Page 1

En Éfeso El Templo de Artemisa fue un templo ubicado en la ciudad de Éfeso, Turquía, dedicado a la diosa Artemisa, denominada Diana por los romanos. Su construcción fue comenzada por el rey Creso de Lidia y duró unos 120 años. Es considerado una de las 7 maravillas del mundo antiguo.

Ana Camila Gutiérrez de León Tercero Básico B 14

2 de Marzo de 2018


: Informar sobre la historia y construcciรณn del templo de Artemisa para dar a conocer porque construyeron el templo y cรณmo fue su proceso de construcciรณn.


: 1.1 Definición: El templo de Artemisa fue construido durante 120 años para la Diosa Artemisa, llamada Diana para los romanos, a lo largo de todos esos años muchos arquitectos ayudaron en la construcción del templo pero el arquitecto que lo inicio y lo diseño fue cretense Quersifrón. El templo fue la idea del entonces rey lidio creso que era el hombre más rico de ese tiempo mando a hacer un templo monumental a su estilo para alabar a la Diosa Artemisa y bajar un poco el carácter rebelde que la Diosa tenia. Artemisa era hija de Zeus y hermana gemela de Apolo pero era una Diosa salvaje y rebelde a pesar de que también era una defensora de las mujeres y los animales, muchos también decían que era una Diosa muy hermosa. Es considerada una de las 7 maravillas del mundo antiguo dado a su gran tamaño y hermosura.


1.2 Historia: El lugar sagrado de Éfeso era mucho más antiguo que el templo y el a geógrafo Pausanias afirmaba que hasta era mucho más antiguo que el culto al oráculo de Apolo en Dídima. El lugar en donde se construyó el santuario ya había sido venerado por las personas locales que Vivian por la zona, ya que en ese lugar realizaban cultos a la diosa Madre, pero que luego pasaron a ser cultos para la Diosa Artemisa y construyeron su templo. La zona más antigua de toda la construcción del templo según investigaciones es la zona de un templo para la diosa; fue levantado más o menos durante el siglo 600 a.c. La construcción del templo tardo años en ser terminada. Plinio el viejo y marco Vitruvio dicen que están seguros que muchos arquitectos siguieron trabajando durante mas o menos 120 años. La primera fase que se empezó para construirlo fue en el siglo VIII a.c. El templo era respetado como lugar de refugio, tradición que se trasladó al mito con las amazo nas que se refugiaron allí tanto de Hércules como de Dionisos. El templo se encontraba en una prospera región donde cruzaban reyes y mercaderes, y admiraban el monumental templo. El culto a la Diosa Artemisa atrajo miles de adoradores y creyentes por todo el mundo, que viajaban grandes territorios con la emoción de observar su templo.


Los efesios, ultrajados, intentaron que su nombre nunca fuera recordado, prohibiendo, bajo pena de muerte, mencionarlo. Sin embargo, éste ha llegado a través de Estrabón. Alejandro Magno nació la noche en la que el templo ardía. Plutarco sentenció que Artemisa estaba demasiado preocupada por este hecho como para salvar su propio templo en llamas. Más tarde, Alejandro ofrecería a los efesios costear su reconstrucción, a lo que se negaron, aduciendo que no era conveniente que un dios le construyera un templo a otra divinidad. Sin embargo, el templo fue restaurado tras su muerte, en el año 323 a. C. La reconstrucción del templo es atribuida por algunos autores al rodio (o según otros, macedonio) Dinócrates, el que realizó las mediciones para la fundación de la ciudad de Alejandría, en Egipto. Sin embargo, esta reconstrucción sería arrasada por los godos en el año 262, en tiempos del emperador Galieno.


1.3 Arte y Arquitectura: La mayoría de las descripciones físicas del templo provienen de Plinio el Viejo, aunque hay discrepancias en torno al tamaño. Plinio describe el templo como de 377 pies de largo (115 m) por 180 pies de ancho (55 m), realizado principalmente en mármol, es el más grande de todo el mundo griego. Constaba de 127 columnas, cada una de 60 pies de alto (18 m), igual a 12 veces el diámetro de la base. Tenía tres filas de columnas en la fachada occidental (con un total de 36), divididas en tres hileras de ocho columnas, dos columnas a los lados de las antas y una doble fila que dividía el gran pronaos en tres naves. La cella era alargada y estrecha, como en los templos arcaicos, y al fondo había un baldaquino, en el que se hallaba la estatua de culto, sobre los restos del altar del siglo VII a. C. En la fachada posterior las columnas eran 9, y 21 a los lados. La estatua de Artemisa, de dos metros de altura, de madera y revestida de plata y oro, se ubicó en un templete central a cielo abierto.


