Page 1


TAPA2

SUMARIO

Ilustración Portada: Isabel Hojas

Pág. 2

2 3 4 5 6 12 13

Pág. 5

Pág. 6

15 20 26

Pág. 15 Pág. 26

30 34 37 38 40 41 42 45

Pág. 20

Pág. 45

Pág. 42

46 47 48

revista de

infantil literatura o uno númer | 2009 e

noviembr

Editorial ¿Qué leemos? Datos Lectores Novedades Los Cuatro Tesoros Jacqueline Balcells

Lanzamiento Libro Aymara

¿Por qué soy lector? Felipe Alliende

Literatura para todos Ana María Machado

Libros para niños Antonio Skármeta

Artículo Ilustrador Marta Carrasco

Recomendados Reseñas La Magia de Papelucho Constanza Mekis

Columnas de Opinión: Ita Larraín Javier Edwards

Premio

Hans Christian Andersen

WEB Mundo Lector El libro como mediador María Domeyko

Un día con... Ilustra una portada Fundación Había Una Vez


TAPA2

SUMARIO

Ilustración Portada: Isabel Hojas

Pág. 2

2 3 4 5 6 12 13

Pág. 5

Pág. 6

15 20 26

Pág. 15 Pág. 26

30 34 37 38 40 41 42 45

Pág. 20

Pág. 45

Pág. 42

46 47 48

revista de

infantil literatura o uno númer | 2009 e

noviembr

Editorial ¿Qué leemos? Datos Lectores Novedades Los Cuatro Tesoros Jacqueline Balcells

Lanzamiento Libro Aymara

¿Por qué soy lector? Felipe Alliende

Literatura para todos Ana María Machado

Libros para niños Antonio Skármeta

Artículo Ilustrador Marta Carrasco

Recomendados Reseñas La Magia de Papelucho Constanza Mekis

Columnas de Opinión: Ita Larraín Javier Edwards

Premio

Hans Christian Andersen

WEB Mundo Lector El libro como mediador María Domeyko

Un día con... Ilustra una portada Fundación Había Una Vez


EDITORIAL |Rebeca Domínguez Y.

Crear una revista de literatura infantil y juvenil , ha sido un deseo y desafío, desde los inicios de nuestra labor como promotoras de la lectura. En la librería que nos dio origen, “Había Una Vez”, hace ya varios años, partimos con un pequeño boletín. Hoy, vemos nuestro anhelo materializado después de siete años de arduo trabajo en pos de que más niños se encuentren con el poder y magia de los libros, con aquellos mundos a que sólo la literatura nos puede invitar a través de libros álbum, poesía, teatro, cuentos, leyendas, y tantos otros. Es cierto, hoy existen muchas revistas dirigidas a diversos públicos, pero sólo existe una publicación de esta naturaleza en Latinoamérica. Había Una Vez, pasa a ser la segunda revista en la región y la primera en Chile, orientada a la promoción de la literatura infantil y juvenil. Dirigida a lectores adultos, padres, madres, profesores, bibliotecarios y fanáticos de los libros, a los que buscan desarrollar el hábito lector en un niño significativo y querido, que quieren traspasarle su gran tesoro: el amor por los libros. Había Una Vez, viene así, a llenar un vacío, a cubrir la necesidad de aquellas personas que quieren saber más, que quieren acercar los libros a los niños, a todos ellos, desde recién nacidos hasta jóvenes y adolescentes. Con diversas y variadas secciones, la revista contiene artículos de interés y utilidad en relación la literatura infantil y juvenil, al vínculo lector y a la trascendencia e impacto que la lectura puede tener en la vida y desarrollo de los individuos. Visiones y opiniones de especialistas internacionales; entrevistas, esta vez a un destacadísimo escritor chileno, Antonio Skármeta; reconocimiento a personalidades y trayectorias del ámbito literario, en este número, un homenaje póstumo a la gran ilustradora Marta Carrasco, van conformando este referente de información y formación. Datos literarios, novedades, columnas, mundo social, reseñas y críticas, además de un espacio para los ilustradores nacionales, van enriqueciendo los contenidos y poniéndonos al día del quehacer literario infantil y juvenil, nacional e internacional. Han sido dos años de mucho esfuerzo de todo el equipo Había Una Vez por llevar este proyecto adelante y poner hoy esta revista en sus manos, en las mentes y vidas de ustedes, nuestros lectores. Esperamos que los ilumine, motive y guíe en esta tarea que tantos compartimos: formar los lectores del futuro, seres más completos, inquietos, reflexivos y visionarios, personas que Chile tanto necesita. PATROCINIO:

Había Una Vez 02 |Editorial

Comité Editorial Cecilia Beuchat R. Rebeca Domínguez Y. María Paz Garafulic L. Carmen Paz Hernández P. Jennifer King V. Manuel Peña M. Verónica Uribe B. Editoras Rebeca Domínguez Y. María Paz Garafulic L. Coordinadora Florencia García B. Dirección de Arte Jennifer King V. Diseño Ximena Undurraga M. Ilustración Portada Isabel Hojas. Colaboradores Comité de evaluación Centro Lector de lo Barnechea María Domeyko M. Javier Edwards Mónica (Ita) Larraín Constanza Mekis M. María Teresa Vial R. www.habiaunavez.info www.habiaunavezlibros.cl T. 8390995 - 96 Esperamos sus críticas, comentarios y aportes en: fundacion@habiaunavez.info

¿Qué leemos? |Macarena Puigrredón Periodista

Macarena Puigrredón es conductora de noticias de Canal 13 y gran lectora. Tiene 2 hijos, de 4 y 5 años, que están empezando a leer; les gustan mucho los libros. Dos tipos en especial: los de animales y los de cuentos “Pueden estar horas escuchando historias. Tengo muchos libros para ellos. El último tiempo han estado fascinados con el Laurousse de los animales, es muy entretenido, didáctico y sorprendente. Los atrae, especialmente la parte de los animales de las profundidades del mar. Pero también les gusta mucho una recopilación de varios cuentos que van desde “El soldadito de plomo” hasta “El Gigante Egoísta”. Tienen un libro muy lindo de dinosaurios que también hojean mucho, en que cada página se abre con las figuras plegables. Lo bueno es que se entretienen solos con los libros. Había Una Vez 03 | ¿Qué Leemos?


EDITORIAL |Rebeca Domínguez Y.

Crear una revista de literatura infantil y juvenil , ha sido un deseo y desafío, desde los inicios de nuestra labor como promotoras de la lectura. En la librería que nos dio origen, “Había Una Vez”, hace ya varios años, partimos con un pequeño boletín. Hoy, vemos nuestro anhelo materializado después de siete años de arduo trabajo en pos de que más niños se encuentren con el poder y magia de los libros, con aquellos mundos a que sólo la literatura nos puede invitar a través de libros álbum, poesía, teatro, cuentos, leyendas, y tantos otros. Es cierto, hoy existen muchas revistas dirigidas a diversos públicos, pero sólo existe una publicación de esta naturaleza en Latinoamérica. Había Una Vez, pasa a ser la segunda revista en la región y la primera en Chile, orientada a la promoción de la literatura infantil y juvenil. Dirigida a lectores adultos, padres, madres, profesores, bibliotecarios y fanáticos de los libros, a los que buscan desarrollar el hábito lector en un niño significativo y querido, que quieren traspasarle su gran tesoro: el amor por los libros. Había Una Vez, viene así, a llenar un vacío, a cubrir la necesidad de aquellas personas que quieren saber más, que quieren acercar los libros a los niños, a todos ellos, desde recién nacidos hasta jóvenes y adolescentes. Con diversas y variadas secciones, la revista contiene artículos de interés y utilidad en relación la literatura infantil y juvenil, al vínculo lector y a la trascendencia e impacto que la lectura puede tener en la vida y desarrollo de los individuos. Visiones y opiniones de especialistas internacionales; entrevistas, esta vez a un destacadísimo escritor chileno, Antonio Skármeta; reconocimiento a personalidades y trayectorias del ámbito literario, en este número, un homenaje póstumo a la gran ilustradora Marta Carrasco, van conformando este referente de información y formación. Datos literarios, novedades, columnas, mundo social, reseñas y críticas, además de un espacio para los ilustradores nacionales, van enriqueciendo los contenidos y poniéndonos al día del quehacer literario infantil y juvenil, nacional e internacional. Han sido dos años de mucho esfuerzo de todo el equipo Había Una Vez por llevar este proyecto adelante y poner hoy esta revista en sus manos, en las mentes y vidas de ustedes, nuestros lectores. Esperamos que los ilumine, motive y guíe en esta tarea que tantos compartimos: formar los lectores del futuro, seres más completos, inquietos, reflexivos y visionarios, personas que Chile tanto necesita. PATROCINIO:

Había Una Vez 02 |Editorial

Comité Editorial Cecilia Beuchat R. Rebeca Domínguez Y. María Paz Garafulic L. Carmen Paz Hernández P. Jennifer King V. Manuel Peña M. Verónica Uribe B. Editoras Rebeca Domínguez Y. María Paz Garafulic L. Coordinadora Florencia García B. Dirección de Arte Jennifer King V. Diseño Ximena Undurraga M. Ilustración Portada Isabel Hojas. Colaboradores Comité de evaluación Centro Lector de lo Barnechea María Domeyko M. Javier Edwards Mónica (Ita) Larraín Constanza Mekis M. María Teresa Vial R. www.habiaunavez.info www.habiaunavezlibros.cl T. 8390995 - 96 Esperamos sus críticas, comentarios y aportes en: fundacion@habiaunavez.info

¿Qué leemos? |Macarena Puigrredón Periodista

Macarena Puigrredón es conductora de noticias de Canal 13 y gran lectora. Tiene 2 hijos, de 4 y 5 años, que están empezando a leer; les gustan mucho los libros. Dos tipos en especial: los de animales y los de cuentos “Pueden estar horas escuchando historias. Tengo muchos libros para ellos. El último tiempo han estado fascinados con el Laurousse de los animales, es muy entretenido, didáctico y sorprendente. Los atrae, especialmente la parte de los animales de las profundidades del mar. Pero también les gusta mucho una recopilación de varios cuentos que van desde “El soldadito de plomo” hasta “El Gigante Egoísta”. Tienen un libro muy lindo de dinosaurios que también hojean mucho, en que cada página se abre con las figuras plegables. Lo bueno es que se entretienen solos con los libros. Había Una Vez 03 | ¿Qué Leemos?


Datos

Lectores

Novedades... TAJAMAR

DIBAM Y METRO INAUGURÁN NUEVO BIBLIOMETRO EN FRANKLIN

CENTRO LECTOR DE COLINA Colina inauguró su Centro de Lectura gracias al aporte de Angloamerican, con la idea de dar más espacio a la cultura, para potenciar la actual biblioteca comunal. El centro de lectura, cuenta con una sala virtual con computadores de uso libre, para la búsqueda de libros o navegación en internet, a los cuales se les incorporó un sofisticado sistema braille. Habrá además un salón de lectura para niños, similar a un jardín, una sala para lectura general y otra grupal.

Leyendo en bote Para los habitantes de las islas cercanas a Quemchi, se ofrece el servicio de “Bibliolancha”, que parte desde esa ciudad y recorre la zona ofreciendo préstamos de libros para todas las edades. Había Una Vez 04 |Datos Lectores

La puesta en marcha de este nuevo módulo da comienzo al plan de expansión que permitirá duplicar la presencia de este programa en el tren subterráneo. Una de las novedades es el moderno diseño que desde hoy presentarán las bibliotecas en el Metro, con arquitectura vanguardista y grandes estantes iluminados, además de vitrinas para niños.

CENTRO- LECTOR DE LO BARNECHEA El Centro-Lector de Lo Barnechea lleva trece años ofreciendo sus servicios a los distintos sectores de la comuna para reunirlos en torno a la lectura. Dividido en las Áreas Infantil, Juvenil y Adultos, ofrece material educativo y recreativo para los diversos intereses de sus usuarios. Junto a ellas, el área móvil o Bibliobús accede a los sectores más lejanos de la comuna. En él se desarrollan varias actividades culturales que contribuyen a apoyar la educación, así como el fomento de la reunión familiar y comunal. A partir del próximo año, el Centro-Lector inaugurará su nueva edificación ubicada en Av. Lo Barnechea 1.174, que contará con un Centro de Investigación en Literatura Infantil y Juvenil. Por ahora, se encuentra en Av. Raúl Labbé 14.711, en el Parque Las Rosas.

AMANUTA “Francis Drake” “ABC”

SANTIAGO SERÁ SEDE DEL PRIMER CONGRESO DE LITERATURA INFANTIL Y JUVENIL IBEROAMERICANO Durante los últimos días de febrero próximo, distintos escritores y representantes del mundo académico y educacional se reunirán en Santiago para reflexionar y debatir sobre el pasado, presente y futuro de la literatura infantil y juvenil en Iberoamérica. El encuentro, a realizarse desde el 24 al 28 de febrero de 2010, es organizado por la Fundación SM, y la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (DIBAM). Para esta primera versión, se contempla la participación de destacados escritores, nacionales e internacionales, tales como Ana María Machado, Beatriz Helena Robledo, Daniel Goldin, Jordi Sierra i Fabra, Yolanda Reyes, entre otros. Las inscripciones pueden realizarse a través de la página www.cilelij.cl.

Autor: David Chericián. Ilustraciones: Laura Stagno. ISBN: 978-956-824559-7

Imaginación y humor tiene este abecedario, en el que cada letra motiva un poema y cada poema, una cascada de palabras y sonidos, para saborear las letras del idioma, para saborear las letras del idioma español …Quiso su autor dejar la CH y la Ll, dos letras por la que siente mucho cariño, para que los lectores sepan que nos es solo un ABC, sino ABC…Chericián.

Paulina Gaete ofrece talleres para hacer libros, títeres, reciclaje, etc. Con una fascinante conexión con los libros infantiles. www.saltamundos.cl

Esta es la leyenda del más terrible de los piratas, convertido en héroe por el reino de Inglaterra: Sir Francis Drake, y su travesía por la ruta marítima más austral del planeta, el Cabo de Hornos... Aquella que ni los propios españoles se atrevían a navegar.

OCHO LIBROS EDITORES “PAPÁ PUERTAS AFUERA”

ZIG-ZAG “Teatro escolar representable 1” Autor: Rubén Unda. Colección: Viento Jóven. Formato: 13 x 18,5 cm. Encuadernación: Rústica. Colores portada: 4 | 0. Colores interiores: blanco y negro. 176 páginas. Primera edición. ISBN: 978- 956-12-1987-8

Manualidades

Autor: Francisco Jiménez. Ilustraciones: Olivier Balez. 40 páginas | 2009 ISBN: 978-956-8209-43-8

En este libro, el conocido hombre de teatro Rubén Unda nos entrega once obras de teatro, ordenadas de menor a mayor complejidad. Si bien estas obras pertenecen a diferentes autores y épocas, todas son apropiadas para ser montadas por estudiantes de entre diez y quince años. Su escenificación contribuirá al proceso de enseñanza y aprendizaje relativo al ejercicio lúdico, el trabajo colectivo, el crecimiento de la personalidad, el desarrollo de la expresión oral y corporal, así como a la observación crítica de la realidad.

Textos e Imágenes: Natalia Montero Formato: 15,5 x 20,5cms. Impresión: color Categoría: tapa dura libro ilustrado 40 páginas | 2009 Primera edición ISBN 978-956-8018-84-9

“Me tomó de sorpresa, quizás nunca lo imaginé, mis padres iban a divorciarse y fui el último en saber”. Con estas palabras, Natalia Montero inicia el enternecedor relato de un pequeño que se enfrenta a la reciente separación de sus padres. El lenguaje claro y sencillo y las bellas ilustraciones de la autora son los vehículos para comprender una realidad más común de lo que creemos, pero abordada en Papá puertas afuera desde la perspectiva infantil. El volumen pretende, de este modo, acompañar tanto a adultos como a los más pequeños en ese difícil tránsito y nos ayuda a comprender que, más allá del fin de una pareja, ésta y sus hijos nunca dejarán de ser una familia.

FONDO DE CULTURA ECONÓMICA “PLIP Y CHARLY“ Autor: Jonathan Faar. Ilustraciones: Jonathan Faar. ISBN: 978-607-16-0039-4

El destacado autor e ilustrador inglés Jonathan Farr, es quien da vida a estos divertidos amigos. De un modo tierno y fantástico, Plip & Charly te llevarán por las más entretenidas aventuras. ¿Cómo hacer que coma un mañoso dinosaurio bebe? ¿Qué son esos ruidos que se sienten en la oscuridad? Plip & Charly, te ayudarán a descubrir que en la imaginación y la paciencia está el secreto para superar las adversidades a las que se enfrentan miles de familias en todo el mundo.

LIBERALIA “Gabriela Mistral” GABRIELA MISTRAL. SELECCIÓN POÉTICA Texto: Gabriela Mistral Imágenes: Paloma Valdivia Colección “Trece Lunas” Editorial Factoría K de Libros ISBN 97884-9695755-8 Vigo, España, 2009 48 páginas | 2009

Cantarla, leerla, jugar con ella… Gabriela Mistral creía que la poesía era el mejor camino para acercar la literatura a los niños, a través de las canciones de cuna o “nanas” y de las rondas infantiles, en torno a temas que les resultaran cercanos: frutos, aromas, animales, colores, naturaleza, ciertos símbolos y sentimientos. Había Una Vez 05 | Novedades


Datos

Lectores

Novedades... TAJAMAR

DIBAM Y METRO INAUGURÁN NUEVO BIBLIOMETRO EN FRANKLIN

CENTRO LECTOR DE COLINA Colina inauguró su Centro de Lectura gracias al aporte de Angloamerican, con la idea de dar más espacio a la cultura, para potenciar la actual biblioteca comunal. El centro de lectura, cuenta con una sala virtual con computadores de uso libre, para la búsqueda de libros o navegación en internet, a los cuales se les incorporó un sofisticado sistema braille. Habrá además un salón de lectura para niños, similar a un jardín, una sala para lectura general y otra grupal.

Leyendo en bote Para los habitantes de las islas cercanas a Quemchi, se ofrece el servicio de “Bibliolancha”, que parte desde esa ciudad y recorre la zona ofreciendo préstamos de libros para todas las edades. Había Una Vez 04 |Datos Lectores

La puesta en marcha de este nuevo módulo da comienzo al plan de expansión que permitirá duplicar la presencia de este programa en el tren subterráneo. Una de las novedades es el moderno diseño que desde hoy presentarán las bibliotecas en el Metro, con arquitectura vanguardista y grandes estantes iluminados, además de vitrinas para niños.

CENTRO- LECTOR DE LO BARNECHEA El Centro-Lector de Lo Barnechea lleva trece años ofreciendo sus servicios a los distintos sectores de la comuna para reunirlos en torno a la lectura. Dividido en las Áreas Infantil, Juvenil y Adultos, ofrece material educativo y recreativo para los diversos intereses de sus usuarios. Junto a ellas, el área móvil o Bibliobús accede a los sectores más lejanos de la comuna. En él se desarrollan varias actividades culturales que contribuyen a apoyar la educación, así como el fomento de la reunión familiar y comunal. A partir del próximo año, el Centro-Lector inaugurará su nueva edificación ubicada en Av. Lo Barnechea 1.174, que contará con un Centro de Investigación en Literatura Infantil y Juvenil. Por ahora, se encuentra en Av. Raúl Labbé 14.711, en el Parque Las Rosas.

AMANUTA “Francis Drake” “ABC”

SANTIAGO SERÁ SEDE DEL PRIMER CONGRESO DE LITERATURA INFANTIL Y JUVENIL IBEROAMERICANO Durante los últimos días de febrero próximo, distintos escritores y representantes del mundo académico y educacional se reunirán en Santiago para reflexionar y debatir sobre el pasado, presente y futuro de la literatura infantil y juvenil en Iberoamérica. El encuentro, a realizarse desde el 24 al 28 de febrero de 2010, es organizado por la Fundación SM, y la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (DIBAM). Para esta primera versión, se contempla la participación de destacados escritores, nacionales e internacionales, tales como Ana María Machado, Beatriz Helena Robledo, Daniel Goldin, Jordi Sierra i Fabra, Yolanda Reyes, entre otros. Las inscripciones pueden realizarse a través de la página www.cilelij.cl.

Autor: David Chericián. Ilustraciones: Laura Stagno. ISBN: 978-956-824559-7

Imaginación y humor tiene este abecedario, en el que cada letra motiva un poema y cada poema, una cascada de palabras y sonidos, para saborear las letras del idioma, para saborear las letras del idioma español …Quiso su autor dejar la CH y la Ll, dos letras por la que siente mucho cariño, para que los lectores sepan que nos es solo un ABC, sino ABC…Chericián.

Paulina Gaete ofrece talleres para hacer libros, títeres, reciclaje, etc. Con una fascinante conexión con los libros infantiles. www.saltamundos.cl

Esta es la leyenda del más terrible de los piratas, convertido en héroe por el reino de Inglaterra: Sir Francis Drake, y su travesía por la ruta marítima más austral del planeta, el Cabo de Hornos... Aquella que ni los propios españoles se atrevían a navegar.

OCHO LIBROS EDITORES “PAPÁ PUERTAS AFUERA”

ZIG-ZAG “Teatro escolar representable 1” Autor: Rubén Unda. Colección: Viento Jóven. Formato: 13 x 18,5 cm. Encuadernación: Rústica. Colores portada: 4 | 0. Colores interiores: blanco y negro. 176 páginas. Primera edición. ISBN: 978- 956-12-1987-8

Manualidades

Autor: Francisco Jiménez. Ilustraciones: Olivier Balez. 40 páginas | 2009 ISBN: 978-956-8209-43-8

En este libro, el conocido hombre de teatro Rubén Unda nos entrega once obras de teatro, ordenadas de menor a mayor complejidad. Si bien estas obras pertenecen a diferentes autores y épocas, todas son apropiadas para ser montadas por estudiantes de entre diez y quince años. Su escenificación contribuirá al proceso de enseñanza y aprendizaje relativo al ejercicio lúdico, el trabajo colectivo, el crecimiento de la personalidad, el desarrollo de la expresión oral y corporal, así como a la observación crítica de la realidad.

Textos e Imágenes: Natalia Montero Formato: 15,5 x 20,5cms. Impresión: color Categoría: tapa dura libro ilustrado 40 páginas | 2009 Primera edición ISBN 978-956-8018-84-9

“Me tomó de sorpresa, quizás nunca lo imaginé, mis padres iban a divorciarse y fui el último en saber”. Con estas palabras, Natalia Montero inicia el enternecedor relato de un pequeño que se enfrenta a la reciente separación de sus padres. El lenguaje claro y sencillo y las bellas ilustraciones de la autora son los vehículos para comprender una realidad más común de lo que creemos, pero abordada en Papá puertas afuera desde la perspectiva infantil. El volumen pretende, de este modo, acompañar tanto a adultos como a los más pequeños en ese difícil tránsito y nos ayuda a comprender que, más allá del fin de una pareja, ésta y sus hijos nunca dejarán de ser una familia.

FONDO DE CULTURA ECONÓMICA “PLIP Y CHARLY“ Autor: Jonathan Faar. Ilustraciones: Jonathan Faar. ISBN: 978-607-16-0039-4

El destacado autor e ilustrador inglés Jonathan Farr, es quien da vida a estos divertidos amigos. De un modo tierno y fantástico, Plip & Charly te llevarán por las más entretenidas aventuras. ¿Cómo hacer que coma un mañoso dinosaurio bebe? ¿Qué son esos ruidos que se sienten en la oscuridad? Plip & Charly, te ayudarán a descubrir que en la imaginación y la paciencia está el secreto para superar las adversidades a las que se enfrentan miles de familias en todo el mundo.

LIBERALIA “Gabriela Mistral” GABRIELA MISTRAL. SELECCIÓN POÉTICA Texto: Gabriela Mistral Imágenes: Paloma Valdivia Colección “Trece Lunas” Editorial Factoría K de Libros ISBN 97884-9695755-8 Vigo, España, 2009 48 páginas | 2009

Cantarla, leerla, jugar con ella… Gabriela Mistral creía que la poesía era el mejor camino para acercar la literatura a los niños, a través de las canciones de cuna o “nanas” y de las rondas infantiles, en torno a temas que les resultaran cercanos: frutos, aromas, animales, colores, naturaleza, ciertos símbolos y sentimientos. Había Una Vez 05 | Novedades


Los cuatro

tesoros |Jacqueline Balcells

La importancia de la lectura en la formación intelectual y espiritual de un niño es largamente sabida; por otra parte, que los niños tienden a leer cada vez menos parece ser una realidad. Los grandes culpables de este proceso, a juicio de muchos, son los medios audiovisuales que, aunque aportan cultura e información, no contribuyen en nada a estimular esa maravillosa capacidad de imaginar que todos tenemos y tan necesaria para desarrollarnos. Que la televisión quita tiempo a la lectura es un hecho evidente, pero también es evidente que un buen lector lo sigue siendo a pesar de ésta. Como dice Lewis, antes que los niños, somos los adultos los que no leemos. Y dada la importancia de la lectura, tenemos que descubrir qué podemos hacer para remediar esta falta. Reflexionando acerca del tema, saqué a luz cuatro tesoros perdidos en el mundo de los libros; y luego, para no ser pesimista, me permití sugerir cuatro consejos prácticos para despertar en los niños el gusto por leer.

“El gusto por la fantasía y la lectura es un gusto normal y constante en la humanidad, que hoy se encuentra momentáneamente atrofiado en los adultos”. C.S. Lewis Había Una Vez 07 | Artículo


Los cuatro

tesoros |Jacqueline Balcells

La importancia de la lectura en la formación intelectual y espiritual de un niño es largamente sabida; por otra parte, que los niños tienden a leer cada vez menos parece ser una realidad. Los grandes culpables de este proceso, a juicio de muchos, son los medios audiovisuales que, aunque aportan cultura e información, no contribuyen en nada a estimular esa maravillosa capacidad de imaginar que todos tenemos y tan necesaria para desarrollarnos. Que la televisión quita tiempo a la lectura es un hecho evidente, pero también es evidente que un buen lector lo sigue siendo a pesar de ésta. Como dice Lewis, antes que los niños, somos los adultos los que no leemos. Y dada la importancia de la lectura, tenemos que descubrir qué podemos hacer para remediar esta falta. Reflexionando acerca del tema, saqué a luz cuatro tesoros perdidos en el mundo de los libros; y luego, para no ser pesimista, me permití sugerir cuatro consejos prácticos para despertar en los niños el gusto por leer.

“El gusto por la fantasía y la lectura es un gusto normal y constante en la humanidad, que hoy se encuentra momentáneamente atrofiado en los adultos”. C.S. Lewis Había Una Vez 07 | Artículo


LOS 4 TESOROS

1

LA LECTURA ANTES DE DORMIRSE

EL PLACER DE LEER A ESCONDIDAS

El hábito de leer antes de dormirse está casi perdido. Ahora uno se duerme con la televisión encendida.

Los que somos ya adultos, ¿cuántas veces dejamos, cuando niños, durmiendo una tarea de matemáticas para vivir junto a unos piratas el asalto a un navío cargado de oro o encontrarnos en el planeta Marte con un ambicioso asesino? ¿Cuántas veces en nuestra niñez se nos prohibió leer en la hora de hacer tareas o se nos apagó la luz para que no leyéramos más y nos quedáramos dormidos? Estoy segura de que muchos habrá que recuerdan haber leído en la noche a escondidas y con una linterna alumbrando bajo las sábanas.

