Page 1

15 ERO 20 R B E F I einte v o r e núm

ENTREVISTA

María José Ferrada

IMPARABLE

ILUSTRACIÓN

Miguel Gallardo

“VIAJAR Y DIBUJAR SON FORMAS DE AUTOCONOCIMIENTO”

EL VIAJE EN LOS LIBROS PARA NIÑOS Y JÓVENES: EXPLORACIÓN, AVENTURA Y EXPERIENCIA

SECCIÓN JUVENIL Había una Vez 1


Índice

Editorial Los libros y cómo viajar sin moverse. Por María José Egaña Actualidad Noticias del mundo

4 6

EL VIAJE El viaje ilustrado: una propuesta para viajar leyendo Por Mireia Duran El viaje en la literatura para infancia, adolescencia y juventud en Chile: Construyendo un imaginario nacional Por Claudia Andrade Dibujar la travesía Por María Isabel Molina Viajar la ciudad Por Vólker Gutiérrez Columna de Abril Castillo Receta para viajeros nómadas y sedentarios Desde las Bibliotecas CRA Viajar en la biblioteca escolar CRA Desde el SNBP Bibliotecas que se mueven Recomendados por Mediadores Cuatro libros y un audiolibro Recomendado Profesional Por María Paz Garafulic Lecturas recomendadas Por Banco del Libro de Venezuela

2 Había una Vez

10 18 24 30 36 38 40 44 54 56


Entrevista María José Ferrada. Por Bernardita Cruz Ilustrador e historietista Perfil de Miguel Gallardo. Por Claudio Aguilera ¿Por qué soy lector? Por Antonio Ventura Buena Idea La Mochila Viajera Recordando a: Andersen, un viajero incansable. Por Manuel Peña Muñoz Mis Favoritos Por Mari Pérez

64 70 82 84 86 90

JUVENIL

Jóvenes Recomiendan ¡Entre nosotros nos entendemos! Cómic de Marcela Trujillo Diarios de viaje de Maliki 4 ojos Dosis de lectura El corazón de las tinieblas de Joseph Conrad Columna de Esteban Cabezas Diana Wynne Jones: una fantástica desconocida Novedades de febrero 30 Nuevos títulos

94 102 108 114 118 Había una Vez 3


Editorial

Los libros y cómo viajar sin moverse Justo cuando la mayoría de los chilenos (me incluyo) estamos preparando las maletas para partir a unas merecidas vacaciones de verano, el tema del viaje se nos impone como recurrente, vigente y actual. ¿Qué significa viajar? ¿Qué tipos de viaje existen? ¿Cómo se trata el tema en la literatura y, especialmente, en la LIJ? Estas y otras múltiples preguntas intentamos responder a través de este número de la Revista Había una Vez, el que, gracias a la colaboración de diversos expertos y especialistas, nos invita a aventurarnos y explorar la experiencia del viaje en los libros para niños y jóvenes. Sabemos que, desde tiempos inmemoriales, la literatura ha reflejado la necesidad intrínseca del ser humano de desplazarse, ya sea por necesidades físicas y/o de otro tipo, incluso espirituales. Así, son muchos los libros que nos transportan no solo a lugares lejanos y desconocidos, sino que también a espacios y tiempos que no existen en ninguna parte más que en la mente de su autor(a). Otros títulos nos guían a un viaje interior, a una mayor profundización del autoconocimiento que todos los seres humanos debemos hacer a lo largo de nuestras vidas, como una aventura vital tras el desarrollo como individuo que busca entender su propia existencia y trascender. Existen también los libros que nos conducen a un viaje sensorial y estético a través de sus imágenes e ilustraciones, y los que incluso nos enfrentan al último viaje de todos: la muerte. Es que, finalmente, el acto de leer, independiente de qué se lea, es en sí mismo un viaje. Un viaje inmóvil, pero un viaje al fin y al cabo. Un viaje desde la imaginación que nos saca de nuestra realidad actual y nos enfrenta a distintas historias, personajes, lugares, lenguas, paisajes y situaciones. Una invitación a embarcarnos en la travesía de la lectura, aquella aventura donde las palabras se articulan para transportarnos a otros mundos.

4 Había una Vez


Pero, quizás lo más importante, es que un libro también es un boleto a lo más profundo de cada lector, pues nunca salimos iguales tras leer la última página de un libro, aun cuando este no nos haya gustado. Y ese es precisamente el aspecto más interesante del viaje que nos ofrece la lectura: un camino que puede dar tantas vueltas como libros existen, pero que nunca se detiene. Los invitamos entonces a viajar a través de este número de la Revista Había una Vez, recorriendo la propuesta de viajes ilustrados de la experta catalana Mireia Duran, la investigación de Claudia Andrade sobre el viaje en la LIJ nacional como eje de la conformación de imaginarios propios en nuestro territorio, la invitación de Isabel Molina a descubrir el diario de viaje ilustrado como una exploración de las posibilidades textuales y visuales de cualquier travesía, y la revisión de la vida y obra de Andersen como viajero incansable en el recuerdo del escritor y especialista Manuel Peña. Los invitamos también a redescubrir las ciudades y espacios públicos como sitios seguros de encuentro en un artículo de Vólker Gutiérrez, a conocer los últimos y mejores libros sobre viajes para niños y jóvenes, a interiorizarse acerca de las bibliotecas móviles que en nuestro país viajan para llevar los libros a lugares aislados geográfica y culturalmente, a conversar con la premiada escritora chilena María José Ferrada y a disfrutar del talento del ilustrador e historietista español Miguel Gallardo, cuyos dibujos relatan sus viajes como una circunstancia y jamás como una finalidad. ¡Esperamos que disfruten este viaje!

María José Egaña H. Directora Ejecutiva Fundación Había una Vez

Había una Vez 5


Actualidad Como cada fin de año, diferentes instituciones y medios de comunicación realizaron sus selecciones de los mejores libros infantiles y juveniles de los últimos meses. Por tercer año consecutivo, Babelia –el suplemento cultural del diario El País– publicó su listado con los mejores libros de literatura infantil y juvenil, escogidos por un grupo de veinticinco investigadores de literatura para niños, libreros, animadores a la lectura y blogueros. Un título chileno se ubicó como el más votado en la categoría juvenil: Al sur de la Alameda de Lola Larra y Vicente Reinamontes, editado por Ekaré Sur. En álbum ilustrado destacó La cocina de noche de Maurice Sendak (Kalandraka) y en primeros lectores (de 6 a 12 años) El tesoro de Barracuda de Llanos Campos, ilustrado por Júlia Sardà (SM). También figuraron entre los escogidos Escarabajo en compañía de Pep Bruno con ilustraciones de Rocío Martínez (Ekaré), El libro de las camas de Sylvia Plath con ilustraciones de Quentin Blake (Libros del Zorro Rojo), 12 poemas de Federico García Lorca ilustrados por Gabriel Pacheco (Kalandraka) y Ciudades de papel de John Green (Nube de Tinta). http://cultura.elpais.com/cultura/2014/12/12/babelia/1418398004_566428.html

La reconocida especialista en libros para niños Ana Garralón, por su parte, publicó en su blog Anatarambana una pequeña pero valiosa selección de siete libros informativos editados durante el último año. http://anatarambana.blogspot.com/2015/01/7-maravillosos-libros-informativos.html

El Club Kirico, que agrupa a casi un centenar de librerías españolas, aprovechó las fiestas de fin de año para presentar sus recomendaciones. El listado se titula Más que un regalo e incluye clásicos de la literatura infantil reeditados, historias ilustradas, libros informativos, libros para todas las edades y para niños que comienzan a afirmarse en la lectura. http://www.clubkirico.com/wp-content/uploads/2014/11/mas_que_un_libro_web.pdf

Canal Lector, de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, también hizo una selección de las mejores lecturas del 2014 para niños y jóvenes, que se pueden descargar desde los siguientes enlaces: www.canallector.com/listado.php?tag=137 www.canallector.com/listado.php?tag=138 www.canallector.com/listado.php?tag=139


Barco de Vapor 2015 El martes 10 de marzo del 2015 vence el plazo para presentar las obras al X Concurso El Barco de Vapor 2015, que promueve la creación literaria de calidad para el público infantil. Pueden participar personas de todas las edades, residentes en Chile, con trabajos narrativos de su autoría, dirigidos a lectores menores de 18 años. La obra ganadora se publicará en la Colección El Barco de Vapor y su autor recibirá cinco millones de pesos. Bases y requisitos en: www.edicionessm.cl/descargas/doc/BASES_ CONCURSO_2015.pdf

Iberoamérica Ilustra Con el fin de tender una red para difundir la obra de los ilustradores de libros para niños y jóvenes en Iberoamérica, Fundación SM, El Ilustradero y la FIL de Guadalajara convocan a IBEROAMÉRICA ILUSTRA VI Catálogo Iberoamericano de Ilustración de publicaciones infantiles y juveniles. Ilustradores nacidos en cualquier país iberoamericano podrán participar de manera individual o en grupo, con un mínimo de tres y un máximo de cinco ilustraciones inéditas y en serie que conformen una secuencia narrativa consistente. El ganador recibirá un premio económico de 5 mil dólares y realizará una ilustración original para la portada del Catálogo, del que formarán parte todos los ilustradores seleccionados. La fecha límite de registro es el 30 de marzo del 2015. Bases y más información en: http://iberoamericailustra.com/?page_id=747

Premio álbum ilustrado El Departamento de Educación del Ayuntamiento de Santiago de Compostela y Kalandraka Editora convocan al VIII Premio Internacional Compostela para Álbumes Ilustrados, dotado de 9 mil euros. Pueden optar autores e ilustradores de cualquier nacionalidad que presenten obras originales e inéditas, escritas en cualquier lengua oficial de la península ibérica. El plazo de presentación de los trabajos finalizará el próximo 6 de marzo del 2015 y el fallo del jurado se dará a conocer durante la primera quincena de abril, en el marco del Mes del Libro. Bases y más información en: www.kalandraka.com/premio-compostela/

Había una Vez 7


Actualidad

Caleta de Libros Hasta el 28 de febrero estarán en funcionamiento los puntos de lectura del proyecto Caleta de Libros, que este verano llegó hasta la playa La Lisera de Arica y la Playa Grande de Cartagena. En Arica, un carro triciclo recorre el lugar de martes a domingo, y en Cartagena se implementó un quiosco que funciona de martes a sábado con préstamo de libros y actividades culturales. El proyecto es desarrollado desde el 2014 por la Corporación Cultural Espacio Creamundos y este año en convenio con el Consejo Nacional del Libro y la Lectura. Cada punto de lectura cuenta con más de 250 libros para niños y adultos que fueron donados por editoriales independientes.

Contigo en la distancia Ella vive en Francia. Él, en España. Pero durante enero y febrero están juntos en Chile. Los ilustradores Loreto Corvalán y Alex Pelayo exponen en PLOP! Galería cincuenta obras en la muestra Contigo en la distancia. Con destacadas trayectorias tanto en nuestro país como en Europa, los autores se reunieron para realizar un homenaje al bolero, uno de los ritmos más propios de la cultura latinoamericana. Historias de romance, desengaño, pasión y olvido en una muestra que se inspira en las voces y letras inolvidables de Agustín Lara, Chavela Vargas, Lucho Barrios y Lucho Gatica. La exposición estará abierta hasta el 1 de marzo en Merced 349, n.°7, Barrio Lastarria.

Alex Pelayo 8 Había una Vez

Loreto Corvalán


Diplomado en Apreciación Estética Entre el 11 de abril y el 5 de diciembre del 2015 se desarrollará la primera versión del Diplomado en Apreciación Estética de los libros para niños y jóvenes de la Pontificia Universidad Católica de Chile. El programa entregará herramientas teóricas y prácticas para seleccionar y valorar libros dirigidos a niños y jóvenes desde una dimensión estética, considerando su calidad literaria, artística, gráfica y editorial, entre otros aspectos. Dirigido a mediadores de la lectura, combinará actividades teóricas y prácticas: clases expositivas, análisis personal y grupal de obras literarias e informativas, lecturas teóricas, discusión dirigida y debates. Más información en:

www.educacioncontinua.uc.cl/17140-ficha-diplomadoen-aproximacion-estetica-a-los-libros-para-ninos-yjovenes

Memorias en línea Ya están disponibles las Memorias del 34 Congreso Internacional IBBY México 2014. Todas las conferencias magistrales, crónicas del día a día, una galería de fotos, entrevistas y videos en: www.memories.ibbycongress2014.org

Distinción para Quino

En una ceremonia realizada en el Centro Cultural Gabriela Mistral, el creador de Mafalda, Quino, recibió la Orden al Mérito Artístico y Cultural Pablo Neruda, por la potencia de su obra y la valentía de su trazo en tiempos convulsionados. En la ocasión, la presidenta Michelle Bachelet recalcó la importancia del trabajo del caricaturista: “Su obra es parte del imaginario colectivo, en Argentina, en Chile y en el mundo. Y sus chistes son un terreno de encuentro, de reflexión y de alegría para varias generaciones”. La entrega se desarrolló en la muestra Quino, por Mafalda, que se exhibió en el contexto de Santiago a Mil. El artista, de 82 años, dijo que “la vida puede ser mucho más bella si la tomamos con humor”. Había una Vez 9


Ilustraci贸n de Karina Cocq

www.monitologia.blogspot.com

10 Hab铆a una Vez


El viaje

El viaje ilustrado: una propuesta para viajar leyendo

Por Mireia Duran i Passola Maestra y bibliotecaria de la red de escuelas jesuitas en Barcelona Máster en Libros y Literatura Infantil y Juvenil de la UAB

La humanidad, el viaje y la literatura han formado un triángulo indisoluble en el cual, desde tiempos inmemoriales, el narrador cuenta sus andanzas y aporta el bagaje de sabiduría adquirido mientras viaja. En este artículo, se suma a esta tríada la ilustración, a través de una propuesta de libros álbum que abordan el viaje desde distintas aristas.

Había una Vez 11


El viaje

La richesse de l’homme ne repose pas sous ses pieds, matérielle, mais dans l’imaginaire. Jean-Yves Loude

É

rase una vez, cuando el hombre era nómada y tenía que desplazarse en busca de alimentos y habitáculo, que el viaje formaba parte imprescindible del día a día e implicaba la gran aventura de la supervivencia. Con el paso del tiempo, a pesar de convertirse en sedentario, la necesidad de viajar persistió y se ha mantenido hasta nuestros días. Quizás por ello la literatura, también desde sus inicios en la tradición oral y hasta la actualidad, ha transmitido relatos en los que la necesidad de viajar sigue siendo motivo de infinidad de libros para todo tipo de lectores. ¿Qué nos mueve a viajar? Podemos viajar para descubrir, explorar, estudiar, conocer, trabajar, conquistar, huir o, simplemente, por turismo. Viajes que pueden ser buscados y deseados, o bien forzados y sobrecogedores. En cualquier caso, sea cual sea la intención inicial del viaje, al final puede quedar un testimonio escrito que configura la riqueza literaria o bien un relato fantástico. Ambos permitirán al lector o al oyente abandonar momentáneamente su universo cotidiano para entrar en el universo ajeno que se le propone. A lo largo de la historia de la narrativa oral y de la literatura, los viajes (en latín viaticum: vía, camino) han sido un tema recurrente. Desde Homero a Ibn Battuta y Marco Polo, pasando por Darwin o Verne, hasta la actualidad, el relato de viajes y aventuras ha generado miles de textos e imágenes que podemos diferenciar en ficción (novelas, poemas, cuentos y leyendas) o no ficción (diarios, artículos, crónicas, guías, cuadernos de viaje o de bitácora en el caso marítimo, mapas, etc.). Tal y como explica Cheilan1, la diferencia esencial entre ambos grupos es que la ficción no debe rendir cuentas a la realidad, mientras que en la documentación es requisito imprescindible. 1

Cheilan, Liliane (2007): «Voir du pays dans les livres en images: fiction documentaire contre documentaire-fiction», a: Si loin, si proche... Voyages imaginaires en littérature de jeunesse et alentour, Valenciennes, Actes de la journée d’études du 23 mai 2007, pp. 31-43.

12 Había una Vez


El viaje

“… la literatura, también desde sus inicios en la tradición oral y hasta la actualidad, ha transmitido relatos en los que la necesidad de viajar sigue siendo motivo de infinidad de libros para todo tipo de lectores”

Según Nières-Chevrel2 existen dos grandes grupos de viajes imaginarios: los que se sitúan en espacios verosímiles (a falta de ser verificables) y los que se sitúan fuera de las leyes del espacio y del tiempo, por lo que se desarrollan al margen de cualquier calendario. Quizás la importante presencia de los viajes imaginarios en la literatura juvenil sea en parte por estas leyes espacio-temporales, pero también por la atracción hacia “la incertidumbre entre lo animado y lo inanimado, entre los espacios de deseo y las leyes de lo que es real” (p.18). Si bien los viajes imaginarios no son específicos de la literatura infantil y juvenil, es un hecho que la LIJ permite a sus lectores viajar con la imaginación allí donde nunca han estado, ya que por edad no les es posible realizar físicamente el viaje en solitario y su única opción es la ficción. Si hablamos de los estudios elaborados sobre la literatura de viajes, podemos constatar que el centro de interés de los mismos gira en torno a diferentes ejes. Algunos investigadores optan por analizar solo un tipo de viaje, mientras que otros eligen trabajar bajo la perspectiva de elementos estructurales. Podemos hallar muchos aspectos que implican categorizaciones, pero a pesar de la gran variedad de viajes que se plantean solemos percibir (quizás por la abundancia de relatos existentes) que el viaje por excelencia es la narración de aventuras. En un viaje de aventuras el viajero suele experimentar una cierta transformación, lo que nos permite hibridarlo con el viaje iniciático, que a su vez supone también vivir una cadena de aventuras. De hecho, podemos pensar que cualquier viaje, sea del tipo que sea, implica una aventura: un viaje fantástico, uno en el tiempo, al espacio, una adopción, e incluso un exilio, pueden incluir elementos asociables a la aventura.

Nières-Chevrel, Isabelle (2007): «À propos d’Alice au pays des merveilles et de quelques voyages imaginaires», a: Si loin, si proche... Voyages imaginaires en littérature de jeunesse et alentour, Valenciennes, Actes de la journée d’études du 23 mai 2007, pp. 59-72.

2

Había una Vez 13


El viaje

Por otra parte, en los álbumes, la ilustración puede mostrar una “realidad” de manera poética exteriorizada por el artista, donde el texto es el trampolín de dicha creación y no está supeditado a ella. A menudo la ficción en la ilustración otorga veracidad al texto a través de la riqueza en los detalles: “La estética de los relatos responde siempre a una elección de los escritores para crear un país imaginario”, sostiene Nières-Chevrel en el texto citado anteriormente. La simbología de la ilustración permite ir más allá de las palabras, ya que proviene de los sentimientos y se destina a los sentimientos; es un vaivén sensorial donde el discurso varía según las imágenes presentadas. La imagen añade, aporta, explica lo que el texto no dice (o contradice), y el texto explica lo que la ilustración no cuenta, de manera que la experiencia lectora adquiere un sentido determinado para cada lector. La ilustración es el arte espacial por excelencia; nos muestra con exquisitez y agilidad la compaginación, la secuenciación, el avance del tiempo y los cambios de escenarios. El mapa del tesoro Los referentes para clasificar viajes son tan variados como los autores que los proponen. Precisamente por este motivo, la tipología que presento a continuación se fundamenta en la selección de algunos elementos que aparecen en diferentes estudios, especialmente el de Duran y Vilà3 basado en los acontecimientos que suceden a los protagonistas, pero con modificaciones y aportando otros aspectos. El resultado es una tipología propia sin referente fijo, separada en siete ítems. • Relato de iniciación o viaje iniciático: Es el que tiene como objetivo consciente o inconsciente desprenderse de formas caducas de la personalidad. En ¡Qué bonito es Panamá! (Kalandraka, 2010), las formas ya no satisfacen a los personajes, los cuales, a través de un itinerario lleno de acontecimientos excitantes y de un imprescindible viaje interior, vuelven a su propio locus amoenus. En Lorenzo está solo (Corimbo, 1999), el protagonista necesita encontrar otras aspiraciones de acuerdo con una personalidad emergente, y con el beneplácito de su

Duran, Mireia y Vilà, Núria (inédito).

3

14 Había una Vez


El viaje

madre irá aventurándose progresivamente en el mundo de los adultos. Y En el bosque (FCE, 2004), nuestro protagonista emula a Caperucita, desafiando la autoridad de los adultos y adentrándose en un bosque sorprendente, rebosante de referencias intertextuales. • Viaje interior: El viaje interior y el viaje iniciático están más relacionados con la evolución de la persona que con el desplazamiento físico. Se puede mostrar a través de personajes redondos, dinámicos, que evolucionan de manera clara en su andadura o en su pensamiento, como es el caso de La señora Meier y el mirlo (Libros del Zorro Rojo, 2012), con una mujer llena de obsesiones que irán llenando el espacio de la ilustración hasta conseguir liberarse y volar como un pájaro. Pero también pueden mostrarse a través de los sueños, que no dejan de ser aventuras interiores en un espacio irreal y que reflejan la construcción de uno mismo, como el atemporal protagonista de Donde viven los monstruos (Kalandraka, 2014). • Viaje para descubrir el mundo: Son recorridos que nos muestran un viaje físico, y a pesar de que estamos tratando literatura de ficción, pueden llegar a ser muy reales y detallados para el lector, como en El viaje de Anno (Juventud, 1999), o bien convertirse en un juego donde convergen espacio y tiempo, como en El globo amarillo (Juventud, 2011). Ambos son libros sin texto donde debemos buscar a los protagonistas en cada ilustración. Pero también pueden estar cargados de simbología e interculturalidad, como en el caso de El viaje del bisabuelo (Kalandraka, 2008), una historia intergeneracional que presenta

“… cualquier viaje, sea del tipo que sea, implica una aventura: un viaje fantástico, uno en el tiempo, al espacio, una adopción, e incluso un exilio, pueden incluir elementos asociables a la aventura”

Había una Vez 15


El viaje

“…la vida y la muerte en sí mismas son viajes, algunos más aventureros y otros menos, pero todos representan un cambio en el viajero que le genera la necesidad de explicarlos”

un viaje de ida de un abuelo en busca de una vida diferente, y un posible viaje de vuelta de los nietos con el fin de encontrarse con sus raíces. • Viaje de aventura: Viaje entre viajes, la aventura puede ser el viaje que abraza al resto de los viajes presentados. En Vamos a cazar un oso (Ekaré, 1992) el lector experimenta, al igual que los protagonistas, la alegría del viaje en familia y el vértigo de enfrentarse a lo desconocido. En Mi primer coche era rojo (Juventud, 2010), el óxido de la ilustración domina una aventura que es el sueño de todos los niños, puesto que el protagonista y su hermano pequeño, montados en un coche de hojalata, emprenderán un viaje que acabará estableciendo un código de circulación muy especial. En La cama mágica (Kókinos, 2003), las aventuras nocturnas se desencadenarán a través de una palabra mágica que nos hará volar por distintos parajes. • Viaje forzado: Hablamos de viaje forzado en caso de movimientos migratorios generados por causas como la adopción, el traslado temporal por cuestiones profesionales o de estudios, la guerra, las condiciones de vida, etc. El exilio a causa de un conflicto bélico es tratado desde la perspectiva de una niña en Lejos de mi país (La Galera, 2008), y los títulos Dos hilos (La Galera, 2007) y ¡Vamos a ver a papá! (Ekaré, 2010) muestran, también desde la perspectiva de los protagonistas infantiles, la añoranza y el vacío ante la ausencia de algún miembro de la familia que partió en busca de una vida mejor, el primero desde África y el segundo desde América del Sur. • Viaje intergaláctico: Es el viaje que nos transporta en el tiempo y el espacio, lejos de nuestra realidad y de nuestro planeta. Kommunikation zéro (Éditions du Rouergue, 2003) muestra la fuerza de la unión y la importancia de la comunicación a través de ilustraciones que recuerdan las sombras chinas. Pero quizás

16 Había una Vez


• El último viaje o viaje final: Es el viaje definitivo o sin retorno, es decir, la muerte física, que no tiene por qué implicar la muerte espiritual. Nana vieja (Ekaré, 2000) permite al lector acompañar los últimos días de vida de la abuela de la protagonista en un universo de vida y de color, y el Principito encuentra su viaje final a través de una serpiente que le permite abandonar su cuerpo para volver al lado de su amada flor.

