Issuu on Google+

Info

 Paco

Debate y acciÓn

Bebidas Estimulantes Número 39 - ISSN 1669 - 3833

Marihuana

 Cocaína

Extasis

Tabaco

De qué hablamos cuando hablamos de Drogas Sustancias

Efectos

Consecuencias

Síntomas

Legales

hablemos

1


2

hablemos


La palabra Fundación de las Américas

Revista de distribución gratuita, editada con el apoyo y bajo convenio con la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico, SEDRONAR, dependiente de la Presidencia de la Nación de la República Argentina.

Número 40 Editor: Roque E.Lagomarsino Director: Lic. Eduardo Horacio Hurry Editada por la Fundación de las Américas. CONSEJO DE ADMINISTRACION Presidente: Dr. Eduardo Jorge Fasulino Vicepresidente: Eduardo Benedetti Secretario General: Sr. Emilio Mario Studnitz Tesorero: Sr. Roque E. Lagomarsino Director Ejecutivo: Lic. Eduardo Horacio Hurry Directora Académica: Lic. Graciela Moncholi

No se“Hoy trataensimplemente de prohibir la droga, ni de controlar día, el conocimiento de la realidad se realiza cada vez menos su distribución. Aunque estas cosas son necesarias, el problea través de la experiencia directa y más a través de los medios de comunimacación. de la drogadicción tiene sus raíces en la sociedad misma. Es por ello esdenecesario compromiso de la sociedad Por eso,que hemos asumir que un el profesional de la comunicación es intéren su conjunto. Padres, maestros, de comunicación, prete de la realidad social y, en muchosmedios casos, conforma las imágenes que adquiere la sociedad sobre lacomprometerse mayoría de las temas. El impactouna que soesto instituciones, etc., deben a construir supone sobre la percepción social de los diferentes aspectos relacionados ciedad nueva, donde sean promovidos los valores auténticos, con el problemalos de las drogas, es de gran existe neutralidad especialmente espirituales. Deimportancia. no hacerloNoasí, todas las periodística posible frente a una problemática que nos toca a todos”. estrategias de prevención serán inútiles, pues el problema de fondo seguirá existiendo. De Esteban Wood, sobre las estrategias de comunicación de la temática de drogas en los medios de comunicación.

Para las personas que ya han caído en el abuso de drogas, no bastan los simples tratamientos médicos, dado que existen otros problemas del individuo que están detrás del hecho de su drogadicción. Es necesario, junto con el tratamiento médico de desintoxicación propiamente dicho, un tratamiento de rehabilitación que haga que la persona redescubra su valor y su identidad más profunda. Este tratamiento no será posible sin la participación del individuo, sin su voluntad de cambiar. El apoyo de la familia y una adecuada asistencia espiritual son también fundamentales para la rehabilitación.

La imagen

Uruguay 385 7 mo Of 703 (C1015 ABG) Te: 011- 5352-0020 fundacionamericas@gmail.com www.fundamericas.org.ar

Registro de propiedad industrial INPI N ro 2613568. Todos los derechos reservados por la Fundación de las Américas. Esta publicación no puede ser reproducida, ni en todo ni en parte, ni registrada en o transmitida por un sistema de recuperación de información, en ninguna forma ni por ningún medio, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, por fotocopia o por cualquier otro, sin el permiso previo y por escrito de esta Fundación de las Américas. Las notas firmadas reflejan la opinión de los autores sobre los temas tratados, sin que ello implique solidaridad de la revista con su contenido.

ISSN: 1669- 3833

El número

24.044

Es el número de la Ley Nacional (N° 24.044) de Control del Tabaco, promulgada recientemente. “Los argentinos estamos ganando calidad de vida, pero lo que es más importante, estamos generando mejores condiciones para el desarrollo saludable de las futuras generaciones”, dijo el Ministro de Salud, Juan Manzur, en el acto de promulgación.

hablemos

3


contenidos no 10 a decir

pasos

para que usted

ayude este verano

Marihuana: verdadero o falso

 Cocaína,

32

abuso y adicción

34

al alcohol y a las drogas

6

 Tratamientos para la drogadicción,

40

 Preguntas básicas sobre tratamientos contra adicciones 

0-800

42

Un canal de comunicación

necesario

4

hablemos

48


Sustancias

Tabaco

9 13 17 20 24

Bebidas Estimulantes

28

Pasta Base CocaĂ­na Extasis Marihuana

hablemos

5


10 pasos

para que usted

1)

Escuche a su hijo.

Sus hijos compartirán sus experiencias con usted sólo si demuestra estar escuchándolos atentamente y con interés.

2) 3)

Ayude a su hijo a sentirse bien consigo mismo.

5) hablemos

este verano

Hable con su hijo acerca de las drogas.

4)

6

ayude

Usted puede ayudar a cambiar en su hijo la idea que, para ser aceptado socialmente, debe fumar, beber o consumir drogas.

Su hijo se sentirá bien cuando usted reconozca sus logros. Fortalecerá su autoestima si, al equivocarse, usted objeta sus acciones y no su persona.

Ofrezca un buen ejemplo. Los hábitos y actitudes positivas que usted demuestre influirán en su hijo más que las palabras, incluyendo lo referido al consumo de alcohol y drogas.

Ayude a su hijo a desarrollar valores firmes y adecuados. Si sus hijos tienen principios y valores bien fundamentados sabrán cuándo y porqué decir NO al consumo de alcohol y de drogas.


a decir 6) 7)

no

Ayude a su hijo a enfrentar la presión de sus compañeros.

Los hijos que han aprendido a ser seguros de sí mismos y han sido educados en el respeto y la valoración propia, sabrán manejar las presiones del grupo.

Enséñele a su hijo a decir NO.

Es útil establecer reglas familiares precisas acerca del consumo de alcohol y drogas, y los perjuicios que provocan.

8)

Fomente actividades recreativas.

9)

Fomente los lazos con otros padres.

10)

al alcohol y a las drogas

Las actividades productivas ayudarán a combatir el aburrimiento de su hijo, evitando así el uso de alcohol, tabaco o drogas.

Únase a otros padres para intercambiar criterios acerca de estos temas, así podrá comparar y reforzar la conversación familiar al respecto.

Sepa qué hacer si sospecha de un problema. Aprenda a reconocer los signos asociados al consumo de alcohol, tabaco y drogas, para auxiliar a su hijo y apartarlo de estos hábitos. Busque ayuda.

hablemos

7


Sustancias

De quĂŠ hablamos cuando hablamos de Drogas 8

hablemos


Info

Pasta Base de cocaína (PBC)

Clasificación: estimulante Nombre populares: pasta base- paco- PCB Forma de consumirla: se fuma en pipas o en cigarrillos y se puede mezclar con tabaco u otras sustancias, también se mezcla con alcohol.

¿Qué es?

pasta base de cocaína La pasta base de cocaína (PBC) es extraída de las hojas de coca a través de un proceso de maceración y mezcla de sustancias altamente tóxicas para el cerebro. Tiene apariencia de polvo blancuzco o amarillento, dependiendo de la sustancia con la que ha sido mezclada. El sulfato de cocaína o PBC se fuma mezclado con tabaco (se conoce como “pecoso”), con marihuana, o directamente en pipas.

info

¿Qué es?

Efectos

Físicos

Sociales hablemos

9


La Pasta base en el organismo El hecho de que la PBC contenga el alcaloide más otros tóxicos, y sea altamente adictiva, la hace mucho más peligrosa para el organismo que la cocaína y otras drogas. Es sumamente adictiva, porque la sensación inicial de excitación y bienestar dura unos pocos minutos y es seguida rápidamente por angustia. Esta angustia es lo que empuja a seguir consumiéndola, por eso, popularmente a los consumidores de pasta base se les denomina “angustiados”. Dado el carácter extremadamente adictivo ocasiona dependencia física y psíquica, un consumidor de fin de semana puede fácilmente pasar a ser una persona adicta. Se calcula que el tiempo promedio necesario para que una persona cree dependencia a la PBC es de pocos meses.

Los efectos son: Sistema cardiovascular: produce taquicardia, hipertensión arterial. Sistema nervioso central: provoca euforia y rigidez muscular inicial, luego depresión, inseguridad y ansiedad. En dosis altas se ha observado una falta de coordinación, alucinaciones y psicosis. Las conductas de las personas adictas a la pasta base pueden ser agresivas y antisociales. Su uso crónico lleva a un déficit en la memoria, fuerte inhibición del apetito, desgano, agotamiento, alteración del juicio, paranoia y un fuerte deterioro psicológico y orgánico. Físicamente: los consumidores de pasta base suelen perder peso en forma rápida y presentan palidez. Su uso provoca fallas cardíacas, taquicardia, trastornos en el sueño; además de potenciar enfermedades nerviosas y otros efectos físicos, tales como vómitos, temblores, agitación y mareos.

10

hablemos


Los efectos psicológicos: sus efectos suelen dividirse en distintas etapas: la primera es de euforia, observándose una disminución de las inhibiciones, sensación de placer. Provoca cambios en los niveles de atención, hipervigilancia, hiperexcitabilidad, impresión de ser competente y capaz, aceleración y distorsión de los procesos del pensamiento. En la siguiente etapa, llamada de disforia o angustia, el sujeto bruscamente empieza a sentirse deprimido e inseguro, con un deseo incontenible de consumir, buscando los efectos de la primera etapa. Se produce tristeza, apatía e indiferencia sexual. En la tercera etapa, el sujeto empieza a consumir ininterrumpidamente para evitar los efectos de la segunda etapa angustiosa. Finalmente se cae en la etapa de psicosis o pérdida del contacto con la realidad. Las alucinaciones pueden ser visuales, cutáneas, auditivas u olfatorias. Las psicosis se presentan con agitación motora, ideas paranoides (sensación de persecución) y agresividad. Los episodios de psicosis pueden durar semanas o meses. Efectos sociales: la pasta base es una droga altamente adictiva, y debido a las alteraciones y efectos psicológicos inmediatos al consumo, las relaciones interpersonales se ven sumamente alteradas. Los altos niveles de angustia en los que se sume la persona, producto del consumo compulsivo, la llevan a realizar acciones desesperadas para conseguir la droga, involucrándose en problemas de orden familiar, social, laboral y judicial.

Droga ilegal ... Si crees que vos o tu amig@ pueden tener problemas con las drogas, podés dirigirte al SEDRONAR, Sarmiento 546 Capital Federal, o llamando al 0-800-222-1133 la línea anónima y gratuita las 24 hs, aunque sólo sea para salir de la duda.

hablemos

11


12

hablemos


Info

Cocaína Clasificación: estimulante Nombre populares: merca- línea- pelpa- papelblanca- raya- pala- mandanga- frula- toque. Forma de consumirla: por aspiración nasal o por inyección.

¿Qué es?  el clorhidrato de cocaína

La cocaína es un alcaloide extraído de la hoja de un arbusto llamado coca, originario de la región de los Andes sudamericanos. El clorhidrato es lo que comúnmente se llama cocaína. Es la forma casi exclusiva como llega a Europa y Estados Unidos. Es un polvo cristalino blanco, que se lo utiliza aspirándolo o vía intravenosa. El clorhidrato de cocaína posee adulterantes, entre ellos se utilizan talco, tiza, vidrio molido, cal, veneno para ratas, insecticidas, etc.

info

¿Qué es?

Cómo actúa

Adicción

Efectos hablemos

13


¿Cómo actúa la cocaína? La cocaína es una droga estimulante, consumida generalmente por inhalación. Su fácil absorción hace que llegue rápidamente al cerebro, provocando efectos a los pocos minutos. Su consumo ocasiona sensación de energía, vigor, alerta, rendimiento físico, pérdida del apetito, aceleración del corazón y aumento de la presión sanguínea. Sin embargo, esta sensación de potencia va acompañada de nerviosismo, aumento de la ansiedad, entre otros. Se consume habitualmente por vía nasal; unos pocos consumidores se inyectan, ya sea sola o mezclada con otras drogas.

Droga adictiva La cocaína es una droga adictiva, produce dependencia física y psíquica. La persona que la consume frecuentemente requiere de dosis cada vez más altas para provocar los mismos efectos deseados, y al dejar de consumir en forma abrupta, sufre síndrome de abstinencia; es decir, la persona experimenta una serie de alteraciones físicas y psicológicas (fatiga, depresión, ansiedad, alteraciones del apetito, irritabilidad, deseo incontrolable de consumir).

