Page 1

S& O R B eniL I v L u e j / d a il revist ura infant t litera

14 AYO 20 M I e t e diecisi o r e m nú

aniversario

IAL C E P ES

HISTORIA Perspectivas, experiencias y títulos recomendados

Entrevista a

Marcelo Guajardo

Premio El Barco de Vapor 2013

MARCELO ESCOBAR ILUSTRACIÓN CON IDENTIDAD

SECCIÓN JUVENIL Había una Vez 1


Índice Editorial Por Manuel Peña Muñoz Actualidad Noticias del mundo LIJ Columna de Gonzalo Martínez ¿Y dónde aprendiste eso?

La historia en los libros para niños y jóvenes Conocer el pasado para entender el futuro Por Ana Garralón

4 6 14 16 18

Patrimonio y literatura infantil: la experiencia de Amanuta Por Ana María Pavez

24

Literatura infantil chilena y dictadura: ¿un silencio elocuente? Por María José González C.

30

Historia, infancia y literatura Por Nicolás Cruz La historia sin fin Por Claudio Aguilera Mirada Iberoamericana Lecturas recomendadas por el Banco del Libro Desde el CRA La historia en las historias Recomendados por Mediadores Historia en cuatro títulos Recomendado Profesional Por María Paz Garafulic Recomendados Comité de Selección y Valoración de la Fundación Había una Vez Desde el Snbp 6° Concurso Cartas de Amor

2 Había una Vez

38 44

52 56 58 66 68 76


Columna de Xosé Ballesteros Cuando las aves dejan de migrar Entrevista Marcelo Guajardo Ilustrador Perfil de Marcelo Escobar ¿Por qué soy lectora? Alejandra Schmidt Iniciativa de Fomento Lector Vive Tu Plaza Buena Idea Viaje a la lectura Recordando a Mark Twain Mis Favoritos María José Castro Desde Lee Chile Lee Un cuento al día Juventud Imaginando Libros

78 80 84 94 96 98 100 106 110 112

JIL Recomienda ¡Entre nosotros nos entendemos!

114

Cómic de Marcela Trujillo Realidad versus Fantasía

122

Dosis de Lectura Stefano (María Teresa Andruetto)

128

Columna de Esteban Cabezas ¿Quién es Lemony Snicket?

134

Novedades de mayo 26 Nuevos títulos

138 Había una Vez 3


Editorial

Los libros infantiles y juveniles son el reflejo de cada época, a tal punto que se suele decir: “Denme un libro infantil y les diré a qué periodo de la historia pertenece”. Los Cuentos de Antaño de Charles Perrault transmiten usos y costumbres de la época medieval, así como El Flautista de Hamelin de los Hermanos Grimm recoge rastros de una misteriosa leyenda narrada en las riberas del río Weser en la Alemania del siglo XII. En La cabaña del tío Tom de Harriet Beecher Stowe encontramos antecedentes de la abolición de la esclavitud en la época de la Guerra de Secesión en Estados Unidos, en tanto que en Corazón de Edmundo de Amicis descubrimos el ambiente de la unidad italiana luego de que el país se independizara del Imperio Austro-Húngaro. Un “cuento mensual” desprendido de este libro como De los Apeninos a los Andes, recreado en el cine de animación japonés, nos ofrece un emotivo cuadro social de la emigración italiana a Argentina a finales del siglo XIX. No escapan a esta situación las obras contemporáneas de la literatura infantil ni tampoco los libros álbum como Rosa Blanca de Roberto Innocenti, un conmovedor relato visual de la infancia en un campo de concentración alemán en los días del Tercer Reich. Otro libro suyo, La niña de rojo, con texto de Aaron Frisch, recrea el cuento Caperucita Roja en el barrio suburbano de una gran ciudad moderna. Como se ve, en cada libro infantil reconocemos el fondo histórico de su tiempo. Una situación similar es la que vemos reflejada en los libros infantiles chilenos. Nuestra literatura infantil en el siglo XIX tenía un rasgo patriótico y religioso como en toda América Latina. A lo largo del siglo XX, numerosos títulos infantiles recogen aspectos culturales de nuestra historia. Así, el escritor Saúl Schkolnik en su libro Breve noticia de mi infancia (1984) narra la historia de la niña Fernanda Isabel de Sotomayor en el Santiago de 1645. A través de su diario de vida, conocemos la vida hogareña en tiempos de la colonia con gran precisión de detalles.

4 Había una Vez


Otro diario de vida escrito por un niño refleja la sociedad de su tiempo. Es Papelucho (1947) de Marcela Paz, fiel retrato de la clase media chilena de mediados del siglo XX. En Papelucho historiador (1954), el chico reflexiona de manera audaz al cuestionarse el descubrimiento de América anticipándose medio siglo a las controversias que surgieron en 1992 cuando los pueblos originarios de América no quisieron festejar que habían sido “descubiertos” cinco siglos atrás por los españoles. Papelucho se pregunta: “¿Por qué hay una micro que se llama Pedro de Valdivia y no hay una que se llame Galvarino?”. Como se ve, la literatura infantil registra estas ideas planteadas hoy día nuevamente en la literatura chilena por el escritor Roberto Ampuero en su novela negra Bahía de los misterios. En ella, el autor nos plantea la inquietud de un académico que intenta cambiar la historia oficial pues tiene documentos en torno a viajes de navegantes mayas a las costas galesas mucho antes de que Cristóbal Colón llegara a las islas del mar Caribe. La literatura de ficción puede recoger las grandes problemáticas de la historia y hacernos dudar de la verdad oficial. Este número de la Revista Había una Vez aborda las relaciones entre historia y literatura infantil y juvenil, y cómo los libros para niños y jóvenes pueden recoger la historia y sus distintas perspectivas a través de la ficción. Los invitamos a disfrutar este especial y también a celebrar con nosotros un nuevo aniversario de la revista. Ya son 4 años compartiendo con lectores de Chile y de Iberoamérica la pasión por los libros y el compromiso de la Fundación Había una Vez con la valoración y el fomento de la lectura en nuestra sociedad.

Manuel Peña Muñoz Escritor e investigador de LIJ Miembro del Comité Editorial de Revista HUV

Había una Vez 5


Actualidad

Revista Había una Vez celebra su cuarto aniversario con nuevo sitio web Decenas de escritores, ilustradores y expertos en LIJ; entrevistas a autores, artículos especializados y columnas de opinión; temáticas contingentes y materias universales. Diecisiete números y cuatro años han pasado desde la primera edición de Había una Vez, y la revista sigue trabajando por llegar cada día a más lectores, en su afán por lograr que Chile y otros países de Iberoamérica tengan una alta valoración de la literatura, la lectura, la escritura y la cultura en general. Dirigida a mediadores de la lectura como bibliotecarios, profesores, educadores, padres de familia, autores e ilustradores, la revista publicó en papel sus 8 primeros números y en marzo de 2012 se transformó en un medio digital de descarga gratuita. Hoy, para celebrar nuestro cuarto aniversario, lanzamos el nuevo portal de información de la Revista Había una Vez, que reúne los contenidos de las ediciones digitales disponibles por secciones y artículos (en una primera etapa desde el N°12 hasta el N°17). La idea es facilitar el acceso de los mediadores de la lectura a la publicación y optimizar la difusión de los contenidos de nuestra etapa digital. Así, en www.revistahabiaunavez.cl se puede acceder directamente a los artículos que enlazan la literatura infantil y juvenil con temas como el Terror, el Cine, la Cocina, los Clásicos o la Narración Oral. Además, están disponibles las entrevistas a destacados escritores nacionales y extranjeros, los perfiles de los ilustradores que han realizado las portadas de cada número, y todas las iniciativas y buenas ideas de fomento lector. Las reseñas de libros recomendados por especialistas en LIJ, por diversos comités de evaluación y por jóvenes lectores también tienen un lugar destacado en el nuevo sitio, junto con las columnas de nuestros colaboradores y todas las novedades literarias incluidas en cada número. La invitación es, entonces, a explorar esta nueva apuesta de la Revista Había una Vez, desde donde también se podrá descargar la revista completa en PDF o leer en línea la versión tradicional. ¡A celebrar, leer y seguir contagiando el placer de la lectura en niños, jóvenes y adultos! 6 Había una Vez


4Âş

io

ar anivers

eb

tio w i s o v e l nu

visita e

l c . z e v a n u a i ab

w

h a t s i v ww.re

HabĂ­a una Vez 7


Actualidad

La partida de Gabo

Ilustración de Fabián Rivas

Con diversos y sentidos homenajes en México y Colombia se despidió la figura de uno de los escritores más influyentes de las letras latinoamericanas, el colombiano Gabriel García Márquez, Premio Nobel de Literatura 1982, fallecido el 17 de abril pasado. Miles de personas llegaron hasta el Palacio de Bellas Artes de Ciudad de México, donde se realizó su despedida oficial, para dar el último adiós al autor de Cien años de soledad, en una ceremonia en la que el vallenato y las rosas amarillas tuvieron un lugar preponderante.

Premio Andersen 2014 La escritora japonesa Nahoko Uehashi y el ilustrador brasileño Roger Mello fueron distinguidos con el Premio Hans Christian Andersen 2014, otorgado por IBBY, por su significativa contribución a la literatura infantil y juvenil. Según explicó el jurado, Uehashi escribe novelas de fantasía únicas desde el punto de vista de la antropología cultural. En efecto, la autora tiene la convicción de que las personas de todos los rincones del mundo tienen en común la misma pasión por contar historias. El viaje y los descubrimientos son aspectos importantes de la expresividad artística de Roger Mello, y el rico contenido de sus ilustraciones refleja su pasión por el folclore y la exploración del mundo.

Seminario de Crítica y Creación Una semana de cursos intensivos, con destacados escritores trasandinos, contempla la realización del 15º Seminario de Literatura Argentina: Crítica y Creación 2014, que se desarrollará entre el lunes 23 y el viernes 27 de junio en Resistencia, Chaco (Argentina). El Seminario es organizado y patrocinado por el Centro de Estudios Literarios y Sociales (CAELYS-Chaco) de la Fundación Mempo Giardinelli, que ofrece becas a participantes argentinos o residentes en el país. Más información en http://seminariochaco.blogspot.com 8 Había una Vez


Iberoamérica Ilustra

Más información en http://iberoamericailustra.com

Con el fin de tender una red para difundir la obra de los ilustradores de libros para niños y jóvenes en América Latina y España, la Fundación SM, El Ilustradero y la FIL de Guadalajara convocan a Iberoamérica Ilustra. V Catálogo Iberoamericano de Ilustración. Los interesados pueden participar con un mínimo de 3 y un máximo de 5 ilustraciones inéditas. Las imágenes deben contar una historia, ser secuencias narrativas (no piezas aisladas) y mostrar consistencia y uniformidad como serie, pues serán evaluadas en conjunto. El plazo para enviar los trabajos vence el 27 de junio de 2014.

Con el propósito de encontrar nuevas voces que impulsen el desarrollo de la creación literaria y plástica de obras para niños y jóvenes en Iberoamérica, el Fondo de Cultura Económica invita a escritores e ilustradores de cualquier nacionalidad a participar en el XVIII Concurso de Álbum Ilustrado A la orilla del viento. La convocatoria está abierta hasta el 30 de agosto de 2014 y los resultados serán publicados el 31 de octubre.

© Issa Watanabe, ilustración.

A la orilla del viento

Con el propósito de encontrar nuevas voces que impulsen el desarrollo de la creación literaria y plástica de obras para niños y jóvenes en Iberoamérica, el Fondo de Cultura Económica convoca a escritores e ilustradores de todas las latitudes para que participen en el XVIII Concurso de Álbum Ilustrado A la Orilla del Viento, que se ajusta a las siguientes

Más información en Bases www.fondodeculturaeconomica.com 1. Podrán participar escritores e ilustradores adultos, de cual-

quier nacionalidad, lugar de origen o residencia, con una o más obras, siempre que su propuesta sea en lengua española. Quedan excluidos los empleados del Fondo de Cultura Económica.

Link directo ainéditas lasybases 2. Las obras deberán ser no participar simultáneamente en otro concurso, y podrán ser presentadas por uno o varios escritores e ilustradores.

3. La propuesta deberá atender al concepto de álbum; es de-

cir, un libro en el que la historia se cuente a través de imágenes y texto de tal manera que éstos se complementen o estén íntimamente relacionados. (Recomendamos ver los álbumes publicados en nuestra colección Los Especiales de A la Orilla del Viento.) Asimismo, se aceptarán historias narradas sólo con imágenes, pero no se recibirán trabajos sin ilustraciones. Los pop up, las novelas ilustradas o las propuestas para colorear quedarán automáticamente descalificadas.

4. El tema, formato del álbum y la técnica de ilustración son libres. La extensión máxima de la obra deberá ser de 48 páginas.

5. La propuesta del libro deberá presentarse en una maqueta con la versión final de diseño, texto, color e ilustraciones. No es

9. Los trabajos deberán remitirse a la siguiente dirección: XVIII Concurso de Álbum Ilustrado A la Orilla del Viento Libros para Niños y Jóvenes Fondo de Cultura Económica Carretera Picacho Ajusco 227, Col. Bosques del Pedregal, Tlalpan, C. P. 14738, México, D. F. Los concursantes de Argentina, Brasil, Colombia, Chile, España, Estados Unidos, Centroamérica, Perú y Venezuela podrán entregar su(s) propuesta(s) en las filiales del FCE en estos países, cuya dirección se encuentra al calce de estas bases. Sus trabajos deberán incluir la leyenda XVIII Concurso de Álbum Ilustrado A la Orilla del Viento.

10. Queda abierta la presente convocatoria a partir de su fecha

de publicación y hasta las 18 horas del 30 de agosto de 2014. En los envíos por correo se considerará la fecha de remisión. No se recibirán propuestas después de esta fecha.

Había una Vez 9

11. El jurado estará compuesto por personas de reconocido


Actualidad

Los escogidos del Banco del Libro El Banco del Libro de Venezuela dio a conocer su Infantiles prestigiosa selección de Los MejoresJuveniles Libros para Niños y Jóvenes 2014, fruto del trabajo constante y sostenido del ORIGINALES TRADUCCIONES ORIGINALES TRADUCCIONES Comité de Evaluación de Libros de la institución. EL IDIOMA SECRETO María José Ferrada Ilust: Zuzanna Celej Faktoría K de Libros, 2013

LOBO A LA VISTA Y OTRAS FABULAS DE ESOPO Esopo Ilust: Agata Raczynska Adapt: Cristóbal Joannon Amanuta, 2013

MI ABUELO EL LUCHADOR Antonio Ramos Revillas Ilust: Rosana Mesa El naranjo, 2013

ILUSTRACIÓN DE JAVIER ZABALA

UN PERRO EN CASA Daniel Nesquens Ilust: Ramón París Ekaré, 2012

XXXIV

EXPOSICIÓN

Los mejores libros para niños y jóvenes 2014 DEL 23 DE ABRIL AL 30 DE JUNIO DE 2014

FLORES BLANCAS PARA PAPÁ Beatriz Helena Robledo SM, 2012

LAS VENTAJAS DE SER INVISIBLE Stephen Chbosky Trad: Vanesa Pérez-Sauquillo Alfaguara, 2012

En la categoría de Libros Infantiles los escogidos fueron El idioma secreto (Faktoría K), Juan Hormiga (A buen paso), Lobo a la vista y otras fábulas de Esopo (Amanuta), Mi abuelo el luchador (El naranjo), Un perro en casa (Ekaré), Ding Dang Dong! (Camelia), El niño que nadaba con pirañas (FCE), Olivia y las princesas (FCE), Hilo sin fin (Juventud) y Ese cambio (Babel). También hubo menciones especiales: como Libro Entrañable, se destacó a Martín y la llegada de la primavera (FCE); como Propuesta Editorial, Nueva York en Pijamarama (Kalandraka) y Rompecabezas (Pequeño Editor), y como Acierto Editorial la Colección de Poesía Ilustrada de Gabriela Mistral (Amanuta). Menciones Menciones JUAN HORMIGA Gustavo Roldán A buen paso, 2012

Ganadores

DING DANG DONG! Frédérique Bertrand Trad: Dominique Aizpurua Camelia, 2012

EL NIÑO QUE NADABA CON PIRAÑAS David Almond Ilust: Oliver Jeffers Trad: Ix-Nic Iruegas Peón Fondo de Cultura Económica, 2013

CONQUISTADORES EN EL NUEVO MUNDO Grassa Toro Ilust: Pep Carrió Tragaluz, 2013

OLIVIA Y LAS PRINCESAS Ian Falconer Trad: Clara Stern Rodriguez Fondo de Cultura Económica, 2012

HILO SIN FIN Mac Barnett Ilust: Jon Klassen Trad: Teresa Mlawer Juventud, 2013

ABECEDARIO DEL CUERPO IMAGINADO Mar Benegas Ilust: Guridi A buen paso, 2013

PARANOICA Jung Yumi Trad: Diana Cifuentes Rey+Naranjo editores, 2012

ESE CAMBIO Philippe Dumas Trad: Pablo Miranda Babel Libros, 2012

LA BELLA DURMIENTE DEL BOSQUE Gabriela Mistral Ilust: Carmen Cardemil Amanuta, 2012

PROPUESTA EDITORIAL NUEVA YORK EN PIJAMARAMA Michäel Leblond Ilust: Frédérique Bertrand Trad: G. Tolentino Kalandraka, 2013

ACIERTO EDITORIAL BLANCA NIEVE CAPERUCITA ROJA EN LA CASA Gabriela Mistral DE LOS ENANOS Ilust: Paloma Valdivia Gabriela Mistral; Amanuta, 2012 Ilust: Carles Ballesteros Amanuta, 2012

PROPUESTA EDITORIAL ROMPECABEZAS Diego Bianki Pequeño editor, 2013

LA CENICIENTA Gabriela Mistral Ilust: Bernardita Ojeda Amanuta, 2012

RESCATE EDITORIAL EL ANIVERSARIO Miguel Marti i Pol Ilust: Carme Sole Vendrell Trad: Fabricio Caivano El jinete azul, 2012

ACIERTO EDITORIAL LENGUA MADRE María Teresa Andruetto Babel Libros, 2013

LIBRO DE INFORMACIÓN ABUELAS CON IDENTIDAD: LA HISTORIA DE ABUELAS DE PLAZA DE MAYO Y LOS NIETOS RESTITUIDOS Carla Baredes Ileana Lotersztain Ilust: Eleonora Arroyo Iamiqué, 2012

LIBRO ENTRAÑABLE LA PARTIDA DEL SOLDADO Javier De Isusi Ilust: Leticia Ruifernández El jinete azul, 2011

MENCIÓN ILUSTRACIÓN BANDADA María Julia Díaz Garrido David Daniel Álvarez Hernández Kalandraka, 2012

Y, por último, en la categoría Los Imprescindibles de la Biblioteca, el jurado escogió El perro y la liebre (Juventud), ¡Muchas gracias! (Kalandraka) y Palabras (Kalandraka). También hubo menciones para los libros de Amanuta Mi abuela no es la de antes y la Colección Poesía Ilustrada de Gabriela Mistral.

10 Había una Vez

EL PERRO Y LA LIEBR Rotraut Susanne Berner Trad: Susana Tornero Juventud, 2012

CARMILLA Joseph Sheridan Le fanu Ilust: Ana Juan Trad: Juan Elías Tovar Fondo de Cultura Económica, 2013

En la categoría de Libros Juveniles los seleccionados son Flores blancas para papá (SM), Conquistadores en el Nuevo Mundo (Tragaluz), Abecedario del cuerpo imaginado (A buen paso), Las ventajas de ser invisible (Alfaguara), Carmilla (FCE) y Paranoica (Rey+Naranjo). Hubo menciones de Rescate Editorial para El aniversario (El jinete azul), de Libro de Información para Abuelas con identidad (Iamiqué), de Acierto Editorial para Lengua Madre (Babel), de Libro Entrañable para La partida del soldado (El jinete azul) y de Ilustración para Bandada (Kalandraka). LIBRO ENTRAÑABLE MARTIN Y LA LLEGADA DE LA PRIMAVERA Sebastian Meschenmoser Trad: Udo Araiza Fondo de Cultura Económica, 2013

Los im de

LA BELLA DURMIENTE DEL BOSQUE Gabriela Mistral Ilust: Carmen Cardemil Amanuta, 2012

BLA EN DE Gab Ilus Ama

Estos libros hacen posib lectura y ofrecer una rut las muchas visiones del que es la capacidad de

JURADO INFA

Naibeth Sot Michèle Car Carmen Sal Freddy Gonc Amelia Tova


Congreso Internacional IBBY Entre el 10 y el 13 de septiembre de 2014 se llevará a cabo en Ciudad de México el 34° Congreso Internacional de IBBY, un evento que reúne a personas de todas partes del mundo interesadas en los libros para niños y jóvenes, así como en la promoción de la cultura escrita. En esta ocasión el Congreso tiene como tema central la Inclusión y como lema “Que todos signifique todos”. Así, se reflexionará en torno a los estereotipos en la LIJ, las funciones del lenguaje y la lectura en la construcción de una cultura incluyente, y la creación del arte y la literatura desde la diversidad y la diferencia. Entre los conferencistas se cuentan destacadas figuras de la LIJ como Roberto Innocenti, María Teresa Andruetto, Verónica Murguía, Daniel Golding, David Almond y Suzy Lee, entre otras.

Más información en www.ibbycongress2014.org

Muestras imperdibles Hasta el 1 de junio se podrán visitar en PLOP! Galería las exposiciones El hilo de Ariadna y Animales. La primera reúne, en la Sala Pepo, el trabajo de Inés Picchetti, Francisca Robles, Catalina Silva y Melina Rapimán, donde el hilo, la tela y el bordado son los protagonistas. Animales, en tanto, exhibe la obra de la ilustradora chilena Loreto Salinas.

Catalina Silva

Francisca Robles

Loreto Salinas

Más información en www.plopgaleria.blogspot.com Había una Vez 11


Actualidad

Linternas y bosques Un nuevo blog de literatura aparece en el panorama de la LIJ en línea. Se trata de www.linternasybosques.com, un proyecto personal del periodista mexicano Adolfo Córdova, quien invita a sus lectores a “recorrer caminos largos y cortos, amarillos, llenos de migas, escondidos tras las puertas de un ropero o al volar a la segunda estrella a la derecha”. El sitio busca alumbrar ciertas secciones del inmenso bosque de la LIJ y compartir la fascinación por las historias que son leídas por primera vez. Cuenta con cuatro secciones: Hijos de Caperucita (entrevistas a escritores, ilustradores y especialistas), El librero de Tom (recomendaciones de libros), Islas y tesoros (notas informativas) y El alado Rey Mono (bitácora del proceso creativo alrededor de un libro en el que trabaja el autor del blog). www.linternasybosques.com

ALMA 2014 La escritora sueca Barbro Lindgren fue distinguida con el Astrid Lindgren Memorial Award (ALMA) 2014, uno de los reconocimientos más importantes de la literatura infantil y juvenil. El fallo destacó la condición “pionera” de la autora. “Con su audacia lingüística y su riqueza de matices psicológicos ha renovado no solo el libro ilustrado dirigido a los más pequeños sino también el relato del absurdo en prosa, la poesía infantil de carácter existencial y la descripción realista de la juventud. La autora plasma con una extraordinaria sensibilidad tanto momentos dulces de felicidad y divertidas ocurrencias como el misterio de la vida y la cercanía de la muerte”, argumentó el jurado. La entrega del premio se llevará a cabo el próximo 2 de junio en el Concert Hall de Estocolmo.

12 Había una Vez


¡A CELEBRAR! Este 2014 se celebran los 20 años del inicio del Programa de Bibliotecas Escolares CRA del Ministerio de Educación, proyecto de lectura y bibliotecas que se ha ido construyendo en liceos y escuelas municipales y subvencionadas a lo largo de todo Chile. Su propósito es seguir trabajando por consolidar estos espacios, que acogen a estudiantes, docentes y a toda la comunidad escolar, para desarrollar en ellos el placer y el interés por leer e investigar.

www.bibliotecas-cra.cl

Premio Anaya para +12 Con el fin de estimular la creación de obras literarias para niños y jóvenes, el Grupo Anaya convoca el XII Premio de Literatura Infantil y Juvenil, que este año está dirigido a obras en lengua española para lectores a partir de los 12 años. Según consta en las bases, la obra ganadora “deberá contribuir a formar la personalidad de los lectores, promover su integración social y difundir los valores propios de una sociedad democrática”. El premio es de 12.000 euros y la recepción de originales será hasta el 30 de septiembre de 2014. Más información en

www.anayainfantilyjuvenil.com Link directo a las bases

Nuevo diplomado Ya están abiertas las postulaciones para el Diplomado de Fomento Lector y Gestión Editorial de la Universidad Sek. El curso, en modalidad e-learning, surge con el fin de entregar herramientas a quienes trabajan en el fomento lector, permitiendo que su desempeño sea pertinente a los diversos lectores y realidades locales en que se desenvuelven, y acentuando la gestión pública en todos sus escenarios. Más información en: www.uisek.cl/Postgrados.aspx?postgrado=post_fomen_lector Había una Vez 13


Columna

Por Gonzalo Martínez Dibujante de cómics

¿Y dónde aprendiste eso?

