando a Kav rodeó a la esfera con 10-11 anillos concéntricos (igulim), las diez-once sephirot de Adam Kadmaa Stimaa [El Hombre Primordial Oculto], en donde los anillos son el "pensamiento" Divino del futuro hombre primordial (Adam kadmon). Y luego con la forma de un ser (que para poder comprender sus características se "asemeja a un ser humano") que se "inviste" en la kav. Adam Kadmón es una Luz Divina pura, no posee recipientes. Su extensión dentro del jalal está limitada por el poder del reshimu y por el poder limitado inherente de su propia luz (el potencial de la luz de crear recipientes). Adam Kadmón es la manifestación posterior al tzimzum de la voluntad específica y el plan bien definido de Di-s (al contrario de olam hamalbush -mundo de las vestimentas- previo al tzimtzum del jalal) de emanar el mundo Divino de Atzilut y crear los tres mundos inferiores de Briáh, Ietziráh y Asiáh.


Las dos palabras que forman el nombre de Adam Kadmón aluden a su paradójica naturaleza de ser por un lado un ser creado, Adam y por el otro una manifestación de la Divinidad primordial, Kadmón, es decir revela la infinitud primordial en la finita realidad creada. Para entender mejor lo dicho en el párrafo anterior conviene considerar que Adam significa también "en la semejanza de" o "en la imagen de", por otra parte Kadmon como ya sabemos significa "primordial", o "primario", de la raíz hebrea kadam. De esta forma, Adam Kadmon es el mundo primordial el cual es "en la semejanza de" la luz infinita Or Ein Sof la cual lo precede siendo “oscurecida” u “ocultada” en el proceso de la creación. Esto significa que a pesar de que Adam Kadmon es un mundo, es un plano de realidad tan elevado que está hecho a semejanza de la Luz Infinita [Or Ein Sof]. Esto implica que su nivel es tan sublime, puro y trascendental que es casi imperceptible y refleja la Luz Infinita original [Or Ein Sof]. En KABALÁH el mundo de Adam Kadmon representa la voluntad trascendente de Di-s. El deseo de Di-s para la Creación y la manera en que se manifiesta está planeado en una pieza sin ninguna separación en detalles específicos. A esto se le conoce como machshava kedumah, o "pensamiento primordial" de Adam Kadmon. El pensamiento primordial hace las veces de los planos de toda la Creación. En el mundo Adam Kadmon todo es visto en conjunto, sin que aún se encuentren separados los detalles ni ordenados en categorías de realidad. Todos los detalles de la Creación, desde el principio al fin del espacio y desde el principio al final del tiempo, están superpuestos en este pensamiento único, por lo


que en Adam Kadmon, no existen propiamente los conceptos de espacio y tiempo como nosotros los percibimos. Esto es equivalente a pensar que Adam Kadmon es un espacio de dimensión cero en tiempo imaginario, donde todo es simultaneo y ocurre en el mismo lugar, por ende no hay adentro ni afuera, no arriba ni abajo, ni antes ni después. Sólo existe un potencial para estas limitaciones. Todo es indefinido, unificado y desde luego simultáneo. Es justamente en este nivel donde Di-s incluye en su plan para la creación una infinidad de posibilidades, esto con el fin de incluir en ella un concepto revolucionario, el del libre albedrío. Ya que Di-s es omnisciente Él sabe el desenlace de cada posibilidad, pero es la posibilidad misma la que abre la puerta a la libertad para sus creaturas. También es aquí donde yacen la raíz y la fuente de todos los otros planos de la realidad, los cuales descienden desde Adam Kadmon. Es claro que los subsecuentes niveles de la Creación, es decir las series de mundos que descienden de Adam Kadmon, en particular el mundo más inferior, no pueden ocurrir dentro de los parámetros de existencia del Adam Kadmon, pues como ya se expuso todo en este mundo es indefinido, unificado y simultáneo, superimpuesto en un pensamiento primordial único, el cual contradice la idea de mundos en el sentido en que los entendemos, es decir como objetos limitados en los que se presuponen división y separación.


El primer paso para lograr la separación y división necesaria para la creación de mundos inferiores es mediante la “ruptura” de la unidad de la luz tal como se encuentra en Adam Kadmon. Conforme la luz desciende desde Adam Kadmon, se va fragmentando en 10-11 cualidades individuales o atributos [sephirot], las cuales actúan como puntos de luz separados e independientes. Cada uno de estos puntos representa una concentración de luz extremadamente poderosa conforme desciende desde Adam Kadmon. Aunque la fragmentación como hemos dicho no es real, es como si cubriéramos la luz con algo semejante a la orilla de un rollo de cámara, parecerá que la luz está dividida pero en realidad no es así. El objetivo primario de Adam Kadmón es emanar "recipientes" para contener y revelar sus luces a la realidad exterior. Con este objetivo se inicia un proceso donde emanan luces de "los oídos, la nariz y la boca" de Adam Kadmón. Las luces, llamadas en KABALÁH "vapores", que emite de los "oídos" y la "nariz" son de naturaleza demasiado "espiritual" aún como para crear recipientes, pero de todas maneras son necesarias para la preparación del primer recipiente creado por el vapor de la "boca". De esta primera emanación se originaron las sephirot de Tohu palabra que significa caos o desorden. El mundo del caos no se incluye en el esquema de los cinco mundos mencionados previamente, por el hecho de que está “quebrado” y no existe como un plano estable de la realidad.


Olam HaTohu El mundo del Caos Las sephirot generalmente constituyen la estructura interna de cada uno de los mundos, de forma similar a la manera en la que los huesos dan sustento y estructura al cuerpo; sin embargo en el Olam HaTohu [mundo del caos] esto es precisamente lo que está ausente. Las sephirot de Tohu son absolutamente independientes unas de otras y no hay ningún tipo de interrelación en ellas. Por tanto no hay orden ni estructura. Más aún, cada sephira en Tohu es la manifestación de un aspecto con una esencia absolutamente única de la luz de Adam Kadmon, y por tanto cada una no interactúa con ninguna otra sephira, en virtud de que no tienen entre ellas nada en común. A consecuencia de esta falta de interacción ninguna de las sephirot de Tohu es capaz de limitar la actividad y expansión de las otras sephirot a un nivel en el cual todas las sephirot puedan funcionar juntas. Por tanto ninguna de las sephirot puede afectar o influir en la actividad de las demás sephirot. Esto culmina en la desintegración o "rotura" de los recipientes de las sephirot de Tohu. Es importante remarcar que cada sephira de este mundo contiene una sola esencia y no como en los mundos de orden que vendrán después donde cada sephira contiene a todas las demás. Es justo por esto que en el Zohar se dice que esta etapa se caracteriza por un exceso de Deseo, más no deseo de dar, sino deseo de reinar. Por lo mismo vamos a ver más adelante como se asocia esta situación con el pasaje de génesis referente a los reyes de Edom, anteriores a los reyes de Israel.


De ninguna manera la ruptura de las sephirot de Tohu es accidental, ni tampoco significa una falla en el proceso creativo, por el contrario, sirve a un propósito específico e importante: brindar un estado de separación y particionamiento de la luz en diferentes cualidades y atributos, permitiendo con ello la introducción de la diversidad en la creación. Sin embargo, debido a que el propósito último de la creación no es permanecer en un estado de SEPARACIÓN Y DIVERSIDAD sino de UNIDAD Y ARMONÍA, la separación que tuvo lugar debida a la ruptura de los recipientes de Tohu será rectificada, como veremos más adelante, en Tikun, que significa "rectificación", "restitución", o "reformación". Tikun representa la síntesis y reunificación de la diversidad y fragmentación introducida por la ruptura de los recipientes de Tohu. Recordemos que estos mundos surgen de una serie de progresivos Tzimtzumin de la luz de la mañana o rayo de luz Kav, la cual posee, como ya mencione dos dimensiones, una externa y otra interna. La dimensión exterior de la kav, denominada kav hamidá ["la línea de la medición”] corresponde a su poder de "medir", de definir límites para cada ser creado y por lo tanto de diferenciar. [SEPARACIÓN Y DIVERSIDAD]. La dimensión interior de la kav, conocida a menudo como el jut ("el hilo" que "cose" la realidad), corresponde a su poder de "interinclusión", es decir de manifestar la presencia del "todo" en cada una de sus "partes", como un holograma. [UNIDAD Y ARMONÍA]


Además de Kav se ha dicho que es tanto fuerza creativa como vitalizadora de la Creación; con esto en mente entendemos claramente que lo ocurrido en el Olam HaTohu estaba implícito en la naturaleza misma de la Kav y por tanto siempre formó parte del Plan Divino y Perfecto de Di-s para la creación de realidades inferiores. “Di-s no deja nada a la casualidad”. Veamos lo descrito anteriormente paso por paso en los mundos de Akudim [Unión] y Nekudim [Puntos], ya que ambos pertenecen al Olam HaTohu.

Olam Ha… Akudim, Nekudim (Unión, Puntos) Olam HaAkudim El Mundo de la Unión o Ligazón

Olam HaAkudim es un " mundo" donde aparece por primera vez la idea de recipiente individual original, el cual ha sido creado por el vapor que emanó de la "boca" de Ak, como se explicó antes. En este mundo, sus diez-once "luces" o diez-once sephirot, provenientes del mismo origen están todas contenidas dentro de este único recipiente. Por esta razón es llamado Akudim, "unión", porque todas sus luces están "unidas" en un sólo recipiente. Las luces, incapaces de "habitar" cómodamente en un sólo recipiente ingresan a una "dinámica" denominada mati velo mati, literalmente "llego pero no llego". Las luces descienden desde la "boca" de Ak para entrar al recipiente de Akudim y


luego "retroceden" para ascender (parcialmente) de vuelta a su origen en la boca de Ak, para ir y venir, ir y venir por siempre. A menudo estos dos mundos son considerados dos estados de "caos", uno un "caos estable" relativamente, el de Akudim donde no hay quiebre, y un "caos" más inestable, el de Nekudim que no soporta las luces y se quiebra, como veremos más adelante. Olam HaNekudim El Mundo de los Puntos A continuación del proceso que concluye con la creación del Olam HaAkudim, la luz emana de los "ojos" de Ak, creándose 1011 recipientes individuales para contener las 10-11 luces de este mundo, aunque son recipientes pequeños, no desarrollados o "inmaduros". Todas estas luces tenían el aspecto de Kéter de las 10-11 sephirot y dentro de cada Kéter las 9-10 partes restantes de cada luz [ jojmah, binah, daat, jesed, …,maljut] le fueron incorporadas. Por esta razón es que a este mundo con sus 10-11 recipientes se le conoce con el nombre de 10-11 "nekudot" o “puntos” individuales de luz, en lugar de 10-11 sephirot completas... Estas 10-11 sephirot o mejor dicho nekudot fueron emanadas de una forma tal que quedaron colocadas una sobre la otra. El hecho de que estas sephirot-nekudot en sus recipientes fueran colocadas una sobre la otra en línea recta indica que actuaban como entidades independientes, a diferencia de la disposición de las sephirot en el mundo posterior de Tikun, en el cual las sephirot están ordenadas en armoniosas triadas. Esto aunado a que, como ya lo mencione anteriormente, cada sephira en este


mundo es la manifestación de una esencia absoluta y específica de la luz de Adam Kadmon correspondiente al nivel de kéter de cada tipo de luz, trae como consecuencia que cada una de las sephirot-nekudot actúe de forma autónoma, independiente de, e incluso, en oposición a las demás. Más aún, de acuerdo a lo dicho anteriormente, los recipientes mismos estaban en un estado de inmadurez y por tanto no estaban preparados para contener la intensa luz que fluía en ellos. Debido a la intensidad y particularidad de las luces y la incapacidad de sus recipientes para contenerlas, los recipientes de las sephirot-nekudot inferiores de este mundo se rompieron y las luces que contenían permanecieron arriba, expuestas sin sus recipientes. Los fragmentos de estas vasijas cayeron a niveles inferiores, siendo absorbidos en particular en el mundo que hoy conocemos como el mundo de Beriáh. Los únicos recipientes que se rompieron y murieron fueron los 8 inferiores [tomando en cuenta a Daat], mientras que los tres superiores Kéter, Jojmáh y bináh si tuvieron la capacidad de contener las luces designadas para ellos y no murieron. En las Escrituras, el concepto de la ruptura de los recipientes Shevirat haKeilim está vinculado, como ya se mencionó con el acontecimiento místico de los ocho reyes quienes reinaron en la tierra de Edom antes de que rey alguno reinara sobre los Israelitas [Génesis 36:31-39] y la construcción y destrucción de los mundos primordiales. Cada uno de los reyes descritos reinó y luego “se rompió” y murió. Aunque las sephirot-nekudot inferiores de este mundo se rompieron y murieron, cierto residuo de las luces que contenía cada recipiente permaneció unida a los fragmentos de los recipientes.


Esto es lo que se conoce como las 288 nitzotzin ("chispas") –el número inicial de fragmentos de los recipientes que se rompieron-. El proceso entero es aludido en las Escrituras en el primer par de versículos del Génesis: "En el principio creó Di-s los cielos y la tierra y la tierra estaba desordenada[Tohu] y vacía [Bohu], y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía ("merachefet") sobre la faz de las aguas...." la palabra "merachefet" se compone de dos palabras: "met" y "rapach" – significando que 288 (el valor numérico de rapach) fragmentos “murieron” (significado de la palabra, "met") . Esto hace alusión a la ruptura de los recipientes Shevirat haKeilim del Olam haTohu en 288 chispas. Aunque inicialmente los fragmentos de los recipientes cayeron en el mundo de Beriáh, cuando su rectificación dio inicio en el mundo de tikun, lo cual veremos posteriormente, los aspectos más refinados de los recipientes fueron capaces de ascender y fueron absorbidos en el mundo de Atzilut. Lo que no pudo elevarse hacia Atzilut permaneció en Beriáh y pasó a ser una parte integral de él. Lo que no pudo ser absorbido en Beriáh descendió dentro de Ietziráh y Asiáh. Los aspectos de los recipientes que no pudieron ser absorbidos ni siquiera en estos reinos inferiores de santidad se convirtieron en la vitalidad de los reinos de impureza, conocidos como las kelipot. La Shevirat haKeilim o ruptura de los recipientes del Olam haTohu es el concepto clave para la explicación del problema básico de la diversidad y la multiplicidad en la Creación al igual que para explicar el origen de la maldad, además con la aparición de un “lugar” para la maldad surge también la necesidad de la revelación en el mundo de los atributos de Di-s conocidos como jesed- bondad y guevuráh-juicio, lo cual es uno de los propósitos primarios de la creación.


Es también en este punto donde surge la posibilidad del libre albedrió, más no como una manera de escoger libremente entre el bien y el mal, sino que desde mi punto de vista como una forma de rendir libremente nuestra voluntad a la voluntad de Di-s, es decir, no se trata de decidir entre lo bueno y lo malo, sino de algo más trascendente, la auto anulación voluntaria y la exaltación de Di-s. Kelipot; Jitzonim; Sitra Ajara Estos términos son sinónimos. Son los nombres para el mal y la impureza. Sitrá Ajará significa "el otro lado", es decir, el lado separado de, y opuesto a la pureza y santidad. Jitzoním significa los "foráneos" o externos, esto es, las fuerzas más exteriores, el desperdicio de la santidad que constituye el mal. Kelipot significa "cáscaras", o cortezas; las cáscaras externas que contienen la fruta comestible pero no son comestibles por sí mismas. La sustancia de las Kelipot, como se mencionó anteriormente, consiste de las partes no-asimilables de los quebrados recipientes, por lo tanto, su desperdicio. Además también se dijo que cada una de éstas subsiste en virtud de una chispa de santidad adjunta a ella. Esta chispa santa, su fuerza vital sin la cual dejarían de existir, está ocultada y encerrada por las cáscaras como la fruta comestible lo está por su cáscara, por lo que por sus propias fuerzas es incapaz de hacerse sentir y dominar sobre la cáscara Kelipot. Hay cuatro Kelipot básicas, divididas en dos clases: Las tres Kelipot enteramente impuras y de mal, y Kelipa Noga, esta es la "piel", la cobertura inmediata a la chispa de santidad. Así, está en contacto directo con la santidad, y no es enteramente mala. Es


un intermediario entre lo santo y lo profano, entre el bien absoluto y el mal absoluto. Las otras tres Kelipot están mucho más apartadas; ellas no están en contacto directo con la chispa sino que cubren la Kelipa Noga, una sobre la otra. Su nutrición y vitalidad que emana de la santidad les llega por medio de Kelipa Noga. Se alude a las cuatro Kelipot, y al término Noga, en Ezequiel 1:4: "viento tormentoso", "gran nube", y "un fuego asiéndose de sí mismo" [estos denotan las tres Kelipot totalmente impuras] y "un Resplandor rondándolos" Noga denota la cuarta Kelipa, Kelipa Noga (siendo el Noga una radiación de la santidad). El significado de estas dos categorías quedara más claro si consideramos lo siguiente: Todo lo que se requiere del hombre que haga, es bien absoluto; todo lo que se le ha prohibido hacer, es mal absoluto. Por lo tanto, todas las cuestiones vinculadas con las prohibiciones fluyen y se derivan de las tres Kelipot totalmente impuras. Todas las cuestiones vinculadas al plano de lo que es esencialmente permisible fluyen y se deriva de Kelipa Noga. Kelipa Noga, siendo una categoría intermedia entre la santidad pura y la impureza absoluta, tiene cierta relación con ambos. Esto significa que toda derivación de Kelipa Noga puede caer, y ser absorbida en las tres Kelipot del mal; o, alternativamente, puede elevarse y absorberse, en el plano de la santidad. Cuando la acción permitida como el comer y beber se realiza intencionalmente con un propósito superior, es decir para tener energías para servir a Di-s, la vitalidad de esta acción y los objetos permitidos que involucren se destila y es absorbida en el plano de la santidad.


Si por otra parte, el comer y beber persiguen el placer puramente sensual, sin ninguna intención más sublime, esta vitalidad se degrada y es temporalmente absorbida en las tres Kelipot impuras, porque en tanto el alimento es esencialmente apto y permitido para el consumo, por lo tanto, no prohibido, su vitalidad puede revertirse y ascender a la santidad junto con el consumidor cuando éste retorna haciendo Teshuvá [arrepentimiento por amor ] al servicio de Di-s. Otro caso sería el hablar, lo cual es permitido, sin embargo las palabras pueden usarse para servir a Di-s o para mentir, dar falso testimonio, blasfemar, etc. Los términos para "permitido" y "prohibido" son Mutar y Asur, respectivamente. Mutar significa literalmente "liberado", "libre"; esto es, la materia permitida no está atada y ligada por el poder de los Jitzoním [fuerzas más exteriores] impidiéndole regresar y ascender a la santidad. Asur significa literalmente "encadenado", "atado", pues la materia prohibida está atada y cautiva en poder de los Jitzoním [fuerzas más exteriores] que le impiden ascender y ser absorbida en la santidad para siempre, hasta que llegue el día en que la muerte (otro sinónimo para el mal) será tragada para siempre, como está escrito (Zacarías 13:2): "Y Yo erradicaré de la tierra el espíritu de impureza"; o hasta que el pecador se arrepienta en grado tal que sus transgresiones premeditadas se conmuten en auténticos méritos, lo que se logra mediante "arrepentimiento (Teshuvá) por amor", surgiendo de las profundidades del corazón, con gran amor y fervor y de un alma pasionalmente deseosa de unirse al bendito Di-s y sedienta de Di-s como un suelo árido en el desierto. Cabe recordar que las Kelipot están en un mundo de impureza inferior y apartadas del último mundo de santidad, es decir Asiáh, y más específicamente por debajo de maljut de Asiáh.


En KABALÁH las Kelipot son los opuestos de las sephirot. Las sephirot como ya sabemos representan las emanaciones divinas de Di-s en el universo. Por otra parte las Kelipot son las manifestaciones de la oscuridad dentro de las cuales la luz divina de Di-s no penetra. Las Kelipot son la personificación del estado anti-Di-s. Sin embargo como se mencionó y a pesar de que la luz divina no las penetra, estos Kelipot son animadas por un residuo del poder creativo de Di-s [Kav], en la forma de chispas nitzotzin. Este conjunto de recipientes rotos sobrevivieron la caída más allá de maljut de Asiáh, es decir fuera de los mundos de santidad y desde ahí están en conflicto con aquellos aspectos del mundo correspondientes a las siete-ocho sephirot cuyos recipientes se rompieron. Estos aspectos son conocimiento ligado a Daat; bondad asociada a Jesed; juicio a Guevurá; compasión, belleza y armonía con Tiferet; victoria a Netzaj; esplendor a Hod; unido a iesod, verdad y paz; y por último asociado a Maljut, el conflicto es con el acto de postrar un respecto receptivo a la fuente Divina de la autoridad. Es claro que los aspectos en conflicto están ligados a los atributos emocionales inherentes a la creación así como al punto de unión entre lo intelectual y lo emocional, es decir al sentimiento, fuerza y lenguaje que permite el “salto” a diferentes realidades. En este sentido es que se dice que los Kelipot son los gemelos malvados de las Sephirot. Las Kelipot son los principios de las sombras y de la antítesis que se esconden detrás de todo. El lado de la luz representa los principios numéricos y geométricos a través de los cuales Di-s creó el mundo, en sí los principios de orden. Las Kelipot corresponden a los fractales y principios del caos. Las Kelipot son


las fuerzas destructivas y divisorias. Estas fuerzas destructivas pueden ser utilizadas para crear manteniéndose libres de las limitaciones impuestas por la creación dentro del lado de la luz. De esta manera Olam HaTohu representa una forma primordial de existencia que fue creada con la idea de ser destruida, y destruida con la idea de ser reconstruida en una forma superior. El siguiente mundo creado que surgió posteriormente a la desintegración en el Olam HaTohu es conocido como el Olam HaTikun o mundo de la rectificación.


