Issuu on Google+

Lokarri akordioaren eta kontsultaren aldeko herritarren Sarearen aldizkaria Revista on-line de la Red ciudadana por el acuerdo y la consulta Lokarri

H@ritu 35

En las coordenadas para la paz Entrevistas a Terry Gould y a Alfonso Porres Foro Mundial de Educaci贸n para la paz Euskal Herriko eskubide zibil eta politikoen aldeko mugimendua


H@ritu 35 Sumario Aurkibidea Editorial El reto de la legalización

3

En primera persona Terry Gould, premio Portell

4

Kanpaina En las coordenadas para la paz

8

Desde la ventana Alfonso Porres, coproductor de “La Isla”

14

Nazioartea Gdeim Izik

20

Gogoetan Foro Mundial de Educación para la paz

22

Ekimenak Euskal Herriko eskubide zibilen alde

26

Alegiak Suaren errautsak

28

www.lokarri.org bakeprozesua.org procesodepaz.org

Erakunde laguntzailea / Entidad colaboradora Zuzendariak: Maria Lizardi eta Manu Vilabrille Erredakzioa: Lokarriko komunikazio taldea Maketazio eta diseinua: Lokarriko diseinu taldea. Ilustrazioak: Srinavasa Ramanujan. H@ritu no se responsabiliza de las opiniones emitidas por sus colaboradores.


Editorial

El reto de la

legalización En el momento de escribir estas líneas todavía no se ha publicado el nuevo comunicado de ETA. Todos los analistas, medios de comunicación y partidos políticos dan por sentado que habrá un nuevo pronunciamiento antes de fin de año o, a más tardar, los primeros días de enero. Otro tema es el contenido que podrá tener. La mejor opción sería que ETA anunciara el final de la violencia. Ahora bien, es poco realista. Lo más probable es que acepte el llamamiento de la Declaración de Bruselas y del Acuerdo de Gernika.

Durante los últimos meses Lokarri ha reivindicado las condiciones necesarias para que un proceso de paz sea irreversible. La primera es el fin de la violencia de ETA, siendo esta declaración de alto el fuego un primer paso. La segunda es la legalización de Ezker Abertzalea, su participación en igualdad de condiciones en la vida política. El gran problema para conseguirlo reside en la actitud tanto del Gobierno como del Partido Popular.

En cualquier caso habrá que esperar a conocer el contenido completo del comunicado. Lo mejor que puede hacer ETA es declarar un alto el fuego permanente, unilateral y verificable, indicando que es un paso irreversible hacia el final de la violencia. Cualquier otro añadido, a modo de condición, sólo servirá como excusa para aquellos que justifican que nada cambia o que hay que mantener una estrategia de "firmeza". ETA debe ser clara y no dejar espacios para la duda.

Lokarri se ha manifestado en repetidas ocasiones en contra de la Ley de Partidos. Precisamente, en este momento, se demuestra sus graves carencias democráticas. Basta con que el Gobierno considere que el nuevo partido de Ezker Abertzalea es continuidad de Batasuna para que pueda impedir su registro. En caso de hacerlo, se abrirá un largo proceso judicial que posiblemente no se resolverá antes de las elecciones municipales y forales, con lo que este sector social no podrá presentarse con sus propias siglas. Por lo tanto, realmente sólo depende de la voluntad política del Gobierno la legalización.

Evidentemente, el comunicado de ETA es muy importante. En este punto conviene no olvidar lo sucedido en este 2010 que ahora nos abandona. Ezker Abertzalea ha dado pasos decisivos en su apuesta por las vías pacíficas y democráticas. Su convicción, sumada a las aportaciones de otros partidos políticos y los líderes internacionales, ha permitido ir moviendo la posición de ETA hacia un cese de las acciones armadas al que puede sumarse el alto el fuego en las condiciones anteriormente descritas. Por ello, lo determinante reside en que Ezker Abertzalea mantenga con firmeza su apuesta por muchos obstáculos que puedan surgir.

El Gobierno manifiesta que Ezker Abertzalea tiene que demostrar con hechos que se ha separado de la violencia para permitir su vuelta a la legalidad. ¿Qué tiene que hacer o decir Ezker Abertzalea para demostrarlo? El Gobierno nunca lo dice. En un escenario sin atentados, amenazas o impuesto revolucionario, como el que puede surgir si ETA declara un alto el fuego permanente y verificable, no habrá nada que condenar o rechazar. El planteamiento del Gobierno encierra una trampa.

Todos los datos hacen indicar que la apuesta de Ezker Abertzalea no tiene vuelta atrás. Así lo han manifestado en la presentación de su nuevo proyecto político y en las distintas declaraciones y entrevistas que han concedido tanto Rufi Etxeberria como Arnaldo Otegi. Este último, pese a sus manifestaciones rechazando la violencia, aún se encuentra en prisión.

Ante esta situación, el objetivo de la legalización requiere de presión política y movilización ciudadana para mover la posición del Gobierno. Su éxito depende de que sea amplia y plural, haciendo ver al Gobierno que una mayoría social quiere una convivencia inclusiva donde todos, incluida Ezker Abertzalea, puedan participar en igualdad de condiciones. Si ETA es clara en su nuevo comunicado, éste será el gran reto que nos espera en los próximos meses.

3


En primera persona

Texto: Manu Vilabrille

Terry Gould Premio Portell a la libertad de expresión Recién llegado de Afganistán, donde se libró por los pelos de un atentado en el que murieron dieciséis personas, nos recibe todavía con el susto en el cuerpo el periodista de investigación Terry Gould. Aprovechando su visita para recibir el Premio Portell a la Libertad de Expresión, charlamos con él sobre “el peligroso oficio de informar”.

H@ritu: La Asociación de Periodistas Vascos le ha concedido el premio Portell a la libertad de expresión. ¿Cómo entiende la libertad de expresión en Occidente en 2010? Terry Gould: La idea es muy muy sencilla, significa simplemente que eres libre para decir cualquier cosa que quieras decir, es una ley natural; como especie humana no hemos evolucionado cerrándonos con un cerrojo los labios. Lo que nos diferencia de los animales es que somos capaces de comunicarnos, podemos decir lo que vemos y pensamos. No hay ninguna muralla natural que nos impida comunicarnos libremente. Así que hace unos 350 años los grandes pensadores de Occidente decidieron que existe un origen natural de expresión. En la tradición británica y norteamericana también codificaron esos derechos, los convirtieron en leyes y los definieron como derechos naturales. En realidad son parte de los derechos naturales del hombre. El hecho 4 H@ritu

de que unos gobernantes hicieran eso fue muy importante, porque el gobierno concedió a los ciudadanos la capacidad de criticar al propio gobierno. Esto se enraizó mucho en Occidente, pero por desgracia no ha arraigado bien en el resto del mundo porque hace falta muchísimo valor.

H@ritu: En su último libro relata la vida de siete periodistas asesinados por contar la verdad en su propio país de origen. ¿Qué significado tiene el concepto de verdad en estos tiempos? Terry Gould: John Keats fue quien dijo “La belleza es verdad y la verdad es belleza”. Tenemos que preguntarnos entonces qué es belleza y que es verdad. Del mismo modo que tenemos como derecho natural la libertad de expresión, tenemos también un principio ético de comportamiento que también podemos considerar natural, y que todas las culturas del mundo aceptan como cierta y es muy sencillo: no le hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti.

Puedes viajar por todo el mundo y preguntarle a la gente ¿es cierto eso? Y te dirán: “Sí, lo es”. Esa una bellísima ley científica de comportamiento ético. También la idea ética de no hacer a los demás lo que no quieres que te hagan a ti es bella y es concisa. Lo que hace un periodista de investigación es delatar a aquellos poderosos que hacen cosas malas a los demás, lo que hace es tratar de evitar que la gente haga a los demás lo que no quieren que les hagan a ellos. En mi opinión, el periodismo sigue siendo una herramienta necesaria contra la vulneración de los Derechos Humanos.

Haritu ¿Sigue siendo necesario que un periodista muera para defender esos derechos? Terry Gould: A veces los gobiernos actúan como si fueran mafias, como si fueran un crimen organizado. El presidente del país, el máximo poder político, es como si fuera el jefe de la banda y lo que hace es nombrar a sus seguidores ocupando los puestos principales de poder que hay inme-


Foto: Itziar Pequeño

“El periodismo sigue siendo una herramienta necesaria contra la vulneración de los Derechos Humanos”


En primera persona

Foto: Itziar Pequeño

diatamente después de él: ejército, policía, ministros… A cambio de haber apoyado al gran jefe se les permite hacer absolutamente lo que les de la gana: expropiar tierras, cobrar impuestos, cometer delitos sexuales… Lo que se les garantiza es impunidad a condición de que sigan apoyando al jefe. Y esta es la estructura de muchos países. Si alguna persona intenta delatar el sistema, averigua muy pronto hasta qué punto está organizado el crimen organizado. Si un periodista delata el sistema, será asesinado de forma impune porque a los jefes de segundo rango se les ha garantizado la impunidad. En los países donde hay más número de periodistas asesinados, el sistema político es un sistema como el del crimen organizado.

