Page 336

336

Desarrollo de la tercera idea A la cuestión: «¿Debemos siempre decir la verdad?», responderemos: no, no siempre, no sistemáticamente, sino de manera ponderada; podemos recurrir a las mentiras que no son disfraces o deformaciones de la verdad, sino omisiones: {Ejemplos) no responder a una cuestión sabiendo que tendremos que mentir, sino salir del apuro con una pirueta humorística o irónica, responder con bastante finura como para no despertar las sospechas, en realidad, jugar con las palabras. De manera que no diríamos la verdad, sin duda, sin por ello recurrir a la mentira...

- Conclusión: recapitulad las certezas obtenidas Concluimos, pues, que la mentira no es ni buena ni mala en sí, no más que la verdad; que decir siempre la verdad no es más defendible que no decirla jamás; que, en efecto, hay que pensarla menos en términos de fines que de medios; que, así, el uso de la verdad y el de la mentira se juzgan y se aprecian menos en términos absolutos que relativamente. No diremos siempre la verdad, sino solo cuando esta aumente la humanidad entre los hombres. En cambio, desde el momento en que una verdad proferida aumente el mal, trataremos de preferir una mentira generadora de gentileza (abrid otras perspectivas), virtud necesaria para entablar una relación con el otro...

http://www.scribd.com/Insurgencia

Profile for Guillermo Martínez

Antimanual de filosofia  

Antimanual de filosofia  

Advertisement