El viaje

el viaje más intemporal y fantástico de todos sea El principito, una historia de crítica sutil, trágica y cómica a la vez, de los valores que rigen nuestra sociedad.

Colorín, colorado… Tal y como hemos visto, la vida y la muerte en sí mismas son viajes, algunos más aventureros y otros menos, pero todos representan un cambio en el viajero que le genera la necesidad de explicarlos. Evidentemente existen múltiples tipologías y categorizaciones y probablemente se han quedado en el tintero muchos tipos de viajes tan o más interesantes que los propuestos, esperando que algún otro viajero los recoja en su propia aventura y hable de ellos. Pero esta ya será otra historia.

Había una Vez 17


Ilustración de Alfredo Cáceres http://alfredocaceres.tumblr.com

18 Había una Vez


El viaje

El viaje en la literatura para infancia, adolescencia y juventud en Chile: Construyendo un imaginario nacional Por Claudia Andrade Ecchio ©Doctora en Literatura Chilena e Hispanoamericana Integrante de CIEL Chile

A partir de una selección de títulos chilenos, la especialista Claudia Andrade analiza cómo el viaje se convierte en una experiencia vital, que trasciende la literatura para conformar imaginarios propios de nuestro territorio, los que enriquecen nuestra forma de ver y estar en el mundo.

Había una Vez 19


El viaje

E

l viaje –como instancia de tránsito entre dos territorios, el propio y el ajeno– constituye un núcleo privilegiado en la literatura para hablar de quiénes somos y qué deseamos ser. Este movimiento entre el ser y el querer se configura como un proyecto: el camino siempre se está recorriendo. Se trata de una linealidad imaginaria, de un permanente “estar en construcción”, de un umbral en el que la persona se encuentra entre el peregrino y el errante, es decir, entre quien recorre el camino con un objetivo determinado de antemano y quien deambula sin destino fijo. Desde el psicoanálisis jungiano, el viaje es el escenario a través del cual se lleva a cabo el proceso de individuación, el que ha sido descrito, por ejemplo, por Joseph Campbell en El héroe de las mil caras (1949) o por Marie-Louise von Franz en el libro de Carl Jung El hombre y sus símbolos (1964), como aquello que impulsa al héroe o heroína a salir del espacio familiar en búsqueda de su destino en el mundo exterior, para así retornar con los saberes que le permitirán la realización como sujeto-individuo y sujeto-colectivo. El viaje, asimismo, propone una “constelación de arquetipos” y una “cosmografía de imágenes cíclicas” que, si bien son universales, igualmente dan cuenta de construcciones particulares, en la medida que los relatos han sido creados desde espacios culturales diversos y se han visto traspasados por tradiciones y visiones locales del mundo que les otorgan aquella cuota de individualidad que permite diferenciarlos. En lo que respecta a la literatura chilena escrita, destinada y/o adaptada para niños, adolescentes y jóvenes, el viaje, más que un elemento meramente argumental, permite visualizar la construcción de imaginarios en torno a nuestra “alargada y accidentada” geografía que, a lo menos en esta literatura, continúa manteniendo su carácter indómito e, incluso, mágico. Construcción del Estado-territorio y el Estado-nación El viaje ha sido la excusa a partir de la cual se ha caracterizado nuestro territorio, especialmente su flora y fauna, así como sus habitantes (chilenos, indígenas e inmigrantes). Si bien en ello a veces es posible distinguir un dejo de didactismo, la mayor parte de los textos tiende a una construcción mixta entre peripecia y formación. Quizás la novela más funcional a estos fines sea Perico trepa por Chile de Marcela Paz y Alicia Morel (1978), cuyo relato de un niño magallánico en busca de su padre presenta cierta cercanía temática con el ya famoso capítulo de Corazón de Edmundo de Amicis (1886) titulado De los Apeninos a los Andes, en el que Marco deja su natal Génova para dirigir sus pasos a Argentina tras su madre. En este caso, sin embargo, la motivación del viaje es un pretexto para “trepar” por el territorio nacional de sur a norte,

20 Había una Vez


El viaje

invirtiendo, conscientemente, el orden del recorrido para representar a Chile como un espacio agreste, de difícil conexión y cuya variada geografía física se trasunta también en su geografía humana. Lo pedagógico se visualiza en el mapa inicial, en la inocencia incorruptible del muchacho (simbolizada, además, en su oveja), en el final edificante en el que Perico –como voz oficial de la infancia de la época– afirma: “¡Chile y su gente chilena son maravillosos!”. Diferentes aproximaciones al territorio nacional son las realizadas en la década del 30 y 40 en las letras chilenas, época en que destacan dos textos clásicos: La ciudad de los Césares de Manuel Rojas (1936) y El último grumete de La Baquedano de Francisco Coloane (1941). En ambas novelas, el viaje es un pretexto, en primer lugar, para hablar de dos geografías australes: la mítica metrópolis patagónica y la ominosa patria magallánica. En segundo lugar, el viaje, como búsqueda de identidad y de reconocimiento tanto de sí mismo como del resto, permite ubicar ambas narraciones dentro del paradigma de “novela nacional”, en la medida que dialogan directamente con grandes problemáticas chilenas: la conquista de un territorio indómito a fuerza de voluntad (primero como empresa española, después como desafío republicano) y la siempre compleja relación entre los habitantes “originarios” y los “invasores”, donde estos últimos imponen, desde el poder hegemónico, no tan solo una visión del mundo sino una nueva forma de habitabilidad en dicho espacio en disputa, que tiene que ver con pasar de lo público y compartido a lo privado y traspasado por intereses tanto económicos como geopolíticos. El elemento más significativo de estos dos viajes que convergen en Tierra del Fuego es que son textos alegóricos: mientras La ciudad de los Césares construye la patria utópica, en la que indígenas y españoles pueden solucionar sus diferencias en un espacio urbano en el que imperan el orden y la civilidad, El último grumete de La Baquedano, en palabras de Grínor Rojo (2009), es “…el viaje de reconocimiento que realiza la patria chilena de la primera mitad del siglo XX por su territorio y por su historia” (87). La primera configura la patria imaginada, en la que césares blancos y césares negros pueden convivir respetando sus diferencias; la segunda habla de la consolidación de una tarea país: la conquista del territorio austral y la formación del joven (futuro adulto) que defenderá dicho espacio como marino-soldado de la patria.

“El viaje ha sido la excusa a partir de la cual se ha caracterizado nuestro territorio, especialmente su flora y fauna, así como sus habitantes” Había una Vez 21


El viaje

Chile como espacio de acogida Los viajes descritos en nuestra narrativa para infancia, adolescencia y juventud, junto con proporcionar representaciones alegóricas de Chile en tanto territorio-nación, también construyen imaginarios en torno a nuestra geografía como espacio capaz de albergar misterios e imposibles. Si en las novelas de décadas pasadas las imágenes marinas poblaron las letras nacionales, en la narrativa del último trienio destacan viajes que describen nuestro territorio como un espacio mágico. Tal es el caso de La cama mágica de Bartolo de Mauricio Paredes (2002), cuyo protagonista recorre la cordillera de los Andes en la comodidad de su cama como símbolo de la protección familiar que lo acompaña en sus aventuras nocturnas. Este viaje onírico de Bartolo reconstruye la montaña ya no como espacio de peligros sino de ensoñaciones y descubrimientos. Asimismo, es el territorio de nuestros animales característicos, como el zorro y el puma, que, en el relato fabuloso, acompañan al protagonista en búsqueda de una ciudad escondida. Nuevamente, se reconstruye, esta vez desde un imaginario infantil, la utópica relación entre naturaleza y civilización. Por su parte, ha tendido a primar en la narrativa de viajes la construcción de Chile como espacio de acogida para inmigrantes, especialmente en zonas como Llanquihue, Puerto Montt y Chiloé, territorios que, históricamente, han sido juzgados, desde políticas estatales, como lugares propicios para la colonización. En este contexto, se destacan tres novelas: Como un salto de campana de Víctor Carvajal (1992), Mágico sur de Manuel Peña Muñoz (1997) y El canario polaco de Sergio Gómez (2008). En los tres textos, el sur chileno se vislumbra como territorio encantado, en cuanto en él conviven lo mágico de las leyendas y la esperanza del reencuentro familiar. En el caso de la novela de Carvajal, Pancho recibe cartas de su abuelo chilote, don Pachi, quien, a través de las palabras y de las referencias a los seres maravillosos propiamente chilenos, lo conecta tanto con la naturaleza de la isla como con sus historias, estableciendo un vínculo literario entre la lejana Alemania donde habita el protagonista y el archipiélago al sur del mundo. Será un gorro chilote el instrumento de la conexión: “Formaban un cuadro muy divertido, en aquella cocina alemana… Es que así no más, de golpe y porrazo, el hijo nacido en otra patria se convertía en un niño más de Chiloé” (42). Por su parte, la novela de Peña Muñoz (galardonada con el Premio Gran Angular 1997) relata el viaje de Estrella Lorenzo, desde un pueblo español hacia el seno de Reloncaví, quien trae consigo una misteriosa encomienda que intriga a su hijo Víctor Manuel. El muchacho se ve envuelto en otro viaje, dentro del territorio nacional, en búsqueda del destinatario de la caja, don Celestino, un inmigrante radicado en Chile, pero que

22 Había una Vez


El viaje

no abandona el recuerdo de su tierra natal, remembranza que su hermana refuerza al enviarle, desde el viejo continente, un regalo especial: “Por eso te la mando. Como un presente simbólico, un trozo de tu patria. Ya que no puedes venir tú a tu tierra, que la tierra vaya a ti” (143). Finalmente, la novela de Gómez (que recibiera el Premio Barco de Vapor 2008) narra la historia de Anne, quien debe emigrar forzosamente de su natal Alemania, producto de la Segunda Guerra Mundial, al sur de Chile. El viaje mismo, lleno de peripecias y peligros, es narrado por un ratón, quien, como otro sobreviviente, simboliza la pérdida de la patria y el deseo de libertad en un pequeño canario: “Lo que representó esa ave para muchos, también para mí, se resume en una palabra que es siempre repetida, usada y abusada, pero hasta ahora insuperable: la esperanza” (108). En las tres novelas reseñadas, el sur de Chile se convierte en el nuevo hogar para estos extranjeros. Es interesante constatar en ello la construcción de un imaginario de solidaridad con quienes, por distintas circunstancias, se ven en la necesidad de salir de su país natal y emprender un viaje que los lleve a una tierra mágica, llena de bosques y mares tormentosos. Pero, por sobre todo, llena de personas que reciben al inmigrante como a otro ciudadano más. Quizás en ello haya un dejo utópico, la idealización del encuentro entre culturas y del mestizaje que ha marcado a fuego no solo nuestro espacio vital sino también el latinoamericano. Como se pudo apreciar en este, sin duda, escueto panorama de textos chilenos escritos para niños, niñas, adolescentes y jóvenes, el viaje es más que una anécdota en la vida de los protagonistas; es más que el elemento articulador que da vida a historias de búsqueda, encuentros y desencuentros; es una experiencia vital que trasciende la literatura para conformar imaginarios propios de nuestro territorio en cuanto espacio cuya complejidad y diversidad enriquecen nuestra forma de ver y estar en el mundo. Textos Citados - Campbell, Joseph. El héroe de las mil caras. Psicoanálisis del mito. Buenos Aires, Argentina: FCE, 2006. - Carvajal, Víctor. Como un salto de campana. Santiago, Chile: Alfaguara, 1992. - Coloane, Francisco. El último grumete de La Baquedano. Santiago, Chile: Orbe, 1965. - Gómez, Sergio. El canario polaco. Santiago, Chile: SM, 2008. - Paredes, Mauricio. La cama mágica de Bartolo. Santiago, Chile: Alfaguara, 2002. - Paz, Marcela & Morel, Alicia. Perico trepa por Chile. Santiago, Chile: Universitaria, 1984. - Peña Muñoz, Manuel. Mágico sur. Madrid, España: SM, 1998. - Rojas, Manuel. La ciudad de los Césares. Santiago, Chile: Zig-Zag, 2005. - Rojo, Grínor. “Sobre El último grumete de La Baquedano y algo más”. Anales de Literatura Chilena. 10.12 (dic 2009): 85-98. http://analesliteraturachilena.cl/wp-content/uploads/2011/05/a12_5.pdf - Von Franz, Marie-Louise. “El proceso de individuación”. Jung, Carl. El hombre y sus símbolos. Barcelona, España: Luis de Caralt Editor, 1976, 157-228.

Había una Vez 23


Ilustraci贸n de Pati Aguilera www.patiaguilera.com 24 Hab铆a una Vez


El viaje

Dibujar la travesía

Por María Isabel Molina Socia fundadora de PLOP! Galería Directora editorial en Grafito Ediciones Investigadora en edición e ilustración

Dispuesto como diario, cuaderno o bitácora, el diario de viaje ilustrado invita a un recorrido que es más que un desplazamiento por un lejano o exótico paraje: es, paralelamente, una invitación a descubrir las múltiples facetas del viaje y sus posibilidades visuales y textuales.

Había una Vez 25


El viaje

A

lrededor del año 1298, Marco Polo, el viajero incansable que convirtió la travesía en una forma de vida, comenzó a dictar las memorias de sus veinticuatro años de viajes a Rustichello de Pisa, las que se publicaron como El libro de las maravillas. Tierras desconocidas, ciudades exóticas y costumbres impensadas son algunas de las visiones que se suceden en este volumen. ¿Fue Polo el primer viajero que efectivamente vivió tales experiencias? Si bien no se sabe a ciencia cierta, lo que resalta es que el lugar privilegiado que tiene hasta hoy como explorador y narrador quedó sellado gracias a este libro. Polo, Heródoto o hasta el mismo Homero, con La Odisea, son autores que han resignificado el viaje como una instancia de descubrimiento. Más que una mera crónica descriptiva, el libro de viaje da cuenta de un discurrir emocional, en especial en su versión más íntima y sin editar: los cuadernos de viaje, que mezclan apuntes, notas sueltas y espontáneas, bocetos y material adjunto o tesoros que se van acumulando (una entrada a un espectáculo, quizá una estampilla o el pedazo de un mapa). Testimonios de una travesía, los libros y cuadernos de viaje se desprenden del género autobiográfico, ya que son una experiencia personal escrita en primera persona. Estas memorias individuales constituyen las pequeñas historias dentro de los grandes relatos históricos. Diarios, cartas, memorias y autobiografías se inscriben en este marco, pero es en el diario en el que convergen las reflexiones y vivencias durante el devenir de un desplazamiento. Dice María Graham en su Diario de mi residencia en Chile: “Hay días en que nos vemos felices y llenos de actividad, que apenas sí permiten también a la inteligencia preocupada unas cuantas anotaciones breves y concisas; otros hay en que la vanidad y el amor propio que todos sentimos más o menos cuando escribimos un Diario, llenan las páginas de necedades artificiosas, y otros hay todavía en que unas cuantas frases breves dejan transparentar un estado de ánimo que se necesita valor para exhibirlo a los ojos de un extraño”1. El narrador es, además, al mismo tiempo testigo y protagonista: va encontrándose tanto con su propia conciencia ante el viaje como ante sí mismo en un nuevo escenario. Científicos, literarios o ilustrados, los libros y cuadernos de viaje tienen diversas características y convergen con diversas tradiciones. En algunos casos acercan al lector a la autobiografía, en otros a la crónica periodística; unos se apoyan en elementos pictóricos y otros solo van dando cuenta de lugares y personajes. Pero todos son la expresión de una misma necesidad: concentrar en sus páginas experiencias e impresiones que de otra forma no resistirían el paso del tiempo. Es también, en tanto objeto, el testimonio de “haber estado ahí”, pues el desgaste de su soporte es un indicio físico de la travesía y de que ningún viaje es igual a otro aunque el destino sea el mismo. 1

Graham, María. Diario de mi residencia en Chile. P. 188-189. http://www.memoriachilena.cl/archivos2/pdfs/MC0000018.pdf

26 Había una Vez


Reuniendo la crónica textual con los dibujos de una libreta de croquis, en el cuaderno de viaje los paisajes, personajes y situaciones escogidas se van registrando en forma rápida y espontánea.

El viaje

Cuadernos y diarios de viaje ilustrados en Chile

Si se realiza una revisión a los diarios de viaje realizados en el contexto chileno, aparecen en un primer momento las figuras del naturalista y del artista. Es el caso de Claudio Gay, naturalista francés que viajó por Chile a partir de 1830 recolectando material para la extensa investigación que dio como resultado la Historia física y política de Chile. Las imágenes de sus diarios incluyen paisajes de los territorios por los que transitó y, en una veta de corte más antropológico, dan cuenta también de sus habitantes y sus costumbres en diversos ámbitos: desde el machitún al juego de chueca, así como la vida en la ciudad y los oficios que existían en la capital de Chile. También incluyó eventos que impactaron a la sociedad, como el incendio de Valparaíso o el baile en la Casa de Gobierno que se dio en el aniversario de la Independencia. Su trazo fino y prolijo permitió que aquellas imágenes lleguen hasta nuestros días como valiosos documentos de una época. Una línea similar siguió el inglés Charles Darwin, para quien la bitácora era la herramienta principal de trabajo. En su caso, debido a las pocas condiciones que tenía para el dibujo, contó con la ayuda de los pintores Conrad Martens y Augustus Earle –que viajaban en el Beagle– e incluso del capitán FitzRoy y de la tripulación. Ello le dio a Viaje de un naturalista alrededor del mundo, publicado en 1839, una diversidad gráfica. Desde la perspectiva del arte, Mauricio Rugendas fue uno de los primeros en plasmar en imágenes a diversos personajes y paisajes de Chile, dando cuenta de sus costumbres y prácticas sociales. La mayoría de su obra pervive en soporte de obras visuales.

“Más que una mera crónica descriptiva, el libro de viaje da cuenta de un discurrir emocional…” Había una Vez 27


El viaje

Ya situados en el siglo XX y con el oficio del ilustrador instaurado en los medios de comunicación y en las editoriales, el cuaderno de viaje es abordado desde una perspectiva más cercana al sketchbook. En este siglo se consolida la práctica de las vacaciones (o los espacios de tiempo libre ligados a los viajes recreacionales), lo que entrega a los paseantes otras perspectivas sobre las posibilidades de las travesías: ya no se trata solo de desplazarse, de afanes científicos o colonizadores, sino de descubrir y relacionarse con el territorio y la experiencia desde la subjetividad. Es el caso de la ilustradora Elena Poirier, quien en 1949, durante un viaje a Europa, registró en un diario rincones, personajes y oficios de diversos pueblos de España, Marruecos y Grecia. Los apuntes de este viaje están constituidos por bosquejos y pequeñas crónicas que después fueron publicadas en La Nación. Así, la artista que se hizo conocida en Chile por sus ilustraciones en revistas infantiles como El Peneca y Simbad, desarrolló una faceta mucho más relacionada con la crónica periodística. La segunda mitad del siglo XX no registra una mayor producción de diarios de viaje publicados, lo que puede deberse a los nuevos medios de registro, como la fotografía y otros dispositivos electrónicos que temporalmente desplazaron a los cuadernos y bitácoras. Junto con eso, los ilustradores y artistas en Chile también se enfocaron en otros tipos de producción gráfica y artística, en los que el territorio y los desplazamientos no fueron temáticas centrales. Un formato actual Hoy, el diario de viaje ilustrado ha ganado una renovada vida gracias a una nueva generación de autores que ha redescubierto en el género un formato narrativo y plástico cómodo, y que a la vez representa un gran desafío. La chilena Frannerd publicó en el 2014 el fanzine Árboles bien podados y ahora se apresta a lanzar un libro que da cuenta de un recorrido por algunas ciudades de Europa, como Berlín y París, realizado en el 2013. Para ello tomó una Moleskine y registró a diario las conversaciones con su marido y con los distintos personajes que fueron apareciendo conforme avanzaba el recorrido. El destacado ilustrador argentino Liniers es otro de los autores latinoamericanos que han incursionado en el género. Utilizando el formato de las viñetas presentó, con su particular humor, un viaje por Europa y América editado como Conejo de viaje, que legitima la cotidianidad que se construye en los recorridos. La historietista Power Paola –autora de varios libros autobiográficos, como la

28 Había una Vez


El viaje

“(El cuaderno de viaje) es también, en tanto objeto, el testimonio de ‘haber estado ahí’, pues el desgaste de su soporte es un indicio físico de la travesía y de que ningún viaje es igual a otro aunque el destino sea el mismo”

serie Virus tropical y QP – publicó en el 2014 en su web (powerpaola.blogspot. com) un diario de viaje ilustrado de diferentes ciudades de Perú, Colombia y Argentina. Paralelamente iba registrando el avance de su diario en redes sociales, en las que aparecen ciudades como Ciudad de México y Oaxaca. Una innovación en la producción del diario es que el proceso de trabajo es tan importante como su posterior publicación, lo que queda de manifiesto con las constantes imágenes que los autores van compartiendo a medida que van desplegando la creación del registro. Actualmente la posibilidad de mostrar las experiencias del viaje por vías distintas a la publicación tradicional abre nuevas opciones. No es necesario tampoco realizar grandes viajes; en muchas ciudades los clubes de sketchbook salen a recorrer la propia ciudad, en un ejercicio colectivo de observación para después compartir en grupo lo realizado. Es un contexto en el que el destino ha pasado a segundo lugar (¿existe hoy un lugar no catalogado en Google?) y en el que la sobreabundancia de imágenes ha traído de regreso la mirada autobiográfica. El ilustrador Miguel Gallardo, autor de la portada de este número de RHUV (ver entrevista en página 70), es integrante de Cuadernistas (www.cuadernistas.com), sitio que reúne parte del trabajo de varios autores en torno al formato, sin más pretensión que mostrar los cuadernos, ya que estos, en sus propias palabras, “nos sirven para saber quiénes hemos sido”. En el caso del colectivo español Urban Sketchers (spain.urbansketchers.org), su manifiesto establece, además de una metodología, una visión del dibujante, profesional o amateur, que ejerce un trabajo de documentación de su entorno. Se trata entonces no solo de un ejercicio artístico privado sino de un rol público de cronista, un oficio que seguirá explorando y mostrando parte de nuestras formas de vida en diversos contextos a través de la imagen y la palabra.

