Page 200

Y entonces, cosas de hosteleros, el Paco le explicó con todo detalle que el 4 de julio de 1924, el día de la independencia norteamericana, un restaurante de Tijuana, el Caesar’s, se llenó tanto de gente que les sacaban los platos de las manos, y el amo, espabilado como el solo, juntó todos los ingredientes que tenía en la cocina y con cuatro cosas más se inventó una ensalada para salir del paso. -¿Puedo decir una cosa, papá, o no quieres que hablemos? Se comió una almeja, con dos dedos, antes de responder. -Hemos venido por eso, supongo… Miriam sabía lo que quería decir pero no encontraba la manera de empezar. No hay nunca una perfecta para estas conversaciones. -Yo ya se que no voy a cambiar a los Ráfales, ni tampoco lo pretendo, pero vistos desde fuera, entran ganas de deciros… Entran ganas de sacudiros a todos juntos. – Dudó si había elegido el buen camino ¿Me permites? -… - Qué remedio. -Cuando se murió tu mujer… -María. -Si, cuando se murió María, tu tenías tres chicos y a Elsa, que era muy pequeña. Todos hicisteis de tripas corazón, aguantasteis, disimulasteis, hicisteis como si nada hubiese pasado para que la niña no os viese sufrir, supongo. Todos en su habitación, todo reservado como si hubieseis colgado el no molestar

Profile for Guillermo de Castro

NOSOTROS DOS  

No se muy bien por donde empezar. No se si ya os he abrazado a todos y os he saludado como os merecéis.

NOSOTROS DOS  

No se muy bien por donde empezar. No se si ya os he abrazado a todos y os he saludado como os merecéis.

Advertisement