Es nefasta la obligación de leer impuesta a sus hijos por padres que piensan que leer es bueno y fructífero en el camino de los estudios. Estos son, por lo general, padres que ellos mismos no leen “porque no tienen tiempo” y que miran televisión “porque ésta los relaja de las tensiones del trabajo”. Pero exigen a sus hijos que se hagan el tiempo para leer. “Yo, a tu edad, leía mucho”. Si eso fuera cierto, leerían también ahora, porque el que adquiere el gusto por la lectura no lo abandona jamás. Y el que dice no tener tiempo para leer es el que nunca ha leído ni leerá, porque el lector es un ladrón de tiempo. El que siente placer por la lectura, así como el que siente placer por jugar tenis o por comer mariscos, siempre se dará el tiempo para hacerlo.

LOS CONTADORES DE CUENTOS

¿A cuántos niños les pasará lo mismo hoy? ¿A cuántos niños se les apagará la luz, hoy, para que no lean más? ¿Para cuántos niños leer será un tesoro que hay que esconder entre las sábanas? ¿Habrá mil niños a quienes aún les suceda eso en Chile? ¿Habrá cien? ¿Habrá diez? ¿Existirá uno? LAS BIBLIOTECAS EN LAS CASAS En siglos pasados no había casa de familia relativamente acomodada, que se respetara, en la que no hubiera una biblioteca. Una biblioteca a veces muy a la vista y otras olvidada y semioculta en alguna habitación. Pero siempre presente en el espíritu de sus habitantes. Estas bibliotecas tenían algo de misteriosas, porque habitualmente había en ellas ciertos libros que se prohibían a los niños y a los jóvenes, y que estos últimos, apremiados por la curiosidad, no dejaban nunca de leer a escondidas.

LINKS

“El rito de leer para quedarse dormido es casi una oración”, dice el escritor francés Daniel Pennac en su libro Como una novela. “La liturgia de los episodios es una comunión entre uno y el libro, una intimidad, una tregua en el día, ante los afanes del mundo. Un momento de gratuidad, que ya pocos conocen; esa gratuidad es la única moneda del arte”.

“No lograremos nunca hacer entender a un niño que por la noche está sumido en el clímax de una historia cautivante, que es necesario interrumpir su lectura para irse a acostar”, decía Kafka a principios del siglo pasado.

jacqueline.balcells@gmail.com

Un niño que reserva un momento del día en soledad para dedicarlo a leer, es un niño que está creciendo no sólo físicamente. Tener un libro en el velador para que, llegada la noche, nos acompañe en la duermevela que precede al sueño, es ya de por sí un sueño placentero y un descanso del quehacer cotidiano, que pocos privilegiados conocen. Es, además, un tiempo de detención, de reflexión, de viajes a lugares remotos y a otras vidas que quizás esa noche se hagan nuestras. La diferencia de quedarse dormido leyendo, a la de viendo televisión, es que en el segundo caso uno permanece como espectador de las situaciones; la lectura, en cambio, permite que uno llegue a convertirse, desde su propio ser, en el personaje que vive en el libro.

Con el ritmo de vida que hoy se lleva se acabaron los contadores de cuentos junto a la almohada. Las nanas de hoy ya no cuentan cuentos porque a ellas no les contaron; las jóvenes estudiantes, que hacen de baby sitter, ven alguna película en la TV o escuchan música rock, y no se les pasaría por la mente contar un cuento; las abuelitas son muy jóvenes y activas para acordarse de ogros y princesas atrapadas, y los padres trabajan mucho, por lo que en la noche están tan agotados, que lo último que harían sería imaginar cuentos. Así, se acabaron también los sueños infantiles poblados de bosques oscuros con lobos, de hadas color miel que vuelan entre las nubes, de hechiceras hirviendo brebajes con arañas y sapos, de príncipes montados en caballos que corren más veloces que el viento y de magos que se transforman a voluntad. Se acabaron las historias contadas porque sí, para entretener, para ayudar a quedarse dormido y soñar; esas historias que se repetían una y otra vez y cuyo héroe o heroína vivía cada noche una nueva aventura. Se acabó la gratuidad en la primera infancia, esa gratuidad que es la base de todo arte y, por lo tanto, de la literatura. Y se acabó también la magia que nos llevaba a conocer e imaginar desde pequeños los mitos y las raíces mismas de nuestra humanidad. Había Una Vez 08 | Artículo

Y así como en la familia había una biblioteca, los niños en sus piezas tenían la suya. El libro era una presencia permanente en todos los hogares. ¿En cuántas casas hoy, por muy adinerados que sean sus propietarios, existe una biblioteca o por lo menos una pared con estantes dedicados a libros? ¿Cuántos de los niños que tienen hoy en su pieza un equipo de música, un televisor y un nintendo, tienen un lugar para los libros que no sean los textos de estudio del colegio? ¿Cuántos niños tienen hoy su propia biblioteca?

ACABAR CON PROHIBICIONES Y OBLIGACIONES

Por otra parte, estos padres están muy conscientes de que muchos programas de televisión son violentos o inadecuados para los niños. Aprovechan entonces el momento de un castigo para prohibir a sus hijos ver sus programas favoritos y enviarlos en cambio a leer, con lo que la televisión se transforma en el anhelo supremo y el libro en el objeto odiado. Los padres, en tanto, ven una teleserie.

consejos 4

prácticos

“... el que dice no tener tiempo para leer es el que nunca ha leído ni leerá, porque el lector es un ladrón de tiempo”. Daniel Pennac

La verdad es que la mayoría de los niños no lee porque los mayores no leen. Y la presión de los adultos para que los niños lean se debe a su mala conciencia, y no al natural impulso de compartir un placer. Nada se sacará con comprarle a los niños libros con ediciones cada vez más extraordinarias si estos libros son algo igual a los juguetes: algo que se abandona cuando uno crece, algo que no se encuentra en manos de un grande. El mayor atractivo de la televisión para un niño es que al mirarla, se iguala a los adultos que tiene a su lado; los libros, en cambio –los de colegio y los de cuentos– lo disminuyen y lo diferencian de ellos. Estos padres son los que también –y con la mejor intención del mundo– llenan a sus hijos de actividades extraprogramáticas para que tengan una formación completa. Para que aprendan más y se aburran menos. Clases de piano, danza, flauta, pintura. ¡Todos los días copados y las mamás corriendo de un lado a otro entre bocinazos y tacos para ir a buscarlos y a dejarlos! Pero lo que estos padres no imaginan es que más aprenderían sus hijos si tuvieran un tiempo para aburrirse: el aburrimiento –que nunca es tal– lleva a un niño a soñar, a pensar, a crecer y tal vez… ¿por qué no?, a leer.

“La diferencia de quedarse dormido leyendo, a la de viendo televisión, es que en el segundo caso uno permanece como espectador de las situaciones; la lectura, en cambio, permite que uno llegue a convertirse, desde su propio ser, en el personaje que vive en el libro”. Había Una Vez 09 | Artículo


LOS 4 TESOROS

1

LA LECTURA ANTES DE DORMIRSE

EL PLACER DE LEER A ESCONDIDAS

El hábito de leer antes de dormirse está casi perdido. Ahora uno se duerme con la televisión encendida.

Los que somos ya adultos, ¿cuántas veces dejamos, cuando niños, durmiendo una tarea de matemáticas para vivir junto a unos piratas el asalto a un navío cargado de oro o encontrarnos en el planeta Marte con un ambicioso asesino? ¿Cuántas veces en nuestra niñez se nos prohibió leer en la hora de hacer tareas o se nos apagó la luz para que no leyéramos más y nos quedáramos dormidos? Estoy segura de que muchos habrá que recuerdan haber leído en la noche a escondidas y con una linterna alumbrando bajo las sábanas.

Es nefasta la obligación de leer impuesta a sus hijos por padres que piensan que leer es bueno y fructífero en el camino de los estudios. Estos son, por lo general, padres que ellos mismos no leen “porque no tienen tiempo” y que miran televisión “porque ésta los relaja de las tensiones del trabajo”. Pero exigen a sus hijos que se hagan el tiempo para leer. “Yo, a tu edad, leía mucho”. Si eso fuera cierto, leerían también ahora, porque el que adquiere el gusto por la lectura no lo abandona jamás. Y el que dice no tener tiempo para leer es el que nunca ha leído ni leerá, porque el lector es un ladrón de tiempo. El que siente placer por la lectura, así como el que siente placer por jugar tenis o por comer mariscos, siempre se dará el tiempo para hacerlo.

LOS CONTADORES DE CUENTOS

¿A cuántos niños les pasará lo mismo hoy? ¿A cuántos niños se les apagará la luz, hoy, para que no lean más? ¿Para cuántos niños leer será un tesoro que hay que esconder entre las sábanas? ¿Habrá mil niños a quienes aún les suceda eso en Chile? ¿Habrá cien? ¿Habrá diez? ¿Existirá uno? LAS BIBLIOTECAS EN LAS CASAS En siglos pasados no había casa de familia relativamente acomodada, que se respetara, en la que no hubiera una biblioteca. Una biblioteca a veces muy a la vista y otras olvidada y semioculta en alguna habitación. Pero siempre presente en el espíritu de sus habitantes. Estas bibliotecas tenían algo de misteriosas, porque habitualmente había en ellas ciertos libros que se prohibían a los niños y a los jóvenes, y que estos últimos, apremiados por la curiosidad, no dejaban nunca de leer a escondidas.

LINKS

“El rito de leer para quedarse dormido es casi una oración”, dice el escritor francés Daniel Pennac en su libro Como una novela. “La liturgia de los episodios es una comunión entre uno y el libro, una intimidad, una tregua en el día, ante los afanes del mundo. Un momento de gratuidad, que ya pocos conocen; esa gratuidad es la única moneda del arte”.

“No lograremos nunca hacer entender a un niño que por la noche está sumido en el clímax de una historia cautivante, que es necesario interrumpir su lectura para irse a acostar”, decía Kafka a principios del siglo pasado.

jacqueline.balcells@gmail.com

Un niño que reserva un momento del día en soledad para dedicarlo a leer, es un niño que está creciendo no sólo físicamente. Tener un libro en el velador para que, llegada la noche, nos acompañe en la duermevela que precede al sueño, es ya de por sí un sueño placentero y un descanso del quehacer cotidiano, que pocos privilegiados conocen. Es, además, un tiempo de detención, de reflexión, de viajes a lugares remotos y a otras vidas que quizás esa noche se hagan nuestras. La diferencia de quedarse dormido leyendo, a la de viendo televisión, es que en el segundo caso uno permanece como espectador de las situaciones; la lectura, en cambio, permite que uno llegue a convertirse, desde su propio ser, en el personaje que vive en el libro.

Con el ritmo de vida que hoy se lleva se acabaron los contadores de cuentos junto a la almohada. Las nanas de hoy ya no cuentan cuentos porque a ellas no les contaron; las jóvenes estudiantes, que hacen de baby sitter, ven alguna película en la TV o escuchan música rock, y no se les pasaría por la mente contar un cuento; las abuelitas son muy jóvenes y activas para acordarse de ogros y princesas atrapadas, y los padres trabajan mucho, por lo que en la noche están tan agotados, que lo último que harían sería imaginar cuentos. Así, se acabaron también los sueños infantiles poblados de bosques oscuros con lobos, de hadas color miel que vuelan entre las nubes, de hechiceras hirviendo brebajes con arañas y sapos, de príncipes montados en caballos que corren más veloces que el viento y de magos que se transforman a voluntad. Se acabaron las historias contadas porque sí, para entretener, para ayudar a quedarse dormido y soñar; esas historias que se repetían una y otra vez y cuyo héroe o heroína vivía cada noche una nueva aventura. Se acabó la gratuidad en la primera infancia, esa gratuidad que es la base de todo arte y, por lo tanto, de la literatura. Y se acabó también la magia que nos llevaba a conocer e imaginar desde pequeños los mitos y las raíces mismas de nuestra humanidad. Había Una Vez 08 | Artículo

Y así como en la familia había una biblioteca, los niños en sus piezas tenían la suya. El libro era una presencia permanente en todos los hogares. ¿En cuántas casas hoy, por muy adinerados que sean sus propietarios, existe una biblioteca o por lo menos una pared con estantes dedicados a libros? ¿Cuántos de los niños que tienen hoy en su pieza un equipo de música, un televisor y un nintendo, tienen un lugar para los libros que no sean los textos de estudio del colegio? ¿Cuántos niños tienen hoy su propia biblioteca?

ACABAR CON PROHIBICIONES Y OBLIGACIONES

Por otra parte, estos padres están muy conscientes de que muchos programas de televisión son violentos o inadecuados para los niños. Aprovechan entonces el momento de un castigo para prohibir a sus hijos ver sus programas favoritos y enviarlos en cambio a leer, con lo que la televisión se transforma en el anhelo supremo y el libro en el objeto odiado. Los padres, en tanto, ven una teleserie.

consejos 4

prácticos

“... el que dice no tener tiempo para leer es el que nunca ha leído ni leerá, porque el lector es un ladrón de tiempo”. Daniel Pennac

La verdad es que la mayoría de los niños no lee porque los mayores no leen. Y la presión de los adultos para que los niños lean se debe a su mala conciencia, y no al natural impulso de compartir un placer. Nada se sacará con comprarle a los niños libros con ediciones cada vez más extraordinarias si estos libros son algo igual a los juguetes: algo que se abandona cuando uno crece, algo que no se encuentra en manos de un grande. El mayor atractivo de la televisión para un niño es que al mirarla, se iguala a los adultos que tiene a su lado; los libros, en cambio –los de colegio y los de cuentos– lo disminuyen y lo diferencian de ellos. Estos padres son los que también –y con la mejor intención del mundo– llenan a sus hijos de actividades extraprogramáticas para que tengan una formación completa. Para que aprendan más y se aburran menos. Clases de piano, danza, flauta, pintura. ¡Todos los días copados y las mamás corriendo de un lado a otro entre bocinazos y tacos para ir a buscarlos y a dejarlos! Pero lo que estos padres no imaginan es que más aprenderían sus hijos si tuvieran un tiempo para aburrirse: el aburrimiento –que nunca es tal– lleva a un niño a soñar, a pensar, a crecer y tal vez… ¿por qué no?, a leer.

“La diferencia de quedarse dormido leyendo, a la de viendo televisión, es que en el segundo caso uno permanece como espectador de las situaciones; la lectura, en cambio, permite que uno llegue a convertirse, desde su propio ser, en el personaje que vive en el libro”. Había Una Vez 09 | Artículo


LOS 4 TESOROS

La pasión por leer se comunica, se alienta, se despierta, no se da como tarea. Para que hijos y alumnos lean, padres, profesores y bibliotecarios tienen primero que leer ellos.

2

ACABAR CON LOS DOGMAS

Acabar con los juicios preestablecidos sobre lo que es bueno que los niños lean, sobre la mejor manera de leer, sobre el lugar donde es adecuado leer. Dejar que cada lector lea según sus intereses y gustos, aunque lo que esté leyendo no entre en los cánones de lectura clásica universal. Permitir que los lectores se salten páginas o no terminen un libro. Y también que vuelvan a leer dos veces el mismo libro si les da la gana. Que leer sea una elección, y no una obligación. Terminar con las lecturas-investigaciónaprendizaje y empezar con las lecturas-placer-entretenimiento. Acabar con los vocabularios, análisis de textos, teorías literarias y biografías del autor, que matan en un lector principiante cualquier gusto por lo que está leyendo.

Que la lectura sea gratuita, un regalo. Que no pretenda una respuesta determinada. Porque la curiosidad por leer no se fuerza, sino que se despierta.

3

ACABAR CON LOS PREJUICIOS

Muchos adultos piensan que Alicia en el país de las maravillas, de Carroll; La isla del tesoro, de Stevenson, o El principito, de Saint Exupéry –por nombrar algunos– son libros para niños que ellos no leyeron y ya no leerán. ¡Y cuánto se equivocan! Porque si se animaran a leer esas obras a los treinta, cuarenta o cincuenta años, descubrirían no sólo que se entretienen, sino muchas verdades acerca de los hombres y sus caracteres que antes nunca pensaron. Y podrían, además, comunicar luego a sus hijos el placer que les produjo su lectura. Por otra parte, tampoco es adecuado privar a un niño de una buena obra que despierte su curiosidad, por el hecho de que no fue escrita para niños, o que no la va a entender. Cuando leí La guerra y la paz a los doce años, lloré y gocé con los sufrimientos y alegrías de cada personaje, y lo único que me interesaba era saber si Natasha se iba con su amante o se casaría con Pierre. Y los episodios de la guerra con Napoleón me los saltaba enteros. La segunda vez que leí La guerra y la paz fue con la guerra completa, pero sin las disertaciones de Tolstoi acerca del alma rusa y de las teorías de la guerra. La última vez que la leí –el verano pasado–, no me salté ni una línea y me gocé la novela completa.

4

ENTUSIASMAR

La única y mejor manera de despertar el gusto por la lectura es enamorando al futuro lector. Cuando alguien ha leído un libro que le ha producido especial placer, lo comenta, lo recomienda a sus amigos, lo cita con entusiasmo. Los niños, grandes imitadores, tienen que vernos ensimismados leyendo para ellos entusiasmarse; nos tienen que escuchar referirnos a lo que hemos leído, de modo tal que su curiosidad se avive y les dé ganas de descubrir ese mundo que nos ha hecho gozar. La pasión por leer se comunica, se alienta, se despierta, no se da como tarea. Para que hijos y alumnos lean, padres, profesores y bibliotecarios tienen primero que leer ellos.

Un profesor que goza leyendo será capaz de transmitir con entusiasmo –más que con técnicas, lecturas impuestas o conocimientos–, su amor por la lectura; unos padres que gozan leyendo serán modelo para los grandes imitadores que son sus hijos. Todos nosotros, profesores, escritores, bibliotecarios, padres, hagamos un llamado a los adultos para que nos ayuden a recobrar el gusto perdido de los niños por la lectura. No releguemos los libros y las lecturas para los viajes aburridos o los momentos de soledad obligada, porque entonces los abandonaremos en cuanto nos llegue otra manera de pasar el tiempo. Redescubramos el placer de leer. Perdamos el miedo que nos da sumirnos en la lectura de algún clásico que tiene… ¡horror!, ¡cuatrocientas páginas! Atrevámonos a iniciar la aventura junto a una Ana Karenina o a una Madame Bovary, y pasadas las primeras páginas nos daremos cuenta de que nos estamos entreteniendo a morir y no soltaremos el libro hasta la última de las cuatrocientas páginas. Entonces llegaremos quizás a coincidir con Proust, quien decía:

“Es probable que los días más plenamente vividos de nuestra existencia sean aquellos en que creímos dejar de vivir: los pasados con un libro en las manos”. Sólo si llegamos a gozar de verdad con la lectura, seremos capaces de comunicar con fuerza a nuestros hijos, alumnos y amigos el entusiasmo por leer. Y con ello les estaremos entregando mucho más que técnicas de conocimiento o cultura, porque como dice el escritor ruso Nabokov: “El encantamiento que produce un buen libro no llena un vacío emocional ni intelectual, sino que llena el alma”.

Había Una Vez 11 | Artículo


LOS 4 TESOROS

La pasión por leer se comunica, se alienta, se despierta, no se da como tarea. Para que hijos y alumnos lean, padres, profesores y bibliotecarios tienen primero que leer ellos.

2

ACABAR CON LOS DOGMAS

Acabar con los juicios preestablecidos sobre lo que es bueno que los niños lean, sobre la mejor manera de leer, sobre el lugar donde es adecuado leer. Dejar que cada lector lea según sus intereses y gustos, aunque lo que esté leyendo no entre en los cánones de lectura clásica universal. Permitir que los lectores se salten páginas o no terminen un libro. Y también que vuelvan a leer dos veces el mismo libro si les da la gana. Que leer sea una elección, y no una obligación. Terminar con las lecturas-investigaciónaprendizaje y empezar con las lecturas-placer-entretenimiento. Acabar con los vocabularios, análisis de textos, teorías literarias y biografías del autor, que matan en un lector principiante cualquier gusto por lo que está leyendo.

Que la lectura sea gratuita, un regalo. Que no pretenda una respuesta determinada. Porque la curiosidad por leer no se fuerza, sino que se despierta.

3

ACABAR CON LOS PREJUICIOS

Muchos adultos piensan que Alicia en el país de las maravillas, de Carroll; La isla del tesoro, de Stevenson, o El principito, de Saint Exupéry –por nombrar algunos– son libros para niños que ellos no leyeron y ya no leerán. ¡Y cuánto se equivocan! Porque si se animaran a leer esas obras a los treinta, cuarenta o cincuenta años, descubrirían no sólo que se entretienen, sino muchas verdades acerca de los hombres y sus caracteres que antes nunca pensaron. Y podrían, además, comunicar luego a sus hijos el placer que les produjo su lectura. Por otra parte, tampoco es adecuado privar a un niño de una buena obra que despierte su curiosidad, por el hecho de que no fue escrita para niños, o que no la va a entender. Cuando leí La guerra y la paz a los doce años, lloré y gocé con los sufrimientos y alegrías de cada personaje, y lo único que me interesaba era saber si Natasha se iba con su amante o se casaría con Pierre. Y los episodios de la guerra con Napoleón me los saltaba enteros. La segunda vez que leí La guerra y la paz fue con la guerra completa, pero sin las disertaciones de Tolstoi acerca del alma rusa y de las teorías de la guerra. La última vez que la leí –el verano pasado–, no me salté ni una línea y me gocé la novela completa.

4

ENTUSIASMAR

La única y mejor manera de despertar el gusto por la lectura es enamorando al futuro lector. Cuando alguien ha leído un libro que le ha producido especial placer, lo comenta, lo recomienda a sus amigos, lo cita con entusiasmo. Los niños, grandes imitadores, tienen que vernos ensimismados leyendo para ellos entusiasmarse; nos tienen que escuchar referirnos a lo que hemos leído, de modo tal que su curiosidad se avive y les dé ganas de descubrir ese mundo que nos ha hecho gozar. La pasión por leer se comunica, se alienta, se despierta, no se da como tarea. Para que hijos y alumnos lean, padres, profesores y bibliotecarios tienen primero que leer ellos.

Un profesor que goza leyendo será capaz de transmitir con entusiasmo –más que con técnicas, lecturas impuestas o conocimientos–, su amor por la lectura; unos padres que gozan leyendo serán modelo para los grandes imitadores que son sus hijos. Todos nosotros, profesores, escritores, bibliotecarios, padres, hagamos un llamado a los adultos para que nos ayuden a recobrar el gusto perdido de los niños por la lectura. No releguemos los libros y las lecturas para los viajes aburridos o los momentos de soledad obligada, porque entonces los abandonaremos en cuanto nos llegue otra manera de pasar el tiempo. Redescubramos el placer de leer. Perdamos el miedo que nos da sumirnos en la lectura de algún clásico que tiene… ¡horror!, ¡cuatrocientas páginas! Atrevámonos a iniciar la aventura junto a una Ana Karenina o a una Madame Bovary, y pasadas las primeras páginas nos daremos cuenta de que nos estamos entreteniendo a morir y no soltaremos el libro hasta la última de las cuatrocientas páginas. Entonces llegaremos quizás a coincidir con Proust, quien decía:

“Es probable que los días más plenamente vividos de nuestra existencia sean aquellos en que creímos dejar de vivir: los pasados con un libro en las manos”. Sólo si llegamos a gozar de verdad con la lectura, seremos capaces de comunicar con fuerza a nuestros hijos, alumnos y amigos el entusiasmo por leer. Y con ello les estaremos entregando mucho más que técnicas de conocimiento o cultura, porque como dice el escritor ruso Nabokov: “El encantamiento que produce un buen libro no llena un vacío emocional ni intelectual, sino que llena el alma”.

Había Una Vez 11 | Artículo


¿Porsoyqué lector?

Libros que acercan a niños

a culturas ancestrales chilenas Aymara es el primer título de la colección Pinta & Recuerda. Fue presentado en la Feria del Libro Infantil y Juvenil del Parque Bustamante. ¿Cómo acercar a los niños más pequeños a la riqueza de nuestros pueblos originarios, de una manera entretenida y didáctica? Fue la pregunta que motivó la colección Pinta & Recuerda que, a través de libros para colorear, ilustra de manera sencilla y amigable algunas de las culturas indígenas de nuestro país, proporcionando información básica respecto de la etnia, su contexto, orígenes y características.

Imagínense ustedes a un niño de los años treinta que pasa casi toda su vida en una recoleta casa de la comuna de Ñuñoa. No hay televisión, no existen los computadores, la radio es balbuceante y ruidosa. La casa tiene un huerto espacioso, un gallinero, un columpio y una acequia. El niño corre por los caminos de tierra, hace barro con el agua de la acequia; goza mucho, pero se siente limitado. Pero empiezan a abrirse puertas. Su madre le lee “De los Apeninos a los Andes” de Edmundo de Amicis. Y el mundo de la casa ñuñoina se expande. Empiezan a existir los viajes por el mar, las ciudades tumultuosas, los grandes carros tirados por caballos percherones que recorren las pampas argentinas.

Jennifer King Directora de proyectos; Ocho Libros Editores M.Paz Garafulic: Editora General Fundación Había Una Vez Rebeca Domínguez: Directora Fundación Había Una Vez

Con textos de Coni Duclos y 16 ilustraciones para pintar de Manuela Montero, Aymara es el libro encargado de abrir esta colección orientada a niños de entre 3 y 7 años, que incluye un glosario de términos relevantes para complementar la lectura de padres, guías y mediadores. Mapuche, Rapa Nui y Selk’nam serán los próximos títulos de Pinta & Recuerda, colección con que, de cara al Bicentenario, Editorial Ocho Libros y Fundación Había una Vez se comprometen y participan en la sensibilización de los niños chilenos respecto de sus orígenes y bases culturales, promoviendo el respeto por las culturas originarias y la valoración de la diversidad como rasgo constitutivo de nuestra nación.

Pasa el tiempo y el niño aprende a leer en el colegio. Y empieza una primera magia: el libro de lectura. No es estudio. Son cuentos, son poemas. Los lee, los memoriza, los recita. Pero el impacto no es muy grande. Un remezón enorme se produce en su vida cuando en una revista que le llega semana a semana, ese niño ñuñoino, vive las peripecias de Quintín el aventurero y goza a rabiar con Paparrucha y su hijo Mote. Es esa revista, El Peneca, lo que lo vincula para siempre a la lectura. Luego vendrá la intriga y el misterio de Sexton Blake, que le harán superar la lectura de historietas y lo llevarán a vivir en mundos reales y dinámicos. Ahora el niño quiere vivir plenamente. Añora servir a la humanidad. En la colección Lejanas Tierras, dedicada a contar la vida de intrépidos y santos misioneros, el niño vive la plenitud de sus ideales.

LINKS

María José Thomas Directora de Ventas Ocho Libros Editores Providencia 2608 | Oficina 63-A | Santiago Fonos: 56-2-3351767

falliendeg@vtr.net

|Más Información

Es mi historia. Es el camino que me llevó a los libros: a sentir que junto a mi vida de pies pegados a tierra, existe el vuelo mágico.

|Felipe Alliende Amparo Phillips • Selk´Nam

/ Rapanui

Sebastián Serrano • Mapuche

Había Una Vez 12 | LANZAMIENTO

Manuela Montero • Aymara

“Empiezan a existir los viajes por el mar, las ciudades tumultuosas, los grandes carros tirados por caballos percherones que recorren las pampas argentinas...” Había Una Vez 13 | ¿Por qué soy lector?


¿Porsoyqué lector?