H@ritu: ¿El papel del periodista debe ser altavoz o la ciudadanía tiene que liderar esas protestas y utilizar a los medios como otra herramienta más? 6 H@ritu

Terry Gould: Tienen que liderar esa lucha los que están comprometidos en esa lucha. Si vives en una aldea o en un barrio y si han violado a la prima de tu mujer, han matado al hijo de tu hermano o han torturado y matado a tu tío… tienes que tomar una decisión. Puedes vivir en el miedo permanente, puedes aceptar que me humillen cada día o puedes morir por defender a tu gente contra esas fuerzas crueles que cometen delitos. Así que los periodistas que viven en ambientes como éste tienen que tomar una decisión: o bien siguen este bello principio ético de impedir que la gente haga daño a los demás o bien la decisión de defender a los débiles, y eso lo puede hacer cualquier persona. En el libro he hablado de muchos periodistas, pero he encontrado que tienen en común algunos rasgos. El primero es que todos han vivido algún tipo de experiencia que transformó su vida y esa experiencia les hizo pensar que debían impedir a toda costa que los ricos siguiesen beneficiándose.

El segundo aspecto es que todos ellos vivían en ciudades donde había gente poderosa que quería otro principio completamente opuesto al primero y los débiles estaban ahí ofreciendo oportunidades de enriquecimiento. El tercero tiene que ver con que vivían donde trabajaban y murieron allí donde trabajaban, atendiendo a la gente con la que convivían. No eran personas que venían de otros sitios para delatar el sistema corrupto, sino que vivían allí y, por lo tanto, tenían un compromiso personal. Lo último que compartían es que si querían seguir trabajando como periodistas y desarrollando su trabajo de investigación debían aceptar que a lo mejor les mataban. Una vez uno asume que puede morir, una vez que toma una decisión así, no hay quien le frene.

H@ritu: Su último libro “Matar a un periodista” gira en torno a la muerte, pero califica al periodismo como un bello oficio


“Los periodistas de los que hablo son soldados desarmados en una guerra que trata de dar valentía y valor a los más débiles”

¿No es un poco contradictorio? Terry Gould: A veces hay que tomar una decisión terrible, y es si las condiciones de vida de la gente que te rodea son realmente terribles a lo mejor has de decidir la mejor forma de vivir o morir. En una guerra entre grupos de ejércitos enfrentados en trincheras, quien primero coge la bandera, el soldado que la levanta sale corriendo para que todos los demás salgan detrás de él. El soldado sabe perfectamente que, como lleva la bandera, será el primero en recibir los disparos, y sin embargo la sostiene alto porque sabe que así da ejemplo y hace que todos los demás le sigan. Y cuando él muere siempre hay alguien que coge la misma bandera, la levanta y así da valor para seguir adelante. Los periodistas de los que hablo juegan exactamente como esos soldados, son soldados desarmados en una guerra que trata de dar valentía y valor a los mas débiles pensando que al cabo de los años la sociedad pueda terminar cambiando.

H@ritu: Si un estudiante de periodismo lee el libro, ¿cree que le se le quitarían las ganas de acabar la carrera? Terry Gould: Si hay alguien que está estudiando periodismo y lo que quiere es ser una carita guapa que sale en la televisión entonces estudia periodismo por motivos erroneos, en realidad no quiere ser periodista, quiere ser estrella de cine, lo cual no es periodismo. Un periodista español tiene una historia a la espalda, una historia en la que hay mucha gente que ha muerto luchando por la justicia, muchísima gente que ha ido a la cárcel por

practicar un derecho natural que es la libertad de expresión. El que está en los periódicos de verdad es el que sostiene en alto la bandera y su trabajo consiste en coger algún día esa bandera y salir de ahí. Para los estudiantes de perio-¡dismo ésta debería ser una lección sencilla.

H@ritu: En la entrega del premio recordó a periodistas asesinados por ETA como López de Lacalle o Portell. Ahora que se espera un inminente comunicado donde abandonen la violencia… ¿seguirá siendo necesaria la labor de denuncia del periodismo en Euskadi? Terry Gould: Todo está cambiando, los líderes de ETA puede ser que ahora seguramente lo que quieran es descansar, se quieren retirar. Pero por desgracia siempre hay personas que están dispuestas a reemplazarles. Se podría llamar a lo mejor “la nueva ETA”, o “la izquierda de ETA” o “la ETA correcta”. El problema es que puede haber gente que esté en desacuerdo con lo que uno dice y decida pegarte un tiro porque cree que tiene el derecho a sacar la pistola. Jamás hay descanso para quien defiende la libertad de expresión, hay que renovarlo constantemente, siempre hay que defender a los débiles porque si les das la oportunidad a los poderosos, seguro que van a oprimirlos. Y a

los periodistas nos toca la tarea de defender también a los débiles.

H@ritu: ¿En qué nuevo proyecto está trabajando ahora? Terry Gould: Ahora estoy escribiendo un libro que trata sobre cómo se forma a las fuerzas de policía en aquellos estados que han fracasado y donde el estado no existe. Y la idea mas importante que habría que enseñar a esos policías es que vivan de acuerdo con los principios de la ética, que traten de impedir que las personas hagan daño a los demás en Afganistán o en Palestina. Si logramos que la policía aprenda que su misión consiste en investigar a los poderosos e impedir que estos hagan daño a los débiles, entonces se podrá construir una sociedad justa. 7


Kanpaina

En la

8 H@ritu


Informe de otoño de 2010 del Observatorio Social del Proceso de Paz

as coordenadas para la paz Desde que en julio de 2009 Lokarri, Red ciudadana por el acuerdo y la consulta, pusiera en marcha el Observatorio Social del proceso de paz, ha transcurrido un año y medio, período durante el que hemos difundido siete cuestionarios con el objetivo de conocer la opinión y aportaciones de la ciudadanía sobre los temas relacionados con la paz y la convivencia en nuestra sociedad. Este informe, que analiza la situación en otoño de 2010, ha sido elaborado en un contexto marcdo por la esperanza de una inminente declaración de alto el fuego por parte de ETA.

1. ¿Cuál es tu opinión sobre la situación del proceso hacia la paz? Continúa la percepción cada vez más positiva acerca de la situación del proceso hacia la paz. Si en verano de 2009, la nota media se situaba en un 2,8, en este momento la valoración media asciende al 6,2, dato similar al obtenido en el informe de verano de 2010, en que alcanzó un 6,1. Casi la mitad de las respuestas obtenidas, un 48%, califican la situación del proceso hacia la paz con una nota de 6 ó 7. El 21% de las contestaciones valoran con una nota de 5 y el 15% con una nota de 8. Sólo un 5% consideran muy buena la situación (notas de 9 ó 10) y un 11% se coloca en el extremo contrario, entendiendo que la situación es mala o muy mala (calificación de 1 a 4). Es interesante destacar respecto a este dato que se ha ido produciendo un acusado descenso de esta opinión en el último año, ya que la valoración negativa en verano de 2009 sumaba el 88% de las respuestas, un 43% en el informe de

invierno de 2009, un 37% en el informe de primavera de 2010, hasta el 15% del último informe, publicado en verano de 2010. Las personas que han respondido con una nota optimista (6-10) dan como razones principales la apuesta irreversible y unilateral de Ezker Abertzalea, la esperanza de que ETA abandone la violencia tras los comunicados hechos hasta ahora, el apoyo internacional, las alianzas políticas como el Acuerdo de Gernika y la movilización social a favor de un nuevo escenario. Cuanto más baja es la puntuación, más dudas expresan en sus respuestas: desconfianza en que ETA de el paso definitivo próximamente, en la posición inmovilista de los Gobiernos vasco y central en relación a temas como la legalización de Ezker Abertzalea, la situación de las personas presas y detenidas o la cuestión identitaria y los intereses partidistas y económicos. Las respuestas que dan la puntuación más baja (1-4) señalan que ETA 9


sigue sin disolverse, que la apuesta de Ezker Abertzalea no es suficiente y/o que los Gobiernos no tienen interés en poner en marcha un nuevo proceso de paz.

2. ¿Hay más posibilidades ahora que hace un año para conseguir la paz? El 85% de las respuestas afirma que ahora hay más posibilidades que hace un año de conseguir la paz. Esto implica un crecimiento progresivo de esta opinión a lo largo de los últimos meses, siendo de un 66% en el informe de primavera de 2010 y del 78% en el de verano de este mismo año. La respuesta negativa a esta pregunta suma un 3% de las contestaciones frente al 2% del anterior informe. Responden con la opción “las mismas” un 10%, mientras que eligen la fórmula “no sabe, no contesta” un 2%. Respecto a estos últimos datos, esa primera opción fue escogida en el último informe por un 16% de las personas encuestadas y la segunda opción por un 4%.