Efectos en el organismo Sistema cardiovascular. aumento del ritmo cardíaco y presión sanguínea. En dosis altas puede producir arritmias e infarto.

14

hablemos


Sistema nervioso central: euforia, estado de ánimo expansivo. Alteraciones del sueño y apetito. Impulsividad, ansiedad y agresividad. Su uso puede producir alucinaciones, paranoia e incluso psicosis (alteración del juicio) y hemorragias cerebrales. Mucosa nasal: perforación del tabique nasal (por destrucción de la mucosa nasal, sangrado de la nariz). Sistema respiratorio: irritación de las vías respiratorias, y facilita las infecciones. Debido a las características toxicológicas, la cocaína, puede producir muerte por sobredosis. Durante el embarazo el consumo de esta droga afecta seriamente al desarrollo fetal.

La mezcla de cocaína con alcohol es altamente riesgosa y puede ser mortal.

Droga ilegal ... Si crees que vos o tu amig@ pueden tener problemas con las drogas, podés dirigirte a la SEDRONAR Sarmiento 546 Capital Federal, o llamando al 0-800-222-1133 la línea anónima y gratuita las 24 hs, aunque sólo sea para salir de la duda.

hablemos

15


16

hablemos


Extasis

Info

 

Clasificación: estimulante-alucinógeno-droga de síntesis Nombre popular: éxtasis-ectasy-Eva-Adán-xtc-bicho-etc. Forma de consumirlo: se ingiere por vía oral.

¿Qué es? el éxtasis

El éxtasis o MDMA (metilendioximetanfetamina) se denomina droga de síntesis, debido a que se sintetiza en laboratorios clandestinos. Químicamente está emparentado con las anfetaminas pero sus efectos son más peligrosos. Generalmente se comercializa en forma de tabletas o cápsulas de colores y con diseños llamativos, como marcas de autos o dibujos animados. Su consumo se asocia principalmente a discotecas y fiestas. El MDMA actúa sobre el sistema nervioso central, alterando la función mental. En un primer momento el consumidor se siente alerta, aumenta la capacidad de percepción de los sentidos y de relacionarse con los demás. Sin embargo, también puede producir serios trastornos y eventualmente la muerte. Sus efectos se agravan si se combina con alcohol u otras drogas. Esta droga es ilegal. Su composición es variable y la mayor parte de las veces se desconocen sus verdaderos compo nentes. No se sabe lo que se está consumiendo. info

¿Qué es?

Cómo actúa Cuánto dura Qué efectos hablemos

17


¿Cómo actúa? El éxtasis aumenta la disponibilidad de serotonina en el cerebro, neurotransmisor que regula funciones como el humor, la emoción, el aprendizaje, la memoria y el sueño, entre otros. Por eso, consumirlo produce euforia y desinhibe. Los efectos del éxtasis están directamente relacionados con la cantidad ingerida y con las características físicas y psíquicas de cada persona. Quienes la consumen pueden bailar largamente sin parar, pero el éxtasis también actúa sobre el hipotálamo, centro que regula la temperatura del cuerpo. La fiebre, sumada al calor causado por la intensa actividad física puede producir una violenta deshidratación, que se conoce como “golpe de calor”. Los riesgos aumentan cuando se combina con alcohol, porque este estimula la producción de orina (diurético). Su consumo se hace más riesgoso si se padece de hipertensión, problemas del corazón, epilepsia, asma, o si se está embarazada o tomando antidepresivos.

¿Cuánto dura?

Las tabletas o cápsulas de éxtasis pueden tener entre 50 y 100 miligramos de MDMA, pero esto es muy relativo ya que su producción se realiza en laboratorios clandestinos. Sus efectos se prolongan por 4 ó 5 horas.

¿Qué efectos provoca consumir extasis?

Efectos buscados: entre los efectos que el éxtasis provoca y que desea obtener quien lo consume están: -Energía, euforia, potencia, placer (todos ellos transitorios). -Mayor tolerancia a la fatiga. 18

hablemos


Efectos de alto riesgo: Físicos: en dosis moderadas, aumenta la frecuencia cardíaca, respiratoria y la tensión arterial; sube peligrosamente la temperatura corporal; se produce sequedad en la boca; se pierde el apetito. En dosis altas, produce náuseas, vómitos, temblores, hiperactividad motora, escalofríos y deshidratación severa; pueden experimentarse problemas cardíacos, taquicardias, arritmias, hasta el infarto; incluso una posible insuficiencia renal aguda, problemas que podrían causar la muerte. Psicológicos: pueden crear una fuerte dependencia emocional o psíquica. Fuentes médicas indican que si se consume habitualmente produce síndrome de abstinencia, lo que se traduce en fatiga y trastornos del sueño. Disminución de la autoconciencia. Además de ansiedad, en algunos casos puede gatillar severos ataques de pánico, psicosis y paranoia. Reaparición de estos episodios aún después de haber abandonado el consumo.

Droga ilegal ... Si crees que vos o tu amig@ pueden tener problemas con las drogas, podés dirigirte a la SEDRONAR Sarmiento 546 Capital Federal, o llamando al 0-800-222-1133 la línea anónima y gratuita las 24 hs, aunque sólo sea para salir de la duda.

Atención No hay droga ni dosis segura. Y como ves, el éxtasis es una droga peligrosa. De hecho, si se mezcla con alcohol puede llegar a ser fatal.

hablemos

19


20

hablemos


Info

 Marihuana 

Clasificación: Depresor- alucinógeno. Nombre científico: Cannabis Sativa. Nombre populares: marihuana-hierba-porro-faso-velachurro-aguja-tuca-seca-yerba-rama. Forma de consumirla: Se fuma o se come.

¿Qué es? la marihuana

Marihuana es el nombre común por el cual se conoce a la droga obtenida de la planta Cannabis Sativa. Su principal componente es el THC (tetrahidrocannabinol), que tiene efectos en la mente (psicoactivo). El “porro” o cigarrillo de marihuana se hace de las partículas secas de la planta. La cantidad de THC es la que determina los efectos. En la actualidad, la marihuana que se consume es 10 veces más potente y tóxica que la que se usaba a principios de los años 70´. Este tipo de marihuana produce daños anexos en el organismo.

info

¿Qué es?

El THC

Síntomas

Efectos hablemos

21


El THC

cuando entra al cuerpo

Cuando la marihuana se fuma pasa al torrente sanguíneo. Ya en la sangre, el THC es absorbido por la mayor parte de los tejido y órganos del cuerpo, especialmente por las células adiposas y órganos como el cerebro. Los efectos de la marihuana alcanzan su punto más alto luego de 10 a 30 minutos de haberla consumido y dura entre 2 y 8 horas dependiendo de la cantidad de THC. Las sustancias químicas de un cigarrillo de marihuana tardan entre una semana a un mes para que sean eliminadas del cuerpo. Mientras más marihuana se fuma, más THC se acumula en las células, y el cuerpo permanece intoxicado. Cuando una persona que usa crónicamente marihuana deja de utilizarla, requiere cerca de tres meses para que el cuerpo elimine la acumulación de THC. La marihuana posee potencial adictivo tanto físico como psíquico. Se ha observado que su uso habitual provoca frecuentemente la necesidad de consumirla para conseguir las mismas sensaciones. Esto se denomina “Dependencia psíquica”.

Señales y síntomas tras su consumo

*En las primeras etapas del consumo de marihuana se puede percibir sensaciones placenteras. *Hablar en voz alta y risa compulsiva. *Perder el hilo de la conversación. *Sentido distorsionado del tiempo. *Disminución de la capacidad en el trabajo o en la escuela. *Falta de motivación. *Somnolencia o estupor.

Droga ilegal

22

hablemos


Efectos físicos y psiquicos que produce el THC

Aún en dosis bajas, los efectos inmediatos de la marihuana en el cuerpo son: la aceleración de los latidos del corazón, “ojos rojos”, la boca y la garganta secas. El consumo de marihuana puede disminuir la memoria y reducir la habilidad para ejecutar actividades que requieran concentración, retarda los reflejos, por ello es que aumenta el riesgo de accidentes. Además, la marihuana puede provocar confusión, letargo y percepción alterada de la realidad. Su consumo frecuente produce alteraciones en la memoria a corto plazo, la capacidad de razonamiento, atención y aprendizaje, y provocar un adormecimiento de los sentidos y de la capacidad de reacción. En algunos casos puede llegar a producir lo que se llama el “síndrome amotivacional”, caracterizado por una falta de interés en los proyectos y relaciones personales. También son frecuentes los episodios psicóticos con ideas persecutorias y ataques de pánico.

Posibles consecuencias... si hay abuso de marihuana

Sistema nervioso central: provoca alteraciones en la percepción, disminuye la coordinación motora, altera el razonamiento y pensamiento lógico. Incluso se han descrito casos de alteración del juicio y alucinaciones. Sistema reproductor: su uso crónico puede provocar alteración de las hormonas sexuales (disminuyendo la cantidad de espermatozoides en el hombre y alterando el ciclo menstrual en las mujeres) y alteraciones de la fertilidad. Sistema respiratorio: al ser fumada, la marihuana provoca los mismos efectos que el cigarrillo sobre los pulmones, es decir, irritación, y mayor probabilidad de infecciones respiratorias (neumonía, efisema, bronquitis crónica). La marihuana tiende a ser más cancerígena que el tabaco, y a diferencia de la nicotina, es neurotóxica. Sistema cardiovascular: aumenta el ritmo cardíaco y altera la presión arterial. hablemos

23


24

hablemos


Info

Tabaco  

“Dejar de fumar es la decisión más importante que puede tomar un fumador a lo largo de su vida, en materia de salud”. OMS

NO HAY UNA SOLA DROGA. ABUSAR DE CUALQUIERA DE ELLAS ES TÓXICO. Existen muchos tipos de drogas. Pueden ser: • Legales o aceptadas socialmente: tabaco, medicamentos, alcohol.Recordemos que las drogas legales también pueden provocar adicción. • Ilegales o prohibidas: cocaína, marihuana, éxtasis, etc.

info

Legal-ilegal tabaquismo

derechos

riesgos hablemos

25


Si usted deja de fumar... • Sentirá un mejor sabor en la boca. • Recuperará el olfato. • Se sentirá más ágil. • Respirará más fácilmente. • Estará respetando el derecho al aire puro de quienes lo rodean. • Se habrá liberado de los gastos y tiempo del consumo del tabaco. • Habrá reducido notablemente el riesgo de padecer enfermedades graves. • Será un buen ejemplo para los suyos (y esto es transmisible)

¿Qué es el tabaquismo? Hasta hace unos años se pensaba que fumar era un hábito, pero en la actualidad está científicamente comprobado que el acto de fumar, inicialmente una “elección libre”, en pocos meses se convierte en una adicción. Como el tabaco es una droga socialmente aceptada, muchas veces no se considera al tabaquismo como problema. El fumador desarrolla una dependencia física y psíquica a la nicotina y necesita consumirla regularmente.

¿Por qué no fumar? *Los fumadores corren más riesgo de morir tempranamente que las personas que no fuman. *La salud de los fumadores, especialmente si se iniciaron durante la adolescencia, comienza a resentirse a partir de los 30 años. *Los hijos de los fumadores son más propensos a contraer enfermedades y es más probable que se conviertan ellos mismos en

26

hablemos


fumadores, siguiendo el ejemplo de sus padres. *Las embarazadas que fuman tienen bebés de menos peso y tamaño, con más probabilidades de sufrir defectos congénitos y otras enfermedades graves.

Todos tenemos derecho a respirar aire puro Existen muchas personas que, a pesar de haber escogido no fumar, se ven obligados a respirar humo producido por los fumadores que se hallan en la misma habitación o local y se convierten en “fumadores pasivos”. Al cabo de una hora de estar en un local donde se esté fumando, un “fumador pasivo” puede llegar a inhalar una cantidad de humo equivalente al consumo de entre uno y tres cigarrillos. “Cada niño tiene derecho a crecer sin tabaco” Recomendación de la Organización Mundial de la Salud.