Libros que acercan a niños

a culturas ancestrales chilenas Aymara es el primer título de la colección Pinta & Recuerda. Fue presentado en la Feria del Libro Infantil y Juvenil del Parque Bustamante. ¿Cómo acercar a los niños más pequeños a la riqueza de nuestros pueblos originarios, de una manera entretenida y didáctica? Fue la pregunta que motivó la colección Pinta & Recuerda que, a través de libros para colorear, ilustra de manera sencilla y amigable algunas de las culturas indígenas de nuestro país, proporcionando información básica respecto de la etnia, su contexto, orígenes y características.

Imagínense ustedes a un niño de los años treinta que pasa casi toda su vida en una recoleta casa de la comuna de Ñuñoa. No hay televisión, no existen los computadores, la radio es balbuceante y ruidosa. La casa tiene un huerto espacioso, un gallinero, un columpio y una acequia. El niño corre por los caminos de tierra, hace barro con el agua de la acequia; goza mucho, pero se siente limitado. Pero empiezan a abrirse puertas. Su madre le lee “De los Apeninos a los Andes” de Edmundo de Amicis. Y el mundo de la casa ñuñoina se expande. Empiezan a existir los viajes por el mar, las ciudades tumultuosas, los grandes carros tirados por caballos percherones que recorren las pampas argentinas.

Jennifer King Directora de proyectos; Ocho Libros Editores M.Paz Garafulic: Editora General Fundación Había Una Vez Rebeca Domínguez: Directora Fundación Había Una Vez

Con textos de Coni Duclos y 16 ilustraciones para pintar de Manuela Montero, Aymara es el libro encargado de abrir esta colección orientada a niños de entre 3 y 7 años, que incluye un glosario de términos relevantes para complementar la lectura de padres, guías y mediadores. Mapuche, Rapa Nui y Selk’nam serán los próximos títulos de Pinta & Recuerda, colección con que, de cara al Bicentenario, Editorial Ocho Libros y Fundación Había una Vez se comprometen y participan en la sensibilización de los niños chilenos respecto de sus orígenes y bases culturales, promoviendo el respeto por las culturas originarias y la valoración de la diversidad como rasgo constitutivo de nuestra nación.

Pasa el tiempo y el niño aprende a leer en el colegio. Y empieza una primera magia: el libro de lectura. No es estudio. Son cuentos, son poemas. Los lee, los memoriza, los recita. Pero el impacto no es muy grande. Un remezón enorme se produce en su vida cuando en una revista que le llega semana a semana, ese niño ñuñoino, vive las peripecias de Quintín el aventurero y goza a rabiar con Paparrucha y su hijo Mote. Es esa revista, El Peneca, lo que lo vincula para siempre a la lectura. Luego vendrá la intriga y el misterio de Sexton Blake, que le harán superar la lectura de historietas y lo llevarán a vivir en mundos reales y dinámicos. Ahora el niño quiere vivir plenamente. Añora servir a la humanidad. En la colección Lejanas Tierras, dedicada a contar la vida de intrépidos y santos misioneros, el niño vive la plenitud de sus ideales.

LINKS

María José Thomas Directora de Ventas Ocho Libros Editores Providencia 2608 | Oficina 63-A | Santiago Fonos: 56-2-3351767

falliendeg@vtr.net

|Más Información

Es mi historia. Es el camino que me llevó a los libros: a sentir que junto a mi vida de pies pegados a tierra, existe el vuelo mágico.

|Felipe Alliende Amparo Phillips • Selk´Nam

/ Rapanui

Sebastián Serrano • Mapuche

Había Una Vez 12 | LANZAMIENTO

Manuela Montero • Aymara

“Empiezan a existir los viajes por el mar, las ciudades tumultuosas, los grandes carros tirados por caballos percherones que recorren las pampas argentinas...” Había Una Vez 13 | ¿Por qué soy lector?


Literatura para todos Los buenos libros son un derecho de todos, sin excepción, porque son una herencia común de la humanidad, como lo es el medio ambiente, el planeta en que vivimos. Sólo que los libros forman parte de una herencia no natural, sino cultural.

| Ana María Machado

En mi opinión, cada uno de nosotros heredó de nuestros antepasados –considerados en el sentido más amplio: las generaciones anteriores, toda la humanidad y su historia escrita– un vasto legado compuesto de obras literarias. Es inconcebible pensar que esta herencia podría no llegar a sus herederos legítimos, que son las generaciones que los sucedieron. No voy a discutir aquí los pasos elementales e indispensables para garantizar que todos los ciudadanos tengan las oportunidades justas para acceder a la literatura: escuelas, alfabetización, políticas de lectura, una industria editorial fuerte y libre, capaz de producir libros variados y de calidad, animando la producción artística de autores e ilustradores. Todos estamos de acuerdo en este punto y sería obvio y ocioso repetirlo. Como, de igual modo, todos sabemos que es en la infancia que ese contacto inicial tiene que ser garantizado, y es en la literatura infantil que ese encuentro puede y debe darse idealmente. Prefiero abordar tan sólo un aspecto que a veces evidente. Es que no basta con promover el acceso de los libros o reconocer el derecho a la lectura como para la ciudadanía. Más que eso, es fundamental aproximar a las niñas a la literatura.

no es tan los niños a fundamental a los niños y

Ponencia presentada en el Encuentro Anual de la Asociación de Escritores e Ilustradores de Literatura Infantil y Juvenil. Septiembre de 2004

Había Una Vez 15 | Artículo


Literatura para todos Los buenos libros son un derecho de todos, sin excepción, porque son una herencia común de la humanidad, como lo es el medio ambiente, el planeta en que vivimos. Sólo que los libros forman parte de una herencia no natural, sino cultural.

| Ana María Machado

En mi opinión, cada uno de nosotros heredó de nuestros antepasados –considerados en el sentido más amplio: las generaciones anteriores, toda la humanidad y su historia escrita– un vasto legado compuesto de obras literarias. Es inconcebible pensar que esta herencia podría no llegar a sus herederos legítimos, que son las generaciones que los sucedieron. No voy a discutir aquí los pasos elementales e indispensables para garantizar que todos los ciudadanos tengan las oportunidades justas para acceder a la literatura: escuelas, alfabetización, políticas de lectura, una industria editorial fuerte y libre, capaz de producir libros variados y de calidad, animando la producción artística de autores e ilustradores. Todos estamos de acuerdo en este punto y sería obvio y ocioso repetirlo. Como, de igual modo, todos sabemos que es en la infancia que ese contacto inicial tiene que ser garantizado, y es en la literatura infantil que ese encuentro puede y debe darse idealmente. Prefiero abordar tan sólo un aspecto que a veces evidente. Es que no basta con promover el acceso de los libros o reconocer el derecho a la lectura como para la ciudadanía. Más que eso, es fundamental aproximar a las niñas a la literatura.

no es tan los niños a fundamental a los niños y

Ponencia presentada en el Encuentro Anual de la Asociación de Escritores e Ilustradores de Literatura Infantil y Juvenil. Septiembre de 2004

Había Una Vez 15 | Artículo


Lo que quiero enfatizar es otra necesidad: el derecho al arte. La comprensión de la cualidad inalienable de este derecho es mucho más sutil y, por eso, suele ser olvidado. ¿Cuántas y cuántas veces encontramos a instituciones y personas que, porque están promoviendo la lectura, creen que automáticamente están propiciando un encuentro del individuo con la literatura? ¿O gente que piensa que por regalar un libro a un niño, o por publicar un libro, están democratizando la literatura? No necesariamente. toda obra de literatura infantil es un libro para niños. Pero lo contrario no es igualmente verdadero, como no es que todo libro para niños que se comercializa sea una obra literaria.

Hago esta distinción para volver a enfatizar lo que he repetido desde hace años, como un estribillo: todo ciudadano tiene derecho a la literatura. Y el deber de una sociedad democrática es intentar garantizar, a todos, las oportunidades de acceso al universo del arte literario, tanto por medio del acceso físico a los libros como por la creación de condiciones que faciliten el contacto pleno entre el lector y la obra literaria; incluso sabiendo que no todo el mundo tiene igual vocación lectora y que algunos estarán ávidos de literatura toda su vida, mientras que otros preferirán otras formas de tener contacto con el conocimiento, o de divertirse. Pero, si algún día quisieran leer, es indispensable que todos sepan el camino para llegar a los buenos libros.

La historia está llena de ejemplos de sociedades letradas que garantizan a sus ciudadanos el acceso a la lectura, siempre que sea para leer un único libro o un único tipo de libro. Basta recordar los fundamentalismos religiosos y políticos acerca de los cuales leemos en los periódicos, para saber de qué estamos hablando. Muchas sociedades totalitarias y oscurantistas fueron erigidas sobre libros sagrados, o libritos blandidos en marchas que se multiplicaban, muchas veces rumbo a hogueras donde se quemaban otros libros.

Niña bonita Ana María Machado Ilustrador: Roxana Farías Editorial: Ekaré

Había Una Vez 16 | Artículo

Aunque hoy disfrutemos de otros medios y otros lenguajes, ninguna otra producción cultural tiene el potencial del texto literario para desempeñar ese papel. Sólo la literatura –con el tiempo y el ritmo que caracterizan a la palabra escrita– permite que se desarrolle la imaginación, dando al lector la posibilidad de crear sus propios guiones paralelos. La literatura propicia la construcción imaginaria simultánea, a veces hasta inconsciente, de escenarios utópicos sofisticadamente estructurados.

Donde está mi almohada Ana María Machado Ilustrador: Francesc Rovira Editorial: Alfaguara

El Barbero y el Coronel Ana María Machado Ilustrador: Ivar Da Coll Editorial: Norma

Por ello, la literatura es capaz de enseñar la tolerancia, el respeto a a la diferencia, capacitar para la aceptación de tesis opuestas que busquen la síntesis. Y en este incesante ejercicio dialéctico, es capaz de hacer todo aquello de una forma divertida, placentera, instigante, emocionalmente envolvente. Entendiendo de esta manera el derecho al acceso a la obra literaria, podemos comprender por qué una escritora como la iraní Azar Nafisi, autora de Leyendo a Lolita en Teherán, puede hablar con tanto énfasis de la literatura como una forma de redención, ya que las historias siempre ofrecen una manera de superar los límites. En esta constatación, ella recuerda a otro refugiado político, Vladimir Nabokov, que enfatizaba el papel de los romances y los cuentos para niños para darnos la libertad que la realidad nos niega. Y de este modo, nos capacitan para distinguir las barreras, enfrentar desafíos, superar dificultades.

Los libros de texto, o de lectura profesional y de información son absolutamente insuficientes. Ni son prioritarios. Es preciso leer literatura, en dieta variada, incluyendo libros diferentes, de autores diversos, de estilos variados, de muchas épocas. No voy a intentar explicar lo que es la literatura o lo que es el arte. No es simple, ni puede ser transmitido en pocas palabras o con fórmulas exactas. Pero me permito recordar un concepto de Roger Chartier, un gran estudioso de las cuestiones de la lectura. Él afirma que nunca encontró una definición de literatura que lo satisficiese plenamente, pero que no tiene dudas de que la característica fundamental que define a un texto literario es su capacidad de permitir reapropiaciones múltiples y diversas por diferentes

lectores; en épocas y sociedades distintas, con edades y experiencias diferentes. Si tomamos la palabra lectura en su sentido más amplio, es decir, no sólo lectura de palabras, es un concepto que puede ser útil para hablar de la ilustración o de cualquier arte. Todo el mundo tiene derecho a desarrollar una lectura del mundo, sin duda. Pero también tiene el derecho inalienable de adquirir los medios que propicien una lectura del arte –lo que se consigue por medio de una intimidad con él, con exposiciones múltiples, constantes y prologandas al universo artístico. Una obra de arte no puede limitarse a dar un recado, pasar un mensaje, tener apenas un solo sentido. Tiene que guardar un potencial rico en significados latentes, ser capaz de detonar una constelación de sentidos posibles en cada nueva lectura, abriendo la mente al infinito. Por el contrario, encuentro elitista la pretensión de mantener su disfrute reservado a unos pocos sofisticados y privilegiados, muchas veces por medio de discursos superficiales, muchas veces repletos de clichés políticamente correctos y demagógicamente seductores en la superficie, mas en el fondo, dolorosamente equivocados. De mi parte, como ya dije y repito, considero el arte –y por inclusión a la literatura- una necesidad vital del ser humano, y no acepto disculpas para que la población sea alejada de ella. En esta perspectiva, no acepto que ciertos equívocos que conducen al irrespeto de este derecho

LINKS

La lectura no es un valor supremo por sí misma. Es fundamental que exista, que se promueva. Pero lo que importa es qué se lee y cómo se lee.

Para adultos: Clásicos,niños y jóvenes, Colección Catalejo. Norma

No basta ofrecerles libros de texto. No basta con promover la lectura. Esos dos pasos forman parte de otro derecho, el derecho a la educación, que nadie en su sano juicio se atreve a cuestionar. Y, está claro que nadie tampoco cuestiona el derecho a no sufrir hambre. Sin tener qué comer, con qué mantener el cuerpo, una exigencia natural básica, es ocioso discutir acerca de la cultura. Esto es básico. Nadie lo discute. Pero nadie debería darse por satisfecho al preocuparse sólo de estos asuntos elementales.

www.anamariamachado.com En librerías existen más de 30 títulos de sus libros, que pertenecen a las editoriales Ekaré, FCE, Alfaguara, Sudamericana y Norma.

LITERATURA PARA TODOS

Considero el arte, y por inclusión a la literatura, una necesidad vital del ser humano, y no acepto disculpas para que la población sea alejada de ella.

Había Una Vez 17 | ARTÍCULO


Lo que quiero enfatizar es otra necesidad: el derecho al arte. La comprensión de la cualidad inalienable de este derecho es mucho más sutil y, por eso, suele ser olvidado. ¿Cuántas y cuántas veces encontramos a instituciones y personas que, porque están promoviendo la lectura, creen que automáticamente están propiciando un encuentro del individuo con la literatura? ¿O gente que piensa que por regalar un libro a un niño, o por publicar un libro, están democratizando la literatura? No necesariamente. toda obra de literatura infantil es un libro para niños. Pero lo contrario no es igualmente verdadero, como no es que todo libro para niños que se comercializa sea una obra literaria.

Hago esta distinción para volver a enfatizar lo que he repetido desde hace años, como un estribillo: todo ciudadano tiene derecho a la literatura. Y el deber de una sociedad democrática es intentar garantizar, a todos, las oportunidades de acceso al universo del arte literario, tanto por medio del acceso físico a los libros como por la creación de condiciones que faciliten el contacto pleno entre el lector y la obra literaria; incluso sabiendo que no todo el mundo tiene igual vocación lectora y que algunos estarán ávidos de literatura toda su vida, mientras que otros preferirán otras formas de tener contacto con el conocimiento, o de divertirse. Pero, si algún día quisieran leer, es indispensable que todos sepan el camino para llegar a los buenos libros.

La historia está llena de ejemplos de sociedades letradas que garantizan a sus ciudadanos el acceso a la lectura, siempre que sea para leer un único libro o un único tipo de libro. Basta recordar los fundamentalismos religiosos y políticos acerca de los cuales leemos en los periódicos, para saber de qué estamos hablando. Muchas sociedades totalitarias y oscurantistas fueron erigidas sobre libros sagrados, o libritos blandidos en marchas que se multiplicaban, muchas veces rumbo a hogueras donde se quemaban otros libros.

Niña bonita Ana María Machado Ilustrador: Roxana Farías Editorial: Ekaré

Había Una Vez 16 | Artículo

Aunque hoy disfrutemos de otros medios y otros lenguajes, ninguna otra producción cultural tiene el potencial del texto literario para desempeñar ese papel. Sólo la literatura –con el tiempo y el ritmo que caracterizan a la palabra escrita– permite que se desarrolle la imaginación, dando al lector la posibilidad de crear sus propios guiones paralelos. La literatura propicia la construcción imaginaria simultánea, a veces hasta inconsciente, de escenarios utópicos sofisticadamente estructurados.

Donde está mi almohada Ana María Machado Ilustrador: Francesc Rovira Editorial: Alfaguara

El Barbero y el Coronel Ana María Machado Ilustrador: Ivar Da Coll Editorial: Norma

Por ello, la literatura es capaz de enseñar la tolerancia, el respeto a a la diferencia, capacitar para la aceptación de tesis opuestas que busquen la síntesis. Y en este incesante ejercicio dialéctico, es capaz de hacer todo aquello de una forma divertida, placentera, instigante, emocionalmente envolvente. Entendiendo de esta manera el derecho al acceso a la obra literaria, podemos comprender por qué una escritora como la iraní Azar Nafisi, autora de Leyendo a Lolita en Teherán, puede hablar con tanto énfasis de la literatura como una forma de redención, ya que las historias siempre ofrecen una manera de superar los límites. En esta constatación, ella recuerda a otro refugiado político, Vladimir Nabokov, que enfatizaba el papel de los romances y los cuentos para niños para darnos la libertad que la realidad nos niega. Y de este modo, nos capacitan para distinguir las barreras, enfrentar desafíos, superar dificultades.

Los libros de texto, o de lectura profesional y de información son absolutamente insuficientes. Ni son prioritarios. Es preciso leer literatura, en dieta variada, incluyendo libros diferentes, de autores diversos, de estilos variados, de muchas épocas. No voy a intentar explicar lo que es la literatura o lo que es el arte. No es simple, ni puede ser transmitido en pocas palabras o con fórmulas exactas. Pero me permito recordar un concepto de Roger Chartier, un gran estudioso de las cuestiones de la lectura. Él afirma que nunca encontró una definición de literatura que lo satisficiese plenamente, pero que no tiene dudas de que la característica fundamental que define a un texto literario es su capacidad de permitir reapropiaciones múltiples y diversas por diferentes

lectores; en épocas y sociedades distintas, con edades y experiencias diferentes. Si tomamos la palabra lectura en su sentido más amplio, es decir, no sólo lectura de palabras, es un concepto que puede ser útil para hablar de la ilustración o de cualquier arte. Todo el mundo tiene derecho a desarrollar una lectura del mundo, sin duda. Pero también tiene el derecho inalienable de adquirir los medios que propicien una lectura del arte –lo que se consigue por medio de una intimidad con él, con exposiciones múltiples, constantes y prologandas al universo artístico. Una obra de arte no puede limitarse a dar un recado, pasar un mensaje, tener apenas un solo sentido. Tiene que guardar un potencial rico en significados latentes, ser capaz de detonar una constelación de sentidos posibles en cada nueva lectura, abriendo la mente al infinito. Por el contrario, encuentro elitista la pretensión de mantener su disfrute reservado a unos pocos sofisticados y privilegiados, muchas veces por medio de discursos superficiales, muchas veces repletos de clichés políticamente correctos y demagógicamente seductores en la superficie, mas en el fondo, dolorosamente equivocados. De mi parte, como ya dije y repito, considero el arte –y por inclusión a la literatura- una necesidad vital del ser humano, y no acepto disculpas para que la población sea alejada de ella. En esta perspectiva, no acepto que ciertos equívocos que conducen al irrespeto de este derecho

LINKS

La lectura no es un valor supremo por sí misma. Es fundamental que exista, que se promueva. Pero lo que importa es qué se lee y cómo se lee.

Para adultos: Clásicos,niños y jóvenes, Colección Catalejo. Norma

No basta ofrecerles libros de texto. No basta con promover la lectura. Esos dos pasos forman parte de otro derecho, el derecho a la educación, que nadie en su sano juicio se atreve a cuestionar. Y, está claro que nadie tampoco cuestiona el derecho a no sufrir hambre. Sin tener qué comer, con qué mantener el cuerpo, una exigencia natural básica, es ocioso discutir acerca de la cultura. Esto es básico. Nadie lo discute. Pero nadie debería darse por satisfecho al preocuparse sólo de estos asuntos elementales.

www.anamariamachado.com En librerías existen más de 30 títulos de sus libros, que pertenecen a las editoriales Ekaré, FCE, Alfaguara, Sudamericana y Norma.

LITERATURA PARA TODOS

Considero el arte, y por inclusión a la literatura, una necesidad vital del ser humano, y no acepto disculpas para que la población sea alejada de ella.

Había Una Vez 17 | ARTÍCULO


TIME BOOKS LTDA. APRENDIZAJE PARA TODA LA VIDA…

Es necesario que una sociedad que quiere ser democrática, sea capaz de garantizar a todos el acceso a los primeros libros de literatura. Y, en seguida, mostrar el camino para que el lector pueda seguir por su cuenta con las lecturas que lo acompañarán toda la vida.

Nos iniciamos representando a Time Life Learning, con un completo sistema de aprendizaje integral, que estimula la inteligencia a partir de la gestación.

La incorporación de las otras líneas de productos que representamos, mantienen los mismos estándares, soportes y principios de aprendizaje. Visítenos!! Ventas al detalle y al por mayor.

www.timebooks.cl Tel.: (56 2) 453 36 45 Fax: (56 2) 453 36 51

regalar un libro?

Lo primero que nos salta a la mente es que un libro siempre parece ser un buen regalo, un obsequio “culto” que facilitará la formación intelectual y académica del niño. Respuesta fácil y no por ello menos importante. Sin embargo, los invito a darle a este posible regalo una mirada distinta, en que la entrega del objeto sea sólo simbólica, que lo importante sea el contexto y atmósfera que promete el libro en las manos de un niño… una invitación al silencio, cuando están tan expuestos al ruido, un espacio de soledad creativa, momentos de apaciguada lectura y nuevas realidades, una promesa de afecto, de instantes de intimidad con alguien significativo que comparte, quizá esa misma noche, una historia, un acto de fe respecto de la capacidad del ser humano de ver más allá de las páginas, de imaginar, soñar y desde ahí, crear y crecer.

Programas que estimulan la lectura, la comprensión, las habilidades sociales y emocionales; programas educativos y de aprendizaje que entregan las bases del conocimiento y habilidades del pensamiento. Estimulación temprana · Bibliotecas Programas de Aprendizaje · Recursos digitales Libros: Español, Inglés, para padres y educadores · Cursos: Inglés, Francés, Alemán, Italiano. Entretención y juegos.

¿Por qué

Ilustraciones de Roxana Farías para Niña Bonita de Ediciones Ekaré.

sean disculpados de manera condescendiente, como malos entendidos o errores políticos bien intencionados. Los veo ante todo, como una actitud antiética, fruto del egocentrismo, tan centrado en sí mismo que no reconoce la urgencia del otro y niega a la población la oportunidad de tener acceso a veredas interiores, capaces de ayudar a trascender la insatisfacción existencial inherente a la condición humana. Como todos sabemos muy bien, esto es lo que la literatura puede hacer por cualquier individuo y lo ha hecho por los siglos de los siglos.

Las Torcazas Nº 50 Of. 1. Las Condes. Stgo.

Ilistraciones de Roxana Farías para Niña Bonita de Ediciones Ekaré

Ilistraciones de Roxana Farías para Niña Bonita de Ediciones Ekaré

|María Paz Garafulic

Les propongo regalar un libro como un acto de rebeldía, silencioso, pero en el fondo revolucionario, romper con el paradigma del gran paquete navideño que promete luces, sonidos y movimientos y que, cuantas veces, proporciona sólo la tremenda emoción de escuchar el papel rasgándose entre las pequeñas manos. Les propongo atrevernos a poner un libro en manos de nuestros niños como un gran regalo: una puerta a la misma ilusión de movimiento, luces, sonidos y grandes “cosas”, que los invite a descubrir lo que está allí, ese universo que existe dentro de sí mismos. Les propongo acompañarlos en su travesía hacia el interior para luego recorrer, de la mano de las letras, de fascinantes historias e imágenes, el mundo.


TIME BOOKS LTDA. APRENDIZAJE PARA TODA LA VIDA…

Es necesario que una sociedad que quiere ser democrática, sea capaz de garantizar a todos el acceso a los primeros libros de literatura. Y, en seguida, mostrar el camino para que el lector pueda seguir por su cuenta con las lecturas que lo acompañarán toda la vida.

Nos iniciamos representando a Time Life Learning, con un completo sistema de aprendizaje integral, que estimula la inteligencia a partir de la gestación.

La incorporación de las otras líneas de productos que representamos, mantienen los mismos estándares, soportes y principios de aprendizaje. Visítenos!! Ventas al detalle y al por mayor.

www.timebooks.cl Tel.: (56 2) 453 36 45 Fax: (56 2) 453 36 51

regalar un libro?

Lo primero que nos salta a la mente es que un libro siempre parece ser un buen regalo, un obsequio “culto” que facilitará la formación intelectual y académica del niño. Respuesta fácil y no por ello menos importante. Sin embargo, los invito a darle a este posible regalo una mirada distinta, en que la entrega del objeto sea sólo simbólica, que lo importante sea el contexto y atmósfera que promete el libro en las manos de un niño… una invitación al silencio, cuando están tan expuestos al ruido, un espacio de soledad creativa, momentos de apaciguada lectura y nuevas realidades, una promesa de afecto, de instantes de intimidad con alguien significativo que comparte, quizá esa misma noche, una historia, un acto de fe respecto de la capacidad del ser humano de ver más allá de las páginas, de imaginar, soñar y desde ahí, crear y crecer.

Programas que estimulan la lectura, la comprensión, las habilidades sociales y emocionales; programas educativos y de aprendizaje que entregan las bases del conocimiento y habilidades del pensamiento. Estimulación temprana · Bibliotecas Programas de Aprendizaje · Recursos digitales Libros: Español, Inglés, para padres y educadores · Cursos: Inglés, Francés, Alemán, Italiano. Entretención y juegos.

¿Por qué

Ilustraciones de Roxana Farías para Niña Bonita de Ediciones Ekaré.

sean disculpados de manera condescendiente, como malos entendidos o errores políticos bien intencionados. Los veo ante todo, como una actitud antiética, fruto del egocentrismo, tan centrado en sí mismo que no reconoce la urgencia del otro y niega a la población la oportunidad de tener acceso a veredas interiores, capaces de ayudar a trascender la insatisfacción existencial inherente a la condición humana. Como todos sabemos muy bien, esto es lo que la literatura puede hacer por cualquier individuo y lo ha hecho por los siglos de los siglos.

Las Torcazas Nº 50 Of. 1. Las Condes. Stgo.

Ilistraciones de Roxana Farías para Niña Bonita de Ediciones Ekaré

Ilistraciones de Roxana Farías para Niña Bonita de Ediciones Ekaré

|María Paz Garafulic

Les propongo regalar un libro como un acto de rebeldía, silencioso, pero en el fondo revolucionario, romper con el paradigma del gran paquete navideño que promete luces, sonidos y movimientos y que, cuantas veces, proporciona sólo la tremenda emoción de escuchar el papel rasgándose entre las pequeñas manos. Les propongo atrevernos a poner un libro en manos de nuestros niños como un gran regalo: una puerta a la misma ilusión de movimiento, luces, sonidos y grandes “cosas”, que los invite a descubrir lo que está allí, ese universo que existe dentro de sí mismos. Les propongo acompañarlos en su travesía hacia el interior para luego recorrer, de la mano de las letras, de fascinantes historias e imágenes, el mundo.


ENTREVISTA SKARMETA

Libros para

Niños un Puente de afecto y

comunicación

|M. Teresa Vial

Entrevista

“A mí lo que me interesa fundamentalmente es la comunicación. Para cada obra busco, el camino más adecuado para que esta obra sea comunicada, sea comunicativa. La literatura es un gesto, una mano que se extiende. Y esa mano extendida es una mano que queda en el aire si no toca el hombro de alguien”. Esta es la manera en que Antonio Skármeta - el inconfundible gestor, productor y presentador del que fuera uno de los programas culturales más populares de la televisión chilena, El Show de los Libros, y un talentoso escritor, galardonado con los más importantes premios internacionales de literatura y traducido a veintisiete idiomas – interpreta la literatura.

