Page 1

Un modelo heurístico para el entrenamiento y desarrollo de competencias profesionales de los Licenciados en Psicología Guillermo Yáber Oltra

Elizabeth Valarino Hernández

Universidad Simón Bolívar Grupo de Creatividad y Productividad ENE-118 58-212-9063739

Universidad Simón Bolívar Grupo de Creatividad y Productividad ENE-118 58-212-9063739

gyaber@usb.ve

evalarin@usb.ve

RESUMEN

COMPETENCIAS

El título de Licenciada(o) en Psicología que otorgan las universidades en Venezuela y en otros países en Latinoamérica, constituye la credencial más importante para el ejercicio profesional de esta disciplina. Por tratarse de un título profesional, un modelo para el entrenamiento y desarrollo por competencias para el ejercicio profesional de la Psicología, puede resultar útil en la formación de pregrado, la enseñanza de postgrado y el desarrollo profesional de los Psicólogos. El modelo del Consejo Nacional de Escuelas y Programas de Psicología Profesional NCSPP (por sus siglas en inglés) contempla siete competencias profesionales y varias áreas de dominio o unidades de competencia. Las competencias profesionales de un psicólogo de acuerdo con este modelo son: Relación con el otro; Diagnóstico; Intervención; Investigación y Evaluación; Consultoría y Educación; Gerencia y Supervisión; y finalmente Diversidad. Se propone la extensión de la aplicación de este modelo para: (1) el desarrollo de un instrumento de auto-diagnóstico de competencias que orienta el desarrollo del portafolio profesional de un psicólogo; (2) evaluar y autoevaluar los perfiles y programas de formación de Pregrado y Postgrado en Psicología y (3) formular programas de ampliación, extensión, desarrollo profesional y postgrado en Psicología. Finalmente se sugiere incorporar la competencia de “conectivismo informático” como una competencia transversal de todo profesional de la psicología.

En la primera década del siglo XXI, se desarrolló con mayor ímpetu una perspectiva de formación universitaria denominada “Educación fundamentada en Competencias”, que puede contrastarse con una Educación basada en contenidos o aquélla fundamentada en objetivos. La Educación fundamentada en competencias no se opone a la basada en contenidos u objetivos, ella los incluye pero enfatiza los resultados de aprendizaje que todo universitario debería tener al momento de recibir su título de grado. En la educación basada en contenidos el enfoque curricular se concentra en describir los contenidos declarativos, procedimentales y “actitudinales” (saber que, saber cómo y saber ser) que un universitario debe dominar para el momento de su graduación. En una educación basada en objetivos, se especifican a lo largo del plan de estudio, los objetivos de aprendizaje que el estudiante necesita lograr para graduarse. En la Educación fundamentada en competencias el diseño curricular especifíca los resultados de aprendizaje en términos observables que un universitario debe tener en el momento de graduarse y que se documentan en el perfil del egresado. Los resultados de aprendizaje son un reflejo de las competencias que la persona ha adquirido y desarrollado en su carrera de pregrado y que le permiten iniciar con éxito su carrera profesional. La educación por competencias se aplica entonces en la formación profesional de los Psicólogos.

Categorías y Temas

2. EDUCACIÓN POR COMPETENCIAS EN LA FORMACIÓN DEL PSICÓLOGO

Formación del Psicólogo

Términos generales Desafíos en la formación actual del Psicólogo

Palabras clave Competencias, psicología, carrera, formación

1. EDUCACIÓN FUNDAMENTADA EN Se permite la copia en papel o digital total o parcialmente de este manuscrito para uso personal o académico sin costo en el entendido que las copias no se distribuyen por ventaja comercial o lucro y que la copia refleja y realiza una cita completa de la primera página. Para copiar, republicar o postear en servidores o distribuir en listas se requiere permiso o cancelación de una cuota. II Congreso Venezolano de Psicología. Octubre 18-20, 2010, Caracas, Venezuela.

