Page 1

Había Una Vez REVISTA DE LIBROS Y LITERATURA INFANTIL Y JUVENIL

N°24 AÑO 2016


EDITORIAL

Los jóvenes sí leen

C

reemos que la pregunta de la portada tiene respuesta y en nuestra mirada es una respuesta positiva: Estamos convencidos de que los jóvenes sí leen. Leen y mucho. Diferentes contenidos, en diferentes formatos, en diferentes plataformas y con distintos códigos. Y leen como nos gusta a nosotros: por placer, para entretenerse, para pasarlo bien. ¿Cómo lo sabemos? Para elaborar este número tuvimos que meternos de lleno en el mundo de los jóvenes y su relación con los libros y la lectura, saliéndonos de nuestra mirada adulta, para mirarlos desde otro lado. Para ello, abrimos la mente y nos deshicimos de juicios y prejuicios. Preguntamos a los más expertos, contraponiendo distintas visiones de quienes estudian e investigan a los más jóvenes y también de quienes están en terreno diariamente en contacto con ellos, conociendo sus intereses y gustos. Y, por supuesto, hemos abordado la opinión de los mismos jóvenes, tanto como escritores o lectores, como en el rol de mediadores de sus pares. Como consecuencia de nuestra

investigación, hemos aprendido, que, además de tener un papel protagónico en la transformación que está experimentando la sociedad y la educación, los jóvenes están cambiando la forma de escribir y de leer de hoy. Nos damos cuenta de que estamos frente a un grupo activo, sensible, versátil, diverso, motivado, abierto y libre. En esta entrega, podrás leer reportajes, columnas, entrevistas y opiniones sobre qué, cómo y por qué leen los jóvenes, las pulsiones literarias que los mueven, el rol que cumplen los booktubers y los youtubers que publican en papel, y conocer términos que probablemente no habías escuchado o entendido como Wattpad, fanfiction y otros. Por lo tanto, la invitación es también a ampliar el imaginario y actualizarse. Además, una crónica especial sobre una potente delegación chilena a la Feria del Libro Infantil de Bolonia 2016. Por último, un gran dossier con las recomendaciones de los mejores libros y las novedades editoriales de este semestre. ¡Esperamos que la disfruten!

Magdalena Palma Directora Ejecutiva Fundación Había Una Vez


Índice 04

Entrevista

10

Columna

12

Reportaje

12

¿Qué, cómo y por qué leen los jóvenes?

22

¿Y dónde están los poetas?

28

Youtubers: de la web al papel

34

Booktubers, mediadores de los pares

42

Columna

44

Crónica

50

Nuestro Ilustrador

58

Recordando a...

62

Mis favoritos

64

Dosis de lectura

66

Recomendados

68

Mediadores

80

Comite de valoración FHUV

86

Novedades


ENTREVISTA Por María Isabel Molina, periodista y socia de Plop! Galería

Sara Bertrand, periodista y escritora:

“No creo que exista la literatura juvenil” En lo que va del año, la escritora Sara Bertrand ha presentado dos libros que sobresalen en el ámbito editorial nacional: Álbum familiar y No se lo coma. Mientras cosecha elogios y construye una sólida carrera literaria, la autora habla de su relación con la escritura, la fotografía y la infancia, y, de paso, aprovecha de borrar una que otra frontera.

4 | HABÍA UNA VEZ


H

ace dos años, participé en una serie de encuentros de escritores e ilustradores con escolares. En ese contexto pude ver a Sara Bertrand ante un público compuesto únicamente por inquietos preadolescentes. Los jóvenes habían leído su novela Ejercicio de supervivencia y preguntaban sobre el libro, pero también sobre su vida. Fue un diálogo que se prolongó ante el creciente interés de una audiencia que no se deja seducir fácilmente. La sesión terminó con firma de libros, selfies grupales y muchos abrazos. Con esa mezcla de talento y carisma, la autora ha logrado, en los últimos años, conquistar a la crítica literaria y al lector, tanto en Chile como en el extranjero. Desde sus iniciales cuentos para niños y novelas juveniles a su más reciente Álbum familiar, Sara Bertrand, lectora de mujeres “rockeras” como Lydia Davis, Sylvia Plath, Inger Christensen y Louise Glück, ha recorrido un camino que evidencia la seriedad e intensidad con que desarrolla su oficio. -Primero, literatura infantil y juvenil, y ahora de adultos. ¿Cómo enfrentas al lector? Uno no enfrenta al lector, sino que, al escribir, propones una conversación más o menos significativa para él. En ese sentido, las historias de aventuras con las que debuté en la literatura infantil fueron escritas sin más pretensión que entretener a mis hijos; mi conversación estaba anclada en mi propia maternidad. Una vez que mis hijos crecieron, comencé a escribir más apegada a los temas que me inquietaban y esta etapa, podría decir parafraseando a Borges, ha sido un jardín de senderos que se bifurcan en donde las fronteras de lo infantil, juvenil y adulto se vuelven difusas. -Cuesta hablar de géneros, rangos etarios o literaturas con apellido… De hecho, a mí ni siquiera me gusta hablar de “lectores” porque me suena a rebaños. El lector,

“Al escribir, propones una conversación significativa para los lectores; escribí mis primeros libros sin más pretensión que la de entretener a mis hijos, ya que mi conversación estaba anclada en mi maternidad” HABÍA UNA VEZ

|5


“No me gusta hablar de los lectores como un rebaño. El lector, cualquier lector, es una persona que busca y que se da tiempo para detenerse y permitir que otro sujeto, el escritor, le hable al oído”

cualquier lector, es una persona que busca, que se da tiempo para detenerse y permitir que otro sujeto, el escritor, le hable al oído. Entonces, es una relación que merece respeto, cierta reverencia, pero además genera tantas posibilidades como libros y personas existen. Por eso, no creo que uno deba guiar por rango etario a nadie, más bien, tener la suficiente calidez y empatía como para comprender cuál es la conversación que le significa a la persona que tengo al frente. En eso, los niños son sumamente sanos e intuitivos. Pueden pasarse leyendo un mismo libro durante meses, hasta que un día, cambian de tema y pasan a otro libro. -Los personajes de tus libros suelen estar conectados con su entorno y participan de él. ¿Son un reflejo de la generación actual? Quizás tenga más que ver con el hecho de que durante mucho tiempo tuve la ilusión (o utopía) de que nosotros, los jóvenes que fuimos, podía-

6 | HABÍA UNA VEZ

mos cambiar el mundo, que efectivamente nuestros movimientos llevarían a derrotar a Pinochet y que la pobreza y la desigualdad no sería ese estigma con el que cargamos históricamente. Pero, luego, me di cuenta de que la Historia, así con mayúscula, es un engranaje complejo y que las resonancias de los movimientos particulares son tan mínimas, que no te queda más remedio que dejar de apelar a las grandes causas para detenerte y actuar en lo que te circunda: tu propio entorno. -Otro elemento al que recurres en tu escritura es la fotografía, que también es un nexo con el lenguaje juvenil. ¿Cuál es tu relación con ella? La fotografía ha formado parte del lenguaje familiar desde los tiempos de mi bisabuelo, Julio Bertrand Vidal. Mi padre era un gran fotógrafo, aunque no llegó a publicar como mi bisabuelo y eso, de algún modo, te da cierta mirada. Aprendes a detenerte. Me parece que es un formato de mucha potencia, porque una imagen que se captura


es, al mismo tiempo, un testimonio; pero también, soterradamente, un anhelo: el deseo de capturar una emoción, una forma de ver el mundo. -Tanto en Álbum familiar como en La casa del ahorcado la imagen de la “patota” aborda la identidad individual ligada a un colectivo. ¿Cómo construyes narrativamente estos grupos de niños? Pienso que tiene que ver con mi propia experiencia de infancia: me tocó crecer junto a mis primos. Entonces, es un registro al que accedo con facilidad y en el que me muevo con gusto. Por lo mismo, intento no abusar de él, sino solo cuando es necesario, cuando la historia lo requiere. Pero, claro, es indiscutible que a una edad, precisamente cuando comienza la pubertad, son tus pares los únicos referentes válidos, y en ese sentido, la “patota”, el grupo de amigos, la pandilla o como quieras llamarla, es lo que te acompaña a crecer y te ayuda a definirte también. -Álbum familiar comenzó como una novela juvenil pero, por sugerencia de la editorial, pasó al ámbito de los adultos. ¿Tuviste alguna señal de este proceso? El problema es que yo no creo que exista la literatura juvenil. Entonces, de algún modo, sigo sintiendo que Álbum familiar puede, perfectamente, ser leída por jóvenes. La decisión editorial pasó más que nada por ampliar el público de la novela, porque es una novela que funciona para adultos y jóvenes, y en ese sentido, para la editorial Planeta, era mejor que saliera por un sello como Seix Barral.

HABÍA UNA VEZ

|7


-Junto a Álbum familiar hiciste No se lo coma (con el ilustrador mexicano Alejandro Magallanes), donde hay otro grupo de niños. ¿Es la infancia un territorio cambiante o crees que hay elementos que perduran en el tiempo? Creo que la infancia es un espacio con el que conversaremos a lo largo de toda nuestra vida y, claro, que hay cosas que se repiten y otras cambian. Los niños de hoy tienen acceso al mundo por un tablet, eso les da otra perspectiva que la que tuvimos nosotros, pero les dona cierto nihilismo. Cuando le pregunté a Violeta, una de las niñas que aparecen en el libro, cuánto tarda en descubrir algo, ella me contestó que, en estos días, uno se demora toda la vida, porque ya está todo descubierto. Esa certeza del mundo como algo conocido, es algo que yo no tuve cuando era chica.

“La infancia es un espacio con el que conversaremos toda la vida; hay cosas que se repiten y otras que cambian, ya que los niños de hoy tienen más acceso al mundo, lo que les da otra perspectiva” 8 | HABÍA UNA VEZ

También podríamos decir que tus libros salen “en patota”. Cuéntanos qué viene ahora para Sara Bertrand... Sí, suelo trabajar en proyectos paralelos porque tengo la neurótica idea de que el proyecto en el que estoy será el último que haga, que pondré el punto final y nunca más escribiré. También, porque muchas veces me siento atascada, me parece que no avanzo y, entonces, le doy vueltas al tema en otro registro. Pasa como con los hermanos que se acompañan a crecer. Mis libros también tienen hermanos de nacimiento. En ese sentido, Álbum familiar, efectivamente, es hermano de No se lo coma y de La mujer de la guarda que sale en Colombia, editado por Babel y de Afuera, los fantasmas, que sale en España, por la editorial A buen paso.


No se lo coma Hueders niños 2016

Álbum familiar Seix barral 2016

La momia del salar Alfaguara 2010

Otelo y el hombre de piel azul Alfaguara 2012

La casa del ahorcado Alfaguara 2011

HABÍA UNA VEZ

|9


COLUMNA

*

Por Gemma Lluch, profesora y doctora en Filología de la Universidad de Valencia

Y volvemos con que si los jóvenes leen o no leen… La clave está en qué tipo de adolescentes lee y qué tipo de lecturas.

P

arece que las encuestas o los informes sobre la lectura no funcionan muy bien. Y no solo en Chile o en España, en cualquier parte del mundo. Néstor García Canclini acaba de coordinar un trabajo excelente Hacia una antropología de los lectores1 en el que de una manera rotunda afirma: «Tenemos muchos datos sobre la lectura, pero sabemos muy poco». Tal vez, si estas encuestas e informes funcionaran bien tendríamos datos concretos sobre quién, cómo, cuándo y qué se lee, y seguramente estos datos vendrían a certificar lo que intuimos. Por ejemplo: 1. Que los jóvenes leen y que los adultos lo hacen mucho menos.

1 http://www.gemmalluch. com/esp/hacia-una-antropologia-de-los-lectores/ 2 http://www.gemmalluch. com/esp/jovenes-adolescentes-literatura-juvenil 3 http://www.gemmalluch. com/esp/pero-los-adolescentes-leen-o-leen 4 http://www.gemmalluch. com/esp/la-importancia-de-la-lectura-por-placer 5 http://www.gemmalluch. com/esp/el-mundo-entero-como-lugar-exatrano-nestor-garcia-canclini/ 6 http://www. gemmalluch.com/ esp/%EF%BB%BF%EF%BB%BFpero-les-gusta-la-lectura-en-papel-o-en-pantalla/

10 | HABÍA UNA VEZ

2. Que los jóvenes leen diversos tipos de textos y en formatos diferentes y que los adultos lo hacen mucho menos. Unos años antes nadie podría haberse imaginado el éxito mundial de sagas como las protagonizadas por Harry Potter o de la tetralogía iniciada por Los Juegos del Hambre. Pocos podrían pensar que los adolescentes y los jóvenes usaran los medios sociales como los blogs, las redes sociales o el canal YouTube para compartir sus lecturas, para comentarlas o para jugar con ellas. O a través de ellas. En diferentes investigaciones2 hemos destacado la importancia de estas formas de leer y hemos analizado las mil maneras que tienen de transformar la lectura en un acto social y compartido. Pero, recurrentemente volvemos siempre a hacernos la misma pregunta: «los adolescentes ¿leen o no leen?». Hace dos años hablaba sobre este tema en el

“Los jóvenes leen diversos textos y los adultos lo hacen mucho menos”


diario argentino Clarín3 y aprovechaba mi blog para hacer algunas matizaciones al reportaje. Y todavía ahora, destacaría dos preguntas que dejaba abiertas en uno de mis posteos. Porque la pregunta no es si los jóvenes leen. La pregunta es ¿qué tipo de adolescentes lee? y ¿qué tipo de lectura? Me explico. Una primera aproximación a los perfiles de Twitter, a los blogs o a los canales de YouTube donde publican sus recomendaciones los booktubers nos muestra un perfil socioeconómico bastante repetido y similar: chicos y chicas que viajan, que dominan el inglés, que disponen de acceso a Internet, que consumen productos culturales diversos… Y algunos estudios perciben lo mismo4. La participación del adulto Si nos acercamos a los libros que recomiendan y que comentan estos estudios nos devuelve una fotografía similar a la de los consumos lectores de los adultos: mayoritariamente se trata de relatos, escritos por autores anglosajones y que se repiten en cualquier librería digital o presencial del mundo. Por tanto, como diría nuestro admirado Néstor García Canclini5, creo que lo que debemos hacer es cambiar las preguntas6. Y las preguntas no van sobre lo que hacen los chicos, sino sobre lo que hacemos nosotros. Así que, permítame que le haga a usted, lector de esta revista, no una, sino varias preguntas: • ¿Qué estamos haciendo para que las lecturas de los adolescentes y jóvenes sean las mejores posibles y para que las realicen en las mejores condiciones? • ¿Qué estamos haciendo para dar la posibilidad a los lectores de comprender tanto lo que leen en pantalla como lo que leen en papel, tanto si es un relato como un poema, una obra literaria como el prospecto de un medicamento…? • ¿Qué políticas públicas vamos a diseñar y a llevar a cabo para que se publique mucho de todo y no muchísimo de muy poco, como ocurre ahora mismo? O mejor dicho, para que lean mucho de todo.

Reconocida catedrática española y doctora en Filología, con honores, es profesora titular del Departamento de Filología Catalana, de la Facultad de Filología, Traducción y Comunicación, de la Universidad de Valencia. En 1997 recibió el Premio Extraordinario de Doctorado con su tesis. Imparte también docencia en diferentes másters. También fue distinguida por la Asociación de Escritores en Lengua Catalana, en 1999, por su libro El lector modelo en la literatura para jóvenes. Ha publicado más de 100 trabajos de investigación, contando artículos, capítulos de libro y monografías, además de trece obras completas y en cinco ha participado como editora. A ello se suman ocho proyectos de investigación, en tres de ellos como investigadora participante y en cuatro contratos de investigación con instituciones. Gemma Lluch centra sus investigaciones en temas como la formación literaria, particularmente la de los adolescentes del siglo XXI y asuntos controvertidos como la cultura globalizada, los proyectos editoriales destinados al consumo masivo, las estrategias para captar jóvenes lectores, los desafíos que hoy afrontan los autores de literatura infantil y juvenil ante los nuevos modos de leer de los niños y adolescentes.

HABÍA UNA VEZ

| 11


12 | HABÍA UNA VEZ


REPORTAJE

*

¿Qué, cómo y por qué

leen los jóvenes? Los jóvenes son diversos, es decir, no hay una única forma de ser joven. Y ser joven hoy es distinto a haberlo sido hace 20 años y serlo dentro de 20 más. Estamos frente a una transformación social en la que las y los jóvenes participan activamente, son parte protagónica desde el punto de vista social, político, histórico y psicológico, lo que también marca las nuevas tendencias en su comportamiento, incluidos sus hábitos lectores.

Ilustraciones de Ignacio Ortega

Por Lorena López Sáez, licenciada en Letras Hispánicas UC, y Antonia Garcés, licenciada en Historia y Ciencias Sociales USACH, ambas del Núcleo de Investigación-Acción en Juventudes, de la Facultad de Ciencias Sociales (FACSO) de la Universidad de Chile.

HABÍA UNA VEZ

| 13


H

ablar sobre qué lee la juventud de hoy no es tarea sencilla. Viendo la magnitud del movimiento estudiantil, su permanencia en el tiempo y todo lo que ha despertado en la sociedad, muchos se preguntan si estamos frente a una revolución juvenil. Pero más que hablar de una revolución, creemos estar frente a una transformación social importante, y los y las jóvenes han asumido un rol protagónico en ella, tensionando los paradigmas y prácticas de la sociedad en diferentes ámbitos, no sólo en la educación. Sin embargo, creemos que decir que toda la población joven está en lo mismo es una generalización que niega la diversidad de las identidades juveniles. Desde el trabajo que se realiza en el Núcleo de Investigación en Juventudes, de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Chile (FACSO), se establece como punto de partida que las juventudes son diversas. Es decir, no hay una única forma de ser joven. Y esa forma se da, además, en profunda relación con contextos específicos: ser joven es una construcción sociohistórica, no se trata solo de una condición biológica, psicológica o delimitada por la edad. Tiene que ver también con las relaciones que se dan entre sujetos de diferentes generaciones en un momento y lugar particulares, y como se definen los roles de los sujetos en la sociedad. Ser joven en Chile hoy es muy diferente a haberlo sido hace 20 años atrás o serlo dentro de otros 20 años, y eso influye también en las prácticas culturales de la juventud. La visión adultocéntrica Las miradas más tradicionales sobre la juventud nos hablan desde los prejuicios (jóvenes delincuentes, jóvenes problema), desde el esencialismo (juventud como ideal de belleza, por ejemplo), desde el mercado (consumidores, lo juvenil como bien de consumo) o desde la anulación de su actoría social actual (las y los jóvenes de hoy “son el futuro de Chile”, nunca vinculados

14 | HABÍA UNA VEZ

realmente al presente). Hay que tener en cuenta que estas miradas se construyen desde el mundo adulto, quitándole poder y protagonismo a los jóvenes en la sociedad y en sus propias vidas. El libro remueve el interior del joven Esta comprensión de las juventudes como categoría socio-histórica construida nos lleva a mirar de un modo distinto la relación que se da entre jóvenes y lectura. Si vamos más allá de las perspectivas psicosociales, esencialistas o de moratoria, que limitan sus posibilidades de decisión y acción sobre sí mismos, podremos mirar la multiplicidad de opciones de motivación y significación que se abre entre la lectura y los mundos juveniles. Es decir, si nos deshacemos de los numerosos prejuicios de adultos, el mundo juvenil se nos abren de par en par, como un gran abanico de oportunidades. Desde esa perspectiva más abierta es posible reconocer que hay tantos gustos e intereses literarios como jóvenes hay, y que un libro puede remover muchísimos aspectos en el interior un lector.


“Las miradas más tradicionales nos hablan de la juventud desde los prejuicios, desde el esencialismo, desde el mercado o desde la anulación de su actoría social actual”

Leer de todo un poco y de otra forma

El sentido de la lectura

Qué, cómo y por qué leen los jóvenes implica emprender un camino de investigación muy diferente a los que se han recorrido hasta hoy. Sabemos de jóvenes que leen sagas, literatura erótica, relatos románticos, fantasía, terror, cómics (desde los clásicos superhéroes a otros personajes de tira cómica populares o más existencialistas)... Sabemos de algunos que leen a Nietzsche, o que leen poesía, literatura de género… Y, sin embargo, también sabemos de otros muchos que ni siquiera leen los subtítulos de una película.