Riesgos que se pueden evitar Algunas enfermedades, como el asma o la hipertensión, son agravadas por el humo del tabaco. Niños, embarazadas, ancianos y enfermos no pueden vivir en ambientes contaminados. También las personas sanas que permanecen en ambientes contaminados pueden padecer irritación en los ojos, garganta y nariz,

dolor de cabeza y tos, y además tienen mayor probabilidad de contraer cáncer.

hablemos

27


28

hablemos


Info

 

Bebidas Estimulantes Clasificación: estimulantes Nombres populares: Speed-Red Bull-Rocket Fuel- X4Energy. Forma de consumirlas: se beben

Qué son ¿ ? las bebidas energizantes

Las llamadas bebidas energizantes llegaron al país en 1999, y a lo largo de la última década se sumaron al mercado alrededor de una decena de marcas con similares características: todas exaltan la energía, el vigor y la fuerza. “Pero en lugar de consumirse para actividades deportivas, los chicos las consumen mezcladas con alcohol en las discos para prolongar la nocturnidad”. No es una bebida gaseosa, como se está instalando. Más que un suplemento dietario es un suplemento de alcohol. Se la utiliza como saborizante de las bebidas destiladas como el vodka y la ginebra.

info

¿Qué son?

Organismo Componentes

Efectos hablemos

29


Las bebidas energizantes en el organismo Las bebidas energizantes anulan las señales de alarma que da el cuerpo con relación al cansancio, al sueño, que son sensaciones naturales que necesitamos para saber cuándo hay que parar y buscar el descanso, por eso aumenta el riesgo de infarto y de trastornos cardiológicos. El corazón no da más, pero las señales que nos da el cuerpo no las percibimos porque estamos bajo la influencia de estas bebidas. La mezcla de bebidas energizantes con alcohol es una amenaza para el organismo, ya que puede desencadenar en acidez, insomnio, hipertensión, hipoglucemia, calambres, dolores musculares, convulsiones, arritmias u otros males cardíacos y hasta muerte súbita. Además, cuando se mezclan, los energizantes retardan el efecto depresor del alcohol, con la consecuencia de que los chicos terminan consumiendo más bebidas alcohólicas. El riesgo no sólo reside en su toxicidad farmacológica, ya que este producto, combinado con el alcohol o con anfetaminas, puede afectar el sistema cardiovascular.

Sus componentes Los ingredientes fundamentales de estas bebidas son: Taurina, Cafeína, Vitaminas, Carbohidratos y Glucuronolactona La taurina. es un aminoácido esencial, que el cuerpo humano fabrica. En momentos de tensión física extrema, el cuerpo no produce la cantidad necesaria de ese elemento, por lo que (según los fabricantes de las bebidas) se

30

hablemos


producen rendimientos deficientes. Una lata de energizante posee una cantidad de cafeína similar a una taza de café (250 ml), esta cantidad está aceptada por la FDA de Estados Unidos. La Organización Mundial de la Salud ha sugerido que estos productos deberían denominarse “bebidas estimulantes”, debido a su composición y a los efectos que producen en el organismo. Las bebidas energéticas pueden tener los mismos efectos de contraindicación que ciertos medicamentos. Sólo porque en la etiqueta diga que su contenido es natural, no significa que no puedan causar daño. Los estudiantes son los primeros consumidores de estos estos líquidos, los toman en grandes cantidades, porque piensan, erróneamente, que con ellas restauran energías.

Mezclar bebidas energizantes con alcohol es lo mismo que conducir un auto a 120 Km./h con el freno de mano puesto. Una bebida te deprime y otra te excita. hablemos

31


Test

Marihuana: verdadero o falso

Afirmación: La marihuana no hace daño permanente al organismo ¿Verdadero o falso? FALSO. Algunos de los efectos de la marihuana pueden ser permanentes. El humo de la marihuana contiene monóxido de carbono y alquitrán, y produce el mismo tipo de problemas que fumar cigarrillos. Por ej., puede incidir en nuestra respiración. Y los científicos piensan que, al igual que los cigarrillos, fumar marihuana regularmente por muchos años puede causar cierto tipo de cáncer. Afirmación: La marihuana altera la memoria en el corto plazo así como el sentido del tiempo, también reduce la habilidad de realizar tareas que requieren concentración, reacciones rápidas y coordinación (para conducir). ¿Verdadero o falso? VERDADERO

Afirmación: La marihuana es una planta natural. ¿Verdadero o falso? FALSO. La marihuana de que se dispone hoy es diez veces más potente que la marihuana de que se disponía en 1975 y contiene químicos para aumentar su efecto. Esta potencia aumenta los daños del uso regular de marihuana, y agrega otros efectos dañinos, producto del benceno, kerosene, y otros químicos que usan los traficantes para prensarla y contrabandearla mejor. Aun cuando la marihuana se extrae de una planta llamada Cannabis Sativa, ésta contiene más de 400 químicos entre los cuales se encuentra el llamado THC, componente alucinógeno (desorganiza el cerebro produciendo alucinaciones). La cantidad de THC varía según el tipo de planta, el clima y la calidad de la tierra. Actualmente el

32

hablemos

THC que contiene la marihuana es mucho más poderoso. Afirmación: La marihuana no produce problemas por fumarla. ¿Verdadero o falso? FALSO. La marihuana produce dependencia, es decir, la persona que la consume frecuentemente necesita la droga para sentir, funcionar o realizar ciertas actividades. Produce dificultades en la capacidad de aprendizaje y concentración, alteraciones de la memoria, alteración del ánimo provocando el llamado «síndrome amotivacional», que consiste en que la persona va quedando en un estado de desinterés generalizado por todas aquellas cosas, intereses, relaciones o proyectos futuros; bronquitis crónica, alteración de las hormonas sexuales (puede provocar disminución de la cantidad y movilidad de los espermatozoides en el hombre, y altera el ciclo menstrual en la mujer). Afirmación: La marihuana no afecta el corazón. ¿Verdadero o falso? FALSO. La marihuana puede acelerar el ritmo cardiaco hasta en un 50% de su ritmo normal, y puede causar dolor en el pecho en individuos que tienen mala circulación. Afirmación: La marihuana no afecta los pulmones. ¿Verdadero o falso? FALSO. La marihuana afecta los pulmones porque el fumador la inhala y retiene en sus pulmones tanto como le sea posible, conteniendo el monóxido de carbono y alquitrán. Esto inflama los pulmones y produce más riesgo de contraer enfermedades como la neumonía, bronquitis crónica, etc.


Con un sencillo esquema de verdadero-falso, el Consejo Nacional para el Control de Estupefacientes de Chile, desmitifican muchas de las afirmaciones que sin ningún sustento científico se realizan sobre la marihuana, y plantea claramente los riesgos del consumo de esta sustancia. Este material se encuentra incluido en un excelente trabajo realizado por la institución denominado Prevenir en familia, y que se puede descargar gratuitamente desde la web www.conace.cl.

Afirmación: Mientras más joven se comience a consumir marihuana,más probabilidades hay de que se convierta en dependiente o adicto cuando más grande. ¿Verdadero o falso? VERDADERO Afirmación: La mayor parte de los jóvenes consume marihuana. ¿Verdadero o falso? FALSO. El estudio de escolares realizado por CONACE demuestra que un 15% de los jóvenes entre 13 y 18 años ha consumido marihuana en el último año. (Estudio Nacional de Drogas en la Población Escolar en Chile, 2001. CONACE, 2002). Es la droga ilegal más consumida en Chile. Afirmación: La marihuana relaja tu cuerpo. ¿Verdadero o falso? FALSO La marihuana, al igual que el alcohol, tiene efectos de depresor sobre el organismo (o sea, que enlentece el cuerpo, da sueño), además que es un alucinógeno. En este caso, el organismo se «deprime» en respuesta a la droga, es decir, disminuye el nivel de funcionamiento normal del sistema nervioso central, pero una vez que se termina el efecto, el organismo debe retomar su funcionamiento normal, para lo que requiere un esfuerzo extra. Más que relajar,deprime o enlentece provocando desinterés general por las cosas («síndrome amotivacional») y por otra parte, produce alucinaciones de los sentidos (se imaginan cosas, o se exageran otras).

Afirmación: La marihuana es una droga blanda (que no produce dependencia) ¿Verdadero o falso? FALSO. No existe el concepto de droga blanda o dura, ya que se ha comprobado que todas las drogas producen dependencia de alguna manera, cuando se consumen frecuentemente algunas, o pocas veces otras. La marihuana produce dependencia, tolerancia (se necesitan dosis cada vez más grandes para lograr los efectos iniciales) síndrome de abstinencia (síntomas físicos y psicológicos desagradables producto de la falta de droga en el organismo) y consecuencias dañinas para la salud (pulmones, cerebro, corazón, etc). Afirmación: La marihuana ayuda a concentrarse. ¿Verdadero o falso? FALSO. La marihuana produce un estado de desorganización del cerebro, con alteración de los sentidos (generalmente maximiza el gusto, olfato y tacto) y altera la memoria a corto plazo, ya que es un desorganizador del sistema nervioso central. Por lo tanto, lo que se aprenda bajo el efecto de la marihuana costará retenerlo o reproducirlo posteriormente. Se ha comprobado que la marihuana afecta las células cerebrales especialmente del lóbulo frontal, que se relacionan con el razonamiento lógico-abstracto, las motivaciones o intereses de vida.

hablemos

33


Prevención

Cocaína, abuso y adicción En este artículo del National Institute on Drug Abuse, de los Estados Unidos, se responden todas las dudas acerca de la cocaína, una sustancia psicoactiva que afecta gravemente a mucha gente. ¿Qué es la cocaína? La cocaína es un estimulante extremadamente adictivo que afecta directamente al cerebro. La cocaína ha sido llamada la droga de los años ochenta y noventa por su gran popularidad y uso extendido en esas décadas. Sin embargo, no es una droga nueva. En realidad, la cocaína es una de las drogas que se conoce desde hace más tiempo. Las hojas de la coca, de donde se obtiene la cocaína, se han ingerido por miles de años, mientras que la sustancia química pura, el clorhidrato de cocaína, se ha consumido por más de 100 años. A principios del siglo XX, por ejemplo, la cocaína purificada se convirtió en el principio activo básico que se empleaba en la mayoría de los tónicos y elíxires creados para tratar una gran variedad de enfermedades. La cocaína pura era extraída originalmente de la hoja del arbusto de la coca del género Erythroxylum, que crecía principalmente en Perú y Bolivia. En la década de los noventa, y después de varios esfuerzos para reducir el cultivo en esos países, Colombia se convirtió en el país con mayor cultivo de coca. Hoy en día, la cocaína es una droga clasificada bajo la Lista II (“Schedule II”) de la Ley sobre Sustancias Controladas, lo que significa que se considera que tiene un gran potencial para ser abusada, pero que puede