Nació el 7 de noviembre de 1940 en Antofagasta. Estudió Filosofía y Literatura en la Universidad de Chile y se graduó en Columbia University, en Nueva York, con una tesis sobre la novelística de Julio Cortázar. En 1967 publicó su primer libro de cuentos, El entusiasmo, y en 1969 obtuvo el premio Casa de las Américas con el volumen de relatos Desnudo en el tejado. Era profesor de literatura y director de obras teatrales. Luego del año 1973 sale de Chile, viviendo primero en Argentina y después en Alemania occidental. En Argentina, en 1973, publicó otro libro de relatos, Tiro libre y Soñé que la nieve ardía (1975) que fue su primer libro publicado en el exilio. A éste le siguió la novela No pasó nada (1980); y, a partir de un guión para el director alemán Peter Lilienthal, redactó la novela La insurrección.

1983 Mientras vive en Alemania, Skármeta empezó a construir la historia del cartero de Neruda, primero para la radio alemana y después como un guión que el mismo autor filma en Portugal como Ardiente Paciencia. Esta película recibe varios premios internacionales. Después, la historia aparece como novela, El cartero de Neruda, y, por último, con una segunda versión cinematográfica, “Il Postino”, película que se estrenó en el Festival de Venecia en 1994, y que recibió cinco nominaciones al Oscar.

1992 Alarmado ante la poca visibilidad del libro en los nuevos medios, crea y anima el espacio televisivo “El Show de los Libros”, destinado a despertar la curiosidad e interés de espectadores de televisión por libros y autores. Con una conducción informal y con un equipo de cineastas jóvenes de empática imaginación, el programa se transmite por Televisión Nacional de Chile y consigue en el mismo año de su lanzamiento los premios de la prensa especializada y altas cuotas de audiencia que lo establecen como uno de los programas favoritos del público, algo inédito para un espacio cultural. Estos éxitos hacer que el programa se mantenga hasta 2002 en la programación de TVN, cumpliendo así una década en pantalla. Su fama trasciende el país, y unos años más tarde el Canal People&Arts, una empresa fundada por

Discovery Channel y la BBC, lo transmite para toda América Latina, para luego comenzar con un espacio propio, “La Torre de Papel”, que amplía su radio a España y Portugal. Este nuevo espacio obtuvo a lo largo de los años distinciones nacionales e importantes premios internacionales. En paralelo, se aboca intensamente a escribir una trilogía de novelas que comienza con “La boda del poeta” (1999), sigue con “La chica del trombón” (2001) y se cierra con “El retorno de la maravilla”, impresa en 2005.

2003 Escribe su novela “El baile de la Victoria”, que le valió el premio Planeta como mejor novela del año.

OBRAS El entusiasmo (cuentos, 1967) Desnudo en el tejado (Premios Casa de las Américas, 1969) Tiro libre (cuentos, 1973) El ciclista del San Cristóbal (antología de cuentos, 1973) Novios y solitarios (antología de cuentos, 1975) No pasó nada (noveleta, 1980) La inserrucción (novela, 1980) Uno a Uno. Cuentos completos (1995) La composición (cuento infantil, 1998) La boda del poeta (novela, 1999) La chica del trombón (novela, 2001) Insomnio (cuento, 2003) Había Una Vez 21 | Entrevista


ENTREVISTA SKARMETA

Libros para

Niños un Puente de afecto y

comunicación

|M. Teresa Vial

Entrevista

“A mí lo que me interesa fundamentalmente es la comunicación. Para cada obra busco, el camino más adecuado para que esta obra sea comunicada, sea comunicativa. La literatura es un gesto, una mano que se extiende. Y esa mano extendida es una mano que queda en el aire si no toca el hombro de alguien”. Esta es la manera en que Antonio Skármeta - el inconfundible gestor, productor y presentador del que fuera uno de los programas culturales más populares de la televisión chilena, El Show de los Libros, y un talentoso escritor, galardonado con los más importantes premios internacionales de literatura y traducido a veintisiete idiomas – interpreta la literatura.

Nació el 7 de noviembre de 1940 en Antofagasta. Estudió Filosofía y Literatura en la Universidad de Chile y se graduó en Columbia University, en Nueva York, con una tesis sobre la novelística de Julio Cortázar. En 1967 publicó su primer libro de cuentos, El entusiasmo, y en 1969 obtuvo el premio Casa de las Américas con el volumen de relatos Desnudo en el tejado. Era profesor de literatura y director de obras teatrales. Luego del año 1973 sale de Chile, viviendo primero en Argentina y después en Alemania occidental. En Argentina, en 1973, publicó otro libro de relatos, Tiro libre y Soñé que la nieve ardía (1975) que fue su primer libro publicado en el exilio. A éste le siguió la novela No pasó nada (1980); y, a partir de un guión para el director alemán Peter Lilienthal, redactó la novela La insurrección.

1983 Mientras vive en Alemania, Skármeta empezó a construir la historia del cartero de Neruda, primero para la radio alemana y después como un guión que el mismo autor filma en Portugal como Ardiente Paciencia. Esta película recibe varios premios internacionales. Después, la historia aparece como novela, El cartero de Neruda, y, por último, con una segunda versión cinematográfica, “Il Postino”, película que se estrenó en el Festival de Venecia en 1994, y que recibió cinco nominaciones al Oscar.

1992 Alarmado ante la poca visibilidad del libro en los nuevos medios, crea y anima el espacio televisivo “El Show de los Libros”, destinado a despertar la curiosidad e interés de espectadores de televisión por libros y autores. Con una conducción informal y con un equipo de cineastas jóvenes de empática imaginación, el programa se transmite por Televisión Nacional de Chile y consigue en el mismo año de su lanzamiento los premios de la prensa especializada y altas cuotas de audiencia que lo establecen como uno de los programas favoritos del público, algo inédito para un espacio cultural. Estos éxitos hacer que el programa se mantenga hasta 2002 en la programación de TVN, cumpliendo así una década en pantalla. Su fama trasciende el país, y unos años más tarde el Canal People&Arts, una empresa fundada por

Discovery Channel y la BBC, lo transmite para toda América Latina, para luego comenzar con un espacio propio, “La Torre de Papel”, que amplía su radio a España y Portugal. Este nuevo espacio obtuvo a lo largo de los años distinciones nacionales e importantes premios internacionales. En paralelo, se aboca intensamente a escribir una trilogía de novelas que comienza con “La boda del poeta” (1999), sigue con “La chica del trombón” (2001) y se cierra con “El retorno de la maravilla”, impresa en 2005.

2003 Escribe su novela “El baile de la Victoria”, que le valió el premio Planeta como mejor novela del año.

OBRAS El entusiasmo (cuentos, 1967) Desnudo en el tejado (Premios Casa de las Américas, 1969) Tiro libre (cuentos, 1973) El ciclista del San Cristóbal (antología de cuentos, 1973) Novios y solitarios (antología de cuentos, 1975) No pasó nada (noveleta, 1980) La inserrucción (novela, 1980) Uno a Uno. Cuentos completos (1995) La composición (cuento infantil, 1998) La boda del poeta (novela, 1999) La chica del trombón (novela, 2001) Insomnio (cuento, 2003) Había Una Vez 21 | Entrevista


UN PUENTE DE AFECTO LITERATURA INFANTIL: NI GRANDES, NI CHICOS

ANTONIO EL RECITADOR

HUV: ¿Cómo nació su interés por la literatura?

AS: Muy tempranamente me di cuenta de que el mundo real era tan excitante como el mundo que no existía, y que el mundo que no existía podía ser posible a través de dos vías: Una, la radio, donde gracias a mi abuela –que oía radioteatro y los seguía día a día tuve– una versión dramatizada del efecto de la fantasía. Y la otra, a través de las letras de las canciones populares de la época, que sentía que interpretaban mis sentimientos.

Después, con el tiempo, se fue creando un grado completo de identificación con cuanto héroe me caía de cualquier libro. La soledad que te dejan esos espacios de la noche, la hora de la siesta de los adultos, acompañados de una buena biblioteca a mano, fue salvador. Yo tenía una tía, Dovrila, que tenía una buena biblioteca. Y a la hora de la siesta me ponía a leer, y me fascinaba, y muchas veces estaba invitado a jugar a la calle con los amigos, pero estaba metido en un libro, y no salía porque quería saber qué le pasaba a Zutano o Mengano. Es que el niño, pone muy cerca el personaje real con el de ficción, y hay que respetarle esa capacidad de juego que tiene. Ya en el colegio, otra fuente importante de estímulo fueron los profesores, que alertas a mi gusto por la literatura y la poesía, se dieron cuenta de que tenía una gran facilidad para aprender poemas. Cuando detectaron ese talento, en una escuela pública primaria en Argentina, me lo estimularon. Yo sentía que como otros eran buenos para el fútbol o para las figuritas, yo era bueno para aprender poemas y decirlos.

PROBLEMAS DE LA PROMOCIÓN LECTORA: LA INFANTILIZACIÓN DE LA LITERATURA

HUV: ¿Qué está pasando con la literatura hoy en día en Chile? AS: Tanto en la literatura infantil cómo en la literatura general, el problema más agudo es la manera como se enseña la literatura. Y especialmente, cómo se enseña a niños y jóvenes hasta la escuela secundaria. Las profesoras se “infantilizan” para trabajar con los niños. Adoptan un vocabulario blando, una visión de la literatura melodramáticamente tierna, la endulzan demasiado, hasta hacerla relajante. No trabajan con los niños en un reportaje de la realidad y la fantasía, sino que siguen hablando del gatito y del pajarito y del ratoncito.

En la secundaria, muchos profesores están impartiendo la literatura de una manera “tecnificada”. Explotan el texto literario en sus formalidades estructurales. Están enseñando literatura con apuntes revenidos y añejos que han tomado en las universidades, y los presentan a alumnos que quieren leer, tecnificando a tal grado la historia y haciendo tan obtusa la interpretación y la comprensión de un texto, que los alumnos finalmente terminan confundiendo un Sancho Panza con un oxímoron. No puede ser. Hay una pedantería implícita, un desgano, un colonialismo cultural fuera de todo límite.

En 1998, Skármeta escribió su primer libro infantil, La Composición (Editorial Ekaré) ganador de varios premios internacionales, entre ellos, el UNESCO 2003 de Literatura Infantil y Juvenil en pro de la Tolerancia, que lo catalogó como el mejor libro para niños de hasta 13 años. La Composición cuenta la historia de Pedro durante los primeros años de la dictadura militar, quien debe enfrentarse primero a la perturbadora escena de unos militares llevando detenido al padre de su amigo Daniel y luego, a la visita de un oficial del Ejército a su escuela, quien les pide que redacten la composición “Lo que hace mi familia por las noches”, y decidir si decir la verdad, que es que sus papás escuchan radios extranjeras y tienen ideas divergentes del gobierno, sabiendo que ello les puede traer problemas, o inventar una historia.

Su segundo libro para niños lo publicó también en el 2003, y lo llamó Insomnio. Esta es la historia de un niño que no quería dormir porque temía que si lo hacía, se perdería alguna maravilla que pudiera ocurrir durante sus sueños. Por ello, mientras su padre le cuenta un cuento, el niño hace todo lo posible por mantenerse despierto. Es un libro que invita a imaginar, a pensar en lo imposible como posible, en un mundo paralelo, el de los sueños, ayudado por las magníficas ilustraciones de Alfonso Ruano, quien también ilustró La Composición.

HUV: Cuéntanos sobre tus libros para niños, ¿has escrito otros más? AS: Se acaba de publicar mi último libro infantil, en español, que es la historia de un chico que trabaja en una masificadora chica, que es de un español, y al que le va rebien.

El cuento originalmente se llamaba Empresario, pero le pusieron Galletas Chinas. Ahora se publica en España, pero ya salió en Italia, hace como seis meses. Ahí se llama “Il biscotto de la fortuna”.

HUV: ¿Qué libros recuerda de su infancia, que HUV: ¿Y ese infantilismo de los mediadores, le hayan marcado especialmente? no será producto de una necesidad imperiosa AS: Los dos textos fundamentales para mí, que me emocionaron y me por atraer a los niños a la lectura, frente a este dieron ganas de escribir, fueron una novela de Edmundo D’Amicis, mundo lleno de estímulos? Corazón, y Pinocho, de Carlo Collodi. Corazón era un cuento muy sentimental, muy emocional, y yo me creí todos las historias.

Y Pinocho me movió mucho, su fantasía me pareció arrolladora. Cuando lo leí me encantó, me encantó el ansia de crecimiento, de que una fantasía se haga realidad, que un muñeco aspire a tener vida, que es a lo que aspira toda obra de arte. Una gran metáfora, que en ese momento, cuando lo leí por primera vez, no entendí así, pero después he leído como tal a lo largo de toda mi vida. Por ejemplo, todo el tiempo que viví en el exilio, que concentré en un ensayo, está basado en una frase de Pinocho: en la historia, Pinocho se encuentra con “patos malos” y tiene problemas por donde va, ve que todo el mundo lo violenta y le va pésimo, como que el mundo se lo quiere tragar. Entonces, cuando se lo traga una ballena, se encuentra con todos sus amigos y hacen un incendio y logran escapar, se va nadando hasta una isla cercana, donde se topa con un isleño y le hace la siguiente pregunta, que a mÍ me parece totalmente filosófica: “¿Señor, es posible en esta isla comer algo sin ser comido?” Eso, para mí, es la metáfora del exilio: cómo mantener uno, en un lugar extranjero, su propia identidad, sin perderse definitivamente.

Había Una Vez 22 | Entrevista

AS: La presencia, el reintegrar la tribu íntima, que está dispersa en las comunicaciones, muestra una ansia de la gente por la intimidad. Y eso lo da la lectura, la sensación de que estamos leyendo frente al fogón, y el fogón es la imagen de la intimidad, una intimidad perdida, asediada frente a un hombre masivo. La literatura es la señal divergente, es la imagen alternativa a lo que podría llamar masivo, codificado, vulgarizado. La literatura es como un gesto de inteligencia mayor, de sensibilidad mayor.

Los árabes tienen una palabra para distinguir la magia engañosa de la magia verdadera, y a la magia verdadera le llaman POESÍA. Es esa que te deja turulato, mareado y encantado.

cordillero@gmail.com www.antonio-skarmeta.com www.imaginaria.com.ar/04/0/lacomposicion.html www.geocities.com/cuatrogatos4/lacomposicion.html Había una Vez 09 | ARTÍCULO


UN PUENTE DE AFECTO LITERATURA INFANTIL: NI GRANDES, NI CHICOS

ANTONIO EL RECITADOR

HUV: ¿Cómo nació su interés por la literatura?

AS: Muy tempranamente me di cuenta de que el mundo real era tan excitante como el mundo que no existía, y que el mundo que no existía podía ser posible a través de dos vías: Una, la radio, donde gracias a mi abuela –que oía radioteatro y los seguía día a día tuve– una versión dramatizada del efecto de la fantasía. Y la otra, a través de las letras de las canciones populares de la época, que sentía que interpretaban mis sentimientos.

Después, con el tiempo, se fue creando un grado completo de identificación con cuanto héroe me caía de cualquier libro. La soledad que te dejan esos espacios de la noche, la hora de la siesta de los adultos, acompañados de una buena biblioteca a mano, fue salvador. Yo tenía una tía, Dovrila, que tenía una buena biblioteca. Y a la hora de la siesta me ponía a leer, y me fascinaba, y muchas veces estaba invitado a jugar a la calle con los amigos, pero estaba metido en un libro, y no salía porque quería saber qué le pasaba a Zutano o Mengano. Es que el niño, pone muy cerca el personaje real con el de ficción, y hay que respetarle esa capacidad de juego que tiene. Ya en el colegio, otra fuente importante de estímulo fueron los profesores, que alertas a mi gusto por la literatura y la poesía, se dieron cuenta de que tenía una gran facilidad para aprender poemas. Cuando detectaron ese talento, en una escuela pública primaria en Argentina, me lo estimularon. Yo sentía que como otros eran buenos para el fútbol o para las figuritas, yo era bueno para aprender poemas y decirlos.

PROBLEMAS DE LA PROMOCIÓN LECTORA: LA INFANTILIZACIÓN DE LA LITERATURA

HUV: ¿Qué está pasando con la literatura hoy en día en Chile? AS: Tanto en la literatura infantil cómo en la literatura general, el problema más agudo es la manera como se enseña la literatura. Y especialmente, cómo se enseña a niños y jóvenes hasta la escuela secundaria. Las profesoras se “infantilizan” para trabajar con los niños. Adoptan un vocabulario blando, una visión de la literatura melodramáticamente tierna, la endulzan demasiado, hasta hacerla relajante. No trabajan con los niños en un reportaje de la realidad y la fantasía, sino que siguen hablando del gatito y del pajarito y del ratoncito.

En la secundaria, muchos profesores están impartiendo la literatura de una manera “tecnificada”. Explotan el texto literario en sus formalidades estructurales. Están enseñando literatura con apuntes revenidos y añejos que han tomado en las universidades, y los presentan a alumnos que quieren leer, tecnificando a tal grado la historia y haciendo tan obtusa la interpretación y la comprensión de un texto, que los alumnos finalmente terminan confundiendo un Sancho Panza con un oxímoron. No puede ser. Hay una pedantería implícita, un desgano, un colonialismo cultural fuera de todo límite.

En 1998, Skármeta escribió su primer libro infantil, La Composición (Editorial Ekaré) ganador de varios premios internacionales, entre ellos, el UNESCO 2003 de Literatura Infantil y Juvenil en pro de la Tolerancia, que lo catalogó como el mejor libro para niños de hasta 13 años. La Composición cuenta la historia de Pedro durante los primeros años de la dictadura militar, quien debe enfrentarse primero a la perturbadora escena de unos militares llevando detenido al padre de su amigo Daniel y luego, a la visita de un oficial del Ejército a su escuela, quien les pide que redacten la composición “Lo que hace mi familia por las noches”, y decidir si decir la verdad, que es que sus papás escuchan radios extranjeras y tienen ideas divergentes del gobierno, sabiendo que ello les puede traer problemas, o inventar una historia.

Su segundo libro para niños lo publicó también en el 2003, y lo llamó Insomnio. Esta es la historia de un niño que no quería dormir porque temía que si lo hacía, se perdería alguna maravilla que pudiera ocurrir durante sus sueños. Por ello, mientras su padre le cuenta un cuento, el niño hace todo lo posible por mantenerse despierto. Es un libro que invita a imaginar, a pensar en lo imposible como posible, en un mundo paralelo, el de los sueños, ayudado por las magníficas ilustraciones de Alfonso Ruano, quien también ilustró La Composición.

HUV: Cuéntanos sobre tus libros para niños, ¿has escrito otros más? AS: Se acaba de publicar mi último libro infantil, en español, que es la historia de un chico que trabaja en una masificadora chica, que es de un español, y al que le va rebien.

El cuento originalmente se llamaba Empresario, pero le pusieron Galletas Chinas. Ahora se publica en España, pero ya salió en Italia, hace como seis meses. Ahí se llama “Il biscotto de la fortuna”.

HUV: ¿Qué libros recuerda de su infancia, que HUV: ¿Y ese infantilismo de los mediadores, le hayan marcado especialmente? no será producto de una necesidad imperiosa AS: Los dos textos fundamentales para mí, que me emocionaron y me por atraer a los niños a la lectura, frente a este dieron ganas de escribir, fueron una novela de Edmundo D’Amicis, mundo lleno de estímulos? Corazón, y Pinocho, de Carlo Collodi. Corazón era un cuento muy sentimental, muy emocional, y yo me creí todos las historias.

Y Pinocho me movió mucho, su fantasía me pareció arrolladora. Cuando lo leí me encantó, me encantó el ansia de crecimiento, de que una fantasía se haga realidad, que un muñeco aspire a tener vida, que es a lo que aspira toda obra de arte. Una gran metáfora, que en ese momento, cuando lo leí por primera vez, no entendí así, pero después he leído como tal a lo largo de toda mi vida. Por ejemplo, todo el tiempo que viví en el exilio, que concentré en un ensayo, está basado en una frase de Pinocho: en la historia, Pinocho se encuentra con “patos malos” y tiene problemas por donde va, ve que todo el mundo lo violenta y le va pésimo, como que el mundo se lo quiere tragar. Entonces, cuando se lo traga una ballena, se encuentra con todos sus amigos y hacen un incendio y logran escapar, se va nadando hasta una isla cercana, donde se topa con un isleño y le hace la siguiente pregunta, que a mÍ me parece totalmente filosófica: “¿Señor, es posible en esta isla comer algo sin ser comido?” Eso, para mí, es la metáfora del exilio: cómo mantener uno, en un lugar extranjero, su propia identidad, sin perderse definitivamente.

Había Una Vez 22 | Entrevista

AS: La presencia, el reintegrar la tribu íntima, que está dispersa en las comunicaciones, muestra una ansia de la gente por la intimidad. Y eso lo da la lectura, la sensación de que estamos leyendo frente al fogón, y el fogón es la imagen de la intimidad, una intimidad perdida, asediada frente a un hombre masivo. La literatura es la señal divergente, es la imagen alternativa a lo que podría llamar masivo, codificado, vulgarizado. La literatura es como un gesto de inteligencia mayor, de sensibilidad mayor.

Los árabes tienen una palabra para distinguir la magia engañosa de la magia verdadera, y a la magia verdadera le llaman POESÍA. Es esa que te deja turulato, mareado y encantado.

cordillero@gmail.com www.antonio-skarmeta.com www.imaginaria.com.ar/04/0/lacomposicion.html www.geocities.com/cuatrogatos4/lacomposicion.html Había una Vez 09 | ARTÍCULO


UN PUENTE DE AFECTO HUV: ¿Qué te llevó a escribir HUV: Es decir, la literatura es para niños? universal, un buen texto para niños también debe serlo AS: El tema, así como está planteado tradicionalmente, de hacer esta diferencia entre para los adultos. literatura infantil y la “otra”, es una diferencia que lleva a lugares comunes atroces. Por lo tanto, lo que yo podría decir respecto al escritor que yo soy, es que a mí lo que me interesa en literatura, fundamentalmente, es la comunicación. Para cada obra busco el camino más adecuado para que esta obra sea comunicada, sea comunicativa. Siempre creo que la literatura es un gesto, una mano que se extiende. Y esa mano extendida es una mano que queda en el aire si no toca el hombro de alguien. Entonces, cada historia que yo cuento tiene que encontrar el lenguaje adecuado para contarse. Hay algunas que tienen una enorme complejidad y hay otras que necesitan tener levedad, gracia, ser prístinas. A veces, esta comunicación puede ser muy compleja, y evidentemente un niño no alcanza a entrar en esa comunicación, no le llega por la complejidad como la dificultad del alma del escritor es expresada. Y otras veces puede ser que a un niño le toque una historia porque tiene una levedad, una transparencia, un vocabulario que es el que la historia necesita. Que un cuento sea para niño o para adulto del propósito del escritor de escribir para un determinado público, para un sector de lectores. Entonces, la diferencia que determinó que textos como La Composición, Insomnio o ahora, Las Galletas Chinas, fueran calificados de infantiles, es sólo que a las editoriales les pareció que podían ser publicados como relatos ilustrados, y los ponen como tal. Ahora, lo fundamental es que un cuento que es leído por niños, si no produce el mismo efecto en un lector adulto que en los niños, es fracasado.

AS: Últimamente he estado leyendo bastante Galletas Chinas y más aún, creo que ahora lo voy a leer en una reunión con empresarios, a un nivel bastante elevado. A lo que voy es a que un cuento tiene que tener siempre, por sencillo que sea, una doble lectura. Y esa doble lectura, que te permitiría jugar un poco con el público infantil y el público adulto, la da muchas veces la ironía, que permite crear dos niveles: alguien puede leer un relato y entusiasmarse simplemente por la anécdota, por la tensión de la anécdota, y alguien puede entusiasmarse por el modo cómo esta anécdota está contada. Y esas pueden ser sutilezas que capte sólo un lector con más cultura o con más experiencia de vida que la que puede tener un niño. Ironía es una cierta distancia que te permite un juego cómplice con el lector. Son toques de humor que no necesariamente están en la constelación de un niño, pero donde éste puede seguir el relato, porque es un lenguaje sencillo, que por ende no cae en la puerilidad. Es un relato que no está escrito para niños, pero que puede gustar tanto a ellos como a los adultos. A lo que voy con todo esto es que creo que uno de los temas que siempre hay que discutir con la gente que trabaja con libros infantiles es la INTENCIONALIDAD. En cuanto tocar el alma frágil, pura, selecta, delicada del niño implica una carga demasiado intencional de que el objeto hay que cuidarlo como si fuera de cristal, comienzas a falsear tu lenguaje y comienzas a crear una literatura aguachenta.

“Pájaro Kerouac”, y les contaba que “el pájaro Kerouac un día emprendió vuelo desde una casa que estaba en El Arrayán y se dirige a Buenos Aires atravesando la cordillera. Halcones, cóndores, pumas se interesan considerablemente en el vuelo del pájaro Kerouac, un pájaro extravagante en el contexto. Pero definitivamente deciden no atacarlo, para ver si, cuando ha cruzado la cordillera, vuelve”… Se los contaba así, y no les decía “había una vez un pajarito, que era bien bonito, que tenía unas alitas de muuuuuchos colores, que parecía que a las alitas se las iba levantando un airecito”… ¡el maldito, terrible, espantoso diminutivo! La dulcificación de todo, esa infantilización que llena de puerilidad después la vida de los chilenos, los llena en la televisión, en considerar qué cosas son bellas y qué cosas no lo son, los cierra a otras percepciones de la realidad porque están atrapados en una convención.

Ilustración de Alfonso Ruano para el libro Galleta Chinas de Editorial Serres.

Insomnio, esta es la historia de un chico que una noche no quería dormir. Temía que si cerraba los ojos, no vería alguna maravilla que podría ocurrir en cualquier momento. Intentará mantenerse despierto mientras su padre le cuenta cuentos.

HUV: ¿Y no te inspirabas en tus hijos? ¿No te daban ganas de crear historias para ellos? AS: Cada vez que les conté cuentos a mis hijos, rescataba cosas de la literatura que a mí me gustaban. Por ejemplo, un autor que me gustaba mucho era Kerouac, un gran escritor de los beatnicks. Entonces inventé un personaje, el

...“Eso sólo lo da la lectura, la sensación de que estamos leyendo frente al fogón, y el fogón es la imagen de la intimidad, una intimidad perdida, asediada frente a un hombre masivo”. Había Una Vez 24 | Artículo

Nombre: La composición Autor: Antonio Skármeta Ilustrador: Alfonso Ruano Editorial: Ekaré

Cuando me tocó contar cuentos, conté aquellos en que las cosas se llamaban como se llamaban. Entonces hacía imágenes con las cosas, pero no hacía imágenes con las palabras, con las “palabritas”. Eso es lo que me pasa con la literatura infantil, esta es mi percepción del tema. Puede ser que yo no sea un escritor que escriba intencionalmente para niños, y que otros que sí lo hacen, sean infinitamente más atractivos para ellos. Pero así es como yo me planteo frente a la escritura para niños, para el tipo de escritor que yo soy.


