Page 1

1

Capítulo 1 Vocación Sector Central. Tierras de Cobalto - Parque. Hibiki caminaba tranquilamente por el parque cuando vio a un pacífico monstruo botar sobre el suelo. Se trataba de un enemigo de apariencia redonda y gelatinosa, que se movía tranquilamente por el lugar. —¡Hora de probar estas preciosidades! — Hibiki sacó sus armas y explotó al pobre enemigo de un balazo —. Veamos qué ha soltado el monstruo... En su inventario aparecieron un par de objetos inútiles y una carta, para él, extraña. Su muñequera brilló para indicar su primer logro: "Derrota a un enemigo". Explotó un par de ellos más para no conseguir más que llenar su inventario de basura. —Será mejor que vaya a deshacerme de todos estos objetos inservibles — murmuró el chico —. Así seguro que puedo comprarme algún arma mejor.

Sector Central. Ciudad Cobalto - Armería. —Por esto le puedo dar cuatrocientas veintisiete monedas — sonrió la tendera —. ¿Quiere algo más? —¿Me llega para algún arma mejor con algo más de quinientas monedas? Esta pistola comienza a quedarse pequeña para mí. —Hoy acabamos de recibir el modelo Thunder, por el módico precio de quinientas monedas. Cuenta con el doble de potencia y una coma cinco veces la velocidad de recarga que el modelo Gun básico.

Card Slash

© Javier Escámez "Habimaru" 2010.


2

—¡Me la llevo! — Hibiki pagó por su nueva carta dorada. —Como regalo, te entregaré la Carta de Habilidad "DoubleShot lvl2". Hibiki agradeció el detalle de la tendera y se giró para marcharse de la estancia. —¡Espera! — le llamó —. ¿Te interesaría hacerme un favor? ¡Te daré algo a cambio! —Dime, ¿de qué se trata? —Me he quedado sin Colmillos de Lobo. ¿Podrías traerme veinte? Podrás encontrarlos en los Bosques de Cobalto. —De acuerdo — Hibiki se apretó la gorra —. Será sólo un momento. —¡Muchas gracias! ¡Vuelve pronto!

Sector Central. Ciudad Cobalto - Club de Jugadores. —Gano yo de nuevo — Kamon parecía estar en racha. Esta era la décima partida que ganaba —. Que rulen esas cartas que hemos apostado. —¿Pero quién se hubiera imaginado que guardabas esa carta hasta el final? ¡Exijo una revancha! —¿Así que un Doble o Nada? — el pelirrojo sonrió sintiendo la victoria — ¡Quinientas monedas más las tres cartas entonces! —¡Hecho! Kamon se había acostumbrado muy rápidamente al Juego de Cartas. Aunque pareciese simple a primera vista, el juego escondía muchos secretos y estrategias escondidas. Y eso le gustaba. —¡Cara! ¡Empiezo yo! ¡Fase de invocación! — anunció. —No tan rápido. Uso la carta Moneda Inversa y el primer movimiento es mío — puso tres cartas sobre la mesa —. E invoco a estos tres monstruos. Mi Contador de Energía azul sube a diez, lo que me permite invocar una criatura de Nivel 2. Y su habilidad especial me permite recuperar tres cartas del mazo — tomó los tres naipes anunciados —. Tu turno.

Card Slash

© Javier Escámez "Habimaru" 2010.