En el caso de la formación profesional del Psicólogo, tanto en el Continente Americano como en el Europeo se han dedicado esfuerzos para desarrollar una educación universitaria fundamentada en competencias. En el caso Europeo se ha propuesto un diploma Europeo que establece normas sobre las competencias que se requieren para el ejercicio de la Psicología como profesión [1]. En el diploma Europeo, los autores señalan que existen 20 competencias organizadas en seis categorías a saber: Especificación de metas, Diagnóstico, Desarrollo, Intervención, Evaluación y Comunicación. Por su parte la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación Española [2], publicó el Libro Blanco del título de grado en Psicología. En este informe los proponentes identificaron 27 competencias específicas agrupadas en seis categorías a saber: Definición de las metas y funciones a realizar; Evaluación


psicológica, psicodiagnóstico y peritaje; Intervención psicológica: prevención tratamiento y rehabilitación; evaluación de programas e intervenciones, comunicación y compromiso ético. En lo que concierne a Norteamérica, los estudios de pregrado no conducen a un título profesional. Un estudiante que desee obtener un título profesional en Psicología completa un pregrado de cuatro años en psicología o áreas afines, luego realiza un estudio de maestría y o de doctorado. El grado de doctorado por investigación o profesional (Ph.D. o Psy.D., respectivamente), y la aprobación del examen del Estado Federal correspondiente en donde vaya a realizar su ejercicio profesional son los requisitos para el ejercicio profesional. En lo que concierne a los estudios de pregrado, La Asociación Americana de Psicología, publicó los resultados de aprendizaje para un egresado de pregrado en Psicología que incluyen 2 áreas y cinco categorías. Las áreas podrían entenderse como competencias generales y competencias específicas. Los autores denominan al área de competencia general “Conocimientos, Destrezas y Valores consistentes con la Educación en Artes Liberales desarrolladas en profundidad en la Psicología” y para el área de competencias específicas el área se denominó “Conocimientos, Destrezas y Valores consistentes con la Ciencia y Aplicación de la Psicología”. Para la primera área los resultados de aprendizaje se refieren a: Ilustración en información y tecnología; Destrezas de comunicación, conciencia internacional y sociocultural; desarrollo personal; y planificación y desarrollo de carrera. En cuanto a los resultados de aprendizaje específicos estos cinco son: Base de conocimiento en Psicología; Métodos de investigación en Psicología; Destrezas de pensamiento crítico en Psicología; Aplicaciones de la Psicología; y valores en Psicología [3]. En lo que concierne al ejercicio profesional de la Psicología, los grupos de interés afiliados a la APA, pueden proponer el conjunto de competencias requerido para un psicólogo profesional en una especialidad. Por ejemplo, la Sociedad para la Psicología Industrial y Organizacional (SIOP) grupo 14 de la APA proporcionó lineamientos para la educación y entrenamiento doctoral en esta especialidad que incluye 25 áreas de competencia [4]. Previamente, también había proporcionado los lineamientos para el entrenamiento en maestría en la especialidad [5]. Recientemente, se presentó un modelo que puede resultar inclusivo y al mismo tiempo costo-beneficioso para orientar la formación del pregrado, el desarrollo profesional y la formación de postgrado de los psicólogos. Este modelo del Consejo Nacional de Escuelas y Programas de Psicología Profesional se presenta a continuación.

3. MODELO DE EDUCACIÓN BASADO EN COMPENTENCIAS PARA PROFESIONALES DE LA PSICOLOGÍA En este modelo [6], se consideran siete competencias y una base de conocimiento que incluye diversos fundamentos conceptuales, para el cual elaboramos la siguiente figura (Figura 1). En la parte inferior del modelo se presenta la “base de conocimientos” que los autores sugieren como fundamento para los estudiantes y profesionales que se vayan a formar bajo este enfoque. Ésta incluye en primer lugar los fundamentos biológicos cognitivos, afectivos sociales y culturales del comportamiento.

