Page 94

R ec o mendad o s p o r

Mediadores

El fuego verde Autora: Verónica Murguía

Editorial: SM Año: 1999

Recomendación: Lectores avanzados

¿Cuántas veces me he preguntado qué habilidad tienen algunos escritores que, desde que toman la pluma, son capaces de crear un manto de oro que envuelve y cobija al lector? Eso es lo que hace Verónica Murguía en esta novela, escrita con delicadeza, soltura y poesía. Aunque el inicio es lento, apenas se entra se visualiza el entretejido de palabras bellamente liadas que invitan a quedarse. Pronto aparece un mundo, mezcla de realidad, fantasía y modernidad que deleita la imaginación y moviliza emociones y juicios. La obra está ambientada en la Edad Media y su protagonista, Luned, es una osada chica de 15 años, que se niega a seguir las costumbres de la época y convertirse en una mujer tradicional. Aspira a ser libre, independiente y correr por el bosque para encontrarse con la naturaleza. Un día aparece en su aldea Demne el cuentero, y ella, hechizada por la palabra bien narrada, acepta su invitación de ir a vivir a la ciudad. Allí aprenderá a leer, a escribir, y también el oficio de cuentacuento. En este viaje se enamorará, se sentirá traicionada y maldecirá la vida inhumana de la sociedad medieval. Es una novela de iniciación en la cual la Luned pasa de la infancia a la madurez. A través del viaje que emprende desde el bosque a la ciudad de Corberic, descubrirá esa sociedad injusta y cruel que expone en la

horca al ciudadano hereje o expulsa al leproso del pueblo sin brindarle atisbo de compasión. La autora posee un conocimiento profundo de la época, que retrata fielmente. Consigue que el lector sienta la ciudad como si estuviera viviendo en ella. Podríamos decir que es una novela costumbrista, pero esa calificación cambia cuando Murguía le incorpora un mundo fantástico habitado por elfos traviesos, hadas malignas y la sabiduría de la maga que protege a la protagonista. Incorpora el mundo del bosque que pone a prueba a la adolescente. Otro tema interesante es evidenciar el rol de la mujer dedicada a sus labores e impedida de realizar sus sueños. Luned se niega a seguir la tradición y tiene la valentía de enfrentarse a quienes se le oponen. Lucha por lo que realmente anhela: ser cuentacuento. La pluma de la autora impresiona por su maestría en el manejo del lenguaje; destaca su capacidad para recrear de manera poética y viva a personajes sólidos y consistentes, el ambiente físico, el sensorial y el emocional. Es un placer pasearse por ese tren de palabras armónicamente unidas. Estamos frente a una gran obra que mezcla costumbres, fantasía y temas de actualidad, para leerla pausadamente, deteniéndose a reflexionar, cuestionar y madurar cada situación que se va presentando.

Por Pilarica Echeverría, profesora de castellano y animadora de la lectura.

94 | HABÍA UNA VEZ

Había Una Vez Nº27  

Especial mujeres en la LIJ

Había Una Vez Nº27  

Especial mujeres en la LIJ