Page 300

convertido en una tempestad. Pasados los relámpagos, los truenos resonaban mas lejos cada vez. Había hecho que sus nervios los pagasen quien menos culpa tenían. Y, si era necesario, y al salir se los encontraba todavía en la pista, jugando una vuelta australiana, de dos contra uno, miraría de disculparse. Aunque fuese de aquella manera de los hombres, con orgullo, sin rebajarse mucho. Antes de enjabonarse, con el chorro en cascada sobre los hombros y con los ojos cerrados; Kim empezó a tomar decisiones. Del chantaje, de momento, no hablaría con su padre. Antes tenía que descubrir quien le tocaba los huevos con las manos frías. Para desactivar la extorsión decidió, eso si, que se lo explicaría a Miriam. Para tener la sartén por el mango, no podía jugársela que su mujer supiese lo de la aventura de la 218 por otra persona. De la aventura o de las aventuras, porque Kim estaba convencido que le habían enseñado una primera foto como anzuelo, para demostrarle que si tenían una también podían tener las otras. Prefirió no ponerse a contar cuantas. De momento, se ceñiría a la Sandra López. La única foto. La prueba que nunca habría pensado que le pudiese delatar. Pero,llegado el momento del mal trago, no fue tan fácil. Para hablar con Miriam, esperó a que hubiesen cenado, que Jana y Víctor ya estuviesen en la cama y que tuviesen, los dos solos, el rato de tranquilidad de cada noche. Cuando le pareció que

Profile for Guillermo de Castro

NOSOTROS DOS  

No se muy bien por donde empezar. No se si ya os he abrazado a todos y os he saludado como os merecéis.

NOSOTROS DOS  

No se muy bien por donde empezar. No se si ya os he abrazado a todos y os he saludado como os merecéis.

Advertisement