Issuu on Google+

El papel de la radio en el desarrollo comunitario.

El papel de la radio en el desarrollo comunitario. Harif Bautista Romero Lic. En comunicación y medios 4° Semestre Resumen El desarrollo de la participación por parte de la radio como medio de comunicación comunitario es,

sin duda,

un impulsador

privilegiado de la Comunicación

participativa para el desarrollo. Las tecnologías y avances muchas veces tardan en llegar a las zonas no tan urbanizadas y el flujo de información puede ser cambiante, es ahí donde la radio puede entrar en acción complementando su apoyo para el alcance a las comunidades rurales. En ciertos casos, la intervención de la población local puede ser total, por ejemplo en la dirección de una emisora de radio local o de un centro de medios comunitarios. En otras ocasiones, quizás cuando la finalidad principal consista en atender la necesidad de información, puede resultar superfluo este tipo de intervención pública, que constituirá quizás incluso un despilfarrollo de los recursos locales.

Palabras claves: Desarrollo comunitario, educación, medio de comunicación.


El papel de la radio en el desarrollo comunitario.

Introducción Un ejemplo típico de la intervención por parte de los medios de comunicación es la planificación de la familia, con arreglo a la cual diversos medios de comunicación -carteles, folletos o emisiones de radio y televisión- informan a la población sobre la disponibilidad de métodos de planificación de la familia y sobre el modo de conseguirlos, explican las ventajas de la familia pequeña, o los inconvenientes de una prole numerosa, e intentan convencer a su público para que practique algún método de control de la natalidad. Se han utilizado estrategias de comunicación similares en apoyo de planes de sanidad, nutrición, agricultura y educación. Los proyectos tradicionales de comunicación y educación han contribuido muy poco a combatir algunos de los efectos subsidiarios negativos del desarrollo como, por ejemplo, la emigración a las ciudades y el empobrecimiento de la vida rural. Por muy intensa que sea la programación de los medios de comunicación en el sentido de describir la vida en las ciudades tal como es, no conseguirá convencer a los jóvenes de no ir a ella. Lo que se requiere es un sistema de comunicación gracias al cual la gente pueda estudiar los problemas del pueblo y de las explotaciones agrícolas y empezar a mejorar las condiciones en ellos con objeto de que el futuro sea más atractivo. Esto supone superar la pasividad y la sensación de desvalidez y la apatía que caracteriza a quienes se quedan rezagados cuando el resto del mundo progresa. Entre las experiencias pioneras en este campo se pueden situar, en la década de los cuarenta del pasado siglo XX, las iniciativas radiofónicas que surgen paralelamente en Colombia y Bolivia. La colombiana Radio Sutatenza (1947) tendrá el honor de ser la primera radio comunitaria. Creada por el sacerdote católico José Joaquín Salcedo, surgirá como una iniciativa de educación popular. Por otra parte, en Bolivia, en el año 1949, se crean las radios mineras, impulsadas por la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia (FSTMB), una experiencia que, en los años setenta, será estudiada como modelo de comunicación democrática y participativa. Para Gumucio (2001) el caso de las radios mineras de Bolivia es


El papel de la radio en el desarrollo comunitario. paradigmático, en la medida en que la comunicación alternativa que proponen reside en la apropiación de las herramientas comunicativas para el beneficio de los sectores marginados de la sociedad.