Olam HaBrudim u Olam HaTikún El Mundo de los Nexos o El Mundo de la Rectificación

Luego de la ruptura de los recipientes del Olam HaNekudim, Di-s emanó una nueva luz de la "frente" de Ak. Esta luz descendió al mismo reino que había estado ocupado por el mundo de Nekudim. El poder y el propósito de esta nueva luz es rectificar y "resucitar" los recipientes quebrados de Tohu [caos]. Este proceso de rectificación se completa dentro de la esfera del mundo de Atzilut, como se describirá extensamente. En la terminología de la KABALÁH, la nueva luz de Brudim [nexos] se conoce por el Nombre Ma (el deletreo completo de Havaiá, el Nombre esencial de Di-s, que suma 45, mem-40 y hei5). Como palabra significa "qué [soy]". Los recipientes de Tohu con su chispa de fuerza de vida son conocidos con el Nombre Ban (otro deletreo completo de Havaiá, el Nombre esencial de Di-s, que suma 52, bet-2 y nun-50). El "secreto" del proceso de rectificación es que cada punto del Nombre Ban [ recipientes de Tohu con su chispa de fuerza de vida ] sea "desposado" por su correspondiente "pareja" natural en el Nombre Ma [la nueva luz]. En el mundo de la rectificación, cada uno de los puntos iniciales de los recipientes de Tohu ha madurado de "punto" a "línea" y luego a "área". Las sephirot de Tikun fueron emanadas de tal forma que pudieran trabajar juntas interdependientemente y armoniosamente, como un sistema simbiótico armonioso en lugar de los discretos, independientes y sobrecargados puntos de Tohu.


Olam HaAtzilut El mundo de la Emanaciรณn El nivel mรกs alto y perfecto de Tikun es el llamado Olam HaAtzilut, el mundo de la Emanaciรณn. La palabra Atzilut se deriva de la palabra etzel, que significa "cerca de" o "cercano". El Olam HaAtzilut estรก cercano al Ein Sof -infinito-, a pesar de que no estรก unido ni identificado con รฉl en el mismo grado que el Adam Kadmon. La luz del Olam HaAtzilut toma su forma รณ es adquirida del mundo superior, es decir del Adam Kadmon. En cada nivel subsecuente de ocultamiento de la Luz Infinita Or Ein Sof manifestada como Kav, un nuevo factor de limitaciรณn es agregado. La dimensiรณn y limitaciรณn que es agregada en el Olam HaAtzilut es el aspecto de estructura interna. Adam Kadmon no estรก estructurado y estรก tan fuertemente unido que es imposible distinguir entre arriba y abajo, adentro y afuera, principio y final; en Atzilut, en cambio, es agregada la dimensiรณn de una


estructura interna. De hecho, el surgimiento del pleno concepto de internalización, de inmanencia - en oposición al de transcendencia – es el evento primordial en el OLam Ha Atzilut. De esta forma Atzilut se constituye en el primer plano, o mundo de inmanencia, con estructura o estructurado. En Atzilut se presenta por primera vez una diferencia entre recipientes y luz denominados kelim y orot, respectivamente. Esto no significa que haya una separación entre luces y recipientes, puesto que ambas en Atzilut están unidas de forma integral las unas con las otras. Así es que de ninguna manera hay una distinción real entre ellas. Un aspecto es reconocido como luz y otro como recipientes los cuales contienen y limitan a la luz. Es en este nivel justamente donde se forman dichos recipientes que contendrán la luz informe original, acto que propicia estructura, pero como lo mencionamos, estrechamente unidos con su luz y comportándose como si fueran dos aspectos de una misma cosa. Obviamente la cantidad de luz revelada depende de la capacidad de los recipientes de recibir la luz, de la misma manera en la que el grado en que una persona entiende una idea depende de sus capacidades intelectuales. La idea original (una analogía para la luz) y el entendimiento de ella (una analogía para los recipientes) están conectados integralmente, de ninguna manera son dos cosas distintas. La luz es hecha inmanente en función de la habilidad de los recipientes de recibirla. En otras palabras, la calidad de la luz enviada hacia este mundo está en función y depende de la receptividad de los recipientes. Los recipientes en Atzilut existen, pero son nulificados por la luz. Con todo esto el mundo de Atzilut puede entenderse como uno donde hay una estructura interna, donde la luz se hace


inmanente, es decir la luz que desciende de arriba se torna estructurada y ordenada. Con relación a la analogía usada equivale a que la idea sea entendida perfectamente. Esta es la razón por la cual el Olam HaAtzilut está vinculado al Olam HaTikun, que significa rectificación y orden. Esto es debido a que en Atzilut la luz viene a quedar ordenada y estructurada, en función de la capacidad de los recipientes de recibirla. Los recipientes de Atzilut son tan aptos para recibir luz como un recipiente puede serlo antes de desvanecerse por completo. De aquí se sigue que la estructura en el Olam HaAtzilut no se base en un oscurecimiento de la luz como ocurre en los mundos inferiores. En este sentido, el Olam HaAtzilut es aún un mundo de no-ser, un mundo del pensamiento, debido a que los recipientes son nulificados por la luz. Atzilut es un mundo con una conciencia plena y total de su origen Divino. El proceso de la "emanación" es descrito como deheelem veguilui, "ocultamiento y revelación", es decir, el proceso de revelar la esencia de lo que hasta ahora estaba oculto. Es muy importante tener en mente que la existencia surge a través de los recipientes no a través de las luces. Antes de continuar con la descripción de los tres mundos inferiores cabe recordar la relación que hay entre los mundos y el tetragramatón, de acuerdo a esto los cuatro mundos son paralelos a las cuatro letras del Nombre Esencial de Havaiáh: la iud, por encima del tiempo y el espacio brilla en el mundo de Atzilut; las tres letras hei, vav y hei, que juntas forman la palabra “presente”, reflejan la realidad interior del tiempo y el espacio creados, brillando en los tres mundos inferiores.


Olam HaBeriáh El mundo de la Creación El Olam HaBeriáh o mundo de la creación, representa un gigantesco escalón por debajo del Olam HaAtzilut. Beriáh, ó "creación", implica realidad limitada, ó el traer a la existencia una realidad restringida. La dimensión ó limitación que se agrega por la luz Kav descendiente que llega a Beriáh está representada por el concepto mismo de “ser”, en oposición a lo etéreo o “nada” de Atzilut. En Beriáh la substancia "etérea" inicial de la creación emerge de la nada pura. Atzilut es un mundo de no-ser debido a que los recipientes no ocasionan en la luz un oscurecimiento, cosa que si ocurre en el Olam HaBeriáh. A diferencia de lo ocurrido en Atzilut, en el Olam HaBeriáh los recipientes comienzan a oscurecer la luz y con ello propician la creación de seres limitados. Esto puede comprenderse mejor utilizando una analogía, si saliéramos en un día muy soleado con una luz tan brillante que no fuéramos capaces de ver nada manteniendo los ojos bien abiertos, tendríamos que entrecerrarlos para poder “medio” ver. Es decir con los ojos ligeramente abiertos a manera de “rendijita”, sólo veríamos prácticamente siluetas. Pero con lentes de sol podríamos ver mejor, más aún veríamos todo claramente. Esto es lo que ocurre en el Olam HaBeriáh en el que la forma clara y la existencia de las cosas sólo se hace aparente cuando la luz ha sido suficientemente disminuida u oscurecida. Desde luego esta analogía no es perfecta en virtud de que los objetos que uno ve con lentes oscuros siempre están separados, son objetos individuales, lo que no es enteramente cierto en el


mundo de Atzilut. Recordemos que el oscurecimiento ocurrido en Beriáh nos permite “ver” y por ende limitar un poco más lo que hay en Atzilut. Mientras que en relación a su estado de realidad Atzilut es un mundo de la "no existencia" (ain), Beriáh es de la "existencia potencial" (iesh). Este estado del ser es llamado "materia informe" (jomer hiilui). La KABALÁH se refiere al Olam HaBeriáh como "el mundo del trono". El reino de Atzilut en cierta forma es como si estuviera sobre el trono de Beriáh. La palabra "trono" [kisé], deriva de la raíz que significa "cubrir". Entonces está cubriendo y ocultando la luz y la gloria de Atzilut y a la vez trayéndola hacia la realidad creada. Entre la manera en que uno entiende algo y su habilidad para explicarlo a otro hay una enorme diferencia. En el Olam Ha Beriáh, no solo estamos hablando de explicar una idea a otra persona, estamos hablando de planear en la mente como se puede explicar esa idea a otra persona antes que de hecho se lleve a cabo tal explicación. En el Olam HaAtzilut la estructuración del destello original de inspiración, la idea original, sólo se encontraba en el entendimiento de uno mismo, además la asimilación de esa idea estaba en proporción a su propia habilidad para comprenderla. En el Olam HaBeriáh, hay un factor adicional conocido como las limitaciones de los recipientes. Un profesor que quiere explicar una idea a su estudiante primero tiene que medir la capacidad de su estudiante de entender, y en consecuencia el profesor tiene que suavizar y limitar la idea de manera acorde. De hecho para su propia comprensión no le es necesario desmenuzar la idea en varios componentes simples, pero su estudiante si debe hacerlo. Esto debido a que el


estudiante aún no es capaz de asimilar como un todo la idea en la manera en la que su maestro puede hacerlo. La palabra Beriáh significa “fuera de”. Esto implica un nuevo nivel de separación, ya que se considera a Beriáh como fuera del reino de la Luz Infinita Or Ein Sor. Esto significa que en Beriáh la Luz Infinita Or Ein Sof, está tan disminuida que se considera como separada de ella misma, aunque como hemos señalado no existe sitio donde esté ausente la Luz Infinita Or Ein Sof. Hay una analogía muy utilizada en la KABALÁH para explicar la relación entre Beriáh y Atzilut, la luz de Atzilut es como la luz de una vela dentro de un cuarto, y la luz de Beriáh es como la luz de la vela vista a través de una cortina que separa el cuarto. De forma subjetiva este amanecer de la separación implica que uno es consciente de la propia existencia como una entidad distinta. En cada uno de estos tres mundos inferiores existe una clase de ángeles [mensajeros]. Estos son mensajeros de Hashem para manifestar Su presencia y controlar a las entidades creadas de los mundos inferiores. El mundo de Beriáh es la morada espiritual de los serafím, "los ángeles llameantes". Son los ángeles que vio el profeta Isaías en su visión de la carroza Divina, y que exclaman a Hashem: "Sagrado, Sagrado, Sagrado es Hashem de las Huestes, la tierra está llena de Su gloria". Isaías 6:1.


Olam HaIetziráh El mundo de la Formación La limitación que se agrega al descender al Olam HaIetziráh, el mundo de la formación, es la de la dimensión misma. La formación esencialmente implica un concepto espacial. Antes de que la luz Kav descienda al Olam HaIetziráh no está limitada por la dimensión, es más, en este mundo la dimensión es aún espiritual no sufriendo todavía las limitaciones físicas de espacio. El espacio físico expandido, es decir en el que cotidianamente nos movemos y percibimos tiene tres dimensiones y dos direcciones asociadas a cada una, en total seis direcciones que lo definen. Estas son arriba y abajo, derecha e izquierda, frente y atrás. En KABALÁH cada una de las direcciones se deriva de una cualidad espiritual. La dimensión espiritual del Olam HaIetziráh culmina en el espacio físico que conocemos dentro del Olam HaAsiáh. Estas seis dimensiones o middot se revelan por primera vez en el Olam HaIetziráh. Midda significa dimensión, limitación o medida. Esta es la característica principal de este mundo, la Luz que desciende y llega esta limitada y medida. Una de las características del concepto de dimensión o medida es que requiere al menos de dos puntos de referencia, uno donde inicia y otro donde termina. Considerando al Olam HaIetziráh como el origen de la dimensión, podemos pensar en él como el primer plano de existencia donde polaridad y dualidad, lo opuesto a unidad y unicidad, inician su existencia. Este es por ende el inicio de la interrelación, es decir el inicio de la condición en la que cada aspecto es definido en referencia a


algún otro en vez de en términos de sus cualidades intrínsecas. Es importante notar que en Ietziráh, esta dualidad es aún espiritual, y por tanto las características de este mundo están más allá de las limitaciones impuestas por el espacio físico. En este mundo la "sustancia" etérea de Beriáh es dotada de un espíritu y una forma genéricos. La conciencia particular de este mundo es de "formación", o sea de algo creado que toma forma, fenómeno que en KABALÁH se denomina "algo de algo", iesh miiesh. La existencia toma la forma de arquetipos o especies generales. Este estado es llamado "existencia general", en contraste del estado de "existencia potencial" del mundo de Beriáh. Retomando la analogía usada anteriormente para describir los mundos, si una idea original y su expansión y entendimiento representan el Olam HaAtzilut, y el considerar como explicar la idea a otra persona representa el Olam HaBeriáh, entonces el acto mismo de explicar la idea a otro representa el Olam HaIetziráh. En el acto de explicar una idea a alguien más, existe un límite en relación a cuanto del entendimiento original puede ser transmitido a través del habla. Aún el mejor maestro no puede comunicar su exacto entendimiento de la idea a su estudiante, este tendrá que trabajar en el pleno entendimiento por sí mismo. Es así como el habla es mucho más limitada que el pensamiento. En estos términos, el descenso de la luz Kav dentro del Olam HaIetziráh define y limita la luz para que pueda ser absorbida por recipientes del nivel más bajo, es decir del Olam HaAsiáh. Al ocurrir esto, la luz Kav se hace mucho más oculta y más limitada. De esta forma cada recipiente se va separando de los


otros, debido a que recibe la luz Kav y la expresa de acuerdo a su propia naturaleza específica. Por tanto hay división y diversidad. El mundo de Ietziráh es llamado en KABALÁH "el mundo de los ángeles", ya que aunque los tres mundos inferiores poseen sus clases individuales de ángeles, la realidad general de "ángeles" como seres conscientes que poseen un poder emotivo y una motivación independiente para llevar a cabo la Voluntad de Hashem, pertenece al estado de conciencia característico del mundo de Ietziráh. Los ángeles específicos que pertenecen a este mundo son las jaiot hakodesh, "las vivientes sagradas", literalmente "bestias sagradas". Estos son los ángeles que Ezequiel vio en la visión de la carroza Divina, que están en un continuo estado de "correr y retornar", la dinámica esencial de vida de la pulsación continua. Ezequiel 1:5-21 Mientras que los ángeles llameantes del mundo de Beriáh son totalmente consumidos ascendiendo en fuego para entrar a la realidad Divina de Atzilut donde se transforman en nada, las vivientes sagradas de Ietziráh experimentan su propio pulso de vida, independiente de su fuente primigenia.

Olam HaAsiáh El Mundo de la Acción

Este es el tercero y más bajo de los tres mundos inferiores. Como los que le preceden, es en esencia de naturaleza espiritual. Nuestro universo físico, que se encuentra en él, se “inviste” en las dos últimas de sus sephirot.


Se pueden comprender a los “seres” de Asiáh como relacionados a la conciencia espiritual de las leyes de la naturaleza. Los individuos del Olam HaAsiáh están en un estado de “existencia individual“, donde cada individuo “miembro” de una “especie” llega al máximo de la conciencia de sí mismo. La palabra Asiáh , “acción”, significa también “rectificación”; cada individuo procura su propia rectificación personal. El proceso de rectificación de Asiáh se aplica a los individuos. La clase de ángeles cuya morada es el mundo de Asiáh (en particular, en su dimensión espiritual) son los ofaním (“las ruedas de la carroza”). El movimiento o giro continuo de los ofaním es espontáneo e instintivo (“natural”), en contraste con el movimiento emotivo y experimental de las jaiot hakodesh en el Olam HaIetziráh. Ambos, los ofaním y las jaiot hakodesh o querubim, a diferencia de los serafím, comparten el atributo “tender a la ascensión”, justamente hacia el nivel de los serafím en su servicio Divino “con gran alboroto”. Ellos proclaman juntos “Bendita sea la Gloria de Hashem desde Su Lugar”. El Maljut de Atzilut reside en especial en el Olam HaAsiáh . Este es el mundo de los seres que se proponen ser el “pueblo” esencial del Rey. Como “no hay Rey sin pueblo”, aquí es donde se cumple plenamente del deseo de Hashem de reinar sobre toda la realidad creada (en particular en esta dimensión física), el más bajo de los mundos. Maljut es única entre las sephirot. El Reinado o la Soberanía es un estado más que una actividad: cuando hay súbditos sometidos al Rey se puede hablar de Reinado y Soberanía, pero no cuando no los hay. Así, Maljut, el “nivel más bajo” y último de las sephirot, no ejerce ninguna influencia propia: es una esfera pasiva que “nada propio tiene, salvo lo que las demás sephirot


vuelcan en ella”. Por otra parte, Maljut juega un papel importante. Es el instrumento mismo, por decirlo de alguna manera, mediante el cual el plan creativo original se concreta. Es mediante Maljut que la creación potencial y latente emerge en realidad manifiesta y sustancial. Así, de Maljut se dice que es “el Arquitecto con quien se hizo toda la creación” y “Nada ocurre entre los seres inferiores a menos que sea a través de Maljut”. Maljut es llamada el “Mundo Revelado” (Alma deItgaliá). Maljut es la “Boca de Di-s”: La Palabra de Di-s y el Aliento de Su Boca mediante el cual el mundo cobró existencia concreta y manifiesta. Tal como Jojmáh es kóaj ma/d”m gj, “la potencialidad de qué es”, del mismo modo Maljut es llamada ma/d”m, “aquello que es”. En Maljut finalmente se concreta la potencialidad. Mediante Maljut todo cobra existencia manifiesta. El atributo de Maljut explica de hecho su propio término. Pues es por medio de Maljut que la disposición del Benévolo para ser benevolente puede concretarse: un mundo y criaturas cobran existencia. El mundo y las criaturas proveen potenciales receptores para la benevolencia de Di-s. Ellos hacen posible hablar de un Reino Divino pues “No hay Rey sin nación” y gente diferente de él mismo sobre quien gobernar. Cuando criaturas finitas son llamadas a ser mediante la sephirá de Maljut, el atributo Divino de Reinado, Soberanía, se vuelve significativo y real. Así, Maljut es el origen de la revelación de la Luz del Ein Sof [Or Ein Sof] que se extiende al mundo y a las criaturas en forma “revelada”, y los ilumina. Desde esta fuente se extiende a cada entidad individual la luz Kav y vitalidad particular acorde a ella: informando, animando y manteniéndola. A ello se debe que


Maljut es idéntico a la Shejiná, la Presencia Divina inmanente o “de residencia interior”. En resumen tenemos dos mundos surgidos de Adam Kadmón, el Olam HaTohu, o mundo del caos y el Olam HaTikun, o mundo de la rectificación, de este último surgen mediante la unión de Ma y Ban, las sephirot que darán estructura a los cuatro mundos de la santidad, Atzilut, Beriáh, Ietziráh y Asiáh en los que Di-s creó bajo los principios de orden a través de los números y la geometría. Por su parte el Olam ha Tohu es un mundo donde la Luz Divina no llega como tal, se rige por los principios del caos y contiene en lugar de sephirot a las kelipot. A nivel de nuestra realidad ambos mundos el de Tohu y el de Tikun coexisten simultáneamente, ocasionando que los principios que rigen nuestro universo físico sean tanto de orden como de caos. Esto se ve reflejado en nuestro mundo en virtud de que hay leyes físicas deterministas como las leyes de Newton, las leyes de Maxwell, las ecuaciones relativistas de Einstein, etc., pero también lo rigen principios caóticos en sus dos niveles, uno no tan caótico que llamaremos “de incertidumbre”, otro muy caótico que llamaremos de alta indeterminación. Ejemplo del primer tipo de caos son las ecuaciones de la mecánica cuántica donde gracias a las posibilidades, sabemos que podemos denominarla el reino del libre albedrío; y el totalmente caótico que estaría definido por todo proceso con un muy alto grado de indeterminación, en extremo inestable y con grandes variaciones en respuesta a excitaciones pequeñas, regido por la geometría fractal y la teoría del caos. Tambien dentro de los principios de caos esta la famosa ley de entropía o segunda ley de la termodinámica, la que de forma simple dice


que: el universo tiende al desorden, o que toda partícula tiende a ocupar su estado de mínima energía. Mientras que la formación de un ser viviente está regida por principios de orden, y en particular por principios numéricos y geométricos de orden, los procesos que se llevan a cabo a consecuencia de dicha formación ordenada, cumplen con la entropía, es decir con principios de caos y desorden. Así como las Kelipot son responsables de esta influencia caótica en el mundo y a pesar de ello en el interior de la Kelipa Noga está la chispa de santidad, así también dentro de este caos, a pesar de serlo existe un orden. Dicho de otro forma así como todo es Di-s, en el mundo todo es orden, solo que en algunos casos encubierto en principios de caos. Estos principios, coexisten cotidianamente en nuestro plano de realidad física. Hagamos ahora un resumen de las principales características de los cuatro mundos. El Olam HaAzilut o mundo de la emanación se caracteriza básicamente por ser un mundo con sus luces ordenadas y estructuradas, es un mundo del no-ser donde prevalece la unicidad, en el no existen los conceptos de tiempo y espacio físico que rigen nuestro plano de realidad, y es básicamente nada. El Olam HaBeriáh o mundo de la creación se distingue por que sus luces además de tener un orden están diferenciadas. Es un mundo del ser como sustancia etérea o materia informe donde surge la diversidad, no existe aun el concepto de espacio, aunque si el de tiempo, pero en su forma de presente absoluto, y es primordialmente surgido de la nada. Es el mundo de la existencia potencial.


