Issuu on Google+

1

Prólogo Card Slash Ciudad Kusanagi. Casa de Hibiki Hibiki parecía algo impaciente, deambulaba de un lado a otro con un sobre en la mano. Estaba algo acalorado, así que se quitó la gorra para abanicarse con ella. Su alborotado pelo moreno se revolvía con las corrientes de aire. —Maldita sea, ¡cómo tardan estos dos! — musitó, abriéndose una lata de refresco. El chico tuvo que sentarse un momento. Con las altas temperaturas veraniega no era buena idea recorrer aleatoriamente el salón de casa. Toc Toc Toc Toc —¡Por fin! — Exclamó el chico antes de lanzarse hacia la puerta —. ¡Menos mal! Al otro lado esperaban dos personas. Una chica algo menuda, aunque resultona por su forma de vestir, de ojos verdes y cabello castaño y un altísimo chico con el pelo teñido de color rojo, que caía sobre sus hombros. —Menos mal, ya era hora — les reprimió. —Entonces... — continuó Kamon, el chico pelirrojo —. Has conseguido tres invitaciones a la beta de Card Slash, ¿verdad? —¡Sí! — gritó su amigo emocionado —. El Centro Online más cercano está en el centro de la ciudad. ¿Vamos yendo ya? Card Slash. El MMORPG de moda. Aún estaba en fase beta y sólo unos pocos afortunados

Card Slash

© Javier Escámez "Habimaru" 2010.


2

habían podido conseguir invitaciones para el juego. Hibiki, en cambio, había logrado tres, gracias a un amigo. La fama del juego residía en la sensación de realidad que proporcionaba. Para ello, el usuario tenía que ir a un Centro Online para iniciar sesión en una de las cápsulas habilitadas al efecto. O eso había oído Kamon. La información escaseaba y todos los jóvenes estaban deseosos de probarlo. Y ahí estaban los tres amigos, esperando para formar parte de una épica aventura en la que pocos podían participar.

Ciudad Kusanagi. Centro Online. —Por cierto, Noriko — comentó Kamon son serenidad —. ¿Cómo es que te has decidido a venir tú también? Creía que nunca te habían llamado la atención esta clase de juegos. —Pero a veces hay que ceder por dos grandes amigos — sonrió. —Y te ha vencido la curiosidad — miró a la chica con un aire de superioridad. —Exacto. —Pero da igual — canturreaba Hibiki —. Lo importante es que vamos a jugar juntos... ¿No es genial? El Centro Online era un lugar bastante grande situado en el centro de la ciudad Kusanagi. Unas enormes cristaleras dejaban ver las máquinas que trabajaban bajo el suelo y un par de recepcionistas uniformadas miraban las pantallas de sus ordenadores. —Buenos días. Sois nuevos aquí, ¿verdad? —Sí — asintió Hibiki, entregándole el sobre —. Venimos a probar la beta de Card Slash. —Todo parece estar en orden — admitió —. ¿Podría ver vuestros carnets de identidad? Los tres chicos mostraron sus identificaciones. La recepcionista, al comprobar que los tres tenían dieciséis años, repartió sendos formularios a los chicos. En ellos narraba las cláusulas del jugador, que ninguno de ellos se molestó en leer y unas cuantas preguntas, como, por ejemplo, los

Card Slash

© Javier Escámez "Habimaru" 2010.


3

datos de contacto. —Nombre, teléfono, dirección... — musitaba el chico pelirrojo — Todo correcto. —Y esta es la pregunta más difícil de todas — resopló su amiga —. “¿Qué nombre quieres tener en el juego?”. —Yo lo tengo claro — vaciló Kamon —. Me llamaré “Transistor MOSFET”. —¿Otra vez leyendo los libros de la universidad de tu hermano? — Hibiki empezó a reír —. Bueno, al menos eres original. Pues yo me llamaré... Reiji, como el protagonista de ese anime que estoy viendo — y, tras un estridente pitido, maldijo — ¡Maldita sea! ¡No está disponible! Entonces me llamaré... ¡Hiro! —Yo no sé qué nombre ponerme aún... —¿Qué te parece Blossom? —Pues... Me gusta cómo suena — reparó la chica —. Blossom entonces. —Veo que ya os habéis decidido, ¿no? — preguntó la chica desde el mostrador — Entonces, permitidme un momento para que introduzca vuestros datos y os llevaré a la Sala de Cápsulas. Tactactactac. Tactac. Tactac. Tactactactactac. Tac. Tactac. tac. Click. Tactactactac. Tac. Tactactac. Tactactactactac. Tac. Tactac. tac. Click. Tactactac. Tac. Tactactac. Tactactactactac. Tactac. Tactac. tac. Click. —¡Todo listo! — la chica había confirmado la correcta inserción de los datos en la máquina y tomó tres tarjetas de la mesa —. Esta será vuestra ID en el juego. Entregó una ID a cada uno de los chicos. Se trataba de unas tarjetas con su apodo, la información de estadísticas y unos huecos para información. —A partir de ahora, cuando vengáis a jugar, no tenéis más que mostrarla en Recepción y os cederemos el paso. Ahora, seguidme.