Cuerpo La radio puede contribuir al desarrollo del mundo rural “En esas zonas (rurales) suele vivir una mayoría de la población, que tiene una existencia marginal en la agricultura, con una productividad baja. Sus condiciones de nutrición y salud son deficientes, carecen de instrucción y adoptan una postura pasiva y fatalista que parece contribuir a que su vida resulte más soportable. Lo que la inmensa mayoría de los gobiernos desean para sus grandes masas de pobres rurales es cambiar todo esto y que esos millones de personas se “modernicen”, llegue a ser más productivas, coman mejor, reciban una instrucción básica, tengan menos hijos y una mejor salud. Ciertos gobiernos añaden a esta letanía de buenos deseos la necesidad de que el pueblo participe en su propio desarrollo, controle su propia vida, mantenga su propia identidad cultural y comparta a pesar de ello los demás beneficios de la vida moderna. Pero son pocos los países que parecen saber el modo de lograr todo esto”... Cómo se configura la participación ciudadana de la radio en México y diferentes partes del mundo actualmente, en qué consiste, cuáles son los actores sociales que la conforman, cuál ha sido su desarrollo histórico reciente. Para ello abordare el tema desde una perspectiva histórica – descriptiva, tomando la radio comunitaria urbana y la indigenista. Entre 1979 y 2000, el estado instaló en México 21 radiodifusoras en algunas de las zonas más marginadas del país. Las radios transmitían en lenguas indígenas y constituían la principal herramienta de difusión cultural del Instituto Nacional Indigenista (INI). La historia de esas radios es compleja y ha sido documentada por varios autores (véanse Castells-Talens, 2004; Chan, 2000; Cornejo, 2002; Perea, 1987; Ramos Rodríguez, 2005; Vargas, 1995), pero en general las radios se ven marcadas por una programación no comercial que les permite arraigar entre unas audiencias que escuchan por primera vez su lengua en un medio de comunicación masiva. Al mismo tiempo, formar parte de un estado que ha intentado la asimilación de los


El papel de la radio en el desarrollo comunitario. pueblos indígenas les ha valido críticas, a veces justificadas y a veces basadas en prejuicios y tópicos que poco tienen que ver con la realidad de las difusoras. Estas radios, que difieren tanto de las radiodifusoras comerciales como de las radios públicas –frecuentemente controladas por el poder político–, cuentan con varias características propias que las destacan: 1. Un perfil en común. En 1979, el INI instaló una radio en Guerrero. Tres años después, en 1982, le siguieron otras en Oaxaca, Michoacán, Chihuahua, Yucatán y Tabasco. Ya a finales de los años ochenta y hasta el año 2000 el gobierno federal instaló más y más radios hasta llegar a 21 difusoras en am (una de las cuales fue cerrada) y 4 en FM de baja potencia, distribuidas en los estados con mayor población indígena del país. Hoy las radios forman una red, el Sistema de Radiodifusoras Culturales Indigenistas (srci). Cada radio indigenista es un caso único, pero la organización de cada una de ellas, su programación y las teorías que alimentan su operación cotidiana han alcanzado una relativa homogeneización. 2. Las radios no son comerciales. Todo el dinero y los recursos provienen de la Comisión para el Desarrollo de los pueblos Indígenas cdi, lo cual les garantiza independencia de intereses comerciales y de las presiones de caciques y políticos locales, al menos en teoría. En la práctica, los actores locales son una parte importante de cómo las políticas se negocian a diario en cada radio (Castells- Talens, 2004). 3. Transmiten en lenguas indígenas y en español. Algunas radios dividen la programación entre varias lenguas indígenas y español, en otras domina el español y en algunas se intenta usarlo sólo en casos de absoluta necesidad, como cuando un invitado a un programa no entiende la lengua indígena. En cualquier caso, cuando las lenguas indígenas aparecen en antena, lo hacen con normalidad y sin folclore, tanto para hablar de tradición y cultura como para hablar del mundial de futbol, de crimen organizado o de política internacional. 4. Sus funciones se inspiran en medios comunitarios. Desde su nacimiento, estas radios toman a los medios comunitarios como modelo. Hasta principios de los años noventa, tuvieron una estrecha relación con la Asociación Mundial de Radios Comunitarias (amarc), sus programas intentan ser útiles para la comunidad, su ámbito de acción es local y animan a la participación comunitaria en la toma de decisiones. 5. Cuentan con gran popularidad. En las


El papel de la radio en el desarrollo comunitario. comunidades donde operan estas radios han llegado a constituirse en una parte esencial de la vida de sus escuchas. Las radios sirven de enlace interpersonal para mandar avisos, la gente acude a ellas cuando tiene problemas de salud o legales, los migrantes las frecuentan por Internet y mandan mensajes a los familiares que se quedaron en el pueblo y, como muestra han conseguido una importante presencia simbólica en la vida comunitaria (Ramos Rodríguez, 2005).