Hace poco, en el marco de un seminario de incentivo lector, le preguntaron a Rodrigo Salinas, dibujante y comediante de cine y televisión, cómo había aprendido ciertos datos relativos a la historia de Chile. “En Mampato”, contestó, “toda mi generación sabe lo que sabe porque lo leyó en Mampato”. El escritor Francisco Ortega dice que de niño encontraba que la historia de Chile era muy pobre y sin gracia, pero que al leer Mampato en La Reconquista cayó en cuenta que el cruce de los Andes podía tener la misma épica, o más, que el cruce de los Alpes por Aníbal, el conquistador cartaginés, y que el amor que tiene por la historia de Chile lo descubrió y se lo debe a la revista. Ambos se refieren no solo a las aventuras de Mampato, Ogú y Rena que todos conocemos a través de las historietas de Themo Lobos, que se siguen publicando en forma regular en nuestro país a más de 40 años de su creación, sino también a la revista Mampato. El magazine semanal infantil y juvenil dirigido por Eduardo Armstrong albergaba, aparte de las aventuras del colorín y su amigo cavernícola, una multitud de historietas de una calidad extraordinaria para la época y una gran cantidad de sesudos artículos muy bien escritos relativos a la ciencia, el arte, la tecnología, la historia y un sinfín de temas culturales. Alta cultura y cultura popular cohabitando. ¿Qué hace que una revista y una historieta hayan quedado ancladas tan fuertemente en toda una generación (o un par de generaciones, quizás)? No estoy seguro, pero puedo aventurar algunas conjeturas. El editor, los redactores y el mismo Themo Lobos trataban a los niños como iguales, intelectualmente hablando, y nunca, nunca trataron de usar un lenguaje “juvenil”. Eran exigentes con el material que publicaban; nada de licuarles los contenidos a los niños porque son niños y no entienden. Todo lo contrario. Al día de hoy, a mis 50 años, leo esos artículos y esas historietas y aprendo, me impresiono, me emociono y me entretengo. No porque sean “entretenidas”, sino porque son interesantes. Profundamente interesantes. No intentaban “enseñar”; lo que hacían era transmitir, comunicar. No sé si queda clara esa diferencia. Themo Lobos y el resto de la gente que publicaba

14 Había una Vez


“¿Qué hace que una revista y una historieta hayan quedado ancladas tan fuertemente en toda una generación (o un par de generaciones, quizás)?”

en la revista hablaban de lo que sabían (resulta que eran notablemente cultos, y no necesariamente de una manera enciclopédica) y hablaban de lo que les apasionaba. Eso se nota. Finalmente, debo mencionar ese ingrediente tan difícil de definir, tan difícil de capturar y de embotellar: la calidad. Calidad en los textos, calidad en la selección de las novelas por capítulos e historietas a publicar, calidad en los temas a tratar. Calidad en la diagramación y en las traducciones. Nunca sacrificar la excelencia por el afán de ser más popular. Si Mampato de Themo Lobos se publica sin alterar hasta el día de hoy, es debido a esa calidad. Muchas veces los adultos que crean contenidos “para niños” caen en la condescendencia: esperan que ellos “aprendan” y trabajan en base a esa expectativa. Como niño me siento ofendido y menospreciado. Como niño, quiero que compartan conmigo, no que me “enseñen”. Themo Lobos compartía su mundo interior con nosotros, sin importar la edad que tuviéramos. Sus personajes eran facetas de él, no constructos diseñados para transmitir conocimientos y valores. La revista Mampato y Eduardo Armstrong, su creador, pertenecen a esa misma categoría de héroes culturales. Sus creaciones eran una manera de hablar de ellos, de compartir. De compartir, no de enseñar. La infancia no es un período acotado de nuestra vida, es parte de nuestro proceso vital. Me pregunto si no será un error hacer literatura para niños en vez de hacer, simplemente, literatura para personas. Mampato es un buen ejemplo.

Había una Vez 15


16 HabĂ­a una Vez


ESPECIAL Historia HabĂ­a una Vez 17


Ilustraci贸n de July Macuada www.julymacuada.com 18 Hab铆a una Vez


Especial Historia

Conocer el pasado para entender el futuro Por Ana Garralón Especialista en libros para niños anatarambana.blogspot.com

En los libros de historia para niños encontramos las mismas tensiones que en los de adultos: la historia oficial se ofrece como una acumulación de datos en favor de los poderosos, mientras que la historia “menor” se ocupa de las vidas cotidianas de la gente corriente. Los niños reciben una mientras buscan la otra, la de los individuos y sus cosas, la del quehacer sencillo que refleja, casi siempre, los placeres simples, los juegos, la forma de vivir y, también, el dolor y las dificultades que los colectivos sufren cuando los poderosos no piensan en ellos.

Había una Vez 19


Especial Historia

C

uando hablamos de historia y libros para niños (en general), observamos que las mismas discusiones que atañen al género para adultos se reflejan en la producción de libros infantiles. La historia, como el recuerdo, forma parte de la identidad cultural de una sociedad. De la manera en que se presenta y se plantea dependerá igualmente cómo un colectivo pueda interpretar su pasado para mejorar su presente y, quizás, su futuro. Si durante mucho tiempo la historia fue considerada una ciencia, es decir, el análisis de datos y estadísticas, hace ya años que la historiografía se fija en otras cuestiones no menos importantes que los números, pero sí definitivas en cuanto a la interpretación de acontecimientos situados en el tiempo y en el espacio. La historia es, también, una forma especial de pensamiento. Carlo Ginzburg en su ensayo El hilo y las huellas habla de la tarea del historiador como alguien que tiene a veces un hilo –el hilo del relato que nos ayuda a orientarnos en el laberinto de la realidad– y unas huellas. Esta amalgama de erudición, imaginación, pruebas y posibilidades, hace que la tarea de historiar sea delicada y, por lo tanto, conflictiva. Está la historia oficial, la que representa una verdad, usualmente la de los poderosos. Y luego están las tantas otras historias –de los vencidos, de los oprimidos y de los individuos– que muchas veces presentan otra realidad. Hay un libro clásico de Marc Ferro sobre este tema, Cómo se cuenta la historia a los niños en el mundo entero, en el que se desmonta la visión de las historias oficiales, colonialistas y bienintencionadas en la medida en que pretenden conformar un único pensamiento colectivo.

“Historia y nación han ido muchos años de la mano. Esta tendencia ha afectado mucho la producción de libros para niños.”

20 Había una Vez


Especial Historia

“Hasta hace poco tiempo la historia no permitía la narración: se consideraba que un historiador no debía ‘contar la historia’ porque no era serio.”

Historia y nación han ido muchos años de la mano. Esta tendencia ha afectado mucho la producción de libros para niños. Por un lado, las coediciones han favorecido un tipo de libros de historia supuestamente objetivos y neutros. Es decir, la historia de los que detentan el poder: los grandes próceres, los reyes, los castillos, Egipto, las culturas lejanas. Y siempre eludiendo las historias contemporáneas, aquellas que todavía tocan heridas. Hasta hace poco tiempo la historia no permitía la narración: se consideraba que un historiador no debía “contar la historia” porque no era serio. En la actualidad se reconoce que las fuentes de las que estudian los historiadores son subjetivas. Muchas veces son testimonios de personas en primera fila de los hechos; otras son documentos personales. Los historiadores reclaman igualmente el derecho a ocuparse no solamente de las gestas públicas sino también de las escenas de la vida privada: los “sin voz” oficial y, básicamente, la gente común y sus reacciones ante circunstancias extremas. Los hechos públicos se confrontan con los privados, y la labor del historiador es presentar un equilibrio entre ambos. Para ello necesita la narración. Porque también en historia hay lagunas que la imaginación del historiador completa. En los libros para niños ocurre lo mismo: abundan los libros que presentan unos hechos muy “objetivos” y, al mismo tiempo, aparecen historiadores formidables que dan una vuelta de tuerca al tema. Esto se aprecia, por ejemplo, con las colecciones Ecos de la Historia y Ya verás de la editorial mexicana Tecolote, donde se busca de forma intencionada la voz de los que no aparecen en las historias oficiales. Como no existe una única versión del pasado sino que este se revisita según el presente, esta editorial propone una inteligente manera de acercarse a los hechos de manera subjetiva.

Había una Vez 21


Especial Historia

“(En la LIJ) abundan los libros que presentan unos hechos muy ‘objetivos’ y, al mismo tiempo, aparecen historiadores formidables que dan una vuelta de tuerca al tema.”

Ernst Gombrich recuerda en Lo que nos cuentan las imágenes, un libro de conversaciones, cuando un editor le pidió que tradujera para niños una serie de libros sobre la historia y él prefirió escribir un texto nuevo. “Escribí un relato muy colorista (…) Nunca había estudiado historia pero sabía que iba a poder encontrar los hechos que necesitaba en la gran enciclopedia que teníamos en casa”. El resultado fue Breve historia del mundo. La idea de que un niño puede entenderlo todo si se le explica con un lenguaje sencillo hizo que este libro, todavía hoy y luego de varias generaciones, se siga recomendando, justamente por la imaginación que desprende. Su sensibilidad a los matices, los remolinos, las extravagancias, las sombras y las rarezas del pasado, así como un gusto especial por la vida cotidiana, aparecen en cada capítulo de esta emocionante historia de la humanidad. Al igual que Gombrich –que no se consideraba propiamente un historiador– encontramos libros que reflejan una cuidada documentación, como el escrito por Irene Vasco, La independencia de Colombia: así fue, donde con un formato de doble página y con alegres ilustraciones de Daniel Rabanal, repasa ese momento histórico desde los hechos políticos hasta los sociales. La historia, como se ve, está conectada con otros ámbitos: arte, antropología, cultura popular, sociología y psicología, entre otros. La labor del divulgador es hilar este conjunto de informaciones para entregar a sus lectores un texto con muchos matices. L.P. Curtis Jr.nos dice en El taller del historiador que el historiador “concibe su proyecto, reflexiona sobre él, busca pruebas, levanta estructuras, deambula por los archivos, lee atentamente bibliografías y catálogos (…) toma y clasifica notas, escribe una versión tras otra, pule la prosa”. Una vez admitida la importancia de la prosa del historiador, su capacidad para divulgar y observar los detalles, llegamos a lo que los franceses llaman la historia “menor”, la historia de las pequeñas cosas, la de la vida cotidiana, la de los individuos. Y aquí, al igual que en los libros para adultos, encontramos muchos textos que parecen novelas o álbumes. Un ejemplo son los libros del ilustrador

22 Había una Vez


Especial Historia

Peter Sís, cuyas obras dedicadas a Darwin y a Galileo muestran la belleza y la verdad de dos figuras fundamentales en la evolución de la ciencia. No es casual que Sís haya elegido a estos dos científicos, viviendo en un país -Estados Unidos- donde todavía está prohibido el estudio de las teorías de Darwin. Así que en los libros para niños encontramos también pasión y compromiso. Los mismos que encontramos en álbumes como La historia de Erika y Rosa Blanca, en los que el ilustrador Roberto Innocenti, con un estilo hiperrealista, asoma a los niños al horror del genocidio nazi. Es difícil no revolverse en la silla cuando uno lee y mira estos dos libros que cuentan, cada uno, la historia de una persona que es, en definitiva, la historia de un colectivo. Igualmente comprometido, y en nuestro ámbito idiomático, es el libro Abuelas con identidad. La historia de Abuelas de Plaza de Mayo y los nietos restituidos, donde Carla Baredes e Ileana Lotersztain explican a los niños un episodio todavía vivo en la historia de Argentina. Como ellas indican: “Hicimos el mayor de los esfuerzos por ceñirnos a la verdad, aun sabiendo que no hay una única verdad y que el debate está abierto”. Jeanette Winter también nos ofrece libros para reflexionar sobre personas que, en situaciones históricas excepcionales, han tomado decisiones que implicaban a su comunidad arriesgando incluso la vida. La bibliotecaria de Basora o La escuela secreta de Nasreen cuentan mucho más que un tratado sobre la guerra. Con lo que parecen pinceladas, los niños adivinan la opresión, el miedo y la violencia. Lo que la historia es, de qué trata, cómo procede y para qué sirve, son cuestiones que están presentes en los libros para niños y ellos pueden ver a través de sus lecturas que la historia es una idea, un problema, un mito, una pauta, una imagen, una metáfora incluso. Es la constancia de las cosas que ha hecho el hombre y cómo afectan a su presente. Tal vez con estos libros y con muchos otros más, los niños puedan tomar decisiones para mejorar su futuro.

Había una Vez 23


Ilustraci贸n de Karina Cocq

www.monitologia.blogspot.com 24 Hab铆a una Vez


Especial Historia

Patrimonio y literatura infantil: la experiencia de Amanuta Por Ana María Pavez Directora de Editorial Amanuta

En sus más de 10 años dedicada a crear libros para niños y jóvenes, la editorial Amanuta ha contribuido a difundir y rescatar el patrimonio cultural con una oferta literaria que incluye temáticas históricas, relatos de pueblos originarios y la puesta en valor de nuestros bienes naturales. Una de sus fundadoras, Ana María Pavez, explica en la Revista HUV qué los motivó a tomar ese camino con tanta convicción.

Había una Vez 25


Especial Historia

M

ucho se habla de la globalización y de sus efectos positivos y negativos, pero en realidad no sabemos cuál va a ser su impacto en los niños del siglo XXI. Sí podemos afirmar que ellos están cada día más conectados: a través de la televisión, de internet y de la penetración de los medios de comunicación masivos. Producto de esto, cada vez están menos relacionados con su pasado, su tradición, su cultura, con su sentido de pertenencia, de identidad y de memoria. Si los niños no conocen y respetan a los pueblos originarios, ¿cómo vamos a vivir en armonía con las comunidades indígenas? Si no los educamos sobre el respeto del medio ambiente, los edificios históricos y los espacios públicos, ¿cómo vamos a pedirles que cuando sean adultos no destruyan el patrimonio material y natural que nos rodea? Aunque la globalización es un fenómeno mundial, hay países como Francia, Inglaterra y Alemania, que ponen especial dedicación en la educación de los niños en temas patrimoniales, de identidad y de historia propia. Basta con recorrer los museos de estos países para encontrarse con pequeños de todas las edades sentados en el suelo, dibujando o escuchando con atención a un guía. O visitar librerías con estantes llenos de libros infantiles, muchos con temas patrimoniales e históricos, y niños leyendo y disfrutando con ellos. Pero este fenómeno no se ve con tanta frecuencia en Latinoamérica. En el caso específico de Chile, somos un país donde el uso de la tecnología crece aceleradamente. Las cifras que hablan de conectividad y tecnología nos dejan muy bien posicionados, pero cuando entramos a ver los índices de lectura o de cultura, no sacamos cuentas tan alegres. Un país que se desarrolla tan rápidamente en aspectos como el tecnológico, pero que no tiene una base sólida en la valoración de su patrimonio y su sentido de pertenencia e identidad, corre graves peligros. Y estas amenazas están focalizadas principalmente en los niños. Son ellos los que están creciendo cada vez más desvinculados de su pasado, sin saber dónde viven, sin conocer su medio ambiente, sin visitar lugares que tienen historia y tradición, sin saber quiénes han habitado este territorio. Por esto creemos que en una sociedad amenazada por la globalización se hace fundamental que los niños, desde muy pequeños, conozcan y valoren su patrimonio cultural y natural, para que así vayan formando su identidad.

26 Había una Vez


Especial Historia

“Si los niños no conocen y respetan a los pueblos originarios, ¿cómo vamos a vivir en armonía con las comunidades indígenas?”

El nacimiento de Amanuta Hacia el año 2000 en Chile existían pocas publicaciones infantiles que tocaran temas de historia, patrimonio y cultura en formatos atractivos, con diseños e ilustraciones llamativas. Esta simple observación, sin ningún estudio más profundo, nos hizo plantearnos la necesidad de crear libros para niños chilenos y de toda Latinoamérica. Era necesario contar con una industria editorial propia que incorporara la publicación de libros ilustrados de autores nacionales y latinoamericanos, donde nuestros niños y jóvenes se vieran reflejados y donde encontraran elementos comunes de su identidad. Libros que relacionaran a los niños con su cultura, su historia y su pasado. Amanuta nació con el propósito de dar respuesta a esa inquietud. A través de relatos entretenidos e ilustraciones modernas, la editorial ha creado libros ilustrados que buscan encantar a los niños combinando tradición y contemporaneidad, herencia y nuevas experiencias. Desde el comienzo nos interesó hacer libros que no se asociaran a los currículums y textos escolares, sino títulos atractivos que incentivaran a los lectores infantiles a disfrutarlos en sus casas y en sus momentos de ocio. Iniciamos la editorial con una serie de mitos, tradiciones, leyendas y relatos de pueblos originarios de América del Sur. La estructura de nuestros mitos y leyendas resultaba adecuada para realizar libros infantiles ilustrados, por lo que su publicación fue un proceso bastante fluido. Tomamos historias que creímos apropiadas para niños y que, desde nuestra óptica, contribuían a despertar en ellos la noción de identidad cultural y el conocimiento de los pueblos que habitaron el territorio americano. A través de estos libros, los lectores pueden además conocer parte del patrimonio natural que los rodea y la manera en que los antiguos habitantes de este lado del mundo vivían en armonía con los animales, los árboles, las flores y las aves.

Había una Vez 27


Especial Historia

Luego emprendimos otro desafío: hacer libros de historia para niños. Este proceso fue más complejo, ya que la historia generalmente se asocia con el colegio, con la memorización de hechos, fechas y lugares y, en general, con temas aburridos. Nos interesaba crear una colección atractiva, que rompiera con esos conceptos, y así nació Mi Historia. Cada libro, escrito por un historiador o un experto, narra la biografía de un personaje destacado y combina hechos relevantes y públicos de su vida con aspectos más íntimos y cotidianos. También hemos incluido en estas obras temas difíciles de tratar, como la muerte y el suicidio. En Mi Historia las ilustraciones cumplen un rol fundamental: no son solo un complemento decorativo, sino otra forma de entregar contenidos visuales. Por esto la selección de los ilustradores ha sido difícil, ya que las imágenes necesitan de mucha documentación y tienen que ser muy rigurosas. De hecho, cada uno de los títulos de esta colección –que incluye las biografías de Diego de Almagro, Cristóbal Colón, Gabriela Mistral, Charles Darwin, Lautaro, Jemmy Button, Violeta Parra, Pedro de Valdivia y Francis Drake, entre otros– nos ha tomado dos o tres años de trabajo. Amanuta también editó Sabores de América, una iniciativa que surgió para dar a conocer los alimentos originarios del continente. La publicación contiene recetas fáciles y fomenta que los niños cocinen con estos ingredientes, mientras aprenden sobre su historia. Así, por ejemplo, pueden saber que el chocolate, en los tiempos precolombinos, era usado como bebida y como moneda; que el ají o chile se usaba como castigo a los niños; o que los aztecas comían chicle y tenían reglas de educación sobre cómo y cuándo masticarlo.

“… la editorial ha creado libros ilustrados que buscan encantar a los niños combinando tradición y contemporaneidad, herencia y nuevas experiencias.”

28 Había una Vez


Especial Historia

“Creemos que la única forma de preservar nuestro patrimonio es, en primer lugar, conocerlo, para luego valorarlo y respetarlo.”

¿Quién lee libros de historia? Desde la creación de Amanuta hasta la fecha, hemos visto que los niños de Chile aprecian nuestros libros: se han encariñado con los protagonistas, han conocido los animales que viven en nuestro territorio, han aprendido sobre las culturas originarias de América y han descubierto a distintos personajes de la historia y sus aventuras. Todo esto a través de la literatura infantil, literatura portadora de nuestro patrimonio inmaterial. Durante el 2009, año en que se celebró el bicentenario del nacimiento de Charles Darwin, realizamos visitas a más de 20 escuelas, donde pudimos ver cómo los niños se fascinaban con Darwin, con el viaje que hizo durante 5 años y su paso por el sur de Chile, la Patagonia Argentina y las Islas Galápagos. A través del libro conocían a un personaje universal y se identificaban con él por su curiosidad científica y su relación con el medio ambiente natural de Chile y América del Sur. Pero no solo los niños han disfrutado. Son muchos los adultos que se impresionan con las vidas de Gabriela Mistral o de Jemmy Button, o con los mitos y leyendas que no tuvieron oportunidad de conocer cuando niños. También hemos visto cómo los contenidos de estos libros han sido llevados a otros soportes: obras de teatro, animaciones, juegos o cuentacuentos. Pero todavía el desafío sigue siendo grande: llegar cada día a más niños y niñas, lograr que con nuestros libros se formen nuevos lectores y se desarrollen nuevos vínculos. Creemos que la única forma de preservar nuestro patrimonio es, en primer lugar, conocerlo, para luego valorarlo y respetarlo.

Había una Vez 29


Ilustración de Gabriela Valdés http://gabicoco.blogspot.com 30 Había una Vez


Especial Historia

Literatura infantil chilena y dictadura: ¿un silencio elocuente? Por María José González C.* Directora Revista HUV

En el contexto de unas jornadas de estética de la Pontificia Universidad Católica de Chile dedicadas a las narrativas de infancia en el Cono Sur, María José González revisa y analiza publicaciones infantiles que abordan desde distintas perspectivas la historia reciente de Chile.

* Extracto de la ponencia presentada por María José González C. en las Jornadas de Estética de la PUC. En el país de Nunca Jamás: Narrativas de infancia en el Cono Sur. Santiago de Chile, 2 y 3 de octubre de 2013. Había una Vez 31


Especial Historia

El objetivo de estas líneas no es acusar a nadie, no es acusar ni juzgar a quienes día a día se esfuerzan por dar a los niños de Chile mejores libros, mejores bibliotecas, mejores formas de acceso a la cultura. El objetivo de estas líneas es llamarnos la atención sobre el silencio que estamos teniendo en este momento, sobre el absurdo lugar en el que nos estamos refugiando para no hablar del golpe”, reza un fragmento de la carta abierta a la comunidad LIJ chilena publicada el 7 de septiembre de 2013 en Facebook por Gata Gorda Ediciones y otras personas vinculadas a la literatura infantil y juvenil. La carta, dirigida a profesores, bibliotecarios, editores, autores, ilustradores, libreros y mediadores, fue escrita y difundida desde una pequeña editorial independiente y emergente con la convicción de que reina en el reducido mundillo de los libros y la literatura infantil y juvenil chilena un silencio profundo y premeditado sobre el 11 de septiembre de 1973 y sus consecuencias en nuestra sociedad. ¿Acaso sus autores, al momento de escribirla, no sabían que otras voces se están escuchando en la misma dirección? Grande fue su sorpresa cuando obtuvieron no solo respuesta y adhesión, sino también información actualizada y voluntad de colaboración entre sus miembros. Porque hasta esta conmemoración número 40, el golpe militar de 1973 y la dictadura eran asuntos absolutamente eludidos en los libros para niños (excepto por la versión ilustrada del cuento La composición de Skármeta). Es decidor de esta ausencia que el corpus de publicaciones para niños hasta 12 años aproximadamente se limite a 6 ejemplos**, todos publicados por editoriales independientes a 10 años del retorno a la democracia y al menos a 30 años del golpe de Estado. Me refiero a La composición de Antonio Skármeta con

** Después de octubre de 2013, editoriales como SM (La bicicleta mágica de Sergio Krumm de Marcelo Guajardo) o Grafito (Niños de María José Ferrada con ilustraciones de Jorge Quien) han publicado libros que abordan directa o indirectamente la dictadura en Chile. Otras como Ocho Libros y Pehuén están en proceso de edición de obras que enfrentan temáticas similares.

32 Había una Vez


Especial Historia ilustraciones de Alfonso Ruano (Ekaré, 2000), Presidentes de Chile. ¿Cómo se llamaba? de Paola Irazábal con la colaboración de Claudio Rolle (Confín Ediciones, 2010), y la Colección Hablemos de… de Ocho Libros Editores con 4 experimentos académicos titulados El Tío Octavio (2011), Clandestinos (2011), Chocolate (2013) y Canto para mañana (2013).

Transmitir la historia contemporánea de Chile La intensidad y expresividad de la conmemoración de los 40 años del golpe ha dejado en evidencia la ausencia de unidad y de consenso en relación con la verdad, la justicia, la reparación o el perdón. En ese contexto de ebullición, resulta difícil enseñar la historia reciente de Chile y es necesario encontrar fórmulas didácticas que permitan entregar contenidos curriculares sin entrar en polémicas. El libro informativo Presidentes de Chile. ¿Cómo se llamaba? es un intento por dar a conocer la historia republicana de nuestro país “siguiendo la implacable ley de la cronología” de una manera “entretenida”, de acuerdo a la contraportada del libro.

“… resulta difícil enseñar la historia reciente de Chile y es necesario encontrar fórmulas didácticas que permitan entregar contenidos curriculares sin entrar en polémicas.”

Había una Vez 33


Especial Historia

“¿… los adultos estiman que los niños, al no haber tenido la experiencia vívida del autoritarismo, no son capaces de empatizar con el miedo, el dolor, la impotencia, la rabia o el odio?”

De esta manera, revisa cada uno de los presidentes desde 1810 hasta 2010 como un largo e inquebrantable continuo institucional de la democracia chilena. Al momento de llegar a las décadas de 1970 a 1990 confronta dos páginas: una destinada a Salvador Allende donde se ilustran sus lentes como rasgo característico principal. La página opuesta, dedicada a Augusto Pinochet, muestra la Carretera Austral como una síntesis de sus 17 años de gobierno. ¿Oponer la imagen de un accesorio personal a la construcción de un megaproyecto de integración nacional no es acaso distorsionar la apreciación histórica de los niños, entregándoles representaciones condicionadas de la realidad? No atribuimos a esa decisión editorial una intención ideológica denigrante hacia la Unidad Popular, pero sin duda este ejemplo es significativo de la falta de distancia temporal y experiencial para ver la historia desde varias perspectivas y con sus distintos matices. Son muchos los vacíos de los adultos de primera, segunda y tercera generación que esperan desde hace 40 años para ser llenados por testimonios, pruebas y cuerpos ausentes como para enfrentarse a ellos, exponerlos y transferirlos a las nuevas generaciones para que construyan su propio imaginario histórico nacional.

¿Sobreproteger o subestimar a nuestros niños? Frente a la incertidumbre que experimentan los propios adultos, hay personas e instituciones que intentan dar a conocer las cruentas vivencias del miedo, la inclusión, la desinformación, la delación premeditada o involuntaria, la desaparición de personas o el asesinato de seres queridos desde la perspectiva de los niños. Ese es uno de los propósitos de la Colección Hablemos de… escrita e ilustrada a partir de relatos testimoniales del entorno de alumnos de un taller de diseño de una universidad privada.