Había una Vez 29


Ilustraci贸n de Laura Hurtado

www.flickr.com/photos/laurahurtado/ 30 Hab铆a una Vez


El viaje

Viajar la ciudad

Por Vólker Gutiérrez Aravena Director Letra Capital Ediciones Presidente Cultura Mapocho

Hoy las ciudades y sus espacios públicos son en gran medida sinónimo de ajenidad, de peligro, de barreras. Por lo mismo, se hace más difícil sentirlas propias y, por tanto, quererlas. De ahí que aventurarse a recorrerlas, tal como se desea y programa un viaje a parajes lejanos, es también una apuesta pedagógica por reconocerlas y aprehenderlas para tornarlas como originalmente fueron concebidas: espacios seguros de encuentro.

Había una Vez 31


El viaje

V

iajar ha sido casi siempre parte de la esencia y la fascinación del hombre. Así al menos desde que erguido superó una etapa primaria y deambulaba en busca de comida y abrigo. Luego, supuestamente al entrar en una fase superior, se hizo sedentario y construyó aldeas que devinieron más adelante en ciudades. Pero así como de un tiempo anterior le quedó hasta hoy la costumbre de no mirar hacia arriba (pues de ahí no venía el peligro), y así como mantiene de antaño el agrado por la recolección (ya no en los árboles, sino en las góndolas del supermercado), también le quedó la añoranza por el eterno viaje, el constante ir y venir. Viajar es cueca, como decimos en Chile. Por ello, algunos de los más queridos héroes de la infancia y juventud (y también de la adultez) son los Ulises, los Marco Polo, los Phileas Fogg. Cuando alguien menciona la palabra viaje, casi instantáneamente se asocia con la partida a regiones lejanas, remotas. Viajar es encontrarse con otra gente, otro clima, otros horarios, otras lenguas. Por lo mismo, es sinónimo de allegarse a lo desconocido, lo misterioso, la aventura. Tal cual lo hace el pequeño pudú de Fabiola Fratinni y Alejandra Oviedo, que presenta coloridamente a los más chicos, región por región y arriba de una bicicleta, lo más destacado de la larga geografía natural, humana y urbana de nuestro país (El largo viaje del pequeño pudú, Pehuén, 2013).

Y tan arraigada es la asociación viaje/lejanía que olvidamos que a nuestras grandes ciudades modernas también les desconocemos buena parte de sus paisajes y gentes. O asumimos que el viajar por las urbes propias es cumplir con los desplazamientos rutinarios y por tanto exentos de aventura, una concepción que conlleva el peligro cierto, además, de que cuando vayamos de verdad más lejos y nos pregunten por nuestro entorno inmediato no seamos capaces de dar cuenta de él. Con su crecimiento constante, con su poblamiento masivo, la ciudad de hoy es una realidad compleja, multiforme, variada y también fragmentada. Por tanto, muchas veces, se nos torna extraña, ajena, difícil de asir. Pero aun así, la ciudad no se nos desaparece, como lo constata el niño al que los bonaerenses Ruth Kaufman y Daniel Roldán hacen decir: “Cruzamos calles y más calles/ y avenidas/ y la vía de un tren/ más de una hora/ pero la ciudad siempre/ está/ como si nos quedáramos quietos” (Donde la ciudad termina, Pequeño Editor, Buenos Aires, 2014).

“… tan arraigada es la asociación viaje/lejanía que olvidamos que a nuestras grandes ciudades modernas también les desconocemos buena parte de sus paisajes y gentes” 32 Había una Vez


Si creemos y queremos que las ciudades sean lugares de encuentro e intercambio, es preciso re-conocerlas. Y para eso debemos ejercitarnos en viajar por ellas, lo que puede (y debe) ser un ejercicio lúdico, entretenido, educativo (de aprendizajes significativos) e incluso aventurero, especialmente para los más pequeños, que menos las conocen y que se pueden fascinar, como ocurrió en la historia que recuerdo en el párrafo que viene más abajo.

El viaje

No se ama lo que no se conoce

Hace algunos años, en medio de uno de los recorridos que mensualmente desarrollamos con Cultura Mapocho, íbamos por pleno centro de Santiago cuando un pequeño de unos cinco años, con toda naturalidad y desparpajo, le dijo a su mamá: “Esto es como Nueva York”. El chico no conocía la ciudad norteamericana sino por películas, pero estaba seguro que el centro de nuestra capital se le asemejaba. Díganme entonces si no puede ser una atractiva invitación –pensando en niños de los primeros años escolares– llevarlos a conocer un lugar de película, lleno de edificios, calles anchas, mucha gente diversa, alto tráfico, todo muy distinto al ambiente más reposado y protegido al que están habituados. Hay que reconocer, sin embargo, que en los adolescentes operan otras motivaciones si se pretende que viajen por la ciudad. Por ello, por ejemplo, quizás se pueda incentivar a los jóvenes a recorrer la capital de Chile utilizando las locaciones de la saga policial protagonizada por el detective Heredia, creado por Ramón Díaz Eterovic, sea en el formato de novela o en el llamativo volumen ilustrado Heredia detective (LOM Ediciones, 2011), que recrea varios lugares de Santiago al calor de intrigas, amoríos y asesinatos. No se ama lo que no se conoce: hay que recorrer, explorar, viajar. Como nuestros enormes conglomerados urbanos de hoy no son abordables, como antaño, con una breve caminata, hay que disponer de tiempo, planificar las salidas, pensar en turistear en la propia ciudad y, como todo turista, asumir que nos podemos perder en ella. Sin miedos, los viajes por la ciudad se pueden transformar en una gran aventura, como toda exploración. Así podremos conocer nuestros entornos inmediatos y, luego, llegar a quererlos. Y si los queremos, qué duda cabe, los protegeremos. Porvenir urbano Dedicado desde hace varios años a difundir y enseñar la ciudad –su patrimonio, su historia–, cada vez más reafirmo que todo este trabajo no tiene sentido si no está orientado hacia los más jóvenes y pequeños. A menudo nos quejamos de problemas urbanos como la ausencia de planificación o de educación de quienes dirigen o de

Había una Vez 33


El viaje

quienes vivimos en la ciudad. Y percibo que tales faltas no serán saldadas por los que ya estamos mal habituados. Son las generaciones menores, las que se están recién formando, las más dispuestas a internalizar buenas y mejores prácticas que hagan de las ciudades lugares queribles, con historia y con futuro. Por eso también con Letra Capital Ediciones hemos centrado las primeras publicaciones en los “pequeños lectores y grandes curiosos”. Con formatos de fácil manejo, textos cortos y rigurosos, e ilustraciones ágiles y cuidadas, Plaza de Armas, el corazón de Santiago (2012) y Cerro Santa Lucía (2014), son una apuesta para redescubrir la ciudad y hacerla más propia, querible y entendible, partiendo por dos de los lugares más emblemáticos de la capital, pero aún con historias tan poco sabidas como entretenidas. Así entonces, la invitación es a vivir la aventura. Y como no desconocemos ciertos riesgos que contiene la vida urbana contemporánea, para que dicha empresa sea exitosa hay que planificarla (de partida no debe ser un hecho único, sin continuidad). Para ello, a modo de preparación mínima, tal como se hace antes de ir a otra ciudad o país, habrá que mirar previamente en mapas de papel o digitales, la ciudad entera y los barrios o sectores a visitar. Habrá que definir los tiempos disponibles, aprender a orientarse con los puntos cardinales, conocer el uso práctico de la numeración de las casas, manejar al menos los nombres de calles principales, saber algunos de los recorridos de la locomoción colectiva o estaciones del metro, estudiar el significado de la señalética urbana (en el caso de los más pequeños) y de normas básicas de las leyes del tránsito. Considerado lo anterior, ya preparados intelectualmente para el viaje por la ciudad propia, hay que hincar el diente en lo afectivo, en lo emocional, en la disposición al encuentro con el otro, con aquel que tiene distintas formas de hablar, de expresarse, de convivir, de escuchar música, de discutir, de usar el espacio público, de sociabilizar. Una de las gracias de la ciudad es precisamente su diversidad y eso es algo que se debe internalizar al planificar y ejecutar este periplo por sus barrios. Viajar por la ciudad te permite también saber de los otros, de aquellos que no habías visto antes, y respetarlos. He ahí entonces como la costumbre de viajar, tan deseada como antigua, tan llena de magia como de aventura, se yergue como clave para un mejor porvenir urbano. No hemos descubierto el hilo negro. Solo constatamos una solución del pasado para el futuro.

34 Había una Vez


La española El Patito Editorial recuperó las brillantes creaciones del arquitecto e ilustrador checo Miroslav Sasek, autor, entre otros, de títulos como Esto es Londres, Esto es París, Esto es Nueva York… Una serie de importantes ciudades del mundo, con datos de sus lugares y personajes más característicos, presentados a modo de una guía viajera orientada al público infantil.

El viaje

OTROS TÍTULOS PARA VIAJAR POR LA CIUDAD

Mario y Francisco (Paco) Guindel son los hermanos autores de las Guías de viaje para niños (proyecto que se puede revisar en www.memolaviajar.com). Se trata de completas guías interactivas (incluso alguna se puede vincular con aparatos digitales) que, con un diseño muy atractivo y entretenido, permiten a los pequeños adentrarse en la historia, idiomas y novedades de diversas ciudades del mundo (como Barcelona, Amsterdam, Berlín, Lisboa, etc.). Juan Pablo Barros es el autor de los textos del libro Mira tú. Guía para perderse en Chile (Hueders, 2014), que recoge la experiencia que con el mismo nombre se desarrolló hace algunos años en televisión. Mira tú invita a perderse por paisajes e historias de nuestro país, en medio de muchas anécdotas sabrosas y desconocidas.

Había una Vez 35


Columna

RECETA PARA VIAJEROS NÓMADAS Y SEDENTARIOS Abril Castillo Cabrera Gestora cultural, editora e ilustradora www.abrilcastillo.com

Existen dos tipos de viajeros: los nómadas y los sedentarios. Los nómadas no se cansan de moverse de un lado a otro, como insomnes cuya cama les queda chica y deben explorar lo alto y ancho del planeta. Los sedentarios se congratulan de su lugar en el mundo y no dudan en echar vistazos hacia afuera, desde la comodidad de donde estén, hasta los lugares más recónditos de sus sueños, memorias y lecturas. Nómadas y sedentarios pueden recorrer el ancho mundo en avión, tren o barco; a pie, en metro o en bicicleta. Ir de país en país con sus propios pasos, mente y ojos. Comprar un boleto a donde sea o simplemente abrir un libro (o sus computadoras). Nadie es solo nómada o sedentario; todo ser humano siente la urgencia de viajar y lo hace. A continuación, ofrezco una receta con ingredientes y procedimientos que pueden ser útiles tanto para el viajero en ciernes como para el de largo vuelo.

Destino: Lugar que se aspira conocer (un pueblo, una ciudad, un país... o una realidad virtual). Maleta: Debe estar llena de todo lo necesario antes, durante y después del viaje. Lo bueno del caso de visitar el interior de un libro es que el equipaje puede reducirse a una taza de café y una dona, una cerveza en la playa o un vaso de agua y, por supuesto, la memoria. Hospedaje: Para viajes continentales, un hostal, un hotel, la casa de un amigo, el sofá de un desconocido. Y una silla, la cama, el WC o el metro en movimiento para un viaje al interior de un libro. Acompañante (opcional): Aquel con quien se compartirán las experiencias de viaje. Puede convertir la estadía en un paraíso o en el mismísimo infierno. Siempre se puede viajar solo, pero las experiencias se pueden quedar atoradas por el deseo de tener a mano alguien con quien compartirlas. En el caso de un libro, basta una lectura en voz alta o leer a la vez en silencio con otro.

INGREDIENTES Boleto de traslado: Pedazo de papel o comprobante digital que avala la posibilidad de abordar un medio de transporte o un libro. En este último caso, el boleto es el ticket de compra o el registro de una biblioteca. 36 Había una Vez

PROCEDIMIENTO 1. Planeación y preparativos El plan idealmente se construye antes del traslado, pero hay casos de viajeros improvisados que sobre la marcha


“Ir a cualquier lugar es como leer un libro, pues la lectura no solo es un trayecto, también es un destino”

deciden destinos y fijan fechas. No es grave, pero si se viaja con un acompañante hay que saber de qué tipo de viajero se trata. Los preparativos consisten en armar la maleta, decir los adioses y proceder a embarcarse. En el caso de un libro, basta con decidir qué leer. Para ello, a veces la contraportada es suficiente, pero hay quien además lee críticas y reseñas. O, tal como en los viajes continentales, hay lectores que disfrutan jugar con el azar. 2. El traslado Todo viaje tiene un trayecto y la maestría en disfrutarlo se relaciona con la experiencia: cuanto más se ha viajado, más se sabe qué esperar de cada momento. Con todo, siempre se lo pasa mejor quien sabe jugar con la ecuación paciencia-expectativa, de tal forma que se domine el ejercicio de esperar. 3. La meta Durante el viaje el tiempo no importa y más bien parece que se detiene. No

somos los mismos. Ir a cualquier lugar es como leer un libro, pues la lectura no solo es un trayecto, también es un destino. Ya sea en un viaje continental o hacia el interior de un libro, los destinos son diversos y hay que probarlos con nuestros propios sentidos. Suele suceder que los sueños se hagan realidad o se rompan al encontrarse frente a ella. De ahí que muchos viajes puedan verse interrumpidos abruptamente o que haya libros que nunca se terminarán de leer. 4. El regreso Un viaje siempre implica volver a casa. Durante los traslados (al principio y al final del recorrido) reinan los momentos de reflexión. La ida implica siempre un adiós y el regreso una reconciliación con lo que se dejó atrás. Viajar a otro continente o al interior de un libro, con o sin acompañante, es hacer las paces con los trayectos y, sobre todo, con uno mismo. Había una Vez 37


Desde las Bibliotecas CRA

Viajar en la biblioteca escolar CRA Por Equipo de Bibliotecas Escolares CRA El viaje es una experiencia única que la literatura, ya desde La Odisea de Homero, ha explorado en sus diversas facetas. El viaje implica salir de lo conocido y descubrir nuevos mundos, por eso pone a prueba nuestra capacidad de enfrentarnos a lo diferente. Es una oportunidad de aprender sobre otras culturas y personas, de conocer nuevos paisajes y ciudades, costumbres y creencias. También tiene que ver con salir de la rutina. Sobre todo en nuestra sociedad, estructurada en torno al trabajo, el viaje representa un descanso.

Ilustración de Isabel Hojas, del libro de Equipo de Bibliotecas Escolares CRA A viva voz. Lectura en voz alta, Mineduc, Santiago, 2013.

38 Había una Vez


Como tema, el viaje está presente principalmente en los contenidos curriculares de Historia, Geografía y Ciencias Sociales, donde en 5to. y en 8vo. se proponen objetivos de aprendizaje relacionados con “explicar los viajes de descubrimiento” y con “dimensionar geográficamente la expansión de la influencia europea hacia otros continentes a través de procesos de exploración y conquista”, respectivamente. En la colección CRA encontraremos abundantes recursos relacionados con el viaje. Podemos mencionar, entre muchos otros, el libro ¡Explora! Las expediciones más peligrosas de todos los tiempos de Deborah Kespert (Siruela, 2013), en el que descubrimos a grandes viajeros de todos los tiempos. De Cecilia Beuchat y Carolina Valdivieso, el libro De Europa al fin del mundo. Relatos de viajeros en Chile (Ediciones UC, 2011) nos cuenta en detalle cómo registraron la flora, la fauna y las costumbres de Chile algunos viajeros europeos. También podemos mencionar Las hazañas de Almagro de Olaya Sanfuentes y Alejandra Vega, con ilustraciones de Carmen Cardemil (Amanuta, 2006); el libro Shackleton. Expedición a la Antártida de Lluís Prats (Casals, 2011), que narra su memorable expedición en el continente blanco; y el clásico Los viajes de Gulliver de Jonathan Swift, con ilustraciones de Chris Riddell (Vicens Vives, 2009). Viajes por Chile (UDP, 2013) nos permite conocer la vida de Domingo F. Sarmiento en Chile, con sus impresiones de Valparaíso, Quillota y Peñaflor. Por último, en los Apuntes autistas de Alberto Fuguet (Alfaguara, 2013), la primera sección está dedicada al tema de “viajar”. La literatura puede ser considerada una forma de viaje en sí misma. Un viaje inmóvil, pero del cual regresamos a nuestras vidas con una mirada distinta. Como Skármeta señalara recientemente en una entrevista publicada en el Boletín del CRA (n.º 86), los libros son “viajes a otros mundos”. Por eso, la biblioteca escolar CRA es, al interior de los establecimientos educativos, un lugar de viaje. Los invitamos a recorrer su colección y a viajar hasta donde la imaginación y conocimiento les permitan llegar. ¡Buen viaje!

Había una Vez 39


Desde el SNBP

Bibliotecas que se mueven Por Sistema Nacional de Bibliotecas Públicas

Llegar a más personas sin exclusión y ponerlas en contacto con otras personas para mejorar sus vidas. Ese es el objetivo que moviliza a las bibliotecas a dejar atrás sus murallas para entregar sus servicios en los lugares más apartados del territorio. Así se mueven las bibliotecas viajeras.

Las bibliotecas públicas son espacios públicos reconocidos y validados por su comunidad. Es allí donde se conserva y difunde su memoria, es allí donde la gente va diariamente a buscar información o a pedir un libro, tener acceso a un servicio o asistir a una capacitación, a encontrarse con otros o a recrearse en sus tiempos libres. Estas bibliotecas suelen estar emplazadas en edificios significativos, cerca de la plaza o de otros servicios públicos y culturales. Pero la biblioteca le pertenece a otro territorio más extenso y sin muros, el creado por todos los miembros de su comunidad.

40 Había una Vez


Es cierto, la biblioteca pública suele estar en un edificio conocido, pero también se mueve en camiones y barcos, dentro de cajas, mochilas y bicicletas que reparten libros y lecturas; son buses o automóviles que viajan por todo tipo de terrenos y que organizan actividades culturales. Hoy la biblioteca puede estar en una feria y mañana aparecer en un hospital, al día siguiente en una cárcel y más tarde en una comunidad indígena. La biblioteca está, al mismo tiempo, en el campo y en la playa, en el desierto y en los bosques, en la solitaria casa del camino o en la periferia urbana. La biblioteca está en movimiento. Movimiento significa, en esgrima, el cambio rápido en la posición del arma. Para las bibliotecas es lo mismo, es el cambio de posición temporal de sus propias armas: de sus libros, sus lecturas y sus servicios. Las armas con las que una sociedad se dispone a luchar por una mejor educación, una mejor calidad de vida y un territorio más amable donde convivir con los otros. Mover esas ideas y esos servicios permite dinamizar el trabajo cotidiano que se da en las salas de lectura, le da matices y colores, le aporta nuevas voces y miradas, las de quienes están

lejos, muchas veces excluidos por aislamiento, otras tantas por el olvido. El servicio de bibliomóviles tiene una gran relevancia en Chile, que cuenta con una geografía diversa y comunidades alejadas de centros urbanos, muchas veces carentes de bibliotecas públicas. En nuestro país llevan más de 20 años realizando su labor, desplegándose por el territorio en diversos vehículos, desde camionetas hasta camiones o incluso lanchas. Una biblioteca trae consigo préstamo de libros y actividades culturales, generando impacto cultural a su paso. Pero una biblioteca móvil trae atención y encuentro, un contacto con otros y un saludo desde lejos. Una biblioteca móvil es, ante todo, un servicio que va generando capital social, manteniendo conectados –muchas veces por un tenue hilo– a los grupos más excluidos, aislados y marginados de la oferta cultural y de servicios. Como afirma el destacado bibliomovilero portugués Nuno Marçal: “Más que prestar libros las bibliotecas móviles reparten aspirinas contra la soledad y el aislamiento”. El movimiento es el paso de la potencia al acto, sostenía el pensador

Había una Vez 41


griego Aristóteles. Y justamente las bibliotecas en movimiento hacen eso, convertir el conocimiento acumulado en un acto de encuentro y conexión entre los miembros de una sociedad muchas veces dispersa y excluyente; la biblioteca como articuladora de la participación en un territorio extenso, sin fronteras, sin limitaciones; la biblioteca como un espacio de acceso al otro, a sus ideas, a sus necesidades y a su rostro. Estos son algunos testimonios de personas que trabajan en estas bibliotecas viajeras llevando la lectura, la cultura y la recreación hasta los lugares más remotos de nuestro territorio: Teolinda Higueras, encargada de la bibliolancha de Quemchi (Chiloé): “La gente siente que a través de la lectura es posible soñar y conocer qué hay más allá. Realmente vale la pena este servicio que prestamos a estas localidades que están tan apartadas del mundo urbano”.

42 Había una Vez

Daniela Osorio, bibliobús de la Biblioteca de Santiago: “Nosotros tenemos la suerte de poder saludar a la persona, llamarla por su nombre y saber cómo está. Yo creo que esa cercanía con el usuario es lo que potencia el funcionamiento del servicio”. Alfredo Fica, encargado del Bibliobús de Aysén: “Vale la pena enfrentar un agreste camino para ver un rostro feliz cuando el libro llega a destino”. Rodrigo Araya, encargado del Dibamóvil de la Región de Coquimbo: “El bibliomóvil es el equivalente a un almacén de barrio en el mundo de las bibliotecas. Se respira cercanía. Más que usuarios, son amigos, vecinos”.