34

hablemos

ser administrada por un doctor para usos médicos legítimos, por ejemplo, como anestesia local en ciertos tipos de cirugías de los ojos, oídos y garganta. La cocaína usualmente se vende en la calle en forma de un polvo blanco, fino y cristalino que se conoce en español como “coca”, “nieve”, “dama blanca” o “talco”. Algunos de sus nombres en inglés son “coke”, “C”, “snow”, “f lake” y “blow”. Los traficantes generalmente mezclan la cocaína con otras sustancias inertes, tales como la maicena, el talco o el azúcar; o con ciertas drogas activas como la procaína (una anestesia local de composición química parecida) u otros estimulantes, como las anfetaminas. Algunos consumidores combinan la cocaína con la heroína en lo que suelen llamar un “speedball” (en español también se conoce como “revuelto”, “rebujo”, “francés” o “café con leche”). Hay dos formas químicas de la cocaína que suelen consumirse: la sal de clorhidrato (que es soluble en agua) y los cristales de cocaína o base, conocida en inglés como “freebase” (que no son solubles en agua). La sal de clorhidrato, o la forma en polvo de la cocaína, se consume de forma inyectada o inhalada (“snorting”). Los cristales de cocaína o freebase han sido procesados


con amoniaco o bicarbonato sódico y agua y luego calentados para eliminar el clorhidrato y producir una sustancia que se puede fumar. El término “crack”, el nombre de la calle para los cristales o base de cocaína, se refiere al sonido crujiente que se oye al fumar esta mezcla. ¿Cómo se consume la cocaína? Las principales vías de administración de la cocaína son oral, nasal, intravenosa y pulmonar. La forma de administración nasal, conocida como “esnifar” o “snorting”, es el proceso de inhalar la cocaína en polvo por la nariz, de donde pasa directamente a la sangre a través de las membranas nasales. También se puede aplicar la droga directamente sobre las mucosas. La inyección o la administración intravenosa transporta la droga directamente a la sangre aumentando así la intensidad de su efecto. Al fumar, se inhala el vapor o el humo de la cocaína a los pulmones, donde la sangre lo absorbe a la misma velocidad que cuando se inyecta. El efecto eufórico resultante es casi inmediato, y es la razón por la cual la popularidad del crack aumentó enormemente a mediados de los años ochenta. El consumo de cocaína puede ir desde su uso ocasional a un consumo repetido o compulsivo, con una variedad de patrones entr e estos dos extremos. Fuera de su uso para fines médicos, no existe una manera segura de consumir cocaína. Cualquier método de consumo puede causar la absorción de cantidades tóxicas de la droga, con la posibilidad de que ocurra una emergencia aguda de tipo cardiovascular o cerebrovascular y convulsiones, cualquiera de las cuales puede ocasionar la muerte súbita. ¿Cómo produce sus efectos la cocaína? Las investigaciones han permitido lograr un entendimiento claro sobre cómo la cocaína produce sus efectos placenteros y la razón por la cual es tan adictiva. Los

científicos han descubierto regiones del cerebro que se excitan por todo tipo de estímulos gratificantes, tales como la comida, el sexo y muchas de las drogas de abuso. Uno de los sistemas neuronales que parece ser más afectado por la cocaína se origina en una región del cerebro medio llamada el área ventral del tegmento (AVT). Las fibras nerviosas originadas en el AVT se extienden a la región del cerebro conocida como núcleo accumbens, una de las áreas clave del cerebro involucrada en la gratificación. Los estudios en animales han demostrado que la gratificación aumenta los niveles de una sustancia química en el cerebro (o neurotransmisor) llamada dopamina, acrecentando así la actividad neuronal en el núcleo accumbens. En el proceso normal de comunicación, una neurona libera dopamina en la sinapsis (el pequeño espacio entre dos neuronas). Allí la dopamina se une a proteínas especializadas (llamadas receptores de dopamina) en la neurona adyacente, enviando así una señal a la misma. Una vez enviada la señal, la dopamina es eliminada de la sinapsis y es reciclada para volver a usarse en el futuro. Las drogas de abuso pueden interferir con este proceso de comunicación normal. Por ejemplo, los científicos han descubierto que la cocaína actúa bloqueando la eliminación de la dopamina de la sinapsis, lo que resulta en una acumulación de dopamina y una amplificación de la señal a las neuronas receptoras. Esto es lo que causa la euforia inicial que suelen reportar los cocainómanos. ¿Cuáles son los efectos a corto plazo del uso de la cocaína? Los efectos de la cocaína se presentan casi inmediatamente después de una sola dosis y desaparecen en cuestión de minutos o dentro de una hora. Los que consumen cocaína en cantidades pequeñas generalmente se sienten eufóricos, energéticos, conversadores y mentalmente alertas, particularmente con relación a las sensaciones

visuales, auditivas y del tacto. La cocaína también puede disminuir temporalmente el apetito y la necesidad de dormir. Algunos consumidores sienten que la droga les ayuda a realizar más rápido algunas tareas simples, tanto físicas como intelectuales, mientras que a otros les produce el efecto contrario. La forma en que se administra la cocaína determina el tiempo que dura el efecto inmediato de euforia. Mientras más rápida es la absorción, más intenso es el “high” o euforia que resulta; pero al mismo tiempo, cuanto más rápida es la absorción, menor es la duración del efecto de la droga. El “high” que se produce al inhalar la droga se demora en llegar pero puede durar de 15 a 30 minutos. En contraste, los efectos que se obtienen fumando la cocaína pueden durar de 5 a 10 minutos. Los efectos fisiológicos a corto plazo que resultan del consumo de cocaína incluyen contracción de los vasos sanguíneos, dilatación de las pupilas y aumentos en la temperatura corporal, la frecuencia cardiaca y la presión arterial. Si se usan cantidades mayores se puede intensificar el “high” del usuario, pero también puede llevar a un comportamiento más extravagante, errático y violento. Algunas personas que consumen cocaína han reportado desasosiego, irritabilidad y ansiedad. También pueden tener temblores, vértigos, espasmos musculares o paranoia. Además, puede haber graves complicaciones médicas asociadas con el abuso de la cocaína. Entre las complicaciones más frecuentes se encuentran algunos efectos cardiovasculares como alteraciones en el ritmo cardíaco y ataques al corazón; algunos efectos neurológicos incluyendo ataques cerebrovasculares, convulsiones, dolores de cabeza y hasta coma; y complicaciones gastrointestinales, como dolor abdominal y náusea. En raras ocasiones, puede ocurrir la muerte súbita la primera vez que se prueba la cocaína o de forma inesperada al consumirla subsiguientemente. Las muertes ocasionadas

hablemos

35


Prevención

por la cocaína suelen ser el resultado de un paro cardíaco o de convulsiones seguidas por un paro respiratorio. Las investigaciones también han demostrado que existe una interacción potencialmente peligrosa entre la cocaína y el alcohol. De hecho, de las muertes ocasionadas por la combinación de dos drogas, las que ocurren más comúnmente son las ocasionadas por la combinación de la cocaína con el alcohol. ¿Cuáles son los efectos de largo plazo del consumo de cocaína? Ya que la cocaína es una droga extremadamente adictiva, es muy difícil que una persona que la pruebe pueda predecir o controlar hasta dónde continuará deseándola o consumiéndola. Asimismo, si la persona se vuelve adicta, el riesgo de recaídas es alto aún después de periodos largos de abstinencia. De acuerdo con algunos estudios recientes, durante periodos de abstinencia del uso de cocaína, el recuerdo de la euforia asociado con su uso, o solamente una referencia a la droga, puede disparar un deseo incontrolable de consumirla y terminar en una recaída. Al ser expuesto repetidamente a la cocaína, el cerebro comienza a adaptarse a

36

hablemos

la misma y la vía de gratificación se vuelve menos sensible a los refuerzos naturales y a la droga en sí. El consumidor puede desarrollar tolerancia, lo que significa que necesitará una dosis cada vez mayor de la droga o que deberá consumirla con más frecuencia para obtener el mismo placer que cuando recién comenzó a usarla. Al mismo tiempo, los consumidores también se pueden volver más sensibles (sensibilización) a la ansiedad, las convulsiones u otros efectos tóxicos de la cocaína. La cocaína se suele consumir repetidamente y en dosis cada vez mayores (en “binges”), lo que puede conducir a un estado de irritabilidad, inquietud y paranoia e incluso puede causar un episodio total de psicosis paranoica en el que se pierde el sentido de la realidad y se sufre de alucinaciones auditivas. Al aumentar la dosis o la frecuencia del consumo, también aumenta el riesgo de sufrir efectos psicológicos o fisiológicos adversos. Las reacciones adversas que resultan del consumo de cocaína varían dependiendo de cómo se administra. Por ejemplo, la inhalación regular puede causar una pérdida del sentido del olfato, hemorragias nasales, problemas al tragar, ronquera y una irritación general del tabique nasal, lo que puede producir una condición crónica de irritación y salida de secreción por la nariz. Cuando se ingiere, la cocaína puede causar gangrena grave en los intestinos porque reduce el flujo sanguíneo. Además, las personas que la inyectan tienen marcas de pinchazos y trayectos venenosos conocidos como “tracks”, usual-

mente en los antebrazos. Los usuarios intravenosos también pueden experimentar reacciones alérgicas, ya sea a la droga o a algunos de los aditivos que se agregan a la cocaína en la calle y, en los casos más severos, estas reacciones pueden provocar la muerte. El uso crónico causa pérdida del apetito haciendo que muchos consumidores tengan una pérdida significativa de peso y sufran de malnutrición. ¿Los cocainómanos corren peligro de contraer el VIH/SIDA y la hepatitis? Sí, las personas que abusan de la cocaína tienen mayor riesgo de contraer enfermedades infecciosas, como la del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) causado por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), además de la hepatitis viral. Este riesgo resulta no sólo por compartir jeringuillas y otros objetos (“parafernalia”) contaminados, usados por los usuarios que se inyectan, sino también por el hecho de participar en comportamientos de riesgo como resultado de estar drogados. Las investigaciones han demostrado que el consumo de drogas también puede interferir con el buen juicio y la toma de decisiones, potencialmente llevando a los consumidores a tener relaciones sexuales de riesgo, a compartir jeringuillas y otros instrumentos para inyectarse, y a intercambiar el sexo por drogas (tanto los hombres como las mujeres). De hecho, algunos estudios han demostrado que entre los toxicómanos, aquellos que no se inyectan drogas están contrayendo el VIH al mismo ritmo que los que sí se las inyectan, destacando aún más el papel de la transmisión sexual del VIH en este segmento de la población. La infección por el virus de la hepatitis C (VHC) también se ha extendido rápidamente entre los consumidores de drogas inyectables. A los dos años de haber iniciado el uso de drogas inyectables, casi el 50 por ciento ha sido expuesto al virus, y entre los que se vienen inyectando por más


de dos años, las tasas de infección son de entre el 40 y el 98 por ciento. A pesar de que el tratamiento para la infección por el VHC no sea eficaz en todos los casos y pueda tener efectos secundarios significativos, es fundamental que las personas infectadas obtengan seguimiento médico. No existe aún una vacuna para el VHC y éste es altamente transmisible a través de la inyección, por lo que se recomienda la prueba para el VHC a las personas que alguna vez se hayan inyectado alguna droga ilícita. ¿Cuáles son las consecuencias del consumo de cocaína en las mujeres embarazadas? Se desconoce la totalidad de los efectos de la exposición prenatal de la cocaína en los niños, pero hay muchos estudios científicos que demuestran que los bebés cuyas madres abusaron de la cocaína durante el embarazo a menudo nacen prematuramente y con menor peso, talla y circunferencia de la cabeza en comparación con los bebés que nacen de madres que no consumen cocaína. No obstante, es difícil calcular el impacto total de las consecuencias del consumo materno de la droga y determinar el peligro específico sobre el feto. Hay muchos factores que contribuyen a la dificultad para determinar el impacto directo materno e infantil (tanto antes como después de nacer) del consumo de cocaína durante el periodo de gestación, los cuales son característicamente difíciles de medir. Algunos de estos factores son: la cantidad y el número total de drogas que abusó la madre (incluyendo la nicotina), los cuidados prenatales recibidos, la posible negligencia o abuso al niño, la exposición a la violencia, las condiciones socioeconómicas, el estado de nutrición materna, otros problemas de salud y la posibilidad de que la madre haya sido expuesta a enfermedades de transmisión sexual. Muchos recordarán que los “bebés

crack”, es decir, los bebés que nacen de madres que usaron “crack” durante el embarazo, habían sido declarados por muchos como una generación perdida. Se presagiaba que esa generación iba a sufrir daños graves e irreversibles, incluyendo una disminución en la inteligencia y en las habilidades sociales. Más tarde se determinó que esto había sido una gran exageración. Sin embargo, el hecho de que la mayoría de estos niños parecen normales no se debe interpretar como una señal de que no hay razón para alarmarse. Con el uso de tecnologías avanzadas, los científicos están descubriendo que cuando el feto es expuesto a la cocaína durante el periodo de desarrollo, se pueden producir cambios pequeños, pero muy importantes para el futuro en algunos de estos niños, incluyendo carencias en algunos aspectos del rendimiento cognitivo, del procesamiento de información y en la atención a sus tareas, las que constituyen habilidades importantes para que el niño logre realizar todo su potencial. ¿Qué tratamientos se consideran eficaces para los cocainómanos? En el 2006, la cocaína representaba alrededor del 14 por ciento de todas las admisiones a los programas de tratamiento para

