Page 1

❯❯ REVISTA “NUEVA”

Javier Daulte perdura en el efímero arte del teatro.

❯❯ TURISMO

❯❯ VIVIR MEJOR

❯❯ ARTE Y ESPECTÁCULOS

❯❯ IDEAS / IMÁGENES

Kutná Hora, el histórico osario checo de los 40.000 huesos humanos. PÁG. 36

Todo lo que hay que saber para hacerle frente a la celiaquía. PÁG. 40

Con Richard Coleman, Jarabe de Palo, Kapanga y Marky Ramone a la vista. PÁG. 29

Cuando el pueblo se expresó dignamente con su propia música. PÁG. 33

www.lanueva.com Año CXIV. Número 39.798 Bahía Blanca. Domingo 5 de mayo de 2013

Precio $ 10,00. Recargo aéreo y/o terrestre $ 1,00. Edición. Ejemplar de 60 páginas, incluye suplemento “Domingo” y revista “Nueva” .

LA CIUDAD / LA PLANTA DE PROFERTIL, EL DRAGADO Y NADA MÁS

Muy poco de los grandes proyectos Inflación, importaciones trabadas y altas primas para cubrir riesgos cambiarios diluyen las grandes inversiones del año.

❯❯ DRAGADO QUE DIVIDE

A la ampliación de la planta de fertilizantes de Profertil en Ingeniero White, ya en marcha, y al cercano inicio de la profundización del canal de acceso a los puertos locales se limitan los grandes proyectos anunciados para este año. ¿Los demás? En muchos casos apenas han cumplido los pasos administrativos y siguen a la espera de un panorama económico más favorable o, por lo menos, más claro.

Dos años después de anunciada con una inversión de 150 millones de dólares, la postergada ejecución del dragado en Cuatreros sigue dividiendo las aguas en Cerri. Para unos, un puerto activo le daría nueva vida; para otros, desaparecería la idiosincrasia de toda una población. Página 7.

Hoy

El dragado hasta Cuatreros y la instalación en ese sector de una planta regasificadora de gas natural licuado todavía se encuentran en veremos, luego de ser víctima de la pelea entre el gobierno nacional y Repsol. Claro que ante las acuciantes necesidades energéticas sería posible que el Estado asuma la construcción de dicha planta terrestre. El de la minera brasileña Vale es el otro me-

gaproyecto frustrado. También son inciertos los futuros de la planta de Solvay Indupa y de la refinería de Petrobras.

Respecto de la licitada termoeléctrica Guillermo Brown, proyectada en Cerri con una inversión de 300 millones de dólares, el próximo viernes 17, a las 10, en el Palacio Municipal, se cumplirá otra audiencia pública. Más información en la páginas 3 y 6.

CRUCERO “GENERAL BELGRANO” / UNA HISTORIA MÁS QUE SE REFLOTA

Justiciero

DEPORTES

La tarde del superclásico

Emergiendo de entre las sombras, alguien hiere de muerte con un disparo a otra persona. El herido acababa de asaltar a una mujer y se daba a la fuga cuando la bala del anónimo justiciero impactó en su cuerpo. Nadie le había pedido ayuda a este insospechado héroe, pero decidió prestarla como fuere y librar a la mujer y a la sociedad de lo que nuestras leyes demasiado benignas, nuestros jueces garantistas y nuestra policía, muchas veces incompetentes, no las libra: de ladrones y asesinos. La pregunta es qué harán ahora esas leyes, esos jueces y esa policía con él. Primero tendrán que saber quién es, para lo cual ya han iniciado rastreos y patrullajes (ahora sí que denodados). Ojalá que, esta vez también, fracasen.

Boca y River, desde las 16.30, en el partido más esperado por los hinchas. PÁGINA 15.

La punta, en blanco y negro Liniers venció 2-0 a Huracán de Tres Arroyos, por el Argentino B. Tiro perdió anoche 2-1 en General Pico. PÁGINAS 18 Y 19

LA REGIÓN

Fe, esperanza, cine y sal

ZOOLÓGICO / CIERRE FACUNDO MORALES-LNP

Los testimonios de quienes resisten en López Lecube, un pueblo que no pierde la fe, y la historia de una película con sabor a sal cerca de Médanos. PÁGINAS 24 Y 25

Sobrevivir al destino

“¡HOLA!”

