Page 29

MIRADA LATINOAMERICANA LILIANA BODOC

MIRADA LATINOAMERICANA

to, no olvidó al público “de grandes”, con Hecho a mano (1965), Juguemos en el mundo (1970) y Cancionero para el mal de ojo (1977). Para niños vinieron después otros libros y grabaciones de discos, entre ellos El País de Nomeacuerdo (1967), El sol no tiene bolsillos (1971), Como la cigarra (1972), El buen modo y De puño y letra (1976).

Me despedí de la autora, extendiéndole el libro Palomita de la puna. Ella se tomó el tiempo de escribir un globo con el canto de la paloma que decía: “Manuel, Manuel, felicidades”. – Adiós, María Elena. – Adiós, Manuel.

– ¿Y de dónde salen esos versos disparatados y fantásticos? –preguntó una mano tímida. – Del carnaval de muchos libros, del teatro absurdo de Ionesco, de ese humor británico y extrañamente surrealista de Lewis Carroll en su Alicia en el País de las Maravillas. Todo eso me nutrió. Mi mente fue un sólo torbellino imaginativo que dio por resultado una poesía nueva que tiene la savia nutriente de Hispanoamérica junto con la alegría condescendiente de los títeres y la música argentina, que están en mi oído y mi corazón: ilustraciones de Juan Carlos Caballero, Cuentopos de Gulubú, del mismo año, Versos tradicionales para cebollitas (1977) y, por supuesto, las canciones de sus obras de teatro: Los sueños del rey Bombo (1959) y Doña Disparate y Bambuco (1963), que fueron cantadas por miles de niños en Hispanoamérica, reproducidas además en discos y libros maravillosamente ilustrados. ¿Quién no recuerda aquellas Canciones para mirar (1962) que fueron llevadas al teatro y que se representaron en toda Hispanoamérica en los años 60 rompiendo lo convencional? Niños y adultos aprendían a sonreír en conjunto, unidos con esta poesía ilógica e irreverente que decía verdades profundas. Un poco con ternura, otro poco con ironía, María Elena sabía penetrar en el corazón y nos decía que la indolencia y la presunción podían llevarnos a creernos mejores que otros para ventaja personal. Un periodista del público le hizo la segunda pregunta: – Antes que usted, ¿había poesía infantil en Argentina?

Diez y diez son cuatro mil y mil son seis, mírenme señores comiendo pastel. A ver, a ver, a ver. Este gran secreto sólo yo lo sé: cuando llueve, llueve; cuando hay luz se ve. A ver, a ver, a ver...

Con su poesía candorosa y tierna, María Elena nos hizo sonreír con alegría para burlarnos de nuestras arraigadas convenciones: Angelito, La sirena y el capitán, El diablo inglés, El país de la geometría. Y, por supues-

Había una Vez 26 | Mirada latinoamericana

Zoo Loco Autor: M. Elena Walsh Ilustraciones de Perica Alfaguara, 2000 Colección Alfawalsh ISBN: 9789505116171

Paloma, palomita de la puna, mira que no te roben tu fortuna, esa que con descuido olvidas en el nido: un rayito de sol y otro de luna.

– Esas palabras fueron tan conocidas que saltaron a la calle. En vez de inspirarme en lo que decía la gente, ocurrió al revés: la gente decía cotidianamente lo que yo escribí. Muchas de mis letras ya son folclore –dijo aquella vez. Centenares de chicos, padres y abuelos repiten y repetirán sus canciones de tranvías, jardineros, monos lisos y naranjas paseanderas. Quizás el mejor homenaje es decir que María Elena pasó a la oralidad. Es decir, la naturaleza copió el arte.

María Elena se quedó pensativa. Luego respondió: – Salvo algunos antecedentes como José Sebastián Tallon, Germán Berdiales o Fryda Schultz de Mantovani, casi no había entre nosotros una poesía para niños. Abundaba el versito didáctico y moralista. Abundaba la autocompasión del grande que ha perdido su propia infancia y la añora en versos sensibleros. En medio de esta atmósfera de melancolía, de paternalismo escolar, de colonización cultural, de este desconocimiento de la identidad nacional y la poesía infantil, aparecieron mis versos para cantar con un poco de ternura sin azúcar y mi risa sin falsificar.

Me fui feliz con mi pequeño tesoro, perdido en la multitud. Han pasado veintidós años desde entonces. Nunca más la vi, pero siempre conservé su libro firmado junto con los otros que he ido juntando y que me traigo cada vez que voy a Buenos Aires a perderme en sus maravillosas librerías.

Porque, ¿no fue acaso una juglar de nuestra época? María Elena era trovadora, poeta, payadora, música, guitarrista, narradora del disparate, guionista de teatro, armadora de palabras, coleccionista de versos absurdos, transgresora de lo solemne, libretista de televisión, cuenta historias, cantautora... y muchas otras cosas más.

Luego vinieron otras obras que María Elena enumeró desde el escritorio: Chaucha y palito (1978), Bisa vuela (1985) y La nube traicionera, versión libre de Le Nuage Rose de George Sand, con hermosas ilustraciones de Daniel Rabanal. Cuando ya había pasado el tiempo, un funcionario de la Embajada agradeció su presencia. Entonces, el pequeño grupo de periodistas aplaudió y uno que otro escritor presente en la sala se acercó para saludarla y estrechar su mano. – Esta tarde volveré al Parque Forestal a firmar libros –dijo finalmente, estampando una rúbrica ilegible en un libro que alguien le había acercado.

La escritora argentina Liliana Bodoc es una mujer extremadamente sencilla para todo, menos para escribir. Su pluma es compleja, difícil para algunos, fascinante para la mayoría, y la ha hecho merecedora de múltiples reconocimientos entre los que destacan el Barco de Vapor (2008) y la nominación a los premios Hans Christian Andersen 2010.

LINK

Su obra es tan reconocida que nadie pensaría que comenzó a escribir recién a los 40 años. SM la invitó a Chile y tuvimos la oportunidad de conversar con ella sobre su infancia, su obra, su fascinación por los pueblos originarios y su rechazo a las lecturas obligatorias, las que le han hecho pasar uno que otro mal rato.

www.bibliotecas-cra.cl

Había una Vez 27 | Entrevista

Profile for Revista Había Una Vez

Había Una Vez n°6  

Sexto numero de la revista de la fundación Había Una Vez

Había Una Vez n°6  

Sexto numero de la revista de la fundación Había Una Vez