UN PUENTE DE AFECTO HUV: ¿Qué te llevó a escribir HUV: Es decir, la literatura es para niños? universal, un buen texto para niños también debe serlo AS: El tema, así como está planteado tradicionalmente, de hacer esta diferencia entre para los adultos. literatura infantil y la “otra”, es una diferencia que lleva a lugares comunes atroces. Por lo tanto, lo que yo podría decir respecto al escritor que yo soy, es que a mí lo que me interesa en literatura, fundamentalmente, es la comunicación. Para cada obra busco el camino más adecuado para que esta obra sea comunicada, sea comunicativa. Siempre creo que la literatura es un gesto, una mano que se extiende. Y esa mano extendida es una mano que queda en el aire si no toca el hombro de alguien. Entonces, cada historia que yo cuento tiene que encontrar el lenguaje adecuado para contarse. Hay algunas que tienen una enorme complejidad y hay otras que necesitan tener levedad, gracia, ser prístinas. A veces, esta comunicación puede ser muy compleja, y evidentemente un niño no alcanza a entrar en esa comunicación, no le llega por la complejidad como la dificultad del alma del escritor es expresada. Y otras veces puede ser que a un niño le toque una historia porque tiene una levedad, una transparencia, un vocabulario que es el que la historia necesita. Que un cuento sea para niño o para adulto del propósito del escritor de escribir para un determinado público, para un sector de lectores. Entonces, la diferencia que determinó que textos como La Composición, Insomnio o ahora, Las Galletas Chinas, fueran calificados de infantiles, es sólo que a las editoriales les pareció que podían ser publicados como relatos ilustrados, y los ponen como tal. Ahora, lo fundamental es que un cuento que es leído por niños, si no produce el mismo efecto en un lector adulto que en los niños, es fracasado.

AS: Últimamente he estado leyendo bastante Galletas Chinas y más aún, creo que ahora lo voy a leer en una reunión con empresarios, a un nivel bastante elevado. A lo que voy es a que un cuento tiene que tener siempre, por sencillo que sea, una doble lectura. Y esa doble lectura, que te permitiría jugar un poco con el público infantil y el público adulto, la da muchas veces la ironía, que permite crear dos niveles: alguien puede leer un relato y entusiasmarse simplemente por la anécdota, por la tensión de la anécdota, y alguien puede entusiasmarse por el modo cómo esta anécdota está contada. Y esas pueden ser sutilezas que capte sólo un lector con más cultura o con más experiencia de vida que la que puede tener un niño. Ironía es una cierta distancia que te permite un juego cómplice con el lector. Son toques de humor que no necesariamente están en la constelación de un niño, pero donde éste puede seguir el relato, porque es un lenguaje sencillo, que por ende no cae en la puerilidad. Es un relato que no está escrito para niños, pero que puede gustar tanto a ellos como a los adultos. A lo que voy con todo esto es que creo que uno de los temas que siempre hay que discutir con la gente que trabaja con libros infantiles es la INTENCIONALIDAD. En cuanto tocar el alma frágil, pura, selecta, delicada del niño implica una carga demasiado intencional de que el objeto hay que cuidarlo como si fuera de cristal, comienzas a falsear tu lenguaje y comienzas a crear una literatura aguachenta.

“Pájaro Kerouac”, y les contaba que “el pájaro Kerouac un día emprendió vuelo desde una casa que estaba en El Arrayán y se dirige a Buenos Aires atravesando la cordillera. Halcones, cóndores, pumas se interesan considerablemente en el vuelo del pájaro Kerouac, un pájaro extravagante en el contexto. Pero definitivamente deciden no atacarlo, para ver si, cuando ha cruzado la cordillera, vuelve”… Se los contaba así, y no les decía “había una vez un pajarito, que era bien bonito, que tenía unas alitas de muuuuuchos colores, que parecía que a las alitas se las iba levantando un airecito”… ¡el maldito, terrible, espantoso diminutivo! La dulcificación de todo, esa infantilización que llena de puerilidad después la vida de los chilenos, los llena en la televisión, en considerar qué cosas son bellas y qué cosas no lo son, los cierra a otras percepciones de la realidad porque están atrapados en una convención.

Ilustración de Alfonso Ruano para el libro Galleta Chinas de Editorial Serres.

Insomnio, esta es la historia de un chico que una noche no quería dormir. Temía que si cerraba los ojos, no vería alguna maravilla que podría ocurrir en cualquier momento. Intentará mantenerse despierto mientras su padre le cuenta cuentos.

HUV: ¿Y no te inspirabas en tus hijos? ¿No te daban ganas de crear historias para ellos? AS: Cada vez que les conté cuentos a mis hijos, rescataba cosas de la literatura que a mí me gustaban. Por ejemplo, un autor que me gustaba mucho era Kerouac, un gran escritor de los beatnicks. Entonces inventé un personaje, el

...“Eso sólo lo da la lectura, la sensación de que estamos leyendo frente al fogón, y el fogón es la imagen de la intimidad, una intimidad perdida, asediada frente a un hombre masivo”. Había Una Vez 24 | Artículo

Nombre: La composición Autor: Antonio Skármeta Ilustrador: Alfonso Ruano Editorial: Ekaré

Cuando me tocó contar cuentos, conté aquellos en que las cosas se llamaban como se llamaban. Entonces hacía imágenes con las cosas, pero no hacía imágenes con las palabras, con las “palabritas”. Eso es lo que me pasa con la literatura infantil, esta es mi percepción del tema. Puede ser que yo no sea un escritor que escriba intencionalmente para niños, y que otros que sí lo hacen, sean infinitamente más atractivos para ellos. Pero así es como yo me planteo frente a la escritura para niños, para el tipo de escritor que yo soy.


Recordada hoy por sus ilustraciones de Papelucho, Los Pecosos o su inolvidable “Tata Colores”, que daba las buenas noches a los niños de los años ochenta en la televisión, esta ilustradora dejó un legado inolvidable que hemos querido rescatar a través de la gente que más la conoció. Si hemos de elegir uno de los personajes ilustrados más populares de nuestra literatura nacional, sin duda coincidiremos en Papelucho. ¿Quién no conserva en la retina esos dibujos del niño desgarbado, de mirada pícara y pelo hirsuto? Un dibujo de trazos firmes, colores difuminados, pero siempre muy expresivo. Y sobre todo, sencillo. Como quien le dio vida, Marta Carrasco Bertrand, de quien su legado habla más que muchas palabras.

Vocación ante todo “Cuando conocí a Martita descubrí que estaba frente a una persona extraordinaria. De mirada profunda, voz pausada, pero por sobre todo, de una gran sensibilidad. Frágil, pero a la vez de una gran fuerza interior”. Así describe la primera impresión que tuvo de ella la escritora infantil Cecilia Beuchat, a quien Carrasco le ilustró su primera obra, la colección Pablito aprende ortografía solito, que escribió junto con Teresa Clero y Nerránsula Ugarte para Editorial Universitaria. “Nunca olvidaré las reuniones para revisar los bocetos. Cada vez, Martita sorprendía con sus dibujos”, recuerda. “Las risas surgían en nuestras conversaciones, las observaciones que hacía… siempre eran muy acertadas. Su sentido estético me impresionaba, pero sobre todo, me impactaba su tremenda humildad”. Marta siempre demostró tener una gran sensibilidad e inclinación artística. De niña sintió una fuerte vocación por el ballet, pero una larga enfermedad, la poliomelitis, que la tuvo postrada durante un año, la obligó a desechar

Precursora de la ilustración infantil en Chile

ILUSTRACIÓN Marta Carrasco|

esa idea y la ayudó a descubrir otros talentos, que finalmente serían los que la acompañarían durante toda su vida: el dibujo, la pintura y la fabricación de muñecos. “Con Martita fuimos compañeras desde los once ó doce años, en la Alianza Francesa, en la vieja casona de Pedro de Valdivia”, cuenta Carmen Colomer, una de sus grandes amigas de toda la vida. “Ahí llegó con sus muletas, que nos prestaba en los recreos para aprender a caminar como ella. Mientras tanto –ya estábamos en edad– , hablábamos de nuestros amores y soñábamos con que el mundo tenía que cambiar; un grupo de cuatro amigas, amigas hasta el día de hoy, que comenzamos a hacer una revista diseñada, ilustrada y difundida por nosotras al interior de El grupo de los 13, creado también por nosotras. Las principales ilustradoras eran, por supuesto, Martita y su prima Mónica Lihn. Creo que hubo un solo ejemplar. Cuando llegó el verano decidimos guardarlo, o más bien esconderlo, en el subterráneo de la casa de la familia Carrasco; nos introdujimos por un ventanuco y depositamos ahí nuestro tesoro.

Amante de los niños, esta ilustradora logró, con mucho talento, sencillez y pocos recursos, marcar un cambio radical en la producción editorial infantil en nuestro país, al promover con su trabajo la ilustración como un requisito inherente en los libros de esa naturaleza.

|M. Teresa Vial

Artículo

Ilustración de Marta Carrasco para el libro La otra orilla de ediciones Ekaré.

Nombre: Papeucho Autor: Marcela Paz Editorial: Sudamericana

Nombre: Los dedales de oro y otros cuentos Autor: Violeta Diéguez Editorial: Andrés Bello

Nombre: Juan Peña, un hombre original Ediciones SM

Había Una Vez 27 | Ilustrador


Recordada hoy por sus ilustraciones de Papelucho, Los Pecosos o su inolvidable “Tata Colores”, que daba las buenas noches a los niños de los años ochenta en la televisión, esta ilustradora dejó un legado inolvidable que hemos querido rescatar a través de la gente que más la conoció. Si hemos de elegir uno de los personajes ilustrados más populares de nuestra literatura nacional, sin duda coincidiremos en Papelucho. ¿Quién no conserva en la retina esos dibujos del niño desgarbado, de mirada pícara y pelo hirsuto? Un dibujo de trazos firmes, colores difuminados, pero siempre muy expresivo. Y sobre todo, sencillo. Como quien le dio vida, Marta Carrasco Bertrand, de quien su legado habla más que muchas palabras.

Vocación ante todo “Cuando conocí a Martita descubrí que estaba frente a una persona extraordinaria. De mirada profunda, voz pausada, pero por sobre todo, de una gran sensibilidad. Frágil, pero a la vez de una gran fuerza interior”. Así describe la primera impresión que tuvo de ella la escritora infantil Cecilia Beuchat, a quien Carrasco le ilustró su primera obra, la colección Pablito aprende ortografía solito, que escribió junto con Teresa Clero y Nerránsula Ugarte para Editorial Universitaria. “Nunca olvidaré las reuniones para revisar los bocetos. Cada vez, Martita sorprendía con sus dibujos”, recuerda. “Las risas surgían en nuestras conversaciones, las observaciones que hacía… siempre eran muy acertadas. Su sentido estético me impresionaba, pero sobre todo, me impactaba su tremenda humildad”. Marta siempre demostró tener una gran sensibilidad e inclinación artística. De niña sintió una fuerte vocación por el ballet, pero una larga enfermedad, la poliomelitis, que la tuvo postrada durante un año, la obligó a desechar

Precursora de la ilustración infantil en Chile

ILUSTRACIÓN Marta Carrasco|

esa idea y la ayudó a descubrir otros talentos, que finalmente serían los que la acompañarían durante toda su vida: el dibujo, la pintura y la fabricación de muñecos. “Con Martita fuimos compañeras desde los once ó doce años, en la Alianza Francesa, en la vieja casona de Pedro de Valdivia”, cuenta Carmen Colomer, una de sus grandes amigas de toda la vida. “Ahí llegó con sus muletas, que nos prestaba en los recreos para aprender a caminar como ella. Mientras tanto –ya estábamos en edad– , hablábamos de nuestros amores y soñábamos con que el mundo tenía que cambiar; un grupo de cuatro amigas, amigas hasta el día de hoy, que comenzamos a hacer una revista diseñada, ilustrada y difundida por nosotras al interior de El grupo de los 13, creado también por nosotras. Las principales ilustradoras eran, por supuesto, Martita y su prima Mónica Lihn. Creo que hubo un solo ejemplar. Cuando llegó el verano decidimos guardarlo, o más bien esconderlo, en el subterráneo de la casa de la familia Carrasco; nos introdujimos por un ventanuco y depositamos ahí nuestro tesoro.

Amante de los niños, esta ilustradora logró, con mucho talento, sencillez y pocos recursos, marcar un cambio radical en la producción editorial infantil en nuestro país, al promover con su trabajo la ilustración como un requisito inherente en los libros de esa naturaleza.

|M. Teresa Vial

Artículo

Ilustración de Marta Carrasco para el libro La otra orilla de ediciones Ekaré.

Nombre: Papeucho Autor: Marcela Paz Editorial: Sudamericana

Nombre: Los dedales de oro y otros cuentos Autor: Violeta Diéguez Editorial: Andrés Bello

Nombre: Juan Peña, un hombre original Ediciones SM

Había Una Vez 27 | Ilustrador


ILUSTRACIÓN En marzo, al regresar a clases quisimos recuperarlo, pero ninguna cupo por el ventanuco y ahí quedó para siempre”. Siguiendo ese llamado, Carrasco decidió estudiar Bellas Artes en la Universidad de Chile. Allí consolidó su talento estudiando pintura con Pablo Burchard y dibujo con Gustavo Carrasco. Luego, en 1961, se casó con el pintor y escritor Adolfo Couve, y tuvo una hija, Camila. “Yo crecí con una mamá artista. El olor de la trementina y el óleo eran parte de mi cotidiano. Los trapitos de diferentes texturas y tamaños, en bolsitas, para los títeres y muñecos, eran los tesoros en su pieza”.

Creatividad e ingenio Quienes la conocieron más de cerca, coinciden en que sus grandes virtudes fueron la humildad y la sencillez. “Tal vez lo más sobresaliente de Marta fue su modestia, su generosidad y su enorme capacidad para escuchar y respetar a las personas, ya sea en el contexto familiar en el plano de la amistad, en el ámbito laboral, en el campo de lo social, lo espiritual o lo político”, destaca su amiga Carmen. Y según Beuchat, “la sencillez, la delicadeza del trazo, la ternura que emana de las figuras humanas. Es impresionante como en una obra tan delicada, pueden surgir tantas respuestas”. Martita, como le decían sus amigos, dedicó gran parte de su vida a la ilustración de libros infantiles. Su sensibilidad y ternura se reflejó siempre en sus trabajos, que quedaron plasmados en la mayoría de las editoriales del país, como Universitaria, Andrés Bello, Alfaguara, Zig-Zag, Quimantú y Pehuén, y en libros inolvidables como Los Pecosos o toda la serie de Papelucho. Su trabajo creativo también fue reconocido en el exterior. En 1984 obtuvo el premio Apel-les Mestres, de Editorial Destino, por el libro El club de los diferentes, que no sólo ilustró sino del que también fue autora. Y luego, dos años más tarde, publicó en la misma editorial su obra El cuaderno y la . ventana, que fue traducido al catalán y japonés. Pero también, otro de sus legados más recordados fueron sus muñecos. Esas entrañables marionetas y muñecos animados que acompañaron a tantos niños de los años ochenta, que los veían en los programas infantiles de Canal 13 y Televisión Nacional. Inolvidable, el “Tata Colores”, que invitaba a los niños a ir a dormir todas las noches, antes de las noticias de las nueve.

Poco antes de morir, Marta Carrasco realizó un nuevo y último encargo, que probablemente resumió el sentido de su vida, entregada al dibujo y su amor por los niños. acogiendo el pedido de la fundación Giracuentos, Cultura y Alegría en la Salud, un voluntariado que se dedica a acompañar y entretener con cuentos a niños y jóvenes hospitalizados o ambulatorios de los hospitales pediátricos “Luis Calvo Mackena” de la comuna de Providencia y “Roberto del Río” de la comuna de Independencia, en Santiago. Carrasco realizó los dibujos que decoraron los muebles de la última biblioteca inagurada por la Fundación, en el Roberto del Río. Nuevamente su trazo sencillo, pero expresivo, adornó con cariño, delicadeza y ternura un espacio que, sin duda, le rinde honores cada vez que un niño lo visita y siente su calor cuando mira sus dibujos.

Según su hija Camila, su mamá “le dio vida y carácter propio a trabajos ajenos, la vida entera… No siempre eran trabajos motivantes. Incluso los recursos eran pobres. Para alguien con tanto sentido de la estética, debe haber sido difícil”, explica, refiriéndose a una época en que las impresiones eran un lujo, por lo que las ilustraciones se hacían en papeles de inferior calidad, y en blanco y negro, o muy poco color. “Recuerdo haberla escuchado suspirar frente a una pila de dibujos hechos a plumilla, intentando combinar de la mejor manera dos colores y el negro. Era francamente desalentador, pero nada la hacía claudicar ni dejar de producir, producir y producir “dibujitos”, como ella los llamaba. Como quien respira”.

Su rostro se iluminaba cuando, al pedirme que le contara qué tal iba nuestro trabajo, le relataba esos pequeños milagros que se suceden diariamente, si un niño es visitado por un giracuentos... Si ser uno de nuestros voluntarios es acompañar a los niños con la magia de los cuentos, Martita cumplió su deseo porque hoy, sus dibujos impresos y ampliados, decoran los muebles de la nueva biblioteca del Hospital Roberto del Río, y cada vez que los pequeños sueñan al verlos, ella los acompaña.

Muñecos de La Abuela Panchita

“Tata Colores, píntanos ya, una linda historia para soñar… En tu brocha hay colores para conocer, y en tu mundo hay países para descubrir. Y una mágica historia para ir a dormir. Tata Colores, mañana volverás. Todos los niñitos, durmiendo están”.

Había Una Vez 28 | Ilustrador

Para Cecilia Beuchat, “Marta Carrasco marcó un hito en la historia de la literatura para niños. Ella desarrolló gran parte de su producción en una época en que no se publicaban tantos libros para niños, e inició el camino que provocó la toma de conciencia de la importancia que puede tener la ilustración en ellos”. Y Colomer agrega que “fue una persona discreta y al mismo tiempo temeraria: ningún tema le parecía desdeñable: sabía no sólo identificar lo esencial, sino además expresarlo a través de sus dibujos y pinturas. Lo que más me llamó siempre la atención fue la ternura y la mirada respetuosa en el tratamiento de todos sus trabajos, no exentos de un suave humor sin ironía. En sus libros escritos e ilustrados, que están siendo llamados álbumes, logra una sincronía textual gráfica y verbal conmovedora”.

Dos grandes temas en sus trabajos fueron su valoración por la diversidad y la tolerancia, que se reconocen en dos de sus últimas obras: La otra orilla, publicada por Ediciones Ekaré, y Juan Peña, un hombre original, obra finalista en el Primer Concurso de Literatura Infantil El Barco de Vapor 2006, en Chile. Su profunda sensibilidad y cariño por la infancia, fue lo que más marcó su trayectoria. “La actitud de ese dibujo, tan perfectamente representada: si era tristeza, uno lo sabía casi sin mirar; si eran movimientos, uno sentía el salto, la curva de la espalda y lo que acompañaba ese movimiento; la risa, el llanto, el miedo, la ternura”, comenta su hija.

Isabel Beltrán, escritora y giracuentos

Ilustraciones hechas para los muebles de la biblioteca del hospital Roberto del Río, de Fundación Giracuentos.

Los niños su gran inspiración

Ilustración para: Los dedales de oro y otros cuentos Autor: Violeta Diéguez Ilustrador: Marta Carrasco Editorial: Andrés Bello

Para su último libro, pidió ayuda a su nieta Isidora Aguirre. “En el último tiempo, mi abuela recopiló algunos cuentos que tenía guardados y terminó de escribir otros. Me pidió que se los transcribiera en el computador, con la urgencia de alguien que sabe que en esas historias está ella misma dispuesta y preparada para salir a la luz, y que sabe que es la última oportunidad, el momento correcto y que tiene que trabajar en ello”, cuenta Isidora sobre esta experiencia, que culminó con la publicación del libro La Otra Orilla, una obra que refleja vivamente lo que fue su vida y sus dones. “Todo lo verdadero, que suele ser evidente mas no fácil, lo expresó en pequeños pero contundentes cuentos”. En La Otra Orilla, Carrasco narra la historia de dos familias, que viven una a cada lado del río, y que no se relacionan. Al contrario, cada una tiene una opinión muy distinta y adversa de la otra. Hasta que sus niños se relacionan. De a poco se van conociendo, cada uno en una orilla del río, y finalmente, se juntan, y se dan cuenta de que no son tan diferentes.

Había Una Vez 29 | ILUSTRADOR


ILUSTRACIÓN En marzo, al regresar a clases quisimos recuperarlo, pero ninguna cupo por el ventanuco y ahí quedó para siempre”. Siguiendo ese llamado, Carrasco decidió estudiar Bellas Artes en la Universidad de Chile. Allí consolidó su talento estudiando pintura con Pablo Burchard y dibujo con Gustavo Carrasco. Luego, en 1961, se casó con el pintor y escritor Adolfo Couve, y tuvo una hija, Camila. “Yo crecí con una mamá artista. El olor de la trementina y el óleo eran parte de mi cotidiano. Los trapitos de diferentes texturas y tamaños, en bolsitas, para los títeres y muñecos, eran los tesoros en su pieza”.

Creatividad e ingenio Quienes la conocieron más de cerca, coinciden en que sus grandes virtudes fueron la humildad y la sencillez. “Tal vez lo más sobresaliente de Marta fue su modestia, su generosidad y su enorme capacidad para escuchar y respetar a las personas, ya sea en el contexto familiar en el plano de la amistad, en el ámbito laboral, en el campo de lo social, lo espiritual o lo político”, destaca su amiga Carmen. Y según Beuchat, “la sencillez, la delicadeza del trazo, la ternura que emana de las figuras humanas. Es impresionante como en una obra tan delicada, pueden surgir tantas respuestas”. Martita, como le decían sus amigos, dedicó gran parte de su vida a la ilustración de libros infantiles. Su sensibilidad y ternura se reflejó siempre en sus trabajos, que quedaron plasmados en la mayoría de las editoriales del país, como Universitaria, Andrés Bello, Alfaguara, Zig-Zag, Quimantú y Pehuén, y en libros inolvidables como Los Pecosos o toda la serie de Papelucho. Su trabajo creativo también fue reconocido en el exterior. En 1984 obtuvo el premio Apel-les Mestres, de Editorial Destino, por el libro El club de los diferentes, que no sólo ilustró sino del que también fue autora. Y luego, dos años más tarde, publicó en la misma editorial su obra El cuaderno y la . ventana, que fue traducido al catalán y japonés. Pero también, otro de sus legados más recordados fueron sus muñecos. Esas entrañables marionetas y muñecos animados que acompañaron a tantos niños de los años ochenta, que los veían en los programas infantiles de Canal 13 y Televisión Nacional. Inolvidable, el “Tata Colores”, que invitaba a los niños a ir a dormir todas las noches, antes de las noticias de las nueve.

Poco antes de morir, Marta Carrasco realizó un nuevo y último encargo, que probablemente resumió el sentido de su vida, entregada al dibujo y su amor por los niños. acogiendo el pedido de la fundación Giracuentos, Cultura y Alegría en la Salud, un voluntariado que se dedica a acompañar y entretener con cuentos a niños y jóvenes hospitalizados o ambulatorios de los hospitales pediátricos “Luis Calvo Mackena” de la comuna de Providencia y “Roberto del Río” de la comuna de Independencia, en Santiago. Carrasco realizó los dibujos que decoraron los muebles de la última biblioteca inagurada por la Fundación, en el Roberto del Río. Nuevamente su trazo sencillo, pero expresivo, adornó con cariño, delicadeza y ternura un espacio que, sin duda, le rinde honores cada vez que un niño lo visita y siente su calor cuando mira sus dibujos.

Según su hija Camila, su mamá “le dio vida y carácter propio a trabajos ajenos, la vida entera… No siempre eran trabajos motivantes. Incluso los recursos eran pobres. Para alguien con tanto sentido de la estética, debe haber sido difícil”, explica, refiriéndose a una época en que las impresiones eran un lujo, por lo que las ilustraciones se hacían en papeles de inferior calidad, y en blanco y negro, o muy poco color. “Recuerdo haberla escuchado suspirar frente a una pila de dibujos hechos a plumilla, intentando combinar de la mejor manera dos colores y el negro. Era francamente desalentador, pero nada la hacía claudicar ni dejar de producir, producir y producir “dibujitos”, como ella los llamaba. Como quien respira”.

Su rostro se iluminaba cuando, al pedirme que le contara qué tal iba nuestro trabajo, le relataba esos pequeños milagros que se suceden diariamente, si un niño es visitado por un giracuentos... Si ser uno de nuestros voluntarios es acompañar a los niños con la magia de los cuentos, Martita cumplió su deseo porque hoy, sus dibujos impresos y ampliados, decoran los muebles de la nueva biblioteca del Hospital Roberto del Río, y cada vez que los pequeños sueñan al verlos, ella los acompaña.

Muñecos de La Abuela Panchita

“Tata Colores, píntanos ya, una linda historia para soñar… En tu brocha hay colores para conocer, y en tu mundo hay países para descubrir. Y una mágica historia para ir a dormir. Tata Colores, mañana volverás. Todos los niñitos, durmiendo están”.

Había Una Vez 28 | Ilustrador

Para Cecilia Beuchat, “Marta Carrasco marcó un hito en la historia de la literatura para niños. Ella desarrolló gran parte de su producción en una época en que no se publicaban tantos libros para niños, e inició el camino que provocó la toma de conciencia de la importancia que puede tener la ilustración en ellos”. Y Colomer agrega que “fue una persona discreta y al mismo tiempo temeraria: ningún tema le parecía desdeñable: sabía no sólo identificar lo esencial, sino además expresarlo a través de sus dibujos y pinturas. Lo que más me llamó siempre la atención fue la ternura y la mirada respetuosa en el tratamiento de todos sus trabajos, no exentos de un suave humor sin ironía. En sus libros escritos e ilustrados, que están siendo llamados álbumes, logra una sincronía textual gráfica y verbal conmovedora”.

Dos grandes temas en sus trabajos fueron su valoración por la diversidad y la tolerancia, que se reconocen en dos de sus últimas obras: La otra orilla, publicada por Ediciones Ekaré, y Juan Peña, un hombre original, obra finalista en el Primer Concurso de Literatura Infantil El Barco de Vapor 2006, en Chile. Su profunda sensibilidad y cariño por la infancia, fue lo que más marcó su trayectoria. “La actitud de ese dibujo, tan perfectamente representada: si era tristeza, uno lo sabía casi sin mirar; si eran movimientos, uno sentía el salto, la curva de la espalda y lo que acompañaba ese movimiento; la risa, el llanto, el miedo, la ternura”, comenta su hija.

Isabel Beltrán, escritora y giracuentos

Ilustraciones hechas para los muebles de la biblioteca del hospital Roberto del Río, de Fundación Giracuentos.

Los niños su gran inspiración

Ilustración para: Los dedales de oro y otros cuentos Autor: Violeta Diéguez Ilustrador: Marta Carrasco Editorial: Andrés Bello

Para su último libro, pidió ayuda a su nieta Isidora Aguirre. “En el último tiempo, mi abuela recopiló algunos cuentos que tenía guardados y terminó de escribir otros. Me pidió que se los transcribiera en el computador, con la urgencia de alguien que sabe que en esas historias está ella misma dispuesta y preparada para salir a la luz, y que sabe que es la última oportunidad, el momento correcto y que tiene que trabajar en ello”, cuenta Isidora sobre esta experiencia, que culminó con la publicación del libro La Otra Orilla, una obra que refleja vivamente lo que fue su vida y sus dones. “Todo lo verdadero, que suele ser evidente mas no fácil, lo expresó en pequeños pero contundentes cuentos”. En La Otra Orilla, Carrasco narra la historia de dos familias, que viven una a cada lado del río, y que no se relacionan. Al contrario, cada una tiene una opinión muy distinta y adversa de la otra. Hasta que sus niños se relacionan. De a poco se van conociendo, cada uno en una orilla del río, y finalmente, se juntan, y se dan cuenta de que no son tan diferentes.

