Page 422

-¿Y aquella flor blanca tan…? -Pregúntale al jardinero del Rafaeli. Es el quien está al cuidado de todo… -Kim… - decepcionada por una respuesta tan de hombre en un momento tan de mujer - ¿Sabes porqué me gustan? Porque tienen hojas todo el año. No me gustan los árboles que en invierno se quedan desnudos. Los encuentro, desvalidos, tristes. En cambio la magnolia… -Kim seguía inmóvil. Miraba la silueta de Laura que, a contraluz, en el antepecho de la ventana le parecía una perfecta sombra chinesca. Laura se volvió a estirar en la cama, a su lado. -Un, dos, tres, ¿En qué estás pensando? -¿En quien estoy pensando? En ti. -No, perdona. En qué estás pensando, Kim? -Ahora no vale. -¿Cómo que no? - Pensaba en que hora debe ser. -Sí, hombre, es la hora de comer de pasado mañana. ¿En qué pensabas? Va… Laura se le arrapó. Le puso la pierna por ecima de la suya. -¿Lo quieres saber? – a Kim le encantó aquel calorcillo. -Lo necesito saber. – Laura aprovechó para clavarle un beso en el cuello. -Pensaba en… dijo lo que creyó que Laura querría oír, en que habría pasado si no hubieses entrado el triple…

Profile for Guillermo de Castro

NOSOTROS DOS  

No se muy bien por donde empezar. No se si ya os he abrazado a todos y os he saludado como os merecéis.

NOSOTROS DOS  

No se muy bien por donde empezar. No se si ya os he abrazado a todos y os he saludado como os merecéis.

Advertisement