Participación ciudadana: La historia de la comunicación comunitaria, popular o alternativa en Latinoamérica ha vivido diversos procesos de consolidación y fortalecimiento. En Colombia, por ejemplo desde la muy referenciada experiencia de Radio Sutatenza, en 1948, hasta la Constitución de 1991 —que elevó a categoría de derecho fundamental el derecho a la información y a fundar medios masivos de comunicación— se han tejido, desde diversos escenarios, historias y luchas de la comunicación y por ella. Dichas historias han tenido momentos y medios heterogéneos, pero en nuestro caso nos interesan los que se han dado en las radios locales. Para pensar la radio local desde la perspectiva de la opinión pública y la participación ciudadana también es necesario hablar de democracia y de ciudadanía. En tal sentido, entendemos que la radio, más que un medio masivo de comunicación, es un entramado

de

interrelaciones:

culturales,

sociales,

estéticas

y

técnicas.

Igualmente, asumimos que la radio es “un fenómeno social y cultural, un modo de decir y de contar cosas, y un sistema tecnológico” (El ‘Gazí, s. f., p. 17). La radio se concibe como un fenómeno cultural insertado en un entorno social específico, que vive un momento Histórico determinado. Según María Cristina Mata, la radio también puede plantearse como “una relación comunicativa”, pues es a la vez “práctica significante y experiencia cultural”. La radio se encarga, entre otras cosas, de la difusión de mensajes; de dotar de sentido aquello que anuncia, enuncia y transmite, y de afincarse en la cotidianidad y en la cultura para ser medio masivo y


El papel de la radio en el desarrollo comunitario. popular (Mata, 1993). Todo esto en el marco de una industria cultural que crece permanentemente e impacta con mayor consistencia a la sociedad. Pese a que la radio es “un medio —a medio camino— entre la cultura popular y la cultura de masas” (Buendía, 2006, p.

18), lo más importante es pensar el proceso

comunicativo que genera y el proyecto comunicacional que esta encarne. Las emisoras comunitarias (también llamadas locales o alternativas, y, últimamente, planteadas como radios ciudadanas) generan una ruptura en cuanto a los parámetros que se habían establecido en la radio, parámetros que evidenciaban principalmente el carácter funcionalista y técnico del medio. Este tipo de emisoras, en últimas, redimensionan el carácter local y público de la comunicación como también el quehacer de los actores sociales que interactúan con y desde ellas. La nueva forma de utilización del medio hace que estas emisoras no puedan ser definidas por la cobertura (mayor o menor potencia), ni por las características técnicas (AM o FM), ni por sus propietarios, y mucho menos por la programación que estas puedan tener. Lo esencial a la hora de definir estas emisoras es su carácter comunitario, los objetivos sociales por los cuales fueron creadas o por el proyecto comunicativo que buscan consolidar. En principio, estos objetivos o parámetros deben crearse en consenso con todas las partes de la comunidad, a fin de propender por el bienestar de todos los receptores de la emisora y de todos los actores sociales. Las radios locales, normalmente, se crean dentro de procesos dinámicos de desarrollo o desde acciones propiciadas por la misma comunidad. Dentro de los objetivos sociales que alientan la creación de estos medios se encuentran la democratización de los procesos de comunicación, la búsqueda de la sociedad civil por gestionar sus propios espacios y el afán de tener medios alternativos a los comerciales o privados. La importancia de las radios locales, como la de otros medios locales de comunicación, radica en que éstos: ofrecen la posibilidad de reafirmar y reelaborar las propuestas culturales regionales. Son la oportunidad para] proponer alternativas comunicativas viables, que permitan oír todas las voces que constituyen la vida regional de nuestros pueblos donde se conozcan y reconozcan las voces y los planteamientos de quienes de otra manera seguirían siendo excluidos.


El papel de la radio en el desarrollo comunitario.