el abuso de drogas. La mayoría de las personas (el 71 por ciento en el 2006) que buscan tratamiento para el abuso de cocaína fuman crack y lo más probable es que sean politoxicómanos, es decir, que consumen más de una droga o sustancia. El abuso de la cocaína se ha expandido de tal manera que ha suscitado grandes esfuerzos para desarrollar programas de tratamiento para los cocainómanos. Como ocurre con cualquier drogadicción, la adicción a la cocaína es una enfermedad compleja que involucra cambios biológicos en el cerebro, así como innumerables problemas sociales, familiares y del entorno del adicto. Por lo tanto, el tratamiento de la adicción a la cocaína debe ser integral y las estrategias deben evaluar los aspectos neurobiológicos, sociales y médicos del uso indebido de la droga por parte del paciente. Además, los pacientes que tienen numerosas adicciones a menudo tienen otros trastornos mentales concurrentes que requieren intervenciones conductuales o farmacológicas adicionales. Enfoques farmacológicos En la actualidad no hay un medica-

hablemos

37


Prevención

mento aprobado por la Administración de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos que sirva para tratar la adicción a la cocaína. Por lo tanto, el NIDA está trabajando intensamente para identificar y probar nuevos medicamentos que sean seguros y eficaces para tratar este tipo de drogodependencia. Varios medicamentos comercializados para el tratamiento de otras enfermedades (por ejemplo, baclofeno, modafinilo, tiagabina, disulfiram y topiramato) muestran potencial terapéutico y, en estudios clínicos controlados, se ha reportado que disminuyen el consumo de cocaína. Entre estos medicamentos, el disulfiram (utilizado para tratar el alcoholismo) ha sido el que más consistentemente ha disminuido el abuso de cocaína. Por otra parte, los nuevos conocimientos sobre cómo cambia el cerebro cuando se consume cocaína están dirigiendo la atención hacia nuevos objetivos para el desarrollo de medicamentos. Los compuestos que actualmente se están probando para el tratamiento de la drogadicción se aprovechan de los cambios que la cocaína provoca en el cerebro, los cuales trastornan el balance entre la neurotransmisión excitatoria (el glutamato) y la inhibitoria (el ácido gamma-aminobutírico, conocido como GABA por sus siglas en inglés). Además, los receptores D3 de dopamina (un subtipo de receptor de dopamina) constituyen un novedoso objetivo farmacológico de gran interés. Actualmente se están investigando medicamentos que actúan sobre estos receptores para ver si son seguros para el uso en seres humanos. Por último, una vacuna contra la cocaína que impide la entrada de la cocaína al cerebro tiene un gran potencial para reducir el riesgo de las recaídas. Además de los tratamientos para la adicción, también se están desarrollando tratamientos médicos para hacer frente a las situaciones de emergencia agudas que resultan de las sobredosis de cocaína.

38

hablemos

Intervenciones conductuales Se ha encontrado que muchos tratamientos de modificación de la conducta son eficaces para tratar la adicción a la cocaína, tanto en ambientes residenciales como ambulatorios. De hecho, las terapias conductuales a menudo son el único tratamiento eficaz disponible para muchos de los problemas re lacionados con las drogas, incluyendo las adicciones a estimulantes. Sin embargo, el enfoque más eficaz para tratar la adicción parece ser la integración del tratamiento conductual con el farmacológico. Una forma de terapia conductual que está dando resultados positivos en la población de cocainómanos es el manejo de contingencias o incentivos para realzar la motivación. Los incentivos para realzar la motivación pueden ser particularmente útiles para ayudar a los pacientes a lograr la abstinencia inicial del consumo de cocaína y para posteriormente permanecer en tratamiento. Los programas usan un sistema basado en bonos o premios que recompensan a los pacientes que se abstienen del consumo de la cocaína y otras drogas. Basándose en las pruebas de orina que salgan libres de drogas, los pacientes se ganan puntos o fichas que pueden canjear por artículos que fomentan una vida saludable, tales como la inscripción a un gimnasio o salir a ver una película o a cenar. Este enfoque recientemente ha demostrado ser práctico y eficaz en los programas de tratamiento comunitarios. La terapia cognitiva-conductual es un enfoque eficaz para prevenir las recaídas. Esta terapia se centra en ayudar a las personas adictas a la cocaína a abstenerse y a mantenerse abstinente del consumo de cocaína y otras sustancias. La hipótesis subyacente es que los procesos de aprendizaje desempeñan un papel importante en el desarrollo y la continuación del abuso y la adicción a la cocaína. Se pueden aprovechar estos mismos procesos de aprendizaje para ayudar a reducir el consumo de dro-

gas y prevenir las recaídas. Este enfoque trata de ayudar a los pacientes a reconocer, evitar y enfrentar el consumo de drogas. Es decir, se les enseña a reconocer las situaciones en las que tienen más probabilidad de consumir cocaína, a evitarlas cuando sea posible y a enfrentar de manera más eficaz una serie de problemas y comportamientos asociados con el abuso de drogas. Esta terapia también es notable debido a que es compatible con una gran variedad de otros tratamientos que los pacientes pueden recibir, incluyendo la farmacoterapia. Las comunidades terapéuticas o programas residenciales ofrecen otra alternativa a los que necesitan de tratamiento para la adicción a la cocaína. Estas comunidades terapéuticas requieren por lo general una estadía de 6 a 12 meses y usan a la “comunidad” entera del programa como un componente activo del tratamiento. Pueden incluir rehabilitación vocacional dentro de la misma comunidad, así como otros servicios de apoyo, y se concentran en la reinserción exitosa del paciente en la sociedad. Los grupos de recuperación con base comunitaria, como los de Cocaína Anónimos, que utilizan un programa de 12 pasos, también pueden ser útiles para las personas que tratan de mantenerse en abstinencia. Los participantes pueden beneficiarse de un grupo de personas que los apoyen y con quienes puedan compartir problemas y asuntos comunes. Es importante que los pacientes reciban servicios que traten todas sus necesidades. Por ejemplo, si un paciente está desempleado, puede ser útil ofrecerle rehabilitación vocacional o consejería laboral a la par del tratamiento para la adicción. De igual manera, si un paciente tiene problemas matrimoniales, puede ser importante ofrecerle consejería de parejas.


Si sos padre, o madre, o maestra, o profesor, o adulto, o abuela, o simplemente la persona indicada...

Hablemos con nuestros chicos

La droga es un tema que nos toca a todos. Fundaci贸n de las Am茅ricas

hablemos

39


Prevención

Tratamientos para la drogadicción, Principios de tratamientos eficaces

1. La adicción es una enfermedad compleja pero tratable que afecta el funcionamiento del cerebro y el comportamiento. Las drogas de abuso alteran la estructura y la función del cerebro, lo que ocasiona cambios que persisten mucho tiempo después de haber cesado el consumo de las drogas. Esto explica por qué las personas que han tenido problemas de drogadicción corren el riesgo de recaídas incluso después de largos periodos de abstinencia y a pesar de las consecuencias potencialmente dañinas. 2. No hay un solo tratamiento que sea apropiado para todas las personas. Es de suma importancia lograr una combinación adecuada del tipo de ambiente, las intervenciones y los servicios de tratamiento con los problemas y las necesidades particulares de cada paciente, para que dicha persona logre el éxito final regresando a funcionar productivamente en la familia, el trabajo y la sociedad. 3. El tratamiento debe estar fácilmente disponible en todo momento. Ya que las personas con problemas de drogadicción pueden tener dudas sobre si comenzar o no un tratamiento, es muy importante aprovechar los servicios disponibles cuando ellos indiquen que están listos para recibir tratamiento. Se puede perder a pacientes potenciales si los tratamientos no están disponibles inmediatamente o si no son de acceso fácil. Como ocurre con otras enfermedades crónicas, mientras más pronto se ofrezca el tratamiento en el proceso de la

40

hablemos

enfermedad, mayor será la probabilidad de resultados positivos. 4. El tratamiento eficaz abarca las necesidades diversas de la persona, no solamente su problema de abuso de drogas. Para que el tratamiento sea eficaz, debe no sólo abordar el problema del abuso de drogas del paciente, sino también cualquier otro problema médico, psicológico, social, vocacional y legal que tenga. Igualmente, es importante que el tratamiento sea apropiado para la edad, sexo, grupo étnico y cultura de cada paciente. 5. Para que el tratamiento sea eficaz, es esencial que el paciente lo continúe durante un periodo adecuado de tiempo. La duración apropiada del tratamiento depende del tipo y la severidad de los problemas y las necesidades de cada persona. Las investigaciones indican que la mayoría de los pacientes requieren por lo menos tres meses de tratamiento para reducir de forma significativa o detener el consumo de drogas, pero que los mejores resultados se logran con periodos más largos de tratamiento. La recuperación de la drogadicción es un proceso a largo plazo y con frecuencia requiere varios ciclos de tratamiento. Como sucede con otras enfermedades crónicas, puede haber recaídas en el abuso de drogas, lo que indica la necesidad de restablecer o ajustar el tratamiento. Puesto que muchas personas suelen dejar el tratamiento prematuramente, los programas deben incluir estrategias que comprometan y mantengan a los pacientes en tratamiento. 6. La terapia individual y de grupo, además

de otros tipos de terapia de la conducta, son las formas de tratamiento más comunes para el abuso de drogas. Las terapias de la conducta varían según su enfoque y pueden estar orientadas a dirigir la motivación que tiene el paciente para cambiar, brindar incentivos para la abstinencia, desarrollar habilidades para rechazar el uso de la droga, reemplazar actividades donde se consumen drogas por actividades constructivas y gratificantes, mejorar las aptitudes para resolver problemas y propiciar mejores relaciones interpersonales. De igual manera, la participación durante y después del tratamiento en terapias de grupo y otros programas de apoyo puede ayudar a mantener la abstinencia. 7. Para muchos pacientes, los medicamentos constituyen un elemento importante del tratamiento, especialmente cuando se combinan con la orientación psicológica y otros tipos de terapia de la conducta. Por ejemplo, la metadona y la buprenorfina son eficaces para ayudar a los adictos a la heroína y otros opioides a estabilizar su vida y reducir el uso de drogas ilícitas. La naltrexona también es un medicamento eficaz para ciertas personas adictas a sustancias opioides y para algunos pacientes que sufren de dependencia al alcohol. Otros medicamentos para el tratamiento de la dependencia al alcohol incluyen el acamprosato y el disulfiram. Para las personas adictas a la nicotina, los productos de reemplazo de la nicotina (como parches, chicles o pastillas para chupar) o un medicamento oral (como el bupropión o la vareniclina) pueden