Las razones más repetidas para argumentar la respuesta positiva son la ausencia de atentados de ETA, la apuesta de Ezker Abertzalea por las vías democráticas y pacíficas, la actitud comprometida de algunos partidos políticos y organizaciones sociales, el apoyo de los líderes de la Declaración de Bruselas y la sensación generalizada de que los pasos que se van dando son firmes y que este esfuerzo hacia la paz es el definitivo. Quienes opinan que no hay más posibilidades que hace un año, consideran que los pasos dados por ETA y por Ezker Abertzalea no son suficientes ni creíbles o que el Gobierno mantiene una postura inmovilista que impide los avances. Las respuestas de quienes creen que las posibilidades son las mismas que hace un año, exponen similares argumentos a los anteriores, destacando la idea de que no existe voluntad de solucionar el problema por parte de ninguno de los agentes implicados. 3. De los siguientes hechos indica los que a tu juicio son un obstáculo en el camino hacia la paz Los principales obstáculos en el camino hacia la paz señalados por las personas que han contestado al cuestionario son la violencia de ETA, escogido por un 53% y la postura de firmeza de los Gobiernos con un 52% de respuestas. En tercer lugar se sitúa la ilegalización de Ezker Abertzalea, elegido por un 49%, mientras que en cuarto lugar aparecen los desencuentros políticos con un 32,5% de las respuestas. La

10 H@ritu

dispersión de los presos (17%), las torturas (13%). Para finalizar, la opción “otros” (10%) completa el listado con los siguientes argumentos o razones: la resistencia de ETA a responder de forma literal a la Declaración de Bruselas, los intereses partidistas que dificultan o impiden el trabajo hacia la paz y el papel de algunos medios de comunicación a la hora de tratar el tema. 4. En tu opinión, ¿se dan las condiciones para un nuevo proceso de paz? Los porcentajes de respuestas afirmativas a esta pregunta siguen incrementándose respecto a los informes anteriores. Si en los dos últimos las cifras alcanzaban el 50% y el 62%, en esta ocasión las personas que consideran que se dan las condiciones para un nuevo proceso de paz son ya el 70%, dato muy alejado del 25% de personas que escogieron esta opción en verano de 2009. Un tanto por ciento idéntico al del anterior informe, un 16%, responde de manera negativa.

Contestan con “otros” un 7% y con “no sabe/no contesta” el mismo porcentaje, experimentando ambas respuestas un descenso respecto del informe anterior (14% y 8% respectivamente). Entre las principales razones que aducen quienes contestan afirmativamente, se encuentran la convicción generalizada de que la violencia no tiene cabida, hecho que puede estar calando en ETA; los pasos dados por Ezker Abertzalea, especialmente su afirmación de atenerse a los requisitos de la Ley de Partidos, y los nuevos encuentros políticos con otras formaciones; la importancia tanto de la Declaración de Bruselas, por el soporte internacional que ofrece, como del Acuerdo de Gernika; la necesidad del Gobierno de ofrecer resultados positivos en su gestión en un momento de crisis económica y por último, la voluntad social y sus deseos de paz. Hay que destacar también la coincidencia de muchas respuestas al señalar que siempre hay condiciones para intentar la paz y que, con voluntad, hay que seguir insistiendo en alcanzarla. Las personas que contestan negativamente indican que falta todavía el abandono de las armas por parte de ETA, que no hay una clara verbalización de rechazo a las acciones de ETA por parte de Ezker Abertzalea, que esta formación debe ser legalizada para que haya un nuevo proceso de paz, que los gobiernos mantienen una postura inmovilista y de cerrazón y que tras tantos intentos frustrados, no existe en la sociedad la necesaria credibilidad en los pasos que se están dando.


Quienes responden con “no sabe/no contesta” o con “otros” manifiestan sus dudas , su falta de información o aun valorando ciertos avances, consideran necesarios muchos más pasos. 5. Tras la presentación de las bases de la nueva organización política de Ezker Abertzalea, ¿crees que deben ser legalizados? La respuesta mayoritaria a esta pregunta es positiva, pues así lo considera el 84% de las contestaciones. De éstas, casi dos de cada tres personas, un 61%, ha respondido que deben ser legalizados porque ya han rechazado la violencia, mientras que un 23% hacen esta afirmación aunque cree que también deberían rechazar explícitamente la violencia de ETA. El 2% de las personas encuestadas opina que no, pues tienen que condenar a ETA y pedir perdón por todos los años de violencia. La opción “No, digan lo que digan son parte de ETA y deben pasar una cuarentena antes de volver a la legalidad” supone menos del 1% de la respuestas.

El 14% ha elegido la opción “otros” en la que mayoritariamente se expone que nunca deberían haber sido ilegalizados, aunque otras respuestas condicionan la legalización a la postura que tome ETA o a la decisión de Estrasburgo.

6. Si ETA responde positivamente y en los términos que le solicita la Declaración de Bruselas y el Acuerdo de Gernika, ¿cuáles deberían ser los siguientes pasos a dar? Señala dos como máximo Ante esta pregunta, las opciones que han tenido mayor aceptación son el hecho de comenzar a dialogar sin exclusiones, con un 68%, y la legalización de Ezker Abertzalea con un 65%. Las personas que han respondido el cuestionario apuntan como tercer paso a dar la modificación de la política penitenciaria para hacerla más respetuosa con los derechos humanos (45%), y por último, el 6,5% incide en que no hay que dar ningún paso hasta que ETA entregue las armas. Las aportaciones en la opción “otros”, que ha obtenido un 4% de las respuestas, apuntan mayoritariamente a la necesidad del abandono definitivo de la violencia por parte de ETA para poder dar inicio al proceso hacia la paz.

7. En el caso de que ETA ponga fin a la violencia, ¿sería conveniente poner en marcha un foro de diálogo? La mayoría de las opiniones, el 86,5%, apuntan a la conveniencia de poner en marcha un foro de diálogo en el caso de que ETA ponga fin a la violencia. Por el contrario, el 4,5% de las personas que han rellenado el cuestionario piensan que no es necesario el foro de diálogo dado que ya existen los parlamentos para este menester. El 4% sitúa como condición para la puesta en marcha de un foro de diálogo el hecho de que el final de la violencia por parte de ETA sea muy claro. Entre el 5% de las personas que han elegido la opción “Otros” destaca la necesidad de que Ezker Abertzalea pueda participar como un partido más en ese foro de diálogo y que en un hipotético diálogo entre el Gobierno y ETA se hable exclusivamente de presos y entrega de las armas.

8. ¿Qué opinión te merece el papel que los facilitadores internacionales pueden desempeñar en un proceso de paz en Euskal Herria? El 93% de las opiniones coinciden en que los facilitadores pueden hacer una positiva aportación al proceso de paz: un 66,5% considera que su experiencia, neutralidad y credibilidad nos pueden servir para avanzar hacia la paz y un 26,5% entiende que pueden desempeñar un papel importante para mostrar a Europa la importancia de su implicación en el proceso. Sólo un 1% cree que su aportación despierta más desconfianzas que confianzas y un 2% opina que no están legitimados para hacer nada porque nadie les ha llamado. El restante 4% de respuestas ha escogido la opción “otros” en la que se ofrecen argumentos como que toda aportación contribuye para poder evitar un cierre en falso del problema; que, aun siendo positiva su aportación, el problema y la solución está “en casa” ; que puede servir para aproximarse, pero no para abordar el problema global o que debería existir un mediador con influencia real sobre el gobierno, como por ejemplo Obama. También se ha utilizado esta opción para responder con un “no sabe, no contesta”.

Consulta el resto del Informe en http://issuu.com/lokarri/docs

11


Argazki-oina

Bakearen hazia hazi (ad.) 1. da ad. Izaki biziduna nahiz honi dagokion zerbait ezarian handituz joan. Lur lehorrenean ere hazten da landarea. 2. du ad. Haurren nahiz abereen hazkuntzaz arduratu. Haurrak zentzuz hazi ditut. 3. du ad. Puztu, handitu. Ibaia biziki hazita dator. 4. da/du ad. (hed.) Handiagotu. Zure itxaropena haziz doan eran.

hazi (iz.) 1. Zerbaiten iturburua edo kausa sortzailea. Hazi hartatik sortu zen gaurko bakea.

Mailen Lizarralde Argazkia: “Growth�, Charlie Ambler

12 H@ritu


En primera persona

Alfonso Porres Coordinador de la Asociación Luciérnaga Guatemala y coproductor de la película “La Isla. Archivos de una tragedia”

Alfonso Porres ahonda en el rescate de material audiovisual sobre Guatemala desde su labor como coordinador de la Asociación Luciérnaga, para la recuperación de la memoria histórica del país de la eterna primavera. En esta entrevista, Porres habla sobre su coproducción en “La Isla, Archivos de una tragedia”, una película que, a través de una extraordinaria interacción visual y emocional, trae a la luz las pruebas para esclarecer los inconcebibles crímenes que marcaron a Guatemela durante más de tres décadas, a finales del siglo XX, y que se mantuvieron impunes hasta que que en 2005 se descubrió accidentalmente el archivo secreto de la policía nacional.