Card Slash

© Javier Escámez "Habimaru" 2010.


4

Ciudad Kusanagi. Centro Online - Sala de Cápsulas. Al abrirse la puerta de la sala, Hibiki se emocionó al ver tantas cápsulas apiladas una sobre otra, de tal forma que llenaban toda la habitación. Algunas de ellas aún estaban libres. —Ahora, sólo tenéis que introducir vuestra ID en el lector de cualquier cápsula libre... ¡Y a comenzar vuestra aventura! Hibiki corrió hacia la primera cápsula abierta que vio, marcada con el número 004 y cerró la puerta tras de sí. Al introducir su ID, un destello salió por la rendija. —Este Hibiki... Tan impaciente como siempre. —Bueno, será mejor que nosotros dos hagamos lo mismo. Tanto Kamon como Noriko buscaron cápsulas libres (la 012 y 017 respectivamente) e introdujeron su tarjeta en el lector.

Limbo - Sala Blanca —Bienvenido a Card Slash — una voz salió de la infinita sala —. Pronto podrás jugar, pero antes has de configurar tu cuenta de usuario. Tu nombre era... —Hiro — afirmó el chico. —Muy bien — una chica de apariencia robótica apareció frente a Hibiki —. El primer paso será elegir el vestuario para el juego. Elige lo que quieras. Un gran armario se materializó frente al chico. Él se limitó a coger una gorra como la que siempre llevaba, unos pantalones piratas de color negro y una sudadera de color rojo. —Esto es todo — indicó a la chica. —Bien — chasqueó los dedos. Al instante, la ropa de Hibiki había cambiado por la que tenía en las manos. —¡Woah! — se impresionó —. ¡Eso ha molado!

Card Slash

© Javier Escámez "Habimaru" 2010.


5

—Bueno, esto ya está listo. ¿Tienes alguna pregunta o quieres pasar al tutorial? —¡Vamos! ¡Ya! — el chico parecía impaciente. —Suerte en tu viaje — la voz de la chica parecía apagarse mientras el entorno cambiaba.

Limbo - Tierra de novatos. —Bienvenido a Card Slash — saludó un hombre trajeado —. Yo seré quien te muestre las bases y el sistema de juego. Hibiki parecía algo decepcionado por no poder comenzar a jugar aún. —El objetivo de Card Slash es muy simple. Ser el mejor y ganar la Gran Liga. Para ello, puedes seguir muchos caminos. Puedes llegar a ser el mayor coleccionista de objetos. Puedes participar en el juego de cartas. Puedes realizar misiones. Puedes asistir a los eventos. ¡Incluso puedes luchar contra tus amigos y rivales! » Pero nunca olvides tu meta: la Gran Liga. Se trata de un evento mensual al que sólo podrán acceder los jugadores que tengan las siete medallas. —¿Y cómo consigo esas medallas? — preguntó el chico, emocionado. — Para ello, deberás ganar a los líderes de los siete sectores. —Pero en mi mapa... —Hay nueve, lo sé. Tras el tutorial, aparecerás en el Sector Central, que carece de líder. —Así que hay dos sectores que carecen de líder... —Exacto. ¿Queda todo claro acerca del objetivo? —¡Todo claro! —Pasemos al sistema de combate, entonces. Card Slash carece de un sistema clásico de experiencia, usando en su lugar un innovador sistema de evaluación. En función de tus capacidades de combate, tus victorias y tus logros, tu ID calculará un nivel.

Card Slash

© Javier Escámez "Habimaru" 2010.


