Page 1

5 YO 201 A M I o eintiun v o r e núm

ESPECIAL LIBROS INFORMATIVOS Definiciones y perspectivas de Ana Garralón ENTREVISTA

Lola Larra

RODEADA DE LIBROS

ILUSTRACIÓN

Pati Aguilera por Claudio Aguilera

RETRATO DE FAMILIA

SECCIÓN JUVENIL Había una Vez 1


Índice

Editorial Leer por placer para saber. Por María José Egaña Actualidad Noticias del mundo LIJ

LIBROS INFORMATIVOS Los nuevos libros informativos ya están aquí Por Ana Garralón De menos a más: El camino del libro informativo en Chile Por María Isabel Molina Descubrir y guiar: Lecturas informativas en contextos educativos Por Paola Faúndez Columna de Carla Baredes Abrir nuevas interrogantes Desde las Bibliotecas CRA Los libros informativos en el CRA Desde el SNBP Libros electrónicos que informan, enseñan y entretienen Recomendados por Mediadores Cinco libros imperdibles Recomendado Profesional Por María Paz Garafulic Lecturas recomendadas Por Biblioteca de Santiago Entrevista Lola Larra. Por Bernardita Cruz

2 Había una Vez

4 6 10 20 26 32 34 36 38 48 50 58


Ilustradora Perfil de Pati Aguilera. Por Claudio Aguilera ¿Por qué soy lectora? Por Camila Valenzuela Iniciativa de Fomento Lector Clubes de lectura. Por Adolfo Córdova 7º Concurso de Cartas de Amor Biblioteca de Santiago Recordando a Montserrat del Amo. Por Manuel Peña Muñoz Mis Favoritos Por Alejandro Valenzuela

64 76 78 82 84 88

JUVENIL

Jóvenes Recomiendan ¡Entre nosotros nos entendemos! Cómic de Marcela Trujillo Mi debilidad por los libros que enseñan con imágenes Dosis de lectura Hamaca de Constanza Ternicier Columna Esteban Cabezas escribe sobre Terry Pratchett Novedades de mayo 26 Nuevos títulos

92 100 104 110

114

Había una Vez 3


Editorial

Leer por placer para saber Los libros informativos conforman hoy en día una importante tendencia en la producción editorial para niños y jóvenes. Cada vez hay más y mejores títulos disponibles y existe un consenso extendido sobre su enorme valor como recurso pedagógico y como objeto lúdico. No por nada tres de los cuatro libros premiados en la última edición de la Feria del Libro Infantil de Bolonia fueron libros informativos (Avant après en la categoría de No Ficción, Abecedario en la de Nuevos Horizontes, y Lá fora en Ópera Prima). ¿Qué se entiende por un libro informativo, llamado también documental, de conocimiento o de divulgación? ¿Cuáles son sus principales características y atributos? ¿Cómo se elige un buen libro informativo? A diferencia de los libros de ficción –donde reinan las historias fantásticas y priman los valores estéticos–, los libros informativos son aquellos que, tal como su nombre lo indica, contienen información sobre algún determinado tema o cuentan sucesos reales, actuales o pasados, de determinadas personas. Ya sea representando un punto de vista particular o entregando la información de manera completa, los libros informativos siempre ofrecen una estructura ordenada y clara que permite focalizar la atención y establecer jerarquías. De esta forma, justamente en una sociedad cargada de exceso de información como la nuestra, estos libros satisfacen una necesidad importante de los niños y jóvenes, sobre todo cuando están formando sus conocimientos sobre el mundo que les rodea. No sólo porque les posibilitan entender los gigantescos flujos de datos circulantes y desarrollar sus habilidades para extraer, organizar y sintetizar la información y transformarla en saber, sino que también porque les fomentan el pensamiento crítico y la participación ciudadana como individuos más conscientes, responsables y libres.

4 Había una Vez


La enorme variedad de temas que pueden tratar los libros informativos, así como la gran diversidad de sus formas, multiplica exponencialmente las oportunidades de los niños y jóvenes de hoy para construir su propio conocimiento y discurso. Y lo mejor es que esto lo pueden hacer disfrutando, haciendo uso de su imaginación y dejándose llevar por la curiosidad. Sí, porque un buen libro informativo nunca debe echar al olvido que a su público objetivo le gusta divertirse y, por lo tanto, además de informar con veracidad, debe necesariamente resultar entretenido. Según las palabras de la especialista española Ana Garralón en su reportaje sobre los nuevos libros informativos, en ellos debe haber también emoción, belleza y verdad, asuntos que suelen relacionarse casi de manera exclusiva con la literatura. Otros de los principales criterios para identificar un buen libro informativo están dados por el tema tratado, la actualidad y vigencia de sus contenidos, la estructura organizativa de la información, el diseño –especialmente la combinación de texto e imagen–, y la existencia –o no– de elementos paratextuales, como los índices y las notas al margen. Si bien en el mundo entero el libro informativo es bastante nuevo en cuanto a su conceptualización, no lo es tanto con respecto a su desarrollo. Tal como consigna Isabel Molina en su repaso por la historia de los libros informativos en Chile, acá ha estado unido fuertemente al texto educativo y el mundo escolar desde sus orígenes, pero no empezó a desarrollarse como lo entendemos hoy hasta la llegada del nuevo siglo, con la publicación de una larga lista de cuidadas ediciones adaptadas a los intereses de los niños y jóvenes e, incluso, con la aparición de catálogos editoriales dedicados completamente a este género. La obra de Lola Larra, con especial énfasis en su premiado libro Al sur de la Alameda, y las creaciones de la ilustradora Pati Aguilera desde la óptica de su hermano Claudio, habitual colaborador de nuestra revista e investigador de la ilustración, son algunos de los otros contenidos que hemos incluido en este especial de Libros Informativos en la Literatura Infantil y Juvenil. Frente a la especial atención que históricamente se ha puesto sobre la literatura y los libros de ficción en el panorama de la LIJ, lo cierto es que los libros informativos nos abren hoy un mundo fascinante que les invitamos a descubrir a través de estas páginas y que, esperamos, disfruten. María José Egaña H. Directora Ejecutiva Fundación Había una Vez

Había una Vez 5


Actualidad

¡Ya son 5 años!

ario

Con la publicación de este especial de Libros Informativos, la Revista Había una Vez celebra su 5º aniversario. Decenas de entrevistas a autores e ilustradores, artículos especializados, testimonios lectores, iniciativas destacadas, cientos de libros recomendados para niños y jóvenes entre 0 y 18 años… ¡Había una Vez no para en su afán de fomentar la Literatura Infantil y Juvenil en Chile e Hispanoamérica!

anivers

v

www.re

.cl

ez v a n u a i b istaha

Entre el 20 y el 26 de julio se realizará en Madrid el 8° Festival Internacional de Ilustración Ilustratour 2015. El programa, dedicado a la ilustración contemporánea, tiene como objetivo generar un debate en torno a la ilustración entre profesionales, creadores y público en general. Esta nueva edición contará con cerca de 25 artistas invitados y más de 300 horas de actividades en 7 días. Entre los numerosos invitados internacionales se cuentan los autores e ilustradores Anthony Browne, Liniers y Javier Zabala, y la especialista en LIJ Ana Garralón. Más información en

http://www.ilustratour.es/

Premio Iberoamericano SM

Bases en http://www.viajealalectura.cl/concurso/

Premio Iberoamericano SM de Literatura Infantil y Juvenil

DISEÑO: QUETZAL LEÓN

La Corporación Cultural Espacio Creamundos y Viaje a la Lectura invitan a hombres y mujeres mayores de 18 años a participar en el I Concurso de Cuentos de Viaje Cuento Kilómetros. La iniciativa busca fomentar la creación literaria teniendo como tema central el viaje. El plazo para la recepción de las obras vence el 5 de junio de 2015.

XI

20 15

CONVOCA LA FUNDACIÓN SM DESDE 2005 EN COLABORACIÓN CON CUATRO INSTITUCIONES QUE CONFORMAN LA ASOCIACIÓN DEL PREMIO:

www.fundacion-sm.com

www.cerlalc.org

www.ibby.org

www.oei.es

CONSULTE LAS BASES EN: WWW.IBEROAMERICANOSM-LIJ.COM

Cuento kilómetros

www.unesco.org

CON EL APOYO DE:

www.fil.com.mx

Hasta el 29 de mayo se recibirán las postulaciones al XI Premio Iberoamericano SM de Literatura Infantil y Juvenil, que busca reconocer a aquellos autores que hayan desarrollado su carrera literaria en el ámbito de la LIJ. Podrán ser candidatos los autores vivos que cuenten con una valiosa obra de creación para niños y jóvenes. El Premio –dotado de 30 000 USD– se entregará en el marco de la 29ª Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

Bases en http://www.iberoamericanosm-lij.com/node/1


Los mejores libros para niños y jóvenes El pasado 23 de abril, el Banco del Libro de Venezuela dio a conocer su prestigiosa selección de Los mejores libros para niños y jóvenes 2015, fruto del trabajo constante y sostenido del Comité de Evaluación de Libros de la institución. En la categoría Infantil los premiados fueron: Cuaderno de elefantes de Alfred H. Sullivan (CIDCLI), Taquititán de poemas (Ekaré), Rumbo Sur (Edelvives), La vida sin Santi (FCE), Rojo y azul (Camelia), Nada ¿Qué es la nada? (Iamiqué), La contradicción humana (Tragaluz), El diario de las cajas de fósforos (Juventud), El pobre Pedro (Lóguez) y Yo no hice mi tarea porque… (Tecolote). En la misma categoría, recibieron menciones en Ilustración, Juano (Utopía Portátil), La calaca llora y la serpiente sueña (SM) y El pájaro enjaulado (Edelvives); en Libro Informativo, ¿Es mucho 7? (Iamiqué) y Animalitos amenazados (Provita); en Propuesta Editorial, ¿Quién soy? Relatos sobre identidad, nietos y reencuentros (Calibroscopio), y en Acierto Editorial, El libro de las camas (Libros del Zorro Rojo), La Sayona y otros cuentos de espanto (Ekaré) y Bestiario (Libros del Zorro Rojo). En la categoría Juvenil, en tanto, se reconoció a Al sur de la Alameda (Ekaré), Frecuencia Júpiter (Conaculta), Arenas movedizas (FCE), Bajo la misma estrella (Nube de tinta), La biblioteca secreta (Libros del Zorro Rojo) y La prosa del Transiberiano y de la pequeña Juana de Francia (FCE). También hubo menciones de Libro Entrañable para Marcovaldo o sea las estaciones en la ciudad (Libros del Zorro Rojo), de Rescate Editorial para El señor de

las moscas (Libros del Zorro Rojo) y de Propuesta Editorial para El libro de la negación (El naranjo). Como Imprescindibles de la Biblioteca se escogieron El día que los crayones renunciaron (FCE), Duerme, niño, duerme (Ekaré Sur) y Animalitos amenazados. En esta categoría también hubo Menciones Especiales para El plan termita (SM), Una casa bien abierta (Pequeño editor) y El diario de las cajas de fósforos.

http://www.bancodellibro.org.ve/pdf/BLLosMejores2015-Folleto.pdf

Había una Vez 7


Actualidad

© Betania Za Zacarias,, il ilus ilustración ustr trac ació ión to toma tomada mada da ddee Ciel Cielo e o de aagua gua

Convocatorias del FCE

Con el propósito de alentar en los niños el aprecio por la poesía, la Fundación para las Letras Mexicanas y el Fondo de Cultura Económica convocan a los escritores de todas las latitudes a participar en el Premio Hispanoamericano de Poesía para Niños 2015. Los interesados deben enviar un libro de poesía para niños, con tema y formato libres, hasta el 30 de junio del 2015. Bases en http://www.fondodeculturaeconomica.com/editorial/ concursos/ConvocatoriasYConcursos/2015/PHPN/ Cartel%20poesia_Tabloide_2015.pdf

CCon on eell ppropósito ropósitito ddee aalentar lentar eenn llos os nniños iños eell aaprecio precio ppor or llaa ppoesía, oesía, llaa FFundación undación ppara ara las las Letras Letras Mexicanas Mexicanas y eell Fondo Fondo ddee CCultura ultura EEconómica conómica cconvocan onvocan a llos os eessccritores ritores de de todas todas llas as llatitudes atitudes a participar participar eenn eell PPremio remio HHispanoamericano ispanoamericano ddee PPoesía oesía ppara ara NNiños iños 22015, 015, bbajo ajo llas as ssiguientes: iguientes:

Bases 1

En esta convocatoria internacional podrán participar todos los escritores que lo deseen, sin importar su lugar de residencia o nacionalidad, con un libro de poesía en lengua española destinado a los niños.

8

Los participantes deberán remitir remitir el material descrito al siguiente domicilio: Fundación para las Letras Mexicanas, A.C. Premio Hispanoamericano de e Poesía para Niños 2015 Liverpool 16, Col. Juárez Delegación Cuauhtémoc, México, Mé éxico, D.F. C.P. 06600

2

Los interesados deberán enviar un libro de poesía para niños, con tema y forma libres, de entre 10 y 50 cuartillas.

3 Cada envío constará de tres (3) tantos engargola-

dos (encuadernados con arillos), engrapados o debidamente sujetados con argollas y firmados con un seudónimo, diferente inclusive del seudónimo literario habitual del autor. Los originales deberán ser inéditos en su totalidad y en ningún caso serán devueltos.

4

Adjunto djunto al trabaj trabajo, en un sobre b cerrado d en cuya parte exterior debe escribirse el seudónimo y el nombre de la obra concursante, deberá enviarse una nota con los siguientes datos: • Nombre del autor • Domicilio completo, teléfono y correo electrónico (en su caso) • Una nota bibliográfica de una cuartilla como máximo

5

Las La as obras presentadas no deberán estar participan ndo en otros concursos ni en espera de ser contrapando tadas para su edición en editorial alguna.

6

Cada C ada concursante podrá participar con el número de originales que desee, amparado cada uno bajo disttintos seudónimos. Su participación en el concurdistintos hace explícita la aceptación de estas bases. so hace

7

El plazo límite de envío para las participaciones al premio será el 30 de junio de 2015. Para los trabajos e se reciban posteriormente, se tomará en cuenta que echa de envío. la fe fecha

9

El jurado dictaminador estará conformado por tres personas de reconocido prestigio literario. Los nombres de los integrantes serán dados a conocer el día de la publicación del resultado y su fallo será inapelable.

1100

El resultado del concurso será dado a conocer en t b de d 2015. 2015 octubre

1111

El premio será entregado en la fecha y el lugar que determine la Fundación para las Letras Mexicanas.

1122

Los gastos de traslado y estadía del ganador para su presencia en el acto de entrega del premio serán cubiertos por la Fundación para las Letras Mexicanas.

1133 Cualquier caso no previsto en la presente convocatoria será resuelto por la Fundación para las Letras Mexicanas.

144

El premio único e indivisible consistirá en $200,000.00 (doscientos mil pesos moneda nacional) y en la edición del libro por el Fondo de Cultura Económica, bajo sus lineamientos editoriales.

1155 La Fundación para las Letras Mexicanas y el Fondo de Cultura Económica podrán atender la recomendación del jurado, en su caso, para la publicación de otros libros que habiendo participado en el certamen no hayan resultado ganadores.

Para encontrar nuevas voces que impulsen el desarrollo de la creación literaria y plástica de obras para niños y jóvenes en Iberoamérica, el FCE invita a escritores e ilustradores de cualquier nacionalidad a participar en el XIX Concurso de Álbum Ilustrado A la Orilla del Viento. Las propuestas, que pueden presentarse hasta el 31 de agosto del 2015, deben atender al concepto de álbum. Bases en http://fcechile.cl/envios/Concursos/Album%20 ilustrado%202015.pdf

Para mayores informes escribir a: enlace@flm.mx cperez@fondodeculturaeconomica.com

www.flm.mx www.fondodeculturaeconomica.com www w.fondodeculturaeconomica.com

ALMA 2015 La asociación sudafricana PRAESA obtuvo el Premio de Literatura en Memoria de Astrid Lindgren 2015 (ALMA). PRAESA –Project for the Study of Alternative Education in South Africa– impulsa desde 1992 iniciativas de fomento de la lectura entre los niños y jóvenes de Sudáfrica. El jurado destacó la “labor excepcional” de la asociación, que en el 2014 recibió el Asahi Reading Promotion Award, un premio de fomento de la lectura instituido por IBBY. El ALMA será entregado en el Auditorio Municipal de Estocolmo, en una ceremonia que se realizará el 1 de junio del 2015.

8 Había una Vez

Nueva directiva de IBBY Chile La Corporación Colibrí IBBY Chile acaba de nombrar su nueva directiva, que será encabezada por Constanza Mekis, coordinadora nacional de las Bibliotecas Escolares CRA del Ministerio de Educación y gran promotora de la Literatura Infantil y Juvenil. Como vicepresidente fue designado el destacado escritor Mauricio Paredes, como secretaria la autora e ilustradora Paula Vásquez y como tesorera la directora de la Fundación Había una Vez, Rebeca Domínguez.


Leer la ciencia Con el objeto de impulsar la difusión de los libros para niños en contextos variados y, sobre todo, mostrar la potencialidad de los libros informativos para contribuir a la afición de los niños por la lectura, el Club Kirico y A Mano Cultura editaron el catálogo Leer la ciencia, que recoge una destacada selección de libros infantiles y juveniles informativos sobre ciencia. La guía se puede descargar en http://www.clubkirico.com/wp-content/ uploads/2015/03/guia_leer-ciencia_web.pdf

Poesía, naturaleza y vestuario en las nuevas exposiciones de PLOP! Galería Las plumas de escritores como Pablo Neruda y Gabriela Mistral, y las plumas de las aves que pueblan nuestro cielo, están presentes en la exposición Bandada de Raquel Echenique, una de las más destacadas ilustradoras chilenas contemporáneas. La muestra, que estará abierta en PLOP! Galería hasta fines de junio, reúne obras en técnica mixta publicadas en libros para editoriales como Ekaré Sur, Pehuén, LOM y Amanuta. Paralelamente, en la sala Pepo, el colectivo de ilustración Monos con Pincel presenta la muestra Atuendos, centrada en el vestuario y la relación del cuerpo con la ropa que utilizamos. Compuesta por Cristina Azócar, Dany Barraza, Soledad Céspedes, Jazmín Espinoza, Inés Figueroa, Amparo Phillips, Maritza Piña, Catalina Roa y María Paz Silva Sainte-Marie, la agrupación utiliza diversas técnicas y soportes para recordarnos que, al igual que la ilustración, el vestuario narra historias y habla de quiénes somos a través del color y las formas.

Raquel Echenique

María Paz Silva Sainte-Marie Había una Vez 9


Ilustraciones de Sol DĂ­az www.soldiaz.com

10 HabĂ­a una Vez


Libros informativos

Los nuevos libros informativos ya están aquí

Por Ana Garralón Especialista en libros para niños http://anatarambana.blogspot.com

La reconocida especialista Ana Garralón –autora de Leer y saber. Los libros informativos para niños (Tarambana Libros, 2013)– reflexiona sobre las definiciones y usos del libro informativo, e invita a los mediadores a animar la curiosidad de los niños para que, como lectores activos, vayan en busca de lo que necesitan o les interesa.

Había una Vez 11


Libros informativos

S

iempre comienzo mis talleres preguntando a los asistentes por sus ideas sobre los libros informativos. Es un momento importante para todos, pues sirve como punto de partida para ver de qué estamos hablando. Y de lo que hablamos, en general, suele ser: libros de ciencias exactas (física, química, matemáticas), libros para hacer las tareas, libros aburridos y libros con informaciones muy precisas, con fotografías, con temas que a ninguno de nosotros nos suelen interesar. Luego, leo un libro informativo que no solo no tiene ninguno de estos atributos sino que se despliega ante nuestra mirada y pensamiento como un libro hermoso, profundo, con datos, a veces con humor, ilustrado de manera creativa y siempre interesante. A partir de ahí, volvemos a comenzar. A todos los que se acercan a los talleres, y a los que están leyendo este artículo, nos une nuestro interés en las prácticas lectoras de los niños y en la búsqueda de nuevas experiencias que nos ayuden en nuestro trabajo cotidiano. También, en mostrarles a los niños los grandes temas para formar ciudadanos comprometidos. En estos momentos, la lectura se encuentra en debate: los rápidos cambios que las prácticas lectoras están viviendo con una multiplicidad de formatos de lectura, y la variedad de textos que los niños tienen a su alrededor, obliga a la escuela y a aquellos que se dedican a la promoción de la lectura a hacer una reflexión sobre sus costumbres pedagógicas. Los libros informativos pueden apoyarnos en esta era de tanta información ayudando a los niños a controlar el foco de atención y poder transformar la información en conocimiento. Pero hay mucho más en estos libros: hay emoción, hay belleza y hay verdad, asuntos estos que solemos relacionar casi de manera exclusiva con la literatura. Hablemos un poquito de las maneras de leer. Louise Rosenblatt, en su libro La literatura como exploración (FCE, 2002), define como “lectura estética” aquella que de alguna manera nos conmueve: “Un propósito estético requerirá que el lector preste más atención a los aspectos afectivos. A partir de la mezcla de sensaciones, sentimientos, imágenes e ideas se estructura la experiencia que constituye la

12 Había una Vez


“¿Qué hacemos los adultos? Les decimos (a los niños): con la literatura vas a sentir emociones, con los libros informativos vas a sacar datos para tareas. ¿Por qué no dejar que los niños elijan su manera de leer?”

narración, el poema o la obra de teatro”. Frente a esta lectura estética y referida a la ficción se opone, tradicionalmente, una lectura denominada, también por Rosenblatt, como “eferente”, es decir, “en este caso, nuestra atención se centra de modo principal en seleccionar y abstraer analíticamente la información, las ideas o las instrucciones para la acción que perdurará después de concluida la lectura”. Esta dualidad en los modos de leer es lo que ha hecho que los libros informativos se hayan clasificado únicamente como textos de los que se puede extraer información, mientras que los literarios brindarían la oportunidad de aislarse del mundo real para sentir experiencias estéticas y emocionales. Sin embargo, las experiencias lectoras, como ya se estudia desde el “descubrimiento” del lector como un actor importante en la construcción de significados, no provienen únicamente de la intención del autor al escribir determinada obra, sino más bien de la motivación con la que el lector la afronte. Rosenblatt denomina a este intercambio transacción, pues considera que el libro permanece sin significado hasta que un lector se lo otorga. Por eso el lector es una entidad única y un mismo libro despertará sensaciones y emociones diferentes en los lectores dependiendo de sus circunstancias personales, sociales, etc. El lector no es un simple receptor de la obra sino que puede ser considerado un co-creador en la medida en que interviene para otorgar significados a lo que lee. Por poner un ejemplo práctico: dos niños leen un mismo libro sobre fútbol. Uno de ellos aprenderá nombres de jugadores, partidos y fechas memorables. Otro se preguntará qué sintió un jugador cuando marcó el gol de la victoria. Un libro, dos tipos de lectura: estética y eferente. ¿Qué hacemos los adultos? Les decimos: con la literatura vas a sentir emociones, con los libros informativos vas a sacar datos para tareas. ¿Por qué no dejar que los niños elijan su manera de leer? Es más: ¿estamos dándoles esa oportunidad? Volvamos al comienzo. A esas definiciones sobre libros informativos. A mirar los nuevos libros informativos. Porque esas definiciones estuvieron bien en los años noventa del siglo pasado, pero estamos en el siglo XXI. Descubrimos, en-

Había una Vez 13


Libros informativos

tonces, una gran cantidad de libros que aparentemente son literarios, porque relacionamos la narración con la ficción. Descubrimos, en filosofía, El pato y la muerte de Wolf Erlbruch; en antropología, Biblioburro de Jeanette Winter; en matemáticas, Las semillas mágicas de Mitsumasa Anno. Nos sorprendemos cuando llegamos a la conclusión de que Zoom de Istvan Banyai es un libro de ciencias sociales. Empezamos a pensar que en estos libros hay mucha creatividad, mucha belleza, información, emoción y placer. Revisamos entonces las etiquetas con que marcamos los libros. Y repensamos nuestro lugar como mediadores porque queremos trabajar con lo que a los niños les apasiona. Tratamos de relacionar esos intereses con los libros. Queremos propiciar con los libros el gusto por la lectura mientras ofrecemos alimento para el intelecto. Libros que atrapan Los niños desean crecer rápidamente y todo lo que pasa alrededor ocurre a gran velocidad. Un libro informativo es una buena excusa para detenerse un rato. El libro representa un punto de vista particular en torno a un tema, una oportunidad de encontrar información estructurada y completa. Con este deseo de crecer nos hablan de su necesidad de participar en las cuestiones del mundo adulto. Y nos damos cuenta de que los libros informativos les dan herramientas para su discurso. ¿Quién no conoce un niño o una niña que, orgullosamente, puede hablar con precisión de coches, de animales o de astronomía? Los adultos los escuchamos asombrados y en muchos casos les felicitamos por su conocimiento. A veces, por primera vez en sus vidas, se les mira con seriedad. Y otras veces es el propio libro el que les trata de forma respetuosa. Muchos autores de libros informativos se dirigen al lector en las primeras páginas explicándoles cuál era su intención al escribir el libro, o mencionando lo difícil que fue documentarse sobre tal o cual tema. Las editoras argentinas del conmovedor libro Abuelas con identidad. La historia de las abuelas de la Plaza de Mayo y los nietos restituidos (Iamiqué, 2012) le dicen al lector nada más abrir la primera página: “Este libro cuenta una parte muy sombría de la historia argentina. Al escribirlo, tuvimos sentimientos muy diferentes: tristeza, admiración, enojo, emoción, confusión, alivio e, incluso, alegría (...) Hicimos el mayor de los esfuerzos por ceñirnos a la verdad, aun sabiendo que no hay una única verdad y que el debate está abierto”. Es una forma muy respetuosa de dirigirse a sus lectores, que valoran la sinceridad, y les prepara también para entrar en un libro donde probablemente van a tener esos mismos sentimientos.