Sergio Weingart tenía 19 años cuando dejó Algarrobo para incorporarse a la Armada por el Servicio Militar Obligatorio. El destino lo llevó hasta el crucero “Belgrano” y en plena guerra del Atlántico Sur, el 2 de mayo de 1982, estaba en un calabozo cuando llegó el ataque

letal de un submarino británico. Hoy, a los 50 años, el único conscripto del “Belgrano” nacido en el partido de Villarino, evoca todo lo que sintió y cómo sobrevivió al desastre que terminó con 323 jóvenes vidas. Más información en la página 39.

REPORTAJE ESPECIAL / VASILE BABUSCEAC

Viento y metal TTodo d sobre b la reina Doscientas páginas para revivir la coronación de Máxima. El glamour de los invitados y todos los detalles de los festejos en Amsterdam. El cupón se anticipará mañana. PÁGINA 38

Salvo por cierto acento, las palabras, que mezclan términos lunfardos,, no dejan muchas pistas sobre el origen de Vasile Babusceac, quien, de todos modos, se expresa mejor con la tuba. Nacido en Chisinev, en la todavía Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, fue deportista y estibador. En Buenos Aires se casó por la Iglesia Ortodoxa. Los últimos 14 de sus 40 años los ha vivido en Bahía Blanca, donde nació su única hija y es el tubista de la Orquesta Sinfónica.

ADEMÁS, EN EL SUPLEMENTO “DOMINGO”... “Universo universitario”: Cecilia Bouzat, una reconocida científica bahiense, y la constante exploración ón ddel el complejo sistema nervioso. En “La palabra injusta”, Fernando Monacelli expone las razones y el daño de una ausencia.

PRONÓSTICO Mañana.

Nuboso con lluvias. Tarde.

Fresco y nublado.

TEMPERATURAS: Mínima Máxima

14/16 18/20

CONTACTO Dirección: Rodríguez 55. Bahía Blanca Teléfonos: (0291) 459-0000 Internet: www.lanueva.com Mail: info@lanueva.com.ar

ADIÓS a las jaulas del Parque Independencia.

En camino hacia América Ayer, entre sensaciones encontradas, 49 animales dejaron sus jaulas del Parque Independencia para iniciar una nueva vida en el Complejo Ecológico de la ciudad de América, en el norte bonaerense; entre ellos, “Miki” y “Lara”, los monos carayá. El operativo incluyó, además, 13 tortugas, 4 ciervos, 5 ñandúes, 3 pumas, 6 agutíes, 3 vizcachas, 2 chimangos, 3 caranchos, 6 coipos y 2 carpinchos. El director municipal de Parques y Espacios Públicos, Marcelo Caramelli, expresó satisfacción y pena. “Sé que los animales estarán en un hábitat mucho mejor que el que podíamos brindarle, porque nuestro zoológico quedó chico. Pero, por otro lado, siento no tenerlos más”. El cierre definitivo del espacio será dentro de unos 30 días. Más información en la página 8.

ÍNDICE Arte y espect. Cartón Lleno Clasificados Deportes Económicas

PRECIO DEL EJEMPLAR 29 a 31 51 41 a 50 15 a 23 11

El mundo El país Entretenimientos Fúnebres Ideas/Imágenes

14 2-4 51 26 33

Inf. general La ciudad La región Loterías Opinión

38-39-50-51 6 a 10 24-25 27 12-13

Policiales Punta Alta Servicios Turismo Vivir mejor

27-28 34-35 41 36-37 40

Lunes a sábado $ 5,00. Domingo $ 10,00. Recargo aéreo y/o terrestre $ 1,00.


39

INFORMACIÓN GENERAL

Bahía Blanca, domingo 5 de mayo de 2013

FOTOS: SEBASTIÁN CORTÉS-LNP

“¡Que se hunda el ‘Belgrano’!” El conscripto Sergio Weingart estaba preso en el crucero y le pidió a Dios que el barco se fuera a pique para zafar del calabozo. Ese 2 de mayo de 1982, un submarino británico se encargó de cumplirle el deseo.

