Page 162

el retrato de Alex y de Roger en su mesa de despacho, al lado de la de María, que suerte que no ha tenido que pasar por eso. La madre no habría soportado que se le muriesen sus dos hijos mayores. Demasiado bestia.

2001

LAS HORAS VERTIGINOSAS 11 PRÓXIMA ESTACIÓN, ROCK AND ROLL

Por las mañanas, rutinas. Uno, el que se sube tronco arriba, dos, aquí, con la cola peinada, tres. El acróbata que dibuja caminos en el aire sobre las ramas, cuatro… Cada mañana, contaba las ardillas que veía en el Green Park, en el camino apresurado hacia el trabajo. A primera hora, de lunes a viernes, Laura – bufanda y gorro de lana, nariz roja y un café entre las manos – atravesaba el parque en diagonal, sin saber que sobre aquel terreno se enterraban, en otro tiempo, a los leprosos que morían en el hospital de Saint James, que estaba al lado. Tenía la costumbre de entrar al parque por el ángulo de Picadilly Street, por el lado del quiosco de la boca de metro, y salía por detrás de los jardines de

Profile for Guillermo de Castro

NOSOTROS DOS  

No se muy bien por donde empezar. No se si ya os he abrazado a todos y os he saludado como os merecéis.

NOSOTROS DOS  

No se muy bien por donde empezar. No se si ya os he abrazado a todos y os he saludado como os merecéis.

Advertisement