34 Había una Vez


Especial Historia Los 4 libros fueron seleccionados de un total de 20 trabajos universitarios por la Corporación Parque por la Paz Villa Grimaldi, quien determinó los criterios curatoriales y editoriales y exigió la creación de fichas de trabajo. Estas se deben realizar desde los 8 años y “se recomienda el acompañamiento de un adulto responsable”. Sin embargo, al revisar los libros, es posible constatar que las obras no se bastan a sí mismas y requieren mediación de los adultos para acceder a la lectura textual y visual. Los paratextos direccionan la lectura con interpretaciones del texto interior. Los textos escritos evitan expresar concretamente los conceptos de muerte (reemplazado por “se durmió profundamente sobre un colchón de flores”), suicidio (expresado como “fueron a dormirse antes de tiempo” con la imagen de Salvador Allende dormido), toque de queda (se explica porque “las llaves se escondían de las cerraduras todas las noches” con un collage en que aparecen llaves voladoras y soldados armados en la calle) o la delación (como “una misión que permitía hacer travesuras”). La relación entre el texto y las ilustraciones es de extrema tensión: las imágenes tienden a ser elocuentes y explícitas, mientras que los textos suelen ser evasivos. En este punto, cabe preguntarse si estos libros están destinados a los niños o sirven más bien para ayudar a las víctimas adultas a sanar sus heridas. ¿Se enfrentan los horrores de la dictadura desde la ficción para generar distancia y resguardar a los niños de una realidad histórica ineludible pero dolorosa? ¿O los adultos estiman que los niños, al no haber tenido la experiencia vívida del autoritarismo, no son capaces de empatizar con el miedo, el dolor, la impotencia, la rabia o el odio? Varias son las preguntas que podríamos hacer en esta línea y que nos permitirían reflexionar sobre el diálogo que se establece o debiera establecerse entre los protagonistas y los herederos de un patrimonio histórico que no está claramente delimitado y que a menudo no se quiere recibir.

Había una Vez 35


Especial Historia

El ingenio de la niñez En 1981, circuló por primera vez entre los exiliados chilenos en Venezuela el cuento La composición escrito a su vez por un exiliado chileno en Berlín (Antonio Skármeta) y publicado por un diario venezolano. Su inspiración, provocada por el escándalo que lo embargaba, eran los decretos firmados por Augusto Pinochet que instaban a los profesores, a los directores de escuelas y liceos y a los padres a averiguar las tendencias políticas de alumnos y familias y a denunciarlos. Desde ese momento, las editoras de Ekaré, una editorial independiente fundada en Venezuela en 1978 por una exiliada chilena y una exiliada guatemalteca, se propusieron hacer un libro ilustrado en la Colección Así vivimos que, según las editoras, “intenta contar historias de niños enfrentados a asuntos que habitualmente se encuentran en el coto cerrado de los adultos”. Fue un trabajo editorial que duró 20 años y cuyo principal obstáculo para concretarse fue lograr una relación sinérgica entre texto e ilustración. Dos ilustradores chilenos exiliados (Peli y Carlos Cotte) dejaron el trabajo a medio camino: no se sintieron capaces de ilustrar un cuento que los afectaba como actores. Finalmente, el libro pudo publicarse en el año 2000 con las ilustraciones realistas de Alfonso Ruano, prestigioso ilustrador español que contaba con la suficiente distancia de la realidad chilena pero la necesaria cercanía a la experiencia personal de la dictadura de Franco, para hacerse cargo de establecer un diálogo con el texto de Skármeta. Tanto el autor como las editoras conciben a Pedro Malbrán, el protagonista, como un niño inteligente, lúcido y creativo. A pesar de la desinformación en que los adultos tratan de mantenerlo, Pedro logra establecer relaciones de consecuencia a partir de las escenas cotidianas que ve (los militares llevándose al

36 Había una Vez


Especial Historia

“La Literatura con L mayúscula tiene poderes sanadores siempre y cuando no le sean impuestos por una sociedad herida que teme tocar su llaga, y que sin tocarla, no podrá limpiarla ni menos curarla.”

almacenero, sus padres escuchando radio a escondidas, un militar en la escuela pidiéndoles una composición sobre “lo que hace la familia en las noches”) y salva a sus propios padres, gracias a una mentira piadosa en torno al ajedrez. Para las editoras, “se trataba de la historia de un niño lúcido que logra ver bajo el velo de lo aparente. Pedro Malbrán percibe que la muralla divisoria entre el mundo de los adultos y el de los niños no existe; es una barrera que los grandes intentan mantener en pie a todo riesgo, una ficción de los adultos para su propia tranquilidad.” Nos preguntamos si la alta valoración de las capacidades del niño y la voluntad de mostrar el horror de la dictadura inserto en una cotidianeidad desprovista de efectismo y espectacularidad no son elementos esenciales para que este libro sea el único realmente literario de este corpus presentado. Para terminar esta breve reflexión, y por obvio que pueda parecer en una jornada de estética, quizá es necesario recordarnos y recordar al medio donde se escriben, se ilustran, se producen y se mueven los libros para niños y jóvenes en Chile, que la literatura necesita gratuidad y clama autonomía para ser una verdadera obra de arte. La Literatura con L mayúscula tiene poderes sanadores siempre y cuando no le sean impuestos por una sociedad herida que teme tocar su llaga, y que sin tocarla, no podrá limpiarla ni menos curarla.

Había una Vez 37


Ilustración de Alfredo Cáceres http://alfredocaceres.tumblr.com

38 Había una Vez


Especial Historia

Historia, infancia y literatura Por Nicolás Cruz Historiador Editor de www.historiaycultura.cl

La primera clase de Ciencias Sociales de un grupo de alumnos de primero básico resultó reveladora para el historiador y académico Nicolás Cruz. A partir de esa experiencia, reflexiona en torno a las distintas fuentes que contribuyen al conocimiento y comprensión de la historia, donde los libros tienen un papel destacado.

Había una Vez 39


Especial Historia

Ll

ega marzo y todos de vuelta al colegio. Las distintas materias de estudio recién empiezan a plantearse, y las profesoras y profesores buscan comprender qué saben los alumnos sobre un determinado tema. Lo que transcribo a continuación sucedió en la sala de clases de un primero básico (niños y niñas entre 6 y 7 años) durante la primera clase de Ciencias Sociales. La reconstrucción se basa en el recuerdo de la profesora y los apuntes que tomó luego del ejercicio: Profesora: Vamos a estudiar Historia. ¿Qué estudia la Historia? Fernanda: La Historia estudia cómo fueron las historias que se cuentan. Santiago: Pero las historias ya pasaron, son antiguas. Emilia: Es como Leonardo Da Vinci… Profesora: ¿Qué pasa con Leonardo Da Vinci? (la profesora dibuja en el pizarrón la figura de Leonardo, un señor con pelo largo).

Andrés: Él hace mucho tiempo vivió en Italia y pintó un cuadro que se llama La Monalisa. Profesora: ¿Cómo sabes eso? Andrés: Lo vi en un libro que hay en mi casa. Clemente: Sí, pero también está la guerra de los italianos, y mi nonno peleó en la guerra contra Chile… Profesora: Italia nunca ha peleado contra Chile, pero sí en Europa hubo guerra, una Primera y una Segunda Guerra Mundial (la profesora dibuja una línea en el pizarrón y pone fechas a Leonardo y a cada una de las guerras). Clemente: Yo fui a España y en un museo vi un cuadro muy grande que mostraba una guerra que hubo en España… Profesora: Esa fue una guerra entre españoles. Ahí a veces las familias y los amigos quedaron a un lado y al otro. Emilia: Yo sé algo que va a pasar hoy día y creo que también va a ser historia, aunque no haya pasado todavía. Hoy el presidente Piñera le va a dar esa cinta azul, blanca y roja a Michelle Bachelet. Profesora: ¿Por qué crees tú que eso es historia?

40 Había una Vez


Especial Historia

“…la historia está en las narraciones de los adultos y en las de los mayores de la familia, y ellas sirven al niño como un poderoso incentivo para obtener una primera ubicación en el mundo.”

Emilia: Porque es algo muy importante. Vicente: Sí, pero también pelearon en Chile contra los mapuches y ellos hasta ahora están enojados… Juan Luis: Sí, pero esos fueron los españoles con los mapuches. Pedro Pablo: Pero los españoles vinieron con Cristóbal Colón (la profesora muestra la línea del tiempo y anota: 1492, Colón). Algunos niños: Ah, la pelea con los mapuches fue después. Profesora: Niños, ¿conocen a los Picapiedras? (señalando la línea del tiempo) ¿Dónde creen que irían ellos que se visten con pieles, sin zapatos y que frotan dos palos para hacer el fuego? Martina: Obvio, allá (y muestra el inicio de la línea del tiempo). Profesora: Y, ¿qué aprendimos hoy día? ¿Para qué hice la línea del tiempo? Alumnos: Para ordenar historias. Profesora: ¿Y esta línea del tiempo, para qué sirve? Alumnos: Para ordenar historias en el tiempo. Los niños saben de historia y conviene que cualquier enseñanza parta de este hecho. Saben varias cosas porque están vivos, oyen y guardan en su memoria las noticias y narraciones que escuchan, luego las insertan en su propio mapa cultural y les otorgan un significado específico. Tienen, además, la intuición de la ordenación cronológica y distinguen si una cosa es nueva o vieja, si una persona es mayor o menor que otra; frente a una fotografía saben decir con claridad si esa foto es de esta época o de una anterior y, de ser una antigua, identifican varios elementos que les permiten sostener su afirmación. Las bases están echadas y queda por ver cómo la escuela, la familia y el entorno enriquecen o disminuyen ese potencial.

Había una Vez 41


Especial Historia

Las narraciones de los adultos, los museos, el arte y los libros son algunas de las varias fuentes de la historia que mencionan los niños de manera espontánea. Y tienen mucha razón: la historia está en las narraciones de los adultos y en las de los mayores de la familia, y ellas sirven al niño como un poderoso incentivo para obtener una primera ubicación en el mundo. Fuera de libreto, la profesora de la conversación antes transcrita nos contaba que una alumna particularmente tímida se acercó a ella al final de la clase y le contó “que su abuelo hace tiro al arco y la lleva a mirar, y el arco es antiguo, ¿cierto?”. Los museos, las exposiciones, las actividades que se dan en la calle y los parques, serán siempre una fuente inagotable para el conocimiento y para enriquecer la comprensión de la historia. Uno de los alumnos había visto un cuadro (Guernica de Picasso) y supo que en esas tierras lejanas de España hubo una guerra que fue feroz. ¿Cuántas preguntas más podrá hacerse en torno a ese cuadro si mantiene vivo ese nivel de memoria e interés? No resultaría extraño que, quizás en segundo medio, puesto a escoger con libertad un tema de investigación, dirija sus pasos a la Guerra Civil Española.

El papel de los libros Los libros probablemente hayan constituido hasta ahora una de las puertas más amplias al desarrollo de la imaginación, el disfrute y la creatividad. En sus páginas encierran historias increíbles ocurridas en lugares distantes, o en ninguna parte específica, como sucede muchas veces; historias que empiezan con la base de todo conocimiento profundo del pasado: “Había una vez… en un territorio donde los árboles eran todavía los señores del mundo…”. Los libros llegan a los niños a través de la voz mediadora de los padres, los hermanos mayores, los amigos, etc. Ellos no solo quieren escuchar, sino también aprender el cuento y recitarlo de memoria. Piden que se les lea una y otra vez

“Con estos libros (los de ‘buena’ historia) nos enriquecemos, pero también crecemos.”

42 Había una Vez


Especial Historia

su historia favorita hasta llegar a sabérsela al dedillo. Una experiencia notable para el mediador es la respuesta que recibe cuando cambia una frase del relato o cuando, con mayor audacia, intercala una frase de otro relato en el que está contando. Los niños saltan y denuncian inmediatamente la intromisión. En un determinado momento empieza a ganar terreno la lectura silenciosa, esa que a los 6 o 7 años, para mantenernos en el contexto que estamos presentando, implica una ojeada a las imágenes y su asociación con las palabras, la comprensión de la página, el gusto por el primer conocimiento de las letras y la profundización del placer por el libro. El silencio frente al libro encierra una posibilidad de descubrimiento personal e individual por parte del niño. Museos y exposiciones, las expresiones de la calle y el presente, los libros y las narraciones, todos reclaman a adultos activos que tengan el interés y las ganas de abrir esos espacios. La lectura silenciosa se deriva, en la mayor parte de los casos, aunque no en todos, de un entorno que haya promovido la lectura. Esos niños habitan con entusiasmo las páginas y tienen el placer del libro. Aquellos que no cuentan con esa experiencia tienen dificultad para sentarse a leer y se excusan señalando que no saben hacerlo. La calle, por su parte, puede ser un lugar de observación y conocimiento o puede llegar a ser el espacio de la desconfianza y el peligro constantes. Los niños saben historia y conviene escucharlos cuando hablamos con ellos sobre el tema. Saben, como dijimos, lo más profundo: “Había una… en un…”, y luego agregan, como los antiguos indígenas americanos, “eso era antes, eso fue después”. A todo esto se llega por los variados caminos que hemos mencionado. Entre ellos, los libros de (buena) historia tienen un lugar especial. Nos proponen una conversación que, cuando resulta, se graba como una gran experiencia porque nos abre de manera integrada todo un mundo que tuvo lugar, el que nosotros traemos al presente a través de la lectura. Y podemos volver sobre ellos todas las veces que queramos, disfrutándolos, pero también creando una historia de nuestras lecturas de esa historia. Con estos libros nos enriquecemos, pero también crecemos. Nota del autor: Agradezco a la profesora Ana María Valdivieso por la grata y vivificante narración de su experiencia en la enseñanza de las Ciencias Sociales en 1° básico.

Había una Vez 43


Ilustraci贸n de Manuela Montero http://manuelamontero.cl

44 Hab铆a una Vez


Especial Historia

La historia sin fin Por Claudio Aguilera Periodista y socio fundador de PLOP! Galería

Desde Papelucho viviendo como hijo de un cacique a una novela gráfica en la que Arturo Prat es vencedor, pasando por las aventuras de Ogú y Mampato en Isla de Pascua, una versión en imágenes de la popular novela Adiós al Séptimo de Línea, un cómic sobre Manuel Rodríguez y una biografía de Lautaro ilustrada en pleno Bicentenario… la historia de Chile no ha dejado de estar presente en las estanterías de los niños y jóvenes.

Había una Vez 45


Especial Historia

A mí me cuesta tanto estudiar, que para poder aprender he tenido que escribirme yo mismo la Historia de Chile. Y ahora sí que la sé de veras y no se me va a olvidar”, decía en 1955 el locuaz y siempre certero protagonista de Papelucho historiador, escrito por Marcela Paz. Sus palabras son significativas y representan tal vez uno de los momentos de mayor presencia de la historia y la identidad nacional dentro de las estanterías escolares. Si bien, tal como nos recuerda el investigador Manuel Peña Muñoz, desde finales del siglo XIX se manifiesta un creciente interés por las narraciones orales y las leyendas de los pueblos originarios, es a partir de la década de los ‘30 que se despliega con fuerza un abanico de títulos orientados a acercar los grandes acontecimientos patrios y la singularidad de las leyendas locales a los pequeños lectores. Son los años de publicaciones que invitan a disfrutar el aroma del campo chileno y las noches en torno al brasero, como Cuentos de mi tío Ventura (1930) de Ernesto Montenegro o Cuentos para Marisol (1938) de Marta Brunet; a vivir las épicas batallas de la Conquista en Lautaro, joven libertador de Arauco (1943) de Fernando Alegría; a experimentar una travesía por los mares de Chile en El último grumete de la Baquedano (1941) de Francisco Coloane, o a lanzarse tras los tesoros de la Ciudad de los Césares, lugar utópico hasta donde llegaron las plumas de Manuel Rojas (1936), Luis Enrique Délano (1939) y Hugo Silva (1948). No es de extrañar que títulos como estos confluyan en una época marcada por una revalorización de lo chileno, que a nivel económico tiene un paralelo en un “desarrollo hacia adentro” y, en lo político, en el fortalecimiento de la clase media, para la que la educación de los más jóvenes se vuelve una prioridad del Estado. Este discurso está particularmente arraigado en dos revistas de inicios de los ‘40. Por un lado, El colegial, dirigida por una figura importante y polémica dentro de la divulgación de la historia: el periodista, dibujante y funcionario del Museo Histórico Nacional Walterio Millar, autor de Historia de Chile Ilustrada. Y, por otra parte, su competencia directa, El cabrito, que inició su circulación en octubre de 1941 con todo el brío que le daba ser parte de Zig-Zag, uno de los conglomerados editoriales más importantes de Chile.

46 Había una Vez


Especial Historia

“… a partir de la década de los ‘30 se despliega con fuerza un abanico de títulos orientados a acercar los grandes acontecimientos patrios y la singularidad de las leyendas locales a los pequeños lectores.”

Bajo la conducción de Elvira Santa Cruz, Roxane, la misma que condujo hacia el éxito a El Peneca, la revista se orientó hacia los contenidos locales, diferenciándose del habitual gusto por los cuentos universales y las historietas extranjeras. “Era necesaria una revista netamente chilena que ensanchara los conocimientos artísticos, históricos y geográficos del niño”, señalaba en su primera editorial. Desde entonces, cada miércoles, los lectores pudieron encontrar junto al trabajo de ilustradores como Fidelicio Atria, los hermanos Lautaro y Aníbal Alvial, y posteriormente Alfredo Adduard, biografías de personajes históricos, una colección de mapas de Chile a cargo de la artista Laura Rodig, fichas sobre flora y fauna, y un cómic de largo aliento que recorrió la historia del país desde su descubrimiento. También adaptaciones de novelas con fuerte componente nacional, como Pacha Pulai, El último grumete de la Baquedano y Cuatro remos –las aventuras de un perro en el Chile de antaño–, ilustradas por el propio Millar. Tras el componente pedagógico de la revista subyace también un decidido compromiso con el desarrollo del país, discurso cercano al encarnado por el presidente Pedro Aguirre Cerda. “Tú, si quieres hacer grande a tu patria”, decía la revista en su segundo número, “debes hacerte grande a ti mismo, estudiando, perseverando y conduciendo bien tu ambición por un camino de progreso, estudio y trabajo”. Pero la idea de patria y de historia promovida por Elvira Santa Cruz está lejos de todo chovinismo. Escritora y periodista, promotora de los derechos del niño, de la equidad social y de las reivindicaciones de la mujer, la directora de la publicación presentó a héroes ciudadanos como Inés de Bazán, María Cornelia Olivares, Javiera Carrera y Lorenzo Sazié, y puso de relieve el arrojo de los guerreros mapuches.

Había una Vez 47


Especial Historia

Un ejemplo es la serie Cómo Chile llegó a ser una gran nación, donde, a pesar de su perspectiva inequívocamente española, se realza la bravura y estrategia de los pueblos originarios y se critica la violencia de los conquistadores “en una época cuando aún la civilización no había desterrado del hombre la crueldad”, según comenta el narrador.

Papelucho y Mampato trepan por Chile Quince años después esa impronta se vuelve a manifestar en la obra de Marcela Paz, una autora que compartía la sensibilidad social de Roxane. No obstante su portada de cargado simbolismo republicano, Papelucho historiador es en su mayor parte un alegato a favor de los primeros habitantes de Chile. A lo largo de sus páginas, el protagonista se presenta a sí mismo como el hijo de un cacique y se enoja al constatar que no existen avenidas ni micros con el nombre de Galvarino o Lautaro, mientras que sí las hay en honor a Pedro de Valdivia. Más aún, propone, con una convicción que escandalizaría a cierto historiador de nuestros días, que el 12 de octubre sea un día consagrado a la identidad indígena, porque “para los indios de América fue un día completamente fatal. Yo creo que es terrible ser descubierto. Si no hubiera llegado Colón, los indios serían completamente felices, con flechas, plumas y todo”. Aunque su discurso no parece haber tenido gran eco entre sus contemporáneos, el pelitieso niño no estaba solo en su interés por la historia. El año 1955 es particularmente fecundo en la materia. Poco antes de la publicación de Papelucho historiador, en 1954, Leopoldo Castedo presentaba, con la colaboración del diseñador Mauricio Amster, Resumen de la historia de Chile de Encina. Si bien no se trató de una obra pensada para el lector juvenil, su abundante iconografía y esmerado diseño hablan de una intención de llegar a nuevos públicos.

“La historieta, que por entonces pasaba por uno de sus mejores momentos, fue durante la década de los 60 un espacio propicio para contar el pasado a las nuevas generaciones.” 48 Había una Vez


Especial Historia

Aprovechando el impulso generado por los volúmenes de Encina y Castedo, Zig-Zag publica una nueva edición la Historia de Chile Ilustrada de Walterio Millar, obra profusamente difundida desde entonces, pero igualmente criticada por su parcialidad y falta de rigor. Sin embargo, la gran estrella es Adiós al Séptimo de Línea de Jorge Inostrosa, que editó también en 1955. Nacida como un radioteatro, la novelesca saga sobre la Guerra del Pacífico cautivó a miles de lectores. Ante tal éxito, la versión ilustrada no se hizo esperar. En 1958, los trazos contundentes y épicos del dibujante Isidro Arteaga, quien ya tenía amplia experiencia en historietas policiales e históricas, atraparon semana a semana la imaginación de los lectores del diario La Unión de Valparaíso. La obra completa fue publicada en cinco tomos entre 1960 y 1962. La historieta, que por entonces pasaba por uno de sus mejores momentos, fue durante la década de los 60 un espacio propicio para contar el pasado a las nuevas generaciones. Un ejemplo notable es la revista Forjadores de la Historia de Chile (1965), que congregó a ilustradores y escritores de primer nivel. Por otra parte, el nacimiento del suplemento escolar Icarito y el desarrollo de un activo mercado de álbumes y láminas coleccionables, muchas de ellas dedicadas a la historia y la flora y fauna nacional, mantenían viva la iconografía histórica. Un momento fundamental lo marcó la publicación, en 1968, de la revista Mampato, que retomó el impulso de las antiguas publicaciones de la época de El Peneca, añadiendo una dosis de actualidad y cultura popular y conjugando contenidos educativos con juegos, novelas ilustradas, humor, historietas de aventuras y notas sobre estrellas de la música y el cine. Si bien la historia patria no estaba en el centro de la publicación, ya desde el primer número se incluyen fichas coleccionables de personajes históricos, con dibujos probablemente realizados por el notable dibujante, y director de la revista, Eduardo Armstrong, y textos que bien se pueden deber a la pluma de la escritora Isabel Allende, por entonces redactora de la publicación. Cada una de ellas añade una mirada sobre el pasado. Mientras que en la vida de Pedro de Valdivia “se simboliza un solo fin: engendrar un pueblo nuevo”, García Hurtado de Mendoza será recordado por su “despotismo”, Lautaro por “su inteligencia” y Caupolicán por ser un “mocetón forzudo y valiente, aunque no tan inteligente como Lautaro”.

Había una Vez 49


Especial Historia

En su segundo número, Mampato incluía un reportaje gráfico comparando el presente y el pasado de distintos lugares de Santiago bajo un sugerente título: “Todo tiempo pasado… ¿ fue mejor?”. Y en el sexto, se ofrece el inicio de una historieta sobre Manuel Rodríguez y un perfil de Gabriela Mistral. Con el tiempo se irán sumando las aventuras de Ogú y Mampato en Isla de Pascua y la bien lograda serie Páginas Brillantes de la Historia, con guiones y dibujos de Luis Ruiz Tagle, que duraría cuatro años. De esta forma, Mampato cumplía su objetivo de ser una revista “totalmente adaptada a nuestros tiempos: que nos entretuviera, nos enseñara y nos ayudara en los problemas del colegio con la participación de todos”. A contar de los años 70, el signo de la historia estará fuertemente engarzado con el devenir político del país. Así, durante el gobierno de Salvador Allende la revista infantil Cabrochico pondrá el acento en narraciones donde los protagonistas son niños que se organizan y enfrentan colectivamente los peligros. Las leyendas tendrán un trasfondo social: entre los héroes de historieta destacarán El Manque, un obrero agrícola que recorre el país ayudando a los indefensos, dibujado por el gran Mario Igor, y Manuel Rodríguez, protagonista de la revista Guerrillero. Bajo la dictadura, todo será completamente distinto. El culto a las Fuerzas Armadas, a las batallas y a los héroes militares, el gusto por los desfiles, los actos conmemorativos, las efemérides y los símbolos patrios, marcarán el imaginario histórico de la época.

50 Había una Vez


Especial Historia

“A contar de los años 70, el signo de la historia estará fuertemente engarzado con el devenir político del país.”

Redibujar el pasado Habrá que esperar hasta el nuevo siglo para que nuevas miradas sobre la historia de Chile surjan en la literatura infantil y juvenil. Como respuesta a la globalización y a la necesidad de generar contenidos con identidad local, e impulsadas por la demanda de las crecientes bibliotecas escolares y la cada vez más activa red de bibliotecas públicas, editoriales como Amanuta, Sol y Luna, y posteriormente Letra Capital, comenzaron a publicar libros centrados en las tradiciones y leyendas de los pueblos originarios, biografías de personajes destacados y temáticas ligadas al patrimonio cultural chileno. Esta tendencia, que además se beneficia del surgimiento de una nueva generación de ilustradores nacionales, seguirá ganando fuerza a medida que se aproxima el Bicentenario y que la revisión del pasado se vuelve parte central de la conmemoración. De esta manera, mientras Amanuta publica títulos como Las hazañas de Almagro, La niña Violeta y El insólito viaje de Jemmy Button, por nombrar algunos, Isidro Arteaga vuelve a las librerías con la Colección Martín en la historia. La ilustradora Cristina Arancibia pone en colores las vidas de Lautaro, Bernardo O´Higgins, Pedro de Valdivia y Manuel Rodríguez para editorial Santillana, y el diario Las últimas noticias lanza Historia de Chile en Cómic, con guiones de Francisco Ortega, quien más tarde hará una original relectura de la Guerra del Pacífico en la novela gráfica 1899. Es el fin de un ciclo que, como suele suceder en la historia, tarde o temprano volverá a iniciarse.

