Issuu on Google+


Ministerio de Educación Colegio Jesús María Pla C La Paz

Integrantes: Yurisbeth González Gustavo Ríos

Prof. Grace Morales

Nivel XI°B


La Paz

Los guerreros y las virtudes propias de los mismos. La articulación entre la paz y su opuesto (guerra, violencia, conflicto, cólera, etc.) es una de las claves defecto: · El estatus del individuo. · La formación del adulto. · Los medios admitidos. · El valor de la civilización. · El estatus y el papel de las organizaciones (estado, empresas, sindicatos, etc.). En el I Ching, lo opuesto a la paz es el estancamiento. Simbólicamente, esto indica que la paz no es un absoluto, sino una búsqueda permanente. Y además, indica que el conflicto no es lo opuesto a la paz. Conviene en un trámite hacia la paz, transformar el conflicto, no suprimirlo. Las gestiones no-violentas encarnan este trámite de transformación pacífica del conflicto.

La palabra paz deriva del latín pax. Es generalmente definida, en sentido positivo, como un estado a nivel social o personal, en el cual se encuentran en equilibrio y estabilidad las partes de una unidad, y en sentido negativo, como ausencia de inquietud, violencia o guerra. Desde el punto de vista del Derecho internacional, y por extensión de la definición anterior, el término Paz es un convenio o tratado que Pone fin a la guerra (como por ejemplo, el proceso de Paz). Puede hablarse de una paz social como entendimiento y buenas relaciones entre los grupos, clases o estamentos sociales dentro de un país. En el plano individual, la paz designa un estado interior, exento de cólera, odio y de sentimientos negativos. Es, por lo tanto, deseada para uno mismo e igualmente para los demás, hasta el punto de convertirse en un saludo (la paz esté contigo) o una meta de vida. La Paz es también una parte de la liturgia católica

Paz política Se puede señalar que no en todas las culturas se consideró a la paz de una forma positiva. En pueblos como los Vikingos o los Hunos, cuya principal actividad era el saqueo de comunidades cercanas, se exaltaba por el contrario a .

Martin Luther King, Jr. escribió en su Carta de Birmingham escrita en la prisión1 que la verdadera paz no es simplemente la ausencia de tensión: es la presencia de justicia.

La noción de paz en la Biblia El Antiguo Testamento cuando usa la expresión “paz” (Shalom) especialmente en los saludos se refiere a un bienestar material y de espíritu: “La paz esté contigo” o “con vosotros” (cf. Gn 29, 6) y en este sentido no se opone a la guerra2 Tal paz solo puede venir de Dios mismo que quiere darla en compensación por la fidelidad de su pueblo a la Alianza aun cuando la paz en su sentido más pleno se espera para los tiempos del Mesías que es llamado Príncipe de la paz (cf. Is 9, 6) que además viene a pregonarla incluso a quienes no pertenezcan al pueblo escogido (cf. Zc 9, 6, Sal 72, 7). En el Nuevo Testamento la expresión ειρενη mantiene el sentido dado en el Antiguo Testamento, pero también se ve influido por el contexto más griego que implica una ausencia de enemigos o contrariedades: ... soportándoos unos a otros por amor, poniendo empeño en conservar la.


unidad del Espíritu por el vínculo de la paz

externamente.

Ef. 4 2-3

Educación para la paz La Medición de la paz Las dificultades que se presentan al tratar de definir el concepto de paz puede explicar por qué son tan pocos los intentos de medir el estado de paz en las diferentes naciones del mundo. El Índice de Paz Global es el primer índice en medir los niveles de paz en los países del mundo y de identificar algunas de las fuerzas que impulsan la paz. El Índice mide la paz definida como la ausencia de violencia. El proyecto aborda la tarea de medir la paz desde dos lados – el primer objetivo es de crear un modelo de puntuación y un índice de paz mundial que ordene 149 naciones por sus estados de paz relativos usando 23 indicadores que van desde el nivel de gastos militares de la nación a sus relaciones con países vecinos y el nivel de respeto a los derechos humanos. Los indicadores han sido seleccionados al ser los mejores conjuntos de datos disponibles que reflejan la presencia o ausencia de paz, y que contienen ambos datos cualitativos y cuantitativos obtenidos desde una serie de fuentes confiables. El segundo objetivo es usar los datos obtenidos del Índice de Paz Global para empezar investigaciones de la importancia relativa de una serie de determinantes o fuerzas posibles – incluyendo niveles de democracia y transparencia, educación y bienestar nacional –que pueden influenciar la creación y mantenimiento de sociedades pacíficas, tanto interna como .

A lo largo de la historia se ha concluido que la paz puede y debe aprenderse, y para hacer esto posible se ha de supeditar en el proceso educativo la comunicación de conocimientos, con la invención- apoyo- abstención de ciertos hábitos/ rutinas y con una serie de pautas y valores. Hay quien también opina que la paz no puede adquirirse a través de la educación “no se puede educar a nadie para la paz, (aunque existen actividades encaminadas al fomento de la paz como se indicará posteriormente). Ésta es una condición que sólo puede obtenerse a través de la acción social”. Siempre ha existido cierto interés y anhelo por la paz, se sabe que el concepto de su educación específica tiene sus orígenes filosóficos mucho más antiguos a una década. La paz es el proceso de búsqueda de justicia en los diferentes niveles de relación humana. Este es un concepto dinámico el cual nos lleva a hacer brotar, arrostrar y solventar los conflictos de manera no-violenta, con el fin de alcanzar una concordia de la persona consigo misma, con la naturaleza y con los demás. La investigación para la paz tiene un carácter desusado en cuando a disciplina con demanda científica. Pretende introducir introspección en la ciencia, divisar las causas de la guerra y de la violencia para socavar su autenticidad como instrumento político y fomentar así condiciones de paz. Entre sus características definitorias destacan: “interdisciplinariedad, transdisciplinariedad, carácter normativo, orientación hacia la acción, su


naturaleza internacional y la búsqueda de receptores diversos.” La educación para la paz tiene varios enfoques: Como mediación y solución de conflictos.  Como paz personal.  Como orden mundial.  Como la abolición de las relaciones de poder. Destrezas 