S

ergio Weingart está apoyado contra una pared del buque, hojeando rápido una revista porno que sacó de una taquilla ajena; con una llave cualquiera abrió el candado color bronce con el escudito de la Armada Argentina. Después les pasa la revista a los conscriptos más nuevitos que él, y se pone a abrir otro candado. Ahora saca una carta de amor que le mandó la novia al dueño de esa taquilla: la lee y se ríe de las frases cursis. Para Sergio, es la única diversión que encuentra en altamar a bordo del crucero “General Belgrano”. Tiene 19 años, es de Algarrobo y todavía le faltan 2 meses para terminar la colimba. Hace 15 días zarparon de Puerto Belgrano y apenas tocaron Ushuaia. Navegan cerca de las islas Malvinas porque el país está en guerra. Es el 2 de mayo de 1982. Sergio guarda todo como estaba en las taquillas, pone los candados y como a las 8 de la mañana se va a dormir un rato a una cubierta inferior repleta de camas. Al mediodía, lo despiertan de prepo un oficial rubio y grandote con la Policía Militar.

¿¡Pero qué se cree ese Ruso!? Por más oficial que sea, venir a culparme a mí, Sergio Edelmiro Weingart, de andar robando en las taquillas... Venir a hacerse el malo conmigo, que soy un pibe. Y él es el doble de grande... ¡Que se haga el malo con los ingleses! Además, ni del crucero es. ¿Quién lo conoce? Prepotearme a mí, que hace un ratazo que estoy acá y me encanta el buque y navegar y andar a los golpes por los pasillos... Si es mi casa, esto... “¡Cantá!”, me grita. ¿Cantá qué, Ruso? Si yo no robé nada. Debe haber sido ese zumbo, el suboficial que andaba medio enchufao porque ni mantenerse en pie podía. ¿Y para qué me pregunta a qué zumbo había visto en las taquillas de otros? ¿Para meterme preso por acusar a un superior? Ruso de porquería. ¿Cómo me va a pegar así? Me desparramó en el piso del baño... ¡Y dice que me quiere tirar al mar! Ma’ sí, que me tire... Ruso de porquería. Yo no me robé nada y me da 15 días de calabozo y 6 meses más de servicio... ¿¡Qué hago encerrao 15 días!? Y sin cigarros. No aguanto.

Piensa: “Esto no es para mí. Algo tengo que hacer”. Sergio cree en el mismo Dios católico que inspiró a Lucas para escribir en la Biblia: “De pronto, la tierra comenzó a temblar tan violentamente que se conmovieron los cimientos de la cárcel, y en un instante todas las puertas se abrieron y las cadenas de los prisioneros se soltaron”. Y cree que Dios le cumple sus pedidos. Entonces, Sergio pide y pide: –¡Que se hunda el “Belgrano”! Así puedo disparar de acá... Pero si esa mole de 13.000 toneladas de acero y casi dos cuadras de largo se va a pique en las aguas heladas del océano Atlántico sur, con 4.000 metros de profundidad, ¿por dónde se va a escapar? Sergio se levanta del catre pelado y tantea la reja, que se abre un poquito arriba y un poquito abajo. Piensa otra vez: “Que se hunda y me escapo”. Imagina películas de acción donde el protagonista zafa. Así pasa un par de horas: imaginando, sintiéndose en una película.

Ah, son las 4 menos 5 de la tarde. En una hora me toca el café con leche y ya sé cómo garronear cigarros a la pasada... ¡Bumm! ¡¿Y esa explosión?! Yo estoy sentado y de pronto la pared se me hace piso... Me enderezo, pego un salto y quiero abrir la reja. Nada. ¡Bumm! ¡¿Otra?! Quedo tirado al fondo del calabozo. Y a oscuras. En cuatro patas me arrastro hasta los barrotes. Quiero moverlos y no puedo. Entonces me siento y doblo la reja pa’dentro. Se hace una distancia y pienso: “Si pasa la cabeza, pasa todo el cuerpo”. Y salgo. Ya afuera estoy paralizado, no doy más del susto. ¿¡Qué pasa!? “¡Nos hundeeeen!”, escucho gritar, “¡Suban! ¡Suban!” Esto es un despelote. Algunos no conocen el buque, se desesperan, no pueden... Que me perdone Dios, pero yo disparo p’arriba, haciéndome espacio, volteando al que se me cruce. Paso por la cámara donde trabajo de mozo y veo la tele y las mesas desparramadas. Al salir noto que al crucero le falta un pedazo de la proa. Se está ladeando. ¡Se va a pique! Me tengo que salvar, mi Dios...

