Page 301

no jhabía ningún canal que hiciesen nada que les pudiese interesar, hizo de tripas corazón. Los nervios le iban por dentro. -Miriam… - Se pasó dos dedos por las cejas – Te quería hablar de un tema. A buena hora, pensó ella. Cogió el mando y apuntó al televisor. No tuvo bastante con enmudecerlo como en otras ocasiones, cuando querían hablar de alguna cosa importante de los hijos o de algún problema en el trabajo. Lo apagó con un punto de furia. Miriam se le adelantó. -¿Qué piensas hacer con Laura? -¿Laura? – Kim desconcertado, no se esperaba aquella salida. Era la última cosa que tenía en mente en aquel instante. Pero estaba el falso y decidió aprovecharlo. Sobre la marcha, cambió de planes. - ¿Qué le pasa a Laura? -Nada – Miró a Kim – Nada, nada… Miriam no sabía por donde empezar. Había pensado como tenía que arrancar aquella conversación pero, cuando llegó el momento, su guión se fue a hacer gárgaras. Por lo menos, como hablar con su marido sin perder los estribos. -¿Laura? – volvió a decir Kim, extrañado. -El otro día me comentaste que se te había pasado por la cabeza, tal vez, darle trabajo en el hotel. He estado pensando y…Solo te pido una cosa.- Se aseguró, con ojos inquisitivos, que Kim le aguantaba la mirada – No la pongas a trabajar en casa.

Profile for Guillermo de Castro

NOSOTROS DOS  

No se muy bien por donde empezar. No se si ya os he abrazado a todos y os he saludado como os merecéis.

NOSOTROS DOS  

No se muy bien por donde empezar. No se si ya os he abrazado a todos y os he saludado como os merecéis.

Advertisement