En el Olam HaIetziráh o mundo de la formación la luz además de tener orden y estar diferenciada, también está limitada y medida, lo que origina un mundo de formas. Aquí a la sustancia etérea se le da espíritu y forma, además de diversidad, en este mundo surgen la dualidad y la polaridad, ahora aparece el concepto de espacio aunque únicamente en su dimensión espiritual, el tiempo sigue en su forma de presente absoluto y es donde algo surge de algo. Además se le considera como el mundo de la existencia general. El Olam HaAsiáh o mundo de la acción, en su nivel más bajo es decir asociado a las sephirot de Iesod y Maljut, representa un plano físico de existencia donde el mundo de las formas con su dualidad y polaridad quedan enmarcadas dentro de un espacio físico y un tiempo presente, aunque con la noción consciente de pasado y futuro. Este es el mundo de la existencia física o material. Como hemos dicho, todos estos mundos coexisten y están y se manifiestan a cada instante en nuestro mundo, pues recordemos que nuestra realidad está compuesta de una sucesión de “ahora´s” y nuestra conciencia percibe el mundo en una secuencia de momentos de hoy. Con esto en mente podemos pensar que Asiáh corresponde al mundo de las partículas elementales y las 4 fuerzas básicas de nuestro universo, Ietziráh al nivel de campo unificado, Beriáh al de campos de información y posibilidades, Atzilut al mar de conciencia. Y por debajo de Maljut de Asiáh a Tohú, asociado a todo proceso caótico.


EL FUNDAMENTO OCULTO EN BERESHIT Génesis “cero” ELOHIM

De aquí en adelante el análisis de los primeros ocho capítulos del génesis se basaran en las enseñanzas contenidas en el libro del esplendor o Zohar, los cuales aparecerán en letra normal, y los comentarios e interpretaciones que aluden a cada enseñanza aparecerán entre paréntesis [ ] con letra cursiva. Cuando el más Misterioso quiso revelarse a sí mismo, primero produjo un punto singular que fue trasmutado en un pensamiento, y en éste ejecutó innumerables diseños y grabó innumerables grabados. Luego grabó en la sagrada y mística lámpara un dibujo místico y más santo que fue un edificio maravilloso que surgía de en medio del pensamiento. Este es llamado MI (¿quién?) y fue el comienzo del edificio, existente y no existente, hondamente sepultado, incognoscible por el nombre. Solamente fue llamado MI (¿quién?). Deseó volverse manifiesto y ser llamado por el nombre y entonces se vistió en una vestidura refulgente y precisa y creó EleH (“éstos”) y EleH adquirió un nombre. Las letras de las dos palabras se entremezclaron formando el nombre completo ELOHIM (“Di-s”). Y una vez que MI se combinó con EleH, el nombre subsistió por todo tiempo. Mientras aun fue llamado MI fue improductivo y no trajo a la existencia las fuerzas latentes, pero en cuanto creó EleH (“éstos”) y asumió su adecuado nombre fue llamado Elohim (“Di-


s”), entonces por el poder de este nombre les produjo su forma acabada. Este es el sentido de “llama por el nombre” es decir, El proclamo su propio nombre de modo de hacer que emergiera cada clase de ser en su plena forma. [Aclaremos un poco el primer párrafo en términos de lo que vimos en el tema de Ein Sof; como sabemos, a continuación del tzimtzum inicial (la contracción de la Infinita Luz de Di-s para hacer "lugar" a la Creación), quedó dentro del espacio vacío un punto potencial e individual o "impresión". El secreto de este punto es el poder del Infinito de contener el fenómeno finito dentro de Sí Mismo, y expresarlo en la realidad externa aparente. Una manifestación finita comienza de un punto de dimensión cero, luego se desarrolla en una línea unidimensional y una superficie bidimensional. Esto está insinuado en la escritura completa de la letra iud (iud-vav-dalet): "punto" (iud), "línea" (vav), "superficie" (dalet). Estas tres etapas corresponden en KABALÁH a: "punto (necudá), "espectro" (sephirá), "figura" (partzuf). El punto inicial, el poder esencial de la letra iud, es el "pequeño que contiene mucho". "Mucho" se refiere al simple Infinito de Di-s, escondido dentro del punto inicial de revelación, que se refleja como el potencial Infinito que tiene el punto de desarrollarse y expresarse en todo el múltiple fenómeno finito de tiempo y espacio.] [Antes del tzimtzum alef, el poder de limitación estaba oculto, latente dentro de la Infinita Esencia de Di-s. A continuación del tzimtzum alef, se reveló este poder de limitación, y paradójicamente la Esencia Infinita de Di-s, que originalmente "encubría" el poder de limitación, quedo oculta (no en verdad,


sino desde nuestra limitada perspectiva humana) dentro del punto de la luz contraída.] [Di-s debe crear el mundo continuamente, de lo contrario la Creación dejaría de existir instantáneamente. Su potencial es entonces actualizado a cada momento. Este concepto se conoce como "el poder de revelar el eterno potencial dentro de la realidad".] El Nombre Havaiá refleja el poder Divino de la recreación continua de la realidad. Este es un proceso que incluye 4 etapas correspondientes a las 4 letras de Havaiá: iud : contracción [de la luz infinita de Di-s en un punto] hei : expansión [en la realidad oculta] vav : extensión [de la realidad oculta a la revelada] hei : expansión [en la realidad revelada] Mientras que en el primer relato de la Creación en la Torá como veremos a continuación aparece sólo el Nombre Elohim, cuando se relata por segunda vez, Havaiá precede a Elohim . Esto se ha interpretado como “en el principio, Di-s intentó crear el mundo según el atributo de juicio estricto, pero vio que el mundo no iba a sobrevivir, por lo que le asoció el atributo de misericordia, que hizo preceder al de juicio”. Elohim creó la "naturaleza" a través del acto de tzimtzum (la retracción o contracción aparente de la infinita luz de Di-s). Este es el único Nombre explícito en el relato inicial de la Creación en la Torá . Elohim = 86 = hateva ("la naturaleza"). Además Elohim, 86 = 26 ( Havaiá ) más 60. 60 = keli , "recipiente". Por tanto se entiende a Elohim como el recipiente de Havaiá. Esto está aludido en el verso "porque [como el] sol y


[su] escudo así son Havaiá [y] Elohim " (Salmos 84:12). El sol y el escudo son como luz (fuente) y recipiente. De igual modo, 86 ( Elohim ) más 60 (recipiente) = 146 = olam , "mundo." Esto indica que tal como Elohim es el recipiente o instrumento de Havaiá (es decir, el nivel de Divinidad cuya intención final es servir a la revelación de Havaiá en el mundo), así el mundo mismo es el recipiente de Elohim (es decir, el contexto Divinamente creado en el cual la naturaleza es experimentada como una manifestación de Di-s).


Génesis 1:1 Un Universo de Dimensión Cero en Tiempo Imaginario y Tiempo Real 1

En el principio creó Di-s los cielos y la tierra

Bereshit bará Elohim et hashamaim ve'et ha'eretz.

Bereschit bará Elohim et… [ En el principio creó Di-s los ]… Estas cuatro palabras son tan fuertes e importantes que merecen un profundo análisis desde la perspectiva del Sefer HaZohar o libro del Esplendor y su correspondencia con los principios implicados de la física cuántica. Recordemos que basados en las reglas de la Guematría existen diferentes significados implícitos y explícitos tanto en las letras como en las palabras e incluso en las frases. Es por esto que comenzaremos este análisis estudiando la primera palabra del Génesis… “Bereschit”. La palabra Bereschit, puede ser descompuesta en Bará-Schit (“El creó seis”). Analicemos esto, como incluye la palabra bará nos dice que creó seis de la nada, primera pregunta, ¿a quién se refiere con el término El?, segunda pregunta, ¿a qué se refiere con creó seis?, ¿seis qué? De acuerdo al Zohar, “quién” [Mi] es El Misterioso Desconocido, cuya esencia puede ser buscada pero no encontrada es por esto que más allá no podemos inquirir.


Toda cosa es en Su poder, El ha de ser buscado pero su naturaleza es misteriosa e irrevelable. El es el Uno velado, el Altísimo, que es suma de toda existencia. Además en el Zohar leemos que El Uno Santo y Misterioso grabó en un nicho oculto un punto. En este El encerró el todo de la Creación como alguien que guarda todos sus tesoros en un palacio bajo una llave, la cual, por eso, vale como todo lo que está acumulado en ese palacio, pues es la llave que cierra y abre. [El punto equivale a la “esfera” de dimensión cero, donde esta contenido el TODO de la creación, Avir Kadmon y Adam Kadmon] (Bereschit) es esa llave que incluye el todo y que cierra y abre. Seis puertas se hallan controladas por esta llave que abre y cierra. [Estas seis puertas serán por sustento al mundo visible y más aún serán aquello oculto en la región de campo unificado de donde más tarde surgirá Todo] Primeramente mantuvo las puertas cerradas e impenetrables; esto se halla indicado en la palabra Bereschit, que está compuesta de una “palabra reveladora” (Schit) y una “palabra ocultadora” (Bará). Bará es siempre una palabra de misterio, que cierra y no abre, una cerradura sin una llave, y en tanto la realidad como la conocemos estuvo encerrada en el término Bará, no se hallaba en un estado de ser o existencia. [ Bará representa la realidad en su estado más puro, en su fase no cognoscible, al nivel de Adam Kadmon ]


Este Bereschit es la forma compresiva que abarca todas las formas. Este es el sentido interno de las palabras “esa era la apariencia de la semejanza de la gloria del Señor”, es decir, la apariencia en que son discernibles las otras seis. Ezequiel I: 28, de ahí que se divida la palabra Bereschit en bará schit (“creó seis”). [Al decir que Bereschit es la forma compresiva que abarca todas las formas [OLam HaIetziráh] nos sugiere que Bereschit juega el papel del alma del Universo, esto es de ese “algo” a nivel de campo unificado [ cuerdas de acurdo a la TC, trenzas de espacio tiempo de acuerdo a la LQG, o estructura geométrica E8 de acuerdo a Lisi] de las que se originnan las partículas virtuales (bosones) asociadas a las cuatro fuerzas- gravitacional, electromagnética, nuclear fuerte, nuclear débil –, a la masabosón de Higgs- y a las partículas elementales o fermiones-] [De inmediato se sigue que la frase “la apariencia en que son discernibles las otras seis”, se refiere a ese algo que al manifestarse en nuestro universo visible hace posible que sean discernibles las cuatro fuerzas (bosones), el bosón de Higgs y los fermiones, seis entidades en total.] Cuando los seis colores entran en esta apariencia, ella se prepara para reflejarlos y a través de ellos, mantener en marcha el mundo. Pero el crédito de ello debe adscribirse no a este grado solamente, sino a todos los seis. [Son justamente esos seis colores, esos “entes”, los que fueron creados de la nada, que al ser reflejados por ese “algo” a nivel de campo unificado da origen a los seis componentes básicos de nuestro universo (4 bosones, Higgs y fermiones ].


[Al mencionar el término colores junto a la palabra seis, de alguna manera enfatiza que se trata de seis “entes” diferentes.] [También al referirse a esos “entes” como los seis colores, la palabra “los” nos sugiere que son seis y solo seis.] [Por otra parte dice que los seis colores entran en esta apariencia, por tanto no pertenecen originalmente a ella, son ajenos.] [¿Qué son y de donde vienen?, es algo que no podemos definir, pues no hay información al respecto, excepto que fueron creados de la nada, lo que nos sugiere que existen a nivel del mundo de la creación u Olam HaBeriáh.] [Por otra parte, ese “algo” a nivel de campo unificado que será responsable de reflejar las 6 entidades en nuestro plano de realidad, seguramente existe a nivel del mundo de la formación u Olam HaIetziráh] [Finalmente los 6 componentes básicos de nuestro universo sin duda existen a nivel del mundo de la acción u Olam HaAsiáh] [El crédito de la puesta en marcha de los procesos que fundamentan la realidad como la conocemos no solo debe ser dada a ese “algo” a nivel de campo unificado sino también a los seis “entes” cuya existencia reflejada da origen a los bosones (5) y los fermiones cuyas interacciones definen la base de los procesos cuánticos en lo que en física cuántica se denomina energía del “punto cero” manteniendo de esta forma “en marcha” al mundo.] De ese punto oculto que Mi {¿quién?} creó fluye bará schit “él creó seis”, desde el fin del cielo hasta el otro fin, seis lados que


se extienden desde la suprema esencia mística, a través de la expansión de la fuerza creadora de un punto primario. [Esto nos sugiere que dentro del punto de dimensión cero Adam Kadmon fueron diseñadas las tres dimensiones expandidas, es decir las seis direcciones que sirven de marco para la percepción de nuestro mundo -alto, largo y ancho-Efesios 3:18]

Efesios 3 18

Seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cual se la anchura, la longitud, la profundidad y la altura.

El mundo supremo está envuelto en misterio y también todos sus atributos, porque constituye un día separado de todos los otros días. Cuando creó y produjo, produjo esos otros seis. A causa de su incomprensibilidad, la Escritura empieza con la palabra Bereschit, (“creó seis”), sin decir qué creó. Pero cuando llegó a la creación inferior, dio un nombre al creador, que ahora era descubrible, y dijo: “Elohim creó los cielos y la tierra”. Así, lo primero, que es lo más elevado, permanece envuelto en misterio, mientras que lo inferior es descubierto, de modo que la obra del Santo, Bendito Sea, pudiese, a la vez, ser oculta y descubrible. De manera similar, el Nombre Santo es, a la vez oculto y descubierto. [Lo incomprensible que lleva su sello fue creado en un día separado de todos los otros días por el incognoscible YO SOY. Ese día es el día separado de todos los otros días pero que está contenido en ellos, ese es el día, en donde la palabra día significa tiempo imaginario. Luego creo seis. Seis colores ≈ cuyo reflejo equivale a las seis partículas básicas sobre las que se construye la


ilusión que llamamos realidad; seis lados ≈ tres dimensiones expandidas- ancho, alto, largo- cada una con dos direcciones, en total seis. También creó la forma comprensiva que abarca todas las formas ≈ ese “algo” a nivel de campo unificado.] [El Universo YO SOY está envuelto en el misterio, todo ocurre en un mismo lugar de dimensión cero y solo existe el HOY, todo es simultáneo. Es aquí donde Él creó seis – Beriáh y Ietziráh] Bereschit nuevamente puede partirse en dos Reschit (comienzo) y la letra Beth (que equivale a dos) indica dos cosas juntas, es decir, dos puntos, uno envuelto en misterio y uno susceptible de ser revelado; y, como son inseparables ambos están juntos en el termino único Reschit (“comienzo”), es decir, son uno y no dos, y aquel que aparta a uno aparta al otro igualmente. Pues El y Su nombre son uno, como está escrito. “…que Tú y Tu Nombre de Señor eres uno”. Zacarias 14:9

Zacarias 14 9

… En aquel día Jehová será uno, y uno su nombre

Hemos analizado la palabra Bereschit en la letra Beth y la palabra Reschit. ¿Es Reschit una expresión creadora o se ha de decir que Bereschit es la expresión creadora? La verdad es que mientras su energía no había emergido y no se había difundido y todo le era aún latente, fue Bereschit, la expresión creadora. Pero después de haber emergido y de haberse difundido a partir de ella, se llamó Reschit y ésta se volvió una expresión creadora. Creó un mundo inferior según la


pauta del superior, hallándose representados los dos por la letra Beth (o sea 2). La palabra Reschit (“Comienzo”) se refiere a la sabiduría superior; luego, la palabra Be-Reschit indica que hay dos Reschits, porque así como la Sabiduría superior es un Reschit (punto de partida), así la Sabiduría inferior es también un Reschit. Además, consideramos a Bereschit como maamar (“expresión creadora”), y a los seis días como salidos de ella y que están en ella comprendidos y llevan los nombres de esos otros. En Reschit todas las letras están circundadas por una senda secreta que se halla oculta en su seno. De esta fuente salieron dos entidades, como está escrito: “Los cielos y la tierra”. Al principio la tierra está incluida en los cielos y emergieron juntos, adhiriéndose uno a otro. [ Así que se crean dos Universos inseparables como lo son los nombres de Di-s, uno incognoscible envuelto en el misterio de dimensión cero en tiempo imaginario donde solo existe el HOY correspondiente al atributo YO SOY (HAVAÍA) y otro compuesto por dos entidades una superior también en tiempo imaginario, y otra inferior en tiempo real que contiene la idea de llegar a ser, es decir, llegar a ser conocido, indicando así una revelación continua, progresiva que Di-s hace de Sí mismo en el nombre ELOHIM.] [En el comentario anterior se menciona que al principio la tierra está incluida en los cielos y que emergieron juntos, adhiriéndose uno a otro, si por un momento pensamos en cielos como campo y en tierra como partícula, en cierta forma nos está describiendo la región de campo unificado donde aún no hay distinción entre


campo o partícula y más aun se refiere a que ambas proceden de un “algo” común, pues se menciona que emergieron juntos, adheridos uno a otro.] La letra Beth contiene la palabra bayit: “casa”- designa al mundo, que es irrigado desde esa corriente que entra en él y a la que se refiere el versículo: “Una corriente salió de Edén para irrigar el jardín”. Génesis 2:10. Esta corriente reúne todas las aguas de una oculta fuente superior y fluye permanentemente para irrigar el Jardín. [En todo el relato es la primera vez que se habla de una entidad con movimiento es decir “la corriente” y por tanto es la primera vez que menciona abiertamente una entidad ligada a la noción de tiempo real. Entonces aquello que diferencia y paradójicamente también une ambos universos es el tiempo, tanto en su fase imaginaria como en su fase real. ] [Y no es de extrañar pues en Maljut, que como se menciono está asociada tanto a la idea de tiempo imaginario como de tiempo real, se entrelazan el mundo espiritual y el reino material.] “Por medio de reschit ELOHIM creó” el mundo inferior; por su intermediación El produjo y dio ser a todo. Las palabras siguientes: Elohim Creó, son análogas al versículo: “Y un río salió de Edén para irrigar el jardín”, esto es para irrigarlo, mantenerlo y atender todas sus necesidades. Así este Elohim es Elohim Jayom (el “Di-s viviente”), y la interpretación es: “Bereschit creó Elohim” por medio de esa corriente, como el agente para la producción del mundo y su vivificación.


[Sin noción o idea de tiempo real el concepto de vida o “viviente” no tendría sentido. Es por esto que la imagen de un Di-s viviente solo puede ser consistente dentro de un marco de tiempo real. Y nuevamente se hace referencia al tiempo real como asociado a esa corriente mediante la cual ELOHIM produce, mantiene y vivifica al mundo. Desde luego el tiempo real en sí no es la corriente misma, pero si está ligado de manera inseparable a ella. ¿ Qué es entonces la corriente?, ¿cuál es su esencia?, Se dijo que esta corriente reúne todas las aguas de una oculta fuente superior y fluye permanentemente para irrigar el Jardín. Recordemos que la palabra agua, siempre la hemos asociado a un cierto nivel de conciencia y en este caso la palabra Jardín hace referencia al mundo inferior, es por esto que la corriente puede simbolizar un “flujo de conciencia” fundida en un soporte de tiempo real]. De esta manera el llamado Elohim superior hizo un cielo y una tierra para que fuesen permanentes, y los produjo juntos por la energía superior, el punto de partida de todo. La esencia superior descendió entonces a un grado inferior, y este último hizo un cielo y una tierra abajo. Todo el proceso se halla simbolizado por la letra Beth (2). Cuando el superior descendió al inferior, se llenó del cauce de cierto grado que descansó en él, correspondiente a esa senda oculta, secreta y recóndita de arriba. La diferencia consiste solamente en que la una es una senda estrecha y la otra es un camino. La de abajo es un camino, como “el camino del justo que es como una luz que resplandece. Proverbios 4:18, mientras que la de arriba es una senda estrecha, como “la huella que no conoció el buitre” Job 28: 7.


Prov 4 18

Más la senda de los justos es como la luz de la aurora, Que va en aumento hasta que el día es perfecto.

Job 28 7

Senda que nunca la conoció ave, Ni ojo de buitre la vio

[Bien, hasta aquí tenemos que HAVAIA crea un punto oculto donde están contenidos los principios y formas básicas de donde surgirá tanto la creación superior como la inferior, luego ELOHIM crea un mundo superior en tiempo imaginario el cual al descender en grado, es decir en el momento en el que el tiempo imaginario se transforma en tiempo real crea un mundo inferior; cielos y tierra permanentes; cielos y tierra mutables. El camino del justo describe el movimiento en tiempo real, mientras que la senda estrecha como la huella que no conoció el buitre se refiere al tiempo imaginario.] Está escrito: “Mientras el rey estaba sentado a su mesa, mi nardo proyectaba su fragancia”. Cantar de los Cantares I:12.

Cantar de los Cantares 1 12

Mientras el rey estaba en su reclinatorio, Mi nardo dio su olor.