Un elemento importante al hablar de libros tiene que ver con que la relación que se establece entre las personas y los libros va más allá de las especulaciones que podamos hacer sobre lo que motiva la práctica o sobre sus efectos. En los personajes, ambientes y relaciones que se dan en el libro, un lector puede descubrir cosas de sí mismo, y puede vincularse con su propia historia y sus emociones. Puede aprender y puede sentir. Y también puede, simplemente, entretenerse.

Pero es que también han cambiado los formatos, los lenguajes y los intereses, de manera exponencial. Los indicadores cuantitativos de diversos estudios lectores hablan de los niveles de comprensión, catalogan a lectores según el número de libros leídos por año y los clasifican, además, según cortes etarios. No obstante, los números no logran dar cuenta real de las motivaciones, o de cómo la variedad de grupos juveniles da pie a una diversidad de posibles relaciones entre jóvenes, lecturas y libros.

Michèle Petit, antropóloga francesa y gran investigadora del ámbito de la lectura infantil y juvenil, habla del papel de ésta en la construcción de uno mismo y resalta lo notorio que es ese papel en la juventud. La lectura puede abrir posibilidades para elaborar un mundo propio o dar forma a la existencia. Hoy en día hay quienes cuestionan la tendencia (o no) de los jóvenes a refugiarse en largas sagas, a huir de su realidad a través de ese tipo de literatura o sólo a entretenerse de manera distinta. Pero afirmar, por ejemplo, que la lectura de cierto tipo de libros (sagas, fantasía, aventuras,

HABÍA UNA VEZ

| 15


relatos, entre otros) sólo tiene un fin de evasión de realidad y que “para ellos, eso está bien, porque son jóvenes”, cierra las ventanas para mirar con más profundidad el fenómeno de la lectura como práctica cultural compleja. Es posible que se lea por entretención, pero puede haber muchas otras motivaciones para leer: quizá los libros propongan paradigmas de sociedad distintos o presenten emociones que reconocemos en los personajes y nos parecen similares a las nuestras. Tal vez una saga habla de temas de interés o identifica al pensamiento joven. Comunicarse con uno mismo

Es por eso que, cuando se analizan los intereses lectores juveniles y se generalizan (e incluso institucionalizan) afirmaciones sin conocimiento o desde una mirada adultocéntrica, se reducen posibilidades y se invisibiliza a las y los jóvenes. Porque hay mucho prejuicio en las cargas de valor que asignamos a las motivaciones para leer (“es bueno leer para aprender; es malo leer para distraerse”). Desde la perspectiva de que la lectura es un derecho, lo importante es que se fomente la lectura, se faciliten las condiciones sociales, culturales y de acceso para extender esta práctica cultural a todas y todos.

“Es posible que se lea por entretención, pero también por otras motivaciones: quizá los libros propongan paradigmas de sociedad distintos o presenten emociones que reconocemos”

La lectura es una práctica solitaria, pero eso no implica siempre que sea una huida de la realidad. En los libros es posible encontrar o despertar reflexiones de gran profundidad, puesto que ocurre una comunicación con uno mismo a través del texto. Umberto Eco decía que el lector actualiza el texto, porque leer es también un acto de comunicación y la comunicación implica reciprocidad, roles que se intercambian en un flujo constante para significar, para dar sentido. Facilitar que la lectura esté al alcance de todos Una de las perspectivas que aborda la identidad juvenil plantea que los jóvenes en general están

16 | HABÍA UNA VEZ

viviendo un periodo de moratoria social, es decir, que están en tránsito o en preparación para ser adultos y que, por lo tanto, tienen ciertas licencias o permisos que el mundo adulto ya no disfruta. Pero esta mirada nos parece que no aborda la complejidad de ser joven, pues se limita a una dimensión psicobiológica, sin considerar factores socioculturales, históricos y relacionales que inciden en la determinación de la juventud.

¿Han vuelto a leer o nunca dejaron de hacerlo? Es difícil identificar si la juventud ha vuelto a leer en estos últimos años o si realmente no ha dejado de hacerlo nunca. En estos tiempos, en los que la información circula tan rápida y abiertamente por las redes y por los medios masivos,


y en un ambiente donde la lectura se presenta (se vende) como bien de consumo, existe mayor acceso a los libros, en formatos muy distintos, un poco más a mano que antes. Asimismo, el hecho de que muchos jóvenes asuman mayor protagonismo como actores sociales también lleva a redefinir algunas prácticas, a autogestionarse en los aprendizajes, a querer abrir las opciones dialogando con las ideas de otros a través de los libros. ¿Han cambiado sus gustos? Tal vez, de la misma manera que las identidades juveniles de hoy se diversifican y fortalecen, los gustos también lo hacen. Hay tantos lectores como contextos existen Aceptar que las juventudes son diversas, que no se encasillan en una categoría ni son estáticas, pone una serie de desafíos a quienes se proponen trabajar en el fomento lector con jóvenes. Es importante asumir el concepto de que, como en todas partes, hay quienes leen y quienes no.

Influyen fuertemente en esto factores de clase y socioeconómicos que no siempre consideramos como lectores. Y no solo por un tema de acceso económico a los libros, sino porque la lectura es una práctica cultural, que se da en contextos de la sociedad. Y nuestro contexto promueve ciertos tipos de lectura y no otros, y la promueve para algunos y no para todos. Detrás de eso hay opciones políticas, porque la lectura abre muchas puertas a las personas, genera preguntas y cuestionamientos, y no siempre a todos ni a todas les interesa lo mismo. En sectores periféricos o de alta vulnerabilidad casi no hay librerías, las bibliotecas son menos y poseen menos ejemplares. La lectura obligatoria en la escuela funciona como otra imposición más de un modelo educativo adultocéntrico que no comparte su poder y, por tanto, impone la lectura como tarea, obliga los gustos y no promueve la integración de la práctica porque no integra a los jóvenes en ella. Este tipo de acciones tiene en el fondo opciones que apuntan a que las generaciones adultas mantengan el dominio sobre los sujetos jóvenes, verticalizando y restringiendo el acceso a la cultura, al conocimiento, negando derechos para mantener el control sobre quienes considera “menores”, por tanto, inferiores. Y eso ocurre porque la institucionalidad sabe que aunque se quisiera controlar a los lectores a través de los temas, del acceso a los textos, del mercado literario, una vez que se produce el encuentro entre un libro y un lector, se abre un mundo de posibilidades. Después de esto es posible mirar críticamente la relación de la juventud con la lectura. Hoy en día se sigue monopolizando el poder para decidir qué deben leer o no las juventudes. Las decisiones de los planes de lectura escolar se elaboran desde el mundo adulto, a partir de criterios cerrados en el ámbito del aprendizaje, que se sigue entendiendo como traspaso de “contenidos” (porque se mira a jóvenes estudiantes como contenedores que hay que llenar, como sujetos que carecen de madurez, de educación, de “adul-

HABÍA UNA VEZ

| 17


tez”). La literatura que se ofrece en el mercado de los circuitos culturales se pone a disposición de algunos, segrega, no promueve un encuentro grato y significativo con la lectura. ¿Qué pasa en la biblioteca juvenil? Somos unos convencidos de que la juventud tiene mucho que entregar y de que nosotros, los adultos, tenemos mucho que aprender de ellos también. Para conocer cómo se genera este diálogo y esa nueva relación de libertad con el libro, hemos querido conocer también la opinión de quienes están trabajando diariamente con jóvenes lectores, y quienes observan día a día lo que ellos y ellas tienen que ofrecer, sus gustos, sus preferencias, sus estilos, sus tendencias, sus emociones, sus intereses… La sala juvenil de la Biblioteca de Santiago cuenta con un fondo de casi 12.000 títulos disponibles en sus instalaciones, ubicadas en Quinta Normal de la capital, y recibe desde 2005 a jóvenes de entre 11 y 18 años, aunque, por supuesto, cualquier persona y de cualquier edad puede entrar. El equipo conformado por Flor Toledo, Elisa Bravo, Pablo Navarro, Rossana Mella y Paula Bernardot, nos cuenta que las “colecciones que aquí hay se mueven según el propio movimiento de los públicos”. Es decir, la demanda de lo que quieren los jóvenes importa y determina el fondo bibliográfico de la sala. Frecuentada por chicos de todos los sectores de Santiago, en 2015 se registraron 114.664 visitas a la sala y 73.145 préstamos en todo el año. Flor Toledo, encargada de la sala juvenil de la Biblioteca de Santiago, señala que desde hace 10 años viene ocurriendo algo en la lectura juvenil, especialmente durante los últimos dos o tres. “Nosotros vemos la diferencia entre antes y ahora. El mercado de las sagas nos ha traído un público de 16 años en adelante, que busca esas colecciones, como los libros de películas de

18 | HABÍA UNA VEZ

cine o de series de TV, lo que antiguamente no pasaba. Y hay que decir que el mundo editorial se ha hecho eco de estos gustos, por lo que ha producido y aumentado la oferta de este tipo de lecturas”. Elisa Bravo, asistente profesional de la sala, recuerda que hace una década “la oferta era muy vacía: había poco y lo poco que había no era muy atractivo. Ahora, hay un acercamiento a la realidad de los jóvenes. Y las editoriales escuchan y aprovechan esta demanda. La gestión cultural también sigue esta tendencia. La adquisición de libros es ahora más fácil. Siguen siendo caros, pero ya se prevé dentro de los gastos habituales de cada familia”. El impacto del cine en la lectura Pablo Navarro, administrativo y encargado del taller de Astronomía de la sala, añade que esta línea va de la mano con el cine. Con los efectos especiales de las películas como El Señor de los


anillos (2001,2002 y 2003), resurgió la lectura del libro homónimo, de J.R.R. Tolkien, que había sido publicado por primera vez en 1954. Lo mismo ocurrió años antes con La historia sin fin (1984), película inspirada en La historia interminable, de Michael Ende, editada en 1979. Esta tendencia se consolidó con Harry Potter (primera publicación en 1997 y primera película, en 2001), serie literaria con la que libro y película convivieron y engancharon a partes iguales a miles de adolescentes, preadolescentes y también adultos. Los grandes hitos El gran cambio fue abordar temas que a los adolescentes les interesaban. La diversidad, el sentirse diferentes, las penas de amor, la producción de películas a partir de libros o libros a partir de películas. Así se ven reflejados, se ven identificados. Por eso, Bajo la misma estrella (John Green, 2012, Nube de Tinta) ha resultado ser un boom. Otro éxito entre jóvenes fue Crepúsculo (Stephenie Meyer, 2005, Alfaguara), por ejemplo, que mezclaba lo gótico con lo romántico, lo que supuso una novedad literaria, que no se había dado así. Este último fue uno de los hitos en el cambio. Otro fenómeno que no se puede dejar de mencionar son las siete entregas de Harry Potter, “con las que sucedió algo aún más sorprendente: marcó generación. Cada año que se editaba un nuevo libro, los lectores también habían crecido, crecían con Potter”, reflexiona Elisa Bravo. Todo esto se ha podido observar en el terreno, en el camino. Flor Toledo añade que “lo bueno es que hemos detectado grupos de lectura y eso aumenta el abanico, hay diversidad. En Letras en género 3, un estudio sobre experiencias lectoras juveniles de la Biblioteca de Santiago, publicado en 2015, se vio que definitivamente los jóvenes no leen cuando se les obliga o tienen que estudiar a presión. Ellos eligen las novelas de fantasía y aventuras, y algunas nuevas formas de literatura como los cómics o los manga japoneses”.

“Desde hace dos o tres años se abordan temas que interesan a los adolescentes: la diversidad, las penas de amor, la producción de películas a partir de libros o libros a partir de películas; se ven reflejados” HABÍA UNA VEZ

| 19


“Si bien los jóvenes debieran seguir leyendo los clásicos, la clave está en cómo los leen y cómo se evalúan esas lecturas” Calidad literaria o lectora

Fomentar la lectura en jóvenes

La calidad de la lectura es relativa, ya que podemos referirnos a la comprensión lectora, al nivel de satisfacción del joven o a la calidad literaria. “Cuando salieron Crepúsculo y similares, todos los criticaron. Pero como biblioteca pública tenemos la misión de difundir la lectura por placer, no con la formalidad del colegio. No somos quiénes para calificar la lectura si es buena o es mala; es una decisión tan personal”, coincide el equipo.

¿Cómo se hace? No es una tarea fácil. Hay espacios que desde otros paradigmas levantan acciones participativas, integradoras, tanto en el mundo privado como público, pero siguen instalando opciones que mantienen el distanciamiento de las clases sociales. Existen igualmente buenas experiencias, una de ellas salió hace unos días en las redes sociales de nuestro país y fue la invitación de una profesora del Liceo Carmela Carvajal a que sus estudiantes hicieran memes basados en el archiconocido libro Cien Años de Soledad, de Gabriel García Márquez. La idea logró interconectar el texto con nuevas y distintas formas de comunicar. Cuántas generaciones han leído ese libro y cuán necesario es actualizar su lectura.

Eso sí, hay un tema pendiente y este es cómo se trabajan las lecturas. “Básicamente –opina Flor Toledo- aunque no somos expertos en ello, creemos que, si bien los jóvenes debieran seguir leyendo los clásicos, la clave está en cómo los leen y cómo se evalúan esas lecturas. Si seguimos con el antiguo formato, les hacemos un flaco favor a los jóvenes”, concluye. La responsable de la sala juvenil dice que los jóvenes sí leen. “Pero no siempre leen libros; son tantos nuevos formatos, tablet, computador, que ellos consideran la lectura desde un punto de vista más amplio. Son mucho más tecnológicos y quizá sus intereses los llevan a leer también muchos artículos diferentes y en diferentes soportes”. Lo curioso es que, de leer libros, prefieren el papel. Los que leen manga oriental –se lee mucho manga japonés en Chile- lo hacen en el computador, “porque, pese a que hay mucho en papel, a Chile no llega el mejor, ni en calidad de contenido ni de impresión”, afirma Navarro.

20 | HABÍA UNA VEZ

Ejemplos como éste desafían al mundo de las organizaciones de fomento lector a revisar su relación con los mundos juveniles, sus formas de acercamiento, sus paradigmas y sus estrategias, pues si se quiere efectivamente que la juventud lea, es necesario partir por el diálogo y generar relaciones intergeneracionales horizontales, que validen a todos los sujetos como interlocutores, como ciudadanos, partiendo de la base de que hoy, en la era de la información, la lectura es un derecho. Una fórmula podría ser la de la Biblioteca de Santiago: talleres tanto de escritura como de encuentros temáticos (cocina vegana, astronomía…), con expertos en las materias, “es que somos una unidad de información”, acota Elisa Bravo.


Los temas que ellos buscan Ya hemos dicho que, definitivamente, los temas que eligen como favoritos tienen que ver con que ellos se puedan sentir identificados: diversidad, despertar sexual, relatos autobiográficos, diferencias, amor, emociones encontradas… La idea de una biblioteca es tener para todos los gustos, para todos los niveles, propuestas muy buenas y otras que quizá no lo son tanto, pero siempre guiarlos desde lo micro a lo macro. “Por

suerte, las generaciones de ahora son menos prejuiciosas que los adultos y son más libres para leer, pensar y opinar. Buscan y preguntan. Ves que hay un interés, una identificación”. Elisa Bravo interviene diciendo que, a veces, no es fácil guiarlos “ya que las preguntas son un auténtico desafío. Por ejemplo, piden un libro para llorar, y eso es tan relativo porque puede que lo que me haga llorar a mí no les haga llorar a ellos”.

Los libros más pedidos en la sala juvenil CÓMICS

RELATOS

NOVELAS GRÁFICAS

1. Naruto (manga)

1. Las ventajas de ser invisible

1. Persépolis

2. Yo antes de ti

3. Emigrantes

2. Walking Dead 3. Los de Marvel SAGAS 1. Conexión 2. Saga Divergente 3. Harry Potter 4. Percy Jackson 5. Correr o morir

2. V de Vendetta

3. Los de Blue Jeans 4. Los de John Green

LIBROS DE YOUTUBERS 1. Pepi, la fea

AVENTURAS

2. Virtual heroes, de El Rubius

1. Diario de Greg

3. Wigetta

2. Nikki

4. Luna de Plutón, de Dross

3. Las de Julio Verne

5. Libro Troll, de El Rubius

HABÍA UNA VEZ

| 21


22 | HABÍA UNA VEZ


REPORTAJE

*

¿Y dónde están .. los poetas? Parece que tendemos a querer moldear los gustos de los jóvenes y a entregarles relatos planos, maquillados, censurados, célibes, virtuosos. Recordemos que ser joven implica pasión, rebeldía y contracorriente. Vamos a recordar que los grandes autores -que también fueron jóvenes- dieron alas a su pluma con la que los lectores juveniles actuales pueden darse al disfrute y al goce.

Ilustraciones de Andrea Mahnke

Por Pablo Álvarez, editor en Ekaré Sur

HABÍA UNA VEZ

| 23


M

aría Osorio, editora de Babel Libros y librera colombiana, en una presentación en Chile dijo: “no creo en la literatura juvenil, o mejor, no creo en las etiquetas. Ya cumplieron su función, colaboraron con padres, bibliotecarios y maestros en su guía a través de un mundo que creció rápida y exponencialmente, abrumándolos a todos. Lograron parcelar y limitar los espacios de la literatura y ofrecieron señales claras -demasiado- para su uso, limitando no solo contenidos deseables sino formatos, tamaños de tipografías, cantidad de ilustraciones. Ya sería hora de desprendernos de su tiranía”. La literatura juvenil no existe. Aunque se quejen y lloren jóvenes, profesores, bibliotecarios, blogueros, youtubers, booktubers, wikitubers o los opinólogos de Facebook y Twitter. No existe. Se acabó, no insista. Pero sobre todo, no lloren los editores. La literatura juvenil es un invento editorial, en un momento de crisis de lectoría y de lectores. ¿Cómo reinventarse en un mercado dominado por la industria del espectáculo? El cine y la televisión ya hicieron lo suyo en la formación de lectores; la literatura quiere aportar en algo. ¿Qué lector joven queremos? ¿Cuál es nuestro lector ideal? Pareciera que los editores,

24 | HABÍA UNA VEZ

“La literatura juvenil no existe, es un invento editorial, aunque lloren jóvenes, profesores, bibliotecarios, editores, blogueros, youtubers, booktubers,...”


más que lectores, quieren consumidores. Y para eso tuvieron que montar una grandísima maquinaria de producción de novelas donde lo que menos importa es el aspecto literario. La hegemonía narrativa es apabullante. La legión de novelas que inunda los escaparates de librerías con pocos criterios de selección, por no decir nulos, es lamentable. Si al menos esas novelas predicaran algo, elaboraran algún sentido. Pero estamos en la lógica del espectáculo y la acción. No aprendimos nada de la modernidad ni de las vanguardias. Grandes y precoces A riesgo de sonar romántico, ¿dónde están las lecturas juveniles motivadas por la pasión, las pulsiones, el deseo? Rimbaud escribió Una temporada en el infierno a los 19 años, en medio de una embriaguez de lectura de Baudelaire, Victor Hugo y su relación con Verlaine. Flaubert, a los 12, escribía sus primeras comedias y sus primeros dramas; a los 15, escribió un cuento impresionante que ya contienía el espíritu de Madame Bovary. A esa edad el joven francés leía infatigablemente. Sin ir más lejos, José Santos González Vera lustraba botas en las afueras de una biblioteca y en sus ratos libres, leía todo lo que el bibliotecario le recomendara. Manuel Rojas, prematuro viajero transandino, se formaba en la calle, entre el hampa y la literatura. No hay que ser rico para

desarrollar un buen gusto. Cuando era muchacho, González Vera relataba: “Mi madre me enseñó las primeras letras. ¡Qué bien manejaba lo que aprendió en una escuelita elemental! A pesar de sus muchos afanes –cocinar, lavar y coser para buen número de mujeres– leía con avidez. Hacíalo durante la siesta y en la noche. Además, debió aprender algo de su tío Sixto Vera, cuya debilidad por el papel impreso era grande y que, deseando compartir su placer, fundó la primera escuela nocturna de El Monte. Mi padre contribuyó más aún a su formación, pues leía toda suerte de libros y era la suya una memoria profunda. No solo podía recordar sus lecturas, sino relatarlas como si fueran de su propia inspiración. Contaba las historias con la vivacidad del testigo. Había en nuestro hogar un centenar de volúmenes, algunos ilustrados y con hermosas pastas. Eran del tiempo en que mi padre, siendo adolescente, estuvo de aprendiz en un almacén de Santiago. Si estaba desocupado, con su lápiz

HABÍA UNA VEZ

| 25


reproducía cosas y figuras como quien silba o tararea. Nunca vi caballitos tan lindos como los que él animaba con ligeros trazos. Su patrón lo envió a una escuela a perfeccionarse. Luego lo hizo leer. De ese comerciante generoso ignoro hasta el nombre y, sin embargo, cuánto le debemos. ¿Qué lo movió a proteger a mi padre? La lectura suscitó en mi progenitor el deseo de escribir. En un cajón hallé versos suyos, muy patrióticos.” Literatura sin etiquetas En la insistencia por moldear a la juventud, hemos perdido el afán literario. Por un lado la instrumentalización escolar, por otro, los fines comerciales. Se ha planificado una literatura preparada exclusivamente para jóvenes, olvidando que en la historia, los jóvenes leen solo literatura, sin etiquetas. De Rabelais a Rimbaud; de Melville a Kerouack; de Kafka a Gombrowicz; de Arlt a Cortázar; de Lihn a Bolaño. ¿Por qué privamos a los jóvenes, además, de las lecturas contemporáneas? ¿Por qué los jóvenes no leen a Coetzee, McCarthy, Houellebecq, Carrere? En Chile hay tremendos escritores en actividad: Costamagna, Apablaza, Merino, Mellado, Larra, Celedón, Viera-Gallo, Labbé, Rimsky, Elvira y Héctor Hernández, Barrientos, entre tantos otros. Pero insistimos, una y otra vez, en entregar a los jóvenes relatos maquillados, censurados, célibes, virtuosos. Los personajes de estas narrativas son jóvenes planos, sin matices, que buscan la virtud disfrazando el relato de acción y aventura. Novelas predecibles que aseguran un mundo donde, después de miles de páginas, las cosas se resolverán por el bienestar de sus protagonistas. El argumento a favor de leer este tipo de libros, es que, de otra forma, los jóvenes no leerían. Olvidamos que la juventud es rebeldía, desadaptación, contracorriente. Dile a un joven que no lea a John Fante o a Kurt Vonnegut, que le deprimirá su mirada del mundo, y casi con toda seguridad afirmamos que en un año, o incluso menos, habrá leído la obra de ambos.

