Issuu on Google+


Los hacedores invisibles La historia de las editoriales, y de los editores, es un campo desconocido. La bibliografía es escasa y este no ha sido un tema abordado por académicos ni estudiosos. Hay algunas memorias o autobiografías de editores que dan luces acerca del entramado de anhelos y decisiones que está detrás de la creación de un libro o de una colección; un espacio generalmente invisible para el lector. Pero, los editores, estos hacedores de libros, son poco dados a la escritura. No hay hasta la fecha ningún editor de libros para niños que haya decidido contar –y publicar– sus experiencias de trabajo.

EDITORIAL Verónica Uribe

Editora de Ediciones Ekaré Miembro del comité editorial

Y, sin embargo, hay historias y anécdotas sabrosas. Una de ellas la relata Esther Tusquets, de la editorial Lumen, y su golpe de suerte con la Mafalda de Quino. Cuenta que en una Feria de Frankfurt, se enteró de que el agente de Quino andaba por allí y quería presentarle un libro del humorista argentino que había sido publicado en su país y buscaba entrar al mercado español: “… y yo recorrí enloquecida los pasillos de la Feria hasta dar con Ravoni (el agente de Quino) y precipitarme en sus brazos. Pero era solo porque Mafalda me gustaba, no porque creyera ni remotamente que iba a ser un éxito comercial. De hecho, hice una modesta edición del primer cuaderno. Creo que tres o cuatro mil ejemplares. Y la venta, ante la sorpresa de todos, se disparó de inmediato, y sigue hasta hoy. Se han vendido en España cientos de miles, millones de ejemplares. Y Quino, que recibió multitud de propuestas de otros editores, siguió fiel a Lumen y publicó en España todos sus libros con nosotros”. Otro ejemplo de un buen ojo editorial fue el de Concepción Zendrera, editora de Juventud, cuando compró los derechos de una historieta belga que le pareció simpática y por la que ningún editor español había mostrado interés: eran Las aventuras de Tintín, que muy pronto se convirtió en la colección más vendida de la editorial en España y también en América Latina.

NICOLE CEPEDA

ilustración gentileza de http://reikox3.deviantart.com

En este número de la revista tenemos el privilegio de conocer mejor a una editora independiente que ha iniciado un catálogo muy particular: Barbara Fiore. Es el nombre de su editorial y su propio nombre. En siete años que lleva de vida, la editorial se ha transformado en una referencia para los interesados en el libro-álbum, dando a conocer al mundo de habla hispana a grandes talentos como Jimmy Liao, Shaun Tan y Suzy Lee. Son libros muy diversos, pero todos con propuestas originales y arriesgadas. Un artículo sobre Satoshi Kitamura y su paso por Santiago, un reportaje acerca de unos talleres de creación literaria, una columna acerca de los “valores” en la literatura infantil y el primer capítulo de la novela Yo, simio de Sergio Gómez, junto a las secciones habituales, completan este número de la revista. Esperamos que lo disfruten.

LINK

www.bibliotecas-cra.cl Había una Vez 1 | Editorial


Nuestros lectores opinan Estimado equipo: Deseo hacer extensivo mi mayor reconocimiento a su magnífica y profesional labor, reflejada en cada ejemplar de la revista. Es para mí y mis alumnos un importantísimo elemento de apoyo en el reforzamiento y actualización de las temáticas en torno a la literatura infantil y juvenil. La utilizo en prácticas de estimulación a la lectura, grupos de lectura y biblioterapia con magníficos resultados. La magia, la excelencia, la belleza de las ilustraciones, el estupendo formato y la entrega que atesora cada ejemplar no nos es indiferente. Felicitaciones y que puedan continuar con el milagro de "Había una vez" por mucho, mucho tiempo más.

Carmen Muñoz Bohlken Socióloga-investigadora y cuentacuentos Estimado Comité Editorial: Amé el último número de la revista, especialmente por el artículo que describe el encuentro de Manuel Peña hace muchos años con la inolvidable María Elena Walsh, descrito con mucha emoción, y por destacar al maravilloso Alberto Montt, a quien sigo hace mucho tiempo.

e revista d

Pilares del fomento lector: nuestros Auspiciadores GOLD

SUMARIO

Empresas y editoriales comprometidas con la obra social y cultural asumida por Revista Había una Vez. Gracias a su solidaridad y proactividad juntos podremos potenciar, fomentar y lograr que niños y jóvenes de hoy transformen la lectura en una herramienta para la construcción de su liderazgo futuro.

Pág.14

Había una Vez 2 | Sección

Editorial Actualidad Novedades

8

¿Por qué soy lector?

12 13 14

Pág.26

15

Pág.46

16 22 25

Pág.32

26 32 37

Haciendo de niños y jóvenes buenos lectores.

38

Comité Editorial: Cecilia Beuchat R., Rebeca Domínguez Y., María Paz Garafulic L., Carmen Paz Hernández P., Jennifer King V., Manuel Peña M., Verónica Uribe B. / Directora Ejecutiva: Jennifer King V. / Editora Ejecutiva: Bernardita Cruz M. / Editoras: Rebeca Domínguez Y., María Paz Garafulic L. / Ilustración Portada: Leonor Pérez / Jefe suscripciones-Administración: Florencia García B. / Colaboradores: Comité de evaluación Centro Lector de lo Barnechea, Susana Allori, Carolina Alvarado, María Eugenia Coeymans, Marco Antonio Coloma, Jimena Cosso, Llanos de la Torre, Alicia Fredes, Isabel Jiménez, Delphine Juthier, Teresita Lira, Carolina Maturana, María Teresa Mujica, Gabriela Precht, Mario Waissbluth, Nicole Cepeda (ilustración interior) / Impresión: World Color / www.revistahabiaunavez.cl Málaga 115, oficina 407, Las Condes, Santiago, Chile / Fono: 839 0995 – 96 / 228 0315 / Ventas: Jennifer King jking@habiaunavez.info / Fono: 228 0315 – 09 336 7855

el equipo...

40 44 46

Pág.16

Nos interesa saber tu opinión acerca de la revista. Envía tus comentarios a: bcruz@habiaunavez.info

PATROCINAN:

1 4 6

10

Felicitaciones y un saludo ansioso porque llegue pronto el siguiente número.

Coordinadora de Lenguaje Primaria Cumbres Masculino

INVI

Ilustración portada: Gentileza de Leonor Pérez

Hoy me leí la revista completa y lo único que quiero es compartir con los profesores de mi colegio la magia de la editorial “¿Interactividad con Julie Andrews?” y la emoción que sintió Ana María Güiraldes al descubrir a Papelucho como el mejor argumento para no olvidar a Marcela Paz.

Lenka Delgado Donoso

juvenil infantilliteratura número siete11 ERNO | 20

48 49 50 52 53

Pág.10

54

LINK

56

Miguel Moreno Monroy

Pruébalo en casa Tips para padres

Iniciativa Arauco Lee HUV recomienda Libros profesionales

¿Qué leemos?

Francisca Imboden

Columna

Mario Waissbluth / Jimena Cosso

Satoshi Kitamura Tras su huella en Chile

ESPECIAL

Mirada latinoamericana Talleres Literacuentos del CCE

Columna

Susana Allori

Entrevista exclusiva Barbara Fiore

ESPECIAL

La inspiración de Leonor Pérez

Columna

María Eugenia Coeymans

Narrativa

Yo, simio de Sergio Gómez (capítulo 1)

Recomendados Reseñas Centro Lector Recordando a Elena Poitier Manuel Peña M.

Premio Banco del Libro, Venezuela Navegando entre letras Mundo lector SNBP Sistema Nacional de Bibliotecas Públicas

Mis favoritos Inés Rojas

¡A mí me resultó! Teresita Lira

Fundación Había una Vez...

Las más recientes bibliotecas implementadas


Nuestros lectores opinan Estimado equipo: Deseo hacer extensivo mi mayor reconocimiento a su magnífica y profesional labor, reflejada en cada ejemplar de la revista. Es para mí y mis alumnos un importantísimo elemento de apoyo en el reforzamiento y actualización de las temáticas en torno a la literatura infantil y juvenil. La utilizo en prácticas de estimulación a la lectura, grupos de lectura y biblioterapia con magníficos resultados. La magia, la excelencia, la belleza de las ilustraciones, el estupendo formato y la entrega que atesora cada ejemplar no nos es indiferente. Felicitaciones y que puedan continuar con el milagro de "Había una vez" por mucho, mucho tiempo más.

Carmen Muñoz Bohlken Socióloga-investigadora y cuentacuentos Estimado Comité Editorial: Amé el último número de la revista, especialmente por el artículo que describe el encuentro de Manuel Peña hace muchos años con la inolvidable María Elena Walsh, descrito con mucha emoción, y por destacar al maravilloso Alberto Montt, a quien sigo hace mucho tiempo.

e revista d

Pilares del fomento lector: nuestros Auspiciadores GOLD

SUMARIO

Empresas y editoriales comprometidas con la obra social y cultural asumida por Revista Había una Vez. Gracias a su solidaridad y proactividad juntos podremos potenciar, fomentar y lograr que niños y jóvenes de hoy transformen la lectura en una herramienta para la construcción de su liderazgo futuro.

Pág.14

Había una Vez 2 | Sección

Editorial Actualidad Novedades

8

¿Por qué soy lector?

12 13 14

Pág.26

15

Pág.46

16 22 25

Pág.32

26 32 37

Haciendo de niños y jóvenes buenos lectores.

38

Comité Editorial: Cecilia Beuchat R., Rebeca Domínguez Y., María Paz Garafulic L., Carmen Paz Hernández P., Jennifer King V., Manuel Peña M., Verónica Uribe B. / Directora Ejecutiva: Jennifer King V. / Editora Ejecutiva: Bernardita Cruz M. / Editoras: Rebeca Domínguez Y., María Paz Garafulic L. / Ilustración Portada: Leonor Pérez / Jefe suscripciones-Administración: Florencia García B. / Colaboradores: Comité de evaluación Centro Lector de lo Barnechea, Susana Allori, Carolina Alvarado, María Eugenia Coeymans, Marco Antonio Coloma, Jimena Cosso, Llanos de la Torre, Alicia Fredes, Isabel Jiménez, Delphine Juthier, Teresita Lira, Carolina Maturana, María Teresa Mujica, Gabriela Precht, Mario Waissbluth, Nicole Cepeda (ilustración interior) / Impresión: World Color / www.revistahabiaunavez.cl Málaga 115, oficina 407, Las Condes, Santiago, Chile / Fono: 839 0995 – 96 / 228 0315 / Ventas: Jennifer King jking@habiaunavez.info / Fono: 228 0315 – 09 336 7855

el equipo...

40 44 46

Pág.16

Nos interesa saber tu opinión acerca de la revista. Envía tus comentarios a: bcruz@habiaunavez.info

PATROCINAN:

1 4 6

10

Felicitaciones y un saludo ansioso porque llegue pronto el siguiente número.

Coordinadora de Lenguaje Primaria Cumbres Masculino

INVI

Ilustración portada: Gentileza de Leonor Pérez

Hoy me leí la revista completa y lo único que quiero es compartir con los profesores de mi colegio la magia de la editorial “¿Interactividad con Julie Andrews?” y la emoción que sintió Ana María Güiraldes al descubrir a Papelucho como el mejor argumento para no olvidar a Marcela Paz.

Lenka Delgado Donoso

juvenil infantilliteratura número siete11 ERNO | 20

48 49 50 52 53

Pág.10

54

LINK

56

Miguel Moreno Monroy

Pruébalo en casa Tips para padres

Iniciativa Arauco Lee HUV recomienda Libros profesionales

¿Qué leemos?

Francisca Imboden

Columna

Mario Waissbluth / Jimena Cosso

Satoshi Kitamura Tras su huella en Chile

ESPECIAL

Mirada latinoamericana Talleres Literacuentos del CCE

Columna

Susana Allori

Entrevista exclusiva Barbara Fiore

ESPECIAL

La inspiración de Leonor Pérez

Columna

María Eugenia Coeymans

Narrativa

Yo, simio de Sergio Gómez (capítulo 1)

Recomendados Reseñas Centro Lector Recordando a Elena Poitier Manuel Peña M.

Premio Banco del Libro, Venezuela Navegando entre letras Mundo lector SNBP Sistema Nacional de Bibliotecas Públicas

Mis favoritos Inés Rojas

¡A mí me resultó! Teresita Lira

Fundación Había una Vez...

Las más recientes bibliotecas implementadas


Actualidad

LOS LIBROS LLEGAN A LA RADIO Una original iniciativa se está llevando a cabo en Quillota, donde desde junio dos radios locales transmiten, todas las semanas y durante media hora, lecturas dramatizadas de cuentos que están disponibles en todas las Bibliotecas CRA. La invitación de los organizadores es a sintonizar el programa en colegios y jardines infantiles, para que los niños puedan escuchar clásicos como El gato con botas, El príncipe feliz o La bella durmiente con la guía de su profesor. Martes a las 11:00 hrs. en Radio Boni (102.5 FM) y viernes a las 14:00 hrs. en Radio Quillota (101.5 FM). Para escuchar los cuentos online y saber más detalles del proyecto, visitar www.cuentosradiales.cl.

ACTIVIDADES EN EL GAM

RECONOCIMIENTO A MANUEL PEÑA

Tras una importante donación de libros infantiles y juveniles por parte de Editorial Zig-Zag, se abrió oficialmente la Biblioniños de la biblioteca del Centro Cultural Gabriela Mistral. Ambas entidades firmaron además un convenio de colaboración para el fomento de la lectura y las artes escénicas, que contempla una actividad literaria mensual en las modernas instalaciones del GAM. Más información en www.bibliogam.cl.

En el marco de la 25ª Feria del Libro Infantil y Juvenil, la Municipalidad de Providencia rindió un homenaje al destacado escritor, investigador y profesor Manuel Peña Muñoz. De manos del alcalde Cristián Labbé, el autor recibió la medalla de “Persona Pública Distinguida” en reconocimiento a su prolífica y valiosa labor en el campo de la literatura infantil y juvenil.

LIBROS CON ESTILO Una buena y original opción para personalizar los cuentos de los niños son los ex libris autoadhesivos de Papelaria. Con distintos motivos -desde mariposas a ilustraciones vintage- tienen espacio para escribir el nombre de el o los dueños del libro y vienen en un sobre con 18 unidades iguales. En la misma tienda se encuentran también unos sets con 8 marca páginas magnéticos de inspiración infantil. www.papelaria.cl.

FAMOSOS SE TRANSFORMAN EN ESCRITORES Nueve reconocidas figuras se lanzaron a la aventura de escribir un cuento y así ser parte del proyecto “Imagina que volamos”, un libro dirigido a niños hospitalizados que nació por iniciativa de Fernanda Farfán y el doctor Owen Korn, del Hospital Clínico de la Universidad de Chile. La Primera Dama, Cecilia Morel, Consuelo Saavedra, Iván Zamorano, Francisco Melo y Rafael Araneda son algunos de los nombres que debutan en la escritura con textos para niños entre 4 y 10 años. El libro, que se lanzará en septiembre, será donado a los hospitales pediátricos de Santiago y a las unidades de pediatría de los hospitales públicos regionales.

CUENTACUENTOS EN EL SUR DE CHILE Todos los sábados al medio día, La Librería de Valdivia (Paseo Libertad 178, Valdivia) realiza cuentacuentos a los que están invitados todos los niños. En el Centro Lector Osorno (Cochrane 971, Osorno), en tanto, los cuentacuentos infantiles son todos los viernes a las 16.30, con un valor de $500 por persona. Para estar al día de las múltiples actividades que aquí se realizan, visitar www.facebook.com/centrolector. Había una Vez 4 | Actualidad

PREMIO DE LIBRO ANIMADO INTERACTIVO El Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) de México convoca al primer Premio Internacional de Libro Animado Interactivo en Español Paula Benavides, en el que podrán participar personas de cualquier nacionalidad y lugar de residencia. La invitación es a crear un libro electrónico escrito en lengua española que contenga texto, imagen, animación y/o video, sonido y/música. La recepción de los trabajos es hasta el 30 de septiembre de 2011. Más información en www.conaculta.gob.mx.

ISABEL ALLENDE RECIBE PREMIO HANS CHRISTIAN ANDERSEN La escritora chilena Isabel Allende fue distinguida con el premio Hans Christian Andersen de literatura, otorgado por la fundación privada que lleva el nombre del célebre escritor danés. Según se informó, el jurado quiso premiar las cualidades de la autora como narradora mágica y su talento para "hechizar" al público. El premio está dotado de 500 mil coronas danesas (unos 95 mil dólares) y el 2010, en su primera versión, fue entregado a la creadora de Harry Potter, J.K. Rowling.

©Lori Barra

DOS CONCURSOS LITERARIOS Destinado a potenciar la literatura para jóvenes de 12 a 18 años, el Premio de Narrativa Juvenil Everest invita a participar a autores de cualquier nacionalidad con originales inéditos de prosa, poesía o teatro. La recepción de las obras es hasta el 30 de diciembre de 2011. Bases en www.everest.es. El Grupo Anaya, en tanto, convoca al IX Premio Internacional de Literatura Infantil y Juvenil, que busca estimular la creación de obras en lengua española dirigidas a lectores de 8 a 12 años. La admisión de originales finaliza el 30 de septiembre de 2011. Más información en www.anayainfantilyjuvenil.com.

RETRATOS IMAGINARIOS DE MONTT Y OLEA Sesenta personajes realizados a cuatro manos por Alberto Montt y Francisco Javier Olea reúne la muestra @vatar, que se presenta hasta el 10 de agosto en PLOP! Galería. En ella, los reconocidos ilustradores presentan retratos ficticios de los usuarios de Twitter con los que día a día intercambian opiniones y comentarios. Al término de la exposición, la galería celebrará su primer año de vida con un montaje de dos de sus fundadores, Fito Holloway y Pati Aguilera, que emprenden un viaje por los barrios de Santiago para dar cuenta de sus personajes y paisajes.

LINK

www.bibliotecas-cra.cl Había una Vez 5 | Actualidad


Actualidad

LOS LIBROS LLEGAN A LA RADIO Una original iniciativa se está llevando a cabo en Quillota, donde desde junio dos radios locales transmiten, todas las semanas y durante media hora, lecturas dramatizadas de cuentos que están disponibles en todas las Bibliotecas CRA. La invitación de los organizadores es a sintonizar el programa en colegios y jardines infantiles, para que los niños puedan escuchar clásicos como El gato con botas, El príncipe feliz o La bella durmiente con la guía de su profesor. Martes a las 11:00 hrs. en Radio Boni (102.5 FM) y viernes a las 14:00 hrs. en Radio Quillota (101.5 FM). Para escuchar los cuentos online y saber más detalles del proyecto, visitar www.cuentosradiales.cl.

ACTIVIDADES EN EL GAM

RECONOCIMIENTO A MANUEL PEÑA

Tras una importante donación de libros infantiles y juveniles por parte de Editorial Zig-Zag, se abrió oficialmente la Biblioniños de la biblioteca del Centro Cultural Gabriela Mistral. Ambas entidades firmaron además un convenio de colaboración para el fomento de la lectura y las artes escénicas, que contempla una actividad literaria mensual en las modernas instalaciones del GAM. Más información en www.bibliogam.cl.

En el marco de la 25ª Feria del Libro Infantil y Juvenil, la Municipalidad de Providencia rindió un homenaje al destacado escritor, investigador y profesor Manuel Peña Muñoz. De manos del alcalde Cristián Labbé, el autor recibió la medalla de “Persona Pública Distinguida” en reconocimiento a su prolífica y valiosa labor en el campo de la literatura infantil y juvenil.

LIBROS CON ESTILO Una buena y original opción para personalizar los cuentos de los niños son los ex libris autoadhesivos de Papelaria. Con distintos motivos -desde mariposas a ilustraciones vintage- tienen espacio para escribir el nombre de el o los dueños del libro y vienen en un sobre con 18 unidades iguales. En la misma tienda se encuentran también unos sets con 8 marca páginas magnéticos de inspiración infantil. www.papelaria.cl.

FAMOSOS SE TRANSFORMAN EN ESCRITORES Nueve reconocidas figuras se lanzaron a la aventura de escribir un cuento y así ser parte del proyecto “Imagina que volamos”, un libro dirigido a niños hospitalizados que nació por iniciativa de Fernanda Farfán y el doctor Owen Korn, del Hospital Clínico de la Universidad de Chile. La Primera Dama, Cecilia Morel, Consuelo Saavedra, Iván Zamorano, Francisco Melo y Rafael Araneda son algunos de los nombres que debutan en la escritura con textos para niños entre 4 y 10 años. El libro, que se lanzará en septiembre, será donado a los hospitales pediátricos de Santiago y a las unidades de pediatría de los hospitales públicos regionales.

CUENTACUENTOS EN EL SUR DE CHILE Todos los sábados al medio día, La Librería de Valdivia (Paseo Libertad 178, Valdivia) realiza cuentacuentos a los que están invitados todos los niños. En el Centro Lector Osorno (Cochrane 971, Osorno), en tanto, los cuentacuentos infantiles son todos los viernes a las 16.30, con un valor de $500 por persona. Para estar al día de las múltiples actividades que aquí se realizan, visitar www.facebook.com/centrolector. Había una Vez 4 | Actualidad

PREMIO DE LIBRO ANIMADO INTERACTIVO El Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) de México convoca al primer Premio Internacional de Libro Animado Interactivo en Español Paula Benavides, en el que podrán participar personas de cualquier nacionalidad y lugar de residencia. La invitación es a crear un libro electrónico escrito en lengua española que contenga texto, imagen, animación y/o video, sonido y/música. La recepción de los trabajos es hasta el 30 de septiembre de 2011. Más información en www.conaculta.gob.mx.

ISABEL ALLENDE RECIBE PREMIO HANS CHRISTIAN ANDERSEN La escritora chilena Isabel Allende fue distinguida con el premio Hans Christian Andersen de literatura, otorgado por la fundación privada que lleva el nombre del célebre escritor danés. Según se informó, el jurado quiso premiar las cualidades de la autora como narradora mágica y su talento para "hechizar" al público. El premio está dotado de 500 mil coronas danesas (unos 95 mil dólares) y el 2010, en su primera versión, fue entregado a la creadora de Harry Potter, J.K. Rowling.

©Lori Barra

DOS CONCURSOS LITERARIOS Destinado a potenciar la literatura para jóvenes de 12 a 18 años, el Premio de Narrativa Juvenil Everest invita a participar a autores de cualquier nacionalidad con originales inéditos de prosa, poesía o teatro. La recepción de las obras es hasta el 30 de diciembre de 2011. Bases en www.everest.es. El Grupo Anaya, en tanto, convoca al IX Premio Internacional de Literatura Infantil y Juvenil, que busca estimular la creación de obras en lengua española dirigidas a lectores de 8 a 12 años. La admisión de originales finaliza el 30 de septiembre de 2011. Más información en www.anayainfantilyjuvenil.com.

RETRATOS IMAGINARIOS DE MONTT Y OLEA Sesenta personajes realizados a cuatro manos por Alberto Montt y Francisco Javier Olea reúne la muestra @vatar, que se presenta hasta el 10 de agosto en PLOP! Galería. En ella, los reconocidos ilustradores presentan retratos ficticios de los usuarios de Twitter con los que día a día intercambian opiniones y comentarios. Al término de la exposición, la galería celebrará su primer año de vida con un montaje de dos de sus fundadores, Fito Holloway y Pati Aguilera, que emprenden un viaje por los barrios de Santiago para dar cuenta de sus personajes y paisajes.

LINK

www.bibliotecas-cra.cl Había una Vez 5 | Actualidad


Novedades... Zona afectada

nuevo título de Confín Ediciones

PLANETA

AMANUTA

JUEGO CON VOZ 1

ECOS VERDES

DOÑA EREMITA SOBRE RUEDAS

Autor: Andrea Pizarro. Editorial Planeta, 2011. ISBN: 9789562475464

Autor: Mónica Martin y María de los Ángeles Pavez. Ilustraciones de Alejandra Acosta. Editorial Amanuta, 2011. ISBN: 9789568209667

Autor: Quentin Blake. Ediciones Ekaré, 2011. ISBN: 9788493776770

En sus 37 páginas, este libro rescata juegos de todos los tiempos para que los niños aprendan a divertirse y cantar con las mismas dinámicas que marcaron a las generaciones que los precedieron. Así, presenta prejuegos inolvidables como el terrome, terrome, la matita y el ene tene tú, juegos de manos, de cuerda y de pelota, todo para compartir con los amigos.

EKARÉ

Como una oportunidad para cambiar de mirada y tomar conciencia se define este volumen que aborda el cuidado del medio ambiente en un lenguaje sencillo y ameno. Además de entregar algunos conceptos básicos sobre el tema, propone una serie de cambios de hábitos y actividades en el ámbito de acción de los niños.

Una historia llena de humor y creatividad presenta este libro de Quentin Blake. Doña Eremita pasea en bicicleta junto a su perro Mambrú, pero en el camino se le van ocurriendo disparatadas formas de hacer más eficiente su medio de transporte. Un libro que de seguro hará reír a los más pequeños.

LIBERALIA PALABRAS, REGALO PALABRAS Autor: Cecilia Beuchat. Ilustraciones de Isabel Hojas. Liberalia Ediciones, 2011. ISBN: 9789568484125

Este libro surge de la convicción de que fijarse en las palabras puede resultar apasionante. Cada palabra que se presenta aquí va acompañada con cuentos, refranes, textos informativos y poemas. Una selección de textos poco habituales en otras obras, bellamente ilustrado por Isabel Hojas. Una obra entretenida que motivará a los lectores con el mundo apasionante del idioma.

Autor: María Paz Garafulic, Jennifer King y Paula Casado. Varios ilustradores. Confín Ediciones, 2011. ISBN: 9789568995010

Los potentes testimonios de los jóvenes que estuvieron en el epicentro del terremoto y posterior tsunami de febrero de 2010, dan vida a Zona afectada, un libro que quiere llevar a todos los chilenos la voz de esos protagonistas anónimos de la tragedia. “La angustia brotaba sin cesar”, “ahora todo cambió…”, “sigo enojada con el mar”, “muchas víctimas, ningún culpable” y “me sentí valiente”, son solo algunas de las expresiones que surgieron del trabajo en terreno de las autoras con los jóvenes.

ALFAGUARA

OCÉANO

BIBLIOGRÁFICA

PERSONAJES POPULARES DE CHILE

¡MENUDA CHIRIPA! Las serendipias más famosas

AL OESTE DEL SOL, AL ESTE DE LA LUNA. CINCO LEYENDAS DEL MUNDO

Autor: Manuel Peña Muñoz. Ilustraciones de Loly & Bernardilla. Editorial Alfaguara, 2011. ISBN: 9789562399142

La vendedora de mote con huesillos, el escobero, la tejedora de redes y el organillero son solo algunos de los personajes que rescata y pone en valor este libro, un aporte a la memoria de nuestra identidad nacional. Descritos con sus indumentarias y pregones, los niños podrán conocerlos mejor y los más grandes, recordar viejos tiempos. Había una Vez 6 | Novedades

Autor: Pere Romanillos. Editorial Océano, 2011. ISBN: 9788475567365

Bajo la premisa de que la vida es aleatoria y que muchos de los grandes genios buscaban una cosa, pero terminaron encontrando algo mejor, en este libro se muestran, de forma amena, los descubrimientos que cambiaron el rumbo de la historia. Una simple luz en la penumbra, el movimiento de una veleta y un pegamento que no pega, sostiene, dieron lugar a la reactividad, la aberración de la luz y los post-it. Un mundo de historias fascinantes.

Autor: Antonio Landauro. Ilustraciones de Paula Vásquez. Editorial Bibliográfica Internacional, 2010. ISBN: 9789563121216

Esta breve antología reúne cinco leyendas del mundo: La fuente de Neptuno (Grecia), La bajada del río Ganges (India), Axum, el salvador de Etiopía (Etiopía), Maui, el niño-dios, y el gran pez (Nueva Zelandia) y Marisier, más fuerte que los elefantes (Haití). Un volumen de gran intensidad poética.

LINK

Esos conceptos e ideas se plasmaron también en las ilustraciones de nueve destacados creadores locales, entre los que se cuentan Marcelo Pérez, Amparo Phillips, Alvaro Arteaga, Soledad Véliz y Francisca Robles. Así, Zona afectada se presenta como un testimonio de voces e imágenes que, ordenadas en un ABC de palabras provocadoras, consiguen generar emoción, pensamientos y reflexión.


Novedades... Zona afectada

nuevo título de Confín Ediciones

PLANETA

AMANUTA

JUEGO CON VOZ 1

ECOS VERDES

DOÑA EREMITA SOBRE RUEDAS

Autor: Andrea Pizarro. Editorial Planeta, 2011. ISBN: 9789562475464

Autor: Mónica Martin y María de los Ángeles Pavez. Ilustraciones de Alejandra Acosta. Editorial Amanuta, 2011. ISBN: 9789568209667

Autor: Quentin Blake. Ediciones Ekaré, 2011. ISBN: 9788493776770

En sus 37 páginas, este libro rescata juegos de todos los tiempos para que los niños aprendan a divertirse y cantar con las mismas dinámicas que marcaron a las generaciones que los precedieron. Así, presenta prejuegos inolvidables como el terrome, terrome, la matita y el ene tene tú, juegos de manos, de cuerda y de pelota, todo para compartir con los amigos.

EKARÉ

Como una oportunidad para cambiar de mirada y tomar conciencia se define este volumen que aborda el cuidado del medio ambiente en un lenguaje sencillo y ameno. Además de entregar algunos conceptos básicos sobre el tema, propone una serie de cambios de hábitos y actividades en el ámbito de acción de los niños.

Una historia llena de humor y creatividad presenta este libro de Quentin Blake. Doña Eremita pasea en bicicleta junto a su perro Mambrú, pero en el camino se le van ocurriendo disparatadas formas de hacer más eficiente su medio de transporte. Un libro que de seguro hará reír a los más pequeños.

LIBERALIA PALABRAS, REGALO PALABRAS Autor: Cecilia Beuchat. Ilustraciones de Isabel Hojas. Liberalia Ediciones, 2011. ISBN: 9789568484125

Este libro surge de la convicción de que fijarse en las palabras puede resultar apasionante. Cada palabra que se presenta aquí va acompañada con cuentos, refranes, textos informativos y poemas. Una selección de textos poco habituales en otras obras, bellamente ilustrado por Isabel Hojas. Una obra entretenida que motivará a los lectores con el mundo apasionante del idioma.

Autor: María Paz Garafulic, Jennifer King y Paula Casado. Varios ilustradores. Confín Ediciones, 2011. ISBN: 9789568995010

Los potentes testimonios de los jóvenes que estuvieron en el epicentro del terremoto y posterior tsunami de febrero de 2010, dan vida a Zona afectada, un libro que quiere llevar a todos los chilenos la voz de esos protagonistas anónimos de la tragedia. “La angustia brotaba sin cesar”, “ahora todo cambió…”, “sigo enojada con el mar”, “muchas víctimas, ningún culpable” y “me sentí valiente”, son solo algunas de las expresiones que surgieron del trabajo en terreno de las autoras con los jóvenes.

ALFAGUARA

OCÉANO

BIBLIOGRÁFICA

PERSONAJES POPULARES DE CHILE

¡MENUDA CHIRIPA! Las serendipias más famosas

AL OESTE DEL SOL, AL ESTE DE LA LUNA. CINCO LEYENDAS DEL MUNDO

Autor: Manuel Peña Muñoz. Ilustraciones de Loly & Bernardilla. Editorial Alfaguara, 2011. ISBN: 9789562399142

La vendedora de mote con huesillos, el escobero, la tejedora de redes y el organillero son solo algunos de los personajes que rescata y pone en valor este libro, un aporte a la memoria de nuestra identidad nacional. Descritos con sus indumentarias y pregones, los niños podrán conocerlos mejor y los más grandes, recordar viejos tiempos. Había una Vez 6 | Novedades

Autor: Pere Romanillos. Editorial Océano, 2011. ISBN: 9788475567365

Bajo la premisa de que la vida es aleatoria y que muchos de los grandes genios buscaban una cosa, pero terminaron encontrando algo mejor, en este libro se muestran, de forma amena, los descubrimientos que cambiaron el rumbo de la historia. Una simple luz en la penumbra, el movimiento de una veleta y un pegamento que no pega, sostiene, dieron lugar a la reactividad, la aberración de la luz y los post-it. Un mundo de historias fascinantes.

Autor: Antonio Landauro. Ilustraciones de Paula Vásquez. Editorial Bibliográfica Internacional, 2010. ISBN: 9789563121216

Esta breve antología reúne cinco leyendas del mundo: La fuente de Neptuno (Grecia), La bajada del río Ganges (India), Axum, el salvador de Etiopía (Etiopía), Maui, el niño-dios, y el gran pez (Nueva Zelandia) y Marisier, más fuerte que los elefantes (Haití). Un volumen de gran intensidad poética.

LINK

Esos conceptos e ideas se plasmaron también en las ilustraciones de nueve destacados creadores locales, entre los que se cuentan Marcelo Pérez, Amparo Phillips, Alvaro Arteaga, Soledad Véliz y Francisca Robles. Así, Zona afectada se presenta como un testimonio de voces e imágenes que, ordenadas en un ABC de palabras provocadoras, consiguen generar emoción, pensamientos y reflexión.


¿Porsoyqué Miguel Moreno Monroy Escritor

lector?

Cada semana de nuestra infancia tuvo por lo menos dos días festivos: el domingo y el día en que El Peneca, con su rostro iluminado por Coré, venía muy temprano a despertarnos para compartir con nosotros sus nuevas aventuras. Nos interesaba tanto conocerlas, que una mañana, en un cordial pacto de caballeros, acordamos con mi hermano que fuera el azar –una moneda lanzada al aire– el que decidiera semanalmente quién sería el primero en recorrer sus amenas páginas. Esa revista, más El Cabrito y Billiken, que llegaba desde Argentina, fueron determinantes en nuestra temprana iniciación como lectores, la que en verdad partió en el colegio, en el Silabario Matte, y continuó en los textos escolares de Manuel Guzmán Maturana.

LINK Había una Vez 8 | ¿Por qué soy lector?

http://www.lecturaviva.cl/lecturav_wp/?p=639

En casa siempre hubo libros. Mi padre, Dionisio Moreno García, nacido en España, escribió versos y relatos. En su pequeña biblioteca en formación tenía un antiguo diccionario de nuestra lengua, novelas de Vicente Blasco Ibáñez, numerosos volúmenes de Tarzán, de Edgar Rice Burroughs, y varias antologías de poesía española.