Había una Vez 51


Mirada Iberoamericana

Banco del Libro

Historia novelada, aventuras, guerra: lecturas recomendadas A petici贸n de la revista HUV, el Banco del Libro de Venezuela elabor贸 un listado con t铆tulos que abordan la historia desde distintas perspectivas: narrativa de aventura, guerra novelada, grandes hombres e historia cotidiana son algunos de los temas centrales de los libros escogidos.

52 Hab铆a una Vez


A lo largo del tiempo la historia ha estado permeada por la religión, que ha tenido una influencia fundamental en el devenir de la humanidad. En función de la importancia que conlleva esta premisa, cabe mencionar libros que rescatan el sustrato religioso de momentos históricos desde una perspectiva ficcional, lo que permite destacar, desde las metáforas, el rol de la religión en esos momentos. He aquí una pequeña muestra de estos libros que merecen ser nombrados:

Mirada Iberoamericana

La ficción histórica y la religión

La catedral de César Mallorquí (SM, España, 2000). A partir de 12 años. Sarah de Córdoba de Rolande Causse e ilustraciones de Andrés Sánchez de Tagle (FCE, México, 2003). A partir de 12 años. El señor del cero de María Isabel Molina e ilustraciones de Francisco Solé (Alfaguara, México, 2004). A partir de 12 años. La narrativa de aventura en la historia Desde tiempos inmemoriales, la novela de aventura suele ser considerada un género vinculado a la historia, que cabalga sobre el viaje y el riesgo y que tiene como símbolo el viaje iniciático de La Odisea. Esta selección se sustenta en esas líneas temáticas que propician una aproximación a momentos históricos particulares: La ruta de las estrellas de Ignacio Merino (Anaya, España, 2002). A partir de 12 años. Mi país bajo el agua de Jean-Côme Noguès (SM, Madrid, 2000). A partir de 12 años. La guerra novelada La épica se sitúa en la cúspide del género narrativo por excelencia, y tiene en La Ilíada su máximo exponente. En el ámbito iberoamericano, la guerra tiene un lugar protagónico fundamentalmente en la literatura juvenil. De uno y otro

Había una Vez 53


Mirada Iberoamericana

lado del Atlántico deambula esta selección, que incorpora un título que da cuenta de una de las guerras más cruentas de la historia del siglo pasado: El misterio de la dama desaparecida de Concha López Narváez e ilustraciones de Francisco Solé (Anaya, España, 2001). A partir de 12 años. Adonde llegan las nubes de Juana Aurora Mayoral (Anaya, Madrid, 2001). A partir de 12 años. Jacinto Pérez, cazador de imágenes de la Revolución Mexicana de Margarita de Orellana e ilustraciones de Chubasco (Artes de México, México, 2008). A partir de 12 años. La guerra de Amaya de Vicente Muñoz Puelles e ilustraciones de Irene Fra (Anaya, España, 2010). A partir de 12 años. Rosa Blanca de Christophe Gallaz e ilustraciones de Roberto Innocenti (Lóguez, España, 1987). A partir de 9 años. La historia cotidiana a través de la ficción La vida cotidiana de distintas épocas permite ampliar la aproximación a ciertos momentos históricos, con detalles que en la visión protagónica no adquieren la misma dimensión. Es una forma de entender una época a partir de visiones caleidoscópicas mucho más humanamente focalizadas: El aprendiz de Linda Sue Park (Norma, Colombia, 2003). A partir de 12 años. Los reyes del horizonte de Janine Teisson (Edelvives, España, 2003). A partir de 12 años. El mago de Hitler de Guy Didelez y Patrick Bernauw (Edelvives, España, 2005). A partir de 12 años. Un encuentro inesperado de Rafael Rodríguez Calcaño e ilustraciones de Marcel González (El perro y la rana, Venezuela, 2006). A partir de 9 años. J. R. Machete de Edna Iturralde e ilustraciones de Pablo Pincay (Alfaguara, Ecuador, 2006). A partir de 9 años.

54 Había una Vez


Las narraciones que se engastan en las relaciones amorosas abundan en el género novelesco. Ancladas en la novela para jóvenes, ayudan a visualizar los cambios que cada época confiere a la relación amorosa: El armiño duerme de Xosé A. Neira Cruz (SM, España, 2003). A partir de 12 años.

Mirada Iberoamericana

Relaciones amorosas en la historia

De tolerancia y antagonismos El ser humano parece no haber podido revertir la condena de la torre de Babel, por ello estaríamos destinados a no entendernos… Pero la literatura, ese recurso inestimable, como diría Ohram Pamuk, “nos permite ponernos en la piel de los demás, pues no es solo un ejercicio respetable sino ético”. Libros como Una pantera en el sótano, que tratan la intolerancia y los antagonismos, nos permiten comprender que los otros no están totalmente equivocados: Una pantera en el sótano de Amos Oz (Siruela, FCE). A partir de 12 años. Grandes hombres en la historia La biografía es uno de los géneros que se vincula más estrechamente con el devenir histórico, pues relata la vida de sus protagonistas. Es, por lo tanto, un texto anclado en la historia donde la ficción solo traza una línea difusa. He aquí algunos títulos que vale la pena tener en cuenta: Cartas a Leandro de Fanuel Hanán Díaz y Mónica Bergna e ilustraciones de Rosana Faría (Fundación Museos Nacionales, Venezuela, 2006). A partir de 9 años. El Panteón de la Patria: calaveras de la Independencia de Eduardo Bustos e ilustraciones de Leticia Barradas (Artes de México, México, 2008). A partir de 9 años.

Había una Vez 55


Desde las Bibliotecas CRA

La historia en las historias Por Bibliotecas Escolares CRA – MINEDUC Chile

Considerar “la historia” en la Literatura Infantil y Juvenil (LIJ) tiene una especial complejidad. Hay textos cuya intención explícita es transmitir parte de la historia de un país o una cultura. Pero también hay una historia más sutil, en que las obras se convierten en reflejos de su propia época. Cualquier historia puede leerse como testimonio de las preocupaciones y vivencias de un momento particular. En las bases curriculares 2012 para la enseñanza básica, uno de los objetivos centrales de la asignatura de Historia, Geografía y Ciencias Sociales es que los estudiantes adquieran un sentido de identidad y de pertenencia a la sociedad, valorando la diversidad inherente a los seres humanos y a las formas con que nos relacionamos.1 Es en este contexto donde la LIJ es una herramienta privilegiada. A través de sus obras podemos acercar a los lectores a diferentes momentos del pasado. Algunos ejemplos: la Colección Mi historia, de editorial Amanuta, busca rescatar explícitamente momentos claves de la historia de América a través de las biografías de sus protagonistas (Lautaro, Pedro de Valdivia, Francisco de Orellana, Diego de Almagro, Violeta Parra, entre otros). Para

56 Había una Vez


esto se vale de un tono cercano al lector e ilustraciones que enriquecen la narración. En esta misma línea encontramos libros como Varua Rapa Nui. El hundimiento de Hiva, con texto de Bernardita O. Labourdette e ilustraciones de Ismael Hernández. A través del formato de novela gráfica, tan atractivo para los lectores juveniles, esta publicación de Rapanui Press nos acerca a los fundamentos históricos de la Isla de Pascua. También podemos mencionar El misterio de la Cañada de Felipe Jordán Jiménez (Ediciones SM). Ambientada en el Chile colonial, la novela se adentra en los recovecos de un mundo pretérito dialogando con los códigos de la novela policial y el registro historiográfico chileno. La literatura esconde en sus páginas las preocupaciones y vivencias de sus creadores y de la sociedad a la que pertenecen. Los escritores de LIJ no están ajenos a esta labor y reflejan las inquietudes culturales, sociales y políticas de su época, alumbrando a los niños y jóvenes en el entendimiento de su mundo.

Ver más en Bases Curriculares 2012 para la Educación Básica. Disponibles en: www.curriculumenlineamineduc.cl

1

Había una Vez 57


Recomendados por Mediadores

El jardín del abuelo Autor: Lane Smith Océano Travesía, 2011 ISBN: 9786074006506

5

años

El olor a tierra fresca y a hierba recién cortada nos acompaña a lo largo de esta sencilla pero evocadora historia, en la que un niño muy curioso camina a través de un bello jardín, descubriendo un frondoso y exuberante paisaje que retrata la vida de su abuelo.

58 Había una Vez


En esta ocasión, Lane Smith nos sorprende con un conmovedor relato que retrata el amor filial entre un nieto y su abuelo, y cómo su jardín se convierte en el lienzo perfecto para mostrar su vida y las historias surgidas alrededor de ella. El jardín del abuelo configura una sutil pero brillante relación entre la memoria y la historia, retratando la vida del abuelo a través de una intertextualidad reflejada en hechos históricos y en acontecimientos personales. No es fácil encontrar este tipo de libros en la oferta editorial de la LIJ, interpelando al lector adulto y extendiendo amablemente una invitación desinteresada a los primeros lectores para encontrarse con los lazos familiares, la historia y la memoria. En cada página, Smith nos invita a recorrer un laberinto delicadamente retratado con trazos suaves que enriquecen el texto y aportan significativamente a esta bella historia.

Nuevamente, este autor e ilustrador estadounidense nos invita a valorar lo real, lo que está más allá de la tecnología, tal como lo hizo en ¡Es un libro! (Océano Travesía). El jardín del abuelo nos regala otro guiño: “Nació hace muchos, muchos años, antes de que existieran las computadoras, los teléfonos celulares y la televisión”, como llevándonos a buscar en nuestra memoria lo realmente valioso, a indagar en ese paseo por nuestra vida, por el jardín de nuestros recuerdos. Este libro ha recibido numerosos reconocimientos: el New York Times lo eligió el Mejor Libro Ilustrado para Niños del 2011 y fue incluido en la Lista de Honor de la Medalla Caldecott en 2012, por nombrar algunas distinciones. Recomendado para lectores desde los 5 años de edad, motivados por compartir con sus abuelos, que vibren con los relatos de antaño y que tengan una especial sensibilidad por su entorno. Un libro honesto, con una profunda riqueza visual que habita al lector de principio a fin.

Recomendado por Luz Yennifer Reyes Coordinadora de Proyectos FHUV

Había una Vez 59


Recomendados por Mediadores

Niños Autora: María José Ferrada Ilustraciones de Jorge Quien Grafito Ediciones, 2013 ISBN: 9789569356018

9

años

“Raúl/ Su madre lo llama pajarito. /Y a él le gusta como suena. /Pajarito.” Breves son los poemas de María José Ferrada reunidos en Niños, como breves fueron las vidas de los pequeños que los inspiraron.

60 Había una Vez


Cada historia mínima lleva el nombre de un niño o de una niña y da cuenta de un proyecto particular de descubrir la redondez de la tierra siguiendo el sol por la ciudad, o de agrupar nuevamente las palabras en un diccionario íntimo, o de acoger al amigo imaginario que nadie escucha, o de meter la luna en un vaso de agua, o de coleccionar sonidos en una caja de fósforos para llevarlos en el bolsillo. Macarena tendrá tres deseos de cumpleaños. Marco hará un mar con gotas de lluvia. Jaime contará las flores que caben en una primavera. Treinta y tres planes infantiles y poéticos de aprehender el mundo con los cinco sentidos, de clasificarlo, de reunirlo, de descubrirlo, de reinventarlo. Con palabras sencillas, imágenes cotidianas, una sensibilidad a flor de piel y una enorme capacidad de asombro, la poetisa propone la visión de una infancia con perspectiva amplia. Quizá porque es el momento de la existencia en que todas las posibilidades parecen abiertas y solo hay que decidir el sendero por el que se quiere transitar. Sin embargo, las últimas páginas del libro revelan que los treinta y tres

caminos imaginarios que habrían podido recorrer niños entre el mes de vida y los 13 años de edad quedaron inconclusos por la violencia ejercida por los adultos en esos destinos. Treinta y tres vidas de niños ejecutados y detenidosdesaparecidos durante la dictadura militar chilena entre 1973 y 1990. Las ilustraciones de Jorge Quien, fragmentos en azules y grises, con sus trazos inacabados y sus espacios en blanco, refuerzan la revelación final que hace al lector María José Ferrada. Durante la lectura, se percibe un contrapunto entre los versos llenos de vitalidad, asombro y proyección, y las ilustraciones claras pero frías, inacabadas, fragmentadas y con un aire de pesadumbre difícil de precisar. Niños es un homenaje valiente, sentido y respetuoso que María José Ferrada, Jorge Quien y Grafito Ediciones hacen, después de 40 años de silencio implacable, a víctimas inocentes de la dictadura: esa infancia que, incluso desde la etimología de la palabra que la nombra, no ha tenido voz para sobresalir en los informes oficiales de jóvenes y adultos ejecutados, detenidos y desaparecidos por razones políticas e ideológicas.

Recomendado por María José González C. Directora Revista HUV

Había una Vez 61


Recomendados por Mediadores

Los Beatles Autor: Mick Manning Ilustraciones de Brita Granström Ediciones Ekaré, 2014 ISBN: 9788494124754

10 años Cuando era niño a veces veía a mi madre con su colección de los discos de vinilo de Los Beatles. Tenía todos los álbumes y los guardaba como un tesoro en un armario bajo la estantería, junto al tocadiscos.

62 Había una Vez


Cuando ella no estaba en casa me gustaba abrir aquel armario, sacar algunos discos con cuidado y mirarlos apenas rozando con la yema de los dedos las carátulas. No sé qué buscaba en ellos: acaso sentir la emoción que veía en los ojos de mi madre cada vez que elegía alguno para escucharlo. Esas melodías y esa emoción se vinieron conmigo cuando crecí y, como era previsible, casi sin darme cuenta las fui transmitiendo también a mis hijos. Pero había algunas piezas del puzzle de esos años prodigiosos que yo no tenía: por eso recibí con gran alegría el libro Los Beatles que publicó Ediciones Ekaré y que está escrito por Mick Manning, ilustrado por Brita Granström y traducido por Pau Estrada. El libro es un paseo por la historia de Los Beatles de la mano de sus protagonistas y de sus hitos más relevantes (momentos, canciones...). Está elaborado de una manera fresca y eficaz: cada página doble organiza la información sobre un momento determinante, le da un título y un breve texto informativo, y lo acompaña de resaltados que aportan datos, curiosidades, anécdotas que suman información al hito; y todo esto enmarcado por ilustraciones que contextualizan y también suman. Así pues, contado con una prosa ágil y fragmentada que se apoya en ilustraciones, la trama de la historia se va armando con todas estas teselas como si de un mosaico se tratara. Pienso además

que los momentos seleccionados son muy acertados y permiten tener una visión bastante completa y clara de la trayectoria de los cuatro de Liverpool. Las ilustraciones son muy limpias, nada estridentes y consiguen recrear el ambiente de cada momento. En ocasiones utilizan bocadillos (como si fueran parte de un cómic) dando continuidad, matizando o reforzando la información de los textos. De esta manera el libro se lee ininterrumpidamente (palabra e imagen), lo cual agiliza la lectura y organiza de manera muy atractiva todos los contenidos. Caminar de la mano de Los Beatles es también una forma muy entretenida (y eficiente) de adentrarse en esa época. En este sentido, merece la pena resaltar las continuas alusiones a hechos y personajes históricos de gran relevancia que van apareciendo por las páginas del libro y que se disponen, de manera esquemática, en un sumario final. No soy un experto en Los Beatles, pero sí puedo afirmar que este libro resulta una primera aproximación estupenda a este grupo, su historia y su música. En casa hemos disfrutado todos con el libro y ha sido un acicate para volver a escuchar sus canciones, tararearlas, bailarlas, disfrutarlas... y también para seguir curioseando y buscando nueva información sobre este grupo imprescindible. Recomendado por Pep Bruno Escritor y cuentista (España)

Había una Vez 63


Recomendados por Mediadores

Cuando callaron las armas Autora: Edna Iturralde Norma, 2007 ISBN: 9789584502490

12

años

Cuando callaron las armas es un conjunto de 12 cuentos que hablan de la guerra. De conflictos ocurridos en el siglo XX y el XXI, construidos y llevados adelante por adultos, pero fuertemente padecidos por los niños.

64 Había una Vez


Asia, América, África, Europa, Oceanía… ¿Qué continente está libre de algún conflicto bélico? Como bien nos lo deja ver Edna Iturralde, ninguno. En esta pequeña, pero a la vez grandiosa obra para adolescentes y adultos, encontramos doce historias que recorren el globo terrestre, y ponen en evidencia cómo los intereses y ambiciones de los adultos repercuten en la inocencia infantil y en sus familias.

ellos y los otros; entre los otros y ellos”. Serán los niños los que abran espacios para dejar atrás los horrores de la guerra. El cuento La carta, por ejemplo, presenta a Jeannette, quien no puede olvidar el día en que se separó de sus padres. Ahora, de adulta, se pregunta: “¿Cómo lograr dar vuelta a la página de una historia de sangre y guerra, y mirar a un futuro de paz?”. La respuesta está en… los niños. 

A través de las noticias nos enteramos de ataques a un templo o a una escuela al otro lado del planeta, o de las diferencias entre judíos y musulmanes, entre rusos y ucranianos… Aquí nos acercamos a ese nivel micro que rara vez percibimos. En estos doce relatos enfrentamos cara a cara las consecuencias más íntimas de los conflictos: los miedos y sufrimientos de los niños (“Yo apenas los conocí, pero el dolor que tengo al pensar en ellos es tan profundo que siento un taladro en el pecho”, en Cumplir con una misión), las penas y angustias de madres viudas y los anhelos de tiempos mejores.

A pesar de la economía en el lenguaje, las descripciones están perfectamente logradas. Desde las primeras líneas de cada cuento el lector puede percibir la región en la cual se desarrolla la historia. Con su pelo rubio y rostro pecoso, más un nombre británico, Michael O’Connor nos lleva a Irlanda; un pañuelo negro que cubre el cabello nos remite a Palestina, y el calor tropical y los loros de cabeza azul a Colombia.

Pero la autora no solo destapa esas injusticias, también permite percibir cómo las diferencias entre musulmanes y judíos (Cuando callaron las armas) o entre serbios y bosnios (Puentes) desaparecen gracias a los niños, quienes son capaces de “construir puentes entre

Al final del libro encontramos un aporte importante a la obra que se agradece: la autora se preocupó de explicar brevemente cada uno de los conflictos que presenta en sus cuentos. Sin más, nos encontramos ante un libro sabio que nos revela la intimidad de las guerras y cómo los niños tejen, tan calladamente como lo hacen las arañas con sus telas, los caminos del reencuentro, de la armonía y del olvido. Recomendado por Pilar Echeverría Profesora de Castellano Animadora de la lectura

Había una Vez 65


Recomendado Profesional

Los libros tranquilos El curso de la vida a través de la literatura infantil Autor: Pep Molist Editorial Anaya, 2006 ISBN: 9788466747318

“El título, Los libros tranquilos, ya resulta seductor en medio de la vorágine.”

Por María Paz Garafulic Directora Fundación Había una Vez Directora Confín Ediciones

66 Había una Vez


Más que una reseña, esta vez haré un breve relato de una experiencia de lectura que comprueba que la literatura “es un espejo de todo lo que vive el niño –y el adulto– y gira a su alrededor…” (Pág. 14). El libro llegó a mis manos en el mes de marzo, cuando la palabra tranquilidad parecía haber sido expulsada de mi repertorio de palabras. Lo tomé como una señal –como tantas veces sucede con los títulos de los libros–, una especie de guiño que surge de una portada y que pareciera activar algún espacio de nuestras emociones, recuerdos o búsquedas. Se supone que tengo que comentar el libro, referirme a su contenido, pero me surge un dilema. Siento que al hacerlo, destruiré la experiencia que pudiesen vivir ustedes al tenerlo en sus manos. Este momento me resultó tan representativo de la experiencia lectora que no me queda más que compartirlo. El título, Los libros tranquilos, ya resulta seductor en medio de la vorágine. Me imagino una especie de poesía en torno a los libros para niños, una melodía silenciosa, y me lleno de entusiasmo para entrar en ese espacio de “tranquilidad”. Voy a la contraportada y la descripción se aleja de lo que esperaba… Es más bien una guía. Surgen dudas, se me escapa el concepto de tranquilidad y me doy cuenta que no es lo que esperaba… ¿Desilusión? ¿Cuántas veces nos ha sucedido algo así al enfrentarnos a un libro? Persevero. La presentación habla de emociones, de vivencias, de cómo los

libros infantiles pueden acompañar los más significativos eventos de nuestras vidas, como niños y como adultos. Vuelvo a encantarme… Comienzo la lectura. Sí, son fichas, referencias y recomendaciones de títulos y obras sobre el amor, el arte, el egoísmo, los sueños y, en general, sobre acontecimientos y circunstancias que acompañan el crecimiento y el desarrollo, organizados en cuatro secciones: el curso de la vida; los sentimientos, las actitudes y las enfermedades; el mundo que nos rodea, y el mundo que no es palpable. ¿Solo fichas?, me pregunto. Sí. Un breve resumen, referencia a otras obras, al autor y contexto. No parece excesivamente motivador. Pero la experiencia continúa y sorprende: capítulo a capítulo, recorro parte de mis lecturas, mi propia niñez, con sus dificultades y alegrías, la infancia de mis hijos, los sucesos que me ha tocado enfrentar desde lo personal y lo profesional. Surgen recuerdos, reflexiones, nostalgias, obras conocidas y muchas por conocer, imágenes de lecturas compartidas, respuestas, y más y más libros. No, no era el libro que imaginé –cuántas veces en la vida decimos “esto no es lo que esperaba” –, pero sí resultó ser una obra inspiradora y a la vez, práctica, que confirma que la lectura sorprende, nos lleva por otros caminos, y que las historias, los libros y, en definitiva, las palabras, son, junto al amor, claves para crecer y vivir… Para recordar.

Había una Vez 67


Recomendados FHUV

Comité de Selección y Valoración de la Fundación Había una Vez destaca El Comité de Selección y Valoración de libros de alta calidad de la Fundación Había una Vez está conformado por lectores con diferentes profesiones y edades, interesados en la búsqueda y valoración de libros para niños y jóvenes. El trabajo del comité se nutre de la oferta editorial reciente en Chile y busca ser un referente para mediadores, docentes, bibliotecarios y todos aquellos lectores interesados en la LIJ.

68 Había una Vez


Recomendados FHUV

A partir de 0 años Patos Autora e ilustradora: Anaïs Vaugelade Corimbo, 2012

Patos es un libro álbum en cartoné inspirado en un cuento clásico inglés. La narración es simple y repetitiva, ideal para leer con primerísimos prelectores, entre 0 y 3 años. Las ilustraciones de Vaugelade recuerdan la estética victoriana de Beatrix Potter y son perfectas para la lectura visual de los más pequeños: contornos claros y definidos, ausencia de abstracción y limpieza en la paleta de colores. Además, el libro mismo como objeto es de buena factura, en concordancia con la línea editorial de Corimbo. Anaïs Vaugelade es autora de Corimbo con este y otros títulos, dentro de los que destacan De cómo Fabián acabó con la guerra (Premio UNESCO 2001 de Literatura Infantil al Servicio de la Tolerancia) y Sopa de piedra, una revisión del clásico vínculo entre el lobo, la gallina y otros animales. Es una autora que, si bien conocemos poco en Chile, vale la pena tener en consideración.

Había una Vez 69


Recomendados FHUV

A partir de 3 años Turlututú ¡Sorpresa, soy yo! Autor e ilustrador: Hervé Tullet Océano Travesía, 2012

Turlututú ¡Sorpresa, soy yo! es el conjunto de ocho breves aventuras de un extraterrestre que aterriza con su nave espacial en la Tierra. Se trata de un libro-juego que combina la ficción y la información para dar a conocer, de manera clara, elocuente, lúdica y divertida, conceptos como frío, caliente, escondido, grande, sorpresa y otros. Notable es su carácter interactivo: propone al lector que siga instrucciones y ejecute acciones que tienen repercusión en la continuidad del relato, como girar el libro pronunciando una fórmula mágica para que el protagonista crezca. Dirigido a prelectores, el libro interpela al lector adulto de manera implícita involucrándolo con diversas situaciones, por ejemplo, pidiéndole que cante una canción en idioma “extraterrestre”. El texto incentiva el contacto físico y afectivo entre el mediador (aquel que lee) y el que escucha la lectura en voz alta. También genera una relación sinérgica entre texto, ilustración y objetolibro.

70 Había una Vez


Lo que no sabe Pupeta

Recomendados FHUV

A partir de 6 años

Autor: Javier Mardel Ilustraciones de Cecilia Rébora Fondo de Cultura Económica, 2012

“La primera pregunta es ¿quién eres?; la segunda, si sabes quién es ella”. Así comienza este poemario ganador del Premio Hispanoamericano de Poesía para Niños 2011, entregado por la Fundación para las Letras Mexicanas y el Fondo de Cultura Económica. La protagonista es Pupeta –una perrita peluda, cariñosa y comprensiva– y el texto describe, con un lenguaje simple, su vida desde una perspectiva perruna. Cada uno de sus poemas está acompañado de ilustraciones que aportan a la narración y que son un complemento significativo, en tanto nos van diciendo algo de ella, algo que nos hace pensar en nuestras propias mascotas. Este libro conmueve por su simplicidad y profundidad, con un relato que hará reflexionar a los amantes y dueños de perros, esos compañeros fieles que “nunca dejan de ser niños”.