26 | HABÍA UNA VEZ


“El lector ideal es aquel que transita por el mundo del goce y del disfrute, es decir, el que lee placentera y gozosamente”

¿Placer o goce por la lectura?

Salinger no tiene la culpa

Según Barthes, el placer es “el que contenta, colma, da euforia; proviene de la cultura, no rompe con ella y está ligado a una práctica confortable de la lectura”. Mientras que el goce “pone en estado de pérdida, desacomoda, hace vacilar los fundamentos históricos, culturales, psicológicos del lector, la congruencia de sus gustos, de sus valores y de sus recuerdos, pone en crisis su relación con el lenguaje”.

Jerome David Salinger sólo hizo una excelente novela (El guardián entre el centeno, Alianza Editorial) sobre un adolescente burgués y extraviado, que exacerba el “yo”. Novela fundadora, pero que está a kilómetros de distancia, por su calidad formal y estética, por su afán reformador, por su cuidado lenguaje, de los más cercanos intentos por emularla: “Muchas veces me imagino que hay un montón de niños jugando en un campo de centeno. Miles de niños. Y están solos, quiero decir, que no hay nadie mayor vigilándolos. Solo yo. Estoy al borde de un precipicio y mi trabajo consiste en evitar que los niños caigan en él. En cuanto empiezan a correr sin mirar donde van, yo salgo de donde esté y los cojo. Eso es lo que me gustaría hacer todo el tiempo. Vigilarlos. Yo sería el guardián entre el centeno. Te parecerá una tontería, pero es lo único que de verdad me gustaría hacer. Sé que es una locura”. Ahora toca imaginar a un ejército de lectores jóvenes, todos muy juntitos, vigilando que los niños y los adolescentes no pierdan el rumbo, no se desbarranquen en el despeñadero de la literatura juvenil actual, donde no hay vuelta atrás.

El lector joven ideal es aquel que transita entre ambos mundos, aquel lector que lee placentera y gozosamente, “es un sujeto anacrónico, pues participa al mismo tiempo y contradictoriamente en el hedonismo profundo de toda cultura (…) y en la destrucción de esa cultura: goza simultáneamente de la consistencia de su “yo” (es su placer) y de la búsqueda de su pérdida (es su goce). Es un sujeto dos veces escindido, dos veces perverso”. Lo que es propio de los jóvenes es esa ansia por saciar la sed del “yo”, que se construye y reconstruye una y mil veces. Los jóvenes, ya sabemos, son inseguros, pero a la vez impetuosos. Basta con ver los movimientos sociales o políticos que lideran.

HABÍA UNA VEZ

| 27


28 | HABÍA UNA VEZ


REPORTAJE

*

Youtubers:

de la web al papel Los seguidores de los youtubers son incondicionales. Siguen a sus ídolos hasta el fin del mundo. Por eso, si un youtuber, con millones de seguidores, publica un libro en papel, los lectores/compradores están asegurados. Aquí vemos cómo estos creadores de historias cotidianas en videos y sus fans han revolucionado el mundo editorial. ¡Pasen y vean!

Ilustraciones de Jorge De la Paz

Por Ana María Álvarez, licenciada en Letras Inglesas, de la Universidad Católica de Chile

HABÍA UNA VEZ

| 29


E

n 2014, los youtubers eran aún un fenómeno nuevo para el mundo adulto. Por eso, el anuncio de la editorial Penguin Random House sobre la publicación de su novela Girl Online provocó sorpresa en general, pero especialmente por la respuesta de los adolescentes, que se abalanzaron a adquirir el libro. Zoella (el nombre que usaba la británica Zoe Sugg) era una celebridad en internet, subiendo videos en los que hablaba acerca de su vida o haciendo tutoriales de maquillaje y moda. La joven había conseguido miles de seguidores, miles de personas que querían verla a través de la pantalla vertiendo sus opiniones. La publicación de Girl Online se vio opacada inmediatamente por la polémica que se generó cuando se reveló que Zoella no era la única autora. La editorial había contratado a la escritora Siobhan Curham, para que fuera la coautora del libro. Sin embargo, esto no impidió que el libro vendiera 78.000 copias en su primera semana, cinco veces más que 50 Sombras de Grey en su debut, superando a autores como J.K. Rowling y Dan Brown. Ante este éxito sin precedentes, la editorial le pidió una secuela, que fue lanzada en 2015, ambientada seis meses después de la novela original. La tercera parte será publicada a finales del 2016. Incluso su hermano, Joe Sugg, se ha sumado a la tendencia, publicando una novela gráfica, la cual también contó con un equipo de escritores e ilustradores de la editorial. Los comienzos de una auténtica revolución El fenómeno youtuber surgió a principios de 2005, con la masificación de YouTube, el portal que permite subir y compartir videos. Jóvenes que dedicaban su tiempo a expresar sus opiniones y hablar frente a una cámara web se transformaron en las celebridades 2.0. El formato, conocido como video-blog o vlog, se transformó en un éxito mediático. Histriónicos, divertidos y carismáticos, los youtubers arrasaron desde el primer momento entre los adolescentes. Inauguraban a

30 | HABÍA UNA VEZ

“Un formato conocido como video-blog o vlog se transformó en un éxito mediático: histriónicos, divertidos y carismáticos, los youtubers arrasaron” mediados de la década pasada una nueva era, ya que permitía a los creadores de los videos tener un contacto cercano con sus seguidores, quienes podían dejarles comentarios o seguirlos en otras redes sociales, como Twitter o Instagram, que aumentan la interacción directa entre el youtuber y sus seguidores. Los autores también se hicieron eco rápidamente de esta forma de comunicarse: John Green, por ejemplo, autor de Bajo la misma estrella, Ciudades de papel y Buscando a Alaska, entre otros, mantiene varios canales en YouTube desde 2007, en conjunto con su hermano Hank. Es el caso de quien, sin volcar su trabajo en internet, ha sabido aprovechar la cercanía que supone la red con sus lectores adolescentes. De fácil producción El formato era sencillo. No necesitaban escenarios o iluminación elaborada, bastaba con una cámara y un lugar dónde grabar. Sin necesidad de un equipo sofisticado, cualquiera podía subir un video y transformarse en la próxima estrella de


YouTube. Los canales más seguidos cuentan con millones de suscriptores, audiencia que para las generaciones acostumbradas a los medios tradicionales es toda una revolución. Las estrellas del siglo XXI Esta nueva forma de comunicación se inició en el mundo anglosajón, pero el mundo hispano no tardó en seguir sus pasos. Jóvenes españoles y latinoamericanos empezaron rápidamente a subir sus videos. Algunos, daban su opinión sobre situaciones de la vida cotidiana; otros, se mostraban jugando videojuegos. Dentro del fenómeno también aparecieron los booktubers, youtubers cuya pasión era hablar de libros y temas relacionados. Aprovechando las ventajas de su canal, los jóvenes habían encontrado una forma completamente diferente de expresarse. Inmediatamente anterior a esta fiebre, los blogs eran el medio preferido por los jóvenes, pero la generación selfie buscaba un formato más acorde para comunicarse.

De youtuber a escritor Al igual que otras celebridades, los youtubers buscan convertirse en una marca. Zoella, por ejemplo, lanzó una línea de maquillaje poco antes de publicar Girl Online. Los libros escritos por estos nuevos autores aparecen como los más vendidos en los rankings de medios internacionales. Debido a su fama, era esperable que pasaran de la pantalla a la palabra escrita, con tanto éxito como sus homólogos más tradicionales. Después del éxito de Zoella, otras editoriales se acercaron a los youtubers más queridos por los usuarios para ofrecerles contratos literarios. Connor Franta, youtuber estadounidense, publicó en 2015 su memoria A Work in Progress, en la que narra su búsqueda de identidad y cómo YouTube lo ayudó a desarrollarse como artista. Tyler Oakley, también estadounidense y conocido por su activismo LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales), publicó Binge el mismo año: una serie de ensayos acerca de diversos temas, incluyendo la homosexualidad y la fama que viene de la mano de YouTube. Por supuesto, el mundo hispanohablante no se quedó atrás. Durante el 2015, los vlogueros españoles más seguidos empezaron a lanzar sus propios libros. ElRubius, AuronPlay y Vegetta77 han publicado sus libros con éxito, instalándose entre los más vendidos, tanto en España como Latinoamérica, incluido Chile. Ignacio Rebolledo, Community Manager de la editorial Planeta, señala que los libros de los youtubers suelen ser un reflejo de ellos mismos. Mientras Zoella discutía sus problemas de ansiedad, la protagonista de su novela sufría lo mismo. Tyler Oakley, conocido por su humor y sinceridad, escribe ensayos honestos sobre su vida después de la fama. PewDiePie, el youtuber más seguido del mundo, publicó un libro ilustrado con irónicos consejos (Este libro te quiere). Rebolledo señala que con las redes sociales, el público lector ha encontrado formas de acercarse

HABÍA UNA VEZ

| 31


a las editoriales. Mientras que antes se le preguntaba al librero cuándo llegaría un libro, ahora los mismos jóvenes se acercan directamente a las editoriales y distribuidoras. También menciona el fanatismo que se produce. “Me ha tocado ver en firmas de libros cómo los padres de los niños les agradecen a los youtubers lo que hacen por sus hijos”, comenta. En el proceso de publicar, el encargado de Comunicaciones de Planeta señala que las editoriales se acercan a los youtubers para ver si tienen alguna idea que podrían escribir. Después, los reúnen con un equipo de editores, ilustradores y diseñadores para ayudarlos en el proceso de crear un libro. El fenómeno Garmendia Actualmente, el chileno Germán Garmendia es el segundo youtuber con más seguidores en el mundo. Su canal tiene más de 28 millones de

“Las editoriales se acercan a los youtubers para ver si tienen alguna idea que podrían escribir. Después, se reúnen con un equipo de editores, ilustradores y diseñadores” 32 | HABÍA UNA VEZ

suscriptores y su éxito le permitió trasladarse a Estados Unidos para avanzar en su carrera, produciendo música y videos. Para él, YouTube es la plataforma que le permite hacer lo que le gusta y acercarse a sus fans. En diversas entrevistas, ha declarado que no le interesa traspasar sus videos a la televisión. Si bien en un comienzo se había negado a escribir un libro, este año la editorial Alfaguara publicó #Chupaelperro, en el que el youtuber da consejos a su audiencia juvenil, intercalándolos con anécdotas de su vida. A pesar del éxito de ventas de estos libros, la crítica se encuentra dividida. En abril de este año, los booktubers May R. Ayamonte y Esmeralda Verdú publicaron una novela escrita en conjunto, Besos entre líneas. El libro fue duramente criticado en internet, tanto por el contenido como por los errores gramaticales y ortografía. Actualmente, su nota promedio en GoodReads, un sitio para compartir opiniones sobre libros, es de 1.7. Esto no ha impedido que la obra sea un éxito en ventas en España. Leer para entretenerse Angie Figueroa, bloguera y booktuber chilena, cree que este fenómeno puede ser un paso para que los jóvenes lectores lean otro tipo de libros. Comenta que con ellos, los youtubers apuntan a su público de internet, con bromas internas que han surgido en sus videos. Sin embargo, señala que es importante dejar los prejuicios de lado: “No porque sean escritos por youtubers implica que sean malos”, dice Angie, argumentando que uno de los propósitos de los libros es precisamente la entretención. “Algunos tienen cosas interesantes, como en el de Zoella, que habla de los daños de las redes sociales”, cuenta la bloguera. La fama en internet es un tema recurrente, al igual que los peligros de las redes sociales y su control sobre la vida. Para Ignacio Rebolledo, “esto es una muestra del cambio generacional”.


Besito en la frente, de Valentina Villagra. Ed. Planeta Con el subtítulo “Un libro dulcemente flantástico”, la chilena Valentina Villagra presenta un libro lleno de actividades y juegos para sus fans (a los que cariñosamente llama “flanes”). Consejos y propuestas para tener una vida más alegre, acompañados de las ilustraciones de Marko Torres, hacen del libro una experiencia interactiva.

Virtual Hero 2, de ElRubius. Ed. Planeta Después del éxito de su primer cómic, el vloguero español ElRubius regresa con la segunda parte: La torre imposible. En un mundo en que los universos de los videojuegos son reales, es necesario un héroe virtual para salvarlos a todos del caos en que están sumidos. Junto a sus amigos virtuales, Rubius debe resolver un gran misterio.

Girl Online, de Zoella. Ed. Montena La novela de Zoe Sugg relata la historia de Penny, una adolescente británica normal que termina envuelta en problemas cuando su blog se hace viral al contar su encuentro con Noah, un músico. Sin embargo, la fama virtual demuestra ser más complicada de lo que Penny esperaba.

Este libro te quiere, de PewDiePie. Ed. Malpaso El youtuber más popular del mundo publicó un libro con frases inspiradoras ilustradas. Algunas son serias, otras no: “No quieras ser tú mismo. Sé una pizza. Todo el mundo adora la pizza”. Centrado en el diseño gráfico, busca despertar la simpatía de los fans, quienes seguramente disfrutarán con los chistes del vloguero.

#Chupaelperro, de Germán Garmendia Por María Eugenia Coeymans, socióloga, escritora de literatura Infantil y ex presidenta de IBBY Chile. Germán Garmendia, youtuber con más de 28.000.000 de seguidores en el mundo de su canal Hola, soy Germán, quiere con su libro #Chupaelperro, “ayudar a incentivar la lectura”. Muchos de sus fans púberes y adolescentes sostienen no haber leído nunca. Germán confía en que este libro inicie un proceso lector. En él, el youtuber se dirige a los jóvenes como a un adulto cercano, usando un lenguaje mimético. De hecho, el título viene de una frase que el joven utiliza en sus videos para decir “vete al diablo”. Proporciona “germansejos” de su propia experiencia, consejos de cómo comportarse en distintas situaciones. Un 90% de estas recomendaciones conduce a un camino que estimo deseable por muchos padres, para sus hijos. Como Carl Rogers, invita a ponerse en los zapatos de quien se quiere ayudar. No así el 10% restante, especialmente el “Fúgate con tu novi@”, pues en su público hay una mayoría de menores de edad. Los “germansejos” son lugares comunes que apelan a la razón y emoción del lector; usan la @ inclusiva de género pero, el lenguaje no literario, alejado de la RAE, parece más orientado al público masculino, ese de “pelo en pecho” a quien se dirige en algunos de sus videos. Por último, un “germansejo” final: “todos los sueños son posibles si dejas de poner excusas y trabajas duro”.

HABÍA UNA VEZ

| 33


34 | HABÍA UNA VEZ


REPORTAJE

*

Booktubers,

mediadores de los pares El fenómeno de los booktubers (viralización de reseñas de libros, a través de un video, en Youtube) es una tendencia mundial que viene al alza y que echa por tierra la tradicional cantinela respecto a que los jóvenes de hoy en día no leen. Leen y se dejan recomendar lecturas por otros jóvenes que les hablan de sus mismos intereses en un lenguaje coloquial y cercano para ellos.

Ilustraciones de Cristian Garrido

Por Álvaro Soffia Serrano, Plan Nacional de Lectura - DIBAM

HABÍA UNA VEZ

| 35


S

i bien no arrastran masas de seguidores como los youtubers, recientemente los booktubers han sabido ganarse un espacio en las pantallas de los computadores juveniles y en las principales ferias internacionales del libro (¡en la última FIL de Guadalajara hasta andaban con guardaespaldas!) y la atención y mimo por parte de los editores, conscientes del enorme potencial de ventas que tienen como líderes de opinión, recomendando novedades editoriales entre sus miles de seguidores. Usar la tecnología en favor de la lectura A nuestro país, el fenómeno llegó para instalarse. En la región metropolitana existen agrupaciones que se reúnen periódicamente en espacios públicos, librerías y bibliotecas para realizar actividades en torno a sus lecturas en común o recomendarse lecturas nuevas, todo aderezado con juegos literarios como cuestionarios sobre las obras más señaladas y el incentivo de los premios, que suelen ser otros libros. Además, están en contacto con los cultores regionales, de Antofagasta, Puerto Montt o Las Cabras (O’Higgins), por nombrar algunos. No solo se dan likes mutuamente, sino que se recomiendan canales o claves sobre edición de video. Salta a la vista que se trata de códigos distintos a los de la cadena tradicional del libro (librerías, prensa escrita, crítica especializada, premios oficiales, etc.) y, justamente por eso, esta tendencia resulta interesante en cuanto a oportunidad de acercar a los jóvenes a la lectura “a través de” la tecnología y no “contra” la tecnología. Y es que para los “nativos digitales” da lo mismo el formato, lo importante es comunicarse, romper la soledad hiperconectada a través de sus propios canales (las redes sociales) sin importar tanto sobre qué se hable, sino más bien la intuición de que mediante esas plataformas es más probable encontrar personas con gustos afines.

36 | HABÍA UNA VEZ


“Los adultos no podemos cerrar los ojos ante esta tendencia ni quedarnos anclados en cómo han funcionado las cosas hasta ahora, perpetuando el error de oponer lectura versus tecnología; conviene adaptarse a los tiempos” En el centro del debate

Dos booktubers chilenos

Ahora bien, no son pocas las voces que cuestionan la validez de las recomendaciones o la liviandad de los géneros literarios comentados y que dudan del alcance real de estas tecnologías más allá de los centros urbanos. Los adultos, sobre todo los que dedicamos esfuerzos a contagiar el virus de la lectura en las nuevas generaciones, no podemos cerrar los ojos ante esta tendencia ni quedarnos anclados en cómo han funcionado las cosas hasta ahora, perpetuando el craso error de oponer lectura versus tecnología. Conviene, más bien, adaptarse a los tiempos y sacar provecho de las herramientas actuales.

Poly Godoy (26 años) es actriz, trabaja en un call center y su pasión desde los 12 años es leer, leer y leer. Tras escribir reseñas de libros en un blog, dio el salto al video en su canal de Youtube Made of paper, convirtiéndose en una booktuber con más de 6.000 seguidores. También de bloguero (aunque no de libros) pasó a ser booktuber Jonatan Araya, conocido en el mundillo como Yayo del Rey. Diseñador gráfico de profesión, recomienda sus lecturas a los casi 7.000 fans que siguen su canal Lectura con lentes. Ambos, desde hace tres años se han hecho conocidos como booktubers. Leen unos seis libros al mes, pero tienen unos 20 pendientes para leer; su ideal es hacer cada día un video, aunque el tiempo no siempre lo permite y terminan subiendo dos a la semana.