Con mi hermano René, en las frías y lluviosas tardes invernales, nos instalábamos cómodamente en los mullidos sillones del escritorio como pasajeros de un barco para un placentero y secreto viaje. Pasajeros inmóviles entre dos diferentes mares: uno, vasto y profundo, el de los libros; el otro, el de la lluvia, sonoro y tempestuoso, como un gran mar vertical cayendo y resonando afuera. En la biblioteca del Liceo de Parral descubrí una fabulosa colección de cuentos, tradiciones y leyendas de todos los países, dirigida por Blanca Santa Cruz Ossa; El tesoro de la juventud y Corazón, de Edmundo de Amicis; cuentos de los hermanos Grimm, Andersen y Perrault. Regalos o préstamos de libros –que pasaron a ser involuntarios regalos– enriquecían mi personal paraíso. La biblioteca municipal disponía de valiosas obras como Desolación, de Gabriela Mistral; Crepusculario, de Pablo Neruda; Comarca del jazmín, de Óscar Castro y Alicia en el país de las maravillas, de Lewis Carroll. Vivíamos en la ciudad natal de Neruda y sucedían cosas inesperadas. Un día descubrí que esa menuda y risueña visitante que llegaba con frecuencia a nuestra casa y conversaba largamente con mi madre, era la señorita Brígida Socorro Reyes Parada, tía de Neftalí Reyes Basoalto. Sí, de Pablo Neruda, que al oro de las espigas y racimos de Parral, sumó un nuevo y definitivo resplandor: el oro verbal de su poesía.

LINK

www.bibliotecas-cra.cl


¿Porsoyqué Miguel Moreno Monroy Escritor

lector?

Cada semana de nuestra infancia tuvo por lo menos dos días festivos: el domingo y el día en que El Peneca, con su rostro iluminado por Coré, venía muy temprano a despertarnos para compartir con nosotros sus nuevas aventuras. Nos interesaba tanto conocerlas, que una mañana, en un cordial pacto de caballeros, acordamos con mi hermano que fuera el azar –una moneda lanzada al aire– el que decidiera semanalmente quién sería el primero en recorrer sus amenas páginas. Esa revista, más El Cabrito y Billiken, que llegaba desde Argentina, fueron determinantes en nuestra temprana iniciación como lectores, la que en verdad partió en el colegio, en el Silabario Matte, y continuó en los textos escolares de Manuel Guzmán Maturana.

LINK Había una Vez 8 | ¿Por qué soy lector?

http://www.lecturaviva.cl/lecturav_wp/?p=639

En casa siempre hubo libros. Mi padre, Dionisio Moreno García, nacido en España, escribió versos y relatos. En su pequeña biblioteca en formación tenía un antiguo diccionario de nuestra lengua, novelas de Vicente Blasco Ibáñez, numerosos volúmenes de Tarzán, de Edgar Rice Burroughs, y varias antologías de poesía española.

Con mi hermano René, en las frías y lluviosas tardes invernales, nos instalábamos cómodamente en los mullidos sillones del escritorio como pasajeros de un barco para un placentero y secreto viaje. Pasajeros inmóviles entre dos diferentes mares: uno, vasto y profundo, el de los libros; el otro, el de la lluvia, sonoro y tempestuoso, como un gran mar vertical cayendo y resonando afuera. En la biblioteca del Liceo de Parral descubrí una fabulosa colección de cuentos, tradiciones y leyendas de todos los países, dirigida por Blanca Santa Cruz Ossa; El tesoro de la juventud y Corazón, de Edmundo de Amicis; cuentos de los hermanos Grimm, Andersen y Perrault. Regalos o préstamos de libros –que pasaron a ser involuntarios regalos– enriquecían mi personal paraíso. La biblioteca municipal disponía de valiosas obras como Desolación, de Gabriela Mistral; Crepusculario, de Pablo Neruda; Comarca del jazmín, de Óscar Castro y Alicia en el país de las maravillas, de Lewis Carroll. Vivíamos en la ciudad natal de Neruda y sucedían cosas inesperadas. Un día descubrí que esa menuda y risueña visitante que llegaba con frecuencia a nuestra casa y conversaba largamente con mi madre, era la señorita Brígida Socorro Reyes Parada, tía de Neftalí Reyes Basoalto. Sí, de Pablo Neruda, que al oro de las espigas y racimos de Parral, sumó un nuevo y definitivo resplandor: el oro verbal de su poesía.

LINK

www.bibliotecas-cra.cl


PRUÉBALO EN CASA

Ideas simples para fomentar la lectura en casa

¿Tu hijo siempre quiere escuchar los mismos cuentos?

8 claves para elegir un buen libro infantil o juvenil

María Teresa Mujica

Para no tener que repetir una y mil veces las historias favoritas de tus niños, una buena opción es grabarlas en casette o mp3. Así, ellos podrán “leerlas” cuantas veces quieran y en cualquier momento. Hoy, la mayoría de los celulares y los computadores tienen incorporados un sistema de registro de voz. Solo necesitas leer el cuento de la misma forma en que a tu hijo le gusta escucharlo. Es aconsejable también marcar el cambio de página con un sonido que indique a los más pequeños que debe dar vuelta la hoja para continuar con la narración. Esta señal puede ser, por ejemplo, un golpe en un vaso de vidrio o una nota de un piano infantil. La posibilidad de escuchar sus cuentos en el mp3 o en la radio será de por sí un panorama que entusiasmará a los niños y, de paso, permitirá que sigan disfrutando de la lectura aún cuando no les estén leyendo personalmente. Ideal para papás que viajan o trabajan hasta tarde, niños que están aprendiendo a leer y como entretención para ir a la cama a cualquier edad.

Profesora Biblioteca Sagrado Corazón Monjas Inglesas

informado se evitan las malas elecciones, pero también se descubren libros que pueden ser puentes de unión para tratar ciertos temas.

• Tomar en cuenta el valor literario y la calidad de impresión del libro. Es preferible comprar un solo título de buen nivel que muchos para aprovechar, por ejemplo, una oferta.

• Privilegiar títulos que entreguen nuevas miradas sobre temas y valores universales, que aporten experiencias de vida y ayuden a los lectores a ser mejores personas.

• El libro debe estar acorde con la capacidad del lector. El exceso de páginas

puede, por ejemplo, frustrar a un niño que comienza a leer. De igual forma, un texto demasiado complejo puede generar rechazo en un adolescente no acostumbrado a ese tipo de literatura.

• Es bueno que un libro posea un vocabulario universal, pero que también

incorpore palabras que amplíen los horizontes del lector.

• Todas las personas tienen distintos gustos, personalidades y momentos. Nunca se debe escoger un título

pensando en lo que a uno le hubiese gustado leer a esa edad, sino en lo que al niño o joven le pueda interesar de acuerdo a su propia realidad e intereses.

• Si el lector es un niño, comprobar que exista correspondencia entre el texto y las imágenes. Que las ilustraciones reafirmen y enriquezcan la narración y ayuden al pequeño a imaginar.

• En el caso de los adolescentes, tomar en cuenta los libros de moda y la recomendación de sus pares. Aprovechar esas instancias para sembrar el interés por la lectura.

• Leer los contenidos o asesorarse por alguien que sepa. En el mercado hay

muchos libros de dudosa calidad o que presentan valores que no son compartidos por todas las familias. Al estar

LINK Había una Vez 10 | Pruébalo en casa

www.yomelolei.blogspot.com

Todas las personas tienen distintos gustos, personalidades y momentos.

LINK

www.bibliotecas-cra.cl

Ilustración gentileza de http://reikox3.deviantart.com

Había una Vez 11 | Sección


PRUÉBALO EN CASA

Ideas simples para fomentar la lectura en casa

¿Tu hijo siempre quiere escuchar los mismos cuentos?

8 claves para elegir un buen libro infantil o juvenil

María Teresa Mujica

Para no tener que repetir una y mil veces las historias favoritas de tus niños, una buena opción es grabarlas en casette o mp3. Así, ellos podrán “leerlas” cuantas veces quieran y en cualquier momento. Hoy, la mayoría de los celulares y los computadores tienen incorporados un sistema de registro de voz. Solo necesitas leer el cuento de la misma forma en que a tu hijo le gusta escucharlo. Es aconsejable también marcar el cambio de página con un sonido que indique a los más pequeños que debe dar vuelta la hoja para continuar con la narración. Esta señal puede ser, por ejemplo, un golpe en un vaso de vidrio o una nota de un piano infantil. La posibilidad de escuchar sus cuentos en el mp3 o en la radio será de por sí un panorama que entusiasmará a los niños y, de paso, permitirá que sigan disfrutando de la lectura aún cuando no les estén leyendo personalmente. Ideal para papás que viajan o trabajan hasta tarde, niños que están aprendiendo a leer y como entretención para ir a la cama a cualquier edad.

Profesora Biblioteca Sagrado Corazón Monjas Inglesas

informado se evitan las malas elecciones, pero también se descubren libros que pueden ser puentes de unión para tratar ciertos temas.

• Tomar en cuenta el valor literario y la calidad de impresión del libro. Es preferible comprar un solo título de buen nivel que muchos para aprovechar, por ejemplo, una oferta.

• Privilegiar títulos que entreguen nuevas miradas sobre temas y valores universales, que aporten experiencias de vida y ayuden a los lectores a ser mejores personas.

• El libro debe estar acorde con la capacidad del lector. El exceso de páginas

puede, por ejemplo, frustrar a un niño que comienza a leer. De igual forma, un texto demasiado complejo puede generar rechazo en un adolescente no acostumbrado a ese tipo de literatura.

• Es bueno que un libro posea un vocabulario universal, pero que también

incorpore palabras que amplíen los horizontes del lector.

• Todas las personas tienen distintos gustos, personalidades y momentos. Nunca se debe escoger un título

pensando en lo que a uno le hubiese gustado leer a esa edad, sino en lo que al niño o joven le pueda interesar de acuerdo a su propia realidad e intereses.

• Si el lector es un niño, comprobar que exista correspondencia entre el texto y las imágenes. Que las ilustraciones reafirmen y enriquezcan la narración y ayuden al pequeño a imaginar.

• En el caso de los adolescentes, tomar en cuenta los libros de moda y la recomendación de sus pares. Aprovechar esas instancias para sembrar el interés por la lectura.

• Leer los contenidos o asesorarse por alguien que sepa. En el mercado hay

muchos libros de dudosa calidad o que presentan valores que no son compartidos por todas las familias. Al estar

LINK Había una Vez 10 | Pruébalo en casa

www.yomelolei.blogspot.com

Todas las personas tienen distintos gustos, personalidades y momentos.

LINK

www.bibliotecas-cra.cl

Ilustración gentileza de http://reikox3.deviantart.com

Había una Vez 11 | Sección


INICIATIVAS DE FOMENTO LECTOR

ARAUCO LEE: APORTE EDUCATIVO Y FORTALECIMIENTO CULTURAL Desde 1989 a la fecha, la Fundación Educacional Arauco realiza programas de mejoramiento educativo y cultural para apoyar a las escuelas municipales de las regiones del Maule, Bío Bío y Los Ríos, donde están ubicadas las instalaciones de la empresa Arauco. En este contexto fue que a mediados de julio de 2010, en la comuna de Arauco, la Fundación, junto a la Asociación de Municipalidades “Arauco 7”, autoridades provinciales y regionales, dieron inicio al Plan Provincial de Fomento de la Lectura ARAUCO LEE, que tiene como objetivo contribuir al mejoramiento de la calidad de la educación y al fortalecimiento de la cultura. Para poder desarrollar el hábito y el gusto por la lectura en niños y jóvenes de la provincia, este plan, que se realizará hasta el año 2013, contempla dos iniciativas. La primera, el programa urbano denominado “Plan Lector”, que consiste en la implementación, al interior de las escuelas, de estrategias que permitan a los profesores incentivar el gusto por la lectura y potenciar la formación de buenos lectores. Este programa se está desarrollando en 46 escuelas urbanas de la provincia e implica la donación de más de 12 mil libros a estos establecimientos. Para su ejecución, Fundación Educacional Arauco realiza jornadas de capacitación a los profe-

LINKS

sores, visitas a las salas de clases y un trabajo directo con las autoridades educacionales y municipales. La segunda iniciativa de ARAUCO LEE es la implementación de los “Bibliomóvil”, bibliotecas itinerantes que recorren sectores rurales para asegurar la disponibilidad y el acceso a los libros, no solo a los niños, sino que a toda la comunidad.

HUV RECOMIENDA

1001 libros infantiles que hay que leer antes de crecer En un momento de particular auge y reconocimiento de la literatura infantil y juvenil, editorial Grijalbo presenta este atractivo libro-guía que reúne en casi mil páginas los más significativos y destacados libros escritos e ilustrados para niños y jóvenes.

El proyecto contempla un vehículo para cada comuna que, en recorridos semanales o quincenales, acude a las 77 escuelas que participan en este programa, en beneficio de 231 profesores, 2.631 alumnos y sus familias. Cada biblioteca móvil cuenta con una colección de entre mil y dos mil títulos.

Los títulos fueron recopilados por el célebre escritor e ilustrador Quentin Blake y por Julia Eccleshare, escritora, conferenciante y editora de libros infantiles, con la colaboración de renombradas figuras del mundo de la literatura infantil y juvenil, y recomendaciones especiales de escritores como Isabel Allende, Philip Pullman y Eric Carle, entre otros.

Para implementar esta iniciativa, la entidad realizó una alianza con Fundación La Fuente, que funciona como organismo ejecutor. Cada municipio nombró a una persona como el encargado del vehículo y los siete encargados ya comenzaron un proceso de capacitación que dura dos años y pretende, entre otras cosas, ayudarlos a encantar a los niños con la lectura.

Las reseñas, muy acertadamente, se encuentran divididas en capítulos conforme a la edad de los lectores. En cinco tramos se reúnen las lecturas recomendadas desde los primeros años de vida, hasta los libros más significativos seleccionados para jóvenes mayores de 12 años.

Finalmente, y gracias a sus dos líneas de acción, ARAUCO LEE, consigue llegar y beneficiar a 123 escuelas municipales, 617 profesores y más de 11 mil alumnos de las 7 comunas de la Provincia de Arauco.

www.fundacionarauco.cl

Cada reseña contiene, entre otros elementos, la mención al autor e ilustrador, fecha de la primera edición, idioma original, temática general y, en la mayoría de los casos, imágenes de portadas e interiores de los libros. Además, los textos hacen una rica referencia a la trama y principales características de la publicación, tales como la tendencia dentro de cual se enmarca, las características literarias y/o estéticas del libro, el perfil y trascendencia del autor y del ilustrador, etc. Esos elementos hacen de este volumen, mucho más que una recopilación fría e impersonal de datos, una fuente de inspiración para la selección y conocimiento de libros orientados al público infantil y juvenil, además de una excelente guía para el conocimiento de tendencias literarias, escritores e ilustradores.

1001 Libros infantiles que hay que leer antes de crecer Autores: Quentin Blake y Julia Eccleshare Grijalbo, 2010 ISBN: 9788425344190

Complementariamente, un índice de títulos y de autores e ilustradores facilita la búsqueda, haciendo del volumen un material de referencia útil y dinámico, en especial para bibliotecarios y mediadores de la lectura. Sin embargo, será también bello para padres y madres y, en general, adultos. En palabras de Eccleshare, “los adultos recordarán los libros que amaron cuando eran niños, pero también conocerán autores e ilustradores contemporáneos en una selección variada y universal por su dimensión internacional”. Aún cuando nos encontramos ante un maravilloso libro, de cuidada materialidad y bellísima presentación y diseño, existe un aspecto que puede causar ciertas dificultades: las portadas de las obras seleccionadas aparecen en su versión e idioma originales, en su mayoría inglés, lo que puede generar confusión al momento de “rastrearlas” en el mercado nacional. Asimismo, el lector encontrará referencias a muchos libros no disponibles en su país, lo que puede provocar cierta frustración o desencanto. Sin embargo, desde cierta perspectiva, este volumen es también una invitación a explorar la oferta disponible en nuestro propio medio y un estímulo para descubrir las joyas literarias que muchas veces quedan escondidas en anaqueles de librerías o bibliotecas.

LINK

www.bibliotecas-cra.cl www.habiaunavezlibros.cl Había una Vez 13 | HUV recomienda


INICIATIVAS DE FOMENTO LECTOR

ARAUCO LEE: APORTE EDUCATIVO Y FORTALECIMIENTO CULTURAL Desde 1989 a la fecha, la Fundación Educacional Arauco realiza programas de mejoramiento educativo y cultural para apoyar a las escuelas municipales de las regiones del Maule, Bío Bío y Los Ríos, donde están ubicadas las instalaciones de la empresa Arauco. En este contexto fue que a mediados de julio de 2010, en la comuna de Arauco, la Fundación, junto a la Asociación de Municipalidades “Arauco 7”, autoridades provinciales y regionales, dieron inicio al Plan Provincial de Fomento de la Lectura ARAUCO LEE, que tiene como objetivo contribuir al mejoramiento de la calidad de la educación y al fortalecimiento de la cultura. Para poder desarrollar el hábito y el gusto por la lectura en niños y jóvenes de la provincia, este plan, que se realizará hasta el año 2013, contempla dos iniciativas. La primera, el programa urbano denominado “Plan Lector”, que consiste en la implementación, al interior de las escuelas, de estrategias que permitan a los profesores incentivar el gusto por la lectura y potenciar la formación de buenos lectores. Este programa se está desarrollando en 46 escuelas urbanas de la provincia e implica la donación de más de 12 mil libros a estos establecimientos. Para su ejecución, Fundación Educacional Arauco realiza jornadas de capacitación a los profe-

LINKS

sores, visitas a las salas de clases y un trabajo directo con las autoridades educacionales y municipales. La segunda iniciativa de ARAUCO LEE es la implementación de los “Bibliomóvil”, bibliotecas itinerantes que recorren sectores rurales para asegurar la disponibilidad y el acceso a los libros, no solo a los niños, sino que a toda la comunidad.

HUV RECOMIENDA

1001 libros infantiles que hay que leer antes de crecer En un momento de particular auge y reconocimiento de la literatura infantil y juvenil, editorial Grijalbo presenta este atractivo libro-guía que reúne en casi mil páginas los más significativos y destacados libros escritos e ilustrados para niños y jóvenes.

El proyecto contempla un vehículo para cada comuna que, en recorridos semanales o quincenales, acude a las 77 escuelas que participan en este programa, en beneficio de 231 profesores, 2.631 alumnos y sus familias. Cada biblioteca móvil cuenta con una colección de entre mil y dos mil títulos.

Los títulos fueron recopilados por el célebre escritor e ilustrador Quentin Blake y por Julia Eccleshare, escritora, conferenciante y editora de libros infantiles, con la colaboración de renombradas figuras del mundo de la literatura infantil y juvenil, y recomendaciones especiales de escritores como Isabel Allende, Philip Pullman y Eric Carle, entre otros.

Para implementar esta iniciativa, la entidad realizó una alianza con Fundación La Fuente, que funciona como organismo ejecutor. Cada municipio nombró a una persona como el encargado del vehículo y los siete encargados ya comenzaron un proceso de capacitación que dura dos años y pretende, entre otras cosas, ayudarlos a encantar a los niños con la lectura.

Las reseñas, muy acertadamente, se encuentran divididas en capítulos conforme a la edad de los lectores. En cinco tramos se reúnen las lecturas recomendadas desde los primeros años de vida, hasta los libros más significativos seleccionados para jóvenes mayores de 12 años.

Finalmente, y gracias a sus dos líneas de acción, ARAUCO LEE, consigue llegar y beneficiar a 123 escuelas municipales, 617 profesores y más de 11 mil alumnos de las 7 comunas de la Provincia de Arauco.

www.fundacionarauco.cl

Cada reseña contiene, entre otros elementos, la mención al autor e ilustrador, fecha de la primera edición, idioma original, temática general y, en la mayoría de los casos, imágenes de portadas e interiores de los libros. Además, los textos hacen una rica referencia a la trama y principales características de la publicación, tales como la tendencia dentro de cual se enmarca, las características literarias y/o estéticas del libro, el perfil y trascendencia del autor y del ilustrador, etc. Esos elementos hacen de este volumen, mucho más que una recopilación fría e impersonal de datos, una fuente de inspiración para la selección y conocimiento de libros orientados al público infantil y juvenil, además de una excelente guía para el conocimiento de tendencias literarias, escritores e ilustradores.

1001 Libros infantiles que hay que leer antes de crecer Autores: Quentin Blake y Julia Eccleshare Grijalbo, 2010 ISBN: 9788425344190

Complementariamente, un índice de títulos y de autores e ilustradores facilita la búsqueda, haciendo del volumen un material de referencia útil y dinámico, en especial para bibliotecarios y mediadores de la lectura. Sin embargo, será también bello para padres y madres y, en general, adultos. En palabras de Eccleshare, “los adultos recordarán los libros que amaron cuando eran niños, pero también conocerán autores e ilustradores contemporáneos en una selección variada y universal por su dimensión internacional”. Aún cuando nos encontramos ante un maravilloso libro, de cuidada materialidad y bellísima presentación y diseño, existe un aspecto que puede causar ciertas dificultades: las portadas de las obras seleccionadas aparecen en su versión e idioma originales, en su mayoría inglés, lo que puede generar confusión al momento de “rastrearlas” en el mercado nacional. Asimismo, el lector encontrará referencias a muchos libros no disponibles en su país, lo que puede provocar cierta frustración o desencanto. Sin embargo, desde cierta perspectiva, este volumen es también una invitación a explorar la oferta disponible en nuestro propio medio y un estímulo para descubrir las joyas literarias que muchas veces quedan escondidas en anaqueles de librerías o bibliotecas.

LINK

www.bibliotecas-cra.cl www.habiaunavezlibros.cl Había una Vez 13 | HUV recomienda


¿Qué leemos?

COLUMNA

Francisca Imboden

actriz

Francisca Imboden no concibe la vida sin libros. De niña fueron su pasatiempo favorito y hoy no está tranquila sin una buena historia entre las manos. Empecinada en transmitir esa pasión a sus tres hijos, esta actriz ha hecho todo lo posible por plantar en ellos una semilla que espera crezca con fuerza.

Vengo de una familia muy lectora, por eso en mi infancia los libros siempre tuvieron un lugar importante. Me gustaba tanto leer que si una historia me atrapaba no me dormía hasta terminarla, aunque para eso tuviera que meterme debajo de las sábanas con una linterna. Hasta el día de hoy, si no tengo un libro ahí que me esté llamando, siento que me estoy perdiendo de algo. Cuando nacieron mis hijas Trinidad y Consuelo, que hoy tienen 18 y 15 años, me preocupé de que partieran su vida con cuentos. Le pedí prestados muchos a mi mamá, que es fanática, y a toda la gente que me preguntó qué regalarles les pedí libros. Así empecé a armar mi colección. Siempre me gustó esa institución antigua del cuento nocturno, ese espacio de silencio para leer en voz alta, y a las niñitas también les encantaba. Lamentablemente, cuando ellas eran chicas yo hacía teatro y viajaba mucho por las teleseries, por lo que no pude continuar con esa rutina. De todas formas, las dos

son cercanas a la lectura y cada una tiene una repisa con sus títulos favoritos en la pieza. El que sí raya con los libros es Mariano, mi hijo de 3 años. Todas las noches, después de comer, se lava los dientes y me dice: “el cuento”. Él los elige y aunque sabe perfectamente cuál es cuál, se demora muchísimo en decidirse. Hace poco llegamos al acuerdo de tres historias por noche, porque o si no podríamos seguir hasta el otro día. Cada vez que le leo un libro con moraleja, él se aburre. Estoy convencida de que hoy los niños manejan mucha información y cuando un cuento les dice qué es bueno y qué es malo, se produce el efecto contrario. En cambio, si llegan solos a las conclusiones, interiorizan mejor los conceptos. Me gusta pensar que con todo esto he plantado una semilla que después crecerá con fuerza; lo importante es no perder la fe en la lectura, hay que sembrarla y de seguro después germinará.

La lectura como herramienta Mario Waissbluth

Presidente de Educación 2020

Jimena Cosso

Socióloga de Política Educativa de E2020

El proceso de lectura es un factor clave en el desarrollo escolar de los alumnos; en él se involucran distintas acciones, tales como la comprensión y el conocimiento espacio-temporal. Los expertos señalan como decisivo estimular la lectura desde la primera infancia pero, ¿cómo logramos dicha estimulación? Sabemos que en educación inicial los niños todavía no saben leer, pero sí tienen un acerca-

Desde Educación 2020 consideramos que uno de los importantes retrasos en el aprendizaje de los alumnos se debe a que muchos no aprenden a leer a la misma edad que sus compañeros de curso, lo cual puede acarrear problemas en el futuro de los estudiantes, sin-

“Desde Educación 2020 consideramos que uno de los importantes retrasos en el aprendizaje de los alumnos se debe a que muchos no aprenden a leer a la misma edad que sus compañeros de curso (…)” miento relevante con los libros, y en este nivel logran identificar y diferenciar los dibujos de las palabras. Al existir ya un contacto con los libros, consideramos que es necesario aprovechar esta instancia para fomentar la formación de la lectura. El acercamiento temprano a este proceso trae aparejadas sus ventajas: los expertos señalan que cuando un niño lee bien motiva la creatividad y aprende a concentrarse más rápidamente, lo cual está claramente relacionado con la asimilación de nuevos símbolos y lenguajes como, por ejemplo, la decodificación de los signos matemáticos. La estimulación debe otorgarse desde todos los ámbitos, convirtiendo la actividad de lectura en una instancia de recreación entretenida y divertida. Este estímulo debe provenir no solo desde la institución escolar, sino también de la familia. Existen expectativas de desarrollo de habilidades de acuerdo a las edades de los

LINK Había una Vez 14 | ¿Qué leemos?

estudiantes. En los primeros años de escolarización el objetivo es lograr cierta familiarización con el lenguaje, conociendo las letras y uniendo palabras. Generalmente, ya en tercero básico se espera que los estudiantes sepan leer y comprender el sentido global del texto, y en cuarto básico se busca lograr una fluidez lectora con el fin de alcanzar mayor comprensión e interpretación. El lograr los aprendizajes esperados es parte de la trayectoria formal, otorgado en el ámbito escolar, pero por otro lado el incentivo a la lectura también debe provenir desde su propia casa, estimulando el acercamiento y familiarización con los libros.

tiéndose excluidos de los aprendizajes esperados para el año cursado. La lectura es esencial para poder comprender los contenidos de las materias, no solo de lenguaje, sino también de matemáticas. Para poder comprender un problema matemático, por ejemplo, es necesario leer fluidamente, interpretar las comas y los acentos. Si no logramos que todos los niños sepan leer a la edad esperada (según las expectativas) se irá arrastrando y profundizando el conflicto a todas las áreas de aprendizaje. Junto con los problemas de aprendizaje, se disminuyen las posibilidades de acumular capital social y esto afectará no solo el progreso en el colegio sino también en la inserción de los estudiantes en la sociedad, proceso fuertemente condicionado por la capacidad de expresión y comprensión del entorno en que vivimos, expresado a través de la sociedad del conocimiento.

LINK

www.bibliotecas-cra.cl www.educacion2020.cl Había una Vez 15 | Artículo


¿Qué leemos?

COLUMNA

Francisca Imboden

actriz

Francisca Imboden no concibe la vida sin libros. De niña fueron su pasatiempo favorito y hoy no está tranquila sin una buena historia entre las manos. Empecinada en transmitir esa pasión a sus tres hijos, esta actriz ha hecho todo lo posible por plantar en ellos una semilla que espera crezca con fuerza.

Vengo de una familia muy lectora, por eso en mi infancia los libros siempre tuvieron un lugar importante. Me gustaba tanto leer que si una historia me atrapaba no me dormía hasta terminarla, aunque para eso tuviera que meterme debajo de las sábanas con una linterna. Hasta el día de hoy, si no tengo un libro ahí que me esté llamando, siento que me estoy perdiendo de algo. Cuando nacieron mis hijas Trinidad y Consuelo, que hoy tienen 18 y 15 años, me preocupé de que partieran su vida con cuentos. Le pedí prestados muchos a mi mamá, que es fanática, y a toda la gente que me preguntó qué regalarles les pedí libros. Así empecé a armar mi colección. Siempre me gustó esa institución antigua del cuento nocturno, ese espacio de silencio para leer en voz alta, y a las niñitas también les encantaba. Lamentablemente, cuando ellas eran chicas yo hacía teatro y viajaba mucho por las teleseries, por lo que no pude continuar con esa rutina. De todas formas, las dos

son cercanas a la lectura y cada una tiene una repisa con sus títulos favoritos en la pieza. El que sí raya con los libros es Mariano, mi hijo de 3 años. Todas las noches, después de comer, se lava los dientes y me dice: “el cuento”. Él los elige y aunque sabe perfectamente cuál es cuál, se demora muchísimo en decidirse. Hace poco llegamos al acuerdo de tres historias por noche, porque o si no podríamos seguir hasta el otro día. Cada vez que le leo un libro con moraleja, él se aburre. Estoy convencida de que hoy los niños manejan mucha información y cuando un cuento les dice qué es bueno y qué es malo, se produce el efecto contrario. En cambio, si llegan solos a las conclusiones, interiorizan mejor los conceptos. Me gusta pensar que con todo esto he plantado una semilla que después crecerá con fuerza; lo importante es no perder la fe en la lectura, hay que sembrarla y de seguro después germinará.

La lectura como herramienta Mario Waissbluth

Presidente de Educación 2020

Jimena Cosso

Socióloga de Política Educativa de E2020

El proceso de lectura es un factor clave en el desarrollo escolar de los alumnos; en él se involucran distintas acciones, tales como la comprensión y el conocimiento espacio-temporal. Los expertos señalan como decisivo estimular la lectura desde la primera infancia pero, ¿cómo logramos dicha estimulación? Sabemos que en educación inicial los niños todavía no saben leer, pero sí tienen un acerca-

Desde Educación 2020 consideramos que uno de los importantes retrasos en el aprendizaje de los alumnos se debe a que muchos no aprenden a leer a la misma edad que sus compañeros de curso, lo cual puede acarrear problemas en el futuro de los estudiantes, sin-

“Desde Educación 2020 consideramos que uno de los importantes retrasos en el aprendizaje de los alumnos se debe a que muchos no aprenden a leer a la misma edad que sus compañeros de curso (…)” miento relevante con los libros, y en este nivel logran identificar y diferenciar los dibujos de las palabras. Al existir ya un contacto con los libros, consideramos que es necesario aprovechar esta instancia para fomentar la formación de la lectura. El acercamiento temprano a este proceso trae aparejadas sus ventajas: los expertos señalan que cuando un niño lee bien motiva la creatividad y aprende a concentrarse más rápidamente, lo cual está claramente relacionado con la asimilación de nuevos símbolos y lenguajes como, por ejemplo, la decodificación de los signos matemáticos. La estimulación debe otorgarse desde todos los ámbitos, convirtiendo la actividad de lectura en una instancia de recreación entretenida y divertida. Este estímulo debe provenir no solo desde la institución escolar, sino también de la familia. Existen expectativas de desarrollo de habilidades de acuerdo a las edades de los

LINK Había una Vez 14 | ¿Qué leemos?

estudiantes. En los primeros años de escolarización el objetivo es lograr cierta familiarización con el lenguaje, conociendo las letras y uniendo palabras. Generalmente, ya en tercero básico se espera que los estudiantes sepan leer y comprender el sentido global del texto, y en cuarto básico se busca lograr una fluidez lectora con el fin de alcanzar mayor comprensión e interpretación. El lograr los aprendizajes esperados es parte de la trayectoria formal, otorgado en el ámbito escolar, pero por otro lado el incentivo a la lectura también debe provenir desde su propia casa, estimulando el acercamiento y familiarización con los libros.

tiéndose excluidos de los aprendizajes esperados para el año cursado. La lectura es esencial para poder comprender los contenidos de las materias, no solo de lenguaje, sino también de matemáticas. Para poder comprender un problema matemático, por ejemplo, es necesario leer fluidamente, interpretar las comas y los acentos. Si no logramos que todos los niños sepan leer a la edad esperada (según las expectativas) se irá arrastrando y profundizando el conflicto a todas las áreas de aprendizaje. Junto con los problemas de aprendizaje, se disminuyen las posibilidades de acumular capital social y esto afectará no solo el progreso en el colegio sino también en la inserción de los estudiantes en la sociedad, proceso fuertemente condicionado por la capacidad de expresión y comprensión del entorno en que vivimos, expresado a través de la sociedad del conocimiento.

LINK

www.bibliotecas-cra.cl www.educacion2020.cl Había una Vez 15 | Artículo


SATOSHI KITAMURA

En el desván Autor: Hiawyn Oram Ilustraciones de Satoshi Kitamura FCE, 1993 ISBN: 9789681641122 ¿Qué le pasa a mi cabello? Autor: Satoshi Kitamura FCE, 2008 ISBN: 9786071600844

Apenas aterrizó en Santiago, Satoshi Kitamura les preguntó a sus anfitriones dónde podía comprar papeles y adornos para hacer manualidades. No dijo para qué los necesitaba ni cuál era la urgencia, pero registró los datos y se mostró muy agradecido. Esa misma actitud atenta y reservada es la que mostró durante toda su reciente visita a Chile, en la que niños, jóvenes y adultos se encontraron cara a cara con uno de los ilustradores más destacados del mundo. En seis días, Kitamura inauguró una exposición, respondió una entrevista pública, compartió con niños de una escuela de Estación Central y dictó una clase magistral. También trabajó con un grupo de estudiantes de diseño, firmó cerros de libros e hizo que decenas de pequeños crearan alocados peinados para un león. Como si eso fuera poco, además desayunó con promotores de la lectura, almorzó con ejecutivos, viajó en metro y subió el Cerro San Cristóbal en bicicleta.

El intenso paso por Santiago de

una estrella de la ilustración

por

Bernardita Cruz M.

Con una agenda digna de ídolo del rock, la visita a fines de mayo del ilustrador japonés Satoshi Kitamura cautivó por igual a grandes y chicos. Invitado por el Fondo de Cultura Económica y la U. Finis Terrae, conversó, trabajó y compartió con decenas de chilenos que Había una Vez 16 | Entrevista

pudieron conocer de cerca su carácter afable y sorprendente trayectoria. HUV estuvo en varios de sus encuentros con el público y también conversó con él tras su regreso a Japón, en una entrevista donde se refirió a sus impresiones de Chile y sus próximos proyectos.

