Page 463

-Aquí ya se me ve mayor. Pero yo no he ido nunca con esas tetas. Eso es lo que tú quisieras. -¿Te gustan? -Muchísimo. Quiero más. -Este… - Volvió una tercera hoja - ¿A ver si sabes de cuando representa que es, este? La había retratado tal como iba en la caminata de la tarde, con el mismo vestido de verano, de muestra floreada y unas vambas andarinas. -Ep, Kim, aquí hay un error. ¿Y la peca? Te la has dejado. El miró al cielo. -Si estás del otro perfil, como quieres que te la pinte? Si quieres pido un lápiz y te la pinto en el otro lado… -No hace falta, no… - Laura había colocado los tres dibujos sobre la mesa y, como si fuese una exposición de viñetas, los iba examinando. Le faltaban ojos – Hombre…ahora, mirándolo…De los años de la facultad, en lugar de ponerme un chándal, me podías haber dibujado mudada para la fiesta del primer día que entré en el Rafaeli. No sabes lo mal que lo pasamos con aquel vestido, si sería o no bastante adecuado, si cantaría en medio de tanta gente de Barcelona…Me ayudó mi madre y medio Banyoles. No sabes que nervios pasé. Iba muerta de vergüenza. No quería parecer el patito feo, y ¿sabes que hiciste tú, cuando me viste? -Ni que me matasen.

Profile for Guillermo de Castro

NOSOTROS DOS  

No se muy bien por donde empezar. No se si ya os he abrazado a todos y os he saludado como os merecéis.

NOSOTROS DOS  

No se muy bien por donde empezar. No se si ya os he abrazado a todos y os he saludado como os merecéis.

Advertisement