“Una biblioteca móvil es, ante todo, un servicio que va generando capital social, manteniendo conectados –muchas veces por un tenue hilo– a los grupos más excluidos, aislados y marginados de la oferta cultural y de servicios”

Había una Vez 43


Recomendados por Mediadores

La historia de Teseo Autor: Albert Jané Ilustrador: Josep Rodés Combel, 2007 ISBN: 9788498252408

7

años

Desconozco si en la Antigüedad los mitos griegos funcionaron como cuentos para niños tal como nosotros los entendemos. Muchos de ellos son perturbadores, como el de Sísifo y Prometeo, seres que padecen un sufrimiento eterno que podría aterrar a cualquiera, especialmente a quienes gustan de escuchar una breve historia antes de dormir protegidos por un espantacuco.

44 Había una Vez


De los mitos se hicieron tragedias teatrales y también burlas cómicas para un público ilustrado. Quizás solo algunos padres y educadores consideraron que eran adecuados para la niñez. Como sea, en nuestros días –y desde hace ya un buen tiempo– los mitos griegos forman parte de la mejor literatura infantil. Es más: tal vez ni los adultos ni los jóvenes hoy los lean (pero seguro que sí los recuerdan). El mito de Teseo es una maravilla por donde se lo mire. Es un viaje hacia lo desconocido, en el que un joven, armado con su espada, se interna en un laberinto asistido por un simple hilo que le permitirá salir de él. En el corazón del laberinto lo espera un monstruo: el Minotauro. ¿Qué impulsa a Teseo a emprender este viaje, a vérselas con esta espeluznante criatura? Sabemos que desea hacer justicia. Pero esa explicación no parece suficiente. ¿Acaso no es la curiosidad la que lo mueve, pese a saber del enorme riesgo que su aventura entraña? El laberinto es una buena metáfora del misterio que somos. En una de esas, Teseo lo que busca es encontrarse. Como diría el poeta John Berryman, él se dirige hacia donde lo esperan sus miedos. A diferencia del viaje de Ulises, que es involuntario, extraordinariamente largo y poblado de múltiples elementos enigmáticos, el viaje de nuestro héroe es intencional y muy acotado, pero virtualmente infinito si consideramos las complejidades de la singular edificación. ¿Cuánto mide un laberinto? Sin duda más

que la suma de sus pasadizos abiertos y cerrados. No se nos relata cuánto tiempo le tomó llegar hasta el Minotauro, pero es fácil atisbar el vértigo de la eternidad mientras camina sin norte por un lugar que le hace avanzar y retroceder a su arbitrio. El libro La historia de Teseo, relatado e ilustrado por Albert Jané y Josep Rodés, es una muy buena introducción a este mito. Un primer acercamiento para que un niño se inicie en las radiaciones siempre benéficas de la literatura griega que podrían acompañarlo toda su vida. La historia está contada con los elementos mínimos; es algo así como la trama y solo la trama. La escena clave –el encuentro con la criatura– está relatada así: “La lucha entre Teseo y el monstruo fue terrible. Pero Teseo era joven y valiente y, armado con una buena espada, pudo matar al Minotauro”. En la página opuesta aparece el héroe enterrando su arma. Su enemigo empuña las manos. Nada más. Esta versión del mito puede ser vista como un libreto que permite numerosas variantes. Más de un padre querrá ensayar la suya, y lo mismo su hijo. Uno podría imaginar, por ejemplo, que hubo una conversación entre el joven y el monstruo. Que este último le dice a Teseo que él será el nuevo Minotauro pues nunca podrá encontrar la salida del laberinto. Y que el joven responde: “Te equivocas, bestia cruel; a diferencia de ti, yo volveré a ver la luz del sol”. Y, mostrándole el hilo de Ariadna, le arroja su espada.

Cristóbal Joannon Poeta y editor Profesor de Retórica U. de Chile y U. Adolfo Ibáñez

Había una Vez 45


Recomendados por Mediadores

Sofía viaja a la Antártida Autora: Alison Lester Ediciones Ekaré, 2014 ISBN: 9788494208171

8

para todos años

Por treinta días –algunos más largos que otros–, Sofía nos retrata su extraordinario viaje hacia la Antártida a bordo del Aurora Australis, un gran barco comandado orgullosamente por su padre, el capitán Scott, y una amplia tripulación de científicos, exploradores y hasta artistas, quienes tienen como principal misión investigar todas las maravillas de este aislado continente.

46 Había una Vez


A través del detallado y entretenido relato que Sofía hace en su cuaderno de viaje, el lector viaja a bordo de una exploración real hacia el voraz frío de la Antártida. Con un lenguaje sencillo pero lleno de detalles, humor y emoción, Alison Lester nos sumerge en su travesía a través de una publicación en forma de diario, con fotografías reales de su expedición, las que nos permiten conocer la experiencia como si realmente estuviésemos allí. La idea de coleccionar detalles del día a día establece un diálogo permanente con la autora a través de la voz de Sofía, un diálogo que se hace muy familiar. Aunque el lenguaje a veces es un poco técnico, el intercambio de significados se hace natural y permite al lector apropiarse de nuevas formas de nombrar el mundo. Sofía viaja a la Antártida nos invita a conocer, a través de una visión integral y profunda, conceptos, datos curiosos, hombres valientes, lugares y hasta animales, en el tono tierno

y suspicaz de la viajera Sofía, cuya voz acompañan melodiosamente pequeños detalles, ilustraciones y fotografías llenas de historias; imposible no perderse en ellas. Un libro que planta una semilla en la curiosidad de cada lector para explorar en profundidad algunos de los muchos temas y elementos que presenta: personajes históricos, datos geográficos y hasta descubrir que ¡no solo el color blanco es el predominante en la Antártida! Un cuaderno de viaje muy completo que, como los míticos viajes literarios, es una travesía de ida y vuelta no solo como un desplazamiento físico, sino como un viaje de reconocimiento interior. Recomendado para toda la familia, pero que definitivamente cautivará a todos los niños aventureros, curiosos por recorrer el mundo y conocer los lugares más recónditos de nuestro planeta Tierra. Eso sí, hay que dejarse sorprender por la gran variedad de detalles en cada página, que no se pase ninguno, seguro que cada uno posee una sorprendente historia.

Recomendado por Luz Yennifer Reyes Licenciada en Humanidades y Lengua Castellana

Había una Vez 47


Recomendados por Mediadores

Zapatos de fuego y sandalias de viento

Autora: Ursula Wölfel Ilustrador: Heiner Rothfuchs Noguer, 2010 ISBN: 9788427900967

8

años

Hay libros en los que a uno le gustaría colarse entre sus páginas, vivir con sus protagonistas, compartir sus aventuras... habitar a todas horas. Este es el caso de Zapatos de fuego y sandalias de viento, uno de mis favoritos de entre estos que etiquetamos de literatura infantil y juvenil. Un libro maravilloso escrito por Ursula Wölfel, una autora que emprendió un nuevo viaje este año pero que nos dejó un buen puñado de lecturas imprescindibles para ser más felices y mejores.

48 Había una Vez


Este libro nos cuenta la historia de Tim, un niño bajito, regordete, hijo de una modista y de un zapatero (una familia muy humilde, casi pobre), que recibe un sorprendente regalo de cumpleaños: un viaje de cuatro semanas en compañía de su padre, caminando en busca de granjas y pequeños pueblos en los que hacer algunos trabajos para ir subsistiendo. Una aventura sencilla y mayúscula que, como todo viaje, es también un viaje interior, un deambular por los miedos y las frustraciones del protagonista, un avanzar y retroceder en sus sendas, un perderse en su propio bosque hasta encontrar el camino a casa. Tiene además este libro un valor añadido para mí: los cuentos que el padre (y en alguna ocasión el hijo) cuenta para acompañar los buenos y malos ratos de este (estos) viaje(s), cuentos que acompañan las horas y los días demorados y que ayudan para que el pequeño protagonista avance en su propio camino interior. Emociona además el festival de pequeñas aventuras –cotidianas, sencillas, frescas, alegres– que salpican sus páginas, los pequeños encuentros y desencuentros, los secundarios que

pasan fugaces, los momentos de risa compartida y la alegría de los brillantes días de verano y de infancia en los que todo es posible, hasta encontrar un tesoro. Son muchos los instantes gozosos de este libro (muchos, en verdad): desde el momento de la partida hasta el de la llegada a casa, desde las aventuras vividas en las granjas y pueblos por los que van pasando hasta los instantes de desconcierto y umbría en el bosque. Pero sobre todo he disfrutado con las conversaciones entre Zapatos de fuego y Sandalias de viento, sus charlas, sus cuentos, sus silencios, sus risas y sus abrazos. Ursula Wölfel escribe con una prosa directa y eficaz, casi aséptica, que va trazando con palabras precisas el sendero por el que Tim y su padre (y nosotros, lectores, lectoras) van a vivir unos días felices e inolvidables. Hay libros que uno lee y olvida, otros que lee y recuerda en ocasiones, y hay otros, como este, de los que uno nunca quiere marcharse y alimenta el recuerdo y celebra la relectura. Libros que son una fiesta.

Recomendado por Pep Bruno Escritor y cuentista

Había una Vez 49


Recomendados por Mediadores

Seis niños en Marte Seis niños en Marte (Audiolibro) Autor: Luis Ruiz de Gopegui Narradora: Nuria Marín Editorial Audiomol ISBN: 9788415384861

9

Audio Libro

años

Originalmente editado como libro impreso por editorial Media Vaca, Seis niños en Marte de Luis Ruiz de Gopegui narra las aventuras de un grupo de seis niños españoles en su viaje, estadía y regreso desde el planeta Marte.

50 Había una Vez


La experiencia de leer escuchando es ideal para quienes disfrutamos que nos cuenten historias, para los que no tienen mucho tiempo para leer, para personas con discapacidad visual, para niños y jóvenes que generalmente están muy familiarizados con los formatos audiovisuales, para personas sin el hábito de la lectura o que pasan mucho tiempo viajando. Esta versión de Seis niños en Marte en formato de audiolibro –que tiene una duración de 212 minutos–, permite escuchar las peripecias de los pequeños astronautas relatadas por Nuria Marín, quien magistralmente cambia el tono de voz cada vez que interpreta a uno de sus protagonistas infantiles. Daniel, Manuel, Mariú, Jimena y César, comandados por su amigo Marcos, se embarcan en la Marte 7, la nave que los llevará en un viaje que durará varios meses, hacia el planeta Marte. Deberán lidiar con los problemas habituales que experimentan los astronautas profesionales: la falta de gravedad, las fallas técnicas de la nave, la nostalgia y la depresión. Pero de igual modo, descubrirán el compañerismo, el valor del liderazgo, el interés científico por lo nuevo e inesperado. Una vez “aterrizados” en el planeta Marte, no les faltarán nuevos desafíos en el cumplimiento de su principal

misión científica: recoger muestras del suelo del planeta rojo para que estas sean posteriormente analizadas por diferentes universidades de la Tierra. Eso sí, sortearán cada aventura de una manera muy profesional, sin dejar nada al azar, comportándose como verdaderos profesionales en una historia no exenta de humor y liviandad. El final es, sin duda, inesperado, dejando la puerta abierta hacia una nueva aventura por el espacio. Una segunda parte, tal vez. Cabe destacar que el autor, Luis Ruiz de Gopegui, es un reconocido científico que trabajó durante muchos años para la NASA en España, por lo que su relato y la incorporación de conceptos propios del mundo de los viajes espaciales se impregnan de un carácter de verosimilitud. Ello, a pesar de que un viaje tripulado hacia Marte sigue siendo parte de una idea utópica. Disponible en formato MP3 para su descarga gratuita en www.bpdigital.cl, y por un plazo de préstamo de 15 días, Seis niños en Marte es una entretenida novela juvenil que puede ser disfrutada tanto grupal como individualmente. Y ciertamente, cumple con su principal objetivo: despertarnos el bichito de la curiosidad por lo que existe más allá de nuestro planeta Tierra.

Florencia García Oyanedel Directora Biblioteca Pública Digital www.bpdigital.cl Sistema Nacional de Bibliotecas Públicas

Había una Vez 51


Recomendados por Mediadores

La voz de las cigarras Autora: Patricia Truffello Ilustradora: Juanita Subercaseaux Alfaguara Juvenil, 2013 ISBN: 9789563474688

12

años

–Fue un gran viaje –dijo Ana. –¿Aunque no hayas encontrado lo que buscabas? Ella pensó un momento y luego dijo: –Creo que lo encontré.

52 Había una Vez


¿Qué es lo que Ana, la protagonista de La voz de las cigarras, encuentra en su corto pero punzante viaje? Solo a través de la lectura del libro podremos descubrir la respuesta. Sin embargo, puedo adelantar que Ana no debe enfrentar un único viaje, sino dos: por una parte, un traslado íntimo desde la infancia hacia la madurez, y por otra, un desplazamiento terrestre por diversos, apartados y enigmáticos lugares.

Juntas emprenderán la búsqueda de Soledad, la madre de Ana, cuya vida se ha convertido en un enigma. Este viaje, al igual que el de Odiseo, está cargado de desafíos y pruebas que finalmente la conducirán hacia su propio crecimiento.

Un día cualquiera aparece un desconocido, que para sorpresa de la joven resulta ser nada menos que su padre. Ana se ve en la obligación de irse a vivir con él. Esta situación desencadenará en ella la obsesión por descubrir la verdad de su pasado, camino que no estará exento de sufrimiento, dolor y angustia.

Uno de los valores de esta novela –ganadora de la Medalla Colibrí 2014 en la categoría de Narrativa Juvenil–, está en el paralelo que se da entre la vida y los sentimientos de la protagonista, y el ambiente físico que la rodea. La casa de las tías es antigua, de tres pisos y con el mismo aspecto de abandono que vive Ana. La analogía también se da con el clima: los días grises, oscuros y con una llovizna persistente se suceden monótonos y agobiantes, tal como la melancolía y tristeza de la niña. Esta semejanza entre lo interno y lo externo se da también con el estado de deterioro total de la casa del padre: cortinas desteñidas, cristales resquebrajados, un pasillo oscuro, el aire más helado que en la calle. Igual que el corazón de Ana el día en que llegó a vivir con él.

Compartiendo a diario con su padre, la niña se da cuenta del tipo de hombre que es y, sin dudarlo un segundo, huye de su lado. Lola, una taxista a la que había conocido en el traslado desde la casa de sus tías, empatiza con ella, le ofrece su ayuda y se convierte rápidamente en la única persona en la que puede confiar.

La autora, mediante la potencia del ambiente, reafirma el tono oscuro y apesadumbrado de la novela, y a medida que Ana va viendo la luz, esta también comienza a iluminar el relato. Tal como la vida de las cigarras, que viven enterradas bajo tierra, en la oscuridad, hasta que llega la época de calor y salen a cantar.

Ana, al quedar huérfana de padre y madre a los cuatro años, se ve obligada a vivir con dos tías viejas y odiosas, que día a día le hacen notar el desprecio que sienten por ella.

Recomendado por Pilar Echeverría Profesora de Castellano Animadora de la lectura

Había una Vez 53


Recomendado Profesional

Leer y saber. Los libros informativos para niños Autora: Ana Garralón Tarambana Libros, 2013 ISBN: 9788461644995

Estamos ante un libro imperdible, que pone en valor la relevancia de los libros informativos y que es capaz de encantar con el género a cualquier lector que se enfrente a sus páginas.

Por María Paz Garafulic Directora Fundación Había una Vez Directora Confín Ediciones

54 Había una Vez


Lo confieso: me preocupa, a veces, enfrentarme a libros formativos relacionados con la lectura, los libros, la literatura y el fomento lector en general. Muchas veces siento que entro en disquisiciones académicas que poco me identifican y que son como un balde de agua fría en medio de la pasión que puede generar la lectura y las acciones tendientes a su promoción (visión absolutamente subjetiva, por cierto, y criticable por muchos, sin duda). Pero, en Leer y saber, de la experta Ana Garralón, me encontré con mi libro. ¿Mi libro? Sí, y seguro que el de tantos y tantas lectoras de la Revista Había una Vez. Los mismos que estamos convencidos de que la lectura cambia personas y futuros o, a lo menos, da ciertos recursos que promueven el bienestar, goce y disfrute de la vida en palabras. Los libros informativos, a veces mirados como menos relevantes para el “encantamiento” que parece ser clave para transformar a niños y jóvenes en buenos lectores, son validados por la autora, quien destaca su tremendo potencial como punto de encuentro con la lectura y su enorme poder en el desarrollo personal. Lo anterior queda más que de manifiesto y estoy segura de que quienes lean el libro –ya sean mediadores de lectura, profesores, bibliotecarios, padres, madres o cualquier adulto–, cerrarán sus páginas con una nueva visión. Y es que tras la lectura es inevitable quedar encantado con el género, buscar referentes y

transformarse en lector personal de este tipo de libros (y dado este encantamiento, un excelente mediador entre estos y los niños). Los argumentos, convincentes, sobre la importancia de este tipo de lecturas, abundan en palabras de la propia autora y de otras voces convocadas en certeras citas. Así: “La no ficción es importante, y hasta vital, en la vida de los jóvenes. Provee información que conduce a la satisfacción, al respeto. Introduce libros que muestran modelos para ordenar el conocimiento y a menudo sirven como punto de partida para inquietudes que duran toda la vida” (Carter, 1990)1. O: “No conozco emoción mayor que la de descubrir”, del Premio Nobel Severo Ochoa2. Vuelvo a confesarme. Son demasiados los elementos valiosos que presenta el libro y no tengo la capacidad de síntesis necesaria para expresarlos; solo sugerir con tremenda convicción su lectura e invitar a conocer más de este género. Pero cómo no destacar algunos de sus contenidos: la importancia de estas obras en la ampliación del lenguaje; la tremenda relevancia que juegan el diseño y la imagen en ellos; cómo la tipografía asume un particular protagonismo para definir niveles de lectura; su potencialidad para comprender el mundo y promover la opinión, el pensamiento crítico, creativo y propositivo; la multidimensionalidad de su proceso de creación y edición. Infinitos temas, aportes y convicciones. Un imperdible. Pág. 20 2 Pág. 21 1

Había una Vez 55


Recomendados Banco del Libro

Destacados del Banco del Libro de Venezuela El Comité Interdisciplinario de Evaluación de Libros del Banco del Libro de Venezuela discute y evalúa periódicamente las nuevas publicaciones. Año a año, con la ayuda de un jurado calificado, la institución elabora un listado con Los mejores libros para niños y jóvenes, una selección prestigiosa e influyente en el ámbito de la LIJ iberoamericana.

56 Había una Vez


Ding Dang Dong!

Autora: Frédérique Bertrand Camelia Ediciones, 2012 ISBN: 9789806450479

Recomendados Banco del Libro

Para los más pequeños (0+)

Ding Dang Dong! es la historia de un niño que decide jugar antes de ponerse el pijama e ir a dormir. El libro invita al lector a seguir con la punta del dedo un recorrido por ilustraciones hechas con dibujos a lápiz y collages con papeles de distintos colores y texturas. En el trayecto, el pequeño lector pasará por la estación de bomberos, una granja, la estación de trenes, la construcción, el garaje, Marte, una pecera, el circo. En cada sitio hay personajes que acompañan al protagonista hasta el destino final, su cama, donde lo espera el pijama. La utilización de onomatopeyas y su relación con los diversos juguetes que van apareciendo en el recorrido, convierten a este libro en un atractivo título para los más pequeños.

Había una Vez 57


Recomendados Banco del Libro

Primeros lectores (4+) Olivia y las princesas Autor: Ian Falconer Fondo de Cultura Económica, 2012 ISBN: 9789562891004

“¡No sé qué quiero ser! (…) todas las niñas quieren ser princesas (...) ¿Por qué todas quieren ser iguales, mami?” Olivia se siente inmersa en un mundo que parece valorar la conformidad por encima de todo y está decidida a reafirmar su propia identidad. Las alternativas que explora para su futuro van desde ser una súper mamá o una enfermera, hasta una aguda reportera. El cuento de hadas que le lee su madre tampoco ayuda: también se trata de una princesa. En esta búsqueda nos reencontramos con los rasgos que tanto caracterizan a Olivia: es individualista, voluntariosa y caprichosa. Pero también es exploradora, curiosa y consecuente. Las imágenes de Ian Falconer transmiten de manera inconfundible la frescura de este personaje único y entrañable en constante movimiento, tanto física como intelectualmente. Un abordaje particular sobre las presiones a las cuales están expuestas las niñas.

58 Había una Vez


Hilo sin fin Autor: Mac Barnett Ilustrador: Jon Klassen Juventud, 2013 ISBN: 9788426140135

Recomendados Banco del Libro

Lectores en marcha (7+)

Anabel vive en un pueblo frío donde la nieve ocupa la mayor parte del paisaje. Un hilo de lana de colores, aparentemente infinito, generará un cambio para ella, sus vecinos, mascotas, casas y otros rincones de su comunidad. Anabel tejerá no solo una divertida historia, sino las ropas que vestirán de color cada una de las páginas y los personajes de esta fría localidad. El autor estadounidense Mac Barnett, acertadamente traducido al español por Teresa Mawler, crea un relato sencillo pero agudo, enmarcado por la helada atmósfera del ilustrador Jon Klassen. Las puntadas de colores de la ropa tejida no solo comenzarán a habitar las dobles páginas en blanco, sino que también iluminarán las escalas de grises que predominan en las estampas de este pueblo. Su nivel de detalle en el color, el diseño del libro y la historia tan bien estructurada, transforman este libro en una experiencia de lectura completa, reconfortante y placentera.

Había una Vez 59


Recomendados Banco del Libro

Lectores en marcha (7+) Juan Hormiga Autor: Gustavo Roldán A buen paso, 2012 ISBN: 9788494053313

Hay un par de datos que definen a las hormigas: donde hay una, hay muchas, y siempre están trabajando. Juan Hormiga, el protagonista de esta historia, tiene por ocupación contarles historias a sus compañeras. Las aventuras de su abuelo nutren sus relatos con hazañas, proezas y logros maravillosos para un ser tan pequeño. Parte de la magia de este libro está en su tamaño, pues eligieron unas páginas que ayudan a recordar lo pequeñas que son sus protagonistas. A veces creemos que los músculos garantizan victorias, pero el poder de la palabra tiene alcances inimaginables cuando las historias son bien contadas: no hay herencia más perdurable que la narrativa, ni influencia más destacada que la de un buen orador, tanto, que es capaz de despertar la solidaridad y la memoria de sus amigos, los mismos que honrarán a Juan cuando decida salir a gestar sus propias aventuras.