Su paso por Santiago quedó registrado en fotos y entrevistas en los principales medios de prensa y en autógrafos donde junto a su firma dibujó con paciencia gatos, conejos y ovejas. Pero, ¿quién es este hombre que convoca a niños y adultos, repleta salas y vende millones de libros en todo el mundo? Vamos por parte. Satoshi Kitamura nació en Japón en 1956 y cuando niño era fanático de las historietas. A los 23 años viajó a Londres para aprender inglés y consolidar una carrera como dibujante. Aunque al principio trabajó haciendo tarjetas de felicitaciones, con el tiempo llegó a exponer en numerosas galerías. En uno de esos montajes conoció al editor Klaus Flugge, quien lo invitó a ilustrar Fernando furioso, un libro de la escritora sudafricana Hiawyn Oram. El volumen se convirtió en todo un éxito y lo hizo merecedor, en 1983, del Premio Mother Goose, que se otorga a las promesas de la ilustración. Desde entonces no ha parado de publicar, cautivando a miles de lectores con su mirada algo infantil, inusuales perspectivas, colores limpios y trazo de apariencia vacilante. Más de 20 libros escritos e ilustrados por él, además de muchos en los que ha contribuido como ilustrador, explican su amplio poder de convocatoria y la nutrida agenda que marcó su primera visita a Chile.

LINK

Los primeros días Antes de aterrizar en Santiago, Kitamura descubrió desde la ventana del avión la cordillera, y esa imagen lo dejó muy impresionado. “Es muy lindo y muy distinto a todas las cosas que he visto en la vida”, dijo después en una entrevista. Aunque llegó a nuestro país el lunes 23 de mayo, sus actividades públicas comenzaron recién el miércoles en la mañana, por lo que aprovechó esos días libres para andar en metro, conocer el Museo Nacional de Bellas Artes y visitar el Mercado Central. Después comentaría que ni los pescados ni mariscos le llamaron tanto la atención como la criolla costumbre de los meseros de pelearse a los clientes. La primera actividad de su agenda fue la inauguración de la Feria del Libro Infantil y Juvenil de Providencia, donde fue el invitado de honor. Esa mañana también inauguró una muestra de sus ilustraciones y recorrió junto a su mujer, Motoko, los diversos stands. Compró La bella Griselda, de Isol, y Camino a casa, de Jairo Buitrago y Rafael Yockteng, ganador del XI Concurso de Álbum Ilustrado A la orilla del viento. Kitamura fue jurado en esa versión del premio y desde entonces quería verlo editado. Por eso, cuando lo encontró en la feria del Parque Bustamante, no dudó en llevárselo a Japón. La tarde del miércoles, en tanto, asistió a una entrevista pública en el auditorio de Telefónica, donde repasó ante cerca de 300 personas su carrera como ilustrador.

www.bibliotecas-cra.cl Había una Vez 17 | Kitamura


SATOSHI KITAMURA

En el desván Autor: Hiawyn Oram Ilustraciones de Satoshi Kitamura FCE, 1993 ISBN: 9789681641122 ¿Qué le pasa a mi cabello? Autor: Satoshi Kitamura FCE, 2008 ISBN: 9786071600844

Apenas aterrizó en Santiago, Satoshi Kitamura les preguntó a sus anfitriones dónde podía comprar papeles y adornos para hacer manualidades. No dijo para qué los necesitaba ni cuál era la urgencia, pero registró los datos y se mostró muy agradecido. Esa misma actitud atenta y reservada es la que mostró durante toda su reciente visita a Chile, en la que niños, jóvenes y adultos se encontraron cara a cara con uno de los ilustradores más destacados del mundo. En seis días, Kitamura inauguró una exposición, respondió una entrevista pública, compartió con niños de una escuela de Estación Central y dictó una clase magistral. También trabajó con un grupo de estudiantes de diseño, firmó cerros de libros e hizo que decenas de pequeños crearan alocados peinados para un león. Como si eso fuera poco, además desayunó con promotores de la lectura, almorzó con ejecutivos, viajó en metro y subió el Cerro San Cristóbal en bicicleta.

El intenso paso por Santiago de

una estrella de la ilustración

por

Bernardita Cruz M.

Con una agenda digna de ídolo del rock, la visita a fines de mayo del ilustrador japonés Satoshi Kitamura cautivó por igual a grandes y chicos. Invitado por el Fondo de Cultura Económica y la U. Finis Terrae, conversó, trabajó y compartió con decenas de chilenos que Había una Vez 16 | Entrevista

pudieron conocer de cerca su carácter afable y sorprendente trayectoria. HUV estuvo en varios de sus encuentros con el público y también conversó con él tras su regreso a Japón, en una entrevista donde se refirió a sus impresiones de Chile y sus próximos proyectos.

Su paso por Santiago quedó registrado en fotos y entrevistas en los principales medios de prensa y en autógrafos donde junto a su firma dibujó con paciencia gatos, conejos y ovejas. Pero, ¿quién es este hombre que convoca a niños y adultos, repleta salas y vende millones de libros en todo el mundo? Vamos por parte. Satoshi Kitamura nació en Japón en 1956 y cuando niño era fanático de las historietas. A los 23 años viajó a Londres para aprender inglés y consolidar una carrera como dibujante. Aunque al principio trabajó haciendo tarjetas de felicitaciones, con el tiempo llegó a exponer en numerosas galerías. En uno de esos montajes conoció al editor Klaus Flugge, quien lo invitó a ilustrar Fernando furioso, un libro de la escritora sudafricana Hiawyn Oram. El volumen se convirtió en todo un éxito y lo hizo merecedor, en 1983, del Premio Mother Goose, que se otorga a las promesas de la ilustración. Desde entonces no ha parado de publicar, cautivando a miles de lectores con su mirada algo infantil, inusuales perspectivas, colores limpios y trazo de apariencia vacilante. Más de 20 libros escritos e ilustrados por él, además de muchos en los que ha contribuido como ilustrador, explican su amplio poder de convocatoria y la nutrida agenda que marcó su primera visita a Chile.

LINK

Los primeros días Antes de aterrizar en Santiago, Kitamura descubrió desde la ventana del avión la cordillera, y esa imagen lo dejó muy impresionado. “Es muy lindo y muy distinto a todas las cosas que he visto en la vida”, dijo después en una entrevista. Aunque llegó a nuestro país el lunes 23 de mayo, sus actividades públicas comenzaron recién el miércoles en la mañana, por lo que aprovechó esos días libres para andar en metro, conocer el Museo Nacional de Bellas Artes y visitar el Mercado Central. Después comentaría que ni los pescados ni mariscos le llamaron tanto la atención como la criolla costumbre de los meseros de pelearse a los clientes. La primera actividad de su agenda fue la inauguración de la Feria del Libro Infantil y Juvenil de Providencia, donde fue el invitado de honor. Esa mañana también inauguró una muestra de sus ilustraciones y recorrió junto a su mujer, Motoko, los diversos stands. Compró La bella Griselda, de Isol, y Camino a casa, de Jairo Buitrago y Rafael Yockteng, ganador del XI Concurso de Álbum Ilustrado A la orilla del viento. Kitamura fue jurado en esa versión del premio y desde entonces quería verlo editado. Por eso, cuando lo encontró en la feria del Parque Bustamante, no dudó en llevárselo a Japón. La tarde del miércoles, en tanto, asistió a una entrevista pública en el auditorio de Telefónica, donde repasó ante cerca de 300 personas su carrera como ilustrador.

www.bibliotecas-cra.cl Había una Vez 17 | Kitamura


satoshi kitamura

En la Fundación Telefónica, entrevistado por Diana Massis y Mónica Bombal

Según contó esa vez, de niño copiaba los dibujos de su hermano mayor y le encantaba pintar con tiza sobre el pavimento. En esa época no leía libros infantiles, pero sí muchos cómics que lo influenciaron fuertemente. Lo otro que recuerda con nitidez son las funciones de Kamishibai que le tocó ver cuando pequeño: un hombre montado en una bicicleta llegaba a su barrio cargando un pequeño teatro de madera y apoyado con láminas les contaba un cuento a los niños que se agolpaban alrededor suyo. Esta tradición japonesa no dejó indiferente a Kitamura, quien posee su propio escenario y viaja a todas partes con él. Aunque Chile no fue la excepción, esa tarde no contó cuentos, solo algunos pasajes de su vida. Recordó a un profesor que le enseñó que había que seguir los sueños y que de joven descubrió que, a pesar de que estaba interesado en muchas cosas, nunca se aburría dibujando. Entonces, dijo, pensó que la ilustración podía ser buena para él y decidió buscar un trabajo relacionado con eso. Tras recibir el premio como promesa de la ilustración en 1983, Satoshi se quedó a vivir en Londres, donde permaneció más de 20 años. Ahí siguió publicando junto a Hiawyn Oram títulos como En el desván y Alex quiere un dinosaurio. Para fines de los 90 ya tenía decenas de libros a su haber, entre ellos la serie que él mismo escribió sobre animales, como Pato está sucio o Ardilla tiene hambre. Aquella vez en Telefónica reveló algunas facetas de su trabajo a las que volvió a hacer referencia varias veces durante su estadía en Santiago. Por ejemplo, el hecho de que cuando crea no busca entregar un mensaje, sino simplemente estimular la imaginación. También contó de la libertad que le dan los animales para describir al propio ser humano y su afición por trabajar con papel y tinta.

Kitamura les regaló sombreros a los niños de una escuela de Estación Central.

alocados sombreros hechos por él y se los regaló. Para eso quería los datos de dónde comprar materiales. La segunda cita con niños fue el sábado 28 en la Feria del Libro Infantil y Juvenil, donde muchas familias hicieron fila por largo rato para no perderse el taller que realizó sobre su libro ¿Qué le pasa a mi cabello? Ahí volvió a atrapar a los pequeños con el Kamishibai y les mostró cómo hacer su propia melena de león. Mientras los niños recortaban y dibujaban, se tomó decenas de fotos con los pequeños, muchos de los cuales eran declarados fanáticos del japonés a pesar de su corta edad. El día anterior también le tocó trabajar, pero con jóvenes. Un grupo de estudiantes de diseño de la Universidad Finis Terrae tuvo acceso a un workshop con el autor, en el que hasta los profesores terminaron dibujando. Hicieron peinados felinos, animales de cartón y diseñaron cartas inspiradas en la correspondencia entre Kitamura y el autor británico David McKee, en la que ambos usan los sobres como soporte artístico. Una de sus últimas actividades en Chile fue un desayuno organizado por el FCE al que asis-

tió un grupo de promotores de la lectura. Ahí, Kitamura contestó todas las interrogantes de un público ansioso por conocer más de su vida y su obra. Entonces contó del alto estándar de los libros infantiles editados en Japón y de lo rica y activa que es la literatura en el país al que decidió volver definitivamente en 2009, tras su larga estadía en Londres. La explicación que dio para su regreso es muy simple: su abuela era muy anciana y no quería seguir preocupado de su familia desde tan lejos. Ahora, alquila un estudio que está a 5 minutos de su casa en bicicleta. Ahí trabaja y también hace estantes para libros, por lo que lápices y hojas conviven con herramientas de carpintería. Seguramente hoy está en ese lugar, dibujando personajes que encantarán a los niños y creando historias que también seducirán a los adultos. “Algunos autores dicen que conocen a los niños muy bien, pero lo que yo hago es para mí mismo: lo que yo escribo es básicamente lo que quiero escribir”, dijo cuando estuvo en Chile, y muchos agradecieron que su mente esté tan bien conectada con el mundo infantil.

Casi al término de la entrevista, dijo tener solo un pendiente en su carrera: “Quiero hacer más libros y pintar más dibujos”. Así de simple. Conexión con el mundo infantil

Cautivó a grandes y chicos con su Kamishabai.

Aunque muchos niños lo conocieron cuando firmó libros en el Librería del Fondo Gonzalo Rojas del Paseo Bulnes y en la librería Contrapunto del Parque Arauco, Kitamura tuvo dos actividades dirigidas exclusivamente a los más pequeños. La primera fue una visita el jueves en la mañana al Centro Educacional Dr. Amador Neghme, en Estación Central, en la que cautivó de entrada a los niños con su Kamishibai. Interactuando con ellos (con traductor, claro está), les contó y mostró en imágenes la historia de un monstruo de apetito insaciable que parte devorándose su propia casa y termina tragándose el universo completo. Luego siguió con la historia de un león que necesita un nuevo peinado y los invitó a crear sus propias melenas con papel y lápiz.

Recorrió la Feria del Libro con Motoko, su señora.

Para terminar, les mostró en power point El maravilloso sombrero de Millie, un libro suyo que aún no está editado en español. Entonces, para sorpresa incluso de los organizadores, sacó tres

Había una Vez 18 | Kitamura

Alex quiere un dinosaurio Autor: Hiawyn Oram Ilustraciones: Satoshi Kitamura FCE, 1993 ISBN: 9681641140

¿Yo y mi gato? Autor: Satoshi Kitamura FCE, 2000 ISBN: 9681662342

LINK

www.bibliotecas-cra.cl

Kitamura se mostró atento y entusiasta en sus actividades con niños y jóvenes.

PRIMERA INFANCIA


satoshi kitamura

En la Fundación Telefónica, entrevistado por Diana Massis y Mónica Bombal

Según contó esa vez, de niño copiaba los dibujos de su hermano mayor y le encantaba pintar con tiza sobre el pavimento. En esa época no leía libros infantiles, pero sí muchos cómics que lo influenciaron fuertemente. Lo otro que recuerda con nitidez son las funciones de Kamishibai que le tocó ver cuando pequeño: un hombre montado en una bicicleta llegaba a su barrio cargando un pequeño teatro de madera y apoyado con láminas les contaba un cuento a los niños que se agolpaban alrededor suyo. Esta tradición japonesa no dejó indiferente a Kitamura, quien posee su propio escenario y viaja a todas partes con él. Aunque Chile no fue la excepción, esa tarde no contó cuentos, solo algunos pasajes de su vida. Recordó a un profesor que le enseñó que había que seguir los sueños y que de joven descubrió que, a pesar de que estaba interesado en muchas cosas, nunca se aburría dibujando. Entonces, dijo, pensó que la ilustración podía ser buena para él y decidió buscar un trabajo relacionado con eso. Tras recibir el premio como promesa de la ilustración en 1983, Satoshi se quedó a vivir en Londres, donde permaneció más de 20 años. Ahí siguió publicando junto a Hiawyn Oram títulos como En el desván y Alex quiere un dinosaurio. Para fines de los 90 ya tenía decenas de libros a su haber, entre ellos la serie que él mismo escribió sobre animales, como Pato está sucio o Ardilla tiene hambre. Aquella vez en Telefónica reveló algunas facetas de su trabajo a las que volvió a hacer referencia varias veces durante su estadía en Santiago. Por ejemplo, el hecho de que cuando crea no busca entregar un mensaje, sino simplemente estimular la imaginación. También contó de la libertad que le dan los animales para describir al propio ser humano y su afición por trabajar con papel y tinta.

Kitamura les regaló sombreros a los niños de una escuela de Estación Central.

alocados sombreros hechos por él y se los regaló. Para eso quería los datos de dónde comprar materiales. La segunda cita con niños fue el sábado 28 en la Feria del Libro Infantil y Juvenil, donde muchas familias hicieron fila por largo rato para no perderse el taller que realizó sobre su libro ¿Qué le pasa a mi cabello? Ahí volvió a atrapar a los pequeños con el Kamishibai y les mostró cómo hacer su propia melena de león. Mientras los niños recortaban y dibujaban, se tomó decenas de fotos con los pequeños, muchos de los cuales eran declarados fanáticos del japonés a pesar de su corta edad. El día anterior también le tocó trabajar, pero con jóvenes. Un grupo de estudiantes de diseño de la Universidad Finis Terrae tuvo acceso a un workshop con el autor, en el que hasta los profesores terminaron dibujando. Hicieron peinados felinos, animales de cartón y diseñaron cartas inspiradas en la correspondencia entre Kitamura y el autor británico David McKee, en la que ambos usan los sobres como soporte artístico. Una de sus últimas actividades en Chile fue un desayuno organizado por el FCE al que asis-

tió un grupo de promotores de la lectura. Ahí, Kitamura contestó todas las interrogantes de un público ansioso por conocer más de su vida y su obra. Entonces contó del alto estándar de los libros infantiles editados en Japón y de lo rica y activa que es la literatura en el país al que decidió volver definitivamente en 2009, tras su larga estadía en Londres. La explicación que dio para su regreso es muy simple: su abuela era muy anciana y no quería seguir preocupado de su familia desde tan lejos. Ahora, alquila un estudio que está a 5 minutos de su casa en bicicleta. Ahí trabaja y también hace estantes para libros, por lo que lápices y hojas conviven con herramientas de carpintería. Seguramente hoy está en ese lugar, dibujando personajes que encantarán a los niños y creando historias que también seducirán a los adultos. “Algunos autores dicen que conocen a los niños muy bien, pero lo que yo hago es para mí mismo: lo que yo escribo es básicamente lo que quiero escribir”, dijo cuando estuvo en Chile, y muchos agradecieron que su mente esté tan bien conectada con el mundo infantil.

Casi al término de la entrevista, dijo tener solo un pendiente en su carrera: “Quiero hacer más libros y pintar más dibujos”. Así de simple. Conexión con el mundo infantil

Cautivó a grandes y chicos con su Kamishabai.

Aunque muchos niños lo conocieron cuando firmó libros en el Librería del Fondo Gonzalo Rojas del Paseo Bulnes y en la librería Contrapunto del Parque Arauco, Kitamura tuvo dos actividades dirigidas exclusivamente a los más pequeños. La primera fue una visita el jueves en la mañana al Centro Educacional Dr. Amador Neghme, en Estación Central, en la que cautivó de entrada a los niños con su Kamishibai. Interactuando con ellos (con traductor, claro está), les contó y mostró en imágenes la historia de un monstruo de apetito insaciable que parte devorándose su propia casa y termina tragándose el universo completo. Luego siguió con la historia de un león que necesita un nuevo peinado y los invitó a crear sus propias melenas con papel y lápiz.

Recorrió la Feria del Libro con Motoko, su señora.

Para terminar, les mostró en power point El maravilloso sombrero de Millie, un libro suyo que aún no está editado en español. Entonces, para sorpresa incluso de los organizadores, sacó tres

Había una Vez 18 | Kitamura

Alex quiere un dinosaurio Autor: Hiawyn Oram Ilustraciones: Satoshi Kitamura FCE, 1993 ISBN: 9681641140

¿Yo y mi gato? Autor: Satoshi Kitamura FCE, 2000 ISBN: 9681662342

LINK

www.bibliotecas-cra.cl

Kitamura se mostró atento y entusiasta en sus actividades con niños y jóvenes.

PRIMERA INFANCIA


ENTREVISTA

SATOSHI KITAMURA

"Latinoamérica se convirtió en mi área favorita del mundo" Instalado de vuelta en su casa en Japón, Kitamura respondió las preguntas de HUV. Junto con revelar detalles desconocidos de su visita a Chile, se refirió a los proyectos que se encuentra desarrollando en la actualidad y a sus planes para el futuro. ¿Qué te pareció Santiago? Me gustó mucho. Hubiera querido quedarme por más tiempo. Me gustó el estilo de la ciudad, porque me encanta caminar y andar en bicicleta. En algunas ocasiones he pasado horas andando o pedaleando por Tokio y me hubiese gustado hacer lo mismo en Santiago. Mi esposa y yo subimos el Cerro San Cristóbal junto a cientos de ciclistas un domingo… ¡qué maravilla tener un parque así en medio de la capital! ¿Qué características de los chilenos te llamaron la atención? Encontré que era muy fácil llevarse bien con los chilenos porque son muy amistosos, aunque por supuesto también se me trató bien por ser el invitado. Fue fantástico conocer gente en el mundo editorial y de la educación infantil: me impresionó su entusiasmo, dedicación y la seriedad con que trabajan para los niños. También disfruté mucho pasar tiempo con los pequeños en los talleres de la escuela primaria y la Feria del Libro.

Actualmente, ¿realizas trabajos a pedido o solamente trabajas en proyectos personales? Hago trabajos a pedido cuando van conmigo y me parecen interesantes, pero suelo realizar proyectos personales la mayor parte del tiempo porque hay mucho que aún quiero hacer. ¿Has pensado escribir o ilustrar libros para adultos o adolescentes? Sí, de hecho tengo algunas ideas para lectores mayores y pronto comenzaré a trabajar en ellos. ¿Cuál de todos tus libros es tu favorito? Millie’s Marvellous Hat (El maravilloso sombrero de Millie). Aún no está en español, pero creo que probablemente es uno de mis mejores libros.

¿Te sientes cómodo escribiendo a pesar de no tener formación en esa área? Nunca he sentido que necesite de formación literaria, ni tampoco he pensado alguna vez que lo que escribo es literatura. Soy autodidacta y no tengo formación alguna, pero no subestimo la educación. Mi vida solo se dio de esta forma, pero habría sido bueno haber tenido la oportunidad de estudiar arte u otros tópicos en una universidad. Mirando hacia el futuro, ¿te ves escribiendo e ilustrando por el resto de tu vida? Falta tiempo en esta vida. Con los años me di cuenta de que necesito otros 50 o 100 para mejorar mis habilidades, que estas me satisfagan y además poder concretar todas las ideas que tengo. Una vida simplemente no es suficientemente larga, y lo más probable es que sea así para todos. Siempre quise tomar clases de cerámica y grabado, entre otras cosas, pero no logro encontrar el tiempo para hacerlo. Tampoco tengo el tiempo suficiente para construir el avión que fue mi sueño de niño. Pero quizás algún día sí tenga la oportunidad de construir un bajo doble: aunque no sé cómo se toca, sé que quiero fabricar uno.

¿Habías escuchado de autores o ilustradores chilenos antes de tu visita? ¿Pudiste conocer alguno mientras estabas aquí? Sabía muy poco de libros y autores chilenos, porque no hay muchos títulos disponibles en Japón. Pese a no estar dirigido a los niños, he leído a Luis Sepúlveda y he disfrutado mucho sus libros. Fue una lástima no tener suficiente tiempo para conocer más acerca del arte moderno y la ilustración en Chile, pero espero alcanzar la próxima vez.

(arriba) Ilustraciones de Kitamura para el libro Fernando furioso, de Hiawyn Oram. Ediciones Ekaré, 2010 (primera edición en tapa dura). ISBN: 9788493776732 Su famosa serie de animales: Ardilla tiene hambre, Gato tiene sueño, Perro tiene sed y Pato está sucio (FCE).

Mencionaste que querías volver,¿qué te gustaría hacer si regresas? Siempre he querido conocer la Patagonia y consideré ir al finalizar la Feria del Libro, pero descubrí que no era la mejor temporada para eso. Durante este viaje pude conocer gente interesante en la Feria y la Universidad Finis Terrae, sería bueno volver y pasar tiempo con ellos nuevamente en un par de años. Desde mi primera visita a México y Colombia hace algunos años, Latinoamérica se convirtió en mi área favorita del mundo y me gustaría viajar en esa dirección en cada oportunidad que se me presente. Con respecto a tu trabajo, ¿cuáles son tus próximos proyectos? Acaba de salir a la venta en Japón un libro ilustrado llamado Pot-san. Es una historia acerca de una tetera y otros artefactos de cocina que muy pronto se venderá en el Reino Unido. Esta mañana finalicé un boceto para el libro Pot-san 2, así que mi próximo proyecto es terminarlo. Para después estoy planeando un libro estilo cómics, pero está en una etapa muy temprana como para saber de qué tratará.

LINK Había una Vez 20 | Kitamura

http://en.wikipedia.org/wiki/ Satoshi_Kitamura

LINK

www.bibliotecas-cra.cl Había una Vez 21 | Entrevista


ENTREVISTA

SATOSHI KITAMURA

"Latinoamérica se convirtió en mi área favorita del mundo" Instalado de vuelta en su casa en Japón, Kitamura respondió las preguntas de HUV. Junto con revelar detalles desconocidos de su visita a Chile, se refirió a los proyectos que se encuentra desarrollando en la actualidad y a sus planes para el futuro. ¿Qué te pareció Santiago? Me gustó mucho. Hubiera querido quedarme por más tiempo. Me gustó el estilo de la ciudad, porque me encanta caminar y andar en bicicleta. En algunas ocasiones he pasado horas andando o pedaleando por Tokio y me hubiese gustado hacer lo mismo en Santiago. Mi esposa y yo subimos el Cerro San Cristóbal junto a cientos de ciclistas un domingo… ¡qué maravilla tener un parque así en medio de la capital! ¿Qué características de los chilenos te llamaron la atención? Encontré que era muy fácil llevarse bien con los chilenos porque son muy amistosos, aunque por supuesto también se me trató bien por ser el invitado. Fue fantástico conocer gente en el mundo editorial y de la educación infantil: me impresionó su entusiasmo, dedicación y la seriedad con que trabajan para los niños. También disfruté mucho pasar tiempo con los pequeños en los talleres de la escuela primaria y la Feria del Libro.

Actualmente, ¿realizas trabajos a pedido o solamente trabajas en proyectos personales? Hago trabajos a pedido cuando van conmigo y me parecen interesantes, pero suelo realizar proyectos personales la mayor parte del tiempo porque hay mucho que aún quiero hacer. ¿Has pensado escribir o ilustrar libros para adultos o adolescentes? Sí, de hecho tengo algunas ideas para lectores mayores y pronto comenzaré a trabajar en ellos. ¿Cuál de todos tus libros es tu favorito? Millie’s Marvellous Hat (El maravilloso sombrero de Millie). Aún no está en español, pero creo que probablemente es uno de mis mejores libros.

¿Te sientes cómodo escribiendo a pesar de no tener formación en esa área? Nunca he sentido que necesite de formación literaria, ni tampoco he pensado alguna vez que lo que escribo es literatura. Soy autodidacta y no tengo formación alguna, pero no subestimo la educación. Mi vida solo se dio de esta forma, pero habría sido bueno haber tenido la oportunidad de estudiar arte u otros tópicos en una universidad. Mirando hacia el futuro, ¿te ves escribiendo e ilustrando por el resto de tu vida? Falta tiempo en esta vida. Con los años me di cuenta de que necesito otros 50 o 100 para mejorar mis habilidades, que estas me satisfagan y además poder concretar todas las ideas que tengo. Una vida simplemente no es suficientemente larga, y lo más probable es que sea así para todos. Siempre quise tomar clases de cerámica y grabado, entre otras cosas, pero no logro encontrar el tiempo para hacerlo. Tampoco tengo el tiempo suficiente para construir el avión que fue mi sueño de niño. Pero quizás algún día sí tenga la oportunidad de construir un bajo doble: aunque no sé cómo se toca, sé que quiero fabricar uno.

¿Habías escuchado de autores o ilustradores chilenos antes de tu visita? ¿Pudiste conocer alguno mientras estabas aquí? Sabía muy poco de libros y autores chilenos, porque no hay muchos títulos disponibles en Japón. Pese a no estar dirigido a los niños, he leído a Luis Sepúlveda y he disfrutado mucho sus libros. Fue una lástima no tener suficiente tiempo para conocer más acerca del arte moderno y la ilustración en Chile, pero espero alcanzar la próxima vez.

(arriba) Ilustraciones de Kitamura para el libro Fernando furioso, de Hiawyn Oram. Ediciones Ekaré, 2010 (primera edición en tapa dura). ISBN: 9788493776732 Su famosa serie de animales: Ardilla tiene hambre, Gato tiene sueño, Perro tiene sed y Pato está sucio (FCE).

Mencionaste que querías volver,¿qué te gustaría hacer si regresas? Siempre he querido conocer la Patagonia y consideré ir al finalizar la Feria del Libro, pero descubrí que no era la mejor temporada para eso. Durante este viaje pude conocer gente interesante en la Feria y la Universidad Finis Terrae, sería bueno volver y pasar tiempo con ellos nuevamente en un par de años. Desde mi primera visita a México y Colombia hace algunos años, Latinoamérica se convirtió en mi área favorita del mundo y me gustaría viajar en esa dirección en cada oportunidad que se me presente. Con respecto a tu trabajo, ¿cuáles son tus próximos proyectos? Acaba de salir a la venta en Japón un libro ilustrado llamado Pot-san. Es una historia acerca de una tetera y otros artefactos de cocina que muy pronto se venderá en el Reino Unido. Esta mañana finalicé un boceto para el libro Pot-san 2, así que mi próximo proyecto es terminarlo. Para después estoy planeando un libro estilo cómics, pero está en una etapa muy temprana como para saber de qué tratará.

LINK Había una Vez 20 | Kitamura

http://en.wikipedia.org/wiki/ Satoshi_Kitamura

LINK

www.bibliotecas-cra.cl Había una Vez 21 | Entrevista


Mirada Latinoamericana

Alicia Fredes Ferrada Bibliotecaria, profesora y psicóloga Encargada de la Mediateca del Centro Cultural de España

Un espacio para soñar, descubrir y crear buenas historias Gracias a una iniciativa impulsada por el Centro Cultural de España, niños y adolescentes de nueve comunas de Santiago asistieron a talleres literarios dictados por destacados nombres de las letras nacionales. Muchos de los cuentos surgidos de esa experiencia fueron ilustrados por un grupo de creadoras locales. Aquí, el relato de esa inolvidable experiencia. Una invitación a soñar, imaginar y crear en torno a la escritura en talleres literarios realizó el Centro Cultural de España a niños de nueve comunas de Santiago. Y qué privilegio fue que desarrollaran esos trabajos creativos de la mano de escritores de reconocimiento nacional, tales como Aramís Quintero, Carmen Muñoz, Héctor Hidalgo, Mario Valdovinos, Manuel Peña Muñoz, Víctor Carvajal y los educadores María Graciela Bautista, Luis Valencia Vivanco y Catalina Prieto. Después, destacadas ilustradoras, entre ellas Leonor Pérez, Paulina Leyton, Raquel Echenique y Soledad Sebastián, recrearon los textos de los pequeños con imágenes a todo color, demostrando con ello el potencial literario y gráfico de sus trabajos. Fue, sin dudas, una gran iniciativa, en la que participaron niños y niñas de 9 a 12 años de diversas escuelas con riesgo social de las comunas de Cerro Navia, Conchalí, El Bosque, La Cisterna, Lo Prado, Pudahuel, San Bernardo, San Miguel y San Joaquín. Desde octubre de 2008 a enero de 2009, durante todos los sábados y en las bibliotecas públicas de cada comuna, se vivió un despliegue de amistad, sueños, descubrimientos y nuevos aprendizajes. En cada sesión, los niños descubrieron que la literatura es maravillosa, que abre las puertas a todos los sentidos, muestra la vida sin las máscaras de las apariencias y proporciona el lenguaje para entender otros mundos. Todo esto fue un desafío que, afortunadamente, se logró en plenitud. Los niños partieron escuchando relatos, tomándole el pulso a las manos vigorosas de los escritores y a sus bellos libros de cuentos. Después,

afinaron la mirada para apreciar con la observación de lo externo los elementos descritos. Luego, vino lo interior, la gama de sentimientos, sensaciones y experiencias que trazaron en pequeñas historias que fueron modelando en estos talleres. Las temáticas que eligieron fueron diversas y espontáneas. De hecho, ellos mismos las propusieron, con la libertad de generar espacios propios y personales. Así, surgieron la familia, la exploración social, los miedos, los sueños, los animales, las grandes amistades: todo lo necesario para comenzar a crear. El desarrollo de los Literacuentos El escritor Víctor Carvajal, quien trabajó con niños de la comuna de San Bernardo, recuerda que en sus sesiones se analizó la estructura de un relato y también les planteó a sus alumnos diversas actividades para desarrollar microcuentos (algo que gustó mucho entre los niños) y cuentos relacionados con el día a día de los participantes y con el momento preciso que vivían, como la Navidad y el Año Nuevo. El autor agrega que una de las cosas que más disfrutaron los integrantes de su taller fue la posibilidad de escribir sobre ellos mismos. Entonces, dice, “aparecieron el humor, la mirada sorprendente y humana”.

La experta en animación a la lectura Graciela Bautista amplió su experiencia de estímulo al grupo familiar de los niños que participaron en el taller de la comuna de San Joaquín, y así lo rememora: “Me satisface enormemente haber conocido a estos pequeños, descubrí su interés y potencial y estoy segura de que su creatividad se convirtió en una necesidad. Pienso que las diversas acciones de estimulación que compartieron con sus familiares facilitará el trabajo en sus hogares. De hecho, ellos también crearon cuentos y se motivaron a la par con sus niños”. Cine, arte y clásicos literarios El escritor Mario Valdovinos quiso ir aún más lejos e incorporó el cine a su taller de la comuna de Lo Prado. Junto con actividades relacionadas con la producción de textos literarios –en los que abordó el punto de vista, las descripciones, los desenlaces inesperados, etc.– incluyó en su metodología la exhibición de varias películas para confrontar la narración escrita con la efectuada a través de imágenes. Así, sus alumnos disfrutaron de El globo rojo, de Albert Lamorisse; el clásico filme fantástico El mago de Oz, de Victor Fleming, y dos cintas de animación destacadas por sus aspectos estéticos y valóricos: El viaje de Chihiro y La rapsodia de Arzak.

En la comuna de Conchalí, en tanto, el escritor y profesor Luis Valencia Vivanco puso el énfasis en la belleza del lenguaje literario expresada por grandes escritores. Así, leyó a los niños en voz alta cuentos breves de autores como Olegario Lazo, Guillermo Blanco y Oscar Wilde, haciendo especial énfasis en la adecuada modulación, ritmos de lectura y entonación. De este modo logró cumplir con un importante objetivo del taller: “Desarrollar en los niños su capacidad de disfrutar de la literatura de autores representativos del género literario breve”. La experiencia de los niños talleristas En resumen, y tal como se ha podido apreciar por los testimonios de los escritores, cada taller tuvo su espacio distintivo y de gran originalidad, lo que hizo de esta experiencia una instancia enriquecedora y provechosa, además de un gran estímulo para desarrollar la creatividad, apreciar la literatura y generar lazos y amistades que difícilmente los niños olvidarán. En palabras de Vicente Conejeros Martínez, alumno del taller de San Miguel (cuyo cuento Yo no soy Vicente aparece publicado en la página 24), “fue una actividad entretenida porque se pudo desarrollar la mente con la escritura”. A partir de los talleres, organizados por la Mediateca del CCE, a través de la coordinación de Alicia Fredes e Isabel Reyes, con el apoyo de los Departamentos de Educación y Cultura de los municipios, el Centro Cultural de España inauguró la exposición “Literacuentos”. En ella, se presentaron nueve ilustraciones y los respectivos cuentos que los inspiraron, un ejemplo concreto y admirable de esfuerzo y creatividad.