14 Había una Vez


Libros informativos

A menudo se me pregunta qué libros informativos hay que darles a los niños. Basta con echar un vistazo al panorama actual de publicaciones para comprobar que hay muchos libros que pueden impactar en sus vidas. Libros escritos con pasión y con ánimo de despertar conciencias, como el de la escritora colombiana Pilar Lozano Así vivo yo (Sudamericana, 2011), fruto de sus muchos viajes como periodista por Colombia y las entrevistas que realizó a numerosos niños de diferentes regiones. Historias no siempre fáciles, como niños que trabajan desde pequeños o que tienen que ayudar en las duras tareas del hogar pero que, relatadas por ellos, suenan incluso como un juego. Como el niño que vive en la región cafetera y dice: “La materia que más me gusta en el colegio es matemáticas; si las manejo bien no me tumban cuando bajo al pueblo, con mi papá, a vender el café. Yo estoy pendiente de todo. Miro cuánto pesan los bultos y voy haciendo las cuentas para saber, más o menos, el precio. Me fijo con cuidado en lo que le pagan; le digo si le entregaron más poquito. Mi papá no estudió; lo sacaron pequeño de la escuela para ir a trabajar. Por eso, él me impulsa: Mijo, el estudio es la herramienta que le quiero dejar”. En una entrevista, Pilar Lozano explicaba así su trabajo: “Uno debe escribir de un personaje o un hecho que lo apasione. Y ocurre como en el periodismo: la objetividad es imposible; lo que se busca es la responsabilidad” (Educación y Biblioteca 141, 2004). La responsabilidad es algo que siempre tratamos de inculcar en los niños, y los libros informativos nos dan buenos ejemplos de autores comprometidos con su trabajo. Es el caso del ilustrador checoslovaco Peter Sís, que emigró a Estados Unidos siendo joven y cuyos libros de propia creación muestran una gran responsabilidad por la educación de los niños. Dos de sus libros más emblemáticos, las biografías dedicadas a Galileo y a Darwin, muestran la tensión entre la iglesia y la ciencia en diferentes épocas históricas, y toman una postura clara a favor de la ciencia y sus descubrimientos. Sobre el libro de Galileo, Sís nos dice: “Fue, por mi parte, un homenaje al espíritu humano. Las victorias y los fracasos (o razonamientos) de este hombre son un mensaje destinado a todos los

“Los niños valoran el esfuerzo y la pasión de autores y editores en la creación de sus libros. Les gusta que los tomen en serio y les cuenten el mundo”

Había una Vez 15


Libros informativos

“Si conseguimos animar a los niños en su curiosidad y ayudarles a que encuentren respuestas por sí mismos, entonces los libros les abrirán nuevos horizontes. Es nuestro compromiso con ellos”

niños incomprendidos, un mensaje que les dice que la verdad terminará por llegar (incluso si, para algunos, se necesita mucho tiempo)” (Michel Host: Peter Sís ou l´imagier du temps. Grasset, 1996). Los libros, de esta manera, son excelentes preparaciones al mundo y a su diversidad. A veces ni siquiera necesitan palabras, como el bello libro ilustrado del brasileño Fernando Vilela Tapajós. Uma aventura nas águas da Amazônia (Atica, 2008), en el que cuenta de forma visual cómo el río Amazonas se funde con el Tapajós para mostrar la variedad social y cultural que aglutina. En la temporada en que el agua crece, los habitantes desmontan sus casas para trasladarse a un lugar seco. Los dos niños protagonistas viven todo esto como una aventura, pues para ellos es una época para jugar al fútbol, divertirse con los animales, tocar música e inventarse juegos, como hacen los niños en cualquier parte del mundo. La verdad y la belleza El investigador Martin Gardner habla en sus libros de una educación en la “verdad y la belleza”. La verdad y la belleza se encuentran también en los libros informativos, aunque sea el relato triste de algo que debe contarse. En el libro Migrar de Juan Manuel Mateo y Javier Martínez Pedro (Ediciones Tecolote, 2011), los autores relatan el viaje de una niña y su familia a los Estados Unidos. Los que conocen la realidad no se sorprenderán al ver unas imágenes muy elocuentes de lo que es un viaje lleno de peligros e incertidumbres. “Con este papel –dicen los autores– contamos la historia de los que sí llegan, para no olvidar que hay mujeres, hombres y no sabemos cuántas niñas y niños que desaparecen o mueren en el camino”. El relato de la niña, brevísimo y con un discurso ingenuo e infantil, se complementa con un precioso dibujo hecho a la manera

16 Había una Vez


Nunca sabemos qué libros despertarán una pasión. James Jensen, llamado “Dinosaurio Jim”, fue el más grande descubridor de huesos de dinosaurios jamás vistos en 1972. Él relata así su despertar: “Mi padre trajo a casa un libro usado de geología, y en la contraportada había dibujos de dinosaurios. Mientras que otros niños soñaban con tener una bicicleta, yo soñaba con encontrar dinosaurios. Siempre despertaba antes de lograr desenterrarlos. Jamás tuve una bicicleta, pero nunca dejé de soñar con dinosaurios”.

Libros informativos

de las antiguas historias contadas sobre papel amate, lleno de detalles, en un libro que se despliega como un acordeón.

Los libros informativos también cuentan las contradicciones del ser humano. En el libro Los peores inventos del mundo, subtitulado Los artilugios más absurdos jamás imaginados (Océano Travesía, 2011), Jack Watkins explica a los niños el loco afán del ser humano por inventar. Conocemos los inventos que funcionan, claro, pero quedan atrás muchos otros que pronto son olvidados. Como dice el autor en su prólogo: “Este libro celebra los inventos poco reconocidos que son especiales por su espectacular inutilidad: artefactos, máquinas o vehículos diseñados con fallos básicos que los dejan inútiles para su propósito, u objetos creados para resolver problemas inexistentes”. El libro arranca una sonrisa en cada página e invita al lector a cuestionarse esta locura inventora, como cuando presenta el “zapato en dos direcciones” que consiste en dos zapatos pegados por los talones. Este zapato nace de un movimiento japonés llamado chindogu, o arte de los objetos inútiles. Protesta sutil contra el consumismo y la forma en que se convierte todo en artículos de compraventa. Los zapatos se ofrecen para aquellos “que no saben a ciencia cierta si van o vienen”. También atrapan los libros para pensar. Libros donde el lector espera una historia y encuentra muchas preguntas que lo harán detenerse. Noche de tormenta de Michèle Lemieux (Lóguez Ediciones, 2006) presenta a una niña que se va a la cama y dice: “¡No puedo dormir! Miles de preguntas se agolpan en mi cabeza”. Y no son preguntas simples; la niña quiere saber si hay vida en otros planetas, de dónde venimos, si se puede elegir la vida que se quiere o a dónde van los que mueren. Todos los niños han preguntado a sus padres cómo era la vida antes de que ellos nacieran. Libros como este les permiten averiguar sobre esa vida y la de los otros. La satisfacción que proveen estos libros son un estímulo para la lectura y el saber. Incluso cuando se trata de un tema complejo, como el del tiempo, materia que la ilustradora alemana Antje Damm explica con humor y paciencia en su libro ¿Qué es el tiempo? (Iamiqué, 2011).

Había una Vez 17


Libros informativos

Con una gran economía de recursos presenta, con ilustraciones llenas de humor y creatividad, situaciones en las que el tiempo se detiene, va rápido, pasa, o se mide. Por ejemplo, cuando otra niña se ha hecho un desastre en el pelo con las tijeras y dice: “A veces te gustaría volver el tiempo atrás”. Los niños valoran el esfuerzo y la pasión de autores y editores en la creación de sus libros. Les gusta que los tomen en serio y les cuenten el mundo. También, que no pierdan de vista que son niños y disfrutan divirtiéndose. Los libros les pueden proporcionar ratos muy estimulantes. Y hay muchos libros para estos ratos de lectura. De nuevo la curiosidad Estoy citando una pequeñísima parte de la producción de libros informativos. La variedad de temas y de formas de presentarlos multiplicará las oportunidades de los niños de construir su conocimiento. En filosofía hay una palabra llamada “serendipia”, que se define como un descubrimiento o hallazgo inesperado producido cuando se está buscando otra cosa distinta. Eso ofrecen casi todos los libros informativos: la sorpresa y la pregunta. Estamos tan acostumbrados a trabajar con los niños el pensamiento convergente que el cambio que supone aceptar las preguntas variadas de los niños nos resulta complejo. Pero queremos el pensamiento divergente, el pensamiento creativo, las preguntas variadas, las diferentes maneras de leer un mismo libro. En este proceso, los conocimientos se relacionan, aparecen nuevos interrogantes, vamos a otros libros. La memoria no se entrena entonces para recordar y almacenar cosas sino para buscar y encontrar. De nuevo la curiosidad. Los que estamos leyendo este artículo creo que coincidimos en algo: cuanto más sabemos del mundo, más interesante nos resulta. Si conseguimos animar a los niños en su curiosidad y ayudarles a que encuentren respuestas por sí mismos, entonces los libros les abrirán nuevos horizontes. Es nuestro compromiso con ellos. Que sepan usar la información, que tengan acceso a ella, que elaboren su propio conocimiento. Todo esto les liberará de los prejuicios y las etiquetas. Frente a una lectura pasiva, que busca la evasión y que permite la identificación de sus personajes, tenemos que formar a un lector activo, capaz de enfrentarse a un texto sobre conceptos abstractos, que pueda buscar y encontrar lo que necesita, con curiosidad y capacidad para relacionar ideas, argumentar sus puntos de vista y escuchar opiniones diferentes.

18 Había una Vez


Libros informativos

Debemos ayudarles a pasar de ser lectores-pescadores, esos que con calma miran el agua del río pasar mientras esperan que caiga un pez en el anzuelo, a ser lectores-cazadores, que van en busca de lo que necesitan o les interesa, que saben utilizar sus propios criterios para localizar, no una obra completa, sino posibles fragmentos de aquello que precisan. Es un desafío para el que la oferta de libros informativos del momento puede ayudarnos por su variedad y por su calidad. La evasión que nos proporciona la literatura es tanto o más importante como la reflexión y la construcción del conocimiento que nos brindan los libros informativos.

Había una Vez 19


Ilustraci贸n de Maya Hanisch

www.mayahanisch.blogspot.com 20 Hab铆a una Vez


Libros informativos

De menos a más: El camino del libro informativo en Chile

Por María Isabel Molina Socia fundadora de PLOP! Galería Directora editorial en Grafito Ediciones Investigadora en edición e ilustración

Desde los catecismos de las primeras escuelas hasta los actuales textos que conjugan ilustración y diseño de gran nivel, este género ha pasado por una constante transformación para desempeñar su rol didáctico sin dejar de ser atractivo para niños y jóvenes.

Había una Vez 21


Libros informativos

U

n libro con la historia de la medicina occidental, ilustrado y en formato grande. Ese fue uno de los “tesoros” de la biblioteca que acapararon mi atención en mis primeros años de lectora. Recuerdo como si fuera hoy cuando me permitieron llevarlo por todo el fin de semana a casa, para mi gran alegría (y la de mis padres, quienes seguro pensaron que tendrían una hija médica). La fascinación por las láminas científicas, las imágenes de ciudades, los mapas y banderas, las recetas y los diagramas de naves espaciales, son un denominador común de grandes lectores cuyo interés por entender el entorno inmediato corrió en paralelo a las lecturas sobre mundos fantásticos. Pero, ¿en qué lugar de la historia de la LIJ se puede rastrear al género del libro informativo? ¿Cuáles son sus orígenes e hitos en la trayectoria de las prácticas de lectura y de la producción editorial nacional? Esta es una pregunta amplia, que puede intentar esbozarse a través de ciertos títulos significativos que dan cuenta del alcance de este tipo de libro y sus transformaciones. “No te conformes con ser claro, sé, si puedes, elegante en tu palabra”. Con esta frase la poeta Gabriela Mistral instaba a los docentes en Palabras a los maestros a imprimir belleza en los contenidos educativos. Era 1918 y en Chile la LIJ estaba tras los semanarios y revistas infantiles. Además, se gestaba un interesante movimiento de autores, ilustradores y editoriales que haría eclosión en la década de los treinta y cuarenta. Definido hoy como un libro que brinda reflexión y que aporta a la construcción del conocimiento, tal como señala Ana Garralón en su blog Anatarambana, el informativo es en Chile un tipo de libro bastante nuevo en cuanto a su conceptualización, no así en cuanto a su desarrollo, fuertemente unido al texto educativo y al mundo escolar en sus orígenes, y que después se independizaría con propuestas cuidadas y acordes a los gustos de niños y jóvenes. El aula colonial y republicana Si consideramos los primeros libros usados en Chile por establecimientos y profesores como un posible punto de partida para escudriñar el libro informativo, aparecen los catecismos y libros religiosos –aunque hoy no encajen en la definición– como referentes ineludibles dentro del conjunto de primeros textos con funciones didácticas para niños. En un contexto histórico en el que las pautas religiosas estaban íntimamente ligadas con las normas sociales, ¿qué valores debían regir a un buen ciudadano? Los mismos por los que se guiaba un buen católico, lo cual se debía traspasar a los más pequeños y jóvenes.

22 Había una Vez


Libros informativos

“La fascinación por las láminas científicas, las imágenes de ciudades, los mapas y banderas, las recetas y los diagramas de naves espaciales, son un denominador común de grandes lectores cuyo interés por entender el entorno inmediato corrió en paralelo a las lecturas sobre mundos fantásticos”

Amanda Labarca, en Historia de la enseñanza en Chile (Imprenta Universitaria, 1939), describe que las instituciones educativas de la Colonia tenían por objetivo “formar súbditos obedientes y católicos, a toda prueba…”. Bajo esos preceptos, los primeros textos eran silabarios o cartillas, que se producían en el Hospital de Nuestra Señora de Atocha de Lima, desde donde proveían a casi toda América Latina. Labarca enumera una lista de los títulos más utilizados en las escuelas de la Colonia, una quincena como mucho, todos previamente aprobados por las autoridades. Destacan el Catecismo de Ripaldá, el Compendio de la historia de España de Duchesne, la Curiosa Filosofía del Padre Nieremberg y los Diálogos de Desiderio y Electo. Hubo un intento por introducir nuevos textos y modernizar estos elementos didácticos, en una medida impulsada por Carlos III en 1771, lo que no fructificó porque los libros no fueron enviados ni podían ser producidos en Chile, debido a que en ese momento todavía no llegaba la imprenta al país. La situación de los textos escolares –que eran los más cercanos al texto informativo que conocemos hoy– se mantendría estable en cuanto a la poca innovación y dependencia de las propuestas foráneas, según Labarca. En 1826, Carlos Loizier, ingeniero francés, asume la dirección del Instituto Nacional (institución modelo de la enseñanza en la naciente república) y decide impulsar la creación de una biblioteca y darles un giro a las lecturas escolásticas a través de la entrega de “nuevos textos a los alumnos, haciendo traducir algunos y estimulando a jóvenes profesores a escribir otros”. En el caso de las escuelas normalistas, algunos de los títulos que el Estado proveía a alumnos eran El lector americano y Geografías y Lecciones del Universo, según María Loreto Egaña en La educación primaria popular en el siglo XIX en Chile (LOM, 2000). La enseñanza moral seguía dictándose a través de libros religiosos como el Catón cristiano-político, para el uso de las escuelas primarias del Estado de Chile de José Cienfuegos, según consigna Jorge Rojas Flores en la Historia de la infancia en el Chile republicano (JUNJI, 2010). Había una Vez 23


Libros informativos

A nivel de política de fomento lector, en 1856 se abrieron 44 bibliotecas públicas en las escuelas de las principales provincias. Según Labarca, algunos títulos que se adquirieron fueron Vida y viajes de Colón de Washington Irving, Conquista de México y Conquista de Perú de Guillermo Prescott y Ensayo sobre Chile de Vicente Pérez Rosales. Estos libros no fueron realizados especialmente para los más pequeños pero sí tenían como fin entregar una visión de la historia y de la conformación de las sociedades latinoamericanas. Otros textos importantes durante la época fueron los silabarios. El primero de ellos fue la Cartilla del Padre Zárate (1821). Diseñados para abrirles las puertas a la lectura y escritura a grandes y chicos, daban un lugar destacado a la ilustración, pues era parte del sistema de enseñanza la asociación entre imagen y texto. También se recurría con frecuencia al uso de distintas tipografías. Este es el caso del Método de Lectura Gradual por Domingo Faustino Sarmiento (1845), mientras que entre los del primer tipo destacan los realizados por Claudio Matte (1884), por Amanda Labarca con ilustraciones de Alfredo Adduard (1960) y el más famoso: el Silabario Hispanoamericano de Adrián Dufflocq, ilustrado por Mario Silva Ossa, Coré (1945). Nuevos libros para nuevos públicos Con el cambio de siglo se comienza a instalar en Chile el desarrollo de la literatura infantil. El destacado investigador Manuel Peña Muñoz relata en la Historia de la Literatura Infantil Chilena (Andrés Bello, 1982) que en la década de los veinte la preocupación por la literatura infantil se consolidará, aunque “las publicaciones de la época tienen una connotación más bien pedagógica”. Es, entonces, un cambio sutil que dará espacio a nuevos relatos. A mediados del siglo XX destaca la propuesta de editoriales como Colegio, que junto con libros de ficción publicó varias biografías de héroes, y Zig-Zag, que

“En los últimos años se empezó a desarrollar en Chile una interesante etapa para el género informativo”

24 Había una Vez


En los últimos años se empezó a desarrollar en Chile una interesante etapa para el género informativo. Fueron hitos como Sabores de América de Ana María Pavez y Constanza Recart, ilustrado por Isabel Hojas (Amanuta, 2009), o Animales chilenos de Loreto Salinas (Pehuén, 2010), los que impulsaron libros ilustrados que daban cuenta de la identidad gastronómica o de la fauna del territorio. Se sumaron títulos que indagan en otros campos, como Ven a ver arte chileno de Agustina Perera e Iván Larraguibel (Ekaré Sur, 2013) o Mira tú. Guía para perderse en Chile de Juan Pablo Barros (Hueders, 2014), con el foco en la cultura, la historia y el arte.

Libros informativos

creó una colección informativa sobre ciudades, flora y vestuario, entre otros, como señala Peña Muñoz. Un cambio importante que se efectuó en este período fue la incorporación de nuevos formatos, como las numerosas revistas con secciones educativas (El Cabrito, Don Fausto, etc.), los álbumes de láminas (Mundicrom) y los libros para colorear (Cuadernos Bilz).

También se retoma la propuesta para colorear, con la Colección Pinta y recuerda del sello Ocho Libros, y la serie Libros con Respuestas de Recrea Libros, realizada con fotografías y dedicada a la ciudad y la biología. Pero un gran cambio vendría con la creación de catálogos editoriales cuyo peso descansa en gran medida en este género. Letra Capital Ediciones ha dedicado dos títulos a la historia de hitos santiaguinos: Plaza de Armas. El corazón de Santiago (2012) y Cerro Santa Lucía (2014), ambos de Vólker Gutiérrez e ilustrados por Pati Aguilera y Bárbara Oettinger, respectivamente. En su catálogo también figura una obra ligada al patrimonio culinario chileno, el recetario Para chuparse los dedos de Pati Aguilera (2013). El caso de Confín Ediciones remarca el buen momento actual del libro informativo con éxitos como Cracks de Danilo Díaz, Jennifer King y María Paz Garafulic (2013) o Participa, 50 acciones por un mundo mejor de King y Garafulic (2014), entre otros. Libros dedicados a las ciencias e historia son el sello inconfundible de esta editorial. ¿Seguirán avanzando las propuestas de libro informativo hacia nuevos formatos? El desarrollo de las Apps y otros sistemas interactivos constituyen un nuevo reto. Pero, paralelamente, varias editoriales siguen preparando, en este mismo momento, atlas, recetarios y manuales para mirar el mundo con nuevos ojos, en el mismo formato de papel y con equipos autorales dispuestos a asombrar a grandes y chicos.

