Page 350

muertos con tanta dignidad como podían – ya se miraban los escaparates de las tiendas de bastones. Jana y Víctor se acercaron a Kim para ayudarle a soplar las velas. El padre le cogió por la espalda, uno a cada lado. - Retírate las greñas, que te quemarás. - Ay, papá… - Víctor, harto que cualquier excusa valía para meterse con su mata e pelo. - Cierra los ojos, papá. Un deseo. – Jana, con el móvil en la mano, aprovechó para hacer una selfie del momento. Kim pidió a su padre y a Diana Laborde que se acercasen para la fotografía. Jana, sin comple3jos, volvió a largar el brazo para encuadrar el auto retrato del grupo. - Miriam, ¿Dónde estás? Sube tu también… - Kim la buscó con la mirada – Y un aplauso para ella que me huelo que entre ella y Elsa, son las que han montado toda esta fiesta de hoy. Miriam no se hizo rogar. En su papel, con la elegancia que todo el mundo le reconocía, subió al escenario y, delante del piano, se puso entre Jana y Víctor Ráfales. A su lado, el Ráfales protagonista. Y, en la punta, Paco Ráfales. Diana Laborde, como en su carrera musical, se había sabido retirar a tiempo. La fotografía era para la familia. Dos camareros se llevaron el pastel. Mientras lo cortaban y lo servían, Kim bajó a buscar a Laura, que hablaba animadamente con Elsa. La media melena, un poco ondulada, con las puntas más

Profile for Guillermo de Castro

NOSOTROS DOS  

No se muy bien por donde empezar. No se si ya os he abrazado a todos y os he saludado como os merecéis.

NOSOTROS DOS  

No se muy bien por donde empezar. No se si ya os he abrazado a todos y os he saludado como os merecéis.

Advertisement