Seguidamente la consideración de la psicopatología y la conducta disfuncional. También incluye el contexto filosófico e histórico de la disciplina de la psicología, medición en psicología, el desarrollo psicológico durante el ciclo vital las normas y estándares éticos y las teorías de funcionamiento y cambio individual y de sistemas-cliente. La primera competencia, que proporciona la base y apoyo para el resto es la de “Relación con el otro”. Con ella se fortalece y mantiene una alianza laboral con los pares, colegas, supervisores, miembros de otras disciplinas, beneficiarios de servicios y organizaciones de la comunidad. Los dominios de esta competencia son: comportamiento profesional, yo-otro, conexión interpersonal, adaptación cultural y ética. La segunda competencia “Diagnóstico” consiste en formular inferencias de múltiples fuentes de información para logar una comprensión integral de un sistema-cliente o cliente. Entrevista y relaciones; formulación de casos; evaluación psicológica; ética y profesionalismo constituyen los cuatro dominios de esta competencia. “Intervención”, la tercera competencia implica actividades que promueven, restituyen, sostienen y o fortalecen el funcionamiento positivo o sentido de bienestar en los clientes a través de servicios preventivos, de desarrollo o remediales. Intervención incluye cuatro dominios: planificación, implementación, evaluación y ética. En la competencia de “Investigación y Evaluación” el estudiante y profesional es un “científico clínico local” que se vuelve progresivamente competente para buscar relaciones entre la ciencia Psicológica y las realidades empíricas de la práctica así como identificar fenómenos dentro de la práctica que son medulares para la intervención y que pueden requerir de clarificación científica. Se identifican tres dominios de competencia: evaluación crítica de la investigación; realizar y emplear la investigación en escenarios aplicados; competencia profesional y ética. “Consultoría y Educación”, la quinta competencia comprende tanto la interacción planificada colaborativamente entre el psicólogo profesional y uno o más clientes o colegas en relación con un problema, área o programa identificado donde el profesional no tiene control directo sobre el proceso de cambio (Consultoría) como la facilitación directa del crecimiento de conocimiento, destrezas y actitudes en el aprendiz (Educación). Los cinco dominios son: conocimiento de teorías basadas en evidencia; modelos e intervenciones; integración de investigación y evaluación; construyendo relaciones educativas y de consultoría; solución de problemas e implementación y práctica profesional y ética. “Gerencia y supervisión” es la sexta competencia. El estudiante o psicólogo profesional organiza, dirige y controla


servicios que se ofrecen al público e interviene para mejorar el desempeño de subordinados o personas que se inician en la práctica de la profesión. Esta competencia tiene cinco dominios: Asegurando el bienestar del cliente u organización; entrenamiento y mentoría de supervisados; feedback y evaluación formativa y sumativa; ética y liderazgo; y cabildeo de los servicios de cuidados de salud. Finalmente con la competencia de “diversidad” la persona identifica y comprende diferencias individuales y culturales así como asuntos de poder, privilegios y opresión. Incluye cinco dominios: Identidades múltiples; asuntos de poder, opresión y privilegios; diferencias culturales e individuales; prestación de servicios culturalmente competentes y ética, un dominio que es transversal a varias competencias. Una ventaja de la formulación de este modelo de competencias es que aplica a distintas especialidades de la psicología profesional como clínica, asesoramiento, escolar, educativa, social e industrial/organizacional, por nombrar solo algunas. La extensiones propuestas a este modelo se mencionan a continuación.

