Page 82

-¿Tim? -Kim, Joaquín. - Yo, Frida. Se dieron dos besos. Kim le pidió un gin tonic y para el un cubata. -¿Has dicho que te llamas, sorry? -Frida. Fri-da ¿Qué pasa? No te rías. Lo intentó. Pero no lo consiguió. -No seas capullo, tío. Kim sacó la mano de los tejanos con un billete de mil pesetas. -Yo acabo este año… -¿Y que tal? -¿Qué tal qué? -La carrera. -Depende del profe. Pero bien. – Metió un dedo dentro del vaso para mover el limón que había quedado atrapado entre dos cubitos de hielo – A mí…A mí me encantan las lenguas. -Sí, sí, ya se te nota… -Ah sí, ¿se me nota? - Se le acercó con la mejilla al cuello. Entre uno y otro no cabía ni un pensamiento. Desde tan cerca, percibía en el aliento de Frida que aquel no era el primer gin tónic de la noche. ¿Segur que se me nota?, insistió la estudiante con más escote que camisa. A parir de la segunda insinuación, Kim ya sabía como debía actuar. Solo se trataba de sostener la conversación u acabar la consumición. Después… El futuro ni había sido nunca tan fácil de predecir. El

Profile for Guillermo de Castro

NOSOTROS DOS  

No se muy bien por donde empezar. No se si ya os he abrazado a todos y os he saludado como os merecéis.

NOSOTROS DOS  

No se muy bien por donde empezar. No se si ya os he abrazado a todos y os he saludado como os merecéis.

Advertisement