Page 249

-¿Esto no pasa en el vestíbulo del hotel, tambien? -Sí, sí, seguramente – Se sintió pillado – Pero allá no tengo tiempo ni de fijarme. ¿Ves aquella que empuja el cochecito de gemelos, como resopla porque hace un poco de rampa? -Todavía saldrá el arco iris si se continúa levantando la tarde… -No tendremos tanta suerte, Laura, una cosa – Kim no podía más de tantas bagatelas y le puso la mano sobre la rodilla – Laura Altimira, ¿me puedes decir que te pasa? Me llamaste y… Dime, ¿Qué es lo que te hace sufrir? Respiró hondo. Empezaba a pensar que era verdad que Kim había venido a Londres para una reunión y que, aparte de hablar sobre las hojas que caían de los árboles con el zigzagueo equívoco de un helicóptero que toma tierra, no tenía ninguna intención de preguntarle como estaba. Una lágrima rebelde le bajó por la mejilla. Antes de resbalase una segunda que ya estaba a punto, intentó empezar. ¿Por donde? -¿Recuerdas que hace tiempo que estoy con un chico…? -Henry. -Eric. Eric Stuart, un hombre del mundo de la música…Un buen manager. Y una buen tío. Lo pasamos bien juntos, me colgué, me fascinó y estamos bien juntos. Diría que aún estamos bien… El es el representante de algunos grupos. ¿Te suena los Art Institute? -¿Art Institute? ¿Cuál es su hit?

Profile for Guillermo de Castro

NOSOTROS DOS  

No se muy bien por donde empezar. No se si ya os he abrazado a todos y os he saludado como os merecéis.

NOSOTROS DOS  

No se muy bien por donde empezar. No se si ya os he abrazado a todos y os he saludado como os merecéis.

Advertisement