6

Hibiki miró fijamente su tarjeta de identificación. Además de una fotografía suya en la parte izquierda y los huecos que ya vio antes en la zona central e inferior, un hexágono, un contador y una barra aparecieron en la derecha. Los seis vértices del hexágono rezaban características como Ataque o Agilidad. El contador acompañaba a la inscripción PvP y junto a la barra estaba escrita la palabra Logros. En la parte superior se hallaba una inscripción que rezaba "Nivel: 01". —Ahora, Hiro, es el momento para que tomes este Lector. Te permitirá usar tus cartas en combate — entregó al chico una gruesa muñequera plateada con varias ranuras —. La ranura de la derecha es en la que colocarás tu Carta Arma, mientras que por la del lado izquierdo es la ranura Slash, que utilizarás para leer el resto de cartas. » Mira, también, la parte superior, que cuenta con un escáner para cambiar información de ID con tus amigos, y la inferior, que hace las funciones de menú. Entre otras cosas, cuenta con un comunicador. Sólo elige el nombre de tu amigo en el display y podrás hablar con él sin problemas. » Ahora bien, ha llegado el momento de elegir tu Pack de Inicio. —¿Pack de inicio? —Eso es. ¿Con qué tipo de cartas quieres comenzar? Hoy contamos con estos tres tipos — entregó tres sobres de cartas al chico. Gun-RNG Pack

Katana-CQC Pack

Elemental-SKL Pack

La decisión estaba frente a él. ¿Quería que le reconociesen como Hiro, el usuario de pistolas? ¿Quería combatir cuerpo a cuerpo con una katana? ¿O sería mejor idea lanzar hechizos elementales?

Sector Central. Ciudad Cobalto - Plaza. —Oh, hola, Noriko. ¿Has visto a Hibiki? —Conociéndole, aún tiene que estar decidiendo el Pack de Inicio — rió —. Por cierto, ¿cuál has elegido tú?

Card Slash

© Javier Escámez "Habimaru" 2010.


7

Kamon materializó una katana en su mano izquierda. —¿Responde eso a tu pregunta? — sonrió. —Pues espero que elija las pistolas — la chica se apoyó sobre un bastón con un gran orbe de color rojo en su empuñadura. —Bueno, tampoco es que pase nada si repetimos — rió. —Buenas — saludó un chico de apariencia juvenil y cabello rubio —. Soy del Staff de Eventos de Card Slash y vengo a promocionar algo el Juego de Cartas. ¿Habéis oído hablar de él? —En absoluto. Pero me interesaría saber algo más. —El Juego de Cartas se trata de uno de los mayores alicientes de Card Slash. Muchos de los jugadores compiten en los Clubs de Jugadores dispersados a lo largo y ancho de nuestros mapas. —Y... ¿Cómo se juega? —Para ello, no puedes usar tus cartas de combate. Necesitas una baraja especial. En el Club de Ciudad Cobalto entregan Barajas de Inicio a todos los novatos, pero como esta es una situación especial, os entregaré a cada una a cada uno y, además, seis Sobres de Expansión. —¡Genial! — la chica parecía ilusionada por el hecho de recibir objetos gratis. —Sólo necesito conocer vuestros nombres en el juego para enviarlas a vuestro inventario. —El mío es Blossom — tras un par de clicks en la agenda electrónica del chico, la ID de Noriko brilló para indicar que su inventario había sido actualizado. — Y el mío... Transistor MOSFET. —Menudo nombre, macho — rompió a reír su interlocutor —. ¡Listo! Ambos chicos materializaron tanto la Baraja de Inicio como los Sobres de Expansión en sus manos y se dispusieron a abrirlos. —¡Menuda suerte! — exclamó el chico rubio —. Transistor MOSFET, te han tocado unas

Card Slash

© Javier Escámez "Habimaru" 2010.


8

cartas bastante buenas. Y a ti te ha tocado una bastante rara, Blossom. —¿En serio? Pues igual no es mala idea coleccionarlas... —Ahora que lo mencionas, debería explicaros algo del Lector. He añadido la función de Álbum a la pantalla inferior. Ahora podréis ver vuestra colección de cartas. Dejadme que os lo muestre. Pulsó un botón bajo la muñequera de Kamon y una pantalla holográfica se desplegó, mostrando las colecciones de cartas, y los estados actuales, así como sus victorias y derrotas en el juego. Beep. —Oh, casi lo olvidaba — Habéis desbloqueado un logro. Concretamente "Comienza tu colección del Juego de Cartas". Como os habrán explicado en el tutorial, la cuenta de logros también influye para el nivel del jugador. Y, bueno, eso es todo, no os robo mucho tiempo más. Que la suerte os acompañe. El chico se marchó para ofrecer las cartas a otros novatos.