Esto describe como el Rey se deleita en la compañía del Rey inferior, en su afectuosa camaradería en el Edén celestial en esa oculta y escondida senda que está llena de él y sale en ciertas corrientes especificadas. “Mi nardo daba su fragancia”: este es el Rey inferior, que creó un mundo inferior según las pautas del superior. Así se eleva allí una benigna fragancia para dirigir y ejecutar, y adquiere poder y brilla con suprema luz. De manera que ahora podemos interpretar:

Bereschit bará Elohim. Bereschit Bará Elohim

representa al misterio primordial; representa la fuente misteriosa de la cual se expandió todo. representa la fuerza que sostiene todo abajo.

La palabra et se refiere a algo en el mundo superior, es decir, al poder de la totalidad de las veintidós letras [La palabra et consiste de las letras Alef, Tav, entre las cuales se incluyen todas las letras, por ser la primera y la última del alef-beth], que Elohim produjo y dio a los cielos, como dice: “Con la corona con que su madre lo coronó en el día de sus esponsales”; de ahí: “Los (et) cielos”, para asociar y combinar uno con otro, de modo de ser establecidos juntos por la “vida del rey” y que los cielos sean nutridos de allí. “Los –et- cielos”, la partícula et indica que los cielos inferiores fueron creados para el mundo Inferior.


Además, las dos palabras et haschamaim (“los cielos”) significan la adecuada unión de masculino y femenino. Las palabras et haschamaim indican que las últimas dos no han de ser separadas y son juntos varón y hembra. (Cielos y tierra) [El que no sean separados indica que a cada instante están surgiendo cielos-campos, tierra-paticula de ese “algo” primordial a nivel de campo unificado] De esta forma la palabra "et" puede interpretarse como la inclusión de los distintos objetos de la Creación presentes entre el cielo y la tierra. [ Y es justamente la palabra “et”, la que nos confirma que en ese “algo”, de donde surgen los campos y las partículas está contenida toda la Creación] Como la palabra Bereschit contiene la palabra berit (“pacto”) los cielos y la tierra creados, con el pacto son sostenidos; a este punto se refiere el versículo: “Si no fuera por Mi pacto con el día y con la noche, Yo no hubiera establecido las leyes del cielo y la tierra” Jeremías 33:25.

Jeremias 33 25

Así ha dicho Jehová: Si no permanece mi pacto con el día y la noche, si yo no he puesto las leyes del cielo y la tierra.

Cuando Di-s creó el mundo, hizo su pacto y estableció sobre él, el mundo como está escrito: Bereschit, que interpretamos como bará schit, “El creó el cimiento”.


[Gracias a la creación del mundo superior en tiempo imaginario, Di-s vio todas las generaciones que hubieren de ser y cada cosa que hubo de ocurrir en el mundo en cada generación antes de que llegara a existir.] [En el periodo creador se creó el fundamento y la base de todo lo que subsecuentemente hubo de ser y ocurrir en el mundo. Di-s previó todo y colocó todo potencialmente en la obra de la creación. Lo que no existe ahí, no existirá jamás [Infinidad de posibilidades]] Luego a la partícula et se agregó Hé de modo que todas las letras pudiesen ligarse a Hé y esto dio el nombre a atah (“Tu”); de ahí que leamos: “y Tu (ve-atah) los conservas vivos a todos” Nehemías 9: 6.

Nehemias 9 6

Tú solo eres Jehová: tú hiciste los cielos, y los cielos de los cielos, con todo su ejército, la tierra y todo lo que está en ella, los mares y todo lo que hay en ellos; y tú vivificas todas estas cosas, y los ejércitos de los cielos te adoran.

[Este primer versículo del génesis nos muestra dos niveles de creación, una oculta y misteriosa (Bereschit) donde se encuentran escondidos los fundamentos del mundo y otra revelada (Bará ELOHIM) donde se encuentran la esencia y la forma de las cosas en tiempo imaginario (una infinidad de posibilidades entrelazadas en un eterno HOY) como fundamento y origen del mundo inferior, reflejo del mundo superior, en tiempo real.]


[En esencia el versículo primero del génesis únicamente habla en sí del punto oculto o “esfera” de dimensión cero que encierra todos los misterios y del mundo superior creado en tiempo imaginario, fundamentado en el misterio de la expresión “bará schit” { creó seis} que es el modelo del mundo inferior, mismo que no solo queda a nivel de plan en tiempo imaginario, sino que es desarrollado en ese primer movimiento del génesis en tiempo real]. [Cuando hablamos del rayo de la mañana Kav, mencionamos que tenía dos aspectos uno externo y otro interno mismos que en su momento los describimos. Ahora esos dos aspectos se verán reflejados en el universo en tiempo real (mundo inferior) a través de la vav, aspectos que desde luego están contenidos de igual forma en el mundo superior o universo en tiempo imaginario]. Es así como la fuerza externa de la línea representa el poder de diferenciar y separar los varios aspectos de la realidad, la fuerza interna de la línea, es el poder de revelar la inclusión interna inherente de los distintos aspectos de la realidad, uno en otro, asociándolos juntos en un todo orgánico. Esta propiedad de la letra vav , se conoce como vav hajibur, la vav de "conexión" que en español es "y". [En otras palabras la fuerza interna de la línea nos habla entre líneas de un universo de tipo holográfico] La primera vav de la Torá -"En el principio Di-s creó los cielos y [vav] la tierra"-, sirve para asociar espíritu y materia, campo y partículas, cielo y tierra, a lo largo de la Creación. [Aquí encontramos de forma explícita lo que la física cuántica ha concluido, que no hay separación o diferencia entre la conciencia


y la materia, entre espíritu y cuerpo y entre “adentro” y “afuera”, no existen tales dicotomías, se trata de un Todo no diferenciado que subyace lo que llamamos realidad, y que desde luego está vinculado con ese “algo” a nivel de campo unificado de donde surge el universo como lo conocemos] Esta vav, que aparece en el principio de la sexta palabra de la Torá, es la letra número veintidós del versículo. Ella alude al poder de conectar e interrelacionar los veintidós poderes individuales de la Creación, las veintidós letras del alefato, de la alef a la tav. Uno de los significados de la palabra shin es shinui, "cambio". El carbón simboliza la esencia de lo cambiante, el secreto del versículo: "Yo soy Di-s, Yo no he cambiado" Malaquías 3:6, denota que en lo referente a la Esencia de Di-s no ocurrió ningún cambio en absoluto desde antes de la Creación hasta después de la Creación. La llama interna es la paradójica presencia latente del poder de cambio, dentro de lo inmutable. La llama exterior de la shin está en un estado de movimiento y cambio continuos. Malaquías 3 6

Porque yo Jehová no cambio…

De acuerdo con el versículo antes citado, la esencia de lo inalterable es el secreto del Nombre Havaiá. El poder de cambio (como está presente de manera latente dentro de la Esencia de Di-s antes de la Creación, y posteriormente revelado en lo infinitamente intrincado y bello de una llama en eterna danza), es el secreto del Nombre explícito de la Creación, Elohim, el único Nombre de Di-s que aparece en plural. El valor numérico


de la letra shin, 300, une estos dos Nombres Divinos como "la llama se une al carbón". [Ambos universos, el creado en tiempo imaginario y su contraparte en tiempo real se unieron “como la llama se une al carbón”.] [Y a diferencia del análisis realizado de este versículo sin las interpretaciones alternas, aquí sí puede verse que ese primer universo de génesis 1:1 no sólo se diseñó en tiempo imaginario, sino que también existió en tiempo real y que surgió de la nada.] [Para entender como comenzó a existir este primer universo, pensemos en un dibujo animado, que tal la pantera rosa, su creador no la dibujo consecutivamente desde que “nació”, sino que simplemente comenzó a existir como un concepto totalmente terminado. De forma análoga ese primer universo en tiempo real, surgió de la nada como había sido concebido en tiempo imaginario, y quedo plasmado como algo totalmente terminado sin que tuviera que pasar por fases previas, simplemente apareció en su estado terminado y este fue su estado inicial en tiempo real].


Génesis 1:2 Vacío y posibilidades en un mar de conciencia en movimiento Gen 1:2 Y la tierra estaba desordenada y vacía y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo y el Espíritu de Di-s se movía sobre la faz de las aguas

Veja'eretz hayetah toju vaboju vejoshej al-peney tejom veruaj Elohim merajefet al-peney hamaim.

Nuevamente como lo hiciéramos en el capítulo primero, comencemos por separar el versículo en tres frases, la primera… Y la tierra estaba desordenada y vacía, la segunda … y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo y la tercera … y el Espíritu de Di-s se movía sobre la faz de las aguas. Veamos a que se refiere la primer frase “y la tierra estaba Tohu (desordenada) y Bohu (vacía), … Sobre el todo vagaba Tohu (“Caos”), y mientras Tohu dominaba, el mundo no se hallaba en ser o existencia. [Desde una perspectiva cuántica sabemos que este versículo está relacionado a lo ocurrido entre 10⁻⁴⁵ y 10⁻⁴³ segundos en la región de campo unificado donde todo se encontraba unido, es decir, las 4 fuerzas conocidas de la naturaleza aun no se habían diferenciado. Cuando hablamos de Tohu estamos hablando de caos, y esta idea conlleva implícitamente la idea de una infinidad de posibilidades todas superpuestas unas a otras, en sí un


verdadero “caos”. Es claro que cuando esto ocurría a nivel de campo unificado el universo actual aún no surgía a la existencia como tal.] De Tohu también se dice que es un lugar que no tiene color y forma, por tanto no se le aplica el principio esotérico de la forma. Parece por un momento tener una forma, pero cuando se lo vuelve a mirar no tiene forma. Toda cosa tiene una vestidura excepto el Tohu. [ Si Tohu es un lugar, representa por tanto una región física que no tiene color –energía- y no tiene forma- materia-, una región así podría asociarse a la región de campo unificado, donde solo hay por el momento posibilidades y ese “algo” más cercano a la conciencia que a la materia, al cual nos hemos referido anteriormente y que quizá, pueda jugar el papel de alma del universo]. A su vez Bohu tiene figura y forma, esto es, piedras hundidas en el abismo de Tohu, pero a veces emergen del abismo en que están hundidas y de esta manera forman sostén para el mundo. A través de la forma de su vestidura constituyen sostén desde arriba para abajo, y ascienden de abajo hacia arriba y por eso son vacías y fuertes. Están suspendidas en la expansión; esto es, a veces están suspendidas en la expansión cuando se levantan desde el abismo. Otras veces están ocultas, es decir, en el “día nublado”, cuando extraen aguas del abismo para suministrarla a Tohu, pues entonces, hay regocijo de que Tohu haya sido desparramado por el Universo. [Esta interpretación de Bohu – vacío- es por demás interesante y profunda si la analizamos como lo hemos venido haciendo desde una perspectiva cuántica. Al decir que el vacio tiene figura y


forma, podemos pensar en materia, ya que la forma va ligada a esta, sin embargo cuando habla de figura, nos indica que no es materia como la conocemos, es algo con cierto nivel de sustancialidad pero diferente de lo que comúnmente identificamos con la noción de materia; esto en virtud de que en todo el Zohar solo se usa la palabra forma cuando se hace alusión al mundo visible, pero jamás va acompañada de la palabra figura, salvo en este caso, es decir al referirse a Bohu.] [Para que el universo funcione como tal es necesario que entre la infinidad de posibilidades exista separación o diferenciación, dicho de otra forma debe haber una especie de “vacio” entre ellas, de lo contrario el universo no podría existir pues todo sería caos. En tanto las posibilidades carecen de forma, el vacío sí la tiene y es esa forma la que permite la diferenciación entre ellas. Además es justamente este vacío que surge del abismo diferenciando las posibilidades el que le da existencia física al universo en nuestro plano de realidad. La última frase es por demás interesante. ¿Qué implica que Tohu sea desparramado por el universo?, nada más y nada menos que el sustento mismo de la física cuántica, POSIBILIDADES y con ellas una de las propiedades más bellas de nuestro Mundo, el LIBRE ALBEDRIO. Visto de esta forma, desde luego que es motivo de regocijo el que Tohu sea desparramado por el Universo.] [Por otra parte la frase extraer aguas del abismo para suministrarlas a Tohu equivale a dar una existencia potencial a cada posibilidad, lista para emerger como parte de la realidad física en el momento en que la conciencia individual al optar por una en particular la convierta en “realidad” física y por tanto perceptible y vivencial. Además por los tiempos de los verbos usados en este párrafo puede inferirse que el desparramamiento


de Tohu ocurre continuamente lo que podría significar que el Universo en tiempo real permanece ligado a la región de campo unificado como si este fuera un árbol y aquella su raíz constituyéndose como el origen continuo de las posibilidades mismas que pueden emerger continuamente pero nunca separadas de las aguas, es decir de la conciencia]. [Desde luego esto aún no ha ocurrido en esta etapa del origen del universo pero como lo dice el párrafo que estamos analizando, en la región de campo unificado están tanto el Tohu como el Bohu listos para entrar en acción y para continuar haciéndolo en tanto el universo actual en tiempo real “exista”]. “Y la tierra era vacía y sin forma.” La palabra hoithah (“era”o “estaba”), implica que la tierra había sido previamente, además en la expresión contenida en génesis 2:4 que dice “Estas son las generaciones de los cielos y de la tierra” y en particular en las dos primeras palabras: “Estas son” se intuye que las mencionadas antes no se toman en cuenta en adelante. Así fue que la tierra y de forma más amplia el universo se transformó y se volvió Tohu (“Caos”) el nido del desecho y también Bohu (“vacío”). [Considero muy interesante el punto acerca de un universo anterior al actual, bien, cuando hablamos de la creación de los mundos vimos que básicamente se crearon dos el Olam HaTohu y el Olam HaTikún, es decir el mundo del caos y el mundo de la rectificación. Del mundo de la rectificación surgieron cuatro mundos el Olam HaAtzilut, el OlamHa Beriáh, el Olam HaIetzirá y el Olam haAsiáh. También mencione que el tipo de ángeles conocidos como Serafím pertenecían al mundo de Beriáh,


mientras los Querubím al de Ietziráh, además los primeros no poseían una identidad definida pero los segundos si.] [Hasta aquí tenemos que Lucifer es creado a nivel de Ietziráh dado que de él se dice que era un Querubim protector. Por otra parte recordemos que los desechos de la santidad quedaron en el mundo de Tohu, lo que permitió que toda creatura creada gozara de libre albedrió y de esa forma pudiera decidir libremente no entre el bien y el mal, sino entre someter o no su voluntad a la voluntad de Di-s en un acto de libre deseo de auto-anulación.] [Sin embargo hay que considerar que a nivel de Beriáh no hay conceptos tales como dualidad, polaridad, e identidad por lo que a eses nivel, prácticamente no aplica el libre albedrío y por tanto en creaturas como los Serafim no estaba implícita en su naturaleza la posibilidad de un acto que conllevara la esencia de la dualidad, la polaridad e incluso del ego. En otras palabras si la semilla de la rebelión estaba plantada no lo estaba a nivel de los Serafim, sino a nivel de los Querubim] [También hablamos de las Kelipot como las gemelas de las Sephirot fuera de la santidad]. [Ahora supongamos que después de la creación de los cuatro mundos, Di-s creó un universo bueno a nivel de Iesod y Maljut de Asiáh, donde a pesar de existir el Olam HaTohu, su influencia en ese universo no había sido “activada”, con lo que el pecado solo existía en potencia]. [Entonces en el primer universo las únicas creaturas que existían eran aquellas a quienes en las Escrituras se les designa con el nombre de ejércitos de los cielos, así que cuando Lucifer desenfoco el amor dirigiéndolo a sí mismo en vez de a Di-s, las


Kelipot se activaron y entraron el caos y la maldad en ese mundo]. [En Isaías 14:20 leemos dentro de un contexto donde se refiere a Satanás,… porque tu destruiste tu tierra…] [También en Isaías 45:18 se lee…” Porque así dijo Jehová que creó los cielos; él es Di-s, el que formó la tierra, el que la hizo y la compuso;…”] [Por último en Jeremías 4:23 la palabra de Di-s dice… Miré a la tierra y he aquí que estaba asolada y vacía; y a los cielos, no había en ellos luz.”] [Así como la tierra quedó maldita a raíz del pecado de Adán y Eva, el primer universo bueno sin duda se transformó después de la rebelión de Lucifer y tuvo que ser colapsado como parte de su proceso de rectificación para dar origen a un nuevo universo, de forma similar a como surgió por rectificación el Olam haTikun sin que por eso desapareciera el Olam HaTohu. En virtud del atributo de omnisciencia de Di-s, el sabia, pues así lo había dispuesto, que el libre albedrió en una de sus posibilidades llevaría a la inevitable entrada del mal en su creación, por eso aún el universo anterior al nuestro, tanto en el mundo superior como en el inferior lo creó de la nada bajo el atributo de juicio, y es por esto que en génesis 1:1 se menciona a Elohim como el creador.] [Ese primer universo debió ser en su estructura básica muy similar al nuestro, solo que la rebelión de Lucifer provocó una maldición y ese universo al que se refiere génesis 1:1 se colapsó y a partir de génesis 1:2 fue rectificado, siendo necesaria la creación del hombre como parte de esa rectificación. Cabe hacer notar que desde génesis 1:2 no se vuelve a utilizar la palabra


bará (crear de la nada) durante los 6 días de la creación en lo que se refiere a todo lo que conforma el cosmos, pero si se utiliza dos veces en génesis 1:27 cuando Di-s dice que hará al hombre a su imagen y semejanza.] [Esto reafirma la idea de que el universo original fue creado de la nada en génesis 1:1 y luego a partir de génesis 1:2 el relato está ligado a un proceso de rectificación, pero para lograr esa rectificación total del primer universo bueno, era necesario crear una nueva creatura distinta a todo lo creado anteriormente, es decir “el hombre”. Por esto en génesis 1:27 vuelve a aparecer la palabra Bará (crear de la nada), ya que nunca antes hubo algo tal como el hombre, nunca y este “nunca” desde luego incluye el primer universo, el de génesis 1:1].

Génesis 1:27

Y creó Di-s al hombre a su imagen, a imagen de Di-s lo creó, varón y hembra los creó.

Vayivra Elohim et-ha'adam betsalmo betselem Elohim bara oto zajar unekevah bara otam.

[Sin embargo a pesar del proceso de rectificación, el nuevo universo era diferente en su origen del anterior, pues ahora las Kelipot no solo representaban pecado y maldad en potencia además de libre albedrió como cuando a consecuencia de la primera rectificación surgió el Olam HaTikun, sino que de hecho habían sido “activadas”].


[De aquí que la tierra, en sí el universo, estaba desordenado y vacío. Luego durante el proceso de la regeneración y establecimiento del nuevo universo Di-s observa varias veces que lo rectificado es bueno como se verá más adelante. Esto nos sugiere que parte de la rectificación consistió en dejar confinando en un lugar más allá del nuevo universo a las creaturas que activaron las keliphot introduciendo con ello al mundo o universo anterior el caos, el pecado y el mal.] [La palabra “bueno” se refiere a que este universo a pesar de haber heredado los elementos que surgieron en el universo anterior a consecuencia de la maldición provocada por la rebelión de Satanás, cuenta con los elementos necesarios para su rectificación]. Isaías 14:15 Más tú derribado eres hasta el Seol, a los lados del abismo.

Las Kelipot representan emanaciones negativas, están divididas en diez-once clases, con su morada correspondiente, poseen diez –once grados como las sephirot de la Shejiná (La presencia de Dis), pero a la inversa, lo que significa que a medida que descienden en grado aumenta su oscuridad e impurezas. Las dos primeras no son más que la ausencia de organización y de forma visible. La tercera es el borde o el principio de la oscuridad. Las siete siguientes están ocupadas por demonios. [Pareciera que las dos primeras aludieran a Tohu o lo más profundo de la región de campo unificado, mientras que la tercera pudiera hacer referencia al horizonte mismo de los


evento o frontera de la singularidad y las 7 siguientes a la región entre el horizonte de los eventos y la singularidad misma]. [Resulta claro que Bohu- vacío es rectificado en el nuevo universo y utilizado como principio de orden para ser el responsable de que las posibilidades surjan como fundamento del libre albedrío sin ningún tipo de maldad o pecado inherentes]. [Es así que Satanás utiliza los principios creadores basados en el caos que rigen a nivel de las Kelipot pertenecientes al Olam HaTohu y por tanto apartados de la santidad y el orden. Por esto es que él tiene todo el poder de un ángel pero sin el amor y la bondad. Sin embargo es importante hacer notar que como fue creado a nivel de Ietziráh su creación solo puede realizarse a partir de algo, el no crea a partir de la nada, además no es un ser omnisciente, omnipotente ni omnipresente.] [En cuanto a la forma en la que fue deshecho el universo anterior al nuestro existen al menos dos referencias al respecto en las Sagradas Escrituras, Job 38:8-11 y 2Pedro: 3:5-7, veamos que nos dicen estos versículos…

Job 38

8

¿Quién encerró con puertas el mar, cuando se derramaba saliéndose de su seno,

9

Cuando puse yo nubes por vestidura suya, y por su faja oscuridad.

10

Y establecí sobre él mi decreto, le puse puertas y cerrojo


11

Y dije: Hasta aquí llegarás, y no pasarás adelante, y ahí parará el orgullo de tus olas?

2Pedro 3

5

Estos ignoran voluntariamente que en el tiempo antiguo fueron hechos por la palabra de Di-s los cielos y también la tierra, que proviene del agua y por el agua subsiste.

