Page 63

erversiones sexuales

120

1904. La sagrada penitenciaria declaró que era ilícita la masturbación de la mujerdurante la ausencia de sumarido y que ningún confesor podría aprobar esta práctica so pena de ser denunciado a la Santa Sede. 1975. La declaración sobre ciertas cuestiones relacionadas con la ética sexual promulgada por la sagrada congregación para la doctrina de la fe dice que la masturbación es considerada como un acto intrínsecamente de desorden moral y gravemente desordenado, ya que impide el mutuo don y la procreación humana. 8. La pastoral'? La masturbación es un fenómeno complejo. Cualquiera que quiera simplificarlo y que desconozca los avatares psicológicos, emocionales y familiares de dicha práctica, será presa de una respuesta simplista. Condenar de pecado sin ayudar a quien sufre, sería tomar la misma postura que tomaron los tres amigos de Job. Debemos dar una correcta y amplia información y educación sexual, ya que "no debemos avergonzarnos en hablar de lo que Dios no se ha avergonzado en crear"; desmitificar las consecuencias de la masturbacion; aclarar que no "hace perder la salvación", ni produce neurosis, locura, acné, epilepsia, esterilidad, ceguera, pelos en las manos, etc. La masturbación no ocasiona ningun daño para la salud, sino culpa y angustia. Debemos escuchar y comprender. La masturbación debe ser encarada como síntoma y no como causa. Debemos informar por adelantado al niño cómo funciona su cuerpo, suszonas genitales, etc., para que no se encuentre con sorpresa alguna. El niño debe saber que existe en él zonas de su cuerpo, zonas tales como

19. Seguiremos literalmente lassugerencias dadas enotrolugar. VerMasturbación: aportes parael aconsejamiento pastoral. Bernardo Stamateas, Elexpositor Bautisa, Abril de 1993, pág.22.

121

Variaciones en la elección del compañero sexual

pene, vagina, que es buena y limpia delante de Dios, al igual que sus manos, ojos y que todo su cuerpo es creado por Dios. Los niños se tocan por placer, aburrimiento o por curiosidad no por perversidad. Debemos desdramatizar el hecho de que el niño se masturba. Para ellos no exíste el problema de la masturbación; sí para los adultos que ven como ellos juegan con su genitales. Tenemos que investigar sobre las posibles frustraciones cuando la práctica es compulsiva, ya que está buscando una satisfacción compensatoria (crisis, madre sobreprotectora, timidez, miedo al fracaso, y miedo a las relaciones afectivas con el sexo contrario son las causas que más hemos observado en adolescentes con prácticas compulsivas). La pastoral no apunta a los síntomas sino a las causas. Hay que reforzar el horizonte del púber con intereses artísticos, sociales, espirituales y físicos o deportivos; que su vida no se limite solamente a la escuela y al hogar. La educación sexual tendrá un lugar importante para "tirar abajo" mitos, tabúes y culpas que dicho tema ocasiona y que la historia agrega.

Stamateas Bernardo: Perversiones sexuales