3

—De acuerdo. Invoco cinco monstruos de colores distintos y empleo la Fusión Arcoiris. ¡Lo siento! ¡Estoy de suerte! —¿Quisiste decir mala suerte? — rió Kamon — No puedes usar la Fusión Arcoiris. —Pero... Si tengo cinco monstruos de color distinto y Energía suficiente... —Tenías cinco monstruos. ¿Te importa mirar el tablero? —¿¡Qué!? ¿¡Es que siempre tienes que tener un truquito para todo? —Eliminar Monstruo. Ahora sólo tienes cuatro y no puedes fusionarlos. En fin, me toca. ¡Fase de Ataque! Pero antes, uso la carta Doble Ataque. Duplicará por este turno los Puntos de Ataque de todos mis monstruos. »Eso hace que tus cuatro monstruos mueran y reducen tus Puntos de Vida hasta casi la mitad. Descarto Doble Ataque y llega el fin de la Fase de Ataque. Actualizamos los Contadores de Energía, tomamos dos cartas del mazo y pasamos a la segunda Fase de Invocación. Invoco otro monstruo azul de Nivel 3. —Invoco estos dos monstruos rojos. —Me temo que no puedo permitirte hacer eso. ¿No has leído la habilidad especial de éste? — señaló la carta —. "Campo frío. Siempre que esta carta esté en juego, invocar un monstruo rojo de Nivel 1 requerirá cinco Puntos de Energía de color azul. —Maldita sea... — murmuró —. Paso turno. —Ataco entonces y tus Puntos de Vida caen a cero. ¡Gano de nuevo! —Maldito Transistor MOSFET. Eres bueno. —Quedamos entonces en que eran esas tres cartas que habíamos apostado y quinientas monedas, ¿no? —Exacto... Maldita sea. Aposté demasiado fuerte... — el chico puso lo acordado sobre la mesa y se marchó sin decir nada.

Card Slash

© Javier Escámez "Habimaru" 2010.


4

—¡Hola, Noriko! — saludó a la chica que estaba tomando algo sobre la barra. —Hey, Kamon... — parecía un poco desanimada. —Sí, perdona, he pasado un poco de ti, lo siento... ¿Puedo tomar algo contigo? —Claro... —¡Pónganos dos refrescos de lima! —Me pregunto qué estará haciendo... —dijo la chica entre susurros. —¿Hibiki? — Kamon se llevó la mano izquierda a la frente —. Nunca sabes qué está haciendo. Creo que es demasiado espontáneo, ¿no crees? — rió. —Pero... No sé... ¿Por qué se ha ido tan precipitadamente? —Ya sabes cómo es. Como un niño con juguetes nuevos. ¡Seguro que le veremos pronto! —¿De verdad? — sonrió —. Supongo que me he preocupado por una simple tontería. Si eso es lo que le hace tan... La tardía llegada de los refrescos interrumpió la conversación. —Y, bueno... — llamó la atención a la tendera —. Ya que estás aquí, cóbrame un par de Sobres de Ampliación. —¿De cuáles? —Pues dámelos de los de doscientas cincuenta monedas, que acabo de ganar una partida bien remunerada — rió. —Aquí tienes — sonrió —. ¡Suerte! Kamon cogió uno de ellos y le regaló el otro a la chica. —Para que nos perdones. —No hace falta que me des nada. —Pero yo quiero hacerlo — insistió —. Es lo mínimo que puedo hacer por ti.

Card Slash

© Javier Escámez "Habimaru" 2010.


5

—Bueno... Gracias — dijo la chica, abriendo su sobre —. ¡Vaya! ¡Otra carta rara! — gritó sin previo aviso — ¡Y encima holográfica! —Parece que te gusta el coleccionismo, ¿Eh? — y, en un tono de voz bajo, añadió —. Aunque no seas tan buena jugando. —No he podido evitar oír vuestra conversación — se entrometió un hombre joven de pelo plateado —. Supongo que sabréis que las cartas más raras no se pueden conseguir en sobres. Oh, vaya — se agitó el pelo —. Menudos modales. Supongo que debería presentarme primero. Soy un miembro del Staff, aunque sólo estaba aquí echando unas partidas con un compañero en un rato libre. »Como iba diciendo, hay cartas que no se pueden conseguir en sobres. ¡Y no son pocas! Las Cartas Alternativas de los monstruos sólo se pueden obtener con suerte derrotando a los mismos. Y hay otras que sólo se consiguen en eventos con algo de suerte. ¡Y hay más cartas escondidas en otros sitios, pero eso lo tendréis que descubrir por vosotros mismos! —Entonces... ¿No podré hacerme con todas jugando? — preguntó el pelirrojo — ¡Bueno! ¡Mejor! ¡Así podré explotar todas las posibilidades de este juego! —¡Exacto! ¡Disfruta totalmente del juego! Por cierto, os daré algo, ya que estoy aquí — el hombre les entregó un papel a ambos —. Bueno, ¡he de marcharme! ¡Encantado de conoceros! Kamon miró el panfleto que le habían entregado. Anunciaba la próxima apertura de un gremio de Cazarrecompensas y coleccionistas de objetos raros. ¡Y abría el día siguiente! —Creo — comentó la chica —. Que ya he encontrado mi vocación. —Por ahora podríamos ir a combatir un poco, ¿no? Tanto jugar con las cartitas me está dejando los músculos dormidos. Además, ese tío dijo que los monstruos soltarían cartas raras Y, algunas serán buenas y todo. —¡Pues genial! — animó la chica con una renovada sonrisa en su rostro.