El futuro de los booktubers Resulta tentador desear que con el tiempo las reseñas de los booktubers se vayan desmarcando de las novedades editoriales “juveniles” y aparezcan voces que recomienden otros géneros y temáticas de lectura; que junto con forjar un estilo propio de comunicar y relacionarse con sus pares, vayan formando un gusto por descubrir sus intereses y fomentar la curiosidad. Leer no es solo leer literatura, sino que hay un sinfín de temáticas interesantes y entretenidas. Sólo hay que aventurarse a encontrar la obra indicada.

Los booktubers fomentan la lectura Este año fueron invitados al seminario “El rol del docente en el fomento lector”, en el marco de la la 29ª Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil de Providencia, organizada por la Cámara Chilena del Libro, en Santiago. Allí los pudimos conocer. Poly y Jonatan son grandes lectores desde pequeños. Todo empezó para ambos con los

HABÍA UNA VEZ

| 37


libros de Harry Potter, como les ocurre a muchos niños que han seguido de cerca la saga entera y se han maravillado e inmerso en el mundo de Hogwarts. Son jóvenes por lo que saben cómo dirigirse a públicos adolescentes, ese segmento etario que hasta hace poco no estaba muy considerado en el mundo editorial. Sus seguidores tienen entre 14 y 20 años, y aunque estos booktubers son un poquito mayores que esa edad, aún así, comparten a la perfección desde el lenguaje hasta los intereses de los más jóvenes. Y también, por eso mismo, saben cómo hacer llegar una reseña o un comentario de un libro. De ahí a que esos fans lean dicho libro, hay un pequeño paso. Poly reconoce que “uno ha generado una influencia (inesperada) tan grande en los seguidores. Pero eso no fue planeado desde el principio. Ninguno de nosotros empezó pensando en que haría un canal para fomentar la lectura”. Pero, al final, da resultado, porque “mucha gente accede al libro y lee el libro porque uno dijo que era bueno o, incluso, porque uno dijo que era malo”. Y Jonatan añade: “uno se da cuenta de que forma parte de este proceso, con un granito de arena, cuando alguien te para en la calle y te dice que ha leído un libro gracias a tu reseña. Es una remuneración espiritual que la gente lea”. El boca a boca y crear comunidades de lectura “Como la mayoría de los booktubers, yo tenía un blog de libros, inspirada en los muchos blogueros españoles y mexicanos que había leído”, dice Poly. “Después -continúa- me pasé al video y vi que era mucho más cercano, que uno llegaba más al público, ya que lo visual se consume más rápido. En el blog hay que profundizar, investigar y escribir una reseña”. Y la idea de grabarse surgió porque

38 | HABÍA UNA VEZ


“cuando estudiaba teatro, me iba muy mal cuando tenía que ponerme frente a la cámara, me ponía muy nerviosa. Un día un profe me dijo que me grabara todos los días para adquirir confianza. Así lo hice”. Y lo aprovechó bien. A su vez, nos explica una de las ventajas de que existan booktubers. “Antes, al niño que le gustara leer, andaba solo, se reían de él. Ahora leer es una buena moda, por decirlo de alguna manera. Hay booktubers, funciona el boca a boca y se genera una discusión a partir de la lectura y vivencia de un libro. Y así se crea un debate interesante”. Jonatan agrega que “es justamente eso lo que provoca el booktuber: una instancia en la que se crean comunidades de conversación”. Y si esa conversación es sobre libros, mejor. Las tendencias lectoras según los booktubers Jonatan nos cuenta que para los adolescentes “la llevan los héroes, Percy Jackson, los personajes femeninos, las heroínas, porque hacen que su imaginación crezca. Si bien los autores ponen al personaje, el escenario, el paisaje... los mismos jóvenes son protagonistas de los libros. Y ahí se reflejan”. Poly, por su parte, está segura de que “Harry Potter no sólo ha hecho un aporte en el nivel de lectura de los jóvenes sino también ha permitido que ahora haya más libros para jóvenes. Cuando era chica, lo único que había era Papelucho, Dónde estás, Constanza y Francisca, yo te amo. Ahora hay ibros de historias contemporáneas de amor, autoayuda, aventuras... Un mundo ilimitado de títulos chilenos y extranjeros, que ayudan a los jóvenes a encontrar un espacio”.

“Un booktuber provoca un debate interesante, una instancia en la que se crean comunidades de conversación; si esa conversación es sobre libros, mejor”

Los clásicos, ¿obligatorios? Poly opina que “cada uno tiene que leer lo que quiera. Pero si quieres crecer como lector, tienes que evolucionar y subir el nivel de tus lecturas. Es cierto que los clásicos son habitualmente escritos para los adultos y son difíciles de entender, lejanos para ellos”. Jonatan, por su parte, cree que

HABÍA UNA VEZ

| 39


“Los booktubers se autogestionan: se leen los libros, se graban, se editan, se hacen publicidad y difunden su trabajo, cada uno por su cuenta”

“quizá para las próximas generaciones el concepto del libro clásico va a estar más abierto. Harry Potter, por ejemplo, puede que, dentro de unos años, sea considerado como un clásico”. Cómo ser un booktuber “Es divertido ver, de vez en cuando, los primeros videos que uno hace”, señala Jonatan. Eran largos, de 15 minutos, y fooomes”. Ahora, tanto Poly como Jonatan, se graban, se editan, suben sus videos al canal, se hacen su propia publicidad y la difunden. Poly añade: “Es una auténtica pega, en la que cada uno hace todo solo”. Ahora los videos duran sólo 6 minutos, como mucho, y ya se les ve más confiados. Hace dos años que no compran libros porque las editoriales se los proporcionan a cambio de algo de difusión, ya sea como reseña en su canal, un comentario, una foto con él en redes sociales, etc. Confiesan que ya no sienten el peso que eso significaba antes, es decir, ya no se sienten presionados por las editoriales para que comenten de determinada manera los libros que les regalan. Tanto Poly como Jonatan aseguran que ellos sienten plena independencia al respecto. No se sienten obligados a decir que les gustan dichos títulos. “Si no me gusta el libro, lo digo. Incluso cuando digo que un libro es malo, duplico las visitas”, dice Jonatan. Al final de la entrevista, ambos se entretienen construyendo una larga lista para explicarnos y detallarnos cómo es (o debe ser) un booktuber: lo primero, coinciden los dos, hay que tener una cámara, pero basta con la del celular. Después, es muy útil que sea espontáneo, ágil, “busquilla”, creativo, saber marcar la diferencia (no valen dos booktubers iguales), saber también lo que se está diciendo y definir el sello personal de cada uno, de su canal y de los comentarios de sus libros.

40 | HABÍA UNA VEZ


Apoyo institucional Los booktubers tienen un gran potencial como mediadores de la lectura. Movidos por las motivaciones que sean, lo relevante es que leen y tienen muchos seguidores que se guían por sus recomendaciones. Por eso, desde el Sistema Nacional de Bibliotecas Públicas apuestan por apoyar la expansión de este fenómeno en cada comuna del país, ofreciendo capacitaciones gratuitas en el canal de Youtube, junto al acceso a computadores con herramientas de edición de video y, por supuesto, una actualizada colección bibliográfica que nutra sus lecturas, con el objetivo de transmitir el mensaje de que aunque el libro sea “caro”, leer es gratis.

HABÍA UNA VEZ

| 41


COLUMNA

*

Por Lily Del Pilar, escritora

Wattpad, un trampolín para publicar un libro En el mundo de las editoriales, lo más importante es destacar para que te vean

C

ontrario a la mayoría de los autores, mis inicios en la escritura fueron en internet. Yo nunca tuve esa etapa en la que guardara mis historias, porque solo me gustara escribir para mí. No, contrario al común denominador, muy desde el principio publiqué todo y de inmediato; ponía el punto final a un capítulo y lo subía a la red sin dudar, por lo que siempre estuve expuesta a la opinión pública. Me hice “conocida” y con ello logré que publicaran mi libro en papel, en la plataforma Wattpad. Pero mi comienzo no fue ahí. Partí escribiendo fanfiction (tu propia versión de la historia) de Harry Potter en la página Potterfics. Estuve feliz en ese sitio desde los 15 a los 19 años, donde, tras comenzar mi carrera universitaria a los 18, decidí dejar de lado la escritura porque veía solo un pasatiempo en ella. Y fue así, hasta que meses después de mi “retiro espiritual” hallé la página de Wattpad, una plataforma compuesta por autores y novelas. Era como una especie de red social pero más freak, porque podías “seguir” a un escritor y guardar su libro para que te llegara una “actualización” cuando subiera un capítulo. Además de todo eso, cada novela tenía la sección “Lecturas”, cantidad de personas que han entrado a leer los capítulos, “Votos”, a modo de likes en la plataforma, y “Comentarios”, donde la gente podía dejar su opinión. Así que yo, acostumbrada a recibir la opinión pública en todo lo que escribía, experimenté nuevamente las ganas de escribir porque siempre me ha gustado la cercanía hacia los lectores, que es lo que brinda que publicar en internet. Así, sin siquiera sentarme a planearlo medio segundo, empecé a escribir Mi vida es un desastre, libro que tras su éxito en Wattpad fue publicado en papel por la editorial Planeta. Y como logré la tan preciada publicación de la mano de una gran editorial, es de lo más normal que otros escritores se acercaran a pedirme consejos, a los que siempre he

“Wattpad es una plataforma compuesta por autores y novelas, una especie de red social pero más freak”

42 | HABÍA UNA VEZ


respondido con un: “sube tu historia a Wattpad”. “¿Y para qué?”, me preguntan. “Para que te publiquen”, contesto. “Ya, pero, ¿de verdad sirve Wattpad para eso?”. Y contesto a todos, que sí, porque según mi experiencia, sirve y mucho. Superar el primer filtro Voy a hacerles un ejercicio que consiste en ponerse en el lugar de la editorial para ver cómo funciona esto por dentro. Una editorial de las grandes recibe al año, más de 1.000 manuscritos, de autores desconocidos (o no tanto), a quienes no se les solicitó nada. De esos 1.000 manuscritos, solo se aceptarán unos 15, porque el resto de novelas o relatos que se publiquen en el año seguramente serán de autores extranjeros o nacionales, que ya hayan publicado antes. Suele ser así. Es decir, si eres escritor al que nunca se ha publicado en papel, tienes una probabilidad minúscula de que lo hagan. Casi suena como ganarse un concurso. Es por eso que aquí entran las plataformas como Wattpad, que tienen una doble función: le permiten al autor volverse conocido y a la editorial ver si funciona o no una novela. Porque deben saber que publicarle una obra a un escritor desconocido, es un enorme riesgo para la editorial, ya que no se sabe si funcionará, si gustará, si venderá; claro, la editorial tiene personas que leen manuscritos y hacen informes sobre ellos y en base a eso, decide si publicará una novela o no. Pero sigue existiendo la incertidumbre, porque es diferente que 3 personas digan que una obra es buena versus a 200.000 o más que digan lo mismo. Y eso es lo que te brinda Wattpad, porque si el autor se presenta en una editorial con las estadísticas de su libro, por ejemplo, el número de personas que lo han leído y a las que les ha gustado, datos que ofrece Wattpad, por supuesto que va a llamar la atención y, con eso, logrará desbloquear la primera gran puerta: que un editor lea la novela. Luego, si la publican o no, dependerá de cada escrito. Si ni consigue seducir al editor, no será porque no tuvieron tiempo de leerlo. En el mundo editorial, lo más importante es destacar para que te vean y con Wattpad uno puede lograr eso.

Lily Del Pilar es ingeniera civil, tiene 24 años y hace unos meses publicó la primera novela chilena proveniente de Wattpad, una plataforma que permite compartir historias y puede ser usada a través del celular o el computador. Mi vida es un desastre es una saga cuyo primer libro ha sido publicado por la editorial Planeta y ya es uno de los más vendidos en el mundo juvenil. Además, lleva más de 100.000 lecturas en la plataforma (tiene más de 43.600 seguidores). Sin tener ninguna relación previa con el mundo editorial, empezó a escribir a los 15 años, tras ser una gran devoradora de fanfics (fanfictions, otro nuevo formato que tienen los jóvenes para escribir, que consiste en hacer historias a partir de los libros que leen y de cuyos títulos, personajes y autores son fans: ficción de los fans). Como la obsesión de Lily era Harry Potter, se hizo asidua de Potterfics, hasta que incluso se lanzó a escribir sus propios fanfics del joven mago y su mundo. De ahí, nacen cuatro capítulos de la vida de Lily y James Potter, los padres de Harry, que al final sirvieron de inspiración base para esta trilogía, cuya primera parte (Mi vida es un desastre), ya conocemos, la segunda está en espera de seducir a alguna editorial y la tercera deambula por la cabeza de Lily Del Pilar.

HABÍA UNA VEZ

| 43


44 | HABÍA UNA VEZ


CRÓNICA

*

Bologna Children’s Book Fair 2016

Ilustraciones de Catalina Bu. Afiches para la delegación chilena en la Feria del Libro Infantil de Bolonia 2016.

o un ‘sudaca’ por la Feria de Bolonia La Feria del Libro Infantil de Bolonia es una exposición con lo más destacado en libros para niños y jóvenes. En ella confluyen editoriales, escritores e ilustradores de todo el mundo, se concretan reuniones para ver catálogos y portafolios, cerrar contratos, vender derechos y comprar traducciones. En su edición de 2016 recibió a una gran delegación chilena de editores e ilustradores. Una crónica de primera mano del paso por la Feria. Por Pablo Álvarez, editor en Ekaré Sur

HABÍA UNA VEZ

| 45


S

obre el stand de Polonia había unas manzanas. Tomé una mientras miraba libros. Deliciosas propuestas gráficas; herencias de décadas de ilustración, guerras, socialismo, tradición cartelista. Al salir del stand probé una manzana, que inmediatamente me llevó al puesto de una feria libre en San Bernardo, que se ponía todos los jueves y domingo en la calle de al lado del pasaje donde vivía. En la escena, tenía 15 años y las manzanas aún conservaban ese jugoso dulzor. Esa manzana que saqué del stand de Polonia, estoy seguro que la probé hace más de 10 años en San Bernardo. Pude ir a la Feria del Libro Infantil de Bolonia 2016 gracias al financiamiento del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, que realizó una convocatoria para enviar a una delegación de ilustradores y editores. La Feria es una exposición enorme con lo más destacado en libros para niños y jóvenes. Confluyen ahí, importantes editoriales, escritores e ilustradores de todo el mundo donde se presentan las últimas novedades, se concretan reuniones para ver catálogos y portafolios, cerrar contratos, vender derechos, comprar traducciones. Una plataforma, un puente, un punto de partida, una vitrina de las imágenes que rodean el mundo de los libros para niños y para jóvenes. Asimismo, todos los años, la Feria entrega reconocimientos a la producción de libros. Desde las mejores propuestas gráficas, textuales y editoriales para niños y jóvenes, el BolognaRagazzi Award, pasando por los premios al tercer mundo bajo un sutil New Horizons, y el Bologna Prize Best Children’s Publisher of the Year (BOP), que distingue a la mejor editorial por continente. Este año, en el afán por integrar, o segregar, no me quedó muy claro -pero suena lindo en la cita que hacen de Quentin Blake-, también se entregó un premio especial, el BolognaRagazzi Award for Disability, que reconoce la inclusión, la tolerancia, el respeto y la diversidad, entre otros muchos temas de moda en la producción de libros para

46 | HABÍA UNA VEZ

“La Feria de Bolonia es una plataforma, un vínculo, un punto de partida, una vitrina de las imágenes que rodean el mundo de los libros para niños y jóvenes”


“Un premio especial, el BolognaRagazzi Award for Disability, reconoce la inclusión, la tolerancia, el respeto y la diversidad, con la presencia de personajes discapacitados en los libros”

niños y jóvenes, con la presencia de personajes discapacitados en los libros. En ese mismo ítem, el de los premiados, me llamó profundamente la atención la colección de Media Vaca: Libros para mañana. En un interesante rescate editorial, estos cuatro libros, cuyos textos fueron escritos en los años 70, trabajan sobre temas de política para niños y niñas. Actualizados en su edición y, sobre todo, en la propuesta gráfica, son, sin duda, una línea a tener en cuenta en la nueva camada de producción de libros. Mención especial para No des puntada sin hilo (Editorial Amanuta, 2015), selección de refranes de Manuel Peña con ilustraciones bordadas por Maureen Chadwick, que fue distinguido en la categoría New Horizons: una muestra del buen trabajo que las editoras de Amanuta vienen realizando desde hace un tiempo, con una enorme proyección internacional y haciéndose lugar entre las miles de propuestas que año a año aparecen en el mercado.

En la comisión de ilustradores y editores se encontraba Sol Undurraga, seleccionada por segunda vez en la Bologna Illustrators Exhibition. Su destacada propuesta no pasa inadvertida para la mirada extranjera y es del gusto de los más prestigiosos sellos editoriales. No es menor que Nobrow, una editorial de altos estándares a nivel de imagen e impresión, haya puesto atención en su trabajo y la convocara a una cita durante la Feria. El premio recayó en el mexicano Juan Palomino, con una obra que está por debajo de sus reales capacidades como ilustrador. El resto de la comisión de ilustradores la completaban Francisca Yáñez, quien dio talleres en pequeños poblados de Italia junto al editor Paolo Primavera; Pati Aguilera, cuyo trabajo como ilustradora y directora de PLOP! Galería es fundamental, y tiene el reconocimiento de importantes editoriales de habla hispana y otras extranjeras y Paloma Valdivia, quizás la ilustradora chilena con más reconocimiento y trayectoria en el ámbito internacional, y que lo demuestra con cada nueva publicación.

HABÍA UNA VEZ

| 47


También nos representaron las editoriales chilenas Recrea Libros y Gata Gorda Ediciones. El catálogo de esta última se proyecta hacia el mundo con esa preocupación por encontrar un lenguaje universal a través de la imagen, es el caso de Mi lista de envidias o Tot; una editorial reciente con una interesante línea de internacionalización. Destaco, asimismo, las invitaciones especiales que recibieron Constanza Mekis, actual presidenta de IBBY Chile, quien se ha preocupado de renovar y dinamizar la institución; Lola Larra, la otra invitada por el Ministerio de Relaciones Exteriores, era la escritora que naturalmente debía ir a la Feria: autora de la novela más premiada de 2015 en Chile, Al sur de la Alameda, no podía restarse de este evento. Y lo hizo con una charla

48 | HABÍA UNA VEZ

excepcional ante niños y jóvenes italianos, que escuchaban con asombro cómo los estudiantes en Chile se tomaban los colegios. Será imborrable la pregunta de un chico, de unos 10 años, que en italiano le preguntó a la escritora (la traducción no es mía): “¿Cómo estos niños juntan el valor para ocupar los colegios?”. Sin duda, una de las preguntas más lúcidas de la jornada. Un reconocimiento muy especial fue el BOP, que lo entregan todos los editores que participan con un stand en la Feria. Ediciones Ekaré estaba nominada como Mejor Editorial del año por Centro y Sudamérica. La sorpresa fue mayor cuando, en la Biblioteca dell’Archigginasio, Ediciones Ekaré fue reconocida con el premio “por establecer un


puente entre la vieja Europa y el Nuevo Mundo. Editorial refinada y elegante, de referencia para jóvenes talentos de la ilustración y países con un fuerte desarrollo cultural, como, por ejemplo, Chile”. Sin duda, un premio al trabajo que por casi cuarenta años han desarrollado Verónica Uribe -quien participara en el comité editorial de nuestra revista durante los cinco primeros añosy Carmen Diana Dearden, y que ha trascendido en todos quienes aportan a diario en el trabajo de esta editorial. El último día de Feria, la tarde en que salí de esos galpones, impresionado aún por el stand checo, la sofisticación del francés, lo multiforme del chino, el ruso, clásico y vanguardista a la vez, y las sorprendentes editoriales portuguesas, me encuentro con tres tipos que van fumando.