Había Una Vez 29 | ILUSTRADOR


RECOMENDADOS

Escritor Crítico de literatura infantil.

Alejandra Toro

Autor: Alejandra Toro Ilustraciones de Isabel Hojas Editorial Amanuta Colección Mi Historia Santiago, 2007 Premio Marta Brunet 2008

6+ años

Muy acertada esta colección “Mi Historia” de la editorial Amanuta, que pretende recoger aspectos importantes de la vida cotidiana del pasado para que nuestros niños y niñas no olviden sus raíces. Especialmente destacamos dos títulos de la colección: “Gabriela, la poeta viajera”, que recrea la vida de Gabriela Mistral, y “La niña Violeta”, que cuenta en clave literaria la vida de Violeta Parra. Ante una poderosa globalización es importante que los niños conozcan su propio entorno y se sensibilicen respecto a la vida de artistas que han sido fundamentales en la historia de nuestro país. Además, como es característico en esta editorial, las ediciones están muy bien cuidadas, con

una excelente diagramación, impecable diseño y además un aporte desde el punto de vista de las ilustraciones. Los distintos títulos de Amanuta son una verdadera vitrina de jóvenes ilustradores de calidad, cada vez más destacables en Chile. En el caso del libro que comentamos, las ilustraciones de Isabel Hojas son notables, al incorporar escrituras diversas –caligrafía manuscrita o textos en máquina de escribir– para subrayar el oficio de la “poeta viajera”. Muy buenos apuntes costumbristas del vestuario de la época y de objetos de uso cotidiano como braseros, pupitres, sombreros o abanicos. La ilustradora muestra soltura en los trazos y valentía al afrontar la difícil escena de dolor de Gabriela Mistral ante el cadáver del adolescente Yin Yin. Cierra el libro una ilustración colorida en torno al reconocimiento mundial al recibir Gabriela Mistral el Premio Nóbel en el año 1945.

Lejos de Frin |María José González C. .

Cuando Luis María Pescetti visitaba escuelas en Argentina durante los años 2004 y 2005, los lectores de Frin querían saber cómo continuaría la vida de los cinco protagonistas de la novela. Sentían curiosidad por saber qué pasaría con Frin, Lynko, Alma, Vera y Arno cuando tuvieran 15 o 20 años.

A través de diálogos ágiles vamos conociendo aspectos fundamentales de esta inquieta niña que ante las dificultades encuentra un “camino de salvación” en la pequeña biblioteca de Vicuña. Los libros serán su evasión, ya que le mostrarán el mundo y le revelarán que existen otras realidades más allá de las estrechas calles del pueblo. Ante la adversidad del medio, esos queridos libros de las estanterías se alzarán como una posibilidad real de ser feliz.

Pescetti demoró varios años en resolver cómo seguiría la historia, hasta que una imagen de Frin y Lynko aburridos en la vereda una tarde de domingo le dio el impulso para embarcarse en la escritura de la segunda parte, titulada Lejos de Frin.

Cierra el libro una lista de poemas recomendados de sus libros Desolación, Tala, Ternura, Poema de Chile y Lagar, para que aquellos que se hayan entusiasmado con la vida de la autora los puedan leer posteriormente. El libro se recomienda como un excelente regalo para niños o niñas inclinados a la vida literaria.

Profesora Universitaria Presidenta del IBBY.

Luis María Pescetti

El texto de Alejandra Toro sigue de cerca la vida de la escritora desde el momento mismo del parto, recreando con fidelidad sucesos que marcaron a la poeta en su infancia. En este sentido, todos concuerdan en que era una niña rara que hablaba a las piedras y a los pájaros.

Por las páginas de “Gabriela, la poeta viajera” se describen sus primeros premios literarios, sus amores, sus viajes a la Patagonia, su paso por México para colaborar con el Ministro José Vasconcelos. Los sucesos más significativos de su vida aparecen aquí contados para la infancia con el deseo de divulgar con todo detalle la vida de Gabriela Mistral.

LINKS

dos

|Manuel Peña Muñoz

www.amanuta.com imhojas@gmail.com mapemu@vtr.net

Re co men da

GABRIELA LA POETA VIAJERA

En esta novela, los años no han cambiado a los cinco amigos, no tienen 15 ni 20 años, no han salido del colegio, no han modificado su situación familiar, y sin embargo, dejan de ser niños y empiezan a traspasar la tenue frontera que separa la infancia de la adolescencia, la niñez de la juventud. El curso mismo de la existencia en el pueblo los va enfrentando a situaciones y pruebas en las cuales la vida empieza a mostrar un rostro más conflictivo, más complejo, más duro y se cuela entremedio de su fuerte relación de amistad y de amor inicial, sin que ellos puedan evadirse, sin que ellos puedan negarse a enfrentarlo. El mismo título del libro Lejos de Frin entrega un indicio de aquel elemento que viene a perturbar la alegre y cándida comunidad de amigos: el inexorable alejamiento. La fuga de Arno de una casa que no es hogar y de una madre que no

años Autor: Luis María Pescetti Ilustraciones de O´King-MG, Colección Alfaguara Juvenil Editorial: Alfaguara Santiago, Chile. quiere serlo para unirse a un circo itinerante y la mudanza de Alma a otra ciudad a raíz de la separación de sus padres son dos de los acontecimientos fundamentales que introducen un quiebre en la unidad del grupo. El alejamiento

www.luispescetti.com www.santillana.cl/alfaguara www.ibbychile.cl

LINKS

Había Una Vez 31 | Recomendados


RECOMENDADOS

Escritor Crítico de literatura infantil.

Alejandra Toro

Autor: Alejandra Toro Ilustraciones de Isabel Hojas Editorial Amanuta Colección Mi Historia Santiago, 2007 Premio Marta Brunet 2008

6+ años

Muy acertada esta colección “Mi Historia” de la editorial Amanuta, que pretende recoger aspectos importantes de la vida cotidiana del pasado para que nuestros niños y niñas no olviden sus raíces. Especialmente destacamos dos títulos de la colección: “Gabriela, la poeta viajera”, que recrea la vida de Gabriela Mistral, y “La niña Violeta”, que cuenta en clave literaria la vida de Violeta Parra. Ante una poderosa globalización es importante que los niños conozcan su propio entorno y se sensibilicen respecto a la vida de artistas que han sido fundamentales en la historia de nuestro país. Además, como es característico en esta editorial, las ediciones están muy bien cuidadas, con

una excelente diagramación, impecable diseño y además un aporte desde el punto de vista de las ilustraciones. Los distintos títulos de Amanuta son una verdadera vitrina de jóvenes ilustradores de calidad, cada vez más destacables en Chile. En el caso del libro que comentamos, las ilustraciones de Isabel Hojas son notables, al incorporar escrituras diversas –caligrafía manuscrita o textos en máquina de escribir– para subrayar el oficio de la “poeta viajera”. Muy buenos apuntes costumbristas del vestuario de la época y de objetos de uso cotidiano como braseros, pupitres, sombreros o abanicos. La ilustradora muestra soltura en los trazos y valentía al afrontar la difícil escena de dolor de Gabriela Mistral ante el cadáver del adolescente Yin Yin. Cierra el libro una ilustración colorida en torno al reconocimiento mundial al recibir Gabriela Mistral el Premio Nóbel en el año 1945.

Lejos de Frin |María José González C. .

Cuando Luis María Pescetti visitaba escuelas en Argentina durante los años 2004 y 2005, los lectores de Frin querían saber cómo continuaría la vida de los cinco protagonistas de la novela. Sentían curiosidad por saber qué pasaría con Frin, Lynko, Alma, Vera y Arno cuando tuvieran 15 o 20 años.

A través de diálogos ágiles vamos conociendo aspectos fundamentales de esta inquieta niña que ante las dificultades encuentra un “camino de salvación” en la pequeña biblioteca de Vicuña. Los libros serán su evasión, ya que le mostrarán el mundo y le revelarán que existen otras realidades más allá de las estrechas calles del pueblo. Ante la adversidad del medio, esos queridos libros de las estanterías se alzarán como una posibilidad real de ser feliz.

Pescetti demoró varios años en resolver cómo seguiría la historia, hasta que una imagen de Frin y Lynko aburridos en la vereda una tarde de domingo le dio el impulso para embarcarse en la escritura de la segunda parte, titulada Lejos de Frin.

Cierra el libro una lista de poemas recomendados de sus libros Desolación, Tala, Ternura, Poema de Chile y Lagar, para que aquellos que se hayan entusiasmado con la vida de la autora los puedan leer posteriormente. El libro se recomienda como un excelente regalo para niños o niñas inclinados a la vida literaria.

Profesora Universitaria Presidenta del IBBY.

Luis María Pescetti

El texto de Alejandra Toro sigue de cerca la vida de la escritora desde el momento mismo del parto, recreando con fidelidad sucesos que marcaron a la poeta en su infancia. En este sentido, todos concuerdan en que era una niña rara que hablaba a las piedras y a los pájaros.

Por las páginas de “Gabriela, la poeta viajera” se describen sus primeros premios literarios, sus amores, sus viajes a la Patagonia, su paso por México para colaborar con el Ministro José Vasconcelos. Los sucesos más significativos de su vida aparecen aquí contados para la infancia con el deseo de divulgar con todo detalle la vida de Gabriela Mistral.

LINKS

dos

|Manuel Peña Muñoz

www.amanuta.com imhojas@gmail.com mapemu@vtr.net

Re co men da

GABRIELA LA POETA VIAJERA

En esta novela, los años no han cambiado a los cinco amigos, no tienen 15 ni 20 años, no han salido del colegio, no han modificado su situación familiar, y sin embargo, dejan de ser niños y empiezan a traspasar la tenue frontera que separa la infancia de la adolescencia, la niñez de la juventud. El curso mismo de la existencia en el pueblo los va enfrentando a situaciones y pruebas en las cuales la vida empieza a mostrar un rostro más conflictivo, más complejo, más duro y se cuela entremedio de su fuerte relación de amistad y de amor inicial, sin que ellos puedan evadirse, sin que ellos puedan negarse a enfrentarlo. El mismo título del libro Lejos de Frin entrega un indicio de aquel elemento que viene a perturbar la alegre y cándida comunidad de amigos: el inexorable alejamiento. La fuga de Arno de una casa que no es hogar y de una madre que no

años Autor: Luis María Pescetti Ilustraciones de O´King-MG, Colección Alfaguara Juvenil Editorial: Alfaguara Santiago, Chile. quiere serlo para unirse a un circo itinerante y la mudanza de Alma a otra ciudad a raíz de la separación de sus padres son dos de los acontecimientos fundamentales que introducen un quiebre en la unidad del grupo. El alejamiento

www.luispescetti.com www.santillana.cl/alfaguara www.ibbychile.cl

LINKS

Había Una Vez 31 | Recomendados


bus, para comprar un computador, buscarle un empleo a la madre de Alma, componer una canción, son algunas de las iniciativas de los amigos para combatir la separación y la lejanía, para resistirse a la fuerza arrasadora de la existencia.

Los cinco amigos sienten que su existencia tambalea y que algunos trozos empiezan a desmoronarse. Pero la misma fuerza de la amistad y el amor los inspira para enfrentar esos cambios vitales que se oponen a la permanencia del grupo como tal y lastiman los primeros atisbos del amor.

Cada uno de estos episodios está lleno de emoción, de energía, de vitalidad y de humor, pues parecen ser las herramientas que ostentan el narrador y los personajes para hacer frente a la negatividad del destino. Y tal es la fuerza de este modo de enfrentar el mundo y sus adversidades que los cinco amigos terminan por torcerle la mano al destino para permanecer unidos y repasar bajo la noche estrellada del campamento los episodios en que dejan de ser niños y crecen imperceptiblemente.

Encontrar a Arno y acogerlo en su abandono, escribir cartas y poemas, conseguir dinero para llamar por teléfono, para pagar los pasajes de

la literatura y de la escritura. El encuentro con otros mundos y realidades, en apariencia distantes, permiten al lector identificarse con vivencias extremas idénticas en sus efectos subjetivos. Es como un susurro a oídos del lector. El énfasis que Sión pone en el secreto de su escritura diaria nos revela que estamos ante un acto de intimidad, de profunda introspección y reflexión, que pudiera parecer ajena a las mentes infantiles, pero que los niños, quizá de manera más transparente y verdadera, poseen. Al leer las palabras intensas, felices e incluso, por momentos, profundamente desesperadas de Sión, el lector se siente partícipe de una vida y cómplice en el silenciado mundo que va estructurándose en un diario de vida. Además de ser una novela entretenida y de fácil lectura para niños desde aproximadamente diez años, condensa contenidos contundentes y esperanzadores, sin entrar en la moraleja o enseñanza moralista. Reconoce Sión el dolor del abandono, el valor del amor y por sobre todo, identifica la fortaleza que posee para enfrentarlos y vivirlos.

años

QUERIDO YO

|María Paz Garafulic

Abogado Directora Fundación Había Una Vez

“Muy bien, de acuerdo, escribiré un diario” son las palabras de Sión ante las demandas de la mujer, madre, y convencional cuidadora que lo ha integrado a su familia, asumiendo su crianza tras haber sido retirado de la casa de su abuela, alejado de su madre, su padre ausente en la cárcel, y lejos de sus amigos y ciudad. Bajo la forma de un diario se va estructurando una novela ágil y cautivadora. Las experiencias vividas por Sión tras su traslado a la casa de una familia en Haifa, justificada por su actitud rebelde, desinteresada frente a sus obligaciones escolares y conductas que atraviesan los límites de lo socialmente aceptado, son expuestas de manera directa, sin artificios, exponiendo las

Galila Ron Feder dificultades, dolores e incertidumbres por las que este muchacho transita. La lejanía de sus padres y amigos, su inserción en un nuevo estilo de vida, responsable y ordenado, su sensación de desarraigo y de abandono se va trasuntando en las historias que narra el niño en primera persona a su diario, aquel que no quería escribir y que terminó transformándose en su mejor amigo y compañero. Algunas de las aventuras vividas por Sión son quizá lejanas para nuestros jóvenes lectores, sin embargo los procesos internos que éstas generan son parte integral del desarrollo de todos, las riñas, rebeldía, profundas amistades y decepciones, la forma de encararlas y superarlas. La novela manifiesta enérgicamente el poder de

Autor: Galila Ron - Feder Ilustraciones: Carmen Lucini Editorial SM Séptima Edición, España Colección Barco de Vapor Serie Naranja

Las palabras en esta novela seducen e identifican, invitan y manifiestan al lector su poder, demuestran que la escritura es una vía de salvación y que la intimidad profunda con las propias experiencias permite entender y descubrir el mundo más libremente.

LINKS

de Frin es igualmente el alejamiento de Vera, de Arno, de Lynko, de Negrito (el perro de Frin), de la escuela, de la feliz noche de circo, de los paseos en bicicleta, de los campamentos, de la vida regular, de las rutinas familiares y de los ámbitos queridos.

www.educarchile.cl | www.santillana.cl www.educarchile.cl | www.fce.cl www.vincensvives.cl www.centrolector.cl

RECOMENDADOS


bus, para comprar un computador, buscarle un empleo a la madre de Alma, componer una canción, son algunas de las iniciativas de los amigos para combatir la separación y la lejanía, para resistirse a la fuerza arrasadora de la existencia.

Los cinco amigos sienten que su existencia tambalea y que algunos trozos empiezan a desmoronarse. Pero la misma fuerza de la amistad y el amor los inspira para enfrentar esos cambios vitales que se oponen a la permanencia del grupo como tal y lastiman los primeros atisbos del amor.

Cada uno de estos episodios está lleno de emoción, de energía, de vitalidad y de humor, pues parecen ser las herramientas que ostentan el narrador y los personajes para hacer frente a la negatividad del destino. Y tal es la fuerza de este modo de enfrentar el mundo y sus adversidades que los cinco amigos terminan por torcerle la mano al destino para permanecer unidos y repasar bajo la noche estrellada del campamento los episodios en que dejan de ser niños y crecen imperceptiblemente.

Encontrar a Arno y acogerlo en su abandono, escribir cartas y poemas, conseguir dinero para llamar por teléfono, para pagar los pasajes de

la literatura y de la escritura. El encuentro con otros mundos y realidades, en apariencia distantes, permiten al lector identificarse con vivencias extremas idénticas en sus efectos subjetivos. Es como un susurro a oídos del lector. El énfasis que Sión pone en el secreto de su escritura diaria nos revela que estamos ante un acto de intimidad, de profunda introspección y reflexión, que pudiera parecer ajena a las mentes infantiles, pero que los niños, quizá de manera más transparente y verdadera, poseen. Al leer las palabras intensas, felices e incluso, por momentos, profundamente desesperadas de Sión, el lector se siente partícipe de una vida y cómplice en el silenciado mundo que va estructurándose en un diario de vida. Además de ser una novela entretenida y de fácil lectura para niños desde aproximadamente diez años, condensa contenidos contundentes y esperanzadores, sin entrar en la moraleja o enseñanza moralista. Reconoce Sión el dolor del abandono, el valor del amor y por sobre todo, identifica la fortaleza que posee para enfrentarlos y vivirlos.

años

QUERIDO YO

|María Paz Garafulic

Abogado Directora Fundación Había Una Vez

“Muy bien, de acuerdo, escribiré un diario” son las palabras de Sión ante las demandas de la mujer, madre, y convencional cuidadora que lo ha integrado a su familia, asumiendo su crianza tras haber sido retirado de la casa de su abuela, alejado de su madre, su padre ausente en la cárcel, y lejos de sus amigos y ciudad. Bajo la forma de un diario se va estructurando una novela ágil y cautivadora. Las experiencias vividas por Sión tras su traslado a la casa de una familia en Haifa, justificada por su actitud rebelde, desinteresada frente a sus obligaciones escolares y conductas que atraviesan los límites de lo socialmente aceptado, son expuestas de manera directa, sin artificios, exponiendo las

Galila Ron Feder dificultades, dolores e incertidumbres por las que este muchacho transita. La lejanía de sus padres y amigos, su inserción en un nuevo estilo de vida, responsable y ordenado, su sensación de desarraigo y de abandono se va trasuntando en las historias que narra el niño en primera persona a su diario, aquel que no quería escribir y que terminó transformándose en su mejor amigo y compañero. Algunas de las aventuras vividas por Sión son quizá lejanas para nuestros jóvenes lectores, sin embargo los procesos internos que éstas generan son parte integral del desarrollo de todos, las riñas, rebeldía, profundas amistades y decepciones, la forma de encararlas y superarlas. La novela manifiesta enérgicamente el poder de

Autor: Galila Ron - Feder Ilustraciones: Carmen Lucini Editorial SM Séptima Edición, España Colección Barco de Vapor Serie Naranja

Las palabras en esta novela seducen e identifican, invitan y manifiestan al lector su poder, demuestran que la escritura es una vía de salvación y que la intimidad profunda con las propias experiencias permite entender y descubrir el mundo más libremente.

LINKS

de Frin es igualmente el alejamiento de Vera, de Arno, de Lynko, de Negrito (el perro de Frin), de la escuela, de la feliz noche de circo, de los paseos en bicicleta, de los campamentos, de la vida regular, de las rutinas familiares y de los ámbitos queridos.

www.educarchile.cl | www.santillana.cl www.educarchile.cl | www.fce.cl www.vincensvives.cl www.centrolector.cl

RECOMENDADOS


RESEÑAS

Mi Abuela Amanda Ricardo Alcántara

¿Cómo se entretenían las familias cuando no había televisión? ¿Cuáles eran los juguetes preferidos de los niños?

RESEÑAS

años

Ilustrado por Alicia Cañas Everest, 2006 España ISBN: 84-241-8382-7

Un lunes al mes se reúnen en el Centro Lector de Lo Barnechea catorce personas interesadas en la literatura infantil y revisan la producción editorial dirigida a los niños. Se trata de un grupo interdisciplinario –hay pediatras, docentes, cuentacuentos, bibliotecarias- y cada una, desde su propia experiencia, analiza las novedades que las editoriales gentilmente facilitan.

LINKS

www.centrolector.cl/comite.htm

Comité de evaluación Centro Lector de Barnechea

3+

El objetivo de este Comité es ofrecer una guía a padres, docentes y bibliotecarios a la hora de elegir un libro para sus hijos o alumnos. La producción es tan abundante que vale la pena conocer las sugerencias de lectura de profesionales que han revisado mucho de lo que se publica y que han tenido experiencia leyendo con los niños.

Ilustración de Marta Carrasco para el libro La otra orilla de ediciones Ekaré.

HabíaUna unaVez Vez34 26| ARTÍCULO ILUSTRADOR Había | Reseñas

“Cuéntame historias de cuando tú eras pequeña”. Este libro de Ricardo Alcántara está lleno de remembranzas y de ternura. Se van presentando diversas situaciones que retratan la vida de antaño: familias numerosas, los castigos a los niños cuando no se comportaban bien, (como el mítico cuarto oscuro donde los encerraban por largo rato), los juguetes (una sola muñeca para cada niña) …Todas estas escenas están ilustradas con emotividad y simpatía en acuarela y pastel por Alicia Cañas creando una atmósfera de dulces recuerdos. Un libro que invita a ser leído acompañado ya que provoca y estimula a contar historias.

El Pequeño Anik

6+ años

Ilustrado por Alberto Montt Sol y Luna Libros, 2004 Chile ISBN: 956-7713-26-X

Víctor Carvajal

Anik, un niño selk’nam quiere convertirse en cazador. Para ello debe desafiar a sus padres, al clima y a la naturaleza. ¿Lo logrará? ¿Necesitará ayuda? Te invitamos a conocer la respuesta a través de este poético relato escrito por Víctor Carvajal, autor chileno. Las ilustraciones de Alberto Montt, nos muestran el paisaje austral y la época invernal en que transcurre la historia.

Dado el lenguaje poético y descriptivo, se recomienda que el libro sea leído en compañía de un adulto. También puede ser utilizado en la clase de ciencias sociales como introducción al tema de las culturas chilenas originarias .

Había Una Vez 35 | Reseñas


RESEÑAS

Mi Abuela Amanda Ricardo Alcántara

¿Cómo se entretenían las familias cuando no había televisión? ¿Cuáles eran los juguetes preferidos de los niños?

RESEÑAS

años

Ilustrado por Alicia Cañas Everest, 2006 España ISBN: 84-241-8382-7

Un lunes al mes se reúnen en el Centro Lector de Lo Barnechea catorce personas interesadas en la literatura infantil y revisan la producción editorial dirigida a los niños. Se trata de un grupo interdisciplinario –hay pediatras, docentes, cuentacuentos, bibliotecarias- y cada una, desde su propia experiencia, analiza las novedades que las editoriales gentilmente facilitan.

LINKS

www.centrolector.cl/comite.htm

Comité de evaluación Centro Lector de Barnechea

3+

El objetivo de este Comité es ofrecer una guía a padres, docentes y bibliotecarios a la hora de elegir un libro para sus hijos o alumnos. La producción es tan abundante que vale la pena conocer las sugerencias de lectura de profesionales que han revisado mucho de lo que se publica y que han tenido experiencia leyendo con los niños.

Ilustración de Marta Carrasco para el libro La otra orilla de ediciones Ekaré.

HabíaUna unaVez Vez34 26| ARTÍCULO ILUSTRADOR Había | Reseñas

“Cuéntame historias de cuando tú eras pequeña”. Este libro de Ricardo Alcántara está lleno de remembranzas y de ternura. Se van presentando diversas situaciones que retratan la vida de antaño: familias numerosas, los castigos a los niños cuando no se comportaban bien, (como el mítico cuarto oscuro donde los encerraban por largo rato), los juguetes (una sola muñeca para cada niña) …Todas estas escenas están ilustradas con emotividad y simpatía en acuarela y pastel por Alicia Cañas creando una atmósfera de dulces recuerdos. Un libro que invita a ser leído acompañado ya que provoca y estimula a contar historias.

El Pequeño Anik

6+ años

Ilustrado por Alberto Montt Sol y Luna Libros, 2004 Chile ISBN: 956-7713-26-X

Víctor Carvajal

Anik, un niño selk’nam quiere convertirse en cazador. Para ello debe desafiar a sus padres, al clima y a la naturaleza. ¿Lo logrará? ¿Necesitará ayuda? Te invitamos a conocer la respuesta a través de este poético relato escrito por Víctor Carvajal, autor chileno. Las ilustraciones de Alberto Montt, nos muestran el paisaje austral y la época invernal en que transcurre la historia.

Dado el lenguaje poético y descriptivo, se recomienda que el libro sea leído en compañía de un adulto. También puede ser utilizado en la clase de ciencias sociales como introducción al tema de las culturas chilenas originarias .

Había Una Vez 35 | Reseñas


La Magia de Papelucho

RESEÑAS

León y Beto|Simon James ¿Quién no ha tenido un amigo imaginario en su infancia? ¿Podrá León tener un amigo real?

León y su madre se han mudado recién a una nueva cuidad. El padre está lejos. León no conoce a nadie, pero no está solo: lo acompaña Beto, su amigo imaginario. León y Beto hacen

León decide que lo invitará a jugar fútbol y que Beto lo acompañará en esta aventura.

años

Escrito e ilustrado por Simon James Ediciones Castillo, Junio 2006 México Colección Castillo de la lectura ISBN 970-20-0844-1

Amigos del Alma

Las Tres Preguntas

Arturo está muy enamorado de Lulai, su compañera de curso. Un día se enojan mucho, se pegan y se dicen cosas muy feas.

Nikolai quiere actuar siempre bien. ¿Cómo hacerlo? ¿Interesa la ética a los niños?

|Elvira Lindo

Esta historia de aceptación y tolerancia escrita por Elvira Lindo, la autora de la serie de Manolito Gafotas, fue publicada por primera vez en la colección Los derechos de los Niños de Alfaguara. Ahora es reeditada en la serie morada de esta editorial. Está contada con humor y revela la perspicaz mirada que tiene la autora para recrear los juegos, las conversaciones y las relaciones entre los niños de edad escolar. Un libro para comentar en el colegio y en la familia.

Había Una Vez 36 | Reseñas

| Jon J. Muth

8+ años

Ilustrado por Emilio Urberuaga Alfaguara, 2005 Chile ISBN: 956-239-179-5

Aunque muchos libros para niños presentan situaciones de las cuales el lector puede sacar una enseñanza, son pocos los que plantean abiertamente un dilema moral, como es el caso de Las tres preguntas . Y más aún, en este texto el propio dilema moral es el tema de la historia y el motivo que impulsa al protagonista a la acción. Nikolai quiere actuar siempre bien y piensa que para lograrlo tiene que encontrar respuesta a tres preguntas: ¿Cuál es el mejor momento para hacer las cosas? ¿Quién es el ser más importante? ¿Qué es lo que debemos hacer?

8+ años

Pero ciertamente, lo que más logra sumergirnos en el mundo de Papelucho es el acceso que tenemos a sus pensamientos. Pensamientos que fluyen y fluyen libremente. Está escrito por él mismo, y es como si viviéramos en su interior. En esto, es muy moderno, porque por lo general, muchas historias de niños son contadas por adultos, por adultos que nos dicen lo que los niños piensan… Pero en este caso, la historia es inseparable del pensamiento de Papelucho. Muchas veces, nos sorprendemos por la libertad con que fluye su conciencia, tanto así que es posible compararlo, a ratos, con el surrealismo y, por qué no, con esos monólogos incesantes y milimétricos de James Joyce.

