Page 1

LA OTRA TIPOGRAFÍA

APENAS POR ENCIMA DE LA LÍNEA DE FLOTACIÓN DE LA DIGNIDAD

EXPEDIENTES GUNTHER

PUBLICACIÓN DE GUNTHER PIEROGY SIN FINES DE LOCRO.

LA OTRA TIPOGRAFÍA MÁRTIRES DE LA ORTOGRAFÍA

9

TITO FLANNAGAN BASKETBALL Y COMPASIÓN

10 ORTOGRAFÍA Y SOLIDARIDAD


GUNTHER PIEROGY Advertencia. Este informe puede contener contenido psicológico.

Tito Flannagan

ORTOGRAFÍA Y BASQUETBOL

EL MÁRTIR ORTOGRÁFICO DE LA UNIVERSIDAD DE ILLINOIS ¿Debilidad o fortaleza? El mundo es un lugar difícil, especialmente para los diferentes, los que desde su humildad se saben en lo cierto y sin embargo deben soportar el enorme peso de la incomprensión de las mayorías. Algunos —los más fuertes— aceptan su destino con sabiduría y esperan su momento para —con la tranquilidad que les da su certeza— demostrar a los demás su error saltando sobre sus cabezas con ambos pies juntos, calzados con botines de rugby. Pero los débiles hacen lo que pueden con su vida y son víctimas de sus circunstancias. ¿Es la intransigencia una muestra de fortaleza o de debilidad? ¿Es el intransigente el más convencido o el más inseguro? Esa discusión (como casi todo) excede las posibilidades de este trabajo. Mientras tanto, vaya desde aquí mi homenaje a los que se rompen pero no se doblan. Vaya desde aquí mi homenaje a Tito Flannagan.

Dice Karl Sepúlveda: “Durante toda su infancia su padre lo golpeaba con un pesado diccionario cada vez que erraba un lanzamiento en la cancha de básquetbol. Creció como un eximio jugador al tiempo que desarrollaba un proverbial temor por el mal uso del inglés. Como tipopsicólogo siempre recomiendo a los padres, pegarle a sus hijos con ediciones en rústica, para una educación menos ídem1 Los padres —bastante rústicos ellos mismos— extrañamente me suelen contestar “acá lo que hace falta es una tapa dura”. 1- A los ojos actuales puede parecer algo retrógrado, pero considerándolo “reducción de daño”, no está tan mal.


RIGOR

C

ontra la opinión del resto del equipo, becado más por sus condiciones deportivas que por las académicas, Tito Flannagan —jugador de básquetbol estrella de la universidad en 1923—, insistía en que “Illinois” se escribía sin H. Su empecinamiento lo marginó de importantes juegos. A Flannagan le resultaba intolerable jugar con una camiseta que tuviera un error (y que a sus compañeros les resultara indiferente). Su entrenador —que no quería perder a su estrella por un capricho— le per-

mitió jugar con su propia versión de la camiseta. Los jueces del partido final de la Liga universitaria no aceptaron tal libertad. Todo el resto del equipo continuó su carrera profesionalmente, pero Tito, que prefirió no jugar a traicionar sus principios, perdió su oportunidad de ser reclutado. Intentó jugar en Iowa e Indiana pero no fue contratado por considerárselo un “jugador problemático”. Unos meses después se quitó la vida. No olvidemos a Tito Flannagan, el hombre que dio su vida por la ortografía.

Su entrenador hacía incapié en que debía ser capaz de separar la ortografía de la felicidad. Si —en cambio— hubiera hecho hincapié, tal vez Tito lo habría escuchado.

Quienes leyeron esta nota también leyeron... En la próxima página podemos leer acerca de una historia que tiene puntos de contacto con esta.


GUNTHER PIEROGY

Wanchope Johnston & Fitzgerald de Sousa

ORTOGRAFÍA Y SOLIDARIDAD EN LA UNIVERSIDAD DE BALTIMORE

ORTOGRAFÍA Y BASQUETBOL

U

1- Hoy la acidez estomacal na situación con puntos puede parecer una enferde contacto con la historia medad menor, pero en de Tito Flannagan en Illiese entonces también. nois se ha dado en la Universidad de Baltimore, aunque por ra- 2- Excepto Fitzgerald de Sousa, fundamentalista zones más nobles. de la ortografía y militanEl muy respetado por el equipo de baste de Ortotipografía Legítiquetbol —pero algo limitado intelecma, organización que defendía a capa y espada la tualmente— utilero (Wanchope Johnscorrecta expresión escriton), era el encargado de confeccionar ta. Sus compañeros, en el las camisetas. Quiso la fatalidad que vestuario, le hicieron coWanchope desarrollara una terrible ennocer amorosamente su opinión respecto a la acfermedad¹. titud poco solidaria que Cuando les presentó los nuevos unipercibían en él. Digamos formes, los jugadores y dirigentes no que de Sousa no volvió a supieron cómo decirle que se había sentarse en el banco de suplentes (ni en ningún equivocado. Una mezcla de ternura y otro lado) por un tiempo compasión hizo que ocultaran su priconsiderable. mera reacción y agradecieran las camisetas amorosamente confeccionadas�. 3- Cuando supieron la verdadera razón se emocioEl resto de los equipos se burlaba de naron hasta las lágrimas. ellos hasta que se supo el motivo por el Al poco tiempo continuacual vestían esas camisetas³. ron burlándose de ellos aduciendo que “es prefePero no habría vuelta atrás por la forrible reír que llorar”). ma en que Wanchope se hacía querer⁴.

4- Literalmente. Se hacía querer. Si alguien decidía no quererlo armaba un terrible escándalo, insultaba, pataleaba y amenazaba con matarlos a todos. Esto explica —tal vez— la dedicación permanente del resto del equipo a no incomodarlo, ofenderlo o siquiera importunarlo con objeciones. Es probable que el conflicto con de Souza haya tenido origen en alguno de estos arranques de furia.


LA OTRA TIPOGRAFÍA

Desafiando la política de no intervención en conflictos ajenos, el equipo completo de la Universidad de Cincinatti se solidarizó con Wanchope y el equipo de Baltimore.

Wanchope fue célebre por protagonizar un increíble caso de autosuperación. Fue el único soldado que perdió una pierna en la Primera Guerra Mundial y la encontró en la Segunda. FITZGERALD DE SOUSA

WANCHOPE JOHNSTON

Nunca pudo (ni quiso) ocultar su fastidio. De Souza no perdía oportunidad de aclarar que Baltimore no se escribía con V sino con B.

Un bonachón, un buenazo, un tierno, un ángel, un osito de peluche, un psicópata asesino... ¿Cómo no quererlo?


GUNTHER PIEROGY

Expediente 9 10  

Ortografía y basquetbol integrados en dos breves historias, en una nueva (y no por eso buena) entrega de los expedientes de Gunther Pierogy.