Había una Vez 25


Ilustración de Mari Pérez

http://mariperezilustraciones.tumblr.com/ 26 Había una Vez


Libros informativos

Descubrir y guiar: Lecturas informativas en contextos educativos

Por Paola Faúndez Máster en LIJ de la UAB Biblioteca Colegio Wenlock

Desde su experiencia de más de dos décadas como bibliotecaria escolar, Paola Faúndez repasa algunas claves para seleccionar y trabajar con libros informativos en el aula o la biblioteca.

Había una Vez 27


Libros informativos

T

rabajar con textos informativos en salas de clases, bibliotecas escolares, salas de párvulos y talleres es, además de una buena idea, una necesidad importante en la etapa en que los niños y niñas están formando sus conocimientos de la sociedad que los rodea. Con ellos podrán ampliar su mundo, desarrollar habilidades de información (extraer, organizar, juzgar), valorar y empatizar con el mundo transformándose en ciudadanos conscientes, responsables e informados. ¿Por dónde partir? Lo primordial es un mediador comprometido, que conozca una variedad importante de libros de referencia o no ficción, que tenga la habilidad de graduarlos por niveles de lectura dependiendo del lector que tiene enfrente, que logre presentarlos como libros interesantes y llenos de conocimientos, que despierte la curiosidad del lector leyendo algunas páginas en conjunto. Tal vez, para ejemplificar, diremos que quien medie estos libros debe poder entregar el libro correcto al lector que lo espera, sin abrumar con información excesiva y evitando subvalorar al niño o joven. Es interesante notar que los lectores de libros informativos leerán sobre sus intereses o hobbies sin importar el grado de dificultad de lectura que el libro les ofrezca; en estos casos su nivel lector no estará determinado por su edad o por el nivel que cursa, ya que el interés personal será el motor principal. Todos tenemos sobrinos o hermanos que a una edad temprana parecían expertos en insectos, piedras, mariposas, momias o dinosaurios. Una vez que decidimos trabajar con un grupo lecturas informativas, una buena estrategia es encontrar una biblioteca que tenga libros informativos atractivos para distintas edades e intereses, y que estén al alcance de niños y mediadores. En los últimos años, las bibliotecas públicas y escolares chilenas han privilegiado las colecciones literarias o de ficción, en desmedro de las informativas. Las razones son variadas: la falta de conocimiento y valoración de estos por mediadores de lectura, el boom experimentado por la literatura infantil que ha multiplicado la oferta de editoriales y autores, y la aparición de los libros álbum, por nombrar algunas. Tal como sucede con los textos literarios, no todos los libros informativos disponibles en el mercado son adecuados o recomendables. Con frecuencia encontramos libros que incurren en errores de contenido al no estar asesorados por especialistas en el tema o que subestiman al lector infantilizando la información.

28 Había una Vez


Desde mi experiencia con los libros informativos en la biblioteca escolar, me gustaría destacar algunos aspectos de diseño y edición que adquieren relevancia en este tipo de contextos educativos. Lo primero, la presentación. Ojalá tapas duras con portadas atractivas y títulos precisos, que reflejen a cabalidad el contenido del libro. A los niños les encanta revisar y comentar con sus amigos los datos que van descubriendo. Por eso, los formatos medianos o grandes, con hojas resistentes y empastes cosidos, funcionan muy bien a la hora de ser hojeados en grupo. También son muy cotizados en las bibliotecas los libros que incorporan mecanismos de diseño, tales como el despliegue de páginas –que hacen, por ejemplo, crecer a la ballena o al dinosaurio para adivinar su tamaño real–; los troquelados, que llevan al lector a nuevas páginas o personajes; los que usan solapas para descubrir un animal o un objeto que amplía el sentido de la lectura, o los con sonido, que imitan a la naturaleza, animales o medios de transporte. Es importante, eso sí, recalcar que un diseño atractivo o moderno no es garantía de calidad; hay otros factores que tener en cuenta a la hora de escoger un libro informativo para la biblioteca.

Libros informativos

Algunos puntos a considerar

En línea con lo mencionado anteriormente, es fundamental que el libro entregue información correcta y verídica. En el número 10 de la Revista Había una Vez, la editora del sello especializado Iamiqué, Carla Baredes, destacó la importancia de que un libro informativo tenga autores que respalden los contenidos o alguna institución que avale la información. Esta no debe inducir a error y las leyendas bajo una fotografía o ilustración deben ser coherentes con lo que el niño visualiza. Si bien no es fácil revisar la veracidad y exactitud del contenido porque no somos expertos en todos los temas, un mediador puede confiar en el prestigio de editoriales serias para áreas específicas, lo que facilita la selección y compra.

“…quien medie estos libros debe poder entregar el título correcto al lector que lo espera, sin abrumar con información excesiva y evitando subvalorar al niño o joven” Había una Vez 29


Libros informativos

En el mismo artículo de HUV, Baredes también llama a descartar “los libros que subestiman al lector, que piensan por él o le dan moralejas. Muy por el contrario, inclínese por aquellos libros que valoran su capacidad de observar, de comprender y de sacar sus propias conclusiones”. El libro informativo debe ser coherente respecto a la terminología propia del contenido, sin descripciones figurativas, acompañada por glosarios con infografías precisas y de fácil comprensión visual. Resulta especialmente valioso que, en las series de lectores avanzados, se incluya una bibliografía o referencias a páginas web que permitan profundizar los intereses del lector. Una opción para bibliografías de textos informativos es la que acompaña los actuales Programas de Estudio de Lenguaje y Comunicación, que ofrecen un listado recomendado para cada unidad de trabajo que el profesor debe revisar. Trabajar en contextos educativos: algunas ideas -Ampliar la lectura de un libro literario con un cruce al libro informativo. A partir, por ejemplo, de Cosita Linda de Anthony Browne, se puede revisar en la revista National Geographic de enero de 1985 la historia real de Koko, el primer gorila en cautiverio que aprendió el lenguaje de señas, gracias al cual pidió un gatito. De igual forma, tras leer los cuentos de Julio Cortázar se puede recurrir al Diccionario de los símbolos de Chevalier, editado por Herder, para descubrir el significado de ciertos números, nombres u objetos que aparecen reiterativamente en sus narraciones. Las combinaciones posibles son múltiples y diversas; está en el mediador encontrar los cruces más atractivos y apropiados para cada nivel. -Presentar un tema o unidad curricular a partir de una selección de libros informativos. Por ejemplo, antes de entrar de lleno al estudio de una unidad de Ciencias Sociales o Matemáticas entre primero y octavo básico, se pueden llevar a la sala de clases libros del tema a tratar, ya sea de exploradores, navegantes e instrumentos de navegación, o libros que permitan introducir fracciones, geometría básica o la vida de matemáticos famosos. -Incorporar lecturas informativas en la Lista Mensual de Lecturas del plan de Lenguaje y Comunicación. Podemos incluir títulos informativos en todos los cursos y acompañar la lectura de este tipo de textos con la rutina del antes,

30 Había una Vez


Libros informativos

“Es interesante notar que los lectores de libros informativos leerán sobre sus intereses o hobbies sin importar el grado de dificultad de lectura que el libro les ofrezca”

durante y después. Libros como Juegos Tradicionales (Amanuta, 2011), Cachorros del fin del mundo (Pehuén y Ojoreja, 2014), Chile: de la A la Z (Everest, 2012) o Elegí vivir (Grijalbo, 2004) abren nuevos espacios de conversación para los alumnos y ellos aprecian el modelo de lectura que ofrece el profesor. -Potenciar el uso de las revistas populares y/o especializadas. Las revistas son textos mixtos que los alumnos deben conocer, evaluar y aprender a citar. Se puede, por ejemplo, invitar al profesor de Biología a usar las revistas de la biblioteca para el inicio de una unidad con 2º Medio. Eso implica un trabajo previo de selección entre el profesor y el bibliotecario para poner a disposición de los alumnos varias opciones. -Bibliotecas de aula diversas. Sabemos que tener libros a disposición de los niños en la sala de clases privilegia la autonomía en el uso de información y da opciones a espacios de ocio en la rutina diaria. Dividir la colección en dos casilleros (o cajas plásticas), separando visualmente los textos literarios e informativos, puede cooperar visualmente a la identificación y uso de los distintos tipos de textos.

Había una Vez 31


Columna

ABRIR NUEVAS INTERROGANTES Por Carla Baredes Licenciada en Física, especializada en Divulgación Científica Fundadora y directora de Ediciones Iamiqué junto a Ileana Lotersztain

La argentina Iamiqué es la única editorial latinoamericana que edita exclusivamente libros informativos para niños. Carla Baredes, una de sus fundadoras y directoras, revela las motivaciones y desafíos de un sello que es sinónimo de atractivo y calidad. Somos científicas y nos encanta la ciencia, sobre todo la “ciencia de sobremesa”, esa que anima la conversación, sorprende, desafía las verdades indiscutidas, responde antiguas interrogantes, despierta otras nuevas y, sobre todo, se puede compartir. En ese ir y venir compartiendo saberes y curiosidades, después de años y años de oficiar de “contestadoras” de amigos, hijos de amigos y familiares (“Tenemos una pregunta para hacerte”), descubrimos que, contrariamente a lo que pueda esperarse, las personas se interesan por las cuestiones más simples. Todos –niños y grandes– sentimos curiosidad por comprender los misterios de la vida cotidiana, esos fenómenos inquietantes con los que nos topamos en la cocina, en la playa o en el tren. ¿Y por qué hacemos libros para niños? A la hora de preguntar, los niños no tienen ningún tipo de 32 Había una Vez

prejuicio: aceptan su ignorancia y no se sienten obligados a hacer preguntas “inteligentes” (lo ponemos entre comillas porque las preguntas que hacen los niños suelen ser muy inteligentes). Pero, por sobre todas las cosas, son entusiastas y curiosos insaciables, y adoran todo aquello que los sorprende, que los desafía, que pone en jaque su saber o sus ideas previas. Por otro lado, el libro permite replicar, miles de veces, ese momento íntimo y mágico que se produce cuando un niño quiere comprender y un adulto le explica y pone en juego todos los recursos de los que dispone para satisfacer ese deseo de saber. ¿Quién no recuerda algún libro que le leyeron de pequeño, con el que aprendió cómo circula la sangre, por qué llueve o cómo respiran los anfibios? El libro es un objeto bello, querible y está lleno de contenido simbólico. ¡Nos gustan los libros!


Por eso, si bien el formato y la presentación de los temas se enmarcan dentro de lo infantil, nuestros libros los leen en familia o todos los miembros de la familia. Recibimos muy seguido mails de adultos (varones y mujeres) haciendo comentarios sobre los libros, felicitándonos, incentivándonos a que hagamos otros textos (con sugerencias de temas). Y nos resulta encantador cuando un adulto, que jamás se compraría un libro de divulgación científica para sí, nos cuenta que se llevó el libro a la cama y se lo devoró esa misma noche. Y luego, inevitablemente, confiesa: “Aprendí muchas cosas...”. Una vez nos dijeron algo que grafica muy bien qué es lo que ocurre cuando un libro nuestro llega a una casa: “Queda circulando largo tiempo: primero lo ves en la cocina, después en el baño, luego en algún dormitorio…”. A la hora de decidir qué publicar, sobre qué tema indagar, el primer desafío es encontrar aquello que percibimos que despierta interés o puede hacerlo, tanto en niños como en adultos. Una vez que elegimos el tema (el porqué de los terremotos y los volcanes, por ejemplo, o cómo ayuda la ciencia a

descubrir quién robó una obra de arte), ponemos la mira en lograr un planteo atractivo, tanto desde el punto de vista de la lectura –que sea motivador, que tenga gancho–, como desde lo estético –que tenga un buen diseño, que sea de fácil lectura y, a la vez, innovador–. Otro desafío fundamental es encontrar la persona indicada para escribirlo. A veces llega sola, con una idea, pero la mayoría de las veces la convocamos nosotras. Nos importa su preparación académica, que sepa de la cuestión, pero también es fundamental que sintonice con nuestro estilo y que entienda nuestra propuesta: no son libros para enseñar un tema, sino libros para ser elegidos, leídos, disfrutados y compartidos. No hacemos libros que proporcionan un conocimiento acabado sobre un asunto ni que se ajustan al currículum escolar –aunque los maestros y bibliotecarios son muy entusiastas de Iamiqué, pues sienten que son propuestas distintas y muy motivadoras para introducir ciertos temas–, sino libros que despiertan y estimulan el placer de comprender y preguntarse. Y sobre todo, son libros que pretenden abrir nuevas interrogantes.

Había una Vez 33


Desde las Bibliotecas CRA

Los libros informativos en el CRA Por Equipo de Bibliotecas Escolares CRA Usualmente se asocia el fomento y aprendizaje de la lectura a la ficción y la literatura. Sin negar su rol fundamental, resulta necesario subrayar también la importancia de los libros informativos, aquellos que ponen al alcance del público lector conocimientos de un área determinada. Cuando logran cautivar al lector, desafiándolo con preguntas interesantes e invitándolo a pensar, los libros informativos se convierten en una gran herramienta para apoyar los aprendizajes de disciplinas como Historia, Geografía y Ciencias Sociales, Artes Visuales, Música, Ciencias Naturales, etc. Incluso, estos libros permiten muchas veces complementar materias distintas o trabajar el desarrollo de habilidades como la búsqueda, la síntesis y el análisis de información. Los libros informativos, por supuesto, son parte de la Biblioteca Escolar CRA, que siempre ha sido concebida como un lugar en el que la lectura se experimenta de manera transversal, con una colección que refleja la diversidad del mundo del libro. Entre los títulos disponibles en la colección CRA podemos mencionar, para educación básica, el libro de Majungmul y Yoon-Chu KIM Un paseo matemático por el museo. ¿Cómo se relacionan las matemáticas y el arte?

34 Había una Vez


(Iamiqué, 2011), que incluye además actividades. Richard Scarry propone en El gran libro de las palabras (Kókinos, 2011) un diccionario ilustrado español-inglés con ilustraciones atractivas y breves historias. Un propósito semejante persiguen Mary Hoffman y el ilustrador Ros Asquith con El gran libro de las emociones (Juventud, 2013), que describe distintos estados emocionales con ilustraciones de situaciones comunes para niños y niñas. Para los estudiantes de educación media, también hay muchas posibilidades. Aquí presentamos solo algunos ejemplos, tales como Física para Andrea de Rafael Alemañ (Laetoli, 2011), que ofrece un viaje para conocer las distintas regiones de la ciencia física. Agustín Iriarte, en Mamíferos de Chile (Lynx, 2008) ofrece al lector un completo registro de estos animales, junto con información acerca de cada especie, imágenes y gráficos de gran calidad. También podemos mencionar el libro Apuntes para la historia de la cocina chilena (Uqbar, 2008) de Eugenio Pereira Salas, que recoge recetas del pasado y nos cuenta acerca de la historia culinaria del país. Con ilustraciones y un mapa parecido al de las estaciones de metro para representar una gran cantidad de movimientos artísticos, Will Gompertz y su libro ¿Qué estás mirando? 150 años de arte moderno en un abrir y cerrar de ojos (Taurus, 2013), recorre los distintos movimientos que han marcado el arte desde mediados del siglo XIX hasta nuestros días. Los libros informativos son un gran incentivo para despertar la curiosidad y las ganas de aprender más sobre alguna materia, y pueden resultar esenciales como complemento de los aprendizajes curriculares. Además, representan una oportunidad para todos aquellos docentes que quieran incorporar la lectura a sus estrategias didácticas.

Había una Vez 35


Desde el SNBP

Libros electrónicos que informan, enseñan y entretienen Por Sistema Nacional de Bibliotecas Públicas

¿Cómo funciona el cuerpo humano? ¿Por qué se producen los terremotos? ¿De qué está hecho el Universo? Preguntas que encuentran respuesta y que estimulan a niños y niñas a seguir profundizando en diversas áreas del conocimiento. Estos son algunos de los títulos disponibles de manera gratuita en la Biblioteca Pública Digital. Los denominados libros de conocimiento o informativos son parte fundamental en las colecciones de las bibliotecas públicas chilenas, en tanto contribuyen a cumplir con una de sus funciones primordiales, que es educar y entretener, sirviendo de agente en el proceso de aprendizaje permanente de los miembros de su comunidad. Dentro de esta tipología se engloban las obras de referencia, narraciones informativas, libros de divulgación y de consulta. En palabras de la académica española Mónica Baró, en su artículo Libros de conocimiento o libros informativos, son “una puerta abierta al mundo y a las realizaciones humanas y, por tanto, un elemento de culturización incuestionable que, además, puede contribuir a la consolidación del hábito lector en aquellos niños y jóvenes que no se sienten atraídos por los libros de ficción y que, en cambio, sienten más curiosidad por el mundo que les rodea”. Las bibliotecas públicas disponen de una vasta y variada oferta para todas las edades. Esto también queda reflejado en la Biblioteca Pública Digital, plataforma implementada por el Sistema Nacional de Bibliotecas Públicas de la Dibam que entrega a la comunidad, de manera gratuita, un catálogo en línea de colecciones en formato digital. Son textos que presentan una enorme diversidad de temas y tratamientos, muchos de los cuales están dirigidos al público infantil. Hay desde publicaciones que enseñan a perderle el temor a las matemáticas hasta otras que ayudan a entender el proceso de la globalización, todo explicado de manera sencilla y entretenida. Libros que

36 Había una Vez


comunican emoción y curiosidad, que contestan preguntas y abren puertas a nuevos interrogantes, sin perder de vista la función lúdica y recreativa de la lectura. Algunos de los títulos recomendados de la Biblioteca Pública Digital son: Viste América de Maya Hanisch (Editorial Amanuta, 2013) El diablo de los números de Hans Magnus Enzensberger (Ediciones Siruela, 2013) La vuelta al mundo de un forro polar rojo de Wolfgang Korn (Ediciones Siruela, 2012) Diez plantas que cambiaron el mundo de Gillian Richardson (Ediciones Siruela, 2014) ¿Por qué hay todo y no nada? de Richard David Precht (Ediciones Siruela, 2013)

70 preguntas curiosas sobre el mundo que nos rodea y sus asombrosas respuestas (Ediciones Siruela, 2013) Bienvenidos a la cocina de Inés Ortega (Ediciones Siruela, 2014) ¿Qué son las pulgas? de Alejandra Stevenson, Vesna Sekulovic y Virginia Donoso (Recrea Libros, 2008) El libro de los animales misteriosos de Lothar Frenz (Ediciones Siruela, 2014) Diccionario ilustrado aymaraespañol-inglés de Juan Carvajal, Arturo Hernández y Nelly Ramos (Pehuén Editores, 2001) El mundo de Sofía de Jostein Gaarder (Ediciones Siruela, 2011) ¿Por qué el Centro se llama Centro? de Soledad Ugarte y Virginia Donoso (Recrea Libros, 2008)

Mi primer atlas de Marcela López y Paulina Leyton (Pehuén Editores, 2011)

Vivir un terremoto de Olivier Balez, Trinidad Castro, Isidora Meier y Carlos Reyes (Editorial Amanuta, 2011)

Juguetes: 100 años de fabricación chilena de Juan Antonio Santis (Ocho Libros Editores, 2010)

Estos títulos y muchos más puedes encontrarlos en la Biblioteca Pública Digital. Búscalos en www.bpdigital.cl

Había una Vez 37


Recomendados por Mediadores

Abecedario Abrir, bailar, comer y otras palabras importantes

Autoras: Ruth Kaufman y Raquel Franco Ilustrador: Diego Bianki Pequeño Editor, 2014 ISBN: 9789871374595 para todos

Hace unos días llegó a mis manos Abecedario, el libro de Ruth Kaufman y Raquel Franco, ilustrado por el candidato al Andersen por Argentina, Diego Bianki. El libro resultó ganador del último Bologna Ragazzi Award, uno de los reconocimientos de más prestigio en el mundo editorial.

38 Había una Vez


En la convocatoria de los premios de Bolonia participan editoriales de todo el mundo, y se evalúan el diseño editorial y el diseño gráfico. Abecedario fue distinguido en la Categoría Nuevos Horizontes, un reconocimiento especial reservado a la industria editorial en los países árabes, América Latina, Asia y África: “Todas las ideas que ofrecen y que sirven de alimento para el pensamiento innovador”, según consta en la descripción del premio. Ni bien lo tuve en las manos pensé en el Silabario Hispanoamericano de Adrián Dufflocq Galdames con el que aprendí a leer al igual que cientos de niños chilenos. Claro que pasó mucha agua debajo del puente (¿o debería decir mucha didáctica?) y el método de enseñanza de la lectura y la escritura ha cambiado mucho. Ya a nadie se le ocurre usar el método de marcha sintética. Lo cierto es que este abecedario está muy bien. Las autoras juegan con las letras y los verbos, porque este es un abecedario de verbos (Abrir, bailar, comer y otras palabras importantes) a excepción de las difíciles K, Ñ, W y X, a las que les tienen que sumar un sustantivo porque tantos verbos con X no hay.

La ilustración es un tema aparte. En el libro, Bianki realiza 300 viñetas a mano con pincel y témpera. Son simples y despojadas con una paleta tierra con muchos verdes, azules y terracota. Las figuras humanas son escuetas y sencillas, casi un palote, pero plenas de movimiento y expresividad. En muchos casos la ilustración juega con el significado literal de la oración que propone el abecedario, logrando un efecto muy gracioso. El diseño también está a cargo de Diego y la calidad de la impresión es impecable, incluyendo una encuadernación símil tapa dura que abarata mucho el costo y mantiene la calidad. Es un libro pensado desde lo lúdico (creo yo) y no como un proyecto de alfabetización porque ya sabemos, la didáctica ha cambiado mucho. Pequeño Editor transforma un libro de cosas no muy graciosas –las clases de palabras y las letras del alfabeto– en un libro informativo divertido y dinámico, que dispara cantidad de cosas. Los invito a mirarlo y a encontrar sus verbos favoritos. Los míos: bailar (con Drácula), querer hacer pipí y, el que más me gusta, escribir a máquina en portugués (con un Pessoa muy serio pensando en andá a saber qué).

Carola Martínez Especialista en LIJ Editora independiente www.dondevivenloslibros.com

Había una Vez 39


Recomendados por Mediadores

A todo color Océano Travesía, 2010 ISBN: 9786074003741

4

años

“Para el niño, que vive preguntándose continuamente por el mundo que le rodea y para quien el asombro y la curiosidad son naturales, los libros informativos son un recurso más en su desarrollo como personas críticas” (Ana Garralón, Leer y saber. Los libros informativos para niños. Tarambana Libros, 2013).