La escritora Carmen Muñoz Hurtado, quien trabajó con los niños de la comuna de El Bosque, también quiso potenciar su taller aprovechando

El taller de la comuna de La Cisterna, en tanto, eligió el tema de la amistad como el elemento esperanzador. Héctor Hidalgo, el escritor a cargo de este grupo, recuerda que antes de escribir, los niños debatie-

LINK www.ccespana.cl Había una Vez 22 | Mirada latinoamericana

Aramís Quintero trabajó con un grupo de Pudahuel y partió su experiencia con lecturas comentadas con las que ilustró algunas características y variantes típicas del género. Luego, realizó diversos ejercicios destinados a familiarizar a los niños con algunos de los requerimientos básicos de la escritura de cuentos. Tanto los ejercicios como los cuentos escritos fueron leídos en voz alta por sus autores y luego comentados, especialmente para que ellos comprobaran cómo una idea podía transformarse en un relato escrito.

otras disciplinas, en este caso el arte pictórico. “Mi propuesta fue lograr un acercamiento distinto y lúdico a la literatura, estimulando sus capacidades expresivas e interpretativas a través de diversas actividades, tales como respuestas poéticas a preguntas poéticas o la narración del día más feliz y el más triste de sus vidas”, afirma la autora. Para escribir, los niños se inspiraron en René Magritte, a quien Muñoz escogió por la forma en que su obra presenta iconografías, ambientes y sensaciones que escapan a la lógica y apelan a la creación de mundos posibles y oníricos. Cada niño optó por una determinada imagen que fue trabajando sesión a sesión.

El Centro Cultural de España ha puesto a disposición de los establecimientos educativos la exposición “Literacuentos”, quienes se interesen deben contactarse al siguiente correo electrónico artesvisuales@aecichile.cl con copia a mediateca@aecichile.cl

LINK

www.bibliotecas-cra.cl

ilustración de Raquel Echenique para el cuento El hechicero infernal de Yerko Sepúlveda (Pudahuel).

Talleres Literacuentos:

ron sobre la amistad y compartieron sus experiencias. “Fue una interesante conversación, con la participación de todos los niños. Nos sirvió para conocernos y expresar las emociones, y lo que teníamos en común. Reconozco mi entusiasmo, el interés que despertó en mí realizar este trabajo y la admiración que siento por estos niños que concluyeron sus cuentos. Espero que puedan seguir escribiendo y descubriendo los mundos maravillosos que ofrece la literatura”, afirma Hidalgo.


Mirada Latinoamericana

Alicia Fredes Ferrada Bibliotecaria, profesora y psicóloga Encargada de la Mediateca del Centro Cultural de España

Un espacio para soñar, descubrir y crear buenas historias Gracias a una iniciativa impulsada por el Centro Cultural de España, niños y adolescentes de nueve comunas de Santiago asistieron a talleres literarios dictados por destacados nombres de las letras nacionales. Muchos de los cuentos surgidos de esa experiencia fueron ilustrados por un grupo de creadoras locales. Aquí, el relato de esa inolvidable experiencia. Una invitación a soñar, imaginar y crear en torno a la escritura en talleres literarios realizó el Centro Cultural de España a niños de nueve comunas de Santiago. Y qué privilegio fue que desarrollaran esos trabajos creativos de la mano de escritores de reconocimiento nacional, tales como Aramís Quintero, Carmen Muñoz, Héctor Hidalgo, Mario Valdovinos, Manuel Peña Muñoz, Víctor Carvajal y los educadores María Graciela Bautista, Luis Valencia Vivanco y Catalina Prieto. Después, destacadas ilustradoras, entre ellas Leonor Pérez, Paulina Leyton, Raquel Echenique y Soledad Sebastián, recrearon los textos de los pequeños con imágenes a todo color, demostrando con ello el potencial literario y gráfico de sus trabajos. Fue, sin dudas, una gran iniciativa, en la que participaron niños y niñas de 9 a 12 años de diversas escuelas con riesgo social de las comunas de Cerro Navia, Conchalí, El Bosque, La Cisterna, Lo Prado, Pudahuel, San Bernardo, San Miguel y San Joaquín. Desde octubre de 2008 a enero de 2009, durante todos los sábados y en las bibliotecas públicas de cada comuna, se vivió un despliegue de amistad, sueños, descubrimientos y nuevos aprendizajes. En cada sesión, los niños descubrieron que la literatura es maravillosa, que abre las puertas a todos los sentidos, muestra la vida sin las máscaras de las apariencias y proporciona el lenguaje para entender otros mundos. Todo esto fue un desafío que, afortunadamente, se logró en plenitud. Los niños partieron escuchando relatos, tomándole el pulso a las manos vigorosas de los escritores y a sus bellos libros de cuentos. Después,

afinaron la mirada para apreciar con la observación de lo externo los elementos descritos. Luego, vino lo interior, la gama de sentimientos, sensaciones y experiencias que trazaron en pequeñas historias que fueron modelando en estos talleres. Las temáticas que eligieron fueron diversas y espontáneas. De hecho, ellos mismos las propusieron, con la libertad de generar espacios propios y personales. Así, surgieron la familia, la exploración social, los miedos, los sueños, los animales, las grandes amistades: todo lo necesario para comenzar a crear. El desarrollo de los Literacuentos El escritor Víctor Carvajal, quien trabajó con niños de la comuna de San Bernardo, recuerda que en sus sesiones se analizó la estructura de un relato y también les planteó a sus alumnos diversas actividades para desarrollar microcuentos (algo que gustó mucho entre los niños) y cuentos relacionados con el día a día de los participantes y con el momento preciso que vivían, como la Navidad y el Año Nuevo. El autor agrega que una de las cosas que más disfrutaron los integrantes de su taller fue la posibilidad de escribir sobre ellos mismos. Entonces, dice, “aparecieron el humor, la mirada sorprendente y humana”.

La experta en animación a la lectura Graciela Bautista amplió su experiencia de estímulo al grupo familiar de los niños que participaron en el taller de la comuna de San Joaquín, y así lo rememora: “Me satisface enormemente haber conocido a estos pequeños, descubrí su interés y potencial y estoy segura de que su creatividad se convirtió en una necesidad. Pienso que las diversas acciones de estimulación que compartieron con sus familiares facilitará el trabajo en sus hogares. De hecho, ellos también crearon cuentos y se motivaron a la par con sus niños”. Cine, arte y clásicos literarios El escritor Mario Valdovinos quiso ir aún más lejos e incorporó el cine a su taller de la comuna de Lo Prado. Junto con actividades relacionadas con la producción de textos literarios –en los que abordó el punto de vista, las descripciones, los desenlaces inesperados, etc.– incluyó en su metodología la exhibición de varias películas para confrontar la narración escrita con la efectuada a través de imágenes. Así, sus alumnos disfrutaron de El globo rojo, de Albert Lamorisse; el clásico filme fantástico El mago de Oz, de Victor Fleming, y dos cintas de animación destacadas por sus aspectos estéticos y valóricos: El viaje de Chihiro y La rapsodia de Arzak.

En la comuna de Conchalí, en tanto, el escritor y profesor Luis Valencia Vivanco puso el énfasis en la belleza del lenguaje literario expresada por grandes escritores. Así, leyó a los niños en voz alta cuentos breves de autores como Olegario Lazo, Guillermo Blanco y Oscar Wilde, haciendo especial énfasis en la adecuada modulación, ritmos de lectura y entonación. De este modo logró cumplir con un importante objetivo del taller: “Desarrollar en los niños su capacidad de disfrutar de la literatura de autores representativos del género literario breve”. La experiencia de los niños talleristas En resumen, y tal como se ha podido apreciar por los testimonios de los escritores, cada taller tuvo su espacio distintivo y de gran originalidad, lo que hizo de esta experiencia una instancia enriquecedora y provechosa, además de un gran estímulo para desarrollar la creatividad, apreciar la literatura y generar lazos y amistades que difícilmente los niños olvidarán. En palabras de Vicente Conejeros Martínez, alumno del taller de San Miguel (cuyo cuento Yo no soy Vicente aparece publicado en la página 24), “fue una actividad entretenida porque se pudo desarrollar la mente con la escritura”. A partir de los talleres, organizados por la Mediateca del CCE, a través de la coordinación de Alicia Fredes e Isabel Reyes, con el apoyo de los Departamentos de Educación y Cultura de los municipios, el Centro Cultural de España inauguró la exposición “Literacuentos”. En ella, se presentaron nueve ilustraciones y los respectivos cuentos que los inspiraron, un ejemplo concreto y admirable de esfuerzo y creatividad.

La escritora Carmen Muñoz Hurtado, quien trabajó con los niños de la comuna de El Bosque, también quiso potenciar su taller aprovechando

El taller de la comuna de La Cisterna, en tanto, eligió el tema de la amistad como el elemento esperanzador. Héctor Hidalgo, el escritor a cargo de este grupo, recuerda que antes de escribir, los niños debatie-

LINK www.ccespana.cl Había una Vez 22 | Mirada latinoamericana

Aramís Quintero trabajó con un grupo de Pudahuel y partió su experiencia con lecturas comentadas con las que ilustró algunas características y variantes típicas del género. Luego, realizó diversos ejercicios destinados a familiarizar a los niños con algunos de los requerimientos básicos de la escritura de cuentos. Tanto los ejercicios como los cuentos escritos fueron leídos en voz alta por sus autores y luego comentados, especialmente para que ellos comprobaran cómo una idea podía transformarse en un relato escrito.

otras disciplinas, en este caso el arte pictórico. “Mi propuesta fue lograr un acercamiento distinto y lúdico a la literatura, estimulando sus capacidades expresivas e interpretativas a través de diversas actividades, tales como respuestas poéticas a preguntas poéticas o la narración del día más feliz y el más triste de sus vidas”, afirma la autora. Para escribir, los niños se inspiraron en René Magritte, a quien Muñoz escogió por la forma en que su obra presenta iconografías, ambientes y sensaciones que escapan a la lógica y apelan a la creación de mundos posibles y oníricos. Cada niño optó por una determinada imagen que fue trabajando sesión a sesión.

El Centro Cultural de España ha puesto a disposición de los establecimientos educativos la exposición “Literacuentos”, quienes se interesen deben contactarse al siguiente correo electrónico artesvisuales@aecichile.cl con copia a mediateca@aecichile.cl

LINK

www.bibliotecas-cra.cl

ilustración de Raquel Echenique para el cuento El hechicero infernal de Yerko Sepúlveda (Pudahuel).

Talleres Literacuentos:

ron sobre la amistad y compartieron sus experiencias. “Fue una interesante conversación, con la participación de todos los niños. Nos sirvió para conocernos y expresar las emociones, y lo que teníamos en común. Reconozco mi entusiasmo, el interés que despertó en mí realizar este trabajo y la admiración que siento por estos niños que concluyeron sus cuentos. Espero que puedan seguir escribiendo y descubriendo los mundos maravillosos que ofrece la literatura”, afirma Hidalgo.


Dos cuentos resultantes de talleres Literacuentos del CCE

El arpa mágica Autora: Génesis Tirapegui Zuñiga Ilustradora: Raquel Echenique

Josefa conocía la historia de un arpa que era mágica, pero que el pueblo jamás creyó sobre su existencia. Hasta que un día, en la montaña más alta de las que rodeaban el pueblo, se escuchó la melodía de un arpa. Josefa fue a investigar y allí descubrió un arpa que tocaba sola. No solo hacía eso, también hablaba y sanaba a los enfermos. A partir del día siguiente Josefa recorrió las casas del pueblo buscando enfermos para que el arpa los sanara. Esto lo hizo por mucho tiempo, hasta que el arpa mágica se desgastó y no volvió a tocar y desapareció para siempre. De ella solo queda un recuerdo maravilloso.

Taller a cargo de Manuel Peña Biblioteca Pública Municipal Monseñor Enrique Alvear N°102 Comuna de Cerro Navia

Susana Allori

COLUMNA

Licenciada en Letras Presidenta de CEDILIJ Docente U. Nacional de La Pampa

De lecturas, amenazas y nuevas tecnologías Del mismo modo que el año 2000 estuvo cargado de una visión apocalíptica, el auge de las nuevas tecnologías pone en duda el futuro del libro en papel y amenaza tradicionales prácticas de lectura. Sin embargo, al igual que nos sucedió con el paso al nuevo milenio, respecto de la lectura algunas cosas han cambiado, pero hay una que no se modifica: la inequidad en el acceso. La historia de la tecnología usada para escribir y conservar textos muestra una incesante búsqueda de medios más eficientes. Cada adelanto tecnológico facilitó la escritura, aumentó la disponibilidad de textos y modificó los modos de leer. Igual situación se aprecia en la actualidad. El uso de computadoras y la aparición de los libros electrónicos potencian las oportunidades de escribir y de leer. Este nuevo dispositivo

vamos reconociendo y habilitando los nuevos modos de leer y producir textos que esta era tecnológica requiere. Por otra parte, si damos una rápida mirada a la literatura infantil, vemos que en las dos últimas décadas se han producido modificaciones evidentes a partir de la profesionalización de los autores, el crecimiento del mercado, la proliferación de ediciones y las políticas de ventas, de su inserción en la escuela, de nuevas tendencias estéticas y de la evidente toma de estado público de la problemática de la lectura. Frente a este panorama, tal vez nos haga falta más bien replantearnos el concepto de lectura que las nuevas tecnologías y el mercado proponen, confiar en las habilidades de leer el mundo y sobre todo las imágenes de los niños de hoy, y acompañarlos en el ingreso al mundo letrado.

“(…) propongo salir del asombro que nos han causado las nuevas tecnologías a los adultos, para replantear el modo de promover la lectura”

Yo no soy Vicente

Taller a cargo de Catalina Prieto Biblioteca Municipal de la Casa de la Cultura Comuna de San Miguel

Autor: Vicente Conejeros Martínez Ilustradora: Soledad Sebastián

Yo no soy Vicente, soy un conejo. En mi país no son mis amigos, son perros. En mi país los libros no son libros, son números. En mi país yo no soy yo, sino soy mí. En mi país el colegio es jugar, las clases no son clases, son recreos. En mi país los hombres son mujeres, los profesores no son profesores, son amigos. El gato no es gato, es ratón. La Navidad es mi cumpleaños. En mi país mis padres pasan tiempo conmigo. En mi país los abuelos son niños. El celular no es celular, es televisión. El computador es mi mente. Estoy ahí por algo, pero no sé por qué. Así que me voy a un país más aburrido.

LINKS Había una Vez 24 | Mirada latinoamericana

abre las fronteras a un mercado global, aunque aún se perciban las desventajas de un formato experimental, cuyo elevado costo dificulta un acceso masivo. Los libros en papel imprimieron una lógica lineal de lectura y una organización de los textos que físicamente no podía ser alterada por los lectores; mientras que los hipertextos proponen una ruptura de esa linealidad, para lo que se requieren otras estrategias. Si bien el libro impreso no corre riesgos en el mediano plazo, es de suponer que sí los correrá en el largo plazo. Esta situación representa una alerta para quienes trabajamos en la formación de niños lectores. No pretendo perpetuar una visión apocalíptica sino más bien propongo salir del asombro que nos han causado las nuevas tecnologías a los adultos, para replantear el modo de promover la lectura. Es el momento de considerar la convivencia de ambos formatos mientras

En este lugar del planeta que habitamos, donde la mayoría de los niños son pobres y la mayoría de los pobres son niños1, representa un imperativo hallar la manera de favorecer un acceso a la lectura más igualitario. Dicho de otro modo, ni las nuevas tecnologías ni la consolidación del campo de la literatura infantil en sí fomentan la lectura, hace falta un trabajo muy fuerte en escuelas, bibliotecas y políticas públicas. Nos cabe más que nunca el concepto de “aggiornar” las estrategias de los mediadores para habilitar lecturas que profundicen la curiosidad, fortalezcan las habilidades lectoras y logremos que no solo se lea más sino que se expandan las posibilidades que el mundo global ofrece. De otro modo seguiremos teniendo un mundo ancho en posibilidades para los sectores más pudientes, pero ajeno para una gran masa de niños que ya están fuera del sistema.

1• Según datos de Pobreza infantil en América Latina y el Caribe “casi la mitad de los niños de la región son pobres, ya sea en forma moderada o extrema. La pobreza infantil afecta a casi 81 millones de niños menores de 18 años”. Disponible en: http://www. eclac.org/publicaciones/xml/6/42796/Libro-pobreza-infantil-America-Latina-2010.pdf

www.cedilijweb.com.ar

LINK

www.bibliotecas-cra.cl Había una Vez 25 | Sección


Dos cuentos resultantes de talleres Literacuentos del CCE

El arpa mágica Autora: Génesis Tirapegui Zuñiga Ilustradora: Raquel Echenique

Josefa conocía la historia de un arpa que era mágica, pero que el pueblo jamás creyó sobre su existencia. Hasta que un día, en la montaña más alta de las que rodeaban el pueblo, se escuchó la melodía de un arpa. Josefa fue a investigar y allí descubrió un arpa que tocaba sola. No solo hacía eso, también hablaba y sanaba a los enfermos. A partir del día siguiente Josefa recorrió las casas del pueblo buscando enfermos para que el arpa los sanara. Esto lo hizo por mucho tiempo, hasta que el arpa mágica se desgastó y no volvió a tocar y desapareció para siempre. De ella solo queda un recuerdo maravilloso.

Taller a cargo de Manuel Peña Biblioteca Pública Municipal Monseñor Enrique Alvear N°102 Comuna de Cerro Navia

Susana Allori

COLUMNA

Licenciada en Letras Presidenta de CEDILIJ Docente U. Nacional de La Pampa

De lecturas, amenazas y nuevas tecnologías Del mismo modo que el año 2000 estuvo cargado de una visión apocalíptica, el auge de las nuevas tecnologías pone en duda el futuro del libro en papel y amenaza tradicionales prácticas de lectura. Sin embargo, al igual que nos sucedió con el paso al nuevo milenio, respecto de la lectura algunas cosas han cambiado, pero hay una que no se modifica: la inequidad en el acceso. La historia de la tecnología usada para escribir y conservar textos muestra una incesante búsqueda de medios más eficientes. Cada adelanto tecnológico facilitó la escritura, aumentó la disponibilidad de textos y modificó los modos de leer. Igual situación se aprecia en la actualidad. El uso de computadoras y la aparición de los libros electrónicos potencian las oportunidades de escribir y de leer. Este nuevo dispositivo

vamos reconociendo y habilitando los nuevos modos de leer y producir textos que esta era tecnológica requiere. Por otra parte, si damos una rápida mirada a la literatura infantil, vemos que en las dos últimas décadas se han producido modificaciones evidentes a partir de la profesionalización de los autores, el crecimiento del mercado, la proliferación de ediciones y las políticas de ventas, de su inserción en la escuela, de nuevas tendencias estéticas y de la evidente toma de estado público de la problemática de la lectura. Frente a este panorama, tal vez nos haga falta más bien replantearnos el concepto de lectura que las nuevas tecnologías y el mercado proponen, confiar en las habilidades de leer el mundo y sobre todo las imágenes de los niños de hoy, y acompañarlos en el ingreso al mundo letrado.

“(…) propongo salir del asombro que nos han causado las nuevas tecnologías a los adultos, para replantear el modo de promover la lectura”

Yo no soy Vicente

Taller a cargo de Catalina Prieto Biblioteca Municipal de la Casa de la Cultura Comuna de San Miguel

Autor: Vicente Conejeros Martínez Ilustradora: Soledad Sebastián

Yo no soy Vicente, soy un conejo. En mi país no son mis amigos, son perros. En mi país los libros no son libros, son números. En mi país yo no soy yo, sino soy mí. En mi país el colegio es jugar, las clases no son clases, son recreos. En mi país los hombres son mujeres, los profesores no son profesores, son amigos. El gato no es gato, es ratón. La Navidad es mi cumpleaños. En mi país mis padres pasan tiempo conmigo. En mi país los abuelos son niños. El celular no es celular, es televisión. El computador es mi mente. Estoy ahí por algo, pero no sé por qué. Así que me voy a un país más aburrido.

LINKS Había una Vez 24 | Mirada latinoamericana

abre las fronteras a un mercado global, aunque aún se perciban las desventajas de un formato experimental, cuyo elevado costo dificulta un acceso masivo. Los libros en papel imprimieron una lógica lineal de lectura y una organización de los textos que físicamente no podía ser alterada por los lectores; mientras que los hipertextos proponen una ruptura de esa linealidad, para lo que se requieren otras estrategias. Si bien el libro impreso no corre riesgos en el mediano plazo, es de suponer que sí los correrá en el largo plazo. Esta situación representa una alerta para quienes trabajamos en la formación de niños lectores. No pretendo perpetuar una visión apocalíptica sino más bien propongo salir del asombro que nos han causado las nuevas tecnologías a los adultos, para replantear el modo de promover la lectura. Es el momento de considerar la convivencia de ambos formatos mientras

En este lugar del planeta que habitamos, donde la mayoría de los niños son pobres y la mayoría de los pobres son niños1, representa un imperativo hallar la manera de favorecer un acceso a la lectura más igualitario. Dicho de otro modo, ni las nuevas tecnologías ni la consolidación del campo de la literatura infantil en sí fomentan la lectura, hace falta un trabajo muy fuerte en escuelas, bibliotecas y políticas públicas. Nos cabe más que nunca el concepto de “aggiornar” las estrategias de los mediadores para habilitar lecturas que profundicen la curiosidad, fortalezcan las habilidades lectoras y logremos que no solo se lea más sino que se expandan las posibilidades que el mundo global ofrece. De otro modo seguiremos teniendo un mundo ancho en posibilidades para los sectores más pudientes, pero ajeno para una gran masa de niños que ya están fuera del sistema.

1• Según datos de Pobreza infantil en América Latina y el Caribe “casi la mitad de los niños de la región son pobres, ya sea en forma moderada o extrema. La pobreza infantil afecta a casi 81 millones de niños menores de 18 años”. Disponible en: http://www. eclac.org/publicaciones/xml/6/42796/Libro-pobreza-infantil-America-Latina-2010.pdf

www.cedilijweb.com.ar

LINK

www.bibliotecas-cra.cl Había una Vez 25 | Sección


E

N

T

R

E

V

I

S

T

A

BARABARA BARBARA FIORE ENTREVISTA LILIANA BODOC

“El público al que nos dirigimos es muy heterogéneo; es un público que comparte el amor por los libros bellos”

Ilustraciones de Shaun Tan del libro El Rey pájaro

Barbara Fiore Editora es sinónimo indiscutido de calidad. En su catálogo figuran autores contemporáneos de renombre y muchos de sus títulos están plagados de premios. Pero detrás de todo ese éxito, está el trabajo de una pareja que llegó a España hace casi una década decidida a hacer realidad un sueño editorial. Aquí, Barbara Fiore se refiere al pasado, presente y futuro de ese proyecto, el mismo que hoy ya es sello de excelencia.

Por Llanos de la Torre Verdú Magíster en Literatura y libros para niños y jóvenes, U. Autónoma de Barcelona Editora de literatura infantil y juvenil en Edelvives

Había una Vez 26 | Entrevista

LINK

www.bibliotecas-cra.cl Había una Vez 27 | Entrevista


E

N

T

R

E

V

I

S

T

A

BARABARA BARBARA FIORE ENTREVISTA LILIANA BODOC

“El público al que nos dirigimos es muy heterogéneo; es un público que comparte el amor por los libros bellos”

Ilustraciones de Shaun Tan del libro El Rey pájaro

Barbara Fiore Editora es sinónimo indiscutido de calidad. En su catálogo figuran autores contemporáneos de renombre y muchos de sus títulos están plagados de premios. Pero detrás de todo ese éxito, está el trabajo de una pareja que llegó a España hace casi una década decidida a hacer realidad un sueño editorial. Aquí, Barbara Fiore se refiere al pasado, presente y futuro de ese proyecto, el mismo que hoy ya es sello de excelencia.

Por Llanos de la Torre Verdú Magíster en Literatura y libros para niños y jóvenes, U. Autónoma de Barcelona Editora de literatura infantil y juvenil en Edelvives

Había una Vez 26 | Entrevista

LINK

www.bibliotecas-cra.cl Había una Vez 27 | Entrevista


BARBARA FIORE

En apenas siete años, Barbara Fiore Editora (BFE) se ha convertido en una editorial de referencia de álbum y libro ilustrado. Desde su aparición en 2004 no ha faltado a su compromiso con el lector: ofrecer libros que, además del cuidado en sus contenidos, evidencian una extraordinaria sensibilidad por el grafismo y por la calidad plástica, expresiva y comunicativa de sus ilustraciones; algo que se ha convertido en seña de identidad. Actualmente ya cuenta con medio centenar de obras, en castellano y catalán, que han ido sorprendiendo a lectores, críticos y editores. Esa propuesta diferenciadora se fue gestando con ilustradores y autores del peso de Wolf Erlbruch, Shaun Tan, Jimmy Liao, Carll Cneut o Suzy Lee, que empezaron a conocerse y a obtener reconocimiento en España gracias a BFE. Autores e ilustradores que conciben el álbum ilustrado como un artefacto con un lenguaje propio, donde texto e imagen contribuyen, en paralelo, a narrar una historia, y que consiguen aquello que defiende la especialista en libro ilustrado Carla Poesio, “el niño ha de sentirse estimulado para hacer suya la ilustración que contempla o para enriquecer, mediante su participación, el clima poético que ha generado el autor”. Detrás de BFE hay dos nombres: Barbara Fiore y Francisco Delgado. Ella, italiana, estudió Filología en su país y cursó un máster de edición en España; él, español, se formó gráficamente en Milán y trabajó durante más de una década en EE.UU en ese sector. Entre sus múltiples inquietudes profesionales, tenían claro que querían dedicarse a la edición e instalarse en España: BFE lo hizo posible. Ambos reunieron la experiencia dispar de sus trayectorias profesionales, sus conocimientos en distintos ámbitos y la pasión común por los libros para dar forma a un proyecto que iba más allá de una apuesta profesional. Barbara es quien ha cedido su nombre a la editorial, circunstancia que la señala como responsable del sello, aunque ella se apresura en aclarar, al inicio de la conversación, que “detrás de este proyecto estamos mi compañero Francisco y yo. Ambos venimos de fuera, aunque él es español”.

Había una Vez 28 | Entrevista

LILIANA BODOC ENTREVISTA

Los títulos que han publicado hasta hoy no son de creación propia, sino libros procedentes de distintos lugares del mundo. Barbara y Francisco están atentos a lo que se publica en otros países y otros idiomas, y seleccionan de manera exquisita un fondo en el que el nexo común es la singularidad de cada obra. Como la misma Barbara confiesa, publican los libros “que nos gustan” y se dirigen a un público “muy heterogéneo; que comparte el amor por los libros bellos”. No temen a un cambio notable de un título al siguiente, ni a los mensajes duros o a temáticas no habituales en la literatura infantil, como muestran El pato y la muerte o Greta la loca. Sin duda, cuentan con ese instinto propio de los buenos editores que ha reunido en su fondo libros galardonados con diversos premios y álbumes ya considerados emblemáticos, tales como Emigrantes, El árbol rojo, Desencuentros o La ola. La irrupción, en su momento, en el mercado español de una editorial pequeña, novedosa y dedicada al libro ilustrado fue un acontecimiento singular, un ejercicio de valentía. Todavía más si tenemos en cuenta que su actividad se inició en su propio domicilio de Jerez de la Frontera, una ciudad andaluza muy alejada de los grandes núcleos editoriales. Sin duda, el arrojo de gente como ellos hizo posible que hoy contemplemos un floreciente panorama de pequeñas editoriales que creen en la solidez del álbum y del libro ilustrado. Ahora en Albolote, una pequeña población de Granada, han logrado ampliar sus fronteras hasta llevar su fondo editorial a Hispanoamérica y Estados Unidos. Siguen conjugando sus planes profesionales y de vida con ilusión y sabiduría, disfrutando con lo que les gusta, avanzando con nuevos proyectos sin olvidar el realismo necesario que garantice un buen resultado y haciendo que nos asomemos de vez en cuando a su página web para saber de su próximo libro. Desde allí, celosos de su intimidad y sus espacios personales, continúan trabajando con el mismo espíritu que impulsó su nacimiento.

BFE no le teme a un cambio notable de un título al siguiente, ni a los mensajes duros o a temáticas no habituales en la literatura infantil. ¿Cuándo surgió la idea de formar una editorial y qué les impulsó a poner esa idea en práctica? Vivíamos en New York y desde allí decidimos venirnos a España y dedicarnos a la edición, entre otras cosas. En aquel entonces observamos que había espacio para nosotros, para desarrollar nuestro proyecto, y que era el momento apropiado. Tanto Francisco como yo, por separado, intentamos con anterioridad radicarnos en España con otros proyectos, pero ambos fracasamos porque nos adelantamos a nuestro tiempo. Estas experiencias previas nos sirvieron de referente para no cometer los mismos errores. Sin duda, el ser una editorial desconocida, novedosa y ubicada en un lugar alejado de los grandes focos de la industria editorial también debió suponer un reto. ¿Cómo dieron a conocer BFE en el sector? A través del envío de documentación a la prensa especializada, desde nuestra web y haciendo llegar material de promoción tales como marcapáginas, carteles o tarjetas postales a las librerías. Pero, sobre todo, a través de nuestros libros publicados. ¿El desempeño de las funciones y responsabilidades de Francisco Delgado y suyas es conjunto o están claramente delimitadas y definidas? Es conjunto; somos un equipo muy versátil por necesidad y por experiencia. Los conocimientos de uno están inmediatamente disponibles y al alcance del otro. Tienes que tener en cuenta que exceptuando las traducciones, lo hacemos todo nosotros (lo que incluye la logística de las mismas), y que cuando los niños están en casa, solo uno puede trabajar, aunque muchas veces somos necesarios ambos para educarlos, quedando la editorial entonces en segundo plano. Hacemos bromas sobre las funciones que desempeñarán apenas podamos delegarles responsabilidades, son participativos, les encanta ser útiles. A Alejandro, cuando le preguntan qué es lo que hace su padre, responde: –¡cajas! BFE publicó su primer libro, El taller de las mariposas, en septiembre de 2004. ¿Cuánto tiempo antes comenzaron a trabajar en este libro? Decidimos editar El taller de las mariposas en marzo de 2004. Pero nos había llevado negociarlo con la autora, Gioconda Belli, y con Monika Bilstein, de Peter Hammer Verlag, casi un año. Aprendimos mucho de esta negociación y de esta primera edición en particular; de repente comprendimos aspectos del mundo de la edición que hasta ese momento no habían sido de nuestra competencia. Por supuesto que cometimos errores; forman parte del proceso de aprendizaje.

LINK

Había una Vez 29 | Sección


BARBARA FIORE

En apenas siete años, Barbara Fiore Editora (BFE) se ha convertido en una editorial de referencia de álbum y libro ilustrado. Desde su aparición en 2004 no ha faltado a su compromiso con el lector: ofrecer libros que, además del cuidado en sus contenidos, evidencian una extraordinaria sensibilidad por el grafismo y por la calidad plástica, expresiva y comunicativa de sus ilustraciones; algo que se ha convertido en seña de identidad. Actualmente ya cuenta con medio centenar de obras, en castellano y catalán, que han ido sorprendiendo a lectores, críticos y editores. Esa propuesta diferenciadora se fue gestando con ilustradores y autores del peso de Wolf Erlbruch, Shaun Tan, Jimmy Liao, Carll Cneut o Suzy Lee, que empezaron a conocerse y a obtener reconocimiento en España gracias a BFE. Autores e ilustradores que conciben el álbum ilustrado como un artefacto con un lenguaje propio, donde texto e imagen contribuyen, en paralelo, a narrar una historia, y que consiguen aquello que defiende la especialista en libro ilustrado Carla Poesio, “el niño ha de sentirse estimulado para hacer suya la ilustración que contempla o para enriquecer, mediante su participación, el clima poético que ha generado el autor”. Detrás de BFE hay dos nombres: Barbara Fiore y Francisco Delgado. Ella, italiana, estudió Filología en su país y cursó un máster de edición en España; él, español, se formó gráficamente en Milán y trabajó durante más de una década en EE.UU en ese sector. Entre sus múltiples inquietudes profesionales, tenían claro que querían dedicarse a la edición e instalarse en España: BFE lo hizo posible. Ambos reunieron la experiencia dispar de sus trayectorias profesionales, sus conocimientos en distintos ámbitos y la pasión común por los libros para dar forma a un proyecto que iba más allá de una apuesta profesional. Barbara es quien ha cedido su nombre a la editorial, circunstancia que la señala como responsable del sello, aunque ella se apresura en aclarar, al inicio de la conversación, que “detrás de este proyecto estamos mi compañero Francisco y yo. Ambos venimos de fuera, aunque él es español”.

Había una Vez 28 | Entrevista

LILIANA BODOC ENTREVISTA

Los títulos que han publicado hasta hoy no son de creación propia, sino libros procedentes de distintos lugares del mundo. Barbara y Francisco están atentos a lo que se publica en otros países y otros idiomas, y seleccionan de manera exquisita un fondo en el que el nexo común es la singularidad de cada obra. Como la misma Barbara confiesa, publican los libros “que nos gustan” y se dirigen a un público “muy heterogéneo; que comparte el amor por los libros bellos”. No temen a un cambio notable de un título al siguiente, ni a los mensajes duros o a temáticas no habituales en la literatura infantil, como muestran El pato y la muerte o Greta la loca. Sin duda, cuentan con ese instinto propio de los buenos editores que ha reunido en su fondo libros galardonados con diversos premios y álbumes ya considerados emblemáticos, tales como Emigrantes, El árbol rojo, Desencuentros o La ola. La irrupción, en su momento, en el mercado español de una editorial pequeña, novedosa y dedicada al libro ilustrado fue un acontecimiento singular, un ejercicio de valentía. Todavía más si tenemos en cuenta que su actividad se inició en su propio domicilio de Jerez de la Frontera, una ciudad andaluza muy alejada de los grandes núcleos editoriales. Sin duda, el arrojo de gente como ellos hizo posible que hoy contemplemos un floreciente panorama de pequeñas editoriales que creen en la solidez del álbum y del libro ilustrado. Ahora en Albolote, una pequeña población de Granada, han logrado ampliar sus fronteras hasta llevar su fondo editorial a Hispanoamérica y Estados Unidos. Siguen conjugando sus planes profesionales y de vida con ilusión y sabiduría, disfrutando con lo que les gusta, avanzando con nuevos proyectos sin olvidar el realismo necesario que garantice un buen resultado y haciendo que nos asomemos de vez en cuando a su página web para saber de su próximo libro. Desde allí, celosos de su intimidad y sus espacios personales, continúan trabajando con el mismo espíritu que impulsó su nacimiento.