Había una Vez 71


Recomendados FHUV

A partir de 9 años Maia Autora: Gloria Cecilia Díaz Ilustraciones de José Rosero Babel Libros, 2010

El tema de la discapacidad física aparece tratado en este libro con respeto y tierna humanidad por la escritora colombiana Gloria Cecilia Díaz, Premio Iberoamericano de Literatura Infantil y Juvenil y autora de prestigio internacional. La protagonista, Maia, cuida con amor a su querida gata, a la que hubo que amputar una pata después de un accidente. ¿Le volverá a crecer? El dilema acompaña a la niña al ámbito escolar donde descubre un compañero de curso con los dedos atrofiados. ¿Se integrará al curso? Todos tienen diferencias pues hay también niños de otras nacionalidades. Maia comprende que cada uno es distinto del otro. Y al entablar amistad con su compañero diferente consigue aceptar también a su mascota tal cual es. Con un lenguaje poético, la autora brinda un mensaje de tolerancia y aceptación hacia quienes son distintos. La narración presenta agudas observaciones del comportamiento gatuno y de las relaciones humanas. Las ilustraciones de José Rosero enriquecen la historia con imágenes sugerentes y coloridas, especialmente aquellas a doble página. La edición es cuidada en todos sus detalles. Un libro para compartir y atesorar.

72 Había una Vez


El insólito ascenso de Madame Pôl

Recomendados FHUV

A partir de 12 años

Autor e ilustrador: Nicolás Arispe Faktoría K de Libros, 2010

En medio de un acto de magia, una mujer se sube al escenario. Inesperadamente, una ráfaga de viento la eleva por los aires y la hace volar por la ciudad. Abajo, los curiosos siguen expectantes el viaje de Madame Pôl y el Ministro de Hechos Extraños organiza su rescate. Ella, sin embargo, no se ve asustada: parece disfrutar su vuelo. El rescate tarda mucho, pero mágicamente Madame Pôl reaparece desde el interior de la caja del mago, en el mismo escenario donde inicia su vuelo. El autor, el argentino Nicolás Arispe, conjuga de manera excepcional el texto con las ilustraciones en blanco y negro. Esto, sumado al acabado desarrollo de los detalles, convierte a este volumen en una apuesta atractiva y original. ¡Advertencia! Este libro va y viene en un abrir y cerrar de ojos, como la magia y su característico abracadabra.

Había una Vez 73


Recomendados FHUV

A partir de 14 años Blankets Autor e ilustrador: Craig Thompson Astiberri, 2008

Craig es un adolescente del Estados Unidos profundo, que sufre las contradicciones de un entorno familiar y cultural marcadamente religioso y marginal, que se contrapone a sus inquietudes artísticas, su curiosidad por todas las cosas y la aparición del amor juvenil. Obra autobiográfica donde Thompson hace un uso cabal del lenguaje de la narrativa gráfica para plasmar una hermosa historia de crecimiento y encuentro con la vocación. La sinceridad y emotividad de los hechos narrados, junto a un manejo de metáforas gráficas que expresan lo que las palabras no, hacen de esta una obra absolutamente recomendable.

74 Había una Vez


Recomendados FHUV

A partir de 16 años Finales Autor e ilustrador: Pablo Bernasconi Edhasa, 2013

Finales es un “experimento editorial” que contiene una minuciosa selección de finales de novelas, ensayos y obras de teatro. El objetivo es que el lector se “re-encuentre” con finales de obras que ya ha leído o se “encuentre” con otros que lo inviten a leer un volumen desde el principio, motivado por los últimos párrafos de un libro, definidos por su autor como reveladores, atrayentes y que alientan a la lectura. Las ilustraciones reflejan el estilo propio de Bernasconi y se basan, principalmente, en la representación de conceptos relevantes por medio de la combinación de diversos elementos que contribuyen y aportan significativamente al mensaje del texto.

Había una Vez 75


Desde el SNBP

Dime que amas

6ª versión del Concurso Cartas de Amor “Porque el amor no tiene edad, color o credo: grandes, chicas/os, viejos/as, incomprendidas/os, despechados/as, amantes, todos y todas pueden participar y ser remitentes en este concurso que busca demostrar que las cartas son parte de la literatura –pues grandes autores y poetas han usado este recurso–, convirtiéndose en honestas emisarias de sentimientos, emociones, penas e historias para encantarse, asombrarse o viajar”. Este fragmento es parte de la convocatoria para la sexta versión del Concurso Cartas de Amor: “Dime que amas”, organizado por la Biblioteca de Santiago, que este 2014 recibió más de 380 románticas misivas. El jurado –conformado por los autores Pía Barros (Los que sobran, La Grandmother y otros, El lugar del otro) y Tomás Harris (Cipango, Los 7 náufragos, Encuentros con hombres oscuros), y Francisca Navarro, encargada de proyectos del Quinto Poder (Fundación Democracia y Desarrollo)– premió las 7 mejores propuestas de jóvenes entre 12 y 17 años y adultos mayores de 18. Los premiados fueron: En la Categoría Adulto, Connie del Carmen Tapia Monroy (1er lugar),

76 Había una Vez

Pablo Apablaza (2do lugar), Marisol Mena Saavedra y David Ortiz Zepeda (3er lugar). En Juvenil, Catalina Jara Contador (1er lugar), Catalina Guzmán Campos (2do lugar) y Susy Miño Poveda (3er lugar). La Revista Había una Vez reproduce en este número la carta ganadora del Primer Premio en la Categoría Juvenil, escrita por Catalina Jara, de 15 años, titulada Dime quién eres.


Querido: Déjame conocerte. Cada centímetro de tu existencia. Quiero saber tu cumpleaños y cómo te llevas con tus padres y tus hermanos y si tu familia es grande o pequeña. Quiero saber qué querías ser cuando tenías 7 años y si te gusta lo que ves en el espejo y si crees que las apariencias importan y si alguna vez has ido al psicólogo y cuál es tu película favorita y cuáles libros cambiaron tu vida. Lo más fuerte que has llorado y si las palabras “tenemos que hablar” te hacen doler el estómago y si te gusta la lluvia o el sol o las hojas caídas o las plantas cuando florecen. Quiero saber si tienes miedo de morir, si crees en Dios y si te gusta cocinar, si te importa la limpieza y tus opiniones en política y si eres feminista y si le darías tu hermoso cabello castaño a una niña pequeña que está pasando por quimioterapia. Dónde te gustaría vivir y con quiénes y si estoy yo incluida y si prefieres adoptar un gato o un perro y dónde quieres ir para tu luna de miel. Necesito saber qué tipo de dulces te gustan y si prefieres el oro o la plata, a quién admiras y qué cualidades desearías reunir. Si alguna vez te preocupas y crees que eres malo y si es porque me heriste. Quiero saber qué es lo que más te hiere. Y qué puedo hacer para que te sientas mejor cuando estás triste. Deseo conocer si prefieres besos o abrazos, qué celebridad crees que sufre más y por qué crees que la gente se vuelve tan fría y si crees en extraterrestres o sirenas, la reencarnación y la Biblia y qué sentimiento es tu menos favorito. Qué harías con cien millones de pesos y qué piensas sobre escribir y lo que yo escribo y qué idioma deseas hablar fluidamente y cuántas personas has amado y qué piensas sobre quienes se suicidan y qué pensarías si yo lo hiciera. Busco saber cuál es el recuerdo que más te gusta de tu infancia y si tomas té o prefieres café y cuál es el mejor regalo que has recibido y cuál es el mejor consejo que has recibido y la última vez que lloraste y si eres competitivo y qué es lo primero que notas en una persona y si tienes alguna fobia y si tienes miedo de estar en la oscuridad, solo. Si crees que los modales son importantes y qué piensas de la gente indecisa y qué quieres de la vida y qué quieres cambiar de ti y del mundo y quién quieres ser y quién eres. Solo dime quién eres. Te quiero, Amante Curiosa

Había una Vez 77


columna

Xosé Ballesteros Editor, escritor y especialista en literatura infantil Editor de Kalandraka

Cuando las aves dejan de migrar

Un día, las aves fijaron su mirada más allá de las ramas y las hojas e imaginaron una vida distinta… Comienza la nueva estación primaveral en el hemisferio norte y con ella un gran espectáculo que está en peligro de desaparecer a causa del cambio climático: la migración de aves. A la altura del Estrecho de Gibraltar, se puede observar el viaje de millones de especies desde sus cuarteles de invierno africanos a sus hábitats europeos habituales. Existe una preocupación generalizada en el ámbito de los ornitólogos, biólogos y naturalistas por la migración de aves entre África y Europa. Se han detectado problemas con los números de aves que regresan a sus hábitats, disminuyendo alarmantemente varias especies hasta entrar en riesgo de desaparición. No sé si David Hernández y Julia Díaz eran conocedores de esta delicada situación cuando decidieron comenzar el álbum con el que fueron merecedores del V Premio Internacional Compostela de Álbum Ilustrado. Tampoco sé si contemplaron alguna vez las inmensas bandadas migratorias sobre el cielo mexicano. Pero sí es cierto que en algún momento de sus vidas, las aves se posaron ante sus miradas de artistas para crear su propia Bandada, una ópera prima que sorprende por su originalidad y por la honda reflexión que nos propone sobre la historia de la humanidad y el concepto de progreso. Resuenan en Bandada los ecos de un debate filosófico que se inició en la época de la Ilustración y que se mantiene vigente a lo largo de los siglos posteriores: ¿Qué fuerza oculta impulsa a las personas en la carrera imparable hacia la modernidad a través de los sueños colectivos y los enormes desastres? Los grandes pensadores nos han mostrado sucesivamente posibles respuestas: el positivismo de Comte, el racionalismo de Kant, la dialéctica de Hegel, el materialismo histórico de Marx, el nihilismo de Nietzsche, el evolucionismo de Spencer… Decir que estamos viviendo en un periodo histórico de grandes cambios, de grandes descubrimientos tecnológicos, es una obviedad por sabida y repetida. El progreso es un término que da nombre a un proceso de avance continuo y unilineal, en el que las adquisiciones se acumulan y contribuyen 78 Había una Vez


“…el álbum ilustrado es un formato muy adecuado para enunciar problemas importantes, para provocar la reflexión…” a la mejoría –supuestamente ilimitada– de las condiciones materiales y morales del género humano. Pero ahí siguen presentes los graves problemas que afectan a la humanidad: las hambrunas, el desequilibrio en el reparto de la riqueza, el calentamiento global, la escalada armamentista, las guerras, la violencia de género, el agotamiento de las “últimas horas de la vieja luz del sol” como escribió Thom Hartmann. Sitúenlos en el orden que prefieran y no duden en consultar algunos libros que tratan esos temas de forma apropiada para los más jóvenes, como por ejemplo: Migrar de José Manuel Mateo y Javier Martínez Pedro (Ediciones Tecolote); El enemigo de Davide Cali y Serge Bloch (SM); Abuelas con identidad de Carla Baredes, Ileana Lotersztain y Eleonora Arroyo (Iamiqué); De noche, en la calle de Angela Lago (Ekaré); El canto de las ballenas de Dyan Sheldon y Gary Blythe (Kókinos); Corrida de Yann Fastier (L’Atelier du Poisson Soluble); El libro de los cerdos de Anthony Browne (FCE), o La Historia de Erika de Ruth Vander Zee y Roberto Innocenti (Kalandraka). Pero hay muchos, muchísimos más, porque el álbum ilustrado es un formato muy adecuado para enunciar problemas importantes, para provocar la reflexión sobre temas esenciales condensados en menos de 40 páginas. Un atrevimiento que David y Julia han plasmado en esta audaz Bandada, en la que destacan sus ilustraciones simbólicas –todas ellas realizadas a lápiz con una técnica magistral– y un texto preciso en el que no sobra ninguna palabra. Los protagonistas son pájaros humanizados que realizan un largo recorrido por distintos estadios de progreso y decadencia, desgraciadamente familiares para cualquier persona. Pero el final de Bandada no alienta el pesimismo: es abierto y esperanzador, como un vuelo de aves que por fin alcanzan su nido. Había una Vez 79


Entrevista

Marcelo Guajardo: Nuevos caminos, nuevos lectores

Por Bernardita Cruz M. Editora Revista HUV

Por Bernardita Cruz M. Editora Revista HUV

“Soy un recién llegado a un mundo totalmente nuevo y espero quedarme un buen rato”, afirma el poeta y escritor chileno Marcelo Guajardo, cuya primera incursión en la narrativa juvenil se adjudicó el Premio El Barco de Vapor 2013 y le abrió las puertas a un género que lo sigue sorprendiendo día a día.

80 Había una Vez


A

Marraqueta se le pincha una rueda de su Caloi y todos los amigos del barrio lo acompañan donde don Anselmo, un antiguo entrenador de ciclistas que ahora tiene un taller de bicicletas en la cuadra. Ahí, tres fotografías enmarcadas en bronce llaman la atención de Beto, uno de los niños. Son fotos antiguas, recortadas de un diario, y muestran a un misterioso ciclista en tres escenas: en la primera, aparece pedaleando con el cuerpo inclinado y la vista fija en el camino; en la segunda, está rodeado de una muchedumbre que lo abraza, y en la tercera, posa detenido sobre su bicicleta negra en la pista de un velódromo. Beto consigue leer en un costado de la bicicleta cinco letras blancas que forman la palabra “Krumm”. ¿Quién es él?, le pregunta a don Anselmo. “Qué importa su nombre, mejor olvidarlo como lo han hecho todos. Además, no son tiempos para andar buscando nombres”, responde el viejo notablemente molesto. Esta escena marca el inicio del nudo dramático de La bicicleta mágica de Sergio Krumm, el libro con que Marcelo Guajardo ganó el Premio El Barco de Vapor 2013 y que significó su entrada al mundo de la literatura infantil y juvenil. El relato está basado en el secuestro y posterior desaparición del ciclista Sergio Tormen en 1974, y el épico triunfo de su hermano en la Vuelta a Chile en 1987. “Me pareció que la historia no era solamente una victoria deportiva sino que el triunfo del alma humana sobre la muerte”, comentó el autor al recibir el galardón. También fue el primer texto narrativo de ficción escrito por Guajardo, quien con anterioridad había publicado los libros de poesía Teseo en el mar hacia Cartagena (Ediciones Del Temple, 2001) y Un momento propicio para el exilio. Poesía reunida (Das Kapital Ediciones, 2011). Hoy, divide su tiempo entre el periodismo, el área de extensión del Café Literario de Balmaceda en Providencia y la escritura.

Había una Vez 81


Entrevista

¿Desde siempre te interesaron las letras? Los libros siempre estuvieron en mi casa, pero mentiría si digo que la lectura era mi principal actividad. Era súper bueno para ver tele y la verdad es que mis primeras referencias de “contenido” vienen de allí. La lectura vino esporádicamente; recuerdo especialmente la colección de la editorial Andrés Bello donde estaba El Corsario Negro y otros libros clásicos. ¿Cuándo comenzaste a escribir? En el Liceo. Hacíamos una revista con unos compañeros y esas fueron mis primeras experiencias de escritura. También algunos trabajos que preparé para el ALCÍN, la Academia de Letras del Instituto Nacional, pero eso no duró mucho… Había mucho bullying intelectual de los mayores.

¿Cómo nació La bicicleta mágica de Sergio Krumm? Conocí la historia de Sergio Tormen y su hermano Peter a finales del 2012 por un poema de mi amigo y editor Camilo Brodsky que está incluido en su libro La noche del zelota. Me pareció que debía contarla de alguna forma; era de una potencia dramática ineludible. En ese momento, estaba decidido a participar en el concurso de El Barco de Vapor así que no dudé. Era la oportunidad. ¿Sabías algo de ciclismo antes de escribir el libro? Es mi medio de transporte desde hace décadas. Sé de ciclismo lo mismo que cualquier aficionado. Me gusta la competencia de ruta y pista; cuando puedo voy a ver las competencias al velódromo. ¿Tenías una motivación particular para abordar el momento histórico de la dictadura? La historia llegó a mí de manera azarosa. Pero me pareció una metáfora del periodo. La victoria de Peter en la Vuelta a Chile de 1987 en la bicicleta de su hermano detenido-desaparecido es para mí la victoria de la vida sobre la muerte, de la esperanza sobre el miedo. Creo que la novela me sirvió para abordar desde allí ese momento de la historia de Chile. ¿Qué pasó después de publicado? ¿Tuviste alguna reacción o comentario de parte de la familia Tormen? Se contactaron conmigo en septiembre del año pasado. Debo confesar que me asusté un poco, me sentí arrebatándoles un dolor

82 Había una Vez


Llevabas mucho tiempo publicando poesía. ¿Te costó cambiar de género o siempre escribiste en paralelo? Es mi primera incursión en el género narrativo y no me costó tanto. He leído mucha narrativa y, la verdad, sabía en qué cancha estaba jugando. Me costó más encontrar el tono, el modo del relato. ¿Qué puertas te abrió el haber recibido El Barco de Vapor? Bastantes. Curiosamente antes de conocer el resultado del concurso me inscribí en el Diplomado de LIJ de la USACH donde aprendí bastante del género y conocí a gente ligada al tema: autores, editores y estudiosos. Se diría que soy un recién llegado a un mundo totalmente nuevo y donde espero quedarme un buen rato. Antes de La bicicleta…, ¿tenías alguna cercanía con la literatura infantil y juvenil? Mis lecturas solamente. Literatura granada en su mayoría: Mark Twain, Charles Dickens, Melville, entre otros. Como te digo, es un mundo que de pronto se abrió frente a mí como una enorme y sorprendente caja de pandora. ¿Qué autores o temáticas de la LIJ te han sorprendido? Hace poco descubrí a Roald Dahl (más vale tarde que nunca) y estoy leyendo sus primeros escritos, esos que relatan sus días de piloto de la RAF. Realmente es

“(La LIJ) es un mundo que de pronto se abrió frente a mí como una enorme y sorprendente caja de pandora.”

Entrevista

familiar. Pero después me tranquilicé, fueron muy amables y me agradecieron mucho contar la historia en una novela que leerán los niños en los colegios.

fantástico su modo de narrar, tan certero, tan deliciosamente económico. También me intrigan las sagas: leí Los Juegos del Hambre y me pareció un excelente libro. Se podría decir que estoy en la etapa de esponja. Todo me sirve para el proceso creativo. Este número de la revista Había una Vez está dedicado a la relación entre historia y literatura infantil y juvenil. ¿Te gustaría seguir explorando la mixtura entre realidad y fantasía? Sí, de hecho la novela que estoy escribiendo tiene esas características. Debo confesar que estoy algo tentado con la fantasía pero aún no me decido a abordarla. Mi próximo libro se ambientará en el Santiago de los años 20, una época convulsionada que siempre me ha atraído. ¿Puedes adelantar algo de la historia? Bueno, ya he dado algunas pistas: Santiago del veinte, un grupo de niños de unos 12 años, un internado… Lo demás está por verse. ¿Cómo te proyectas como escritor? Espero tener otra novela para fin de año y luego veremos. Paso a paso. Había una Vez 83


Ilustrador

Marcelo Escobar: Chileno hasta los huesos Por Bernardita Cruz M. Editora Revista HUV

84 HabĂ­a una Vez


Rescate, patrimonio e identidad son tres conceptos que se repiten con frecuencia en el discurso del autor e ilustrador Marcelo Escobar. “Me gusta la idea del rescate patrimonial, transmitir a los jóvenes el amor por lo vernáculo, afianzar las raíces y crear una estética completamente chilena”, asegura. Y basta con ver su trabajo para comprobar que definitivamente no se queda en palabras.

Aunque han pasado más de 30 años, Marcelo Escobar recuerda perfectamente el día en que vio por primera vez, en una biblioteca pública, el Bestiario del Reyno de Chile de Lukas. Ya dibujaba y copiaba las caras de los personajes de Condorito y los caballos de Érase una vez el hombre, pero asegura que ese libro, que sigue considerando una obra maestra, cambió su manera de ver el dibujo. Tiempo después, volvería a sorprenderse al descubrir el suplemento de humor de la revista Hoy. Admiró de inmediato a ese grupo de irreverentes, sin saber que venían riéndose del miedo desde finales de los ‘60. Ahí estaban Hervi, Palomo, Themo Lobos, Eduardo de la Barra, Guillo, Bartolo y el enigmático Gato. Ambos recuerdos no son simples anécdotas para Escobar: hoy, convertido en un destacado autor e ilustrador, confiesa que su principal motivación es justamente “reconstruir una gráfica con sentido nacional, recuperar y levantar como estandarte un trabajo hecho en Chile, pero sensible para todo el mundo”. Había una Vez 85


Ilustrador

En Ilustración a la Chilena, el especialista Claudio Aguilera explica que Marcelo “es parte de esta generación de artistas interesados en recuperar la visualidad vernácula, potenciando la fuerza de su sencillez a través de las herramientas digitales” y define su obra como “directa, con un grafismo depurado y versátil”. En el mismo libro, Aguilera dice que tu estilo es, según tus propias palabras, “post chilensis”. ¿En qué consiste ese concepto? Es un término que contiene reminiscencias de algo que perdimos, un período dorado en la visualidad nacional. Me interesa explorar y dar nueva vida a una tradición gráfica un poco abandonada, donde “lo chileno” se ha convertido en algo anodino y se prefieren explorar estéticas japonesas o europeas. En ese sentido, mis referencias siguen siendo la simplicidad en el grafismo de la Lira Popular, los escenarios y temáticas de Condorito y La Chiva, el diseño gráfico de los ‘60. Reconozco que hay ilustradores que avanzan en ese sentido, depurando y diseñando una nueva identidad. Pero aún hay un largo camino por explorar, un camino que nos devuelva la mirada hacia el interior, hacia nosotros como inspiración. Me gusta la idea del rescate patrimonial, transmitir a los jóvenes el amor por lo vernáculo, afianzar las raíces y crear una estética completamente chilena.

86 Había una Vez


Ilustrador y lector empedernido En su estudio, Marcelo tiene una biblioteca compuesta principalmente por libros de diseño e ilustración que ha ido recopilando por años. Tiene Condoritos antiguos, mucho Quino, Fernando Krahn, Apuntes porteños y Bestiario del Reyno de Chile de Lukas, algunas cosas de Oski, Robert Crumb y Hervi, y un libro que se trajo de Cuba con los carteles de cine de Eduardo Muñoz Bachs, uno de sus favoritos. También tiene varios libros de arte y, en las paredes, algunos originales de reconocidos ilustradores chilenos. Su otra biblioteca, la literaria, está cargada de autores nacionales. Eres un gran lector. ¿Qué tipo de historias son tus favoritas? Principalmente soy un conocedor de la literatura chilena, más bien de la historia literaria. Sigo admirando a los autores que despertaron mi imaginación cuando niño, especialmente los cuentos de Manuel Rojas, Francisco Coloane, González Vera, Baldomero Lillo. Cada uno de ellos integró en sus relatos trozos de su propia historia; son narraciones palpitantes de vida, de la aventura de vivir. En relación al mundo poético, leo y releo impunemente a mis favoritos: Óscar Hahn, Jorge Teillier, Gonzalo Rojas, Pablo Neruda, Nicanor y Violeta Parra. Poetas que usan la materia de un Chile profundo y nos entregan universos cargados de identidad, exceptuando quizás el mundo fantástico de Hahn.

“Me interesa explorar y dar nueva vida a una tradición gráfica un poco abandonada, donde ‘lo chileno’ se ha convertido en algo anodino…”

Este último tiempo me he sumergido en las crónicas de Joaquín Edwards Bello, sorprendentemente actuales y prueba de Había una Vez 87


Ilustrador

que el carácter del chileno no ha variado en 100 años. Crítica de amor de un gran conversador, una conversación que se traspasa al lector con una de las prosas más amenas que he leído. Estudiaste diseño y trabajaste mucho tiempo en esa área. ¿Cómo llegaste a la ilustración? Decidí estudiar diseño pensando erróneamente que podría mejorar mi dibujo. Ahora sé que es algo que no se aprende en esas escuelas, se lleva dentro. Pero sí resulta conveniente como un complemento al trabajo de la ilustración, mezclando técnicas de diseño incorporadas al dibujo. Llegué a la ilustración luego de asistir al taller de Montt/ Olea: ellos estaban abriendo espacios, formando e incentivando a las personas que se interesaban en este oficio. Tras el taller, Marcelo pensó en una forma de aprovechar lo aprendido. Había coleccionado, a partir de sus lecturas, un grupo de historias sorprendentes sobre Chile

y se propuso reescribirlas e ilustrarlas. Pensó y diseñó dos libros, uno que incluía relatos desde el descubrimiento de Chile hasta 1910, y otro que abarcaba el siglo XX. Con la maqueta del primer período en la mano y alrededor de siete historias ilustradas y escritas, más el apoyo y confianza de la editorial LOM, postuló al Fondo del Libro y la Lectura, que ganó el 2009. Así nació Mito del Reyno de Chile. Invención ilustrada de un Chile secreto (1533-1910), publicado por LOM en 2010. Ese mismo año el libro fue reconocido con el prestigioso Premio Mauricio Amster al Diseño Editorial otorgado por el Consejo Nacional del Libro y la Lectura de Chile. “Verlo en la red de Bibliometro y pensar que puede inspirar a alguien, es haber cumplido uno de los anhelos que me llevaron a desarrollar ese, mi primer libro, apenas graduado de ilustrador. El segundo tomo, Mito del Reyno de Chile. Siglo XX, fue publicado hace poco y confío en que tenga una vida tan próspera como su antecesor”, dice Escobar.

Mito del Reyno de Chile Invención ilustrada de un Chile secreto (1533-1910) Autores: Marcelo Escobar, Marcela Paz Araneda, Marcelo Baeza LOM Ediciones, 2010 ISBN: 9789560001283 Mito del Reyno de Chile. Siglo XX Invención ilustrada de un Chile secreto (1910-2010) Autores: Marcelo Escobar, Marcela Paz Araneda y Marcelo Baeza LOM Ediciones, 2013 ISBN: 9789560003928

88 Había una Vez


Una experiencia inolvidable y una auténtica sorpresa. Me acompañaban mis hijos, a los que dediqué el libro. Recuerdo que en la celebración se me acercó el legendario Jorge Soto Veragua, un diseñador de la vieja escuela que admiro desde mi época de estudiante. Recibir las palabras de ese señor del diseño y la ilustración, comentando los aciertos en el concepto del libro, es algo que escapaba a mis mejores sueños. También voy a recordar ese día por el pésimo discurso que di como agradecimiento, y que me enseñó a llevar siempre algo preparado con anticipación.