60 Había una Vez


El niño que nadaba con pirañas Autor: David Almond Ilustrador: Oliver Jeffers Fondo de Cultura Económica, 2013 ISBN: 9786071612687

Recomendados Banco del Libro

Lectores autónomos (9+)

Stanley Potts tiene un don: puede nadar con pirañas. Solo que él aún no lo sabe. Siendo huérfano, vive junto a sus tíos, enlatando pescados en una fábrica en casa. Pero el día de su cumpleaños, Stanley irá a una feria en el pueblo y descubrirá una conexión distinta con los peces. Esta divertida e inteligente novela escrita por David Almond, y traducida de forma impecable por Ix-Nic Iruegas Peón, cuenta un inusual viaje iniciático, donde la voz narradora invita también al lector a apropiarse del libro. Personajes audaces, situaciones extrañas, y un honesto encuentro con el destino, hacen que Stanley y su entorno sean inolvidables, incluso cuando algunas veces solo sea el lector quien tenga las respuestas. Las ilustraciones del reconocido Oliver Jeffers no solo enriquecen la edición de la novela con sus interpretaciones de los personajes o la viveza de las viñetas, sino con tarjetas y carteles que forman parte de la historia.

Había una Vez 61


Recomendados Banco del Libro

Jóvenes lectores (12+) Flores blancas para papá Autora: Beatriz Helena Robledo SM, 2012 ISBN: 9789587056372

Magdalena, la joven protagonista de esta historia, siente la necesidad de encontrar sus raíces y entender de dónde viene, pues no sabe nada sobre su padre, quien ya falleció. Así, a partir de la muerte de su abuelo, emprende una búsqueda que le permita encontrar su identidad. La temática de esta novela se vincula con uno de los aspectos que más afectan a los jóvenes de hoy en día: la ausencia del padre. Por ello, puede llegar con impacto a sus lectores. El diseño de la trama es atrayente, y su lenguaje sencillo y cercano está envuelto de una gran carga emotiva.

62 Había una Vez


Recomendados Banco del Libro

Jóvenes adultos (16+) Las ventajas de ser invisible Autor: Stephen Chbosky Alfaguara, 2012 ISBN: 9789563474329

Esta novela, escrita por el guionista, escritor y director estadounidense Stephen Chbosky, fue publicada originalmente en 1999 y traducida por primera vez al español por Alfaguara en el 2012, año en el que también fue llevada al cine. El tema de la diversidad está en la boca de muchos de nuestros jóvenes. Ser adolescente es de por sí conflictivo, pero lo es aún más si algo nos distingue de los otros. Es especialmente interesante cómo en este libro las referencias a otros títulos, canciones, películas y series de televisión crean un universo alternativo, del que el lector se apropia rápidamente. Escrita en género epistolar, con un lenguaje sencillo, recurrente y fluido, cala entre los lectores de hoy. Su contundencia, irreverencia y cercanía le atribuyen un valor especial.

Había una Vez 63


Entrevista

MARÍA JOSÉ FERRADA:

“En la poesía tienes un espacio de silencio que no tienes en el habla cotidiana”

El nombre de María José Ferrada no dejó de sonar en el 2014. Sus libros recibieron importantes premios en Chile y el reconocimiento de prestigiosas entidades internacionales ligadas al mundo de la LIJ. Y para este 2015 vienen más sorpresas. Por Bernardita Cruz M. Editora Revista HUV 64 Había una Vez


Y es que dos de sus libros publicados en el 2013 la convirtieron en la autora chilena de libros para niños y jóvenes más premiada del momento. Niños –un poemario en el que rinde un homenaje a los niños y niñas ejecutados o desaparecidos en la dictadura chilena–, recibió el Premio Academia, con el que la Academia Chilena de la Lengua distingue a la mejor obra literaria publicada en Chile, y también el Premio Municipal de Literatura, de la I. Municipalidad de Santiago, en la categoría Juvenil. Notas al margen, en tanto, le valió el Premio Marta Brunet, que otorga el Consejo Nacional del Libro y la Lectura a la mejor obra de literatura infantil, y la Medalla Colibrí, de IBBY Chile.

Recibiste una verdadera avalancha de premios. ¿Hubo alguno que te haya emocionado especialmente?

Entrevista

E

logiada por su obra profunda y delicada, reconocida con importantes distinciones y cargada de proyectos, el 2014 definitivamente fue un año redondo para la escritora chilena María José Ferrada. Pero ella se toma el éxito con calma. La misma que transmite con su hablar pausado y modo atento: “Siempre los premios significan mayor visibilidad para los libros y finalmente lo que una busca es que la historia que quieres contar llegue a otras personas, así que creo que el año pasado fue eso, una oportunidad de mostrar a más personas mi trabajo”, explica.

Todos fueron importantes, una alegría, pero el que más me emocionó fue el Premio Academia. Primero, porque es un premio al que no se postula, por lo tanto cuando te llaman es una sorpresa, y porque además es un reconocimiento que se ha otorgado pocas veces a libros para niños. En el jurado había gente a la que yo admiro, entonces lo sentí como un honor. El 2012 recibiste también el Premio de Poesía Ciudad de Orihuela con El idioma secreto. Entonces el jurado dijo que esa obra es “un canto a la infancia” y un valioso aporte al género de la literatura infantil. ¿Cómo recibes esos contundentes elogios a tu trabajo? Los recibo con mucha alegría, claro, pero también intento tomarlos con calma. Lo mismo que las críticas. Una vez una ilustradora española que no había quedado contenta con el resultado de un libro me dijo que se había tranquilizado cuando había mirado la cantidad de libros que había en la librería. Creo que esa es una imagen que te permite llevar con bastante alegría este oficio.

Había una Vez 65


Entrevista Derribando muros María José es periodista de profesión y máster en Estudios Asiáticos. Actualmente combina la escritura con su trabajo como editora de Chile para Niños, el portal para niños de la Biblioteca Nacional. Tienes una conexión muy especial con la cultura japonesa. ¿De dónde nace y cómo ha influido en tu visión de las cosas? Me gusta mucho la cultura japonesa, siempre la estoy estudiando. También yo me pregunto de dónde nace eso y no lo sé. Creo que debe haber influenciado en algo mi manera de escribir. Las lecturas, y sobre todo la interacción con otras culturas y todas las preguntas que se abren a partir 66 Había una Vez

de esos encuentros, van quedando en tu trabajo. Tu poesía es delicada e intensa al mismo tiempo. ¿Se parece un poco a ti? Es difícil la pregunta porque una no se sabe definir muy bien, pero creo que puede ser que tenga esas características… Ahora que lo dices, creo que sí. ¿En qué momento de tu vida descubriste que querías escribir? Debe haber sido cuando aprendí a escribir, porque recuerdo que disfrutaba mucho haciendo las primeras composiciones que me enviaban de tarea en el colegio. Usaba en ellas una estructura que es bien similar a la de algunos de mis libros que abren y


¿Cómo se gestó la publicación en España de tu primer libro, Un mundo raro? Ese libro fue muy importante para mí, vino después de 12 historias minúsculas de la tierra, el cielo y el mar –una autoedición que hicimos el año 2005 con la ilustradora Karina Letelier– y lo publicó Kalandraka, una editorial española que tenía en su catálogo libros que a mí me gustaban mucho. Y se gestó como he intentado que se gesten todos mis proyectos: buscando el correo que dice “enviar manuscritos” y enviando el mío. La poesía es un género bastante ausente en la LIJ chilena. ¿Cómo recibieron tus primeras propuestas las editoriales nacionales? ¿Tuviste que derribar algún muro al comienzo? Claro, más aún tomando en cuenta que la mayoría de mis trabajos están escritos en prosa poética y la literatura infantil es muy rígida: escribes poesía que rime o escribes cuento. Lo mío no encajaba en esas categorías. Publiqué en Kalandraka, en Oxford University Press y en Jinete Azul antes de publicar el primer libro acá, y no fue porque no enviara manuscritos. ¿Y los niños –según lo que has podido ver en tus visitas a colegios y lanzamientos–, cómo viven y experimentan tu poesía?

Entrevista

cierran con un poema casi idéntico (en el caso de las composiciones eran frases idénticas al inicio y al final). Entonces creo que la escritura ha tomado espacios e intensidades diferentes en distintos momentos de mi vida, pero desde que la aprendí ha estado ahí como algo importante.

“Las lecturas, y sobre todo la interacción con otras culturas y todas las preguntas que se abren a partir de esos encuentros, van quedando en tu trabajo”

Esa es una de las partes más divertidas de este trabajo. Porque la opinión de los niños es muy sincera; tienen pocas palabras para expresarse, entonces son más intensos y rotundos, en el buen sentido de esas palabras. Si les gusta tu poema, hacen uno propio y te lo regalan. Lo mismo si no les gusta, te lo dicen y ya está, no tienen problema con eso. Mirada poética Editado por Grafito y con ilustraciones de Jorge Quien, Niños es un libro que no deja a nadie indiferente. Ni siquiera a su autora, a pesar de que ya ha pasado bastante tiempo desde su publicación. “Es un libro que fue difícil en su ejecución y que sigue siendo difícil. Me cuesta hablar de él. En la poesía tienes un espacio de silencio que no tienes en el habla cotidiana, la poesía te está diciendo todo el tiempo que hay una gran precariedad en las palabras, pero aun así intentas transmitir esa experiencia: la experiencia de la ausencia, en el caso de la desaparición o muerte de niños durante la dictadura chilena. Cuando he tenido que explicar ese libro me ha costado por lo mismo: el discurso cotidiano, con el que hablo contigo en esta entrevista, no es capaz de dar cuenta de un hecho Había una Vez 67


Entrevista

“… la poesía te está diciendo todo el tiempo que hay una gran precariedad en las palabras, pero aun así intentas transmitir esa experiencia…”

tan irracional. La muerte de estos niños fue irracional y no habla de lo malos que fueron los militares –que lo fueron– sino del ser humano que tiene oscuridades tan profundas”.

porque la verdad es que eran ejercicios de escritura que yo hacía en base a noticias. Debo haber tenido unos tres o cuatro cuando ella los vio y me animó a hacer el libro.

María José recuerda que alguien nombró el tema en una conversación al pasar y comenzó a investigar, con ayuda de personas que trabajaban vinculadas en temas de derechos humanos. Así el libro comenzó a tomar forma.

¿Con qué criterios seleccionaste las noticias que finalmente se publicaron? ¿Qué buscabas transmitir?

Imagino que escribirlo no debe haber sido fácil… No fue fácil. Pero hay otros libros que tampoco me han resultado fáciles. En este caso fue más delicado porque tomé la voz de esos niños. Siempre me quedará la duda de si tenía o no permiso para hacer eso. Por una parte, hay dolores muy grandes involucrados, pero por otra, me parece que hay una deuda con su memoria. Ellos no están para responder. Notas al margen es un libro enigmático, que al contrastar recortes de prensa con poesía tiene un pie en la realidad y otro en la fantasía. ¿De dónde nació la idea? En ese libro le debo bastante a la editora de Alfaguara de esa época, Ángeles Quinteros,

68 Había una Vez

El criterio era el margen, por eso el título. Lo que buscaba transmitir es que en el mundo pasan cosas cada día, cosas divertidas y cosas terribles. Y mientras tanto, nosotros solo estamos pendientes de lo que nos pasa a nosotros, lo que sentimos nosotros, lo que queremos nosotros; creo que hay algo un poco peligroso en esa mirada porque el mundo es bastante más. De eso, creo que sin decirlo explícitamente, habla ese libro. ¿Qué proyectos tienes en mente para el 2015? El 2015 viene con varios libros, pero dos que estoy esperando especialmente. El primero es la reedición que hará Zig-Zag de mi primer libro, 12 historias minúsculas de la tierra, el cielo y el mar. También por primera vez uno de mis libros, El lenguaje de las cosas, será publicado en Italia. Las dos cosas me emocionan mucho.


Entrevista Un mundo raro Autora: María José Ferrada Ilustrador: Nicolai Troshinsky Kalandraka, 2010 ISBN: 9788492608195

El baile diminuto Autora: María José Ferrada Ilustradora: Sole Poirot Oliva Kalandraka, 2012 ISBN: 9788492608522

El día de Manuel Autora: María José Ferrada Ilustrador: Patricio Mena Alfaguara Infantil, 2014 ISBN: 9789561524224

Geografía de máquinas Autora: María José Ferrada Ilustrador: Fito Holloway Pehuén, 2012 ISBN: 9789561605688

Las memorias de Hugo Autora: María José Ferrada Ilustradora: Francisca Yáñez Ebooks Patagonia, 2013 ISBN: 9789568992804

El idioma secreto Autora: María José Ferrada Ilustradora: Zuzanna Celej Faktoría K de Libros, 2013 ISBN: 9788415250494

El lenguaje de las cosas Autora: María José Ferrada Ilustrador: Pep Carrió El Jinete Azul, 2011 ISBN: 9788493921309

Notas al margen Autora: María José Ferrada Ilustradora: Francisca Yáñez Alfaguara Juvenil, 2013 ISBN: 9789561522718

Niños Autora: María José Ferrada Ilustrador: Jorge Quien Grafito Ediciones, 2013 ISBN: 9789569356018

Escondido Autora: María José Ferrada Ilustrador: Rodrigo Marín Matamoros Ocho Libros, 2014 ISBN: 9789563352146 Había una Vez 69


Ilustrador

MIGUEL GALLARDO:

“VIAJAR Y DIBUJAR SON FORMAS DE AUTOCONOCIMIENTO”

Desde Barcelona, el ilustrador e historietista español Miguel Gallardo repasa los viajes que han marcado su vida y su trabajo, en una entrevista con el investigador y curador de ilustración Claudio Aguilera. Por Claudio Aguilera Periodista y socio fundador de PLOP! Galería

70 Había una Vez


H

ace tiempo que el mundo nos quedó grande, como un traje heredado al que le sobra tela por todas partes y nunca podremos llenar. ¿Pero para abarcarlo es suficiente con una postal sin remitente, con un paisaje a todo color de NatGeo, con el dato turístico de la Cámara Viajera? Pareciera que no. Como el Gran Kan de Italo Calvino, necesitamos a un Marco Polo que deambule por tierras que jamás pisaremos y nos traiga palabras que apenas podemos pronunciar para llenarnos la boca de sabores nuevos. Pero sobre todo que nos recuerde que seguimos siendo la medida de todas las cosas.

un viajero accidental, incapaz de leer bien un mapa y que se obliga a amarrarlo todo con una cuerda para no perder nada. En una línea de trabajo situado a medio camino entre Joe Sacco (Notas al pie de Gaza) o Guy Delisle (Pyongyang) y Craig Thompson (Cuaderno de viaje), o Liniers (Conejo de viaje), Gallardo es el guía que conduce al lector en un deambular cotidiano, asombrado y vital. “A través de un personaje que tiene todas mis filias y fobias exageradas, relato una visión del mundo que es la mía, por eso continuamente estoy poniendo por escrito o en dibujo todo lo que veo y cómo lo veo”, explica.

En los libros del ilustrador e historietista español Miguel Gallardo el viaje es la circunstancia, jamás la finalidad. Si relata unas vacaciones en las islas Canarias es para hablar de la relación que lo une con su hija María. Si nos cuenta sobre una gira por España junto al dibujante Paco Roca es para hablar del impacto que puede llegar a tener una historieta. Si va a República Dominicana es para denunciar la desigualdad que se oculta tras el anuncio dorado de una línea área. “Ir de viaje dibujando es un método bastante más fiable que la fotografía”, comenta desde Barcelona, recién llegado de México donde participó en la Feria del Libro de Guadalajara. “La gente saca miles de fotografías en cada viaje que nunca más verá, sin embargo, cada dibujo está ligado a un momento emocional en el que te tomaste tu tiempo para observar y plasmar en papel”, dice quien se confiesa

Cartel Gremi d’Editors, Gremi d’Editors de Catalunya, 2011.

Había una Vez 71


Ilustrador Cartel Festival Internacional de Cine de Huesca, 2011.

El suyo es un trabajo a tiempo completo. Si le sobran un par de minutos saca una libreta y comienza a dibujar. No importa si es en la playa, en un auto, una conferencia o una reunión. El proceso no se detiene nunca y al regresar a su habitación de hotel o en la cocina de una casa sigue dibujando de memoria. “Mis cuadernos son mis originales. No hay nada más fresco ni más directo que algo hecho en el calor del momento”, comenta. Y tal como cada viaje se inicia con la sensación de miles de experiencias por vivir, para cada nueva expedición Gallardo abre una flamante libreta donde irá dejando plasmadas situaciones, objetos, personajes y diálogos. Pero, completando 72 Había una Vez

Cartel aniversario de la Constitución 1812, Acción Cultural Española, 2012.

la metáfora, tal como nunca logramos conocer un lugar, él jamás termina de llenar las páginas en blanco y los cuadernos quedan en suspenso a la espera del día que regrese al mismo lugar. Levar anclas Los libros y los viajes siempre han sido uno para Gallardo. Creció en Lérida, al norte de España, junto a una bien nutrida biblioteca de literatura popular que lo impulsó a salir a explorar el mundo. Gracias a Salgari, Stevenson, Verne y las novelas de Tarzán recorrió continentes, desafió a los mares y conquistó nuevos territorios. “Devoraba con muchas ganas esos libros”, recuerda. “Mi momento preferido era quedarme en la cama con alguna excusa para no ir al


colegio y pasarme el día leyendo. Cosa no muy difícil ya que era un poco delicado y caía enfermo con facilidad”.

“Ir de viaje dibujando es un método bastante más fiable que la fotografía”

La siguiente travesía fue un poco más corta, pero significó un gran salto. En 1973 se trasladó a Barcelona para estudiar Bellas Artes. Pocos años después, en medio de la agitada vida cultural posfranquista, comenzó a dibujar a Makoki, un personaje siempre al límite que transformó a Gallardo en una verdadera estrella del cómic under español. “Fueron apenas 173 kilómetros, pero fue el primer viaje importante de mi vida. Lo cambió todo porque pasé de vivir en una ciudad de provincia a un epicentro de la cultura donde pude desarrollar todas mis capacidades”, resume.

Serie de postales anuales para May y María, 2012.

Quince años después, mientras pasaba por un duro momento emocional, hizo otro viaje fundamental y atravesó el continente para visitar Israel. Fue ahí donde comenzó su gusto por los cuadernos de viaje. Un vicio que jamás ha podido dejar. “Acababa de separarme de la mamá de María y me encontré con mi amigo el caricaturista israelí Hanoch Piven. Él tenía que viajar con toda su familia a TelAviv para resolver papeleo y básicamente me adoptó como parte de la familia. Con ellos compartí la Pascua judía y un periplo. Aquello fue mi bautismo de fuego en cuanto a viajar dibujando”, recuerda. Tierra a la vista Fue entonces que se forjó ese estilo suelto y dinámico que caracteriza hoy sus libros, donde el humor se alterna con la reflexión. A momentos un poco caótico,

Ilustración para el NewYorker, 2007. No publicado. Había una Vez 73


“Mis cuadernos son mis originales. No hay nada más fresco ni más directo que algo hecho en el calor del momento”

impulsado por el azar de los hallazgos, sin afanes de documentación ni interés por construir una cronología, sino más bien como una forma de ir dejando indicaciones para recordar el camino recorrido, para comunicarse y compartir la experiencia con otros. Algo de todo eso tiene el libro María y yo, uno de los más conocidos de Gallardo, donde va dejando registro de un viaje de vacaciones junto a su hija autista. De hecho, como él mismo ha confesado, su forma de crear cambió gracias a María. No solo porque desde su nacimiento se acostumbró a dibujarla en diversas situaciones, sino también porque pronto ella misma comenzó a pedirle que dibujara de improviso personas y objetos de su entorno, transformando aquellos trazos en una forma de comunicación entre ambos.

Cartel Feria de Abril de Barcelona, Ajuntament de Barcelona, 2010.

74 Había una Vez

Portada de libro no publicado, 2005.


Ilustrador Ilustrador Los hoteles de la imaginaci贸n. Muvim & Apiv, 2006.

Cartel Musical sobre La Trinca. Programa comunitari Primera Fila, 2009.

Promo para el Acuario de Barcelona, 2005. NP.

Tarjeta para unos amigos, 2010. NP.

Hab铆a una Vez 75


Ilustrador

“Mi intención es llegar a la mayor cantidad de personas sin rebajar el nivel de lectura. De hecho, el libro María y yo está dibujado en el mismo formato en el que yo dibujo para María. Haciéndolo así me aseguro que mucha más gente tendrá la oportunidad de entender el lenguaje. Ideas claras, mensaje directo, narración personal, humor, empatizar con el lector… son algunos de los recursos que utilizo para lograr acercarme a las personas”. Hay algo más. Para Gallardo el dibujo, y por cierto los viajes, son también una forma de levantar el velo de los prejuicios y mostrar que a pesar de las diferencias, en todos nosotros late algo que nos hace semejantes, que nos une y conecta. Así lo vivió en una de sus más recientes travesías. Convocado por la organización Oxfam Intermón para conocer la realidad de países en vías de desarrollo y valorar la importancia de la cooperación internacional, el dibujante se trasladó a República Dominicana, donde descubrió un país muy distinto al que había imaginado. “Siempre tendemos a viajar con ideas preconcebidas y tópicos sobre los sitios de destino y este viaje sirvió para echar por tierra alguno de esos tópicos. Enfrentarse directamente a la gente que vive en una situación extrema cada día hace que te des cuenta de lo cómodos e instalados que estamos en nuestras rutinas diarias y cómo ignoramos todo del otro, personas con nombre y apellidos que viven no muy lejos de nosotros en distancias y que tienen una escala de valores como la solidaridad o la resiliencia mucho más desarrollados que nosotros, personas del llamado primer mundo”. ¿El viaje y el dibujo como una forma de acercarnos a otros? Sí, creo que todos deberíamos pasar por experiencias de ese tipo. No se trata de un turismo de la pobreza y de las catástrofes, sino de una forma de autoconocimiento que incluya el descubrimiento del otro y su comprensión, dejando de lado ideas como la caridad o la compasión mal entendidas. Pronto Miguel Gallardo emprenderá un nuevo viaje. Como siempre lo hace, se preocupará de hacer la maleta con tiempo. Averiguará qué ropa necesita, qué tipo de enchufes debe usar. Leerá sobre el país de destino, contactará a las asociaciones de autismo locales, se asegurará que su pasaporte esté en regla y que no ha olvidado el boleto de avión. Como siempre lo hace, se llevará un cuaderno y traerá de vuelta mil historias que hablan sobre él y también sobre nosotros.

76 Había una Vez


Ilustrador Selección de páginas del diario de viaje a República Dominicana.