40 Había una Vez


Como mediadores, muchas veces seleccionamos y ofrecemos exclusivamente obras de alta calidad literaria y atractivas ilustraciones, y no nos detenemos a considerar los libros informativos para nuestra labor. Olvidamos que estos pueden resultar tan sorprendentes y mágicos como el mejor de los cuentos. Es el caso de A todo color, un libro que nos habla sobre los animales, sus nombres, tamaños y colores, con una propuesta original y atractiva. De entrada, llama la atención por su gran tamaño (abierto de par en par mide más de 60 centímetros). Su porte no es antojadizo, pues obedece a una razón: permitirnos tener una mejor percepción de la altura de algunos de los animales que se presentan a lo largo de sus páginas en fotos de gran calidad. Así, nos maravillamos con el contraste que existe, por ejemplo, entre el pequeño Chinche boticario y la cabeza de un Panda adulto. A todo color se destaca por ser un libro informativo que sale del estereotipo. Aquí no encontraremos la clásica lámina o fotografía con la información científica correspondiente, sino una invitación a observar a los animales, insectos, aves y peces con sus tamaños diversos, y a maravillarnos con un abanico de colores que nunca habríamos esperado encontrar en la tierra ni en el mar, como el fuerte amarillo de la oruga Cerura vinula o el rojo de la garganta de la Fragata magnífica. Además, nos entrega curiosos datos sobre

Recomendado por Pilar Echeverría Profesora de Castellano Animadora de la lectura

los animales que retrata: descubriremos, por ejemplo, que el color del Flamenco se debe a “los camaroncitos con los que se alimenta” y que el color de las Arañas cangrejo depende de su entorno, para pasar desapercibidas ante sus depredadores. Otro gran atractivo del libro es que desafía al lector con preguntas y lo invita a mirar y a descubrir las respuestas en sus páginas: “¿Puedes ver el insecto Hoja gigante escondido entre el follaje de la rama?”. ¿Se imaginan lo difícil que es encontrar a este bichito verde, cuyo cuerpo y patas tienen forma de hoja, entre las ramas del árbol? Hagan la prueba. También hay que destacar que en el libro se menciona a los animales por su verdadero nombre y que cuenta con pequeñas descripciones escritas con un lenguaje cercano, juguetón y afable. Esto se refleja en una tipografía colorida y de tamaño variable, a veces muy grande, a veces muy pequeña. El tono juguetón continúa con el formato de las páginas, ya que algunas cuentan con solapas que se despliegan hasta tres veces para sorprendernos y mostrarnos la real dimensión de algunos animales, como el caso del Alcatraz patiazul o la Cebra. Todos estos elementos contribuyen a despertar la curiosidad del niño, invitándolo a seguir leyendo sobre cada uno de los exóticos seres que residen en la Tierra.

María Isabel Aguirre Licenciada en Literatura Encargada Área de Mediación Centro Lector

Había una Vez 41


Recomendados por Mediadores

Bestiario Autora: Adrienne Barman Libros del Zorro Rojo, 2014 ISBN: 9788494247330

4

para todos años

Todos los años se editan un gran número de abecedarios y enciclopedias de animales –tanto para niños como para adultos– que responden a la evidente necesidad que sentimos los seres humanos de ordenar el mundo para poder entenderlo.

42 Había una Vez


Por lo general, al abrir cualquiera de estos abecedarios y enciclopedias encontramos clasificaciones que suelen seguir un patrón fijo: del simple orden de la A a la Z pasando por las diferentes ramas de la zoología (ornitología, ictiología, etc.), hasta llegar a los hábitats y su fauna. Es cierto que todas estas propuestas no tienen por qué ser aburridas pero en cualquier caso no parecen demasiado creativas.

el primer puesto. La lista de familias es larga y variopinta: “grandes orejas”, “rosa chicle”, “fieles”, “amenazados”, etc. Igual de singular es la propuesta gráfica. A todo color y jugando con el realismo, cada animal combina una personalidad propia; no hay más que ver al panda gigante de la familia de los “amenazados” con lágrimas en los ojos, con el detalle suficiente para hacernos una primera idea de cada especie.

Saltándose este esquema limpio y secuencial, Bestiario es una mezcla heterogénea, excéntrica y variopinta que, sin embargo, mantiene el orden. Y es en este pequeño detalle donde reside la gran fascinación que me produce la propuesta de Barman. Parece que la autora se desentiende de todas las jerarquías impuestas y revisa sus propias inquietudes para establecer los criterios que le sirven a la hora de hacer su inventario.

Bestiario es un álbum que me recuerda ese inolvidable juego infantil de cartas en el que dos contrincantes se retaban por encontrar y recordar las características más insólitas de diferentes animales, y que tanto estimuló nuestra imaginación. Aquí la lectura también invita a mirar una y otra vez, encontrando siempre nuevos detalles, conexiones y preguntas que quedan sin respuesta, pues el texto simplemente sirve como enunciado de lo que se está representando. Las puertas quedan, por tanto, abiertas a que cada uno haga su lectura. El que quiera podrá inventar su inusual familia de animales, otros desearán ampliar la información consultando nuevas fuentes y seguramente muchos se deleitarán explorando, hojeando para adelante y para atrás y mirando desde ángulos diferentes. Un libro para lectores de cualquier edad que consigue que la creatividad se dispare.

Al abrir este álbum por cualquiera de sus páginas descubrimos que otro orden es posible y que además puede ir de la mano de la curiosidad y el humor. Así, por ejemplo, encontramos la familia de los “astutos”, donde el elefante y el cuervo pico comparten la misma página pues ambos gozan de buena memoria, o la familia de los “majestuosos”, en la que el gran tigre blanco compite con la cobra real para que les otorguemos

Recomendado por Inés Puig Maestra y directora de contenidos de Leoteca www.leoteca.es

Había una Vez 43


Recomendados por Mediadores

Mujeres chilenas inolvidables t

Reseñas históricas: Magdalena Burr Varios ilustradores Confín Ediciones, 2014 ISBN: 9789568995133

Son tiempos en que la MUJER toma

protagonismo. Hoy se habla de IGUALDAD de género, de reconocimiento y relevancia del ROL de la mujer en la sociedad, en nuestro país y en el mundo. Confín ediciones presenta a las mujeres que han marcado la historia.

para todos

En los más diversos ámbitos, desde la ciencia a la cultura, pasando por el activismo, la educación y el liderazgo,

12

recordamos a las MUJERES que han

construido la identidad nacional. Con una perspectiva gráfica, cercana y de fácil lectura, MUJERES CHILENAS

INOLVIDABLES es el mejor punto de partida para conocer y RECONOCER a estas tremendas protagonistas de nuestra sociedad.

años

reseñas por

Magdalena Burr Palma

De entrada, se nota que Mujeres chilenas inolvidables de Confín Ediciones es un libro importante: de formato impecable, tapa dura, papel grueso y una ilustración de portada cautivante de la basquetbolista Natacha Méndez, que resulta ser la invitación perfecta a la fiesta visual que hay en su interior.

44 Había una Vez


El libro es un recorrido por la historia de Chile, contada a través de la vida de mujeres que dejaron una huella y que ayudaron a forjar nuestra identidad nacional. Se podría decir que es una oda al género femenino, pero va más allá. Es un reconocimiento a NUESTRAS mujeres, a esas heroínas que han hecho de nuestro país el Chile que es hoy, desde la guerrera Guacolda en el siglo XVI hasta personalidades más contemporáneas, como la soprano Verónica Villarroel. En total son 84 mujeres que han brillado en diferentes ámbitos: la política, la religión, la literatura, la música, las artes visuales, la filosofía, el deporte, y muchos otros, incluido el mundo empresarial. Cada una se adueña de una doble página ilustrada, como un homenaje a su persona y a su obra. La selección estuvo a cargo de las editoras de Confín, María Paz Garafulic y Jennifer King, quienes al parecer hicieron un barrido exhaustivo por todas las aristas de nuestra cultura. Y es que no se echa de menos a nadie; la selección es demasiado completa. Es así como nos encontramos con páginas dedicadas a Inés de Suárez, La Quintrala, Gabriela Mistral, Matilde Pérez, la cantante Cecilia, y tantas otras mujeres que han sido inmortalizadas en este libro por su personalidad y legado. La ilustración es la protagonista indiscutida en Mujeres chilenas inolvidables, ya que a través de ella logramos hacernos una

idea completa de la mujer retratada. Es como un pantallazo donde dibujos, textos, técnicas, tipografías y colores se combinan a la perfección para lograr un cuadro visual tremendamente informativo, que se instala en la memoria con mucho más poder que un mero texto. Las imágenes del libro estuvieron a cargo de diversos ilustradores, algunos consagrados como Leonor Pérez y Amparo Phillips, y otros emergentes que seguramente ya se están ganando un espacio importante en la ilustración local. Toda esta fiesta visual es complementada con reseñas biográficas redactadas por la historiadora Magdalena Burr, quien sorprende con su capacidad de síntesis, ya que logra, en columnas de no muchos caracteres, contar lo más importante de la vida de estas mujeres, muchas sobre las cuales podría escribirse un libro completo. Contiene también un prólogo escrito por Claudio Rolle y una línea de tiempo que ojalá se vaya poblando de más y más mujeres en las nuevas ediciones del libro. Mujeres chilenas inolvidables es una nueva apuesta de Confín Ediciones, editorial que se caracteriza por la publicación de libros informativos –tan escasos en nuestra producción nacional– de gráfica innovadora y llamativa, ideales para borrar los límites entre aprendizaje y disfrute. Recomendado por Mari Ferrer Periodista, autora de libros infantiles

Había una Vez 45


Recomendados por Mediadores

Genocidio

Autor: Jane Springer Ekaré, 2014 ISBN: 9788493721244

14

años

En estos días he vuelto a asomarme al deslumbrante libro Genocidio de Jane Springer, traducido por Gabriel Rodríguez y publicado por la editorial Ekaré dentro de su Colección de guías Punto de partida, una serie de libros informativos de temas de mucho (en verdad, mucho) interés.

46 Había una Vez


No soy lector habitual de libros informativos (soy más bien un adicto a la ficción), pero hay días en los que a uno le apetece variar un poco el menú de lectura y se adentra por sendas poco transitadas (algún ensayo, algún libro histórico, algún libro informativo...). Eso es lo que me pasó la primera vez que tropecé con este libro: andaba escudriñando entre los estantes de la biblioteca, buscando una lectura distinta, y de pronto me topé con Genocidio. Con curiosidad abrí el libro y, cuando me di cuenta, estaba sentado leyendo completamente enganchado y no pude dejar de hacerlo hasta la última página. El libro (tal como afirma su título y el nombre de la colección) da completa información sobre el genocidio y pretende ser un punto de partida para seguir investigando y, sobre todo, reflexionando sobre esa cuestión. En sus siete capítulos se hace un recorrido histórico sobre la violencia de masas, sobre el nacimiento del concepto genocidio y del compromiso asumido por la ONU para su persecución (con todas las dificultades que eso entraña). Y también sobre el genocidio en nuestros días: situación, teorías, prevención, reacciones...

Creo que la información que aporta es muy completa y está muy bien organizada y explicada. Sucede además que el libro está escrito con un estilo ágil y directo, cercano, que ayuda a que su lectura sea rápida. Ahora bien, aunque el libro se lee rápido, se digiere lento: los resaltados y los ejemplos detallados de las situaciones de injusticia y horror que todavía se dan en nuestros días no pasan desapercibidos. De alguna manera este libro es una invitación a ponernos gafas, unas gafas nuevas que nos permitan ver más allá de nuestro pequeño mundo y descubrir un planeta complejo y lleno de tareas pendientes. Es por eso que al cerrar el libro siente uno que debe arremangarse la camisa y ponerse manos a la obra a ver si hay alguna manera de arreglar de una vez por todas este mundo y hacer de él un lugar habitable en el que las personas sean el centro y los Derechos Humanos inspiren cualquier acción, cualquier proyecto. Es esta, en suma, una lectura que produce conmoción en el lector, en la lectora, y que se queda pegada a la piel, al estómago. Pero es también una lectura que pone en funcionamiento el corazón, nos hace tomar conciencia y, sobre todo, nos impide seguir mirando a otro lado.

Recomendado por Pep Bruno Escritor y cuentista

Había una Vez 47


Recomendado Profesional

Los grandes libros para los más pequeños Autora: Joëlle Turin FCE, 2014 ISBN: 9786071624086

Nos consta que la producción editorial de libros para niños ha crecido exponencialmente en el último tiempo y que la calidad, en términos de contenidos y formatos, es del más alto nivel, haciendo muchas veces difícil la elección de un libro en particular. Es por ello que esta especie de “guía” –hoja de ruta que recorre obras que destacan por sus temáticas, lo literario, gráfico y visual– resulta de particular interés.

Por María Paz Garafulic Directora Fundación Había una Vez

48 Había una Vez


Quizá lo más importante de este libro es el criterio en base al cual se hace la selección de obras significativas para los más pequeños: las problemáticas y procesos de la infancia. No se trata necesariamente de los libros más lindos ni vistosos, tampoco de aquellos que captan con más éxito y facilidad el interés de los pequeños lectores, sino de un eje de mayor profundidad que avala una cuidada selección y recomendación de las obras. Decenas de libros agrupados en base a los grandes temas que cruzan el desarrollo durante la primera infancia, esa etapa de las lecturas compartidas, en que padres, madres y en general mediadores de la lectura, buscan compartir su interés por el mundo de la palabra, el pensamiento, la imaginación y la creación a partir del propio mundo interior de los niños y la literatura. Cada capítulo presenta una temática central acompañada del análisis de obras que, a juicio de la autora, aportan de manera más valiosa a los ejes centrales: la lectura y el juego, el espíritu de inventiva, el niño como filósofo, la vida en sociedad y comunidad –las reglas y formas que la rigen y la posición del pequeño en este gran mundo–, las emociones y su presencia, manifestación y validez desde la mirada infantil.

Quizá, por un interés personal, recomiendo especialmente el capítulo referido al “vivir juntos”, entendido no como un imperativo de nuestra humanidad sino como su fundamento mismo. También el referido al niño filósofo, aquel que “tiene hambre de vivir, tiene prisa de adentrarse en la vida y de entender el mundo”, y que busca historias que lo llevan a una reflexión y lo ayudan a construir su forma de relacionarse con el entorno y contexto que lo sostiene. Las obras recomendadas no son de esas historias simplistas ni demasiado crípticas, sino de las que llevan al lector a sentir asombro ante el mundo y la vida misma, preguntándose los porqués y la esencia de las cosas con ingenuidad y a la vez intensidad. En este capítulo, la referencia a obras como Soy de Raquel Cané, Mi gato Luis de Javier Garrido o Margarita en un mundo de adultos de Margarita Valdés, demuestran con claridad que la identidad, el ser, el sentido y la existencia tienen mucho que ver con los niños y sus inquietudes. En definitiva, una “guía” para recorrer, libro en mano, los temas más profundos presentes en la infancia. Temas que invitan a leer y compartir “literariamente” lo que sentimos, incluso aquello que puede ser difícil de procesar para los más pequeños, como la muerte, la vida, el miedo, el amor, la amistad, el abandono o la tristeza.

Había una Vez 49


Recomendados Biblioteca de Santiago

Destacados del Comité de Selección de LIJ coordinado por la Biblioteca de Santiago El Comité de Selección de Literatura Infantil y Juvenil, coordinado por la Biblioteca de Santiago desde el año 2009, es una instancia de reflexión y trabajo multidisciplinario que busca ser un referente para el desarrollo de colecciones, tanto en bibliotecas públicas y escolares como para padres, bibliotecarios, educadores y otros mediadores de la lectura.

50 Había una Vez


Una pequeña casa en el bosque Autora: Jutta Bauer Lóguez, 2012 ISBN: 9788496646742

Recomendados Biblioteca de Santiago

A partir de 0 años

La historia es sencilla: una pequeña casa en el bosque se vuelve refugio de fugitivos que deberán compartir el espacio y dejar de lado los roles que habitualmente los confrontan. El conejo deberá convivir con el zorro y, para colmo, con el cazador, de quien escapa. La eliminación de factores antagónicos y la presencia de la amistad, el afecto y la superación del miedo, hacen de este relato una entrega armoniosa e inmensamente tierna. Sus ilustraciones son limpias, cálidas, sencillas y descriptivas e intensifican las emociones y situaciones que viven sus personajes. Este libro puede ser muy atractivo para toda edad y tipo de lector.

Había una Vez 51


Recomendados Biblioteca de Santiago

A partir de 3 años Martín y la luna Autor: Sebastian Meschenmoser FCE, 2013 ISBN: 9786071618894

¿Qué es eso amarillo que viene rodando? Según Martín, la ardilla, es la luna que se ha caído del cielo. Su empresa será devolverla con la ayuda de sus amigos Erik y Ramón, quienes entretienen y nos hacen reír. La ilustración en blanco y negro simula dibujos hechos con lápiz grafito y se acompaña con toques de color para resaltar algunas partes de la historia y su evolución, detalles sutiles que permiten disfrutar cada página y apreciar la naturaleza del bosque en el que transcurren los hechos. Y hay una sorpresa: si ponemos mucha atención, ¡encontraremos al mismísimo autor dentro del libro!

52 Había una Vez


El Huemul Autora: Perla Suez Ilustradora: Natalia Colombo Comunicarte, 2014 ISBN: 9789876022828

Recomendados Biblioteca de Santiago

A partir de 6 años

Al ver la tapa de este libro no imaginamos el importante nexo con la ecología que podemos desarrollar a partir de su personaje principal: el huemul o ciervo sur andino, un animal que está en peligro de extinción y que solo habita la cordillera de Los Andes, entre Chile y Argentina. Un magnífico texto donde impacta la conexión poética del protagonista con la naturaleza, logrando comunicar una experiencia profunda de manera muy sencilla. Experimentamos otra forma de leer literatura infantil, desde la meditación y la musicalidad de las palabras, abriendo un espacio para reflexionar sobre ecología íntimamente, alejándonos de los discursos elaborados. Hay que atreverse a entrar. Una invitación que dejamos abierta a niñas, niños y mediadores, porque puede convertirse en un libro de cabecera.

Había una Vez 53


Recomendados Biblioteca de Santiago

A partir de 9 años La fuga de los cisnes Autor: Augusto Winter Ilustrador: Claudio Romo Sol y Luna Libros, 2014 ISBN: 9789567713615

Una oda al sur. Un texto cargado de amor a la tierra, trasmisor de un mensaje de respeto y arraigo, pero que a la vez se convierte en un grito de tristeza al evidenciar nuestro descuidado actuar con el mundo natural. Los desastres naturales causados por el ser humano nos duelen siempre y al leer cada línea sentimos la impotencia del vuelo y no retorno de los habitantes del lago: los cisnes maltratados. Este libro se lee por placer, ya que constituye una obra digna de apreciar, para explicar la poesía, para practicar la declamación o para hablar de la conciencia con el planeta y las especies.

54 Había una Vez


Prohibido leer a Lewis Carroll Autor: Diego Arboleda Ilustrador: Raúl Sagospe Anaya, 2014 ISBN: 9788467839739

Recomendados Biblioteca de Santiago

A partir de 12 años

Prohibido leer a Lewis Carroll es un entretenido y dinámico libro que nos invita a recordar el clásico de la literatura infantil Alicia en el País de las Maravillas a través de una serie de situaciones y enredos familiares entre Eugéne Chignon, una joven institutriz, Alice, una niña que sueña vivir en el País de las Maravillas, y sus padres, que se oponen a los mundos de fantasía que rondan la cabeza de su pequeña hija. La historia es ágil, llena de coincidencias y metaliteratura, con muchas situaciones divertidas y curiosas. Encontraremos a Alice Liddell, la verdadera Alicia pero en cuerpo de anciana, y a Humpty Dumpty, el huevo de los cuentos clásicos ingleses, entre otros, que darán sazón a esta aventura narrativa. Las ilustraciones de Raúl Sagospe son un acierto y caracterizan de buena manera a los curiosos personajes que rinden homenaje a Lewis Carroll.

Había una Vez 55


Recomendados Biblioteca de Santiago

A partir de 14 años Notas al margen Autora: María José Ferrada Ilustradora: Francisca Yáñez Alfaguara, 2013 ISBN: 9789561522718

Diversas realidades, personas invisibles a los ojos acostumbrados a la rutina y pasajes de variados rincones del mundo, es lo que nos entrega María José Ferrada en Notas al margen, un libro que nos deja el sabor de la añoranza y del tiempo transcurrido. Sus páginas se desmarcan de la escritura tradicional mezclando poesía, noticias e ilustración a modo de danza ritual armoniosa. Estas historias que se encuentran entre la realidad y la ficción abren ventanas a experiencias y reflexiones que perduran en la retina de los jóvenes lectores.

56 Había una Vez


Recomendados Biblioteca de Santiago

A partir de 16 años Desconexión / Reconexión Autor: Neal Shusterman Anaya, 2012-2013 ISBN: 9788467829396 ISBN: 9788467842012

Consideradas como una saga distópica, estas dos novelas juveniles nos remecen por la crudeza de su argumento. La historia se desarrolla después de una ficticia guerra civil en Estados Unidos. El aborto está prohibido y la vida de cada ser humano está protegida hasta los 13 años, pero luego de eso, y por variadas razones –como el diezmo asociado a una creencia religiosa, la rebeldía propia de la adolescencia o la falta de expectativas–, los jóvenes pueden ser desconectados y servir como repuesto para otras vidas, si así lo deciden sus padres o el sistema. Una excelente entrega para jóvenes y adolescentes que logra, a través de la pluma fluida del escritor, que el lector empatice con Connor, Risa y Lev, los personajes principales, y se acerque a temas muy latentes, tales como el manejo sistematizado de los seres humanos, el derecho a la vida y las opciones personales.

Había una Vez 57


Entrevista

LOLA LARRA:

“Siempre tuve la certeza de que lo que quería hacer era escribir”

En la historia de Lola Larra los libros están por todas partes. En su familia, tan ligada a las letras, en su infancia rodeada de títulos y estímulos, en su trabajo en Ekaré Sur, en su pasión por la escritura. Aquí, parte de esa historia y sus motivaciones para escribir Al sur de la Alameda, uno de los libros chilenos más premiados del 2014. Por Bernardita Cruz M. Editora Revista HUV 58 Había una Vez


Lola Larra, su autora, dice que nunca imaginó el éxito que tendría esta, su primera novela gráfica. “Mis anteriores experiencias me han enseñado que es mejor no esperar nada. El editor Jorge Herralde decía que los autores somos muy pesados porque creemos que al día siguiente de publicado tu libro, el mundo tiene por fuerza que haber cambiado. Lo cierto es que nada cambia”, afirma con una sonrisa. Periodista de profesión y autora de títulos como Puesta en escena (Edebé, 2010) o Donde nunca es invierno (Edebé, 2013), Lola (cuyo nombre real es Claudia Larraguibel) creció en Caracas y estudió y trabajó en Madrid. En España tuvo una intensa actividad profesional en la que se paseó por una gama notable y variada de medios que incluyó, entre otros, la revista Colors, El País, Rolling Stone, Vogue y una corresponsalía con Radio Cooperativa. Hoy, alejada de ese

mundo, asegura que siempre intuyó que su carrera como periodista iba a ser corta e intensa. “El buen periodismo vive y se alimenta de una curiosidad perpetua que, pasados los años, va menguando en la mayoría de nosotros. O por lo menos eso fue lo que me pasó a mí. El periodismo fue una escuela en la que viví cosas y accedí a escenarios, acontecimientos y personajes que no hubiese conocido de otra manera, y que finalmente me sirven como bagaje para escribir libros”.