Los alumnos deben trabajar junto con otros individuos y grupos.  Los alumnos deben intentar imaginar los sentimientos de otras personas, en especial a los que son diferentes de nosotros.  Los alumnos deben comunicarse claramente, no de un modo agresivo.  Los alumnos deben ser capaces de analizar los diferentes conflictos y dar diversas soluciones.  Los alumnos deben respetar a los demás.  Los alumnos deben respetar el entorno natural.  Los alumnos deben valorar sueños acerca de cómo podría ser un mundo mejor.  Los alumnos deben estar dispuestos a trabajar por un mundo más justo y pacífico. Actividades Para educar en la paz se pueden hacer multitud de actividades relacionadas con muy diversos temas y desde diferentes puntos de vista: 

Desde el entorno inmediato se pueden tratar temas y actividades como:  El entorno escolar: buscar dónde y cómo surgen los conflictos y buscar soluciones a ellos.  En la familia: se pueden comparar las familias actuales con las de antes para ver los lados positivos y negativos de cada una.  La ciudad y el barrio: se pueden analizar las relaciones que entabla la gente del barrio, para esto se puede observar el ambiente en los bares, la frecuencia de peleas, las situaciones agresivas,… 

Las personas y el medio ambiente: se pueden observar las principales zonas de contaminación y pensar soluciones para evitar este problema.  La televisión: se pueden analizar los diferentes tipos de programas que se emiten por televisión. Si son de violencia, agresivos, educativos, etc., y ver a que hora se emiten cada uno de ellos, para saber si se emiten a las horas adecuadas.  Desde la educación para el desarrollo, los derechos y la justicia se pueden tratar:  La violencia del paro: se pueden entrevistar a parados y se intenta descubrir y comprender su experiencia y las dificultades que les provoca su situación.  Las agresiones de la marginación: se pueden hacer preguntas a diferentes personas como las siguientes:  ¿Por qué hay colectivos de personas marginadas, como los gitanos y los trabajadores de otros países?  ¿Ellos no son también personas para vivir dignamente?  ¿Qué soluciones podemos buscar a su marginación?  Las relaciones hombre- mujer: reflexionemos por qué en algunos trabajos, solo admiten a hombres y por qué estos en ciertos trabajos ganan más que las mujeres.  La información: se pueden buscar en distintos periódicos noticias y luego se respondería a las siguientes preguntas:  ¿A qué noticias se les da más importancia, a las violentas o a las no violentas?  ¿Salen muchas noticias relacionadas con la paz?  El hambre: buscamos en un mapa las zonas con hambre en la tierra e intentamos explicar el porqué de su situación.  Los derechos humanos: podemos leer el texto de los derechos humanos y ver si se cumplen en nuestra sociedad y en que medida. El trabajo de educar para que se desarrolle la paz no es nada sencillo, por eso requiere varios procesos. Pero, ¿por 


qué educar para la paz? Educamos para la paz puesto que en la sociedad que nos rodea existe un panorama antipacitista, que llega desde distintos medios: como puede ser la televisión, Internet, culturas dominantes… cuyo papel es negativo para el progreso adecuado de la sociedad en torno a la búsqueda de la paz en el mundo y el bienestar común. Para poder educar de la manera acertada debemos hacer una valoración previa de cuanto nos rodea. Para ello, se debe tratar de ahuyentar las guerras, violencias… y sobre todo iniciar un cambio de valores y actitudes tradicionales, de manera que se elimine los ideales que influyen en el pensamiento negativo y trágico de la sociedad. Este proceso de educación para la paz a lo largo de la vida ha pasado por diferentes etapas que han tratado de abolir la guerra; aunque estos medios no han resultado del todo eficaces puesto que la guerra aunque ha desaparecido un poco no es del todo, y desgraciadamente todavía no está totalmente expandida la paz en el mundo. Por eso hay que intentar educar para la paz, aunque la respuesta a esta idea se encontraría con la búsqueda y posterior concienciación de la persona individual y socialmente mediante la armonía del ser humano consigo mismo, con los semejantes y con la naturaleza resultante de la sociedad que le rodea. De esta manera la persona estaría a gusto consigo mismo a la vez que poco a poco va conociendo cada vez más a las demás personas mediante lazos de comunicación, justicia y convivencia. Y no sólo con las personas es importante que se desarrolle la paz (aunque esto sería la idea fundamental) sino también con el ambiente que le

rodea, es decir, que no pretenda modificarlo estableciendo enfrentamiento con los demás. En definitiva, lo que se pretende educando para la paz es resolver noviolentamente los conflictos personales, sociales y ambientales hasta conseguir la triple armonía: la personal, la social y la ambiental. Este proceso busca un buen crítico deseado y hecho para satisfacer una tendencia humana perfeccionista en la cual se busca no solo la verdad sino el bienestar común. Mediante este sistema pacifista noviolento se pretende resolver los conflictos mediante el diálogo con la aportación de argumentos y defensa de aquello que se considera verdadero. El diálogo da lugar a una actitud de escucha hacia el otro para establecer razones de confianza y solidaridad entre ambos. La educación para la paz, es un proceso que supone: la lucha contra la violencia que está presente en todo el mundo, incluso en el ámbito escolar, como es la competitividad, el racismo…a la vez que supone crear una nueva sensibilidad que favorezca la aceptación y la comprensión del otro.


La Paz