Limbo - Tierra de novatos. —Vale, por fin me he decidido. Elegiré el Pack Gun-RNG. —Buena elección — dijo el hombre mientras Hibiki abría el sobre con las cartas —. Ahora, te explicaré el uso de las cartas. ¿Ves esa carta de borde dorado con el dibujo de una pistola? Esa es tu Carta Arma. Introdúcela en el Lector. Hibiki obedeció las instrucciones atentamente. El Lector absorbió casi la totalidad de la carta, dejando un filo para extraerla en caso de necesidad. —Ahora puedes invocar el arma con total libertad. Pruébalo. Hibiki materializó sin problemas su pistola en la mano y apuntó hacia la lejanía para apretar el gatillo. —Genial.

Card Slash

© Javier Escámez "Habimaru" 2010.


9

—Ahora déjame mostrarte el uso del resto de cartas, las Cartas de Habilidad. Coge una al azar. —Esta misma — el chico tomó una carta llamada DoubleShot lvl 1. —Oh, ésa me gusta — sonrió el NPC —. Te permite usar una segunda pistola durante un corto periodo de tiempo. Pásala por la ranura Slash. Hibiki hizo lo que le pidieron y, al leer la carta, una segunda pistola apareció en su mano derecha. Al pasar unos segundos se esfumó sin dejar ni rastro. —Entonces, debo estar usando Cartas de Habilidad continuamente, ¿no? —No. Usar cartas de habilidad consume Energía, algo que debes controlar. De hecho, generar balas para tu pistola también consume Energía, así que ten cuidado. —¡Eso está hecho! —Y, por último, una aclaración sobre la ID. Contiene una función de inventario, por lo que podrás guardar tus Cartas de Habilidad y Cartas de Arma mientras no las usas, así como el resto de objetos del juego. —Ya veo — dijo guardando sus cartas —. ¡Muchas gracias por todo, viejo! —¿A quién estás llamando viejo? —A ti — vaciló el chico. —Los NPC también tenemos sentimientos... De todas formas, te enviaré a Ciudad Cobalto. ¡Suerte en tu viaje!

Sector Central. Ciudad Cobalto - Plaza. Hibiki comenzó a mirar de arriba abajo todos los edificios de la ciudad. Una arquitectura moderna, con detalles en cobalto, haciendo honor al nombre de la ciudad. Una gran pantalla en la plaza anunciaba las últimas novedades y muchos jugadores iban de un lado para otro. A la lejanía, Hibiki consiguió vislumbrar a sus amigos.

Card Slash

© Javier Escámez "Habimaru" 2010.


10

—¡Eh! ¡Chicos! — gritó desde lejos. —Menos mal que has llegado ya, no sabíamos cuánto más podrías tardar — se quejó Kamon. —Menudas pintas lleváis, chavales — rió Hibiki. Y algo de razón tenía. Kamon acompañaba su habitual vestimenta oscura y su llamativo pelo con una capa que mezclaba los dos colores. Noriko, por su parte, hacía su vestimenta aún más colorida de lo normal, con un montón de pinzas y pasadores en su pelo, que ahora lucía mechas rosas y un pañuelo a cuadros colgado del cuello. —¿Te has puesto lentillas rosas? — siguió riendo. —Pues a mí me gustan — se quejó la chica. —Yo no me quejo — sentenció Kamon —. A mí me parece guapa. —Bueno, no te lo niego, pero... — cambió Hibiki de tema —. Ya que estamos aquí, intercambiemos información, ¿no? Beep. Beep. Beep. —¡Listo! ¿Y qué pensáis hacer ahora? — preguntó Kamon —. Yo quería ir un rato a jugar a las cartas. —¿Cartas? —¡Já! ¡Te lo has perdido por tardón, Hibiki! — Noriko parecía divertirse —. ¡Un chico nos ha dado cartas gratis y a ti no! —En fin, da igual. Yo me voy a matar algunos monstruos. O algo — Hibiki se marchó corriendo —. ¡Nos llamamos por el Lector! —¿Sólo acabamos de llegar y ya nos estamos separando? ¿Ya me deja abandonada este tío?— se quejó la chica —. Pues yo me voy contigo, Kamon.

Card Slash

© Javier Escámez "Habimaru" 2010.


Card Slash - Prólogo