Entrevista

L

os muros de un colegio en toma no fueron obstáculo para que la historia de un grupo de escolares chilenos saliera al mundo. Escogida como la Mejor Novela Juvenil del 2014 por el suplemento cultural del diario El País de España, seleccionada por la Internationale Jugendbibliothek de Munich para su prestigioso catálogo White Ravens, premiada por la Fundación Cuatrogatos y por el Banco del Libro, distinguida en Chile con el Premio a la Edición de la Cámara Chilena del Libro, Al sur de la Alameda definitivamente fue un libro que marcó pauta en el 2014.

Libros, libros y más libros Lola creció entre libros. Literalmente. La biblioteca de su casa en Caracas, recuerda, estaba llena de opciones para que todos buscaran y encontraran lo que les apetecía. Las lecturas eran un tema de conversación en la sobremesa, un tema que unía a la familia y los convocaba a comentar, discutir y plantear puntos de vista. Y también estaba el Banco del Libro, donde trabajaba su madre, la reconocida editora y fundadora de Ekaré, Verónica Uribe. “Yo pasaba muchas tardes después del colegio en los galpones en los que en esa época estaban las oficinas del Banco y luego las de la editorial Ekaré. Había una pequeña librería en la que leí muchas novelas y cuentos. Y también estaba a mi disposición el Centro de Documentación, a donde llegaban libros de todas partes del mundo. Tener acceso a ese mundo me abrió la cabeza, desde muy pequeña”, recuerda. Había una Vez 59


Entrevista

“Supongo que muchas de mis decisiones en la vida han estado marcadas por ese deseo (de escribir). Pero me ha costado muchos años y mucho esfuerzo lograr darle el tiempo, la calma y el espacio que requiere”

Has dicho que nunca dudaste que serías escritora. ¿De dónde nace esa convicción? Escribo desde niña, no recuerdo si desde los 8 o 9 años. En algún lugar conservo todavía algunos manuscritos de aquella época. Y siempre me he sentido muy privilegiada de tener este espacio, este oficio que me permite pasarlo muy bien a solas. Es una de las cosas que más disfruto, y por eso siempre tuve la certeza de que lo que quería hacer era escribir. Supongo que muchas de mis decisiones en la vida han estado marcadas por ese deseo. Pero me ha costado muchos años y mucho esfuerzo lograr darle el tiempo, la calma y el espacio que requiere. En ese sentido, mi regreso a Chile ha sido un buen refugio y me ha permitido organizarme mejor. Eres sobrina de María de la Luz Uribe y Fernando Krahn. ¿Qué recuerdos tienes de ellos? Lo primero que me viene a la cabeza es la casa estrecha y alta en la que vivían en Sitges, un pueblo mediterráneo de cuento y una casa de cuento, con un pequeño jardín penumbroso, lleno de plantas. Cuando los visitábamos, eran vacaciones muy especiales. Fernando y María de la Luz siempre estaban inventando proyectos en los que implicaban a todo el que estuviera a su 60 Había una Vez

alrededor: hacían películas, obras de teatro, dibujos, sesiones de fotos, exposiciones, cuentos. Eran personas muy especiales. Ambos muy serios, muy intelectuales, y a la vez juguetones, lúdicos. El arte, para ellos, era un juego muy serio. Y a mí me gustaba, sobre todo, que nos consideraran a nosotros, los niños, como sus iguales; que nos invitaran sin prejuicios de edad a compartir esas experiencias creativas. En el mundo de la LIJ tu madre, Verónica Uribe, es figura fundamental. ¿Qué sientes hoy al trabajar codo a codo con ella? ¿Imaginaste que eso pasaría algún día? Mis dos hermanos han trabajado con ella, en diferentes ocasiones, desde hace mucho tiempo. Pero a mí no me parecía buena idea trabajar con la familia: pensaba que eso podría enturbiar las buenas relaciones que teníamos, así que preferí hacer mi camino sola. Cuando vine a vivir a Chile, en el 2006, Verónica me invitó a fundar juntas Ediciones Ekaré Sur, una editorial que distribuye lo que viene de Ekaré y que hace sus propios libros aquí, pensando en el público chileno. Nos lanzamos y me he dado cuenta de que mis vaticinios estaban completamente errados. Mi madre es la mejor compañera de trabajo que he tenido nunca. Nos entendemos muy bien y nos complementamos. Y sobre todo


Entrevista

aprendo mucho; es una de las personas que más sabe de literatura infantil, y es una editora extraordinaria. Ella lleva más la parte editorial y yo me ocupo más de la gerencia. Pero somos una editorial mínima, así que al final todos hacemos de todo. Diario de una toma Al sur de la Alameda no surgió como un impulso espontáneo. Fue un proyecto cuya gestación estuvo marcada por varios acontecimientos: en el 2006 Lola visitó algunos colegios en toma, en el 2008 empezó a escribir el diario de Nicolás, en el 2011 comenzó a trabajar con Vicente y por fin, en enero del 2014, tuvieron el libro listo. ¿En qué momento se integra al proyecto Vicente Reinamontes? ¿Cómo fue la experiencia de trabajar juntos? Cuando tenía lista una primera versión del manuscrito pensé que no era demasiado interesante tener solo el punto de vista de Nicolás, su diario de la toma. Faltaba algo más. Y en algún momento escribí un pequeño guión de esa segunda voz, y me dije que sería bonito que ese segundo narrador contara su historia en imágenes. Acababa de leer las cosas de Brian Selznick, por supuesto, y estaba maravillada por la manera en que fluían texto e imagen. Entonces una de las editoras, Sara Rodríguez, buscó y buscó hasta encontrar a Vicente, que fue todo un hallazgo. Trabajamos juntos más de año y medio; nos reuníamos todas las semanas Vicente, las editoras y yo. También con el director de arte. A medida que se iba construyendo el relato en imágenes, el texto cambiaba:

Había una Vez 61


Entrevista

se acortaron cosas, se escribieron otras, entraron nuevos personajes. Y a nivel gráfico se tomaron decisiones como el color de páginas o el troquel de portada o las viñetas, que aportaban a la historia, que no eran decorativas solamente. Todo tenía sentido... Fue un proceso muy interesante, muy grupal y muy entretenido. Los libreros del Club Kirico destacaron el hecho de que un libro para adolescentes plantee el compromiso político “como algo que les puede implicar”. ¿Era uno de los objetivos del libro? No lo fue al principio. Al empezar no estaba pensando en reflejar un momento histórico ni en documentar la ‘revolución pingüina’. Yo quería algo mucho más modesto y

Al sur de la Alameda. Diario de una toma Autora: Lola Larra Ilustrador: Vicente Reinamontes Ekaré Sur, 2014 ISBN: 9789568868130 62

sencillo. Quería contar cómo era una toma por dentro: el día a día, las rencillas, cómo hacían para comer, organizarse, dormir… Y lo que me convocó a escribir una novela, lo que me hizo clic para empezar, fue que la toma me pareció una escenografía literaria fascinante; me atrajo aquel microcosmos en que nosotros los adultos éramos unos intrusos. Es decir, mis razones no eran aún políticas ni comprometidas, sino puramente literarias. Yo no estaba pensando en la justicia social ni en la educación como un derecho. Yo estaba pensando en El señor de las moscas y en La invención de Hugo Cabret. Estaba pensando en literatura. Pero todo eso fue cambiando cuando comenzó mi trabajo con Vicente. Allí le tomé el peso a lo que estábamos haciendo.


Gracias a él y también a mis editoras. En el año y medio en el que trabajamos juntos en el libro, me di cuenta de que lo que nos enseñaron (o nos recordaron) aquellos pingüinos en el 2006 es que no basta con la felicidad individual. Que el bien común es algo de lo que no podemos prescindir. Y esa toma de conciencia, ese paso, esa transformación de lo individual a lo comunitario, de lo privado a lo público, es finalmente lo que le sucede a Nicolás, el protagonista de Al sur de la Alameda. Una de las cosas que llama la atención del éxito internacional del libro es que algo que parece tan chileno pueda calar hondo en jóvenes de otras partes del mundo. ¿Qué piensas sobre eso? Si bien nunca pensé que la novela fuera un éxito, nunca dudé que podría interesar en otros países. El movimiento estudiantil está en un momento efervescente, de México a Hong Kong. No es la primera vez en la historia que los estudiantes plantan cara y denuncian los problemas sociales y políticos. Y por eso pensé que nuestra novela podía interesar tanto a un estudiante chileno como a uno colombiano, o español, o argentino. A fines de marzo se inauguró una muestra del libro en Valparaíso y tengo entendido que preparan unos fanzines. ¡Al sur de la

Entrevista

“No es la primera vez en la historia que los estudiantes plantan cara y denuncian los problemas sociales y políticos. Y por eso pensé que nuestra novela podía interesar tanto a un estudiante chileno como a uno colombiano, o español, o argentino”

Alameda no para! Cuéntanos un poco lo que se viene con el libro. El fanzine de El cuaderno del gordo Mellado es un proyecto que queremos presentar en la Feria de Guadalajara; ojalá se pueda. En un capítulo de Al sur de la Alameda se cuenta cómo uno de los estudiantes, el Gordo Mellado, aprovecha para dar clases de ‘Historia de las movilizaciones estudiantiles’ durante la toma. Estamos trabajando en este fanzine, que es un facsímil del cuaderno de notas del que se servía el Gordo Mellado para dar aquellas clases. En él se recorren los movimientos estudiantiles más importantes del siglo XX y principios del XXI, y quiere ser una invitación a conocer el papel que los estudiantes han jugado en los grandes cambios sociales que han tenido lugar en la historia reciente. En nuestras visitas a colegios nos hemos dado cuenta de lo poco que saben los estudiantes sobre lo que han hecho sus pares; nadie se los enseña. ¿Tienes otros proyectos editoriales en marcha? ¿Vuelves a la novela gráfica? Estoy terminando, por fin, una novela en la que he trabajado mucho tiempo. Soy de una lentitud exasperante. Apenas la entregue, me pondré con una novela gráfica que debía haber terminado hace tiempo.

Había una Vez 63


Ilustradora

RETRATO DE FAMILIA

Por Claudio Aguilera Periodista y socio fundador de PLOP! Galería Investigador y curador de ilustración

La tarea no fue fácil. Implicó hurgar en los recuerdos, repasar la historia común, preguntar sobre el presente y el futuro. Claudio Aguilera recibió una petición especial para este número de HUV: escribir el perfil de su hermana, la destacada ilustradora Pati Aguilera. Aquí, en primera persona, el íntimo resultado de esta experiencia.

64 Había una Vez


L

a memoria está llena de trampas. Lo que recordamos no siempre es un recuerdo; a veces es algo que nos contaron, una imagen que de tanto verla se hizo real o incluso una ficción que nos inventamos para contarnos la historia de nuestras propias vidas. Tal vez una de las razones por las cuales escribimos, e ilustramos, sea llenar esos vacíos que va instalando el olvido. “¿Cuál es tu primer recuerdo?”, le pregunto a mi hermana, la ilustradora Pati Aguilera, con quien realizamos el libro Hermanos (Quilombo Ediciones), donde evocamos, cada uno desde sus propias visiones, nuestra infancia.

Por esa época vivíamos en Concepción y los inviernos eran furiosos, de lluvia y viento que levantaba los techos y rompía ventanas. Frente a nuestra casa había una gran vega donde después de la lluvia atrapábamos sapitos mientras esperábamos que volviera nuestra madre, quien a los 27 años criaba sola a tres hijos. Inevitablemente esos años se colaron en nuestro libro. En una de las ilustraciones que hizo Pati se ve a cuatro pajaritos que salen de paseo arriba de tres ranas. En el cielo hay algunas nubes, en la tierra unas hierbas, y en sus corazones el pálpito de una aventura que aún no comienza.

“No recuerdo mucho”, me dice. “Los recuerdos que tengo de niña vienen todos de momentos de los que tenemos fotos. Puede ser que con el dibujo pase algo similar, porque son las imágenes las que quedan en la memoria”. Yo tengo una imagen. Vamos caminando por un bosque. Ella se ha quedado atrás, como siempre lo hacía cuando salíamos de excursión. Está agachada junto a una charca donde se mueven cientos de diminutos renacuajos. Recogía piedritas, flores, pequeñas ramas, hojas y coquitos de eucaliptus. Cuando volvíamos de paseo, Pati cargaba todos sus tesoros. Los ordenaba y usaba para hacer algunos collages que recreaban las caminatas que habíamos emprendido. “El olor del eucaliptus es una de las cosas que recuerdo”, me comenta. “Lo poníamos en un tarro con agua sobre la estufa a parafina”. Había una Vez 65


Ilustradora Crear el mundo “Señor, podría dejar de hacer ruido, por favor. Mi hermanita duerme”. El que habla soy yo. Tengo un poco más de cuatro años. El “señor” es el conductor del camión del gas que ha decidido estacionarse justo frente a nuestra ventana mientras mi hermana recién nacida duerme. Antes de su llegada, el Universo giraba en torno a mí. Ella cambió el curso de las órbitas pero no recuerdo haber sentido celos. Era apenas una hilachita, larga y delgada, que debía proteger a toda costa. Pero no tardó en dejar de ser inofensiva. La favorita de papá, el torbellino que arrasó 66 Había una Vez

con mis juguetes y un as para descubrir dónde escondía los dulces; también demostró tener un especial talento para negarse a comer, escarbar en la basura y quemarse con las estufas. No era lo único. “A los diez años me di cuenta que tenía mucha capacidad para todo tipo de manualidades. No podía entender cómo mis compañeros se sacaban malas notas en Técnico Manual o Artes Plásticas, si para mí eran como un regalo que me ayudaba a subir el promedio”, recuerda. Entre personitas de plastilina, vestidos para sus juguetes, tijeras y papel lustre,


por esa época ganó un concurso por un volantín que diseñó y recibió de regalo una caja de lápices que se demoró semanas en abrir porque no quería que se gastaran o desordenaran. “Me pasa hasta el día de hoy. Cuando tengo materiales nuevos me cuesta empezar a usarlos porque me gusta mirarlos y que estén enteritos”, confiesa entre risas. Hoy sus ilustraciones están llenas de flores y plantas, personajes sonrientes y de colores encendidos, como si parte de esa niñez saliera a relucir en sus composiciones. Pero por entonces el dibujo era apenas un pasatiempo más para una niña inquieta e imaginativa, que

“Creo que siempre he sido muy estratégica. Y eso viene del deseo de siempre estar mejorando” nunca tuvo miedo a los insectos, ni a subir a un árbol o rasparse las rodillas en bicicleta. “Yo pensaba que existía un país donde los dibujos animados eran reales”, me dice en medio de nuestra conversación. “Que algún día podría ir hasta allá y casarme con Rick Hunter, el piloto de Robotech. Y recuerdo que te pregunté dónde quedaba ese país y me dijiste que no, que los dibujos los hacía una persona”.

Pati y Claudio con el libro Hermanos.

Había una Vez 67


Ilustrador Ilustradora

Corre, Pati, corre Durante nuestra infancia se jugaba en la calle y el verano parecía nunca acabar. Las horas se derretían lentamente entre el olor a cemento mojado tras el “manguereo”, los helados en bolsita y las carreras en bicicleta o patines de cuatro ruedas. Sabíamos que teníamos que volver a la casa a tomar “la leche” y antes de que se prendieran los faroles. Eran los tiempos de las olimpiadas de Los Ángeles y competir contra otros niños era parte de nuestras mayores entretenciones. Mi hermana era la corredora estrella. No importaba que fueran más grandes que ella; siempre ganaba.

68 Había una Vez

Quizá de esa época le quedó el gusto de ponerse metas y trazarse un plan para alcanzar sus objetivos. A los 15 años se dio cuenta de que su promedio no era suficiente para ir a la universidad y decidió estudiar hasta ser la mejor alumna. Y cuando entró a Diseño dividía su tiempo entre su trabajo como garzona y las entregas de taller, lo que no le impidió ser en dos oportunidades la mejor alumna de su curso. Sin embargo, el dibujo fue su calvario y el profesor a cargo del curso llegó a decirle que jamás aprendería. “Cuando estaba en la universidad tenía claro que de alguna manera quería ser artista”, cuenta. “Quería hacer exposiciones. Mostrar mi


Fue cuando creó, junto a Fito Holloway, la agencia de diseño AjíColor que el dibujo volvió a ser una opción. “Pero al principio no me lo creía. Fue después de tomar el taller de Alberto Montt y Francisco Javier Olea, que entendí que para ser ilustradora no era necesario dibujar bien; que lo importante era tener una voz propia que va surgiendo con el tiempo, incluso de las propias debilidades técnicas”. Desde entonces mucha tinta ha pasado sobre el papel y hoy dedica la mayor parte de su tiempo a la ilustración, ya sea para clientes chilenos o extranjeros, o para

proyectos propios, como los sitios de cocina criolla Cositas ricas ilustradas y de cocina saludable Palta Reina, además de haber sido seleccionada en el 2014 por la prestigiosa agencia española Pencil para ser representada a nivel internacional.

Ilustrador

trabajo, pero no me iba bien en dibujo así que pensé en dedicarme a la fotografía. Ni siquiera era una alternativa el dibujo”.

“Creo que siempre he sido muy estratégica”, comenta. “Y eso viene del deseo de siempre estar mejorando. Incluso me pasa, como a todos, supongo, que veo mis ilustraciones antiguas y las encuentro todas horribles. Hasta con las actuales me sucede que, una vez que las termino, les sigo encontrando detalles que mejorar. Nunca siento que algo esté perfecto”.

Había una Vez 69


Un libro, muchos libros El 2002 viajé a Francia para estudiar Historia del Arte. Fueron dos años lejos de mi familia, pero una gran experiencia que me permitió conocer el mundo de la ilustración europea y algunos espacios culturales que más tarde servirían de inspiración para PLOP! Galería. Durante todo ese tiempo, Pati y yo intercambiamos cientos de correos, en que nos íbamos contando alegrías y penas. Cuando regresé ella había hecho para mí un libro donde reunía todas esas cartas y mensajes “con el fin de documentar el tiempo que no estuvimos juntos”. Fue nuestro primer libro. Diez años después seguimos publicando. Ella como diseñadora e ilustradora; yo como escritor, editor o investigador. “Pero nunca fui una gran lectora como tú”, me dice. “Fue cuando descubrí los libros ilustrados que realmente me enamoré de los libros. Ahí estaba todo lo que me gustaba”.

Ilustraciones del libro Plaza de Armas. El corazón de Santiago (Letra Capital Ediciones, 2012)

70 Había una Vez

Hoy Pati colecciona versiones de la Caperucita Roja y ha ilustrado libros de poemas de Gabriela Mistral y una historia de la plaza de Armas de Santiago, además de una compilación de sus recetas ilustradas bajo el sugestivo título de Para chuparse los dedos (Letra Capital Ediciones), y pronto presentará un nuevo recetario donde reúne preparaciones vegetarianas realizadas junto a la cocinera Antonia Cafati.


Ilustradora ¿Qué diferencia hay entre ilustrar un libro de ficción y un libro informativo? Cuando ilustro una historia de ficción siento mucha libertad para crear pero trato de no perder de vista el texto, para que las ilustraciones sigan manteniendo una relación con la palabra y el libro sea un todo. Cuando hago un libro informativo me documento mucho, voy al lugar, saco fotos, investigo y busco imágenes reales, porque soy consciente de que serán libros que los lectores utilizarán como referencia. Ese rigor a la hora de emprender un nuevo libro la hizo pasar horas en la Plaza de Armas captando a los personajes que la pueblan y las características de su

particular arquitectura. De la misma manera, su afición por la cocina la ha llevado a tomar varios talleres y antes de publicar alguna de sus recetas ilustradas prepara y prueba cada plato. “Incluso, haciendo este libro he cambiado mi alimentación. Ahora me preocupo más de lo que como. Tal vez es la edad y el hecho de ser mamá”. Durante toda nuestra conversación, su hija, mi única sobrina, corre, juega y conversa entre nosotros. Violeta nació apenas una semana después de que en agosto del 2010 fundáramos, junto a Isabel Molina y Fito Holloway, PLOP! Galería. Para ella, que ha crecido entre

“Nunca fui una gran lectora (…) fue cuando descubrí los libros ilustrados que realmente me enamoré de los libros. Ahí estaba todo lo que me gustaba”

Había una Vez 71


Ilustradora 72 HabĂ­a una Vez


Ilustradora Hermanos Autores: Claudio Aguilera y Pati Aguilera Quilombo Ediciones, 2014 ISBN: 9789568836184

talleres, lápices y libros, la ilustración será el lugar de su infancia, tanto como un bosque o una cancha de tierra fueron la nuestra. “¿Qué sientes que te falta por hacer?”, le pregunto. Pero conozco la respuesta, porque compartimos el mismo sueño y aunque acabamos de inaugurar Casa PLOP!, un espacio para talleres y charlas sobre ilustración, Pati siempre quiere ir un poco más lejos y aspira a que PLOP! Galería se transforme en un gran centro cultural de la ilustración. “Imagino una casona de tres pisos, donde podamos dar clases, tener espacio para hacer exhibiciones y conferencias, residencia para ilustradores, salas para investigación, una biblioteca y

un museo donde mostrar la historia de la ilustración chilena. Y un café para hacer mis recetas”. “Tal vez eso sea para cuando tenga 50 años”, agrega. Y yo le pregunto cómo piensa que será a esa edad. Seguirá ilustrando, dice, quizá con una casita fuera de Santiago, con más trabajo, con más experiencia, ojalá que con algunos premios. Probablemente con más canas. Trato de imaginarla y no puedo. Creo que nunca podré dejar de ver a la niña que jugaba a coleccionar ramitas y piedras, que podía correr mejor que ninguno y que sigue creando un pequeño mundo de color y felicidad simplemente con un lápiz y un papel. Es mi hermana; no podría ser de otra forma.

Había una Vez 73


Ilustradora

Este 2015 Grafito Ediciones lanzarĂĄ un libro con las mejores recetas del blog Reina Palta. http://reinapalta.blogspot.com/

74 HabĂ­a una Vez


http://cositasricasilustradas. blogspot.com/

Ilustradora

Para chuparse los dedos Autora: Pati Aguilera Letra Capital Ediciones, 2013 ISBN: 9789569271014

HabĂ­a una Vez 75


¿Por qué soy lectora?

Collage Por Camila Valenzuela Escritora y académica Directora CiEL Chile www.cielchile.org

Uno.

Dos.

Mi papá se balancea en la mecedora mientras lee una novela histórica. La madera cruje y mi mamá le dice Mancho, la tía Pepita debe estar durmiendo, mejor cámbiate de asiento. Y él se cambia porque sabe que la casa es vieja y abajo se escucha todo, pero no deja de leer. Es verano y afuera, en plena Traslaviña, los autos pasan como piedras por el río. Mis hermanas y yo queremos ir a la playa, le decimos a mi papá que podrá seguir leyendo allá, echado en la arena. Y él dice sí, niñas, ya nos vamos, ya nos vamos. Yo lo miro sin entender, aún, por qué no puede soltar el libro y seguir con él después. En ese entonces yo solo entiendo de pies en el agua y olas que arrastran y la mano de mi papá que me sostiene para que el mar no me lleve. Después entendería que la lectura es un proceso similar: ojos de papel, palabras que arrastran, historias que me llevan.

