Issuu on Google+

DICIEMBRE 2011

Seguinos! Revista Ahora Mamá

DICIEMBRE 2011

Embarazo&Fiestas

AÑO 16 / NÚMERO 171 ARGENTINA $12,50

Tips para evitar excesos

Los mejores juguetes para tu bebé Sus primeras vacaciones:

Cómo armar su equipaje Le duele la panza Cómo actuar

o SchiaRSviO Tiag dor del CONCU Gana

Tu bebé en tapa

Navidad:

bebé

gourmet

Tradiciones para compartir con tus hijos

RECETAS FÁCILES PARA VOS, RICAS PARA ÉL.

AÑO 16 / NÚMERO 171

Concurso

Puerperio

Ganá un cochecito Simplicity

Bebé:

“Extraño la panza”

Aprendiendo a masticar


Fam i lia Con el asesoramiento de:

Dra. Mariana Czapski Psicóloga - Especialista en psicología clínica

Navidad Tradiciones

para compartir con los chicos 72 |


F AMILIA Con el asesoramiento de:

Dra. Mariana Czapski Psicóloga - Especialista en Psicología Clínica

Diciembre. Mes de festejos, preparativos, regalos, encuentros... Y tambien de tradiciones. Rituales y costumbres que despiertan emociones que quedaran grabadas, para siempre, en lo mas profundo del corazon.

L

lega diciembre y todo se viste de Navidad. Los negocios cambian sus vidrieras. Las calles se llenan de luces. Este mes, el último del año, se inunda de un espíritu de ilusión que los adultos volvemos a recuperar cuando nos convertimos en padres. Es una época de festejos, preparativos, regalos, encuentros... Y también de tradiciones. Rituales y costumbres que las familias repiten año tras año, y en muchos casos generación tras generación. Hábitos que despiertan emociones y sensaciones que quedarán grabadas, para siempre, en lo más profundo del corazón.

Un festejo familiar Es cierto que en Navidad se conmemora el nacimiento del niño Jesús. Sin embargo, no todas las familias que festejan son creyentes. Esta fecha, que inicialmente era religiosa, fue extendiéndose y generalizándose hasta ocupar el lugar que tiene en la actualidad: una celebración familiar, motivo de reunión y ocasión de encuentro, aun entre quienes no se ven muy a menudo durante el año. Más allá de la razón que convoque, lo trascendente es la unión de la familia, y el hecho de que cada miembro tenga una tarea a la hora de la organización. Para los pequeños, la Navidad, así como el Año Nuevo y el día del cumpleaños, son fechas cargadas de contenido simbólico. Todos, pero en especial los niños, necesitan sentirse importantes y queridos por las personas a quienes ellos aman. Ser agasajados, mimados, recibir regalos y participar de la organización y los festejos son situaciones que ratifican ese amor. Por otro lado, todas las experiencias que se viven en la infancia, sean de tristeza o alegría, quedan guardadas en la memoria. Y así como las primeras hacen que los chicos se sientan inseguros y poco importantes, las segundas les brindan confianza, seguridad y amor. ¿Qué mejor oportunidad entonces que las fiestas de Navidad para sembrar en nuestros hijos “semillitas de buenos recuerdos”?

73 |

| 73


Fam i lia

Navidad: Tradiciones para

compartir con los chicos

Tradiciones navidenas para compartir con tus hijos Armar el arbolito El arbolito es un símbolo típico, que no falta en ningún hogar donde se festeje la Navidad. Según la tradición, se arma el 8 de diciembre y se desarma el 6 de enero. Para los cristianos, estas fechas coinciden con el día de la Inmaculada Concepción y la llegada de los Reyes Magos al pesebre donde nació Jesús. De todas maneras, el origen de este ritual es aún más remoto, dado que se basa en una creencia germana de que los árboles representan la unión entre el cielo y la tierra. Tal vez por eso los antiguos germanos celebraban a sus dioses adornando un árbol perenne, porque el hecho de que mantuviera su follaje durante todo el año simbolizaba la vida. Luego, cuando los cristianos llegaron a Europa tomaron esta costumbre. Pero para ellos ese árbol, siempre verde, pasó a simbolizar la vida eterna. En la actualidad, el arbolito encarna el espíritu de la Navidad y representa la unión de la familia. Por eso se lo ubica en un sitio importante de la casa: por lo general en el living o en el jardín, donde tiene lugar la reunión familiar. En muchos hogares, grandes y chicos se reúnen para decorarlo juntos, agregando cada año algún adorno nuevo y reponiendo los que se van deteriorando. Para los pequeños resulta especialmente divertido abrir las cajas donde se guardaron los adornos el año anterior, y volver a encontrarse con ese mundo mágico de luces y colores, sabiendo que cada cosa tiene un significado especial: la estrella en la punta representa la estrella de Belén, que guió a los Reyes Magos al encuentro de Jesús; las bolas de colores significan los dones de Dios a los hombres; los moños y lazos, la unión de la familia; y las luces, que antiguamente eran velas, simbolizan la luz de Cristo. Por eso, cuando terminen de armar el árbol, explicales todo esto a tus hijos, como si fuera un cuento. Tené la plena seguridad de que no lo olvidarán jamás. 74 |