“… hay un largo camino que explorar, un camino que nos devuelva la mirada hacia el interior, hacia nosotros como inspiración.”

Ilustrador

¿Qué significó para ti recibir el Premio Amster?

¿Y cuál fue tu primer encargo como ilustrador? Luego de publicar mi primer libro y de abandonar las agencias de diseño, envié mi portafolio a algunos medios de prensa. Inmediatamente me encargaron algunas ilustraciones para el diario La Tercera, en el suplemento del sábado, Tendencias. Pude desarrollar un nuevo trabajo y jugar con mis estilos, experimentando con la ilustración editorial con mucha libertad. Un trabajo que ya lleva más de dos años y cerca de 400 ilustraciones, una buena escuela en la que el desafío de conceptualizar de manera certera y eficaz se ha convertido en parte de mi oficio y que me obligó a desarrollar un método de trabajo que ha rendido buenos frutos. ¿En qué otros libros has participado? He tenido la fortuna de ilustrar cerca de siete libros para la editorial Origo, reconocida por la excelente factura de sus ejemplares. Ellos están desarrollando una colección de clásicos de la literatura para Copec, a bajo costo y de cuidada edición. Recuerdo especialmente el primer encargo, ilustrar uno de mis libros más queridos y que da comienzo a la narrativa social en Chile: Sub Terra de Baldomero Lillo. Un verdadero placer y con un resultado que me dejó profundamente satisfecho; entrañable. Había una Vez 89


Ilustrador

¿Cuáles son las técnicas que más te gustan a la hora de ilustrar?

Y en el corto plazo, ¿se viene alguna sorpresa editorial?

Siempre parto de un boceto a grafito, luego lo traspaso a tinta china y finalmente doy las terminaciones y el color en forma digital. Considero que el trabajo manual les da una apariencia cercana y natural a los dibujos; la belleza del trazo a pulso, del error y una cierta imperfección, los distinguen y les dan un carácter casi artesanal.

Ahora estoy de cabeza en el tercer libro de mi autoría, un proyecto con el apoyo del Fondo del Libro donde nuevamente meto las manos en los ingredientes de la chilenidad, pero de manera diferente a Mito del Reyno de Chile. Está en pleno proceso y espero que vea la luz en septiembre, un mes cargado a “lo chileno”. Es mi proyecto más personal hasta el momento y lo abordo con cariño, un proyecto acariciado desde hace años. Parafraseando a Teillier: Cuando yo no era ilustrador, por broma dije que era ilustrador…

¿Tienes algún proyecto literario entre manos? Estoy escribiendo pausadamente una historia sobre Neruda. Para ello me he rodeado de una bibliografía extensa que descansa sobre una mesa que tengo a la vista. Tendrá el formato de un libro álbum, aprovechando de explorar las posibilidades narrativas de este tipo de obras. Cuenta la historia del poeta desde una esquina poco usual. Espero concretarlo en un plazo aceptable.

¿Cuál es tu proyecto soñado, ese que matarías por hacer? Daría mi mano izquierda por ilustrar los cuentos de Francisco Coloane. También me encantaría dibujar una novela gráfica con un personaje que tengo bosquejado, un detective en los 70. Pura cultura pop.


Ilustrador Sub Terra Autor: Baldomero Lillo Ilustraciones de Marcelo Escobar Origo Ediciones, 2012 ISBN: 9789563161007

Crimen y Castigo Autor: Fedor Dostoievsky Ilustraciones de Marcelo Escobar Origo Ediciones, 2014 ISBN: 9789563161779

La Ilíada Autor: Homero Origo Ediciones, 2013 ISBN: 9789563161274

Martín Rivas Autor: Alberto Blest Gana Origo Ediciones, 2013 ISBN: 9789563161298 Había una Vez 91


Conoce mĂĄs sobre la obra de Marcelo Escobar

92 HabĂ­a una Vez


www.marceloescobarm.blogspot.com

HabĂ­a una Vez 93


¿Por qué soy lectora?

Puertas, ventanas y armarios a otros mundos Por Alejandra Schmidt (Chile) Editora y especialista en libros infantiles literaturainfantil.about.com

La casa de mi abuela tenía al interior de su señorial fachada una serie de lugares que acogieron mis años de infancia. Una enorme escalera caracol daba espacio a un escondite ubicado justo debajo de ella y era allí donde junto a mis primas comenzábamos los mejores juegos. Para llegar a la cocina, espacio que los niños tenían casi prohibido, había que atravesar una salita pequeña, mínima, en la que había una mesita,

94 Había una Vez

una butaca y un teléfono. Este pasadizo era como una puerta a otro mundo, ya fuera a la cocina o a donde quisiéramos imaginar. Y si lograbas cruzarla, más adelante otra puerta te invitaba a bajar por unas escaleras y llegar a la sala de la caldera. Ahí habitaba un monstruo húmedo y rumiante que evitabas mirar cuando pasabas corriendo a su lado con el fin de llegar a la bodega del final, una bodega donde mi


abuela guardaba muy bien ordenados y colgados todos los vestidos de fiesta de sus hijas, nuestras madres. Vestidos que, todos los jueves, se nos permitía vestir para jugar a ser princesas, hadas o señoras malignas pero bellas. Cuando pienso en los cuentos de mi infancia, mis recuerdos me llevan más bien a momentos, a juegos y a lugares que motivaban mi imaginación y que me incitaban a crear luego mis propios cuentos, ya fuera escribiéndolos en las tareas del colegio o en mi casa cuando mis papás me prestaban una máquina de escribir cuyas teclas se quedaban pegadas si me entusiasmaba en la escritura y apretaba más de una al mismo tiempo. Los lugares mágicos de la casa de mi abuela, esos escondrijos que hacían de llave maestra para llegar a mundos mágicos, se vieron acogidos y también sorprendidos cuando a mis manos llegó el primer volumen de Las crónicas de Narnia. Las aventuras que Lewis me relataba confirmaban mis sospechas y las volvían reales; solo era cosa de saber atravesar un armario, de quererlo realmente, y de llegar a un mundo distinto del que habitaba. A mí no me importaba si al otro lado del armario había una bruja mala o un león o lo que fuera; el mal y el bien que me podía acechar no era más que parte de una aventura fascinante. De muy pequeña fue Andersen quien me envolvió con sus cuentos, especialmente con la triste historia de la pequeña vendedora de fósforos, la sinceridad de la princesa y el guisante, y la tontería del emperador y su

“…la literatura me permitía encontrar consuelo al acogerme con sus múltiples posibilidades.”

costoso traje invisible. Estas fueron lecturas acompañadas, guiadas, si puedo ponerlo de alguna manera. Mi encuentro con Lewis, en cambio, marcó el inicio de mi camino como lectora independiente, cuya ruta fui abriendo primero con las ganas de devorar todas Las crónicas de Narnia y luego de investigar otros libros, otras aventuras que me permitieran cruzar a una infinidad de mundos posibles. Debo haber estado en la preadolescencia y entonces no me cuestionaba de qué quería escapar al buscar desesperadamente puertas y ventanas (¡o armarios!) en mis lecturas y, la verdad, es que si bien hoy podría sacar más de alguna conclusión de acuerdo a mi edad, lo más interesante era que la literatura me permitía encontrar consuelo al acogerme con sus múltiples posibilidades. Y entonces cayó en mis manos el volumen gordo que contenía a los cientos de Aurelianos Buendía y a Dolores la Bella ascendiendo al cielo. En Cien años de soledad no había ventanas ni muros que atravesar para llegar a Macondo. Sin embargo este otro mundo, esa realidad paralela, se extendía ante mi ávida imaginación y ya era muy difícil que pudiera salir de allí invicta. La prosa de García Márquez supo llevarme luego a sus otros libros y encantarme con El amor en los tiempos del cólera… pero ya había crecido y sí, de alguna manera, me había convertido en lectora.

Había una Vez 95


Iniciativa

Vive Tu Plaza: Un encuentro con la lectura, el arte y el entretenimiento Por Cristian Triana Encargado de Bibliobús Corporación Cultural de Lo Barnechea

El bibliobús es el elemento de extensión bibliotecaria más potente con el que cuenta el Centro Lector de la Corporación Cultural de Lo Barnechea. Uno de sus servicios destacados es el proyecto Vive Tu Plaza, que busca despertar en personas de todas las edades el interés por la lectura y las diferentes expresiones culturales.

96 Había una Vez


En la actualidad, nos enfrentamos a múltiples obstáculos para acceder plenamente al disfrute de la lectura. Para muchas familias esto se debe a la escasez de tiempo libre, a la ausencia de una oferta cultural que resulte atractiva para todas las edades y/o a la dificultad para movilizarse. Vive Tu Plaza nació justamente como una invitación a disfrutar de la cultura, el ocio y el entretenimiento. La iniciativa –financiada por los Fondos de Cultura del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes en 2012 y 2013– se llamó en un principio Bibliobús en tu Plaza y recorrió durante varios sábados consecutivos los parques de la comuna llevando libros y actividades culturales a los vecinos de Lo Barnechea. Entre octubre y diciembre de 2013, el bibliobús recorrió 10 plazas públicas acompañado de un show musical y títeres a cargo de Ecometa Teatro Educativo. A estas actividades asistieron alrededor de 500 personas, de las cuales 172 se hicieron socias del Centro Lector, llevándose a sus hogares casi 200 libros en préstamo. En enero de 2014, la iniciativa cambió su nombre a Vive Tu Plaza y durante el verano llevó a los parques dos nuevas actividades: el espectáculo del Mago Farfani y un taller de pintura a cargo de Artequin, un colectivo de artistas que explora junto a los niños las técnicas de reconocidos pintores del mundo, orientándolos en la creación de sus propias obras de arte. Cerca de mil 300 personas participaron en este nuevo formato; 264 se hicieron socias del Centro Lector y solicitaron el préstamo de más de 350 libros. Durante los meses de marzo, abril y mayo, la Corporación Cultural de Lo Barnechea continuará realizando estas actividades los días sábado en diferentes plazas de la comuna. Toda la información sobre las fechas y lugares en los que estará el bibliobús junto a sus presentaciones y talleres se puede encontrar en la página web de la institución. www.lobarnecheacultura.cl

Había una Vez 97


Buena idea

Viaje a la lectura: Préstamo de libros en buses interurbanos Seis minibibliotecas al interior de buses de la empresa Tur Bus contempla el proyecto Viaje a la lectura, una iniciativa que busca que los pasajeros disfruten leyendo en recorridos de más de cinco horas de viaje.

En el marco de la celebración del día del libro, el pasado 23 de abril se dio inicio al innovador proyecto Viaje a la lectura, que dotó de seis libreros móviles a buses interurbanos de la compañía Tur Bus, instalados gracias

98 Había una Vez

al financiamiento del Fondo del Libro y la Lectura del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes. Fabián Retamal, coordinador del proyecto, explica que la iniciativa


promueve que los pasajeros aprovechen los tiempos de viaje para acercarse a los libros y la lectura. Al mismo tiempo, es una invitación a las empresas de transporte a incorporar los libros como un complemento a los servicios que se ofrecen al interior de sus vehículos. Los asistentes de los buses fueron capacitados como mediadores de la lectura para ayudar a los pasajeros a escoger entre los 50 títulos disponibles en cada librero móvil. Novela gráfica, ensayo, fotografía, ilustración, teatro y poesía, además de una variada gama de compilaciones y antologías de cuentos, conforman una amplia oferta que cumple con dos requisitos: “Ser breves y de gran calidad literaria y estética”, según cuenta Fernanda Arrau, encargada de los contenidos y la selección de los libros del proyecto. ¿Cómo se implementa? Los seis buses que forman parte del programa están identificados con la imagen corporativa del proyecto. En cada asiento, los pasajeros disponen de una cartilla plastificada que anuncia todos los títulos. El asistente del bus pasa por cada asiento con el librero móvil y el usuario puede escoger, si así lo desea, el libro que más le interese. Media hora antes de llegar a destino, se recogen los libros para dar vida a un nuevo ciclo de Viaje a la lectura. El plan piloto de la iniciativa se inauguró con gran éxito el 23 de abril de 2014 y estará operativo por un mes. La idea es repetir la iniciativa al menos tres veces al año. Mientras no esté funcionando, los libros quedarán a cargo de la Biblioteca Pública de Hualañé, en la Región del Maule. Para más información, se puede ingresar a la página www.viajealalectura.cl o seguir el perfil oficial del proyecto en Facebook.

Había una Vez 99


Recordando a

El cometa vagabundo, Mark Twain Ilustraciones de Guillermo Bonilla http://cargocollective.com/portafolio 100 HabĂ­a una Vez


Uno de los escritores más importantes de la historia literaria moderna nació y murió en sincronía con la ida y vuelta de un famoso astro por la Tierra, pero hasta hoy brillan sus emblemáticos personajes: Tom Sawyer y Huckleberry Finn. Este 2014, las aventuras de Huck, consideradas la obra maestra del escritor, cumplen 130 años desde su publicación. Por Adolfo Córdova (México) Periodista, narrador y promotor de la lectura www.linternasybosques.com

–¡Sam! Silencio. –¡Sam! Silencio. –¡Dónde andará metido ese chico…! ¡Sam! Sam podría estar con su amigo Tom, buscando huevos de tortuga en islas arenosas, tras la pista de algún tesoro dentro de una cueva o intercambiando dos trozos de vidrios de colores por una rana muerta. Si imaginamos la infancia de Mark Twain, hay que pensar en otros nombres: Sam, Tom y Huck. Sam, por Samuel Langhorne Clemens, el nombre de nacimiento de Twain, el nombre con el que lo llamaba su madre cuando debía alistarse para ir a la iglesia o regresar a casa luego de

un día pescando en el Misisipi; Tom, por su amigo Tom Blankenship, el vagabundo y marginado del pueblo que el escritor inmortalizaría de dos formas en sus obras: dando su nombre al célebre Tom Sawyer y su personalidad a Huckleberry Finn. Sam, Tom y Huck, los verdaderos y los que habitan las páginas de los libros de Twain, son todos parte de él. Retomando las palabras con que Huckleberry Finn inicia sus aventuras, podríamos decir: “Tú no sabes nada de Mark Twain si no has leído un libro llamado Las aventuras de Tom Sawyer…”. El propio escritor, en el prefacio de esa obra, señala: “La mayor parte de las aventuras relatadas en este libro son cosas que han sucedido: algunas me ocurrieron a mí; el resto a muchachos que fueron mis compañeros

Había una Vez 101


Recordando a

de escuela. Huck Finn está tomado del natural; Tom Sawyer, también, pero no de una sola persona: es una combinación de los rasgos de tres muchachos conocidos míos…”. Valga entonces iniciar esta semblanza con una recomendación: si se quiere conocer la infancia de Twain, el paisaje de juncales, bancos arenosos, bosquecillos y cementerios, y sus travesuras en la escuela y en las calles polvorientas de Hannibal, basta abrir las páginas de sus dos obras más leídas, Las aventuras de Tom Sawyer y Las aventuras de Huckleberry Finn, ambas modelo del relato de aventuras y paradigmas de la literatura infantil y juvenil.

La llegada del cometa Los padres de Twain, John Marshall Clemens, abogado y tendero, y su mujer, Jane Lapton, venían de familias terratenientes que poseían un buen número de esclavos e incluso cierta ascendencia aristócrata en Inglaterra. De poco les sirvió. Fueron de la esperanza de un futuro próspero a la bancarrota. Cuando el escritor tenía 11 años, ya no eran muchos los muebles que podían darle al sheriff para que los embargara. Se habían ido deshaciendo del piano, la cubertería, el servicio de té… Después de varios negocios fallidos, y con un sueldo de abogado rural que no les alcanzaba, el padre de Twain decidió que debían mudarse a Missouri, a un caserío y cruce de caminos llamado Florida. Ahí, el 30 de noviembre de 1835, nació Mark Twain, el sexto de siete hijos. Sus padres lo llamaron Samuel, como su abuelo paterno. Esa noche brillaba en el cielo el cometa Halley. Twain tenía voz de profeta. En 1909 había bromeado: “Vine al mundo con el cometa Halley en 1835. Vuelve de nuevo el próximo año, y espero marcharme con él. Será la mayor desilusión de mi vida si no me voy con el cometa Halley. El Todopoderoso ha dicho, sin duda: ‘Ahora están aquí estos dos fenómenos inexplicables; vinieron juntos, juntos deben partir’. ¡Ah! Lo espero con impaciencia”. Y así fue: murió de un paro cardiaco el 21 de abril de 1910, listo para subirse al cometa que orbitó la Tierra al día siguiente. Pero otra premonición lo persiguió antes y lo hizo sentir culpa siempre. En la época en que era piloto de barco de vapor, Samuel convenció a su hermano Henry de que trabajaran juntos. En junio de 1858, cuando tenía 20 años, Henry murió en la explosión del vapor Pennsylvania. Twain había soñado esa muerte un mes antes.

102 Había una Vez


Recordando a

Algunos años después del nacimiento de Sam, en 1839, la familia se trasladó a la ciudad de Hannibal para seguir probando suerte. El padre ahí trató de criar mulas, comprar y vender propiedades e incluso iniciar una industria de gusanos de seda. Nada funcionó. La mala suerte para los negocios también marcaría a su hijo. El escritor fracasó como minero, buscador de oro, especulador, editor e inversionista en nuevas tecnologías (de hecho, patentó tres inventos: una mejora de correas ajustables y desmontables para la ropa, para sustituir a los tirantes; un juego sobre anécdotas históricas; y un libro de fotos autoadhesivas que tenía un pegamento seco en las páginas y solo se tenía que humedecer un poco antes de usarlo). Ninguno funcionó como imaginaba y cayó en la ruina. Pero gracias a su amigo Henry H. Rogers, importante empresario, pudo recuperarse económicamente. Rogers organizó sus finanzas y lo hizo publicar más libros y dar muchas conferencias. El humor, las ocurrencias y la presencia de Twain eran más que conocidas y llegó a convertirse en una verdadera celebridad. Convocaba multitudes.

El llamado del río Desde muy pequeño Sam mostró una fascinación especial por el agua. Apenas aprendió a caminar empezó a escabullirse de su casa para correr hasta la orilla del río. Más de una vez algún vecino lo sacó medio ahogado cuando ya pataleaba y daba brazadas desesperadas. Pero estas experiencias no lo alejaron de las aguas. Al contrario, tanto amó al Misisipi que durante un viaje río abajo a Nueva Orleans en un barco de vapor decidió volverse piloto. En 1859, cuando tenía 24 años y luego de dos años de estudiar meticulosamente el cambiante río, obtuvo la licencia. No navegó mucho tiempo porque en 1861 estalló la Guerra de Secesión y se restringió el tránsito por el Misisipi. Más tarde recordaría esa época como la más feliz de su vida. Su seudónimo es una expresión que utilizaban los esclavos negros en los barcos cuando decían “Marca dos”, al referirse al calado mínimo para una navegación segura, que es de dos brazas. El río y Hannibal, además, son los principales escenarios de muchos de sus textos y de los más trascendentes, pero verdaderamente fue un milagro que Sam sobreviviera a sus primeros años. No solo por sus excursiones al agua, sino porque tres de sus hermanos murieron antes de cumplir los 10 años por las condiciones precarias en las que vivían. El propio Twain había sido un niño

Había una Vez 103


“Su seudónimo es una expresión que utilizaban los esclavos negros en los barcos cuando decían ‘Marca dos’, al referirse al calado mínimo para una navegación segura, que es de dos brazas.” 104 Había una Vez


Cuando Sam tenía 11 años, su padre murió de neumonía. Él dejó los estudios, solo llegó hasta quinto grado, y empezó a trabajar como aprendiz de impresor en un periódico local. Llegó a ser tipógrafo y empezó a escribir algunos relatos breves de viajes en un diario del que se había hecho propietario su hermano mayor y amigo, Orion. Y así despegó: escribiendo, viajando y reporteando para distintos diarios.

Recordando a

sietemesino y enfermizo que luego diría que vivió gracias al aceite de hígado de bacalao que le daba su madre.

El 3 de febrero de 1863 firma por primera vez como Mark Twain en un pequeño periódico de la ciudad de Virginia, en Nevada. Se trataba de una nota humorística sobre un viaje. Pero fue La célebre rana saltarina del condado de Calaveras (una simpática historia sobre un apostador) la que el 18 de noviembre de 1865 fue saltando de periódico en periódico y atrajo las miradas a nivel nacional. Se enamoró de Olivia cuando la vio en una foto. La conoció en diciembre de 1867 e iniciaron un noviazgo, sobre todo por carta. Olivia rechazó su primera propuesta de matrimonio, pero Samuel insistió y en febrero de 1870 contrajeron matrimonio. Desde entonces y hasta 1880, Twain pasó los veranos con su familia en la granja de una hermana de Olivia, Susan, quien mandó a construir un estudio en forma octagonal para que su cuñado tuviera dónde escribir. En esa época escribió muchos de sus clásicos, incluido el más elogiado de todos, Las aventuras de Huckleberry Finn, que este año cumple 130 años desde su publicación. Para muchos, es una obra fundacional de la literatura occidental. T. S. Eliot, William Faulkner, Ernest Hemingway, F. Scott Fitzgerald, Norman Mailer y Roberto Bolaño han sido algunos de sus principales seguidores. “Toda la literatura moderna de Estados Unidos proviene de un solo libro de Mark Twain llamado Huckleberry Finn (…). Antes de él no había nada. Después no ha habido nada tan bueno”, escribió Hemingway en 1934. Era la historia de un vagabundo que brillaba con los destellos del río, como un tal Tom Blankenship, como Tom Sawyer, como Samuel Clemens, como el fenomenal cometa en el que llegó y se fue Mark Twain.

Había una Vez 105


Mis Favoritos

María José Castro Licenciada en Literatura y Profesora de Lenguaje Máster (c) en LIJ - U. Autónoma de Barcelona Miembro de IBBY Chile y parte del equipo de Leamos Más

El mejor regalo literario para un niño… Creo que depende mucho de cada niño y de la etapa en la que esté, pero un libro álbum maravilloso para compartir en familia es Tú y yo de Maggie Maino. Un gran detalle: es chileno. Un libro que hace reír a grandes y a chicos… Secreto de familia de Isol por el sutil humor con que esta autora e ilustradora argentina nos muestra, desde la inocente perspectiva de una niña, que todas las familias ‘somos’ distintas y tenemos características que nos identifican. Además, las ilustraciones son geniales, imposible no reír ante las expresiones de la protagonista al descubrir el secreto de su familia y algo más…

106 Había una Vez


Hay dos libros con los que últimamente he llorado desconsoladamente al final. El primero de ellos es La nieta del señor Linh de Philippe Claudel. Narra la sobrecogedora historia de un anciano inmigrante que debe cuidar a su nieta, una guagua de meses, en un país extraño. Y el libro álbum Camino a casa de Jairo Buitrago y Rafael Yockteng que, mediante la sencillez y ternura de una niña, nos habla de la cotidianidad en la

que vive su familia mientras su padre está ausente. Para cautivar a un adolescente no lector… Sin duda, probar con las novelas gráficas, aprovechando especialmente las que se están publicando en Chile. Por mi parte, recomendaría Quique Hache detective y Mocha Dick. También probaría con ciertas ediciones de libros ya consolidados dentro de la literatura

Mis favoritos

No se puede evitar llorar con el libro…

Tú y yo Autora: Maggie Maino Ekaré, 2013 ISBN: 9788494025679

La nieta del señor Linh Autor: Philippe Claudel Salamandra, 2006 ISBN: 9788498380033

Mocha Dick Autores: Francisco Ortega y Gonzalo Martínez Norma, 2012 ISBN: 9789563003451 Había una Vez 107


Mis favoritos

pero en nuevas versiones ilustradas. Por ejemplo, editorial Pehuén publicó el año pasado una versión de El árbol de María Luisa Bombal bellamente ilustrada por Alejandra Acosta. Creo que sería un buen enganche. Un libro que no falla a la hora del cuentacuentos… Keiko Kasza, sin duda, es una de las autoras infalibles, y dentro de su amplia colección destaco Mi día de suerte. Una divertidísima historia, con un genial e inesperado final, capaz de entusiasmar hasta al público más exigente. Debería hacerse una película con el libro… Alucinaría con la posibilidad de ver El obsceno pájaro de la noche de José Donoso convertido en película. Este escritor chileno me tiene cautivada desde el colegio; de hecho, recuerdo perfecto cuándo murió (estaba en III° Medio), porque lloré tanto como si fuera un amigo personal. Y esta novela suya, en particular, es de aquellos libros que leo y releo cada cierto tiempo y que disfruto enormemente al encontrarle nuevos detalles.

Mi libro álbum favorito… Habría que… de Thierry Lenain y Olivier Tallec. Un libro álbum que, a mi juicio, puede ser leído en distintas edades y que no debería faltar en ninguna biblioteca, incluida la familiar. Mi novela juvenil favorita… Adiós al séptimo de línea, otro de los clásicos literarios que suelo releer cada cierto tiempo… Mi poeta preferido… Jorge Teillier, quizás porque –al igual que él– nací en el sur y siempre me he sentido conectada con la tierra que sus poemas evocan: el olor a tierra mojada tras la lluvia o esa nostalgia por lo propio, lo cultural, que nos identifica y que no debiéramos olvidar nunca. Mi ilustrador favorito… Aunque hay muchísimos increíbles (Anthony Browne, Isol, Eric Carle…) voy a mencionar a las chilenas Paloma Valdivia, Isabel Hojas, Alejandra Acosta, Loly&Bernardilla (María de los Ángeles Amenábar y Bernardita Romero) y Paula Vásquez. Mi biblioteca regalona… Recuerdo con especial cariño a la Biblioteca de Providencia y al Café Literario de esta misma comuna, quienes me albergaron durante mis años escolares y universitarios. Y ahora, desde la perspectiva adulta, las bibliotecas Viva son un gran acierto para acercar los libros al público asiduo a los centros comerciales.

