Issuu on Google+


PRÓLOGO La Catedral Basílica de Zacatecas es un edificio histórico que encierra en su cuerpo la historia de dos edificios anteriores. La Catedral Basílica es parte de la historia de la capital del estado de Zacatecas, punto clave de la traza urbana, e ícono cultural de los zacatecas. Escenario de múltiples eventos, se ha convertido en parte de todos los que habitan la ciudad, es imposible concebir a la ciudad sin la pieza de barroco novohispano que se ubica en la calle Hidalgo de la ciudad con rostro de cantera y corazón de plata, ningún zacatecano podría no recordad un momento importante de su vida en el que figure la obra maestra de cantera rosada, con motivos vegetales dedicada a la Virgen de la asunción. Junto con el cerro de la Bufa, la Catedral Basílica de Zacatecas es el monumento vernáculo por excelencia que aporta a la ciudad un particular sello distintivo. Este edificio; su historia, importancia y arquitectura es el motivo de esta publicación.

Kevin Hernández


ANTECEDENTES


Antecedentes Históricos de Zacatecas del siglo XVI al siglo XX Los siglos comprendidos entre el XVI y el XX son los que nos ocupan debido a que en ellos se desenvuelve la creación de la ahora Catedral Basílica de Zacatecas. El nombre “Zacatecas” desciende del náhuatl y significa “lugar donde abunda el zacate”. El territorio del estado antes de la llegada de los españoles en el siglo XVI y el territorio antes de ser fundado como „Zacatecas‟, estuvo habitado por grupos étnicos, entre ellos los „Caxcanes‟ y „Zacatecos‟; entre los siglos IV y X después de Cristo, estos grupos desarrollan las culturas de „Altavista‟, en la zona conocida como „Chalchihuites‟, „La Quemada‟ y „Villanueva‟, con inconfundibles características mesoamericanas. Tras la llegada de los conquistadores y con el descubrimiento de los ricos yacimientos minerales en el suelo zacatecano, destacando la plata, llevan al asentamiento definitivo y se inicia la fundación de la actual ciudad de Zacatecas fundación que se asume ocurrió el 8 de septiembre de 1546. Juan de Tolosa encabezaba a los pioneros europeos, entre quienes además participaban: Baltazar Temiño de Bañuelos, Cristóbal de Oñate y Diego de Ibarra. Sin embargo suele considerarse que el hecho ocurrió en 1548. La riqueza de las minas impulsó un rápido crecimiento sin seguir los cánones urbanos renacentistas en buena medida por la complicada topografía local; En 1585 recibió el título de "Muy Noble y Leal Ciudad de Nuestra Señora de Zacatecas" por parte del rey de España Felipe II, mismo que en 1588 le dotó de su escudo de armas. Durante el periodo virreinal, se fundaron nuevos poblados, denominados Villas y Reales de Minas, con la consecuente colonización y la explotación de las minas, se levantaron suntuosos edificios religiosos y elegantes mansiones que destacaron con su imagen la importancia y linaje de los habitantes de estas ciudades que, como Zacatecas, llegaron a figurar entre las más importantes de la entonces denominada Nueva España. En la ciudad se asentaron las más diversas órdenes religiosas que fundaron templos y conventos, además de servir de base, junto con la localidad de Guadalupe, a la evangelización del norte del Virreinato de la Nueva España. Al consumarse la Independencia de México se erigió el Estado de Zacatecas con capital en la ciudad homónima. Francisco García Salinas, un destacado gobernador, defendió el federalismo en una época de agrias pugnas por