Había una Vez 77


Ilustrador

Cartel Sal贸n Internacional del C贸mic de Barcelona, Ficomic, 2007.

Portada de libro no publicado, 2008.

Cartel para la pel铆cula The Pelayos. NP.

Turista accidental, 2013. NP.

78 Hab铆a una Vez


Invitado por la ilustradora Paloma Valdivia a participar en el Diplomado de Ilustración y Narrativa Autobiográfica que dirige en la Universidad Católica, Miguel Gallardo viajó a Chile en junio del año pasado y no se detuvo un minuto. Se reunió con la Fundación Asperger Chile, presentó un documental basado en su libro María y yo, dio charlas para público general, talleres para ilustradores y conoció de cerca el momento que vive la edición e ilustración en el país. Incluso se dio el tiempo para hacer un poco de turismo cultural y un cuaderno con sus impresiones chilenas.

Ilustrador

SCL 2014

“El viaje fue un récord de los que me gustan a mí”, dice. “Chile era uno de los países que quería visitar y como por arte de magia se dieron las circunstancias a través de Paloma Valdivia, que había trabajado conmigo en Barcelona. El recibimiento por parte de mis colegas y del resto de las personas que encontré fue impresionante. La atención que mostraron por todo el trabajo desarrollado a través del libro María y yo y del documental fue muy emotiva. Además encontré un ambiente muy propicio en el campo de la ilustración. Aunque es un país pequeño en el ámbito de la edición, está creciendo con sellos independientes que hacen un trabajo de calidad. También se lleva a cabo una buena difusión de esta disciplina a través de PLOP! Galería. Hay una buena oferta académica para los ilustradores y un nivel muy interesante de trabajo”.

Había una Vez 79


Ilustrador 80

LIBROS / Miguel Gallardo

MarĂ­a y yo Autores: MarĂ­a Gallardo y Miguel Gallardo Astiberri, 2007 ISBN: 9788496815407

Un largo silencio Autores: Francisco Gallardo y Miguel Gallardo Astiberri, 2012 ISBN: 9788415163541

Emotional World Tour Autores: Miguel Gallardo y Paco Roca Astiberri, 2009 ISBN: 9788496815995

Tres viajes Autor: Miguel Gallardo Edicions de Ponent, 2006 ISBN: 8489929890


Ilustrador Viñetas de vida Varios autores Astiberri, 2014 ISBN: 9788415685821

¿Qué le pasa a este niño? Autora: Àngels Ponce Ilustrador: Miguel Gallardo Serres, 2005 ISBN: 9788484882039

Diferentes. Guía ilustrada sobre la DIVERsidad y la discapacidad Autora: Àngels Ponce / Ilustrador: Miguel Gallardo Adecco, 2012 www.mediafire.com/view/?8p1ygagob3xb94l

La vuelta al mundo en 80 páginas Autora: Victoria Bermejo Ilustrador: Miguel Gallardo El Aleph, 2005 ISBN: 8476696914 Había una Vez 81


¿Por qué soy lector?

Leer los libros para poder leer la vida Por Antonio Ventura Editor y escritor Director editorial en El Jinete Azul grande y oscura, con un pasillo largo, muy largo, que siempre me dio miedo transitar solo. Una de las tías de mi padre, Julia, a quien yo llamaba tía también, era cleptómana, aunque entonces, al menos en mi país, esa patología no estuviera aún diagnosticada, y me enseñó a robar tebeos. Por ello, aunque en casa puedo decir que casi se pasaba hambre, y mucho frío en invierno, siempre hubo muchos tebeos. Muchos tebeos y un solo libro, que me regaló una tía de mi madre cuando hice la primera comunión. Aquel cuento acompañó mi infancia hasta casi aprenderlo de memoria. Si la pregunta me fuera formulada en los siguientes términos: “¿Es usted lector?”, la respuesta sería esa expresión que con tanta frecuencia escucho en este país: “Obvio”. Bromas aparte, fui un lector tardío; comencé a leer libros en torno a los catorce años. Antes, lo único que leí fueron tebeos. Nací en una familia muy humilde, que compartía casa con dos tías de mi padre y sus respectivos maridos. Fui el único niño que habitó aquella casa 82 Había una Vez

Tuve que llegar a la adolescencia para empezar a leer libros, y fueron algunos clásicos juveniles —Stevenson, Verne, Conan Doyle, entre otros— los primeros que me introdujeron en ese jardín secreto que siempre es, al menos antes lo era, la lectura de ficción literaria. Todos ellos sugeridos siempre por algún adulto próximo, ajeno a la casa parental, pues mis padres no eran lectores ni hubo nunca en casa ningún libro, excepto alguna novela que mi madre pedía prestada a una de sus hermanas. El primer libro que leí sin que nadie me


“La poesía, ya entonces, me parecía la confesión íntima de una persona que mira el mundo con curiosidad e inocencia, y levanta acta de esa mirada”

lo sugiriera fue Buenos días, tristeza de Françoise Sagan. Por aquel entonces, yo tenía quince años y mi madre se había asociado al Círculo de Lectores, una manera barata de adquirir un libro al mes, entre la oferta que dicho club ofrecía en una revista que un vendedor llevaba mensualmente a casa. Un día, vi la cubierta de aquel libro y me llamó la atención. Aún recuerdo su lectura: la incomprensión –incomprensión que de alguna manera me deslumbraba– de muchos de sus párrafos no me impidió tener una idea aproximada de su trama argumental, y sobre todo, sobre todo, recuerdo la fascinación que me produjo la atmósfera sensual y melancólica del relato. Reconozco que no he vuelto a entrar en ese libro, pues temo romper aquel encanto que quiero permanezca intacto, tal y como lo recuerdo; deseo guardarlo en mi memoria con la magia que contiene, y que estoy seguro se desharía como un castillo de arena entre mis manos si volviera a leerlo. En esa misma época descubrí la colección de bolsillo de la editorial Alianza. Reconozco que aquel proyecto editorial fue la biblioteca en la que me forjé como lector. Con una voracidad

que aún me sorprende, ingresé con asombro y pasión en todos los géneros: cuento, filosofía, pensamiento, novela, teatro y sobre todo, sobre todo, poesía. La poesía, ya entonces, me parecía la confesión íntima de una persona que mira el mundo con curiosidad e inocencia, y levanta acta de esa mirada. Desde entonces, hasta el día de hoy, siempre me acompañan dos libros: uno de poesía y otro, ya sea ficción o ensayo. Una gratitud inmensa conservo hacia mi madre, pues sé que ella, sin ser lectora, fue quien, no de manera expresa pero sí con absoluta convicción, me transmitió la idea de que de aquel mundo de grisalla y penuria en el que vivíamos, solo se escapaba o con dinero o por la cultura, y dinero en aquella casa no había. Yo, hoy, creo, con todo el respeto hacia mi madre, que tampoco por el camino del dinero se escapa de la miseria humana. Quizá los libros no nos hagan mejores, pero sí más libres, al menos, libres de esa miseria a la que me refiero.

Había una Vez 83


Buena idea

La Mochila Viajera Por Equipo Leyendo en Red

Más de 400 familias de sectores rurales de Panguipulli y Villarrica (IX Región de la Araucanía) han vivido la experiencia de la Mochila Viajera, una iniciativa que busca que niños y jóvenes transmitan en su hogar el placer por la lectura y fomenten el acercamiento de los padres al maravilloso mundo de los libros. Una vez a la semana, un estudiante de cada establecimiento perteneciente al proyecto Leyendo en Red, carga una mochila desde el centro lector hasta su hogar con libros o material bibliográfico pensados para compartir con cada uno de los integrantes de su familia. El programa forma parte de las diversas estrategias de fomento lector impulsadas por Leyendo en Red, un proyecto emblemático de la Fundación Había una Vez que, desde el año 2009, beneficia a nueve colegios de Coñaripe, Licanray, Melefquén, Huellahue, Neltume y Choshuenco y que tiene como objetivo mejorar la calidad de la formación y educación de niños y jóvenes a través de la implementación de bibliotecas escolares con altos estándares de calidad en cuanto a fondo bibliográfico, diseño, activación, funcionamiento y asistencia. La Mochila Viajera busca promover espacios de lectura en el hogar, siendo este un lugar privilegiado, reconfortante y tranquilo para iniciar el hábito lector desde temprana edad. Entendiendo que la familia cumple un papel fundamental en el fomento lector, sobre todo en la primera infancia, el proyecto busca que la lectura sea percibida como algo divertido por toda la familia. La iniciativa funciona de la misma manera que un préstamo bibliotecario: el alumno escoge varios libros con ayuda de una encargada de biblioteca, los pone en una mochila diseñada especialmente para la actividad y viaja con ella hasta su hogar, que la mayoría de las veces está ubicado en sectores aislados. Los libros van acompañados de una bitácora en la que cada familia hace un registro de la experiencia, cuenta quiénes exploraron y leyeron cada título, y describen el lugar donde realizaron las lecturas. Además, pueden aportar opiniones y sugerencias. 84 Había una Vez


La Mochila Viajera se inició el año 2013 y en un comienzo fue orientada solo a alumnos de primero a cuarto básico. Hoy se extiende, en algunas escuelas, hasta octavo básico, beneficiando a un mayor porcentaje de familias, sobre todo en zonas rurales donde el acceso a las bibliotecas resulta muy complejo. Todo lo que contiene la mochila se encuentra destinado a sensibilizar, unir y estimular la imaginación de cada uno de los integrantes de la familia. Así, Leyendo en Red da el primer paso para fomentar la lectura en los hogares poniendo a disposición de niños, jóvenes y adultos material bibliográfico de calidad, y motivando a los alumnos a transmitir la magia de la lectura a sus seres más cercanos. Algunos testimonios “Una muy bonita experiencia para compartir y disfrutar en familia. Leímos cada uno de los libros que llegaron hasta nuestro hogar, los pequeños disfrutaron los dibujos y muy atentos escucharon la lectura del abuelo. Catalina les leyó a sus hermanos, los dos sentados atentos en el comedor y el día viernes la mochila partió rumbo a Villarrica para que la Cata compartiera la lectura con su papá. Gracias por la oportunidad de compartir el mundo de los libros en familia.” Familia Barrera Coliñanco. Colegio Epu Klei, Licán Ray. 01 de octubre del 2013 “Fue muy tierno ver a mi hijo repartiendo este regalo que trajo con tanto cariño. Y cómo nos relacionó con el cuento escogido. Estuvimos reunidos en varias ocasiones, compartiendo, disfrutando y aprendiendo con bellas y mágicas historias. Fue en distintos lugares de la casa y también al aire libre aprovechando el buen tiempo. Excelente iniciativa para fomentar la lectura y una gran oportunidad para compartir en familia. Esperamos tener la mochila con nuevos libros muy pronto de regreso en nuestro hogar.” Familia Antilef Candia. Colegio Epu Klei, Licán Ray. 28 de octubre del 2014

Había una Vez 85


Recordando a

Ilustraci贸n de Marisol Abarca

http://marisolabarca.tumblr.com

86 Hab铆a una Vez


ANDERSEN,

UN VIAJERO INCANSABLE Para Andersen, el viaje alcanza el valor de símbolo: “Viajar es vivir”, escribe. Es el viaje como meta, como búsqueda del conocimiento, para superarse a sí mismo y alcanzar la felicidad. Por Manuel Peña Muñoz Escritor y especialista en literatura infantil www.elcaballerodelosalerces.cl

H

ans Christian Andersen (18051875) fue un viajero romántico en busca de paisajes de su Dinamarca natal. Caminó por sus bosques, bordeó los lagos y contempló las cascadas. Por sus cuentos desfilan islas, fiordos y ríos. En sus páginas describe Selandia, Fionia, Falster, una capilla gótica coronada por un nido de cigüeñas, un venado asustadizo, el ondulante río Gudenaa. En 1833, a la edad de 28 años, recibe una pensión monetaria del rey de Dinamarca, Federico IV, que le permite viajar por Alemania, Francia, Inglaterra e Italia. Viaja en carruaje, en vapor y en tren. Fue el autor de su

tiempo que más viajó y cada destino le permitió conocer realidades muy distintas, abrirse a otras culturas y plasmar escenarios muy diversos en sus cuentos. Andersen realizó más de 30 viajes por Europa, Escandinavia y Medio Oriente. En su autobiografía El cuento de mi vida, escribe: “Como un filtro de Medea que me diera fuerzas para mi espíritu, así son para mí los viajes”. El primero que hizo fue a Suecia y luego siguió camino por toda Europa. En Londres conoce a Charles Dickens, quien lo hospeda. Frecuenta a la duquesa de Suffolk y recibe una invitación de la reina Victoria para pasar una temporada en Había una Vez 87


Recordando a

la isla de Wight. También recorre Suiza, que le agrada mucho por sus bosques de hayas y lagos azules. En Francia frecuenta los ambientes teatrales y literarios y conoce a Victor Hugo y a los músicos Franz Liszt y Felix Mendelssohn. También lo recibe la condesa de Bocarné, quien le presenta a Balzac y posteriormente, en 1844, es presentado al gran duque de Sajonia, en cuya corte de Weimar habían vivido Goethe y Schiller. Luego sigue rumbo a España, donde visita Barcelona, Levante, Andalucía, Madrid y Burgos en 1862. De esta experiencia escribe el libro Viaje por España (Alianza Editorial, 2005) en una de cuyas páginas leemos: “En ninguna otra ciudad española he llegado a sentirme tan dichoso como en Málaga”. A Italia la llama “el país de mis sueños”. Aficionado a la ópera, va a la Scala de Milán, y también a las canteras de mármol de Carrara, a Pisa y Florencia. Se hospeda en posadas y albergues, en palacios y casas de escritores. Como es un hombre culto, aficionado a los

museos y sensible a las esculturas, observa en una calle de Florencia la curiosa estatua de un animal que arroja agua por la boca, y lo inmortaliza en el cuento El jabalí de bronce. Estando en Roma, va al Café Greco de la Via Condotti, que hoy exhibe en sus paredes un retrato del escritor, recordando su paso y su conversación con los artistas romanos. Tras Italia sigue viajando a muchos otros países, en los que recorre ciudades y pueblos, interesándose siempre en las pequeñas escenas de la vida cotidiana. Se queda varios días en los lugares para visitar el mercado, el cementerio, los cafés, los teatros, pasear por las calles y parques, conocer las iglesias, observar las tiendas y empaparse de la vida misma. Y de todo saca material para sus cuentos, hasta de los detalles más insignificantes, como un dedal, una mosca o un soldadito de plomo. Viaja a Grecia: El Pireo, Atenas, la Acrópolis. En el cuento El pacto de amistad nos relata lo que vivió en la antigua ciudad de Delfos. Desde las primeras líneas, nos introduce en su

“Andersen no puede estarse quieto en un solo lugar y tampoco sus personajes (...) El viaje es un motivo que se repite a lo largo de sus cuentos, como un leitmotiv que los engarza a todos”

88 Había una Vez


Sigue viaje al Medio Oriente. Visita Esmirna, con sus torreones y minaretes. Allí escribe el cuento Una rosa en la tumba de Homero con el motivo del ruiseñor y la rosa que inspiró también a Oscar Wilde. Andersen no puede estarse quieto en un solo lugar y tampoco sus personajes, que siempre se desplazan de un punto a otro. El viaje es un motivo que se repite a lo largo de sus cuentos, como un leitmotiv que los engarza a todos. En barco, vapor, diligencia, globo aerostático o a caballo; a pie, en excursiones a la montaña, a lomos de un ave, en un barquito de papel, en el vientre de una ballena o en un baúl volador, sus personajes viajan sin parar. En Los cisnes salvajes, los príncipes, convertidos en cisnes, vuelan por el cielo y cruzan el océano para aterrizar en un arrecife en alta mar. En El patito feo, el protagonista emprende un recorrido

por la granja hasta llegar a la laguna de los cisnes. En El traje nuevo del emperador, el monarca avanza por una alfombra roja en medio de la multitud hasta que un niño grita la verdad. En El sapo, el protagonista sale del fondo del pozo y emprende un viaje a saltos por el campo pues quiere conocer el mundo. Su madre le dice que abajo está más seguro, pero el sapo quiere aventurarse. Va feliz. A veces tiene nostalgia del pozo y de su madre pero sigue su camino aunque ello le cueste la vida. No importa. ¡Viajó! El viaje es sinónimo de cambio, de vida. Es la única forma de alcanzar la culminación. Lo importante es optar por el viaje pese a todos los obstáculos.

Recordando a

propia vida: “Hace poco que estuvimos de viaje y ya tenemos ganas de hacer uno más largo. ¿A dónde? A Esparta, a Mecenas, a Delfos. Hay cientos de ciudades ante cuyos nombres el corazón palpita con ansias viajeras”.

Andersen se burla de los que prefieren las comodidades del hogar. No es de extrañar que dedique tantas páginas a ensalzar a las cigüeñas y las golondrinas, que son aves migratorias. Cuando finalmente regresa a Dinamarca, llega cargado de recuerdos, una pluma y un legajo de papeles para escribir sus cuentos.

Había una Vez 89


Mis Favoritos

Mari Pérez Pantoja Socióloga e ilustradora Coordinadora de Biblioteca LEA Profesor Roberto Cabrera de la UDP Profesora del Diplomado en Fomento de la Lectura y Literatura Infantil y Juvenil (PUC-FLF)

El mejor regalo literario para un niño: Lejos, el mejor regalo literario (para niños y no tan niños), es leerles una y otra vez su cuento favorito. Un libro que hace reír a grandes y chicos: El globo de la ilustradora argentina Isol. Es risa garantizada para chicos y chicas, y también para adultos no susceptibles. No se puede evitar llorar con el libro: Niños de la poeta chilena María José Ferrada. La verdad es que más que llorar, luego de leer este libro lo que no se puede evitar es la indiferencia.

90 Había una Vez


Al sur de la Alameda. Diario de una toma de Lola Larra y Vicente Reinamontes. La propuesta gráfica de esta novela, que funciona como una voz narrativa paralela, puede ser un buen gancho para cautivar a los cada vez más visuales jovencitos y jovencitas. Un libro que no falla a la hora del cuentacuentos: Un poco perdido de Chris Haughton. Un libro tan inteligente como tierno. Cuenta la historia de un pequeño búho que cae de su nido. Desorientado, recurre a una ardilla, quien le ayudará a reencontrarse con su mamá.

El globo Autora: Isol Fondo de Cultura Económica, 2002 ISBN: 9789681665739

Narrativamente es un libro con mucho ritmo, lo que permite captar la atención de hasta el más distraído. Debería hacerse una película del libro:

Mis favoritos

Para cautivar a un adolescente no lector hay que regalarle:

En las nubes, y sin lugar a dudas debiese dirigirla Wes Anderson. Para quien no la conozca, es una novela del célebre escritor inglés Ian McEwan que narra en primera persona las peripecias de Peter Fortune, un chico con una imaginación desmesurada que vive “en las nubes”. Dato interesante: la edición original en inglés está acompañada de ilustraciones de Anthony Browne. Con o sin película, es una joya de libro que todos debiesen leer.

Al sur de la Alameda. Diario de una toma Autora: Lola Larra Ilustrador: Vicente Reinamontes Ekaré Sur, 2014 ISBN: 9788494208157 Había una Vez 91


Mis favoritos

Me gustaría tomar un café con el escritor(a): Lygia Bojunga. Amo sus novelas infantiles (las dirigidas al público juvenil no me gustan tanto). Es una mujer inmensamente creativa, y con una sensibilidad que conecta con el imaginario de la infancia… al menos con la que fue la mía. Mi libro álbum favorito: ¡Qué bonito es Panamá! de Janosch. Es un clásico de la literatura infantil de una belleza infinita. Yo creo que lo que me conmueve tanto de este libro es la capacidad de Janosch de plantear cuestiones esenciales sobre la existencia humana de una manera tan sencilla. Mi novela juvenil favorita: La isla del tesoro de Robert L. Stevenson. Lo leí en el colegio y luego lo releí hace no mucho. Admiro profundamente el coraje del joven Hawkins, y no precisamente por el hecho de encarar a peligrosos piratas, sino más bien porque se atrevió a enfrentar sus propios miedos y carencias, aun cuando eso le generara desasosiego y lo llevara muchas veces a cometer errores. Mi poeta preferido: Jacques Prévert. En realidad yo no soy muy de poesía, pero no porque no me guste sino porque soy bien ignorante. Y Prévert no es que sea mi poeta favorito; lo nombro ahora porque lo descubrí hace un tiempo y me gustó mucho su tono oscuro e irónico, como cuando dice: Al pájaro que canta en mi cabeza Y me repite que te amo

92 Había una Vez

Y me repite que me amas Al pájaro del fastidioso estribillo Lo mataré mañana en la mañana. El ilustrador que más me gusta: Son demasiados, y es una maldad que te pidan nombrar solo a uno. Pero como debo hacerlo, mencionaré a Tomi Ungerer, de quien me he prendado últimamente. Estoy maravillada con su propuesta gráfica y versatilidad. La biblioteca donde encuentro todo: Quizás está mal que lo diga, pero no existe la biblioteca perfecta, a no ser que vivas cerca de la Biblioteca de Alejandría. No obstante, buenas opciones para hacerte de libros prestados (al menos en Santiago) son: el Bibliometro, para quienes nos transportamos como topos por la ciudad; la Biblioteca de Santiago, que tiene variedad para todos los gustos y necesidades; las Bibliotecas Vivas, con colecciones cuidadas al alcance del lectorvisitante de mall; Biblioteca Nicanor Parra de la UDP, que además es toda una experiencia arquitectónica; y por supuesto Biblioteca LEA Profesor Roberto Cabrera, con una colección especializada en LIJ y que además lleva el nombre de un grande. El libro que hoy tengo sobre mi velador: Tengo hartos; siempre hay varios haciendo fila, como en el banco. Hay unos que están hace meses esperando ser leídos y otros que han aterrizado recientemente, como La conjura de los necios de John Kennedy Toole, que me recomendó mi amiga Daniela, y le apuntó.