H@ritu: ¿por qué el título “La Isla”? Alfonso Porres: en 2005, tras la explosión del polvorín de la Brigada Mariscal Zavala en la ciudad de Guatemala, los vecinos de complejo de la actual academia de policía alertaron a la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) sobre la posibilidad de que en el edificio cercano que veían abandonado se almacenaran explosivos. La Procuradoría pidió orden judicial para verificar la denuncia. La gran sorpresa llegó cuando en lugar de armas o explosivos, hallaron una prisión

14 H@ritu

clandestina de los comandos de la policía nacional llamada La Isla. De ahí el título del documental. La Isla, porque los prisioneros que eran llevados al complejo desaparecieron. Además de la cárcel clandestina, hallaron el gran archivo de la extinta Policía Nacional. H@ritu: un archivo que atesora 80 millones de documentos que retratan una parte de la historia de Guatemala… Alfonso Porres: 80 millones de documentos que dispuestos en línea recta representan

8.000 metros de folios, es decir, 8 kilómetros ininterrumpidos de información sobre la actividad de la policía en el periodo comprendido entre 1960 y 1996, año en el que se firmaron los Acuerdos de Paz. Finalizado el conflicto armado, que duró treinta y seis años y se saldó con más de 200.000 víctimas mortales, 45.000 personas desaparecidas y 5.000 mujeres violadas, la Comisión para el Esclarecimiento Histórico (CEH) y una delegación del Arzobispado que trabajó en la elaboración del “Informe Para la Recuperación de la Memoria Histórica


Texto: María Lizardi

“Mi deseo es que la película genere un debate positivo para la recuperación de la memoria”

(REMHI)” preguntaron por la existencia de un archivo de la Policía Nacional para poder llevar a cabo sus investigaciones, y la respuesta oficial del Gobierno de Álvaro Arzú fue que éste no existía. Se tuvo que recurrir al trabajo periodístico basándose en los testimonios orales para poder ir reconstruyendo la historia. Pero el hallazgo del archivo de la Policía Nacional ha permitido acceder a documentos oficiales con sellos y firmas. Ya no se puede negar que el Estado los elaboró. En un momento el Ejército dijo que en Guatemala no había desapariciones y que las víctimas

debían estar en Estados Unidos, pero en el archivo está comprobado que estas personas fueron detenidas. El archivo recoge una ingente cantidad de datos sobre personas que en su día fueron capturadas por la policía y nunca aparecieron. Describen cómo operaba la policía al hacer desaparecer a activistas de derechos humanos, dirigentes de organizaciones sindicales y de base, estudiantes, líderes políticos de la oposición… H@ritu: ¿son datos claros y fácilmente intrepretables?

Alfonso Porres: hay de todo, en algunos casos nos hemos encontrado con datos en clave, escritos en jerga policial. Utilizan expresiones como “vamos a comer pollo” para decir iban a ejecutar a algún líder, o “ése es pancho” para referirse a alguien que ha sido ejecutado. Hay miles y miles de fichas y fotografías de hombres y mujeres asesinados, capturados, torturados y secuestrados por escuadrones de la muerte, archivos que cuentan la terrible historia del genocidio y los crímenes de la humanidad cometidos por fuerzas del Estado contra quienes eran

15


considerados “enemigos de la patria”. Parte del equipo que trabaja con los archivos está compuesto por familiares de los más de 45.000 desaparecidos que dejó la guerra sucia implementada por las fuerzas de seguridad. En la película, el director Uli stelzner entrevista a los trabajadores asignados al archivo componiendo la historia del lugar. Esos hijos de la postguerra que trabajan en el Archivo narran sus experiencias diarias y se evidencian sus situaciones emocionales. El archivo fue un lugar de rodaje muy agotador, ya que los mismos protagonistas manejaron una carga emocional muy fuerte. Cada uno debió contar lo sucedido, revivir todos esos acontecimientos que les marcaron. H@ritu: ¿se ha llevado a cabo algún programa de acercamiento a la ciudadanía para ofrecerles la información de los archivos? Alfonso Porres: de momento, se están trabajando los aspectos técnicos. Hay que

16 H@ritu

tener en cuenta que son 80 millones de documentos que hay que rescatar e intentar detener el proceso de deterioro en el que se hallaban. Hay que archivar una cantidad ingente de datos, separándolos por años y por cada una de las organizaciones que componían el cuerpo de la PN. Además, se tiene que iniciar la investigación para poder empezar a sondear las informaciones relevantes y deducir patrones de actuación, cadenas de mando, así como conocer mejor la evolución histórica de las estructuras policiales. Por último, es imprescindible la digitalización para asegurar la preservación de la información el mayor tiempo posible y lograr así un fin último: facilitar la información. Se está trabajando para subir una gran base de datos a internet y hacerlos públicos. Éstas son las principales líneas de trabajo que ocupan a más de 150 personas diariamente. Llevan cinco años de trabajo y les quedan unos siete más. H@ritu: ¿los familiares de personas

desaparecidas han acudido al archivo en busca de información? Alfonso Porres: desde que el pasado año fuera abierto al público, la Unidad de Acceso a la Información del Archivo ha recibido un total de 394 solicitudes, 130 de las cuales corresponden a usuarios particulares. De hecho, la película recoge la historia de una pareja de hermanos que acude a los archivos con el fin de esclarecer la desaparición de 14 familiares suyos. Los hermanos Armando y Verónica Morales fueron unas de las primeras “víctimas” que tuvieron acceso al archivo. A través de la película narran su trágica vida. Pero no son los únicos protagonistas, en la narración se introducen también a los empleados del archivo. Además, Elías Barahona, Jefe de Relaciones Públicas del Ministerio de Interior de 1976 a 1980, narra la historia desde las entrañas de la institución, y la única actuación es de Jon Dun, reconocido catedrático universitario audiovisual, interpretando a un agente de la CIA. Hasta el


Imágenes cedidas por la Productora Audiovisual Luciérnaga

momento, tres familias de desaparecidos que se han acercado al archivo han emprendido procesos judiciales gracias a la documentación hallada. En unos de los casos, llevado a los tribunales por Ninette Montenegro, viuda de un desaparecido, ya se ha dictado sentencia penalizando a quienes ejecutaron la desaparición de su marido. Hay que tener en cuenta que Gautemala no es un país fácil para procesos legales, ya que los niveles de corrupción y de impunidad del sistema de justicia son muy altos. Además de intentar restituir la dignidad para la víctimas y familiares, a través de la recuperación del archivo se busca hacer justicia. H@ritu: ¿cuál ha sido la reacción del Gobierno de Guatemala ante la difusión del archivo? Alfonso Porres: el gobierno actual es bastante contradictorio. En el caso del archivo, ha permitido que se trabaje en él, no ha puesto dificultades. Pero ni un solo

céntimo de los costos y las inversiones requeridas proviene de las dependencias del Ministerio de Cultura y Deportes, que es la instancia encargada del patrimonio archivístico de Guatemala, sino de países como Suiza, Holanda, Suecia o Euskadi. Esta es todavía una asignatura pendiente del Gobierno, pero la ventaja es que garantiza la política de austeridad y de rigor que aquí se aplica con respecto al correcto manejo de la información que el archivo contiene. “La Isla” es una película dura, por la crudeza de los testimonios que en ella aparecen, pero creo que es necesaria, ya que este secreto a voces guardado durante tantos años ha causado mucho daño a toda la sociedad guatemalteca. Mi deseo es que el documental cumpla con su función de información y, sobre todo, que genere un debate positivo para la recuperación de la memoria. H@ritu: ¿qué esfuerzos se han hecho para reconstruir la memoria histórica y política de Guatemala?

Alfonso Porres: los procesos de recuperación de la memoria en Guatemala han pasado por distintas fases. Primero se realizó el trabajo de investigación histórica y forense, luego vino el rescate de los cadáveres, ya que los familiares tienen todo el derecho de enterrar a sus muertos. Para los familiares de los fallecidos, la imposibilidad durante los años de violencia de enterrar a sus seres queridos añadía una causa más de sufrimiento al dolor provocado por su desaparición. También está el tema del resarcimiento de las familias víctimas para olvidar el dolor y angustia ocasionados por el conflicto armado. Además, está el trabajo de la memoria oral, de la recopilación de testimonios orales. En nuestro caso, en la asociación Luciérnaga, recuperamos testimonios audiovisuales. Ninguna sociedad puede reconstruirse tras años de violencia sin un esfuerzo común por construir un sentido e intepretar el pasado. ¿Qué sucedió? ¿Por qué sucedió? ¿Quiénes fueron los responsables? ¿Qué identidad se desea construir de aquí en adelante? En el

17


En primera persona proceso de reconstrucción en Guatemala, durante las negociaciones de paz, se acordó la creación de la Comisión para el Esclarecimento Histórico (CEH), cuyo objetivo era determinar las violaciones de derechos humanos cometidas durante el conflicto armado, esclarecer sus causas y consecuencias, así como hacer recomendaciones concretas para prevenir abusos en el futuro. Previo al informe elaborado por la CEH, la Oficina de derechos humanos del Arzobispado de Guatemala publicó un primer informe sobre violaciones de derechos humanos durante el conflicto, resultado del proyecto interdiocesano “Recuperación de la Memoria” (REMHI). Dos

días después de su publicación, el obispo Monseñor Juan Gerardi fue asesinado en la Ciudad de Guatemala. El informe, denominado “Nunca más”, analiza miles de testimonios sobre violaciones de los derechos humanos ocurridas durante el conflicto armado interno. Este trabajo está sustentado en la convicción de que, además de su impacto individual y colectivo, la violencia política les quitó a los guatemaltecos su derecho a la palabra.

derechos humanos lleva a que las personas avergüencen de su pasado, y brindarles el conocimiento de la verdad es el camino para que recuperen su dignidad como seres humanos. El informe busca aclarar y explicar, dentro de lo posible, lo ocurrido, sin focalizar el daño ni estigmatizar a las vítimas. Es un trabajo que constituye la base para el proceso de reconstrucción social. Sólo así la memoria cumple su papel como instrumento para rescatar la identidad colectiva.