establecer en México un régimen imperial o uno republicano. La ciudad vivió también los numerosos conflictos del Siglo XIX, tales como las guerras contra Estados Unidos y Francia, la Guerra de Reforma y la restauración de la República. También se vio beneficiada con el ferrocarril en 1884, estación en la vía Ciudad de México - Paso del Norte, desde 1888, Ciudad Juárez, Chihuahua. La ciudad de Zacatecas hizo historia en la Revolución Mexicana con la Toma de Zacatecas, importante batalla librada el 23 de junio de 1914 cuando Francisco Villa y su tropa, conocida como Los Dorados, entre ellos Felipe Ángeles y Pánfilo Natera, la tomaron en un día combatiendo contra el ejército de Victoriano Huerta. Con esta histórica batalla se definió en buena medida el destino del país. No obstante el golpe a la economía local fue contundente y sumado a la baja en los precios de los minerales, Zacatecas vivió décadas de acentuada recesión económica. Paradójicamente la depresión económica significó la salvación de su patrimonio histórico, dada la escasa construcción. Promulgándose posteriormente las disposiciones legales que protegen las construcciones del centro histórico. Durante el siglo XX la actividad minera disminuyó su magnitud tanto por el agotamiento de los yacimientos, como por los precios internacionales de la plata y otros minerales; lo que ha llevado a la economía local hacia otras actividades como el comercio y servicios, en especial administración pública, educación y turismo. En diciembre de 1993 la Unesco dio a Zacatecas el reconocimiento de Patrimonio Cultural de la Humanidad. En el siglo XVI, la iglesia mayor, posteriormente parroquia y catedral, estaría llamada a ser centro de la traza urbana de Zacatecas, estaba ubicada al pie del cerro de la Bufa, mirando hacia el cerro del Grillo, situado al poniente. Al costado sur de la iglesia se ejecutó una amplia plaza mayor que se limitaría por edificios públicos y se utilizaría para el comercio. Al costado norte de la iglesia se construyó otra plaza de menores proporciones que no tendría nombre hasta principios del siglo XVII, cuando se le conoció como la Plaza del Maestre de Campo, y más tarde en el siglo XVIII como la Plaza del Pirámide.


Antecedentes Históricos de la Catedral Basílica de Zacatecana Su ubicación durante el siglo XVI exactamente donde hoy se yergue la Catedral Basílica de Zacatecas con la advocación original de nuestra señora de los Remedios. En aquél tiempo se describía como un edificio noble, situado a un lado de la plaza; tenía su entrada principal sobre una callecita estrecha. De sus dos altas torres, una en especial parece dar una vista que va mas allá del pequeño valle circundado de montañas. La otra torre no pudo ser terminada antes de que se iniciara la guerra de independencia, y así se quedó hasta nuestra llegada, esperando quizá la ocasión de ser acabada y alcanzar la misma altura que su compañera. El efecto de esta estupenda construcción se pierde por la falta de espacio alrededor de ella. Esta era un desproporción frecuente en México, hace que la edificación pierda su imponencia. Al interior del soberbio monumento se podía descubrir un abigarrado mundo ornamental que lamentablemente se ha perdido para siempre, por completo ajeno a esa suerte de sobria desnudez tan bien acomodada que en la actualidad luce a su interior. Se describía como: espléndido de cualquier punto de vista. Oro plata y macizo chapeado, pueden observarse por todas partes. La planta de la nave es grande pero con un decorado tan exuberante que se reduce la impresión majestuosa que por si sola causaría. Otros las describían en aquél entonces como: Entre las edificaciones religiosas destaca la iglesia parroquial, situada frente a la plaza de marcado. Su espléndida fachada está totalmente cubierta de piedra tallada, además de que sus torres son igualmente hermosas. En el interior se conserva una pila bautismal de plata maciza que, no obstante sus 474 marcos de peso, carece de una ornamentación particularmente bonita. Algunos la describen como: Un libro de piedra al que le han cantado poetas y artistas.