Estoy en el suelo, la espalda apoyada sobre la cama y las piernas cruzadas a lo indio. Como cada tarde después del colegio, veo Los Pitufos y tomo jugo en sobre. Mi mamá llega de la pega y apaga la tele. Dice que le dijeron que Los Pitufos son satánicos, así que no puedo verlos más. Voy a empezar a alegar porque incluso no teniendo más de diez años su argumento me parece una locura, pero ella me pasa Papelucho. Y me lo trago casi igual de rápido que el jugo. Me doy cuenta de que Los Pitufos no son satánicos, pero son fomes. Me doy cuenta de por qué mi papá lee tanto. Le digo a mi mamá que quiero más y me dice que hay más, así que me pasa más. Y cuando ya no hay más libros para mí dentro de la casa, mis tardes cambian: después del colegio ya no llego a ver Los Pitufos, sino que parto a la biblioteca del barrio para leer ahí durante la tarde y, luego, pedir el libro que no alcancé a terminar.

76 Había una Vez


“Yo solo entiendo de pies en el agua y olas que arrastran y la mano de mi papá que me sostiene para que el mar no me lleve. Después entendería que la lectura es un proceso similar: ojos de papel, palabras que arrastran, historias que me llevan.”

Tres. Mi hermana mayor decide estudiar Periodismo. Ella tiene dieciocho y yo nueve años. Uno de sus primeros trabajos es imaginar y luego hacer un periódico antiguo. Escoge papel kraft y hace noticias de filosofía, historia, arte y literatura. Trabaja en él durante varias tardes y yo lo único que quiero es verlo porque me gustan su letra y sus ideas. Cuando por fin lo termina, puedo verlo. Hay una página que sirve como publicidad. En ella hizo un dibujo de un telescopio que está cruzado por unas letras barrocas. Dice: “Telescopios Galileo Galilei”. No tengo idea quién es Galileo Galilei. Jamás he visto un telescopio de verdad. Mi hermana me habla como siempre lo ha hecho, como una amiga, una compañera, una igual. Me cuenta del Renacimiento y la filosofía y la astronomía. Entiendo por qué también ella lee tanto como mi papá. Y me dan más ganas de seguir sus pasos.

Cuatro. Hay que escoger los libros que nos vamos a llevar. Mi mamá se puso minimalista ahora que sus tres hijas se fueron de la casa. Quiere regalar los libros que alguna vez fueron de ella cuando niña y, luego, fueron de nosotras. Aparece El negrito Sambo. Mi hermana, la del medio, dice yo lo quiero.

Y yo también lo quiero. La mayor dice por mí no importa, vean ustedes. Aquí estamos de nuevo. La Sara, yo y, al medio, el negrito Sambo. Ella dice que se acuerda de cuando era niña, de todas las veces que se lo leyó mi mamá, mi papá; de todas las veces que lo leyó ella, sola. Y yo digo lo mismo. Tenemos que decidir quién se queda con el negrito, pero ninguna desiste. Mi mamá dice bueno, lo dejo para las nietas, y lo guarda en un canasto de mimbre. Cuando los demás se van, hago lo mismo que cuando era niña: tomo el libro a escondidas y me lo llevo.

Cinco. La Pocha es la abuela de los libros. Su casa tiene un librero de muro a muro, de suelo a techo. Escojo uno al azar. Le pregunto: ¿lo leíste? Sí, dice ella. Escojo otro al azar. ¿Y este? También, dice ella. Son libros empastados, de hojas biblia y dedicatorias con olor a caballero del siglo XIX. Son ediciones antiguas. El retrato de Dorian Gray, Werther, Cuentos completos de los Grimm, Madame Bovary, Robinson Crusoe. Y todo lo ha leído, todo lo ha hablado. Ya de más grande, los leímos juntas, los comentamos juntas. Y de a poco, esos libros que leí en su sillón de tonos amarillos, llegaron a mis manos. El próximo serán las obras completas de Shakespeare, en su idioma original y en una edición de los años 50. Había una Vez 77


Iniciativa de Fomento Lector

Clubes de lectura: las formas del círculo Por Adolfo Córdova Periodista, escritor y promotor de la lectura www.linternasybosques.com

De su propia experiencia como coordinador de un círculo de lectura en la Biblioteca Vasconcelos de Ciudad de México y de la conversación con otros mediadores, el especialista Adolfo Córdova presenta algunos lineamientos esenciales para que estos grupos funcionen exitosamente y se mantengan en el tiempo. Si hay círculo, hay centro. Rosario, Sonia, Roberto, Martha, Arturo, Ana, David, América, Efrén, Leonel y Aristeo son el círculo. Jonathan Swift, Gustave Flaubert, Roald Dahl, Marguerite Yourcenar, Marina Colasanti, Angela Carter y Samanta Schweblin, son el centro. Al principio cada cual permanece en su lugar, pero, en poco tiempo, el círculo reconoce su naturaleza y empieza a girar. Y tras varias vueltas la periferia se acerca al centro y el centro salta a las orillas. Rosario habla, el capitán Gulliver se calla. Ana y Efrén discuten con Flaubert de la libertad y el deseo, y mezclan vidas, escenarios, emociones, mientras Emma Bovary espera sentada en el borde de una silla hasta que Arturo la regresa al centro y empieza un nuevo romance. El círculo se transforma en cada sesión, se rompe y se vuelve a formar la semana siguiente. Quizá el éxito de un círculo de lectura consista en volverlo triángulo, rombo, cuadrado, pentágono o cono. Estirarlo, deformarlo, explorar sus formas posibles. Como coordinador del Círculo de Lectura “Libros Prohibidos” en la Biblioteca Vasconcelos de Ciudad de México, he aprendido la importancia de la elasticidad de las formas. Uno elabora su programa de lecturas, visualiza los posibles temas a discutir, pero a la hora de abrir el libro y empezar, los tiempos y gustos arman la dinámica.

78 Había una Vez


Como mediador debo ser flexible para, incluso, invitar al grupo a abandonar un libro y continuar con otro. Y también debo estar atento a las historias en las que el grupo quiere permanecer, las lecturas que piden otra vuelta, otro libro del mismo autor. Estar abierto a la posibilidad de hablar de cualquier tema, de cambiar el espacio de la reunión, de invitar a otros lectores e incorporar otros medios, otros géneros. Modificar las figuras geométricas de los encuentros no es pura metáfora: las sillas forman un círculo, pero a veces salimos al jardín y nos sentamos desordenados sobre el pasto; otras veces proyectamos el fragmento de una película y alineamos las sillas como en un cine. Hay tantas formas y tanta gente con experiencia que decidí recolectar recomendaciones de mediadores y lectores de diferentes geografías. Estas son sus ideas para organizar un círculo (o un heptaedro o un cono), y mantenerlo. Círculos digitales El uso de plataformas digitales puede resultar rentable a la hora de trabajar con un número grande de personas con dificultades de horarios y de distancia para encontrarse. El profesor y especialista en LIJ Óscar Caamaño, organizó y condujo entre 2009 y 2014 un círculo de lectura en el Instituto Superior de Profesorado Nº 8 en Santa Fe, Argentina. El grupo se apoyó en una plataforma moodle (también se pueden usar blogs, grupos en redes sociales, listas de correos).

Ilustración de Daniela Paz Acevedo http://daniiiacevedo.blogspot.com/

Desde ella se hacía una propuesta de autores, generalmente uno por mes, y se ponían lecturas de sus obras, links a videos, audios, elementos biográficos, etc. Los estudiantes de cinco carreras de Profesorado hacían sus lecturas y luego participaban en foros abiertos para cada autor. Cada mes culminaba la etapa con una actividad presencial: una conferencia, una intervención callejera, la elaboración de presentaciones que se enviaban a diferentes lugares por la red, elaboración de audios, etc. Según explica Caamaño, los estudiantes reunieron un caudal de lecturas y cierta independencia de criterio que les resultó útil en la práctica docente. Había una Vez 79


Iniciativa de Fomento Lector Círculos comunitarios Marta Polimeni, una de las responsables de la Biblioteca Comunitaria Juanito Laguna de Buenos Aires, Argentina, asegura que la llave para la continuidad de un círculo es que el lector se apropie del espacio. Por esto, dice, el mediador no debe personalizar, sino proponer y organizar. “Hay que tener la escucha abierta para que los lectores nos sorprendan con sus miradas, sus modos, sus deseos y eso sirva para construir el espacio de lectura”, afirma. Lo mismo sostiene Sara Elena Bonavides, mediadora de lectura del Programa Nacional de Salas de Lectura de México. Ella coordina círculos de lectura en el puerto de Veracruz y en la región de Los Tuxtlas, y también subraya la importancia de que el coordinador o mediador esté atento a lo que sucede a su alrededor: que sepa escuchar, que a veces esté sin estar, que el protagonismo quede en manos del texto, del autor y del diálogo. Incluso, dice, se puede alternar la coordinación para que otros se responsabilicen de la sesión. “Es necesario que el grupo tenga una filosofía, una idea, una motivación; saber qué quieren lograr, para qué se reúnen, qué inquietudes tienen”, asegura. También aconseja que el lugar y la fecha sean constantes y, de preferencia, inamovibles. Así, al pasar el tiempo se hace hábito, y eso ayuda a la formación de comunidad. La bibliotecaria escolar y presidenta del Colegio de Bibliotecarios de Chile, Gabriela Pradenas, ha creado y coordinado clubes de lectura. Para ella, lo fundamental es que los grupos tengan una proyección de tiempo 80 Había una Vez

definida: “Todos (en los que he participado) en general han cesado por cambios en la vida de los integrantes, que modificaron sus posibilidades de tiempo para seguir participando, no porque se aburrieran, sino por no poder coincidir”, explica. También aconseja definir temas o autores que convoquen a los integrantes y dejar claro desde un comienzo que en el círculo cada uno puede opinar libremente a favor o en contra del texto o del autor, y está en pleno derecho de hacerlo, sin que por ello se quebrante la relación entre sus miembros. Círculos en zonas de guerra La escritora colombiana y promotora de lectura Irene Vasco ha trabajado en zonas de guerra y serranías colombianas a las que casi nadie llega. Asegura que es fundamental que los participantes “se familiaricen con el proyecto, lo apropien y lo sientan suyo”. Para ello es preciso, dice, generar las condiciones para la ambientación y la sensibilización, de manera que se construya una confianza colectiva de la comunidad con el proyecto y de la comunidad en sí misma. “En una comunidad en donde las palabras están escondidas por el miedo, es prioridad recuperar su poder curativo. El juego simbólico de los niños, las narraciones tradicionales de los mayores, los cantos de las madres, deben ser los protagonistas de los primeros encuentros”, explica. Según su experiencia, las primeras acciones deben encaminarse a restaurar la posición de autoridad y sabiduría de los mayores y a la


transmisión de la memoria a las jóvenes generaciones. Además, es importante la creación de un “refugio” simbólico, con características terapéuticas: adecuar un rincón con un ambiente recogido que, adornado con afiches, cojines, muebles muy limpios y ordenados, creará sentido de pertenencia y será visitado, habitado y cuidado cada vez por más personas.

mejor la vas a poder hacer”, explica. Para obtener un resultado exitoso en estos encuentros, asegura, se requiere de la participación activa de un líder, que puede ser el mediador de lectura, el bibliotecario o un voluntario.

La vinculación nunca debe forzarse y las acciones deben tener continuidad y permanencia. Deben considerarse como momentos rituales, estableciendo rutinas para crear un ambiente de seguridad que alivie la sensación de pérdida y de llevar una vida de paso.

María Cristina Pepe es profesora y dirige un círculo de lectura desde hace 16 años en la sala cultural independiente “El Retablo”, en Argentina. Actualmente participan lectores desde 18 hasta 83 años con los que trabaja en sesiones semanales de dos horas. “Primero hacemos una lectura en voz alta de cuentos, poemas o ensayos de autores de distintas épocas y lugares. Todos la van siguiendo con sus copias. Luego se releen y empezamos a cruzar ‘miradas’ sobre el texto con el fin de ‘construir’ la interpretación o interpretaciones del mismo”, explica.

Círculos silenciosos El director regional para Honduras y Guatemala de la Fundación Riecken, experto en bibliotecas comunitarias y miembro de la Red Lee del GoetheInstitut México, Francisco José Alcaide Canata, promueve la lectura silenciosa sostenida en clubes de lectura. El club de Francisco José funciona así: se selecciona la lectura común y los integrantes reciben un ejemplar para realizar lectura en silencio durante un tiempo establecido, el líder del grupo plantea algunas preguntas críticas sobre la lectura, los participantes cuentan con tiempo para comentar las preguntas de manera abierta, y finalmente se realiza una actividad de extensión que tiene que ver con un tema del libro, por ejemplo, escribir un poema, una dramatización, escribir una carta a un personaje, etc. “La lectura silenciosa sostenida está basada en el principio simple de que leer es una habilidad y, como todas las habilidades, entre más se practique

Círculos, lugares habitables

María Cristina aconseja el ejercicio de recuperar el contexto de escritura de ese texto y cruzarlo con el actual. Con ello, dice, surgen cuestiones ligadas a experiencias vitales de cada uno que finalmente crean lazos fuertes entre los miembros del círculo. Patricia Basualdo, quien participa en el taller de lectura de María Cristina hace 16 años, da fe de ello y destaca la importancia de la selección de textos que hace la coordinadora, los que finalmente consiguen movilizar al grupo. “Y ahí empieza lo maravilloso: cada una de nosotras aporta su mirada y, entonces, sin darnos cuenta aparece la historia personal de cada una. Se genera un ambiente de complicidad, de reflexión, de discusión y de alegría”, asegura. Había una Vez 81


Concurso Cartas de Amor

Dime que amas 7º Concurso de Cartas de Amor de la Biblioteca de Santiago Por séptimo año consecutivo, la Biblioteca de Santiago organizó el concurso literario Dime que amas, convocando a jóvenes y adultos a escribir una carta de amor. Amor a la pareja, a la familia, a una mascota, a una despedida, a un dolor del corazón. El jurado estuvo compuesto por destacados escritores nacionales y representantes de editoriales: Alejandra Costamagna, periodista y autora de las novelas En voz baja, Dile que no estoy y Últimos fuegos, entre otros libros; Max Valdés, autor de libros como Mimí agoniza en la buhardilla de los bohemios, Una pequeña historia de miedo y Un gorila en mi cuarto, y Camila Domínguez Ureta, Magíster en Literatura de la Universidad de Chile y editora de Editorial Zig-Zag. La Revista Había una Vez reproduce en este número la carta ganadora del Primer Premio en la Categoría Juvenil. La autora es Marisa Belén Rosales Cerón, tiene 17 años, vive en Rancagua y escribió con el seudónimo de Marisa Goodfellow.

82 Había una Vez


Al no lector: Caminando por ahí encontré este maravilloso lugar. Escondida entre grandes edificios modernos, se alzaba una librería de aspecto rústico con adornos de madera. Me causó una gran expectación haber encontrado un lugar así en medio de la ciudad y lo único que pude hacer fue entrar para poder echar un vistazo al corazón de la librería. ¡Cariño! La cantidad de libros y revistas era incalculable, era todo tan perfecto. Estuve horas y horas explorando ese pequeño mundo, buscando nuevos títulos que leer. Encontré tantas aventuras ese día y ahora solo puedo pensar en volver. Caí enamorada como una niña, ¡solo podía pensar en cuántos libros iba a poder llevarme conmigo! Hice un montón de cosas aquel día. Fui una princesa en apuros, hice un viaje en submarino, tuve que odiar a un hombre orgulloso para darme cuenta que lo amaba. Luego reí con un viejo loco que creía que los molinos eran gigantes. También fui alumna de una escuela de hechicería y hasta me sacrifiqué junto al amor de mi vida sin saber que él aún vivía. Pasé por épocas remotas, conocí vampiros y muertos vivientes, reyes y brujas; incluso estuve con unos animales bien rebeldes. Viajé al futuro con trajes espaciales donde la tierra ya no era habitable y estábamos condenados a vivir en naves, sin poder disfrutar de la brisa fresca por las mañanas. Y ahí, en medio de todos estos mundos, encontré un escape a la realidad. Te perdiste de tanto ese día. Mientras naufragaba en algún lugar del Caribe me acordaba de las mañanas junto a ti y de cuánto me hubiese gustado compartir estas historias contigo, incluso cuando combatía contra dragones o estaba en un duelo a muerte. Son pequeñas grandes sensaciones que hacen de leer una experiencia fuera de lo normal. Me enamoré del suave roce de las páginas contra mis dedos, del aroma de las páginas viejas así como de las nuevas, de los colores de las portadas, de todos esos tipos de letras. Sé que para ti es algo sin mayor importancia, pero para mí significa tanto saber que mientras mi vista me acompañe podré hacer tantos viajes en la comodidad de mi sofá con un café en una mano y un libro en la otra. Solo quería hacerte llegar esta carta y, tal vez, dejarte un poco de curiosidad, para que así puedas descubrir este mundo por ti mismo. Marisa Goodfellow

Había una Vez 83


Recordando a

Ilustraci贸n de Marisol Abarca

http://marisolabarca.tumblr.com 84 Hab铆a una Vez


MONTSERRAT DEL AMO: ENERGÍA INAGOTABLE El 26 de febrero recibimos la triste noticia del fallecimiento de la escritora española Montserrat del Amo (1927-2015), a los 87 años, en Madrid. Por Manuel Peña Muñoz Escritor y especialista en literatura infantil www.elcaballerodelosalerces.cl

T

uvimos la alegría de conocerla cuando estuvo en Chile participando en el Congreso Iberoamericano de Lengua y Literatura Infantil y Juvenil que se desarrolló en Santiago de Chile en febrero del año 2010. Tres años antes había obtenido el Premio Iberoamericano de Literatura Infantil y Juvenil que concede la editorial SM en Madrid, por el conjunto de su obra dedicada a la infancia y la juventud. Fueron más de cincuenta libros de cuentos, novelas y poesías, además de dedicar su vida entera a brindar cursos y conferencias sobre teatro, historia, educación, literatura, cuento popular y poesía de tradición oral, fomentando siempre el libro infantil de calidad literaria. Llegó al aeropuerto de Santiago días antes del terremoto con su gran amigo, el profesor de literatura infantil e investigador de la Universidad Complutense, Jaime García Padrino, y su esposa Lucía Solana. A sus 83 años se veía con una energía incansable, dispuesta a recorrer el sur

Había una Vez 85


Recordando a

del país. Se embarcaron en un largo viaje en auto hasta Puerto Montt y la isla de Chiloé de donde llegó feliz y llena de vida, entusiasmada con los paisajes. A los pocos días participó activamente en el Congreso con su sabiduría ejemplar. Una de esas noches la tuvimos en casa con sus compañeros de viaje. Fue ocasión de ver por primera vez los libros que se presentarían en el Congreso durante esos días: el Gran Diccionario de Autores de la Literatura Infantil y Juvenil Latinoamericana y la Historia de la Literatura Infantil en América Latina. Luego participó de ambas ceremonias y habló con su voz enérgica, sorprendiéndonos de que una escritora de esa edad fuera tan lúcida, tan segura de sí misma y tan moderna en su visión de la vida y la literatura infantil. Habíamos leído El Nudo (1980), su magnífica novela que nos sorprendió por su original técnica al presentar la elusión como recurso narrativo e incluso la página en blanco. Con esta novela consiguió el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil en España. Otros libros suyos han sido Patio de corredor (1956) y Zuecos y naranjas (1972), que fueron adaptados para Televisión Española. También escribió La casa pintada (1990), Tranquilino, rey (1990) y La piedra de toque (1983), en los que presenta siempre la superación de un problema, ya sea social o personal.

86 Había una Vez

La noche del terremoto de ese día 27 de febrero, la vimos conteniendo a los escritores e investigadores que habían venido de muchos países del mundo, en el vestíbulo del hotel Plaza San Francisco. Fue ella quien empezó a contar cuentos, uno tras otro, a la luz de una lámpara. Y fueron esos cuentos los que consiguieron el milagro de apaciguar los ánimos. El temor se fue disipando poco a poco, gracias a la voz cadenciosa y maternal con que los narraba. Montserrat fue la antigua sabia de la tribu que calmó el miedo en aquella noche con sus relatos prodigiosos. Sabía ella que los cuentos tienen esa función terapéutica y que en los momentos de más dificultad, el ser humano necesita siempre un buen cuento narrado al calor de la palabra. Fue casi una de las últimas en irse. De pie, en el vestíbulo de ese hotel, se despidió de todos, sin perder nunca su sonrisa. Al poco tiempo, nos envió un regalo desde Madrid. Era una caja antigua que contenía sus juguetes de niña: un pájaro musical de lata, un pollito que pía en su cascarón y sus libros de cuentos. Fue su tesoro de infancia y su herencia. Me basta abrir la caja para escuchar su voz diciéndonos que los libros infantiles acercan a las personas y brindan la amistad y la comprensión.


El Nudo Autora: Montserrat del Amo Ediciones SM, 2007 ISBN: 9788467521764

Historias de osos. Cuentos para contar Autora: Montserrat del Amo Cometa, 2011 ISBN: 9788408099000

La piedra de toque Autora: Montserrat del Amo Ediciones SM, 2005 ISBN: 9788434852501

Cuentos para contar Autora: Montserrat del Amo Noguer, 2008 ISBN: 9788427933767

Recordando a

“(La noche del terremoto del 2010 en Chile) Fue ella quien empezó a contar cuentos, uno tras otro, a la luz de una lámpara. Y fueron esos cuentos los que consiguieron el milagro de apaciguar los ánimos. El temor se fue disipando poco a poco, gracias a la voz cadenciosa y maternal con que los narraba”

La casa pintada Autora: Montserrat del Amo Ediciones SM, 2001 ISBN: 9788434877696

Patio de corredor Autora: Montserrat del Amo Bruño, 2009 ISBN: 9788421663264

Había una Vez 87


Mis Favoritos

Alejandro Valenzuela Doctor (c) en Estética U. de Chile Ex integrante del Equipo de Evaluación de Recursos para el Aprendizaje CRA

El mejor regalo literario para un niño: Un ambiente en el que le sea posible descubrir la lectura y, a la vez, descubrirse a sí mismo en y a través de ella. Leer, como dice María Teresa Andruetto en la conferencia Elogio de la dificultad, es una tarea que requiere muchísimo trabajo y esfuerzo, y lo mejor que podemos ofrecerles a los niños es un clima en el que ese trabajo paciente y siempre inconcluso pueda ser llevado a cabo. Un libro que hace reír a grandes y chicos: Un libro que siempre me hace reír y sorprenderme es Teléfono descompuesto de Ilan Brenman y Renato Moriconi. Después de todo, el relato empieza y termina con un bufón. ¿Cómo no reír con él? No se puede evitar llorar con el libro: El libro álbum más triste que he leído es Atrapando el viento de WQYZ (Todo quizás, 2004). Lo leí por primera vez hace mucho tiempo y de vez en cuando vuelvo a sus páginas. Es un libro tristísimo, de una rara belleza, que a mi juicio merecería tener un lugar destacado en el concierto de la LIJ chilena.