Cada historia es un recorrido de mucho sufrimiento, pero también de grandes deseos de vivir. Mucha gente se acercó para contar su caso. Esta demanda implícita está ligada al reconocimiento de la injusticia de los hechos y a la reivindicación de las víctimas y sus familiares como personas, cuya dignidad trató de ser arrebatada. A través del conocimiento de la verdad, se intenta recuperar la dignidad de las comunidades, de las personas. No es sólo una cuestión de datos y conocimiento. El hecho de haber sido forzados a desparecer, obligados a emigrar y toda cuestión de violación de

H@ritu: ¿en el proceso del recuperación del archivo se ha considerado el trabajo de la reconciliación social? Alfonso Porres: en 2003, tal como lo recomendó la Comisión para el Esclarecimiento Histórico, fue concebido el Programa Nacional de Resarcimiento (PNR) como un conjunto de políticas, proyectos y acciones para indemnizar y dignificar a las víctimas del conflicto armado que contempla la cuestión de la reconciliación, pero no ha sido suficiente. Hay varias instituciones que trabajan en torno a la salud mental, pero la gente aún no llega a cerrar sus procesos, a estar bien consigo misma, porque los hechores no han pedido disculpas. En el caso del archivo, aún no creo que se haya contemplado esta cuestión de la reconciliacion. Creo que es algo que corresponderá a un proceso posterior. H@ritu: ¿qué impacto ha tenido “La Isla” en la generación de jóvenes guatemaltecos? Alfonso Porres: en Guatemala, el estreno de la película tuvo lugar en el Teatro Nacional, un edificio con 10.800 butacas que se llenó completamente. Se agotaron todas las entradas. La mayoría de los espectadores que asistieron fueron jóvenes de entre 20-25 años, una generación que desconoce la realidad nacional de su propio país, que se enfrenta a un pasado lleno de sombras cuyas consecuencias está pagando. De aquello años de terror se deriva, en parte, la violencia que se vive hoy en día en Guatemala, el crimen organizado, el narcotráfico... que los jóvenes están padeciendo. Así pues, el hecho de poder conocer lo que ocurrió les ayuda a entender. La juventud de Guatemala se enfrenta al reto de transformar la oscuridad del pasado en claridad, preservar la memoria para

18 H@ritu


construir un mañana diferente. En una de intervención que tuvo lugar en una de las proyecciones del documental, una joven se levantó con lágrimas en los ojos, muy molesta, diciendo que su padre fue oficial del ejército, que había tenido que arriesgar su vida, salvar la dignidad de la nación. Intentaba dotarle de sentido, entender la actividad de su padre. Las imágenes de la película son bastante impactantes y emotivas, y ayudan a que los jóvenes se cuestionen su pasado. A los jóvenes hijos de ejecutores el conocimiento de la verdad les genera conflicto y se cuestionan lo ocurrido. H@ritu: “La Isla” cuenta con imágenes fílmicas inéditas sobre Guatemala, ¿cómo se integran dentro de la película? Allfonso Porres: cuando se empezó a hacer la película no estaba pensado incluir este material, pero durante la realización se dio la oportunidad de usarlo porque, a fin y al cabo, una película solo con documentos es aburrida. Entonces se buscó una relación directa entre los documentos con los archivos fílmicos. Para producir “La Isla” se tuvo que recurrir a archivos internacionales, porque en los lugares más alejados de Guatemala, donde se cometieron las masacres, no había testigos de parte de los medios nacionales, hubo una gran censura. Entonces, los corresponsales extranjeros jugaron un rol crucial en ese momento. Esos materiales valen oro para la sociedad guatemalteca y nosotros, a través de nuestro patrimonio y trabajo, hemos colaborado facilitando ese material para el documental. Poco a poco, se van filtrando trozos de grabaciones del pasado. Parte de los materiales que ilustran la película son materiales que nuestra institución, Luciernaga, ha logrado recuperar durante quince años de trabajo, continuas búsquedas de imágenes del pasado reciente hasta la fecha. H@ritu: en concreto, ¿el objetivo de Luciérnaga es el rescate de la memoria visual en Guatemala? Alfonso Porres: en nuestra asociación nos encargamos de dar estudio a la memoria audiovisual y sus repercusiones en la sociedad. El trabajo de Luciérnaga no solamente es la producción documental como archivo, sino el rescate de material audiovisual, que es la base del trabajo, para su proyecto de memoria. Contamos con una valiosa videoteca sobre la recuperación de la memoria reciente y nos hemos dedicado la búsqueda de material nacional y filmado por documentalistas y realizadores extranjeros. Además de producciones sobre la historia reciente, contamos con material que ilustra lo que ha sido Guatemala desde 1917 hasta la fecha. Los materiales recuperados proceden, a veces, de lugares insólitos: sótanos u oficinas gubernamentales en desuso... El papel que representan la memoria y sus imágenes en la creación de identidades es importantísimo. Pero para construir una idea ordenada sobre el país se requieren referentes y estos referentes se construyen a través del conocimiento y la memoria. La memoria visual permite crear diálogo entre cultura e identidad. Nuestros materiales son para la reflexión y la formación. Más allá de la divulgación, de la transmisióm de información, el esfuerzo se orienta a la creación de un proceso de comunicación. Hay que darle seguimiento a esa divulgación y utilizar esas herramientas para la comunicación entre las comunidades de cara a ir abriendo las puertas de la reconciliación. Es una labor que hay que hacer dentro de las comunidades utilizando sus propias dinámicas, sus herramientas de comunicación. Por otra parte, la formación de artistas y técnicos audiovisuales, así como el rescate de los archivos cinematográficos que se encuentran dispersos y en mal estado de conservación son pasos que deben darse en Guatemala, al igual que en otros tantos países, bajo un marco legal adecuado, una Ley de Cinematografía y Audiovisuales, que les ampare y que, a día de hoy, es inexistente.

19


Nazioartea

Gdeim Izik Ha sido un final de año realmente duro para el pueblo saharahui. Las esperanzas de libertad se vieron violentamente truncadas el 8 de noviembre cuando el ejército de Marruecos arrasó el campamento de Gdeim Izik. Todavía tenemos en nuestras retinas las imágenes de haimas incenciadas, mujeres y niños huyendo por el desierto,... Tan sólo dos activistas españoles, quienes firman este artículo, vivieron en primera mano las atrocidades de esos días. Javier Sopeña y Silvia García fueron los ojos de Occidente en El Aaiun, y hoy nos lo relatan en primera persona para H@ritu.

Gdeim Izik. Dos palabras que resonaran en los oídos de muchos. Dos palabras que han intentado mantenerse presentes a pesar del arduo trabajo de muchos para que se olvidaran. Dos palabras que marcan un punto de inflexión. Dos palabras que han servido para comprobar, una vez más, que los intereses económicos siguen estando por encima de las personas. Dos palabras que han permitido al Gobierno español quedar como hipócrita además de mentiroso. Gdeim Izik. Dos palabras manchadas de sangre. Dos palabras que elevan a Marruecos a la categoría de intocable. Dos palabras. Hace un mes que se produjo el desmantelamiento del campamento saharaui instalado en Gdeim Izik, una zona situada en pleno desierto a 15 kilómetros de El Aaiún. Este fue, durante el tiempo que estuvo en pie (un mes), un lugar en el que la libertad del pueblo saharaui fue real en su propia tierra, ocupada por Marruecos desde hace 35 años. Gdeim Izik fue un lugar rodeado por las fuerzas marroquíes, a través de un muro de piedras y arena. Un control que no impedía el crecimiento del campamento. El pueblo saharaui se unió. Las familias

cerraron sus casas en las diferentes ciudades ocupadas del Sáhara Occidental y se trasladaron al campamento con sus haimas, alfombras, mantas, juegos de té y todo aquello que fuera indispensable para sobrevivir en el desierto. Se habían creado diferentes comités, de limpieza, seguridad, abastecimiento, información, entre otros, que velaban por el buen funcionamiento de Gdeim Izik. Y funcionaba bien. Los saharauis consiguieron crear un espacio en el que parecía que eran realmente libres. Lo consiguieron durante un mes. El día 8 de noviembre las fuerzas militares de Marruecos, contadas a miles, desmantelaron aquella realidad. Antes de que saliera el sol, Mohammed Ali entró en la haima en la que dormíamos, alertándonos de la entrada de los militares marroquíes. Cuando salimos de la haima y miramos hacia el Este pudimos ver como decenas de coches se movían en el horizonte. Se estaban alineando.


Texto: Javier Sopeña y Silvia García Fotos: Sahara Thawra

Tras varios minutos, apareció uno de los helicópteros que con frecuencia sobrevolaba el cielo de Gdeim Izik. Haciendo sonar una sirena se escuchó una voz: vamos a desmantelar el campamento. Y así fue. Miles de efectivos de las Fuerzas Auxiliares arrasaron con todo lo que fueron encontrando a su paso. La violencia estuvo presente en todo momento. Los saharauis resistieron con gran valor y coraje, pero no había nada que hacer. En número muy superior Marruecos atacaba con gas lacrimógeno, agua caliente, porras, escudos y armas. Los saharauis se defendían con palos, piedras y bombonas de gas. Tras el desmantelamiento se produjo un éxodo hacia la ciudad de El Aaiún y allí, un levantamiento por parte de la población saharaui en igual de condiciones que en Gdeim Izik. Durante tres días, de El Aaiún asomaron colas de humo.