Sector Central. Bosques de Cobalto - Entrada.

Card Slash

© Javier Escámez "Habimaru" 2010.


6

—Bueno, ya estoy aquí — Hibiki bostezó en señal de cansancio —. A ver dónde hay algún que otro lobo. Hibiki invocó su nueva arma y la probó lanzando un tiro a uno de los monstruos que paseaban por el lugar. La bala rebotó contra su espeso pelaje y se giró hacia él. —Menos mal, algo de combate decente. Un monstruo que no muere de un golpe — El chico sacó una carta con la inscripción ChargeShot lvl 1 y la pasó por la Ranura Slash de su Lector —. ¡ChargeShot! La pistola brilló durante un momento y soltó un disparo que impactó con fuerza sobre el monstruo, haciéndolo caer al suelo. Intentó volver a levantarse, pero una bola de fuego impactó contra él, rematándolo. —Tú eres el único imbécil que conozco capaz de gritar el nombre de los ataques — se quejó una voz femenina, acercándose —. Menudas luces tienes. —¡Noriko! ¡Kamon! ¿Qué hacéis aquí? —Me he cansado por hoy de jugar a las cartas, yo también quería divertirme en la cacería — Kamon materializó su katana en la mano con una sonrisa sádica. —¡Pues me venís muy bien! ¡Necesito veinte colmillos de lobo! ¿Me ayudáis? —De acuerdo — indicó la chica —. Pero con una condición. Los objetos raros para mí y las cartas para Kamon. —Hablando de cartas... He sacado unas cuantas mientras entrenaba antes... ¿Nos las repartimos? Hibiki se sentó en el suelo y comenzó a mostrar cartas. Algunas Cartas de Habilidad, otras de juego e incluso una Carta Arma. —¡Hostias! ¡Tienes una Carta Alternativa de un monstruo! — El chico se sorprendió mientras miraba atentamente la descripción de la carta ilustrada con el monstruo gelatinoso y comparándola con otra que llevaba en la mano —. ¡Pues sí que es mejor que la normal!

Card Slash

© Javier Escámez "Habimaru" 2010.


7

—¡Eh! ¡Yo también la quiero! — se quejó la chica —. Al fin y al cabo es un objeto raro. —Pero mira lo que hay aquí para ti — Kamon sacó del montón una carta dorada — Báculo. Aumenta el ataque elemental en un cinco por ciento. —Sí, servíos, a mí me dan igual esas estúpidas cartas — se quejó el Hibiki —. Nada para la pistola. —Pero puedes usar los hechizos de nivel bajo — le aclaró Noriko —. Por ejemplo estas dos cartas te podrían servir — leyó en voz alta las descripciones de un par de naipes —. Blaze. Cambia la afinidad elemental del arma a fuego durante cinco minutos. DiamondDust. Cambia la afinidad elemental del arma a hielo durante cinco minutos. —Ah, pues algo útiles sí que son — reparó, en un tono desinteresado —. Ese cofre tenía cosas interesantes. Igualmente, empecemos, esos lobos no mueren solos. —Los lobos — informó el pelirrojo — Son débiles al fuego. Excepto los del desierto que hay en el Sector Sur, que son débiles al hielo. —¿Pero cómo sabes tantas cosas si no llevamos ni una tarde jugando? —No sabes todo lo que se aprende en el Juego de Cartas — a Kamon parecía gustarle tener más conocimientos que los demás. —Ya está la enciclopedia con patas — Hibiki cargó la carta Blaze y abatió a un par de lobos con balas ígneas. —Bola de fuego — a Noriko parecía divertirle también decir los nombres de las habilidades en voz alta —. ¿Qué? ¿No lo puedo hacer yo también? — respondió ante la mirada inquisitiva de sus amigos. —Aprended, novatos — Kamon envolvió su katana en llamas gracias a la carta Flamberge lvl 1 y se lanzó a por los enemigos sin miedo — ¡Uno! ¡Dos! ¡Tres! ¡Cuatro! Y... — saltó sobre la última de las bestias que quedaba en combate —. ¡Cinco! Eso es todo, amigos. —Te divierte todo eso de vacilar, ¿verdad? — se enfadó Hibiki — Eso no me lo dices tú en PvP

Card Slash

© Javier Escámez "Habimaru" 2010.