BFE no le teme a un cambio notable de un título al siguiente, ni a los mensajes duros o a temáticas no habituales en la literatura infantil. ¿Cuándo surgió la idea de formar una editorial y qué les impulsó a poner esa idea en práctica? Vivíamos en New York y desde allí decidimos venirnos a España y dedicarnos a la edición, entre otras cosas. En aquel entonces observamos que había espacio para nosotros, para desarrollar nuestro proyecto, y que era el momento apropiado. Tanto Francisco como yo, por separado, intentamos con anterioridad radicarnos en España con otros proyectos, pero ambos fracasamos porque nos adelantamos a nuestro tiempo. Estas experiencias previas nos sirvieron de referente para no cometer los mismos errores. Sin duda, el ser una editorial desconocida, novedosa y ubicada en un lugar alejado de los grandes focos de la industria editorial también debió suponer un reto. ¿Cómo dieron a conocer BFE en el sector? A través del envío de documentación a la prensa especializada, desde nuestra web y haciendo llegar material de promoción tales como marcapáginas, carteles o tarjetas postales a las librerías. Pero, sobre todo, a través de nuestros libros publicados. ¿El desempeño de las funciones y responsabilidades de Francisco Delgado y suyas es conjunto o están claramente delimitadas y definidas? Es conjunto; somos un equipo muy versátil por necesidad y por experiencia. Los conocimientos de uno están inmediatamente disponibles y al alcance del otro. Tienes que tener en cuenta que exceptuando las traducciones, lo hacemos todo nosotros (lo que incluye la logística de las mismas), y que cuando los niños están en casa, solo uno puede trabajar, aunque muchas veces somos necesarios ambos para educarlos, quedando la editorial entonces en segundo plano. Hacemos bromas sobre las funciones que desempeñarán apenas podamos delegarles responsabilidades, son participativos, les encanta ser útiles. A Alejandro, cuando le preguntan qué es lo que hace su padre, responde: –¡cajas! BFE publicó su primer libro, El taller de las mariposas, en septiembre de 2004. ¿Cuánto tiempo antes comenzaron a trabajar en este libro? Decidimos editar El taller de las mariposas en marzo de 2004. Pero nos había llevado negociarlo con la autora, Gioconda Belli, y con Monika Bilstein, de Peter Hammer Verlag, casi un año. Aprendimos mucho de esta negociación y de esta primera edición en particular; de repente comprendimos aspectos del mundo de la edición que hasta ese momento no habían sido de nuestra competencia. Por supuesto que cometimos errores; forman parte del proceso de aprendizaje.

LINK

Había una Vez 29 | Sección


BARBARA FIORE

"Definiría a BFE como una editorial joven aún ilusionada por publicar libros que nos gustan. Nuestra línea editorial se va definiendo a sí misma". ¿Forma parte también de ese proceso la colección Miniar (libros ilustrados de menor tamaño que conceden más importancia al texto que a la ilustración)? No exactamente. Lo característico de la colección Miniar es únicamente el tamaño. La creamos coincidiendo con la publicación de Pralino y El inesperado regalo de Papá Noel, que eran obras con más texto, pero posteriormente ha tenido continuidad con Ratas y Del cuidado de las ardillas. Este formato pequeño, más económico y manejable, tiene mucha tradición en Alemania, y creemos que es una buena idea incorporarlo, incluso como un formato alternativo para obras que ya hemos publicado. ¿Cómo definiría BFE? ¿Cuáles son las características primordiales que definen su línea editorial? Como una editorial joven aún ilusionada por publicar libros que nos gustan. Nuestra línea editorial se va definiendo a sí misma. Decirte los parámetros que nos hemos fijado a nosotros mismos sería otorgar parte de la ventaja que nos proporciona nuestra independencia a quienes nos observan desde sus despachos corporativos, pendientes de nuestro próximo giro. ¿A qué público se dirigen con sus libros? No nos consideramos una editorial infantil, aunque editemos libros para niños. El público al que nos dirigimos es muy heterogéneo; es un público que comparte el amor por los libros bellos. Muchos de sus títulos han sido alabados por la crítica y por los lectores de todas las edades. ¿Qué provocó que en tan poco tiempo su editorial obtuviera una importante repercusión dentro del sector? Hemos asumido un riesgo e invertido todo nuestro esfuerzo y capital por hacerlo lo mejor que hemos sabido. Estamos muy agradecidos con quienes han sido generosos y apreciado nuestra labor. ¿Qué aporta BFE al panorama editorial en lengua española? Tal vez Barbara Fiore aporta un punto de vista foráneo. Publicamos libros que nos gustan, autores que merecen ser mejor conocidos por nuestro público, no solo por sus libros más vendidos. Habrás notado que salvo excepciones, procuramos mostrar la trayectoria de los autores que editamos publicando al menos cuatro títulos representativos de su obra. BFE tiene un fondo ecléctico en temáticas, en formatos, en tipos de lenguaje... ¿Cómo es la labor de selección de las obras? ¿Qué criterios definen esa selección? Sacamos pocos títulos al año y nos dejamos guiar por nuestro gusto personal. Es una labor de equipo; sumamos nuestros criterios.

LINKS Había una Vez 30 | Entrevista

¿Qué influencia tiene la experiencia profesional de Francisco en la incorporación en su fondo de algunos títulos donde el diseño gráfico no solo está al servicio del texto e ilustración del libro sino que es protagonista del discurso estético (Chispas y cascabeles, La cucina verde, Korokoro...)? Para alguien no iniciado en el diseño gráfico, algunas de esas obras podrían quedar descartadas por el simple hecho de no ajustarse completamente a lo que se espera de un álbum ilustrado. La experiencia y sensibilidad de Francisco en este campo nos libran de prejuicios, aportan criterio y nos vuelven más receptivos ante un lenguaje gráfico que se demuestra capaz no solo de comunicar, sino también de emocionar. Todo suma. Supongo que sabe que Greta la loca es uno de los títulos que mayores controversias genera entre los mediadores por su crudeza temática. ¿Qué les impulsó a su publicación? Nos impactó mucho la cubierta y contracubierta de Greta la loca, y las ilustraciones de Carll Cneut nos cautivaron. El libro nos fascinó desde el principio. Decidimos publicarlo conscientes de la controversia que despertaría la locura de Greta y su búsqueda de Lucifer, que la arrastra irremediablemente al suicidio. Las imágenes de Cneut ilustran magistralmente la historia. Hasta hace poco, decía que todavía no había llegado el momento para que BFE publicase sus propios proyectos. ¿Han llegado ya la madurez que esperaban para abordar esa tarea? Más que un momento de madurez, se trata de un momento oportuno. No llegas a un punto en el que dices "ya puedo", pero sí hay un momento en el que surge una oportunidad, un proyecto interesante, y por ambas partes (tanto por la del editor como por la del creador) existen las ganas y el convencimiento de que vale la pena intentarlo. Si la pregunta es si eso ha ocurrido ya, la respuesta es… permanezcan atentos a nuestras novedades. ¿Cuál es el libro del que se sienten más orgullosos? ¿Y el que ha tenido mayor éxito? Nos sentimos orgullosos de todos los libros que hemos publicado. Los libros de Shaun Tan El árbol rojo y Emigrantes son los que tienen más éxito comercial. Ya que cita a Tan, 2011 está siendo un año magnífico para él: en febrero obtuvo el Oscar al mejor corto de animación por The Lost Thing y solo un mes más tarde el Astrid Lingren. ¿Han generado estos galardones mayor interés por su obra y por el propio catálogo de BFE? Aún es pronto para decirlo, pero nosotros preferimos verlo al revés: si alguien merece ese reconocimiento, ese es Shaun Tan, cuyo talento solo es comparable a su humildad. Ojalá más gente lo descubra a partir de eso, pero ya es uno de nuestros autores insignia, y uno de los mejores ejemplos de que la literatura ilustrada puede gustar a niños y adultos por igual.

público distinto al que ya tenían? Cualquier hispanohablante que se interese por el autor del cortometraje y quiera saber algo más sobre su obra, sin duda se encontrará con nosotros, puesto que llevamos años publicando sus libros; aunque, una vez más, es pronto todavía. En 2007 fue Jimmy Liao quien obtuvo el Premio Especial al mejor corto de animación en Berlín por Un pez que sonreía. ¿El cine facilita que los lectores que no conocen el lenguaje propio del álbum ilustrado se aproximen a este tipo de libros? Es posible, aunque también es cierto que el medio audiovisual es menos exigente, más accesible, todo viene dado y cerrado. El paso al álbum requiere más esfuerzo, el lector debe aportar una dosis de imaginación, pero la experiencia es más abierta a la fantasía. Sería bueno que los espectadores se dieran cuenta de que el formato impreso puede proporcionarles una experiencia distinta. Ni mejor ni peor, sino distinta. Ustedes recurren a diferentes distribuidoras para la comercialización de sus libros. ¿Es fundamental para el éxito de una editorial disponer de una distribuidora adecuada? Es de suma importancia poder contar con distribuidoras que crean en tu proyecto. Para una pequeña editorial es muy difícil asumir una red de distribución propia. Esto implicaría una infraestructura y una inversión impensables para nosotros.

"No nos consideramos una editorial infantil, aunque editemos libros para niños" .

¿Cuándo y por qué deciden expandirse al mercado hispanoamericano? Las nuevas tecnologías son clave en este sentido. Nos acercan a un público potencial que no solo se entera de lo que publicamos, sino que se pone en contacto con nosotros para preguntar dónde puede conseguir nuestros libros. Sin barreras idiomáticas, habría sido un contrasentido no emprender en esa dirección.

¿Cree que el hecho de ganar un Oscar basado en su álbum La cosa perdida ha hecho que se interese por su fondo editorial un

¿Qué diferencias encuentran entre ambos mercados? ¿Y entre sus lectores? No es que haya grandes diferencias destacables. A pesar de que el nivel adquisitivo pueda ser inferior, el mercado sudamericano ha demostrado una gran receptividad que ha compensado las cosas, hasta el punto que ambos mercados son comparables en cuanto a aceptación.

www.barbara-fiore.com

www.shauntan.net www.suzyleebooks.com

Ilustración de Shaun Tan del libro El Rey pájaro (contiene bocetos previos de la mayoría de sus obras literarias, en este caso de El Árbol Rojo).

LINK

www.bibliotecas-cra.cl Había una Vez 31 | Columna


BARBARA FIORE

"Definiría a BFE como una editorial joven aún ilusionada por publicar libros que nos gustan. Nuestra línea editorial se va definiendo a sí misma". ¿Forma parte también de ese proceso la colección Miniar (libros ilustrados de menor tamaño que conceden más importancia al texto que a la ilustración)? No exactamente. Lo característico de la colección Miniar es únicamente el tamaño. La creamos coincidiendo con la publicación de Pralino y El inesperado regalo de Papá Noel, que eran obras con más texto, pero posteriormente ha tenido continuidad con Ratas y Del cuidado de las ardillas. Este formato pequeño, más económico y manejable, tiene mucha tradición en Alemania, y creemos que es una buena idea incorporarlo, incluso como un formato alternativo para obras que ya hemos publicado. ¿Cómo definiría BFE? ¿Cuáles son las características primordiales que definen su línea editorial? Como una editorial joven aún ilusionada por publicar libros que nos gustan. Nuestra línea editorial se va definiendo a sí misma. Decirte los parámetros que nos hemos fijado a nosotros mismos sería otorgar parte de la ventaja que nos proporciona nuestra independencia a quienes nos observan desde sus despachos corporativos, pendientes de nuestro próximo giro. ¿A qué público se dirigen con sus libros? No nos consideramos una editorial infantil, aunque editemos libros para niños. El público al que nos dirigimos es muy heterogéneo; es un público que comparte el amor por los libros bellos. Muchos de sus títulos han sido alabados por la crítica y por los lectores de todas las edades. ¿Qué provocó que en tan poco tiempo su editorial obtuviera una importante repercusión dentro del sector? Hemos asumido un riesgo e invertido todo nuestro esfuerzo y capital por hacerlo lo mejor que hemos sabido. Estamos muy agradecidos con quienes han sido generosos y apreciado nuestra labor. ¿Qué aporta BFE al panorama editorial en lengua española? Tal vez Barbara Fiore aporta un punto de vista foráneo. Publicamos libros que nos gustan, autores que merecen ser mejor conocidos por nuestro público, no solo por sus libros más vendidos. Habrás notado que salvo excepciones, procuramos mostrar la trayectoria de los autores que editamos publicando al menos cuatro títulos representativos de su obra. BFE tiene un fondo ecléctico en temáticas, en formatos, en tipos de lenguaje... ¿Cómo es la labor de selección de las obras? ¿Qué criterios definen esa selección? Sacamos pocos títulos al año y nos dejamos guiar por nuestro gusto personal. Es una labor de equipo; sumamos nuestros criterios.

LINKS Había una Vez 30 | Entrevista

¿Qué influencia tiene la experiencia profesional de Francisco en la incorporación en su fondo de algunos títulos donde el diseño gráfico no solo está al servicio del texto e ilustración del libro sino que es protagonista del discurso estético (Chispas y cascabeles, La cucina verde, Korokoro...)? Para alguien no iniciado en el diseño gráfico, algunas de esas obras podrían quedar descartadas por el simple hecho de no ajustarse completamente a lo que se espera de un álbum ilustrado. La experiencia y sensibilidad de Francisco en este campo nos libran de prejuicios, aportan criterio y nos vuelven más receptivos ante un lenguaje gráfico que se demuestra capaz no solo de comunicar, sino también de emocionar. Todo suma. Supongo que sabe que Greta la loca es uno de los títulos que mayores controversias genera entre los mediadores por su crudeza temática. ¿Qué les impulsó a su publicación? Nos impactó mucho la cubierta y contracubierta de Greta la loca, y las ilustraciones de Carll Cneut nos cautivaron. El libro nos fascinó desde el principio. Decidimos publicarlo conscientes de la controversia que despertaría la locura de Greta y su búsqueda de Lucifer, que la arrastra irremediablemente al suicidio. Las imágenes de Cneut ilustran magistralmente la historia. Hasta hace poco, decía que todavía no había llegado el momento para que BFE publicase sus propios proyectos. ¿Han llegado ya la madurez que esperaban para abordar esa tarea? Más que un momento de madurez, se trata de un momento oportuno. No llegas a un punto en el que dices "ya puedo", pero sí hay un momento en el que surge una oportunidad, un proyecto interesante, y por ambas partes (tanto por la del editor como por la del creador) existen las ganas y el convencimiento de que vale la pena intentarlo. Si la pregunta es si eso ha ocurrido ya, la respuesta es… permanezcan atentos a nuestras novedades. ¿Cuál es el libro del que se sienten más orgullosos? ¿Y el que ha tenido mayor éxito? Nos sentimos orgullosos de todos los libros que hemos publicado. Los libros de Shaun Tan El árbol rojo y Emigrantes son los que tienen más éxito comercial. Ya que cita a Tan, 2011 está siendo un año magnífico para él: en febrero obtuvo el Oscar al mejor corto de animación por The Lost Thing y solo un mes más tarde el Astrid Lingren. ¿Han generado estos galardones mayor interés por su obra y por el propio catálogo de BFE? Aún es pronto para decirlo, pero nosotros preferimos verlo al revés: si alguien merece ese reconocimiento, ese es Shaun Tan, cuyo talento solo es comparable a su humildad. Ojalá más gente lo descubra a partir de eso, pero ya es uno de nuestros autores insignia, y uno de los mejores ejemplos de que la literatura ilustrada puede gustar a niños y adultos por igual.

público distinto al que ya tenían? Cualquier hispanohablante que se interese por el autor del cortometraje y quiera saber algo más sobre su obra, sin duda se encontrará con nosotros, puesto que llevamos años publicando sus libros; aunque, una vez más, es pronto todavía. En 2007 fue Jimmy Liao quien obtuvo el Premio Especial al mejor corto de animación en Berlín por Un pez que sonreía. ¿El cine facilita que los lectores que no conocen el lenguaje propio del álbum ilustrado se aproximen a este tipo de libros? Es posible, aunque también es cierto que el medio audiovisual es menos exigente, más accesible, todo viene dado y cerrado. El paso al álbum requiere más esfuerzo, el lector debe aportar una dosis de imaginación, pero la experiencia es más abierta a la fantasía. Sería bueno que los espectadores se dieran cuenta de que el formato impreso puede proporcionarles una experiencia distinta. Ni mejor ni peor, sino distinta. Ustedes recurren a diferentes distribuidoras para la comercialización de sus libros. ¿Es fundamental para el éxito de una editorial disponer de una distribuidora adecuada? Es de suma importancia poder contar con distribuidoras que crean en tu proyecto. Para una pequeña editorial es muy difícil asumir una red de distribución propia. Esto implicaría una infraestructura y una inversión impensables para nosotros.

"No nos consideramos una editorial infantil, aunque editemos libros para niños" .

¿Cuándo y por qué deciden expandirse al mercado hispanoamericano? Las nuevas tecnologías son clave en este sentido. Nos acercan a un público potencial que no solo se entera de lo que publicamos, sino que se pone en contacto con nosotros para preguntar dónde puede conseguir nuestros libros. Sin barreras idiomáticas, habría sido un contrasentido no emprender en esa dirección.

¿Cree que el hecho de ganar un Oscar basado en su álbum La cosa perdida ha hecho que se interese por su fondo editorial un

¿Qué diferencias encuentran entre ambos mercados? ¿Y entre sus lectores? No es que haya grandes diferencias destacables. A pesar de que el nivel adquisitivo pueda ser inferior, el mercado sudamericano ha demostrado una gran receptividad que ha compensado las cosas, hasta el punto que ambos mercados son comparables en cuanto a aceptación.

www.barbara-fiore.com

www.shauntan.net www.suzyleebooks.com

Ilustración de Shaun Tan del libro El Rey pájaro (contiene bocetos previos de la mayoría de sus obras literarias, en este caso de El Árbol Rojo).

LINK

www.bibliotecas-cra.cl Había una Vez 31 | Columna


LEONOR PÉREZ

INSPIRACIÓN en la punta del lápiz Por Bernardita Cruz M.

Ama los gatos, el paisaje urbano, los dramas cinematográficos y los budines. Odia las colas del banco, la vanidad, los ratones y el arribismo. En la cabeza de Leonor Pérez conviven cientos de imágenes e inquietudes, las mismas que desde pequeña la acercaron al arte y hoy la impulsan a seguir abriéndose camino en el mundo de la ilustración. Cuando la pequeña Leo, de solo 5 años, dibujó a la señora Ester, toda su familia quedó boquiabierta: había logrado retratar a la perfección las anchas caderas, el moño empinado y los gruesos anteojos de la mujer que la cuidaba a ella y su hermano. Hoy Leonor Pérez, a sus 37 años, recuerda esa anécdota infantil como la primera señal que tuvo de que su camino iría por el lado artístico. Apenas salió del colegio, se matriculó en Licenciatura en Arte con mención en Pintura, una carrera que pensó le serviría para expresar su visión del mundo con plena libertad. A poco andar, decidió estudiar también Pedagogía, lo que de paso le permitió materializar sus inquietudes sociales. Cuando llevaba más de 5 años haciendo clases en colegios, empezó a sentir que la presión del trabajo había anulado su faceta creativa. Como no estaba dispuesta a dejarla congelada para siempre, decidió hacer algo al respecto. Junto a una amiga que estaba en una búsqueda similar, formó entonces el taller de juguetes “Caballo azul”, donde elaboraron un material didáctico relacionado con el arte y la cultura. En esa misma época Leonor se topó con una muestra del Colectivo Siete Rayas que terminó de moverle el piso. “Esa fue la gota que rebalsó el vaso de todo lo que estaba sintiendo. Siempre miré desde lejos la posibilidad de ilustrar, pero

Había una Vez 32 | Ilustración

era una mirada ingenua, no me imaginaba cómo tenía que hacerlo ni cómo empezar”, recuerda. Tras ver más de cinco veces la exposición, se puso en contacto con Paloma Valdivia, quien la orientó y le dio el impulso que necesitaba para atreverse a jugárselas por la ilustración. Juntó todos los dibujos que había hecho para los juguetes, más otros que tenía archivados, armó una carpeta y la presentó en una empresa que buscaba artistas para editar textos infantiles. Quedó seleccionada de inmediato y así surgió su primer encargo, un libro de trabalenguas. Acto seguido, dejó de hacer clases, cerró el taller y se transformó en ilustradora de tiempo completo. En sus más de 5 años dedicada profesionalmente al dibujo, ha participado en numerosos libros en los que hace gala de un estilo que describe como “figuración que tiende al realismo”. “No soy de grandes deformaciones. Me gusta generar climas afectivos, que las atmósferas envuelvan, que evoquen sensaciones reales”, explica. Cuando está concentrada en resolver una idea, todo la inspira. Sentada frente a la ventana de su escritorio, que da al patio de un edificio antiguo, vuelca sobre el papel todas las ideas que llegan a su mente al recordar una conversación o la escena de una película. Un árbol alto, una cordonería, un

sueño nocturno, un verso, un parque o una buena canción, todo la impulsa a crear. Cuando recién había decidido dedicarse a la ilustración participó en una muestra colectiva en homenaje a Hans Christian Andersen, donde conoció a un grupo de artistas que ya llevaba un tiempo en el medio. Se hicieron amigas y la invitaron a ser parte de un colectivo integrado solo por mujeres: Minga Ilustradoras. “Para mí fue una experiencia lindísima porque me permitió familiarizarme de manera más rápida con todo esto, aprender, entender, compartir con personas con experiencia y, paralelamente, ir creando lazos de amistad”, recuerda. Aunque creció en La Florida, con la cordillera, un canal y un gran sauce frente a su casa, es una declarada fanática del paisaje urbano. Le encantan los edificios, las casas, los rincones de las grandes urbes. Tanto así que sus vacaciones ideales serían en una ciudad desconocida, con un mapa, su máquina fotográfica y buena compañía. Una de las vivencias más significativas que ha tenido en su carrera surgió justamente gracias a un viaje. El año 2008, impulsada por la inquietud de vivir fuera de Chile, aprender más sobre ilustración y ojalá trabajar en otros mercados, partió por un año a hacer un diplomado a México. “Creo que ha sido una de las mejores experiencias que he vivido: conocí a artistas e ilustradores que resultaron reveladores, aprendí, trabajé, me vinculé con el medio rápidamente, hice amigos. Siempre he sido muy de caminar por terreno seguro, pero estar allá me abrió a lo creativo, me destapó, dejé de sentir miedo”, afirma.

“En ilustración, cuando llevas un año no eres nadie, a los dos te empiezan a conocer, a los tres las cosas van mejor… hay que hacerse un camino”, afirma.

A la vuelta de ese viaje, armó su nueva casa y puso su escritorio –dos puertas instaladas sobre caballetes– en el estar. Ahí trabaja mínimo ocho horas diarias. “Soy metódica, parto temprano y a veces incluso dibujo los fines de semana. Como soy lenta, prefiero la pausa”, explica. Dice que se mueve constantemente entre lo hecho a mano y lo digital: “Me encantan los papeles, el recorte, las pinturas, los lápices y el pegoteo, pero también hago un buen trabajo de postproducción en el computador”. Confiesa que lo que más le atrae es ilustrar literatura porque le permite realizar un trabajo más artístico y creativo, más sentido y personal. Es lo que le sucedió, por ejemplo, con El vuelo de Francisca, un libro que lanzará con Pehuén el segundo semestre de 2011 y que aborda el duelo de un niño tras la muerte de su abuela. “Es un proyecto en conjunto con una amiga escritora y fue un proceso muy conversado y discutido a fuego lento. Le tengo mucho cariño porque aparte de todo lo que me hizo sentir, me permitió ajustar mi estilo”.

LINK

www.bibliotecas-cra.cl Había una Vez 33 | Ilustración


LEONOR PÉREZ

INSPIRACIÓN en la punta del lápiz Por Bernardita Cruz M.

Ama los gatos, el paisaje urbano, los dramas cinematográficos y los budines. Odia las colas del banco, la vanidad, los ratones y el arribismo. En la cabeza de Leonor Pérez conviven cientos de imágenes e inquietudes, las mismas que desde pequeña la acercaron al arte y hoy la impulsan a seguir abriéndose camino en el mundo de la ilustración. Cuando la pequeña Leo, de solo 5 años, dibujó a la señora Ester, toda su familia quedó boquiabierta: había logrado retratar a la perfección las anchas caderas, el moño empinado y los gruesos anteojos de la mujer que la cuidaba a ella y su hermano. Hoy Leonor Pérez, a sus 37 años, recuerda esa anécdota infantil como la primera señal que tuvo de que su camino iría por el lado artístico. Apenas salió del colegio, se matriculó en Licenciatura en Arte con mención en Pintura, una carrera que pensó le serviría para expresar su visión del mundo con plena libertad. A poco andar, decidió estudiar también Pedagogía, lo que de paso le permitió materializar sus inquietudes sociales. Cuando llevaba más de 5 años haciendo clases en colegios, empezó a sentir que la presión del trabajo había anulado su faceta creativa. Como no estaba dispuesta a dejarla congelada para siempre, decidió hacer algo al respecto. Junto a una amiga que estaba en una búsqueda similar, formó entonces el taller de juguetes “Caballo azul”, donde elaboraron un material didáctico relacionado con el arte y la cultura. En esa misma época Leonor se topó con una muestra del Colectivo Siete Rayas que terminó de moverle el piso. “Esa fue la gota que rebalsó el vaso de todo lo que estaba sintiendo. Siempre miré desde lejos la posibilidad de ilustrar, pero

Había una Vez 32 | Ilustración

era una mirada ingenua, no me imaginaba cómo tenía que hacerlo ni cómo empezar”, recuerda. Tras ver más de cinco veces la exposición, se puso en contacto con Paloma Valdivia, quien la orientó y le dio el impulso que necesitaba para atreverse a jugárselas por la ilustración. Juntó todos los dibujos que había hecho para los juguetes, más otros que tenía archivados, armó una carpeta y la presentó en una empresa que buscaba artistas para editar textos infantiles. Quedó seleccionada de inmediato y así surgió su primer encargo, un libro de trabalenguas. Acto seguido, dejó de hacer clases, cerró el taller y se transformó en ilustradora de tiempo completo. En sus más de 5 años dedicada profesionalmente al dibujo, ha participado en numerosos libros en los que hace gala de un estilo que describe como “figuración que tiende al realismo”. “No soy de grandes deformaciones. Me gusta generar climas afectivos, que las atmósferas envuelvan, que evoquen sensaciones reales”, explica. Cuando está concentrada en resolver una idea, todo la inspira. Sentada frente a la ventana de su escritorio, que da al patio de un edificio antiguo, vuelca sobre el papel todas las ideas que llegan a su mente al recordar una conversación o la escena de una película. Un árbol alto, una cordonería, un

sueño nocturno, un verso, un parque o una buena canción, todo la impulsa a crear. Cuando recién había decidido dedicarse a la ilustración participó en una muestra colectiva en homenaje a Hans Christian Andersen, donde conoció a un grupo de artistas que ya llevaba un tiempo en el medio. Se hicieron amigas y la invitaron a ser parte de un colectivo integrado solo por mujeres: Minga Ilustradoras. “Para mí fue una experiencia lindísima porque me permitió familiarizarme de manera más rápida con todo esto, aprender, entender, compartir con personas con experiencia y, paralelamente, ir creando lazos de amistad”, recuerda. Aunque creció en La Florida, con la cordillera, un canal y un gran sauce frente a su casa, es una declarada fanática del paisaje urbano. Le encantan los edificios, las casas, los rincones de las grandes urbes. Tanto así que sus vacaciones ideales serían en una ciudad desconocida, con un mapa, su máquina fotográfica y buena compañía. Una de las vivencias más significativas que ha tenido en su carrera surgió justamente gracias a un viaje. El año 2008, impulsada por la inquietud de vivir fuera de Chile, aprender más sobre ilustración y ojalá trabajar en otros mercados, partió por un año a hacer un diplomado a México. “Creo que ha sido una de las mejores experiencias que he vivido: conocí a artistas e ilustradores que resultaron reveladores, aprendí, trabajé, me vinculé con el medio rápidamente, hice amigos. Siempre he sido muy de caminar por terreno seguro, pero estar allá me abrió a lo creativo, me destapó, dejé de sentir miedo”, afirma.

“En ilustración, cuando llevas un año no eres nadie, a los dos te empiezan a conocer, a los tres las cosas van mejor… hay que hacerse un camino”, afirma.

A la vuelta de ese viaje, armó su nueva casa y puso su escritorio –dos puertas instaladas sobre caballetes– en el estar. Ahí trabaja mínimo ocho horas diarias. “Soy metódica, parto temprano y a veces incluso dibujo los fines de semana. Como soy lenta, prefiero la pausa”, explica. Dice que se mueve constantemente entre lo hecho a mano y lo digital: “Me encantan los papeles, el recorte, las pinturas, los lápices y el pegoteo, pero también hago un buen trabajo de postproducción en el computador”. Confiesa que lo que más le atrae es ilustrar literatura porque le permite realizar un trabajo más artístico y creativo, más sentido y personal. Es lo que le sucedió, por ejemplo, con El vuelo de Francisca, un libro que lanzará con Pehuén el segundo semestre de 2011 y que aborda el duelo de un niño tras la muerte de su abuela. “Es un proyecto en conjunto con una amiga escritora y fue un proceso muy conversado y discutido a fuego lento. Le tengo mucho cariño porque aparte de todo lo que me hizo sentir, me permitió ajustar mi estilo”.

LINK

www.bibliotecas-cra.cl Había una Vez 33 | Ilustración


LEONOR PÉREZ

A

Leonor dice que ama lo que hace y que le gustaría seguir ilustrando por mucho tiempo. Confía en que las condiciones de trabajo serán cada vez mejores, con procesos creativos más profundos y decantados. “En ilustración, cuando llevas un año no eres nadie, a los dos te empiezan a conocer, a los tres las cosas van mejor… hay que hacerse un camino”, afirma.

ilustradores como Leonor los conocemos por sus obras. Y su trabajo es elocuente: personajes plásticos que nos hacen ver el mundo desde otro ángulo, desde lo poético, desde el movimiento dulce y pausado de la vida. Leonor es una artista, de esas que con la elección del color, el uso del lápiz o el pincel y el continuo perfeccionamiento, logran dar vida y materialidad a las palabras, visiones que los lectores agradecemos. Su talento encanta, conmueve y nos permite entrar ya sea en el cuento, en el cuadro o en toda creación que haya pasado por sus manos. He tenido la suerte de compartir con ella trabajos profesionales que le han valido enfrentarse a sus propias fobias, como los ratones, logrando poner en estos personajes un carácter tierno, amistoso y humorístico, plasmando en sus actitudes y paleta de colores, el amor que siente por los gatos. Esa es una tarea que no todos logran hacer.

Por mientras, ella no espera sentada a que le toquen la puerta. Gracias a algunos viajes y contactos internacionales, hoy trabaja en un libro de poesía de Pedro Villar para la editorial mexicana El Naranjo y un texto didáctico que le encargaron de Corea. También prepara una antología de Santillana para niños de 1ro Básico y el segundo semestre hará clases de ilustración infantil en el Diplomado de Ilustración de la Escuela de Diseño de la Universidad Católica. Entusiasmada con sus múltiples proyectos, Leonor sigue abriéndose camino en el mundo de la ilustración, donde ya se ha ganado un espacio gracias a su estilo tan personal, pero también a su espíritu siempre inquieto y observador.

Confiesa que lo que más le atrae es ilustrar literatura porque le permite realizar un trabajo más artístico y creativo, más sentido y personal.

Su amor por los niños, que la llevó a estudiar pedagogía, le ha permitido mantener la cercanía con sus destinatarios. Sincronía que logra de una manera perfecta y que le ha valido ir mostrándose como la ilustradora magnífica que es. Esto la ha llevado a conquistar mercados más allá del nuestro, y merecido se lo tiene. ¡Larga vida a talentosos como ella! Ana María Rivera Vicepresidenta de IBBY Chile Editora de libros para niños

Leonor Pérez y su gata Guadalupe.

Leonor Pérez es una gran ilustradora, que cautiva con sus

atmósferas, su dibujo delicado y femenino y los gatos que siempre se asoman en su tablero. La conocí justo cuando empezaba en la ilustración, una pasión a la que se quería dedicar desde hacía ya un buen tiempo. Muchos gatos, pintados y reales, han pasado desde esa fecha. Como la conozco, sé que sus imágenes vienen de recuerdos de infancia y de su imaginación, pero también tienen mucho de lo que ha aprendido en estos últimos años. Lo suyo son miles de capas de colores transparentes que dan tonalidades y calidez, papelitos recortados y ahínco en los detalles, en contar lo pequeño con un gesto o un giño. Es trabajadora, capaz de rehacer mil veces un dibujo hasta quedar conforme. Por eso logra conectarse con el corazón, haciendo a cada personaje palpable y querible. Ha paseado desde lo infantil a lo adulto, cambiando su paleta notoriamente. Recuerdo un trabajo suyo muy lindo y colorido en la Estación Central, y también sus últimas ilustraciones, donde apuesta por una paleta algo oscura, misteriosa, más íntima y madura. Me gusta el cambio y se reconoce la misma mano detrás de ambos estilos. Así es la Leo, va cambiando, no se queda en lo conocido y ahora debe estar buscando cómo contar la próxima historia. ¡Esperamos conocerla pronto! Soledad Sebastián Ilustradora

Había una Vez 34 | Ilustración

LINK

www.bibliotecas-cra.cl Había una Vez 35 | Sección


LEONOR PÉREZ

A

Leonor dice que ama lo que hace y que le gustaría seguir ilustrando por mucho tiempo. Confía en que las condiciones de trabajo serán cada vez mejores, con procesos creativos más profundos y decantados. “En ilustración, cuando llevas un año no eres nadie, a los dos te empiezan a conocer, a los tres las cosas van mejor… hay que hacerse un camino”, afirma.

ilustradores como Leonor los conocemos por sus obras. Y su trabajo es elocuente: personajes plásticos que nos hacen ver el mundo desde otro ángulo, desde lo poético, desde el movimiento dulce y pausado de la vida. Leonor es una artista, de esas que con la elección del color, el uso del lápiz o el pincel y el continuo perfeccionamiento, logran dar vida y materialidad a las palabras, visiones que los lectores agradecemos. Su talento encanta, conmueve y nos permite entrar ya sea en el cuento, en el cuadro o en toda creación que haya pasado por sus manos. He tenido la suerte de compartir con ella trabajos profesionales que le han valido enfrentarse a sus propias fobias, como los ratones, logrando poner en estos personajes un carácter tierno, amistoso y humorístico, plasmando en sus actitudes y paleta de colores, el amor que siente por los gatos. Esa es una tarea que no todos logran hacer.

Por mientras, ella no espera sentada a que le toquen la puerta. Gracias a algunos viajes y contactos internacionales, hoy trabaja en un libro de poesía de Pedro Villar para la editorial mexicana El Naranjo y un texto didáctico que le encargaron de Corea. También prepara una antología de Santillana para niños de 1ro Básico y el segundo semestre hará clases de ilustración infantil en el Diplomado de Ilustración de la Escuela de Diseño de la Universidad Católica. Entusiasmada con sus múltiples proyectos, Leonor sigue abriéndose camino en el mundo de la ilustración, donde ya se ha ganado un espacio gracias a su estilo tan personal, pero también a su espíritu siempre inquieto y observador.