LINKS

todo juntos: juegan, leen y comparten la misma habitación. Pero un día llega un nuevo muchacho al vecindario.

constanzamekis.blogspot.com

Este libro ganador del premio “New York Times” al mejor libro ilustrado, nos relata la historia de un niño y su amigo imaginario.

6+

Si bien el primer Papelucho (1948) fue publicado hace más de 60 años, el célebre personaje creado por Marcela Paz continúa encantando a los niños y aún fascina a las generaciones que en algún momento disfrutaron con su lectura. Es un hecho que sin duda nos muestra que aún está vivo entre nosotros. Pero no nos olvidemos que todas esas circunstancias que lo hacen un personaje tan especial se las debemos a Marcela Paz y a su escritura. Marcela Paz logra en cada uno de los libros de Papelucho imprimirle esa libertad de la mente de un niño, haciendo del relato algo muy flexible y que nunca “obliga” a la historia a avanzar en un sentido o en otro. Sentimos que cualquier cosa es posible. Y Papelucho se siente con total libertad para contar su historia. La historia es espontánea, a tal punto que, a veces, incluso nos cuenta cosas inútiles, que luego no se seguirán contando. Por ejemplo: “A mí se me ocurrió hoy una idea estupenda, pero se me olvidó. Ojalá que mañana me vuelva”. Esta idea, en el libro, no volverá nunca, pero ocupa un lugar en el libro que nos muestra la frescura y soltura de Papelucho.

|Constanza Mekis Basado en un cuento de León Tolstoi Escrito e ilustrado por Jon J. Muth Scholastic, 2002 Estados Unidos ISBN: 0-439-54564-1

Coordinadora Bibliotecas CRA Ministerio de Educación.

“El Otro Yo usaba cierta poesía en la mirada, se enamoraba de las actrices, mentía cautelosamente, se emocionaba en los atardeceres. Al muchacho le preocupaba mucho su Otro Yo y le hacía sentirse incómodo frente a sus amigos. Por otra parte el Otro Yo era melancólico, y debido a ello, Armando no podía ser tan vulgar como era su deseo”.

Marcela Paz nos permite acceder directamente a la conciencia de un niño. Y descubrimos un mundo lleno de riquezas en que podemos reconocernos a nosotros mismos. Muchos adultos también se sienten identificados en los pensamientos de Papelucho. Y de esta forma, genera mucha empatía. Además inspira simpatía por ser un poco debilucho (aunque es bueno para los combos), distraído, pero muy ingenioso. Incluso su nombre nos transmite esa fragilidad de la que hablamos. Para los niños entre 8 y 10 años, Papelucho implica el descubrimiento de un personaje cercano con el que pueden identificarse. Quizás, los acompaña y cumple el rol de ese “otro yo” del que habla Benedetti en un breve relato homónimo: “El Otro Yo usaba cierta poesía en la mirada, se enamoraba de las actrices, mentía cautelosamente, se emocionaba en los atardeceres. Al muchacho le preocupaba mucho su Otro Yo y le hacía sentirse incómodo frente a sus amigos. Por otra parte el Otro Yo era melancólico, y debido a ello, Armando no podía ser tan vulgar como era su deseo.” Papelucho vincula a sus lectores con ese Otro Yo lleno de magia que siempre debiera acompañarnos.

Había Una Vez 37 | Destacado


La Magia de Papelucho

RESEÑAS

León y Beto|Simon James ¿Quién no ha tenido un amigo imaginario en su infancia? ¿Podrá León tener un amigo real?

León y su madre se han mudado recién a una nueva cuidad. El padre está lejos. León no conoce a nadie, pero no está solo: lo acompaña Beto, su amigo imaginario. León y Beto hacen

León decide que lo invitará a jugar fútbol y que Beto lo acompañará en esta aventura.

años

Escrito e ilustrado por Simon James Ediciones Castillo, Junio 2006 México Colección Castillo de la lectura ISBN 970-20-0844-1

Amigos del Alma

Las Tres Preguntas

Arturo está muy enamorado de Lulai, su compañera de curso. Un día se enojan mucho, se pegan y se dicen cosas muy feas.

Nikolai quiere actuar siempre bien. ¿Cómo hacerlo? ¿Interesa la ética a los niños?

|Elvira Lindo

Esta historia de aceptación y tolerancia escrita por Elvira Lindo, la autora de la serie de Manolito Gafotas, fue publicada por primera vez en la colección Los derechos de los Niños de Alfaguara. Ahora es reeditada en la serie morada de esta editorial. Está contada con humor y revela la perspicaz mirada que tiene la autora para recrear los juegos, las conversaciones y las relaciones entre los niños de edad escolar. Un libro para comentar en el colegio y en la familia.

Había Una Vez 36 | Reseñas

| Jon J. Muth

8+ años

Ilustrado por Emilio Urberuaga Alfaguara, 2005 Chile ISBN: 956-239-179-5

Aunque muchos libros para niños presentan situaciones de las cuales el lector puede sacar una enseñanza, son pocos los que plantean abiertamente un dilema moral, como es el caso de Las tres preguntas . Y más aún, en este texto el propio dilema moral es el tema de la historia y el motivo que impulsa al protagonista a la acción. Nikolai quiere actuar siempre bien y piensa que para lograrlo tiene que encontrar respuesta a tres preguntas: ¿Cuál es el mejor momento para hacer las cosas? ¿Quién es el ser más importante? ¿Qué es lo que debemos hacer?

8+ años

Pero ciertamente, lo que más logra sumergirnos en el mundo de Papelucho es el acceso que tenemos a sus pensamientos. Pensamientos que fluyen y fluyen libremente. Está escrito por él mismo, y es como si viviéramos en su interior. En esto, es muy moderno, porque por lo general, muchas historias de niños son contadas por adultos, por adultos que nos dicen lo que los niños piensan… Pero en este caso, la historia es inseparable del pensamiento de Papelucho. Muchas veces, nos sorprendemos por la libertad con que fluye su conciencia, tanto así que es posible compararlo, a ratos, con el surrealismo y, por qué no, con esos monólogos incesantes y milimétricos de James Joyce.

LINKS

todo juntos: juegan, leen y comparten la misma habitación. Pero un día llega un nuevo muchacho al vecindario.

constanzamekis.blogspot.com

Este libro ganador del premio “New York Times” al mejor libro ilustrado, nos relata la historia de un niño y su amigo imaginario.

6+

Si bien el primer Papelucho (1948) fue publicado hace más de 60 años, el célebre personaje creado por Marcela Paz continúa encantando a los niños y aún fascina a las generaciones que en algún momento disfrutaron con su lectura. Es un hecho que sin duda nos muestra que aún está vivo entre nosotros. Pero no nos olvidemos que todas esas circunstancias que lo hacen un personaje tan especial se las debemos a Marcela Paz y a su escritura. Marcela Paz logra en cada uno de los libros de Papelucho imprimirle esa libertad de la mente de un niño, haciendo del relato algo muy flexible y que nunca “obliga” a la historia a avanzar en un sentido o en otro. Sentimos que cualquier cosa es posible. Y Papelucho se siente con total libertad para contar su historia. La historia es espontánea, a tal punto que, a veces, incluso nos cuenta cosas inútiles, que luego no se seguirán contando. Por ejemplo: “A mí se me ocurrió hoy una idea estupenda, pero se me olvidó. Ojalá que mañana me vuelva”. Esta idea, en el libro, no volverá nunca, pero ocupa un lugar en el libro que nos muestra la frescura y soltura de Papelucho.

|Constanza Mekis Basado en un cuento de León Tolstoi Escrito e ilustrado por Jon J. Muth Scholastic, 2002 Estados Unidos ISBN: 0-439-54564-1

Coordinadora Bibliotecas CRA Ministerio de Educación.

“El Otro Yo usaba cierta poesía en la mirada, se enamoraba de las actrices, mentía cautelosamente, se emocionaba en los atardeceres. Al muchacho le preocupaba mucho su Otro Yo y le hacía sentirse incómodo frente a sus amigos. Por otra parte el Otro Yo era melancólico, y debido a ello, Armando no podía ser tan vulgar como era su deseo”.

Marcela Paz nos permite acceder directamente a la conciencia de un niño. Y descubrimos un mundo lleno de riquezas en que podemos reconocernos a nosotros mismos. Muchos adultos también se sienten identificados en los pensamientos de Papelucho. Y de esta forma, genera mucha empatía. Además inspira simpatía por ser un poco debilucho (aunque es bueno para los combos), distraído, pero muy ingenioso. Incluso su nombre nos transmite esa fragilidad de la que hablamos. Para los niños entre 8 y 10 años, Papelucho implica el descubrimiento de un personaje cercano con el que pueden identificarse. Quizás, los acompaña y cumple el rol de ese “otro yo” del que habla Benedetti en un breve relato homónimo: “El Otro Yo usaba cierta poesía en la mirada, se enamoraba de las actrices, mentía cautelosamente, se emocionaba en los atardeceres. Al muchacho le preocupaba mucho su Otro Yo y le hacía sentirse incómodo frente a sus amigos. Por otra parte el Otro Yo era melancólico, y debido a ello, Armando no podía ser tan vulgar como era su deseo.” Papelucho vincula a sus lectores con ese Otro Yo lleno de magia que siempre debiera acompañarnos.

Había Una Vez 37 | Destacado


COLUMNA

COLUMNA

La biblioteca de Penny Road Mónica Larraín Elementary School| psicóloga UC

Primeras Palabras|

Javier Edwards Crítico Literario

Instalado en Nueva York me piden colaborar en un nuevo proyecto: una revista que cubre esa zona, el espacio que constituye la llamada “literatura infantil y juvenil”. Imposible negarse, porque hacerlo sería, en cierto modo, renegar de una pasión por la lectura, por los libros que comenzó precisamente –y gracias a mis padres– cuando yo era un niño. Y aunque inevitable esa pasión y las ganas de colaborar con esta nueva revista, no deja de ser paradójico hacerlo desde esta ciudad, desde Manhattan, quizás y a primera vista, el lugar menos amigable con los niños del mundo. Sólo a primera vista, porque Nueva York tiene la cualidad de ser la ciudad del Aleph, como en el cuento de Borges, albergando, en la compacta isla, la llamada Gran Manzana, todas las posibilidades imaginables. Buen lugar, entonces, para reflexionar sobre un subgénero literario, considerado –muchas veces– como un conjunto de menor importancia, como un balbuceo sin pretensiones de gran literatura, como algo escrito para niños y jóvenes, sobre la base de un discurso narrativo que se elabora con una simulada empatía con mentalidad infantil. Porque, como la literatura de la que hablamos, es algo de adultos; porque como esa escritura, es densa, inconmensurable y llena de posibilidades.

donde el pensamiento procesa, se expande y se concentra dando al hecho de existir múltiples posibilidades. Esta literatura ha existido desde que tenemos niños y desde que ha existido una relación entre adultos y niños, desde el primer contacto registrado por la historia y antes. Como tradición oral o escrita, la historia de la literatura infantil es inseparable de la historia de la infancia, como concepto. Un proceso de educación de la especie, una “paideia” tal como explora ese término Werner Jaeger en el libro homónimo, una cadena de recepción y transmisión de historias y textos a lo largo de los años, de los siglos.

En La Conciencia de las Palabras, Susan Sontag, neoyorquina esencial, decía respecto de la materia prima de toda literatura: “…las palabras significan. Las palabras apuntan. Ellas son flechas clavadas en el áspero lado oculto de la realidad. Mientras más portentosas, más generales, más se parecen a grandes salones o largos túneles. Ellas se pueden expandir o volver

En su fantástico libro The Child that Books Built (El niño que los libros construyen), Francis Spufford escribió “Podemos recordar lecturas que han actuado en nosotros como transformaciones”. Se trata de cambios nada menores, de verdaderas hecatombes espirituales, intelectuales, generadas por la palabra escrita, por textos literarios que hacen de los lectores un campo de experimentación imaginaria, vital. Lectores niños, jóvenes, que están abriendo los ojos al mundo de lo posible. Textos, relatos de la más diversa naturaleza, leídos por esos lectores especiales, convertidos en esta literatura infantil, desde el momento que unos ojos llenos de juventud se apoderan de sus palabras, asimilando, aprehendiendo contenidos, significados. Pero no es claro el significado de niñez. En la teoría literaria más reciente y la historia nos indica que, como tal, surge más bien con la modernidad. Y siendo esto así, o creyéndolo de alguna manera, estas exploraciones literarias, esta columna crítica, deambulará por libros de

“…las palabras significan. Las palabras apuntan. Ellas son flechas clavadas en el áspero lado oculto de la realidad. Mientras más portentosas, más generales, más se parecen a grandes salones o largos túneles. Ellas se pueden expandir o volver intensas…”. Susan Sontang

intensas…”. Y se refería al poder de la palabra literaria en cuanto a abrir el mundo del significado, generando universos, estableciendo mundos y realidades que, fuera del texto, quedarían en silencio en una nada estéril. Siendo así, resulta indispensable pensar esta literatura infantil, en el poder que puede tener, en la obligación que tenemos de darla, proporcionarla, como un tesoro de infinitas cualidades a nuestros hijos, a los niños y jóvenes que nos rodean, como la entrega de una llave a una vida enriquecida, cuyos significados se multiplican por combinación de experiencia e imaginación,

distinta índole, no necesariamente “infantiles” en un sentido fácil, sino aquéllos con la capacidad de construir el niño que todos llevamos dentro, ese que no muere, que nos acompaña a lo largo de la vida y que comunica a las generaciones, a pesar de la diferencia etaria. Entonces hablaremos de libros viejos y nuevos, de textos clásicos y no tanto, de propuestas revolucionarias, de libros para adultos que son escritos para el niño eterno y de libros para niños que le hablan al adulto ineludible.

Uno de los actos más arriesgados e impensados de mi vida ha sido ofrecerme de voluntaria para trabajar en la biblioteca del colegio público al cual asistieron mis tres hijos menores durante nuestra estadía en Estados Unidos. En mi imaginación me vi seguramente forrando y reparando libros, así como ordenando estantes y estantes de libros infantiles y, por supuesto, viendo qué podría cachurear de todo ello. Es decir, todo a beneficio personal… La realidad, por supuesto, se encargó de desbaratar mi imagen idealizada. Si hubiese sabido lo que me esperaba… nada mejor para nuestro ego desordenado que iniciar un nuevo aprendizaje y descubrir nuevamente qué se siente ser torpe, lenta, semiestúpida y totalmente clueless,1 como dirían por allá. La biblioteca funciona diariamente de 8:30 a 16:30 horas. Ocupa un espacio de 250 metros cuadrados y alberga 18 mil volúmenes, para una población de 850 niños, entre kinder y quinto básico, es decir, 21 libros por niño.

Frente al mesón, las voluntarias ingresamos los libros de vuelta y marcamos los que van en préstamo. Los primeros días, uno se encuentra con una laaaaarga fila de creaturas esperando devolver sus libros, y todo va bien hasta que alguno pide que le reserve un libro, y al preguntarle “¿Cuál, Darling?”, me espeta con un acento deep south2 un título ininteligible para mí, que vuelvo a preguntar, y del que vuelvo a recibir la misma respuesta ininteligible. Entonces, me pongo a transpirar frío, y me hago merecedora de una fría y despreciativa mirada de “robusta-eficiente”, quien finalmente

La función de las voluntarias podría resumirse en los siguiente somos: las pinches de cocina de la biblioteca para, que las chefs se dediquen al trabajo importante.

Es atendida por una especie de elegante señora francesa del siglo pasado y una robusta y eficiente norteamericana del presente siglo. El resto, nosotras: un grupo de 24 voluntarias que, en turnos de dos en dos y con reposición cada dos horas, intenta cubrir todo el horario de la biblioteca. La mayoría de ellas lleva años de voluntariado. Sólo una japonesa y esta chilena, las recién llegadas, y por ende, las inútiles.

decide socorrer el sistema. Además, como Athena debe haber sido diseñado por un equipo de la CIA y del FBI juntos, si ingresas dos veces un libro, toca un pito que me hace merecedora, a esas alturas, de otra mirada gélida de mi jefa, y acusa a los niños que no han devuelto libros a tiempo e insiste en que ese niño que estás atendiendo, tiene reservado Artemis Fowl hace cuatro meses y tú sólo debes buscarlo en la estantería de reserva.

Los niños traen sus libros y los escanean (toda la biblioteca está administrada por el sistema computacional Athena). Después los dejan en unos carros con ruedas y estanterías, que están divididos por colores, según si van en la easy section (la sección de libros ilustrados para los más chicos), la sección de ficción, la de biografías y la de no ficción. Cada repisa de los carros tiene la letra que permite a los niños clasificar el libro, para que después la tarea de volverlos a sus estanterías se haga más fácil y ¡qué duda cabe! cumplir también con la misión de enseñar a clasificar. Eso, por supuesto, en un mundo ideal. La realidad es que al llegar a los carros, uno se encuentra con la biografía de Gandhi al lado de La verdadera historia de los tres cerditos, y será probablemente la única vez que Dr. Seuss conviva con Como criar conejillos de indias.

La función de las voluntarias podría resumirse en lo siguiente: somos las pinches de cocina de la biblioteca para que las chefs se dediquen al trabajo importante. Las jefas se abocan a revisar material nuevo, a clasificar e ingresar lo ya comprado, a idear maneras de estimular la lectura, a culturizar en el uso de la biblioteca (a principio de año, los niños reciben una clase teórica y práctica, por curso, sobre cómo usar y comportarse mejor en la biblioteca, clase que, sin duda, aún no incluye tener paciencia con chilenas duras de oído).

Esto es sólo el balbuceo inicial.

Sin embargo, como no todo lo que brilla es oro, el foco principal no es animar a la lectura, sino administrar una zona de servicios literarios/ bibliotecarios eficiente, lo que está muy bien logrado. Pero las actividades de animación o de guiar a los niños en las estanterías, no dependen de la biblioteca, sino que está en manos de los profesores, de una manera que ya hablaremos en un futuro próximo.

1

Había Una Vez 38 | Columna

Del Inglés, de no tener idea de algo. Del Inglés, acento “muy del sur” del país.

2

Había Una Vez 39 | Columna


COLUMNA

COLUMNA

La biblioteca de Penny Road Mónica Larraín Elementary School| psicóloga UC

Primeras Palabras|

Javier Edwards Crítico Literario

Instalado en Nueva York me piden colaborar en un nuevo proyecto: una revista que cubre esa zona, el espacio que constituye la llamada “literatura infantil y juvenil”. Imposible negarse, porque hacerlo sería, en cierto modo, renegar de una pasión por la lectura, por los libros que comenzó precisamente –y gracias a mis padres– cuando yo era un niño. Y aunque inevitable esa pasión y las ganas de colaborar con esta nueva revista, no deja de ser paradójico hacerlo desde esta ciudad, desde Manhattan, quizás y a primera vista, el lugar menos amigable con los niños del mundo. Sólo a primera vista, porque Nueva York tiene la cualidad de ser la ciudad del Aleph, como en el cuento de Borges, albergando, en la compacta isla, la llamada Gran Manzana, todas las posibilidades imaginables. Buen lugar, entonces, para reflexionar sobre un subgénero literario, considerado –muchas veces– como un conjunto de menor importancia, como un balbuceo sin pretensiones de gran literatura, como algo escrito para niños y jóvenes, sobre la base de un discurso narrativo que se elabora con una simulada empatía con mentalidad infantil. Porque, como la literatura de la que hablamos, es algo de adultos; porque como esa escritura, es densa, inconmensurable y llena de posibilidades.

donde el pensamiento procesa, se expande y se concentra dando al hecho de existir múltiples posibilidades. Esta literatura ha existido desde que tenemos niños y desde que ha existido una relación entre adultos y niños, desde el primer contacto registrado por la historia y antes. Como tradición oral o escrita, la historia de la literatura infantil es inseparable de la historia de la infancia, como concepto. Un proceso de educación de la especie, una “paideia” tal como explora ese término Werner Jaeger en el libro homónimo, una cadena de recepción y transmisión de historias y textos a lo largo de los años, de los siglos.

En La Conciencia de las Palabras, Susan Sontag, neoyorquina esencial, decía respecto de la materia prima de toda literatura: “…las palabras significan. Las palabras apuntan. Ellas son flechas clavadas en el áspero lado oculto de la realidad. Mientras más portentosas, más generales, más se parecen a grandes salones o largos túneles. Ellas se pueden expandir o volver

En su fantástico libro The Child that Books Built (El niño que los libros construyen), Francis Spufford escribió “Podemos recordar lecturas que han actuado en nosotros como transformaciones”. Se trata de cambios nada menores, de verdaderas hecatombes espirituales, intelectuales, generadas por la palabra escrita, por textos literarios que hacen de los lectores un campo de experimentación imaginaria, vital. Lectores niños, jóvenes, que están abriendo los ojos al mundo de lo posible. Textos, relatos de la más diversa naturaleza, leídos por esos lectores especiales, convertidos en esta literatura infantil, desde el momento que unos ojos llenos de juventud se apoderan de sus palabras, asimilando, aprehendiendo contenidos, significados. Pero no es claro el significado de niñez. En la teoría literaria más reciente y la historia nos indica que, como tal, surge más bien con la modernidad. Y siendo esto así, o creyéndolo de alguna manera, estas exploraciones literarias, esta columna crítica, deambulará por libros de

“…las palabras significan. Las palabras apuntan. Ellas son flechas clavadas en el áspero lado oculto de la realidad. Mientras más portentosas, más generales, más se parecen a grandes salones o largos túneles. Ellas se pueden expandir o volver intensas…”. Susan Sontang

intensas…”. Y se refería al poder de la palabra literaria en cuanto a abrir el mundo del significado, generando universos, estableciendo mundos y realidades que, fuera del texto, quedarían en silencio en una nada estéril. Siendo así, resulta indispensable pensar esta literatura infantil, en el poder que puede tener, en la obligación que tenemos de darla, proporcionarla, como un tesoro de infinitas cualidades a nuestros hijos, a los niños y jóvenes que nos rodean, como la entrega de una llave a una vida enriquecida, cuyos significados se multiplican por combinación de experiencia e imaginación,

distinta índole, no necesariamente “infantiles” en un sentido fácil, sino aquéllos con la capacidad de construir el niño que todos llevamos dentro, ese que no muere, que nos acompaña a lo largo de la vida y que comunica a las generaciones, a pesar de la diferencia etaria. Entonces hablaremos de libros viejos y nuevos, de textos clásicos y no tanto, de propuestas revolucionarias, de libros para adultos que son escritos para el niño eterno y de libros para niños que le hablan al adulto ineludible.

Uno de los actos más arriesgados e impensados de mi vida ha sido ofrecerme de voluntaria para trabajar en la biblioteca del colegio público al cual asistieron mis tres hijos menores durante nuestra estadía en Estados Unidos. En mi imaginación me vi seguramente forrando y reparando libros, así como ordenando estantes y estantes de libros infantiles y, por supuesto, viendo qué podría cachurear de todo ello. Es decir, todo a beneficio personal… La realidad, por supuesto, se encargó de desbaratar mi imagen idealizada. Si hubiese sabido lo que me esperaba… nada mejor para nuestro ego desordenado que iniciar un nuevo aprendizaje y descubrir nuevamente qué se siente ser torpe, lenta, semiestúpida y totalmente clueless,1 como dirían por allá. La biblioteca funciona diariamente de 8:30 a 16:30 horas. Ocupa un espacio de 250 metros cuadrados y alberga 18 mil volúmenes, para una población de 850 niños, entre kinder y quinto básico, es decir, 21 libros por niño.

Frente al mesón, las voluntarias ingresamos los libros de vuelta y marcamos los que van en préstamo. Los primeros días, uno se encuentra con una laaaaarga fila de creaturas esperando devolver sus libros, y todo va bien hasta que alguno pide que le reserve un libro, y al preguntarle “¿Cuál, Darling?”, me espeta con un acento deep south2 un título ininteligible para mí, que vuelvo a preguntar, y del que vuelvo a recibir la misma respuesta ininteligible. Entonces, me pongo a transpirar frío, y me hago merecedora de una fría y despreciativa mirada de “robusta-eficiente”, quien finalmente

La función de las voluntarias podría resumirse en los siguiente somos: las pinches de cocina de la biblioteca para, que las chefs se dediquen al trabajo importante.

Es atendida por una especie de elegante señora francesa del siglo pasado y una robusta y eficiente norteamericana del presente siglo. El resto, nosotras: un grupo de 24 voluntarias que, en turnos de dos en dos y con reposición cada dos horas, intenta cubrir todo el horario de la biblioteca. La mayoría de ellas lleva años de voluntariado. Sólo una japonesa y esta chilena, las recién llegadas, y por ende, las inútiles.

decide socorrer el sistema. Además, como Athena debe haber sido diseñado por un equipo de la CIA y del FBI juntos, si ingresas dos veces un libro, toca un pito que me hace merecedora, a esas alturas, de otra mirada gélida de mi jefa, y acusa a los niños que no han devuelto libros a tiempo e insiste en que ese niño que estás atendiendo, tiene reservado Artemis Fowl hace cuatro meses y tú sólo debes buscarlo en la estantería de reserva.

Los niños traen sus libros y los escanean (toda la biblioteca está administrada por el sistema computacional Athena). Después los dejan en unos carros con ruedas y estanterías, que están divididos por colores, según si van en la easy section (la sección de libros ilustrados para los más chicos), la sección de ficción, la de biografías y la de no ficción. Cada repisa de los carros tiene la letra que permite a los niños clasificar el libro, para que después la tarea de volverlos a sus estanterías se haga más fácil y ¡qué duda cabe! cumplir también con la misión de enseñar a clasificar. Eso, por supuesto, en un mundo ideal. La realidad es que al llegar a los carros, uno se encuentra con la biografía de Gandhi al lado de La verdadera historia de los tres cerditos, y será probablemente la única vez que Dr. Seuss conviva con Como criar conejillos de indias.

La función de las voluntarias podría resumirse en lo siguiente: somos las pinches de cocina de la biblioteca para que las chefs se dediquen al trabajo importante. Las jefas se abocan a revisar material nuevo, a clasificar e ingresar lo ya comprado, a idear maneras de estimular la lectura, a culturizar en el uso de la biblioteca (a principio de año, los niños reciben una clase teórica y práctica, por curso, sobre cómo usar y comportarse mejor en la biblioteca, clase que, sin duda, aún no incluye tener paciencia con chilenas duras de oído).

Esto es sólo el balbuceo inicial.

Sin embargo, como no todo lo que brilla es oro, el foco principal no es animar a la lectura, sino administrar una zona de servicios literarios/ bibliotecarios eficiente, lo que está muy bien logrado. Pero las actividades de animación o de guiar a los niños en las estanterías, no dependen de la biblioteca, sino que está en manos de los profesores, de una manera que ya hablaremos en un futuro próximo.

1

Había Una Vez 38 | Columna

Del Inglés, de no tener idea de algo. Del Inglés, acento “muy del sur” del país.