8

— sacó su pistola para apuntar. —Paso — se giró —. Otro día será. Toma tus colmillos, yo me quedaré esta carta a cambio. En fin, volvamos a la ciudad ya — guardó definitivamente la katana.

Sector Central. Ciudad Cobalto - Armería. —Bueno, ya hemos llegado. — indicó Hibiki —. Aquí tienes tus veinte colmillos de lobo. —Gracias, chico. Como recompensa, toma mil monedas y un gorro especial — entregó el susodicho gorro, que resultaron ser unas orejas de gato, y el dinero al chico. —¿Qué? ¿Un gorro especial? — preguntó Noriko —. ¿Puedo quedármelo? ¿Puedo? ¿Puedo? —Para ti enterito — se lo lanzó —. A mí me gusta más esta gorra. La pantalla de la muñequera de Hibiki volvió a brillar, recompensando su primera misión con un Logro. La chica se colocó sus recién adquiridas orejas y Kamon compró una nueva katana. —Por cierto, ¿qué hora tenéis? —Ya son las ocho y media — comprobó el pelirrojo —. Creo que viene siendo hora de irse. —Sí, será mejor... Mañana será otro día. Pues ahora nos vemos en la Sala de Cápsulas, ¿no? Los tres amigos presionaron a la vez el botón de Desconexión en su Lector para salir del juego y volver al mundo real.

Ciudad Kusanagi. Centro Online - Sala de Cápsulas. Aparecieron al instante dentro de las cápsulas desde las que se habían conectado. Hibiki suspiró por un momento antes de sacar su ID de la ranura, preguntándose qué aventuras encontrarían el día siguiente, y abrió la puerta para salir. —Bueno, chavales, yo voy tirando para casa — Kamon intentó tirar de una capa que ya no llevaba —. Que tengo hambre. Total, vivo en dirección contraria... ¡Nos vemos!

Card Slash

© Javier Escámez "Habimaru" 2010.


9

—¿Seguro que no quieres dar una vuelta con nosotros un rato? —En serio, tengo demasiada hambre. Podría devoraros a los dos. Y así os dejo un rato más para vosotros, ¿vale? El chico se giró e hizo un gesto con la mano en señal de despedida. Los dos restantes se quedaron mirándose el uno al otro hasta que decidieron salir del local.

Ciudad Kusanagi. Cerca del Centro Online. —De verdad que lo siento, me he descontrolado un poco. Me he emocionado demasiado con el juego — se justificaba el chico. —Venga, no te preocupes, cariño — Noriko le besó dulcemente en los labios —. Invítame a tomar algo y todo solucionado. —¡Vamos a cenar juntos! — sugirió —. No es tan mala idea, ¿eh? —Está bien... ¡Pero tú invitas! ¡Eres tú quien me ha dejado tirada! —¡Tú eres la lenta que no ha podido seguir mi ritmo! — se picó Hibiki —. ¡Encima de que te regalo las orejas de gato con lo que te gustan! —Miau... — imitó a un gato, moviendo la mano izquierda como uno de ellos — Lo siento, miau... ¿Vamos a cenar entonces? —Venga... Vale... — el chico tomó a Noriko del hombro — Pero porque eres tú, ¿eh? —Gracias, Hibiki — la muchacha abrazó a Hibiki con mucha fuerza, haciéndole frenar su camino. —Bueno, ¿y qué piensas hacer mañana? ¿Vamos a jugar? —Un tío del Staff nos dijo que abrirían un lugar para coleccionistas y cazarrecompensas. Me gustaría probarlo. —Oh, eso tiene buena pinta... ¡Seguro que eso nos lleva a luchar contra jefes fuertes! ¡Te

Card Slash

© Javier Escámez "Habimaru" 2010.


10

acompaño! —Hibiki, no tienes remedio...

Card Slash

© Javier Escámez "Habimaru" 2010.


Card Slash 01  

Card Slash 01 - Vocación

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you