Page 139

erversiones sexuales

,

272

enseñanza de los discípulos de San Ignacio de Loyola se incluía la flagelación en su programa de estudios. La idea de sacrificio estaba muy ligada al masoquismo y al sufrimiento, losdioses querían sacrificio, sufrimiento porparte del que ofrecía, asícomo los aztecas sacrificaron millares de seres humanos al dios sol para que se dignase mantener su luz bienhechora. Estos sacrificaban a una mujer que encarnaba a su diosa Te Cutli, le arrancaban el corazón, le cortaban la cabeza y entregaban el todo a una nueva encarnación de la diosa. Ésta con lacabeza chorreando sangre en sus manos, ejecutaba una danza ritual. Hoy finales del siglo veinte, la deshumanización de las relaciones interpersonales, la soledad, latecnología, favorecen la necrofilia, un claro caso sonlos problemas ecológicos (¿sadismo ambiental?) que hoyvivimos como mundo. Una buena definición de lo necrófilo es transformar lo que tiene vida en algo privado de vida. Dice Tordjman:

"Aprender a amarnos constituye sin duda la prevención más eficaz para impedir que nuestra agresividad necesaria se transforme en agresividad maligna y rencorosa. "38 10. Conclusión

Ambas patologías son la misma cara de una moneda, la incapacidad de poder recibir y dar amor "gratuitamente". El masoquista dice "si me amas golpéame", "sufro; ámame". Ambos necesitan del dolor, del sufrimiento real o simbólico, del rol activo o pasivo, en su expresión abierta o enmascarada, sea en pos del "martirio religioso" o en pos "del ideal".

38. Tordjman, op.cit., pág. 192.

6;:w@m[,Út4J4,'"l4MiftdiMft4l.J,gt.U ffl ,i;'i r¡Y ihilfttffletji"i,JiIU,ttibié&! La propuesta terapéutica sería, en vez de necesitar el dolor para llegar al placer, buscar "al amor para el placer". Ir de la "parafilia" ("más allá del amor") a la "endogenofilia" ("el amor que nace desde adentro"), entendiendo que:

"Amarle con todo el corazón, con todo el entendimiento, con toda el alma y con todas las fuerzas, y amar al prójimo como a uno mismo, es más que todos los holocaustos y sacrificios." Mr. 12:33.

Stamateas Bernardo: Perversiones sexuales  
Advertisement