*** ***

L

os dos calabozos del crucero “General Belgrano” están abajo, en la tercera cubierta. Y vacíos. A Sergio le toca uno que tiene el largo y ancho de una cama y un pasillito. Sin inodoro ni lavatorio ni ojo de buey por donde mirar para afuera. Sin sábanas ni colchón. La puerta es una reja hecha con las planchuelas metálicas del elástico de los catres, con un hierro horizontal atravesado a la mitad y un candado grande, inviolable. Antes de encerrarlo le sacan los cordones de las botas y el cinto. Para que no se ahorque, le dicen. El guardia aparece a cada rato. –¿Necesita algo? –pregunta. –En aquella taquilla tengo los cigarros. Alcánzamelos. Es un atado de 10; en una hora se los fuma todos. Cuando le tocaba franco en la Base Naval Puerto Belgrano, hacía dedo desde Punta Alta hasta Algarrobo para guardarse la plata y comprar puchos.

A

las 16.01 del 2 de mayo de 1982, el crucero ARA “General Belgrano” navega fuera del área de exclusión que fijó Gran Bretaña en torno a las islas cuando recibe el impacto de dos torpedos del submarino inglés HMS “Conqueror”. La primera explosión es en las máquinas y llena el barco de silencio, oscuridad y humo. La segunda es en la proa y hace correr por los pasillos una bola de calor abrasador. A las 16.23, 37 minutos antes de que se hunda, el comandante Héctor Bonzo ordena abandonar el barco. Sergio salta a una balsa, pero la chapa florecida por un torpedo se la serrucha y debe tirarse al agua helada, que pincha como mil agujas. Luego se sube a otra, que también se rompe en contacto con el buque dañado. Y alcanza una tercera, que viene llenísima, pero sana. Piensa: “De esta no me largo más”.

(PROCLAMA DEL ALMIRANTE BROWN ANTES DEL COMBATE NAVAL DE QUILMES)

Esta inscripción estaba colocada en el frente del puente de comando

Cubierta principal

Director de tiro I

Radares de control de tiro Radares aire y superficie

Director de tiro II Cubierta de vuelo

Misiles Sea-Cat

¡Miralo a Díaz, qué asustado está! Bueno, no es para menos con estas olas de 10 metros... ¡Y este temporal! Justo vengo a caer acá y tengo que dormir abrazado a él, cachete con cachete, viendo cómo nos nos orinarnos encima para juntar algo de calor... ¿Aguantaremos? Y yo sin fumar... Que pare de entrar agua, por favor... Pasa un avión y no nos ve: claro, si ni las bengalas funcionan... Que pase de nuevo. ¡Ahí viene, ahí viene! ¡Eeehhhhhh, acáaa! ¡Acáaaaa! Nada. ¿Y qué habrá sido del teniente Alejandro Torrontegui? ¿Estará vivo? ¿Se acordará de que me cerró la reja con un candado? ¿Ya pasaron 25 horas? ¿Cómo vamos a zafar? ¿Y esas bocinas? ¡Gracias, Dios! Somos la primera balsa que rescata el destructor “Bouchard”. Todos suben antes que yo. Me quedo último a propósito, así me llevo una Biblia chiquita que hay en el cajón de provisiones. En el “Bouchard” el calor me afloja, me descompone. Estoy con principio de congelamiento. Nos ofrecen sopa, whisky o chocolate. Me acuerdo de mi vieja y pido una sopita. Y un cigarro. No paro de temblar, pero caigo dormido igual. Cuando me despierto hay un oficial tomando datos de los rescatados. ¡Es el teniente Torrontegui! Cuando le digo mi nombre, el tipo levanta la vista, sale de atrás del escritorio y me abraza. “¡Te fui a buscar al calabozo!”, me dice. “Por Dios que te fui a buscar”. Llora como un pibe, pobre Torrontegui. Dale, Torrontegui, qué me vas a ir a buscar. Bah: está bien, Torrontegui, te creo. ¿Y el Ruso de porquería que me pegó se habrá salvado, che?