“Ekaré premiada por establecer un puente entre la vieja Europa y el Nuevo Mundo; editorial refinada y elegante, de referencia para jóvenes talentos”

Me miran de pies a cabeza. Cargo muchas bolsas con libros, encargos y esa compulsión por tenerlo todo. Miran las bolsas, la cámara y mi imposibilidad de poder correr con tanto bulto encima. Debía cruzar un parque que está justo fuera de la Feria, donde hay un edificio pequeño precioso, como una instalación. Los tipos se adelantan y yo aprovecho para ralentizar el paso. De pronto un silbido, levanto la cabeza, y unos ilustradores españoles que conocí entre spritz y birras, me alertan de la situación, que ponga ojo en los tres bandidos, como en una desafortunada cita al maestro. No sé si fue el silbido o la complicidad con los españoles, pero los tres italianos siguieron caminando y los perdí de vista. Al final del parque -yo había decidido cortarlo en una diagonal- me encontré con el ilustrador argentino Gusti, que había tomado el camino lateral. Se acerca, con ese aire medio místico, medio de gurú de la Patagonia, y me dice: “Ché, flaco, casi te afanan esos chorros”, mientras fuma su tabaco liado hace unos minutos. Sorprendido por el repentino saludo de quien acababa de ganar el premio mayor de la categoría Disability en Bologna, no atino a ninguna conversación inteligente y lo felicito por el premio. Mi torpeza no fue tanta, pues inmediatamente pasamos a hablar de qué es la inclusión en la literatura y en el arte; qué es eso de hacer libros para discapacitados; qué es eso de hacer evidente la diferencia. Nos divertimos conversando hasta el hotel. Ya se me habían olvidado los “chorros” italianos. Yo comía una manzana y el fumaba un tabaco. Un Gitanes, probablemente. Un poco antes de despedirnos, me dice: “Ché, yo no sé qué es eso de la inclusión. Yo hice este libro para mi hijo y ya está. Y si me hablan de inclusión, dejame decirte que no hay nada más inclusivo que la ilustración, donde usamos todas las técnicas, todos los colores, todos los materiales para expresar algo. Eso es inclusión”. En ese momento elevé a Gusti a la calidad de autor. Nos separamos en la recepción del hotel. Gusti tomó la derecha y yo, la izquierda.

HABÍA UNA VEZ

| 49


NUESTRO ILUSTRADOR

*

Por Carlos Reyes, guionista de historietas y miembro fundador de ergocomics.cl

Gabriel Ebensperger, autor e ilustrador de Gay Gigante:

“ Lo único que podía

hacer para salvarme era este libro” Gabriel Ebensperger tiene 33 años y a los 32 ya era bien conocido por su obra Gay Gigante, que surge en pleno panorama literario en el que las novelas gráficas constituyen una nueva fuerza. Es una autobiografía que aborda todos los miedos que puede sentir un niño, adolescente y adulto que se reconoce gay, en los años 90 en Chile. Nos ha ilustrado la portada de este número, como fiel reflejo del joven que lucha por lo que quiere, con temor a un mundo que le resulta adverso, pero que sigue hacia delante. Un alma joven en potencia que, a través, de los libros puede buscar y encontrar su identidad, cualquiera que esta sea.

50 | HABÍA UNA VEZ


Gabriel Ebensperger Nació el 16 de junio de 1983, en Viña del Mar. Desde pequeño se dedicó al dibujo, la pintura y la fotografía. Estudió Diseño Gráfico en la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso.

Ilustraciones de Gabriel Ebensperger

L

a novela gráfica Gay Gigante (editorial Catalonia) se ha convertido en una de las historietas más importantes de 2015. Su autor, Gabriel Ebensperger, ha convertido sus miedos en páginas de historieta autobiográfica que ha encontrado lectores que han sintonizado perfectamente con este relato. ¿Por qué? Porque se conectan con alguien que recorre una desesperada (y alegre) búsqueda de la propia identidad. Se trata de una historieta que abre nuevos caminos temáticos para el arte del cómic en nuestro país y se planta con desenfado y mucho humor frente a la discriminación y los numerosos prejuicios que la comunidad Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales (LGBT) chilena aún debe enfrentar. Gay Gigante es una historia privada que justamente por su cualidad particular se vuelve colectiva, porque de miedos y temores está hecho el tortuoso camino del autodescubrimiento de todos nosotros, más allá de nuestra sexualidad y más acá de la diversidad que nos hace verdaderamente humanos.

HABÍA UNA VEZ

| 51


La bajada de Gay Gigante es “Una historia sobre el miedo”. ¿Te paralizó alguna vez ese miedo? -El libro habla sobre un tipo de miedo a no poder pasar desapercibido, a no poder esconderte de ser visto (valga la redundancia). Al crecer no me di cuenta de todo el daño que ese miedo me había hecho, porque para mí de a poco se fue convirtiendo en parte de mi vida cotidiana, un modo en que me sentía a menudo. Pero ahora que puedo recordar y reflexionar con más distancia, con más vivencias en el cuerpo y algo de madurez, me puedo dar cuenta de que sí me paralizó bastante. Cuando tienes miedo, no puedes vivir el presente, porque estás temiendo cosas que -según tú- podrían pasarte. Estás gastándote mentalmente, emocionalmente y espiritualmente en cosas que no existen. Y llega un punto en que vives en una dimensión paralela, ahí vives paralizado. Ese miedo no me dejó disfrutar grandes aspectos de una vida muy linda que me tocó tener. Vuelvo a todos esos recuerdos y pienso “pucha, fue todo tan lindo, tan bacán, podría haber sido tan feliz y disfrutar tanto, pero estaba todo el tiempo angustiado pensando leseras”. Tu novela gráfica está llena de humor, pero en ocasiones lo que cuentas no es nada gracioso como en la página 73, en la que, desnudo frente al espejo del baño, dices: “Esta faz es un disfraz”… ¿Fue la realización de este libro una especie de terapia, de lanzarlo todo afuera? ¿Cómo lo encaraste? -Como a mucha gente le debe pasar, este libro sucedió en el momento en que tuvo que pasar. Y no se creó en circunstancias muy normales que digamos, tampoco. Hacía un par de años que el proyecto estaba lentamente armándose, pero cuando tomé la decisión de dedicarme al 100% a él hasta terminarlo por completo, la situación en la que estaba era delicada. Estaba en un trabajo que había querido tener siempre, pero que se había tornado intolerable. Mi salud, física, emocional y mental, estaba comprometida. Lo bueno de este tipo de momentos en la vida es que tomar decisiones grandes se vuelve fácil cuando ya no tienes más alternativas. Lo único que podía hacer, que no era dañino para mí en ese momento, era este libro. Renunciar a ese trabajo y alejarme de ese ambiente violento, dejar Santiago y volver a vivir en Viña. Regenerarme. Terminar el libro.

52 | HABÍA UNA VEZ


“Mi infancia fue tan linda, tan bacán, que podría haber sido feliz y disfrutar tanto, pero estaba todo el tiempo angustiado pensando leseras”. En ese sentido, hacerlo fue un salvavidas. Un tiempo después de todo ese proceso, me doy cuenta de que sí fue una terapia, sin duda. La forma que tomó fue, además, súper inesperada para mí y tuvo todo que ver con los eventos que gatillaron la decisión de dedicarme a esto. Hay dos ideas que desde el título persisten página a página y son, primero, la de un gay gigante que no se puede esconder y, segundo, la de la dicotomía normal/anormal. ¿Es así? -El libro como objeto es un libro fucsia diseñado para que el lector sea observado. En ese sentido, es un artefacto para que el lector se sienta extraño. Parte de una otredad. Parte de “los otros”. Y ha dado resultado. Me ha escrito gente hetero contándome cómo los miran en el metro, en un parque, en un café. No solo la historia es un ejercicio de empatía. ¿Pensaste de verdad alguna vez que ocultarte, fingir ante los demás era la solución? -Mira, nunca fue una operación consciente. Tampoco fingí ni mentí, simplemente no decía lo que me estaba pasando. Tuve un par de pololas en el colegio, por ejemplo. Eso podría interpretarse como fingir, pero también es parte de las vivencias de la edad. De ir conociendo la sexualidad de uno. Yo no tenía cómo conocer a otros gays y tampoco tenía la certeza ni la seguridad de que yo fuera uno de ellos, realmente,

HABÍA UNA VEZ

| 53


haciendo lo mejor que puede hacer en el momento. Nadie está tratando de hacerle un mal al otro. Si a los 14 años yo hubiera tenido la información, claridad, seguridad y madurez para aceptar mi sexualidad y ser transparente con mis amigos, compañeros de colegio y mi familia, habría sido súper complejo, no me lo puedo imaginar. Por ejemplo, año 1998. La gente era harto más “monga” en ese entonces. El mundo era harto más “heteronormado” hace 18 años. A veces pienso que me habría encantado iniciar mi maduración antes, pero quizás es verdad eso de que todo pasa en su momento, pero uno no lo sabe. Gráficamente arremetiste con un cliché consciente: un libro rosa que además tiene una doble portada. ¿Una broma sobre el temor o la hipocresía?

(a pesar de que me encantaran mis amigos “minos”). Yo solo estaba viviendo a medida que pasaban las cosas, lo mejor que podía. Por suerte, no llegué al punto de cumplir 30, casarme con una “mina”, al año siguiente separarme y salir del clóset. Eso es más complejo, pero tampoco es llegar y juzgar a la gente de mentirosos. Las circunstancias son todas complejas, y cada uno está siempre

54 | HABÍA UNA VEZ

-La doble portada es una broma sobre el temor, la hipocresía y un sarcasmo apuntado a todas las instituciones y grupos con trasfondos religiosos y moralistas que creen ser superiores a los demás y tienen el descaro de estar siempre interviniendo en asuntos que afectan a una población que es diversa. Irónicamente, no te imaginas a la cantidad de personas a las que les podría haber resultado útil el uso de la portada falsa. Te digo esto porque no han sido pocos quienes me han contado cómo en la calle los han increpado por el libro. A una niña que lo estaba leyendo en un parque, una vieja le gritó “¡cochina!”. A un amigo que lo estaba leyendo en un café, una señora con niños le preguntó


si encontraba apropiado estar leyendo algo así en un lugar con niños presentes. ¡Qué horrible!… Otra cosa que llama la atención es la frescura y soltura de los diálogos. ¿Es algo que se te da fácil o es fruto de mucha escritura y corrección? -Muchas gracias, que buen piropo. Parece que es algo que se me da, porque el libro no se editó ni corrigió casi nada. Fue todo prácticamente de corrido, sobre la marcha. Me guío de oído, siento, por cómo va sonando y si se entiende, va bien. Gay Gigante no es un libro militante de la lucha del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (MOVILH) ni de la Fundación Iguales, que son los grupos más conocidos por la ciudadanía. ¿Cómo te sitúas respecto a esas organizaciones? -Yo me considero un activista. Este libro es parte de ese activismo y espero poder contribuir más en el futuro a que más personas recobren la capacidad de ponerse en los zapatos de otro, y en consecuencia vayan modificando su modo de ver y sentir las cosas. No es un proceso que suceda de la noche a la mañana. Esta lucha es una lucha sentimental y lo que yo estoy tratando de generar, ofreciendo mi historia, es empatía. Un momento memorable en la historieta es cuando nos muestras tus tempranas preferencias por el mundo de las muñecas Barbie, el agente Cobra o las Jem.

-Fueron tiempos y momentos súper importantes de mi vida, así que no podían no existir para poder conocer al gay gigante. También hubo que filtrar y poner lo que más me sirviera resaltar. Pero creo que habrán instancias nuevas para otros asuntos memorables que se perdieron y que podrían surgir en el segundo libro.

HABÍA UNA VEZ

| 55


Otra confesión notable es la de tu primera masturbación con Fox Mulder. ¿Por qué la autobiografía se acerca tanto a una intimidad que para algunos puede ser casi intimidante? -Tiene que ver con algo que te dije anteriormente. Este libro lo hice en un momento en el que sentía que se había “terminado todo”. Podía hacer lo que quisiera y tenía un impulso de estar haciendo algo que podía ser lo ultimo que hiciera. Como si me fuera a morir. Súper dramático, pero me ayudó un montón. En un sentido, sí me estaba muriendo y lo hice. Haciendo el libro me acordaba constantemente de una película animada de Garfield, que vi un par de veces cuando era bien chico, con mis hermanos. Garfield in Paradise se llamaba. En ella John Bonachón, Oddie y Garfield viajan de vacaciones a una isla símil a Hawaii. John, siempre medio cagón, termina en un hotel/motel bien malo que no tiene ni playa. Arriendan un auto para ir en busca de una y les pasan un Chevrolet Bel Air (esos autos redonditos sesenteros parecidos a un Cadillac). Buscando la playa se meten a una jungla

56 | HABÍA UNA VEZ

y se encuentran con unos nativos que comienzan a arrodillarse y adorar el auto. ¿Qué pasaba? En los años 50 un “mino” tipo James Dean, en un auto igual a ese, había salvado al pueblo nativo del volcán en erupción, sacrificándose a sí mismo al tirarse con auto y todo al volcán. Obvio, el volcán se vuelve activo de nuevo, la princesa del pueblo nativo trata de ofrecerse y el volcán la rechaza, y Garfield decide tirar el auto arrendado al volcán y salva a todos. Fin. Me acordaba de todo eso y sentía que existía un volcán en erupción que me iba a matar. Y que lo único que podía hacer para salvarme era crear este libro y tenía que ser completamente honesto o todo este esfuerzo no serviría de nada. Tenía que ofrecerle mi vida y hacerlo en serio. Así lo hice. Gay Gigante está lleno de referencias a la cultura pop: cine, televisión, música… -A medida que crecía no me acompañó tanto la lectura, pero sí todo lo audiovisual. Es divertido como


todas las cosas que te van deslumbrando en distintos momentos de tu vida, se van anudando con otras cosas de ella, desde olores hasta tu propia sexualidad y, después de más de 20 años, todo eso son botones que existen y se presionan constantemente. Todo lo que vemos, escuchamos y absorbemos porque nos ha dado curiosidad o hecho felices, es uno. En el libro, los textos son muy importantes, ocupando los grafismos un espacio a página completa. ¿Los ves también como dibujos, como elementos de diseño? Así es. Por eso no quise usar una tipografía dentro del libro. Siempre quise escribir todo manualmente. Quise, además, crear dos instancias narrativas. Por un lado, las páginas completas de texto grande, que construyen la narración central del libro o la voz en off. Por otra, las viñetas (que pueden ser dibujos con anotaciones o segmentos con estructura de historieta) que actúan como ventanas en que la historia puede profundizar en algo que es nombrado. Esas dos jerarquías me dieron la capacidad de modular la cadencia de la historia. Ahora que lo dices, sí es cierto, todo se lee perfectamente sin necesidad de comprender esa sutileza narrativa. ¿Sientes que a la historieta chilena, le hace falta hablar de nuevos temas como este? ¿Es necesario abrir más las puertas de lo temático? -Sé que hay bastante diversidad, pero no soy un gran consumidor de ella. De hecho, para serte muy franco, no soy un gran consumidor de historietas o novelas gráficas. Sí tengo un par de preferidas, pero no miro mucho. Veo todas las películas que existen. De ahí y de la música me nutro. Aún así es bueno que la diversidad se amplíe. También creo que las cosas pasan cuando tienen que pasar, y que cuando se fuerzan, se nota. Hay que abrirle las puertas a lo diverso en el más amplio sentido de la palabra. ¿Estás sorprendido con el éxito del libro o lo esperabas? ¿Qué te ha conectado con tus lectores? Sí y no. Estuve aislado en el año que tomó terminarlo y lo terminé bastante encima de su lanzamiento. En realidad no tuve mucho tiempo ni instancias para imaginar lo que pasaría después. Solo pensaba

“Las cosas pasan cuando tienen que pasar, por lo que hay que abrirle las puertas a lo diverso y lo digo en el más amplio sentido de la palabra” “tengo que terminar, tengo que terminar, tengo que lograr terminar esto y que me guste”. No paré hasta que así fue. Al final, hubo meses en que de lunes a domingo, las jornadas de trabajo duraban 16 horas (pareciera que cuando se dibuja, el tiempo muta, es en cámara lenta y usas tooodo el día). Tuve un par de momentos de vértigo gracias a unos “pitos” atómicos que llegaron a mis manos en alguna fiesta, y me puse a pensar en el juicio de mis pares por el tremendo acto de autorreferencia, que estaba por cometer. Me doy cuenta de que el libro es un éxito sólo a veces; no es algo en lo que piense todo el rato. Es un alivio no haberme equivocado. Y también es un tremendo alivio para mí haber creado algo, por primera vez, que no me sirve sólo a mí, sino que le servirá a muchos. Es como tener la conciencia tranquila. Siento que estoy sólo comenzando. Lo que ha facilitado la conexión con los lectores es la transparencia. Cuando los lectores están dentro del libro y se dan cuenta de que hay una historia genuina, vulnerable y que no disimula nada, se baja una barrera, hay empatía. Esta historia no es tan distinta a cualquier otra. Ya perdió el miedo. Ahí se encuentra una compañía para ese niño que en algún aspecto, también fue o es.

HABÍA UNA VEZ

| 57


RECORDANDO A...

*

Por Mauricio Paredes, escritor

Roald Dahl El gigante de la literatura infantil El 13 de septiembre de este año se cumplirían 100 años del nacimiento de Roald Dahl, un escritor inglés brillante, cuya entretenida forma de contar las cosas lo llevó a que los niños (y los no tanto) devoren su prolífica obra hasta el día de hoy. Pero, hay que decirlo, Dahl no era un sujeto fácil. A través de entretenidas y mágicas historias, introducía reflexiones personales y éticas, utilizando su irónico humor inglés y una heredada fantasía noruega. En este número, hacemos un homenaje a este grande, a quien rodean sorprendentes vivencias que sirvieron de inspiración para muchos de sus libros y personajes.

Matilda. Ilustración de Quentin Blake

58 | HABÍA UNA VEZ


Ilustración de María Paz Muñoz C.

E

ste año, 2016, se estrena The BFG, en castellano, Mi amigo el gigante, basada en el libro El gran gigante bonachón, de Roald Dahl. Fueron necesarios más de 25 años para que esta joya de la literatura infantil llegara a la pantalla con actores de carne y hueso. Fue necesario que Steven Spielberg dirigiera por primera vez en su vida una película de Disney. Fue necesaria la actual tecnología de imágenes generadas por computador (CGI) para mostrar la inmensidad del mundo imaginario creado por el autor galés. Fue necesario que la adaptación del texto la hiciera Melissa Mathison, quien escribió muy pocos guiones, pero uno de ellos fue nada menos que E.T., el extraterrestre. Ella estuvo casada con Harrison Ford, fue gran amiga del Dalai Lama y murió de cáncer al poco tiempo de haber terminado este trabajo. Fue necesario que el papel del gigante lo tuviera Mark Rylance, ganador del Oscar por su extraordinaria representación de un agente soviético en Puente de espías a quien el personaje de Tom Hanks le preguntaba con insistencia si no estaba preocupado por su oscuro destino, ante lo cual él respondía con un cándido y astuto “¿sería de alguna ayuda?”.

¿Y por qué tanto esfuerzo y tantas dificultades? Porque Dahl no es fácil y parte de su genialidad es parecer extremadamente sencillo. Roald Dahl escribía en el lenguaje de la paradoja. Sus libros son tan entretenidos que uno los devora y queda ansioso por más, pero al mismo tiempo y casi “como quien no quiere la cosa” plantea desafíos éticos que hacen tiritar a muchos adultos. Los padres y profesores que aparecen en sus cuentos no siempre son buenos, de hecho pueden ser horribles como en Matilda. Los personajes se comportan de manera errática, como Willy Wonka en Charlie y la fábrica de chocolate o definitivamente absurda y agresiva, como en Los Cretinos. Tratar a los lectores como seres inteligentes y con criterio siempre ha traído consecuencias. Por un lado, la admiración casi reverencial que le profesamos sus seguidores y, por otro, la irritación furiosa de quienes creen que la literatura infantil debe ser un medio para el adoctrinamiento moral de los niños. Dahl fue acusado de racista, entre muchos, por la Asociación Nacional para el Programa de las Personas de Color, en Estados Unidos, e incluso tuvo que modificar a los Oompa Loompas, quienes originalmente eran

HABÍA UNA VEZ

| 59


pigmeos africanos y luego se vio obligado a describirlos como de raza blanca y rubios. Con toda seguridad, los líderes de la llamada “PC Police” —policía de lo políticamente correcto— deben sufrir con las maravillosas barbaridades de este escritor, tan cándido y astuto como Rudolf Abel, el ruso de Puente de espías. Y sí, de hecho Dahl fue espía para la monarquía británica (jugando con fuego escribió el guión de James Bond Sólo se vive dos veces, con Sean Connery), además de ser piloto de la Real Fuera Aérea Británica (RAF) e inventor de la válvula Wade-Dahl-Till para personas con hidrocefalia (luego de que el coche de su hijo de cuatro meses, Theo, fuese atropellado por un taxi y notar que la válvula Holter que le pusieron se trababa con demasiada frecuencia). En El gran gigante bonachón encontramos una metáfora que resume lo que es el propósito y sentido de un autor de libros para niños. Un gigante bueno (Dahl medía 1,98 m), con un lenguaje inventado y enredado a más no poder (la fascinación por las palabras), que escucha el murmullo de la imaginación con sus grandes orejas (gran parte de la creación artística es estar atento a lo que nos rodea y e identificar detalles), luego captura estas fantasías y las mezcla en botellas (el oficio de escritor, el ser capaz de llevar las ideas etéreas al texto concreto) y finalmente las sopla por una larga trompeta dentro de los dormitorios de los niños, para que formen parte de sus sueños (el premio mayor de cualquier artista es, sin duda, ser capaz de conmover, que su trabajo trascienda hasta llegar al inconsciente de las personas).