El edificio novohispano ha sido estudiado por los historiadores del arte en México, que lo han estudiado con especial atención por los elementos de interés que presenta principalmente por el riguroso conocimiento teológico que debió tener quien ideó su portada principal, y luego por la maestría de quienes diseñaron y erigieron el gran templo parroquial que, con el paso del tiempo se convertiría en catedral. El autor fue desconocido hasta los años noventa del siglo XX, cuando la doctora Clara Bargellini encontró el nombre de Domingo Ximénez Hernández, quien aparece en los antiguos archivos del templo como autor de la construcción, a su vez, Guillermo Tovar de Teresa Sacó a la luz el de Cayetano de Castro, creador de la bella portada norte del edificio, y don Federico Sescosse, estudioso de la ciudad por largos años sostuvo que el genial decorado de la portada principal lo fue también de las claves labradas en las tres solemnes naves. Se sabe que el proyecto para la nueva parroquia estuvo listo en 1731 pero antes de empezar su construcción fue necesario derruir tres pequeños edificios que ocupaban el terreno. Cayeron entonces una capilla dedicada al culto del Santo Cristo, la iglesia parroquial levantada en 1718 y otra capilla erigida en 1720 en honor a la virgen de los Zacatecas; sin embargo, de esta última se conservó la portada, misma que hoy ocupa la fachada lateral sur de la catedral. La construcción se inició en abril de 1729 y con alguna imprevista interrupción en 1745 ya estaba concluida su fachada principal. Fray Francisco García Diego, obispo de las Californias se encargó de la consagración litúrgica en 1841. Cuatro años después un rayo dañó la cúpula original, por lo que fue necesario derruirla y levantar otra, que se concluyó en 1848. El templo se dedicó en agosto de 1752, cuando aún carecía de torres y retablos. Aunque la erección de la torre norte se inició hasta 1904, la del sur ya estaba terminada en 1790. Visibles desde casi cualquier punto de la ciudad, las torres, cada una con 16 campaniles, lucen sus s dos esbeltos cuerpos ornamentados con pilastras y cornisas, y sus remates con cupulín y linternilla. En el centro del remate catedralicio, Dios Padre corona la espectacular composición. El misterio eucarístico en la portada de Catedral; la cantera convertida en devoción hace una de las mas bellas iglesias barrocas mexicanas. El papa Pío IX creó en 1859 la diócesis de Zacatecas, por lo que el centenario templo parroquial fue elevado a catedral. Pasarían cien años mas para que otro papa, Juan XXII le otorgara la categoría de basílica.


Hacia el poniente mira la fachada principal, de gran riqueza iconográfica, y delicada factura en la piedra. Es una celebración del Sacramento de la Eucaristía, según la interpretó el crítico de arte don Francisco de la Maza: en la clave del óculo, ubicada en el centro mismo de la monumental composición se encuentra un ángel sosteniendo una custodia. En la cima aparece Dios Padre y Jesús, flanqueado por cuatro de sus discípulos, preside el tercer cuerpo. De los doce apóstoles solo seis son identificables por los símbolos que portan: en las hornacinas del primer cuerpo se encuentran Pedro, Pablo, Santiago el Mayor y Andrés. En el segundo cuerpo al lado norte de la ventana del coro está Juan; finalmente en el tercer cuerpo Simón muestra la sierra con la que fue martirizado. En las enjutas del gran rosetón de la ventana del coro se encuentran representados los cuatro padres de la Iglesia: Ambrosio de Milán, Gregorio Papa, Jerónimo y Agustín de Hipona. Una figura completa la composición: abajo, en la clave del arco de la puerta, la Virgen rodeada de ángeles. Enmarcando a las imágenes hay profusión de formas vegetales y símbolos cristianos, como las conchas y las uvas, en memoria del bautismo y de la sangre de Jesús. En la portada sur, sobreviviente de la capilla de nuestra señora de los Zacatecas, es notable la delicadeza del labrado barroco. En el nicho principal está la Virgen acompañada por uno de los símbolos de Cristo: un pelícano que se picotea el pecho para dormir con su sangre a la humanidad. Sobre la clave del arco de acceso un angelito parece trepar hacia los objetos que representan la letanía lauretana. En las manos de los canteros, la piedra adquirió bellas formas de columnas salomónicas y capiteles, cariátides, medallones, cornisas y frisos. La portada del costado norte guarda resabios indígenas. En su primer cuerpo sobresalen las dos columnas que flanquean el vano de acceso; son mas bien cariátides o atlantes cubiertos con delicado trabajo para simular sus vestiduras. Como recuerdo de un altar dedicado al Santo Cristo que sucumbió en un incendio, en el segundo cuerpo de la portada, entre estípites, hay un altorrelieve con la escena encontrinada de la Pasión, como pudo haber sido aquel altar perdido. Durante la primera mitad del siglo XIX la catedral fue despojada de sus retablos recubiertos de oro; en su lugar se colocaron altares neoclásicos que hoy vemos entre las columnas con fuste tallado en zigzag y acanalado. Aun sin el lujo barroco de madera sobredorada, en su espacioso interior son notables las 40 claves de los arcos labradas con emblemas iconográficos e ingenuas figuras angélicas. Otras riquezas se conservan en la Catedral de Zacatecas, como piezas de orfebrería, la sillería del presbiterio, pinturas y esculturas. En las portadas y torres, claves esculturas, columnas y cualquier otro detalle, por donde se mire, se advierte la pericia y sensibilidad proverbial de los canteros zacatecanos.