6

por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua;

7

pero los cielos y la tierra que existen ahora, están reservados por la misma palabra, guardados para el fuego en el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos.

[Este último versículo nos sugiere que esas “aguas”, destruyeron tanto los cielos como la tierra. Esas “aguas” no pueden significar lo que comúnmente entendemos por aguas, pues no hay agua alguna que pueda anegar tanto la tierra como los cielos y por cielos debemos entender los tres cielos, es decir: la atmósfera terrestre, el firmamento y la infinidad de universos paralelos.] [Desde el punto de vista de la física cuántica y lo expuesto en el Sefer HaZohar, esas “aguas” pueden asociarse a los atributos de juicio y misericordia de una conciencia universal que sirve de fundamento y sustenta nuestro universo y que en su momento fue más instrumento de juicio en la destrucción y de misericordia en el de la rectificación.]


[El primer universo tuvo que ser en su fundamento muy similar al nuestro pero de alguna forma la rebelión de Satanás propició un desequilibrio a nivel cuántico en algo similar a lo que ahora conocemos como región de campo unificado (el mar que se desbordó) y se originó una reacción en cadena que tuvo que ser contenida por Di-s formando lo que ahora llamamos singularidad dentro del marco de la teoría del Big-Bang. Si leemos detenidamente Job 38 en esos 4 versículos encontraremos sin duda la base para lo dicho en este párrafo.] [Durante la rectificación no solo el vacío fue convertido en principio de orden, sino que también aquello que se parecía a la región de campo unificado (mar) fue rectificado, convertido en la actual región de campo unificado y usado como nuevo principio de orden y fundamento en compañía de los atributos de juicio y misericordia de esa conciencia universal para el nuevo universo.] [La rebelión de Satanás ocurrió entre lo descrito en génesis 1:1 y génesis 1:2 pues de acuerdo a Job 38: 7, todos los hijos de Di-s estuvieron presentes en la primera creación (la descrita en génesis 1:1)…

Job 38

4

¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra?

5

¿Quién ordeno sus medidas, si lo sabes?, o ¿quién extendió sobre ella cordel?


6

¿sobre qué están fundadas sus bases?, ¿o quién puso su piedra angular?

7

Cuando alababan todas las estrellas del alba, y se regocijaban todos los hijos de Di-s?]

[No es raro que a Job 38: 4-7 donde se alude la creación descrita en génesis 1:1 le siga Job 38: 8-11, versículos que refieren lo ocurrido justamente después de la primera creación y antes de lo mencionado en génesis 1:2.]

Ahora analicemos la segunda frase… y la oscuridad sobre la superficie del abismo…

Antes de que Di-s comenzara el proceso de rectificación de Tohu y Bohu, llamados Caos y Vacío había algo que se denomina Abismo.

[Resulta difícil pintar un cuadro sin un lienzo; es difícil hacer brillar una luz sin oscuridad, y es completamente inconveniente y difícil rectificar un universo sin un fondo abismal de algún tipo]

[¿Porque esta última aseveración? Como sabemos, la idea de que hubo varios intentos fallidos de creación del mundo antes del presente es mencionada muchas veces en el Zohar. Estos intentos fallaron porque la misericordia y el juicio (es decir, forma y


fuerza) no estaban balanceados. Los productos resultantes de estos intentos fallidos se acumularon en el Abismo. Sin embargo como en su momento lo mencioné Di-s no comete errores, recordemos que la intención detrás de la aparente “falla”, era la apertura de una puerta para la inclusión en su creación del LIBRE ALBEDRIO y de la diversidad.]

Como los fragmentos o caparazones (Kelipot) de los mundos destrozados resultaron del rigor, severidad o juicio desbalanceados fueron considerados malignos, y el Abismo se convirtió en un depósito de maldad no distinto del foso del Infierno en el que los ángeles rebeldes fueron expulsados.

[Con anterioridad se explico ampliamente que cuando el rayo de luz creativa Kav salió del Or Ein Sof y entró en el espacio creado por el tzimtzum encendió las tres sephirot superiores y ellas pudieron contener la fuerza de la luz; sin embargo, las siete sephirot inferiores fueron destrozadas por la fuerza y los caparazones (recordando que las sephirot son generalmente retratadas como vestiduras o recipientes, forma en sí que encierra la fuerza) cayeron al Abismo.]

[La mayoría de la luz pudo regresar a su fuente, pero alguna cayó con los caparazones al Abismo, donde quedó hasta hoy atrapada en el reino de las Kelipot]. [Es por eso que en ese Abismo hay una profunda oscuridad donde todo el producto exiliado y el polvo de la creación fueron


depositados, lugar al que más tarde los ángeles rebeldes fueron confinados; ..sin duda una vida extraña habita allí.] [Cabe aquí citar a Aleister Crowley pues su manera de expresarse al respecto de este Abismo es por demás interesante, él nos dice lo siguiente,] “El Abismo está vacío de ser; está lleno de todas las formas posibles, cada una igualmente vacía, cada una entonces mal, en el único verdadero sentido de la palabra, eso es, carente de significado, pero maligno, en cuanto a que ruega por convertirse en real. Estas formas garabatean sin sentido en montones azarosos como demonios de polvo y cada conjunto de cambios asegura ser un individuo y grita ‘¡Yo soy yo!’ a pesar de estar consciente todo el tiempo de que sus elementos no tienen unión verdadera; de modo que la perturbación más pequeña disipa la ilusión...” [Esta descripción se asemeja mucho a lo que podría ocurrir a la materia más allá del horizonte de los eventos conforme más cercana a la singularidad se encuentre. Esto con referencia a la teoría de la Relatividad General y su implicación en la Teoría del Big-Bang. Este es entonces el límite donde como dijimos anteriormente, el mal quedó confinado.] Por otra parte el Rabino Joseph ben Snalom de Barcelona (1300), mantenía que “en cada transformación de la realidad, en cada cambio de la forma, o cada vez que el estado de una cosa es alterado, el Abismo de nada es cruzado, y por un evanescente momento místico se hace visible.” [Este comentario es interesante y por demás profundo, pues analizado desde la perspectiva de la física cuántica, nos dice que cada vez que brincamos de una posibilidad a otra, atravesamos


un Abismo, y lo importante en este punto es que en sí, este Abismo es parte del mismo Abismo al que se refiere Crowley, ¿cómo puede ser esto?, púes así como la materia-energía al igual que el espacio tiempo se extienden a partir del horizonte de los eventos, también la parte del Abismo contenida en la región de campo unificado se expande como los espacios entre las posibilidades a manera de “vacios” ( aunque no hay que perder de vista que estos vacios contienen materia y energía) que establecen el marco para la diferenciación entre las ramas del “árbol” de las posibilidades.] [De esta manera tenemos al “árbol de las posibilidades” representando el aspecto pseudo-continuo y de orden, hogar de las partículas que sirven de fundamento de nuestro universo, pero que no son “algo” hasta que son nutridas por las aguas a las que se hace mención en párrafos anteriores, es decir hasta que no elige la conciencia; entonces, ahí están en un estado latente y pre-existiendo simultáneamente en todas las posibilidades; y a las “ventanas” de vacío del Abismo representando la discontinuidad en el universo.] [ Pero a su vez las ramas del “árbol de las posibilidades” también representan el aspecto fractal y holográfico, mientras que el vacío del Abismo la simetría geométrica y orden perfectos. Entonces, ¿cuál es el orden y cuál el caos? Quizá por esto coexistan porque ambos son de la misma naturaleza. Y ambas son necesarias en el proceso de rectificación]


“Árbol de las posibilidades” Fig.8

[En la figura anterior, los canales en blanco representan las ramas del “árbol de las posibilidades”, mientras que los rombos oscuros el vacío del abismo que las separa y define. En la figura también se ve clara la naturaleza holográfica y fractal del “árbol”, ya que cada n² rombos se forma uno nuevo, es decir si n=1 tenemos el primer rombo el que está junto a la base, si n=2 tenemos un rombo mayor formado por los cuatro primeros rombos, si n=3 tenemos otro formado por los siguientes nueve y así sucesivamente, por tanto cada rombo es auto contenido.] [También se ve muy claro que cada rombo oscuro es exactamente igual al anterior, definiendo un patrón simétrico perfecto y por tanto un orden. Y mientras los canales claros son pseudo-continuos, los espacios oscuros conllevan necesariamente la idea de discontinuidad.] [Cabe aclarar porque uso la expresión pseudo-continuos, bueno sucede que los “puntos” que forman la estructura del árbol de las posibilidades están tan cercanos que dan la apariencia de continuidad, pero no es así] [Por tanto dentro de esta región de campo unificado tenemos orden y caos, donde extrañamente cada uno posee la esencia del otro, es decir tanto el orden es caos, como el caos es orden. Y dos


tipos de discontinuidades, la asociada al abismo y la asociada a las partículas en su mundo de posibilidades.] [De forma análoga, esta es la misma razón por la cual en el mundo, la santidad y el caos coexisten.] [Sin duda y con base a lo dicho hasta este punto son los “vacíos” los que usa la maldad como canales a través de los cuales se desliza sigilosamente en nuestro mundo, acechando cual serpiente lista a lanzar su mortal mordida en cada transformación de la realidad, en cada cambio de la forma, o cada vez que el estado de una cosa es alterado. En otras palabras, cada vez que se da un “salto” cuántico, lo cual de hecho ocurre a cada instante]. Veamos ahora que nos dice el Zohar con respecto a esa oscuridad que cubría la faz del abismo. “Oscuridad” es un fuego negro de color fuerte. Hay un fuego rojo, fuerte en visibilidad; un fuego amarillo, fuerte en forma; y un fuego blanco cuyo color incluye a todos. “Oscuridad” es el más fuerte de los fuegos y eso es lo que constituye el sostén de Tohu. “Oscuridad” es fuego, pero fuego no es oscuridad, salvo cuando sostiene a Tohu. La palabra “oscuridad” en el texto alude a este fuego potente. Esta oscuridad cubrió Tohu, es decir, el desecho que flotaba sobre él. De ahí que este fuego se llame “Oscuridad” porque permanecía sobre Tohu y era por este sostenido. Este es el sentido intrínseco de las palabras: “Y la oscuridad sobre la superficie del abismo”.


[Este texto nos dice que el Abismo y la oscuridad son cosas distintas, el Abismo por ser Abismo, al menos en el sentido en el que se maneja en el texto, no lleva de forma implícita asociada la idea de oscuridad. Aquí la oscuridad es un ente independiente representado por un fuego negro y que cubre el desecho depositado en ese Abismo.] [Además al referirse a la oscuridad como un fuego negro, nos da una pista de cuál es su esencia. El que sea negro implica que ese “algo” es inmutable, y el que se le designe como fuego, nos sugiere que no es ni solido, ni líquido, ni gaseoso, sino más bien algo como el cuarto estado de la materia, es decir parecido al plasma.] [Es importante notar esto porque a través de un plasma se pueden expandir una cantidad enorme de ondas de diferentes tipos, es decir que a pesar de la inmutabilidad del medio, este es capaz de transmitir “información”.] [El fuego negro representa un medio “campo” inerte tipo plasma capaz de transmitir información; el fuego rojo, fuerte en visibilidad puede representar los campos asociados a las cuatro fuerzas y al bosón de Higgs, esto es un campo de naturaleza bosónico. El fuego amarillo, fuerte en forma representaría a los fermiones (6 quarks y 6 leptones). Y el fuego blanco, representa la unión de todos.] [Es importante que solo se refiera a los tres fuegos como únicos posibles, pues de hecho así es en nuestro universo, existen los bosones, los fermiones, y el medio de transmisión de información y energía, nada más, operando conjuntamente ( fuego blanco).]


[Es importante notar que en este punto del origen del universo, en esta región de campo unificado, de los tres fuegos, sólo está presente como tal el primero, en sí la oscuridad, los demás surgirán después, serán parte de un acontecimiento posterior] Por último veamos que significa la frase… y el Espíritu de Di-s sobrevuela por sobre las aguas… El “Espíritu de Di-s” es un Espíritu Santo que proviene de Elohim Jayim (“Dios viviente”). Y éste “sobrevuela por sobre las aguas” Esto se simboliza en las palabras: “La voz del Señor está sobre las aguas”… Salmo 29: 3.

Salmo 29 3 Voz de Jehová sobre las aguas: Truena el Di-s de gloria, Jehová sobre las muchas aguas.

[En su momento el Espíritu de Di-s, como ya se mencionó con anterioridad, será el responsable de colapsar las posibilidades en formas que darán “vida” a nuestro plano de existencia, y por ello es que esta sobrevolando las aguas o conciencia universal.] La imagen de "sobrevolar" aparece en el mismo comienzo de la Creación: "Y el espíritu de Di-s sobrevuela por sobre las aguas". La palabra "sobrevuela" (merajefet) es la palabra número ochenta en la Torá. Es la primera palabra en la Torá que es numéricamente múltiplo de veintiséis, el valor del nombre Havaiá (merajefet = 728 = 26 veces 28). Veintiocho es el valor numérico de coaj, "poder". Así, el secreto último implicado en el valor numérico de la palabra "sobrevolar", es "el poder de Di-s". También Merajefet, como ya lo mencioné, es una permutación


de met rapaj, "288 han muerto", suceso que tuvo lugar en el proceso de "ruptura de los recipientes". "Sobrevolando" sobre la realidad de la Creación, es como Di-s continuamente la nutre y sostiene, mientras que a la vez brinda a cada criatura la habilidad de crecer y desarrollarse "independientemente". La letra jet entonces, sugiere el delicado balance entre la revelación de la Presencia de Di-s, y el ocultamiento de Su poder creativo frente a Su Creación. Si Di-s quisiera revelar completamente Su Absoluta Presencia o retirar Su poder de re-creación continua, el mundo cesaría de existir instantáneamente. Este estado de "sobrevuelo", "tocando sin tocar", es el principio del fenómeno de "vida que vitaliza". Además, "tocando sin tocar" desde Arriba, refleja en si un "correr y retornar" en la pulsación interna de toda criatura viviente. "Y las criaturas vivientes [jaiot] corren y retornan como la aparición de un relámpago". Sin embargo el verdadero sentido de la frase anterior se descubre cuando en lugar de leer jaiot ("criaturas vivientes") se lee jaiut, ("fuerza vital"). [Al igual que en el caso del desparramamiento continuo de Tohu en el universo, el sobrevuelo del Espíritu de Di-s, una vez ocurrido seguirá ocurriendo mientras el universo exista, pues como dije es el responsable de la existencia de las formas, del colapso de las posibilidades, además de ser el dador de vida. Nada puede existir si no es por medio de él. Ningún cambio, ningún prodigio, ninguna nueva vida, sino es a través de él.] [De esta forma, génesis 1:2 nos narra los elementos que fueron necesarios para realizar la rectificación del universo, esos


elementos que en este punto de la narración constituyen aquello que no se ve, están en el horizonte de los eventos. También narra como en la singularidad misma quedó encerrada la maldad.] [Del anterior universo una vez sujeto a la maldición, se heredaron tres elementos… El Tohu o “caos” y “carencia de forma” en si posibilidades inmateriales, el Bohu o “vacío” y la Joshej u “oscuridad”, haciendo las veces de una especie de plasma como medio transmisor de gran cantidad de información; y del Universo original, es decir antes de la maldición, el Ruaj o “Espíritu” como catalizador de la forma y energía vitalizante. ] [Veamos ahora que nos dice la KABALÁH sobre la relación de estos elementos con los nombres de Di-s] Tohu está asociado al nombre Schadai o Shakai; Bohu al de Zebaot o Tzevakot; Joshej al de Elohim o Elokim; Ruaj al de YHVH o Havaiá. A su vez, cada uno de estos nombres está asociado a distintos atributos de la Divinidad,

Shakai - fundamento de las fuerzas activas de Di-s Tzevakot – Revelación de Di-s dentro del contexto de sus ejércitos Elokim – Juicio y unidad final de Di-s Havaiá – Misericordia y gracia


El Nombre Shakai, literalmente "el Todopoderoso" se asocia generalmente con la sephirá de iesod, el "fundamento" de toda existencia. El Nombre Shakai representa el poder de Di-s para limitar la tendencia natural de la Creación de expandirse infinitamente. Mientras que el Nombre esencial de Di-s, Havaiá, se asocia a menudo con "milagros revelados" que desafían la naturaleza y sus leyes, el Nombre Shakai se asocia con los "milagros ocultos" que cambian el curso de la naturaleza permaneciendo escondidos dentro de ella. El poder anterior para limitar la inercia de la expansión sin límites es el ejemplo clásico de ese milagro oculto. Shakai también incluye la idea de que " su Divinidad es suficiente para todas y cada una de las criaturas". Esto se refiere al poder de Di-s de hacer que Su Divinidad sea consciente y "accesible" a cada una de Sus criaturas, independientemente de su estado espiritual o su lugar en la jerarquía de la Creación, revelando al mundo la continuidad de los milagros ocultos de Di-s. Otro de los nombres de la divinidad es Kel (ver sección nombres de Di-s). Shakai = 314, junto con Kel = 31, suman 345, esto es, el valor de Moshé (el “inverso” numérico de 543, "Ekié asherEkié"YO SOY EL QUE SOY). El secreto de la continuidad de los Milagros ocultos dentro de la naturaleza es equivalente a la relación de la circunferencia del círculo a su diámetro, es decir al número Π. La yuxtaposición de el valor numérico de los dos Nombres de Di-s Kel Shakai aludidos en el párrafo anterior dan como resultado la extensión del número Π, 3, 3.1 (Kel), 3.14 (Shakai), que es en sí el principio de su progresión infinita. El Nombre Shakai representa el poder para “limitar” que le es inherente, esto es, implica la habilidad de alcanzar el límite finito de un proceso que sólo puede ser


representado como una progresión de términos infinitos. Como ya se dijo, significa el poder para limitar la inercia de la expansión sin límites. [El que Tohu carezca de forma, significa que representa una entidad fuera de nuestro universo vivencial o físico, en sí el mundo de las posibilidades, y por tanto constituye el fundamento de la existencia.] [Las posibilidades o mejor dicho el “árbol de las posibilidades” se expande infinitamente al igual que un número trascendente, en particular Π, sin embargo así como la existencia es finita, también Tohu tiene inherente a su naturaleza el poder para limitar la inercia de la expansión sin límites de las posibilidades.] [Ya que esta región está ligada en cierta forma al atributo Ekié asherEkié de la Divinidad, no está regida por el tiempo como lo conocemos, sino más bien es una región de tiempo imaginario]. [En este mundo de posibilidades es donde tienen lugar esos “milagros” ocultos que cambian el curso de la naturaleza y de la vida de las creaturas permaneciendo escondidos dentro de ella. Esto es lo que comúnmente llamamos “coincidencia” o “destino”] Veamos ahora la relación de Bohu-vacío con el Nombre Tzevakot. Este Nombre representa la revelación de Di-s dentro del contexto de Sus "Ejércitos" que residen en los mundos bajos de Beriáh, Ietziráh y Asiáh. El poder del Nombre de Di-s Tzevakot es unir la esencia de los dos árboles del paraíso, para traer al mundo su deseado estado Divino de vida eterna y el conocimiento del verdadero bien Divino que convierte todo aparente mal en bien.