60 | HABÍA UNA VEZ


La pequeña huérfana que acompaña al gigante es Sophie, en honor a su nieta, quien ahora mide 1,83 m, está casada con el músico Jamie Cullum y fue modelo “plus size” para Vogue, pero que después sufrió fuertes críticas por bajar de peso, siguiendo la tradición familiar de recibir ataques aviesos porque sí y porque no. ¿Enganchó ella en esta discusión tan contemporánea en la que todos los animales están obligados a ser iguales, pero algunos son más iguales que otros? Claro que no, al igual que su abuelo, no lo hacía porque “¿sería de alguna ayuda?”. El estilo de Dahl conjuga la ironía del humor inglés con la fantasía mítica de Noruega, de donde eran sus abuelos. Esta fascinación por lo sobrenatural se puede apreciar en toda su obra, pero con particular fuerza en Las brujas. Ophelia, una de sus hijas, una vez dijo en una entrevista que “nuestra vida era como un cuento de hadas oscuro”. Resulta evidente que no sólo sus raíces llevaron a este gran escritor a tener una personalidad mágica y a la vez reservada en extremo, risueño y también demandante, de luces y sombras muy marcadas. También hay que tener en cuenta una vida intensa y con grandes momentos de dolor. Su hija Olivia murió a los siete años producto de una encefalitis derivada del sarampión. A ella le dedicó James y el durazno gigante cuando nació y el propio El Gran Gigante bonachón cuando murió. Luego de esta tragedia, Dahl perdió su fe en Dios y se enfrascó en un insólito debate con un arzobispo, quien le dijo que Olivia estaría en el Paraíso, pero no con su perro. Estuvo casado con la talentosa actriz estadounidense Patricia Neal, ganadora de un Oscar, a quien conoció en una de las elegantes comidas en donde Dahl utilizaba su encanto para su labor de espionaje. En 1965, cuando ella llevaba 12 años de casada con el escritor británico, sufrió tres accidentes cerebro vasculares. Dahl se encargó de su rehabilitación y, como si se tratara de un libro, él inició un romance con Felicity Crosland, una de las mejores amigas de Neal, lo cual llevó finalmente al divorcio después de 30 años de matrimonio. Patricia se hizo católica poco antes de morir y Felicity siguió viviendo en la “Gispy House”, donde Dahl escribió todas sus obras, y es visitada con frecuencia por sus hijastros. Roald Dahl fue amigo de Hemingway y de Ian Fleming y fue catador de chocolates para Cadbury’s Murió en 1990 de una enfermedad a la médula ósea y lo enterraron con su taco de billar, lápices de mina y una botella de borgoña.

HABÍA UNA VEZ

| 61


MIS FAVORITOS

* María Teresa Andruetto

Literatura para todos los gustos

Premio Hans Christian Andersen 2012, conocida y reconocida por el mundo entero por su pluma, navega por todos los géneros “para no sentirme cómoda en ninguno”, como dijo en una entrevista publicada tras recibir el galardón más importante en literatura infantil y juvenil. Recientemente tuvimos la suerte de tenerla en Chile, impartiendo charlas magistrales en la red de Bibliotecas Futuro UC* y aquí nos cuenta cuáles son sus libros favoritos y por qué.

El mejor regalo literario para un niño La voz de alguien querido susurrando un cuento, cantándole una canción al oído. Un libro que hace reír Los libros de Edward Gorey, que en castellano editó Zorro Rojo. O El contador de cuentos de Saki (hay una edición hermosa de Ekaré) o, también, Las aventuras de Tom Sawyer, de Mark Twain. Se trata de risas distintas, a veces de sonrisas o muecas ante la sorpresa y el desenfado. No se puede evitar llorar con este libro Tal vez Rosa Blanca, de Roberto Innocenti, editado por Loguez. Es quizás uno de los álbumes más logrados. O, en el otro extremo, el recuerdo de un libro de infancia cuya lectura me introdujo en el melodrama: Corazón, de Edmundo de Amicis.

*En el marco del proyecto “Primera Jornada Formativa y experiencias de lectura”, financiado por el CNCA, Fondo del Libro 2016.

62 | HABÍA UNA VEZ

Para cautivar a un adolescente no lector Quizá ese adolescente deba leer otros libros antes para llegar hasta ahí, pero Más que humano (Minotauro), de Theodore Sturgeon; Mundo feliz (hay muchas ediciones, podría ser la de Plaza & Janés), de Aldous


Huxley, o El trino del diablo (Comunicarte), de Daniel Moyano, creo lo ayudarían a pensar en el mundo que se les abre (o se les cierra) ante sus ojos. O el conmovedor El libro del verano, de Tove Jansson (Siruela), espléndido para alguien que esté formándose. Un libro que no falte a la hora del cuentacuentos Me quedaría con Lejos como mi querer, de Marina Colasanti, tan delicado para convertirse en “cuento en boca”. Mi libro álbum favorito es… Ahora que ha cumplido cuarenta años de existencia y se ha hecho una edición conmemorativa, me decidiría por La línea, de Beatriz Doumerc y Ayax Barnes, editado por Ediciones del Eclipse. Se trata de un libro emblemático en la literatura argentina, un álbum hecho por un par de adelantados cuando no se hablaba siquiera de libros álbum. Mi mejor novela juvenil Adoro El tigre en la vitrina, de la escritora griega Alki Zei, publicado por Empuries Editorial y, según creo, largamente agotado (yo lo tengo desde hace 30 años en una fotocopia anillada, con las hojas gastadas), creo que Babel libros, de Bogotá, está por reeditarlo y, si es así, ¡me da mucha alegría! El ilustrador que más me gusta Adoro a la argentina Aída Carballo, aunque no haya ilustrado libros para niños. Me conmueve mucho la brasileña Angela Lagos. En los libros para niños hay muchos grandes en mi país y en el mundo, y entre los grandes, Tomi Ungerer es muy grande. La biblioteca donde encuentro todo La que está en mi memoria, hecha de la biblioteca que tengo en casa, más varias bibliotecas que he consultado en mi vida, además de los libros comprados, lo consultado, lo que leí de prestado... El libro que hoy tengo sobre mi velador Una novela de Sandra Lorenzano y, ahora mismo, unos poemas de María Lara Millapán.

HABÍA UNA VEZ

| 63


DOSIS DE LECTURA

*

LOS

EXTRAÑAMIENTOS Martín Blasco Ilustraciones de Gualicho Editorial Alfaguara Argentina, 2013

La llegada

L

legamos a la casa una noche en la que mamá estaba resfriada. Lo primero que me llamó la atención es que “la Casa” no fuera en realidad una casa sino un edificio,

un edificio muy antiguo, con puertas altísimas como para gigantes.

Lucy nos abrió la puerta. En lo que era el antiguo recibidor había una familia durmiendo: marido, mujer y dos hijas, todos en colchones en el piso, uno al lado de otro.

Tuvimos que pasar con nuestras cosas por encima de ellos tratando de no despertarlos. Después Lucy nos explicó

que durante el día levantan los colchones para que los inquilinos puedan entrar y salir sin problema. Por el pasillo se podía ver algunas puertas abiertas; de una habitación venían unos ronquidos fuertes, en otra pude ver una pierna que se asomaba entre las sábanas. Ante la puerta de la que iba a ser nuestra habitación, Lucy sonrió y dijo:

—Mañana hablamos… 64 | HABÍA UNA VEZ


Entramos las cosas como pudimos. No había luz porque la lamparita estaba quemada. A pesar de la oscuridad, se notaba que todo estaba muy sucio.

Mamá tiró los colchones en el piso y nos acostamos a dormir.

Casa tomada ¿Dónde estamos? En un

conventillo o “casa tomada”, así le dicen. En realidad es un edificio de tres pisos abandonado. Pero abandonado no quiere decir deshabitado: adentro viven más de cien personas. Alguna vez,

hace mucho tiempo, este fue un edificio de lujo, seguramente de alguna familia muy rica. Por alguna razón,

(por alguna peste, supongo, la amarilla por ejemplo) y con los años fue

el edificio fue abandonado

poniéndose cada vez más viejo y pobre. Entonces, gente que no tenía casa aprovechó para meterse y vivir adentro. Primero uno, después otro, cada uno con su familia, hasta que el edificio quedó completamente

A eso se le llama una “casa tomada”. En la ciudad

lleno.

hay un montón más. Yo antes no me daba cuenta, pasaba por delante de edificios que parecían abandonados pero en los que vivía gente y no sabía bien qué eran. Ahora los reconozco en seguida.

¿Y por qué nos mudamos a una “casa tomada”?

La verdad es que con mi madre hemos vivido

en multitud de lugares, desde que nací creo que ya tuve más de diez viviendas, o esa es la cantidad que puedo recordar. Hasta hace poco vivíamos con mi mamá en un departamento común, un

departamento chiquito dentro de un edificio chiquito, mucho más chiquito que la “casa tomada”, pero nuevo y con ascensor. Y

ahí alquilábamos. Un día subió el precio del alquiler y no lo pudimos pagar más. Entonces

“¿Por qué no te venís a vivir conmigo a la Casa?”. Así dijo: “Conmigo a la Casa”.

una amiga de mamá, Lucy, le dijo:

Yo estaba escuchando y traté de imaginar cómo sería la casa de Lucy. No sé por qué siempre la primera imagen que me viene a

la cabeza cuando escucho la palabra “casa” es una de esas que dibujan los nenes (yo también, cuando era más chico, ahora dejé de dibujar porque lo hago muy mal), esas con dos ventanas como ojos y la puerta en el medio como una boca.

En la ciudad no suele haber ese tipo de casas, solo edificios, así que pensé que nos mudaríamos fuera de la ciudad, a algún lugar con mucho verde. No sería la primera vez; una temporada nos instalamos en la quinta de un matrimonio amigo que se había ido de viaje. Era genial, hasta había pileta.

¿Por qué no tenemos plata? Todo tiene una razón y también hay una para explicar por qué no pudimos seguir pagando el alquiler: no teníamos más plata.

HABÍA UNA VEZ

| 65


RECOMENDADOS

* Los libros más recomendados y las últimas novedades editoriales

66 | HABÍA UNA VEZ


HABÍA UNA VEZ

| 67


RECOMENDADOS POR MEDIADORES

Lectura en pañales

68 | HABÍA UNA VEZ

Primeros lectores

Lectores

Lectores avanzados

Grandes lectores


RECOMENDADOS POR MEDIADORES

Aristóteles y Dante descubren los secretos del universo Autor: Benjamin Alire Saenz “Para todos aquellos que han tenido que aprender a jugar con otras reglas”, dedica el autor al comenzar el libro. Y es que la búsqueda de quienes somos, es la gran tarea del ser humano, pero cuánto más ardua es esta búsqueda, cuando las reglas cambian y los caminos parecen distintos a los que recorren todos y que suponen ser los correctos.

variadas y todas de un increíble peso: la soledad profunda y la sensación de “no encajar”, que viven tantos adolescentes; la migración y el impacto del choque de las identidades culturales o razas diferentes; el despertar y la construcción de la identidad sexual; la aceptación, incluso más allá de los temores y lo vulnerables que nos sentimos frente a las diferencias.

Ambientada en Estados Unidos, la novela relatada en tiempo presente y en primera persona, cuenta cómo dos jóvenes adolescentes, Ari y Dante, se encuentran casualmente y de ese encuentro comienzan a construir una gran amistad. Sí, “a construir”, pues sus diferencias parecen ser muchas, y para enfrentarlas, la voluntad, el deseo y el amor, les permiten acompañarse en momentos de gran dolor, para pronto descubrir que tienen más semejanzas de las que es ellos pensaban. Las problemáticas que aborda son

Pero la interpelación no es sólo para los jóvenes. Todo adulto se puede ver reflejado en tiempo pasado y en tiempo presente. ¿Por qué a veces nos empeñamos en ocultar el dolor? ¿Por qué creemos que lo que no se dice no existe? La influencia de los que se han ido, a quienes hemos amado y hemos dejado de amar, de las heridas que nos han quedado, de nuestros errores y de nuestros aciertos. Está claro que sólo si los integramos seremos capaces de sanarnos. Y esa es una lección de vida que podemos extraer de este libro.

Editorial: Planeta Año: 2015

Recomendación: Lectores avanzados

Por María José Tapia Grüzmacher, Coordinadora Programa Bibliotecas CRA y Fomento Lector. Fundación Belén Educa. mjtapia@beleneduca.cl

HABÍA UNA VEZ

| 69


RECOMENDADOS POR MEDIADORES

Snowhite Autora / Ilustradora: Ana Juan

Editorial: Edelvives Año: 2001

Recomendación: Lectores avanzados

Snowhite es una versión revisada y muy personal del cuento tradicional Blancanieves, que recogieron y publicaron los hermanos Grimm a principios del siglo XIX. Está escrito e ilustrado por Ana Juan, una autora e ilustradora que en 2010 recibió en España el Premio Nacional de Ilustración, por su estilo muy personal y poderoso. El cuento está presentado en formato de libro álbum, con muy poco texto y unas ilustraciones en blanco y negro. Me acuerdo que, en 2001, cuando fue publicado por primera vez, hojeando el libro, me sorprendió mucho que Ana Juan utilizara este formato (considerado supuestamente infantil) para una historia escrita e ilustrada, pensando en un público juvenil e incluso en el adulto. La historia nos cuenta la vida de Snowhite, una niña, una joven, que es expulsada del hogar cuando su madrastra descubre que es más guapa que ella.

Abandonada en la ciudad (un bosque cruel y peligroso) donde, todo aquel con el que se cruza, se aprovecha de ella: es violada, explotada, drogada, expuesta, vendida, poseída... hasta intentan asesinarla. En este paseo por los infiernos, miramos a los ojos a la soledad que nos amenaza, acentuada por la insolidaridad de los otros y por la forma de ser de una sociedad que cosifica a las mujeres. El cuento se sostiene en la suma de texto e ilustración, ambos se abrazan para contarnos (con palabras, con silencios, con hermosísimas ilustraciones) una historia dura, muy dura. No he de acabar esta breve nota, sin recomendar detenerse en sus ilustraciones, en el uso de los blancos, en su asfixiante oscuridad, en el asombroso (y cotidiano) mundo que nos cuentan. Un libro que he disfrutado como lector y que he llevado a mis talleres con adolescentes.

Por Pep Bruno narrador oral, escritor y editor www.pepbruno.com

70 | HABÍA UNA VEZ


RECOMENDADOS POR MEDIADORES

No abuses de este libro Autor / Ilustrador: Natichuleta (Natalia Silva)

Si consideramos que los jóvenes son de los públicos de lectores más difíciles de conquistar tanto para las editoriales como para los mediadores y profesores, y que el tema del abuso sexual es un tema complejo y doloroso, la sola idea de reunir en una obra ambos elementos puede parecer demasiado arriesgada y más bien condenada al rechazo. Aun pese a la imperiosa necesidad de contar con estos relatos, habida cuenta de lo extendido de esta realidad. Pero esta ecuación cambia cuando se agregan los siguientes factores: autora joven (23 años), vivencia personal y novela gráfica. Natichuleta construye un relato sencillo -con una estructura lineal- pero efectivo para narrar desde la conformación de su familia, pasando por la separación de sus padres hasta la llegada a su vida de una persona que desencadenará una de las experiencias más duras por las que puede pasar un niño o ado-

lescente, centrando el foco de la historia en la relación con sus padres y los roles que cada uno decidió asumir. Un foco bien seleccionado y que da cuenta de un talento en la línea de importantes autoras como Marcela Trujillo o Sol Díaz. En medio aparece esporádicamente una especie de alter ego en forma de súper heroína, que se transformará hacia el final, en una arista que da cuenta de la madurez con que la autora realizó un proceso de crecimiento personal, sin caer en el dramatismo ni en un tono pedagógico. Asimismo, el trazo de su dibujo es simple pero bien trabajado, utilizando blanco y negro, y viñetas ágiles para crear este relato que se lee rápido y con emoción. Una historia que nos demuestra que la autobiografía en la novela gráfica actual puede abordar temas conflictivos y que jóvenes autores pueden conectar con sus pares a través de historias reales.

Editorial: Ediciones B Año: 2016

Recomendación: Lectores avanzados

Por María Isabel Molina Valenzuela, periodista, con magíster en Sociología. Directora de Grafito Ediciones y socia de PLOP! Galería www.plopgaleria.com

HABÍA UNA VEZ

| 71


RECOMENDADOS POR MEDIADORES

Aquí Autor / Ilustrador: Richard McGuire

Editorial: Salamandra Año: 2015

Aquí pasan cosas. Aquí, entre una ventana y la chimenea, se celebran Navidades, funerales y matrimonios. Aquí se mudan personas, pero permanecen las mismas paredes testigos de las historias que se suceden. Aquí, la maravillosa novela gráfica de Richard McGuire, transcurre en el rincón de una casa construida en 1906 y permite ser espectador de la cotidiana intimidad del hogar. Pero aún antes de ser la casa, el mismo lugar fue y será escenario de otras historias.

Recomendación: Lectores avanzados

El libro es un viaje por el tiempo, desde el caos de los primeros años del mundo y las formas de vida iniciales hasta un futuro lejano, donde todo parece volver a sus orígenes. Pero su punto fuerte son los años intermedios, donde la vida diaria de las personas va llenando el espacio de la narración y el tiempo se ve reflejado en las modas, las costumbres, los juegos y hasta en la conversación.

Diferentes tiempos narrativos se cruzan y alternan, a través de una estética cinematográfica en la que los distintos planos van, en unas ocasiones, dosificando la información; en otras, destacando algún elemento en particular o mostrando una situación general. En cada cuadro siempre se señala el año en el que la acción se desarrolla, lo que va dando pistas al lector para la reconstrucción del relato y le permite ir armando su propia línea de tiempo. Es interesante también la intertextualidad que se produce con otros tipos de discursos como el cine y la pintura, o las alusiones a la historia de Estados Unidos, a través de imágenes que evocan elementos que probablemente estén presentes en la memoria colectiva del lector actual. Aquí es un libro que dan ganas de leer y releer, siguiendo sus múltiples historias. Personajes y anécdotas que forman una madeja deliciosamente enredada.

Por Daniela Sánchez Allende, licenciada en Letras por la Univ. Católica. Encargada de Área de Proyectos de la Fundación Había Una Vez dsanchez@fhuv.cl

72 | HABÍA UNA VEZ


RECOMENDADOS POR MEDIADORES

Lunática Autora: Martha Riva Palacio / Ilustradora: Mercé López

Un poema difícil, oscuro, profundo, luminoso y, a la vez, enigmático. Lunática nos habla desde la voz de una niña preadolescente que una noche, “por culpa de un lengüetazo de luna”, se convierte “en niña-loba”. Qué mejor imagen para describir esa etapa de la vida en que nos sentimos perdidos, confusos y a la vez salvajes: “No sé dónde empiezo ni dónde acabo. Mi cuerpo es una pradera infinita en la que aúlla el lobo...” Podría ir desmenuzando cada verso, cada frase, cada palabra que va recogiendo el sentir de esa etapa vital. Hay un predominio de la escritura en verso, pero también nos encontramos con un juego de la escritura en la composición, que rompe el orden de los versos, convirtiéndolos en caligramas que refuerzan los sentimientos de la protagonista: espirales que afirman esos momentos confusos; flechas que reflejan lo vertiginoso que pueden ser

algunos pensamientos…. El aullido de la loba “Auuuuuuu” refleja verazmente el dolor que sentimos al no comprender lo que nos ocurre y esa impotencia al no poder actuar.