Confiesa que lo que más le atrae es ilustrar literatura porque le permite realizar un trabajo más artístico y creativo, más sentido y personal.

Su amor por los niños, que la llevó a estudiar pedagogía, le ha permitido mantener la cercanía con sus destinatarios. Sincronía que logra de una manera perfecta y que le ha valido ir mostrándose como la ilustradora magnífica que es. Esto la ha llevado a conquistar mercados más allá del nuestro, y merecido se lo tiene. ¡Larga vida a talentosos como ella! Ana María Rivera Vicepresidenta de IBBY Chile Editora de libros para niños

Leonor Pérez y su gata Guadalupe.

Leonor Pérez es una gran ilustradora, que cautiva con sus

atmósferas, su dibujo delicado y femenino y los gatos que siempre se asoman en su tablero. La conocí justo cuando empezaba en la ilustración, una pasión a la que se quería dedicar desde hacía ya un buen tiempo. Muchos gatos, pintados y reales, han pasado desde esa fecha. Como la conozco, sé que sus imágenes vienen de recuerdos de infancia y de su imaginación, pero también tienen mucho de lo que ha aprendido en estos últimos años. Lo suyo son miles de capas de colores transparentes que dan tonalidades y calidez, papelitos recortados y ahínco en los detalles, en contar lo pequeño con un gesto o un giño. Es trabajadora, capaz de rehacer mil veces un dibujo hasta quedar conforme. Por eso logra conectarse con el corazón, haciendo a cada personaje palpable y querible. Ha paseado desde lo infantil a lo adulto, cambiando su paleta notoriamente. Recuerdo un trabajo suyo muy lindo y colorido en la Estación Central, y también sus últimas ilustraciones, donde apuesta por una paleta algo oscura, misteriosa, más íntima y madura. Me gusta el cambio y se reconoce la misma mano detrás de ambos estilos. Así es la Leo, va cambiando, no se queda en lo conocido y ahora debe estar buscando cómo contar la próxima historia. ¡Esperamos conocerla pronto! Soledad Sebastián Ilustradora

Había una Vez 34 | Ilustración

LINK

www.bibliotecas-cra.cl Había una Vez 35 | Sección


LEONOR PÉREZ

COLUMNA

María Eugenia Coeymans Escritora y presidenta de IBBY Chile

ALBERTO MONTT

Una controversia: Transmisión de valores a través de la literatura infantil y juvenil

ALGUNOS LIBROS ILUSTRADOS POR LEONOR PÉREZ Los cuentos de Clo-Cló, de Erena B. Burattini, MN Editorial, 2011 Poemas para el jardín, Guido Eytel, Editorial Pehuén, 2011 Una vaca en la ciudad, Liliana Cinetto, MN Editorial, 2011 Los cuentos de la ciudad dormida, de Héctor Hidalgo, MN Editorial, 2010 Entre ella y yo, de Carlos Silveyra, Ediciones SM, México, 2010 Ramiro Mirón o el ratón espía, de Sara Bertrand, Alfaguara, 2010 El soldadito rojo, de Marcela Paz, Ediciones SM, 2009

Desde su fundación, la Organización Internacional para el Libro Infantil y Juvenil, IBBY, se planteó como meta promover el entendimiento internacional a través de los libros para niños. Su fundadora, Jella Lepman, sostenía que los libros podrían construir puentes de entendimiento y paz entre las personas. Desde esa postura inicial ya se vislumbra un sustrato valórico ante el tema de la literatura infantil y juvenil, que la historia se encarga de corroborar. A lo largo de los siglos la humanidad usó la oralidad como forma de transmisión, de una generación a otra, en forma explícita o implícita, de todo lo considerado valioso en una cultura, de aquello que le da significación e identidad a una sociedad: su ethos cultural. Hace más de 2.000 años, las parábolas de Jesús, con su lenguaje metafórico, movieron espiritualmente a sus coetáneos, así como lo hacen hasta ahora. Las fábulas, cargadas de claro sentido moral, fueron concebidas con la finalidad de enseñar, a través de ellas, las normas del buen

Se alejan la presencia cálida del narrador o lector –la experiencia carece de lazos afectivos indispensables para el sano desarrollo de los seres humanos–, así como las corrientes vitales propias de su cultura. Existen tendencias contemporáneas que otorgan a la Literatura Infantil y Juvenil solo un sentido estético y de placer lector, lo que es, por cierto, un aspecto clave en ella. Cualquier asomo por entregar algún valor distinto parece sacrilegio literario: importa por sobre todo la libertad del oyente o del lector. Sin embargo, de entrada, está ya el valor que los sostenedores de esta postura le dan a la libertad, al placer y a la estética. Parece difícil una literatura infantil que no esté traspasada por lo que el escritor es o le importa, y en esto reside la riqueza de cada obra. El problema se suscita cuando, en el llamado didactismo, se fuerza la entrega del mundo valórico del autor con mensajes explícitos, sin permitir

“Parece difícil una literatura infantil que no esté traspasada por lo que el escritor es o le importa, y en esto reside la riqueza de cada obra” comportamiento. Los cuentos de hadas, a su vez, intentan mostrar la dicotomía entre el bien y el mal de forma clara y tajante, de modo que los receptores sepan qué hacer en las distintas situaciones de la vida. La presencia de los mitos en los distintos pueblos es otro elemento traspasado de padres a hijos que intenta explicar los grandes fenómenos naturales, como el nacimiento del universo o el descubrimiento del fuego. La revolución tecnológica, unida a la globalización, distancia a las personas de su acervo cultural y las generaciones crecen entregadas a la tecnología que les resuelve todo: figura, fondo, forma, sonido. (Cuentos para Conversar, Editorial Nueva Patris, 2007).

LINKS Había una Vez 36 | Ilustración

www.leonor-perez.blogspot.com www.mingailustradoras.blogspot.com

www.cuentosconversar.com mecoeymans@mi.cl

que simplemente fluya por las páginas del libro. Esto último le otorga frescor y permite al lector descubrir ese mundo interior desde su propia mirada al fondo de lo leído o escuchado. Una lectura de El gigante egoísta de Oscar Wilde dejará resonando en lo íntimo del lector lo que Louis Pauwells sostiene: “Cuando un niño escucha, la historia que se le cuenta penetra en él simplemente como historia. Pero existe una oreja detrás de la oreja que conserva la significación del cuento y la revela mucho más tarde”.1 Depende del lector, como sujeto libre, el peso que cada lectura tendrá en su vida y cuánto de lo develado hará suyo al contrastarlo con los aspectos esenciales de su ser.

1 Pauwells, Louis. Citado por Dora Pastoriza de www.bibliotecas-cra.cl Etchebarne en El arte de narrar, Editorial Guadalupe, Buenos Aires, 1986, p.125.

LINK

Había una Vez 37 | Recomendados


LEONOR PÉREZ

COLUMNA

María Eugenia Coeymans Escritora y presidenta de IBBY Chile

ALBERTO MONTT

Una controversia: Transmisión de valores a través de la literatura infantil y juvenil

ALGUNOS LIBROS ILUSTRADOS POR LEONOR PÉREZ Los cuentos de Clo-Cló, de Erena B. Burattini, MN Editorial, 2011 Poemas para el jardín, Guido Eytel, Editorial Pehuén, 2011 Una vaca en la ciudad, Liliana Cinetto, MN Editorial, 2011 Los cuentos de la ciudad dormida, de Héctor Hidalgo, MN Editorial, 2010 Entre ella y yo, de Carlos Silveyra, Ediciones SM, México, 2010 Ramiro Mirón o el ratón espía, de Sara Bertrand, Alfaguara, 2010 El soldadito rojo, de Marcela Paz, Ediciones SM, 2009

Desde su fundación, la Organización Internacional para el Libro Infantil y Juvenil, IBBY, se planteó como meta promover el entendimiento internacional a través de los libros para niños. Su fundadora, Jella Lepman, sostenía que los libros podrían construir puentes de entendimiento y paz entre las personas. Desde esa postura inicial ya se vislumbra un sustrato valórico ante el tema de la literatura infantil y juvenil, que la historia se encarga de corroborar. A lo largo de los siglos la humanidad usó la oralidad como forma de transmisión, de una generación a otra, en forma explícita o implícita, de todo lo considerado valioso en una cultura, de aquello que le da significación e identidad a una sociedad: su ethos cultural. Hace más de 2.000 años, las parábolas de Jesús, con su lenguaje metafórico, movieron espiritualmente a sus coetáneos, así como lo hacen hasta ahora. Las fábulas, cargadas de claro sentido moral, fueron concebidas con la finalidad de enseñar, a través de ellas, las normas del buen

Se alejan la presencia cálida del narrador o lector –la experiencia carece de lazos afectivos indispensables para el sano desarrollo de los seres humanos–, así como las corrientes vitales propias de su cultura. Existen tendencias contemporáneas que otorgan a la Literatura Infantil y Juvenil solo un sentido estético y de placer lector, lo que es, por cierto, un aspecto clave en ella. Cualquier asomo por entregar algún valor distinto parece sacrilegio literario: importa por sobre todo la libertad del oyente o del lector. Sin embargo, de entrada, está ya el valor que los sostenedores de esta postura le dan a la libertad, al placer y a la estética. Parece difícil una literatura infantil que no esté traspasada por lo que el escritor es o le importa, y en esto reside la riqueza de cada obra. El problema se suscita cuando, en el llamado didactismo, se fuerza la entrega del mundo valórico del autor con mensajes explícitos, sin permitir

“Parece difícil una literatura infantil que no esté traspasada por lo que el escritor es o le importa, y en esto reside la riqueza de cada obra” comportamiento. Los cuentos de hadas, a su vez, intentan mostrar la dicotomía entre el bien y el mal de forma clara y tajante, de modo que los receptores sepan qué hacer en las distintas situaciones de la vida. La presencia de los mitos en los distintos pueblos es otro elemento traspasado de padres a hijos que intenta explicar los grandes fenómenos naturales, como el nacimiento del universo o el descubrimiento del fuego. La revolución tecnológica, unida a la globalización, distancia a las personas de su acervo cultural y las generaciones crecen entregadas a la tecnología que les resuelve todo: figura, fondo, forma, sonido. (Cuentos para Conversar, Editorial Nueva Patris, 2007).

LINKS Había una Vez 36 | Ilustración

www.leonor-perez.blogspot.com www.mingailustradoras.blogspot.com

www.cuentosconversar.com mecoeymans@mi.cl

que simplemente fluya por las páginas del libro. Esto último le otorga frescor y permite al lector descubrir ese mundo interior desde su propia mirada al fondo de lo leído o escuchado. Una lectura de El gigante egoísta de Oscar Wilde dejará resonando en lo íntimo del lector lo que Louis Pauwells sostiene: “Cuando un niño escucha, la historia que se le cuenta penetra en él simplemente como historia. Pero existe una oreja detrás de la oreja que conserva la significación del cuento y la revela mucho más tarde”.1 Depende del lector, como sujeto libre, el peso que cada lectura tendrá en su vida y cuánto de lo develado hará suyo al contrastarlo con los aspectos esenciales de su ser.

1 Pauwells, Louis. Citado por Dora Pastoriza de www.bibliotecas-cra.cl Etchebarne en El arte de narrar, Editorial Guadalupe, Buenos Aires, 1986, p.125.

LINK

Había una Vez 37 | Recomendados


NARRATIVA

Sergio Gómez

Capítulo 1, “Mis primeros recuerdos”, del libro Yo, simio

años Yo, simio Autor: Sergio Gómez Ediciones SM, 2008 ISBN: 9789562645164

MIS PRIMEROS RECUERDOS Mis primeros recuerdos no son los de una familia cariñosa, que me hiciera comprender mi verdadera naturaleza. Tampoco recuerdo mi existencia en alguna selva húmeda o encima de los altos árboles. Todos mis recuerdos son los de un prisionero en una jaula. En los días de calor me refugiaba en el interior de mi celda; allí nadie podía verme y tenía un poco de privacidad. Pero la mayor parte del día estaba frente a los barrotes, observando a los visitantes que paseaban. Nuestro parque zoológico se levantaba en la mitad de un cerro que se enfrentaba a la ciudad. Desde mi celda tenía una vista parcial y lejana del plano de ella. En esa época no me imaginaba qué significado tenían esas líneas interminables, ese murmullo persistente o, por las noches, el titilar de las luces nocturnas. Como dije antes, mi vida se limitaba al espacio de una jaula. Dependía de mis cuidadores, todos hombres grises que me trataban con desgano y muchas veces recelo. Una vez al mes se acercaban todos ellos, con sogas y alambres me inmovilizaban apretándome el cuello y me encerraban al interior de la jaula. Entonces lavaban el estrecho lugar con agua, mientras yo, torturado de esa forma, me quejaba de dolor. Para los guardias eso no significaba nada. Yo era un prisionero sin derechos. Todos los meses tenía que sufrir esa humillación. Por las noches, a la hora en que el parque cerraba, observaba las luces de la ciudad y me preguntaba por qué estaba allí, por qué era prisionero, qué delito tan grave había cometido. Me esforzaba por comprender, pero era inútil, no llegaba a ninguna respuesta. Creía, erradamente, que no era diferente de los guardias que me vigilaban o de los visitantes que acudían diariamente al parque. Podía reconocer algunas diferencias físicas de mi parte: mis largas manos, mi cuerpo cubierto de pelos y algunos otros detalles, pero sentía que

eran solo detalles sin verdadera importancia. Me sentía, aunque esto puede ser considerado una broma, uno más, como cualquiera o como todos. Por supuesto, estaba equivocado, pero eso lo descubrí después. Mi vida de simio joven dentro de esa jaula me parecía injusta, aborrecible, y ocupaba mis reflexiones en tratar de encontrar respuestas a aquel encierro. Una mañana en que los guardias realizaban la limpieza de la jaula, sentí como nunca el dolor que provocaban la gran vara y el alambre que me doblaban al cuello. Apenas podía respirar. Deseaba que terminaran pronto la limpieza para volver a mis pensamientos, a mi mundo solitario. Pero entonces la vara cedió y el cable entero quedó suelto, sin que ninguno de los celadores se percatara. Moví lentamente la cabeza y quedé liberado. Por delante tenía abierta la puerta enrejada. En el fondo oía a los hombres, despreocupados, limpiar baldeando el lugar. Salté hacia delante fuera de la jaula. Me arrastré por el sendero, sin saber cuál dirección era la más adecuada, excitado por aquel momento inesperado. Al menos parte de mi raciocinio era frío porque creí que lo más conveniente era subir hacia el cerro, donde parecía más denso de vegetación y arboleda. Por un momento pensé, y creo que no estaba equivocado, que esa dirección me permitiría esconderme entre los arbustos. En esa época era un simio joven, entendía muy poco lo que ocurría a mi alrededor; si hoy puedo contarlo de esta forma es que muchos de mis actos ahora han pasado por la mesura y la reflexión que entrega una edad madura. Subí por la gravilla del sendero y vi por primera vez en muchos años cómo lucía mi celda desde arriba. Observé también la jaula de dos jirafas parsimoniosas y también a un oso pardo, muy viejo. Desde mi jaula siempre oía sus quejidos, producidos, probablemente, por una enfermedad crónica que nadie se preocupaba de tratar. Me encontré en el sendero a un grupo de

Pero entonces la vara cedió y el cable entero quedó suelto, sin que ninguno de los celadores se percatara. Moví lentamente la cabeza y quedé liberado. Por delante tenía abierta la puerta enrejada.

Nació en Temuco en 1962. Estudió Derecho y Literatura en la Universidad de Concepción. Creador de la Zona de Contacto, el recordado suplemento del diario El Mercurio, es autor de numerosos libros. Ha recibido importantes reconocimientos, tales como el Premio Lengua de Trapo, en España, y fue finalista del Premio Rómulo Gallegos.

niños que venía de bajada (las escuelas organizaban periódicamente visitas a nuestro parque zoológico). Los niños reían y no parecieron temerme, sino sorprendidos, de la misma forma que lo estaba yo. Incluso uno de ellos me sonrió como si hiciera un gran descubrimiento. Tal vez fue ese momento, ese extraño momento en que me sentí como nunca uno más de ellos, uno que recibía con gratitud una sonrisa. Me detuve. Moví graciosamente la cabeza y los brazos en señal de amistad, como estaba acostumbrado a hacerlo para detener a los visitantes ante mi jaula, para prolongar de esa forma sus visitas y obtener, a cambio, un poco de compañía. Pero entonces un hombre gordo –probablemente uno de los profesores del grupo de los niños– comenzó a gritar desesperado pidiendo auxilio al verme. Todos corrimos en distintas direcciones. Ese instante de pánico me distrajo y perdí la concentración que requería mi huida. Vi a dos guardias que subían hacia el sendero. Retrocedí. Los niños se apartaron atemorizados por los gritos de su profesor. Uno de los guardias, que limpiaba el piso de mi jaula, uno especialmente asignado a mi cuidado, a quien todos llamaban Palmines el Grande, se acercó por detrás sin que lo viera. Yo estaba confundido y desesperado, sin decidir qué hacer a continuación. Comencé a dudar del éxito de mi huida. Erradamente bajé por el sendero antes que seguir subiendo para encontrar los árboles. Tampoco sabía en ese momento que mi medio natural, en el cual estaría más cómodo y podría desplegar mis habilidades, eran nada menos que los árboles. No me di cuenta de que Palmines el Grande me esperaba oculto en una esquina de mi jaula. Levantó entonces un garrote que dejó caer cobardemente en mi cabeza. Fue lo último que recuerdo. Enseguida todo se oscureció y caí inconsciente. Escuché muy lejanos los gritos de los niños, los silbidos de los guardias y la risa de Palmines el Grande. Desperté enfermo. Durante los siguientes días sentí mi cabeza enorme y desproporcionada. Un veterinario me observó sin hacer nada. Todos esos días permanecí en el fondo de la jaula, en la oscuridad del fondo, donde me lamentaba por mi suerte y mi vida. Reconozco que lloré no solo por el dolor de la herida, que me dejó una pequeña cicatriz en la cabeza que aún conservo, sino por desperdiciar tal vez mi única posibilidad de escapar de esa prisión. Pero algo nuevo también surgió con ese intento frustrado. Por primera vez sentí verdaderamente que no pertenecía a ese lugar. Buscaría entonces, por todos los medios, salir de allí, sabía que mi lugar no estaba en esa jaula estrecha, condenado por un delito que no conocía. No me imaginaba, como me enteré más tarde, que mi única función en ese lugar era servir de muestrario absurdo de mi especie. Ese golpe en la cabeza produjo en mí un cambio importante; por primera vez deseé con todas mis fuerzas convertirme en un simio libre.

LINK Había una Vez 38 | Narrativa

Entre sus novelas infantiles y juveniles se cuentan Quique Hache, detective (Alfaguara, 1999), Cuarto A (Norma, Colombia, 2000), Quique Hache, el caballo fantasma (Alfaguara, 2001), La verdad según Carlos Perro (Anaya, España, 2004), Yo, simio (SM, 2008), El canario polaco (SM, 2008) y Quique Hache, el mall embrujado y otras historias (Alfaguara, 2008).

www.ediciones-sm.cl

LINK

www.bibliotecas-cra.cl Sección Había una Vez 39 | Poesía


NARRATIVA

Sergio Gómez

Capítulo 1, “Mis primeros recuerdos”, del libro Yo, simio

años Yo, simio Autor: Sergio Gómez Ediciones SM, 2008 ISBN: 9789562645164

MIS PRIMEROS RECUERDOS Mis primeros recuerdos no son los de una familia cariñosa, que me hiciera comprender mi verdadera naturaleza. Tampoco recuerdo mi existencia en alguna selva húmeda o encima de los altos árboles. Todos mis recuerdos son los de un prisionero en una jaula. En los días de calor me refugiaba en el interior de mi celda; allí nadie podía verme y tenía un poco de privacidad. Pero la mayor parte del día estaba frente a los barrotes, observando a los visitantes que paseaban. Nuestro parque zoológico se levantaba en la mitad de un cerro que se enfrentaba a la ciudad. Desde mi celda tenía una vista parcial y lejana del plano de ella. En esa época no me imaginaba qué significado tenían esas líneas interminables, ese murmullo persistente o, por las noches, el titilar de las luces nocturnas. Como dije antes, mi vida se limitaba al espacio de una jaula. Dependía de mis cuidadores, todos hombres grises que me trataban con desgano y muchas veces recelo. Una vez al mes se acercaban todos ellos, con sogas y alambres me inmovilizaban apretándome el cuello y me encerraban al interior de la jaula. Entonces lavaban el estrecho lugar con agua, mientras yo, torturado de esa forma, me quejaba de dolor. Para los guardias eso no significaba nada. Yo era un prisionero sin derechos. Todos los meses tenía que sufrir esa humillación. Por las noches, a la hora en que el parque cerraba, observaba las luces de la ciudad y me preguntaba por qué estaba allí, por qué era prisionero, qué delito tan grave había cometido. Me esforzaba por comprender, pero era inútil, no llegaba a ninguna respuesta. Creía, erradamente, que no era diferente de los guardias que me vigilaban o de los visitantes que acudían diariamente al parque. Podía reconocer algunas diferencias físicas de mi parte: mis largas manos, mi cuerpo cubierto de pelos y algunos otros detalles, pero sentía que

eran solo detalles sin verdadera importancia. Me sentía, aunque esto puede ser considerado una broma, uno más, como cualquiera o como todos. Por supuesto, estaba equivocado, pero eso lo descubrí después. Mi vida de simio joven dentro de esa jaula me parecía injusta, aborrecible, y ocupaba mis reflexiones en tratar de encontrar respuestas a aquel encierro. Una mañana en que los guardias realizaban la limpieza de la jaula, sentí como nunca el dolor que provocaban la gran vara y el alambre que me doblaban al cuello. Apenas podía respirar. Deseaba que terminaran pronto la limpieza para volver a mis pensamientos, a mi mundo solitario. Pero entonces la vara cedió y el cable entero quedó suelto, sin que ninguno de los celadores se percatara. Moví lentamente la cabeza y quedé liberado. Por delante tenía abierta la puerta enrejada. En el fondo oía a los hombres, despreocupados, limpiar baldeando el lugar. Salté hacia delante fuera de la jaula. Me arrastré por el sendero, sin saber cuál dirección era la más adecuada, excitado por aquel momento inesperado. Al menos parte de mi raciocinio era frío porque creí que lo más conveniente era subir hacia el cerro, donde parecía más denso de vegetación y arboleda. Por un momento pensé, y creo que no estaba equivocado, que esa dirección me permitiría esconderme entre los arbustos. En esa época era un simio joven, entendía muy poco lo que ocurría a mi alrededor; si hoy puedo contarlo de esta forma es que muchos de mis actos ahora han pasado por la mesura y la reflexión que entrega una edad madura. Subí por la gravilla del sendero y vi por primera vez en muchos años cómo lucía mi celda desde arriba. Observé también la jaula de dos jirafas parsimoniosas y también a un oso pardo, muy viejo. Desde mi jaula siempre oía sus quejidos, producidos, probablemente, por una enfermedad crónica que nadie se preocupaba de tratar. Me encontré en el sendero a un grupo de

Pero entonces la vara cedió y el cable entero quedó suelto, sin que ninguno de los celadores se percatara. Moví lentamente la cabeza y quedé liberado. Por delante tenía abierta la puerta enrejada.

Nació en Temuco en 1962. Estudió Derecho y Literatura en la Universidad de Concepción. Creador de la Zona de Contacto, el recordado suplemento del diario El Mercurio, es autor de numerosos libros. Ha recibido importantes reconocimientos, tales como el Premio Lengua de Trapo, en España, y fue finalista del Premio Rómulo Gallegos.

niños que venía de bajada (las escuelas organizaban periódicamente visitas a nuestro parque zoológico). Los niños reían y no parecieron temerme, sino sorprendidos, de la misma forma que lo estaba yo. Incluso uno de ellos me sonrió como si hiciera un gran descubrimiento. Tal vez fue ese momento, ese extraño momento en que me sentí como nunca uno más de ellos, uno que recibía con gratitud una sonrisa. Me detuve. Moví graciosamente la cabeza y los brazos en señal de amistad, como estaba acostumbrado a hacerlo para detener a los visitantes ante mi jaula, para prolongar de esa forma sus visitas y obtener, a cambio, un poco de compañía. Pero entonces un hombre gordo –probablemente uno de los profesores del grupo de los niños– comenzó a gritar desesperado pidiendo auxilio al verme. Todos corrimos en distintas direcciones. Ese instante de pánico me distrajo y perdí la concentración que requería mi huida. Vi a dos guardias que subían hacia el sendero. Retrocedí. Los niños se apartaron atemorizados por los gritos de su profesor. Uno de los guardias, que limpiaba el piso de mi jaula, uno especialmente asignado a mi cuidado, a quien todos llamaban Palmines el Grande, se acercó por detrás sin que lo viera. Yo estaba confundido y desesperado, sin decidir qué hacer a continuación. Comencé a dudar del éxito de mi huida. Erradamente bajé por el sendero antes que seguir subiendo para encontrar los árboles. Tampoco sabía en ese momento que mi medio natural, en el cual estaría más cómodo y podría desplegar mis habilidades, eran nada menos que los árboles. No me di cuenta de que Palmines el Grande me esperaba oculto en una esquina de mi jaula. Levantó entonces un garrote que dejó caer cobardemente en mi cabeza. Fue lo último que recuerdo. Enseguida todo se oscureció y caí inconsciente. Escuché muy lejanos los gritos de los niños, los silbidos de los guardias y la risa de Palmines el Grande. Desperté enfermo. Durante los siguientes días sentí mi cabeza enorme y desproporcionada. Un veterinario me observó sin hacer nada. Todos esos días permanecí en el fondo de la jaula, en la oscuridad del fondo, donde me lamentaba por mi suerte y mi vida. Reconozco que lloré no solo por el dolor de la herida, que me dejó una pequeña cicatriz en la cabeza que aún conservo, sino por desperdiciar tal vez mi única posibilidad de escapar de esa prisión. Pero algo nuevo también surgió con ese intento frustrado. Por primera vez sentí verdaderamente que no pertenecía a ese lugar. Buscaría entonces, por todos los medios, salir de allí, sabía que mi lugar no estaba en esa jaula estrecha, condenado por un delito que no conocía. No me imaginaba, como me enteré más tarde, que mi única función en ese lugar era servir de muestrario absurdo de mi especie. Ese golpe en la cabeza produjo en mí un cambio importante; por primera vez deseé con todas mis fuerzas convertirme en un simio libre.

LINK Había una Vez 38 | Narrativa

Entre sus novelas infantiles y juveniles se cuentan Quique Hache, detective (Alfaguara, 1999), Cuarto A (Norma, Colombia, 2000), Quique Hache, el caballo fantasma (Alfaguara, 2001), La verdad según Carlos Perro (Anaya, España, 2004), Yo, simio (SM, 2008), El canario polaco (SM, 2008) y Quique Hache, el mall embrujado y otras historias (Alfaguara, 2008).

www.ediciones-sm.cl

LINK

www.bibliotecas-cra.cl Sección Había una Vez 39 | Poesía


RECOMENDADOS

RECOMENDADOS Carolina Alvarado

Cecilia Beuchat

Escritora Profesora de Literatura Infantil

Profesora Fundación Astoreca

Soy el Número Cuatro

Melodía en la ciudad

“Llegamos nueve. Nos parecemos a ustedes. Hablamos como ustedes. Vivimos entre ustedes. Pero no somos como ustedes (…) Hemos vivido entre ustedes sin que lo sepan. Pero ellos lo saben. Ellos nos encontraron primero y nos empezaron a cazar (…) Atraparon al Número Uno en Malasia. Al Número Dos en Inglaterra. Al Número Tres en Kenia (…) Yo soy el Número Cuatro”.

Cada tanto tiempo aparecen obras que podríamos denominar “delicatessen” en el marco de un banquete literario. Es el caso de este libro del francés Benjamin Lacombe. Como autor e ilustrador lo conocemos por otras obras que ya se han destacado: Los amantes mariposa, Genealogía de una bruja y Cuentos silenciosos, todas traducciones al castellano publicadas por Edelvives.

El protagonista es el número cuatro en el orden de los hijos de Lorien, destinados a esconderse en la Tierra hasta lograr desarrollar sus legados o dones y así poder volver a su planeta. Los mogadorianos ya han matado a tres y John es el siguiente. ¿Estarán sus poderes lo suficientemente desarrollados para vencer a sus enemigos? Este libro, el primero de una saga de seis volúmenes, cautiva con una narración llena de perspicacia. Sus personajes envuelven al lector de tal manera, que logramos identificamos con ellos y compartir sus emocio-

Soy el Número Cuatro Autor: Pittacus Lore Editorial Norma, 2010 ISBN: 9789584531865

LINKS

www.librerianorma.com www.soyelnumerocuatro-lapelicula.com

Había una Vez 40 | Recomendados

nes. Sin ser pretencioso, el autor logra penetrar tangencialmente el mito del viaje y la búsqueda, del anhelo de identidad encarnado en el protagonista: el arquetipo del héroe. Todo esto se advierte en la frustración de John por su huida constante, por sentirse diferente sin lograr ser parte de su entorno. También en su relación paternal con Henri, su Cepan, en los fuertes lazos de amistad con Sam y en el amor con Sarah, que lo obligarán a cuestionar su voluntad. Sin duda, un relato actual, juvenil y llamativo, a tono con los últimos éxitos de venta con sagas de vampiros y magos. Ahora, son los extraterrestres los que llenarán de acción nuestras lecturas. El desenlace de esta novela dejará sin duda “atrapados” a sus lectores, quienes deberán esperar por la segunda parte, El poder del seis.

Pero más que nada debemos señalar que nos encontramos con un bello relato. Alejandro es un joven de trece años que sabe que terminando el curso deberá trabajar en la fábrica. Otra alternativa no hay, sus padres se lo han hecho ver y le exigen rendimiento, no “porque fueran malos, sino porque se preocupaban por él”. Asomado por la ventana, observa la ciudad gris y la fábrica llena de humo antes de partir al colegio. La ilustración de esa escena y la descripción en el texto son de una gran sutileza. Alejandro sabe que ese es su destino, así como lo fue para sus padres, y para “aquellos que no habían sido lo suficientemente inteligentes para huir de aquella maldita ciudad”. Pero de pronto ve algo que va a cambiar toda su vida. Una caravana de

Las ilustraciones de Benjamin Lacombe se dan en esta historia con un gran despliegue de belleza. Es notoria la genialidad con que maneja las expresiones de los personajes, en especial, sus miradas. En todo el libro encontramos detalles sugerentes: el uso del color, los juegos de luz y sombra, la disposición de texto escrito e imágenes visuales, conforman una invitación al lector y gatillan numerosas respuestas. Si bien el libro puede ser leído por niños a partir de nueve a diez años, estimamos que su mejor momento es en la adolescencia. Puede ser una obra que nos permita conversar con nuestros hijos y alumnos en torno a temas que en esa etapa de la vida son candentes. En suma, una obra que habla de la lucha por los ideales, del descubrimiento de los talentos, pese a la adversidad del entorno, y de los prejuicios. Pero también del primer acercamiento amoroso. Melodía en la ciudad es un libro de gran belleza, que atrae desde su comienzo. El lector se sentirá identificado con las dos figuras centrales y querrá desde el inicio que ellos logren triunfar para alcanzar plenamente sus sueños y proyectos, lo cual no siempre es tan fácil, al igual que en la vida real.

Benjamin Lacombe

Pittacus Lore

©MATTHIEU DORTOMB

Con esta misteriosa y sugerente declaración estampada en el reverso del libro, Pittacus Lore (seudónimo tras el cual se esconde el o los verdaderos autores del texto) presenta esta entretenida novela juvenil de ciencia ficción. Narrada en primera persona y con un lenguaje sencillo, Soy el número cuatro nos inserta en la vida de John Smith, un alienígena proveniente del planeta Lorien, que bajo la apariencia de un simple adolescente intenta ocultarse de un grupo de invasores hostiles. Ellos, los mogadorianos, ya acabaron con su mundo y pretenden hacer lo mismo con la Tierra, pero antes deben destruir a John y a los otros ocho que escaparon con él.

Finamente editado, en Melodía en la ciudad lo primero que llama la atención es el gran formato, aspecto que, sin duda, acercará a los lectores al colocarlo expuesto en algún estante en la biblioteca. La portada es de gran atractivo; los colores de la pareja sentada arriba de una gran chimenea contrastan con los tonos oscuros que los rodean, dando ya un anticipo del tema.

circo de unos gitanos ha llegado hasta el lugar. Allí el muchacho conocerá a Elena, pero también hará grandes descubrimientos que cambiarán su existencia para siempre. Una ilustración de lado a lado, sin texto, refleja ese gran momento con un interesante manejo del color.

años

Melodía en la ciudad Autor: Benjamin Lacombe Edelvives, 2010 ISBN: 9788426376978

9

años

www.ceciliabeuchat.cl www.benjaminlacombe.com www.edelvives.com

LINK

www.bibliotecas-cra.cl Había una Vez 41 | Recomendados


RECOMENDADOS

RECOMENDADOS Carolina Alvarado

Cecilia Beuchat

Escritora Profesora de Literatura Infantil

Profesora Fundación Astoreca

Soy el Número Cuatro

Melodía en la ciudad

“Llegamos nueve. Nos parecemos a ustedes. Hablamos como ustedes. Vivimos entre ustedes. Pero no somos como ustedes (…) Hemos vivido entre ustedes sin que lo sepan. Pero ellos lo saben. Ellos nos encontraron primero y nos empezaron a cazar (…) Atraparon al Número Uno en Malasia. Al Número Dos en Inglaterra. Al Número Tres en Kenia (…) Yo soy el Número Cuatro”.

Cada tanto tiempo aparecen obras que podríamos denominar “delicatessen” en el marco de un banquete literario. Es el caso de este libro del francés Benjamin Lacombe. Como autor e ilustrador lo conocemos por otras obras que ya se han destacado: Los amantes mariposa, Genealogía de una bruja y Cuentos silenciosos, todas traducciones al castellano publicadas por Edelvives.