Informe del NIDA (National Institute of Drug Abuse) de Estados Unidos

ser componentes eficaces del tratamiento cuando forman parte de un programa integral de tratamiento de la conducta. 8. El tratamiento de cada paciente debe ser evaluado continuamente y, de ser necesario, modificado para asegurar que se mantenga a la par con cualquier cambio en su condición. El paciente puede requerir distintas combinaciones de servicios y componentes de tratamiento durante el curso de su tratamiento y recuperación. Además de la orientación psicológica o la psicoterapia, el paciente puede necesitar medicamentos, servicios médicos, terapia familiar, instrucción para la crianza de los hijos, rehabilitación vocacional o servicios sociales y legales. Para muchos pacientes, un enfoque de cuidado sostenido, con una intensidad variable en el tratamiento según las necesidades cambiantes de la persona, es el que contribuye a mejores resultados. 9. Muchas personas con problemas de drogadicción también tienen otros trastornos mentales. Como el abuso de drogas y la adicción son ambos trastornos mentales, a menudo se presentan concurrentemente con otras enfermedades mentales. Aquellos pacientes que presentan uno de estos trastornos deben ser evaluados para identificar si tienen algún otro tipo de trastorno mental. Cuando estos problemas se presentan simultáneamente, el tratamiento debe estar dirigido a los dos (o más) problemas, y debe incluir el uso de medicamentos si fuera necesario. 10. La desintoxicación médica es sólo la primera etapa del tratamiento para la adicción y por sí misma hace poco para cambiar

el abuso de drogas a largo plazo. Aunque a través de la desintoxicación médica se pueden manejar de forma segura los síntomas físicos agudos de la abstinencia y, en ciertos casos, allanar el camino para un tratamiento de la drogadicción eficaz a largo plazo, la desintoxicación por sí sola rara vez es suficiente para ayudar a los adictos a lograr una abstinencia duradera. Por esta razón, se debe exhortar a los pacientes para que continúen el tratamiento para la drogadicción después de la desintoxicación. Si la motivación y las estrategias de incentivos iniciadas cuando el paciente ingresó en el tratamiento se mejoran, es posible también mejorar el cumplimiento con el tratamiento. 11. El tratamiento no tiene que ser voluntario para ser eficaz. Las sanciones o los premios provenientes de la familia, el ambiente laboral o el sistema de justicia penal pueden incrementar significativamente el número de pacientes que ingresan a los programas de tratamiento, el índice de permanencia en ellos y el éxito final de las intervenciones de tratamiento para la drogadicción. 12. El uso de drogas durante el tratamiento debe ser supervisado constantemente, ya que pueden ocurrir recaídas durante el tratamiento. El hecho de saber que el uso de drogas se vigila puede ser un gran incentivo para los pacientes y puede ayudarlos a resistir el impulso de consumir drogas. El monitoreo también sirve como indicador temprano de una recaída en el uso de drogas, lo que puede indicar que es necesario reajustar el plan de

tratamiento del paciente para que se adapte mejor a sus necesidades. 13. Los programas de tratamiento deben incluir exámenes para el VIH/SIDA, la hepatitis B y C, la tuberculosis y otras enfermedades infecciosas, además de brindar una terapia especialmente dirigida a ayudar a los pacientes a modificar o cambiar aquellas conductas que los ponen en riesgo de contraer o transmitir enfermedades infecciosas. Típicamente, el tratamiento para el abuso de drogas aborda algunas de las conductas relacionadas con las drogas que ponen a las personas en peligro de enfermedades infecciosas. La orientación psicológica específicamente dirigida a reducir el riesgo de enfermedades infecciosas puede ayudar a los pacientes a seguir reduciendo o evitar comportamientos asociados al consumo de sustancias u otros comportamientos de alto riesgo. Asimismo, la orientación psicológica puede ayudar a los que ya están infectados a manejar su enfermedad. A su vez, el comprometerse con un tratamiento para el abuso de sustancias puede facilitar el cumplimiento de otros tratamientos médicos. Los pacientes pueden mostrarse renuentes a someterse a la prueba para detectar el VIH (y otras enfermedades infecciosas); por lo tanto, es primordial que los profesionales del tratamiento fomenten y apoyen las pruebas de detección del VIH e informen a los pacientes que se ha comprobado que la terapia antirretroviral altamente activa (HAART, por sus siglas en inglés) es eficaz para combatir el VIH, incluso en las poblaciones de personas con problemas de drogadicción.

hablemos

41


Prevención

Preguntas básicas

sobre tratamientos contra adicciones El tratamiento varía según el tipo de droga y las características del paciente. Los mejores programas ofrecen una combinación de terapias y otros servicios.

1. ¿Por qué alg unas personas con problemas de drogadicción no pueden dejar de consumir drogas? Al principio casi todos los adictos creen que pueden dejar de usar drogas por sí mismos, y la mayoría trata de hacerlo sin recibir tratamiento. Aunque algunas personas sí lo logran, muchos intentos fracasan cuando se quiere lograr la abstinencia a largo plazo. Las investigaciones han mostrado que el abuso de drogas a largo plazo produce cambios en el cerebro que persisten por mucho tiempo después de que se dejan de consumir las drogas. Estos cambios en la función cerebral inducidos por las drogas pueden tener muchas consecuencias sobre el comportamiento, lo que i ncluye la i ncapacid ad pa ra ejercer control sobre el impulso de usar drogas a pesar de las consecuencias adversas, característica determinante

42

hablemos

de la adicción. El uso de drogas a largo plazo produce cambios significativos en la función cerebral que pueden persistir por mucho tiempo después de que se han dejado de consumir las drogas. El hecho de que la adicción tenga un componente biológico tan importante puede ayudar a explicar la dificultad para lograr mantener la abstinencia si no se recibe tratamiento. La presión psicológica del trabajo, los problemas familiares, una enfermedad psiquiátrica, el dolor asociado con problemas médicos, las señales sociales (como encontrarse con conocidos de la época cuando usaba drogas) o el entorno (como encontrarse en ciertas calles, ver algunos objetos o hasta sentir olores asociados con el uso de drogas) pueden despertar impulsos intensos de consumir drogas sin que la persona se percate cuál ha sido el factor

desencadenante. Cualquiera de estos factores puede impedir una abstinencia sostenida y aumentar la probabilidad de una recaída. Sin embargo, las investigaciones indican que la participación activa del paciente en el tratamiento es un componente esencial para alcanzar buenos resultados y puede beneficiar incluso a las personas con las adicciones más severas. 2 ¿En qué consiste el tratamiento para la drogadicción? El tratamiento para la drogadicción tiene como finalidad ayudar al adicto a dejar la búsqueda y el consumo compulsivos de la droga. El tratamiento puede darse en una variedad de entornos, de muchas formas distintas y por diferentes periodos de tiempo. Puesto que la drogadicción suele ser un trastorno crónico caracterizado por recaídas oca-


sionales, por lo general no basta con un solo ciclo de tratamiento a corto plazo. Para muchas personas, el tratamiento es un proceso a largo plazo que implica var ias inter venciones y super visión constante. Los mejores programas de tratamiento ofrecen una combinación de terapias y otros servicios para satisfacer las necesidades individuales de cada paciente. Existen var ios en foques con base científica para tratar la drogadicción. El tratamiento para la drogadicción puede incluir terapia de la conducta (como terapia individual o de grupo, terapia cognitiva o manejo de contingencias), medicamentos o una combinación de ellos. El tipo específico de tratamiento o la combinación de tratamientos varía según las necesidades individuales del paciente y, con frecuencia, seg ún el tipo o los tipos de drogas que use. La gravedad de la adicción y los intentos anteriores para dejar de consumir drogas también pueden inf luir en el enfoque del tratamiento. Finalmente, los adictos suelen sufrir de otros problemas de salud (incluyendo otros trastornos mentales), ocupacionales, legales, familiares y sociales, los cuales deben tratarse de forma concurrente. Las necesidades específicas pueden relacionarse con aspectos como la edad, raza, cultura, orientación sexual, sexo, embarazo, consumo de otras drogas, problemas de salud concurrentes (p. ej., depresión, VIH), crianza de hijos, vivienda y trabajo, además de antecedentes de abuso físico y sexual. El tratamiento para la drogadicción puede incluir terapia de la conducta, medicamentos o una combinación de ellos. Hay medicamentos, como la metadona, la buprenorfina y la naltrexona, que se usan para tratar a personas adictas a las sustancias opioides, mientras que para los adictos al tabaco existen pre-

parados de nicotina (parches, chicles, pastillas y vaporizador nasal) además de los med icame ntos va re n icl i na y bupropión. El disulfiram, el acamprosato y la naltrexona son medicamentos usados para tratar la dependencia al alcohol, la cual se presenta comúnmente junto con otras drogadicciones. De hecho, la mayoría de las personas con adicción severa son consumidores de diversas drogas y requieren tratamiento para todas las sustancias que abusan. Incluso se ha comprobado que las personas que tienen problemas con el alcoholismo y el tabaquismo pueden recibir tratamiento simultáneamente para ambos problemas. Los medicamentos psicoactivos, como los antidepresivos, los ansiolíticos, los estabilizadores del estado de ánimo o los antipsicóticos pueden ser críticos para el éxito del tratamiento cuando los pacientes tienen trastornos mentales simultáneos, tales como depresión, trastorno de ansiedad (incluyendo el trast orno de estrés postraumático), trastorno bipolar o esquizofrenia. Las terapias de la conducta pueden ayudar a motivar a los toxicómanos a participar en el tratamiento para las drogas, ofrecen estrategias para afrontar el deseo de consumirlas, enseñan maneras de evitar las drogas y prevenir las recaídas, y ayudan en el manejo de las recaídas en caso de que éstas ocurran. Las terapias de la conducta también pueden ayudar a mejorar las destrezas de comunicación, las relaciones interpersonales y la crianza de hijos, así como la dinámica familiar. Muchos programas de tratamiento emplean terapias tanto individuales como de grupo. La terapia de grupo puede brindar refuerzo social y ayudar a fomentar la abstinencia y un estilo de vida sin drogas. Algunos de los tratamientos conductuales más establecidos, como el manejo de contingencias y la

terapia cognitiva conductual también se están adaptando para uso con grupos a fin de mejorar la eficacia y el ahorro de costos. Sin embargo, sobre todo en adolescentes, puede haber un peligro de efectos iatrogénicos o involuntarios del tratamiento en grupo; es por ello que los terapeutas capacitados deben estar al tanto de tales efectos y monitorearlos. P ues to que t rabaja n e n d i s t i ntos aspectos de la adicción, las combinaciones de terapias de la conducta y medicamentos (cuando los hay) por lo general parecen ser más eficaces que cualquier enfoque usado por sí solo. El tratamiento del abuso y la adicción a las drogas se efect úa en distintos entornos usando una variedad de enfoques farmacológicos y conductuales. 3. ¿Es eficaz el tratamiento para la drogadicción? Además de detener el abuso de drogas, la meta del tratamiento es que el paciente vuelva a f uncionar productivamente en la familia, el trabajo y la sociedad. De acuerdo con estudios de seguimiento de pacientes que han estado en tratamiento durante periodos prolongados, la mayoría de los que entran y permanecen en tratamiento dejan de usar drogas, reducen su actividad delictiva y mejoran su desempeño ocupacional, social y psicológico. Por e jemplo, se ha demost rado que los toxicómanos que reciben tratamiento con metadona muestran una mayor participación en la terapia de la conducta y una reducción tanto en el consumo de drogas como en el comportamiento delictivo. Sin embargo, los resultados de los tratamientos individuales dependen del alcance y la naturaleza de los problemas que presente el paciente, de la calidad del tratamiento y los servicios relacionados usados para tratar estos problemas, y de la calidad de la interacción entre el paciente y los proveedores

hablemos

43


Prevención

del tratamiento. Los índices de recaída para la adicción se asemejan a los de otras enfermedades crónicas como la diabetes, la hipertensión y el asma. A l ig u a l que ot ra s e n fe r med ades crónicas, la adicción puede ser manejada con éxito. El tratamiento permite contrarrestar los efectos sumamente disruptivos que tiene la adicción sobre el cerebro y el comportamiento y que el paciente recupere el control de su vida. La naturaleza crónica de la enfermedad significa que la reincidencia en el abuso de drogas no sólo es posible sino también probable, con índices de recaída similares a los de otras enfermedades c rón ic a s bie n c a rac te r i zad a s, t a les como la diabetes, la hipertensión y el asma , que tienen componentes tanto fisiológicos como conductuales. Lamentablemente, c uando oc ur re una recaída muchos consideran que el tratamiento ha sido un fracaso. Pero no es así. El tratamiento exitoso de la adicción suele requerir una evaluación continua y modif icaciones que sean apropiad a s, se me ja ntes a l e n foq ue adopt ado pa ra ot ra s e n fe r med ades crónicas. Por ejemplo, cuando un paciente recibe tratamiento activo para la hipertensión y los síntomas disminuyen, se considera que el tratamiento es exitoso, aun cuando los síntomas puedan reaparecer al descontinuar el tratamiento. Para el paciente con adicción, las recaídas en el abuso de drogas no indican fracaso; más bien significan que el tratamiento tiene que ser restablecido o ajustado, o que se necesita un tratamiento alternativo. 4. ¿Cuánto tiempo suele durar el tratamiento de la drogadicción? Durante el tratamiento de la drog a d ic c ió n , c a d a p e r s o n a av a n z a a ritmo diferente, por lo que no existe una duración predeterminada para el