Fondo de Cultura Económica Año: 2015

Hasta aquí el color de fondo que predomina en las páginas es el negro. Pero como la vida es una metamorfosis, el fondo se vuelve crema, luminoso. Es la hora en que Lunática se entrega a la vida y comienza a “descubrir”, a “comprender”, a “naufragar” para finalmente “resurgir”. El libro en su totalidad es una obra de arte. Por un lado, los versos y el juego de las palabras; por otro, las ilustraciones que abarcan la doble página. En la primera parte, predominan los colores oscuros y trazos agresivos que evocan la sensación tormentosa. Al final, los tonos claros la aplacan. Premio Hispanoamericano de Poesía para Niños 2014 (Conaculta), es un libro de lectura pausada.

Recomendación: Lectores avanzados

Por Pilar Echeverría, profesora de Castellano y animadora de la lectura. pcarcer@gmail.com

HABÍA UNA VEZ

| 73


RECOMENDADOS POR MEDIADORES

El Túnel Autor: Ernesto Sábato

Editorial: Emecé Editores Año: 1951

Recomendación: Lectores

“¿Si el sapo es capaz de convertirse en príncipe, será el príncipe capaz de convertirse en bestia?… Y si llegara a pasar, ¿volvería a ser racional?”. Esto debió haberlo reflexionado a tiempo Juan Pablo Castel en la década de los cuarenta, en Buenos Aires, en el Salón de Primavera, lugar donde presenta su cuadro llamado Maternidad, el cual revela un mensaje oculto y un tanto siniestro que nadie percibe, excepto María, quien al contemplarlo logra decodificar y darle un significado más profundo, más allá de la pintura, lo que la atrae a entrar al túnel, el mundo interior de Juan Pablo. Esto marca el desafortunado comienzo de esta enigmática novela cuyo cuadro es la puerta de entrada al túnel donde se encuentra el origen de la locura incorregible, las carencias y deseos insatisfechos del pintor, sacando a la luz los cuatro asuntos existenciales: María, la carta, la estancia y Hunter, los cuales generan sentimientos de

celos, odio y obsesión, en un clima de incertidumbre que lo atormenta constantemente. Durante el transcurso del relato, se aprecia cómo el autor juega con dos realidades; la emocional y la social, provocando una confusión al lector, que más allá de desanimarlo, lo invita a indagar y desenmarañar los sucesos en un rol de investigador, creando un pacto de verosimilitud entre el lector y el libro. También destacamos que se trata de una novela dramática de tipo sicológica con cierto grado de complejidad, se nutre de matices poéticos y componentes anacrónicos como el flashback, que le otorga un dinamismo envolvente, por esta razón el final no es lo importante en la historia sino el cómo y el por qué ocurren los hechos. Esto lo hace atractivo porque invita al lector a hacer una retroalimentación de lo leído y da la libertad de plantear sus propias hipótesis y conclusiones.

Por Lía Delia Arancibia, 14 años, estudiante de Quillota, 1º medio.

74 | HABÍA UNA VEZ


RECOMENDADOS POR MEDIADORES

La invención de Hugo Cabret Autor: Brian Selznick

Cuando quedó huérfano, se fue a vivir con su tío, el encargado de los relojes de la estación de trenes de París. Un día, su tío no regresó más, y pasó gran parte de su niñez escondido de los guardias de la estación, entre tuberías y ductos de ventilación, porque si se enteraban que estaba solo, lo mandarían al orfanato. Él es Hugo. Hugo Cabret. Hugo sueña con animar un día al autómata, único legado que dejó su padre, y para eso roba piezas de una juguetería. Ahí aparece el abuelo George, un juguetero refunfuñón, y su nieta Isabelle, una chica amante de los libros. Hugo, Isabelle y George, una libreta, una llave y un mensaje oculto. Son 534 páginas, muchas con originales e impresionantes ilustraciones que complementan la voz del narrador y conectan con el lector. Podrás quedarte un par de minutos observando cada detalle del dibujo, para luego leer, y después una nueva

ilustración que complementa mejor la historia dentro de tu cabeza. Aunque la historia es ficticia, siento que de alguna manera fue parte de la vida real, o de la historia del cine, quizás porque al aparecer George Méliès, el gran cineasta francés, hace que sea más cercano.

Editorial: SM Año: 2007

Es un libro muy rápido de leer; con tan solo unas horas quedarás encantado con la vida de Hugo, sobre todo con lo que hay detrás de él y de cada uno de los personajes. Nos encontramos dentro de un nuevo mundo. Los personajes a ratos son increíbles y los lugares se transforman en espacios alucinantes. Es el tipo de libro que no quieres que se acabe nunca, que después de leer la última página no sabes si llorar o reír. Lo recomiendo para cualquier persona, no importa su edad: grandes y chicos quedarán satisfechos con esta historia, que fue también adapatada al cine por Martin Scorsese.

Recomendación: Lectores avanzados

Por Valentina Álvarez, 16 años, estudiante de Instituto Sagrado Corazón de San Bernardo.

HABÍA UNA VEZ

| 75


RECOMENDADOS POR MEDIADORES

LIBRO DIGITAL

Sherlock: Interactive Adventure Autor: Arthur Conan Doyle (HAAB Entertainment)

App Store Año: 2014

Recomendación: Lectores avanzados

Es muy difícil encontrar material traducido al español y de calidad, en apps lectoras para jóvenes. En esta intensa búsqueda de material, me encontré con esta, una incursión literaria interactiva, de HAAB Entertainment. Es uno de los 56 cuentos cortos que protagonizan a Sherlock Holmes, de Arthur Conan Doyle; en esta ocasión, se trata del episodio de La Liga de los Pelirrojos. Partimos con un libro cerrado, de apariencia clásica, con un símil de cubierta de cuero con cuidada ornamentación dorada, que casi se puede oler. Un claro representante del género y época, de 1890. Al abrirlo, vemos pasar las guardas floreadas para llegar a una primera portadilla bastante creíble, estilo libro impreso. Ésta tiene música y una imagen que parece un grabado, pero más realista. Es acá donde podemos cambiar el idioma, haciendo un swipe vertical hacia arriba –arrastrar con el dedo– para revelar las configu-

raciones, además de posibilitar la navegación a través de las 30 láminas que componen la aplicación (suena a poco, pero exige varias sesiones para completarlo). Además de elegir uno de los cinco idiomas, se pueden gestionar los sonidos, la música y el tamaño de la fuente. En la primera página, conocemos el formato de casi todas las siguientes. Una gran imagen en la mitad superior, la cual se puede desplazar para explorar una panorámica. En la primera lámina, vemos a Sherlock abriéndonos la puerta. Lo podemos examinar de pies a cabeza. Hay un texto que podemos desplazar (scroll, en inglés) que inicia la narración escrita con la voz de Watson, el fiel ayudante y amigo de Holmes. En la segunda página nos encontramos con el mismo esquema, pero con un texto considerablemente más largo, que nos confirma que esto irá variando a medida que se

Por Jennifer King, comunicadora visual, profesora de la UDP y directora de Confín Ediciones. www.confin.cl

76 | HABÍA UNA VEZ


RECOMENDADOS POR MEDIADORES

LIBRO DIGITAL

avanza, generando un buen ritmo de lectura. En la imagen, se puede ver una excelente panorámica de la sala, con muchísimo detalle y en la mejor gráfica 3D. En todas las páginas existe la posibilidad de colocar horizontal el dispositivo y ser leídos u oídos en modo audio-libro, mientras se explora. La imagen se puede acercar a tal extremo de poder revisar detalles en la misma habitación. Ojo, al hacer zoom in, se perciben elementos que se iluminan, que se deben ir presionando, agregándolos a la lista de “Colección” de evidencias, a la cual se accede haciendo un swipe hacia abajo. La lista describe elementos que vemos en las imágenes y su importancia; los textos que acompañan cada elemento son alucinantes y muy detallados. Además de la “Colección” hay un “Archivo” que contiene un perfil de las seis personas que protagonizan el episodio para poder profundizar nuestra investigación. Muy novedosa mezcla entre la ficción del relato y la no ficción de los antecedentes reales que llevaron al mismo. Con estas múltiples aristas es que podemos nutrir la experiencia de lectura de un clásico, con cambios de ritmo y encendiendo chispas de curiosidad con datos curiosos relevantes de la época, y entrelíneas, acerca del autor y su entorno.

HABÍA UNA VEZ

| 77


RECOMENDADOS POR MEDIADORES

LIBRO ADULTO

Colección Particular Autor: Gonzalo Eltesch

Editorial: Laurel Año: 2015

Recomendación: Grandes lectores

Una cuidada edición de Laurel nos ofrece la novela de Gonzalo Eltesch Colección particular cuyos principales valores literarios son su capacidad de síntesis y su lenguaje poético. El autor nos entrega su propia autobiografía ambientada en Valparaíso, en la tienda de antigüedades de su padre, durante los años 80, en plena crisis económica y familiar. Sorprende el tono sincero de su crónica personal, su propia verdad. Estas páginas están ordenadas como una “colección particular” de tarjetas postales en un álbum o un conjunto de fotos que sacamos de una caja de recuerdos. Van saliendo una a una, con su misterio y su evocación. El autor apela a los poetas que rigen su escritura, reflexiona sobre el arte de la novela y va revelando su intimidad con cierta tristeza y desolación. Aquí están retratadas las pequeñas vidas humanas, las relaciones, los silencios. De las personas de

su entorno real salen los personajes de su obra como por arte de magia. No tiene necesidad de inventarlos. El narrador está desencantado. Recorre calles, se enamora, siente transcurrir el tiempo. Tira el hilo de la memoria y aparecen fantasmas que fija con cierta melancolía para que no se desvanezcan. Observa con gran precisión la vida porteña, sus cerros y su decadencia que contrasta con el ambiente de la casa de la familia de su madre en Santiago. Toma a su padre y lo describe. Su abuela… su novia… parece que fueran tazas de porcelana del bazar que está mirando con fino poder de observación. El autor consigue que leamos con curiosidad y asombro. Entre la autobiografía y la novela, este libro nos atrapa por su belleza literaria. Es una lección de estilo. Sin pretensiones ni alardes, Colección particular nos habla de la vida, la soledad, el desamor, las palabras.

Por Manuel Peña Muñoz, escritor y especialista en literatura infantil.

78 | HABÍA UNA VEZ


RECOMENDADOS POR MEDIADORES

LIBRO PROFESIONAL

Antología visual del libro ilustrado en Chile Autor: Claudio Aguilera Álvarez

“Pretendo que el dibujo, y la pintura con más razón, son elementos mucho más preciosos que la literatura en lo que toca a los niños”1, dice Gabriela Mistral manifestando su profunda valoración del rol de la ilustración en la literatura infantil. Parece que este libro reafirma y extiende esta valoración, dando a conocer una exhaustiva investigación sobre las obras ilustradas en Chile desde sus primeras manifestaciones, allá por 1854. El Atlas de la historia física y política de Chile, de Claudio Gay -con ilustraciones de Mauricio Rugendas, José Gandarillas y el propio Gay- hasta Rino y Pajarito (ilustrada por Inés Pichetti, Hueders) o El Árbol, de María Luisa Bombal (ilustrado por Alejandra Acosta, Pehuén). Esta obra no solo comprende las obras ilustradas para niños, sino también las dirigidas a un público adulto, capaz de disfru-

tar de la belleza de una imagen, una obra, un trazo. Al terminar la lectura, nos deja una agradable sensación: la gráfica, ilustración y arte en los libros son también para los “grandes”. Es un recorrido extenso y lleno de pequeñas y grandes sorpresas, y hallazgos por la diversidad de técnicas y estilos que han ido marcando la evolución de la ilustración en Chile y, también, por la posibilidad de acercarnos a la historia de la edición y de la industria editorial en Chile. Además, una aproximación a las distintas respuestas que desde este ámbito de la producción cultural han ido surgiendo con el tiempo. Los libros dan cuenta de nuestro devenir, y no sólo en palabras, sino también a través de las imágenes. Sorprende encontrarse en este largo camino con grandes artistas chilenos poco identificados con el mundo de la ilustración. Nemesio Antúnez, Benjamín Subercaseaux o Roser Bru.

Por María Paz Garafulic Litvak, socia y directora de Confín Ediciones y directora fundadora de Fundación Había Una Vez

Editorial: Quilombo Ediciones Año: 2014

Recomendación: Para mediadores

1 Página 155 en relación al libro Caperucita Roja, de editorial Amanuta, ilustrado por Paloma Valdivia.

www.fhuv.cl

HABÍA UNA VEZ

| 79


RECOMENDADOS POR EL COMITÉ DE VALORACIÓN FUNDACIÓN HABÍA UNA VEZ

Lectura en pañales

80 | HABÍA UNA VEZ

Primeros lectores

Lectores

Lectores avanzados

Grandes lectores


RECOMENDADOS POR COMITÉ FHUV

Recomendación: Grandes lectores

Nadie saber por qué estamos aquí Tao Lin Editorial: Los libros de la mujer rota País: Chile Año: 2014 Clasificación: LIteratura

Tao Lin es, sin lugar a dudas, un autor controversial. A través de sus entrevistas se perfila como un personaje excéntrico y solitario, todo un misterio. Tiene tantos seguidores como detractores, pues nadie es indiferente ante su escritura ácida y tediosa, llamada por algunos “alternativa”. Ha publicado libros de novela, cuento, poesía e, incluso, tweets: hasta ahora van nueve, a esto le sumamos sus publicaciones en la web. Nadie sabe por qué estamos aquí es su décimo libro: una primera propuesta en el género del ensayo trabajada con la editorial chilena independiente Los libros de la mujer rota. En estos ensayos se expone una variedad de temas muy atractiva para los jóvenes: el uso de internet, el sexo, el consumo de drogas, los animales, el universo, la escritura. Con una sutil ironía y una mirada escéptica frente a lo convencional, el emisor clasifica, enumera, opina, sorprende. De esta forma construye un texto que puede ser un desafío intelectual y una inolvidable experiencia sensible para el lector. Como dijo Bret Easton Ellis, citado en la contracubierta de esta edición, Tao Lin “es uno de los escritores más destacados de lo que va del siglo XXI”. Este libro es altamente recomendable para lectores/as desde los 16 años que lo soporten, entiendan su humor y logren, sin demasiados conflictos, habitar en él.

HABÍA UNA VEZ

| 81


RECOMENDADOS POR COMITÉ FHUV

El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares Ransom Riggs Editorial: Noguer y Caralt País: España Año: 2012 Clasificación: Literatura

Recomendación: Lectores avanzados

Este libro atrapa desde las primeras páginas. La historia se basa en Jacob, quien creció escuchando las fantásticas historias de su abuelo Abe, en las que le describía una vida llena de peligros, monstruos y aventuras. Con el tiempo, la credibilidad de sus historias fue disminuyendo, hasta que su familia las ve como una alteración de la realidad que alguna vez vivió. Jacob se ve encerrado en su vida ordinaria y aunque lucha por escapar, no logra hacerlo. Todo cambia con la inesperada e inusual muerte de Abe. Jacob se ve enfrentado a una serie de interrogantes que espera resolver. Sin embargo, el mundo insiste que mientras más tiempo pasa, más lejos está de obtener respuestas y de la misma forma, más cerca está de perder la cabeza. En un último intento para cerrar el capítulo se dirige a una isla que promete entregar todas las respuestas que necesita, pero realmente descubrirá que su vida está lejos de ser tan ordinaria como lo creía. El libro, además, cuenta con fotografías que inicialmente son situadas en lugares inesperados, pero cuando la historia comienza a avanzar, se vuelven totalmente necesarias. Entregan una dosis de misterio, intriga y a la vez un poco de realidad que hace que nos cuestionemos el límite que existe entre qué es lo real y qué es lo ficticio. La sensación de intriga persiste a lo largo de toda la historia y Ransom Riggs se encarga de dejar un final lo suficientemente abierto como para obligarnos a continuar leyendo la saga. Hollow city y The Library of the Lost Souls (las dos entregas siguientes) atrapan un poco menos y, en ocasiones, hace falta el factor sorpresa que está presente a lo largo de todo el primer libro. Como un todo, los libros son una saga entretenida, rápida de leer y totalmente recomendada, especialmente ahora que solo quedan un par de meses antes de que se estrene la película en cines.

82 | HABÍA UNA VEZ


RECOMENDADOS POR COMITÉ FHUV

Recomendación: Lectores avanzados

Neverwhere Neil Gaiman Editorial: Roca Editorial de Libros País: Argentina Año: 2016 Clasificación: Literatura

Del premiado escritor Neil Gaiman, este año llegó a Chile Neverwhere. Nueva edición revisada y actualizada por el autor, que incluye una carta para los lectores en castellano, además del prólogo de la primera edición y un bono, la historia “De cómo el Marqués recuperó su abrigo”. Las expectativas de lectura son confirmadas desde principio a fin. Una novela que transcurre en Londres, pero no el mismo que conocemos a través sus postales emblemáticas como el Big Ben, o el Palacio de Buckingham. Esta historia sucede en el subsuelo, en ese espacio que puede ser llamado como “ninguna parte”. Richard Mayhew, de la noche a la mañana pasa a ser invisible para el mundo tal como lo conocía hasta entonces: perdió a su novia, trabajo y amigos, por ayudar a Puerta (no me he equivocado al escribir: puerta, como la que abres para entrar en tu casa), una joven a la que encontró ensangrentada en la calle y decidió llevar a su casa. Jugando con la fantasía, con una sutil presencia del concepto de destino versus la libre elección, nos lleva a un mundo lleno de aventura, en el estilo que caracteriza a este autor, no busca evitar el mal sino afrontarlo y derrotarlo, como un digno heredero de los cuentos de hadas. Nota: La novela está excelente pero para los más visuales se puede hacer búsqueda de la versión cómic, basada en la primera versión en guión escrita para la BBC.

HABÍA UNA VEZ

| 83


RECOMENDADOS POR COMITÉ FHUV

Recomendación: Lectores avanzados

El desván de Tesla

Neal Shusterman y Eric Elfman Traductor: Adolfo Muñoz Editorial: Anaya

País: España Año: 2015

Clasificación: Literatura Considerado uno de los mejores libros juveniles por el Banco del Libro, de Venezuela, esta historia es muy original; la forma de narración de los autores, que poco a poco se insertan en la historia y van sumergiendo en ella al lector, generan anhelo y suspenso. El final, a su pesar, pasa un poco rápido, y aunque es una especie de ciencia ficción, es algo falso. No es literatura imprescindible, pero sí, sin duda, altamente recomendable; creo que cualquier joven que lo lea se entretendrá muchísimo. El desván de Tesla forma parte de la Trilogía de los Accelerati, así que hay historias que quedan inconclusas y listas para abrir en alguno de los libros siguientes. Su lenguaje sencillo, permite mantener una lectura bien dinámica y fluida. Recomendación: Lectores

Lo que cuentan las estatuas del mundo Montse Ganges

Editorial: Ediciones Ekaré

Año: 2014

Clasificación: Literatura A través de los ojos de siete famosas estatuas del mundo, Montse Ganges nos relata siete historias. Historias que nos hablan de amor, de ilusiones, de devoción, de sacrificio. Historias de tiempos pasados que nos permiten imaginar las vidas que rodearon a esos sorprendentes monumentos. Un gran acierto, especialmente interesante para aquellos curiosos que quieren saber más de las estatuas, es la información que se entrega luego de cada relato. Datos sobre el origen de la estatua protagonista, siempre acompañados de algún antecedente interesante que contribuye a contextualizar el tiempo y la cultura en la que cada una fue erigida. Un libro que permite, desde la ficción, conocer más sobre el patrimonio cultural de diferentes pueblos.

84 | HABÍA UNA VEZ


RECOMENDADOS POR COMITÉ FHUV

Un monstruo viene a verme

Recomendación: Lectores avanzados

Patrick Ness

Editorial: Nube de Tinta. Pinguin Ramdom House

País: España Año: 2014

Clasificación: Literatura ¿Cuál es el mayor temor de todo ser humano? Esta es la pregunta que Conor O’Malley tendrá que enfrentar. Su madre está enferma y su abuela vendrá a vivir con ellos. La vida está cambiando y como si esto no fuera suficientemente difícil, las pesadillas lo agobian, son tan vívidas que no logra salir de ellas. El monstruo llega todos los días puntualmente a las 00.07, sin importar dónde esté, pues tiene algo que decirle. Pero este monstruo es quien menos él espera: el enorme Tejo que se ve desde su ventana y que entra destruyéndolo todo. ¿Podrá evitar escuchar lo que este mensajero tiene que decirle?

