Page 22

N

o resulta fácil escribir con calma y desapasionamiento fingidos sobre los acontecimientos que han tenido lugar en cuanto al longboard catalán se refiere en los últimos años. Una simple cuestión de porcentaje respecto al volumen de surfistas que se mete al agua con tablas cortas (un porcentaje, por suerte, mínimo, todo sea dicho) ha provocado la llegada de gente con muchas ganas, un grupo lo suficientemente numeroso y cohesionado como para acampar en tierra de nadie con sus banderas, en un entorno cultural propio y totalmente diferenciado como es el mundillo del longboard. Sería de mentalidad estrecha y personalidad casposa el creer (o querer) que todo iba a continuar igual que a mediados/finales de los 90, y es por ello que los últimos años han sido tiempos de ampliar amistades, tiempos de grandes reuniones y tiempos de fiestas con el tablón como excusa. Muchos de los nuevos adeptos al tablón enseguida valoraron el nuevo tipo de ola (noble, lenta, larga…) que les iba a hacer disfrutar con sus nuevos flotantes y tardaron poco en descubrir qué playas catalinas les iban a provocar sus futuros orgasmos surferos. 22 H angten • J ulio 2013

Fotografía : S vetlana Vasilieva

Hangten_n2  

Revista de Longboard

Hangten_n2  

Revista de Longboard

Advertisement