1.4 ¿Qué fue del templo? En el año 356 a.C., este monumental templo ardió en llamas por culta de un hombre, tiempo después se descubrió que el hombre lo había hecho con el único propósito de pasar su nombre a la historia y conseguir fama mundial a cualquier precio; y que mejor manera de hacerlo que incendiando la estructura más grande y hermosa de todas. La reconstrucción de esta maravilla, que es la que podemos considerar que fue el edificio propiamente dicho que entró en la lista de las 7 maravillas del mundo antiguo, sobrevivió aproximadamente 600 años a su construcción. Existen varios testimonios de su apariencia e, incluso, durante la primera expansión del cristianismo, diversos predicadores llegaron a Éfeso y fijaron sus vistas en el templo como forma de apoyar sus prédica. De hecho, existía un testimonio apócrifo, que prácticamente se convirtió en una leyenda, que decía que el apóstol Juan predicó en el templo de Éfeso, sacralizando el lugar y provocando así que su altar explotara y el monumento se derrumbara. Pero esto dista mucho de ser cierto y no fue hasta el año 268 d. C. que el templo fue destruido durante un asalto de los godos a la ciudad de Éfeso. Posteriormente, sus restos se diseminaron y se usaron para construir otros edificios. El ejemplo más conocido es el de la Basílica de Santa Sofía, hoy mezquita, construida con columnas de este gran templo. Poco se conserva hoy de esta maravilla del mundo.


Varias expediciones arqueológicas llevadas a cabo durante la segunda mitad del siglo XIX se dedicaron a recuperar su memoria. Los restos más importantes del templo se conservan hoy en día en el British Museum de Londres, dado que las mencionadas expediciones estuvieron lideradas y financiadas por personas e instituciones británicas. Actualmente, en el sitio original donde se erigió el templo no quedan demasiados restos pero, solo con los pequeños fragmentos que nos quedan hoy en día, ya podemos imaginar la magnificencia de este edificio que conquistó la imaginaci ón de sus contemporáneos


1.5 La Dios Artemisa En la mitología griega clásica se dan diferentes versiones acerca del nacimiento de Artemisa, si bien todas coinciden en que era hija de Zeus y Leto, y la hermana melliza de Apolo. La versión de Calímaco es que Hera, encolerizada por la infidelidad de Zeus con Leto, prohibió que ésta pudiera dar a luz tanto en terra firma (el continente) como en una isla. Sin embargo, la isla de Delos (u Ortigia en el himno homérico a Artemisa) emergió de las profundidades del mar, o bien desobedeció sin más a Hera, y Leto dio a luz en ella. En otra de las versiones, recogida por Higino, cuando Hera descubrió que Leto estaba embarazada de Zeus, prohibió que diera a luz en cualquier lugar donde iluminara el Sol. Además, envió a la temible serpiente Pitón para que asesinara a Leto en el trance del parto. Pero Zeus envió al viento Bóreaspara que recogiera a Leto y la llevara junto a Poseidón. Éste la llevó a su vez a la isla Ortigia y cubrió el lugar con una bóveda formada por sus olas. Allí, sin contravenir la prohibición de Hera, Leto alumbró a Apolo y a Artemisa aferrándose a un olivo. Más tarde, la isla de Ortigia fue llamada Delos y Apolo mató a la serpiente Pitón para vengar los sufrimientos de su madre. Según cuenta una tradición, Artemisa nació antes que su hermano y ayudó a su madre a dar a luz a Apolo. En otra, la isla de Ortigia es una isla distinta de


Delos; en la primera nació Artemisa y en la segunda, Apolo. Estrabón, por otra parte, indica que Ortigia era el nombre antiguo de Renea. Se decía también que Zeus transformó a Leto en una codorniz (ortux) para evitar que Hera descubriera su infidelidad.

A Artemisa, hija de Zeus y hermana gemela de Apolo, se la percibía como salvaje, independiente y extremadamente bella. Una diosa contradictoria (protegía tanto la naturaleza y los animales como la caza) y veladora de las mujeres, la fertilidad y el crecimiento. De ahí que los griegos la representaran con varios senos. No así los romanos, que le dieron forma humana y la rebautizaron Diana. En su honor, y para apaciguar su carácter indomable, el rey lidio Creso, el hombre más rico de su tiempo, mandó erigirle un templo en la planicie donde había obligado a reubicarse a los efesios tras conquistar la ciudad hacia 560 a. C.


: Guía de Grecia. (s.f). Templo de Artemisa en Éfeso. http://www.guiadegrecia.com/general/artemisa.html Recuperado: 25 de Abril de 2018. Herrera, Anabel. (2017). El Templo de Artemisa. http://www.lavanguardia.com/historiayvida/el-templo-de-artemisa_11330_102.html Recuperado: 25 de Abril de 2018. Barja, Ángeles. (s.f) ¿Qué fue del Templo de Artemisa? https://sobrehistoria.com/maravillas-del-mundo-antiguo-templo-de-artemisa-en-efeso/ Recuperado: 25 de abril de 2018. Wikipedia. (2018). Culto e Influencia. https://es.wikipedia.org/wiki/Templo_de_Artemisa_(%C3%89feso) Recuperado: 26 de abril de 2018. EcuRed. (s.f). Destrucción del templo. https://www.ecured.cu/Templo_de_Artemisa Recuperado: 26 de abril de 2018. Wikipedia. (2018). Artemisa. https://es.wikipedia.org/wiki/Artemisa Recuperado: 26 de abril de 2018


:

Templo de artemisa camila gutiérrez  

Información sobre el templo de Artemisa: su construcción y su historia.

Templo de artemisa camila gutiérrez  

Información sobre el templo de Artemisa: su construcción y su historia.

Advertisement