Había que esconderse porque había comenzado el asalto a las casas, las desapariciones y las detenciones indiscriminadas. Marruecos estaba exterminando a la población saharaui. Y a día de hoy lo sigue haciendo. Y seguirá así, mientras el Gobierno español continúe meciéndole la cuna a esa dictadura feudal, dándole prioridad a los intereses económicos sobre los derechos humanos, sobre las vidas de personas de las cuales, muchas llevan en su cartera un DNI igual que el nuestro, degradándoles por esta acción a españoles de segunda. Es vergonzoso. Y seguirá así, mientras las Naciones Unidas sigan haciendo caso omiso al cumplimiento de sus propias resoluciones a cerca del conflicto. Basta. Paremos los pies a esta monarquía alauita que no cesa en echar un pulso a los supuestos países democráticos. Marruecos ataca, y los organismos internacionales le abren sus brazos mientras cierran los ojos y tapan sus oídos a un pueblo que no para de gritar y de pedir ayuda. Sáhara Libre.


Gogoetan

Una experiencia, mil vivencias Durante el mes de diciembre se ha celebrado en Santiago de Compostela el Foro2010 Compostela. Tal y como lo describieron sus organizadores, ha pretendido ser un gran contenedor de eventos y actividades a nivel mundial que giran alrededor de la Cultura de Paz. El foro ha sido una iniciativa promovida originalmente por el Seminario Galego de Educación para a Paz y por la Fundación Cultura de Paz, que han contado con la colaboración y apoyo de numerosas instituciones y organizaciones de la sociedad civil especializadas en la educación y la investigación para la paz. En 2010 han coincidido varios acontecimientos que han dado un significado especial a la celebración de este Foro. Entre otros, cabe destacar el final de la Década de la Cultura de Paz y la No Violencia para todos los niños y niñas del mundo, proclamada por Naciones Unidas. Además, se cumplen diez años desde que nacieran en Porto Alegre el Foro Social Mundial y el Foro Mundial de Educación. Con este marco de fondo, en diciembre se han llevado a cabo en Galicia el Congreso Internacional sobre información y derechos humanos, el Congreso Internacional sobre el Derecho Humano a la Paz, el Foro Mundial de Educación Temático sobre “Educación, Investigación y Cultura de Paz” y el Congreso Internacional sobre Memoria de la Guerra, Reconciliación y Cultura de paz. Atraídas por esta interesante

22 H@ritu

oferta, desde Lokarri nos organizamos para asistir a algunos de los eventos organizados. Nos preparamos para escuchar, aprender y compartir nuestra experiencia en el marco de la construcción de una cultura de paz. Para hablar de Lokarri, éramos conscientes que teníamos que empezar por el principio, desde los tiempos de Elkarri. Era necesario hacerlo para entender la evolución de nuestro trabajo en todos estos años. Organizamos nuestro seminario-taller bajo el título “Construyendo una cultura de paz en el País Vasco. Experiencias prácticas”, consistente en una charla para darnos a conocer y un taller participativo en el cual compartir la herramienta de escucha activa “Hiru txandatan”, que tantas veces hemos puesto en práctica y con tan buenos resultados. A la hora de preparar la actividad, se buscaba compartir nuestro análisis de situación del proceso hacia la paz, explicar el trabajo de Lokarri y poner en práctica la experiencia de diálogo constructivo. Así, con gran ilusión y con un muestrario de nuestras publicaciones bajo el brazo, volamos tres personas del equipo de Lokarri a tierras gallegas. Durante tres días nos sumergimos en el maratón de actividades y plenarias de las que constaba el Foro Mundial de Educación por la Paz. Dispersas entre las diferentes facultades de la Universidad de Santiago de Compostela, se celebraron más de cien actividades autogestionadas.


Aitziber Blanco Texto

Las actividades se desarrollaron en torno a varios temas: conflictos socio-ecológicos, educación y pedagogía para la paz, derechos de las mujeres e igualdad, diálogo interreligioso, objetivos de desarrollo del milenio, convivencia, expresiones artísticas y paz, antimilitarismo, educación y tecnologías, herramientas metodológicas… Colectivos y personas desplazadas desde el continente americano, de diferentes puntos de Europa y del Estado español nos juntamos para ver que otro mundo es posible y que la aportación de cada persona suma y se entrelaza en esa labor global de tejer una cultura de paz. En la plenaria relacionada con el eje temático de la educación para la paz, diferentes personas referentes en este campo a nivel mundial compartieron el marco teórico y los elementos que conforman una cultura de paz. Manuel Dios Diz, presidente del Seminario Galego de Educación para la Paz y coordinador del Foro 2010, habló de la paz en positivo; la paz no como la negación de los conflictos, sino como la aceptación de los mismos cómo algo inherente al ser humano en forma de desafío; la paz cómo un fenómeno dinámico cuyo objetivo es la resolución o trasnformación de dichos conflictos de forma positiva y constructiva. Dios Diz subrayó la importancia de las nuevas metodologías en educación para la paz y de la palabra y el ejemplo, además de incidir en la relevancia del trabajo cooperativo y colaborativo y la participación social en toda esta labor. Cora Weiss, Presidenta de Hague Appeal for Peace y de la Campaña global de Educación para la Paz, resaltó que la paz no viene en el ADN de las personas. Dijo que se trata de una conquista primero personal y luego colectiva. Por su parte, Moacir Gadotti, del Intitutot Paulo Freire y miembro de la Secretaria ejecutiva del FME, reivindicó a las

personas pacíficas no como sujetos pasivos, sino como sujetos activos de su propia historia. Gadotti defendió el diálogo como instrumento poderoso y herramienta de encuentro entre las personas, destacando que en el proceso de diálogo reconocemos al otro como nosotros y se crea una reciprocidad que nos coloca en un nivel de igualdad de condiciones, donde nadie está por encima de nadie. Tras tres días compartiendo visiones, herramientas y preguntas, parte de la delegación de Lokarri volvió a casa con una valoración positiva del encuentro. Una representante de la red ciudadana se quedó en Santiago para asistir al Congreso Internacional Coloquio Internacional sobre Memoria, Reconciliación y Cultura de Paz.

Derecho a conocer el pasado Un total de ocho mesas redondas desarrolladas durante dos días fueron el eje del Coloquio Internacional Memoria de Guerra, Reconciliación y Cultura de Paz, organizado por el Proyecto de investigación interuniversitario “Nomes e Voces” en el marco del Foro 2010. El encuentro pretendía defender el derecho de toda sociedad a conocer la verdad de su pasado incómodo de violencia y represión política, conocimiento sobre el cual poder construir un futuro en paz. Durante dos días intensos, académicos, historiadores, forenses, periodistas y especialistas en derechos humanos de América Latina, Europa y diferentes puntos del Estado español compartieron y debatieron, junto con representantes de colectivos de la sociedad civil inmersos en la labor de recuperación de la memoria de las víctimas del


Gogoetan

franquismo, sobre el pasado incómodo de las guerras y de tantos años de cultura de miedo y violencia.

estando vetados a historiadores e investigadores, así como a la sociedad civil que pide recuperar su pasado.

En su discurso inaugural, el historiador Nicolás Sánchez Albornoz, exiliado tras fugarse del Valle de los Caídos en 1948, reivindicó que la violencia que la desmemoria pretende ocultar no puede ser premiada con el olvido. Denunció que, a pesar de todos los obstáculos que todavía hoy existen para el acceso a archivos y documentos de la guerra y del franquismo, a pesar de que algunas de las personas que vivieron la Guerra Civil Española ya no viven, el recuerdo de lo que ellas y ellos vivieron y sufrieron debe ser recuperado.

Ante la tensión existente entre el derecho a conocer y el derecho a olvidar, Julián Casanova, historiador de la Universidad de Zaragoza, consideraba que el derecho a olvidar puede ejercerse de forma privada, de ninguna manera de forma colectiva. En este sentido, María Rosaria Stabilli, de la Universitá di Roma tre, afirmaba que la memoria es el resultado de un juego entre el recuerdo y el olvido. Ella explicaba que los procesos memoriales o de memoria, se componen de multiplicidad de recuerdos y olvidos, por el hecho de ser memorias traumáticas, producto de experiencias dolorosas. Así y siendo conscientes de lo dinámica que es la memoria, hay que tomar en cuenta el momento en que se rescata esa memoria, ya que dependiendo del momento se recordarán unas cosas y se olvidarán otras.