2

Había Una Vez 39 | Columna


En el año 2008, la Medalla Hans Christian Andersen 2008 para escritor fue entregada a Jürg Schubiger, a quien el jurado distinguió como “un narrador muy poderoso, que fascina al lector con una lúdica reflexión sobre el proceso creativo. Sus breves cuentos filosóficos están narrados por medio de metáforas creíbles desde una perspectiva infantil que fascina al lector. La humanidad y la universalidad son las características más importantes de sus obras”. Schubiger nació en Zurich en 1936, y compagina su labor como escritor con su profesión como psicoterapeuta. Es conocido por sus narraciones breves en las que adopta la óptica de un niño para describir la realidad y las inquietudes que cualquier persona puede encontrar en su vida. Uno de sus libros más destacados es Cuando el mundo era joven todavía (editorial Anaya con representación en Chile a través de Zig-Zag). La Medalla Hans Christian Andersen 2008 para Ilustración distingue a Roberto Innocenti como “un ilustrador magistral que aborda con intensidad géneros diversos y el poder narrativo de sus imágenes es impresionante”. Sus relatos históricos de épocas de guerra, en especial el Holocausto, invitan a los jóvenes a reflexionar acerca de los graves problemas del mundo. Innocenti nació en 1940 en una población cercana a Florencia. Después de trabajar como cartelista o grafista publicitario, encontró su hueco en la ilustración de obras infantiles. Además de libros actuales, también se ha atrevido a plasmar en imágenes los cuentos de autores clásicos como Perrault o Dickens que interpreta desde un punto de vista completamente diferente.

Gracias a la editorial FCE (teléfono: 5944135), distribuidora Liberalia (editorial Lumen, Lóguez y Kalandraka, teléfono: 3438432) y Zig-Zag podemos tener en Chile muchas de sus obras. Había Una Vez 40 | Premio

WEB

Navegando entre letras Si quieres saber más... Fundación Germán Sánchez Ruiperez www.fundaciongsr.es

IMPERDIBLE: Servicio de Orientación de Lectura - www.sol-e.com. De manera dinámica entrega información sobre los mejores libros para niños y jóvenes, con acertados y simples criterios de búsqueda.

Cuatro Gatos www.cuatrogatos.org

LINKS

Cada dos años, IBBY (Organización Internacional del Libro Juvenil, con sede en Chile hace más de 20 años), otorga el Premio Hans Christian Andersen a un autor y a un ilustrador que estén vivos, cuyas obras completas constituyan a una contribución significativa a la literatura infantil y juvenil.

www.zigzag.cl www.imaginaria.com.ar/?p=225 (para saber más de Innocetti) www.anayainfantilyjuvenil.com/cgigeneral/ficha autor.pl www.prosaypolitica.cl · Valentín Letelier 1376 Santiago Centro www.fce.cl · Paseo Bulnes 152 Santiago Centro Premio Andersen: www.ibby.org/index.php?id=273

Premio Hans Christian Andersen

IMPERDIBLE: “Ojo avisor”. Buenas reseñas y críticas en profundidad; “Leer y releer”. Valiosos artículos en torno a la literatura infantil.

Ibby Chile www.ibbychile.cl IMPERDIBLE: Catálogo en línea de autores chilenos y blog con información sobre actividades y novedades.

Cecilia Beuchat www.ceciliabeuchat.cl

IMPERDIBLE: Artículos como “Leer en familia“ y los lindos regalos, ex libris y marcadores para imprimir.

Imaginaria www.imaginaria.com.ar IMPERDIBLE: Boletín. Entrevistas y artículos.

Veo Leo www.veoleo.cl IMPERDIBLE: Los trailers, capaces de motivar hasta al más apático de los lectores.

Había Una Vez 41 | WEB


En el año 2008, la Medalla Hans Christian Andersen 2008 para escritor fue entregada a Jürg Schubiger, a quien el jurado distinguió como “un narrador muy poderoso, que fascina al lector con una lúdica reflexión sobre el proceso creativo. Sus breves cuentos filosóficos están narrados por medio de metáforas creíbles desde una perspectiva infantil que fascina al lector. La humanidad y la universalidad son las características más importantes de sus obras”. Schubiger nació en Zurich en 1936, y compagina su labor como escritor con su profesión como psicoterapeuta. Es conocido por sus narraciones breves en las que adopta la óptica de un niño para describir la realidad y las inquietudes que cualquier persona puede encontrar en su vida. Uno de sus libros más destacados es Cuando el mundo era joven todavía (editorial Anaya con representación en Chile a través de Zig-Zag). La Medalla Hans Christian Andersen 2008 para Ilustración distingue a Roberto Innocenti como “un ilustrador magistral que aborda con intensidad géneros diversos y el poder narrativo de sus imágenes es impresionante”. Sus relatos históricos de épocas de guerra, en especial el Holocausto, invitan a los jóvenes a reflexionar acerca de los graves problemas del mundo. Innocenti nació en 1940 en una población cercana a Florencia. Después de trabajar como cartelista o grafista publicitario, encontró su hueco en la ilustración de obras infantiles. Además de libros actuales, también se ha atrevido a plasmar en imágenes los cuentos de autores clásicos como Perrault o Dickens que interpreta desde un punto de vista completamente diferente.

Gracias a la editorial FCE (teléfono: 5944135), distribuidora Liberalia (editorial Lumen, Lóguez y Kalandraka, teléfono: 3438432) y Zig-Zag podemos tener en Chile muchas de sus obras. Había Una Vez 40 | Premio

WEB

Navegando entre letras Si quieres saber más... Fundación Germán Sánchez Ruiperez www.fundaciongsr.es

IMPERDIBLE: Servicio de Orientación de Lectura - www.sol-e.com. De manera dinámica entrega información sobre los mejores libros para niños y jóvenes, con acertados y simples criterios de búsqueda.

Cuatro Gatos www.cuatrogatos.org

LINKS

Cada dos años, IBBY (Organización Internacional del Libro Juvenil, con sede en Chile hace más de 20 años), otorga el Premio Hans Christian Andersen a un autor y a un ilustrador que estén vivos, cuyas obras completas constituyan a una contribución significativa a la literatura infantil y juvenil.

www.zigzag.cl www.imaginaria.com.ar/?p=225 (para saber más de Innocetti) www.anayainfantilyjuvenil.com/cgigeneral/ficha autor.pl www.prosaypolitica.cl · Valentín Letelier 1376 Santiago Centro www.fce.cl · Paseo Bulnes 152 Santiago Centro Premio Andersen: www.ibby.org/index.php?id=273

Premio Hans Christian Andersen

IMPERDIBLE: “Ojo avisor”. Buenas reseñas y críticas en profundidad; “Leer y releer”. Valiosos artículos en torno a la literatura infantil.

Ibby Chile www.ibbychile.cl IMPERDIBLE: Catálogo en línea de autores chilenos y blog con información sobre actividades y novedades.

Cecilia Beuchat www.ceciliabeuchat.cl

IMPERDIBLE: Artículos como “Leer en familia“ y los lindos regalos, ex libris y marcadores para imprimir.

Imaginaria www.imaginaria.com.ar IMPERDIBLE: Boletín. Entrevistas y artículos.

Veo Leo www.veoleo.cl IMPERDIBLE: Los trailers, capaces de motivar hasta al más apático de los lectores.

Había Una Vez 41 | WEB


MUNDO LECTOR

Celebración del Día del Libro, Café Literario de Providencia

Ministra de Cultura en la Biblioteca de la Escuela Huallahue Panguipulli. Biblioteca financiada por la Fundación Andrónico Luksic A.

Baltazar Pieber H.

Equipo colección Pinta y Recuerda.

Rebeca Domínguez, Verónica Abud, Rosemary Clarke, (Bookstart, Inglaterra) e Inés Correa, en el Congreso “Los niños son un cuento” organizado por Fundalectura en Colombia.

Había Una Vez 42 | Mundo Lector

Inauguración de la exposición y lanzamiento de la Colección de Libros de Cocina para niños: Mi pequeño Chef.

Manuela Montero ilustradora del primer libro de la Colección Pinta y recuerda: Aymara.

Claudio Orrego , alcalde de Peñalolén, durante la inaguración de biblioteca en un colegio de su comuna.

Biblioteca Centro Educacional Huechuraba.

María Osorio de Babel, junto al escritor Ivar Da Coll y Rebeca Domínguez en la Feria del Libro de Bogotá .

Carolina Plaza, alcaldesa de Huechuraba Junto a Carmen Paz Hernández y María Paz Oyarzún en la inaguración Biblioteca Centro Educacional Huechuraba.

Inauguración Biblioteca Centro Educacional Huechuraba.

Mauricio Paredes en la Feria del libro.

Jutta Bauer, gran ilustradora en Mall Plaza.

Biblioteca Aldea Raúl Silva Henríquez, Punta de Tralca

Café Literario Parque Bustamante.

Los escritores Manuel Peña Muñoz y Carlos Rubio (San José de Costa Rica), invitado especial del Seminario Internacional de la Literatura Infantil Iberoamericana que se desarrolló en la Biblioteca de Santiago.

Había Una Vez 43 | Mundo Lector


MUNDO LECTOR

Celebración del Día del Libro, Café Literario de Providencia

Ministra de Cultura en la Biblioteca de la Escuela Huallahue Panguipulli. Biblioteca financiada por la Fundación Andrónico Luksic A.

Baltazar Pieber H.

Equipo colección Pinta y Recuerda.

Rebeca Domínguez, Verónica Abud, Rosemary Clarke, (Bookstart, Inglaterra) e Inés Correa, en el Congreso “Los niños son un cuento” organizado por Fundalectura en Colombia.

Había Una Vez 42 | Mundo Lector

Inauguración de la exposición y lanzamiento de la Colección de Libros de Cocina para niños: Mi pequeño Chef.

Manuela Montero ilustradora del primer libro de la Colección Pinta y recuerda: Aymara.

Claudio Orrego , alcalde de Peñalolén, durante la inaguración de biblioteca en un colegio de su comuna.

Biblioteca Centro Educacional Huechuraba.

María Osorio de Babel, junto al escritor Ivar Da Coll y Rebeca Domínguez en la Feria del Libro de Bogotá .

Carolina Plaza, alcaldesa de Huechuraba Junto a Carmen Paz Hernández y María Paz Oyarzún en la inaguración Biblioteca Centro Educacional Huechuraba.

Inauguración Biblioteca Centro Educacional Huechuraba.

Mauricio Paredes en la Feria del libro.

Jutta Bauer, gran ilustradora en Mall Plaza.

Biblioteca Aldea Raúl Silva Henríquez, Punta de Tralca

Café Literario Parque Bustamante.

Los escritores Manuel Peña Muñoz y Carlos Rubio (San José de Costa Rica), invitado especial del Seminario Internacional de la Literatura Infantil Iberoamericana que se desarrolló en la Biblioteca de Santiago.

Había Una Vez 43 | Mundo Lector


LINKS

www.educauc.cl

SUSCRIPCIÓN

Había una Vez |

LINKS

Si está interesado en suscribirse, infórmese en nuestra página web www.habíaunavezlibros.cl

www.habiaunavez.info

Revista de Literatura Infantil

El libro como mediador entre la fantasía y el mundo interior de los niños |María Domeyko

Directora Académica EducaUC

Uno de los elementos importantes del sello EducaUC es convertir nuestros desafíos en pasión por conocer, por explorar y por vivir experiencias significativas. En este contexto, el sueño de implementar bibliotecas en nuestros colegios se abre y expande en un horizonte infinito de posibilidades de aprendizaje. Como resultado de ese sueño, nuestras bibliotecas no son hoy meramente el espacio donde se guardan los libros, sino un lugar estratégicamente diseñado y administrado para ser un centro que acoge y que interpela a sus visitantes.

esos mundos, de reconstruirlos y actualizarlos en la mente de cada ser con su particular forma de imaginar e interpretar, se convierte en nuestro desafío permanente. Delphine Juthier añade que la lectura desarrolla la “capacidad de formar imágenes mentales, habilidad esencial para leer en forma autónoma. Los niños también aprenden a escuchar la belleza oral de la poesía, su musicalidad y su ritmo. En definitiva, el libro es un mediador, ya que a través de los personajes y de los sucesos del relato, se habla de uno mismo”.

Desde que se inició el proceso de implementación de las bibliotecas de los colegios de la red EducaUC, inmerso en el Programa de Fomento de la Lectura de la Fundación Había Una Vez, los aprendizajes han sido múltiples y han ido abarcado cada día más a toda la comunidad. Los espacios se han ido escogiendo, remodelando y construyendo en función de las necesidades de cada establecimiento educacional; las y los profesionales a cargo han sido capacitados en estrategias de gestión y de fomento de la lectura; se han realizado talleres de Cuentacuentos para padres y se han organizado múltiples actividades que hoy dan vida a los libros, mucho más allá de lo que pudiera ser esperable. En este sentido, nos ha sorprendido la manera en que la comunidad se ha incorporado a las actividades de la biblioteca y, tal como señala Delphine Juthier, bibliotecaria del Colegio Sebastián Elcano, “incluso los profesores han empezado a cultivar el hábito lector en sus casas, con sus hijos”.

Nuestras bibliotecas no pasan inadvertidas, son un eje central en el que sus diseños, la calidad de los libros y la calidez de los espacios interiores están dispuestos para atrapar incluso la curiosidad de los más distraídos. En este contexto, es indiscutible el importante rol que cumplen las(os) bibliotecarias(os), ya que prolongan más allá de las paredes esa mano extendida que invita activa y explícitamente a empezar un viaje íntimo con la lectura. Como señala Katherine Vivar, bibliotecaria del Colegio Inmaculada Concepción de Vitacura: “Tengo en mis manos el hacer que la lectura sea una manera de aprender de nuestros niños (…). Es absolutamente fascinante entender y sentir que soy parte importante de un proyecto donde lo primordial es hacer de los niños buenos lectores como también transmitirles conocimientos y fomentar su afán por conocer”. Actualmente estamos orgullosos de ver cómo esa interpelación fundacional del proyecto de fomento de la lectura, hoy tiene múltiples respuestas y genera nuevos llamados en forma permanente. Desde el espacio diseñado en forma consciente y los libros escogidos con el máximo cuidado, se abre una dimensión de aprendizaje que vuela con sus propios colores y aventuras en las mentes de los lectores.

Las bibliotecas se proyectan hacia las personas a través de la invitación a vivir constantes viajes. La literatura, en cada libro que uno de nuestros estudiantes, profesores, administrativos o apoderados abre, inicia un camino a mundos desconocidos y misteriosos. La posibilidad de entrar en

Había Una Vez 45


LINKS

www.educauc.cl

SUSCRIPCIÓN

Había una Vez |

LINKS

Si está interesado en suscribirse, infórmese en nuestra página web www.habíaunavezlibros.cl

www.habiaunavez.info

Revista de Literatura Infantil

El libro como mediador entre la fantasía y el mundo interior de los niños |María Domeyko

Directora Académica EducaUC

Uno de los elementos importantes del sello EducaUC es convertir nuestros desafíos en pasión por conocer, por explorar y por vivir experiencias significativas. En este contexto, el sueño de implementar bibliotecas en nuestros colegios se abre y expande en un horizonte infinito de posibilidades de aprendizaje. Como resultado de ese sueño, nuestras bibliotecas no son hoy meramente el espacio donde se guardan los libros, sino un lugar estratégicamente diseñado y administrado para ser un centro que acoge y que interpela a sus visitantes.

esos mundos, de reconstruirlos y actualizarlos en la mente de cada ser con su particular forma de imaginar e interpretar, se convierte en nuestro desafío permanente. Delphine Juthier añade que la lectura desarrolla la “capacidad de formar imágenes mentales, habilidad esencial para leer en forma autónoma. Los niños también aprenden a escuchar la belleza oral de la poesía, su musicalidad y su ritmo. En definitiva, el libro es un mediador, ya que a través de los personajes y de los sucesos del relato, se habla de uno mismo”.

Desde que se inició el proceso de implementación de las bibliotecas de los colegios de la red EducaUC, inmerso en el Programa de Fomento de la Lectura de la Fundación Había Una Vez, los aprendizajes han sido múltiples y han ido abarcado cada día más a toda la comunidad. Los espacios se han ido escogiendo, remodelando y construyendo en función de las necesidades de cada establecimiento educacional; las y los profesionales a cargo han sido capacitados en estrategias de gestión y de fomento de la lectura; se han realizado talleres de Cuentacuentos para padres y se han organizado múltiples actividades que hoy dan vida a los libros, mucho más allá de lo que pudiera ser esperable. En este sentido, nos ha sorprendido la manera en que la comunidad se ha incorporado a las actividades de la biblioteca y, tal como señala Delphine Juthier, bibliotecaria del Colegio Sebastián Elcano, “incluso los profesores han empezado a cultivar el hábito lector en sus casas, con sus hijos”.

Nuestras bibliotecas no pasan inadvertidas, son un eje central en el que sus diseños, la calidad de los libros y la calidez de los espacios interiores están dispuestos para atrapar incluso la curiosidad de los más distraídos. En este contexto, es indiscutible el importante rol que cumplen las(os) bibliotecarias(os), ya que prolongan más allá de las paredes esa mano extendida que invita activa y explícitamente a empezar un viaje íntimo con la lectura. Como señala Katherine Vivar, bibliotecaria del Colegio Inmaculada Concepción de Vitacura: “Tengo en mis manos el hacer que la lectura sea una manera de aprender de nuestros niños (…). Es absolutamente fascinante entender y sentir que soy parte importante de un proyecto donde lo primordial es hacer de los niños buenos lectores como también transmitirles conocimientos y fomentar su afán por conocer”. Actualmente estamos orgullosos de ver cómo esa interpelación fundacional del proyecto de fomento de la lectura, hoy tiene múltiples respuestas y genera nuevos llamados en forma permanente. Desde el espacio diseñado en forma consciente y los libros escogidos con el máximo cuidado, se abre una dimensión de aprendizaje que vuela con sus propios colores y aventuras en las mentes de los lectores.

Las bibliotecas se proyectan hacia las personas a través de la invitación a vivir constantes viajes. La literatura, en cada libro que uno de nuestros estudiantes, profesores, administrativos o apoderados abre, inicia un camino a mundos desconocidos y misteriosos. La posibilidad de entrar en

Había Una Vez 45


Ilustra una portada

Kathy |Bibliotecaria del colegio Inmaculada Concepción.

Libro: Mi planta de naranja lima, José Mauro de Vasconcelos Libro-álbum: Siempre te querré, de Debi Gliori, colección Luna Mágica, Ed. Timun Mas Autor: Anthony Browne Poeta: Luis Fernando Verissimo (brasilero) Ilustrador: Helen Oxenbury y Romina Carvajal (chilena) Librería: Qué Leo Biblioteca: Biblioteca Santiago, en Quinta Normal Un libro imperdible Vamos a cazar un oso.1

¿Con qué libro cautivarías a un adolescente no lector? Los Ojos del perro siberiano, de Antonio Santa Ana, Ed. Norma, y El diario de Ana Frank.

Un buen libro de regalo Abuela de arriba, abuela de abajo.2 Lo acabo de regalar a mis sobrinas. ¿Cuál es el mejor libro que te han regalado? La Cenicienta

¿Qué libro te gustaría ver hecho película? La hora 25, de Virgil Gheorghip, Editorial Ercilla y De Victoria para Alejandro, de M. Isabel Molina, Ed. Alfaguara.

Cuando eso sucede es maravilloso, porque a veces pasa que se descubre un libro así como se descubre un amigo: en el tiempo compartido.

¿Qué libro te ha hecho reír? Mafalda

¿Qué editorial crees que aporta más en el tema infantil? Ediciones SM.

¿Qué libro te ha hecho llorar? Tengo varios, pero uno fue Corazón, de Edmundo D´Amicis.

¿Con qué escritor te tomarías un café? Obviamente ya no puedo, pero hubiese sido con Pablo Neruda. Y sé que no ha escrito propiamente libros sino artículos, pero me encanta como escribe Cristián Warnken.

¿Qué libro le darías a tu(s) hijo(s)? No tengo hijos, pero si tuviera, sería El estofado del lobo.4

Había Una Vez 46 | Un día con...

Reseña Ilustración PortadA Revista Había una vez Un libro no le habla a todos, lo hace a cada uno, en un diálogo apenas susurrado.

¿Qué autor chileno recomiendas? Gabriela Mistral.

Siempre Pienso en ti Autor: Kathi Appelt Ilustrador: Jane Dyler Editorial: Juventud

Alguno de sus trabajos son: Curioseando el Mundo (Editorial Santillana), Gabriela, la poeta viajera y El insólito viaje de Jemmy Button (Editorial Amanuta).

¿Qué libro le darías a un adolescente lector? EL túnel, de Ernesto Sábato, o Rayuela, de Julio Cortázar.

¿Cuál es tu “joya” de libro? (es decir, algún libro con especial cariño y valor) Un pasito… y otro pasito.3

El diente desobediente de Rocío Autor: Mauricio Paredes Ilustrador: Romina Carvajal Editorial: Alfaguara

Colabora en diversas revistas y publicaciones periódicas, pero es en el ámbito de la literatura infantil y juvenil donde ha desarrollado la mayor parte de su trabajo como ilustradora.

Michael Rosen, Ilustraciones de Helen Oxenbury, Caracas: Editorial Ekaré, 2003 2 Tomie de Paola (EDICIONES SM) 3 Tomie de Paola (Ediciones Ekaré) 4 o Kasza (Editorial Norma, colección Buenas Noches) 1

Vamos a cazar a un oso Autor: Helen Oxenburry Ilustrador:Michael Rosen Editorial: Ekaré

Willy el Soñador Autor: Anthony Browne Editorial: FCE

LINKS

Preferidos:

Nació en Santiago el año 1977. Estudió Artes Plásticas en la Universidad Católica de Chile donde su trabajo lo desarrolló principalmente en los talleres de grabado. Luego de egresar, se ha dedicado a la ilustración, oficio que reúne el gusto por los libros, la lectura, y la creación de imágenes.

Portada Diciembre 2009 |Isabel Hojas

www.tierradehojas.cl

Un día con...


Ilustra una portada

Kathy |Bibliotecaria del colegio Inmaculada Concepción.

Libro: Mi planta de naranja lima, José Mauro de Vasconcelos Libro-álbum: Siempre te querré, de Debi Gliori, colección Luna Mágica, Ed. Timun Mas Autor: Anthony Browne Poeta: Luis Fernando Verissimo (brasilero) Ilustrador: Helen Oxenbury y Romina Carvajal (chilena) Librería: Qué Leo Biblioteca: Biblioteca Santiago, en Quinta Normal Un libro imperdible Vamos a cazar un oso.1

¿Con qué libro cautivarías a un adolescente no lector? Los Ojos del perro siberiano, de Antonio Santa Ana, Ed. Norma, y El diario de Ana Frank.

Un buen libro de regalo Abuela de arriba, abuela de abajo.2 Lo acabo de regalar a mis sobrinas. ¿Cuál es el mejor libro que te han regalado? La Cenicienta

¿Qué libro te gustaría ver hecho película? La hora 25, de Virgil Gheorghip, Editorial Ercilla y De Victoria para Alejandro, de M. Isabel Molina, Ed. Alfaguara.

Cuando eso sucede es maravilloso, porque a veces pasa que se descubre un libro así como se descubre un amigo: en el tiempo compartido.

¿Qué libro te ha hecho reír? Mafalda

¿Qué editorial crees que aporta más en el tema infantil? Ediciones SM.

¿Qué libro te ha hecho llorar? Tengo varios, pero uno fue Corazón, de Edmundo D´Amicis.

¿Con qué escritor te tomarías un café? Obviamente ya no puedo, pero hubiese sido con Pablo Neruda. Y sé que no ha escrito propiamente libros sino artículos, pero me encanta como escribe Cristián Warnken.

¿Qué libro le darías a tu(s) hijo(s)? No tengo hijos, pero si tuviera, sería El estofado del lobo.4

Había Una Vez 46 | Un día con...

Reseña Ilustración PortadA Revista Había una vez Un libro no le habla a todos, lo hace a cada uno, en un diálogo apenas susurrado.

¿Qué autor chileno recomiendas? Gabriela Mistral.

Siempre Pienso en ti Autor: Kathi Appelt Ilustrador: Jane Dyler Editorial: Juventud

Alguno de sus trabajos son: Curioseando el Mundo (Editorial Santillana), Gabriela, la poeta viajera y El insólito viaje de Jemmy Button (Editorial Amanuta).

¿Qué libro le darías a un adolescente lector? EL túnel, de Ernesto Sábato, o Rayuela, de Julio Cortázar.

¿Cuál es tu “joya” de libro? (es decir, algún libro con especial cariño y valor) Un pasito… y otro pasito.3

El diente desobediente de Rocío Autor: Mauricio Paredes Ilustrador: Romina Carvajal Editorial: Alfaguara

Colabora en diversas revistas y publicaciones periódicas, pero es en el ámbito de la literatura infantil y juvenil donde ha desarrollado la mayor parte de su trabajo como ilustradora.

Michael Rosen, Ilustraciones de Helen Oxenbury, Caracas: Editorial Ekaré, 2003 2 Tomie de Paola (EDICIONES SM) 3 Tomie de Paola (Ediciones Ekaré) 4 o Kasza (Editorial Norma, colección Buenas Noches) 1

Vamos a cazar a un oso Autor: Helen Oxenburry Ilustrador:Michael Rosen Editorial: Ekaré

Willy el Soñador Autor: Anthony Browne Editorial: FCE

LINKS

Preferidos:

Nació en Santiago el año 1977. Estudió Artes Plásticas en la Universidad Católica de Chile donde su trabajo lo desarrolló principalmente en los talleres de grabado. Luego de egresar, se ha dedicado a la ilustración, oficio que reúne el gusto por los libros, la lectura, y la creación de imágenes.

Portada Diciembre 2009 |Isabel Hojas

www.tierradehojas.cl

Un día con...


PAGINA FUNDACION

tapa3

Fundación

Había Una Vez La cultura, transmitida a través de la literatura, cala hondo en las mentes y espíritus de niños y jóvenes, transformándolos en personas más conscientes, reflexivas, críticas y creativas.

Nuestros Proyectos Editorial: • Edición de libros infantiles y juveniles. • Revista de Literatura infantil y juvenil

|Equipo de trabajo Directoras • Rebeca Domínguez • Carmen Paz Hernández • María Paz Garafulic

Coordinadoras de proyectos • Florencia García • Carolina Maturana

Extensión: • Charlas • Talleres • Seminarios • Web

LINKS

Bibliotecas: • Escolares • Comunitarias • De Aula

www.habiaunavezlibros.cl Teléfonos: 8390995 / 8390996

Estudios y redes: • Certificación, evaluación y seguimiento de proyectos lectores.

Nuestra misión es incorporar en niños, jóvenes y aquellos vinculados con su proceso formativo, la convicción de que la literatura es un medio valioso para la integración de conocimientos, aptitudes y habilidades cognitivas, sociales y emocionales. Había Una Vez 48 | La Fundación

Había una Vez 37 | COLUMNA 1


PAGINA FUNDACION

tapa3

Fundación

Había Una Vez La cultura, transmitida a través de la literatura, cala hondo en las mentes y espíritus de niños y jóvenes, transformándolos en personas más conscientes, reflexivas, críticas y creativas.

Nuestros Proyectos Editorial: • Edición de libros infantiles y juveniles. • Revista de Literatura infantil y juvenil

|Equipo de trabajo Directoras • Rebeca Domínguez • Carmen Paz Hernández • María Paz Garafulic

Coordinadoras de proyectos • Florencia García • Carolina Maturana

Extensión: • Charlas • Talleres • Seminarios • Web

LINKS

Bibliotecas: • Escolares • Comunitarias • De Aula

www.habiaunavezlibros.cl Teléfonos: 8390995 / 8390996

Estudios y redes: • Certificación, evaluación y seguimiento de proyectos lectores.

Nuestra misión es incorporar en niños, jóvenes y aquellos vinculados con su proceso formativo, la convicción de que la literatura es un medio valioso para la integración de conocimientos, aptitudes y habilidades cognitivas, sociales y emocionales. Había Una Vez 48 | La Fundación

Había una Vez 37 | COLUMNA 1


Había Una Vez n°1  

Revista de la Fundación Había Una Vez, primer numero

Advertisement