Recomendación: Grandes lectores

#100writingdays Francisca Solar Editorial: Confín País: Chile

Año: 2015

Clasificación: Literatura Este libro de micro relatos es un experimento realizado por la autora que consistía en escribir un cuento de menos de 100 palabras durante 100 días seguidos, a modo de tuit. Todo tipo de historias, emociones, situaciones, pensamientos...Lo que más destaca de este texto es la apuesta de subir un relato cada día a la red social Twiter y de esta manera crear cercanía con los lectores y proponerles una breve lectura casi en tiempo real de ser escritos. El fuerte vínculo que se genera entre escritor, tecnología, lectura e inmediatez se mezclan en este libro impreso en papel y de cuidada manufactura editorial.

HABÍA UNA VEZ

| 85


NOVEDADES EDITORIALES

Las reseñas de esta sección son las cedidas por las editoriales. No tienen una valoración de la FHUV

86 | HABÍA UNA VEZ


NOVEDADES EDITORIALES

“Hola, soy el tipo que lee tu correo electrónico, y estoy enamorado de ti...” Beth y Jennifer suelen escribirse correos en los que discuten cada aspecto de sus vidas. Pero no saben que un compañero del trabajo también los está leyendo. Lincoln O’Neill no puede creer que ahora este sea su trabajo: leer el correo electrónico de los demás. Cuando se cruza con los mensajes de Beth y Jennifer, algo cambia. No puede evitar sentirse cautivado por sus historias.

Una inspiradora historia para aquellos que alguna vez han sentido que no encajaban. Albert Einstein decía “todos somos genios, pero si juzgas a un pez por su habilidad para trepar a los árboles, pasará toda su vida sintiéndose un estúpido.” Ally es una maestra en el arte del engaño. Cada vez que llega a un nuevo colegio esconde su incapacidad de leer creando inteligentes pero extrañas distracciones a su alrededor. Su nuevo profesor ha visto el brillo y la creatividad oculta tras su aire problemático.

¿Puede tener hijos una abuela? ¿Se tienen hijos cada vez que se tiene sexo? ¿Cuántos espermatozoides produce un hombre? ¿Pueden ser los animales gais? ¿Se puede tener sexo debajo del agua? ¿Por qué puedes perder a tu bebé? Para que los jóvenes actúen de manera responsable con su cuerpo y en temas relacionados con la sexualidad y el amor es importante que dispongan de información ya en edades tempranas. ¿Pero qué es lo que debe saber un niño de primaria? Tanto como ellos mismos quieran.

Attachments Rainbow Rowell Alfaguara

Como pez en el árbol Lynda Mullaly Hunt Alfaguara

Cuéntamelo todo Katharina von der Gathen Ilustraciones de Anke Kuhl Takatuka

HABÍA UNA VEZ

| 87


NOVEDADES EDITORIALES

Pájaros María José Ferrada Ilustraciones de Fito Holloway Amanuta

El viaje de Darwin Amanuta App Store / Google Play

Un inquietante zumbido Pepe Maestro Ilustraciones de Mercè López Edelvives

88 | HABÍA UNA VEZ

En un mundo imaginario cada posibilidad es tan real como cualquiera. Para una ilusión, cada elemento se convierte en un universo completo con sus propias verdades y misterios. Si tomamos un pájaro, el día, la noche o la música podremos ver que son tan nuevos y distintos como nuestro pensamiento pueda soñarlos. Un mundo de significados creados por una niña y de los que el lector está invitado a buscar. “Pájaros” es un viaje que nos lleva por lugares tanto nuevos como recién imaginados.

En 1832, Charles Darwin realizó un viaje a bordo del Beagle, desde Inglaterra hacia las costas de América del Sur. Su paso por la pampa argentina, el sur y centro de Chile, junto con las Islas Galápagos entregaron elementos importantes para la idea de la evolución de las especies. Un e-book de lo más atractivo para viajar por el mundo y la historia.

Violeta y su amiga Martina van en busca de aventuras a las casa abandonada que hay tras la ciénaga. Un zumbido sospechoso invade la casa. Juntas descubren que el sonido procede de un panal de abejas y que no es buena idea molestarlas.


NOVEDADES EDITORIALES

Strokkur es un pequeño dragón que recibe el encargo de quemar el pueblo vecino; así, como manda la tradición, demostrará que ya es mayor y que es un auténtico dragón. Sin embargo, Strokkur no encuentra motivo para hacerlo. Obediente, acude al pueblo para cumplir su cometido, pero los distintos habitantes que encuentra en su camino le van convenciendo de que hay un lugar mejor para quemar. De ese modo, Strokkur va entablando relación con los vecinos y encuentra la solución al dilema.

Cada noche viene a visitarme. Desde mi escondite puedo verlo cuando se acerca. Es una criatura extraña y fea que asusta. ¡Yo me lo comería! Una historia que habla de la tolerancia, de los miedos, de lo diferente y nos demuestra que no por ser distinto es malo, simplemente hay que conocerlo.

Un asunto de dragones Alexandre Lacroix Ilustraciones de Ronan Badel Edelvives

La visita Margarita del Mazo Fernández Ilustraciones de Natalia Colombo Jaguar

“Constantemente tengo un pensamiento que se esconde en los rincones más oscuros de mi mente. No me ataca, como otros, y sin embargo es aterrador de una manera totalmente distinta. Porque es el que nunca se va. Y es al que más temo. ¿Y si estoy loca?”

Hasta la última palabra Tamara Ireland Stone Ediciones B

HABÍA UNA VEZ

| 89


NOVEDADES EDITORIALES

La vida complicada de Léa Olivier. Rumores Catherine Girard- Audet Ediciones B

El regalo de la abuela Poemas de Gabriela Mistral Ana María Cuneo y Mayú Lira Ilustraciones de Antonia Herrera y María Soto-Aguilar

Han pasado varios meses desde la llegada de Léa y su familia a Montreal, pero las cosas no acaban de rodar. Entre su ex novio Thomas, que sigue siempre presente, Álex, el chico encantador y diferente, y Eloy, que tiene la virtud de estar cada vez que ella lo necesita. ¿A quién debería elegir? ¿Acaso debe optar por quedarse sola? Al parecer este nuevo año será bastante movido para Léa.

¿Cómo ayudar a los profesores, papás, o abuelos que quieren acercar la poesía a los niños? Con esto en mente, las autoras decidieron publicar un libro que recopilara 25 poemas extraídos de la obra Ternura, de Gabriela Mistral, en un formato atractivo para los pequeños lectores. El regalo de la abuela incluye un DVD con cinco animaciones basadas en las poesías, con audios de los textos y comentarios.

Ediciones UC

Los amigos del Santuario Luz Valeria Oppliger Ilustraciones de María José Carmona Ediciones UC

90 | HABÍA UNA VEZ

En estos cuentos, los protagonistas son las especies marinas más destacadas del Santuario Marino Municipal de Navidad, en Chile: Carlitos el chorito, Sonia la huira vanidosa o Zoe, la larvita de jaiba que quiere ser grande. Son ocho relatos maravillosamente ilustrados en los que niños descubrirán a los mágicos seres que habitan las costas de nuestro inmenso Océano Pacífico.


NOVEDADES EDITORIALES

Los protagonistas de este libro son peces de colores que habitan en fondos llamativos y brillantes. En cada página hay un pez y una palabra que representa diferentes sentimientos que los niños podrán reconocer e identificar: sorpresa, enojo, aburrimiento... Este libro es perfecto para la etapa en la que los niños empiezan a descubrir y definir sus estados emocionales. Además de los conceptos y palabras, toda una gama de colores para cada emoción.

Feliz

Nuevamente Duncan recibió un montón de postales por correo. Esta vez son crayones de otros colores los que le escriben porque se sienten olvidados. Algunos perdidos durante años, otros dañados o quebrados. Todos se quejan del abandono que han sufrido y se rebelan, pero,en el fondo, sólo desean regresar a casa.

El día que los crayones regresaron a casa

Un libro con 60 postales cuyas ilustraciones son diablos que son ángeles, ángeles que son diablos y santos ni tan santos.

Mies van hout Fondo de Cultura Económica

Oliver Jeffers y Drew Daywalt Fondo de Cultura Económica

Ni tan santos Alberto Montt y Francisco Javier Olea Hueders

HABÍA UNA VEZ

| 91


NOVEDADES EDITORIALES

Hirameki Peng + Hu

En cada mancha se esconden figuras. Con un par de rayas nacen criaturas. Sorprendentemente sencillo, sencillamente sorprendente.

Hueders

Che. Una vida revolucionaria Jon Lee Anderson, José Hernández Hueders

¿Qué es el hombre? Fernando Krahn LOM

92 | HABÍA UNA VEZ

Los autores, periodista y dibujante, unen fuerzas para entregar una memorable e impactante novela gráfica sobre la vida de uno de los personajes más relevantes e icónicos del siglo XX: Ernesto “Che” Guevara. El resultado de dicha colaboración es un trabajo de impecable visualidad y narrativa, que le hace justicia a las virtudes y contradicciones de un personaje tan heroico como trágico. Novela gráfica considerada como la mejor y más completa biografía sobre el Che.

Un día, en medio de la selva, se escucha: «¡Cuidado con el hombre!». Entonces, el joven Orestes sale de su madriguera, e intrigado por esa voz de alerta, comienza a preguntar a cada animal con que se topa: «¿Qué es el hombre?». La sorpresa es mayúscula cuando va trazando una extraña imagen del enigmático hombre según lo que le van contando a su paso. Pero las dudas solo las aclarará cuando se encuentre con él.


NOVEDADES EDITORIALES

Jairo Buitrago hace un buen análisis de esta novela gráfica: “envuelta en la mística de la leyenda, la caza de Mocha, la madre de todas las ballenas, nos llevará a una inevitable confrontación con los monstruos oceánicos, los miedos y las esperanzas del hombre. Origen de los relatos más impresionantes y poéticos sobre la cacería de cetáceos, nos descubre una aventura trepidante y clásica en el helado mar del sur.

Los gatos han llegado finalmente al que será su nuevo hogar, el que sus antepasados habían deseado para ellos. Sin embargo, aún tienen por delante un camino largo y difícil. Los clanes deberán dejar a un lado aquello que los ha unido durante la travesía y emprender la tarea de delimitar nuevos territorios, aprendiendo a detectar los peligros que esconde el entorno desconocido. Y todavía más importante: tendrán que encontrar una manera de sustituir a la Piedra Lunar.

Un enigmático armario que conecta dos mundos. Dos historias que transcurren en paralelo. Un libro que se lee en dos direcciones. En esta inquietante narración gráfica, la magia de Sáez Castán introduce al lector en una atmósfera sugestiva y lo enfrenta a un inteligente palíndromo visual que pone los pelos de punta.

Mocha Dick: La leyenda de la ballena blanca Francisco Ortega Ilustraciones de Gonzalo Martínez Planeta

Luz estelar- Gatos guerreros. La nueva profecía IV Erin Hunter Salamandra

El armario chino Javier Sáez Castán Ekaré Sur

HABÍA UNA VEZ

| 93


NOVEDADES EDITORIALES

Para la niña detrás del árbol Adolfo Córdova Ilustraciones de Carmen Segovia Ekaré Sur

¿Cuánta tierra necesita un hombre? Annelise Heurtier Ilustraciones de Raphaël Urwiller Ekaré Sur

Aventura Plegable Javiera Mac-Lean Bibliográfica

94 | HABÍA UNA VEZ

A Julián le pasó eso fantástico que los adultos no te dicen nunca que te pasará (¡tramposos!). La mejor parte de crecer: eso que te entra como un tren por las orejas y te va recorriendo todas las vías del cuerpo y hace un escándalo: ¡enamorarse! ¿Maripositas en el estómago? Ni una sola, al menos eso no es lo que le pasa a Julián cuando ve a Ana, quien es un año más grande y ni siquiera sabe que él existe. Hacerse amigos es lo de menos, Julián quiere darle un beso, quiere que sea su novia. Descubre si su plan lleno de cuentos la conquista.

Pahom vive con su esposa y sus tres hijos en una pequeña parcela de la Siberia Occidental. No es rico, pero a su familia no le falta nada. Sin embargo, en ese trozo de campo azotado por el viento, Pahom se siente desgraciado. “Ay, si tuviera un poco más de tierra”, suspira, “sería un hombre feliz”. Adaptación de un emocionante cuento de Tolstoi sobre la ambición y la codicia, hermosamente ilustrado por R. Urwiller, miembro del dúo Icinori.

Simón está de cumpleaños y recibe muchos regalos. Pero su favorito termina siendo… ¡una caja! Gracias a ella y a su imaginación, Simón inventa muchos juegos y vive increíbles aventuras. ¿Qué más necesitaría un niño oso para divertirse? Sin embargo, Simón descubrirá que la caja también puede servir para otras cosas. Una historia sobre la importancia de la curiosidad infantil y la sencillez en la vida cotidiana. Recomendable para niños desde 3 años.


NOVEDADES EDITORIALES

Un conjunto de canciones que marcaron a varias generaciones, pues constituyen la «banda sonora de los escolares de los años sesenta y setenta», como dijo el periodista Iván Valenzuela, celebrando la aparición casi mágica de Jorge Guerra, Pin-Pón, en la televisión y escenarios de esa época. También es acerca de cómo sobrevivió este repertorio al quiebre institucional de 1973, el exilio y luego su reaparición en la televisión, ya en los años noventa. Miles de hijos y nietos de aquellos niños recuerdan esta presencia hasta hoy.

El tiempo es un pájaro... 98 partituras de canciones

¿Qué es un árbol? ¿De dónde viene? Aquí, una de tantas teorías. Hubo una vez un mundo donde existieron los Mabülls, los verdaderos antepasados de los árboles, cuyas formas sufrieron cambios a través de su existencia hasta llegar a nuestros días. Hoy, si miras bien, puedes encontrar a los Mabülls en algunas paredes de la ciudad. Ahí están, esperando que los descubras.

Las raíces

Este libro nos invita a explorar 40 emociones que construyen nuestra vida, porque, aunque todos las experimentamos constantemente, no todos somos conscientes de los distintos matices que las acompañan. Y conocerlos es un arte, un arte que nos lleva a tener una vida más armónica, más plena. Durante este paseo a través de atractivas ilustraciones, actividades y reflexiones, los autores nos guían por nuestro interior, con delicadeza, mediante curiosidades, citas, juegos mentales...

El arte de emocionarte

Vittorio Cintolesi RIL Editores

Sofrenia RIL Editores

Cristina Núñez Pereira y Rafael Valcárcel Nube de Tinta

HABÍA UNA VEZ

| 95


NOVEDADES EDITORIALES

Alguien toca la puerta. Leyendas chilenas Andrés Montero SM

El sol de Adela María José Arce

Un viaje por lo largo y ancho de Chile es la aventura perfecta para un hombre en sus años de independencia. Pero una serie de encuentros y conversaciones con las personas que habitan los pueblos más recónditos del país, desviarán su camino hacia un mundo de tradición oral, magia y misteriosas apariciones.

Adela era tan tímida que jugaba sola con los bichitos de su jardín. Hasta que se le ocurrió una gran idea: robarse el sol y esconderlo en su lugar secreto.

SM

El viaje de los imaginarios en 31 días Federica Matta Editorial Aún Creemos en los Sueños

96 | HABÍA UNA VEZ

“Con este libro destinado a todos los niños y también a los adultos, Federica Matta nos invita a disfrutar de la libertad ilimitada de la imaginación durante un viaje que dura tanto como la libertad de la imaginación decidida. Este libro-juego-viaje, aparentemente tiene 31 días, pero resulta infinito porque cada día retroalimenta al otro, lo nutre de lo que sabemos de los pueblos ancestrales y de todo lo que nos falta por saber, de los secretos de Universo que empezamos a descifrar, y de los que se nos presentan como invitaciones a saber más todavía”. Luis Sepúlveda.


NOVEDADES EDITORIALES

El prodigio de la relación madre-hijo a través de un fugaz pero entrañable recorrido gráfico, cuadro por cuadro, y de un monólogo circular que tiene al amor maternal y al paso del tiempo como ejes. La dupla creativa de Germano Zullo (texto) y Albertine (ilustraciones) vuelve a sorprender y emocionar con este libro, ganador del Bologna Ragazzi Award 2016, en la categoría Ficción.

Mi pequeño Germano Zullo Ilustraciones de Albertine Limonero

¿Hasta dónde podrías llegar con un aleteo? Las alas de los pájaros tienen plumas. Las alas de las personas, palabras. Pero no todas te ayudan a elevarte. Solo las palabras que dicen con claridad cómo te sientes aumentan tus posibilidades de volar. Este diccionario de emociones te impulsará a dar un aleteo muy especial y ya no querrás dejar de mover tus alas.

Emocionario: Dime lo que sientes

Cuando las sombras descendieron sobre el reino, su destino quedó sellado. Una oscuridad profunda y letal cayó sobre el reino de Relhok. El cruel canciller está dispuesto a todo con tal de conservar el trono. Pero existe un amor que puede arrebatárselo. Ella es una princesa que todos creen muerta. Y él, un valiente arquero. Juntos, podrán hacer temblar los cimientos de Relhok. Con una prosa rica y ágil, la autora nos sumerge en un mundo oscuro y peligroso, donde nadie tiene la vida asegurada.

Reino de sombras

Cristina Núñez y Rafael R. Varcárcel V&R Editoras

Sophie Jordan V&R Editoras

HABÍA UNA VEZ

| 97


REVISTA HABÍA UNA VEZ #24 | Año 2016 Directoras Fundadoras: María Paz Garafulic Rebeca Domínguez Directora Ejecutiva: Magdalena Palma Editora: Aminie Filippi Directora de Arte: María Paz Muñoz Comité Editorial: Rebeca Domínguez, María Paz Garafulic, Magdalena Palma, Aminie Filippi, Constanza Mekis, Manuel Peña, Claudio Aguilera, Bernardita Cruz y Pablo Álvarez. Colaboradores: María Isabel Molina, Gemma Lluch, Lorena López, Antonia Garcés, Pablo Álvarez, Ana María Álvarez, Álvaro Soffia, Lily Del Pilar, Carlos Reyes, Mauricio Paredes, María José Tapia, Pilar Echeverría, Pep Bruno, Daniela Sánchez, Lía Delia Arancibia, Valentina Álvarez, Jennifer King, Manuel Peña, María Paz Garafulic. Ilustración de portada, gentileza de: Gabriel Ebensperger Ilustraciones interiores gentileza de: Ignacio Ortega, Andrea Mahnke, Jorge De la Paz, Cristian Garrido, Catalina Bu y María Paz Muñoz. Representantes legales: Rebeca Domínguez y María Paz Garafulic.

Avenida Apoquindo 4760, Oficina 11a Las Condes, Santiago. (+562) 23213301 / 22075744 contacto@fhuv.cl

www.fhuv.cl @fhabiaunavez /Fundación-Había-Una-Vez @fhabiaunavez

98 | HABÍA UNA VEZ

Agradecimientos Revista Había Una Vez es una publicación de la Fundación Había Una Vez, financiada por el Fondo del Programa de Intermediación del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes de Chile. Agradecemos la participación de todos quienes cordialmente colaboraron en este número, especialmente a: Sara Bertrand, Flor Toledo, Elisa Bravo, Pablo Navarro, Rossana Mella, Paula Bernardot, Ignacio Rebolledo, Poly Godoy, Jonatan Araya, María Teresa Andruetto, Biblioteca de Santiago, Bibliotecas Futuro UC, Comité de Valoración LIJ de la Fundación Había Una Vez, Alejandro Oyarce, Paula Fuentealba, Francisca Santibáñez, María Eugenia Coeymans y Guadalupe Zegers.


Nuestra Fundación se dedica a la promoción del libro y la lectura en niños y jóvenes -especialmente de sectores vulnerables-, desarrollando una serie de programas relacionados con la implementación, activación y certificación de bibliotecas, así como también con la gestión de proyectos de fomento lector y la capacitación de mediadores. Misión Promover el valor de la lectura a través de programas y acciones de fomento lector que aporten al desarrollo y bienestar personal, comunitario y social. Visión Contribuir, como un referente a nivel nacional, a la formación de lectores críticos, creativos, conectados con su individualidad y conscientes del mundo que los rodea.

HABÍA UNA VEZ

| 99


Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, Programa de Intermediaciรณn Cultural. Convocatoria 2015.

Había Una Vez Nº24  

¿Quien dijo que los jóvenes no leen?

Advertisement