Anteriores a la actual existieron dos templos parroquiales por lo menos. Su historia no es tan clara como fuera de desearse, pero procuraremos consignar los datos verídicos más importantes. El primer cura párroco que se menciona es el Lic. Fernando Maldonado de 1558 a 1562. Parece que su templo fue provisional o de poca importancia ya que en la primera de las fechas Zacatecas llevaba diez años de fundada. El nuevo templo fue construido según parece de 1567 a 1585 pero, arruinado a principios del siglo XVII, fue comenzado otro hacia 1612 y concluido en 1625. Duró bastantes años, casi un siglo, y se dice que su arquitecto fue Francisco Jiménez. Para principios del siglo XVIII se encontraba deteriorado y en 1718 se comenzó la obra del actual monumento que fue solemnemente dedicado del 14 al 17 de Agosto de 1752. Tenía solo el primer cuerpo de la torre del lado sur y la gran fachada principal. Sobre la corona del Padre Eterno existe una piedra que tiene en sus tres lados labrada la siguiente inscripción: Abril 24/de 1775/ el de la compañía de Jesús Rector de su colegio. Las portadas laterales parecen ser posteriores pues no figuran en la descripción publicada por el padre Miqueo en 1752, en su libro acerca de la dedicación. Sin duda continuaron los trabajos, pues la torre fue concluida; se labraron las dos bellas portadas laterales. La parroquia continuó con la torre norte concluida hasta 1904, en que el maestro Dámaso Muñetón, de Jerez, copió fielmente la torre existente.

Cronografía histórica de la Catedral Basílica de Zacatecas 1546 1559 1568 1583 1585 1605 1612 1622 1625 1689 1692 1709

Poblamiento de la ciudad de Zacatecas. Existencia de un templo en el lugar que ocupa actualmente la catedral. Inicio de la construcción de un templo en el mismo lugar que el anterior. Inicia la construcción de la torre. Culmina la construcción del templo con la terminación de la torre. Acuerdo del cabildo para reedificar la iglesia Mayor. Inicio de la reedificación de la iglesia parroquial. Se incendia y quema el techo. Culmina la reedificación del templo de Ntra. Sra. De la Concepción. Demolición de la torre de la parroquia de Zacatecas. Inicio de la construcción de la capilla del Cristo, separada de la iglesia. Se anexa la capilla del Santo Cristo a la iglesia.


1717 1718 1720 1725 1729 1731 1736 1745 1752 1775 1777 1782 1805 1841 1845 1846 1862 1904 1959

Culminación de la construcción de la capilla del Cristo. Inicio de la construcción de iglesia de una sola nave. Construcción de la capilla de Ntra. Sra. De los Zacatecas anexa al templo. Se repara la bóveda de la capilla del Santo Cristo. Se inicia la construcción del templo de tres naves con sacristía. Demolición de la capilla de Cristo para hacer la nueva iglesia. Incendio de la capilla de Cristo anexa a la parroquia. Conclusión de la portada mayor. Dedicación de la iglesia a la Asunción de María. Culminación de la portada de la Virgen. Culminación de la portada del Santo Cristo. Culminación de la torre sur y su acceso con escalera de caracol. Colocación de la campana en la torre sur. Consagración litúrgica del templo. Demolición de la cúpula original. Culminación de la cúpula actual. Se otorga el rango de Catedral. Culminación de la torre norte o de la inmaculada. Elevación de la categoría del templo a basilica.

La primera piedra fue puesta por Don José de Izarraguirre, vicario episcopal. La obra quedó dedicada en el año de 1752. Se consagró hasta 1841 y no se terminó completamente sino hasta 1904.