4. EXTENSIONES DEL MODELO: AUTODIAGNÓSTICO, FORMACIÓN, ENTRENAMIENTO Y DESARROLLO Los estudiantes de psicología y psicólogos que ingresan al mundo profesional suelen expresar dudas o reservas sobre cómo llevar adelante su carrera profesional y cómo auto-apreciar su progreso. Generalmente tienen ideas acerca de realizar cursos de formación profesional como postgrados o cursos de formación continúa pero sin delimitar las competencias que podrían desarrollar. Una forma de satisfacer esta necesidad es estimular desde la formación del pregrado la documentación y uso del portafolio del estudiante y del profesional. Sugerimos que en la primera parte de este portafolio la persona complete un instrumento de auto-diagnóstico de sus competencias profesionales basadas en este modelo [7]. Seguidamente, el estudiante o psicólogo profesional realizará una documentación y reflexión sobre cada una de estas competencias y luego el desarrollo de un plan de cambio que puede la persona revisar anualmente. Los portafolios profesionales se usan en otras disciplinas como Arquitectura o Educación y también se emplean con estudiantes de diversos niveles educativos con propósitos de formación o evaluativos. A partir del portafolio se pueden precisar cual o cuales dominios o competencias la persona desea desarrollar y eso la orientaría más decididamente a buscar las experiencias educativas o profesionales que le ayuden a desarrollarlas. Por ejemplo, una persona que desee desarrollar su competencia de Gerencia y Supervisión puede acudir a un centro de formación de postgrado e inscribirse en una especialización en gerencia. Alternativamente, puede solicitar asesoría a un psicólogo o psicóloga que lo supervise en actividades profesionales para desarrollar esta competencia. Por otra parte, las instituciones de educación superior, las asociaciones académicas y las profesionales de la psicología, pueden valerse de este modelo para ofrecer servicios de formación, entrenamiento y desarrollo de estas competencias. Por ejemplo las asociaciones profesionales que ofrecen formación en uno o varios tipos de intervención psicológica, podrían ofrecer explícitamente el desarrollo de esta competencia como parte de su oferta de

servicios. Por su parte la Federación de Psicólogos y los Colegios de psicólogos podrían acreditar el desarrollo de estas competencias que las asociaciones profesionales ofrecen. Las instituciones de educación superior que ofrecen cursos de pregrado y postgrado pueden orientarse por este modelo tanto para desarrollar y evaluar sus programas de licenciatura como formular y evaluar programas de postgrado conducentes o no a grados académicos, pero que ofrecerían el desarrollo de una o más competencias profesionales, algo más allá que estar proporcionando “bases de conocimiento” como suele ocurrir hoy día en la formación de postgrado. Por ejemplo las maestrías y doctorados orientados a la investigación, ofrecerían como medular, el desarrollo de la competencia de investigación y evaluación mientras que las especializaciones y doctorados profesionales centrarían su oferta en el desarrollo de las competencias de intervención y diagnóstico. Ambos perfiles de programas podrían ofrecer el desarrollo de la competencia en consultoría y educación ella es pertinente para la formación de investigadores y profesionales del más alto nivel de formación en psicología. Finalmente, el modelo también es aplicable para la evaluación y mejoramiento de la gestión de programas de licenciatura de pregrado y postgrado pues proporciona lineamientos a quiénes gestionan y evalúan la educación universitaria y de postgrado de los psicólogos. Una competencia transversal que proponemos agregar al modelo es la del “conectivismo informático”; el estudiante y profesional de la psicología emplean recursos de telecomunicaciones e internet, para relacionarse con otros, generar conocimientos y resolver problemas. El modelo del Consejo Nacional de Escuelas y Programas de Psicología Profesional NCSPP, es un modelo heurístico que abre numerosas oportunidades para la formación, entrenamiento y desarrollo de estudiantes y licenciados en psicología.

5. REFERENCIAS [1] Bartram, D. y Roe, R. 2005. Definition and Assessment of competencies in the context of the European Diploma in Psychology. Euro. Psychol. 10 (2), 93-102. [2] Agencia Nacional de Evaluación y Acreditación. 2005. El libro blanco del título de grado en psicología. Reporte Técnico. España: Autor. [3] Murray, B. 2002. What psych majors need to know. Monit. on. Psychol. 33 (7), 80. [4] SIOP. 1999. Guidelines for education and training at the doctoral level in Industrial and organizational psychology. Bowling Green, OH. Autor [5] SIOP. 1994. Guidelines for education and training at the Master´s level in Industrial and organizational psychology. Arlington Heights, IL. Autor [6] Kenkel, M., Peterson, R. 2010. Competency-Based Education for Professional Psychology. Washington, DC: Autor. [7] Yáber, G. y Valarino, E. 2010. Auto-diagnóstico de competencias del profesional de la psicología. Caracas: Autor.

Modelo de competencias profesionales para licenciados en Psicologia  

Un modelo heurístico para el entrenamiento y desarrollo de competencias profesionales de los Licenciados en Psicología

Advertisement