Page 459

-Abuelo… ¿No será que resoplas desde los cincuenta? -Nunca había estado tan en forma como ahora. Nunca. Y no escribo. – dio unos golpecitos sobre el escritorio – Pinto. -Pues peor. ¿Qué te ha cogido ahora para ponerte a dibujar? Te ha inspirado el paisaje…No hay Nestea, tú. – Con una rodilla en el suelo, fue sacando las botellitas de delante para ver que no estuviera escondido detrás – Tónica, aguas, dos cero, zumo de piña, zumo de naranja… -Te estoy dibujando un cerdo. -¿Quieres el de piña? -Sino lo quieres tú…Por favor. -¿Que dices qué qué? -En la facultad, un día, me dijiste dibújame un cerdo. ¿Te acuerdas? -Hombre, tu cerdito famoso… -¿Que pretendías que hiciese el ridículo? -No, perdona, es un test sicológico. Era una manera de conocer a un chico que encontraba que tenía alguna cosa – Se lo repensó – Enigmático, sería el término. -No recuerdo lo que me salió, solo se que me quedó una expresión de todo lo que me llegaste a decir. -¿Ah, sí? -Algo así como… Emocionalmente ingenuo. ¿Qué pensé yo? ¿De qué, moreno? Me llamaste emocionalmente ingenuo y te quedaste tan ancha. Allá, en el bar, delante de todos.

Profile for Guillermo de Castro

NOSOTROS DOS  

No se muy bien por donde empezar. No se si ya os he abrazado a todos y os he saludado como os merecéis.

NOSOTROS DOS  

No se muy bien por donde empezar. No se si ya os he abrazado a todos y os he saludado como os merecéis.

Advertisement