Ubicación de La Catedral Basílica de Zacatecas La Catedral Basílica de Zacatecas se encuentra ubicada en centro histórico de la ciudad, entre el mercado y la Plaza de Armas de la capital zacatecana. La Catedral Basílica de Zacatecas, tiene la peculiaridad de haber permanecido en el mismo lugar donde fue fundada en 1550, el mismo año en que se hizo la traza urbana de la ciudad. El resto de los templos y capillas giran en torno al eje que representa la Catedral, la cual no es superada en altura por ninguna otra construcción. A pesar de encontrarse en el fondo de la cañada que forman los cerros del Grillo y la Bufa, la Catedral domina el paisaje, lo cual nos habla de un sentido del orden urbano que se mantiene a pesar de la topografía.


Factores que engloban la creación de La Catedral Basílica de Zacatecas Tal parece que su construcción data desde 1559, ejecutada probablemente a base de piedra y adobe. Uno de los grandes benefactores de aquella modesta construcción fue Baltasar Temiño Bañuelos, patricio zacatecano que pugnó decididamente por el ennoblecimiento de aquel disperso campamento minero. Sin parroquia respetable, sin plaza mayor limpia, sin orden y vida política y, desde luego, sin las debidas influencias y el dinero indispensable, la concesión del título de ciudad a Zacatecas era poco menos que imposible. Por ello don Baltasar, con sus propios recursos, comenzó a modificar la enclenque parroquia, la mandó remozar, financiándole un techo resistente, mandó hacer un retablo a la ciudad de México y logró comprarle un reloj que sería el primero en verter su grito de bronce a lo largo y ancho de aquella farragosa barranca para dar la hora a los zacatecanos desde su iglesia mayor. A partir de 1567 la iglesia estuvo rodeada de un atrio-cementerio que se extendía hacia la plaza mayor, la plazuela que sería mas tarde la del Maestre de Campo y hacia el frente. A principios del siglo XVII el edificio estaba arruinado. Otro en el mismo sitio fue proyectado y construido entre 1612 y 1625, atribuyéndose a Francisco Jiménez la obra de arquitectura. Este nuevo templo se encontraba a su vez sumamente deteriorado a principio del siglo XVIII, por lo que la edificación del hermoso templo que hoy conocemos comenzó en el mismo sitio en 1718, siendo consagrado en agosto de 1752, cuando solo tenía su torre sur y la fachada principal. A fin de levantar un templo de mayores dimensiones digno de la ciudad de "los aristócratas de la plata", y que contara con mayor cupo, todo lo edificado se tira, y se levantan los muros del edificio que conocemos en nuestro días. En 1904 se culmina la construcción con el remate del imafronte y la torre norte; ésta última obra realizada por el alarife lírico Dámaso Muñetón. Esta torre ostenta un reloj donado por el gobernador Genaro García Rojas. Pese a que no estaba del todo concluida, fue nombrada catedral en el año de 1862. De acuerdo a información del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), fue en 1904 cuando el maestro español Dámaso Muñetón se hizo cargo de completar la obra. En 1862, el Papa Pío IX le otorga al templo el rango de catedral. Y finalmente, en el año de 1959, el Papa Juan XXIII la eleva a la categoría de basílica.


Intervenciones Realizadas a La Catedral Basílica de Zacatecas

La Catedral Basílica de la ciudad de Zacatecas, construida en el siglo XVIII y nombrada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO, sufrió un proceso de restauración por la necesidad de integrar un sistema de iluminación, audio y sistemas de control al interior del templo. El resultado es producto del diseño de escenas de iluminación creadas con un sistema de atenuación general que estimula al visitante a llegar a un estado de introspección, de contacto con lo divino. 333 Luxes es el despacho que dirige el arquitecto Elías Cisneros, fue el encargado de desarrollar dicho proyecto.


