Page 248

de piel de Gandhi, uniformado de cobrador del parque, giró dos veces la pequeña manivela del trasto de fabricar billetes. -Mi madre, cuando pica carne para hacer los canalones, usa una máquina muy parecida a esta. Kim se rió. El cobrador tuvo la certeza que se pitorreaban de el pero no hizo caso. Les dio los resguardos y fue a pescar a otros pasavolantes que habían decidido esperar al anochecer sentados en las gandulas que parecían repartidas por el parque sin ton ni son. Kim aprovechó que se guardaba las monedas del cambio en el bolsillo para invitar a Laura a un cigarrillo. Se incorporó para encendérselo. -Cada vez que me he senado aquí me han venido ganas de fumar en pipa. No me preguntes por qué. -¿Por qué? -Ya casi no me acordaba que eres tan… preguntona. -No he cambiado tanto, tampoco. El pelo más corto, menos rubio, alguna arruga y basta. Pero, una pipa aquí, ¿por qué? -El por qué no lo se – Pensó. Fue contestando en voz alta aquello que se le ocurría – Te sientas aquí, llenas la pipa como si fueses Simenon y pasas unas horas viendo a la gente que pasea…Uno que patina, este del paraguas, dos que corren, la pareja que se pelea, de tanto en tanto dos bobbys que patrullan a caballo…Desde aquí puedes ir viendo la vida como te pasa por delante.

Profile for Guillermo de Castro

NOSOTROS DOS  

No se muy bien por donde empezar. No se si ya os he abrazado a todos y os he saludado como os merecéis.

NOSOTROS DOS  

No se muy bien por donde empezar. No se si ya os he abrazado a todos y os he saludado como os merecéis.

Advertisement