Page 325

Kim? Aquí, a parte de la familia, y usted que es como si lo fuese, se me ocurre que esto solo pueden ver en recepción, alguien del personal del hotel, que no se quien pueda ser, los de seguridad, claro está, y el registro de la policía. Y basta. Y la tercera pregunta. ¿Usted cree que Kim, que es un buen chico, que ha pasado por lo que ha pasado, que ha luchado por el hotel como nadie, que se puso las pilas para hacer el trabajo que hacían sus dos hermanos cuando nadie daba un duro por el, quizás ni yo mismo, se merece todo esto? Se lo merece, Kim, todo esto, Arsenio? - No. - ¿Cómo dice? - No… - No le oigo. Hable más alto. ¿Se lo merecía, Kim? Dígame… No le oigo, Arsenio. Arsenio balbuceó alguna cosa. -Hable claro. Míreme a la cara si tiene cojones. Arsenio Rubio se tapó el rostro con las dos manos y empezó a llorar. - Yo no… Paco se levantó instintivamente. Para imponer. - ¿Por qué lo ha hecho, Arsenio? Por qué… Lloriqueaba como un crío pequeño escondiendo el rostro entre las manos y la cabeza entre las piernas. En un dos por tres, las babas y las lágrimas de los nervios le resbalaban por las mejillas y le caían sobre la pernera.

Profile for Guillermo de Castro

NOSOTROS DOS  

No se muy bien por donde empezar. No se si ya os he abrazado a todos y os he saludado como os merecéis.

NOSOTROS DOS  

No se muy bien por donde empezar. No se si ya os he abrazado a todos y os he saludado como os merecéis.

Advertisement