El valor numérico de "el árbol de la vida" es 233; el valor de "el árbol del conocimiento del bien y del mal" es 932. 932 = 4 veces 233 (por lo que el valor promedio de las cuatro palabras que componen "el árbol de conocimiento del bien y del mal" = "el árbol de la vida.") De modo similar, el valor promedio de las cuatro letras que componen la palabra "vida" [jaim = 68] es igual a la palabra "bueno" [ tov = 17]) en virtud de que 68 = 4 veces 17. El valor combinado de los dos árboles, 233 más 932 = 1165, el valor exacto del deletreo total de Tzevakot (el Nombre Divino manifestado por el secreto de los dos árboles). [Observando el párrafo anterior, vemos que el factor común tanto entre ambos árboles, como entre vida y bueno es el número 4. Si consideramos que la cuarta letra del alefato es la dalet, entonces sabemos de acuerdo al Zohar que el factor común representa la puerta por la que el humilde ingresa a la realización de la morada de Di-s en los mundos inferiores.] [Esto es, que la experiencia vivencial del conocimiento del bien y el mal es la puerta hacia una vida buena en la morada de Di-s en los mundos inferiores.] [Sabemos que tanto el árbol de las posibilidades, como el abismo se expanden de una misma raíz, es decir de la región de campo unificado en el horizonte de los eventos. También sabemos que ambos coexisten y se delimitan mutuamente. Es por esto que visto desde el árbol de las posibilidades, el abismo es “vacío”, pues es de naturaleza distinta a éste y sirve de separación entre sus ramas. De igual forma el árbol de las posibilidades visto desde el abismo sería “vacío” por la misma razón. Mientras que el árbol de las posibilidades puede ser asociado con el árbol de la vida, el abismo bajo esta misma línea de pensamiento puede identificarse con el árbol del conocimiento del bien y el mal, los dos árboles del paraíso. Entonces no resulta extraño que Bohú


esté asociado al Nombre de Di-s Tzevakot ya que la esencia de ambos es unir estos dos árboles del paraíso.] Toca el turno al análisis de la relación que existe entre Joshej – oscuridad y el Nombre Elokim. Este es el único Nombre explícito en el relato inicial de la Creación en la Torá . Elokim = 86 = hateva ("la naturaleza"). Elokim creó la "naturaleza" a través del acto de tzimtzum (la retracción o contracción aparente de la infinita luz de Di-s Or Ein Sof). En particular, el Nombre Elokim se manifiesta en tres puntos de la configuración del árbol de las sephirot : • A nivel de bináh, donde Di-s es llamado Elokim Jaim ("el Di-s viviente"), el origen último de toda la fuerza de vida que fluye como la sangre- a través de la realidad. • Di-s, en Su estricto juicio de la Creación, corresponde a la manifestación de Elokim a nivel de guevuráh. • Di-s, en tanto es esencia interior de la naturaleza y sus leyes, corresponde a Elokim al nivel de maljut . Como se mencionó anteriormente Elokim es el recipiente o instrumento de Havaiá, es decir, el nivel de Divinidad cuya intención final es servir a la revelación de Havaiá en el mundo, de igual forma el mundo mismo es el recipiente de Elokim, esto es, el contexto Divinamente creado en el cual la naturaleza es experimentada como una manifestación de Di-s. Esto nos enseña que la unidad final de Di-s se manifiesta a través de la creación por el poder de Su Nombre Elokim, como está indicado por la proclamación de la fe Hebrea: "Escucha Oh Israel, Havaiá es nuestro Elokim, Havaiá es Uno". Esto significa que por


Havaiá siendo "nuestro Elokim, " Havaiá se manifiesta a través de la creación como Uno. El Nombre Elokim posee tres "deletreos embarazados": 291, 295, 300 que sumados dan 886 y junto con los cuatro "deletreos embarazados" de Havaiá que dan 232, suman en total 1118, cantidad que representa el valor exacto de “Oh Israel, Havaiá es nuestro Elokim, Havaiá es Uno". [Es interesante entender porqué se asocia oscuridad con el nombre de Di-s Elokim, y para esto recordemos que la primera se define como un fuego negro, en otras palabras, como un medio inmutable capaz de transmitir gran cantidad de información. La idea de inmutabilidad es algo que puede asociarse al atributo de juicio, mientras que la unidad final de Di-s, así como la fuerza de vida que fluye a través de la realidad, con ese medio tipo “plasma”.] [En este sentido es que el Nombre de Di-s Elokim puede ser asociado a oscuridad entendida en los términos en que esta última se encuentra definida en el Zohar.] [También implica que la fuerza de vida, al igual que la unidad final de Di-s con su creación están sustentadas en su atributo de juicio.] Por último hablaremos de la relación que hay entre Ruaj – Espíritu- y el nombre de Di-s Havaiá. Este Nombre refleja el poder Divino de la recreación continua de la realidad. Mientras que en el primer relato de la Creación en la Torá aparece sólo el Nombre Elokim, cuando se relata por segunda


vez, Havaiá precede a Elokim. Esto es porque en el principio Di-s intentó crear el mundo según el atributo de juicio estricto, pero vio que el mundo no iba a sobrevivir, por lo que le asoció el atributo de misericordia que hizo preceder al de juicio, tal como en su momento se comentó. Havaiá = 26 = 2 veces 13 = ejad (“uno”). Así, cuando proclamamos “Escucha oh Israel, Havaiá es nuestro Elokim, Havaiá es Uno”, estamos expresando la absoluta unidad de Di-s como la razón de 26 y 13, del “todo” con el “medio”, implicando que Di-s (el todo) y Su creación (el medio) son esencialmente Uno. Esta igualdad implica que Havaiá, la revelación supra natural, es absolutamente uno con Elokim, el orden natural. [Además el factor de multiplicidad es 2, es decir la letra Beth del alefato, la cual significa una morada aquí abajo para Di-s. Entonces Su creación es una morada para Di-s y es una con Di-s]. También se vio que los cuatro deletreos básicos que se explican en KABALÁH para el Nombre de Di-s Havaiá suman cada uno 72, 63, 45, 52, los cuales considerados en conjunto dan por resultado 232, cuyo valor promedio es 232/4 = 58 jen, esto es la “gracia” inspirada Divinamente. [Nuevamente encontramos al 4 como factor, es decir a la Dalet, la cual como se ha visto representa la puerta por la que el humilde ingresa a la realización de la morada de Di-s en los mundos inferiores, puerta que de acuerdo a la guematría expuesta en el párrafo anterior sólo se abre por gracia- jen].


[Dado que el Ruaj o “Espíritu” está asociado al Nombre de Di-s Havaiá significa que solo puede actuar como catalizador de la forma y energía vitalizante del mundo si la misericordia y la gracia son parte de su esencia. Más aún tanto la misericordia como la gracia son en sí esa energía vitalizante que continuamente recrean este mundo.] [En resumen el nuevo universo un instante antes de su inicio, en la región de campo unificado, está estructurado en base a posibilidades, posee una propiedad oculta que hace finito lo infinito; un vacio que posee algo similar a la materia y por tanto energía, que une y al mismo tiempo diferencia el abismo y las posibilidades; un medio inmutable que sirve de transmisor de gran cantidad de información, un “algo” que incluye de forma aún no diferenciada, tanto los campos de naturaleza bosonica, como las partículas y anti-partículas de tipo fermión que serán el fundamento de nuestro universo en el momento en que lo invisible de origen a lo visible, conciencia y un catalizador de la forma y energía vitalizante que será el encargado de recrear continuamente el universo.]


Génesis 1:3 Lo que no se ve da origen a lo que se ve El evento anterior terminó en 10⁻⁴³ segs, ¿Por qué, que fue lo que ocurrió en este tiempo? Al igual que en el capítulo I la respuesta la encontramos en el tercer versículo del génesis que dice…

Gen 1:3

Y dijo Di-s: Sea la luz; y fue la luz

Vayomer Elohim yeji-or vayeji-or.

"Y Di-s dijo...." es el primer dicho explícito de los 10 dichos de la Creación. La primer sentencia pronunciada por la “boca” de Di-s. La expresión vayomer (“y dijo”) abre la puerta al entendimiento. Definimos este “decir” como una energía que fue elegida en silencio del ilimitado místico mediante el poder místico del pensamiento. De ahí que: “Y Di-s dijo” significa que mientras produjo en silencio, lo que portaba, portado en silencio era sin hacer un sonido, pero cuando lo que salió de ello y que hizo salir se volvió una voz oída afuera, “Que haya la luz”, todo salió producido bajo esta categoría. Aunque la palabra Bereschit es una “expresión creadora” (maamar), las palabras “y dijo” no se emplean en conexión con ella.


La palabra Yejí (“que haya”, “que sea”) implica que ya había luz. Esta es la primordial Luz superior, la Luz original que Di-s creó y que ya existía; de ella salieron todos los poderes y fuerzas. La palabra or (luz), contiene una significación oculta. La fuerza expansiva que procede de los nichos ocultos del avir (vacío) superior abrió una senda y produjo de sí misma un punto misterioso, o mejor dicho, el Ein Sof (“Ilimitado”) partió de su propio vacio y descubrió este punto iud. Cuando éste se expandió lo que fue dejado del avir (vacio) resultó siendo or (luz), es decir emergió en ser en su forma Kav. Esto es lo que significa que había sido “previamente” y así subsistió. Ascendió y fue almacenada y fue dejado sobre ella un puntito, que continuamente se acerca por sendas invisibles al otro punto, tocándolo y sin embargo, no tocándolo, iluminándolo en la manera del primer punto del cual salió. Por eso todo está ligado, e ilumina a ambos, al uno y al otro. Cuando asciende, ascienden todos y todos le están ligados, y alcanza el lugar del Ein Sof (ilimitado), donde es almacenada aparte y todo se vuelve uno. Este puntito de la palabra or es luz. [Cabe en este punto recordar algo de lo visto con anterioridad. A continuación del tzimtzum inicial (la contracción de la Infinita Luz de Di-s para hacer "lugar" a la Creación), quedó dentro del espacio vacío un punto potencial e individual o "impresión". El secreto de este punto es el poder del Infinito de contener el fenómeno finito dentro de Sí Mismo, y expresarlo en la realidad


externa aparente. Una manifestación finita comienza de un punto de dimensión cero, luego se desarrolla en una línea unidimensional y una superficie bidimensional. Esto está insinuado en la escritura completa de la letra iud (iud-vav-dalet): "punto" (iud), "línea" (vav), "superficie" (dalet). Estas tres etapas corresponden en KABALÁH a: "punto (necudá), "espectro" (sephirá), "figura" (partzuf). El punto inicial, el poder esencial de la letra iud es el "pequeño que contiene mucho”, como se menciono anteriormente. "Mucho" se refiere al simple Infinito de Di-s, escondido dentro del punto inicial de revelación, que se refleja como el potencial Infinito que tiene el punto de desarrollarse y expresarse en todo el múltiple fenómeno finito de tiempo y espacio.] [Antes del tzimtzum, el poder de limitación estaba oculto, latente dentro de la Infinita Esencia de Di-s. A continuación del tzimtzum, se reveló este poder de limitación y paradójicamente la Esencia Infinita de Di-s, que originalmente "encubría" el poder de limitación, se volvió ahora El mismo oculto (no de verdad, sino desde nuestra limitada perspectiva humana) dentro del punto de la luz contraída.] [Este puntito de luz contraída es la esencia de lo finito dentro de lo infinito, pero también de lo infinito dentro de lo finito.] [Desde el interior de este punto de limitación es revelado el secreto de las diez-once sephirot, los canales Divinos de luz, a través de los cuales Di-s trae continuamente Su mundo a la existencia, cada uno es un canal para la revelación de la Luz Infinita de Di-s en la realidad finita.]


[El "sendero" de la iud es el punto inicial de espacio y tiempo, la conciencia del momento presente.] Anteriormente se comentó que en hebreo bíblico la letra vav tiene también la función de invertir el tiempo aparente de un verbo a su opuesto, de pasado a futuro o de futuro a pasado (vav hahipuj). La primera aparición en la Torá de este tipo de vav, es la vav con la que comienza la palabra número veintidós desde el comienzo de la Creación. "Sea la luz;…” [El verbo 'sea' es invertido del tiempo futuro al pasado por la vav al principio de la palabra -'Y']: “Sea la luz y fue la luz". El poder de la vav de invertir el futuro en pasado requiere atraer la luz desde el futuro hacia el pasado, esto es en sí mismo el secreto del tiempo, el futuro transformándose en luz que permea el espacio. Toda cosa a la que se aplica el término vayehí (“y fue”) se encuentra en este mundo y en el mundo futuro. [En relación a la teoría del Big Bang, esto ocurrió a los 10⁻⁴³ segs. justamente en este instante se separó la fuerza de gravedad de las otras tres y dio inicio lo que conocemos como espacio tiempo en nuestro mundo. De esta forma los conceptos de espaciotiempo, gravedad y “luz” entendiendo esta última como aquello que existía antes del Big-Bang aparecen irremediablemente ligados desde el inicio. Esa “luz” en nuestro mundo es la esencia que conjunta la misericordia y gracia de Di-s y representa esa fuerza no física que recrea continuamente este mundo.]


[Salmo 119: 75-76 Iud

75

Conozco, oh JHVH, que tus juicios son justos, Y que conforme a tu fidelidad me afligiste.

76

Sea ahora tu misericordia para consolarme, Conforme a lo que has dicho a tu siervo.

[Lo que nosotros llamamos luz es tan solo una manifestación muy enrarecida de ese ente etéreo al que se refiere este versículo]. [Por lo anterior la expresión hágase la luz puede entenderse como “hágase la existencia”- reaparezca esa energía vitalizante que continuamente recrea el universo. Esto también en virtud de que la iud está asociada a los atributos bajo los cuales Di-s creo el mundo, juicio y misericordia. ] [En este punto esa luz sigue siendo en esencia mayormente energía vitalizante, pero parte de ella ha sido reflejada a través de ese “algo” que existe a nivel de campo unificado (cuerdas, trenzas, geometría E8) y se ha manifestado como campo gravitacional-gravitones.] [“Y fue”, significa oscuridad, que es llamada Elohim. En tanto entendamos oscuridad como ese medio inmutable transmisor de una gran cantidad de información con características similares al plasma que al transmitir sustenta y unifica la creación.]


[La oscuridad sigue siendo medio transmisor de información, pero parte de ella se ha manifestado en espacio-tiempo]. [Es como si a cada instante, en cada puntito de dimensión cero que toca y no toca, que existe y no existe se recreara el universo, como si después de este evento existiera nuestro universo de forma intermitente donde el espacio tiempo más que ser un continuo estuviera formado de cuanta, y al final solo hubiera presente. Este es pues el secreto del tiempo, puntitos (iud´s) de “luz” permeando el espacio]. [Toda una innumerable secuencia de iud´s unidas y sustentadas por esa oscuridad llamada Elohim, en un balance de juicio, gracia y misericordia.] [De modo que en concordancia con lo referido sobre las iud´s en el Zohar, es dentro de ellas donde ese “algo” a nivel de campo unificado refleja los 6 colores contenidos en la Kav, Luz inmanente surgida de la Luz trascendente Or, para dar origen a cada instante a los pilares de nuestro mundo, y en particular en esta etapa del origen de nuestro universo, al gravitón y con él al campo gravitacional.] [De esta forma la luz y la oscuridad ambas entendidas como las hemos definido quedan unidas una a la otra. El poder de recrear y el medio inmutable necesario para transmitir información y establecer una unión secuencial entre los ahora´s quedan irremediablemente unidos estableciendo un vínculo entre el poder creativo y la realidad creada como parte del proceso de Creación.] [Algo análogo ocurre en la manifestación material de esa luz y de esa oscuridad, los puntitos iud´s quedan íntimamente ligados al espacio tiempo]


[Esto nos recuerda tanto las cuerdas abiertas cuyos extremos estĂĄn conectados al espacio tiempo (TC), como los bucles o trenzas de espacio tiempo (LQG), e incluso ese grupo geomĂŠtrico E8 de Lissi unido al espacio-tiempo].


Génesis 1:4 Un Universo bueno Gen 1:4

Y vio Di-s que la luz era buena; y separó Di-s la luz de las tinieblas

Vayar Elohim et-ha'or ki-tov vayavdel Elohim veyn ha'or uveyn hajoshej.

“Y vio Di-s ...”. Seguramente El había visto todo antes, tal como lo supusimos en génesis 1:1, pero la Escritura indica aquí por la partícula acusativa et que Di-s vio ahora también todas las generaciones que hubieren de ser, y cada cosa que hubo de ocurrir en el mundo en cada generación antes de que llegara a existir. [Cuando Di-s dice que la luz es buena, nos habla entre líneas de la teshuvá.] [El secreto de la teshuvá radica en convertir completamente lo pasado en bien. Esta transformación en si misma requiere, paradójicamente, atraer la luz desde el futuro hacia el pasado, involucrando así el misterio del tiempo, tal como se describió en gen 1:3. Esto implica en sí, el complemento del proceso de rectificación del que se hablo anteriormente en génesis 1:2]. [El poder de cambiar el pasado desde el futuro, es el secreto de la teshuvá "arrepentimiento" y "retorno a Di-s" por amor. A través de la teshuvá por temor, las transgresiones intencionales que uno cometió se vuelven como errores, se endulza en cierta


manera la severidad de las transgresiones pasadas, pero no cambian en forma completa. Sin embargo, cuando el retorno es por amor, las transgresiones deliberadas se transforman en méritos; de la toma de conciencia de la distancia que nos separa de Di-s a causa de nuestras transgresiones, proviene la fuerza motivadora de retornar a Di-s con una pasión aún mayor que la de aquel que nunca pecó.] [Por esto es que vio Di-s que la luz era buena, pues ella es el secreto del tiempo y en ella se encierra el misterio del cómo convertir lo pasado en bien (teshuvá).] [Esta luz a la que se refiere este versículo es diferente de la luz original, pues esta por esencia sabemos que es buena y por tanto no habría necesidad de evidenciarlo como ocurre en la frase “y vio Di-s que la luz era buena…”, sino más bien se refiere a que en este punto vio su reflejo a través de ese “algo” en forma de bosones y fermiones, a pesar de que aún no han surgido, excepto en su manifestación en forma de gravitones, y a su potencial para modificar el pasado desde el futuro. Dicho de otra forma esta frase trae implícito el postulado de la Relatividad General de Einstein el cual formula que la masa le dice al espacio-tiempo como curvarse, y no solo eso, sino que de acuerdo a la Relatividad Especial del mismo Einstein con base a su famosa ecuación E= mc², también la energía provocará deformación en el espacio-tiempo] [Recapitulando, la expresión “vio Di-s…” significa que a pesar de no manifestarse aún el reflejo completo de la luz en nuestro mundo pudo ver su potencial de rectificación al ser el medio para modificar el pasado desde el futuro.]


[ Y no sólo eso, abrió la puerta de viajes en el tiempo, pues para cambiar el pasado la luz debe viajar desde el futuro para permear el espacio en el tiempo pasado.] [Es curioso que tanto la expresión “sea la luz y fue la luz” en génesis 1:3 como la frase “y vio Di-s que la luz era buena” en génesis 1:4 se liguen con espacio, tiempo y luz (materia y energía), pues actualmente se llevan a cabo experimentos para deformar el espacio tiempo utilizando haces de luz en trayectorias circulares, de tal suerte que la luz pueda viajar del futuro al pasado, entendiendo por pasado el momento en que se inicio el movimiento circular de los haces de luz. Sin embargo al hablar de luz de forma general no solo estaríamos implicando fotones en este tipo de experimentos sino que en su defecto de cualquier otro bosón] [En cuanto a la segunda frase del versículo … “y separó Di-s la luz de las tinieblas”, se observa en génesis 1:2 que la palabra usada para oscuridad, joshej es la misma que se usa aquí para tinieblas joshej, por lo que podemos leer el versículo como … y separó Di-s la luz de la oscuridad.] [Aquí cabe recordar algunos puntos que he mencionado con anterioridad, de acuerdo a las teorías de campo unificado, las partículas asociadas a las cuatro fuerzas conocidas en nuestro universo, así como las partículas fermiones y el boson de Higgs surgen de cuerdas, trenzas o estructuras geométricas según el modelo.] [Estas cuerdas, trenzas o estructuras geométricas en esencia no son información pero tampoco son propiamente materia, así que son algo intermedio entre ellas, por lo que en cierta forma, tal y


como lo mencione con anterioridad, “alma” del universo.]

pueden verse como el

[“Y separó Di-s la luz de la oscuridad” puede interpretarse como que de ese medio de transmisión de gran cantidad de información parecido al plasma, en si el fuego blanco, Di-s, dicho con el lenguaje del Zohar, separó los fuegos rojo y amarillo, del negro, fue como si extrajera ambos fuegos de la oscuridad.] [Hasta aquí y a pesar de que la gravedad y el espacio tiempo ya habían hecho su aparición, parece que se encontraban en un estado de “superposición”, es decir en el mismo cuantum de espacio-tiempo, estaba contenida la iud ligada a ese “algo” a nivel de campo unificado generador de las partículas elementales fundamento de este universo] [La separación consistió en una diferenciación quedando intercalados los cuanta de espacio tiempo con los cuanta iud´s, a los que denominaremos en adelanta cuanta bosonica-fermionica. Y aunque coexisten y están ligados no están sobrepuestos.

Antes de la separación

después de la separación

de la luz y la oscuridad

luz, oscuridad


[En esta etapa del origen del universo solo el fuego rojo, es decir el campo bosónico y en particular el campo gravitacional se había diferenciado, dejando atrás la región de campo unificado y dando inicio a la región cuántica.] [Entonces no resulta raro decir que la diferencia por la cual la luz se distingue de la oscuridad es solamente de grado; ambas son de una misma especie, y no hay luz sin oscuridad y no hay oscuridad sin luz; pero, aunque son una, son diferentes en el color. Recordando lo visto con anterioridad, ambas son fuego pero una es negro- medio de transmisión de información, mientras que la otra es roja-bosónica o amarilla-fermiónica.]

Salmo 139: 12

12

… Lo mismo te son las tinieblas (oscuridad) que la luz.

[En génesis 1:3 hablamos de luz como energía vitalizante y poder de recreación y vimos como una parte de su esencia al ser reflejada por ese “algo” a nivel de campo unificado se transformaba en campo gravitacional, y por su lado la oscuridad jugaba el papel de espacio tiempo, plagada de una especie de materia-energía inerte] [En génesis 1:4 vemos como ambas se separan, aunque es importante remarcar que son de la misma naturaleza, pues sino lo fueran, en lugar de un universo tendríamos dos, uno de espacio tiempo con una especie de materia-energía inerte y otro universo constituido únicamente de bosones y fermiones totalmente independientes y sin que hubiera forma de que uno


supiera de la existencia del otro. En cambio, al ser de la misma naturaleza son parte de un gran todo].


Génesis 1:5 El día uno

Gen 1:5 Y llamó Di-s a la luz Día, y a las tinieblas (oscuridad) Noche. Y fue la tarde y la mañana un día.

Vayikra Elohim la-or yom velajoshej kara laylah vayehi-erev vayehi-voker yom ejad.