44

hablemos

tratamiento. Sin embargo, las investigaciones han demostrado sin lugar a dudas que la obtención de buenos resultados depende de un tiempo adecuado de tratamiento. Generalmente, para los tratamientos residenciales o para pacientes exter nos, tiene poco efecto la participación en un programa por menos de 90 días y, por eso, a menudo se aconsejan tratamientos que duren periodos mucho más largos. Para el mantenimiento con metadona, el mínimo de tiempo en tratamiento es de 12 meses; en algunos casos, las personas adictas a los opioides se siguen beneficiando del tratamiento de mantenimiento con metadona durante muchos años. La obtención de buenos resultados depende de un tiempo adecuado de tratamiento. El abandono del tratamiento es uno de los mayores problemas que afrontan los programas de tratamiento; por lo tanto, las técnicas de motivación que mantengan a los pacientes comprometidos con el tratamiento también mejoran los resultados. Al considerar la adicción como una enfermedad crónica y ofrecer continuación de cuidados y supervisión, los programas pueden tener éxito, pero para ello a menudo se requerirán varios ciclos de tratamiento y la pronta reincorporación de los pacientes que han recaído. 5. ¿Qué ayuda a que los pacientes se mantengan en el tratamiento? Ya que lograr resultados exitosos a menudo depende de que el paciente se mantenga en tratamiento el tiempo suficiente para poder recibir todos sus beneficios, es esencial aplicar estrategias para retener a los pacientes en el tratamiento. Los factores individuales asociados con la decisión de entrar y mantenerse en el tratamiento incluyen la motivación para cambiar el comportamiento de uso de drogas, el grado

de apoyo de la familia y las amistades y, con frecuencia, el grado de presión que ejerzan el sistema de justicia penal, los servicios de protección infantil, los empleadores o la familia. Dentro del programa de tratamiento, los profesionales clínicos que tienen éxito son los que logran establecer una relación terapéutica positiva con sus pacientes. Estos profesionales deben asegurarse de que se establezca un plan de tratamiento con la cooperación de la propia persona que lo requiere, de que el mismo sea cumplido y de que se entiendan claramente las expec tativas para el tratamiento. Igualmente, se debe contar con servicios médicos, psiquiátricos y sociales. La permanencia del paciente en el tratamiento depende de factores asociados tanto con el paciente como con el programa. Ya que algunos problemas (tales como una enfermedad física o mental grave o la participación en actividades delictivas) aumentan la probabilidad de que los pacientes abandonen el tratamiento, es posible que se requieran intervenciones intensivas para retener a los pacientes. Después de un ciclo de tratamiento intensivo, el proveedor debe asegurarse de que exista una transición a una continuación de cuidados más moderados para apoyar y supervisar a los individuos en su proceso de recuperación.   6. ¿Cómo logramos que más personas con problemas de drogadicción se incorporen al tratamiento? Desde hace muchos años se sabe que la “brecha en el tratamiento” es enorme, es decir, entre todos aquellos que necesitan tratamiento para un trastorno de uso de sustancias, son pocos los que lo reciben. En el 2007, 23.2 millones de personas de 12 años de edad o mayores necesitaban tratamiento para una droga ilícita o un problema de alcohol, pero


solamente 3.9 millones recibieron tratamiento en una institución especializada en abuso de sustancias. Para reducir esta brecha se requiere emplear un enfoque polifacético. Entre las estrategias se encuentran, aumentar el acceso a tratamientos eficaces, lograr paridad en los seguros (actualmente está en la primera etapa de implementación), reducir el estigma y concientizar más a los pacientes y los profesionales de la salud en cuanto al valor del tratamiento para la adicción. Para ayudar a los médicos a identificar si sus pacientes necesitan tratamiento y remitirlos adecuadamente, el NIDA fomenta el uso generalizado de programas de detección, intervención breve, remisión y tratamiento (“Screening, brief intervention and referral to treatment” o SBIRT, por sus siglas en inglés) en centros de atención primaria. Se ha demostrado la eficacia de las herramientas de SBIRT contra el uso de tabaco y alcohol y su potencial no sólo para captar personas antes de que los problemas de drogas e mpeore n, si no pa ra e nc a m i n a rla s hacia los proveedores de tratamientos adecuados.   7. ¿Cómo pueden los familiares y las amistades ayudar a cambiar la vida de la persona que necesita tratamiento? La familia y las amistades pueden desempeñar un papel esencial en cuanto a la motivación que les den a las personas con problemas de drogas para que entren y permanezcan en el tratamiento. La terapia familiar también puede ser impor tante, especia lmente pa ra los adolescentes. La participación de un miembro de la familia o pareja en el programa de tratamiento del adicto puede fortalecer y ampliar los beneficios del mismo. 8. ¿Qué papel juega el lugar de trabajo en el tratamiento para el abuso de

sustancias? Muchos lugares de trabajo patrocinan Programas de Asistencia para Empleados (“Employee Assitance Programs” o EAP, por sus siglas en inglés) que ofrecen consejería o ayuda para conectar a los empleados con problemas de drogas o alcohol con recursos locales de tratamiento, los cuales incluyen grupos de recuperación o de apoyo entre personas con problemas parecidos. Además, se ha comprobado que los ambientes de trabajo que brindan empleo a personas con problemas de drogadicción que permanecen abstinentes: 1) promueven un estilo de vida continuo libre de drogas y 2) mejoran las destrezas laborales, la puntualidad y otras conductas necesarias para mantener el empleo durante toda la vida. Para implementar este tipo de tratamiento se necesitan instalaciones para pruebas de orina para drogas, personal capacitado y supervisores en el lugar de trabajo. 9. ¿Cuáles son las necesidades especiales de las mujeres con trastornos de consumo de sustancias? El tratamiento del abuso de drogas específico según el sexo del paciente debe enfocarse no sólo en las diferencias biológicas sino también en los factores sociales y ambientales, ya que todos ellos pueden inf luir en las motivaciones para usar drogas, las razones para buscar tratamiento, los tipos de ambiente donde es tratada la persona, los tratamientos más eficaces y las consecuencias de no recibir tratamiento. Muchas circunstancias de la vida afectan a las mujeres de modo preferencial, lo cual requiere un enfoque de tratamiento especializado. Por ejemplo, las investigaciones han demostrado que el trauma físico y sexual seguido del trastorno de estrés postraumático (PTSD, por sus siglas en inglés) es más común en las mujeres drogadictas que en los hombres

que buscan tratamiento. Otros factores distintivos en las mujeres que pueden inf luir en el proceso de tratamiento abarcan cuestiones relacionadas con el embarazo y el cuidado de niños, la independencia financiera y la manera en la que ingresan al tratamiento (ya que es más probable que las mujeres busquen ayuda de un profesional de la salud general o mental). 10. ¿Cuáles son las necesidades especiales de los adolescentes con trastornos de consumo de sustancias? Los adolescentes con problemas de drogadicción tienen necesidades especiales que surgen de la inmadurez neurocognitiva y psicosocial de esa etapa de desarrollo. Las investigaciones han demostrado que el cerebro atraviesa un proceso prolongado de desarrollo y ref inamiento, desde el nacimiento hasta la adultez temprana, durante el cual ocurre un cambio madurativo en el que las acciones pasan de ser más impulsivas a ser más razonadas y meditadas. De hecho, las áreas del cerebro más estrechamente vinculadas con los aspectos del comportamiento, como la toma de decisiones, el juicio, la planificación y el autocontrol, están atravesando un período de desarrollo rápido durante la adolescencia. El abuso de drogas en adolescentes también suele asociarse a otros problemas de salud mental concurrentes. Entre ellos se incluye el trastorno de déficit de atención con hiperactividad (TDAH), el trastorno de oposición desafiante y problemas de conducta, así como trastornos depresivos y de ansiedad. Este periodo de desarrollo también se ha asociado con el abuso físico o sexual y dificultades académicas. Los adolescentes son particularmente sensibles a las señales sociales y las familias y las amistades ejercen gran inf luencia durante esta etapa. Por lo

hablemos

45


Prevención

tanto, los tratamientos más ef icaces son aquellos que facilitan la participación positiva de los padres, incorporan otros sistemas en los que participan los adolescentes (como la escuela y los deportes) y reconocen la importancia de relaciones con sus compañeros que sean benef iciosas para la sociedad. Igualmente, forman parte integral del manejo de la adicción de los adolescentes la posibilidad de hacer evaluaciones exhaustivas, el acceso a tratamiento, el manejo de casos y los servicios de apoyo para la familia que sean apropiados en términos de desarrollo, cultura y sexo. También pueden resultar útiles los medicamentos para el abuso de sustancias entre adolescentes. Actualmente, el único medicamento para la adicción en adolescentes aprobado por la Administración de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos, es el parche de nicotina transdérmico. Se están realizando i nvest igac iones pa ra de te r m i na r la seguridad y eficacia de medicamentos para adolescentes dependientes de la nicotina, el alcohol y los opioides y para adolescentes con trastornos concurrentes. 11. ¿Hay alguna diferencia entre la dependencia física y la adicción? Sí. De acuerdo con el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (“Diagnostic and Statistic Manual of Mental Disorders” o DSM), los criterios clínicos para la “drogodependencia” (o lo que denominamos adicción) abarcan el consumo compulsivo de las drogas a pesar de las consecuencias perjudiciales; la incapacidad para dejar de usar una droga; el incumplimiento con las obligaciones laborales, sociales o familiares y, en ocasiones (según la droga), la tolerancia y la privación o abstinencia. Esto últi-

46

hablemos

mo ref leja una dependencia física en la que el cuerpo se adapta a la droga, por lo que requiere cantidades mayores de la misma para lograr un determinado efecto (tolerancia) y provoca síntomas físicos o mentales específicos si la droga se interrumpe abruptamente (privación o abstinencia). La dependencia física puede ocurrir con el uso crónico de much a s d roga s, i nclu so c u a ndo se prescribe un uso médico apropiado. Así, la dependencia física en sí misma no constituye adicción, pero a menudo la acompaña. Esta distinción puede ser difícil de discernir, sobre todo con los analgésicos de prescripción, en los que la necesidad de aumentar las dosis puede representar tolerancia o agravamiento de un problema subyacente, en contraste con el comienzo del abuso o adicción.   12. ¿P uede u n a pe r son a volve r se adicta a psicofármacos prescritos por un médico? Si bien es un escenario que no ocurre con frecuencia, es posible. Puesto que algunos psicofármacos conllevan un riesgo asociado de adicción (p. ej., los estimulantes para tratar el trastorno de déficit de atención con hiperactividad, las benzodiacepinas para tratar la ansiedad o los trastornos del sueño y los opioides para tratar el dolor), es i mpor ta nte que los pacientes siga n rig urosamente las instr ucciones del médico y que los médicos vigilen muy bien a los pacientes. Para reducir estos riesgos, el médico (u otro profesional de la salud que prescriba uno de estos medicamentos) debe estar consciente de los problemas actuales y anteriores de abuso de sustancias del paciente, así como los antecedentes familiares en cuanto a la adicción. Esto permitirá determinar el riesgo y la necesidad de monitoreo.