Haces de luz concentrados de AR.111 bañan los intradós de los arcos, las luces fluorescentes derraman luz sobre las molduras de los basamentos, mientras que los proyectores LED destacan la geometría de esta pieza arquitectónica, devolviéndole todo su esplendor, Se instalaron puntos de luz en los vértices y un baño de luz cálida sobre el tambor que realzan la forma octogonal de la cúpula central. Al subir al altar, los escalones retro iluminados extraen la luz dorada y resaltan el majestuoso retablo elaborado en oro de 24 kilates, diseñado por el artista michoacano Javier Marín, cuenta con 17 metros de altura y 10 de ancho y está recubierto por 25 kilos de este metal extraído desde las entrañas del semidesierto zacatecano. Con el efecto de laluz y sombra creado con iluminación cruzada dirigida hacia las espectaculares esculturas de bronce, se lleva al máximo la belleza de sus detalles. El uso de sistemas de alta eficiencia energética reduce la necesidad de mantenimiento, función útil dada la altura del edificio. Con este criterio de iluminación no solo se cumple con la NOM-007-ENER, que establece 24W/m², sino que reduce el consumo establecido por la norma. Se construyó a partir de prismas geométricos nacidos de la plataforma alta del presbiterio, mismos que crean espacios a manera de nichos donde se asientan las elaboradas imágenes de los santos. Pesa cerca de 20 toneladas y está hecho de abedul finlandés, una madera muy resistente que ni se expande ni se encoge, dado que no reacciona a los cambios de humedad.


El retablo tiene once imágenes. En la parte superior está la Virgen de la Asunción, a quien está consagrado el templo. A sus dos lados están los padres de la Virgen, Santa Ana y San Joaquín. En la parte inferior están San Juan Bautista, San Agustín, Santo Domingo, San Antonio de Padua y San Ignacio de Loyola. En los costados fueron colocadas las imágenes de los mártires zacatecanos San Mateo Correa y el beato Miguel Agustín Pro. La cruz fue realizada en bronce "a la cera perdida" y mide 4.2 metros de alto y dos de ancho.


Tipología de La Catedral Basílica de Zacatecas

En el corazón de la ciudad de Zacatecas se erige una joya arquitectónica. Este monumento actual catedral basílica de Zacatecas, es quizá el mas importante de los templos barrocos construidos en el norte del país en el siglo XVIII. La antigua parroquia mayor se asienta en una superficie de poco más de 2,000 m², con su altura aproximada de 45 metros y orientación de oriente a poniente. Su planta rectangular de cruz latina inscrita consta de tres naves y sacristía ostenta dos esbeltas torres de dieciséis vanos en dos cuerpos, ambas rematan en cúpula y linternilla que sostiene una cruz de hierro forjado y veleta. El crucero está cubierto por una cúpula que descansa en cimborrio octogonal rodeada de ocho contrafuertes. Muestra tres fachadas con sus portadas: la principal o Portada de la Gloria en el oriente, la norte o portada del Santo Cristo y la sur o portada de la Virgen. Ostenta pues este templo cinco elementos diversos en sus estilos, como una serie que fuese del barroco del siglo XVII de la portada sur al barroco exuberante de la gran fachada al peculiar de las torres, hasta el neoclásico de la cúpula pasando por el entrañable espíritu popular de la portada norte. La caprichosa orientación, que no obedece a la cristianamente ideal (de poniente a oriente, por la identificación del son con Cristo quién renace todos los días con el sacrificio de la misa), tiene su origen quizá en los antecedentes


históricos de su construcción. A mediados del siglo XVI, trece años después del poblamiento de la ciudad de Zacatecas. Todo el inmueble está labrado en cantera rosa, lo que destaca en el paisaje de la ciudad. Consta de tres naves con igual número de portadas. La fachada principal es de tres cuerpos sostenido por un trío de columnas salomónicas que enmarcan los nichos. La hermosa fachada tiene tres cuerpos también con una cruz como remate. El primer cuerpo presenta tres columnas en ambos lados ornamentadas con vides y angelitos. Intercalados entre las columnas se pueden observar unos nichos, adornados por cuatro apóstoles. Al centro se halla el acceso principal con una puerta de madera labrada y un arco mixtilíneo con una arquivolta. El segundo cuerpo está compuesto por columnas formadas por conchas, acantos y vides; en esa parte se aprecia la ventana o rosetón que da al coro, rodeada por una especie de encaje labrado en cantera, extremadamente detallado; por otro lado sus ángulos están enmarcados por columnas y cornisas.

Sobre el tercer cuerpo se ubica al centro una imagen de Cristo con dos apóstoles de cada lado; flanqueados por columnas salomónicas adornadas con hojas, cariatides y querubines. Por lo que toca a la portada que da a la Plaza de Armas, está compuesta de dos cuerpos; en el primero de ellos se localiza una puerta sostenida por columnas labradas, mientras que en el segundo se puede admirar a Cristo crucificado con la Virgen María y San Juan.