Sorprende saber que mientras en otros países se suelen desclasificar documentos treinta años después de los acontecimientos, en España todavía hoy, más de cincuentaaños después, estos archivos siguen

Foto: Aitziber Blanco

24 H@ritu


“La rendición de cuentas del pasado debe estar enfocada a la construcción del futuro” Horacio Verbitsky, del Centro de Estudios legales y Sociales de Argentina

De todos modos, sobre esta tensión entre olvido y conocimiento, se suscitó debate, ya que algunos ponentes consideraban que esa necesidad de conocer lo ocurrido, de recuperar la memoria -sobre todo, la memoria subjetiva de las víctimas- podía avivar un sentimiento de venganza por parte de las mismas. Sin embargo, fueron muchas las voces de académicos y de personas pertenecientes a colectivos de víctimas de la represión franquista que defendieron el derecho de las víctimas a conocer lo que ocurrió con sus familiares, tanto a través de los documentos que recogen los hechos, como a través de los testimonios subjetivos de testigos de los mismos. En esta línea, se recordó que el conocimiento de la verdad conllevaría como siguiente paso la aplicación de la justicia, pero que ésta no siempre tiene que ser punitiva, sino que en muchos casos ha sido suficiente con la reparación de la memoria de esa víctima. El conocer qué le pasó, donde está su cuerpo, poder darle sepultura o colocar un memorial en el lugar donde fue ejecutado, en ocasiones, ha resultado suficiente en la elaboración del duelo de los familiares de esa persona. Según se iban compartiendo más y más experiencias de la represión en Argentina, Chile, El Salvador, Guatemala y España, así como de los procesos de transición y de memoria vividos -o no vividos- en cada uno de estos lugares, se veían los miedos y anhelos similares que suscita este tema. A pesar de que la Guerra Civil Española terminó hace muchos más años que la mayoría de las dictaduras latinoamericanas, al parecer por aquellas tierras tienen mucho más avanzados tanto los procesos de recuperación de la memoria (Comisiones de la Verdad, Recuperación de la Memoria histórica, Comisiones de esclarecimiento histórico..), como los procesos judiciales abiertos contra responsables de asesinatos, desapariciones, torturas... Otra idea interesante es la imposibilidad de crear una memoria compartida. Lo que existen en todos los casos son diferentes memorias, que normalmente entran en conflicto, chocan y se niegan. Como decía Horacio Verbitsky, del Centro de Estudios legales y Sociales de Argentina, lo que hay que hacer es aprender a manejarlas dentro de la democracia y de forma pacífica. El proceso de recuperación de la memoria es algo dinámico, que se va construyendo poco a poco. Hay que hacer pedagogía de la memoria, saber que la rendición de cuentas del pasado está enfocada a la construcción del futuro. Cómo apuntaba también Ludger Mess, de la EHU/UPV, la recuperación de la memoria no puede ser un fenómeno coyuntural, sino algo estructural que debe

contar con la financiación y apoyo de las instituciones, pero no estar condicionado por los vaivenes políticos de cada momento. Otro debate interesante que se abrió fue sobre el concepto de reconciliación. Según Verbitsky, se trataría de un concepto religioso y no político, que no cabría en una sociedad moderna, sino que debería ser algo que quedara en el plano personal, que cada víctima sea la que decida si quiere o no perdonar, pero no estar obligada a ello. Sin embargo, otras voces se alzaron en contra de esta opinión, entre ellas la del profesor de la Universidad de Valencia Pedro Ruiz Torres, que en el caso español, consideraba el concepto de reconciliación como una victoria del Partido Comunista durante la Transición Española. Hay que destacar la abundante experiencia que colectivos y organizaciones de la sociedad civil de Andalucía, Galicia, Catalunya, Euskal Herria y Extremadura compartieron en la recuperación de la memoria de las víctimas del franquismo, mediante la recopilación de testimonios, elaboración de listados de víctimas de diferente índole y exhumación de fosas comunes a lo largo de toda la península. Estos colectivos vienen realizando su labor empujados por las propias víctimas y su deseo de conocer la verdad, al margen de cualquier apoyo institucional en la mayoría de los casos y con los pocos medios de que disponen. Después de estos dos interesantísimos días de coloquios, quedó claro que hay mucho de que hablar, escuchar y debatir sobre temas como la memoria, la revisión crítica del pasado, la reconciliación, la reparación o la justicia. Los historiadores expresaron las dificultades que encontraban al socializar su trabajo historiográfico del pasado incómodo de España y algunas voces desde el público reivindicaron que la labor de recuperación de la memoria histórica debe ser un trabajo interdisciplinar: historiadores, psicólogos, forenses y la propia sociedad civil con el relato de su propia memoria vivida. Como conclusión de este Coloquio Internacional Memoria de guerra, Reconciliación y Cultura de Paz quedó claro que ningún modelo es totalmente extrapolable, pero sí que pueden extraerse aprendizajes aplicables a cualquier sociedad que haya vivido un pasado de violencia y represión política, siempre y cuando se tomen en cuenta la singularidad de cada lugar y su contexto.


Ekimenak

Euskal Herriko

eskubide zibilen alde Pausoak ematen darrai Euskal Herriko eskubide zibil eta politikoak bermatzeko mugimenduak. Abenduan Durangon mugimenduaren aurkezpena egin eta egun gutxira, Giza Eskubideen Nazioarteko Egunarekin bat eginez, elkarretaratzeak egin ziren hainbat hiriburutan askatasunen aldeko mugimendu plural eta zabala eraikitzen laguntzeko. Ekainerako batzarra dago aurreikusia eta irailerako askatasun martxa.

Euskal Herriko Eskubide zibilen aldeko mugimendua (http://mugimenduasortzen.blogspot.com/) joan den irailaren 11n ernatu zen, Bilboko Kafe Antzokian hainbat eragilek egindako agerraldi jendetsuan. Ekimenaren aurretik Espainiako Auzitegi Nazionalak bi manifestazio galarazi zituen; lehena Adierazi EH ekimenak deiturikoa, eta bigarrena Sabin Intxaurragak eta Jose Maria Olariagak deitua. Ekitaldi hura debekuei erantzuteko agerraldia izan zen, eta eskubide urraketen aurkako mugimendua sortzeko ideia hortik sortu zen.

irakaslea, Lokarriko ordezkari Manu Vilabrille, Ramon Labaien Donostiako alkate ohia, Jesus Uzkudun CCOOko zuzendaritzakidea, Eider Rodriguez, Joan Mari Irigoien eta Gotzon Barandiaran idazleak, Rafa Larreina EAko zuzendaritzakidea, Rebeka Ubera Aralarreko Gipuzkoako batzarkidea, Karmelo Landa EHUko irakasle eta ezker abertzaleko kidea, Ines Osinaga Gose taldeko abeslaria, Iñaki Zarraoa Getxoko alkate ohia, Mikel Izagirre EBko kide eta Urnietako alkatea, Jonathan Martinez Alternatibako kidea, eta Sonia Gonzalez LABeko zuzendaritzakidea.

Azaroaren 20an batzarra egin zuten aurreko hilabeteetan Euskal Herrian eskubide zibilen aldeko mugimendua sortzeko txinparta piztu zuten eragileek. Ikusi zuten Euskal Herrian eskubide osoko egoera bat lortu nahi bada aldaketa ekarriko duen «ibilgailua» sortzeak beharrezkoa izan behar duela.

Egun gutxira, Giza Eskubideen Nazioarteko Egunarekin bat eginez, abenduaren 10ean, elkarretaratzeak egin ziren Bilbo, Donostia, Gasteiz eta Lizarran “Eskubide guztiak denontzat” lelopean. “Bakea, justizia soziala eta demokrazia” aldarri hartuta “bidea egiteko” eskatu zuten hiri horietan bildutakek, “Euskal Herriak aro berria” behar duelakoan.

Abenduaren 3an, mugimenduaren aurkezpena egin zuten Durangoko Plateruena Kafe Antzokian. “Badator Euskal Herriko Eskubide Zibilen aldeko Mugimendua” manifestua (hurrengo orrialdean erakusten da) aurkezteaz gainera, mugimenduak izan behar dituen oinarriak zehaztu zituzten han: «Eskubide zibilen aldeko mugimendu zabala, askotarikoa, parte-hartzailea eta Euskal Herri osoan hedatua: herri, eskola, lantegi, jendarte eremu nahiz mugimendu sozialetan. Inolako bazterketa eta salbuespenik gabe, pertsona eta kolektibo orok bere eskubideak errespetatuak eta bermatuak izan ditzan Euskal Herri osoan». Hainbat alderdi eta gizarte eragilek babestu zuten taldearen sorrera eta aurkezpen-ekitaldian izan ziren, besteak beste, Pedro Ibarra EHUko

26 H@ritu

Urrats gehiago egiteko bidea ireki du eskubide zibil eta politikoak bermatzeko mugimenduak. Hurrengoa, mugimendua bera ofizialki sortzea izatea espero dute. Horretarako, aurki hainbat ekitaldi antolatuko dituztela jakinarazi dute; herritar, sektore eta mugimendu sozialen parte hartzea sustatzeko. Ekitaldiok azken hilabeteetan giza eskubideen eta eskubide zibil eta politikoen aldeko adostasun zabal eta askotariko inplikazioan oinarritzen direla azaldu dute mugimenduko kideek; azken finean, mugimenduak herritarrengandik jaso duen sostenguan. Ekainean batzarra egingo dute eta udazkenean Askatasunaren martxa.


Badator Euskal Herriko Eskubide Zibilen Aldeko Mugimendua Euskal Herriko herritarrok zuzenki eta modu aktiboan inplikatu behar dugu denok nahi dugun ziklo aldaketa lortzeko. Herri honek denbora gehiegi darama alde askotariko indarkeria eta inposaketa dinamika batean murgildurik, eta horrek galarazten digu marko demokratiko berri bat sortzea gure bizitza politiko eta soziala libreki garatzeko. Behingoz aldaketarako aukera benetakoak daude, eta norabide horretan hainbat urrats egin dira. Nolanahi ere, eskubide urraketak gertatzen ari dira oraindik, helburu dutenak prozesua oztopatzea, atzeratzea edo boterearen zein interes politiko edo alderdikeriazkoen menpeko bihurtzea. Alabaina, Euskal Herriko gizartearen gehiengoak nahi du prozesuak aurrera egin dezan behingoz. Bizitza eta askatasun eskubideak bermatuak egongo diren eskenatokia nahi dugu; libreki erabakitzeko eskubidea, bazterketa eta betorik gabe; denendako etorkizun baketsua eta askatasunezkoa edukitzeko eskubidea. Ez ditugu blokeoak eta atzerapenak ametituko zikloa goitik behera aldatzeko prozesuan eta pertsona guztien eskubideak bermatuko dituen eskenatokia lortzeko bidean. Duela hilabete batzuez geroztik hainbat ekimen abian jarri dira Euskal Herrian eskubide zibilen aldeko mugimendu bateratua, irekia eta askotarikoa martxan jartzeko. Mugimendu hori erabakigarria izango da aldaketa prozesua bide onetik joan dadin. Horiek horrela, herritar eta gizarte eragile askok adierazpena egin genuen irailaren 11n Bilboko Kafe Antzokian egindako bilkuran. Adierazpena berretsia izan zen urriaren 2an Bilbon egin zen manifestazio jendetsuan eskubide guztiak pertsona guztiendako aldarrikatu zituena.