108 Había una Vez


Mis favoritos Secreto de familia Autora: Isol FCE, 2003 ISBN: 9789681670467

Mi día de suerte Autora: Keiko Kasza Norma, 2006 ISBN: 9789580494720

El árbol Autora: María Luisa Bombal Ilustraciones de Alejandra Acosta Pehuén, 2012 ISBN: 9789561605732

Habría que… Autor: Thierry Lenain Ilustraciones de Olivier Tallec Kókinos, 2005 ISBN: 9788488342775

Camino a casa Autor: Jairo Buitrago Ilustraciones de Rafael Yockteng FCE, 2008 ISBN: 9786071600073 Había una Vez 109


Lee Chile Lee

Un cuento al día: Acercando a los niños a la lectura El programa del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA) hoy cuenta con un libro antológico, que recopila cuentos escritos por autores chilenos e ilustrados por jóvenes artistas nacionales.

No hay mejor manera de fomentar la lectura que generando experiencias significativas relacionadas con los libros y las historias, que tengan un eco directo en la vida, cualquiera sea la etapa en que se esté. En la primera infancia, período que va desde los 0 a los 6 años, y etapa crucial del desarrollo, muchos asuntos están en juego y uno de ellos es ser un potencial lector –o no serlo–. Partiendo de esta base, el Plan Nacional de Fomento de la Lectura Lee Chile Lee –dependiente del CNCA, el Mineduc y la DIBAM– ha tenido como principal foco la promoción de la lectura en la primera infancia. Ello se materializó a través del programa Un cuento al día, iniciativa que invita a los

110 Había una Vez


adultos a leer diariamente a los niños, acercando de esta manera la lectura de una manera que les resulte cotidiana y significativa. El programa comenzó el año 2012 y continuó en 2013, distribuyendo en total 600 mil suplementos con cuentos para niños en las 15 regiones del país, a través de diarios de circulación nacional, del transporte público, de bibliotecas y de escuelas, con el objetivo de poner a disposición de niños y mediadores de la lectura material para ser leído diariamente, con el fin de que los adultos leyeran y compartieran lecturas con sus hijos, nietos, hermanos o alumnos. La publicación de este material fue inédita por su masividad y alcance en el país, y estuvo acompañada por una campaña en medios de comunicación que incentivó y celebró la lectura como una práctica cotidiana, en el entendido de que a través de experiencias relevantes para la vida, imborrables para la memoria, como escuchar historias y relatos de los mayores, los niños se sentirían motivados para leer. Gracias a su éxito y acogida en la ciudadanía, las versiones 2012 y 2013 del suplemento fueron recopiladas en un libro lanzado recientemente. La antología Un cuento al día incluye relatos escritos por 13 autores nacionales, entre ellos Alicia Morel, Mauricio Paredes, Sergio Gómez, Esteban Cabezas, Manuel Peña y Floridor Pérez, los que representan diferentes generaciones creativas y visiones de la literatura infantil de nuestro país. Estas historias fueron enriquecidas con las ilustraciones que realizaron 12 jóvenes artistas chilenos como Alejandra Acosta, Loreto Salinas, Margarita Valdés o Hernán Kirsten, entre otros. La nueva publicación, que consideró un tiraje de 6 mil ejemplares, ha sido repartida en las 15 regiones del país a través de las coordinaciones regionales de Lee Chile Lee, en bibliotecas, establecimientos educacionales, hospitales y espacios no convencionales de lectura, además de ser entregada en distintas actividades de celebración del Mes del Libro. La antología Un cuento al día está disponible para ser descargada en formato digital en www.leechilelee.cl

Había una Vez 111


CÓMIC DE MALIKI 4 OJOS

Realidad versus Fantasía

Lemony Snicket? x Esteban Cabezas

¿Quién es

¡Entre nosotros nos entendemos!

Pasado y presente en 7 títulos 112 Había una Vez


Juventud Imaginando Libros Nº 8 / mayo 2014

dosis de lectura Stefano (de la premiada María Teresa Andruetto)

Ilustración de Gabriela Lyon

http://elblogdelalele.blogspot.com Había una Vez 113


: Coordinación z Pablo Álvare HUV a t is v e R l ia r o Comité Edit

S O N

¡

e r t n E ¡NOSOTROS

eñas de s e r y s e n io c a d n e Recom jóvenes lectores

s o m e d n ente

114

Había una Vez


Miltín 1934 de Juan Emar e ilustraciones de Daniel Blanco Existen muchas formas de contar la historia de un pueblo. En el colegio me cuentan una, pero en los libros yo leo otra. El caso de Miltín me resulta difícil de entender, pero estimulante al mismo tiempo. Miltín es un cerro con forma de cono trunco, pero también es un cacique que llora. ¿Por qué llora Miltín? Solo existen vagas ideas. Juan Emar escribe un relato complejo, donde mezcla lugares, fechas y tecnología. Las ilustraciones de Daniel Blanco son alucinantes: parecen tener vida propia en las páginas negras del libro. Lo colonial se junta con lo nuevo como si fuera tan simple, como si convivieran desde siempre. A mí me gustó mucho este libro, y lo recomiendo para que miremos el pasado y pensemos en el Chile actual. ¿Cuánto hemos avanzado en la relación con nuestros pueblos originarios?

s o ñ a 6 1 , o d r e Gastón Izqui

Había una Vez

115


Maus de Art Spiegelman Hay muchas narraciones, versiones e historias sobre el holocausto: desde El diario de Ana Frank hasta películas como El pianista o Noche y niebla. Pero nunca había leído o visto algo como este libro. Maus es la relación de Art con su padre, un judío polaco que vivió en carne propia la Segunda Guerra Mundial. Pero es al mismo tiempo la vida de este hombre y de ese período de la historia. Con personajes gatos y ratones -pero nada que ver con Tom y Jerry-, Maus es quizá uno de los cómics (novela gráfica le dicen algunos) más importantes del último tiempo. Yo lo veo en el dibujo, en los temas complejos y en el riesgo que corre al contar una historia tan traumática. Me parece que es un cómic difícil de leer, y quizá ahí está su mayor valor. No son superhéroes peleando contra Hitler, sino hombres comunes que tuvieron que vivir un pedazo oscuro de la humanidad y que vivieron para contarlo.

ños a 8 1 , a y o M Juan Carlos

116

Había una Vez


La condesa sangrienta de Alejandra Pizarnik e ilustraciones de Santiago Caruso La condesa está sentada en su trono, desde donde escucha los gritos desesperados de jóvenes doncellas. La narración está basada en Erzsebét Bathory, una condesa húngara que hizo de las suyas durante el siglo XVII, y es conocida como una de las más grandes criminales de la historia. Pero eso no es lo que importa ahora. Preocupan más bien las filas de mujeres jóvenes esperando a ser torturadas por distintos métodos para saciar la sed de la condesa. Sorprendentes son las ilustraciones de Santiago Caruso, en blanco y negro y solo algunos detalles en rojo, que resaltan la sangre y algunas partes de los cuerpos de las doncellas. El texto es delicado y poético, pero al mismo tiempo, al igual que las ilustraciones, descarnado. El libro me hizo vibrar en cada momento, pues no sabía qué me encontraría en cada vuelta de página. Lo recomiendo para jóvenes no tan jóvenes que gusten de los relatos macabros.

os ñ a 9 1 , s u m a Paulina C

Había una Vez

117


Persépolis de Marjane Satrapi

Primero vi la película y después supe que existía la novela gráfica. La película me encantó… ¡pero el cómic fue una nueva experiencia! Marji es una joven iraní que tiene un problema: es muy rebelde y no sabe quedarse callada. Lo que en otros lugares es una cualidad, en Irán es una falta de respeto y algo que debe ser castigado. Es así como Marji se mete en aprietos por el simple hecho de contradecir a los adultos o no seguir al pie de la letra los mandatos de la ley y la religión de su país. La inquietud de la protagonista la llevará a desear viajar y conocer otros lugares, donde podrá expresarse libremente (o no tanto, por su condición de extranjera), pero siempre pensando y recordando a la gente de su país. Me parece que es una novela gráfica muy conmovedora. A ratos me dio mucha pena lo que les pasaba a la pequeña Marji y al pueblo iraní, sobre todo a las mujeres. Pero con el viaje de Marjane a Europa, pude darme cuenta que la discriminación es algo que ocurre en distintas partes. Les recomiendo su lectura, porque es una forma de introducirse en la historia de un pueblo que muchas veces nos parece lejano, pero que debemos conocer. Les recomiendo el libro y la película. ¡Disfrútenlos!

z, e d n á n r e F a í r Ana Ma 14 años

118

Había una Vez


La mirada del pájaro transparente de Mario Bellatín e ilustraciones de Daniel Blanco En la ciudad de El Cairo (Egipto), una familia preparaba su casa para la llegada de los hermanos del padre, viejos mercaderes que los visitaban cada dos años. Venían a buscar el pájaro que habían dejado la vez anterior y se llevaban todo su dinero. Pero les dejaban ungüentos y óleos para mejorar su vida espiritual, y también un nuevo pájaro. Esa mañana, al despertar, Jirafa bañaba al padre, la madre hacía el desayuno y el hermano dormía. Cuando Arib abrió los ojos, supo de la llegada de los tíos, se desesperó pero se consoló inmediatamente. “Nos acercamos a la jaula e introducimos la mano en ella, el ave se asustó, pasaron unos minutos y mi hermano…” Un libro interesante, a ratos un poco complicado en la escritura; enredado pero súper bueno. Léanlo con dedicación y calmados. Tiene ilustraciones muy buenas, que dan mucha información aparte del texto. Algunas son un poco raras: te van a confundir y al mismo tiempo entusiasmar, pero siempre te ayudarán a entender lo que dice el texto. Se los recomiendo de todas maneras.

ños a 4 1 , z e r a lv Valentina Á

Había una Vez

119


Al sur de la Alameda. Diario de una toma de Lola Larra e ilustraciones de Vicente Reinamontes La historia de la toma de un pequeño colegio particular subvencionado es contada por dos narradores. El primero lo hace a través de imágenes, un testigo que dice todo lo que observa, siente y piensa desde la comodidad de su habitación en el centro de Santiago, estableciendo además un diálogo interno que refleja sus contradicciones. El otro narrador habla en primera persona, a través del texto del diario de Nicolás, el mejor arquero de su colegio que llega a la toma más motivado por el amor que por la política. Me parece interesante la forma de contar un hecho histórico, que representó (y sigue representando) a muchos de los jóvenes que piensan y problematizan su participación en las movilizaciones sociales que marcan la contingencia nacional. La visión que tiene Nicolás sobre cómo se desarrolla la toma en su colegio, seguro se diferencia tangencialmente de otras. Aun cuando su pasión por el fútbol lo llamara a atravesar las rejas tapadas de sillas y bancos –con restos de libros rotos y frases a medio terminar–, algo había en ese pequeño núcleo de estudiantes que, pese al hambre, el frío y la permanente duda respecto a sus decisiones, les hacía resistir y permanecer en su idea de apoyar la lucha. La mirada personal que adquiere la historia no solo da cuenta de la secuencia de hechos que construyen un momento histórico, sino además representa un testimonio que provoca una lectura aguda y cautivadora.

s o ñ a 8 1 , a v il Javiera S 120

Había una Vez


Locke & Key de Joe Hill e ilustraciones de Gabriel Rodríguez Primer consejo: debes estar muy concentrado. Segundo consejo: lee con la luz prendida. El señor Locke fue el orientador escolar del desquiciado Sam Lesser, un chico para nada normal. Sam lo visita en la casa de campo donde descansa con su familia, y en ese encuentro, el señor Locke encuentra la muerte. Su esposa e hijos, luego de la tragedia, deben mudarse a Lovecraft, una pequeña isla en las afueras de Massachusetts. La casa donde llegan es enorme, repleta de puertas que están cerradas por extrañas llaves. Hasta allá llega el loco Sam, obsesionado por el misterio de las llaves. Una novela gráfica alucinante. Gabriel Rodríguez tuvo que viajar a Estados Unidos para diseñar la casa donde viven los Locke, una mansión que parece tomar vida a medida que avanza el relato. También tuvo que investigar mucho, estudiar y revisar viejos libros para dar con el diseño de cada una de las llaves. Me gustó mucho cómo esta historia de terror y misterio mezcla fantasía y diversión a través de unos dibujos de otro planeta. Tercer consejo: no le abras la puerta a cualquier persona.

ños a 6 1 , s e y e R o Ignaci

Había una Vez

121


122

HabĂ­a una Vez


HabĂ­a una Vez

123


124

HabĂ­a una Vez


HabĂ­a una Vez

125


126

HabĂ­a una Vez


HabĂ­a una Vez

127


Stefano

Autora: María Teresa Andruetto Editorial Sudamericana, 2012 ISBN: 9789500738392

dosis de lectura Introducción de Pablo Álvarez Coordinador Sección JIL Comité Editorial Revista HUV

Stefano

María Teresa Andruetto *Fragmento del libro Stefano. Páginas 84 a 88, 92. 128

Había una Vez


Ilustración de Fabián Rivas www.fabianrivas.com

Había una Vez 129


INTRODUCCIÓN Stefano es una novela breve que

Christian Andersen 2012, de nacionalidad argentina, nacida a mediados del siglo XX y dedicada por más de 30 años a la literatura infantil y juvenil. Sus preocupaciones literarias van desde las consecuencias de la dictadura a la compleja construcción del individuo.

Al comienzo del relato, el joven Stefano se despide de su madre con la promesa de que volverá con dinero al cabo de diez años, una separación que le impide olvidar su país natal. Sin embargo, un naufragio –suerte de Ulises del siglo anterior–, la dura vida de campesino inmigrante y un trabajo estimulante pero mal remunerado en un circo, convierten al muchacho en un hombre con más razones para quedarse y seguir luchando que para volver a su patria de origen.

La prosa de Andruetto es pulcra. Con mínimos recursos es capaz de armar un espacio, dotarlo de una sensibilidad y un ambiente inusitados y despreocuparse de la acción para privilegiar los embates de la existencia. Stefano sufre por la tierra dejada atrás, por la figura de una madre que representa toda una vida y una nación que ya no le pertenece. Pero el muchacho también se construye en la tierra prometida. Allí aprende a tocar saxo; conoce a Moretti, quien se transforma rápidamente en su maestro; trabaja y recorre Argentina en busca de algo que le otorgue sentido a su viaje, a su vida; conoce a Ema, la mujer que reemplaza esa otra ausencia, la materna, la que tuvo que abandonar en tiempos de escasez.

narra la travesía de un niño de cabellos ingobernables que decide viajar desde una empobrecida Italia hasta Argentina, paraíso latinoamericano donde proyecta sus mayores esperanzas económicas y vitales.

La novela se desarrolla con la misma complejidad que la construcción de un individuo en formación. La enunciación salta de un lugar a otro, desafiando al lector, aportando distintos puntos de vista al relato. Por un momento, el narrador detalla todo lo ocurrido en el viaje iniciático del joven y su llegada a Argentina, mientras que, sin más aviso que un salto tipográfico, leemos la voz de Stefano en íntima conversación con Ema, mujer cuya identidad desconocemos durante todo el relato, pero que intuimos tiene un rol trascendente en la historia. La autora de este libro es María Teresa Andruetto, ganadora del Premio Hans

130

Había una Vez

Stefano, como el relato, está en crisis, pero debe configurarse de algún modo, y lo logra a través de la experiencia. Stefano es, en definitiva, la figura del extrañamiento, del extranjero que desea habitar un nuevo lugar, convivir con el hambre y la melancolía de lo dejado atrás. La vida de Stefano no es fácil, pero nadie nunca le dijo que lo sería.


“Los pantalones y el saco, que le va un poco apretado, son de un hombre. La mirada ha adquirido firmeza y compensa con creces la modestia de la ropa que lleva. Sin embargo, es, todavía, un muchacho de 18 años que tiene la cara, quizá, demasiado triste. Ella le ha pasado el brazo sobre el hombro. Hay más ternura en la mano que se abandona,

que en la mirada. A pesar de la quietud de la foto, Tersa tiene en los ojos un movimiento, una tensión, como si fuera a lanzarse sobre el que está a su lado, sometido bajo el peso de su brazo. Ahora que somos dos… Ahora que te veo andar por la casa, haciendo las cosas de los dos… Y la memoria, esta memoria, me golpea… Sé que todo sucedió para que te lo contara, Ema. -¿Quedarnos, dónde? -Aquí –dijo Stefano.

-¿Quedarnos, a qué? –insistió ella. Stefano piensa que podría encontrar trabajo en la banda municipal: tal vez necesiten un instrumento de viento. En una pensión, los dos podrían arreglárselas bien… Ella dice:

-¡Pero si no sos más que un niño..! Stefano ha soportado que se acueste con

Camilo y con Bratti, que lo llame cuando ella quiera, pero esto

Nunca se ha descontrolado así:

no. le echa, en la cara, el agua de la jarra, y de un manotazo arroja al suelo lo que hay en la mesita. La fotografía de la niña con su muñeca cae y el vidrio se quiebra. Ella recoge la foto, también la foto se ha mojado, y dice: Había una Vez

131


Aunque estaba avanzando setiembre, hacía frío, y las gentes se habían metido en sus casas. El

policía le dijo a Stefano que le traía un radiograma, proveniente de Montenievas.

Solo recuerda la voz de ese hombre que le da la noticia. Y se ve caminando en la noche helada, desde el guadal a los rastrojos, entre los cuises que carcomen las bardas, hasta que lo encuentran. Desde el camino, Pippo y Tersa lo llaman; ella se acerca, se quita la manta y la echa sobre los hombros de Stefano.

-¿Por qué golpeaste a mi pepona?

Es la primera vez que Stefano ve llorar a Tersa. Se le acerca y la

acaricia,

hasta que los dos se calman. Entonces, ella cuenta lo que el viejo Juárez le hacía a su madre. Rompió las fotos que teníamos, dice, destrozó mi muñeca de trapo, lo poco que trajimos de Gales, para que no nos quedara ni la sombra. Por gusto nomás, para hacernos daño. Después, le vuelve a los ojos un hielo, va hasta la puerta y dice:

-Ahora, andate y no vuelvas más. Una noche, en Chacharramendi, escucharon unos golpes en la puerta y alguien dijo que buscaban a Stefano Pronello. 132

Había una Vez

Cuando llegan al pueblo, está amaneciendo. Es un

pequeño pueblo en el sur, la gente vive ahí como se vive en cualquier sitio: no hay en él nada que merezca la pena, solo hombres y mujeres, como otros; pero Stefano lo recordará siempre, porque es ahí donde lo ha alcanzado la muerte de su madre. Pippo dice que hará café y le pide a Tersa que se quede con ellos.

-¡Ni siquiera me he vestido!

–dice ella.

Yo le pedía, Ema, que viniera conmigo, le decía que aquí, en América, estaríamos bien. Pero ella no quiso venir.

Nadie ha regresado para contar.

Decía:

Aquella noche, yo jugaba, con Pippo, a las cartas, y escuché mi nombre.


Alguien vino y me preguntó si yo era el que soy, y entonces

mi madre había muerto.

dijo que

Y yo grité, como ella gritaba:

¡Maledetto Cristoforo Colombo que descubrió la América! Esperan a Pino en el bar de la estación. Tersa pide al mozo un cigarrillo y se lo ofrece a Stefano. El recuerdo de Agnese está en el hijo, en ese silencio que no comparte con nadie. Es ahí, en el bar de la estación, en Santa Rosa de La Pampa, mientras espera el tren en el que viaja Pino, donde

Stefano

descubre que la presencia de

Tersa le molesta, que no la desea, que no tiene ganas de contarle nada. El tren llega y el amigo baja, algo más cansado el paso. Se alojan los tres en un hotel, frente a la estación. Ella los deja, dice que se va a caminar por la ciudad, y los amigos hablan, en el comedor, hasta la noche. Stefano quiere

saber de su

madre, cómo fueron los últimos días,

pero Pino no sabe otra cosa que lo que ya le contó, y todo lo que sabe está en esa carta que le envió su madre y que, ahora, le trae a Stefano. La

carta solo dice que Agnese murió el ocho de junio, en la casa parroquial; que murió,

dice el cura, con los auxilios de Dios.

Después, se han quedado los dos en silencio. Al final de la tarde, mirando

tercamente al suelo, Stefano pregunta cómo está el campo, cómo están todos. Pino dice que bien, que han tenido buena cosecha; lo demás sigue igual, salvo por Lina que se casó. El mozo trae las copas y una botella de vino y lo que Stefano estuvo a punto de decir, cae en el vacío. Tersa pasa a saludarlos; dice que esperará a Stefano en la habitación, que será mejor. Y sube las escaleras.

-¿Qué hacés con una mujer así? –pregunta Pino. -¿Qué más da una u otra? Pino se levanta. Cuando regresa, dice: -Si querés saber más de Lina, ahora que tu mujer no está… Pero Stefano contesta que no, no necesita saber nada. Después, cuando han bebido otra copa, agrega:

-No es mi mujer. Es… una puta que tengo.

(…) Me escondí para llorar y toqué otra vez esa canción que

Aldo me había enseñado.

Sará forse l’addio… para seguir viviendo, porque para vivir, Ema, hay que aprender a dejar atrás el pasado. Desde aquella mañana en que salí de mi casa, no había hecho otra cosa que andar… Pero fue ese día, en Chacharramendi, cuando dije: para atrás no

vuelvo.”

Había una Vez

133


Ilustración de Fabián Rivas www.fabianrivas.com

134 Había una Vez


s Columna Es te ba n Cab ez a

s y escritor. Creador te an ur sta re de o tic crí , ta dis rio Pe llo y María la Dura. be Ca o lit Ju o m co jes na rso pe de

¿Quién es Lemony Snicket? Sencillo: Lemony Snicket es, en verdad, Daniel Handler. Ah, ya. Y ¿quién demonios es este señor Handler? Bueno, es un escritor para niños –cuando firma Snicket– y para grandes –cuando usa el Handler– que vale la pena conocer. La mejor manera de introducir a este señor es preguntando por una película. Esta fue casi buena –con un tremendo CASI– y se llamó Una serie de catastróficas desdichas (o Una serie de eventos desafortunados, dependiendo del país), en la que un trío de niños, los Baudelaire, quedan huérfanos y a cargo de un siniestro tío, el conde Olaf. Como este personaje lo tuvo a su cargo el sobrio y shakesperiano actor Jim Carey, pueden imaginarse quién fue responsable de parte del CASI. El resto lo puso el director de la película, quien igual conservó el imaginativo y oscuro estilo de Lemony Snicket, autor de los catorce tomos que componen esta magnífica obra del humor más gótico imaginable. Violet, Klaus y Sunny son los protagonistas de esta aventura de catorce tomos, de los cuales solo ocho han sido traducidos al español, publicados por Tusquets y cuyo precio no era módico. Tal vez por eso nunca ganaron su merecida popularidad. Recién con la película, editorial Montena publicó los tres primeros volúmenes en un solo tomo, a un precio razonable y colgándose del estreno cinematográfico.

Había una Vez

135


En esta historia ambientada en unos singulares años treinta, los hermanos Baudelaire pierden a sus padres y quedan a cargo del albacea Mr. Poe, un hombre tan bienintencionado como ajeno a los riesgos que rodean a estos pequeños. Mientras avanza la historia, van quedando a cargo de diversos parientes, mientras los ronda el siniestro Conde Olaf, su primo tercero sobrino cuarto, que lo único que quiere es quedarse con la fortuna de la familia. Son los inventos de Violet, la sabiduría de Klaus y la poderosa dentadura de Sunny, los que los salvan en cada nueva y siniestra aventura. El autor, Snicket, narra con humor macabro estas situaciones, dándole un tono singular que hace muy atractiva a esta saga.

Y como Handler Este escritor también es experto acordeonista (dato freak) y ha trabajado en guiones de cine y en otras lides literarias. Su última novela juvenil (inédita en Chile) se titula Y por eso rompimos (Alfaguara) y es un largo justificativo ilustrado (por Maira Kalman, maestra) de por qué una de las alumnas “raras” de un colegio deja de salir con uno de los deportistas populares de su escuela. Cada cierta cantidad de páginas aparece una entrada para un recital, una tapa de botella, un libro de recetas o un paraguas. Todos objetos que sirven para reconstruir la historia de un amor que parece imposible desde un comienzo, por lo distinto de ella –una fanática del cine arte antiguo–, aunque el entusiasmo de él la vaya convenciendo de la posibilidad de esta relación. Es él quien insiste en que ellos son capaces de romper con el paradigma de que nunca un cabeza de músculo puede fijarse en alguien que no sea una de las rubias populares. El problema -y perdón por contar el final- es que un escorpión nunca dejará de serlo. Y un capitán de equipo de rugby tampoco. Bello libro, que habrá que encargar vía Internet, al igual que su última obra traducida, ¿Quién será a estas horas? (La Galera), la primera entrega de la serie Preguntas Equivocadas. Un nuevo ejemplo del humor negrísimo de un autor al que vale la pena conocer. No para deprimirse, sino para alegrarse de leer algo tan irónico como inteligente.

136

Había una Vez


¿Quién será a estas horas? Autor: Lemony Snicket Ilustraciones de Gregory Gallant La Galera, 2013 ISBN: 9788424647810 Y por eso rompimos. Episodio 1 (E-Book) Autor: Daniel Handler Ilustraciones de Maira Kalman Alfaguara España, 2013 E-ISBN: 978842041433

Había una Vez

137


Novedades Editoriales ALFAGUARA AMANUTA BIBLIOGRÁFICA CHANCACAZO CONFÍN DEL NUEVO EXTREMO EDEBÉ EDICIONES B EKARÉ SUR FONDO DE CULTURA ECONÓMICA JAGUAR JUVENTUD MILRAZONES NORMA OCHO LIBROS QUILOMBO SALAMANDRA SM VICENS VIVES ZIG-ZAG

138 Había una Vez


EL CASO DEL CERRO PANTEÓN Autor: José Ignacio Valenzuela Ilustraciones de Carlos Lara 2014 ISBN: 9789561524170

Novedades

ALFAGUARA

En esta novela policial, los protagonistas –Pablo y Felipe– se dirigen a Valparaíso para disfrutar de unas tranquilas vacaciones, lejos de los extraños casos criminales a los que han debido enfrentarse en el pasado. Pero apenas llegan a su destino, ciertos hechos sospechosos y oscuros pondrán fin a su descanso y, quiéranlo o no, los obligarán a hacer uso de todas sus habilidades para descubrir la verdad tras el cruento asesinato del Cerro Panteón.