La portada que estรก frente al mercado, es de estilo barroco y estรก dedicada a la Virgen del Patrocinio, que es el patrono de la ciudad de Zacatecas. En el interior de la catedral impera el estilo dรณrico con grandes columnas. Su planta es de cruz latina y dos naves laterales que tienen una bรณveda de menor altura que la central. Los diversos altares son de cantera con un gusto neo-clรกsico.


En suma, son 2 mil 394 metros cuadrados de belleza arquitect贸nica. Fue declarado Monumento el 4 de octubre de 1935. Sin embargo, el 12 de junio de 1965 ocurri贸 un robo de varias joyas de oro y plata que nunca fue debidamente aclarado.


ELEMENTOS ARQUITECTÓNICOS Elementos Espaciales La planta del edificio es con forma de cruz latina. De tres naves, la principal y dos laterales, de menor dimensión que la primera. Cuenta con dos portadas de acceso lateral, trabajadas en cantera y con no menos detalles que la primera, está última, de los mejores y más acabados detalles del arte barroco en el país.


Elementos Formales Una lectura detallada de los elementos iconográficos de las tres fachadas de la Catedral, que representan tres misterios fundamentales del Cristianismo. La Fachada sur (Mercado Gonzales Ortega), dedicada a la Virgen María, ilustra la encarnación. La fachada principal representa la Eucaristía, y se puede interpretar como un concentrado de toda la fe católica. La fachada norte (Plaza de Armas) representa la pasión de Cristo, y es además la que refleja una mayor influencia indígena debido a los abundantes elementos de flora y fauna.

El exterior del edificio está recubierto de cantera rosa y son muy trabajadas tanto las portadas y las torres, a diferencia del interior, de sobrio neoclásico.


La fachada principal; Elegante y muy decorada, como una muestra de encaje labrado en cantera. Está formada por tres cuerpos. El primero, con tres columnas de capitel corintio, con el fuste muy ornamentado con ángeles y motivos vegetales, principalmente las vides, entre cada columna se ubican nichos con peanas en los que se ubican las esculturas talladas en piedra de los apóstoles Santiago, San Pedro, San Pablo y San Andrés. El arco de acceso de forma mixtilínea, esta también decorado con relieves de diamantes, ángeles y motivos vegetales. La cúpula original se sustituyó por la actual, la cual tiene un gran parecido a la del Templo de Loreto (Ciudad de México), en la Ciudad de México. Ésta es de forma octogonal, con linternilla, coronada por una cruz de hierro forjado. El segundo cuerpo, alberga la ventana del coro, de Digno, de acabado mixtilíneo con molduras y enmarcada por un anillo excesivamente decorado con motivos vegetales, antropomorfos y en la clave un alto relieve tipo cáliz y en los ángulos de la misma, los cuatro doctores de la Iglesia Latina con sus respectivos atributos, (San Gregorio Magno, San Jerónimo, San Agustín de Hipona y San Ambosio de Milán, los dos primeros en las esquinas superiores y los dos últimos en las esquinas inferiores). Tres columnas decoradas con motivos vegetales y vides custodian la ventana del coro. De igual forma que en el segundo cuerpo, hay entre cada columna un nicho con peana, cuatro en total, con esculturas de santos. El tercer cuerpo, de menor tamaño, cuenta con pero también luce cinco nichos flanqueados por pilastras barrocas, también decoradas por motivos vegetales; los cuales guardan cinco esculturas: Cuatro de apóstoles y el nicho central es presidido por la escultura de Jesucristo. El remate de la fachada, presenta una imagen de la gloria al Padre Eterno, que se podría decir preside toda la escena desarrollada en la fachada.


