Page 246

246

de hecho disfrazado, modificado o cifrado: el psicoanálisis permite dar con su clave. Igualmente con el lapsus (una palabra que se ha puesto en lugar de otra, descubierta una vez el error se ha cometido), el acto fallido (perder las llaves, pillarse los dedos en una puerta, etc.), el olvido de nombres propios o de sustantivos (lo tenemos en la punta de la lengua, pero no sale...): todos esos signos prueban que el inconsciente a veces fuerza la barrera de la censura y alcanza, en forma de mensajes estropeados, la conciencia que los descubre por fragmentos. El psicoanálisis relega la conciencia al armario, demuestra los plenos poderes del inconsciente en la construcción de una personalidad. Cuando en una persona aparece el dolor, el sufrimiento, la turbación, síntomas imposibles de curar por la medicina clásica, la terapia psicoanalítica permite, a partir de un intercambio de palabras en un diván y según un ritual muy específico dirigido por un psicoanalista, descubrir las inhibiciones, las tensiones y el origen de algunos comportamientos insoportables en lo cotidiano. Y devolver un poco de paz a las conciencias anteriormente heridas.

El gabinete de Sigmund Freud (1856-1939) y su diván, Londres en 1938-1939.

http://www.scribd.com/Insurgencia

Profile for Guillermo Martínez

Antimanual de filosofia  

Antimanual de filosofia  

Advertisement