Garaia da Euskal Herriko Eskubide Zibilen aldeko Mugimenduari bulkada erabakigarria emateko. Mugimendua auzo, herri, eskola, unibertsitate eta mugimendu sozialetara hedatu behar da. Denok mugitu eta konprometitu behar dugu bakea, demokrazia eta askatasunezko eskenatokia lortzeko. Aldaketaren motorra izan behar dugu, blokeoak, oztopoak eta atzerapenak gaindituz. Euskal jendartearen interes orokorraren alde egin behar dugu honako hauek eskuratzeko: Euskal herritarrak protagonista nagusiak izatea eta, beraz, iniziatiba hartzea partehartzea eta gizarte mobilizazioaren bidez aldi berri bat has dadin, non eskubideak bermatuko baitira. Estatu Espainiar eta Frantsesek, estatu demokratiko eta zuzenbidezkoei dagokien gisan, berehala eta egiazki bermatuko dizkiete beren eskubide zibilak norbanako zein kolektiboei, inolako salbuespenik gabe. ETAk erantzun berehalakoa, irmoa eta baiezkoa emango die Bruselako Adierazpenak zein Gernikako Akordioak egiten dizkioten eskaerei. Deia egiten diegu Euskal Herriko herritarrei eta gizarte, kultura, kirol zein aisialdi eragileei Eskubideen Zibilen aldeko Mugimendua sustatu, antolatu eta garatzeko, nahi dugun ziklo berria lortzeko ezinbestekoa baita. Horretarako, heldu den abenduaren 10ean, Giza Eskubideen Nazioarteko Egunean alegia, kalera atera behar dugu “Eskubide guztiak denentzat� lemaren pean, mugimendua mugituz gauzatzen dela erakusteko eta askatasuna, bakea, justizia soziala eta demokraziarantz zuzentzeko.

27


Alegiak Garazi Landa Idazlea Ramanujanhd Ilustrazioa

Suaren errautsak -Olentzero bihotz bero, eskulanetarako hain abila zaren ikazkin hori, egin iezadazu opari, arren: amata ezazu zure eskuekin indarkeriaren sugar luzea. -Bizi-indarraren adierazle behar luke izan suak, ez hilketarena, ez samintasun eta erresuminarena.

inguruan arimak elkartu eta komunikatzeko zirrara ernatu. Hitzak, eleak, partekatzeko gogoa piztu. Hurbiltasunaren goxotasunean. Suaren berotasunean bilduta. Kondairak, istorioak, lekukotasunak aitortuz, eta gozatuz. Lagunartean, etxekoekin, maitelearekin sujolasean, umearekin jostaketa asmatuetan... Hizketa-zirrararen txokoa da sutondoa.

-Ez odolarena. -Argiaren irudia behar luke izan suak. Argitasuna eman eta berotu. -Arimak kixkali dizkigu berrogeita hamar urte luzez. -Bizia emateko ahalmena behar luke izan suak. -Bihotzak tiroz zulatu dizkigu berrogeita hamar urte luzez.

-Hitzaren taupaden erritmoa motel ikusten dut gure artean. Ke-laino batek ezkutaturik dauzka gure eleak. Lausoturik. Mamiz beteriko hitzak kaiol hertsian espetxeraturik, itolarrian. Aske izatea dute desio. Bizigarri den sutondoko mahaiaren inguran ezarri eta ahotik helaraztea dute grina. Eten ezazu odolaren sua, faborez.

-Gizakia gizaki denetik, udaberritik udarazko eta udazkenetik negurako iragaitea suaren bidez -Koldar jokatu dutelako; bizia adierazi da. San Joan egunekoa kalekoa den bezala, neguko kentzeko ahalmenari atxikiz, zorigaitza hau etxeko sua dugu. “Gabonetan plantxan, San Juanetan ekarriz. Beldurraren munizio madarikatua. plazan�. Gabonetako subila, Gabonetako enborra, ikur magikoa. Indar bereziaren jabe. Gure arbasoen irudi mitikoa. Ospakizun egun -Amata ezazu, otoi. berezi hauetarako beti zuten prest, sua sortzeko. Enbor handi bat sugar gorri bizien artean kixkali eta haren errautsak etxeko guztiak, -Basoan sentitzen naiz gustura, bala debekatuen lekunean. baita abereak ere, negu osoan zainduko zituen. Sua biziaren adierazle den ingurune baketsuan. Biziaren oihanean. Intentzioarekin egiten dut ikatz han, sua lagun. -Errautsak negu beltza uxatzeko, ala? Aurrena egurra bildu. Egurra, lurraren fruitu hori. Ondoren, pilatu eta txikitu. Pago-enbor puskak elkarren gainean jarrita, -Suaren errautsak izpiritu txarrak eta zorigaitzak uxatzeko. Erre al poliki-poliki eta kontu handiz urteek zimurtutako esku beltz duzue subila? hauekin txondorra osatu. Basoan bildutako lurrez, adar txikiz eta goroldioz ondo estali. Eta ostean dator suaren hitzordua. -Ez. Une pizgarria. Txondorraren tximiniatik behera sartu sua, txingarra. Egurra egosiz joateko, ikatza sortzen joateko. Sua, -Egin ezazue bada, ez ahantzi arbasoen ohitura, eta sutondoko ikatzaren iturri. Ikatza, arimaren elikagai. Sutondoaren mahaian aske izango zarete hitzaren indarraz gozatzeko.

28 H@ritu


procesodepaz.org Un espacio para conversar sobre el esfuerzo de la sociedad vasca por la paz y la normalización

posteando por la paz

Tu desconfianza me inquieta y tu silencio me ofende Félix Taberna Portavoz de la plataforma ciudadana “No digas que no se puede” Publicado en procesodepaz.org el 15 de diciembre de 2010

Quizás en estos momentos, recurrir a Miguel Unamuno sea oportuno, dado que nos movemos entre la razón y la fe. Entre más de lo mismo o tiempo de adviento. El llamado proceso de paz o más bien el destierro de la violencia política en nuestro país es algo que está adquiriendo volumen en el tono político. Algunos han catalogado este momento como el principio del fin. He estado, en representación de IU, en diferentes ediciones de Pactos por la Paz que firmaron los respectivos partidos democráticos; he estado, breve y equivocadamente, en el Pacto de Lizarra; he participado en diferentes foros y actividades auspiciadas por organizaciones pacifistas y, lo que más he sufrido, he participado en manifestaciones y funerales tras atentados… En fin, una parte importante de mi vida política la he dedicado con la mejor voluntad y con los mejores deseos a que ETA desaparezca. Sin embargo, ahí sigue. Pero no es inherente, no es algo natural, es social, tóxico pero social. Surgió hace más de 40 años en un contexto determinado y acabará en otro momento. Hoy, como he dicho, surge de nuevo el rumor de la paz. Y como siempre, surge el afán por adelantarse, por ser los primeros en un camino que se desconoce. Ya son muchos los que están haciendo cuentas electorales para la próxima primavera. Ya son muchos los que se resitúan sin saber cómo quedará. Por eso, a mi modo de ver, lo importante es la administración de los tiempos. No podemos ir, como

el conejito de Alicia en el País de las Maravillas, deprisa, deprisa a ningún sitio. Y en esos tiempos para administrar hacen falta dos condiciones: Confianza y Elocuencia. Por un lado, ir superando el conformismo, la inercia, el dolor de tantos años. Es preciso regenerar nuestra sociedad. Tarea nada breve ni fácil. Desde la sociedad civil se hace preciso recuperar energía positiva para la paz. La paz no es ausencia de violencia; la paz es un estado de ánimo social utópico que siempre hay que situar como meta. Para ello, la ciudadanía debe poner a trabajar, debe participacipar con su ánimo individual en el ánimo colectivo. Sólo desde la creencia en el progreso social avanzaremos. Por otro lado, la elocuencia. En tiempos de wikileaks, se echa de menos no filtraciones sino palabras sólidas. Las palabras tienen consecuencias, decía Sartre, y es hora de escucharlas por parte de ETA. Y no pueden ser merus flatus vocis, con enrevesados y crípticos contenidos interpretativos. Al pan, pan y al vino, vino. Es tiempo de claridad, nitidez, transparencia. Con estas dos condiciones, confianza y elocuencia frente a la desconfianza y el silencio, seguro que podremos avanzar en el fin deseado de la violencia política. Uno por su formación y experiencia es laico pero en esta ocasión, una vez más, está dispuesto a creer.

29


30 H@ritu


H@ritu 35