Mis favoritos Un poco perdido Autor: Chris Haughton Milrazones, 2011 ISBN 9788493755294

¡Qué bonito es Panamá! Autor: Janosch Kalandraka, 2010 ISBN: 9788492608096

En las nubes Autor: Ian McEwan Anagrama, 2007 ISBN: 9788433971180

La isla del tesoro Autor: Robert Louis Stevenson Ilustrador: Ralph Steadman Libros del Zorro Rojo, 2011 ISBN: 9788492412938

Había una Vez 93


: Coordinación z Pablo Álvare HUV a t is v e R l ia r o Comité Edit

S O N

¡

E R T N E ¡NOSOTROS

eñas de s e r y s e n io c a d n e Recom jóvenes lectores

s o m e d n ente

94

Había una Vez


Olvidados de Michael Grant (Molino, 2012) Este libro trata básicamente de un mundo en el que, de un momento a otro, todas las personas mayores de quince años desaparecen de la nada. Cuando esto pasa, un grupo de amigos conformado por Sam, Quinn, Astrid, Pete –el hermano de Astrid–, Edilio y Lana, comienzan a resolver el enigma, y quién es el responsable de todo esto. Los chicos, entre otras cosas, descubren la ERA (Espacio Radioactivo Adolescente), llamado así porque están encerrados en una esfera ardiente donde varias personas, entre ellas Sam, empiezan a desarrollar distintos tipos de poderes. Tiempo después, luego de notar que todos desaparecen en el día de su cumpleaños, una pelea se aproxima. ¿Quién será el ganador?  Creo que el libro es muy entretenido. Mientras están todos rompiéndose la cabeza para alejar a los niños de sus computadores y juegos y acercarlos más a la literatura, esta saga precisamente lo logra. La narración no pierde la calidad de la trama y te mantiene con muchas ganas de saber qué pasa: no te das cuenta y ya lo estás terminando. El libro está muy bien escrito y hace que te cuestiones qué es lo que pasaría si te ocurriera a ti o a alguien más en el mundo. Te mantiene activo, con imaginación, lleno de esperanzas e ilusiones. Sin duda una de las mejores sagas que existe.  Son seis libros y yo solo he leído el primero. No saben cuánto he esperado para leerme los otros. Si tienes tiempo libre, ¡conviértelo en útil! Es un libro que no te arrepentirás de haber leído.

s o ñ a 4 1 , d i r d Ma . S a n e l a d g a M Había una Vez

95


Los Beatles de Mick Manning, ilustrado por Brita Granström (Ekaré, 2013) Esta vez quiero contarles que me regalaron un libro que me encanta, ya que es sobre una de mis bandas favoritas: Los Beatles. Todo comienza así: John Lennon y Paul McCartney se conocen en una fiesta del barrio, en donde John hace una presentación con la banda de su escuela: Los Quarrymen. Luego de eso escucha cantar a Paul; ambos quedan impresionados con el talento del otro. Más tarde Paul integrará su banda. Después de un año, el joven George es invitado a participar. Así comienza la historia de la banda de rock más importante de la historia. Con la lectura del libro encontrarás todo lo que siempre quisiste saber de este prestigioso grupo, desde los nombres que habían pensado, sus primeros recitales, su reconocido corte Beatle, la llegada de Ringo, sus giras, todos los discos lanzados, la Beatlemanía y mucho, mucho más. El libro está contado a través de ilustraciones o dibujos, como si fuera un largo cómic. Unos dibujos realmente muy bonitos que no solo hacen atractivo el libro, sino que también te explican y muestran más de lo que el texto quiere decir. Lo complementan todo muy bien. A mí me encantó el libro, ya que aprendí mucho más de mi banda favorita, de una forma entretenida y diferente. Es un libro que te invita a aprender, leer y disfrutar. Si te gustan Los Beatles, no te lo puedes perder; y si no te gustan, tampoco te lo puedes perder.

Valentina Álvarez F., 15 años

96

Había una Vez


Ciudades de papel de John Green (Nube de tinta, 2014) “Aún con todo roto y resuelto en su interior, ella no podía permitirse desaparecer”. Esta nueva entrega de John Green cuenta la historia de Quentin Jacobsen, un chico que llevaba una vida normal hasta que su mejor amiga de la infancia, Margo, con la que no se hablaba desde un misterioso incidente que pasaron juntos, entra en la habitación del chico por la noche para proponerle un plan de venganza que desordenará todo su mundo. Al día siguiente el protagonista se encuentra con la misteriosa desaparición de la aún más misteriosa Margo. Recomiendo vivamente este libro a todo el mundo, pero en especial al público adolescente, ya que los enigmas que desata Margo a lo largo de la historia son como un huracán: dan vueltas, se entrecruzan y después se resuelven no sin antes haber cambiado tu forma de ver el mundo o haberse llevado una parte de ti. Fox ya compró los derechos de producción para llevar a cabo la adaptación al cine del libro. El estreno está programado para mediados de este año con el actor Nat Wolff como Quentin Jacobsen y la modelo y actriz Cara Delevigne como Margo Roth Spiegelman. ¡Los invito a leer este maravilloso y excitante relato!

s o ñ a 4 1 , i t s e sar e r a g u L a k e n O Había una Vez

97


Mi planta de naranja-lima de José Mauro de Vasconcelos (El Ateneo, 2008) Esta es la historia de Zezé, un niño de cinco años que a muy temprana edad conoce realidades como el dolor, la pobreza, el maltrato, la discriminación, entre otras. Pero lo que lo hace especial es su capacidad de ver las cosas desde otra perspectiva, una con más sabiduría, sin perder su encanto de niño. Es una historia muy conmovedora que no solo resalta algunos aspectos negativos de su vida, sino que el autor le da una pizca de felicidad al pequeño, a través de las vivencias con sus amigos, el Portuga y Minguito, quienes hacen que el momento se endulce y saque una sonrisa a cualquiera. A pesar de que es una historia trágica, uno no puede evitar seguir leyéndola, porque es un libro que te atrapa y no te suelta hasta llegar al final. La forma en que está escrito permite una lectura ágil, porque se da un equilibrio entre descripciones y los hechos que van sucediendo. Es un libro que te hace reflexionar sobre la vida propia y valorarla. Es por esto que no puedes dejar de leerlo. Por eso lo recomiendo a personas desde 12 años en adelante, pues es un libro que traspasa las edades. En lo personal lo he leído tres veces y siempre me ha dejado algo nuevo. ¡Te invito a leerlo!

ños a 3 1 , . M a i b i Lia Aranc

98

Había una Vez


El Hobbit de J. R. R. Tolkien (Minotauro, 2002) Esta obra literaria creada por el gran novelista J. R. R. Tolkien –autor de otras obras inmortales como la trilogía de El señor de los anillos, El Silmarillion y Los hijos de Húrin– es el relato que da paso a una generación llena de valores apreciados antaño, como el valor y la lealtad, los cuales fueron instruidos por Tolkien en todas las obras que le siguen a esta. Es un libro que potencia más que ningún otro la capacidad de imaginar, ya que Tolkien al escribir era muy detallista y eso hace con cada elemento y paisaje del libro, convirtiéndolo en un objeto de entretención y educación. La trama va más o menos así: Bilbo Bolsón vive tranquilamente en la Comarca, un pueblo donde se agrupan los hobbits, una de las tantas razas de la Tierra Media. Él solo quiere disfrutar de los grandes placeres de la vida. Sin embargo, un día recibe la visita de Gandalf el Mago, un poderoso hechicero de barba gris y sombrero. Gandalf lo invita a vivir una peligrosa aventura con él y un grupo de trece enanos, que han perdido sus tierras y riquezas y ahora desean recuperarlas. El problema es que el gran tesoro de los enanos está custodiado por el temible Smaug el Dorado, un enorme dragón que causa estragos cada vez que despierta. Una novela repleta de aventuras, y que marcará el inicio de las más alucinantes historias de la Tierra Media. Una aventura literaria que no te permitirá dejar de leer; un libro para todas las edades que los dejará con un agridulce y aventurero sabor en sus mentes.

s o ñ a 6 1 , . B o Ignacio Briceñ Había una Vez

99


Los viajeros del puerto de Lorena Rodríguez (Norma, 2014) Este libro de Lorena Rodríguez narra las vacaciones de tres niños que van a visitar a sus abuelos que viven en Valparaíso, donde les espera una gran aventura que los llevará a viajar hacia el pasado. Allí encontrarán grandes amistades, amores y misterios. Me parece sorprendente que una de las protagonistas se haya encontrado con su bisabuela cuando niña y que esta fuera idéntica a ella. La novela es muy entretenida; la idea de poder viajar en el pasado e imaginarse cómo era, es más bien como viajar a través de nuestras mentes. Al leerlo me imaginé todos los detalles y los personajes. ¡Recomiendo que lo lean porque van a vivir una enorme aventura!

María Carlota Prat B., 11 años

100

Había una Vez


Cazadores de sombras de Cassandra Clare (Destino, 2009) Esta excelente saga de seis libros está poblada de vampiros, hombres lobo y brujos. Todo empieza cuando Clary Fray descubre que su madre es una cazadora de sombras al igual que ella. Este hecho cambia su vida. Luego conoce a Jace, Alec e Isabelle y juntos emprenden una aventura que obliga a Clary a dejar atrás su vida como una muchacha normal y, en cambio, emprender su vida como una guerrera cuyo destino es salvar a los humanos de los demonios. Es una saga muy completa y de gustos para todos los jóvenes, ya que contiene los temas que nos fascinan: amor, acción y humor, en una dosis que no te dejará despegar los ojos de las páginas. Al final de cada libro irremediablemente terminarás pidiendo más.

s o ñ a 4 1 , ó r e P Sofía

Había una Vez

101


102

HabĂ­a una Vez


HabĂ­a una Vez

103


104

HabĂ­a una Vez


HabĂ­a una Vez

105


106

HabĂ­a una Vez


HabĂ­a una Vez

107


El corazón de las tinieblas Autor: Joseph Conrad Alianza Editorial, 2012 ISBN: 9788420669809

dosis de lectura Introducción de Pablo Álvarez Coordinador Sección JIL Comité Editorial Revista HUV

El corazón de las tinieblas Joseph Conrad *Fragmento del libro El corazón de las tinieblas. Páginas 87 a 93. 108

Había una Vez


INTRODUCCIÓN

N

o es necesario escribir una novela de terror para hablar del horror. Al fin y al cabo, este no reside en el género, sino en el lenguaje. Es el caso de El corazón de las tinieblas de Joseph Conrad. Marlow, un experimentado hombre de mar de edad incierta, que más bien parece no existir en el tiempo, inicia una nueva travesía: “Marlow estaba sentado en popa con las piernas cruzadas, apoyado en el palo de mesana. Tenía las mejillas hundidas, la tez amarillenta, la espalda erguida, aspecto de asceta, y, con los brazos colgando y las palmas de las manos hacia fuera, parecía un ídolo” (26). En esa postura, como la de un Buda meditando, Marlow realiza un extenso relato de su experiencia por el Congo, la aventura sobre un barco mercante que tenía como objetivo rescatar de las profundidades de la selva a Kurtz, el hombre a cargo de una de las oficinas de explotación de marfil más rentables de las colonias británicas. Un hombre espléndido; para muchos, especial; único en su clase. Marlow es quizás uno de los mayores narradores orales de la literatura –aquí una fuente para narradores, animadores de la lectura, entre otros, que tanto abundan hoy en día–. Con una técnica exquisita y una preocupación inusitada por detallar los aspectos más oscuros de la travesía, logra configurar un relato que va más allá de lo anecdótico, más allá del simple registro de la aventura; es el relato, más bien, del encuentro ominoso del ser humano con su yo salvaje, dubitativo y peligroso. La novela se construye a partir de la obsesión que despierta Kurtz, personaje que trasciende lo físico y terrenal, para constituirse como una voz ultraterrena. Cuando este último se encuentra en los estertores de su vida, Marlow lo describe así: “El volumen de tono de voz que emitió sin

esfuerzo, casi sin tomarse la molestia de mover los labios, me asombró. ¡Qué voz! ¡Qué voz! Era grave, profunda, vibrante, mientras que su dueño no parecía capaz de un suspiro. Sin embargo, tenía fuerza suficiente (ficticia, sin duda) para casi acabar con nosotros” (143). La voz se encuentra desligada del cuerpo de Kurtz; es como si su mensaje residiera más allá de lo físico. La novela parece ser, entonces, un juego de voces, de discursos sobre algo en específico, un algo que se nos arranca, que no podemos coger debido a su falta de materialidad. El corazón de las tinieblas fue escrito en una época en la que los procesos de colonización e industrialización de las principales potencias mundiales no conocían límites. El exterminio de una gran cantidad de pueblos y tribus que concentraban riquezas, era algo que podríamos llamar cotidiano. El viaje de Marlow en las profundidades de la selva del Congo es una búsqueda individual por una victoria moral; ya no existen tripulaciones ni comunidades, solo existen individuos preocupados por sus propias vidas, o sus propias muertes. Morir en el Congo, en ese viaje, tenía algo de heroico para los más virtuosos, para quienes lograban entender el peso que cargaban en sus hombros; no era el marfil, era una cuestión intelectual: “Y tal vez en eso resida toda la diferencia; tal vez toda la sabiduría, toda la verdad y toda la sinceridad están comprimidas en ese inapreciable momento del tiempo en que traspasamos el umbral de lo invisible. ¡Tal vez! Me hago la ilusión de que mi recapitulación no habría sido una palabra de indiferente desprecio. Mejor su grito, mucho mejor. Fue una afirmación, una victoria moral, lograda a costa de innumerables derrotas, de terrores abominables, de satisfacciones abominables” (164). Había una Vez

109


Ilustración de Fabián Rivas

fabianrivasilustrador@gmail.com 110

Había una Vez


Remontar aquel río era regresar a los más tempranos orígenes del mundo, cuando la vegetación se agolpaba sobre la tierra y los grandes árboles eran los reyes. Un

arroyo seco, un gran silencio, un bosque impenetrable. El aire era cálido, espeso, pesado, perezoso. No había

júbilo alguno en la brillantez de la luz del sol. Los largos tramos del canal fluían desiertos hacia las distancias en penumbra. En los plateados bancos de arena, los hipopótamos y los caimanes tomaban juntos el sol. Las aguas al ensancharse fluían entre una multitud de islas arboladas; se podía uno perder en aquel río tan fácilmente como en un desierto y tropezarse durante todo el día con bancos de arena, tratando de dar con el canal, hasta que se creía uno hechizado y aislado para siempre de todo lo que se había

Había momentos en que tu pasado volvía a ti, como ocurre a veces, cuando no tienes ni un momento de más para ti mismo; pero se presentaba

conocido antes, en algún lugar, muy lejos, en otra existencia tal vez.

en la forma de un sueño intranquilo y ruidoso, recordado con asombro entre las sobrecogedoras realidades de ese extraño mundo de plantas, agua y silencio. Y

esta quietud de vida no se parecía en lo más mínimo a la paz. Era la quietud de una fuerza implacable que medita melancólicamente sobre una intención inescrutable.

Miraba con aspecto vengativo. Más tarde me

acostumbré a ella; ya no la veía, no tenía tiempo. Tenía que seguir adivinando el canal; tenía que distinguir, más que nada por inspiración, los indicios de bancos ocultos; me mantenía alerta por las posibles piedras hundidas; estaba aprendiendo a apretar de golpe los dientes antes de que mi corazón se escapara, cuando por chiripa pasaba rozando algún infernal y viejo obstáculo disimulado que habría arrancado la vida al vapor de hojalata y ahogado a todos los peregrinos; yo tenía que estar alerta a los indicios de madera seca que podíamos cortar durante la noche para alimentar las calderas al día siguiente. Cuando hay que prestar atención a cosas de ese tipo, a

los meros incidentes de la superficie, la realidad –la realidad, les digo– se desvanece. La verdad interior está escondida;

afortunadamente, afortunadamente. Pero yo la

sentía a pesar de todo; sentía a menudo su misteriosa quietud observándome en mis travesuras, igual que los mira a ustedes, compañeros, actuando sobre sus respectivas cuerdas flojas.

(…)

Había una Vez

111


No pretendo decir que aquel vapor flotara todo el tiempo. Más de una vez tuvo que vadear durante un rato, con veinte caníbales chapoteando alrededor y empujando. Habíamos enrolado varios de esos hombres a modo de tripulación. Buenos

hombres, caníbales, en su lugar. Eran hombres con

los que se podía trabajar y les estoy agradecido; y después de todo no se devoraban unos a otros en mi presencia: habían traído consigo una provisión de carne de hipopótamo que se pudrió e hizo que el misterio de la selva hediera en mis narices. ¡Puf! Todavía puedo olerlo. Llevaba a bordo al director y a tres o cuatro peregrinos con sus cayados, todo completo. A veces nos tropezábamos con una estación cercana a la orilla, pegada a las faldas de lo desconocido, y los hombres blancos, que salían a toda prisa de una cabaña destartalada, con grandes gestos de alegría, sorpresa y bienvenida, parecían muy extraños:

daba la impresión de que un hechizo los tenía cautivos allí. La palabra marfil resonaba

durante un rato en el aire y luego volvíamos al silencio, a lo largo de extensiones vacías, doblando los mansos recodos, entre los altos muros de nuestra sinuosa ruta, mientras el pesado golpe del timón reverberaba en huecos palmoteos. Árboles, árboles, millones de árboles, masivos, inmensos, que trepaban hacia lo alto; y a sus pies, apretujando la orilla contra la corriente, se arrastraba el pequeño vapor tiznado, como lo hace un perezoso escarabajo por el suelo de un grandioso pórtico. Le hacía

sentir a uno muy pequeño, muy perdido. Y sin embargo, ese sentimiento no era del todo deprimente. Después de

todo, aunque fueras pequeño, el mugriento escarabajo seguía arrastrándose, que era exactamente lo que se pretendía que hiciera. Hacia dónde se imaginaban los peregrinos que se deslizaba, eso ya no lo sé. Apuesto a que hacia algún lugar donde esperaban obtener

algo… Para mí, reptaba hacia Kurtz, exclusivamente; pero cuando las tuberías del vapor comenzaron a tener fugas, nos deslizamos muy lentamente. Las extensiones de agua se abrían entre nosotros y se cerraban a nuestra espalda como si el bosque se hubiera adentrado tranquilamente en el agua para obstruir nuestro camino de regreso. Penetramos

más y más en el

corazón de la oscuridad. Reinaba un gran silencio allí.

(…)

112

Había una Vez


La tierra parecía algo no terrenal.

Estamos acostumbrados a verla bajo la forma encadenada de un monstruo dominado, pero allí, allí

podías ver algo

monstruoso y libre. No era terrenal, y los hombres

eran… No, no eran inhumanos. Buenos, saben, eso era

lo peor de todo: esa sospecha de que no fueran inhumanos. Brotaba en uno lentamente. Aullaban y brincaban y daban vueltas y hacían muecas horribles; pero lo que estremecía

humanidad

era pensar en su (como la de uno mismo), pensar en el remoto parentesco de uno con ese salvaje y

Desagradable.

apasionado alboroto. Sí, era francamente desagradable; pero si uno fuera lo bastante hombre, reconocería que había en su interior una ligerísima señal de respuesta a la terrible franqueza de aquel ruido, una oscura sospecha de que había en ello un significado que uno, tan alejado de la noche de los primeros tiempos, podía comprender.

¿Y por qué

no? La mente del hombre es capaz de

cualquier cosa, porque está todo en ella, tanto el pasado

como el futuro. ¿Qué había allí, después de todo? Júbilo, temor, pesar, devoción, valor, ira, ¿cómo saberlo?, pero había una verdad, la verdad despojada de su manto del tiempo. Que el necio se asombre y se estremezca; el hombre sabe y puede mirar sin parpadear. Pero por lo menos tiene que ser tan hombre como esos de la costa. Debe hacer frente a esa verdad

con su propia verdad, con su propia fuerza innata; los principios no sirven. Adquisiciones, ropas, bonitos harapos

(que se irían volando a la primera sacudida). No; se necesita una creencia deliberada. ¿Que

hay en ese diabólico alboroto algo que me llama? Pues muy bien; lo oigo, lo reconozco, pero yo también tengo una voz, y, para bien o para mal, la mía es un habla que no se puede acallar.

Había una Vez

113


Ilustración de Fabián Rivas

fabianrivasilustrador@gmail.com 114 Había una Vez


DIANA WYNNE JONES

UNA FANTÁSTICA DESCONOCIDA BEZAS A C N A B E T S E POR

staurantes

r y crítico de re eriodista, escrito

P

Para quienes la han leído, esta señora inglesa (ya sepultada, en el 2011) es realmente top. El problema es que su obra ha sido traducida con gran desorden, en varias editoriales de distintos tamaños, y sus libros casi ni llegan por acá. Y para que piquen el anzuelo y hagan el esfuerzo: es la autora de El castillo ambulante, texto que el gran Miyazaki hizo película animada.

C

uesta encontrar los libros de esta británica, Diana Wynne Jones. Pero una vez que se abren a la lectura, vale la pena el esfuerzo. De una de sus sagas más conocidas, la de Chrestomanci, en español solo se editaron cuatro de los ocho tomos, y en los años 70 y 80. De su trilogía compuesta por El castillo ambulante, El castillo en el aire y La casa de los mil pasillos, la primera fue editada en un inicio por SM, el segundo título por editorial Berenice y así. Pura confusión para seguirle el rastro a esta historia que parte en el fantástico mundo de Ingary, sigue en unas tierras sacadas de Las mil y una noches –con muchísimo humor– y que en en el último libro, editado por Nocturna, narra la historia de Chairman, una niña muy lectora que debe cuidar la casa de su tío mago, justo cuando los astros se alinean, con extrañas y divertidas consecuencias. Y con el impredecible mago Howl convertido en niño bueno, literalmente.

Porque “extraño” es un adjetivo inherente a la escritura de esta lady, quien no evitó temas escabrosos y que escapó de todos los lugares comunes, creando una obra que arranca de la etiqueta.

Había una Vez

115


Para quien haya leído La guía completa de Fantasilandia, le queda más que claro. En este falso diccionario, la autora aborda muchos de los lugares comunes del género y responde a dudas como ¿por qué siempre se come estofado en estas sagas? O ¿por qué siempre es útil tener a una virgen cerca? Con gran sentido de la ironía, esta guía describe las características de personajes como “el consejero” y “el heredero desaparecido”, y describe lugares como las “universidades invisibles” o explica qué son los “gremios de ladrones”. Como bien dijo Neil Gaiman: “Muy recomendable para quienes quieran evitar los tópicos de la fantasía”. O The Guardian: “Una gran guía de tropos, temas y tópicos fantásticos”. Qué pena que TANTOS autores no se hayan dado la tarea de leerla antes de empezar a escribir sus relatos de dragones y princesas. Y estofados.