Parte de la investigación es sobre el servicio público de la radio en el mundo en el marco neoliberalismo. Aunque la interactividad en radio no es nueva, la llegada de Internet ha venido a multiplicar las posibilidades que tienen los oyentes para ponerse en contacto con las emisoras. Esto ha dado lugar a nuevas modalidades participativas. Adicionalmente, en los últimos años este catálogo se ha incrementado gracias a las tecnologías participativas facilitadas por el internet. En sus ochenta años de existencia, la radio siempre se ha caracterizado por adaptarse a las transformaciones sociales, culturales y tecnológicas. Así ha sido hasta este momento. Sin embargo, desde hace algunos años, los teóricos y profesionales del medio están detectando un estancamiento que afecta a toda estructura. En una época en continua evolución tecnológica, la radio reclama una profunda transformación. También presenta una visión global del resultado de un análisis de los cambios recientes de la ciberradio. A los dos médelos tradicionales: generalista y especializado de la radio, se ha unido desde hace años el de la ciberradio, el cual ha adquirido rápidamente una amplia evolución innovadora. El estudio delimita su alcance y se centra en el paso de la programación en continuidad a una oferta de programas, de fragmentos o de contenidos aislados, así como en los nuevos desarrollos de la expresión sonora y multimedia que dan entrada a la interactividad, búsquedas y enlaces. La propia ciberradio ha emprendido una expansión y ya se aprecian diversas extensiones basadas en la incorporación de la IPVoz y en las aplicaciones de las redes P2P para todo tipo de intercambios de archivos de audio y que repercuten en la presencia del sonido en otras webs y portales, en el podcasting con su sindicación de oyentes, en los audio blogs y radio blogs con sus intercambios de documentos sonoros y en la radio móvil. De todo ello se deducen unas Tendencias que habrá que seguir de cerca para apreciar las que se consolidan y las que se desvanecen. La producción radiofónica actual requiere de mejoras procedimientos para la elaboración de programas, elementos prácticos y que favorezcan la producción profesional y sistemática de mensajes y programas radiofónicos, de manera que puedan transmitirse tanto en emisoras culturales


El papel de la radio en el desarrollo comunitario. como comerciales, de manera tradicional ( por antemano) o bien vía podcasting. (Araya, 2000).

El desarrollo de los podcasting, como sistema añadido a la ciberradio, impulsa a las redes de participación e intercambio comunicativos de interés social, que exhiben numerosas ventajas frente a las prácticas radiofónicas conocidas. La difusión que la radio pública realiza de los podcasts, la colocan en el actual proceso de convergencia tecnológica, y la sitúan en una sociedad de la información y del conocimiento, capaz de ofrecer diferentes servicios al alcance de todos los ciudadanos. Sólo la introducción de nuevos contenidos y servicios que aporten valor añadido a los existentes y satisfagan las necesidades de sus usuarios, procuran la rentabilidad de este sistema. La radio pública podría ser propulsora de un nuevo modelo de comunicación entre la emisora y la audiencia, como garante de servicio público, profundizando más en las peculiaridades y nuevas transformaciones que origina su presencia en Internet, alejado del concepto de radio tradicional. (Cebrián Herreros, 2008).

La historia de la comunicación comunitaria popular o alternativa en Latinoamérica ha vivido diversos procesos y fortalecimientos. Para pensar la radio en desde la perspectiva de la opinión pública y la participación ciudadana también es necesario hablar de democracia y de ciudadanía. En tal sentido, entendemos que la radio, más que un medio masivo de comunicación, es un entramado de interrelaciones: culturales, sociales y técnicas. Igualmente, asumimos que la radio es un fenómeno social y cultural, un modo de decir y de contar cosas, un sistema tecnológico. Según María Cristina Mata, la radio también puede plantearse como “una relación comunicativa” pues a la vez” practica significante y experimental cultural. La radio se encarga, entre otras cosas, de la difusión de mensajes; de denotar de sentido aquello que anuncia, enuncia y transmite y de edificarse en la cotidianidad y en la cultura para ser masiva y popular (Mata, 1993).


El papel de la radio en el desarrollo comunitario.