88 Había una Vez


Respondo con un género: la novela gráfica. Si bien no es un género expresamente juvenil, creo que tiene —más bien, está teniendo—grandes posibilidades para este grupo de lectores. Debo confesar que hace poco leí un texto de Scott McCloud (Entender el cómic. El arte invisible) que cambió completamente mi visión en cuanto a la sofisticación y complejidad del “arte secuencial”. Sin lugar a dudas lo recomiendo como un camino para sostener un diálogo más consciente con el género. Un libro que no falla a la hora del cuentacuentos:

Teléfono descompuesto Autores: Ilan Brenman y Renato Moriconi FCE, 2013 ISBN: 9786071612663

Si se tiene la posibilidad de proyectar imágenes, el libro Vegetal como sientes de Saxton Freymann y Joost Elffers me ha dado excelentes resultados en varias ocasiones. Tanto adultos como niños caen rendidos cuando las imágenes de este libro empiezan a desplegarse.

Mis favoritos

Para cautivar a un adolescente no lector hay que regalarle:

Debería hacerse una película del libro: En esto me gustan los desafíos, las películas que dialogan con libros que no permiten una traducción directa. Recientemente leí Punto omega de Don DeLillo, una extraordinaria novela sobre la experiencia de la lentitud y la inmovilidad, que creo que sería un excelente punto de partida para un

Entender el cómic. El arte invisible Autor: Scott McCloud Astiberri, 2014 (4ª Ed.) ISBN: 9788496815124

Había una Vez 89


Mis favoritos

trabajo cinematográfico. Pero no hay aquí recetas: como dice Octavio Paz a propósito de la traducción, habría que encontrar la forma de producir un efecto análogo al del libro empleando medios diferentes. Me gustaría tomar un café con el escritor(a): Dado que se trata de un ejercicio imaginario —abierto, en principio, al diálogo de una orilla a otra—, diría David Foster Wallace. En mi opinión, él entendió como pocos las posibilidades de la ficción en el mundo presente, los caminos que pueden (y tal vez deben) ser recorridos narrativamente. Es un tremendo escritor, con una prosa inteligente y divertida que me parece inagotable. Mi libro álbum favorito: No puedo elegir un solo libro álbum (ni siquiera un puñado). La producción actual es demasiado rica y variada como para convertirla en un conjunto cerrado de preferencias. Simplemente voy a mencionar dos libros con los que hoy mismo estuve trabajando que me parecen interesantísimos: Una caperucita roja de Marjolaine Leray, y Zoom de Istvan Banyai (a estas alturas, todo un clásico). Mi novela juvenil favorita: Locke & Key de Joe Hill y Gabriel Rodríguez. Hace un par de años tuve la suerte de “topármela” en el contexto de la Medalla Colibrí y quedé sinceramente cautivado. Hill y Rodríguez lograron montar una inquietante historia de particular atractivo e interés.

90 Había una Vez

Mi poeta preferido: Como todo lector, he tenido épocas y épocas. En Chile, me entusiasman autores muy diferentes entre sí: Enrique Lihn, Rosamel del Valle, Gonzalo Millán, Rafael Rubio, Gonzalo Rojas, Óscar Hahn… El ilustrador que más me gusta: Como en la respuesta anterior, voy a optar por quedarme en Chile. Me gustan muchísimo los trabajos de Isabel Hojas, Dominique Schwarzhaupt, Paloma Valdivia, Marta Carrasco y Alejandra Acosta. En general, la ilustración chilena goza hoy de una excelente salud. La biblioteca donde encuentro todo: Consulto varias bibliotecas, reales y virtuales. Todo depende de lo que esté buscando. Intento mantener un equilibrio entre los libros que pido prestados y los libros que decido comprar y tener disponibles para la consulta permanente. Memoria chilena es un sitio particularmente útil. El libro que hoy tengo sobre mi velador: En este momento estoy leyendo Motherless Brooklyn (1999) de Jonathan Lethem. Originalísimo. Hilarante. Basta con decir —el argumento habla por sí solo—que es una novela negra protagonizada por un detective amateur con síndrome de Tourette. Entiendo que pronto será llevada al cine bajo la dirección de Edward Norton.


Mis favoritos Vegetal como sientes. Alimentos con sentimientos Autores: Saxton Freymann y Joost Elffers Tuscania, 2003 ISBN: 8496123022

Punto omega Autor: Don DeLillo Seix Barral, 2010 ISBN: 9788432228780

Zoom Autor: Istvan Banyai FCE, 1995 ISBN: 0789681649036

Locke & Key 1. Bienvenidos a Lovecraft Autores: Joe Hill y Gabriel Rodríguez Arcano IV, 2011 ISBN: 9789568849061

Una caperucita roja Autora: Marjolaine Leray Océano Travesía, 2009 ISBN: 9786074002119 Había una Vez 91


: Coordinación z Pablo Álvare HUV a t is v e R l ia r o Comité Edit

S O N

¡

E R T N E ¡NOSOTROS

eñas de s e r y s e n io c a d n e Recom jóvenes lectores

s o m e d n ente

92

Había una Vez


Sin memoria de Teri Terry (Bruño, 2014) Este es un libro futurista que transcurre en las últimas décadas del siglo XXI. El Gobierno ha encontrado la manera de eliminar los recuerdos de los que considera “delincuentes infantiles”, menores de 16 años, para así darles la oportunidad de vivir una vida normal. Cuando Kyla es reiniciada todo hace pensar que dará problemas: tiene recurrentes pesadillas sobre lo que piensa, que son recuerdos de su vida pasada. Ahí es cuando empieza a darse cuenta que algo en su sociedad no cuadra y que confiar no siempre es la mejor opción. Lo que realmente me gusta y me atrae de este libro es su verosimilitud: por una parte, la evolución psicológica de los personajes, tan real, a lo largo de la historia, y por otra, la aplastante idea, que adquiere fuerza a medida que se avanza en la lectura, de que eso que les está ocurriendo a los protagonistas podría pasar en nuestra sociedad en cualquier momento. Estas ideas, más las que tú puedas adquirir leyéndolo, hacen que lo recomiende. Espero con ansiedad la traducción al español y la publicación de la segunda parte, aunque quizás me decida a leerlo en inglés si tarda mucho.

s o ñ a 4 1 , i t s e sar e r a g u L a k e n O Había una Vez

93


Nieve Negra de Camila Valenzuela (Ediciones SM, 2014) Cambiarse de casa no es siempre la mejor opción, quizás porque te gustaba la anterior o por los tantos recuerdos que tienes en ella. Pero qué se le va a hacer, los padres son los que toman las decisiones y uno solo tiene que acatarlas. O quizás, no sea tan malo: un espejo y dos historias que te harán poner los pelos de punta; dos tiempos diferentes que calzan perfectamente. Esto es lo que encontrarás en Nieve Negra, en donde la distribución de los capítulos es un tanto extraña, pues comienza de atrás hacia delante, y las historias están intercaladas: primero con la adolescente santiaguina en el presente, y luego en el pasado con una historia y personajes muy misteriosos. El libro me gustó mucho, es muy interesante y fácil de leer. Lo leí en un poco más de 2 horas, camino a Temuco, en el auto, mientras mi papá manejaba y miraba la carretera, y yo leía y miraba el paisaje, además de imaginarme todo lo que iba leyendo. Espero que lo disfrutes tanto como lo hice yo, quizás no en un viaje, pero sí en la tranquilidad de tu dormitorio o donde tú desees. ¡A leer se ha dicho!

Valentina Álvarez F., 15 años

94

Había una Vez


Donde los árboles cantan de Laura Gallego (Ediciones SM, 2011) Este libro, además de ser fantástico, es muy interesante. Viana, hija del rey de Rocagris, está comprometida con el hijo del rey de Castelmar desde que son pequeños, con el que planeaba casarse en primavera. Pero para la fiesta del solsticio de invierno, le advierten a la familia real que los bárbaros invadirán Rocagris, para lo cual el padre y el prometido de Viana se internan en una lucha en la que la única manera de aportar es esperar. Pero una chica como Viana no puede quedarse sentada y toma cartas en el asunto. ¿Qué pasará? ¿Podrán salir todos vivos de ahí? Escuchar las leyendas de los bosques no siempre es malo. Mi opinión sobre este libro, cuyas páginas se acababan rápidamente ante mis ojos, es que es un libro que no aburre. Quizás en algunos aspectos es un poco infantil, pero eso es exactamente lo que te mantiene la mente abierta y el alma joven. No puedes evitar pasar capítulo por capítulo, ya que realmente la acción nunca se acaba. Hay cosas que realmente no te esperas y pasan de todas maneras. ¡Muy entretenido! Bueno, esta vuelta a clases ha sido un tanto abrupta, pero te prometo que con la cantidad de páginas adecuadas cada día, el año se pasará volando. ¡Usa tu imaginación y vive la aventura como yo! ¡Te prometo que no te arrepentirás!

s o ñ a 5 1 , d i r d Ma . S a n e l a d g a M Había una Vez

95


El niño que enloqueció de amor de Eduardo Barrios (Andrés Bello) “¿Cuál es el rayo venenoso que despierta algunas almas en la noche, les roba el amanecer y las ahoga en una existencia de tinieblas? (...) Suele ocurrir que un rayo de luna, un rayo levemente dorado despierta el avecita dormida antes del alba. Hay avecitas tan frágiles e inquietas que antes que amanezca vuelan, perdiéndose pronto en la oscuridad.” Eso le pasó al niño que enloqueció de amor: un niño muy callado y tranquilo, que nunca daba problemas, muy solitario e independiente… o al menos eso creía. La falta de cariño de parte de su familia hizo que encontrara el amor en Angélica, una mujer adulta que lo hechizó. A medida que una va leyendo, se da cuenta de que en ciertas partes de la novela el niño está confundido y no sabe distinguir la realidad que vive, por eso sufre constantemente. Esta triste y desgarradora historia recuerda el estilo de Oscar Wilde en su relato El ruiseñor y la rosa cuando dice: “Entonces el ruiseñor se apretó aún más contra las espinas, y las espinas tocaron su corazón y él sintió en su interior un cruel tormento de dolor”. Algo parecido podemos leer en esta novela: “…se rompen el pecho contra las espinas del mismo rosal florido”, para referirse al amor no correspondido. Es una novela corta, rápida de leer, que te mantendrá atento todo el tiempo. Su lenguaje es directo y tiene un vocabulario no rebuscado: es como si el niño te contara sus vivencias. En lo personal, creo que es profundo, lleno de sentimientos que te mostrarán lo que puede suceder cuando el amor es incorrecto. Lo recomiendo a personas desde 13 años en adelante.

años 3 1 , . M a i b i c Lía Aran

96

Había una Vez


Las sinaventuras de Jaime Pardo de Vicho Plaza (Autopublicación, 2012) Este es un libro raro de principio a fin. Parte con Jaime intentando dibujar a un antiguo profesor que tuvo en el colegio, cuando él solo era un niño. Lo va a ver a su casa e intenta dibujarlo, pero no le resulta: lo dibuja mal, con manchas, sin cara, deforme. Después vemos a Jaime cuando era niño y tenía a este profesor que los atormentaba con su disciplina y comentarios. Al final, no sabemos muy bien de qué se trata el libro, porque es confuso y las historias se enredan, pero quedamos con la sensación de haber leído un pedazo de historia, una complicada y oscura. Me gustó mucho este libro porque al principio lo encontré feo, pero a medida que iba avanzando en las páginas y entendiendo más sus dibujos, me pareció que el libro cambiaba, como que se transformaba igual que el profesor, el señor López. Eso hizo que esta historia gráfica me cautivara. Espero que ustedes pasen por los mismos estados por los que pasé, o al menos disfruten tanto de esos cambios que nos confunden ¡pero nos invitan a seguir intentándolo!

ños a 7 1 , o d r ie u Gastón Izq Había una Vez

97


La casa del propósito especial de John Boyne (Salamandra, 2009) John Boyne nos vuelve a sorprender tras el éxito de El niño con el pijama de rayas con este libro y nos lleva a un hito muy importante en la historia, la Revolución Rusa. La historia gira en torno a la vida de Georgi Danilovich Yáchmenev, un joven que luego de salvar la vida de Nicolás Nikoláievich, primo del zar Nicolás II, cambia su vida para siempre. Al llegar al Palacio de Invierno para servir en la guardia personal de Alexis Romanov –el único hijo hombre del zar–, se enamora perdidamente de una de las duquesas y su afecto por el pequeño empieza a crecer día tras día. El amor y la lealtad se apoderan de esta trama, lo que hace imposible no amar a los personajes, especialmente a Georgi Danilovich cuya fidelidad y cariño hacia los Romanov se verá complicada cuando nadie creerá en los reyes de la forma en la que él cree y comenzará la famosa e interesante Revolución Rusa. Boyne nos hace ver la historia desde un punto totalmente desconocido e interesante, que no te deja despegar los ojos del libro hasta la última palabra.

Sofía Peró, 14 años

98

Había una Vez


El cielo está en cualquier lugar de Jandy Nelson (Everest, 2010) Lennie Walker tiene 16 años, le encanta leer y es una clarinetista increíble. Es un poco marginada social y no le interesa ser popular ni los hombres. Vive con su abuela, su tío y bajo la sombra de su hermana mayor, Bailey. Su vida cambia cuando su hermana muere sorpresivamente y ella debe superar el dolor de la pérdida, que la acompaña a todas partes. Ahí es cuando Joe Fontaine, un francés muy atractivo, llega y se fija en ella. Pero por otro lado está el pololo de su hermana, Toby, que la comprende y comparte su dolor, lo que hace que Lennie haga cosas que ni ella entiende. El libro me atrapó por su trama interesante y original. Hay muy pocos libros que hablan de lo que pasa después de la muerte con la gente cercana, cómo cambian sus vidas. Una puede ver cómo se siente la protagonista cuando pierde uno de los pilares fundamentales de su vida, lo difícil que es para Lennie soportar la lástima de la gente, el miedo de dejar atrás el recuerdo de Bailey y volver a conectarse con el mundo. Se lo recomiendo a jóvenes entre 14 y 17 años. Es un libro realista, que nunca deja de ser interesante y que te deja cuestionándote sobre lo corta que es la vida, cómo puede acabarse en cualquier minuto y cómo a veces una pierde el tiempo en discusiones tontas.

s o ñ a 5 1 , z e n í t Josefina Mar Había una Vez

99


100

HabĂ­a una Vez


HabĂ­a una Vez

101


102

HabĂ­a una Vez


HabĂ­a una Vez

103


Hamaca

Autora: Constanza Ternicier Minimocomún Ediciones, 2014 ISBN: 9789569129117

dosis de lectura Introducción de Pablo Álvarez Coordinador Sección JIL Comité Editorial Revista HUV

Hamaca Constanza Ternicier *Fragmento del libro Hamaca. Páginas 20 – 21. 104

Había una Vez


INTRODUCCIÓN

H

amaca no está concebida como una novela juvenil –al menos como el mercado entiende esta literatura–, pero tiene todos los elementos para ser considerada como tal: su protagonista, Amparo, es una adolescente con un gran conflicto a cuestas; la narración es sencilla, sin abandonar la complejidad de un relato bien armado; tiene romance, aventura, drogas, un poco de vodka y, por supuesto, un soundtrack para acompañar la lectura.

La historia va más o menos así: Amparo tiene 12 años y vive con su padre, que parece un alma en pena y que arma y desarma puzles como única ocupación, en una casa donde lo importante no parece ser la luz ni el ruido, sino todo lo contrario; tiene una abuela excéntrica; se relaciona con gente mayor que ella; quiere que alguien la entienda, la quiera y la proteja. Ah, y la abandonó su madre cuando solo tenía 7 años. La novela está contada por la voz de Amparo, una chica que habita dos mundos, dos ritmos, uno marcado por las experiencias vividas en el exterior y otro, más íntimo, que constituye la elaboración de un universo personal. El relato de Amparo es desbordado y sincero, explora los límites de la inocencia en la voz, pero los pone en crisis con la experiencia, con la sucesión de acciones. Es precisamente una novela dinámica, en permanente movimiento, como esos viajes físicos, espirituales y alucinógenos que realiza Amparo para encontrar a su madre, Consuelo, que está en un movimiento clandestino, ausente, un movimiento en permanente fuga, que se diferencia del de Amparo. Ahí radica el motor de la novela: mientras una se busca, la otra busca, y es en esa especie de tensión donde el relato adquiere más fuerza. El verano en el que transcurre el relato casi testimonial de Amparo es el tiempo necesario para convertir esto en una novela formativa –en su propio estilo, por cierto–. Hay una progresión, un avanzar efectivo en el movimiento de Amparo, al modo de un filme que termina, relativamente, bien. Leo con asombro cómo la voz de Amparo, esa insoportable niña que quiere crecer pronto, logra hacerlo: la narración madura con el paso de las páginas, y se hace más firme y verosímil a medida que avanzamos. “Ofreció llevarme hasta mi casa, pero yo quería hacer ese camino de vuelta sola y en metro, esta vez sin tanta gente”, dice Amparo. Más adelante, refiriéndose a la manera en que habita su espacio, que hasta hace poco se le hacía vacío y asfixiante, cuenta: “Cuando desperté, estaba todo mucho más claro y el silencio insoportable era cada vez más soportable. Incluso necesario.” Amparo aprende a convivir con el silencio de su hogar, que no es más que el silencio del mundo adulto, de la ausencia de respuestas.

Había una Vez

105


Ilustración de Fabián Rivas http://fabianrivas.com/ 106

Había una Vez


Mi mamá se puso a recoger las migas de su plato con los dedos y fijó la vista en esa

tarea. Dedo a la boca, como si fuera a dar vueltas las páginas a una revista,

dedo al plato. “Me voy. Tengo que irme. Después del puré de castañas que nos dejó tu mamá, Bernardo, me voy. Ya tengo todo listo.

Me llevaré el auto. Tú ya te comprarás uno cuando aprendas

a manejar. Se me ocurre que nunca aprenderás. Tampoco creo que sea

Con ese tremendo talento,

necesario. ¿a quién le interesa aprender a manejar? ¡Qué fome! Van a estar bien, de seguro la Mariquita los va a tener como reyes. Y es que son unos reyes”.

Se le quebró un poco la voz, salió del plato transparente al que ya no le quedaba ninguna miga (las estaba confundiendo con las

tomó el último gran sorbo de vino tinto. Dejó la copa en la orilla de la mesa y tomó la cartera del mantel) y se

de charol. “¿Unos qué?”, preguntó mi papá, “no entiendo nada”. “No es tan difícil, me aburrí. Esas

cosas pasan. Necesito ir a dar conmigo misma. ¿Es muy difícil de entender? Hay cosas que uno no puede controlar. Me gustaría seguir, resistir en el feudo”. “¿En

“no entiendo nada”.

“En el el qué?”, preguntó mi papá, feudo, el feudo de mis reyes. De mi rey y su princesa. Pero quiero salir, ver qué hay allá afuera”. Se produjo un silencio que se sintió peor que la

picadura de una abeja. Desde ese día, odio el silencio. Mi papá, en tanto, se hizo el mejor amigo de él. Decidí quedarme mirando la pátina de leche blanca de mi vaso semitransparente.

No quería

mirarla de nuevo, se veía tan linda en el marco

de la puerta con la bolsa de papel kraft en una mano y la cartera de charol en la otra, que preferí quedarme con ese recuerdo. Entró una ráfaga de viento frío, ya no quedaba ni un pedazo amarillo en la cocina.

El sol

Había una Vez

107


puede estar siempre ahí, pero después de una hora decide hacerse invisible. Los de al lado comenzaron a cantar el cumpleaños feliz.

Lo

escuchamos hasta el final. La Rosario, la Rosarito, estaba de cumpleaños ese día. Cumplía

10 y ahora

tiene 15. Son inmigrantes alemanes ellos, así que también esperamos

la segunda versión de la canción. Me hubiese encantado que en esa familia hubiera representantes de todo el mundo, podrían haber cantado la misma canción en francés, luego en italiano, en rumano, en inglés, en portugués, en húngaro, en mapudungún, en catalán, en sueco, en flamenco y en hebreo.

Pero los aplausos llegaron demasiado rápido. Me imaginé a miles de personas abrazándose. Mi mamá

sonrió aliviada y aplaudió con ellos. Su aplauso se aceleró: “Ya,

ya, ya. Se me va a hacer demasiado tarde y me quiero ir aunque sea con un poco de sol”. Sirvió el puré de castañas con crema y quitó los restos de la cuchara con los dedos.

“Está exquisito, pero

yo paso. Esa empanada me dejó más que satisfecha. Tú deberías

probarlas con ají, seguro que no te darían ganas de dejarla hueca. Pero es demasiado para ti. Tú no puedes con eso. Los

adoro, a los dos,

los adoro con todo mi ser”. A mí no me gusta que me

prefiero que me quieran, que me

adoren, quieran mucho, pero no que me adoren. Eso me suena a tostar.

Me dio un beso en la frente. No pude mirarla, pero

sentí que me derretía. Si hubiésemos estado en la

nieve quizás habría podido evitarlo. Es difícil que las cosas se derritan en la nieve, sobre todo a esas horas en que aún no se escondía el sol pero estaba a punto.

108

Había una Vez


HabĂ­a una Vez

109


Ilustración de Fabián Rivas http://fabianrivas.com/ 110 Había una Vez


NO HAY MUERTO MALO, PERO ESTE SÍ ERA DE LOS MEJORES BEZAS A C N A B E T S E POR

staurantes

r y crítico de re eriodista, escrito

P

Terry Pratchett se llamaba. Fue un escritor inglés, sir además, que creó mundos fantásticos con un acento claro en lo humorístico. Poco disponible en Chile, vale la pena buscarlo para darse cuenta de que lo mejor, a veces, no es lo fácil de encontrar.

T

erry Pratchett usaba un sombrero de fieltro negro y un bastón con empuñadura de plata. Estaba en las últimas hace años, por una enfermedad degenerativa, prima hermana del Alzheimer. Y, al enterarse de su dolencia, puso acelerador en una campaña por la muerte asistida, que finalmente no llegó a utilizar. En Chile apenas se conoce, porque sus libros llegan poco o nada, pero en Inglaterra vendió apenas menos que J. K. Rowling. Y no es para menos, ya que tiene una chorrera de títulos y acumuló más de 50 millones de ventas en el mundo. Pero acá, en Chilito, casi nada. Por eso, pueden buscarlo en librerías de viejo o comprarlo por internet o encargarlo a los viajeros, porque es in-cre-í-ble-mente bueno y muy gracioso e inteligente.