Más de ella Podemos leer en uno de los mejores sitios hispanos dedicados al fantasy, El templo de las mil puertas, que además existen dos libros argumentales derivados de esta guía: Dark Lord of Derkholm y Year of the Griffin. Y ¿adivinen? Inéditos en español. Un tema este, con doña Diana. Aunque es peor eso de apostar y desapostar por ella. En el 2002 la editorial SM lanzó la saga de Chrestomanci la que, actualmente, se encuentra descatalogada. Así se perdió esta trama de mundos paralelos en los que la magia aparece en diversos niveles, desde el full hasta el empty. El personaje principal es un joven llamado Christopher Chant, quien está destinado 116

Había una Vez

a ser el Chrestomanci, o sea, el encargado de que todo fluya entre estos diversos mundos. Y no con poco humor y temor, considerando que cuenta con solo nueve vidas, y que si algo de plata está en contacto con él, su magia no funciona. Estos mundos paralelos no son tan, tan fantásticos, ya que a veces giran en torno a épocas muy british en formato distópico, lo que lo hace más interesante como ejercicio. Pero, para acceder a esta saga, hay que ir a libros viejos o directo a la lengua madre de la autora, lo que no ocurre con un par de sus obras que sí están en español (pero vía Book Depository). Se trata de Cristal embrujado y La hora del fantasma. En el primero, que es una novela que resuena con los ecos de Sueño de una noche de verano, un joven algo pavo queda a cargo de una casa heredada por su abuelo, Melstone House. También queda a cargo de un “área de responsabilidad” en la que debe poner su cuidado en temas de magia. Junto al simpático protagonista hay una insoportable ama de llaves, un jardinero preocupado de cultivar hortalizas gigantes para un concurso y un pequeño huérfano que está indisolublemente ligado a un misterio por resolver, el que involucra a un poder primigenio (que, además, es mañoso). La hora del fantasma parte con una protagonista que está muerta, por lo que es fantasma. A partir del primer capítulo, como sucede con la mayoría de los libros de esta autora, la falta de tópicos ayuda a que el final sea del verbo impredecible. Algo que sorprende al saber que asistió a conferencias de Lewis y Tolkien en Oxford.


Al morir de cáncer, a los 76 años, The Guardian la describió como una autora que siempre se movió en una “relativa oscuridad”, y que, por lo mismo, esta le dio “la libertad para crear su propia voz

sin las distracciones de buscar algún tipo de éxito”. Bueno, ahora hay que trasladarla a la luz, para puro leerla más.

El castillo en el aire Autora: Diana Wynne Jones Editorial Berenice ISBN: 9788415441410

El castillo ambulante Autora: Diana Wynne Jones Editorial Berenice ISBN: 9788496756397

Cristal embrujado Autora: Diana Wynne Jones Nocturna Ediciones ISBN: 9788493801335

La guía completa de Fantasilandia Autora: Diana Wynne Jones Nocturna Ediciones ISBN: 9788493739638

117


Novedades Editoriales AMANUTA BARBARA FIORE COMBEL DESTINO EDELVIVES EKARÉ FONDO DE CULTURA ECONÓMICA FORJA GATA GORDA HUEDERS JUVENTUD LIBROS DE MENTIRA LOM NARVAL NOGUER NORMA NUBE DE TINTA OCHO LIBROS PEHUÉN QUILOMBO RBA-MOLINO SM USBORNE

118 Había una Vez


A SIMPLE VISTA

Autora: Yael Frankel 2015 ISBN: 9789569330124

Novedades

AMANUTA

“El cantor va por el mundo sonriente o meditabundo” Todos los niños tienen un amigo, imaginario o real, que los acompaña, que forma parte de ellos y que los complementa. Es un compañero de juegos y de secretos, que con la mirada dice más que con las palabras. Este libro trata sobre la amistad entre una niña y un oso, sobre la complicidad que construyen compartiendo aventuras y andanzas.

AMANUTA

UNA NUBE NEGRA

Autora: Maya Hanisch 2015 ISBN: 9789569330056

El caos se apodera de la ciudad cuando un camión se vuelca en mitad de la carretera, causando pánico y alboroto entre sus habitantes. Una nube negra es una divertida historia de acción para los más chicos, con un feliz y dulce final.

Había una Vez 119


Novedades

BARBARA FIORE

EL PROFESOR ASTROCAT Y LAS FRONTERAS DEL ESPACIO Autor: Dominic Walliman Ilustrador: Ben Newman 2014 ISBN: 9788415208549

Nuestro Universo es muy complejo y muchos científicos pasan toda su vida tratando de desentrañar sus más grandes secretos: de hecho, muchos de estos secretos están aún por desvelarse. Los niños, guiados por el Profesor Astro Cat y su fiel compañero Astro Ratón, descubrirán los secretos del espacio, desde el Big Bang a la sucesiva formación de las estrellas y de las galaxias. Un viaje alrededor del Sol, de la Tierra, de la Luna y de los planetas. El libro puede ser leído como una historia, de principio a fin, o por capítulos, cada uno independiente de los anteriores y de los siguientes. Incluye un glosario para comprender y recordar las cosas explicadas.

COMBEL

PEQUEÑO PEATÓN Autora: Patricia Geis 2014 ISBN: 9788498259421

Este libro invita a los primeros lectores a aprender a ser un buen peatón, acompañando a Pequeño Gato a circular con seguridad por la ciudad. El volumen incluye un manual de las señales de tráfico, solapas, sorpresas, piezas semitroqueladas y hasta una ciudad pop-up.

120 Había una Vez


EL VERANO EN QUE ME ENAMORÉ NO HAY VERANO SIN TI SIEMPRE NOS QUEDARÁ EL VERANO Autora: Jenny Han 2014

Novedades

DESTINO

Ya está en Chile la exitosa trilogía Verano de Jenny Han. El primer libro, El verano en que me enamoré, presenta a Belly, quien nunca ha sido la clase de chica a la que le pasan cosas. Año tras año, sus vacaciones transcurren en la casa de la playa pero los chicos apenas se dan cuenta de lo mucho que se fija en ellos. Cada verano, Belly desea que eso cambie. Esta vez todo será distinto. Para bien, y para mal. Le siguen No hay verano sin ti y Siempre nos quedará el verano.

EDELVIVES

MOWGLI

Autor: Rudyard Kipling Adaptación: Maxime Rovere Ilustrador: Justine Brax 2014 ISBN: 9788426391773

Rudyard Kipling publicó en 1894 y 1895, en dos volúmenes distintos, lo que se ha venido a llamar El libro de la selva, dos recopilaciones de fábulas morales acompañadas de poemas que tienen lugar en la India. En la novela original, los relatos acerca de Mowgli no atienden a una continuidad cronológica; sin embargo, en esta adaptación se realiza un delicado trabajo de montaje que permite, modificando muy levemente las frases y sin añadir prácticamente nada, definir un nuevo orden de capítulos con el propósito de seguir la historia del niño.

Había una Vez 121


Novedades

EKARÉ

ESCARABAJO EN COMPAÑÍA Autor: Pep Bruno Ilustradora: Rocío Martínez 2014 ISBN: 9788494171697

Escarabajo y sus amigos lo pasan en grande: empujan una pelota gigante montaña arriba, buscan el zapato de Ciempiés, preparan una fiesta muy especial… A veces se aburren (como cualquier otro bicho), pero con estos amigos hasta aburrirse es divertido. Un libro de cuentos del reconocido escritor y cuentista español Pep Bruno –en homenaje a Arnold Lobel–, ilustrado por Rocío Martínez con detalles y guiños que encantarán a los más pequeños.

FONDO DE CULTURA ECONÓMICA

UN VIEJO GATO GRIS MIRANDO POR LA VENTANA Autor: Toño Malpica Ilustradora: Alba Marina Rivera 2014 ISBN: 9786071622419

¿Qué tiene de diferente el mundo de Manuel que lo hace sentirse tan feliz? Mario está dispuesto a averiguarlo, así que abandona el club de ajedrez, renuncia al periódico escolar y, a sus trece años, toma la decisión más importante que pondrá a sus padres de cabeza. Pero Mario no estará solo en esta búsqueda; contará con la compañía de su abuelo Humberto, quien posee una magia especial.

122 Había una Vez


EVENTO Z. ZOMBIES EN VALPARAÍSO Autor: Martín Muñoz Kaiser 2014 ISBN: 9789563381528

Novedades

FORJA

Una misteriosa pandemia se esparce por el mundo. Un transatlántico entra en la rada de Valparaíso. Un turista cae muerto en las calles del puerto y se levanta para morder a los bomberos que le dan los primeros auxilios. El apocalipsis zombi se esparce lento, rampante y silencioso. En medio del caos, Javier, un escolar de catorce años, intentará llegar a su hogar mientras, en el otro extremo de la ciudad, Claudia, una ejecutiva de una multinacional, intenta sobrevivir junto a dos compañeros de trabajo.

GATA GORDA

MI LISTA DE ENVIDIAS

Autora: Irene Bostelmann Ilustradora: Catalina Silva Guzmán 2014 ISBN: 9789569212048

¿Quién no ha sentido envidia alguna vez, esa que te cala hasta los huesos y te hace sentir pequeño y miserable? En este álbum ilustrado se evidencian esos sentimientos que parecieran estar mal, ser incorrectos. ¿Serán incorrectos? La narrativa poética de Irene Bostelmann se conjuga perfectamente con la cuidada estética de Catalina Silva para presentarnos un álbum cargado de nostalgia y ternura. Disponible a partir de marzo en librerías.

Había una Vez 123


Novedades

HUEDERS

MOBY DICK

Autor: Herman Melville Traductor: Andrés Barba Ilustraciones: Gabriel Pacheco 2015 ISBN: 9789568935429

Moby Dick, del célebre escritor norteamericano Herman Melville, es la primera novedad editorial de Hueders para este año. La edición cuenta con la traducción del escritor español Andrés Barba y las minuciosas y bellísimas ilustraciones del mexicano Gabriel Pacheco. Editada en sociedad con Sexto Piso, es un libro para atesorar: 758 páginas con tapas duras.

JUVENTUD

PEQUEÑO OSO Y LOS SEIS RATONES BLANCOS Autor: Chris Wormell 2014 ISBN: 9788426141071

Un pequeño oso sale a pasear y se encuentra a seis ratones blancos aterrorizados en lo más profundo de un bosque tenebroso. Se han perdido, está oscureciendo… ¡y están seguros de que alguien los devorará! Pero no hay nada que temer, el pequeño oso está aquí para ayudarles. ¿Serán sus ideas lo bastante ingeniosas como para salvarlos de las criaturas que acechan en las sombras? Una maravillosa historia que celebra la valentía y la rapidez mental.

124 Había una Vez


CUENTO DE CANTO

Autoras: Mariel Sanhueza y Virginia Herrera 2014 ISBN: 9789569136115

Novedades

LIBROS DE MENTIRA

Un día muy temprano / salí a caminar / y silbando por viento, / un canto comencé a escuchar… Así se inicia este Cuento de Canto. Una invitación para conocer y descubrir el mensaje que esconde el trinar de las aves que se posaron en cada una de las páginas de este libro. El llanto de la Huala, la felicidad del Zorzal, el arrullo del Queltehue y otros tantos cantos más, impecablemente ilustrados por Virginia Herrera y Mariel Sanhueza. Un libro inspirado en las interpretaciones que Lorenzo Aillapan, el Hombre Pájaro, hace del canto de las aves.

LOM

LA ENFERMEDAD DEL CONEJO Y OTROS CUENTOS EN DÉCIMAS Autor: Eustaquio Pérez Ilustrador: Marcelo Escobar 2014 ISBN: 9789560005687

En un recorrido por el país desde Atacama hasta Aysén, el autor de este libro nos va contando las aventuras de curiosos personajes. Entre ellos, el guanaco que jugaba a la pelota en Parinacota, el lagarto corredor de Atacama, el burrito de Andacollo, el pelícano pintor de Valparaíso, el conejo memorión que se salva por un recuerdo de infancia, el búho Tucúquere de la cordillera de Nahuelbuta y la difícil historia de la oveja Miel, de Aysén.

Había una Vez 125


Novedades

LOM

LUCHÍN

Autor: Víctor Jara Ilustradora: Raquel Echenique ISBN: 9789560005304

Este libro transforma uno de los temas más bellos del folclor latinoamericano en un cuento ilustrado. Víctor Jara lo escribió inspirado en Luchín, un niño que jugaba con una pelota de trapo, un gato, un perro y un caballo. Hoy, gracias a los dibujos de Raquel Echenique, quienes crecieron escuchando esa canción pueden compartir con sus hijos uno de los tesoros más preciados de su infancia.

NARVAL

UN ELEFANTE ROSA Autora: Lucía Serrano 2014 ISBN: 9788494222849

¿Cómo es vivir con un elefante rosa en casa? El protagonista de este libro es el único que ve al gigante rosado que come con su familia y se sienta a ver la tele con él. Lo malo es que el elefante está tan a gusto, que decide llamar a tres más... Un elefante rosa es un divertido álbum ilustrado, una fábula sobre los elefantes que llenan los huecos que deja el silencio.

126 Había una Vez


EL HOGAR DE MISS PEREGRINE PARA NIÑOS PECULIARES Autor: Ransom Riggs 2012 ISBN: 9789562478793

Novedades

NOGUER

Una enigmática historia sobre niños extraordinarios y monstruos oscuros; una fantasía escalofriante ilustrada con inquietantes fotografías vintage. De niño, Jacob creó un vínculo muy especial con su abuelo, que le contaba extrañas historias y le enseñaba fotografías de niñas levitando y niños invisibles. Ahora, siguiendo la pista de una misteriosa carta, emprende un viaje hacia la isla remota de Gales en la que su abuelo se crió. Allí, encuentra vivos a los niños y niñas de las fotografías aunque los lugareños afirmen que murieron hace muchos años.

NORMA

LOS VIAJEROS DEL PUERTO Autora: Lorena Rodríguez Ilustrador: Dan Dreg 2014 ISBN: 9789563004236

Elena y sus hermanos van a Valparaíso a pasar las vacaciones en la casa de sus abuelos. Lejos del computador y de las redes sociales, los chicos imaginan que les espera un mes largo y aburrido. Sin embargo, un juego de tablero escondido en un viejo mueble los llevará a cambiar el pasado para mejorar el presente.

Había una Vez 127


Novedades

NUBE DE TINTA

EL TEOREMA KATHERINE Autor: John Green 2015 ISBN: 9789569476044

Según Colin Singleton existen dos tipos de personas: las que dejan y las que son dejadas. Él, sin duda, pertenece al segundo. Su última ex, Katherine XIX, no es una reina sino la Katherine número diecinueve que le ha roto el corazón. Para escapar de su mal de amores, y con el propósito de hallar un teorema que explique la maldición de las Katherine, Colin emprende junto a su amigo Hassan una aventura que le llevará a Gutshot, un pueblecito de Tennessee, y a la sospecha de que en la vida la inteligencia no siempre es la mejor compañera de viaje.

OCHO LIBROS

LO QUE TODOS NOMBRAN, PERO NADIE HA VISTO Autor: Marcelo Escobar 2014 ISBN: 9789563352122

El refrán es parte del folclore chileno; un trozo de su alma y sus raíces se entierran profundamente en la tradición. La costumbre del pueblo de traducir en una frase parte de su filosofía es tan antigua que su rastro se pierde en la noche de los tiempos. Marcelo Escobar, destacado autor e ilustrador chileno, presenta en este libro imperdible una visión ilustrada para el imaginario oral, los refranes y dichos populares en Chile.

128 Había una Vez


HISTORIA DE MARTÍN

Autor: Luis Alberto Tamayo Ilustradora: Marisol Abarca Olivares 2014 ISBN: 9789563352078

Novedades

OCHO LIBROS

Una enorme extensión de mar es el espacio que posee el pececito Martín para jugar y explorar con sus muchos amigos. Sin embargo, él quiere más: quiere ser libre por una vez para saber lo que hay más allá del océano, a pesar de las continuas advertencias de su mamá de no alejarse del hogar. Pero Martín es curioso y emprende una aventura llena de complicaciones, temores y sorpresas.

PEHUÉN

CACHORROS DEL FIN DEL MUNDO Autora: Paula Fernández Ilustrador: Pablo Picyk 2014 ISBN: 9789561605992

Cada animal cría a sus cachorros según su instinto. Este libro es una variada selección de veinte animales propios de Sudamérica que cuenta los distintos estilos de crianza, desde los pingüinos hasta la araña, pasando por guanacos y monos, mostrándonos cómo la naturaleza nos enseña que en la diversidad está el secreto de la vida.

Había una Vez 129


Novedades

PEHUÉN

COLECCIÓN CHINCOL

Varios autores e ilustradores 2014

Con cuidadas ilustraciones en cada uno de sus títulos, la nueva Colección Chincol de Pehuén apela a los antiguos libros infantiles resaltando la simplicidad y delicadeza del formato. Sus primeros títulos son Los gatos de Copenhague de James Joyce y El hijo del elefante de Rudyard Kipling, ambos con ilustraciones de Tomás Ives, y Bestiario de Pablo Neruda, ilustrado por Fernando Vilela.

QUILOMBO

PAJARARIO

Autora: Alejandra Acosta 2015 ISBN: 9789568836207

La destacada ilustradora chilena Alejandra Acosta reúne en este libro una selección de más de cincuenta pájaros chilenos, cuya factura está alejada del formato naturalista. La autora nos presenta más bien una interpretación emotiva de lo que cada una de esas aves le provoca, dándole vida a la supuesta secreta personalidad de cada especie. “¿Por qué amamos tanto a los pájaros? Esa es tal vez la pregunta que nunca logremos responder, por eso los dibujamos”, dice Alejandra. Lo divino 12

130 Había una Vez

13


HERMANOS

Autor: Claudio Aguilera Ilustradora: Pati Aguilera 2014 ISBN: 9789568836184

Novedades

QUILOMBO

Con textos de Claudio Aguilera y bellamente ilustrado por su hermana Pati Aguilera, este nuevo título de la Colección WuaWua de Quilombo narra lúdicamente cómo las aventuras vividas entre los hermanos en la niñez cimientan un cariño que queda para siempre. Las ilustraciones –realizadas con dibujo y collage– acercan al lector a un mundo íntimo inspirado en el sur de Chile, donde crecieron los hermanos Aguilera Álvarez.

RBA-MOLINO

EL MAR INFINITO

Autor: Rick Yancey 2014 ISBN: 9788427208278

Ya está disponible en librerías chilenas la esperada segunda parte de la trilogía que comenzó con La quinta ola. Cassie Sullivan y sus compañeros han sobrevivido a las cuatro olas de destrucción de los Otros. Ahora, con la raza humana prácticamente exterminada y la quinta ola arrasándolo todo, se enfrentan a una elección: esperar a Evan Walker o huir en busca de otros supervivientes antes de que el enemigo los alcance. Consumidos, pero no derrotados. Acosados, pero no sometidos. Esta guerra ha dejado de ser de humanos contra alienígenas. Es la lucha de la esperanza contra la desolación.

Había una Vez 131


Novedades

http://luiseduardovivero.com/

LA JIRAFA MARGARITA CUMPLE SU SUEÑO Autor: Luis Eduardo Vivero Ilustradora: Silvia Sugasti 2014 ISBN: 9789563583298

A veces los sueños que creemos más irrealizables se convierten en realidad, a través de situaciones que nunca hubiéramos pensado. Esta es la historia de la jirafa Margarita, una joven alegre, llena de energía y pasión por la vida, quien nos llevará desde la selva a la playa, para cumplir su mayor sueño: bañarse en el mar.

SM

LAS FLORES DE LA SEÑORA CUCÚ Autora: Mari Ferrer Ilustradora: María José Arce 2014 ISBN: 9789563496741

La señora Lulú se pasa el día regando macetas vacías y hablando sobre flores que nadie ve. Los vecinos se ríen de ella y la llaman “señora Cucú” porque piensan que está chiflada. Hasta que la llegada de un niño nos hace darnos cuenta de algo muy diferente.

132 Había una Vez


NIEVE NEGRA

Autora: Camila Valenzuela Ilustración de portada: Alejandra Acosta 2014 ISBN: 9789563496857

Novedades

SM

Una adolescente como cualquiera y una cruel madrastra que debe quitarla del camino. Dos tiempos. Dos relatos que se funden como mitades perfectas de una manzana. Nieve Negra –novela ganadora del Premio Barco de Vapor 2014– nos hará descubrir lo que más tememos de nosotros mismos, aquello que jamás hubiésemos querido saber.

USBORNE

LAS GRANDES CIUDADES DEL MUNDO Autor: Rob Lloyd Jones Ilustrador: David Hancock 2014 ISBN: 9781409573227

Una invitación a conocer por dentro las grandes ciudades del mundo, explorando rascacielos, catedrales, concurridas avenidas y rincones imperdibles de Sídney, Londres, Nueva York, Venecia, Shanghái, Estambul y París. Un libro con solapas que descubren los secretos de las principales metrópolis del mundo.

Había una Vez 133


Equipo RHUV

S& IL E LIBRONTIL Y JUVEN D A T S I FA REV TURA IN biaunavez.cl A R E T I L aha

www.re

vist

Directora Ejecutiva María José Egaña mjegana@fhuv.cl Editora Bernardita Cruz bcruz@fhuv.cl

ESCRÍBENOS A: contacto@revistahabiaunavez.cl

Directora de Arte Sandra Gaete sgaete@fhuv.cl

Revista HUV es un proyecto de Fundación Había una Vez www.fhuv.cl

Corrección de pruebas y estilo Pilarín López Comité Editorial: Pablo Álvarez, Bernardita Cruz, Rebeca Domínguez, María José Egaña, Sandra Gaete, María Paz Garafulic, Carmen Paz Hernández, Manuel Peña, Luz Yennifer Reyes, Verónica Uribe Representantes legales: Rebeca Domínguez, María Paz Garafulic Ilustración de portada gentileza de: Miguel Gallardo

Auspiciador:

Ilustraciones interiores gentileza de: Marisol Abarca, Pati Aguilera, Alfredo Cáceres, Karina Cocq, Miguel Gallardo, Laura Hurtado, Fabián Rivas, Marcela Trujillo Webhosting: Mediart

Obra financiada gracias al Fondo Nacional del Libro y la Lectura, Convocatoria 2014

Colaboradores: Claudio Aguilera, Pablo Álvarez, Claudia Andrade, Banco del Libro, Pep Bruno, Esteban Cabezas, Abril Castillo, CRA, Mireia Duran, Pilar Echeverría, Florencia García, Vólker Gutiérrez, Cristóbal Joannon, Leyendo en Red, Isabel Molina, Manuel Peña, Mari Pérez, Luz Reyes, SNBP, Antonio Ventura

AVISOS / AUSPICIOS / DONACIONES María José Egaña mjegana@fhuv.cl teléfono: (56 2) 2321 3301

Apoquindo 4760 of. 11A, Las Condes, Santiago, Chile. Fono: (56 2) 2207 5744

Había una Vez Nº 20  

¿Qué significa viajar? ¿Qué tipos de viaje existen? ¿Cómo se trata el tema en la literatura y, especialmente, en la LIJ? Estas y otras múlti...

Advertisement