Conclusiones La utilización de dicho medio de comunicación, y han traído consigo en la práctica toda una serie de programas de “acceso” de los ciudadanos a las redes nacionales de radiodifusión, la creación de centros de comunicación de carácter no profesional, y una cierta democratización de las grandes instituciones de radiodifusión, en el sentido de facilitar una mayor participación de los ciudadanos. Paralelamente a estos cambios, se han realizado diversos proyectos, basados en el principio del acceso y la participación, en los países en desarrollo. desarrollo. Pero el acceso y la participación tienen amplias implicaciones, que rebasan los límites de las organizaciones de comunicación social y de sus técnicas de producción. Se trata de unos conceptos que tienen sus raíces en la teoría sociopolitica. La reivindicación del acceso y la participación se aplica primordialmente a la esfera política y es una reivindicación de acceso y participación en el ciclo político. Las democracias de hoy actúan a distancia del pueblo. Elegimos representantes cada tres o cinco años, y durante ese plazo de tiempo el individuo o el grupo ejercen muy poca influencia sobre las decisiones que toma el gobierno.


El papel de la radio en el desarrollo comunitario.

Referencias: Castells, I., Talens. (2011)¿Ni indígena ni comunitaria? La radio indigenista en tiempos indigenistas. Comunicación y Sociedad, 15(2), 123-142.

Buendía, A. (2008) Radio local, opinión pública y participación ciudadana. Signo y pensamiento, 10(020), 27(52).

Cebrían, M. (2009) Expansión de la ciberradio .Revista Venezolana de información, tecnología y conocimiento, 6(1), 11-23.

González, M. Julia; Salgado, C. (2009) Redes de participación e intercambios en

la

radio

pública:

los

podcasting.

Comunicar, 17(33), 45-54.

Prieto, Iris; Durante, E. (2007) La evolución de la radio y las implicaciones tecno-socio-culturales en la audiencia: de oyente a usuario en la recepción del mensaje. Espacio Abierto, 16 (002), pp. 313 – 329.

Emilia, E. (2006) El cambio tecnológico en el modelo de producción radial. Venezuela: Red Revista Opción, 19(40), 118-140.


El papel de la radio en el desarrollo comunitario. Lenin, G. M. (2006) ¿QUÉ SIGNIFICA LA PARTICIPACIÓN CIUDADANA EN LA RADIO DE HOY EN DÍA? Espacios Públicos, 9(18), 241-249.

Lenin, M. (2007) LEGISLACIÓN DEL SERVICIO PÚBLICO DE RADIOFUSIÓN EN MEXICO: UN LETARGO PENDIENTE. Espacios Públicos, 10(020), 400414.

Requejo, A. (2009) Los nuevos recursos participativos de la Web 1.0 y 2.0 en los portales de las emisoras musicales españolas dirigidas a los jóvenes Comunicación y Hombre, 5, 23-40.

Emilia, E. (2006) El cambio tecnológico en el modelo de producción radial. Venezuela: Red Revista Opción, 19(40), 118-140. Costa-Martínez (2007) La crónica radiofónica: entre las rutinas profesionales y la calidad informativa. Comunicación y Hombre, 3, 69-79.

Javier, M. E. (2008) EL CONTROL DE LOS MEDIOS DE INFORMACIÓN Y LA REFORMA DEL ESTADO EN MÉXICO. Espacios Públicos, 11(021), 222-239.

Lenin, M. (2007) LEGISLACIÓN DEL SERVICIO PÚBLICO DE RADIOFUSIÓN EN MEXICO: UN LETARGO PENDIENTE. Espacios Públicos, 10(020), 400414.

María, A. B. H. (2006) DIFICIL SUPERVIVENCIA: RADIO Y TELEVISION PÚBLICAS

EN

ESTADOS

UNIDOS.

Comunicación CHASQUI, 12(095), 22-27

Revista

Latinoamericana

de


El papel de la radio en el desarrollo comunitario. Eugenia, V. R. (2009) LOS ORÍGENES DE LA RADIO EDUCATIVA EN MEXICO Y ALEMANIA: 1924 – 1935. Revista Mexicana de Investigación, 14(040), 13-41


El papel de la radio