ALFAGUARA

TEMERARIO I. EL DRAGÓN DE SU MAJESTAD Autora: Naomi Novik 2014 ISBN: 9789563476125

El capitán Will Laurence sella su destino al capturar el precioso cargamento de la fragata Amitié. El tesoro es un huevo de dragón imperial, regalo del emperador chino a Napoleón. Cuando la fantástica criatura sale del cascarón, elige al capitán como su criador y él descubre que entrenarlo es una aventura fascinante. Juntos tendrán que aprender las peligrosas tácticas de la guerra aérea, pues Francia, dirigida por un Bonaparte más audaz que nunca, reúne a sus criaturas para transportar sus tropas sobre suelo británico. ¡Laurence y Temerario se preparan para padecer un bautizo de fuego!

Había una Vez 139


Novedades

AMANUTA

GONZALO ROJAS, POEMAS ILUSTRADOS

Autor: Gonzalo Rojas Selección de Cristóbal Joannon Ilustraciones de Carmen Cardemil 2013 ISBN: 9789569330049

Cuando le preguntaban a Gonzalo Rojas por el sentido de su poesía –leída hoy con mucho interés en toda Hispanoamérica– explicaba que su tarea consistía en hacer “zumbar” las palabras, los versos, los poemas. Este zumbido no se encuentra en las formas que empleó –métricas variables y desparramadas por la página, verso libre– ni en sus temas más recurrentes –el amor, la muerte, la infancia–; este zumbido obedece a la vibración de lo innombrable a través de lo nombrado, como cuando escribe “la eternidad es esto mismo”.

BIBLIOGRÁFICA

CONOCIENDO CHILE Y SUS REGIONES Autor: Antonio Landauro 2014 ISBN: 9789563122541

Este libro aborda Chile región por región, mostrando su historia, recursos económicos, cuencas hidrográficas, lagos, ríos, volcanes, flora, fauna, climas y áreas silvestres protegidas. También da cuenta de los principales aspectos de la cultura popular, tales como fiestas tradicionales, lugares turísticos, comidas típicas, bailes propios y leyendas. Posee coloridas ilustraciones y contiene, además, fotografías, mapas, gráficos, cuadros estadísticos e infografías que lo convierten en una completa y actualizada fuente de referencia.

140 Había una Vez


VICENTE HUIDOBRO / ARTURO PRAT COLECCIÓN MI VIDA Y OBRA Autor: Antonio Landauro Ilustraciones de Andrés Mora y Pablo Sepúlveda 2014 ISBN: 9789563122534 ISBN: 9789563122527

Novedades

BIBLIOGRÁFICA

Dos nuevos títulos se suman a la Colección Mi vida y obra. Se trata de los libros dedicados a Arturo Prat y a Vicente Huidobro. Ambos recorren diversos aspectos de su biografía, narrados en primera persona y acompañados de coloridas ilustraciones, que buscan acercar a los niños a estos destacados personajes de la historia y la cultura de Chile.

CHANCACAZO

DIEZ CUENTOS PARA DORMIR MAL Autor: Ricardo Rosas 2013 ISBN: 9789568940430

Según explica el escritor Marcelo Simonetti en la contraportada de este libro, la consistencia psicológica de los personajes que pueblan estos cuentos se consigue sin necesidad de análisis introspectivos ni alardes metafóricos. “El autor se vale solamente de los actos, la biografía y los pensamientos pasajeros de cada uno de ellos. Gracias a esa habilidad, estas historias perversas adquieren una amenazante cercanía para el lector”, asegura Simonetti.

Había una Vez 141


LILY GARAFULIC. PREMIO NACIONAL DE ARTE n del na bració ile la Cele ltora ch arco de escu io de la rafulic, i c i o a s u ar en n Ga Lily Cent da i En el m

Con

dic fín e

ione

s

ia nguard y de va ribuido áfica cont ca, gr es han ltural. dinámi quien y cu opuesta nocer a social Una pr r a coestra identidad da ra pa r nu a gesta

En el marco de la celebración del centenario del nacimiento de la escultora chilena Lily Garafulic, la editorial da inicio a su Colección Premios Nacionales. Una propuesta dinámica, gráfica y de vanguardia para dar a conocer a los gestores de nuestra identidad social y cultural. Lily Garafulic, una personalidad dentro del mundo de las artes, no fue solo una gran escultora, dibujante y maestra, sino una mujer que rompió paradigmas en la escena artística y social chilena. Una mujer distinta e inspiradora, para quien el arte fue vida, motor e impulso.

R I O O S O

Autora: Isidora Osorio 2014 ISBN: 9789568995065

O R A I S I D

Novedades

CONFÍN

de mundo stra, ro del ae ad dent bujante y m onalid a pers ltora, di gmas fulic, un a gran escu pió paradi ra . Ga Lily lo un e rom cial chilena s. No so so ujer qu las arte sino una m artística y , cena iradora en la es e insp e impulso. stinta or ujer di e vida, mot , m a Un fu fuerte el arte sus ojos y ó. ien aj para qu ara como ial que trab Cl er el mat como

DEL NUEVO EXTREMO

DIARIO DEL PLAN DE FUGA

Autor: Juan José Dimilta Ilustraciones de Ángel Mosquito 2013 ISBN: 9789876093675 Distribuido en Chile por CATALONIA

Un grupo de chicos decide escapar y para lograrlo diseña un elaborado plan. Este libro es el diario de una fuga genial y divertida, hacia un mundo por descubrir desde un universo que aburre.

142 Había una Vez

O R A I S I D

Juan

Antonio Estudió en el Liceo Nº3 de Niñas. A los 20 años entró a la Universidad de Chile a estudiar Bellas Artes.

Melenco

Andrés

Magdalena

Margarita

Olga

Ángela

Lily

R I O O S O


EL JARDÍN ENCANTADO

Autor: Jaime Herrera D’Arcangeli Ilustraciones de Carlos Palma Cruchaga 2014 ISBN: 9789561809048

Novedades

EDEBÉ

En junio próximo estará disponible este libro que comienza con la llegada de Borja, un niño de nueve años, a la casa de tía Enriqueta, donde es enviado por su padre a pasar las vacaciones de verano. Una pintura que cobra vida y las diversas formas en que cada persona afronta la muerte de un ser querido —en este caso un hijo— constituyen el argumento central de esta historia en la que Borja descubre que las cosas y las personas no siempre son como parecen.

EDICIONES B

VIDAL, SU HISTORIA Autor: Nicolás Olea 2014 ISBN: 9789563041651

El periodista Nicolás Olea indaga durante un año en la vida de Arturo Vidal y construye un relato vibrante. Respaldado por el testimonio de una veintena de fuentes clave, este libro no solo ayuda a entender cómo se formó la personalidad controvertida, espontánea y ganadora del seleccionado nacional. También profundiza en los acontecimientos que lo marcaron más allá del fútbol y que hoy lo convierten en un ejemplo de esfuerzo y determinación.

Había una Vez 143


Novedades

EKARÉ SUR

AL SUR DE LA ALAMEDA. DIARIO DE UNA TOMA Autora: Lola Larra Ilustraciones de Vicente Reinamontes 2014 ISBN: 9789568868130

Un pequeño colegio al sur de la Alameda está en toma y todo parece haber cambiado: las salas de clase, el patio y hasta los mismos alumnos, que parecen ser otros cuando se ven enfrentados a los desafíos de la movilización estudiantil. Entre ellos está Nicolás, que se aburre en las largas asambleas y escribe en su cuaderno un diario de la toma. Mientras el colegio está en ebullición, desde la casona vecina, alguien mira. Se trata de la primera novela juvenil ilustrada de Ekaré Sur.

EKARÉ SUR

DUERME, NIÑO, DUERME Autora: Laura Herrera Ilustraciones de July Macuada 2014 ISBN: 9789568868116

Un niño está despierto en la noche oscura. No puede dormir. Le traen música y canciones, mantas tibias y leche, pero nada resulta. Hay una sola cosa que lo llevará dulcemente al mundo de los sueños…

144 Había una Vez


MARTÍN Y LA PRIMERA NEVADA Autor: Sebastian Meschenmoser 2014 ISBN: 9786071615213

Novedades

FONDO DE CULTURA ECONÓMICA

Por fin llega el invierno y dentro de poco comenzará a nevar en el bosque. Martín, la ardilla, nunca ha visto la nieve y decide quedarse despierto para esperar los primeros copos. Cuando el sueño amenaza sus planes, Erick, el erizo, y Bruno, el oso, también se entusiasman con la idea. Saben que los copos son fríos, blancos, húmedos y suaves… ¿Podrán reconocerlos?

FONDO DE CULTURA ECONÓMICA

EL SUEÑO DE VICTORIO Autora: Veridiana Scarpelli 2013 ISBN: 9786071613158

Zzzz... Victorio duerme. ¿Qué será lo que sueña? ¡Que vuela, por supuesto! Cualquier cerdito quisiera surcar el cielo con una capa ondeando en su espalda. Pero su vuelo se detiene: sus oídos de superhéroe captan un ruido extraño, cua, cua, cua... En el paisaje de sus sueños, una sorpresa siempre lleva a otra. ¿Qué encontrará Victorio cuando despierte?

Había una Vez 145


NA MADON

JAGUAR

THE ENGLISH ROSES

The Eng lish Ros es

El pr im ero de un a ser ie de lib ro s pa ra niñ os (inc lus o pa ra ma yor es ) de M A D O NNA.

Autora: Madonna 2013 ISBN: 9788415116691 Distribuido en Chile por CONTRAPUNTO

The English Roses es el primero de la serie de libros escritos por Madonna. Las protagonistas son cuatro niñas unidas por una fuerte amistad. Son guapas, simpáticas y queridas por su entorno. Pero, aunque sus vidas son casi perfectas, sienten celos de Binah, una preciosa niña que atrae los halagos y las miradas de todo el mundo.

g The En lish Roses

The English Roses

Novedades

The The English English Roses Roses

MADONN

IBIC: YBC ISBN 978-8

4-15116-69 -1

9 788415 116691

The English Roses

A

quí tienes algunas cosas que deberías saber sobre ellas. Las cuatro van a la misma escuela y viven en el mismo vecindario. Juegan a los mismos juegos, leen los mismos libros y les gustan los mismos chicos. Van de picnic en el verano y a patinar en invierno. Se podría decir que están prácticamente pegadas todo el tiempo.

Y lo que más les gusta de todo es bailar...

8

JUVENTUD

HILO SIN FIN

Autor: Mac Barnett Ilustraciones de Jon Klassen 2013 ISBN: 9788426140135 Distribuido en Chile por LIBERALIA

Anabel encuentra una caja mágica con un hilo de lana sin fin. Con sus colores transformará su pueblo gris y triste y se enfrentará al malvado Archiduque. Un libro sobre la amistad y el poder de la transformación que recibió la Medalla Caldecott en 2012.

146 Había una Vez

A


UN POCO PERDIDO

Autor: Chris Haughton 2013 ISBN: 9788493755294 Distribuido en Chile por CONTRAPUNTO

Novedades

MILRAZONES

Un pequeño búho se duerme y cae al suelo, perdiendo a su mamá. La busca por todo el bosque con ayuda de una ardilla, que le va sugiriendo una mamá tras otra… Hasta que la rana los ayuda a ambos a encontrar a la verdadera madre.

NORMA

¿DÓNDE ESTÁ MI HUEVO?

Autora: Paola Arenas Ilustraciones de Christian Ayuni 2013 ISBN: 9789972093111

Un huevo perdido promueve una serie de encuentros entre una preocupada mamá cóndor y un grupo de animales que le ofrecen su ayuda para resolver el problema. ¿Acaso las vicuñas, las vizcachas, las ovejas, el colibrí o doña Zorra podrán ayudarla? ¿Qué papel desempeñará cada uno en la búsqueda de soluciones? ¿Y si no logran resolver el dilema?

Había una Vez 147


Novedades

NORMA

QUE PASE EL REY

Autora: Ana María Izurieta Ilustraciones de Christian Ayuni 2013 (2ª edición) ISBN: 9789972090837

¿Quién no ha soñado con ser un príncipe o una princesa? Tener los juguetes más entretenidos y la comida más rica puede ser muy divertido. Sin embargo, los príncipes y las princesas también tienen deberes y obligaciones. Este libro contiene cuatro cuentos sobre reyes, palacios y pequeños príncipes, quienes con su imaginación, habilidad e inocencia aprenderán que para convertirse en buenos reyes solo necesitan descubrir la nobleza que hay en sus corazones.

OCHO LIBROS

DIBUJOS POR MADERA Autor: Edmundo Browne 2013 ISBN: 9789563351774

Edmundo Browne, arquitecto, motivó a sus cercanos para colaborar en la reconstrucción de dos casas destinadas a familias damnificadas por el terremoto del 27 de febrero de 2010 en el sur de Chile. Este libro ilustrado –que contiene incluso los planos y la autorización para replicarlos–, recoge esta particular experiencia solidaria.

148 Había una Vez


DRAGOBALLO CADABRO (EL ORIGEN)

Autora: Elena Roco Ilustraciones de María de los Ángeles Vargas 2013 ISBN: 9789568836153

Novedades

QUILOMBO

Un animal mitad dragón, mitad caballo, no sabe qué es en realidad. Está confundido, desadaptado, y pronto descubrirá que es un nuevo tipo de animal. Un pequeño relato para un público infantil que propone una reflexión sobre la búsqueda de sí mismo y la aceptación de nuestras propias diferencias.

SALAMANDRA

LA HORA MÁS OSCURA LOS GATOS GUERREROS 6 Autora: Erin Hunter 2013 ISBN: 9788498385588

Durante la ceremonia de proclamación como líder del Clan del Trueno, Estrella de Fuego recibe las nueve vidas que le corresponden por su alta jerarquía. Al mismo tiempo, la venerable Estrella Azul le revela en sueños una oscura profecía que presagia un aterrador futuro para los habitantes del bosque. Sexta entrega de Los gatos guerreros, una serie que ha vendido más de diez millones de ejemplares en EE.UU. y lleva más de tres años en la lista de grandes éxitos del New York Times.

Había una Vez 149


Novedades

SM

DON MACANUDO

Autor: Mauricio Paredes Ilustraciones de Verónica Laymuns 2014 ISBN: 9789563496574

¿Quién es el verdadero guardián de la bahía? ¡Don Macanudo! En un inolvidable verano, Clemencia conoce a Pedro y a Blanca. Junto al estrafalario don Macanudo comen helado, casi se ahogan, se achicharran con el sol, cuentan historias de terror, galopan a caballo, sobreviven a un terremoto y, lo más importante, aprenden a entenderse a sí mismos, entre ellos y a sus padres.

VICENS VIVES

HISTORIA DE CHILE DESDE LA PREHISTORIA HASTA 1925

Autores: Ernesto Dupré Luengo y Jorge Rojas Fuentes 2014 ISBN: 9789568385859

01_HISTORIADECHILEU1_Maquetación 1 21/06/13 13:28 Página 28

01_HISTORIADECHILEU1_Maquetación 1 21/06/13 13:27 Página 19

A NALIZA LOS DOCUMENTOS

UNA ENCOMIENDA AMERICANA

1 Interpreta el mapa

2 Comenta el texto En 1911, Martin Gusinde, sacerdote y antropólogo alemán, llegó a Chile como profesor de ciencias naturales en el Liceo Alemán. En 1912, comenzó a trabajar en el Museo de Etnología y Antropología de Chile (…) Entre 1916 y 1917, efectuó un viaje hacia la Araucanía, para reunir nuevas colecciones etnográficas para el museo y realizar trabajo de campo en las comunidades mapuches. Publicó, al año siguiente, un estudio sobre medicina e higiene entre los mapuches, centrándose en el chamanismo y en las técnicas medicinales mapuches. También realizó descubrimientos arqueológicos en la región, demostrando la antigüedad de esa cultura. Entre 1918 y 1924, realizó cuatro expediciones a Tierra del Fuego, para estudiar la cultura de los selknam, yámanas y kaweshkar. Denunció el exterminio de los pueblos patagónicos por estancieros y aventureros, tomó fotografías y notas sobre la vida cotidiana, ritos y ceremonias de esas etnias, y reunió una gran colección de objetos etnográficos.

PERÚ

A I V I B O L

A R

G

E

N

T

I

N

Mar Chileno

Mar Chileno

105°28’ 80°08’

26°26’

I. San Félix I. San 26°18’ Ambrosio

A

I. Salas y Gómez

109°26’ 27°09’

I. de Pascua

*

"Acuerdo entre la República de Chile y la República Argentina para precisar el recorrido del límite desde el Monte Fitz Roy hasta el Cerro Daudet" (Buenos Aires, 16 de diciembre de 1998)

O AT L Á N T I C O

Mar Chileno

A R G E N T I N A

Arch. Juan Fernández 80°46’

I. Alejandro Selkirk 33°45’

78°45’

I. Róbinson Crusoe I. Santa Clara 33°45’

OCÉAN

Este libro, que abarca la historia de Chile desde las más antiguas culturas indígenas hasta la primera parte del siglo XX, pretende orientar a los jóvenes en el conocimiento y la interpretación de los hechos históricos. Incluye referencias a películas, páginas web, ilustraciones, fotografías y carteles significativos por su valor documental. También contempla un glosario, mapas, fuentes históricas y otros textos para ampliar la información.

TERRITORIO CHILENO ANTÁRTICO 90° W

53° W

Mar Chileno ©

POLO SUR

Is. Diego Ramírez

I.C.L.

changos

picunches

chiquillanes

chonos

aimaras

mapuches

pehuenches

aonikenk

atacameños

huilliches

puelches

kaweshkar

diaguitas

cuncos

poyas

selknam

yámanas pascuenses o Rapa Nui

Observa atentamente el mapa de la distribución de las culturas originarias en el territorio chileno e interpreta. Revisa la información que te brinda el texto del tema y, si lo crees necesario, consulta en Internet u otras fuentes. a) Anota en tu cuaderno los nombres de todas las culturas originarias que aparecen en el mapa. b) ¿Cómo influyó en el desarrollo de las culturas originarias su ubicación geográfica?

28

150 Había una Vez

En una carta al Ministro de Educación, el entonces director del Museo de Historia Natural, Aureliano Oyarzún, dejaba constancia "de los peligros y las privaciones sin cuento a que ha estado sometido durante este año nuestro entusiasta e ilustrado colaborador (Martín Gusinde), a veces aun amenazado de perder la vida, como le aconteció en el largo viaje a pie de cinco días que efectuó en pleno invierno para atravesar la cordillera nevada que separa el Lago Fagnano del Canal de Beagle, con una temperatura de muchos grados bajo cero, tempestades de viento y, al último, sin víveres, acompañado únicamente de dos indios jóvenes, que solo le sirvieron para compartir con él las penalidades de tan terrible viaje. (…) Felizmente vuelto otra vez a su puesto, este Museo puede vanagloriarse del buen resultado de sus trabajos etnológicos, antropológicos y lingüísticos. Se han recogido materiales de un gran valor científico, tal vez únicos que... llaman la atención de los que se interesan por estos estudios en nuestro país, y con más razón en Europa y América. Puedo decir sin jactancia a US. que hemos salvado en las postrimerías de su existencia el conocimiento del hombre más primitivo de la América…". Fuente: www.memoriachilena.cl y otras fuentes.

a) Resume: ¿quién fue Martín Gusinde?

c) ¿Cuáles de estas culturas eran, a tu juicio, las más primitivas?

b) Principalmente, ¿qué etnias se conocen gracias al trabajo de Martín Gusinde?

d) Según la nueva Ley Indígena, ¿cuáles son las principales etnias indígenas de Chile que reconoce el Estado?

c) ¿Qué problema vio de cerca y denunció Gusinde en sus viajes a las tierras australes?

e) Investiga: ¿por qué Tierra del Fuego se conoce con ese nombre? ¿Quién fue el primer europeo que navegó en esa zona?

d) Respecto a los mapuches, ¿qué demostró con sus descubrimientos arqueológicos?

1. PERSISTENCIA DE PUEBLOS Y CULTURAS INDÍGENAS

campos de cultivo

encomendero

fortaleza española

puerto

templo azteca

monasterio

capataz

iglesia monje

viviendas indígenas

GOYA: Hasta su abuelo, 1799.

• Busca información y explica en qué aspecto consideras que centra Goya su crítica a la sociedad estamental.

vigilante

trabajos forzados

debía cuidar del bienestar de los indígenas encomendados, tanto en lo material (alimentos, vestidos y protección) como en lo espiritual (adoctrinarlos en la fe católica).

• Sintetiza en tu cuaderno las principales características de la encomienda.

Si bien esta fórmula tenía buenos propósitos, no es menos cierto que se produjeron grandes abusos por parte de los encomenderos, y el sistema fue derivando en formas de trabajo forzoso, al reemplazarse, en muchos casos, el pago en especies por trabajo indígena en favor del encomendero. Finalmente, en 1791, el gobernador Ambrosio O’Higgins abolió la encomienda en Chile. – Repartimiento. A la par que la encomienda, también funcionó el sistema de repartimiento forzado que consistía en la rotación por temporadas de los trabajadores nativos, entre obras públicas y agrícolas. Las autoridades de una ciudad se encargaban de organizar esta forma de trabajo que, a diferencia de la encomienda, era realizado al servicio de la comunidad a cambio de una remuneración ínfima. – Mita. En 1558, por medio de la Tasa de Santillán se aplicó la mita, un sistema de trabajo por turnos, que ya había sido impuesto por los incas. Consistía en el trabajo obligado de un tercio de la población de una comunidad indígena durante algunos meses del año. Los indígenas debían pagar también tributos a los corregidores de indios, autoridades superiores de los llamados pueblos de indios o cabeceras de doctrina. El corregidor era el encargado de todas las reducciones de una comarca. Por otra parte, el representante español permanente en el pueblo de indios era el cura doctrinero.

El gobernador Ambrosio O’Higgins abolió la encomienda en Chile.

1. PERSISTENCIA DE PUEBLOS Y CULTURAS INDÍGENAS

19


LA ESCAPADA DE EMA

Autora: Angélica Dossetti Ilustraciones de Soledad Sebastián 2014 ISBN: 9789561226678

Novedades

ZIG-ZAG

Ema tiene 8 años y acaba de recibir una gran noticia: tendrá un hermano. Desconcertada se pregunta: ¿Por qué sus padres querrán tener otro hijo? ¿Será que ella no es suficiente para ellos? Estas interrogantes y otras más hacen que Ema tome una decisión radical, y junto a su querido perro Sansón y su amigo Maxi viva una gran aventura, enfrentando adversidades y riesgos que jamás imaginó.

ZIG-ZAG

UNA MANZANA CON HISTORIA

Autores: Osvaldo Schencke y Cecilia Beuchat Ilustraciones de Carlos Denis 2014 ISBN: 9789561226838

La protagonista de este libro –el primer título de la nueva Colección Lectorcitos Informativos– es la manzana. ¿Cuál es su origen? ¿Qué es la Manzana de la Discordia? ¿Conoces a Johnny Appleseed? ¿Sabes algún chiste sobre manzanas? En este libro encontrarás datos históricos, información científica, anécdotas, recetas, chistes, poemas, relatos y muchas otras curiosidades sobre una de las frutas más comunes de nuestra vida cotidiana.

Había una Vez 151


Equipo RHUV Digital

S& iL e LIBROntil Y juven d a t s i fa rev tura in biaunavez.cl a r e t i l aha

www.re

vist

Escríbenos a: contacto@revistahabiaunavez.cl

Auspiciadores:

Directora Ejecutiva María José González C. mjgonzalez@fhuv.cl Editora Bernardita Cruz M. bcruz@fhuv.cl Directora de Arte Sandra Gaete Z. sgaete@fhuv.cl Corrección de pruebas y estilo Pilarín López S. Comité Editorial: Pablo Álvarez F., Bernardita Cruz M., Rebeca Domínguez Y., Sandra Gaete Z., María Paz Garafulic L., María José González C., Manuel Peña M., Verónica Uribe B., Carmen Paz Hernández P. y Luz Yennifer Reyes Q. Representantes legales: Rebeca Domínguez Y., María Paz Garafulic L. Ilustración portada gentileza de: Marcelo Escobar (CHI)

Obra financiada gracias al Fondo Nacional del Libro y la Lectura, Convocatoria 2014

AVISOS / AUSPICIOS / DONACIONES María José González C. mjgonzalez@fhuv.cl teléfono: (56 2) 2321 3301

Ilustración interior gentileza de: Guillermo Bonilla (CHI), Alfredo Cáceres (CHI), Karina Cocq (CHI), Marcelo Escobar (CHI), Gabriela Lyon (CHI), July Macuada (CHI), Manuela Montero (CHI), Fabián Rivas (CHI), Marcela Trujillo (CHI), Gabriela Valdés (CHI) Webhosting: Mediart Colaboradores: Manuel Peña, Ana Garralón, Claudio Aguilera, Nicolás Cruz, Gonzalo Martínez, Banco del Libro de Venezuela, Luz Yennifer Reyes, Pilar Echeverría, Pep Bruno, Comité Fundación HUV, Xosé Ballesteros, Alejandra Schmidt, Cristian Triana, Fernanda Arrau, Adolfo Córdova, Pablo Álvarez, Esteban Cabezas, Marcela Trujillo.

Apoquindo 4760 of. 11A, Las Condes, Santiago, Chile. Fono: (56 2) 2207 5744

Había una Vez Nº17  

Los libros infantiles y juveniles son el reflejo de cada época, a tal punto que se suele decir: “Denme un libro infantil y les diré a qué pe...

Advertisement