El de las macanas Sergio Weingart tiene 50 años. Nació en mayo de 1962 y dice que cumple años 2 veces el mismo mes: el 2 y el 24. Es el único tripulante del crucero “Belgrano” que nació en el partido de Villarino. Actualmente sigue viviendo en su Algarrobo natal. Se casó, tuvo 5 hijos y se divorció. “Como todos los excombatientes”, dice. Y volvió a formar pareja. Viaja periódicamente a Hilario Ascasubi, donde trabaja como cocinero en la Escuela Primaria Nº 9: “Hago lo mismo que en el barco: lavar platos y pelar papas”. También es molinero, un oficio que heredó de su padre Juan Emilio. En su casa tiene un pequeño museo personal para preservar la memoria del “Belgrano” y de sus tripulantes. “El crucero vive conmigo –dice–. Me acuesto y lo veo ladeándose. O estoy trabajando y se me cruza algún compañero. Recuerdo todo, gracias a Dios.” Sergio estuvo 15 años sin querer recordar ni hablar. Hasta que empezó a juntarse con otros sobrevivientes. Una noche, en una cena de reencuentro, se animó a contarle su historia a Bonzo, el comandante del buque. –Ah, ¡eras vos el de las macanas! –le dijo.

***

L

os sobrevivientes vuelven a la Base Puerto Belgrano. A Sergio le dan unos días de licencia, pero cuando debe reintegrarse ve con bronca cómo los militares que en las balsas lloraban y rezaban ahora gritan, otra vez, les gritan a Sergio y los demás colimbas: –¡Atencióooon! ¡Firrrrmessss! En esa primera formación de pronto ubica al Ruso de porquería. Nota que tiene una pierna enyesada hasta arriba. El Ruso de porquería mira como buscando hasta que lo ve a Sergio y le clava la mirada. –¡Cagón! –le dice Sergio. Y el Ruso de porquería se va. Sergio se queda con las ganas de saber por qué se ensañó tanto, por qué lo maltrató así. Pero nunca más lo vuelve a ver. VER MÁS INF. GENERAL / PÁG. 50

Tripulantes: 1.093 56 oficiales 113 suboficiales 459 cabos 55 marineros 408 conscriptos 2 civiles Muertos: 323 Balsas: 72 con capacidad para 16 náufragos

Desde hoy en

lanueva.com se puede ver esta nota completa más un video con el relato de la supervivencia de Sergio en las balas. ISLAS MALVINAS

ARGENTINA zona de exclusión 200 millas HMS "Conqueror"

Rio Grande TIERRA DEL FUEGO Ushuaia

Is. de los Estados

crucero ARA "General Belgrano"

Proa

de abril: El submarino 2 de mayo: 1 30 británico HMS “Conqueror” 2 El “Belgrano”

Puntal: 13 m

2º TORPEDO

1º TORPEDO

Puerto Argentino

sigue al “Belgrano” fuera de la zona de exclusión.

comienza a navegar hacia el Oeste.

Océano Atlántico

de mayo, 16 hs: Es 3 2torpedeado y comienza a hundirse, produciéndose la evacuación.

ASNES-LNP

El crucero y la persecución

Sin embargo, la balsa pega contra el casco y ae pasa debajo del ancla de 8 toneladas que cae ocerca y la pincha... Aunque flota igual, casi todos se tiran otra vez al agua. er Sergio y otro se quedan solos. No van a poder ar aguantar semejante frío. El otro quiere remar uhasta una olla inmensa y abordarla. “Una locura”, piensa Sergio. Justo escucha el motor de un bote de goma, que los alza y los lleva hasta una balsa en mejores condiciones. Ahí Sergio ve al teniente Ricardo Díaz, uno de los oficiales que acompañaban al Ruso que le dio la paliza y lo mandó preso. Son las 18.30 y ya se hace de noche.

CHILE

GUSTAVO PEREYRA / gpereyra@lanueva.com

"¡Que se hunda el Belgrano!"  

El conscripto Sergio Weingart estaba preso en el crucero y le pidió a Dios que el barco se fuera a pique para zafar del calabozo. Ese 2 de m...