Había una Vez

111


¿De qué van los libros de Pratchett? Los más conocidos son los de la serie de Mundodisco, los que acontecen en un mundo imaginario que se encuentra sobre cuatro elefantes que van sobre una tortuga gigante. El pueblo principal de esta “Tierra” es Anhk Morpork, donde rige el tirano lord Vetinari. Ahí la universidad de la magia tiene a un orangután bibliotecario, troles y enanos se pelean –y odian– día a día, los vampiros deciden no beber sangre para integrarse a la comunidad y el cuerpo de policía tiene a una mujer lobo entre sus filas. Es un mundo donde el orden lo ponen los distintos gremios, como el de los asesinos y el de los ladrones, que caen encima de quienes usurpan sus oficios sin pagar sus cuotas. Y mientras, en cambio, ellos pueden matar y robar legalmente, cumpliendo con los correspondientes tributos al tirano. Hay que consignarlo: Pratchett también escribió títulos fuera de este universo, como el unitario y autoconclusivo Nación, o la saga –para más pequeños– de Johnny Maxwell, editada en Timun Mas (y antes en SM), pero es su creación de Mundodisco la que más fans le atrajo. Porque lo que hace Pratchett en esta serie de más de 40 títulos es subvertir los géneros fantástico y de terror, haciendo chistes sobre esas cosas que Lewis y Tolkien trataban tan seriamente. Pero tampoco todo es cosa antigua. En Mundodisco hay ironías dedicadas a la Revolución Maoísta, a las filosofías

112

Había una Vez

tibetanas de moda, a la guerra de los sexos, a las características inherentes a los australianos o a la Revolución Industrial. Además hay una muerte con guadaña y que habla EN MAYÚSCULAS, y que se hace acompañar del esqueleto de rata que es… la muerte de las ratas. También hay jinetes del Apocalipsis que se declaran en huelga, con un Guerra que es mimado por la señora Guerra, la que le da comida de dieta y le pone bufandas. O un socio del Viejo Pascuero, Papá Puerco, que tiene sus semejanzas y sus bizarras diferencias con aquel tan conocido símbolo de las fiestas de fin de año. Con los libros de Mundodisco no hay tibiezas: o te gustan o no. Y al que le gustan, lo gana una adicción por leer estos textos rápidos, con mucha ironía y no poca broma intelectual. Para quien quiera entrar por la puerta menos específica y más genérica, uno de sus libros, El asombroso Mauricio y sus roedores sabios, es considerado por sus seguidores como la mejor opción. En este caso, se trata de una retorcida versión de El flautista de Hamelin, muy en el estilo de nuestro autor. En fin. Se ha ido un fabulador magnífico, autor de frases como: “El problema de tener una mente abierta es que la gente insiste en entrar dentro y poner allí sus cosas” o “La pluma es más poderosa que la espada, si la espada está envainada y la pluma es afilada”. Se ha ido un verdadero sir de las letras. Snif.


El asombroso Mauricio y sus roedores sabios (Mundodisco 28) Autor: Terry Pratchett Debolsillo, 2012 ISBN: 9788499894744 Johnny y los muertos Una aventura de Johnny Maxwell Autor: Terry Pratchett Timun Mas, 2010 ISBN:Â 9788448038250 Mort (Mundodisco 4) Autor: Terry Pratchett Debolsillo, 2010 ISBN: 9788499086460


Novedades Editoriales A BUEN PASO ALFAGUARA AMANUTA CATALONIA CEIBO COLUMBA COMBEL CONFÍN EDICIONES UC EKARÉ FAKTORÍA K FONDO DE CULTURA ECONÓMICA LIBERALIA MONTENA OCÉANO TRAVESÍA PEHUÉN PLANETA SM TURNER ZIG-ZAG

114 Había una Vez


BUÑUELOS DE HURACÁN Autor: Pep Bruno Ilustradora: Carla Besora 2015 ISBN: 9788494285462

Novedades

A BUEN PASO

La pastelera de esta historia posee unas habilidades especiales y cocina unos buñuelos capaces de transportar a quien los coma en un viaje celestial: una travesía de la que todos volverán transformados para siempre. Un viaje surrealista en el que el lector atento encontrará ecos no solo de sus comidas, sino de sus lecturas y del mundo que le rodea. Las ilustraciones juegan libres, moviéndose entre islas con aspecto de buñuelos y llevando a los personajes a volar y bailar entre nubes y reflejos del arcoíris.

ALFAGUARA INFANTIL

¡QUÉ HORROR, UN NIÑO! Autora: Mari Ferrer Ilustradora: Leonor Pérez 2015 ISBN: 9789561525474

¿Has escuchado alguna vez extraños ruidos en tu habitación? Hace un par de noches que el pequeño Remigio siente que un intruso duerme sobre su cama. No debería tener miedo. Él y su familia nunca le han temido a nada… o, mejor dicho, a casi nada.

Había una Vez 115


Novedades

ALFAGUARA JUVENIL

LOS EXTRAÑAMIENTOS Autor: Martín Blasco Grafiti: Gualicho 2014 ISBN: 9789561525153

Martín es nuevo en la Casa, un espacio comunitario donde viven muchas familias diferentes. Allí encuentra un mundo nuevo, distinto de todo lo que él conocía. Se hace amigo de Vladi, un chico huérfano que está construyendo un karting para competir en una carrera en la plaza. Mientras tanto, la mamá de Martín tiene la loca idea de intervenir con arte el edificio… Esta es la historia de Martín, su paso por la casa tomada y su encuentro con los extrañamientos.

AMANUTA

ABC ÉTNICO

Autora: Liuna Virardi 2015 ISBN: 9789569330155

Los seres humanos, a pesar de nuestras diferencias, somos todos iguales. Y eso es lo que muestra este hermoso libro donde, con una serie de patrones simples y con tres colores, se crean la tipografía, el diseño y la ilustración de 27 etnias diferentes. ABC Étnico pretende reforzar la idea de igualdad y tolerancia entre los seres humanos y llama a valorar y salvaguardar las etnias que habitan nuestro planeta. El libro incluye un díptico recortable con las formas.

116 Había una Vez


ALGO GRANDE

Autora: Sylvie Neeman Ilustradora: Ingrid Godon 2015 ISBN: 9789569330148

Novedades

AMANUTA

Un niño y un adulto conversan con ternura y honestidad. El pequeño le confía sus deseos y frustraciones, mientras el mayor lo escucha y acompaña. El niño desea hacer algo importante, pero no sabe qué. En esa búsqueda y en medio de esas dudas, el adulto lo guía, pero sin imponerle una respuesta. Este libro trata sobre la importancia de crecer acompañado.

CATALONIA

TÚ NO ME MANDAS

Autora: Neva Milicic Ilustradora: Soledad Véliz 2015 ISBN: 9789563243451

Fernanda y Angélica se la pasan peleando. Como a muchas personas, a ellas les gusta más mandar que obedecer y cuando se ponen a discutir ¡echan a perder hasta la mejor de las fiestas familiares! Todos están aburridos con sus peleas porque cuando se ponen mandonas se echan la culpa la una a la otra y no hay quien las aguante. Un relato ilustrado, dedicado especialmente a los niños, que ayuda a entender y resolver las diferencias.

Había una Vez 117


Novedades

CEIBO

EL FANTÁSTICO AVIARIO DE SIR WILLIAM MCCROW Autor: Lizardo Carvajal 2015 ISBN: 9789563590043

Esta novela breve invita al lector a viajar con la imaginación a través de las anotaciones del ornitólogo inglés Sir William McCrow, que dedica su vida a la búsqueda del Pájaro de los Mil Cantos. Su aventura lo lleva a descubrir las más fantásticas y exóticas aves. A modo de diario de viaje, la novela explora la belleza alada de la creatividad.

El Fantástico Aviario de Sr William McCrow

Mujer Pájaro

Mi teoría de que el Pájaro de los Mil Cantos puede esconderse en las alturas, me ha llevado a descubrir el ave más hermosa del reino de los cielos. La Mujer Pájaro vive en las alturas de nuestro planeta, por encima de las mismas nubes. Al oír su canto me he sentido como el mismo Ulises de regreso a Itaca. En su vientre, esconde una secreta vasija de barro, donde se encuentra el almizcle mágico con el cual se produce el milagro de la vida. Himalaya, junio 29 de 1942.

Calicantus Incantare

(La que encanta con su hermoso canto) 48

COLUMBA

LA HISTORIA DE LA BELLA ONDINA Autor: Eduard Mörike Ilustradora: Daniela Drescher 2014 ISBN: 9789567650095

La bella y triste Ondina del Blautopf tiene que aprender a reír. Eduard Mörike nos cuenta en uno de sus relatos más conocidos de qué manera lo consigue y logra, así, salir de su destierro. Un libro ilustrado por Daniela Drescher.

118 Había una Vez

49


Todos, alguna vez, hemos soñado que podíamos volar. Gustavo Roldán, a través de magníficas páginas en pop-up llenas de imaginación nos lleva a un mundo en el que es posible volar. Pero claro está, ¿serías el único? Bonitas ilustraciones que consiguen provocar al fin la sorpresa en el lector.

Novedades

Autor: Gustavo Roldán Un Unllibre libro POP-UP que ens nos explica cuenta que volar volar, al capdavall, podría no no serés algo tantan estrany raro como com ens creemos. pensem. 2015 ISBN: 9788498259582

Si usted vostè volés… volara… Gustavo GustavoRoldán Roldán

SI USTED VOLARA

CB/JS14090099-1/APO/November2014 CB/JS14090099/APO/November2014

COMBEL

Advertencia. No recomendable Advertència. recomanable per para a nens niñosmenors menores de de 3 anys. 3 años. Conté peces Contiene piezas petites pequeñas que poden que pueden ser ingerides ser ingeridas o inhalades. o inhaladas.

© 2015, 2015 Gustavo GustavoRoldán Roldán || Disseny Diseño de de cubiertas: cobertes: Estudi EstudiMiquel MiquelPuig Puig || Enginyeria Ingeniería de de papel: paper:Dario DarioCestaro Cestaro || © ©2015, 2015,de d’aquesta esta edición, edició, Combel Combel Editorial, Editorial, SA. SA. Casp, Casp, 7979 –– 08013, 08013Barcelona. Barcelona Tel. 902 107 007 | Primera edición: edició: febrer febrero 2015 2015 | ISBN: | ISBN: 978-84-9825-957-5 978-84-9825-958-2 | Dipòsit | Depósito legal:legal: B-20795-2014 B-20796-2014 | Imprès | Impreso a la Xina en China

CONFÍN

+UNIVERSO: CIENCIA & FICCIÓN Autoras: María Teresa Ruiz y Margarita Schultz 2015 ISBN: 9789568995140

Pareciera que la ciencia es lejana y por momentos impenetrable, que los grandes descubrimientos tardan en llegar a nuestras manos y, si lo hacen, es a través de textos que nos cuesta comprender. Esta nueva apuesta de Confín Ediciones rompe con esa máxima y presenta, de manera gráfica y dinámica, respuestas a muchos cuestionamientos e inquietudes en torno al Universo, la vida y nuestra identidad planetaria. Un libro en el que la ficción acompaña a la astronomía y donde la lectura se detiene ante impactantes imágenes y seductoras ilustraciones. El volumen incluye códigos QR con información adicional, para profundizar los contenidos usando el Smartphone. Había una Vez 119


Novedades

EDICIONES UC

A LA SOMBRA DEL ASOMBRO EL MUNDO VISTO POR LA FÍSICA Autor: Francisco Claro 2015 ISBN: 9789561414976

Según Albert Einstein, la física no es más que un refinamiento del pensar ordinario. Si es así ¿por qué ha de permanecer oculta al ciudadano común? Ponerla al alcance de todos es el desafío que enfrenta en este libro Francisco Claro. ¿Qué son los agujeros negros? ¿Cuáles son los secretos del átomo? ¿Cómo surge el caos? A la Sombra del Asombro. El mundo visto por la física aborda estas y otras preguntas con un lenguaje ameno y cotidiano, sin tecnicismos innecesarios.

EKARÉ SUR

ANIMALARTE

Autora: María José Ferrada Selección de artistas chilenos 2015 ISBN: 9789568868147

Diez animales vistos por diez artistas chilenos. Un libro para disfrutar junto a los niños sus primeras experiencias en el mundo del arte. Los textos de María José Ferrada presentan las obras de María Luisa Bermúdez, Matías Pinto D’Aguiar, Benito Rebolledo, Sebastián Garretón, Aristodemo Lattanzi, Santos Chávez, Samy Benmayor, Loro Coirón, Manuel Espinoza y Pablo Domínguez.

120 Había una Vez


LO QUE CUENTAN LAS ESTATUAS DEL MUNDO Autora: Montse Ganges Ilustradora: Imapla 2014 ISBN: 9788494303807

Novedades

EDICIONES EKARÉ

Desde los tiempos prehistóricos, los humanos han sentido la necesidad de levantar monumentos que resistan el paso del tiempo y el olvido. La esfinge de Guiza, un moái de la Isla de Pascua, una gárgola de la catedral de Santa María del Mar…, todas son estatuas que han presenciado impasibles el curso de la historia. Pero, ¿qué pasaría si estos testigos del tiempo pudieran hablar? ¿Qué contarían? En esta emocionante colección de cuentos las estatuas toman la palabra.

FAKTORÍA K

COLOR ANIMAL

Idea original e ilustraciones: Maya Hanisch Textos: Agustín Agra 2015 ISBN: 9788415250838

Las habilidades, costumbres y curiosidades de una treintena de animales terrestres, acuáticos o voladores, representados con la técnica del collage y un llamativo tratamiento cromático. Una manera amena y original de acercarse a la fauna, apreciar la biodiversidad y viajar por todo el mundo.

Había una Vez 121


Novedades

FCE

ARENAS MOVEDIZAS

Autor: Octavio Paz Ilustrador: Gabriel Pacheco 2014 ISBN: 9786071623881

La obra de Octavio Paz es vasta y versátil, pero al hablar sobre su producción literaria muy poco se dice sobre los cuentos que escribió en 1949 y que agrupó bajo el nombre Arenas movedizas. Se trata de diez cuentos breves que muchos críticos han considerado “de estirpe fantástica” y que exponen temas como el absurdo, la imaginación y los sentimientos más profundos del ser humano. Un libro ilustrado por el artista mexicano Gabriel Pacheco.

FCE

CIELO DE AGUA

Autor: Aramís Quintero Ilustradora: Betania Zacarías 2014 ISBN: 9786071621313

Aramís Quintero juega con las palabras y las cosas que representan esas palabras con un gran poder lírico y la agudeza que da el juego de los sentidos: “Uno quiere ser ya grande, / aunque tenga pocos años. // Que lo dejen irse solo / por las calles de su barrio.”

122 Había una Vez


¿ALÓ? ¡HOLA, MAMÁ! / ¿ALÓ? ¡HOLA, PAPÁ! Autora: Alice Horn Ilustradora: Joëlle Tourlonias 2015 ISBN: 9789568484354 ISBN: 9789568484354

Novedades

LIBERALIA

Dos nuevos títulos se incorporan a la Colección Pimpirigallo de Liberalia Ediciones. En el primero, una hija espera la llegada de su madre, que inventa las más novedosas rutas y transportes hasta llegar a casa. En el segundo, un padre y su hijo conversan sobre las alternativas de regalos que el padre puede llevar al término de una larga jornada de trabajo. Finalmente, descubren el más preciado regalo...

MONTENA

TODAS LAS HADAS DEL REINO Autora: Laura Gallego 2015 ISBN: 9789568474393

Camelia es un hada madrina que lleva trescientos años ayudando con gran eficacia a jóvenes doncellas y a aspirantes a héroe para que alcancen sus propios finales felices. Su magia y su ingenio nunca le han fallado, pero todo empieza a complicarse cuando le encomiendan a Simón, un mozo de cuadra que necesita su ayuda desesperadamente. Camelia ha solucionado casos más difíciles pero, por algún motivo, con Simón las cosas comienzan a torcerse de forma inexplicable...

Había una Vez 123


Novedades

OCÉANO TRAVESÍA

EL SEÑOR TIGRE SE VUELVE SALVAJE Autor: Peter Brown 2014 ISBN: 9786077353034

Hay una ciudad en la que todo es como debe ser. Todos están conformes y son muy educados. Sin embargo, el señor Tigre desearía relajarse y divertirse. Más aún: le gustaría volverse salvaje. Así, un día decide hacer las cosas de otra manera. Un extraordinario álbum ilustrado con un personaje inconformista que está dispuesto a vivir a su manera, sin importar la opinión de los demás. Un cuento que destaca la importancia de tener opiniones propias, desarrollar un criterio personal y buscar nuestro camino.

PEHUÉN

REINO ANIMAL

Autora: Gabriela Mistral Selección: Pedro Pablo Zegers Ilustradores: Fito Holloway, Pati Aguilera, Raquel Echenique 2015

Reino Animal es una colección de tres tomos ilustrados que recoge parte de la obra de Gabriela Mistral. En Reino Animal. Poesía, ilustrado por Fito Hollaway, aparecen dieciséis poemas de distintos animales que la poeta describe en versos, como La rata, Viejo león y La chinchilla. Reino Animal. Prosa de la tierra, reúne en tanto una selección de prosas poéticas sobre animales terrestres ilustradas por Pati Aguilera. Por último, Reino Animal. Prosa del agua y del viento, ilustrado por Raquel Echenique, presenta dieciséis prosas poéticas de animales como El águila, La ballena y Los sapos.

124 Había una Vez


QUIERO SER FLACA Y FELIZ UN MÉTODO VISUAL PARA BAJAR DE PESO Autoras: Karolina Lama y Marcela Trujillo 2015 ISBN: 9789562479615

Novedades

PLANETA

El camino para ser flaca y, más aún, feliz, es para la mayoría de las mujeres una travesía turbulenta, frustrante e inabarcable. ¿Por dónde empezar? Diseñando tu vida como quieres que sea y pasando del pensamiento a la acción; tomando las riendas y dejando de actuar según los mandatos sociales, las creencias personales o tu disposición biológica. La psicóloga Karolina Lama y la artista Marcela Trujillo entregan una original hoja de ruta desde las bases de la psicología, la neurociencia, la filosofía, el humor, el cómic y... ¡el sentido común!

SM

ENCICLOPEDIA DE IDHÚN Autora: Laura Gallego 2014 ISBN: 9788467574128

Laura Gallego nos adentra en los secretos del planeta Idhún. Así, en esta enciclopedia el lector encontrará toda la información que necesita sobre la historia y mitología, la astronomía, la geografía, las razas, los personajes más importantes, la cultura y la religión del planeta que sirve de escenario para la trilogía de culto Memorias de Idhún.

Había una Vez 125


Novedades

SM

THE RAVEN BOYS II: LOS SAQUEADORES DE SUEÑOS Autora: Maggie Stiefvater 2014 ISBN: 9788467559217

Todo el mundo tiene secretos. Los guardamos o nos los guardan, los controlamos o escapan de nuestro control. Ronan Lynch también. El gran secreto de Ronan es que puede coger cosas de los sueños y traerlas al mundo real. Lo malo es que hay alguien más que desea esas mismas cosas. Alguien cuyas intenciones son más siniestras.

TURNER

EL DRAGÓN DE PAPÁ

Autora: Ruth Stiles Gannett Ilustradora: Ruth Chrisman Gannett 2014 ISBN: 9788416142040

El gato callejero dice que, en la remota isla Salvaje, un grupo de animales tiene prisionero y esclavizado a un bebé dragón, y eso es algo que Elmer no está dispuesto a consentir. Con una mochila repleta de chicle, piruletas, gomas elásticas, un peine y muchísimo ingenio, Elmer se embarca rumbo a la isla Salvaje para rescatar al dragón, en un viaje que le hará vivir muchas aventuras y enfrentarse a animales listos y tontos, que de todo hay.

126 Había una Vez


HISTORIAS DE LOS ÁRBOLES Autora: Myriam Yagnam Ilustradora: Mariel Sanhueza 2015 ISBN: 9789561227637

Novedades

ZIG-ZAG

Los tres cuentos que componen este libro están protagonizados por árboles que, desde distintas perspectivas, entregan importantes enseñanzas de vida. En El pequeño Espino, su protagonista desea crecer como los otros árboles, pero deberá descubrir aquello que lo hace único para encontrar su propio aporte. El Roble y el Huracán muestra la importancia de las raíces para poder crecer, desarrollar las fortalezas y ser cada día mejor. Por último, El Árbol Recoge Sueños advierte de los peligros de la vida moderna y recuerda el valor de cuidar la naturaleza.

ZIG-ZAG

EL REY Y SU TORRE

Autor: Jesús Aznar Ilustradora: Evangelina Prieto 2015 ISBN: 9789561227736

Al rey del pequeño país de Chiquilandia le gusta vivir en su humilde casita y leer libros de jardinería. Nunca tuvo un castillo, ni quiso tenerlo, hasta el día en que sus súbditos le regalan una torre digna de un rey. Desde lo alto de su nuevo hogar, divisa el castillo de un reino vecino, y la envidia lo lleva a construir la torre más alta del mundo, olvidándose por completo de su pueblo y de su amado árbol mágico.

Había una Vez 127


Equipo RHUV

Directora Ejecutiva María José Egaña S& IL E LIBRONTIL Y JUVEN D A T S I FA REV TURA IN biaunavez.cl A R E T I L aha

www.re

vist

ESCRÍBENOS A: contacto@revistahabiaunavez.cl

Revista HUV es un proyecto de Fundación Había una Vez www.fhuv.cl

Editora Bernardita Cruz Directora de Arte Sandra Gaete Corrección de pruebas y estilo Pilarín López Comité Editorial: Pablo Álvarez, Bernardita Cruz, Rebeca Domínguez, María José Egaña, Sandra Gaete, María Paz Garafulic, Carmen Paz Hernández, Manuel Peña, Verónica Uribe Representantes legales: Rebeca Domínguez, María Paz Garafulic Ilustración de portada gentileza de: Pati Aguilera

Auspiciador:

Ilustraciones interiores gentileza de: Marisol Abarca, Pati Aguilera, Sol Díaz, Maya Hanisch, Mari Pérez, Fabián Rivas, Marcela Trujillo Webhosting: Mediart

Obra financiada por el Fondo Nacional del Libro y la Lectura, Convocatoria 2014

Colaboradores: Claudio Aguilera, María Isabel Aguirre, Pablo Álvarez, Carla Baredes, Biblioteca de Santiago, Pep Bruno, Esteban Cabezas, Adolfo Córdova, CRA, Pilar Echeverría, Paola Faúndez, Ana Garralón, Carola Martínez, Isabel Molina, Manuel Peña, Mari Pérez Ferrer, Inés Puig, SNBP, Alejandro Valenzuela, Camila Valenzuela

AVISOS / AUSPICIOS / DONACIONES María José Egaña mjegana@fhuv.cl teléfono: (56 2) 2321 3301

Apoquindo 4760 of. 11A, Las Condes, Santiago, Chile. Fono: (56 2) 2207 5744

Había una Vez Nº 21  

Los libros informativos conforman hoy en día una importante tendencia en la producción editorial para niños y jóvenes. En este número de H...

Advertisement