  13. Cuando hay otros trastornos mentales concurrentes con la drogadicción, ¿cómo afectan el tratamiento para la adicción? La drogadicción es una enfermedad d el c e r e b r o q u e c o n f r e c u e nc i a s e presenta junto con ot ros t rastor nos mentales. De hecho, hasta 6 de cada 10 personas con un trastorno de uso de sustancias ilícitas también padecen de otra enfermedad mental, y los índices son semejantes para los usuarios de drogas lícitas, es decir, el tabaco y el alcohol. Para estas personas, un problema se hace más difícil de tratar con éxito ya que está entrecruzado con otro problema adicional. De este modo, los pacientes que entran en tratamiento ya sea por un trastorno de abuso de sustancias u otro trastorno mental deben ser evaluados para comprobar la co-ocurrencia del otro problema. Las investigaciones indican que tratar ambas (o varias) enfermedades simultáneamente de manera integrada suele ser el mejor enfoque de tratamiento para estos pacientes.   14. ¿No es acaso el uso de medicamentos como la metadona y la buprenorfina un simple reemplazo de una drogadicción por otra? No. Debido a la forma en que son usadas en las terapias de mantenimiento, la buprenorfina y la metadona no son reemplazos de la heroína o de otras sustancias opioides. Estos medicamentos son prescritos y administrados en condiciones de control y monitoreo; además son seguros y eficaces para tratar la adicción a los opioides cuando se usan debidamente. Se administran por vía oral o sublingual (debajo de la lengua) en dosis específicas y sus efectos farmacológicos son marcadamente diferentes a los de la heroína y otras sustancias opioides objeto de abuso. La heroína, por ejemplo, se suele inyectar, inhalar o fumar y casi de inmediato provoca una


“oleada” o breve periodo de euforia, que desaparece rápidamente y termina en una “caída”. El usuario experimenta un deseo intenso de consumir más heroína con el fin de parar la caída y restablecer la euforia. El ciclo de euforia, caída y deseo vehemente (a veces repetido varias veces al día) es una marca distintiva de la adicción y produce un trastorno grave del comportamiento. Estas características se deben a la rapidez con que comienza a actuar la heroína y la corta duración de su acción en el cerebro. Debido a la forma en que son usadas en las terapias de mantenimiento, la metadona y la buprenorf ina no son reemplazos de la heroína o de otras sustancias opioides. Por el contrario, la metadona y la buprenorfina entran en acción de manera gradual y producen niveles estables de la droga en el cerebro; como resultado, los pacientes mantenidos con estos medicamentos no experimentan oleadas, a la vez que reducen considerablemente su deseo de usar sustancias opioides. Si una persona tratada con estos medicamentos intenta tomar un opioide como la heroína, los efectos eufóricos suelen quedar disminuidos o bloqueados. Los pacientes en tratamiento de mantenimiento no sufren las anormalidades fisiológicas y conductuales que causan las f luctuaciones rápidas en los niveles de la droga asociadas al uso de heroína. Los tratamientos de mantenimiento salvan vidas y ayudan a estabilizar a los pacientes, lo que permite que se les trate otros problemas médicos, psicológicos y de otra índole, por lo que estas personas pueden desempeñarse de manera eficaz como miembros de familia y de la sociedad.   15. ¿Cómo pueden los programas de 12 pasos y de autoayuda encajar dentro del tratamiento para la drogadicción? Los g r upos de autoay uda pueden

complementar y ampliar los efectos del tratamiento profesional. Los mejores grupos de autoayuda son los que están afiliados a Alcohólicos Anónimos (AA), Narcóticos Anónimos (NA) y Cocaína Anónimos (CA), todos ellos basados en el modelo de los 12 pasos. Casi todos los prog ramas de t ratamiento de la drogadicción animan a los pacientes a participar en un grupo de autoayuda durante y después del tratamiento formal. Estos grupos pueden ser especialmente útiles durante la recuperación, ya que ofrecen un nivel adicional de apoyo comunitario, lo que ayuda a las personas a conseguir y mantener la abstinencia y otros estilos de vida saludables con el paso del tiempo.   16. ¿El ejercicio f ísico desempeña alg ún papel en el proceso del tratamiento? Sí. El ejercicio físico se está volviendo cada vez más un componente de muchos programas de tratamiento y ha mostrado ser eficaz, en combinación con la terapia cognitiva conductual, para promover el cese del hábito de fumar. El ejercicio puede producir efectos benef iciosos llenando necesidades psicosociales y fisiológicas que el reemplazo de la nicotina por sí solo no logra, aminorando los efectos negativos, reduciendo el estrés y ayudando a prevenir el aumento de peso que produce el dejar de fumar. Actualmente se realizan investigaciones para determinar si los programas de ejercicio pueden jugar un papel semejante en el tratamiento de otras formas de abuso de drogas y de qué manera pueden hacerlo.   17. ¿Cómo pueden los tratamientos para la drogadicción ayudar a reducir la propagación del VIH/SIDA, la hepatitis C (VHC) y otras enfermedades infecciosas? Las personas con problemas de dro-

gadicción, tanto las que usan drogas inyectables como las que usan drogas no inyectables, tienen un mayor riesgo de contraer VIH, VHC y otras enfermedades infecciosas. Estas enfermedades se transmiten al compartir equipos de inyección contaminados y por involucrarse en conductas sexuales riesgosas en ocasiones asociadas con el consumo de drogas. El tratamiento eficaz para el abuso de drogas previene el VIH/ VHC porque reduce las conductas de riesgo además del abuso de drogas. El asesoramiento dirigido a una gama de conductas de riesgo para el VIH/VHC brinda un grado adicional de prevención de estas enfermedades. El tratamiento para el abuso de drogas es un factor indispensable para la prevención del VIH y del VHC. Las personas que se inyectan drogas y que no entran en tratamiento tienen una probabilidad hasta seis veces mayor de infectarse con el VIH que las personas que se inyectan pero entran y se mantienen en tratamiento porque reducen su par ticipación en actividades que pueden propagar enfermedades, como son el compartir equipo de inyección e involucrarse en actividad sexual sin protección. La participación en el tratamiento también ofrece oportunidades para la detección, orientación psicológica y remisión a servicios adicionales, lo que incluye tratamiento precoz del VIH y acceso a la terapia HAART. El asesoramiento y pruebas de detección del VIH son aspectos fundamentales de los mejores programas de tratamiento para el abuso de drogas y deben ofrecerse a todos los individuos que entran a tratamiento. Una mayor disponibilidad de pruebas de detección del VIH económicas y no invasivas ayudaría a aumentar el acceso a estos importantes servicios para la prevención y el tratamiento del VIH.

hablemos

47


Servicio Nacional de Orientación Telefónica en Adicciones 0-800

Un canal de comunicación

necesario

0-800- 2 Por el Lic. Andrés Squarzon, Psicólogo Operador de la Línea de Orientación Telefónica en

E

l consumo excesivo de alcohol, el consumo de tabaco a edades cada vez mas tempranas de inicio, la automedicación y el consumo de drogas de abuso, ampliamente extendido, han dejado de ser claramente un problema individual para pasar a ser, en los últimos años un problema de todo el tejido social. El reconocimiento de esta situación por parte de los diversos sectores de la sociedad, ha llevado a generar un sinnúmero de

48

hablemos

Adicciones de Sedronar

alternativas para abordar la problemática y brindar prevención, contención y asistencia a aquellos que tengan un problema de esta índole. Entre tantas opciones, una línea telefónica para hablar sobre adicciones o drogas, es importante. Pero la característica que le da un mayor marco de importancia, es saber que esta línea telefónica de atención permanente, ininterrumpida desde su fundación en el año 1999, es gratuita y anónima; tiene cobertura nacional y esta conformada por un plantel de operadores profesionales capacitados en adicciones (Operadores socio terapéuticos, Psicólogos sociales y Lic. en psicología). Esto quiere decir que, quien tome la decisión de llamar al 0-800-222-1133, lo podrá hacer en cualquier momento, cuando lo necesite, desde cualquier lugar del país, sin dar su nombre, y sabiendo que quien lo atiende es alguien que conoce ampliamente la problemática del consumo de drogas, tanto para el consumidor como para cualquier otra persona que tenga alguna inquietud sobre este tema. Quien consulta a esta línea se encuentra con la voz de un operador, pero también con la voz de un equipo de trabajo que se des-

empeña como tal. Un equipo que argumenta su solidez en el trabajo conjunto y la tranquilidad que ofrece ser parte de una Secretaria a nivel nacional, como lo es Sedronar. Por lo tanto, esta es una línea de comunicación importante, valiosa, necesaria, si lo que se busca es una respuesta o un puntapié inicial para desandar el siempre complicado camino de las adicciones. Tener un espacio especialmente diseñado para hablar sobre el consumo de drogas, las consecuencias, los miedos, las fantasías y mitos que hay alrededor de ellas, es necesario. También es necesario hablar del “qué hacer” frente a esta situación incierta, y el 0800 ofrece alternativas, información y centros en todo el país, para acercarse y comenzar un tratamiento de recuperación. De este modo, este servicio telefónico se convierte en fuente de información, pero también se constituye como puente entre aquel que tiene un problema por consumir drogas y la posibilidad de recibir ayuda en un centro asistencial. ¿Qué características tienen las consultas que se reciben? Las consultas son diversas y todas ellas vinculadas directa o indirectamente con las adicciones. El consumo no se presenta aislado sino enmarcado en un contexto


222-1133

La idea de llegar a aquellas personas con problemas adictivos de manera directa y simple, sin demoras y en el “aquí y ahora” del sufrimiento, a través de un canal plenamente comunicativo como es el teléfono, fue y es una alternativa más que interesante. La Secretaria de Programación para la Prevención de la Drogadicción y Lucha contra el Narcotráfico cuenta, desde hace años con un servicio de estas características. Un servicio receptor de la demanda, ya sea del propio consumidor, como de otra persona vinculada al problema.

social y personal determinado. De este modo, las adicciones muchas veces están asociadas al desarreglo y descuido personal, al ausentismo laboral y la perdida de empleo, al abandono de la escolaridad, al hurto y al delito dentro y fuera del hogar, la violencia familiar, etc. Así, junto al consumidor hay un entorno afectivo -familiares y amigos- que sufren esta circunstancia sin saber cómo enfrentarla, ni mucho menos cómo solucionarla. Aquí es donde puede originarse la necesidad de una consulta telefónica, tanto del consumidor que vislumbra su problema y el de sus afectos, como la de sus familiares y/o amigos u otros que necesitan orientación y ayuda. El llamado puede darse en un marco de mucha ansiedad y angustia, para lo cual será imperioso contener; procurar un espacio donde el consultante pueda alcanzar una mínima distensión, necesaria para poder reordenar sus pensamientos. Luego, con la ayuda y guía del operador, se buscarán alternativas como posibles soluciones al problema. El consultante nunca debe “irse con las manos vacías”. El transcurso del llamado deberá construir una respuesta a la demanda, pero una respuesta equilibrada a las posibilidades del consultante, para que de ese modo sea viable ponerla

en práctica luego del llamado y no volverse una nueva frustración. La máxima de origen es comprender que cada llamado es una historia en sí misma, seguramente diferente de las otras, con una problemática común, pero con matices singulares, que involucra personas que sufren y seguramente quieren dejar de hacerlo. El objetivo del Servicio de Orientación Telefónica es dar herramientas para poder lograrlo, a través de la orientación, información y derivación adecuada. ¿Cuál es el perfil de quien se comunica? Existe una marcada heterogeneidad en cuanto a los consultantes. Esto es así y no debería sorprender si se contempla que la problemática del consumo de drogas, alcohol y tabaco abarca a una enorme población. Generalizando, podemos sostener que el consumo de estas sustancias, en mayor o menor medida, se da en ambos géneros, en adolescentes como en adultos, y en toda clase social. Por este motivo es difícil establecer un perfil único de consultante. Mucho más si consideramos que al ser éste un servicio nacional, quienes se comunican lo hacen desde diferentes lugares del país, con variadas características culturales y regionales. Podríamos pensar

que así y todo las adicciones se enmarcan en un único e inequívoco perfil, pero esto es un tema a debatir en otra instancia. Lo cierto es que, a modo sintético, sabemos que hay particularidades que definen el común de las consultas. Sabemos que cuando se comunica un consumidor, generalmente es hombre; que cuando consultan por un consumidor, lo hacen mayoritariamente mujeres (madres y parejas). Que el consumo de drogas de abuso se sitúa predominantemente en la adolescencia y adultez temprana, mientras que el consumo de alcohol y tabaco abarcan un rango etareo mucho más amplio. Sabemos también que las adicciones se ubican en marcos sociofamiliares diversos, en distintas clases sociales, económicas y culturales, destruyendo muchas veces los lazos familiares, el presente y el futuro de quien consume y su entorno afectivo. Por todo esto consideramos que el Servicio Nacional de Orientación Telefónica en Adicciones es un canal de comunicación necesario y un ref lejo permanente e instantáneo de lo que ocurre con el consumo en la sociedad, constituyéndose así como un importante eslabón en la cadena preventivo-asistencial contra el uso indebido de drogas, consumo de alcohol y tabaco.

hablemos

49


Desde ahora Ud. puede acceder a los contenidos de la Revista Hablemos en todas sus ediciones en la página web

www.fundamericas.org.ar

Envíe este cupón por mail a fundamericas@gmail.com (Se deben llenar todos los campos para que la Revista sea enviada) Nombre y apellido: Razón social o institución: Domicilio para entrega de la revista: Código postal: E mail:

50

hablemos


hablemos

51


52

hablemos


Revista Hablemos de las adicciones