El protagonista es el número cuatro en el orden de los hijos de Lorien, destinados a esconderse en la Tierra hasta lograr desarrollar sus legados o dones y así poder volver a su planeta. Los mogadorianos ya han matado a tres y John es el siguiente. ¿Estarán sus poderes lo suficientemente desarrollados para vencer a sus enemigos? Este libro, el primero de una saga de seis volúmenes, cautiva con una narración llena de perspicacia. Sus personajes envuelven al lector de tal manera, que logramos identificamos con ellos y compartir sus emocio-

Soy el Número Cuatro Autor: Pittacus Lore Editorial Norma, 2010 ISBN: 9789584531865

LINKS

www.librerianorma.com www.soyelnumerocuatro-lapelicula.com

Había una Vez 40 | Recomendados

nes. Sin ser pretencioso, el autor logra penetrar tangencialmente el mito del viaje y la búsqueda, del anhelo de identidad encarnado en el protagonista: el arquetipo del héroe. Todo esto se advierte en la frustración de John por su huida constante, por sentirse diferente sin lograr ser parte de su entorno. También en su relación paternal con Henri, su Cepan, en los fuertes lazos de amistad con Sam y en el amor con Sarah, que lo obligarán a cuestionar su voluntad. Sin duda, un relato actual, juvenil y llamativo, a tono con los últimos éxitos de venta con sagas de vampiros y magos. Ahora, son los extraterrestres los que llenarán de acción nuestras lecturas. El desenlace de esta novela dejará sin duda “atrapados” a sus lectores, quienes deberán esperar por la segunda parte, El poder del seis.

Pero más que nada debemos señalar que nos encontramos con un bello relato. Alejandro es un joven de trece años que sabe que terminando el curso deberá trabajar en la fábrica. Otra alternativa no hay, sus padres se lo han hecho ver y le exigen rendimiento, no “porque fueran malos, sino porque se preocupaban por él”. Asomado por la ventana, observa la ciudad gris y la fábrica llena de humo antes de partir al colegio. La ilustración de esa escena y la descripción en el texto son de una gran sutileza. Alejandro sabe que ese es su destino, así como lo fue para sus padres, y para “aquellos que no habían sido lo suficientemente inteligentes para huir de aquella maldita ciudad”. Pero de pronto ve algo que va a cambiar toda su vida. Una caravana de

Las ilustraciones de Benjamin Lacombe se dan en esta historia con un gran despliegue de belleza. Es notoria la genialidad con que maneja las expresiones de los personajes, en especial, sus miradas. En todo el libro encontramos detalles sugerentes: el uso del color, los juegos de luz y sombra, la disposición de texto escrito e imágenes visuales, conforman una invitación al lector y gatillan numerosas respuestas. Si bien el libro puede ser leído por niños a partir de nueve a diez años, estimamos que su mejor momento es en la adolescencia. Puede ser una obra que nos permita conversar con nuestros hijos y alumnos en torno a temas que en esa etapa de la vida son candentes. En suma, una obra que habla de la lucha por los ideales, del descubrimiento de los talentos, pese a la adversidad del entorno, y de los prejuicios. Pero también del primer acercamiento amoroso. Melodía en la ciudad es un libro de gran belleza, que atrae desde su comienzo. El lector se sentirá identificado con las dos figuras centrales y querrá desde el inicio que ellos logren triunfar para alcanzar plenamente sus sueños y proyectos, lo cual no siempre es tan fácil, al igual que en la vida real.

Benjamin Lacombe

Pittacus Lore

©MATTHIEU DORTOMB

Con esta misteriosa y sugerente declaración estampada en el reverso del libro, Pittacus Lore (seudónimo tras el cual se esconde el o los verdaderos autores del texto) presenta esta entretenida novela juvenil de ciencia ficción. Narrada en primera persona y con un lenguaje sencillo, Soy el número cuatro nos inserta en la vida de John Smith, un alienígena proveniente del planeta Lorien, que bajo la apariencia de un simple adolescente intenta ocultarse de un grupo de invasores hostiles. Ellos, los mogadorianos, ya acabaron con su mundo y pretenden hacer lo mismo con la Tierra, pero antes deben destruir a John y a los otros ocho que escaparon con él.

Finamente editado, en Melodía en la ciudad lo primero que llama la atención es el gran formato, aspecto que, sin duda, acercará a los lectores al colocarlo expuesto en algún estante en la biblioteca. La portada es de gran atractivo; los colores de la pareja sentada arriba de una gran chimenea contrastan con los tonos oscuros que los rodean, dando ya un anticipo del tema.

circo de unos gitanos ha llegado hasta el lugar. Allí el muchacho conocerá a Elena, pero también hará grandes descubrimientos que cambiarán su existencia para siempre. Una ilustración de lado a lado, sin texto, refleja ese gran momento con un interesante manejo del color.

años

Melodía en la ciudad Autor: Benjamin Lacombe Edelvives, 2010 ISBN: 9788426376978

9

años

www.ceciliabeuchat.cl www.benjaminlacombe.com www.edelvives.com

LINK

www.bibliotecas-cra.cl Había una Vez 41 | Recomendados


RECOMENDADOS

RECOMENDADOS Marco Antonio Coloma

Gabriela Precht R.

Editor

Editora Coordinadora académica Magíster en Edición UDP Coordinadora editorial Los Libros Que Leo

Si ves un monte de espumas y otros poemas.

Aüslander

Desde finales de los ochenta, Ana Garralón (Madrid, 1965) se ha dedicado por entero al estudio y a la crítica literaria infantil y juvenil. Ha publicado Historia portátil de la literatura infantil (Anaya, 2001), El gran libro de la Navidad (Anaya, 2003) y Cervantes. Guía para jóvenes (Lóguez Ediciones, 2005). En su blog Anatarambana escribe periódicamente acerca de LIJ y sobre temas afines al libro y la edición.

La Segunda Guerra Mundial ha comenzado. Piotr Bruck tiene 13 años y es enviado a un orfanato después de la muerte de sus padres en un confuso accidente cerca de Varsovia, en el que están involucrados los tanques invasores del Ejército alemán. Este es el punto de partida de Ausländer (“extranjero” en alemán), tal vez la ficción más importante surgida de la pluma del británico Paul Dowswell, un especialista en novelas históricas orientadas al lector juvenil.

Antología de poesía infantil hispanoamericana

Editado bajo el sello Anaya, Si ves un monte de espumas y otros poemas es una antología a la que ella ha declarado tenerle mucho cariño. Hacer una antología es una tarea difícil; siempre hay omisiones y exclusiones, como también “intenciones”. En calidad de lectora, mi primer acercamiento fue desde ahí: qué autores incluyó y cuáles dejó fuera. Y en esa primera lectura constaté que esta es una compilación que incluye a muchos autores no tan conocidos. Si ves un monte de espumas y otros poemas no es meramente una selección de lo mejor de la poesía hispanoamericana actual, es una antología con lo más representativo de las letras de América, con un hincapié en el ritmo y musicalidad poética, como un intento de llegar a primeros lectores: “Pájara pinta/ jarapintada/ limoniverde/ alimonada” (Mirta Aguirre), o “Me encontré a este niño/ cuando al campo iba/ dormido lo he hallado/ en unas espigas” (Gabriela Mistral).

La selección incluye textos de Argentina, Bolivia, Cuba, Costa Rica, Guatemala, México, Nicaragua, Puerto Rico, Venezuela, Uruguay y Chile. Junto a Cuba, Chile es el país con más apariciones: Efraín Barquero, Óscar Jara, Gabriela Mistral y Andrés Sabella. Además, se incluyen textos de Amado Nervo, José Martí, Nicolás Guillén, Eliseo Diego y Rubén Darío, entre otros. Poesía, en su mayoría, de la primera mitad del siglo XX, que es precisamente el período de estudio de Garralón. Acerca de la edad de un poema, la compiladora dice: “Cuando en un poema se dan la belleza y el sentimiento, y el lenguaje se usa para conseguir transmitir esto, entonces no importa cuándo se ha escrito porque está expresando algo universal que va más allá de una época o un lugar”. Y ese es el gran aporte (y la intención) de Garralón; es una mirada que además de mostrar a un público infantil actual poesía de “otra” época, intenta (y logra) concederle un lugar en la tradición literaria hispanoamericana.

LINKS

Había una Vez 42 | Recomendados

Ausländer es un thriller ambientado en una época oscura, aunque reconocible, y no evita temas que podrían resultar delicados y difíciles de tratar entre los jóvenes lectores, como las referencias a los campos de concentración, los experimentos con personas o la propaganda del régimen nazi. Aunque la novela tiende a caricaturizar en función del género los hechos históricos y los personajes (los nazis están dispuestos a cualquier cosa por eliminar a un héroe que, mediando agilidad y fortuna, logrará burlarlos),

Ana Garralón

Si ves un monte de espumas y otros poemas. Antología de poesía infantil hispanoamericana Selección: Ana Garralón Ilustraciones de Teresa Novoa Editorial Anaya, 6ª impr. 2008 ISBN: 9788420700199

www.anatarambana.blogspot.com www.zigzag.cl www.anayainfantilyjuvenil.es

Piotr es en realidad un alemán en Polonia y tiene sangre aria corriendo por sus venas. Los nazis lo advierten, no solo al ver su semblante sino también en su perfecto dominio del idioma alemán. Es rescatado y entregado en adopción a una familia berlinesa, cuyo padre, el profesor Kaltenbach, es un respetado científico cercano a los círculos de poder del Tercer Reich y obsesionado por la pureza de la raza aria. Y aunque Piotr –ahora rebautizado como Peter– se siente muy afortunado en su nueva familia, pronto irá acusando la incomodidad del espeso aire de miedo y persecución que lo rodea.

también es cierto que la brutalidad e irracionalidad del nazismo no fueron ninguna hipérbole. El relato de Dowswell tiende a afirmar esa convicción. No es casual, en este sentido, que el mismo autor apunte al final del libro, en una especie de anexo, el origen de ciertas anécdotas que podrían haber surgido de una mente afiebrada, pero que son, sin embargo, fieles a la realidad histórica. Aunque la novela juega al comienzo con los tiempos narrativos, ensayando flashbacks y volviendo al presente de la narración, poco a poco la ficción se transforma en una sucesión de anécdotas que irán aportando suspenso. Peter prestará ayuda a los perseguidos, conspirará contra el régimen y se transformará él mismo en un fugitivo. En su huida contará con la fidelidad de algunos cómplices y, cómo no, tendrá también un escarceo amoroso. Ausländer es una novela sobre el miedo y la libertad, pero sobre todo es una buena excusa para discutir entre sus jóvenes lectores ese momento del siglo XX en que la utopía nazi desafió los límites de la razón.

Paul Dowswell Ausländer Autor: Paul Dowswell Ediciones B, 2009 ISBN: 9788466641340

8

años

15

años

 

LINK

www.pauldowswell.co.uk www.edicionesb.cl www.bibliotecas-cra.cl Había una Vez 43 | Recomendados


RECOMENDADOS

RECOMENDADOS Marco Antonio Coloma

Gabriela Precht R.

Editor

Editora Coordinadora académica Magíster en Edición UDP Coordinadora editorial Los Libros Que Leo

Si ves un monte de espumas y otros poemas.

Aüslander

Desde finales de los ochenta, Ana Garralón (Madrid, 1965) se ha dedicado por entero al estudio y a la crítica literaria infantil y juvenil. Ha publicado Historia portátil de la literatura infantil (Anaya, 2001), El gran libro de la Navidad (Anaya, 2003) y Cervantes. Guía para jóvenes (Lóguez Ediciones, 2005). En su blog Anatarambana escribe periódicamente acerca de LIJ y sobre temas afines al libro y la edición.

La Segunda Guerra Mundial ha comenzado. Piotr Bruck tiene 13 años y es enviado a un orfanato después de la muerte de sus padres en un confuso accidente cerca de Varsovia, en el que están involucrados los tanques invasores del Ejército alemán. Este es el punto de partida de Ausländer (“extranjero” en alemán), tal vez la ficción más importante surgida de la pluma del británico Paul Dowswell, un especialista en novelas históricas orientadas al lector juvenil.

Antología de poesía infantil hispanoamericana

Editado bajo el sello Anaya, Si ves un monte de espumas y otros poemas es una antología a la que ella ha declarado tenerle mucho cariño. Hacer una antología es una tarea difícil; siempre hay omisiones y exclusiones, como también “intenciones”. En calidad de lectora, mi primer acercamiento fue desde ahí: qué autores incluyó y cuáles dejó fuera. Y en esa primera lectura constaté que esta es una compilación que incluye a muchos autores no tan conocidos. Si ves un monte de espumas y otros poemas no es meramente una selección de lo mejor de la poesía hispanoamericana actual, es una antología con lo más representativo de las letras de América, con un hincapié en el ritmo y musicalidad poética, como un intento de llegar a primeros lectores: “Pájara pinta/ jarapintada/ limoniverde/ alimonada” (Mirta Aguirre), o “Me encontré a este niño/ cuando al campo iba/ dormido lo he hallado/ en unas espigas” (Gabriela Mistral).

La selección incluye textos de Argentina, Bolivia, Cuba, Costa Rica, Guatemala, México, Nicaragua, Puerto Rico, Venezuela, Uruguay y Chile. Junto a Cuba, Chile es el país con más apariciones: Efraín Barquero, Óscar Jara, Gabriela Mistral y Andrés Sabella. Además, se incluyen textos de Amado Nervo, José Martí, Nicolás Guillén, Eliseo Diego y Rubén Darío, entre otros. Poesía, en su mayoría, de la primera mitad del siglo XX, que es precisamente el período de estudio de Garralón. Acerca de la edad de un poema, la compiladora dice: “Cuando en un poema se dan la belleza y el sentimiento, y el lenguaje se usa para conseguir transmitir esto, entonces no importa cuándo se ha escrito porque está expresando algo universal que va más allá de una época o un lugar”. Y ese es el gran aporte (y la intención) de Garralón; es una mirada que además de mostrar a un público infantil actual poesía de “otra” época, intenta (y logra) concederle un lugar en la tradición literaria hispanoamericana.

LINKS

Había una Vez 42 | Recomendados

Ausländer es un thriller ambientado en una época oscura, aunque reconocible, y no evita temas que podrían resultar delicados y difíciles de tratar entre los jóvenes lectores, como las referencias a los campos de concentración, los experimentos con personas o la propaganda del régimen nazi. Aunque la novela tiende a caricaturizar en función del género los hechos históricos y los personajes (los nazis están dispuestos a cualquier cosa por eliminar a un héroe que, mediando agilidad y fortuna, logrará burlarlos),

Ana Garralón

Si ves un monte de espumas y otros poemas. Antología de poesía infantil hispanoamericana Selección: Ana Garralón Ilustraciones de Teresa Novoa Editorial Anaya, 6ª impr. 2008 ISBN: 9788420700199

www.anatarambana.blogspot.com www.zigzag.cl www.anayainfantilyjuvenil.es

Piotr es en realidad un alemán en Polonia y tiene sangre aria corriendo por sus venas. Los nazis lo advierten, no solo al ver su semblante sino también en su perfecto dominio del idioma alemán. Es rescatado y entregado en adopción a una familia berlinesa, cuyo padre, el profesor Kaltenbach, es un respetado científico cercano a los círculos de poder del Tercer Reich y obsesionado por la pureza de la raza aria. Y aunque Piotr –ahora rebautizado como Peter– se siente muy afortunado en su nueva familia, pronto irá acusando la incomodidad del espeso aire de miedo y persecución que lo rodea.

también es cierto que la brutalidad e irracionalidad del nazismo no fueron ninguna hipérbole. El relato de Dowswell tiende a afirmar esa convicción. No es casual, en este sentido, que el mismo autor apunte al final del libro, en una especie de anexo, el origen de ciertas anécdotas que podrían haber surgido de una mente afiebrada, pero que son, sin embargo, fieles a la realidad histórica. Aunque la novela juega al comienzo con los tiempos narrativos, ensayando flashbacks y volviendo al presente de la narración, poco a poco la ficci��n se transforma en una sucesión de anécdotas que irán aportando suspenso. Peter prestará ayuda a los perseguidos, conspirará contra el régimen y se transformará él mismo en un fugitivo. En su huida contará con la fidelidad de algunos cómplices y, cómo no, tendrá también un escarceo amoroso. Ausländer es una novela sobre el miedo y la libertad, pero sobre todo es una buena excusa para discutir entre sus jóvenes lectores ese momento del siglo XX en que la utopía nazi desafió los límites de la razón.

Paul Dowswell Ausländer Autor: Paul Dowswell Ediciones B, 2009 ISBN: 9788466641340

8

años

15

años

 

LINK

www.pauldowswell.co.uk www.edicionesb.cl www.bibliotecas-cra.cl Había una Vez 43 | Recomendados


Afirmando el paso (6-9 años)

RESEÑAS

Comité de Evaluación Centro Lector de Lo Barnechea recomienda Primeros pasos (0-3 años)

¿POR QUÉ ES TROMPUDO EL ELEFANTE? Autores: Carla Baredes e Ileana Lotersztain Ilustrador: Gonzalo García Rodríguez Editorial Iamiqué ISBN: 987 1217 04 8

Un nuevo título de la editorial Iamiqué, que se ha propuesto hacer entretenida la ciencia para los niños. Este libro nos habla de los hábitos alimenticios de los animales y cómo se relacionan con su as-

pecto físico: el tucán tiene ese pico fuerte y grande para alcanzar y triturar las frutas de las que se alimenta; el oso hormiguero tiene una larga lengua pegajosa para introducirla en los hormigueros y comerse hasta 30.000 hormigas en un solo día. Información bien organizada, ocurrente y sencilla. Y científica.

MIS AMIGOS EN LA GRANJA

¡A COMER!

LAUTARO

Autor: Lara Mikin Editorial Gato de Hojalata ISBN: 978987579892

Autora-ilustradora: Lucía Serrano Ediciones Ekaré ISBN: 9788493721299

Autor: Ricardo Faivovich y Macarena García Ilustradora: Cristina Arancibia Editorial Alfaguara ISBN: 9789562397230

Cuando los niños pequeños comienzan a descubrir el mundo que los rodea manifiestan, por lo general, mucho interés por los animales. Este libro, ilustrado con excelentes fotografías, muestra a los animales del campo: el pato, la oveja, el caballo y otros. Los niños podrán nombrarlos, repetir sus sonidos y disfrutar con las texturas de cada uno. Recomendable para familiarizar a los niños pequeños con el objeto libro.

“¡Tengo hambre!", dice la lombriz. "¿Qué hay de primer plato? Mmmm, de primer plato me comeré, me comeré, ¡una pelota!". Una hambrienta lombriz, inspirada en la boa de El Principito, come lo que encuentra a su paso. Un libro de cartón para los más pequeños en el que reconocerán juguetes y formas geométricas sencillas.

Lautaro es un niño mapuche como otros. Vive con su familia, juega y colabora con los trabajos de su poblado. Un día, a la llegada de los españoles, es capturado por Pedro de Valdivia, quien lo toma como su sirviente y lo encarga de

sus caballos. Con los españoles aprende el arte de la guerra, pero no olvida de dónde viene. Y espera con todas sus fuerzas poder liberar a su pueblo. Un libro que, utilizando la técnica del cómic, pone a disposición de los lectores la historia de Lautaro y, a la vez, un fragmento de la historia de Chile.

Paso firme (9-12+ años) Paso a paso (3-6 años) ERNESTINA, LA GALLINA

TOTÓ Y EL PEZ DESDICHADO

Autora: Yolanda Reyes Ilustraciones de Aitana Carrasco Océano Travesía ISBN: 9786074002645

Autora-ilustradora: Catharina Valckx Ediciones Ekaré ISBN: 9788493776787

“Ernestina la gallina puso un huevo en la cocina”. Así comienza una rima popular que la autora transforma en una graciosa historia encadenada. Las curiosas ilustraciones nos muestran un chef de grandes bigotes, un ratón goloso y tres encantadores granitos de arroz. Son imágenes para disfrutar en detalle, una y otra vez.

Había una Vez 44 | Reseñas

CON LA CABEZA EN LAS NUBES

Totó va a la feria del pueblo y recibe de premio un pequeño pez. Totó lo cuida y lo alimenta, pero el pez no parece feliz; quiere cambiar, quiere vivir una vida emocionante y no estar dando vueltas y vueltas en la pecera. Buscan ayuda donde Vera, la hechicera, pero ese día ella está de malas pulgas. Con audacia y suerte Totó y el pez logran... ¡un cambio extraordinario!

Autor: Diego Bianki Océano Travesía ISBN: 9786074002584

Un muy original libro (o cuaderno de trabajo) que nos invita a observar las nubes e imaginar: brujas, peces, cerdos, una niña dur-

miendo, dos guerreros a caballo y una infinidad de otras posibilidades. Quince ilustradores nos muestran lo que ellos ven en las nubes y piden a los lectores que ellos también dibujen lo que su fantasía les sugiere. El libro se completa con un apéndice que da información acerca de las nubes, su origen, sus formas y cómo se transforman en lluvia, granizo o nieve.

PEDRO SUBERCASEAUX Autor: Magdalena Correa. Editorial Alfaguara ISBN: 9789562397070

Un libro de pequeño formato, ilustrado con las pinturas del artista, cuenta la vida del pintor chileno Pedro Subercaseaux. Un apasionado de la historia na-

cional y los temas religiosos, Pedro sintió también gran curiosidad por la vida social de su época. Todo ello quedó plasmado en sus pinturas. El libro está ilustrado con aquellas obras que es posible encontrar en lugares públicos en Chile, de manera de instar a los niños a que conozcan su obra visitando los sitios que se mencionan.

LINK


Afirmando el paso (6-9 años)

RESEÑAS

Comité de Evaluación Centro Lector de Lo Barnechea recomienda Primeros pasos (0-3 años)

¿POR QUÉ ES TROMPUDO EL ELEFANTE? Autores: Carla Baredes e Ileana Lotersztain Ilustrador: Gonzalo García Rodríguez Editorial Iamiqué ISBN: 987 1217 04 8

Un nuevo título de la editorial Iamiqué, que se ha propuesto hacer entretenida la ciencia para los niños. Este libro nos habla de los hábitos alimenticios de los animales y cómo se relacionan con su as-

pecto físico: el tucán tiene ese pico fuerte y grande para alcanzar y triturar las frutas de las que se alimenta; el oso hormiguero tiene una larga lengua pegajosa para introducirla en los hormigueros y comerse hasta 30.000 hormigas en un solo día. Información bien organizada, ocurrente y sencilla. Y científica.

MIS AMIGOS EN LA GRANJA

¡A COMER!

LAUTARO

Autor: Lara Mikin Editorial Gato de Hojalata ISBN: 978987579892

Autora-ilustradora: Lucía Serrano Ediciones Ekaré ISBN: 9788493721299

Autor: Ricardo Faivovich y Macarena García Ilustradora: Cristina Arancibia Editorial Alfaguara ISBN: 9789562397230

Cuando los niños pequeños comienzan a descubrir el mundo que los rodea manifiestan, por lo general, mucho interés por los animales. Este libro, ilustrado con excelentes fotografías, muestra a los animales del campo: el pato, la oveja, el caballo y otros. Los niños podrán nombrarlos, repetir sus sonidos y disfrutar con las texturas de cada uno. Recomendable para familiarizar a los niños pequeños con el objeto libro.

“¡Tengo hambre!", dice la lombriz. "¿Qué hay de primer plato? Mmmm, de primer plato me comeré, me comeré, ¡una pelota!". Una hambrienta lombriz, inspirada en la boa de El Principito, come lo que encuentra a su paso. Un libro de cartón para los más pequeños en el que reconocerán juguetes y formas geométricas sencillas.

Lautaro es un niño mapuche como otros. Vive con su familia, juega y colabora con los trabajos de su poblado. Un día, a la llegada de los españoles, es capturado por Pedro de Valdivia, quien lo toma como su sirviente y lo encarga de

sus caballos. Con los españoles aprende el arte de la guerra, pero no olvida de dónde viene. Y espera con todas sus fuerzas poder liberar a su pueblo. Un libro que, utilizando la técnica del cómic, pone a disposición de los lectores la historia de Lautaro y, a la vez, un fragmento de la historia de Chile.

Paso firme (9-12+ años) Paso a paso (3-6 años) ERNESTINA, LA GALLINA

TOTÓ Y EL PEZ DESDICHADO

Autora: Yolanda Reyes Ilustraciones de Aitana Carrasco Océano Travesía ISBN: 9786074002645

Autora-ilustradora: Catharina Valckx Ediciones Ekaré ISBN: 9788493776787

“Ernestina la gallina puso un huevo en la cocina”. Así comienza una rima popular que la autora transforma en una graciosa historia encadenada. Las curiosas ilustraciones nos muestran un chef de grandes bigotes, un ratón goloso y tres encantadores granitos de arroz. Son imágenes para disfrutar en detalle, una y otra vez.

Había una Vez 44 | Reseñas

CON LA CABEZA EN LAS NUBES

Totó va a la feria del pueblo y recibe de premio un pequeño pez. Totó lo cuida y lo alimenta, pero el pez no parece feliz; quiere cambiar, quiere vivir una vida emocionante y no estar dando vueltas y vueltas en la pecera. Buscan ayuda donde Vera, la hechicera, pero ese día ella está de malas pulgas. Con audacia y suerte Totó y el pez logran... ¡un cambio extraordinario!

Autor: Diego Bianki Océano Travesía ISBN: 9786074002584

Un muy original libro (o cuaderno de trabajo) que nos invita a observar las nubes e imaginar: brujas, peces, cerdos, una niña dur-

miendo, dos guerreros a caballo y una infinidad de otras posibilidades. Quince ilustradores nos muestran lo que ellos ven en las nubes y piden a los lectores que ellos también dibujen lo que su fantasía les sugiere. El libro se completa con un apéndice que da información acerca de las nubes, su origen, sus formas y cómo se transforman en lluvia, granizo o nieve.

PEDRO SUBERCASEAUX Autor: Magdalena Correa. Editorial Alfaguara ISBN: 9789562397070

Un libro de pequeño formato, ilustrado con las pinturas del artista, cuenta la vida del pintor chileno Pedro Subercaseaux. Un apasionado de la historia na-

cional y los temas religiosos, Pedro sintió también gran curiosidad por la vida social de su época. Todo ello quedó plasmado en sus pinturas. El libro está ilustrado con aquellas obras que es posible encontrar en lugares públicos en Chile, de manera de instar a los niños a que conozcan su obra visitando los sitios que se mencionan.

LINK


elena poirier

RECORDANDO A...

ELENA POIRIER

Genial artista de corazón de niña Dotada de gran sensibilidad, la ilustradora Elena Poirier (1921-1998) nació en Gorbea, provincia de Cautín, en el ambiente de una familia francesa. Su padre era Auguste-Jean Poirier y su madre Berta Fica, chilena. De niña, jugaba con luciérnagas encerrándolas en cajas de fósforos para soltarlas por la noche en la habitación: estaba convencida de que aquellos puntitos de luz tenían algo que ver con las hadas. Luego, las pintaba con lápices de colores. Su abuela francesa Louise miraba con agrado la mentalidad fantasiosa de su nieta. Al poco tiempo, la familia se trasladó a Santiago, donde la niña se evadía de un mundo hostil pintando con su caja de acuarelas. Un día, el padre de una compañera de curso descubrió unos dibujos en el cuaderno de su hija, quien le contó que pertenecían a su amiga Elena. Sorprendido, se los mostró al ilustrador Mario Silva Ossa, Coré, quien le pidió a la joven que trabajara con él, en la revista infantil El Peneca. Elena no podía creerlo. Tenía tan solo catorce años cuando inició su carrera en la editorial Zig-Zag. De la mano de Coré, aprendió a ilustrar para las revistas El Cabrito, Simbad, Margarita y también para la editorial Rapa Nui, que dirigía Hernán del Solar. Tras la muerte de Coré, ocurrida en 1950, Elena Poirier siguió sus pasos hasta 1957. Durante esa década colaboró en la revista Eva y en el diario La Nación y también diseñó trajes para obras de teatro. En 1957, ilustró el libro de cuentos La hormiguita Cantora y el duende Melodía, de Alicia Morel. Ese mismo año viajó a España con una beca y realizó en Madrid su primera exposición individual. Dotada de un espíritu inquieto, viajó a Italia donde ilustró para editoriales romanas y florentinas, y estudió historia del arte en Perugia. Más tarde viajó por Marruecos, Grecia y Turquía “con el dinero de los duendes” y finalmente se estableció en Roma, donde trabajó durante más de veinte años en la Iniziative Editoriali y colaboró en la revista infantil Miao. Para los niños italianos creó al personaje Coccinella (Chinita). También diseñó vestuario para el teatro y colaboró para revistas árabes de Bagdad. En su obra artística se distinguen dos vertientes: una historicista en la que recrea con pulcritud vestuario, usos y costumbres de tiempos pasados, y otra fantástica en la que da vida a seres mágicos como hadas, duendes y pequeños insectos del jardín. Empleó la acuarela y la témpera utilizando los colores primarios y las gamas cálidas para conferir a sus trabajos una dosis de ternura y poesía.

Había una Vez 46 | Recordando a...

Manuel Peña Muñoz Escritor Crítico de literatura infantil

“Antes de morir en Roma, la artista dejó todo su legado pictórico al Museo Histórico Nacional, que actualmente atesora y preserva sus hermosas acuarelas de castillos, princesas y molineros”.

1

2

3 No olvidó Chile, y desde Italia ilustró dos cuentos de Alicia Morel, su inseparable amiga y alma gemela con quien nunca dejó de escribirse. Estos cuentos fueron Polita va a la escuela (1985) y Polita aprende el mundo (1990). En esta época visitó en Francia el Chateau-Larcher, la casa natal de los Poirier, que eran descendientes de Luis XIV, el Rey Sol. Antes de morir en Roma, la artista dejó todo su legado pictórico al Museo Histórico Nacional, que actualmente atesora y preserva sus hermosas acuarelas de castillos, princesas y molineros. Elena Poirier, precursora de la ilustración en Chile, fue sepultada en Italia en el cementerio de Rocca di Pappa. En una lápida de piedra, sus amigas italianas esculpieron un fragmento de una carta dirigida a ella por Alicia Morel que dice: “Elena, su mágico mundo de fantasía, especial y genial artista de corazón de niña”.

4

(izquierda) Portada original del libro La hormiguita Cantora y el duende Melodía, de Alicia Morel, ilustrada por Elena Poirier en 1957 para la editorial Zig-Zag. Ejemplar de la autora.

1. Ilustración de la artista para la revista infantil Simbad. 2. Elena Poirier: una joven ilustradora con sus pinceles.

3. Elena en Perugia, Italia, en 1959. Gentileza de Alicia Morel. 4. Una niña sueña con hadas y duendes al pie de un árbol. Ilustración de Elena Poirier

LINK

www.bibliotecas-cra.cl Había una Vez 47 | Recordando a...


elena poirier

RECORDANDO A...

ELENA POIRIER

Genial artista de corazón de niña Dotada de gran sensibilidad, la ilustradora Elena Poirier (1921-1998) nació en Gorbea, provincia de Cautín, en el ambiente de una familia francesa. Su padre era Auguste-Jean Poirier y su madre Berta Fica, chilena. De niña, jugaba con luciérnagas encerrándolas en cajas de fósforos para soltarlas por la noche en la habitación: estaba convencida de que aquellos puntitos de luz tenían algo que ver con las hadas. Luego, las pintaba con lápices de colores. Su abuela francesa Louise miraba con agrado la mentalidad fantasiosa de su nieta. Al poco tiempo, la familia se trasladó a Santiago, donde la niña se evadía de un mundo hostil pintando con su caja de acuarelas. Un día, el padre de una compañera de curso descubrió unos dibujos en el cuaderno de su hija, quien le contó que pertenecían a su amiga Elena. Sorprendido, se los mostró al ilustrador Mario Silva Ossa, Coré, quien le pidió a la joven que trabajara con él, en la revista infantil El Peneca. Elena no podía creerlo. Tenía tan solo catorce años cuando inició su carrera en la editorial Zig-Zag. De la mano de Coré, aprendió a ilustrar para las revistas El Cabrito, Simbad, Margarita y también para la editorial Rapa Nui, que dirigía Hernán del Solar. Tras la muerte de Coré, ocurrida en 1950, Elena Poirier siguió sus pasos hasta 1957. Durante esa década colaboró en la revista Eva y en el diario La Nación y también diseñó trajes para obras de teatro. En 1957, ilustró el libro de cuentos La hormiguita Cantora y el duende Melodía, de Alicia Morel. Ese mismo año viajó a España con una beca y realizó en Madrid su primera exposición individual. Dotada de un espíritu inquieto, viajó a Italia donde ilustró para editoriales romanas y florentinas, y estudió historia del arte en Perugia. Más tarde viajó por Marruecos, Grecia y Turquía “con el dinero de los duendes” y finalmente se estableció en Roma, donde trabajó durante más de veinte años en la Iniziative Editoriali y colaboró en la revista infantil Miao. Para los niños italianos creó al personaje Coccinella (Chinita). También diseñó vestuario para el teatro y colaboró para revistas árabes de Bagdad. En su obra artística se distinguen dos vertientes: una historicista en la que recrea con pulcritud vestuario, usos y costumbres de tiempos pasados, y otra fantástica en la que da vida a seres mágicos como hadas, duendes y pequeños insectos del jardín. Empleó la acuarela y la témpera utilizando los colores primarios y las gamas cálidas para conferir a sus trabajos una dosis de ternura y poesía.

Había una Vez 46 | Recordando a...

Manuel Peña Muñoz Escritor Crítico de literatura infantil

“Antes de morir en Roma, la artista dejó todo su legado pictórico al Museo Histórico Nacional, que actualmente atesora y preserva sus hermosas acuarelas de castillos, princesas y molineros”.

1

2

3 No olvidó Chile, y desde Italia ilustró dos cuentos de Alicia Morel, su inseparable amiga y alma gemela con quien nunca dejó de escribirse. Estos cuentos fueron Polita va a la escuela (1985) y Polita aprende el mundo (1990). En esta época visitó en Francia el Chateau-Larcher, la casa natal de los Poirier, que eran descendientes de Luis XIV, el Rey Sol. Antes de morir en Roma, la artista dejó todo su legado pictórico al Museo Histórico Nacional, que actualmente atesora y preserva sus hermosas acuarelas de castillos, princesas y molineros. Elena Poirier, precursora de la ilustración en Chile, fue sepultada en Italia en el cementerio de Rocca di Pappa. En una lápida de piedra, sus amigas italianas esculpieron un fragmento de una carta dirigida a ella por Alicia Morel que dice: “Elena, su mágico mundo de fantasía, especial y genial artista de corazón de niña”.

4

(izquierda) Portada original del libro La hormiguita Cantora y el duende Melodía, de Alicia Morel, ilustrada por Elena Poirier en 1957 para la editorial Zig-Zag. Ejemplar de la autora.

1. Ilustración de la artista para la revista infantil Simbad. 2. Elena Poirier: una joven ilustradora con sus pinceles.

3. Elena en Perugia, Italia, en 1959. Gentileza de Alicia Morel. 4. Una niña sueña con hadas y duendes al pie de un árbol. Ilustración de Elena Poirier

LINK

www.bibliotecas-cra.cl Había una Vez 47 | Recordando a...