Se comenta que las tonalidades de color en la cantera de la fachada cambian conforme le da la luz del sol durante el día. Por lo que la mejor hora para observarla es entre las 14.30 y 18.00 horas. Las portadas laterales; La primera, al Norte, dedicada al Señor de la Parroquia. Se compone de dos cuerpos, el primero con arco demedio punto, sus enjutas cuentan con adornos vegetales y de ángeles; cuenta con la copia en cantera de un cristo que está en el interior. A los lados figuras de cariátides con motivos vegetales y querubines. El segundo cuerpo, más trabajado que el primero, un conjunto enmarcado por columnas estípites con la imagen de un Cristo, la virgen María y San José, con un cortinaje desplegado por ángeles. Tiene un remate mixtilíneo. La portada Sur, dedicada a Nuestra Señora de los Zacatecas, cuya escultura está dentro de una hornacina, de esta se menciona que fue esculpida por un artista sentenciado a muerte, que salvó su condena con ésta escultura. La fachada, de dos cuerpos; el primero con arco de medio punto, flanqueado por columnas barrocas, decoradas con motivos vegetales. El segundo cuerpo presenta la mencionada imagen, custodiada por dos columnas cariátides. El interior, muy austero. Contrasta con el exterior profusamente decorado, destacan las grandes columnas de estilo dórico, los altares laterales de estilo neoclásico. Así también las bóvedas de pañuelo. Sobre las claves de los arcos, se observan símbolos marianos, figuras de santos, evangelista, clérigos y objetos de la pasión.

SISTEMAS CONSTRUCTIVOS TIPO DE ARQUITECTURA Religiosa GENERO DEL EDIFICIO Histórica - Monumental


ESTADO ACTUAL DEL INMUEBLE PLANOS


DAテ前S


ESTADO LEGAL Instrumentos Legales a Nivel Nacional y Estatal Se reconoce en forma internacional a la UNESCO e ICOMOS como los promotores principales de la protección de patrimonio cultural siendo los principales recomendaciones, las emitidas en las cartas de “Atenas”, “Venecia”, “Nairobi”, “Washington”, “Varsovia”, “París” y “México” a nivel nacional la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, la Ley de Asentamientos Humanos, la Ley Federal Sobre Monumentos y Zonas Arqueológicas, Artísticas e Históricas, y el reglamento de las mismas a nivel estado (Ley de Protección y Conservación de Monumentos y Zonas Típicas del Estado de Zacatecas y el Código Urbano del Estado de Zacatecas. BIBLIOGRAFÍA Zacatecas, Manuel Toussati El estado de Zacatecas, Benjamín Rocha y Emilio Rodríguez Flores Catedral de Zacatecas, Federico Sescosse.


PROYECTO


PROYECTO DE CONSERVACIÓN DE LA CATEDRAL BASÍLICA DE ZACATECAS Se propone un proyecto de conservación del exterior de la Catedral Basílica de Zacatecas, consistente en cubrir de malla transparente el exterior del edificio. El objetivo de la conservación a través de el enmallado del exterior es proteger al inmueble de aves, y efectos naturales como el sol y la lluvia principalmente. Este proyecto de conservación se basa en la observación del estado actual del exterior del inmueble, y en el proyecte se enfatiza no solo en el enmallado exterior, también en el mantenimiento mensual que se le debe dar al enmallado, para extraer posibles elementos extraños que afecten la vista que da la Catedral. La tipología de intervención es mayormente de conservación e integración de elementos protectores para el inmueble. El proyecto en general ayudará al cuidado del inmueble, actualmente se encuentra basura y elementos extraños al templo atrapados dentro de la ya deteriorada maya con la que actualmente se cuenta, la idea de este proyecto es remover la malla actual y colocar una nueva mas resistente y mas discreta, también se prevé darle un mantenimiento mensual a la malla, limpiar los posibles desechos que se puedan acumular y hacer un cambio de malla cada año y medio para de esta forma contar con un elemento de conservación en estado óptimo. El efecto que se espera es una limpieza exterior del inmueble y por consiguiente un agradable percepción visual de la catedral. El programa de intervención se planea hacer en las temporadas bajas dentro de las medidas de turismo. Llevando no mas de una semana de instalación y un día mensual para el mantenimiento.


ESTE TRABAJO ES PRODUCTO INTELECTUAL DE KEVIN HERNÁNDEZ MURILLO QUIÉN CURSA LA CARRERA DE ARQUITECTURA EN LA UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE DURANGO CAMPUS ZACATECAS.


Catedral Basílica de Zacatec por Kevin Hernández