Page 72

- Hostia, Laura, no me lo habías dicho…dijo bajito. - ¿El qué? - El Kim, tía… - No pasa nada con Kim. - ¿Cómo que no pasa nada? Está buenísimo. – Se lanzó sobre su amiga - ¿Has visto que espalda tiene? Laura apagó el video, no fuese que perdiesen el hilo. Sira insistió. -¿Es nadador? – continuaban cuchicheando. -No lo se. Juega a tenis, me parece. ¿A tenis? Me encanta ese pelo que tiene, así… Revolvió el pelo a Laura. Le oyeron como picaba tres veces al cenicero en la basura de la cocina para que cayesen todas las colillas y la ceniza. -Dile que salga de marcha con nosotras, esta noche. -No querrá. -Va, Laura, tía – La zarandeó – Si se lo pides tu seguro que dirá que sí… -Los de Barcelona no salen los jueves. Laura estaba sorprendida por el súbito interés de su compañera de piso. Kim, con el paquete en una mano y el cenicero en la otra, abrió la puerta con el pie, sin miramientos, y les ofreció un Fortuna. Sira le cogió uno. Laura, en cambio, ni tan solo le había visto entrar. Parecía estar en la luna. Poro Kim sabía como hacerla volver a tocar el suelo. -Un, dos, tres. ¿En que estás pensando?

Profile for Guillermo de Castro

NOSOTROS DOS  

No se muy bien por donde empezar. No se si ya os he abrazado a todos y os he saludado como os merecéis.

NOSOTROS DOS  

No se muy bien por donde empezar. No se si ya os he abrazado a todos y os he saludado como os merecéis.

Advertisement