PREMIO Imagen de premio: Shaun Tan

Desde 1980, el Banco del Libro –asociación venezolana que investiga, experimenta, innova y divulga acciones dirigidas a niños y jóvenes para su formación como lectores– evalúa y premia a los títulos más reveladores publicados en Latinoamérica, destacándolos como Los Mejores Libros para Niños y Jóvenes.

Los Mejores Libros para Niños y Jóvenes 2011

NAVEGANDO ENTRE LETRAS

El Banco del Libro, Venezuela

LINK Había una Vez 48 | Recordando a...

www.bancodellibro.org.ve

ESPANTAPÁJAROS

www.espantapajaros.com Espantapájaros es un taller colombiano conformado por un equipo interdisciplinario de especialistas en literatura infantil, animación a la lectura y pedagogía artística, con amplia experiencia en la formación de niños y adultos lectores, bajo la dirección de Yolanda Reyes. En su página web recomiendan libros (divididos en categorías como “Yo no leo, alguien me lee” o “Yo leo a escondidas”) y publican interesantes artículos de su directora y otros expertos.

www.pizcadepapel.info Una buena opción para estar al día de lo que ocurre en el mundo de la literatura infantil y juvenil ofrece esta revista virtual, que surgió del exitoso blog del mismo nombre y que contiene noticias, novedades literarias, reseñas y enlaces con editoriales y otros medios de difusión de la LIJ, entre otras cosas.

Divididos en las categorías de Originales, Traducciones y Menciones especiales, se escogieron 30 títulos entre los que figuran El rey del mar, La noche estrellada y La ciudad ausente. Como es tradición, todos los años los bibliotecarios se incorporaron al jurado seleccionando los tres imprescindibles de las bibliotecas, entre los cuales figura Gabriela, la poeta viajera.

La ciudad ausente (La novela gráfica) Autor: Ricardo Piglia Ilustraciones de Luis Scafati Adaptación: Pablo De Santis Libros del Zorro Rojo, 2008 ISBN: 9788492412129

www.clubkirico.com Cerca de un centenar de librerías repartidas por toda España conforman el Club Kirico. El elemento común entre todas es que desde sus secciones infantiles realizan una tarea continua de selección de libros para estimular el interés de los más jóvenes por la lectura. En su página tienen noticias, propuestas literarias, reseñas y actividades, incluyendo el Premio Libro Kirico, que destaca proyectos editoriales dirigidos a primeros lectores y que en su versión 2010 distinguió a Malena Ballena (Libros del Zorro Rojo).

PIZCA DE PAPEL

En abril de este año, la entidad dio a conocer a los ganadores de la edición 2011 de este evento, cuya imagen fue realizada por Shaun Tan.

Gabriela la poeta viajera Autor: Alejandra Toro Ilustraciones de Isabel Hojas Editorial Amanuta, 2007 ISBN: 9789568209346

CLUB KIRICO

El rey del mar Autor: Imapla Océano Travesía, 2010 ISBN: 9786074001877 La noche estrellada Autor: Jimmy Liao Barbara Fiore Editora, 2010 ISBN: 9788493750626

mow@uc.cl

LINK

www.bibliotecas-cra.cl

emmabosch@ub.edu Había una Vez 49 | Columna


PREMIO Imagen de premio: Shaun Tan

Desde 1980, el Banco del Libro –asociación venezolana que investiga, experimenta, innova y divulga acciones dirigidas a niños y jóvenes para su formación como lectores– evalúa y premia a los títulos más reveladores publicados en Latinoamérica, destacándolos como Los Mejores Libros para Niños y Jóvenes.

Los Mejores Libros para Niños y Jóvenes 2011

NAVEGANDO ENTRE LETRAS

El Banco del Libro, Venezuela

LINK Había una Vez 48 | Recordando a...

www.bancodellibro.org.ve

ESPANTAPÁJAROS

www.espantapajaros.com Espantapájaros es un taller colombiano conformado por un equipo interdisciplinario de especialistas en literatura infantil, animación a la lectura y pedagogía artística, con amplia experiencia en la formación de niños y adultos lectores, bajo la dirección de Yolanda Reyes. En su página web recomiendan libros (divididos en categorías como “Yo no leo, alguien me lee” o “Yo leo a escondidas”) y publican interesantes artículos de su directora y otros expertos.

www.pizcadepapel.info Una buena opción para estar al día de lo que ocurre en el mundo de la literatura infantil y juvenil ofrece esta revista virtual, que surgió del exitoso blog del mismo nombre y que contiene noticias, novedades literarias, reseñas y enlaces con editoriales y otros medios de difusión de la LIJ, entre otras cosas.

Divididos en las categorías de Originales, Traducciones y Menciones especiales, se escogieron 30 títulos entre los que figuran El rey del mar, La noche estrellada y La ciudad ausente. Como es tradición, todos los años los bibliotecarios se incorporaron al jurado seleccionando los tres imprescindibles de las bibliotecas, entre los cuales figura Gabriela, la poeta viajera.

La ciudad ausente (La novela gráfica) Autor: Ricardo Piglia Ilustraciones de Luis Scafati Adaptación: Pablo De Santis Libros del Zorro Rojo, 2008 ISBN: 9788492412129

www.clubkirico.com Cerca de un centenar de librerías repartidas por toda España conforman el Club Kirico. El elemento común entre todas es que desde sus secciones infantiles realizan una tarea continua de selección de libros para estimular el interés de los más jóvenes por la lectura. En su página tienen noticias, propuestas literarias, reseñas y actividades, incluyendo el Premio Libro Kirico, que destaca proyectos editoriales dirigidos a primeros lectores y que en su versión 2010 distinguió a Malena Ballena (Libros del Zorro Rojo).

PIZCA DE PAPEL

En abril de este año, la entidad dio a conocer a los ganadores de la edición 2011 de este evento, cuya imagen fue realizada por Shaun Tan.

Gabriela la poeta viajera Autor: Alejandra Toro Ilustraciones de Isabel Hojas Editorial Amanuta, 2007 ISBN: 9789568209346

CLUB KIRICO

El rey del mar Autor: Imapla Océano Travesía, 2010 ISBN: 9786074001877 La noche estrellada Autor: Jimmy Liao Barbara Fiore Editora, 2010 ISBN: 9788493750626

mow@uc.cl

LINK

www.bibliotecas-cra.cl

emmabosch@ub.edu Había una Vez 49 | Columna


MUNDO LECTOR

Antonella Reveco firma su libro Cuento con parchecurita (Edebé) tras su lanzamiento.

Una gran convocatoria tuvo el lanzamiento de Un libro, una huella, la guía de literatura, libros y lecturas para niños y jóvenes 2011 del Comité de Evaluación del Centro Lector de Lo Barnechea.

Las autoras de Zona afectada, María Paz Garafulic, Jennifer King y Paula Casado, en el lanzamiento de la publicación, realizado en la Feria del Libro Infantil y Juvenil de Providencia. Homenaje a Enriqueta Flores efectuado en el colegio Los Nogales de Puente Alto.

Celebración de la Fiesta de la Mariposa en la Biblioteca Nacional, donde se les dio la bienvenida a 60 nuevos lectores.

La Escuela para Niños Sordos Dr. Jorge Otte resultó ganadora del concurso ¿Cómo fomentas la lectura en tu jardín?, organizada por Espacio Creamundos.

En Casas de Lo Matta se realizó la presentación de Cuentos para reír y jugar, de Carolina Garreaud, quien aparece con dos actores de la compañía La maleta.

Foto: U. de los Andes

Natalia Piedra, Sergio Gómez, Francisco Tepper y Paula Larraín en la inauguración de la exposición Raíces, en el Centro Cultural de España.

Inauguración de la biblioteca de la Escuela Francisco de Asís de Neltume, implementada por Fundación Había una Vez.

Ya sé, ¡Ay! Perdí mi casa y Una lágrima y un durazno son los 3 libros de Edebé que el Hermano Beda presentó en la Feria del Libro.

El destacado autor e ilustrador argentino Pablo Bernasconi realizó un workshop en la Facultad de Diseño de la U. del Pacífico. En su visita a Chile también presentó El sueño del pequeño Capitán Arsenio (Sudamericana).

Ana María Pavez, Isabel Hojas y Miguel Donoso en la presentación del libro Pedro de Valdivia, fundador de Chile (Amanuta).

Miembros de IBBY Chile en una de sus reuniones mensuales. Patricio Otniel, Christiane Drapela y Marcelo Pérez, tres de los nueve ilustradores que participaron en Zona afectada.

Había una Vez 50 | Mundo lector

Cecilia Beuchat, Floridor Pérez y Osvaldo Schencke participaron en las II Jornadas Literarias “Hualaihué Lee”, que reunieron a decenas de niños, padres y profesores.

Ante un numeroso público, Mauricio Paredes presentó Bartolo y los enfermos mágicos (Alfaguara).

LINK

www.bibliotecas-cra.cl Había una Vez 51 | Sección


MUNDO LECTOR

Antonella Reveco firma su libro Cuento con parchecurita (Edebé) tras su lanzamiento.

Una gran convocatoria tuvo el lanzamiento de Un libro, una huella, la guía de literatura, libros y lecturas para niños y jóvenes 2011 del Comité de Evaluación del Centro Lector de Lo Barnechea.

Las autoras de Zona afectada, María Paz Garafulic, Jennifer King y Paula Casado, en el lanzamiento de la publicación, realizado en la Feria del Libro Infantil y Juvenil de Providencia. Homenaje a Enriqueta Flores efectuado en el colegio Los Nogales de Puente Alto.

Celebración de la Fiesta de la Mariposa en la Biblioteca Nacional, donde se les dio la bienvenida a 60 nuevos lectores.

La Escuela para Niños Sordos Dr. Jorge Otte resultó ganadora del concurso ¿Cómo fomentas la lectura en tu jardín?, organizada por Espacio Creamundos.

En Casas de Lo Matta se realizó la presentación de Cuentos para reír y jugar, de Carolina Garreaud, quien aparece con dos actores de la compañía La maleta.

Foto: U. de los Andes

Natalia Piedra, Sergio Gómez, Francisco Tepper y Paula Larraín en la inauguración de la exposición Raíces, en el Centro Cultural de España.

Inauguración de la biblioteca de la Escuela Francisco de Asís de Neltume, implementada por Fundación Había una Vez.

Ya sé, ¡Ay! Perdí mi casa y Una lágrima y un durazno son los 3 libros de Edebé que el Hermano Beda presentó en la Feria del Libro.

El destacado autor e ilustrador argentino Pablo Bernasconi realizó un workshop en la Facultad de Diseño de la U. del Pacífico. En su visita a Chile también presentó El sueño del pequeño Capitán Arsenio (Sudamericana).

Ana María Pavez, Isabel Hojas y Miguel Donoso en la presentación del libro Pedro de Valdivia, fundador de Chile (Amanuta).

Miembros de IBBY Chile en una de sus reuniones mensuales. Patricio Otniel, Christiane Drapela y Marcelo Pérez, tres de los nueve ilustradores que participaron en Zona afectada.

Había una Vez 50 | Mundo lector

Cecilia Beuchat, Floridor Pérez y Osvaldo Schencke participaron en las II Jornadas Literarias “Hualaihué Lee”, que reunieron a decenas de niños, padres y profesores.

Ante un numeroso público, Mauricio Paredes presentó Bartolo y los enfermos mágicos (Alfaguara).

LINK

www.bibliotecas-cra.cl Había una Vez 51 | Sección


MIS FAVORITOS

historias de biblioteca

Inés Rojas Reyes

¡Bibliometro cumple años inaugurando nuevo punto de préstamo!

El programa Bibliometro celebra sus 15 años de vida en grande: con la inauguración de un nuevo módulo en la Estación Irarrázaval de la línea 5 del Metro de Santiago. Este nuevo punto de préstamo gratuito de libros es el número 18 dentro de la red de Metro, donde al año se prestan más de 300 mil títulos gracias a este servicio.

UN LIBRO INDISPENSABLE El Principito, porque nos enseña a mirar con los ojos del corazón y rescata el valor de la amistad. UN BUEN LIBRO PARA REGALAR Para niños, Vida de perros, de Isol, y para jóvenes, Las Brujas, de Roald Dalh.

Las celebraciones del quinceañero programa comenzaron la última semana de junio en sus distintos módulos. En ellos se realizaron una serie de actividades relacionadas con la música, literatura y danza, las que se extendieron hasta el 25 de julio.

Albergados de Lago Ranco se divierten con cuentacuentos Más de medio centenar de niños albergados en Lago Ranco producto de la erupción del volcán Puyehue-Cordón Caulle, pudieron divertirse con la magia de los cuentacuentos. La iniciativa, desarrollada por la Coordinación Regional de Bibliotecas Públicas de Los Ríos, llevó cuentos y actividades manuales a los niños del albergue instalado en el Liceo Antonio Varas.

13.951

Comenzó la habilitación de la nueva Biblioteca Pública de Antofagasta

Araucanía

Más de 3.700 metros cuadrados dedicados a la cultura tendrá la nueva Biblioteca Pública Regional de Antofagasta, que ya se encuentra en plena etapa de habilitación. El centenario edificio, que antiguamente albergó las oficinas de Correos, contará con auditorio, sala de exposiciones, sala infantil, juvenil, sala de colecciones generales, de prensa y referencia, salas de estudio, cafetería y oficinas administrativas de la Coordinación Regional de Bibliotecas Públicas de Antofagasta.

Magallanes Metropolitana

Había una Vez 52 | SNBP

15.633 7.209 38.349 32.276 18.144 24.192 15.140

Aysén

Los niños y niñas de Aysén tienen una misión imperdible este invierno: ¡rescatar el patrimonio cultural de la región escribiendo historias, cuentos, relatos o leyendas! Se trata del concurso “Historias de Invierno”, organizado por la Coordinación Regional de Bibliotecas Públicas de Aysén, en el marco del Plan Nacional de Fomento de la Lectura “Lee Chile Lee”. El certamen es para niños de 1º a 8º básico de centros educacionales de Aysén. La recepción de historias será hasta el 19 de agosto en las bibliotecas públicas de la región, donde también estarán disponibles las bases del concurso. La premiación se realizará durante el mes de septiembre.

¿QUÉ LIBRO TE HA HECHO LLORAR? Cometas en el cielo, de Khaled Hosseini, me atrapó desde su inicio. Durante todo el relato uno vive la angustia de la incomprensión.

8.148

Los Ríos Los Lagos

TOTAL

¿QUÉ LIBROS TE HAN HECHO REIR? El fantasma de Canterville, de Oscar Wilde, y Dailan Kifki, de María Elena Walsh.

536

Coquimbo Valparaíso

Biobío

¿QUÉ PERSONAJE LITERARIO MARCÓ TU INFANCIA? Papelucho, sus entretenidas aventuras me interpelaron.

1.842 10.415

Maule

¿CUÁL ES TU “JOYA” DE LIBRO? El maestro y el robot, de José A. del Cañizo, me impactó mucho, es tremendo. Si alguien lo quiere leer, se lo presto.

1.970

Antofagasta Atacama

O'Higgins

El invierno de Aysén se llena de historias

¿CUÁL ES EL MEJOR LIBRO QUE TE HAN REGALADO? Los miserables, de Víctor Hugo. Me lo dio mi hermana y lo he leído como tres veces. Las descripciones y vivencias de los personajes son maravillosas.

Préstamo de libros a usuarios niños y jóvenes en el Sistema Nacional de Bibliotecas Públicas, enero a mayo de 2011. Arica Parinacota Tarapacá

14.784

Mis preferidos NOVELA: La elegancia del erizo, Los pilares de la tierra,

Momo. LIBRO ÁLBUM: Frederick, de Leo Lionni, y La sorpresa, de Sylvia van Ommen. AUTOR: Infantil, Silvia Schujer; juvenil, María Gripe, y para adultos, José Saramago. POETA: Para niños me gustan Aramís Quintero y María Luisa Silva. ILUSTRADOR: Soledad Véliz, que pronto será muy conocida; Isabel Hojas por su finura, delicadeza y creatividad, y Leo Lionni por la estética de sus dibujos. LIBRERÍA: Prosa & Política. BIBLIOTECA: La de mi colegio, Institución Teresiana, y la Biblioteca de Santiago, por el aporte que hace a la comunidad.

278.763 481.352

¿QUÉ LIBROS LE DARÍAS A TUS ALUMNOS? Hay tres que no pueden dejar de leer: Gabriela, la poeta viajera; El lugar más bonito del mundo y La recta y el punto. ¿CON QUÉ TÍTULO CAUTIVARÍAS A UN ADOLESCENTE NO LECTOR? Con Juul, de Gregie de Maeyer, y El árbol rojo, de Shaun Tan. El primero porque toca temas como la violencia y el acoso, y el segundo porque es muy esperanzador y profundo. ¿QUÉ LIBROS NO FALLAN A LA HORA DEL CUENTACUENTOS? El increíble niño comelibros, que les encanta a los más chicos, y La otra orilla, que plantea el valor y la aceptación de la diversidad. ¿QUÉ LIBRO TE GUSTARÍA VER HECHO PELÍCULA? Un mundo feliz, de Aldous Huxley. Creo que pronto puede ser una realidad. ¿QUÉ AUTOR CHILENO RECOMIENDAS? Manuel Peña Muñoz, porque ha hecho un valioso aporte en la investigación, difusión y motivación de la literatura infantil y juvenil en Chile y Latinoamérica.

Biblioteca de Santiago tiene nuevo comité de selección de literatura infantil-juvenil Ser un aporte referencial para madres, padres, bibliotecarios y educadores, así como para el desarrollo de las colecciones de bibliotecas públicas y escolares, es lo que pretende el nuevo comité de selección de literatura infantil y juvenil. El equipo multidisciplinario, coordinado por la Biblioteca de Santiago, analiza y selecciona títulos publicados por diversas editoriales.

Profesora, Colegio Institución Teresiana

Juul Autor: Gregie de Maeyer Ilustraciones de Koen Vanmechelen Lóguez Ediciones, 1996 ISBN: 9788485334902

El increíble niño comelibros Autor: Oliver Jeffers Ilustraciones del autor FCE, 2007 ISBN: 9789681682521

Mágico Sur Autor: Manuel Peña Muñoz Ediciones SM, 1997 ISBN: 9789562646369

El sofá estampado Autor: Lygia Bojunga Editorial Norma, 1996 ISBN: 9789580433958

El lugar más bonito del mundo Autor: Ann Cameron ilustraciones de Thomas B. Allen Editorial Alfaguara, 2002 ISBN: 9788420464749

LINK

¿QUÉ EDITORIAL CREES QUE APORTA MÁS EN EL ÁMBITO INFANTIL? Ekaré, por la calidad literaria y estética de los libros que publica. ¿CON QUÉ ESCRITORES TE GUSTARÍA TOMAR UN CAFÉ? Con Antonio Skármeta, hombre creativo y entretenido que me hace pensar, y Lygia Bojunga, porque sus libros tienen sensibilidad y cercanía con el mundo infantil; recomiendo leer El sofá estampado.

Había una Vez 53 | Mis favoritos


MIS FAVORITOS

historias de biblioteca

Inés Rojas Reyes

¡Bibliometro cumple años inaugurando nuevo punto de préstamo!

El programa Bibliometro celebra sus 15 años de vida en grande: con la inauguración de un nuevo módulo en la Estación Irarrázaval de la línea 5 del Metro de Santiago. Este nuevo punto de préstamo gratuito de libros es el número 18 dentro de la red de Metro, donde al año se prestan más de 300 mil títulos gracias a este servicio.

UN LIBRO INDISPENSABLE El Principito, porque nos enseña a mirar con los ojos del corazón y rescata el valor de la amistad. UN BUEN LIBRO PARA REGALAR Para niños, Vida de perros, de Isol, y para jóvenes, Las Brujas, de Roald Dalh.

Las celebraciones del quinceañero programa comenzaron la última semana de junio en sus distintos módulos. En ellos se realizaron una serie de actividades relacionadas con la música, literatura y danza, las que se extendieron hasta el 25 de julio.

Albergados de Lago Ranco se divierten con cuentacuentos Más de medio centenar de niños albergados en Lago Ranco producto de la erupción del volcán Puyehue-Cordón Caulle, pudieron divertirse con la magia de los cuentacuentos. La iniciativa, desarrollada por la Coordinación Regional de Bibliotecas Públicas de Los Ríos, llevó cuentos y actividades manuales a los niños del albergue instalado en el Liceo Antonio Varas.

13.951

Comenzó la habilitación de la nueva Biblioteca Pública de Antofagasta

Araucanía

Más de 3.700 metros cuadrados dedicados a la cultura tendrá la nueva Biblioteca Pública Regional de Antofagasta, que ya se encuentra en plena etapa de habilitación. El centenario edificio, que antiguamente albergó las oficinas de Correos, contará con auditorio, sala de exposiciones, sala infantil, juvenil, sala de colecciones generales, de prensa y referencia, salas de estudio, cafetería y oficinas administrativas de la Coordinación Regional de Bibliotecas Públicas de Antofagasta.

Magallanes Metropolitana

Había una Vez 52 | SNBP

15.633 7.209 38.349 32.276 18.144 24.192 15.140

Aysén

Los niños y niñas de Aysén tienen una misión imperdible este invierno: ¡rescatar el patrimonio cultural de la región escribiendo historias, cuentos, relatos o leyendas! Se trata del concurso “Historias de Invierno”, organizado por la Coordinación Regional de Bibliotecas Públicas de Aysén, en el marco del Plan Nacional de Fomento de la Lectura “Lee Chile Lee”. El certamen es para niños de 1º a 8º básico de centros educacionales de Aysén. La recepción de historias será hasta el 19 de agosto en las bibliotecas públicas de la región, donde también estarán disponibles las bases del concurso. La premiación se realizará durante el mes de septiembre.

¿QUÉ LIBRO TE HA HECHO LLORAR? Cometas en el cielo, de Khaled Hosseini, me atrapó desde su inicio. Durante todo el relato uno vive la angustia de la incomprensión.

8.148

Los Ríos Los Lagos

TOTAL

¿QUÉ LIBROS TE HAN HECHO REIR? El fantasma de Canterville, de Oscar Wilde, y Dailan Kifki, de María Elena Walsh.

536

Coquimbo Valparaíso

Biobío

¿QUÉ PERSONAJE LITERARIO MARCÓ TU INFANCIA? Papelucho, sus entretenidas aventuras me interpelaron.

1.842 10.415

Maule

¿CUÁL ES TU “JOYA” DE LIBRO? El maestro y el robot, de José A. del Cañizo, me impactó mucho, es tremendo. Si alguien lo quiere leer, se lo presto.

1.970

Antofagasta Atacama

O'Higgins

El invierno de Aysén se llena de historias

¿CUÁL ES EL MEJOR LIBRO QUE TE HAN REGALADO? Los miserables, de Víctor Hugo. Me lo dio mi hermana y lo he leído como tres veces. Las descripciones y vivencias de los personajes son maravillosas.

Préstamo de libros a usuarios niños y jóvenes en el Sistema Nacional de Bibliotecas Públicas, enero a mayo de 2011. Arica Parinacota Tarapacá

14.784

Mis preferidos NOVELA: La elegancia del erizo, Los pilares de la tierra,

Momo. LIBRO ÁLBUM: Frederick, de Leo Lionni, y La sorpresa, de Sylvia van Ommen. AUTOR: Infantil, Silvia Schujer; juvenil, María Gripe, y para adultos, José Saramago. POETA: Para niños me gustan Aramís Quintero y María Luisa Silva. ILUSTRADOR: Soledad Véliz, que pronto será muy conocida; Isabel Hojas por su finura, delicadeza y creatividad, y Leo Lionni por la estética de sus dibujos. LIBRERÍA: Prosa & Política. BIBLIOTECA: La de mi colegio, Institución Teresiana, y la Biblioteca de Santiago, por el aporte que hace a la comunidad.

278.763 481.352

¿QUÉ LIBROS LE DARÍAS A TUS ALUMNOS? Hay tres que no pueden dejar de leer: Gabriela, la poeta viajera; El lugar más bonito del mundo y La recta y el punto. ¿CON QUÉ TÍTULO CAUTIVARÍAS A UN ADOLESCENTE NO LECTOR? Con Juul, de Gregie de Maeyer, y El árbol rojo, de Shaun Tan. El primero porque toca temas como la violencia y el acoso, y el segundo porque es muy esperanzador y profundo. ¿QUÉ LIBROS NO FALLAN A LA HORA DEL CUENTACUENTOS? El increíble niño comelibros, que les encanta a los más chicos, y La otra orilla, que plantea el valor y la aceptación de la diversidad. ¿QUÉ LIBRO TE GUSTARÍA VER HECHO PELÍCULA? Un mundo feliz, de Aldous Huxley. Creo que pronto puede ser una realidad. ¿QUÉ AUTOR CHILENO RECOMIENDAS? Manuel Peña Muñoz, porque ha hecho un valioso aporte en la investigación, difusión y motivación de la literatura infantil y juvenil en Chile y Latinoamérica.

Biblioteca de Santiago tiene nuevo comité de selección de literatura infantil-juvenil Ser un aporte referencial para madres, padres, bibliotecarios y educadores, así como para el desarrollo de las colecciones de bibliotecas públicas y escolares, es lo que pretende el nuevo comité de selección de literatura infantil y juvenil. El equipo multidisciplinario, coordinado por la Biblioteca de Santiago, analiza y selecciona títulos publicados por diversas editoriales.

Profesora, Colegio Institución Teresiana

Juul Autor: Gregie de Maeyer Ilustraciones de Koen Vanmechelen Lóguez Ediciones, 1996 ISBN: 9788485334902

El increíble niño comelibros Autor: Oliver Jeffers Ilustraciones del autor FCE, 2007 ISBN: 9789681682521

Mágico Sur Autor: Manuel Peña Muñoz Ediciones SM, 1997 ISBN: 9789562646369

El sofá estampado Autor: Lygia Bojunga Editorial Norma, 1996 ISBN: 9789580433958

El lugar más bonito del mundo Autor: Ann Cameron ilustraciones de Thomas B. Allen Editorial Alfaguara, 2002 ISBN: 9788420464749

LINK

¿QUÉ EDITORIAL CREES QUE APORTA MÁS EN EL ÁMBITO INFANTIL? Ekaré, por la calidad literaria y estética de los libros que publica. ¿CON QUÉ ESCRITORES TE GUSTARÍA TOMAR UN CAFÉ? Con Antonio Skármeta, hombre creativo y entretenido que me hace pensar, y Lygia Bojunga, porque sus libros tienen sensibilidad y cercanía con el mundo infantil; recomiendo leer El sofá estampado.

Había una Vez 53 | Mis favoritos


¡A MÍ ME RESULTÓ!

¡A MÍ ME RESULTÓ!

Teresita Lira

Biblioteca infantil colegio Los Nogales Puente Alto

Bolsón de libros: un premio literario para toda la familia

La idea consiste en que un niño, escogido por su profesor jefe, se lleva a la casa por una semana un bolso repleto de textos y pequeños regalos como premio a una buena acción o al logro de alguna meta.

Siempre nos ha gustado que la biblioteca sea un lugar atractivo dentro del colegio. Un lugar donde sucedan cosas, donde se respire vitalidad. Por eso estamos constantemente revisando nuestro quehacer, actualizando las planificaciones y escuchando las sugerencias que nos hacen llegar. También tenemos la mirada y el oído atentos para ver qué está sucediendo en otros lugares que pueda resultar beneficioso de incorporar a nuestro proyecto de biblioteca. Un día, mientras compraba en una tienda, me topé con unos bolsos de género de colores y diseño muy llamativos. De inmediato visualicé la clásica fila de niños que avanzan por los pasillos del colegio al término de cada jornada escolar, en la que van conversando al mismo tiempo que arrastran sus mochilas. Entonces, se me ocurrió una idea: llenar esos bolsos de libros y transformarlos en una suerte de premio literario. Así surgió, a fines del año pasado, el “Bolsón de libros”, iniciativa que ha causado furor en el colegio, sobre todo entre los beneficiados, alumnos de segundo, tercero y cuarto básico. La idea consiste en que un niño, escogido por su profesor jefe, se lleva a la casa por una semana un bolso repleto de textos y pequeños regalos como premio a una buena acción o al logro de alguna meta. Para armar cada bolso nos guiamos por el refrán “en la variedad está el gusto”. Por ejemplo, hay uno que incluye El ángel del abuelo, de Jutta Bauer; Pies para la princesa, de Ivar Da Coll; La cabeza en la bolsa, de Marjorie Pourchet; Dónde está Wally; El cumpleaños del señor pulpo y otros cuentiversos, de María Luisa Silva; Elmer, de David McKee; un tomo de Atrapalecturas, de Cecilia Beuchat; un libro de trabalenguas; Sabores de América, de Ana María Pavez, Constanza Recart e Isabel Hojas; Navegancias, de Floridor Pérez; Pin Uno, Pin Dos, de Arturo Navarro; Animales chilenos, ilustrado por Loreto Salinas, y un bonito atlas ilustrado. ¿Qué sorpresas contiene aparte de libros? Cosas entretenidas como sobres de jugo en polvo, bolsitas de té de distintos sabores y masticables. Simples estímulos para que el niño invite a sus familiares a que lo acompañen en la aventura del premio recibido. Dentro del bolso va también un cuaderno con instrucciones en las que se recomienda a los apoderados hojear los libros junto a los niños, mostrar el “premio” a los distintos miembros de la familia, acompañar al pequeño en la lectura e incentivarlo para que dibuje algo relacionado con lo que leyó. También se invita a algún adulto a que escriba, en breves líneas, qué sucedió en la casa con la llegada del bolsón. La respuesta que hemos tenido con esta actividad ha sido excelente. Los papás han registrado en el cuaderno valiosos comentarios y los niños anhelan tener la suerte de llevarse este premio a la casa. Hay muchas anécdotas, como la de una niñita que apenas recibió el bolso quiso llevárselo a su abuelo que estaba hospitalizado. Así lo hizo y el señor, acostado en su cama de hospital, no tuvo más remedio que jugar con su nieta durante largo rato a las adivinanzas.

Había una Vez 54 | ¡A mí me resultó!

LINK

www.bibliotecas-cra.cl Había una Vez 55 | Mis favoritos


¡A MÍ ME RESULTÓ!

¡A MÍ ME RESULTÓ!

Teresita Lira

Biblioteca infantil colegio Los Nogales Puente Alto

Bolsón de libros: un premio literario para toda la familia

La idea consiste en que un niño, escogido por su profesor jefe, se lleva a la casa por una semana un bolso repleto de textos y pequeños regalos como premio a una buena acción o al logro de alguna meta.

Siempre nos ha gustado que la biblioteca sea un lugar atractivo dentro del colegio. Un lugar donde sucedan cosas, donde se respire vitalidad. Por eso estamos constantemente revisando nuestro quehacer, actualizando las planificaciones y escuchando las sugerencias que nos hacen llegar. También tenemos la mirada y el oído atentos para ver qué está sucediendo en otros lugares que pueda resultar beneficioso de incorporar a nuestro proyecto de biblioteca. Un día, mientras compraba en una tienda, me topé con unos bolsos de género de colores y diseño muy llamativos. De inmediato visualicé la clásica fila de niños que avanzan por los pasillos del colegio al término de cada jornada escolar, en la que van conversando al mismo tiempo que arrastran sus mochilas. Entonces, se me ocurrió una idea: llenar esos bolsos de libros y transformarlos en una suerte de premio literario. Así surgió, a fines del año pasado, el “Bolsón de libros”, iniciativa que ha causado furor en el colegio, sobre todo entre los beneficiados, alumnos de segundo, tercero y cuarto básico. La idea consiste en que un niño, escogido por su profesor jefe, se lleva a la casa por una semana un bolso repleto de textos y pequeños regalos como premio a una buena acción o al logro de alguna meta. Para armar cada bolso nos guiamos por el refrán “en la variedad está el gusto”. Por ejemplo, hay uno que incluye El ángel del abuelo, de Jutta Bauer; Pies para la princesa, de Ivar Da Coll; La cabeza en la bolsa, de Marjorie Pourchet; Dónde está Wally; El cumpleaños del señor pulpo y otros cuentiversos, de María Luisa Silva; Elmer, de David McKee; un tomo de Atrapalecturas, de Cecilia Beuchat; un libro de trabalenguas; Sabores de América, de Ana María Pavez, Constanza Recart e Isabel Hojas; Navegancias, de Floridor Pérez; Pin Uno, Pin Dos, de Arturo Navarro; Animales chilenos, ilustrado por Loreto Salinas, y un bonito atlas ilustrado. ¿Qué sorpresas contiene aparte de libros? Cosas entretenidas como sobres de jugo en polvo, bolsitas de té de distintos sabores y masticables. Simples estímulos para que el niño invite a sus familiares a que lo acompañen en la aventura del premio recibido. Dentro del bolso va también un cuaderno con instrucciones en las que se recomienda a los apoderados hojear los libros junto a los niños, mostrar el “premio” a los distintos miembros de la familia, acompañar al pequeño en la lectura e incentivarlo para que dibuje algo relacionado con lo que leyó. También se invita a algún adulto a que escriba, en breves líneas, qué sucedió en la casa con la llegada del bolsón. La respuesta que hemos tenido con esta actividad ha sido excelente. Los papás han registrado en el cuaderno valiosos comentarios y los niños anhelan tener la suerte de llevarse este premio a la casa. Hay muchas anécdotas, como la de una niñita que apenas recibió el bolso quiso llevárselo a su abuelo que estaba hospitalizado. Así lo hizo y el señor, acostado en su cama de hospital, no tuvo más remedio que jugar con su nieta durante largo rato a las adivinanzas.

Había una Vez 54 | ¡A mí me resultó!

LINK

www.bibliotecas-cra.cl Había una Vez 55 | Mis favoritos


Ambientes que promueven nuevas formas de aprender y crecer.

Espacios de mayor intimidad en que el silencio, la armonía y la belleza acompañan la fantasía de todos, grandes y chicos.

Bibliotecas llenas de vida, en que cada niño y joven puede encontrar un refugio, un espacio para la creación, para la reflexión, para preguntas y respuestas, para ser cada día un poco más PERSONA, así, con mayúscula. Bibliotecas escolares implementadas recientemente por HUV: Escuela Francisco de Asís y Escuela Tierra Esperanza de Neltume; Escuela La Rinconada de Choshuenco; Bibliotecas COPRIN de Temuco y Puerto Montt; Corporación Educacional Aprender (Colegio Polivalente de La Pintana, Liceo Esteban Kemeny Harmos, Centro Educacional Sagrado Corazón); Red Lectora Panguipulli.

www.habiaunavezlibros.cl Había una Vez 56 | Fundación Había una Vez


Había Una Vez n°7