Page 149

-Por nada del mundo. Con dos hermanos Ráfales, a Ibiza…Que peligro. -No se porque lo dices. Volvieron a reírse. -¡Adios! – Laura le dio un solo beso, en la mejilla – Gran fiesta. Kim se la quedó mirando, hasta que entró por la puerta giratoria y se perdió calle abajo. Laura se había ido del Rafaeli mejor de lo que había entrado. Mucho mejor. Misión cumplida, padre. 10 Como una isla que no ves

En el Mediterráneo no es muy habitual, pero, a veces, pasa. La Fornarina navegaba hacia Ibiza en un día soleado, a una velocidad de siete nudos y viento de sudoeste, de fuerza cuatro. Las puntas del pañuelo, el efecto del viento sobre el mar, hacían buena la vista. Los dos hermanos Ráfales a ratos se reían, a ratos charlaban y a veces se recluían en sus problemas. Les sorprendió darse cuenta de que llevaban un bañador parecido. Les recordó cuando la madre, de pequeños, les uniformaba a todos igual. Los tres chicos con la misma camisa de caballitos que salían en todas las fotografías de cumpleaños, los tres con los mismos pantalones de pana el día de

Profile for Guillermo de Castro

NOSOTROS DOS  

No se muy bien por donde empezar. No se si ya os he abrazado a todos y os he saludado como os merecéis.

NOSOTROS DOS  

No se muy bien por donde empezar. No se si ya os he abrazado a todos y os he saludado como os merecéis.

Advertisement