Preparar cookies navidenas Cocinar es una de las actividades que los chicos más disfrutan. Hacer con ellos las típicas galletas con formas navideñas es una buena manera de estimular su creatividad. Tomar contacto con los ingredientes, manipular la masa, ensuciarse las manitos y usar cortantes con formas divertidas los hará sentirse partícipes de los preparativos. Y una vez listas, compartir las cookies con toda la familia los convertirá en protagonistas del festejo.

Decorar la casa y la mesa Una vez que el árbol de Navidad está listo, podés decorar también la casa con flores, velas, y la infaltable guirnalda de muérdago y acebo en la puerta, que simboliza fidelidad, paz, amor y prosperidad. Aquí podés compartir con tus chicos la elección de las flores, y el armado de arreglos que darán aroma y color a la mesa navideña.

La importancia del festejo navideno radica en la union de la familia, y en el hecho de que cada miembro tenga una tarea a la hora de la organizacion.


Fam i lia

Escribir la cartita para Papa Noel

26 |

Navidad: Tradiciones para compartir con los chicos

Hacer las tarjetas navidenas Para los chicos, armar tarjetas navideñas es una de las tareas más divertidas. Y en esta época, donde las tarjetas han pasado a ser virtuales, retomar el hábito de confeccionarlas y mandarlas por correo puede convertirse en una linda tradición familiar. Pensar juntos a quiénes enviarlas, elegir distintos materiales, colores, figuras, dibujos para colorear o lo que la imaginación proponga, es un estímulo especial para niños de todas las edades.

Este simpático personaje, de larga barba blanca, que se presenta enfundado en un llamativo traje rojo, debe su actual aspecto al caricaturista norteamericano del siglo XIX, Thomas Nast. Pero el origen de su historia se remonta al siglo IV d.C., en el pueblo de Lycia, en la antigua Turquía. Según cuenta la leyenda, se trataría de un obispo llamado Nicolás, a quien se le atribuyen numerosos milagros. Su generosidad y su gran amor por los niños son los rasgos sobresalientes de su personalidad, con que se ha dotado al Papá Noel de nuestros días. Heredero de una gran riqueza, se cuenta que la repartió generosamente entre aquellos que nada tenían. En una oportunidad, y conociendo que tres virtuosas doncellas no podían casarse por no contar con una dote, esperó a que se quedaran dormidas para dejar una bolsa de oro a cada una. Estos son, precisamente, dos aspectos distintivos que se tomaron en cuenta a la hora de difundir la leyenda: la entrega nocturna de los regalos y el anonimato, que demuestra que San Nicolás no esperaba agradecimiento. Para los más pequeños, escribir la carta a Papá Noel es una tradición que identifica al festejo navideño. Y aunque exprese un deseo individual, puede convertirse en una buena razón para que la familia se reúna. Para darle aún más valor, lo ideal es buscar un momento tranquilo y con tiempo suficiente como para convertirlo en una actividad lúdica. Puede ser durante un fin de semana, o después de la cena, si todos los integrantes de la familia se encuentran en casa a esa hora. Y cuando hay hermanos mayores, la complicidad con los papás para sostener la ilusión de los más chiquitos es

un motivo de felicidad para todos.

Recuerdos imborrables El festejo de Navidad no se limita únicamente a la cena y al momento de abrir los regalos. Son los preparativos los que llenan a los niños de expectativas y emoción. Si tenemos en cuenta el valor que cobran para ellos estas celebraciones, comprenderemos cuán importante es hacerlos participar de la organización. Armar el arbolito, fabricarle adornos nuevos, escribir la carta para Papá Noel, planificar el menú... Compartir con tus hijos estas tradiciones, y repetirlas año tras año, creará recuerdos imborrables y los hará sentir protagonistas de la fiesta familiar. Copyright Ahora Mamá El festejo de ©Navidad no se limita unicamente a la cena y al momento de abrir los regalos. Son los preparativos los que llenan a los ninos de expectativas y emocion.


Navidad: Tradiciones para compartircon los chicos