“Y Di-s llamó”: La palabra “llamó” significa aquí: “llamó para” o “invitó”. Di-s ordenó que de éstos saliera luz completa que era en el centro una cierta radicación, que es el fundamento del mundo, y sobre el cual los mundos se hallan establecidos. De esa Luz completa, la Columna Central, se extendió el fundamento, la vida de los mundos, que es día del lado de la Derecha. [Son muy importantes las expresiones “en el centro” y “la Columna Central”, ya que establecen tanto la unión como la separación entre derecha (día) e izquierda (noche). Esa luz que emana del centro como una “cierta radiación”, representa el reflejo de la luz inmanente a través de ese “algo” a nivel de campo unificado y que representa el fundamento de nuestro y en su momento de los demás universos paralelos, pues en este punto de la narración aún no surgían.] [En particular esta luz es la que está referida en gen 1:3] Esta luz salió de la oscuridad que fue tallada por los golpes del Más Recóndito; y de manera similar, de esa que fue almacenada,


fue tallada por algún proceso oculto la oscuridad del mundo inferior en la que reside la luz. Esta oscuridad inferior es llamada “noche: “Y a la oscuridad llamó noche”. [Tal como se mencionó en génesis 1:4, efectivamente esta luz salió de la oscuridad, pero también la otra oscuridad la que Di-s llamó noche surgió de esta misma oscuridad.] De ahí la expresión: “Él descubrió cosas profundas desde la oscuridad”. Job 12: 22. “Y Di-s llamó a la luz día y a la oscuridad llamó noche”. Esta es la oscuridad unida a la noche, que no tiene luz propia, aunque viene del lado del fuego primordial que también es llamado “oscuridad”. Permanece oscura hasta que es iluminada del lado del día. El día ilumina la noche, y la noche no será por sí misma luz hasta el tiempo del cual está escrito: “La noche brilla como el día, la oscuridad es lo mismo que la luz”. Salmo 139: 12. [De lo anterior se desprende que la oscuridad que es noche proviene de ese medio parecido al plasma plagado de un cierto tipo de materia y energía] [Al decir que permanece oscura hasta que es iluminada, da a entender que solo al interactuar con la gravedad, pues es lo único ligado a la luz que en este momento existía, puede percibirse en nuestro plano de existencia] La Oscuridad abatió su luz, y por eso produjo un grado que fue defectuoso y no radiante. La Oscuridad no irradia salvo cuando está sumergida en la Luz. Así la noche que de ella salió no es luz salvo cuando está sumergida en el día.


[Aquí nuevamente nos dice que este tipo extraño de materia y energía no irradia (no absorbe ni emite luz), es decir no se manifiesta salvo cuando interactúa con el campo gravitacional. Y además nos deja ver entre líneas que solo interactúa con este tipo de campo, por tanto sean lo que sean no son partículas cargadas, ni tampoco interactúan con los otros tipos de camposfuerzas.] [ En génesis 1:1 encontramos este párrafo extraído del Zohar, y que en su momento analizamos hasta donde nos fue posible,…”Cuando los seis colores entran en esta apariencia, ella se prepara para reflejarlos y a través de ellos, mantener en marcha el mundo. Pero el crédito de ello debe adscribirse no a este grado solamente, sino a todos los seis]. [En ese momento la última frase era difícil de interpretar, sin embargo ahora sabemos que además de los seis colores que se reflejan a través de un “algo” a nivel de campo unificado, y constituyen un grado, hay otros cinco, en total seis los cuales en conjunto son responsables de “mantener en marcha al mundo”, lo que nos sugiere que esos cinco grados restantes están representados por ese extraño tipo de materia y energía, y que en génesis 1:1 no podían ser identificados debido a que entraron en esena después de la revelión de Satanás y aunque fueron parte de ese primer universo, la frase por sí misma no permite una interpretación consistente hasta que puede hacerse dentro del contesto de génesis 1:5, teniendo en mente que en este versículo se considera parte del universo actual, pero su orgien realmente esta ubicado en génesis 1:1]] [En particular sabemos que este extraño tipo de materia y energía que menciona el Zohar, puede corresponderse con lo que


en física se conoce actualmente como materia y energía oscuras, solo que esta interpretación tiene alrededor de 1000 años. Además se sabe que este tipo de materia es 6 veces más abundante que la materia visible.] [Este tipo de materia-energía no proviene del reflejo de la luz (seis colores) a través de ese “algo” a nivel de campo unificado, lo que implica que su naturaleza no es del tipo bosónica ni fermionica o en el lenguaje cuántico actual, no han sido previstas por el Modelo Estándar- este modelo prevé todas las partículas visibles de nuestro universo y sus antipartículas-.] La deficiencia de la noche sólo es compensada por Musaf (adicional). Lo que se agrega en un lugar es sustraído del otro. [Deficiencia significa falta o pérdida, cualquier cosa que esa materia y energía oscura sea, no permanece inalterada, experimenta cierta transformación o interacción que tal vez da por resultado algún tipo de materia o energía visible, y quizá Musaf represente el resultado de un proceso de transformación o interacción del lado visible que genere ese faltante en el lado oscuro y mediante el cual se compense esa deficiencia. De alguna manera Musaf garantizaría los principios de conservación en el universo]. Este Lenguaje que viene del lado de la oscuridad devela cosas ocultas de esa oscuridad. [¿Qué es pues lo que nos ha develado?, Que es un medio inerte de transmisión de información, que en un cierto grado de sustancialidad se manifiesta en forma de espacio tiempo cuantizado, que contiene materia y energía oscuras, que en esencia comparte su naturaleza con la naturaleza de la luz, formando parte del todo, solo difiriendo en grado]


La luz produjo el día y la oscuridad produjo la noche. Luego El los juntó y fueron uno, como está escrito: “Y fue la tarde y fue la mañana, un día”, noche y día fueron llamados uno. [En virtud de que de la oscuridad se separo la luz que Di-s llamó día no es raro que mencione primero la tarde y luego la mañana, remarcando con esto que esta luz surgió de la oscuridad. Sin embargo no debemos confundir y pensar que la oscuridad es anterior a la luz, la Luz Divina Or Ein Sof, es anterior y primordial a toda oscuridad ya que su contracción inicial es la que da origen al Tzintzum y a partir de esto todo lo demás, como se vio con anterioridad en este capítulo.] Hasta este punto el principio masculino estuvo representado por la luz y el femenino por la oscuridad; subsecuentemente fueron unidos y hechos uno. La diferencia por la cual la luz se distingue de la oscuridad es solamente de grado; ambas son de una misma especie, y no hay luz sin oscuridad y no hay oscuridad sin luz; pero, aunque son una, vuelvo a insistir, son diferentes en el color, su grado de energía es distinto. [En génesis 1:4 se separo la luz de la oscuridad, luego vimos que el día surge del lado de la luz y noche del de la oscuridad, también supimos que luz y oscuridad formaban un todo donde los cuanta bosónicos-fermiónicos, tenían fronteras que tocaban a los cuanta de espacio tiempo conteniendo materia y energía oscuras. Ahora, en génesis 1:5, el día y la noche se unen, permitiendo una intersección parcial entre ambos tipos de cuanta. El día no puede existir sin noche ni tampoco la noche sin el día. Pero al ser su grado diferente implica que tienen distintos niveles de energía, por lo que a pesar de que están juntos son diferenciables.]


[No era suficiente con que las fronteras entre cuanta se tocaran, tenían que sobreponerse parcialmente para garantizar la continuidad dentro de la discontinuidad, y la discontinuidad dentro de la continuidad como en su momento lo infinito pudo contener a lo finito de la misma forma que lo finito contuvo a lo infinito]

Luz

Luz

Día

Noche

Noche-Día

Oscuridad

Oscuridad

Cuanta de “noche-día”


[De esta manera queda asegurada una estructura incluyente en nuestro universo de los aspectos de la oscuridad y los aspectos de la luz, p.ej. la materia no actúa de forma excluyente con el espacio tiempo, por el contrario su acción es interdependiente]. Tarde (noche) del lado de la oscuridad y mañana del lado de la luz; y ¿por qué están juntas?, la Escritura habla de “día uno”. La razón por la que está escrito: “Y fue tarde (noche) y fue mañana” para cada día es para mostrar que no hay día sin noche ni noche sin día, y los dos no pueden separarse. [Esto como dijimos antes asegura la aparente continuidad dentro de la esencia discontinua de nuestro mundo. También permite que toda manifestación tanto de campos-fuerzas como partículas, incluso materia y energía oscuras se dé dentro de un marco espacio-temporal] El primer día es el día en que la luz primordial emergió extendida a todos los otros días; de ahí que la palabra “día” se repite para cada uno de ellos. [Es por esto que el primer día acompaña a todos los otros, y él los abarca a todos, para mostrar que no hay brecha entre ellos y todos se fusionan uno con otro.]


Génesis 1:6-8 El Firmamento Gen 1:6 Y dijo Di-s: Haya expansión (un firmamento) en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas

Vayomer Elohim yehi rakia betoch hamaim vyhi mavdil beyn maim lamaim.

Gen 1:7 E hizo Di-s la expansión (el firmamento), y separó las aguas que estaban debajo de la expansión (del firmamento) de las aguas que estaban sobre la expansión (el firmamento). Y fue así.

Vaya'as Elohim et-harakia vayavdel beyn hamaim asher mitachat larakia uveyn hamaim asher me'al larakia vayehichen.

Gen 1:8 Y llamó Di-s a la expansión (al firmamento) Cielos. Y fue tarde y fue mañana: día segundo

Vayikra Elohim la-rakia shamaim vayehi-erev vayehi-voker yom sheni.


Mientras las aguas superiores y las inferiores estaban mezcladas, no hubo producción en el mundo: esto sólo podía ocurrir cuando ellas fuesen separadas y hechas distintas. [Esto es muy importante pues de manera implícita hace alusión a la etapa de inflación del Universo según lo expuesto en la teoría del Big-Bang. Esta etapa comienza justamente a raíz de la separación de la fuerza nuclear fuerte de las dos restantes, la débil y la electromagnética, pues como ya se mencionó la fuerza de gravedad ya se había separado de estas tres]. [A consecuencia de esa separación que detonó el proceso inflacionario, surgirán las primeras partículas elementales y sus antipartículas, en particular los quarks y los antiquarks. Por tanto debido a la separación de las fuerzas es que la “producción en el mundo” tiene su inicio.] [Es en esta etapa donde ese “algo” a nivel de campo unificado va reflejando los seis colores de la luz primordial en su aspecto de Kav o luz inmanente, generando consecutivamente el resto de los bosones, los ferminones y su respectiva antimateria. Además todo esto dentro del marco de un espacio tiempo plagado de materia y energía oscura.] “Que haya un firmamento en medio de las aguas”. Con esto las “aguas superiores” (aguas sobre la expansiónfirmamento) fueron separadas de las “aguas inferiores” (aguas debajo de la expansión-firmamento), siendo el firmamento una extensión de las aguas, como se ha explicado. De manera similar, “que divida”, es decir, las “aguas superiores” de las “aguas inferiores”.


“Y Di-s dijo: Que sea un firmamento en medio de las aguas, y que separe las aguas de las aguas.” “Y Di-s hizo el firmamento”. La palabra “hizo” indica que Di-s le dedicó particular cuidado, y lo dotó con gran poder. [Es en este momento de la historia de nuestro universo que se expande la región hogar de los universos paralelos, incluido el nuestro, originándose al mismo tiempo nuestro firmamento a manera de frontera entre su interior, es decir nuestro cosmos y el exterior, en sí la región donde co-habitamos con esos otros universos.] [Este firmamento en realidad lo es todo. Es división y extensión, por tanto unión, pues en el operan de forma simultánea las cuatro fuerzas, lo que permite que tengan lugar tanto fenómenos de tipo cuántico, como fenómenos predichos por la teoría General de la Relatividad en cuanto a la relación del espaciotiempo con la masa-energía. No solo eso sino que también actúan en este firmamento la materia oscura y la energía oscura.] [Este es en sí el gran poder con el que Di-s dotó el firmamento, donde a pesar de ser de la misma naturaleza de las aguas, las divide de una forma tan sutil que es difícil decir dónde termina el dominio de las aguas superiores (dimensión hogar de los universos paralelos) y comienza el de las inferiores (nuestro universo en su totalidad). Y aún más nos da a entender que esos universos paralelos están hechos de los mismos constituyentes del nuestro, aunque no nos dice en que proporciones, por tanto podemos pensar que están hechos de bosones y/o fermiones y/o materia y energía oscura, espacio- tiempo de cualquier combinación dimensional, ej. 7 dimensiones de espacio, 1 de


tiempo; 5 dimensiones de espacio, 2 de tiempo, o en general mdimensiones de espacio y n-dimensiones de tiempo] [Reafirmando, es en este momento, justo cuando se separa la fuerza nuclear fuerte de las dos restantes, pues la gravedad ya se había separado, que se expande la dimensión donde surgirán y habitaran esos universos paralelos al nuestro mencionados en el párrafo anterior.] Las aguas inferiores llaman a las superiores y las beben a través de este firmamento, porque están en él reunidas todas las aguas superiores, y entonces las trasmite a esas Jayot (seres vivientes), y así extraen de allí. [Este comentario podría hacer alusión a la gravedad indicando que hay un intercambio de bosones asociados a este campo, es decir gravitones, entre los universos paralelos y el nuestro a través de nuestro firmamento.] El firmamento mencionado aquí está en medio de las aguas; reposa sobre las otras Jayot, que separan las aguas superiores de las inferiores. “Y Di-s llamó al firmamento cielo”, pues éste divide lo más santo de lo menos santo, como la cortina del Tabernáculo. [Tal vez por lo santo se refiera al tercer cielo, hogar de los universos paralelos y por lo menos santo a nuestro universo.] ero, también hay un firmamento encima de los cielos, del cual está escrito: “Y una apariencia sobre las cabezas de la Jayá, un firmamento semejante al hielo…” Ezequiel 1: 22.


Ezequiel 1

22

Y sobre las cabezas de los seres vivientes aparecía una expansión (firmamento) a manera de cristal maravilloso, extendido encima sobre sus cabezas.

La apariencia de este firmamento más alto es como la del hielo que reúne todas las aguas. El firmamento al que se ha estado haciendo mención, es ese firmamento que fue producido por éste, pero éste está encima y reposa sobre las cabezas de las Jayot. Más allá de este firmamento de apariencia cristalina o de hielo no puede penetrar la mente humana, porque aquello que está más lejos se haya envuelto en el pensamiento de Di-s, que se eleva por encima de la comprensión del hombre. [Este firmamento sabemos que reúne todas las aguas y tiene apariencia de hielo, o como de cristal. Si reúne todas las aguas, hablamos del nivel primordial donde aún no ha habido diferenciación, por tanto equivale a hablar de la región de campo unificado donde ninguna de las cuatro fuerzas por analogía esta diferenciada, no hay materia como tal, ni tampoco espacio-tiempo como lo conocemos. Esta es la frontera de nuestro conocimiento, lo que pueda haber más allá de este firmamento es inalcanzable para nuestra mente, aún más parece ser algo así como una frontera que acota la región hogar de los universos paralelos.]


[Por otra parte el que tenga apariencia como de hielo o cristal nos indica que es básicamente estático, es decir no hay actividad dentro de él, homogéneo, rígido, translúcido e incoloro.] [Estos versículos nos hablan de que existe un firmamento que es frontera entre el segundo cielo y el tercero, donde el segundo cielo es la bóveda celeste de nuestro universo y el tercer cielo es la morada de los universos paralelos. Pero que hay otro firmamento, que de ninguna manera tiene la misma apariencia que el nuestro, y que sirve de frontera a la región donde moran todos los universos.] [Siguiendo con la analogía del templo esa región representaría el lugar santísimo].


“ESTO FUE LO QUE PASO…” O LA VERDADERA HISTORIA DE NUESTRO UNIVERSO

Parafraseando al Investigador “Adrian Monk”, ahora sí podemos decir. “Esto fue lo que pasó…” El universo original, el descrito en génesis 1:1 surgió de la nada, simplemente “apareció” en su forma terminada, la materia y energía tienen su origen en la forma mediante el reflejo de seis “entes” denominados los seis colores de naturaleza no material a través de “un algo” intermedio entre lo no material y lo material que opera a nivel de campo unificado. Que en ese universo los componentes de la materia eran 4 bosones asociadas a 4 fuerzas, uno a la masa y un conjunto de fermiones, en total 6 entidades en un grado. Y en un segundo grado 6 quarks y 6 leptones pertenecientes al conjunto de los fermiones. Después de que simplemente fue “plasmado” de la nada en su forma terminada, permaneció en un estado de tiempo imaginario, en sí de presente absoluto o eterno ahora. En este tipo de universo la información total de todo lo que habría de suceder quedó plasmada en una infinidad de posibilidades en sus paredes o límites. Solo había materia visible y todo era luz, esta luz impregnaba por completo la región dentro de los límites de este universo y conectaba todo. Este universo se creó en base a principios de orden, teniendo por sustento la conciencia divina y como energía vitalizante el Espíritu de Di-s. Luego ese universo original sufrió una súbita alteración a consecuencia de la rebelión de Satanás. Al igual que la tierra


quedó maldita por el pecado de Adán, ese primer universo también se vio drásticamente alterado a raíz de lo acontecido. ¿Qué ocurrió?, recordemos que en el universo original habían seis “entes”, que se denominaban los seis colores, estos entes, como vimos eran ajenos al mundo material, pero que de alguna manera lo mantenían en equilibro perfecto, sin embargo, a raíz de la rebelión en ese universo entro un ente diferente en grado al color, la oscuridad. La oscuridad trajo consigo la aparición del caos como principio activo en ese universo, junto con lo que conocemos como materia oscura y energía oscura. Pero no sólo eso, parte de la oscuridad también fue la responsable de la aparición del espacio-tiempo. Dicho de otra forma, a raíz de la rebelión de Satanás ese universo que había permanecido en un estado de tiempo imaginario, entra en su etapa de tiempo real. En ese momento la información que estaba plasmada en su totalidad a manera de posibilidades en los límites de ese universo, se proyecta holográficamente en su interior. Esto conlleva necesariamente la idea de cuantum, y tanto el espacio como el tiempo hacen su aparición en cuanta, lo mismo ocurre con la materia y la energía a nivel de partículas elementales. No solo aparecieron entidades oscuras en el ámbito de lo material, sino también surgió otra rareza, la antimateria. Todo esto provocó grandes fluctuaciones a nivel cuántico y se inicio en tiempo real una contracción acelerada [Job 38] como anticipo de un inevitable colapso.


Entonces según nos cuenta Job 38 Di-s interviene y pone límite a ese colapso, con esto surge la existencia de una nueva entidad en el universo, “el abismo”, que interpretamos en su momento como singularidad. En particular aquello que podríamos llamar singularidad primordial se constituyó en hogar de desechos no asequible al universo que se estaba colapsando. Gracias a la naturaleza cuántica del espacio-tiempo/materiaenergía de aquel universo, el efecto colapso pudo “saltar” la singularidad y se ocasionó una especie de “rebote” generando un nuevo universo en expansión (el actual nuestro). Esta singularidad primordial haría las veces de frontera no infranqueable entre los estados de ambos universos. El universo surgido a raíz del “rebote”, habría heredado características de ambas etapas del universo anterior más algo nuevo, “las singularidades” o abismos, es decir nunca antes existieron cosas como “agujeros negros” en el firmamento. Por lo demás en este universo coexisten como generadores de la forma tanto principios de orden como son los números y las geometrías enteras, como principios de caos, incluidas las geometrías fractales. En este universo también existe “algo” que es responsable de limitar la inercia de la expansión sin límites. Tal vez sea la energía oscura la encargada de jugar ese papel. De esta forma a nivel de campo unificado sigue actuando ese “algo” que al reflejar los 6 colores no materiales da origen a la materia y energía visibles, esta se manifiesta como materia, y anti-materia.


Están presentes la materia oscura y la energía oscura, pero no surgen de ese “algo” a nivel de campo unificado. La información sigue a manera de posibilidades plasmada en los límites del universo, siendo su manifestación tridimensional una proyección holográfica a su interior. Tanto el espacio-tiempo como la materia-energía son de naturaleza cuántica. Luz y oscuridad coexisten y se compenetran en lo que llamamos día-noche. Ambas, tanto la luz como la oscuridad operan como medios transmisores de información y energía. Este universo tendría compañeros, los llamados universos paralelos. No sólo los agujeros negros son la novedad en este universo, también lo es el hombre, la naturaleza y toda forma de vida consciente, exceptuando las huestes angelicales, las cuales ya existían incluso antes de la creación del primer universo. Todo en este universo está entrelazado, incluso la conciencia individual con la materia (otra novedad). Siguen presentes la Conciencia Divina que subyace el todo y el Espíritu de Di-s que continuamente vivifica la creación. Pero también está la maldad. En cuanto al aspecto físico ambos universos en tiempo real, es decir el anterior al “rebote” y el nuestro, posterior al mismo, “de lejos” se verían iguales, pero de cerca tendrían algunas diferencias, mismas que ya mencioné.


¿Habrá un siguiente universo?, de acuerdo a las Escrituras la respuesta es contundentemente sí. Basta referirnos a Isaías y al Libro del Apocalipsis…

Isaías 34:4

4 Y todo el ejército de los cielos se disolverá, y se enrollarán los cielos como un libro; y caerá todo su ejército, como se cae la hoja de la parra, y como se cae la de la higuera.

Vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más. Ap. 21:1 No habrá más muerte No habrá más dolor No habrá más noche No habrá más maldición

Ap. 20:14; 21: Ap. 21:4 Ap. 18:23;21:23,25;22:5 Ap. 22:3


EPÍLOGO Sin duda ha sido un interesante viaje a través de los primeros 8 versículos del génesis, desde la óptica cristiana fue posible inferir una relación entre estos capítulos y lo descrito por la teoría del Big Bang, pero sólo a través del uso de la guematría y del profundo conocimiento encerrado en el Sefer HaZohar, o libro del esplendor donde la semántica hebrea, haciendo las veces de un lenguaje cuántico, se convierte en el fundamento oculto del génesis, fue que pudimos ver más allá del inicio, desde que lo infinito se contrajo para dar cabida a lo finito, donde la multiplicidad surgió de la unicidad, y cómo de la nada surgió todo. En ese camino la ciencia y la cosmología Hebrea se volvieron a entrelazar, revelando ambas la existencia de un universo previo al nuestro, una catástrofe que provocó su colapso y un “rebote” que permitió la existencia del actual universo. A raíz de la rebelión de Satanás surgió un nuevo ente desconocido en el universo anterior, aún después de la maldición, “el abismo”. Este sitio se convirtió en un lugar de desechos, asumió el papel de contenedor de la maldad, y sirvió de frontera franqueable entre ambos universos. En el nuevo universo coexisten dos potencias creadoras, la que se basa en el orden y es capaz de crear de la nada, y la que usa los principios del caos y solo puede crear a partir de algo. Ambos principios, el del orden y el del caos actúan conjuntamente en nuestro universo. Además son los vacios del


abismo los canales que utiliza la maldad para escapar de su confinamiento y acechar este universo. En el salmo 144, versículo 3 el salmista nos dice, Oh, YHVH, ¿qué es el hombre para que en él pienses, ó el hijo del hombre para que lo estimes? Para los ángeles no hay redención, solo mediante la creación del hombre, quien sí es sujeto de redención, se establecería el camino para la rectificación del primer universo, mismo que sufrió una seria afectación, como dijimos, a raíz de la rebelión de Satanás. Di-s sabía que el precio por dar bondad a sus criaturas, pero no sin el libre albedrío, sería la entrada del mal en su creación. Así como hizo un primer mundo para destruirlo y luego rectificarlo y con ello permitir la entrada tanto de la diversidad, como de este imprescindible libre albedrío, así hizo un primer universo que sabía que tendría que rectificar y por eso como parte de la rectificación incluyo una nueva criatura, el hombre, y con él un nuevo concepto, la Teshuva o el secreto de cambiar el pasado desde el futuro mediante el arrepentimiento por verdadero amor a Di-s. Solo un Plan Divino de redención teniendo como actor central a esa extraña criatura hecha a imagen y semejanza de Di-s dotada de libre albedrío podría restablecer un universo creado bueno. Di-s no instituyo el libre albedrio como herramienta de decisión entre el bien y el mal, pues cuando creó las condiciones propicias para su existencia, el mal aún no existía como tal. El libre albedrío nos permite elegir libremente entre el someter por amor e incondicionalmente nuestra voluntad a la voluntad de Dis, o no.


En un mundo así rige la voluntad de Di-s, pero por amor hacia su creación y de su creación hacia Él. De esta forma el libre albedrío provocaría caos, división y conflicto, como resultado de amarse más uno mismo que al Creador, pero también resultaría en unión, paz y estabilidad, que desembocaría finalmente en la rectificación del universo originalmente bueno, por amor al Creador. Jesús dijo, ¿por qué preguntáis por el final, acaso conocéis el principio?, si conocieres el principio, conocerás el final.

"Yo soy Di-s, Yo no he cambiado" Malaquías 3:6


ANEXOS Para comprender el universo en sus primeros momentos, los físicos necesitaban establecer una teoría que unificara las tres fuerzas de la naturaleza [la electromagnética y las fuerzas nucleares fuerte y débil] con la gravedad. Esto significaba que debían reconciliar la Teoría de la Gravedad de Einstein [la relatividad general] con la Mecánica Cuántica, y de esta forma crear una Teoría Cuántica de la Gravedad. De hecho actualmente hay tres teorías que bajo diferentes aproximaciones pretenden realizar tal unificación, la llamada “Teoría de Cuerdas y la Teoría M”, la “Teoría de la Gravedad Cuántica de Bucles” (LQG), y la Teoría de A. Garrett Lisi.

ANEXO 1 LA TEORÍA DE CUERDAS Y LA TEORÍA M

La teoría de cuerdas es un modelo fundamental de la física que básicamente asume que las partículas materiales aparentemente puntuales son en realidad "estados vibracionales" de un objeto extendido más básico llamado "cuerda”. De acuerdo con esta propuesta, un electrón no es un "punto" sin estructura interna y de dimensión cero, sino una cuerda minúscula que vibra en un espacio-tiempo de más de cuatro dimensiones. Un punto no puede hacer nada más que moverse en un espacio tridimensional. De acuerdo con esta teoría, a nivel "cuántico" se percibiría que el electrón no es en realidad un punto, sino una cuerda en forma de lazo.


Una cuerda puede hacer algo además de moverse; puede oscilar de diferentes maneras. Si oscila de cierta manera, entonces, a nivel atómico veríamos un electrón; pero si oscila de otra manera, veríamos un fotón, o un quark, o cualquier otra partícula del modelo estándar. Esta teoría, ampliada con otras como la de las supercuerdas o la Teoría M, pretende alejarse de la concepción del punto-partícula. La formulación de una teoría de cuerdas se debe a Jöel Scherk y John Schwuarz, que en 1974 publicaron un artículo en el que demostraban que una teoría basada en objetos unidimensionales o "cuerdas" en lugar de partículas puntuales podía describir la fuerza gravitatoria. Aunque estas ideas no recibieron en ese momento mucha atención hasta la primera revolución de supercuerdas de 1984. De acuerdo con la formulación de la teoría de cuerdas surgida de esta revolución, las teorías de cuerdas pueden considerarse de hecho un caso general de la teoría de Kaluza-Klein cuantizada. Las ideas fundamentales son dos: Los objetos básicos de la teoría no serían partículas puntuales sino objetos unidimensionales extendidos (en las cinco teorías de cuerdas convencionales estos objetos eran unidimensionales o "cuerdas"; actualmente en la teoría-M se admiten también de dimensión superior o "p-branas"). El espacio-tiempo en el que se mueven las cuerdas y p-branas de la teoría no sería el espacio-tiempo ordinario de 4 dimensiones sino un espacio de tipo Kaluza-Klein, en el que a las cuatro dimensiones convencionales se añaden 6 dimensiones compactadas en forma de variedad de Calabi- Yau. Por tanto convencionalmente en la teoría de cuerdas existe 1 dimensión


temporal, 3 dimensiones espaciales ordinarias y 6 dimensiones compactadas e inobservables en la práctica. La inobservabilidad de las dimensiones adicionales está ligada al hecho de que éstas estarían compactadas, y sólo serían relevantes a escalas tan pequeñas como la longitud de Planck (10⁻³⁵ m). Con similar longitud se asemejarían a partículas puntuales. Posteriormente a la aparición de las teorías de cuerdas, se consideró la necesidad y conveniencia de introducir el principio de que la teoría fuera supersimétrica; es decir, que admitiera una simetría abstracta que relacionara fermiones y bosones. La mayoría de teóricos de cuerdas trabajan en teorías supersimétricas; de ahí que la teoría de cuerdas actualmente se llame teoría de supercuerdas. Existen cinco teorías de supercuerdas relacionadas con los cinco modos que se conocen de implementar la supersimetría en el modelo de cuerdas. Aunque dicha multiplicidad de teorías desconcertó a los especialistas durante más de una década, el saber convencional actual sugiere que las cinco teorías son casos límites de una teoría única sobre un espacio de 11 dimensiones (las 3 del espacio, 1 temporal, 6 adicionales "compactadas" y 1 que las engloba formando "membranas") , las cuales darían origen cada una a un universo, y en particular al nuestro, es decir, esta dimensión alberga a los universos paralelos incluido en el que vivimos. De estas branas, generadoras de los universos paralelos, habitantes de la onceava dimensión, podría escapar parte de la gravedad de ellas en forma de "gravitones". Lo que explica el por


qué la fuerza de gravedad en nuestro universo es la más débil de las cuatro fuerzas. Esta teoría única, llamada teoría M, fue conjeturada en 1995, por Edward Witten. En el estado actual de la ciencia, se ha dado el paso tecnológico que puede por fin iniciar la búsqueda de evidencias sobre la existencia de más de tres dimensiones espaciales, ya que en el CERN y su nuevo acelerador de partículas se intentará, entre otras cosas, descubrir si existe el bosón de Higgs y si esa partícula se expande solo en 3 dimensiones o si lo hace en más dimensiones.


ANEXO 1I LA TEORÍA DE LA GRAVEDAD CUÁNTICA DE BUCLES

Ahora vamos a explicar en qué consiste básicamente esta teoría (LQG- loop quantum gravity) . Bilson y Thompson trataban de comprender la verdadera naturaleza de lo que los físicos piensan que son las partículas elementales, es decir aquellas sin subcomponentes conocidos. En los años 70´s se propusieron modelos que planteaban la existencia de partículas puntuales llamadas preones, mismas que al unirse formarían los quarks, los leptones y los bosones, es decir los constituyentes mismos de la naturaleza, sin embargo los cálculos arrojaban que tales partículas debían tener una energía mayor que aquellas partículas a las que supuestamente daban origen, motivo por lo que se abandono ese modelo. Sin embargo Bilson y Thompson retomaron la idea de forma distinta, descartaron el supuesto de que los preones son partículas puntuales y teorizaron que poseen longitud y anchura como lazos que de alguna forma podrían interactuar envolviéndose entre ellos. Supusieron que estos lazos podrían cruzarse por encima y por debajo para formar una trenza, proponiendo que cuando tres preones se uniesen formarían una partícula. También teorizaron que los lazos individuales podrían girar en sentido horario o contrario al de las manecillas del reloj a lo largo de sí mismos. Cada giro, imaginaron, dotaría al preón con una carga equivalente a un tercio de la carga del electrón, y el signo de la carga dependería de la dirección del giro.


La trenza más simple posible en el modelo de Bilson-Thompson parecería un pretzel deformado y correspondería a un neutrino electrón. Dándole la vuelta como en un espejo se obtendría su contraparte en antimateria, el antineutrino electrón. Añadiendo tres giros en el sentido horario, se tendría algo que se comportaría justo como un electrón; tres giros en sentido contrario al de las manecillas del reloj y se obtendría un positrón. El modelo de Bilson-Thompson también produce fotones y bosones W y Z, que son las partículas que portan las fuerzas electromagnética y nuclear débil. A pesar de esto, ellos aún no sabían qué eran en sí los preones, o de que estaban hechas en realidad las trenzas. Solo creían que podrían provenir de algún tipo de distorsión extrema de la estructura del espacio-tiempo, así se plantearon la pregunta, ¿las partículas no son más que trenzas enredadas en el espacio-tiempo?, y de ser así, ¿las trenzas en el espacio podrían ser la fuente de la materia y la energía? La (LQG) propone que el espacio no es suave y continuo, sino que consta de trozos indivisibles de 10⁻³⁵ metros de diámetro (distancia de Planck). De esta manera el espacio-tiempo se comportaría como una red de enlaces abstractos que conecta estos volúmenes de espacio y además que estos enlaces pueden curvarse sobre otros para formar las estructuras similares a trenzas de las que se habla en el modelo de Bilson-Thompson. En virtud de que a cada instante ocurren fluctuaciones cuánticas que están arrugando la red de los enlaces del espacio-tiempo, apretándolos en un torbellino de subidas y bajadas, estas estructuras serían tan efímeras que durarían aproximadamente 10⁻⁴⁴ segundos antes de transformarse en una nueva


configuración. “Si la red cambia en todos sitios a cada momento, ¿cómo podría sobrevivir algo?”, se preguntaba Markopoulou, dado que Incluso a nivel cuántico un fotón o un electrón viven más de 10⁻⁴⁴ segundos. La solución a este problema se encontró en una idea novedosa conocida como computación cuántica. Mientras los ordenadores tradicionales almacenan información en bits que pueden tomar valores de 0 ó 1, los ordenadores cuánticos usan “qubits” que, en principio al menos, pueden ser 0 y 1 a la vez, lo que hace de la computación cuántica una potente idea. La delicada dualidad de cada qubit individual lo pone siempre en riesgo de pérdida como resultado de las interacciones con el mundo exterior, pero los cálculos han demostrado que los conjuntos de qubits son mucho más resistentes de lo que en principio se esperaba, y que los datos almacenados en ellos pueden sobrevivir a toda clase de perturbaciones. Reemplazando los trozos de espacio de la Gravedad Cuántica de Bucles por los qubits, lo que solía ser un marco de referencia [ el espacio mismo] se transforma en una red de información. Además como resultado de utilizar esta idea, en la Gravedad Cuántica de Bucles (LQG), se considera al Universo como un gigantesco computador cuántico, donde al ser reemplazado cada cuanto de espacio por un bit de información cuántica, la resistencia de los qubits preservaría las trenzas cuánticas en el espacio-tiempo, explicando cómo las partículas pueden tener un tiempo de vida tan largo en medio de la turbulencia cuántica. Lo anterior conlleva a una impresionante conclusión, si efectivamente todo proviene de estas trenzas, entonces no solo


estaría todo hecho de espacio-tiempo, sino que en última instancia de información, reafirmando las ideas que desde antaño han sostenidos las más antiguas civilizaciones, somos verdaderamente uno con el Universo. En esta teoría no solo el espacio esta cuantizado, sino que necesariamente también el tiempo avanza en “saltos” cuánticos finitos, además las energías que clásicamente toman valores arbitrariamente altos están acotadas por un límite superior. A diferencia de la singularidad predicha por la Teoría General de la Relatividad en regiones cercanas al origen del universo, la (LQG) encuentra algo simplemente asombroso: la pérdida de la singularidad, este resultado en sí mismo es fascinante, y abre la posibilidad de que el universo tenga un estado que se extienda hacia atrás, al tiempo antes del Big Bang. Esto significaría que el Big Bang no marcó el inicio del universo, sino que en lugar de esto ocurrió una transición, o un “rebote”, de un universo anterior en estado de colapso, al nuestro en actual estado de expansión. Viviendo en la era post-Big Bang, nosotros disfrutamos de un espacio-tiempo bastante suave. Pero antes del Big Bang, o mejor dicho en regiones cercanas al Big Bounce- Gran Rebote -, de acuerdo a (LQG) existiría la posibilidad de que el universo estuviese en un estado cuántico altamente fluctuante en el cual incluso el concepto usual de tiempo tendría poco sentido. ¿Cómo pudo ser ese universo anterior al nuestro?, ¿la (LQG), posee respuestas a tan interesante pregunta? De hecho sí, según este modelo, ese universo en contracción anterior al Big Bang tendría una geometría del espacio tiempo


similar a la nuestra. Las fuerzas gravitatorias habrían previamente contraído ese Universo hasta alcanzar el punto en el que las propiedades cuánticas del espacio tiempo hubieran hecho que la gravedad se tornara repulsiva en lugar de atractiva, produciendo una expansión que sería nuestro Big Bang. Este cambio en la manera de operar de la gravedad se debe a que cerca del Big Bang la geometría continua del espacio tiempo es rasgada violentamente y la naturaleza cuántica de la geometría aparece dominante, permitiendo a ese universo en contracción simplemente “rebotar”. La idea principal detrás de la teoría cuántica de un gran rebote es que, a medida que se acerca la densidad al infinito, el comportamiento de la espuma cuántica cambia. Todas las llamadas constantes físicas fundamentales incluida la velocidad de la luz en el vacío, resulta que no serían tan constantes alrededor del Big Bounce (gran rebote), especialmente en el intervalo de estiramiento 10 -43 segundos antes y después del punto de inflexión . (Una unidad de tiempo de Planck es aprox. 10−43 segundos.). Es así como el universo rebotaría justo antes de convertirse en una singularidad. En particular la singularidad del Big Bang correspondería al punto en el cual el espacio se hace cero. Sin embargo la contracción prevista en la (LQG) nunca llega a ese punto, simplemente lo “salta”. El tiempo salta de un universo en contracción al nuevo universo en expansión. También los desarrollos teóricos demuestran que las fluctuaciones relativas de volumen y momento en el universo anterior al rebote se conservan durante el mismo, además la materia contenida sería la misma, y tendría la misma evolución.


“Esto significa que el universo gemelo tendría las mismas leyes físicas y en concreto, la misma noción de tiempo que en el nuestro”, dijo Singh. “Las leyes de la física no cambiarían debido a que la evolución siempre es unitaria, la cual es la mejor forma de evolucionar para un sistema cuántico. En nuestra analogía parecerá idéntico a su gemelo, visto desde lejos no se podría distinguir entre ellos”. Sin embargo como sabemos, aun en gemelos idénticos hay ciertas diferencias, lo mismo ocurriría con ambos universos, a pesar de ser básicamente iguales, tendrían sutiles diferencias. La parametrización empleada en el modelo viene a reforzar lo dicho anteriormente: los universos sucesivos no son réplicas perfectas unos de otros ya que uno de los parámetros no sobrevive al Big Bounce. Y más aún algunas propiedades del universo anterior no son determinables debido a algún tipo de principio de incertidumbre. Es por esto que a pesar de que el Universo pueda ser cíclico, las historias de todos serían variantes unas de otras. Roger Penrose de la Universidad de Oxford, ha descubierto unos extraños «círculos concéntricos» en el fondo cósmico de microondas que pueden ser «reminiscencias» de un cosmos primitivo. Ciertos patrones circulares que aparecen en el fondo de microondas cósmico sugieren, ni más ni menos, que el espacio y el tiempo no empezaron a existir en el Big Bang, sino que nuestro universo existe en un ciclo continuo de "rebotes" que él llama "eones”. Por último es importante comentar que no solo la LQG predice un Gran Rebote, recientemente también se obtuvo la misma predicción de la Teoría de Cuerdas.


Espacio-Tiempo trenzado


ANEXO 1II LA TEORIA DE A. GARRETT LISI

Su Teoría del todo afirma que puede unificar todos los campos y partículas del modelo estándar con la gravedad utilizando una red de 248 puntos (red de geometría E8). En la teoría de campo, todas las propiedades observables de las partículas fundamentales se pueden comprender como resultado de operaciones que actúan en un campo cuya base es el conjunto de estados cuánticos permitidos. El trabajo de Lisi identifica un mecanismo por el cual las matemáticas de todas las fuerzas a las que nos hemos referido antes y sus partículas fundamentales asociadas quedan incluidas dentro del marco matemático de la red geométrica E8, que es el mayor de los grupos de Lie simples. Este modelo describe a nuestro universo como un “coral” E8 en crecimiento (esto significa que la estructura geométrica E8 se repite así misma una y otra vez de la forma en la que el coral se repite así mismo en cada parte, en este sentido se formaría una red E8 tipo fractal-holográfica) . Este coral representaría en sí todas las posibilidades que se desarrollan y expanden al mismo tiempo conforme lo establece la mecánica cuántica, y esta es la manera en la que el grupo geométrico E8 hace su entrada. El E8 sería como una estructura que está sujeta a un punto en el espacio-tiempo y la manera en que esta estructura se retuerza, la dirección en que lo haga a medida que se desplaza sobre esta


superficie curvada (espacio-tiempo), definirá en sí misma a cada partícula elemental del modelo estándar. Estas partículas se manifiestan a sí mismas como puntitos interactuando en cada lugar, de todas las maneras posibles y siguiendo un bello patrón. Cada grupo E8 estaría trabajando, moviéndose y danzando sobre el espacio-tiempo que nosotros experimentamos. En la teoría de Lisi, existirían 20 elementos a parte de los 248 elementos base del grupo de Lie E8 que no corresponde con partículas o fuerzas conocidas. Esto requeriría la existencia de nuevas interacciones y partículas, aunque el número exacto de nuevas partículas dependería de la mezcla de estos estados básicos con los de las partículas convencionales conocidas (tal mezcla se define exactamente por la estructura de E8 pero aún no ha sido determinada). Los nuevos campos incluyen dos nuevos números cuánticos en el modelo de Pati-Salam, un nuevo escalar de Higgs, así como nuevos campos que mezclan los leptones y los quarks y tienen fuerzas que varían dependiendo de la familia de fermiones. Por todo esto, la teoría también predice la descomposición del protón. Para ser consistente con las observaciones previas, Lisi sugiere que las masas de algunas de las partículas extra resultantes serían necesariamente demasiado grandes para haber sido observadas por los actuales aceleradores de partículas. La masa de al menos una de estas partículas estaría teóricamente dentro del rango detectable del acelerador de hedrones que ya se halla en servicio.


En lo tocante a las posibilidades, mientras la mecánica cuántica nos abre una infinidad, la física nos dice cuales pueden ocurrir, es decir pone una cierta restricción, la cual está representada por el principio de conservación de energía, esto implica que sólo aquellos eventos donde la energía total se conserve pueden ocurrir. Si las partículas que van a colisionar no poseen la cantidad de energía requerida, entonces cualquier partícula con masa lo suficientemente grande como para sobrepasar el balance de masa-energía posterior a una colisión permanecería invisible para nosotros, y justo este es el caso de las partículas previstas por Lisi, excepto una, que sí esta dentro de los límites de energía que el actual acelerador de hedrones puede alcanzar, por lo que una vez echado a andar y seguramente después de varias colisiones, probablemente se detecte dicha partícula. Al igual que en las dos teorías expuestas en los anexos anteriores, este grupo geométrico E8 es tan insustancial como las trenzas de espacio tiempo o como las cuerdas mismas. Lo que tienen en común es que en los tres la materia surge de la forma. Las tres hablan de un “algo”, ya sean cuerdas, trenzas o red geométrica cuya esencia no es espiritual pero tampoco material y que por lo mismo harían las veces de alma del universo.

Una mirada al infinito ebook  

Una mirada al infinito nos lleva al origen de todo, que irónicamente surge de la nada. Es un viaje de la conciencia deseosa por reencontrars...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you